Infortelecom

Noticias de guerrilleros

15-07-2019 | Fuente: elpais.com
Los exguerrilleros intentan asentarse en la paz
Más de 3.000 antiguos combatientes de las FARC de Colombia viven en zonas ideadas para preparar su reintegración en la sociedad que caducan en agosto
10-07-2019 | Fuente: abc.es
El exlíder de las FARC, Jesús Santrich, planta a la Corte Suprema en desafío al acuerdo de paz
El exlíder de las FARC Seuxis Paucias Hernández, alias «Jesús Santrich», planta a la Corte Suprema de Justicia que lo había citado a indagatoria en un proceso por narcotráfico, ausencia con la que dio la espalda al acuerdo de paz y que llevó al alto tribunal a ordenar su captura. Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia esperaban a Santrich, miembro de la Cámara de Representantes, pero su defensa, encabezada por el abogado Eduardo Matías, dijo desconocer su paradero, situación que ya había sido denunciada por el Gobierno el pasado 30 de junio y que condenaron distintos sectores políticos. «La inasistencia de Jesús Santrich a la indagatoria programada por la Corte Suprema de Justicia para hoy no solo es un grave incumplimiento al acuerdo de paz, es también un incumplimiento a los miles de exguerrilleros que sí están comprometidos con la construcción de la paz», ha manifestado en su Twitter el senador Iván Cepeda, del partido de izquierdas Polo Democrático Alternativo (PDA). La crítica reviste especial importancia al partir de Cepeda, copresidente de la Comisión de Paz del Senado y uno de los más firmes impulsores del proceso que condujo al desarme y desmovilización de las FARC. «Inaceptable la conducta de Santrich. Debe ser excluido del proceso. Y (la justicia) ordenar su captura», expresó por su parte el exjefe negociador de paz del Gobierno en los diálogos con las FARC, Humberto de la Calle. El proceso contra Santrich y por el cual es pedido en extradición por EE.UU. es por un supuesto delito de narcotráfico cometido después del 1 de diciembre de 2016 cuando entró en vigor el acuerdo de paz firmado por el Gobierno y las FARC el 24 de noviembre del ese año. Sin embargo, en mayo pasado la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) le concedió a Santrich la garantía de no extradición con el argumento de que las pruebas aportadas por Estados Unidos eran insuficientes y el caso pasó a la Corte Suprema que debe definir su situación. «Santrich se burla de todo el mundo» A las críticas contra Santrich se sumó el Gobierno colombiano por medio del consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación, Emilio Archila, quien aseguró que el exlíder guerrillero se burla de todo el mundo al no comparecer ante la Corte. «Se está burlando de todo el mundo, se está burlando de su propio partido, se está burlando de su propia gente a la que está dejando dentro del proceso, se está burlando de la justicia que le dio todas las oportunidades y las garantías que necesitaba", aseguró Archila. El funcionario puso como ejemplo a los demás exguerrilleros, de quienes dijo que sí están cumpliendo sus compromisos con la paz. «El resto de excombatientes están dentro de su proceso, están acudiendo a la justicia, respondiendo a sus víctimas y dentro de sus procesos de reincorporación», añadió Archila. A la salida de la fallida indagatoria el abogado Matías recalcó que desconocen el paradero de Santrich y que no hablan con él desde hace unos 15 días, cuando finalizó el periodo de sesiones del Congreso. «El despacho optó por levantar la sesión, (dijeron) que después tomaban una decisión, pero no sabemos cuándo será», afirmó Matías en medio de una nube de periodistas ante los cuales reconoció que la Corte Suprema de Justicia ha dado todas las garantías en el proceso, pero que desde el Ejecutivo no ha sido así. Horas después la Sala Especial de Instrucción de la Corte Suprema consideró «injustificada» la ausencia de Santrich y ordenó una «orden de captura con fines de indagatoria por los delitos de concierto para delinquir agravado, fabricación, tráfico o porte de estupefacientes». La Corte señaló que a Santrich se le había privilegiado «su derecho fundamental a la libertad» y en vista de su no comparecencia remitirá a Interpol la orden de captura «para activar el trámite de publicación de notificación roja». Santrich, que el 11 de junio pasado asumió el escaño en la Cámara de Representantes para el cual fue indicado por el partido FARC, dejó plantados a los escoltas de su esquema de seguridad oficial el pasado 29 de junio y desde entonces se desconoce su paradero. Según el Gobierno, Santrich estuvo hasta ese día en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Tierra Grata, situado en el departamento del Cesar (norte), donde desmovilizados de las FARC terminan de hacer su reincorporación a la vida en sociedad.
02-07-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. neutraliza a al menos nueve combatientes de Al Qaeda en Siria
Estados Unidos lanzó el domingo un ataque contra un grupo yihadista, que, de acuerdo con la versión del Ejército estadounidense era de Al Qaeda, en el norte de Siria, informaron el Comando Central de las Fuerzas Armadas y activistas. El Ejército de EE.UU. no informó de víctimas y señaló que la acción fue contra líderes de Al Qaeda que estaban en un centro de entrenamiento, cerca de la provincia de Alepo. «Esta operación tuvo como blanco operativos de Al Qaeda en Siria responsables de planear ataques externos que amenazan a ciudadanos de EE.UU., a nuestros socios y a civiles inocentes», dijo el Comando Central en un comunicado emitido el domingo. Las fuerzas estadounidenses no dieron detalles sobre el tipo de ataque o el armamento utilizado y tampoco precisaron si estuvieron involucradas tropas sobre el terreno. El Ejército de EE.UU. recordó que el noroeste del país árabe «sigue siendo un refugio seguro, donde los líderes de Al Qaeda en Siria coordinan activamente sus actividades terroristas, incluida la planificación de ataques en toda la región y en el Oeste». El Comando Central aseguró que continuará atacando al Daesh y a Al Qaeda para evitar que ambas organizaciones utilicen Siria como un refugio seguro. Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos reveló hoy en su página web que al menos nueve combatientes perecieron el domingo por un bombardeo de la coalición internacional, encabezada por EE.UU., contra una reunión de dirigentes de la organización radical Hurrás al Din, vinculada a Al Qaeda, cerca de Al Mohandesín, en el oeste de Alepo. Según la versión de esta fuente, seis comandantes de Hurrás al Din ?dos argelinos, dos tunecinos, un egipcio y un sirio? perdieron la vida por el ataque aéreo, junto a tres guerrilleros. Hurrás al Din es un grupo yihadista relacionado con el Organismo de Liberación del Levante, la exfilial siria de Al Qaeda, presente, sobre todo, en la provincia de Idlib, vecina a Alepo y el último bastión en poder de los grupos contrarios al Gobierno de Damasco.
02-07-2019 | Fuente: elpais.com
Más de cien exguerrilleros que firmaron la paz han sido asesinados en Colombia desde 2016
El partido surgido de los acuerdos con las FARC denuncia la falta de garantías de seguridad
30-06-2019 | Fuente: abc.es
Álvaro Uribe: «No se puede esperar resultados a corto plazo en Venezuela»
Álvaro Uribe Vélez, presidente de Colombia entre 2002 y 2010, sufrió 17 atentados. «Soy un sobreviviente de milagro», observa. Objetivo eterno de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y el ELN (Ejercito de Liberación Nacional), sigue sin dar su visto bueno al complejo proceso de paz que impuso Juan Manuel Santos, su ex ministro de Defensa y sucesor en la Presidencia. «Como Hugo Chávez y Evo Morales convocó un referéndum, lo perdió y no respetó el resultado», observa. Tiene claro que el desenlace de Venezuela pasa por «una decisión de las Fuerzas Armadas de deponer a Maduro y al régimen» para dar paso a un «Gobierno de transición con Juan Guaidó y a unas elecciones libres y transparentes». Forjador de nuevos «liderazgos», el actual senador encuentra en Iván Duque a su mejor pupilo: «Es un hombre íntegro. Recuperó la confianza en Colombia. Las inversiones españolas saben que pueden acudir a él para resolver problemas». La sombra de Uribe (66 años) se alarga tanto como el número de escoltas que le acompaña dentro y fuera de Colombia. Acostumbrado, se desplaza por Madrid con naturalidad, pero la escena podría servir para un rodaje cinematográfico. El expresidente entra en el Hotel Palace pisando fuerte, como en aquella cumbre de Unasur, de agosto del 2009 en Bariloche (Argentina), donde se enfrentó a la liga de mandatarios del Socialismo Siglo XXI que encabezaba Hugo Chávez. «Lula ?recuerda? quería que el debate fuera privado. Le dije que eran mayoría y debía ser público. Aceptaron». La secuencia, en directo, mostró la desesperación de, entre otros, Rafael Correa y Evo Morales ante la batería de argumentos en las réplicas de un Uribe «carburado» que, luego se supo, volaba en fiebre por «un tipo de gripe A». Ahora descubre que, horas después, Evo Morales comenzó a tener los mismos síntomas y tuvo que recibir tratamiento médico. «Esa no me la cobró», comenta con media sonrisa. Abogado, escritor y profesor, Alvaro Uribe desea que Lenin Moreno, «tenga éxito. Se lo merece. Ha creado un gran horizonte para Ecuador» y aún se sorprende del suicidio de Alan García, «un gesto que recibí con tristeza y respeto». Del expresidente peruano recuerda una anécdota: «No olvido su rostro cuando le dije: Presidente, aquí, en esta escalinata (enorme en la Casa de Pizarro) de tu tamaño y altura intelectual, pareces el inca superior». ¿América Latina ha fracaso en su intento de resolver por sí misma una situación como la de Venezuela? No se pueden esperar resultados a corto plazo. Lo importante es persistir, no desistir. ¿Qué le parece el papel en Venezuela de Michelle Bachelet, como Alta Comisionada de ONU para los Derechos Humanos? La legitimación de la tiranía de Venezuela lo único que hace es consolidar la crisis humanitaria. Las visitas, el tratamiento a la dictadura como si fuera un Ejecutivo democrático, legitima la tiranía. ¿Cree que EE.UU. debe desempeñar algún papel concreto en esa crisis? Este no es un tema de EE.UU., sino de la comunidad internacional en pleno. Donde ha faltado mucha claridad es en Europa. Aquí se sigue insistiendo en un diálogo que solo ha servido para consolidar a Maduro. Tengo miedo de que, por esa vía, la tiranía venezolana se consolide como sucedió con la cubana. ¿Qué le pediría al Gobierno de Pedro Sánchez? Lo mismo que a la comunidad internacional. Tiene que reflexionar sobre Venezuela. España es un actor muy importante porque siempre ha sido el eslabón de enlace entre América Latina y la UE. El expresidente Juan Manuel Santos convocó un referéndum para aprobar el proceso de paz con las FARC pero salió el «No». ¿Sigue pensando que lo que hizo, al aplicarlo (con modificaciones), fue ilegítimo? Por supuesto. Ganamos los del «No». Barnizó esos acuerdos y cambió las reglas del plebiscito ?financiado con fondos de Odebrecht? para ganarlo al modificar la Constitución, que exigía un 50 por ciento de aprobación. Debió convocar otro pero prefirió no atender ninguno de los puntos que presentamos y engañar a buena parte de la comunidad internacional. Algo pasa en Sudamérica cuando en Colombia se pierde un referéndum y se da por aprobado, en Bolivia sucede lo mismo con Evo Morales que busca su cuarta elección? Lo perdió Chávez y lo dio por aprobado. En eso se parecen Evo, Santos y Chávez. Y los dos últimos en otras cosas, aunque Chávez era más franco que Santos. ¿Cuántos guerrilleros permanecen en activo en Colombia? La ONU dice que hay tres mil disidentes de Farc en armas y los medios colombianos dan cuenta de más de 700 que han vuelto a la violencia. En el ELN, en el 2010, había entre 1.800 y 2.400 y ahora, ?según los medios? hay más de 15.000 desplegados entre Colombia y Venezuela. Ese escenario se completa con las bandas criminales del narcotráfico. ¿Y efectivos de las autodefensas unidas (paramilitares)? Quedan residuos de las autodefensas ?y personas que quieren aparentar serlo? en esas bandas criminales que suman miles. A todos hay que combatirlos por igual. Y todo gira alrededor de 209.000 hectáreas de coca, herencia de la anterior Administración. La buena noticia es que, por primera vez en cinco años, gracias a la acción del presidente Iván Duque, no crecieron los cultivos de droga. Los falsos positivos (ejecuciones extrajudiciales de civiles falsamente identificados como guerrilleros) es un reproche permanente que le persigue. La mayoría de esos casos, mas de dos mil, se produjo durante sus Gobierno. ¿Se siente de algún modo responsable? Primero, hay casos identificados desde los años 80 y antes. Nuestro Gobierno asumió la responsabilidad y adoptó todas las medidas posibles. El Alto Comisionado de Naciones Unidas reconoció que esas medidas, dieron resultado. Los dos últimos años me informó de cuatro casos de sospecha. Y le dije: querría cero casos. ¿Qué medidas adoptó? Desvinculé a 27 altos oficiales del Ejército, decidí que, cualquier cuerpo de una persona dada de baja en un combate, no fuera movilizado por las FF.AA. sino que, en aras de la transparencia, el levantamiento del cadáver lo hiciera la Fiscalía a la que delegamos las investigaciones en reemplazo de la justicia penal militar. Pero, la Fiscalía abusó y por cada persona dada de baja en combate hizo una causa contra las Fuerzas Armadas. ¿Por qué considera buenas las extradiciones (por narcotráfico) a Estados Unidos cuando el delito se comete también en Colombia? La extradición, más que un tema jurídico debe ser un asunto de confianza entre países amigos. Y el único país que colaboró eficazmente en la lucha contra la droga fue EE.UU. Las extradiciones eran por esos delitos, no por razones políticas. ¿Qué es lo que no le perdona a Santos? El daño que hizo al país. Fue un Gobierno con gran corrupción, se multiplicaron las hectáreas de cultivos del narcotráfico, de 42.000 se pasaron a 209.000, en los últimos meses de aquel Gobierno se asesinaron a 281.000 líderes sociales? En el de Iván Duque, desafortunadamente, a 60 y le acusan infamemente. Santos derrochó los recursos, heredó una economía confiable y la dejó estancada, con una inversión descaecida que, ahora, está recuperando el presidente Duque. Pero le dan el Premio Nobel de la Paz. ¿Cree que se lo merecía? Sobre esos temas no hablo. Generan mucho morbo político pero no son trascendentales en el debate. Usted es senador y tiene que compartir «curules» (escaños) con exmiembros de la Farc a los que combatió y que, además, mataron a su padre. ¿Cómo lo vive? He tratado y seguiré tratando a esas personas en el Congreso con respeto. Otro asunto es el mal ejemplo de ese proceso, donde se utilizó la Constitución para dar impunidad a los crímenes atroces de las FARC. Los de antes y los posteriores. Usted, también protagonizó su particular proceso de paz con los paramilitares.. Desmovilicé (desarmó) 35.000 paramilitares y 18.000 guerrilleros. A diferencia de lo que pasó después, no se permitió la elección política de personas responsables de delitos atroces ni se reformó la Constitución para otorgar una amnistía disfrazada. En mi Gobierno tuvieron que ir a la cárcel entre cinco y ocho años. En el de Santos, no pagan un solo día de cárcel porque considera el narcotráfico un delito político. Las penas son simbólicas. ¿Eso es lo que no le parece bien de los acuerdos de paz? Yo, lo que digo es que ese acuerdo es un mal ejemplo para Colombia. España es uno bueno, porque permite que personas que han estado en el terrorismo sean elegidas en las urnas pero después de cumplir con todas las penas. Mire el caso de Otegui (Arnaldo), quería ser elegido al salir de la cárcel pero la justicia le dijo: no, hasta que hayas cumplido la libertad condicional. ¿A usted le hizo mucho daño la detención de su hermano por el caso de «Los doce apóstoles» (cabecillas paramilitares)? Es una injusticia donde lo que subyace es el ánimo de venganza contra mí. Cuando llegué a la Presidencia, una tercera parte del territorio estaba en poder de los paramilitares, otra en poder de la guerrilla y la ultima en riesgo. Se cometían 28.000 asesinatos al año y lo bajamos a 15.000. De 3.000 secuestros pasamos a 120 extorsivos.. Desmonté los paramilitares, reduje sustancialmente la guerrilla y dejé un país en el buen camino, con seguridad, inversión y política social, los tres pilares de mi Gobierno. No era un paraíso pero iba bien. Eso no se perdona. Yo doy la cara en la Corte (tiene causas judiciales) frente a testimonios infames y comprados en mi contra pero demostraré que son falsos. ¿Qué opina de que buena parte de los presidentes sudamericanos de su época estén en aprietos en la justicia o en la cárcel como Lula? A esos temas no me refiero. Lo importante es que el socialismo siglo XXI fracasó. ¿Le gustaría volver a ser presidente? No, y tampoco tengo la tentación. Tengo una tarea importante y de la que me siento orgulloso: promover nuevos liderazgos en Colombia. Nuestro partido, el Centro Democrático tiene nuevos y grandes lideres. Entre ellos, el presidente Duque. Pero este primer año de Legislatura parece que se le está haciendo cuesta arriba. Le voy a dar una radiografía del presidente Duque y de su Gobierno: Son íntegros. Lo mejor para combatir la corrupción es el buen ejemplo y él, a diferencia del Gobierno anterior, lo da. Tiene respetabilidad internacional y Colombia está bien orientada: menos impuestos, austeridad, mejores salarios, buen plan de desarrollo y buena visión. Se ha recuperado la inversión extranjera, creció en un 68 por ciento en el primer trimestre, han reducido el déficit del 4 al 2,4 y para el año entrante se estima del 2,2. Van a tener un superávit primario. Empresas españolas que se venían retirando de Colombia en el ultimo año y medio, encuentran que hay un Gobierno con el que se pueden resolver problemas. En Sevilla, en la escala del Presidente, Jair Bolsonaro al G-20, descubrieron un alijo de 39 kilos de cocaína en el equipaje de un militar de su comitiva. El individuo que hizo eso merece todos los años de cárcel. Es muy grave, es un atentado contra Brasil, contra la democracia, contra el presidente. ¿Cómo se ve en Colombia el proceso de intento separatista catalán? La inmensa mayoría de los colombianos creemos en al legitimidad y la unidad de España. ¿Qué le pareció el suicidio de Alan García? Lo recibí con tristeza y con respeto. Era un hombre sumamente culto, de una gran erudición. ¿Le sorprende el Gobierno de Lenin Moreno? Gratamente. Es increíble el cambio. Se podía esperar que, por sus antecedentes marxistas, generase inseguridad política pero ha creado un gran horizonte para Ecuador. Ojalá tenga éxito, lo merece.
30-05-2019 | Fuente: abc.es
La Fiscalía de Colombia deja en libertad al exlíder de las FARC Jesús Santrich
Seuxis Paucias Hernández, alias «Jesús Santrich», ya es libre. El líder más mediático del otrora grupo guerrillero FARC, acusado de narcotráfico ante una corte federal en EE.UU., salió ayer de prisión después de que la Fiscalía de Colombia acatara la orden de la Corte Suprema. La reclamación norteamericana llevó a su detención el año pasado y desató un galimatías jurídico que mantuvo al país polarizado. El Departamento de Justicia de EE.UU. calificó ayer mismo la decisión de «lamentable», si bien dijo respetar la resolución del alto tribunal colombiano. La Corte, a su vez, había recibido del Consejo de Estado la confirmación de que Santrich ostenta la investidura de congresista ?al haber obtenido el escaño como parte del Acuerdo de Paz de 2016? y por ello debe ser juzgado por la Suprema. Dos horas antes, Santrich se comprometió por escrito a comparecer ante todas las llamadas de dicho tribunal. Esta tarde se disponía a tomar posesión como congresista. «En este momento Fiscalía da cumplimiento a decisión de Corte Suprema de Justicia respecto al señor Seuxis Paucias Hernández Solarte. El procedimiento es acompañado con medidas de seguridad de la Unidad Nacional de Protección», afirmó la entidad en un mensaje en su cuenta de Twitter. #ATENCIÓN En este momento #Fiscalía da cumplimiento a decisión de @CorteSupremaJ respecto al señor Seuxis Paucias Hernández Solarte. El procedimiento es acompañado con medidas de seguridad de @UNPColombia? Fiscalía Colombia (@FiscaliaCol) May 30, 2019En el caso Santrich, perfecto para una serie televisiva, hay quienes consideran que los vídeos y pruebas recabadas por los fiscales de EE.UU. eran concluyentes para que perdiera sus beneficios, fuera entregado a la justicia ordinaria y extraditado a ese país. Otros sostienen que las evidencias no eran concluyentes y su caso debía pasar a la Corte Suprema, como determinó finalmente la Justicia Especial para la Paz (JEP), justicia transicional prevista en los acuerdos de paz para juzgar los delitos cometidos por los guerrilleros, paramilitares y militares involucrados en el conflicto armado. La Fiscalía colombiana dejó este jueves en libertad al exlíder de las FARC Seuxis Paucias Hernández, alias «Jesús Santrich», en acatamiento a una orden de la Corte Suprema de Justicia, que consideró que goza de «fuero» por haber sido designado congresista. Así termina el capítulo de esta semana, donde el caso Santrich sigue dividiendo a los colombianos, hoy muchos muy indignados por su nueva libertad, mientras otros afirman que se ha fortalecido la institucionalidad pues se cumple el debido proceso. Ahora la Corte Suprema debe iniciar el proceso que definirá finalmente la suerte judicial del congresista Seuxis Paucias Hernández Solarte. Este mismo mes se había desatado un terremoto político en el país después de que la Justicia Especial para la Paz (JEP) denegara la extradición de Santrich ordenara a la Fiscalía su inmediata puesta en libertad. Detenido hace más de un año Santrich fue capturado por la Fiscalía el 9 de abril de 2018 con base en una circular roja de Interpol a petición de Estados Unidos, cuya Justicia lo acusa de tener un acuerdo para exportar diez toneladas de cocaína a ese país después de que las FARC firmaron el acuerdo de paz con el Gobierno colombiano. Si los delitos que se le imputan ocurrieron después de la firma de la paz, Santrich perdería los beneficios de la justicia transicional y si caso pasaría a la justicia ordinaria. Sin embargo, el pasado 15 de mayo la Justicia Especial para la Paz (JEP) le concedió la garantía de no extradición y ordenó a la Fiscalía su libertad inmediata. Dos días después Santrich salió de la cárcel bogotana de La Picota en una silla de ruedas pero enseguida agentes del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía le leyeron una nueva orden de detención y lo arrestaron aduciendo que contaban con nuevas pruebas en su contra.
19-05-2019 | Fuente: abc.es
Polémica en Colombia por una nueva estrategia para combatir a la guerrilla y el narco
La cúpula militar de Colombia lleva desde enero presionando a los rangos intermedios de las fuerzas armadas para que dupliquen el número de muertes, capturas y rendiciones en su ofensiva contra las milicias armadas, según refleja un documento cuya existencia reveló el diario «The New York Times» y que ha publicado en su integridad el rotativo colombiano «El Tiempo». Aunque el diario norteamericano afirma que semejante orden conllevaría necesariamente un aumento de las bajas civiles, el ministerio de Defensa colombiano afirma que no es más que un plan para actuar de forma más firme contra la guerrilla, el narco y otros grupos criminales y que de aplicarse ser hará será desde el respeto al derecho internacional humanitario. El documento lleva por título «Planteamiento de Objetivos 2019» y fue distribuido por el comandante del Ejército colombiano, general Nicacio Martínez, a 509 generales y coroneles en una reunión celebrada en enero en la base militar aérea de Tolemaida como una revisión de la ofensiva contra la guerrilla. En el documento, con membrete del ministerio de Defensa, se pide a los generales que envíen «al señor Comandante del Ejército Nacional los objetivos operaciones trazados», y se dejan tres columnas: el objetivo como tal, los resultados operacionales del 2018 y las afectaciones (previsión) para el 2019. Se distingue a seis objetivos para las bajas en diversas guerrillas y grupos criminales: ELN, disidentes de las FARC, «pelusos», «puntilleros», «clan del Golfo» y narcotraficantes. La nota del Times añade a estos datos la interpretación, atribuida a fuentes anónimas, de que estos objetivos pueden retrotraer a Colombia a los años de gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010) en los que el ansia por obtener resultados contra la guerrilla acabó en los célebres «falsos positivos», asesinatos de civiles a los que ?a posteriori? se hacía pasar por guerrilleros, narcotraficantes o militares. En aquellos años murieron, según las organizaciones humanitarias, unos 5.000 civiles, unos delitos por los que han sido procesados y condenados 1.776 militares. «El gobierno debe dar explicaciones», según José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de la organización Human Rights Watch, con sede en Washington. «Estás prácticas sugieren que el actual Ejército y el ministerio de Defensa no han aprendido nada de uno de los capítulos más oscuros de la historia de Colombia?el de los ?falsos positivos». Estos incentivos ponen en serio riesgo a la población civil». El gobierno colombiano, sin embargo, niega tajantemente que haya habido ningún exceso y defiende su respeto a los derechos humanos. El ministro de Defensa, Guillermo Botero, acusa al ?Times? de mezclar opinión con información y de falta de rigor. «Serias amenazas, en términos de seguridad, persisten. Por esa razón es necesario trabajar con dedicación para garantizar la tranquilidad de los colombianos», dijo. Y según Rafael Guarín, consejero presidencial de Seguridad Nacional de Colombia, «conforme a la política de defensa y seguridad del gobierno del presidente Iván Duque, el respeto a los derechos humanos es presupuesto de la acción eficaz contra la criminalidad». Como trasfondo a esta polémica está la agresiva política de Uribe contra la guerrilla y el acuerdo de paz alcanzado con las FARC por su sucesor, Juan Manuel Santos, en 2016. Ese pacto fue rechazado en un referendo pero Santos acabó imponiéndolo tras modificar algunos de sus puntos. El sucesor de Santos, Iván Duque, ganó las elecciones de 2018 con la promesa de invalidar varias partes de ese acuerdo, y en marzo anunció que recurrirá seis puntos de la legislación que regula la Jurisdicción Especial para la Paz, un órgano de justicia creado en los acuerdos con la guerrilla para juzgar los crímenes cometidos por los participantes en el conflicto armado. Críticas de Trump A pesar de la sintonía que existe entre la Casa Blanca y Duque por el papel protagonista de este último en la respuesta a la crisis humanitaria venezolana, en varias ocasiones Donald Trump ha expresado en público quejas por la falta de resultados en la lucha contra el tráfico de drogas ?sobre todo cocaína? en Colombia, que acaba llegando de una forma u otra a EE.UU. A lo largo de los años, y en especial gracias al célebre ?plan Colombia?, el gobierno estadounidense ha donado 10.000 millones de dólares (9.000 millones de euros) en concepto de ayudas al país sudamericano y ha llegado a enviar soldados para labores de formación y ayuda a sus socios colombianos. En el documento revelado por ?Tiempo? se pide a los los generales que identifiquen hasta cinco «objetivos intangibles en su área de operaciones asignada». Se trata, afirma el diario citando a las fuentes que le han entregado el informe, «metas como garantizar la realización y tranquilidad de las próximas elecciones regionales o aumentar la confianza de la población civil hacia las tropas». Además, se insta a los mandos militares a centrarse en un «objetivo militar a neutralizar», en referencia a los jefes de los grupos armados o narcotraficantes de cada zona. Lo cierto es que el general Martínez atendió al periodista del ?Times?, le dio detalles de la reunión, que no fue privada, y negó que haya autorizado ninguna de las operaciones que han propuesto los 50 generales y coroneles reunidos en Tolemaida. Según revela ?Tiempo?, Martínez les dio a los mandos intermedios otro documento, la disposición 000002 de 2019, «por medio de la cual se diseñan e implementan las reglas de enfrentamiento relativas al uso de la fuerza en las operaciones militares que desarrolla el Ejército en el marco de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario». El general Martínez publicó este fin de semana sus respuestas a un cuestionario de 15 puntos del ?Times?, en las que afirma que el ejercicio «no es de predicción, es un ejercicio de evaluación y análisis operacional».
19-05-2019 | Fuente: abc.es
«The New York Times» denuncia órdenes de matar del ejército colombiano que arriesgarían vidas civiles
El Ejército de Colombia habría ordenado a sus efectivos duplicar el número de muertos criminales y rebeldes, lo que estaría poniendo en riesgo vidas civiles con un patrón similar a la práctica de los «falsos positivos» de mediados de la década de los 2000, ha publicado y denunciado «The New York Times». El diario, que ha revisado órdenes escritas y entrevistado a altos oficiales, s eñala que el Gobierno de Iván Duque está ejecutando «otra encarnación de esa política» que se dio durante la guerra con las FARC y en la que los soldados cometieron asesinatos generalizados y desapariciones civiles para cumplir cuotas. Hay una orden para que los militares no «exijan perfección» al matar, ni siquiera si tienen dudas sobre el objetivo del ataque, y algunos militares han señalado que eso implica desproteger a inocentes y ya ha ocasionado muertes sospechosas o innecesarias. El NYT sostiene que este año ha comenzado a surgir un «patrón» de asesinatos sospechosos y encubrimientos, y según entrevistas con dos oficiales, en una reunión un general ordenó a los comandantes «hacer lo que sea» para mejorar sus resultados, abriendo la puerta a «aliarse» con grupos criminales armados para obtener información. A los soldados que aumentan su número de muertes en combate se les ofrecen incentivos como vacaciones extra, dijeron los oficiales bajo condición de anonimato, y uno de ellos afirmó: «Hemos regresado a lo que estábamos haciendo antes». Nicasio Martínez cuestiona la interpretación de las instrucciones Nicacio Martínez Espinel, comandante del ejército colombiano, reconoce las órdenes nuevas y haber instruido por escrito «doblar los resultados» porque «la amenaza criminal se incrementó», pero matiza que se refiere a la planificación de las misiones y no la ejecución. No obstante, cuestiona la interpretación de las instrucciones y aclara que la orden es «ser operacionalmente efectivos», que «el respeto a absoluto a los derechos humanos es lo más importante» y todo lo que haga el Ejército "tiene que estar en el marco de la ley". El NYT señala, citando a la ONG Human Rights Watch, que Martínez es un oficial vinculado a los asesinatos de mediados de la década pasada conocidos como los «falsos positivos», de entre nueve altos cargos nombrados por el presidente Duque, pero él asegura que ni participó en los homicidios ni está siendo investigado. En Colombia, se conoce como «falsos positivos» a las ejecuciones extrajudiciales de civiles que el Ejército presentaba como muertos en combate tras secuestrarles y vestirles de guerrilleros en el contexto de la guerra con las FARC y en especial durante el Gobierno de Álvaro Uribe. La ONU informó en 2011 que se investigaba al menos 3.000 «falsos positivos» pero estimaciones posteriores han situado la cifra en unos 4.200, y el año pasado la Fiscalía presentó 2.248 casos a la Jurisdicción especial para la Paz, el tribunal creado para juzgar los crímenes de guerra en virtud del acuerdo de paz con las FARC. La respuesta de Iván Duque El presidente de Colombia, Iván Duque , ha respondido a la publicación de «The New York Times» asegurando que su país tendrá «cero tolerancia» con los miembros de sus Fuerzas Armadas que violen los Derechos Humanos y el Derecho Internacional humanitario. Además, ha afirmado que todas las operaciones militares se hacen respetando la Constitución y la ley. «Todas las Fuerzas Militares y de Policía han tenido también una instrucción clara de parte mía desde el primer día del Gobierno y es obrar siempre con la Constitución y la ley, en estricta defensa de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional humanitario», ha subrayado el dirigente colombiano.
09-05-2019 | Fuente: elpais.com
Remos por fusiles en la Colombia profunda
Exguerrilleros de las FARC buscan abrir el remoto río Pato al turismo de aventura. Se capacitaron como guías de rafting y participarán en el Mundial de la disciplina en Australia
07-05-2019 | Fuente: abc.es
Los VRIC, la alianza de Venezuela, Rusia, Irán y China
El término VRIC, siglas de Venezuela, Rusia, Irán y China, no responde a un foro formalmente constituido, como sí sucede con los BRIC (Brasil, Rusia, India y China, al que luego se unió Sudáfrica, pasando el nombre a BRICS), pero igualmente designa lo que el think tank SFS, creador del acrónimo, considera una concertación entre esas naciones. El Center for a Secure and Free Society, de Washington, estima que existe una complicidad compartida entre Venezuela (y sus socios bolivarianos del Alba), Rusia, Irán (con Hizbolá) y China para debilitar a Estados Unidos en su región de seguridad. «La crisis de Venezuela continúa sirviendo como una batalla por poderes para las naciones VRIC contra Estados Unidos», asegura SFS en sus últimos análisis. «A medida que aumenta la presión internacional contra el régimen de Maduro, sus aliados de fuera de la región ?Rusia, Irán y China? sigue ofreciéndole diversas formas de ayuda». Alianza estratégica Joseph Humire, director ejecutivo de SFS y a quien se debe el término VRIC, afirma que entre esos países no solo existe cooperación en materia de seguridad y defensa, evidenciada en las maniobras militares realizadas, sino también en el área de inteligencia. Así, sugiere que esas naciones pueden estar compartiendo información en un grado parecido al de los «Cinco Ojos» (alianza entre los servicios de inteligencia de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda). Si bien puede parecer que China, como ocurre en la crisis venezolana, está menos implicada en el «hostigamiento» a Estados Unidos, Humire advierte que «los chinos saben vender la imagen de que solo buscan acuerdos comerciales, pero en realidad usan a Rusia e Irán como países que pueden ser más directos, mientras China se queda en la sombra». Humire recuerda que Pekín tiene igualmente como doctrina la guerra asimétrica, algo que entre otras cosas se concreta en mezclar lo comercial y lo militar, facilitado por el hecho de que muchas empresas chinas están controladas por el Ejército. «Sin Siria, no habría habido chavismo» Humire lleva tiempo advirtiendo sobre cierta semejanza entre la crisis de Siria y la de Venezuela, yendo más allá de los paralelismos que últimamente otros observadores han destacado. Afirma que la revolución bolivariana de Chávez tiene más que ver con el movimiento Baaz de Siria que con la revolución cubana. «Tienen la misma táctica y estrategia: en cuanto a táctica, Baaz se infiltró en el Ejército para «capturarlo», como hizo después Chávez con su Movimiento Bolivariano Revolucionario 200, y en cuanto a estrategia, Baaz utilizó el panarabismo y habló de la Gran Siria, mientras que el bolivarianismo de Chávez tiene en la cabeza a la Gran Colombia». Humire recuerda que Venezuela ha contado históricamente con tres olas migratorias procedentes de Siria. Una hacia 1880, con la decadencia del Imperio Otomano; otra a finales de la década de 1910 debido al genocidio de Armenia, y la tercera en las décadas de 1950 y 1960, cuando se formaron las dictaduras militares en los países árabes. «Sin esos refugiados la revolución bolivariana nunca se habría producido; se habría intentado seguir la línea de Cuba, queriendo tomar el poder mediante ataques guerrilleros, pero Chávez siguió el modelo Baaz, no el castrista, para su diseño inicial», manifiesta. Al Assad y Maduro Con esto en mente, Humire advierte que lo que ocurre en Venezuela no es una mera «ocupación cubana». El haberlo creído así explica que no haya habido manera de «fracturar» el poder chavista. «El caso es mucho más complejo que la presencia de Cuba o el auxilio de Rusia. Lo que hay es una implicación de muchos países; ahí se ha formado una alianza: los VRIC de los que hablamos». Y así como el sostenimiento de Bashar al Assad depende de la alianza exterior que lo ha mantenido en el poder, la continuidad de Maduro depende también de esa constelación de fuerzas exteriores. El objetivo de los VRIC, asegura Humire, es laminar la influencia internacional de Estados Unidos y convertir el orden mundial en un sistema multipolar. Añade que precisamente en los documentos manejados en algunas de las maniobras militares realizadas con participación de esos países se utiliza el término de «fuerza multipolar». En ese esfuerzo de Rusia, China e Irán por combatir la influencia de EE.UU., Venezuela aparece como esencial para redibujar el mapa geopolítico de Latinoamérica, pues su situación puede afectar directamente a naciones vecinas como Ecuador, Colombia e incluso Panamá.
1
...