Infortelecom

Noticias de hugo chavez

25-05-2020 | Fuente: abc.es
José Toro Hardy, exdirector de Pdvsa: «Los buques iraníes podrían traer piezas para reparar las refinerías»
Venezuela lleva varios años dependiendo de la importación de gasolina pues no tiene capacidad para abastecer su mercado interno. En el pasado quedó aquella empresa Petróleos de Venezuela (Pdvsa) que producía 3.5 millones de barriles diarios a la que hoy produce un poco más de 600.000, de acuerdo con fuentes secundarias de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en su informe mensual. José Toro Hardy (Caracas, 1942), economista y director de Pdvsa durante el período 1996-1999, explica a ABC cuál es el estado de las refinerías venezolanas, por qué no hay gasolina en el país petrolero y por qué Nicolás Maduro depende ahora de esos cinco cargueros iraníes que navegan por aguas internacionales -dos de ellos ya se encuentran en aguas venezolanas- para palear la escasez de combustible que tiene a todo el parque automotor del país paralizado. ¿Cuál es el estado de las refinerías de Venezuela? Todas las refinerías de Venezuela están paralizadas. Desde el año 2002-2003 cuando el expresidente Hugo Chávez despidió a más de 20.000 trabajadores de Pdvsa, la empresa nunca pudo recuperarse. Progresivamente, a lo largo de estos 20 años, las refinerías se han ido deteriorando sin que se les hiciera el mantenimiento. Hoy en día están todas paralizadas, por lo tanto dependemos de la importación de gasolina. En buena medida, quienes venían comprando gasolina a su vez la importaban para el consumo interno era la rusa Rosneft, pero se fueron del país y nadie la ha reemplazado. Y además, con motivo de las sanciones nadie ha querido traer gasolina a Venezuela. No hay gasolina en el país y las colas en las estaciones de servicios son de días. Esta situación ya existía en el resto del país hace bastante tiempo, pero ahora llegó a Caracas. ¿Hasta que año Venezuela pudo producir óptimamente gasolina? Las refinerías estuvieron funcionando bien hasta el 2012, ese año se produjo un incendio en la planta de Amuay (ubicada en el Complejo Refinador de Paraguaná, en el estado Falcón) y la refinería no volvió a trabajar adecuadamente. Cardón (también en el Complejo Refinador de Paraguaná) lleva 2 años paralizadas, la de Puerto la Cruz, en el estado Anzoátegui, lleva 3 años y así fueron parándose una a una. ¿Pero, por qué se acentuó la escasez de gasolina en el mes de mayo? El punto de inflexión es el retiro de Rosneft de Venezuela. La mayor parte de la gasolina la traía Rosneft. Pero básicamente es la caída de los precios del petróleo lo que hace que Rosneft se vaya. Rusia es un país absolutamente dependientes del petróleo, es su principal sector de la economía. Cuando los precios del petróleo se vienen abajo, Rosneft pierde interés en Venezuela y por lo visto toma la decisión de concentrarse en la producción doméstica de petróleo porque su economía está muy afectada con la caída de los precios y con la caída del consumo derivada de la pandemia. Bajo estas circunstancia se hacen las negociaciones para que Irán traiga cinco tanqueros al país. ¿Y por qué otras empresas no han enviado gasolina a Venezuela? Problamente por las sanciones. Se fue Rosneft, la empresa mexicana se desinteresa por el petróleo venezolano al caer los precios y las refinerías venezolanas están paralizadas por falta de mantenimiento, eso te explica por qué no hay gasolina en el país. Y es el momento en el que el Gobierno de Maduro llega a un acuerdo para importar gasolina desde Irán a cambio de nueve toneladas de oro. ¿Mientras Rosneft tuvo actividad en Venezuela intentó recuperar alguna de las refinerías del país? Rosneft tenía participación en algunas empresas mixtas, pero no vinculadas con la refinación sino con la producción. A su vez , venía comprando el 60% de todo el petróleo que exportaba Venezuela. Se dice que ellos estuvieron revisando las refinerías para ver si llegaban a un acuerdo en el cual podrían reactivarlas, pero por lo visto encontraron que la inversión que había que hacer era muy alta y decidieron no llevarla acabo. Se dice que Irán no solo trae gasolina, sino piezas, repuestos y catalizadores para reactivar la refinería del Cardón. Esa refinería es de una tecnología elevadísima originalmente contruída por los ingleses, pero a mediados de los 50 se hizo una inversión de 5.000 millones de dólares en ella para adecuarla a nuevas tecnologías de origen americano. La refinería fue modificada como un traje a la medida a las características del crudo venezolano y es una tecnología muy compleja. ¿Cree que Irán pueda arreglar las refinerías? Aunque los iraníes pudiesen poner las refinerías en funcionamiento, estas no pudieran producir gasolina ya que el petróleo venezolano es muy pesado con mucho azufre y residuos metálicos que requiere de altísimas tecnologías para transformarla en gasolina. Y para elevar el octanaje a 91 o 95, que son los que consumen los vehículos en Venezuela, hay que agregar una cantidad de productos que antes producían nuestras refinerías y que ahora hay que importarlos. Por eso los alquilatos que traen dos de los tanqueros. ¿Cuántos días abastecen esos cinco buques iraníes? Lo que ellos traen son cinco tanqueros que en total cargan 1.400.000 barriles de gasolina, eso equivale al consumo de 16 días de la Venezuela actual deprimida. Pero el gran problema es la situación geopolítica en la que queda envuelta Venezuela. Nuestro país nunca ha tenido contacto con el Medio Oriente, excepción hecha con la OPEP, y la posición que históricamente habíamos mantenido era ser neutral ante los conflictos de la región, pero por primera vez estamos tomando partido por Irán, que está sancionada por EE.UU., al igual que Venezuela. El primer buque entró ayer a aguas venezolanas sin ser interceptado por EE.UU. ¿Por qué cree que no intervino? Yo creo que la posición de EE.UU. es dejar pasar algunos buques porque por razones humanitarias el país necesita la gasolina, pero yo no estoy seguro de si eso va a ocurrir con los restantes. Sin embargo, lo que enrarece la situación con las recientes declaraciones que hizo Iván Simonovis desde Washington al asegurar que Irán quiere establecer en la península de Paraguaná, en el Estado Falcón, un centro de espionaje para controlar las comunicaciones en el Caribe. Yo no creo que Estados Unidos vaya a permitir eso.
07-05-2020 | Fuente: abc.es
Trump designa a un embajador en Venezuela
El presidente de EE.UU., Donald Trump, nominó este miércoles a James Broward Story como embajador «extraordinario y plenipotenciario» en Venezuela, con cuyo Gobierno no mantiene relaciones diplomáticas desde enero de 2019. Story es desde julio de 2018 el encargado interino de negocios- el más alto cargo en ausencia de embajador- de la embajada de Estados Unidos en Venezuela. Primero desempeñó su cargo en Caracas y ahora lo hace desde la embajada de Estados Unidos en Colombia. El Gobierno de Nicolás Maduro expulsó en enero de 2019 a Story y a los diplomáticos estadounidenses de Caracas después de que Trump reconociera al líder opositor Juan Guaidó como mandatario legítimo de Venezuela. Washington también expulsó a los diplomáticos de Maduro en 2019 y actualmente reconoce como embajador al enviado de Guaidó, Carlos Vecchio, al que ha entregado los edificios diplomáticos de Venezuela en Estados Unidos. El nombramiento de Story como embajador llega días después de los ataques fallidos en Venezuela en los que participaron militares venezolanos desertores y dos mercenarios estadounidenses, que están bajo custodia de Caracas. Aunque Washington ha negado cualquier implicación en los ataques, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció este miércoles que su Gobierno usará «todas las herramientas» a su alcance para repatriar a los estadounidenses, dos ex boinas verdes identificados como Airan Berry y Luke Denman. Además, el propio Pompeo explicó la semana pasada que ya ha empezado a hacer planes para reabrir su embajada en Caracas. «Le pedí a mi equipo la semana pasada, que tenga nuestros planes listos para cuando el día llegue«, dijo el más alto diplomático estadounidense. El objetivo de Pompeo es que todo esté preparado para que, cuando la «democracia vuelva» a Venezuela, los venezolanos sepan que «físicamente los estadounidenses están con ellos», y consideró que «izar la bandera estadounidense sobre la embajada en Caracas será un gran símbolo de eso». Estados Unidos no tiene embajador en Venezuela desde que en 2010 el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez (1999-2013) expulsara al ese entonces enviado de Washington, Patrick Duddy. Story fue anteriormente cónsul de Estados Unidos en Río de Janeiro y desempeñó cargos diplomáticos varios en Afganistán, Colombia, México y Mozambique.
05-05-2020 | Fuente: abc.es
Maduro confirma detención de dos estadounidenses en un grupo de «mercenarios»
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, confirmó este lunes que dos ciudadanos estadounidenses fueron detenidos como parte de un grupo calificado por el Ejecutivo de «mercenarios» e involucrado en dos fallidos incursiones marítimas en las que al menos fallecieron ocho personas. «En este grupo, estaban miembros del equipo de seguridad de Donald Trump: Airan Berry, mercenario profesional de Estados Unidos, y Luke Denman. Ya están declarando», dijo Maduro en una declaración televisada junto con el alto mando militar en la que destacó que hasta el momento han sido arrestadas 15 personas en total. El mandatario mostró los pasaportes de ambos, tarjetas de identificación como veteranos militares, así como carnés de SilverCorp, una empresa de seguridad estadounidense que, según el Gobierno, está vinculada con el intento de ataque. También mostró «material de guerra de Estados Unidos y Colombia», cascos militares y equipos de comunicación, además de las chapas de identificación que suelen usar los militares de varios «terroristas atacantes». Además de los dos estadounidenses, fueron detenidas once personas este lunes en una segunda embarcación que se acercaba a una zona costera del céntrico estado Aragua, si bien Maduro advirtió que la persecución continúa y puede haber más arrestos. El domingo, ocho personas murieron y dos más fueron arrestadas en un primer intento de incursión marítima en el estado La Guaira, vecino de Caracas. Militares y civiles Entre los venezolanos detenidos y de los que hoy Maduro reveló sus nombres, se encuentran Rubén Darío Fernández Figuera, Enderson Israel Ríos Marín y Cosme Rafael Alcalá, de los que no trascendieron sus cargos, así como el civil Fernando Noya. También fueron detenidos el capitán Antonio Sequeda, así como los policías Yeferson Fernández y Rodolfo Rodríguez Orellana, el primero del estado Miranda (centro) y el segundo del municipio Baruta (Caracas). Asimismo, fueron arrestados Víctor Alejandro Pimienta, antiguo miembro de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada), y el exprimer teniente Raúl Manzanilla. De la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Maduro detalló que detuvieron a tres personas: Paiva Soot, Rojas Tapia y Rodwin Magallanes. Sobre Sequeda, exintegrante de la GNB, Maduro dijo que es un «traidor desertor» y sobre otro de los participantes, Josnar Adolfo Baduel, aseguró que ya era prófugo de la justicia que tanto en 2018 como en 2019 participó en «dos o tres intentonas golpistas». Baduel es hijo de Raúl Baduel, un general que fue gran aliado Hugo Chávez, considerado el artífice de su vuelta a la Presidencia tras el golpe de Estado que le derrocó durante 48 horas en abril de 2002, exministro de Defensa entre 2006 y 2007 y que fue enviado a prisión en 2009 bajo acusaciones de corrupción. Una larga investigación «Ha sido una labor de investigación. Hoy puedo confesar que desde el 19 de abril empezó la captura de parte de los soportes de este complot y esta conspiración», declaró Maduro. Sobre esta estructura de apoyo, explicó que estaba basada en la Alta Guajira, un desértico territorio indígena repartido entre Colombia y Venezuela. Detalló que la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA), expulsada de Venezuela en 2005, contactó con «capos de la droga» de ambos países para financiar y sostener la operación. Las autoridades informaron horas antes que unos de los detenidos confesó haber trabajado para esa entidad. «Se explicará en su momento a quién pretendían matar, qué armas de los parques de la República pretendían robar por orden de Trump y Duque (presidente de Colombia», señaló Maduro.
28-04-2020 | Fuente: abc.es
Maduro nombra como ministro de Petróleo a Tareck El Aissami, acusado por EE.UU. de narcotráfico
Nicolás Maduro ha designado a Tareck El Aissami como el nuevo ministro del Petróleo en mitad de una situación de escasez de combustible y con los precios del crudo venezolano por los suelos. El Aisammi, que se desempeña como vicepresidente económico, es uno de los dirigentes chavistas acusados por Estados Unidos de narcotráfico y ofrece por su captura 10 millones por, además, estar involucrado con el lavado de dinero y el terrorismo. El argumento del régimen para su nombramiento es para «proteger la industria ante la agresión multiforme externa e interna«. A través de la Gaceta Oficial de Venezuela, Maduro hizo también el nombramiento de Asdrúbal Chávez, primo de Hugo Chávez, como presidente de la empresa estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) y de su junta directiva, en sustitución de Manuel Quevedo, sancionado el año pasado por Estados Unidos por su relación con el chavismo. El nuevo encargado de administrar la tan arruinada empresa petrolera venezolana estuvo anteriormente a cargo de Citgo, la filial en Estados Unidos más importante de PDVSA, y actualmente en disputa entre el régimen de Maduro y la oposición. Tras declarar a PDVSA en emergencia, Maduro puso el pasado mes de febrero a El Aissami al frente de una comisión para reestructurar la industria petrolera. Esa comisión también la conforman el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, y Remigio Ceballos, comandante estratégico operacional de las Fuerzas Armadas, con el objetivo de «garantizar la seguridad de todas las instalaciones con un plan nuevo«. El país sudamericano sigue viviendo su peor crisis económica y humanitaria y desde el viernes pasado el barril de petróleo venezolano se cotiza en 9,98 dólares, la cifra más baja en los últimos 22 años y un reporte que ha sido solo comparado con los precios de 1998, año que llegó el chavismo al poder.
12-04-2020 | Fuente: abc.es
México desafía las sanciones de EE.UU. al permitir el envío de combustibles a Maduro
Tan grave es la escasez de combustible en Venezuela que el régimen de Nicolás Maduro firmó el 17 de marzo un contrato para entregarle cinco millones de barriles de petróleo crudo a una empresa mexicana a cambio de una cantidad de litros de gasolina que se decidirá a futuro. Según un contrato al que ha tenido acceso ABC, la empresa mexicana Jomadi, desconocida en el sector y de la que apenas hay registros, recibirá esos cinco millones de barriles de petróleo entre el 25 de marzo y el 25 de julio en puertos de Turquía. Tras aprobar varias rondas de sanciones contra la petrolera estatal del régimen venezolano, Pdvsa, desde finales del año pasado el Gobierno de EE.UU. ha presionado a las últimas empresas energéticas internacionales que todavía canjeaban combustible ya refinado por crudo venezolano para que dejaran de hacerlo. Según ha sabido ABC, a al menos dos de esas empresas se las advirtió de sanciones secundarias, las que se dirigen contra personas o empresas extranjeras si entablan relación comercial con aquellos que han sido sancionados, como es el caso del régimen venezolano. De aquellas empresas internacionales a las que advirtió EE.UU., la rusa Rosneft se ha retirado completamente del mercado venezolano después de que dos de sus filiales hayan sido sancionadas por el Tesoro estadounidense. La italiana Eni envió en marzo dos cargamentos de diésel a Venezuela y la española Repsol, uno. En principio, EE.UU. había tolerado esos canjes porque se enmarcan dentro del programa de pago de deuda del régimen. Pero la Administración Trump ha advertido a esas compañías, además de a la india Reliance, de que deben cortar totalmente el suministro de combustibles al régimen. La compañía mexicana La empresa mexicana que ahora toma su lugar es Grupo Jomadi Logistics & Cargo S.A. de C.V., de la que apenas hay entradas en los registros internacionales de transacciones petrolíferas. Fue fundada en 2012, y la dirige José Refugio Ruiz. Su sede social está en Guadalajara, en el estado de Jalisco. En 2016 recibió el Gobierno mexicano el permiso oficial de comercializacion de petroliferos. En 2018 declaró haber importado al menos mil millones de litros de turbosina, combustible de aviación destilado del proceso de refinación del petróleo crudo, y 18 millones de gasolina de diverso octanaje. Entre 2017 y 2018 declaró haber importado nueve millones de litros de diésel, según registros oficiales mexicanos. Según Carlos Vecchio, embajador de Venezuela a EE.UU. y veterano opositor al régimen chavista, «como se ve, ya surgen los ?enchufados? de la gasolina, más corrupción, más sufrimiento para la gente, más pérdidas para el estado, y un magnífico negocio para otros. Nada de esto tiene como fin resolver el problema de fondo sino seguir saqueando el país. Es insólito que un país con las mayores reservas de petróleo del mundo, con cinco refinerías dentro el país, que antes de la llegada de Hugo Chávez al poder producía todo el combustible que consumía su mercado interno, se haya quedado sin gasolina». El régimen de Maduro padece una grave carencia de combustibles refinados, a pesar de que controla el país con las mayores reservas de crudo del mundo. Las sanciones le impiden importar los materiales necesarios para el proceso de refinamiento, tras el cual producía conbustibles para su mercado nacional y para exportar. Varias refinerías, como Paraguaná y El Palito, están cerradas. En teoría el régimen dispone de las instalaciones necesarias para poder refinar 1,3 millones de barriles diarios de crudo, pero sólo logra refinar algo más de 100.000 por jornada. Sin diésel, Venezuela carece de combustible para generadores y para el transporte de mercancías, incluidos alimentos. También hay carestía de gasolina, que sirve para el transporte personal. Según otro recibo al que ha tenido acceso ABC, Jomadi adquirió en febrero 114.000 litros de químicos líquidos para la destilación y mezcla de la gasolina a la empresa estadounidense Murex LLC, con sede en Tejas. ABC contactó con Ruiz, el director de Jomadi, para pedirle detalles del origen de la gasolina que entrega a Maduro, pero este no respondió. El origen de la gasolina Fuentes del sector privado petrolero en EE.UU. consultadas por ABC explican que la gran duda es de dónde obtiene Jomadi la gasolina de 95 octanos que se compromete a descargar en buques cisterna del régimen en aguas venezolanas. «No es un cargamento menor el que se deberá entregar por cinco millones de barriles, por muy barato que el régimen de Maduro ofrezca el petróleo», dicen esas fuentes. «Tan grandes cantidades deben ser declaradas al gobierno mexicano, que debe tener constancia de su procedencia», añaden esas fuentes. ABC reveló la semana pasada que el Gobierno de Donald Trump investiga un reciente acuerdo entre otras dos empresas mexicanas, Libre Abordo y Schlager, con Pdvsa por si le está sirviendo a Maduro para sortear el duro régimen de sanciones aprobado el año pasado. En virtud de ese acuerdo alcanzado a finales del año pasado, esas dos compañías, sin apenas experiencia en el sector petrolífero, van a adquirir un total de 15 millones de toneladas de crudo de Pdvsa a cambio de 210.000 toneladas de maíz y 1.000 tanques de agua potable.
06-04-2020 | Fuente: abc.es
Venezuela pierde su satélite de telecomunicaciones, «joya de la corona» chavista
Venezuela perdió su primer satélite tres años antes de que caducara su vida en el espacio. En un escueto comunicado, el Ministerio de Ciencia y Tecnología anunció el 25 de marzo que luego de casi «12 años de operaciones, y debido a una falla, e l satélite Simón Bolívar no continuará prestando servicios de telecomunicaciones». Y así, sin dar mayores explicaciones, el régimen de Nicolás Maduro reconoció que el primer satélite del país, de 5.100 kilogramos, construido y lanzado en China en octubre de 2008, quedó fuera de órbita sin posibilidad de recuperación. Esa «falla» dejó a gran parte del país con interrupciones en las conexiones a internet y en algunas transmisiones por radio y televisión. De los tres satélites, el Venesat-1 fue el primer satélite artificial propiedad del Estado venezolano, durante el Gobierno de Hugo Chávez, y el nombre de Simón Bolívar fue en homenaje al libertador del país sudamericano. El lanzamiento se realizó desde el Centro Espacial de Xichang, suroeste de China, luego de un acuerdo de cooperación suscrito entre ambos gobiernos firmado en noviembre de 2005. El Simón Bolívar tuvo una inversión de más de 400 millones de dólares y se encargaba del área de telefonía y soporte a la red de telefonía móvil celular, transmisión de información por teleducación en comunidades deprimidas, y acceso y transmisión de mensajes vía internet. La inhabilitación del Venesat-1 lo pudo haber ocasionado «algún daño interno del satélite, por un corto circuito, por ejemplo, y eso arroja al sistema de data información incorrecta y no se puede prevenir alguna falla. Por eso se debe monitorear siempre en tierra. Pero otra razón pudo haber sido un error humano, bien sea porque no se tomaron las previsiones o por mala praxis», dijo a ABC, el ingeniero en telecomunicaciones, Luis Zambrano, y extrabajador de la Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales (ABAE). Su mantenimiento y monitoreo siempre estuvo a cargo de técnicos e ingenieros venezolanos, que eran entrenados en China para el desarrollo del software y formación técnica, y todos los traslados eran financiados por la ABAE, una institución adscrita al Ministerio de Ciencia y Tecnología. En el país sudamericano existen dos estaciones de control, pero la más importante y donde se hacen todos los monitoreos de los satélites en órbita está ubicado en el estado Guárico (centro). Reacción de EE.UU. Desde su puesta en órbita, el Gobierno chavista aseguró que el satélite beneficiaría a 12 millones de personas, y también es un secreto a voces que sirvió para oxigenar su plataforma propagandística. La vida útil del Simón Bolívar era de 15 años, por lo que su muerte súbita y por razones aún desconocidas, puso al régimen de Maduro a pedir auxilio a un proveedor estadounidense de satélites de comunicaciones para que lo ayude con uno de los tantos problemas que tiene encima. Según el portal venezolano Runrunes.com, el Gobierno chavista traspasó «casi todos los servicios de televisión y radio que funcionaban con el satélite Venesat-1 al satélite norteamericano Intelsat 14». De acuerdo con la publicación, el mensaje de alerta lo recibió la ABAE días antes, y expertos también habían dado algunas señales sobre posibles fallas a futuro. Pero todo fue en vano. Al poco tiempo, la interrupción fue notoria y el régimen solo respondía que se encontraban trabajando en la reparación y normalización del servicio de canales de televisión. En ese momento, tampoco dieron detalles de las fallas que se estaban originando en el espacio exterior. Queda por ver si el rescate aceptado por Intelsat está exento de las sanciones que ha impuesto el Gobierno de Donald Trump a Venezuela, o si por el contrario Washington reaccionará de forma negativa como lo ha hecho con todas las empresas que prestan servicio al régimen de Maduro. Nuevo satélite En enero del año pasado, el Gobierno de Maduro anunció que estaba negociando para desarrollar un nuevo satélite que reemplazara al Venesat-1, el lanzamiento se haría antes de que dejara de tener vida útil el Simón Bolívar. La propuesta del chavismo a China, específicamente a la Corporación Industrial China Gran Muralla, fabricante de los tres satélites venezolanos (Venesat-1, Vrss-1 y Vrss-2), «era lanzar el Venesat-2 (Guaicaipuro) un año antes (2022) de que el Simón Bolívar dejara de estar operativo y coexistieran juntos por un tiempo, pero supongo que ahora tendrán que adelantar el proyecto», comentó Zambrano. Venezuela cuenta todavía con los otros dos satélites, lanzados igualmente con la ayuda de China. El segundo en llegar a órbita es el satélite de observación Francisco de Miranda (Vrss-1), en septiembre de 2012, con la finalidad de impulsar la investigación de los recursos, la protección del medio ambiente, el seguimiento y la gestión de desastres, y la planificación urbana. Y el tercero es el teleobservador Antonio José de Sucre (Vrss-2), lanzado en octubre de 2017 con el objetivo de reforzar el trabajo del Vrss-1. En octubre pasado, Maduro celebraba el aniversario número 11 del sátelite. «Hace 11 años se lanzó al espacio el primer satélite de nuestra Patria: el Simón Bolívar. Llegó para consolidar y ampliar las telecomunicaciones en todo el territorio. Venezuela tiene toda la capacidad para lograr la independencia tecnológica definitiva. ¡Vamos por más!». Pero cinco meses después estarían despidiendo al Venesat-1, casi en un discreto acto fúnebre, quedando a un lado cualquier posibilidad de «independencia» tecnológica, y por lo tanto, con las ganas de ir a por más.
02-04-2020 | Fuente: abc.es
Petróleo venezolano rumbo a Cuba
El pasado 29 de marzo, cuatro buques petroleros partieron desde el Complejo Refinador de Amuay, ubicado en la península de Paraguaná, Estado Falcón, y se dirigieron hacia tres puertos en Cuba: La Habana, Cienfuegos y Santiago de Cuba. Llevaban combustibles de distinto tipo, especialmente gasoil. De acuerdo a los documentos del despacho, que se filtraron desde Petróleos de Venezuela, la cifra de carga fue de 380.000 barriles. Existe una alta probabilidad de que, en realidad, el volumen de lo exportado sobrepase los 500.000 barriles. Las prácticas de subfacturación permiten a funcionarios de los dos países hacerse de unas ganancias destinadas directamente a sus bolsillos. También aquí, como en absolutamente todos los ámbitos de actuación de los regímenes de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, la corrupción opera en contra de intereses esenciales de la sociedad venezolana y, también en este caso, de la sociedad cubana. La información, que no ha recibido la atención que merece, abrumada por el torrente informativo causado por la pandemia, ha causado un legítimo escándalo. Muchos nos preguntamos cómo es posible que un país atravesado por los más extremos padecimientos, muchos de ellos generados por la falta de combustible, pueda exportarlo a otro país. Este hecho recuerda las políticas de Stalin entre los años 1932 y 1933: mientras millones de campesinos, especialmente de la región ucraniana, morían de hambre, los comunistas exportaban cereales y gastaban fortunas en campañas de propagandísticas, que hablaban, por ejemplo, del trigo «más nutritivo del mundo». Aunque no tenemos información del posible contenido económico de la transacción -si el combustible fue donado o vendido a un precio irrisorio, en relación a su valor del mercado-, lo que sí sabemos es que esos combustibles no aliviarán a los ciudadanos o a las familias cubanas: servirán para enriquecer más al poder que aplasta a los cubanos, para hacer crecer la brecha entre los que tienen acceso al sistema de prebendas comunistas y los que no, y, sobre todo, alimentará los vehículos y las plantas eléctricas de los funcionarios y los policías que viven en sus feudos de privilegio. El envío no es un gesto de solidaridad, ni tampoco su finalidad es política -aunque constituya un desafío al bloqueo-. Se trata no más que de un negocio entre dos poderes corruptos y mafiosos, que se asisten mutuamente. La cuestión se sintetiza en esto: una banda criminal que le envía armas a otra. Porque ese es el propósito del envío: entregar al castrismo un recurso, un arma de dominación sobre la totalidad de la sociedad cubana. En dos décadas, los subsidios por la venta/entrega de combustibles a Cuba han sumado entre 46.000 y 54.000 millones de dólares, de acuerdo a distintas estimaciones. A ello habría que añadir otros 12.000 millones de dólares que han sido entregados al castrismo a través de otros mecanismos como donaciones, convenios sin contraprestación real, partidas extraordinarias, gastos por viajes (boletos aéreos, viáticos, gastos de alimentación), contratos por supuestos servicios, pagos por productos agrícolas que nunca llegaron a Venezuela, y más. Al régimen cubano le pagaron por productos alimentarios que no producía en su país, que compraba en el mercado internacional, y que luego llegaban a Venezuela a precios inconcebibles. Muchas veces se ha denunciado la operación realizada con el petróleo venezolano: el castrismo lo recibía a precios 40 o 50% por debajo de su costo y lo revendía a precios internacionales. De hecho, muchos barcos de «petróleo para Cuba» partían desde Venezuela directamente a puertos en otros países, que los habían adquirido en negociaciones igualmente opacas. ¿Cuál ha sido el destino de esos recursos que Chávez y Maduro entregaron al castrismo? ¿En qué proyectos han sido invertidos? ¿Han beneficiado, de algún modo, a la sociedad cubana? No: la pobreza extendida y cronificada no ha cambiado en absoluto. Las condiciones de hambre sistemática, de carestía sin remedio, de permanente e irreversible deterioro de todas las infraestructuras, de precariedad en todos los planos de la vida privada y la vida pública, se han mantenido e intensificado. De hecho, la noticia de los cuatros cargueros enviados a Cuba debe servirnos para poner de bulto el trasfondo de esta cuestión: el petróleo no solo ha sido una gran herramienta para consolidar al régimen de Chávez y Maduro, y aplastar a la sociedad venezolana: ha sido también el arma con que se ha galvanizado y endurecido el siniestro poderío del castrismo sobre cada resquicio de la nación cubana, el arsenal con el que se ha financiado el aplastamiento de la oposición democrática nicaragüense, la chequera con que se han comprado los votos de pequeños países para impedir los pronunciamientos de la Organización de Estados Americanos en contra de las violaciones de los Derechos Humanos, la fuente que ha provisto de millones y millones de dólares con que se han lucrado los Kirchner, los Lula da Silva, los Evo Morales, los Rafael Correa, los Petro y los Vásquez, pero también los Iglesias y los Monedero, los Samper y los Rodríguez Zapatero, y tantos otros que aparecen como luchadores de causas sociales o promotores del diálogo, cuando no son más que feroces usuarios de la cada vez más exigua renta petrolera venezolana.
30-03-2020 | Fuente: abc.es
Estados Unidos hará lo posible por capturar a Maduro
Donald Trump venía insistiendo en que marzo iba a ser importante en la campaña contra Nicolás Maduro, y así ha ocurrido. Ahora sabemos que hace seis meses se tomó la decisión de presentar cargos contra él y otros máximos responsables del régimen en una macro causa centrada en el narcotráfico, y desde entonces hasta cinco jurisdicciones judiciales federales estadounidenses han trabajado intensamente en la coordinación de sus informaciones. Testigos protegidos que a lo largo de los años ya habían ofrecido sus testimonios a los agentes de las distintas fiscalías volvieron a ser llamados para testificar esta vez ante un gran jurado y poder formalizar así las acusaciones. Por ello, quienes simplistamente han dicho que todo esto se debe al particular momento ?debilidad del régimen chavista a causa de la crisis del coronavirus, o bien debilidad de Trump ante el electorado de Florida? desconocen que procesos judiciales de este tipo requieren de un trabajo previo que no se resuelve en dos días. Escuchas de conversaciones Fuentes que han colaborado en el avance de la causa aseguran que Estados Unidos hará todo lo posible por capturar a Maduro. Se descarta una operación como la que los estadounidenses protagonizaron en 1989 en Panamá para detener a Manuel Noriega (el único caso previo de un mandatario por el que EE.UU. ha ofrecido recompensa), pero caben otras operaciones «quirúrgicas» que pueden llevar al mismo resultado. Además, cualquier movimiento fuera de Venezuela podría ser aprovechado para interceptarle. Lo que está claro es que EE.UU. tiene acceso a escuchas que le aportan una gran información sobre Maduro y su entorno. Eso se ve en el «indictment», donde se incluyen conversaciones mantenidas en el círculo estrecho del poder. Por ejemplo, se describe una conversación de 2009 en la que Cabello consideraba que la salida del poder del aliado chavista Gabriel Zelaya en Honduras les iba a «joder el negocio» y Maduro se comprometía a intentar que ese cambio de gobierno no les fastidiara sus conexiones de narcotráfico. O la bronca que en 2013 Maduro les echó a Cabello y Carvajal por haber usado el aeropuerto de Maiquetía para un gran envío de droga en lugar de vías menos llamativas. Colaboración de Clíver Alcalá Llama la atención que el «indictment» sitúa a Maduro en el centro de la trama desde el comienzo, cuando en realidad el papel central correspondió a Hugo Chávez hasta su muerte. Con ello se quiere indicar que Maduro, aun con responsabilidades que en principio diríanse menos propicias para asuntos relacionados con el narcotráfico, como la de dirigir el Ministerio de Asuntos Exteriores, estuvo igualmente vinculado desde el principio a ese negocio. Luego, al suceder a Chávez en la presidencia también le sucedió como supervisor del Cartel de los Soles. También resulta curioso que en la acusación se haya incluido a Clíver Alcalá. El militar fue decisivo en la puesta en marcha del cartel chavista, pero su vinculación habría terminado poco antes de la muerte de Chávez; nunca fue una persona cercana a Maduro, quien prescindió completamente de él. De hecho, luego estuvo en contacto con las autoridades estadounidenses analizando algún tipo de cooperación, cuestión que nunca se concretó del todo por la desconfianza que sembraba. Su inclusión en la causa buscaba precisamente forzar su entrega, como ha ocurrido: Clíver Alcalá se entregó a la DEA en Colombia el viernes por la tarde e inmediatamente fue conducido a Nueva York. Ahora deberá aportar información que condene a los otros encausados. Hechos probados La causa contra Maduro, Cabello, Carvajal, Alcalá y dos dirigentes de las FARC (alias Iván Márquez y Jesús Santrich) ofrece muchos detalles de hechos delictivos. EE.UU. también ha extendido acusaciones contra el ministro de Defensa, Vladimir Padrino; el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno; el vicepresidente Tarek el Aissami, y otros individuos. La siguiente relación recoge solamente los hechos probados de la primera de la causas. ?Las FARC cultivaron hoja de coca también en Venezuela, como en la Serranía de Perijá. También procesaron cocaína en el país; precisamente, en 2003 Jesús Santrich recibió 300.000 dólares para establecer un campo de las FARC cerca de Apure con ese fin. ?En 2004, el volumen de cocaína que entraba de Colombia y atravesaba Venezuela era de al menos 250 toneladas anuales. En 2010, se registraron unos 75 vuelos de narco-avionetas, cubriendo la ruta entre Venezuela y Honduras. ?En 2005, Hugo Chávez dio órdenes a miembros destacados de su equipo de apartar de sus cargos a los jueces que no protegieran a las FARC y sus actividades de narcotráfico. En ese mismo año, Venezuela rompió la relación bilateral que había mantenido con la DEA estadounidense. ?En 2006, las FARC pagaron a Maduro 5 millones de dólares obtenidos en el negocio de la droga para proceder a su lavado. Como nuevo ministro de Exteriores, Maduro se ocupó de comprar a Malasia un equipo de extracción de aceite de palma, para su instalación en Apure. ?En 2006, Cabello y Carvajal colaboraron en el envío de un DC-9 cargado con 5,6 toneladas de cocaína, que salió del principal aeropuerto de Venezuela y por una avería tuvo que aterrizar en el estado mexicano de Campeche, con la consiguiente captura de la carga. ?En 2008, Chávez acordó con Iván Márquez usar fondos de la petrolera nacional PDVSA como apoyo a las operaciones de narcotráfico y terrorismo de las FARC. En mismo año, y en otra reunión con las FARC, se acordó entregar dinero y armas a este grupo para que aumentara la producción de cocaína; Maduro se comprometió a hacer lo posible para que la frontera con Colombia estuviera abierta y así facilitar el narcotráfico. ?En 2009, Maduro, Cabello y Carvajal prepararon el envío de cuatro toneladas de cocaína facilitadas por las FARC. ?En 2013, el Cartel de los Soles despachó 1,3 toneladas de cocaína en un avión que viajó de Maiquetía a París, donde la carga fue intervenida. ?En 2014, Maduro ofreció más armas a Iván Márquez a cambio de que las FARC ayudaran a entrenar una milicia armada en Venezuela. ?En 2015, el Cartel de los Soles quitó material al Ejército venezolano para entregárselo a las FARC.
28-03-2020 | Fuente: abc.es
El CNI media para la entrega del exgeneral Hugo Carvajal a EE.UU. tras ser acusado de narcotráfico
Veintricuatro horas después de que la Fiscalía de Estados Unidos haya presentado cargos contra una docena de funcionarios venezolanos, incluido el propio Nicolás Maduro, y dos cabecillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Hugo «El Pollo» Carvajal será entregado a las autoridades estadounidenses. Así lo confirmó la agencia Reuters, en la información que cita a tres fuentes familiarizadas con el caso, quienes aseguran que Carvajal está «discutiendo los términos para su rendición ante las autoridades norteamericanas» tras haber sido acusado por narcotráfico y lavado de dinero. En concreto, el auto de la Fiscalía de Nueva York acusa a Carvajal de ser «uno de los líderes y gerentes del Cartel de los Soles y de conspirar con las FARC para transportar y distribuir grandes cargamentos de cocaína a territorio norteamericano; interferir con las investigaciones de tráfico de drogas y los casos penales pendientes en Venezuela y ayudar a proporcionar a las FARC armas de grado militar, incluidas ametralladoras, municiones, lanzacohetes y equipos explosivos». Consultada por ABC, la letrada de Hugo Carvajal, María Dolores Argüelles, aseguró ayer que no tenía constancia de que fuera a producirse la entrega de su representado. Según explicó, no tenía conocimiento de este asunto más allá de lo publicado en prensa, lo que le llevaba a cuestionar la veracidad de la información, dado que ella forma parte del equipo jurídico que le representa en el proceso de extradición en la Audiencia Nacional y no ha sido informada, informó Isabel Vega. Este diario también intentó contactar con su hijo Hugo Peck, pero no respondió a los mensajes. Carvajal fue solicitado por el Departamento de Justicia el pasado viernes por pertenecer a una red de narcotráfico llamada el Cártel de los Soles -de la que ABC informó de su existencia en 2015-, junto a Nicolás Maduro y otros cabecillas del régimen de Venezuela como Diosdado Cabello, Maikel Moreno, Tareck El Aissami y Clíver Alcalá, quien se entregó voluntariamente esta mañana en Baranquilla, Colombia, a la DEA para someterse a la justicia en una corte en Nueva York. Periodistas venezolanos han informado que el Pollo» Carvajal ha decidido entregarse a las autoridades de Estados Unidos. «La decisión la está procesando a través del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en España y sería efectiva en pocas horas», dijeron. El Departamento de Justicia ofreció 10 millones de dólares por información que permitieran su captura. Por Nicolás Maduro, en cambio, ofrecieron hasta 15 millones de dólares. La acusación hecha por el Gobierno de EE.UU. también ofrece recompensa por otros jerarcas venezolanos acusados de conspirar con líderes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para introducir toneladas de cocaína a territorio estadounidense. Fugado en España Carvajal, hombre de confianza del fallecido Hugo Chávez, rompió con Maduro y reconoció a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela. En abril de 2019, fue arrestado en Madrid y puesto a disposición de la Audiencia Nacional. El 17 de septiembre la Audiencia Nacional desestimó la orden de extradición y dejó al exjefe de la inteligencia militar en libertad con régimen de presentación cada 15 días en el juzgado, pero tres meses después, dictó otro auto en su lugar en el que accedió a la extradición en los términos interesados. Desde noviembre, no se tiene información sobre el paradero de Hugo Carvajal que se encuentra bajo custodia del CNI, según aseguraron a este diario fuentes solventes.
26-03-2020 | Fuente: abc.es
Diosdado Cabello dice que EE.UU. no tiene pruebas del narcoterrorismo
El segundo al mando del régimen venezolano, Diosdado Cabello, afirma que el gobierno de los Estados Unidos «no tiene pruebas sobre el narcoterrorismo» del que lo acusan como miembro del Cártel de los Soles, que habría transportado entre 200 y 250 toneladas de cocaína a ese país. Las acusaciones del Fiscal General del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, Bill Barr, de que Venezuela es un estado narcoterrorista han convulsionado a la cúpula del régimen de Nicolás Maduro, por el que piden una recompensa de 15 millones de dólares y de 10 millones de dólares por la cabeza de otros altos cargos de su administración, como la suya. Cabello, también presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, que no tiene reconocimiento de la comunidad internacional, envió un audio a los militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) para que defiendan a Maduro en las redes sociales. En su mensaje político, Cabello pidió al gobierno norteamericano que «no nos pongan a la defensiva con sus acusaciones mientras estamos trabajando para atender la pandemia del coronavirus». «No tenemos ninguna vinculación con el narcotráfico. Esto es una arremetida y una agresión contra nosotros. No nos preocupa porque venceremos. No podrán contra nosotros ni probar nada», dijo al repetir la arenga «Patria, Socialismo o Muerte». Por su lado, el mayor general retirado del Ejército, Cliver Alcalá Cordones, es otro de los 14 solicitados por la DEA y el Departamento de Justicia por narcoterrorismo, narcotráfico, corrupción y lavado de dinero, y por el que ofrecen 10 millones de dólares de recompensa. Desde su residencia en Barranquilla, norte de Colombia, el exiliado Alcalá Cordones ha grabado vídeos en su cuenta de twitter para responder a las acusaciones de la Fiscalía General de los EE.UU., asegurando que se va a entregar a las autoridades colombianas para que «nadie pueda cobrar los 10 millones de dólares». El también excomandante de la Red de Defensa Integral (Redi) en la región de Guayana y miembro de los golpistas del Ejército que participaron en la intentona del 4-F de 1992 junto a Hugo Chávez, se siente «indignado» de que la justicia de EE.UU. lo incluya en la lista de los más buscados. En sus declaraciones, el supuesto militar disidente Alcalá implica al presidente interino Juan Guaidó en una conspiración para derrocar a Maduro, que ha sido denunciada por el mismo régimen hace dos días. Afirmó que el régimen de Maduro adelanta una campaña para destruirle. Calificó de «situación sumamente incómoda la declaración que acaba de hacer el Gobierno norteamericano». «Las armas incautadas en Colombia pertenecían al pueblo venezolano, en el marco de un pacto o de un convenio firmado por el presidente Juan Guaidó, el señor JJ Rendón, el señor (Sergio) Vergara y asesores norteamericanos», dijo. «Desde hace muchos meses venimos trabajando la conformación de una unidad por la libertad de Venezuela. Hemos tenido muchos tropiezos de la oposición, de los testaferros de la oposición que coinciden con los testaferros del Gobierno», agregó el militar. Alcalá se sumó a la fila de militares seguidores de Juan Guaidó el año pasado y se exilió en Colombia. Lo extraño es que revele los datos de un supuesto plan que coincide con el que ha presentado el mismo régimen.
1
...