Infortelecom

Noticias de iglesia catolica

29-07-2018 | Fuente: elpais.com
El Papa pide perdón al cura juzgado y absuelto en el ?caso Romanones?
Román Martínez, declarado inocente en el escándalo de abusos sexuales de la Iglesia católica, es recibido en audiencia privada por Francisco
26-07-2018 | Fuente: abc.es
Casi 450 muertos en Nicaragua tras cien días de protestas
Lo que comenzó como una queja ciudadana por la reforma de las pensiones y la seguridad social por el gobierno de Daniel Ortega ha derivado, cien días después, en la mayor la crisis que atraviesa el Nicaragua desde los años 80. La represión a los opositores a través de la Policía del régimen y los paramilitares partidarios de Ortega ha dejado un sangriento reguero de 448 asesinados y más de 2.000 heridos, además de cientos de secuestrados o desaparecidos y un éxodo a los países vecinos de miles de nicaragüenses que huyen de la violencia, denuncia la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos (Anpdh). La esperanza de una solución pacífica se aleja y el fantasma de la guerra civil se hace más patente. «Lamentablemente, cada día es más distante la posibilidad de recuperar prontamente la paz social en nuestro país», aseguraba esta semana a ABC desde Managua el secretario general de la Anpdh, Álvaro Leiva. Los últimos datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) situó el miércoles en 295 el número de muertos desde el estallido de la contestación ciudadana el pasado el 18 de abril, pero la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos la ha elevado este jueves a 448. Esta asociación asegura que el fin de semana se registraron, en solo 24 horas, más de 700 desapariciones. Según Leiva, Nicaragua atraviesa una «profunda crisis de violación de los derechos humanos». La negativa de Ortega a renunciar al poder y a convocar elecciones anticipadas ha enquistado la situación y el terror de los paramilitares, con la connivencia de la Policía, se ha extendido por el país. El ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, ha reconocido en los últimos días que ve al país «casi en guerra civil» por la represión del Gobierno de Daniel Ortega contra los manifestantes. El proceso de diálogo que se puso en marcha el pasado mes de mayo para poner una solución al conflicto se encuentra suspendido, sin visos de que se pueda reanudar. La Conferencia Episcopal, que ha venido ejerciendo el papel de mediadora entre los manifestantes y el gobierno, ha pasado a estar bajo el punto de mira de las fuerzas represoras. El propio Ortega, durante la celebración del aniversario 39 de la revolución sandinista el pasado 19 de julio, tachó a los obispos de «golpistas», al tiempo que llamó a los manifestantes opositores «vándalos» y «terroristas» pagados por otros países para derrocar al Gobierno. Al menos siete templos han sido profanados y tanto el Nuncio de la Santa Sede como prelados y sacerdotes han sufrido agresiones, lo que ha llevado al cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, a denunciar la «persecución» a la Iglesia católica. Este miércoles, el propio Brenes llamó a sus fieles a «no dejarse provocar» ante las agresiones sufridas. Según dijo en una «misa de desagravio por los actos irrespetuosos realizados días atrás por simpatizantes del Gobierno», «el odio lo podemos vencer con el amor que Cristo nos da». Precisamente, el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, acusó este jueves al presidente nicaragüense de estar librando una «guerra» contra la Iglesia, según recoge Efe. «Muchedumbres respaldadas por el ejército armadas con machetes e incluso con armas pesadas han atacado parroquias y propiedades eclesiásticas. La Policía ha agredido físicamente a obispos y sacerdotes», aseguró Pence durante una cumbre sobre libertad religiosa en la sede el Departamento de Estado norteamericano, en Washington. Ataque a un medio de comunicación Tampoco los medios de comunicación se libran del acoso de los partidarios de Ortega. Un grupo de encapuchados armados intimidó a los trabajadores de la empresa ND Medios, uno de los grupos mediáticos más importantes de Nicaragua, informó este jueves «El Nuevo Diario». A todo ello se suman las consecuencias económicas por el estado de grave violencia en el país, que ha provocado el cierre de numerosos negocios y ha ahuyentado al turismo. Las protestas comenzaron el 18 de abril tras la reforma de la Seguridad Social que pretendía aplicar Ortega, que aumentaba las contribuciones de empleados y trabajadores y recortaba un 5% las pensiones. Los empresarios, que hasta entonces se habían mostrado como aliados del líder sandinista, le empezaron a retirar el apoyo, uniéndose al descontento de estudiantes y jubilados. Pese a que el presidente retiró la reforma, para entonces habían aflorado las tensiones larvadas desde hacía tiempo en el país, donde la pareja formada por Daniel Ortega y la vicepresidenta, Rosario Murillo, han consolidado un régimen de tintes autocráticos, y pidieron la renuncia del mandatario. En los comicios de 2016 en los que salió reelegido, los principales candidatos con opciones habían sido marginados.
25-07-2018 | Fuente: elpais.com
Imputado el líder de la Iglesia católica chilena por encubrir abusos sexuales
El cardenal Ricardo Ezzati es citado a declarar por una de las 37 causas de este tipo abiertas en el país
23-07-2018 | Fuente: abc.es
Los paramilitares aterrorizan a la Iglesia en Nicaragua
Los paramilitares leales a Daniel Ortega, en connivencia con la Policía, han impuesto el terror en Nicaragua que se ha extendido a numerosas ciudades del país. La Iglesia católica se ha convertido en uno de los principales objetivos de estos grupos violentos, algo que el presidente del país ha alentado al desautorizar el pasado jueves los obispos como mediadores en el diálogo y calificarlos de «golpistas». El arzobispo de Managua, el cardenal Leopoldo Brenes, ha denunciado que la Iglesia está siendo «perseguida». Las informaciones de los medios locales, así como de organismos internacionales de derechos humanos y de la propia Conferencia Episcopal nicaragüense reflejan el estado de terror impuesto por los paramilitares que apoyan al líder sandinista en un país cada vez más polarizado. El diario «La Prensa» recoge que en ciudades como Granada, Rivas, Matagalpa, Jinotega, Masaya, Carazo, Chontales, León, Chinandega y Estelí los integrantes de estos grupo, en coordinación con la Policía del régimen, llevan a cabo labores de intimidación, represión, persecución, secuestro y captura de personas consideradas opositoras del Gobierno. En el caso de la ciudad de León, por ejemplo, indica que los paramilitares se encuentran acuartelados en la casa departamental del Frente Sandinista, en el barrio San Felipe, y otros armados en la delegación central de la Policía, desde donde saldrían a patrullar en zonas donde se han levantado barricadas. Tanto el Frente Sandinista como la Policía de la ciudad advirtieron de que no permitirían instalar nuevas barricadas ni que se produjeran más cortes de calles, mientras persiguen, hostigan y amenazan a los participantes en las marchas opositoras. Asesinatos y torturas Este mismo medio alerta de detenciones arbitrarias por paramilitares y agentes de la Policía Nacional a quienes participan en las protestas contra del régimen de Ortega. En este sentido, en las redes sociales se denuncian detenciones de amigos y familiares en las ciudades de Matagalpa y Masaya. Tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han señalado al gobierno de Daniel Ortega por la crisis en el país. «La respuesta de represión a las protestas ejercida por el Gobierno de Nicaragua, ha tenido como consecuencia una grave crisis de derechos humanos», denunció el pasado junio la CIDH. La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha informado de ejecuciones extrajudiciales, tortura, detenciones arbitrarias y atentados contra la libertad de expresión. Las actuaciones violentas se ceban últimamente con la Iglesia. En las últimas semanas, se han denunciado ataques, robos y profanaciones de templos por parte de simpatizantes y civiles armados enmascarados afines al Gobierno en parroquias de Carazo, Masaya, Managua, Granada, Matagalpa y Estelí, informa «Nuevo Diario». En esta línea, señala que obispos y sacerdotes fueron agredidos el pasado día 9 en Diriamba, en el departamento de Carazo, por parapolicías y simpatizantes del Frente Sandinista. Como en Irak e India El cardenal Leopoldo Brenes denunció el pasado domingo la persecución. «La Iglesia es una santa, católica, apostólica y perseguida, porque vemos que en Irak, está siendo perseguida; en la India creo que también; es parte de la Iglesia, siempre ha sido perseguida, nosotros no vamos a estar ajenos. Sin embargo, sentimos la cercanía del pueblo», señaló el también arzobispo de Managua, que ofició una misa en la capilla de la Divina Misericordia, donde agentes de Policía y parapoliciales atacaron con armas de fuego por servir de refugio a los manifestantes. Después de que el propio Daniel Ortega hubiera invitado el pasado mayo a los obispos a ejercer como mediadores en el diálogo nacional entre el Gobierno y quienes se oponían a sus políticas, el presidente de Nicaragua cargó contra los prelados en la celebración del aniversario 39 de la revolución sandinista. A su juicio, «se descalificaron como mediadores y testigos» del diálogo al pedir, como salida a la grave crisis, que adelantara a marzo del año que viene las elecciones de 2021. Los integrantes de la Conferencia Episcopal de Nicaragua tienen prevista este lunes una reunión en la que van a decidir si permanece o no en el diálogo como mediadores y testigos. Mientras, Cáritas Española expresa su solidaridad y cercanía con Cáritas Nicaragüense, la Iglesia de ese país y toda la ciudadanía que son víctimas de «la represión y la violencia por parte de los paramilitares pro-gubernamentales». Así mismo, exmandatarios agrupados en la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), entre ellos José María Aznar, denuncian «las violaciones graves, sistemáticas y generalizadas de derechos humanos» en Nicaragua y de Venezuela y mostraron su «preocupación por el silencio, la celosa prudencia, o el giro de comportamiento de algunos actores fundamentales de la opinión mundial, como el Estado Vaticano y ahora el Gobierno de España, ante las atrocidades que hoy ocurren en América Latina a manos de gobiernos abiertamente dictatoriales».
23-07-2018 | Fuente: abc.es
Daniel Ortega resiste tres meses de protesta en Nicaragua gracias a la represión
La crisis en Nicaragua se extiende mientras que el diálogo nacional para superarla sigue estancado y crecen las denuncias de violaciones de derechos humanos cometidos por oficiales del Gobierno de Daniel Ortega y grupos parapoliciales, y que ya causaron la muerte de 277 personas y más de 2.000 heridos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Las protestas contra Ortega se iniciaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra. 18 de abril. Reforma de las pensiones Ciudadanos nicaragüenses salieron a las calles a protestar en contra de una reforma por decreto del presidente Daniel Ortega de la Seguridad Social. Durante el día se registraron varios enfrentamientos entre jubilados y estudiantes, y las fuerzas de seguridad Estado. 19 de abril. Inicia la represión Rosario Murillo y Daniel Ortega - AFP La Policía Nacional de Nicaragua estuvo desplegada por toda la ciudad de Managua en motines para retirar a los manifestantes usando gases lacrimógenos y balas de goma. Varias escuelas y universidades del país suspendieron sus actividades por órdenes del Ministerio de Educación. La vicepresidenta y esposa de Daniel Ortega, Rosario Murillo, compareció ante los medios del Estado para confirmar el fallecimiento de tres personas y ordenó iniciar una investigación para castigar a los culpables. La Primera Dama calificó las muertes como «crímenes de odio». Las manifestaciones culminaron ese día con al menos 33 heridos y el cese de cinco noticieros de televisión. 22 de abril. Ortega revoca los recortes sociales Daniel Ortega da marcha atrás a los recortes sociales que se han cobrado más de treinta muertos y un centenar de heridos. Las protestas toman otro giro y los manifestantes comienzan a pedir la renuncia del presidente. El periodista Miguel Angel Gahona ha muerto este domingo al recibir un disparo mientras hacía una retransmisión en directo por Facebook. 23 de abril. Gobiernos piden fin de la violencia Los gobiernos de Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Paraguay y Perú hicieron una llamada urgente a detener los enfrentamientos en Nicaragua, que han causado «numerosas víctimas fatales y heridos» los últimos días, informó un comunicado conjunto distribuido en Lima por la Cancillería peruana. Estudiantes universitarios, los protagonistas de las mayores protestas contra el Gobierno en años, afirmaron que, pese a la anulación de la reforma de la seguridad social que hizo detonar la crisis, mantendrán la lucha hasta ver al presidente fuera del poder. 24 de abril. Liberación de los detenidos Estados Unidos ha ordenado evacuar a las familias de su personal diplomático en Managua, debido a los disturbios que se han desatado por la violenta represión de las protestas. La Policía Nacional de Nicaragua concluyó el proceso de liberación de los detenidos, una de las condiciones de los empresarios y la Iglesia para iniciar un diálogo y superar una crisis que ha causado al menos 28 muertos, según ONG local. 25 de abril. El papel de la Conferencia Episcopal El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha aceptado la participación de la Conferencia Episcopal del país como mediadora y testigo en el diálogo sobre la reforma de la seguridad social entre el Gobierno y el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep). 29 de abril. Marcha multitudinaria Manifestación multitudinaria - EFE Decenas de miles de nicaragüenses han participado en la capital del país, Managua, en una multitudinaria marcha «Por la Paz y la Justicia» convocada por la Iglesia católica, la segunda gran manifestación que se produce en menos de una semana después de las protestas estudiantiles que se saldaron con al menos 34 muertos, aunque varias organizaciones de Derechos Humanos cifran el número de víctimas mortales en más de 60. 5 de mayo. Movimiento estudiantil Nace la coalición universitaria formada por los cinco movimientos estudiantiles más representativos: Movimiento Universitario 19 de Abril, Movimiento Estudiantil 19 de Abril, Alianza Universitaria Nicaragüense, Movimiento Universitario 19 de Abril UNA, Coordinadora Universitaria por la Justicia y la Democracia. 13 de mayo. El Ejército «no reprimirá más» AFP En un comunicado, las Fuerzas Armadas pidieron «poner fin a la violencia»: «Somos las mismas personas en uniforme, estamos trabajando para ellos y, por lo tanto, estamos haciendo un llamamiento para que se ponga fin a la violencia y acciones que nos desestabilizan». «No vamos a reprimir» a los manifestantes porque «creemos que el diálogo es la solución» para resolver la crisis actual, declaró a AFP el portavoz del Eército, el coronel Manuel Guevara. 22 de mayo. España pide fin a la represión España pidió al Gobierno de Nicaragua que ponga fin a las actuaciones violentas de las fuerzas de seguridad y grupos irregulares armados, que se garantice el libre ejercicio de los derechos de expresión y manifestación y que se investiguen los hechos acaecidos en los últimos días en ese país. La petición fue transmitida por el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, al ministro asesor para Política y Asuntos Internacionales de la Presidencia de Nicaragua, Sidartha Francisco Marín Arauz, con quien se reunión en Madrid. 24 de mayo. Suspensión el diálogo Apenas una semana ha durado el diálogo de paz en Nicaragua entre el Gobierno y representantes de la sociedad civil, principalmente estudiantes y empresarios. Solo seis días después de que dieran comienzo las conversaciones, la Conferencia Episcopal anunció la suspensión del diálogo nacional debido al gran desacuerdo entre las partes, una noticia que podría volver a desencadenar el estallido de manifestaciones violentas que han arrasado el país durante el último mes. 30 de mayo. Marcha del día de las madres REUTERS Con motivo del día de la Madre, los manifestantes convocan una gran protesta el 30 de mayo pidiendo la salida de Ortega de la presidencia. Las madres marcharon con pancartas con los rostros de sus hijos asesinados por la represión del Estado. 7 de junio. Reanudar el diálogo EFE La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) se reunió con Daniel Ortega, en un intento para tratar de reanudar el diálogo nacional. De acuerdo con un comunicado de la CEN, este encuentro tuvo lugar para tratar temas como la justicia y democracia Nicaragua, después de que 127 personas hayan fallecido durante las violentas protestas que arrasan el pequeño país centroamericano. Los obispos cancelaron el diálogo el 31 de mayo, después de que Ortega volviera a recurrir a la represión como método para disuadir una masiva protesta en su contra. 13 de junio. Huelga nacional La patronal de Nicaragua convoca una huelga nacional para presionar a Ortega. Exige al mandatario que cese la represión y acepte negociar su salida pacífica de la crisis y pide una agenda para el adelanto de las elecciones. 16 de junio. Niños calcinados Al menos siete personas de una misma familia murieron entre ellos tres niños, a raíz de un incendio provocado en una casa de tres pisos, que también funcionaba como un negocio, en un barrio del este de Managua, informaron los bomberos. Cuatro de los siete fallecidos, dos varones y dos mujeres, estaban completamente calcinados, según la Dirección General de Bomberos, adscrito al Gobierno. 8 de julio. Adelanto de elecciones Daniel Ortega en una marcha oficialista - REUTERS El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, rechazó el sábado dejar el poder antes de tiempo y adelantar las elecciones de 2021 en marzo de 2019, como le pide la oposición como método para solucionar la crisis que atraviesa el país. La propuesta fue realizada por la La Alianza Cívica por la Justicia -estudiantes, empresarios y organizaciones civiles-, además de instituciones como la Organización de Estados Americanos (OEA) y varios países como Estados Unidos. 11 de julio. Ataques a obispos La Conferencia Episcopal de Nicaragua descartó abandonar la mesa de diálogo nacional a pesar del ataque verbal y físico que sufrieron un grupo de obispos el pasado lunes en Diriamba, una ciudad a una hora de Managua. Entre otros, el cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes y el nuncio apostólico, Stanislaw Waldemar Sommertag, fueron agredidos a las puertas de la basílica de San Sebastián por un grupo paramilitar formado por seguidores de Daniel Ortega, el presidente del país que atraviesa una crisis que desde el 18 de abril se ha cobrado la vida de 320 personas. 15 de julio. Atrincherados en la iglesia Familiares de los jóvenes asesinados - AFP Al menos 60 estudiantes opositores han sido liberados en Managua tras pasar más de doce horas atrincherados en la iglesia Divina Misericordia, al sur de la capital nicaragüense. Los jóvenes ocupaban la capitalina Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua desde hace semanas. Allí habían levantado barricadas y se defendían con morteros. Al menos dos estudiantes perdieron la vida en la operación y 16 resultaron heridos. 18 de julio. Ataque al bastión de oposición El Gobierno de Nicaragua lanzó un fuerte ataque contra la comunidad indígena de Monimbó, al sur de Masaya (oeste), una de las que mayor resistencia ha opuesto al presidente Daniel Ortega. Las carreteras que van hacia Masaya fueron cortadas por la Policía Nacional en distancias de hasta 15 kilómetros antes de llegar a la ciudad. 19 de julio. Aniversario sandinista El presidente de Nicaragua se dio un baño de masas jaleado por miles de simpatizantes del FSLN, que celebraron con el mandatario el 39º aniversario de la revolución sandinista, ondeando banderas rojinegras que alfombraron la Plaza de la Fe de Managua. Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo en la celebración del aniversario - AFP 21 de julio. Marcha del pueblo «¡Pueblo, únete!», «¡El pueblo unido jamás será vencido!» y «¡Libertad para los presos políticos!», «Queremos libre nuestra Nicaragua» fueron algunas de las consignas gritadas por los manifestantes autoconvocados, que portaron centenares de banderas del país. Más de un millar de personas se manifestó en la capital de para exigir que cese la represión y la violencia que mantiene el Gobierno de Daniel Ortega.
20-07-2018 | Fuente: abc.es
Ayuno en Nicaragua en desagravio por la violencia represora
La población de Nicaragua respondió hoy a la invitación de los obispos para guardar un día de ayuno y recitar la oración de exorcismo a San Miguel Arcángel, en «desagravio por las profanaciones» de estos últimos meses «contra Dios» por la violencia desatada en el país. Las manifestaciones de protesta ?originalmente por razones económicas? contra el régimen autoritario sandinista se han saldado hasta el momento con 351 muertos, en su mayoría manifestantes abatidos por bala por policías y paramilitares. Los obispos instaron, «especialmente a los policías, militares y demás empleados públicos» que apoyan la violencia contra los nicaragüenses por orden del Gobierno, a reflexionar sobre la «grave y urgente» situación del país y a tomar las decisiones «que su conciencia les dicte y se comprometan a defender la vida, la verdad y la justicia». El llamamiento de la Conferencia Episcopal Nicaragüense (CEN), que preside el arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, se produce tras un recrudecimiento de la «represión y la violencia por parte de los paramilitares progubernamentales hacia las personas que protestan cívicamente». La crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua, que comenzó el 18 de abril como consecuencia de unas controvertidas y fallidas reformas a la seguridad social por decisión del presidente, Daniel Ortega, es la más sangrienta desde la década de 1980 en la nación centroamericana. «Lamentamos profundamente tanta muerte, dolor y sufrimiento de nuestro pueblo. Heridos, enjuiciados injustamente, amenazados, intimidados y los ultrajes cometidos contra quienes permanecieron en lugares de protestas pacíficas. Denunciamos los secuestros y detenciones arbitrarias, de que está siendo objeto la población civil», señaló la CEN mediante un comunicado. Asimismo, los obispos nicaragüenses denunciaron los ataques que sufren miembros de la mesa del Diálogo Nacional opuestos al Gobierno, defensores de los derechos humanos y medios de comunicación independientes. Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denunció ayer hoy la existencia de una «campaña de estigmatización» contra la Iglesia católica en Nicaragua y respaldó su labor en el diálogo nacional ante las crecientes críticas del Gobierno, que considera «golpistas» a los obispos. «Hemos visto una campaña de estigmatización a los miembros de la Iglesia como actores imparciales en la conducción de la mesa de diálogo nacional», dijo a Efe el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão. La Conferencia Episcopal de Nicaragua ha jugado un papel fundamental como mediadora en el diálogo nacional que busca poner fin a la violencia y que reúne al Ejecutivo y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que aglutina al sector privado, la sociedad civil, estudiantes y campesinos. El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, calificó por su parte de «golpistas» a los obispos del país, y consideró que son cómplices de las fuerzas internas y de los grupos internacionales que, a su juicio, actúan en Nicaragua para derrocarlo. Ortega hizo esas acusaciones ante miles de sandinistas en una plaza de Managua y mientras conmemoraba el 39 aniversario de la revolución sandinista. El 7 de junio, la Conferencia Episcopal propuso a Ortega que adelantara a marzo de 2019 las elecciones fijadas para 2021.
20-07-2018 | Fuente: abc.es
Ortega acusa de «golpistas» a la Conferencia Episcopal de Nicaragua
El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, ha acustado de «golpistas» a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua y de ser cómplices, junto con fuerzas internas y fuerzas externas, de intentar derrocarlo del poder. Durante un discurso ante miles de sandinistas en una plaza de Managua, el mandatario denunció que muchos templos fueron ocupados como cuarteles para guardar municiones y salir a atacar y asesinar, en el marco de la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua desde el pasado 18 de abril. La Conferencia Episcopal, mediadora y testigo del diálogo nacional, propuso al presidente Ortega adelantar las elecciones generales para el 31 de marzo de 2019 sin posibilidad de reelección para superar la crisis. Ortega reveló que cuando los obispos le hicieron esa propuesta, el 7 de junio pasado, se «sorprendió» y cuando recibió el documento, que además de adelantar los comicios planea la reestructuración del Estado, se dijo así mismo: «Están comprometidos con los golpistas». «Eran parte del plan con los golpistas», continuó el mandatario, ante miles de nicaragüenses que se congregaron en la Plaza de la Fe, Juan Pablo II, una explanada ubicada a orillas del Lago de Managua, en conmemoración del 39 aniversario de la revolución sandinista. «Me duele mucho decir esto, porque yo le tengo aprecio a los obispos, les respeto, soy católico», agregó. Según dijo, dentro del Episcopado hay obispos con posiciones de mayor confrontación y otros más moderados, «pero lamentablemente siempre se impone la línea de la confrontación, no de la mediación». Ortega calificó la propuesta de los obispos, de adelantar las elecciones y reestructurar el Estado, como un «golpe de Estado», y que no era la posición de un mediador, sino de una institución que estaba «tomando partido» en el marco de la crisis. «Me asombré, me dolió que los señores obispos tuvieran esa actitud de golpistas», insistió Ortega, quien afirmó que se llenó de la paciencia de Job cuando le hicieron esa propuesta y que, aún así, les dijo que la plantearan en el diálogo a ver si encontraba consenso. A juicio del mandatario, los obispos «se descalificaron como mediadores y testigos», porque con su propuesta de anticipar los comicios, enviaron un mensaje «claro» de que están a favor del «golpe» de Estado. «Es lo que más me ha dolido, porque llegué a pensar que con los obispos podíamos encontrar acuerdos que nos ayudara a consolidar la paz», añadió. Según Ortega, la actual crisis en la que está sumergida Nicaragua «ha sido una batalla dolorosa, porque hemos enfrentado una conspiración armada y financiada por fuerzas internas y por fuerzas externas que totalmente identificamos», aunque no las mencionó. Acusó a esas «fuerzas» de iniciar «la agresión» en el marco de las protestas y de «provocar los muertos», porque, según dijo, «lanzaban a los jóvenes de los barrios» a las calles. Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente. Las protestas se iniciaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas a la seguridad social, y se convirtieron en una reclamación que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Ortega de graves violaciones a los derechos humanos en el marco de la actual crisis, que ha dejado más de 350 muertos, según organismos humanitarios. La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este jueves una resolución que pide a Ortega apoyar «un calendario electoral» acordado en el diálogo nacional, mediado por la Iglesia católica, en una fórmula que busca elecciones anticipadas como vía para salir de la crisis. La resolución fue aprobada con el voto a favor de 21 de los 34 miembros activos de la OEA, mientras que tres (Nicaragua, Venezuela y San Vicente y las Granadinas) votaron en contra y se registraron siete abstenciones y tres ausentes.
18-07-2018 | Fuente: abc.es
La OEA exige a Daniel Ortega el adelanto de las elecciones a 2019
Horas después de que las fuerzas progubernamentales tomaran la ciudad de Masaya, el último gran bastión levantado contra el Ejecutivo de Ortega, la Organización de Estados Americanos (OEA), reunida en sesión permanente -la tercer para abordar la crisis en Nicaragua-, aprobó ayer, por 21 votos a favor, siete abstenciones, tres en contra (Nicaragua, Venezuela y San Vicente y las Granadinas) y cuatro ausencias (entre ellas la de Bolivia que se levantó de la reunión) la resolución para condenar la violencia en Nicaragua y pedir al Gobierno nicaragüense que acepte adelantar a 2019 las elecciones fijadas para 2021. Algo que la Conferencia Episcopal de Nicaragua, mediadora en la crisis tras el comienzo de las protestas el 18 de abril, solicitó el 7 de junio al presidente Ortega que adelantara los comicios al 31 de marzo de 2019; algo que el mandatario rechazó el pasado 7 de julio al considerar que ya habría «tiempo para las elecciones tal y como lo manda la ley». La votación de la resolución -presentada por Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Perú y EE.UU.- tuvo lugar durante una sesión bronca, se dilató casi tres horas debido a las constantes intervenciones de la delegación nicaragüense, liderada por el canciller Denis Moncada, que insistió una y otra vez en calificar las protestas contra Ortega de «golpe de Estado blando», cuyo fin es el de «romper con el orden constitucional de un gobierno elegido de manera legítima» a través de «grupos criminales» internos y externos. El canciller nicaragüense subrayó, asimismo, la existencia de un «plan terrorista» promovido por EE.UU. para derrocar su gobierno, recuperando así las política intervencionista empleada «en los años 70». Pero Nicaragua no estuvo sola en su intento de bloquear la votación: las delegaciones de Venezuela y Bolivia interrumpieron constantemente el orden del día cuestionando la resolución y denunciado la presunta injerencia de EE.UU. en las protestas. Confrontación de vídeos Moncada no dudó en comparar la sesión de este miércoles de la OEA con la «Santa Inquisición medieval» que quiere juzgar a un gobierno elegido legítimamente». Tras su insistencia inagotable, la presidenta de la comisión accedió a la emisión de un vídeo mostrando las presuntas torturas contra la policia y simpatizantes sandinistas. Grabación que fue contestada con otro vídeo presentado por EE.UU. con imágenes de la represión de las fuerzas progubernamentales. En el texto aprobado ayer, la OEA reitera su «enérgica condena y su grave preocupación» por los actos de violencia perpetrados por policías y paramilitares en Nicaragua y exige el «desmantelamiento de los grupos parapoliciales», que actúan con el consentimiento del Ejecutivo, según grupos humanitarios. Y urge al Gobierno de Ortega a que participe «activamente y de buena fe» en el diálogo nacional, mediado por la Iglesia Católica. En la resolución, la OEA expresó su condena al «hostigamiento» a los obispos que participan en el diálogo, así como a los «actos de violencia» contra unas oficinas de Caritas que fueron incendiadas y contra la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), que se convirtió en centro de las protestas y donde fue asesinado un joven el pasado fin de semana; mientras otro murió en una iglesia aledaña. Ayer se cumplieron tres meses desde que comenzaron las protestas como consecuencia de la aprobación del gobierno de una polémica reforma de la Seguridad Social. Hasta el momento los enfrentamientos han dejado más de 350 muertos y 1.830 heridos.
18-07-2018 | Fuente: abc.es
El Gobierno indio ordena registrar los centros de la Madre Teresa de Calcuta por la venta de bebés
El Gobierno de la India ha ordenado una «inspección» de todos los centros de las Misioneras de la Caridad, de la Orden de la Madre Teresa de Calcuta, después de que a principios de mes una trabajadora de la organización fuese arrestada por vender un bebé en el este del país. «He ordenado una inspección de todas las organizaciones de las Misioneras de la Caridad», dijo ayer martes a los periodistas la ministra de Desarrollo de la Mujer y el Niño, Maneka Gandhi, durante una conferencia de ministros de los diferentes estados de la India. La titular de Desarrollo del Niño recordó que en 2015 las Misioneras de la Caridad dejaron de facilitar adopciones por no estar de acuerdo con la Ley de Justicia Juvenil aprobada entonces, y que permite la adopción por parte de madres solteras y personas divorciadas que se han vuelto a casar. «Entonces tuvimos que reubicar a todos los niños, pero luego (desde esa orden) están haciendo adopciones de una forma diferente, así que he pedido que se hagan inspecciones en todas las (sedes de las) Misioneras de la Caridad», concluyó Gandhi. A principios de mes, la Policía india arrestó a una trabajadora de un centro de las Misioneras de la Caridad por vender un bebé de 14 días en Ranchi, capital del estado de Jharkhand, por unas 120.000 rupias (unos 1.740 dólares). La portavoz de las Misioneras de la Caridad en Calcuta, Chandra Argawal, dijo entonces a Efe que desconocía el caso de Ranchi y aseguró que nunca había oído hablar de la venta de niños «en 50 años de asociación» con la orden de Santa Teresa de Calcuta. Teresa de Calcuta fue proclamada santa por la Iglesia católica el 4 de septiembre de 2016. Su orden, que en vez del hábito viste un sari (tradicional prenda femenina india) de color blanco con bandas azules, cuenta en la actualidad con unas 4.500 misioneras en más de 130 países, en los que ayuda a leprosos, enfermos de sida, huérfanos, prostitutas o refugiados.
14-07-2018 | Fuente: elpais.com
Detenido un alto cargo de la Iglesia católica chilena por abusos a menores
La crisis en el clero se agudiza con la detención de Oscar Muñoz. La Fiscalía allana las oficinas de la institución en diversas ciudades
1
...