Infortelecom

Noticias de guerrillas

17-07-2019 | Fuente: abc.es
Merkel reemplaza a Von der Leyen como ministra de Defensa por su sucesora en la CDU
Todavía anoche, en las copas de celebración del traslado de Ursula von der Leyen a Bruselas, los cuadros medios de la CDU daban por hecho que su sucesor al frente del Ministerio de Defensa, en Berlín, sería Jens Spahn, actualmente en la cartera de Sanidad. Procedente del partido hermano socialcristiano de Baviera, que ha sacrificado la candidatura de Manfred Weber en el Partido Popular europeo y que reclamaba justas compensaciones por ello, su ambición de ascender en el gabinete de ministros era manifiesta. Pero Merkel ha vuelto a dar una sorpresa de las suyas y quien ocupará la cartera de Defensa es Annegret Kramp-Karrenbauer (AKK), según han filtrado Die Welt y Der Spiegel al unísono. La dimisión de Von der Leyen como ministra de Defensa se formalizará en el consejo de ministros que ha empezado a las nueve de la mañana y la circunstancia ha sido aprovechada por Merkel para apuntalar a su sucesora al frente del partido, introduciéndola en el gabinete de ministros, en un departamento que Von der Leyen ha dejado ya más o menos organizado para lo que queda de legislatura y desde el que AKK podrá comenzar a relacionarse con la tarea de gobernar Alemania desde dentro de la complicada gran coalición. La llegada de Kramp-Karrenbauer a Defensa, la segunda mujer que desempeña ese cargo en Alemania, se decidió en una conferencia telefónica de la cúpula de la CDU y cuenta con la aprobación de los varones del partido, pero ha sido iniciativa de Merkel. Su objetivo es sin duda terminar con el debate sobre la candidatura que se empeña en mantener con vida el rival interno de AKK, Friedrich Merz, con apoyo en las finanzas alemanas y en el ala más conservadora del partido que sigue paseándose por los talkshows televisivos insistiendo en que la decisión de la candidatura de la CDU a la Cancillería de Berlín para las próximas generales no está todavía cerrada. Para ello se hace apoyar por estudios demoscópicos como el defendido por el director del Instituto Forsa Gullner, que señalan que solo el 25 por ciento de los encuestados consideran a AKK la «candidata correcta» y que, si nos limitamos a los militantes de la CDU entre los encuestados, el porcentaje de rechazo es del 60 por ciento. Uno de los factores que está dañando la imagen de AKK es su respuesta crítica al movimiento juvenil «Fridays for Future», que arrastra cada viernes lectivo a docenas de miles de escolares alemanes a faltar a clase para protestar por la pasividad de los gobiernos ante el cambio climático. También han surgido youtubers y blogueros que llevan a cabo una agresiva guerra de guerrillas a través de las redes sociales contra la que la directiva de la CDU no parece encontrar una estrategia efectiva. Pero su inclusión en el gobierno supone un paso más hacia la Cancillería en un contexto en el que la posibilidad de unas elecciones anticipadas no es nada despreciable.
29-05-2019 | Fuente: abc.es
El duelo de Maduro y Guaidó se bate entre las presidenciales y las legislativas
En un «cara a cara» mediado por los noruegos las delegaciones de la oposición y del oficialismo en Oslo han centrado sus discusiones desde este lunes en el tema electoral pero no se trata de cualquier elección sino de la que pretenden imponer Juan Guaidó y Nicolás Maduro en Caracas. Se trata de las elecciones presidenciales libres y justas que defiende el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, mientras que Maduro plantea adelantar las parlamentarias aunque no tenga facultad ni autoridad para convocarlas pero que, no obstante, hace mucho ruido y perturba la buena marcha de las reuniones de Oslo. Las instrucciones de ambos bandos se imparten desde Caracas y en Oslo el duelo lo protagonizan los delegados que llevan sus agendas y dejan los nervios en las consultas telefónicas a sus jefes en el país caribeño. La delegación chavista está integrada por el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, el gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez y el canciller Jorge Arreaza. La delegación opositora de Guaidó está conformada por el ex alcalde de Baruta, Gerardo Blady, el ex ministro de Transporte, Fernando Martínez Mottola, el segundo vicepresidente de la Asamblea Nackional, Stalin González, y el ex rector del CNE, Vicente Díaz. En su reunión con miembros del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Maduro anunció este lunes en Caracas, justo cuando se habían iniciado las conversaciones en Oslo, que ?se preparen para ir a las elecciones legislativas donde vamos arrasar a la oposición. El diálogo es para lograr la paz?. Aunque no mencionó fechas Maduro sabe que no puede convocar las legislativas ni adelantarlas porque constitucionalmente a la Asamblea Nacional le corresponde renovarse en diciembre de 2020 y no cuando se le ocurra caprichosamente a Maduro. Pero Maduro utiliza la amenaza de las legislativas para atemorizar a los diputados opositores, cuyos cuatro partidos principales y dirigentes han sido inhabilitados, perseguidos y encarcelados y llamar a sus seguidores a participar en las legislativas. Maduro también ofreció ayer al brazo armado de la revolución chavista como los paramilitares denominados «colectivos» un puesto en el parlamento, como ya se vio en los curules parlamentarios en Bogotá, que les asignaron de gratis a las guerrillas colombianas, las FARC, en las negociaciones de ?paz? en Oslo, alertaron analistas políticos, que pidieron el anonimato. El presidente interino Guaidó, que en un principio estaba reacio a participar en un nuevo diálogo debido a los fracasos anteriores que permitieron oxigenar a Maduro y ganar tiempo en el poder. Sin embargo, se convenció de que había que ir a Oslo para aprovechar ese escenario internacional como otra ?opción que está en la mesa?, sin abandonar su ruta ni los objetivos de su lucha. Así, en una Conferencia de Estoril, Lisboa, Portugal, celebrada también este lunes mientras sus delegados debatían en Oslo, Guaidó se mostró de acuerdo con unas «elecciones libres» y supervisadas internacionalmente, según transmitió el circuito Unión Radio. Ante la pregunta de si sería candidato para un eventual proceso electoral, Guaidó respondió que es «prematuro y que ya llegará el momento de decidir». El chavismo estima que en enero de 2020 se le termina el año como presidente de la Asamblea Nacional por lo que desde ahora ya empieza a arremeter en su contra. Cuando se le preguntó en Lisboa si en las elecciones presidenciales podría participar Maduro, Guaidó respondió: «Difícilmente sería una elección verificable, idónea, libre y democrática con quien hoy usurpa funciones y ha ejercido todo el poder del Estado para perseguir y manipular elecciones». Además, insistió en la necesidad de un Gobierno de transición para que se celebren unos comicios «realmente libres» en el país, en los que «todos los venezolanos» tienen que tener el derecho a elegir y ser elegidos. Guaidó también defendió la necesidad de designar nuevas autoridades en el Consejo Nacional Electoral (CNE) y elaborar un nuevo registro porque hay 4 millones de venezolanos en el exterior por la diáspora. En cualquier escenario de elección presidencial Maduro perdería. Y eso lo sabe. Por eso tira por las legislativas como una tabla de salvación que también las perdería si cambian el CNE, supervisadas por la comunidad internacional.
25-05-2019 | Fuente: abc.es
Theresa May, una política honesta hundida en la ciénaga del Brexit
La segunda mujer inquilina del Número 10 en la historia del Reino Unido renunció a las diez de la mañana del viernes, en un día de sol de esta estación tonificante que es la deliciosa primavera inglesa. No supuso sorpresa alguna. Su partido se encuentra quebrado en dos por la herida europea, como la propia sociedad británica, y en sus casi tres años de mandato ha sido incapaz de desarrollar el Brexit. Theresa May anunció su adiós para el 7 de junio, tras aguantar 1.049 días en el cargo, muy lejos de las 4.224 jornadas de aquella «premier» con quien erróneamente quisieron compararla, Margaret Thatcher, cuyo temple nunca ha poseído. En la ciénaga de Westminster, llena de arenas movedizas y donde la daga de la traición suelen empuñarla tus teóricos aliados, May solo ha logrado sobrevivir diez días más que el avinagrado Gordon Brown. Los apodados «hombres de gris» de su propio partido le han señalado la puerta, como a Thatcher en 1990. Fiel a su aprecio por la moda, May, de 62 años, alta y de hueso largo, tímida y un poco desgarbada, eligió para el mal trago un elegante traje entre rojo y mostaza y unos zapatos negros, a juego con su tono anímico. No era jornada para los mocasines de fantasía de Russell & Bromley, su imagen de marca. Sollozo May, a la que en sus seis años como excelente ministra del Interior sus rivales habían apodado «La Reina de Hielo» ?o Karla, como el inescrutable jefe del espionaje soviético de las novelas de Le Carre?, demostró que a veces los témpanos también se agrietan. La voz de la fiel creyente anglicana, hija de un párroco de la campiña, se quebró en un sollozo cuando en la frase final de su discurso expresó su «enorme gratitud por el honor de haber podido servir al país que amo». A las espaldas de Theresa Mary Brasier la observaba su mayor apoyo, Philip May, un agente de la City de imagen coñona, el único amor de su vida, al que conoció cuando ambos estudiaban en Oxford, con el que se casó en 1980 y de quien tomó el apellido. En su paso por el Número 10, May se ha desempeñado como esos conductores que poco a poco van perdiendo puntos, hasta que un día amanecen sin carnet. Es la cuarta «premier» conservadora arrollada por la cuita interna de los «tories» con Europa, que ya se había llevado por delante a Thatcher, Major y Cameron. En el Partido Conservador anida desde siempre una poderosa e intrigante facción eurófoba, que en el fondo permanece instalada en el añejo espejismo de la nostalgia imperial. Sienten una aversión visceral por la UE, porque al fin y al cabo es un club que tutela Alemania, el enemigo al que los británicos vencieron hace solo 74 años (con «sangre, sudor y lágrimas»; y sobre todo con mucha ayuda de «Uncle Sam»). Un pato cojo En junio de 2017, al año de haber llegado al poder tras la caída de David Cameron, May incumplió su palabra y convocó elecciones anticipadas. Su pretexto fue que necesitaba una mayoría más sólida, «un brazo fuerte y estable para negociar en Europa». El gambito resultó un fiasco y perdió la mayoría absoluta que había heredado. Desde ese día era un pato cojo y estaba sentenciada a medio plazo. Su mandato se tornaba un imposible: carecía mayoría en los Comunes, enfrente tenía a un Corbyn kafkiano y con el que no se puede negociar (el Partido Laborista es proeuropeo, pero su líder es euroescéptico) y en la bancada «tory» lidiaba con una facción de un centenar de diputados eurófobos que le hacían la vida imposible. ¿Por qué cae May? En primer lugar, y sobre todo, por el Brexit, misión imposible para una política honesta, trabajadora hasta lo patológico y «control-freak», pero carente de imaginación y empatía. De siempre euroescéptica, en 2016 May apoyó el «Remain» por lealtad a su jefe Cameron, una decantación que nunca le perdonó el sector anti-UE de los «tories». Ya en el poder, encaró el Brexit repitiendo hasta el hartazgo una aparente simpleza: «Brexit significa Brexit», y giró hacia el bando brexitero, al que entregó los ministerios estelares (aunque dejando la economía a un cabal «remainer», el ministro Philip Hammond). Pero en realidad su perogrullada sobre el Brexit quería decir algo. May tenía claro, y con toda la razón, que en una democracia toca «honrar lo decidido por el pueblo en el referéndum». Y el mandato del público fue claramente dejar Europa, aunque se hubiese decidido por solo 3,7 puntos de ventaja. Pero al tiempo, la primera ministra, adicta al sentido común, sabía que salir a la brava de Europa provocaría un seísmo económico ?y hasta emocional? al país. Así que buscó un punto medio: salir de la UE, pero con un buen acuerdo comercial con Bruselas. La «premier» sostenía, y es cierto, que si se quiere cumplir con el mandato del pueblo no se puede continuar en el área de libre comercio y en la unión aduanera, pues ello obligaría a aceptar las libertades europeas (entre ellas la libre circulación de comunitarios), que es justamente lo que rechazó la victoria del «Leave». Así que alcanzó con Barnier un acuerdo razonable, en realidad el único posible. Ese pacto resultó vapuleado las tres veces en que fue sometido a votación en los Comunes. Para los «brexiteros», que en el fondo quieren salir sin acuerdo, era un enjuague que a fin de cuentas mantenía al país atado a Europa. A los «remainers», que en el fondo quieren un segundo referéndum, tampoco les servía. El Brexit se convertía en un puzzle imposible para una mente tan cuadriculada como la de May. Rodeada de trepas Pero Europa no ha sido el único móvil su caída. Su personalidad tampoco la ha ayudado. «No soy una política vistosa. No hago gracias en televisión. No cotilleo sobre la gente en almuerzos. No bebo en los bares del Parlamento. Me llamo Theresa May y simplemente hago el trabajo que tengo que hacer». Así se presentó cuando ganó el liderazgo tory en 2016. No mentía. El problema es que ese aislamiento introvertido la ha dejado sin aliados cuando han llegado los trances más duros. Mujer muy influenciable por sus asesores, tampoco tuvo suerte con ellos. A su particular Rasputín, Nick Timothy, que la pastoreaba enormemente, tuvo que echarlo tras los fatales comicios de 2017, pues la hundió con el agresivo programa electoral que le escribió. Luego le tocó desprenderse de uno de sus pocos amigos personales en política, Damien Green, su viceprimer ministro, que cayó por una de esas chuscas situaciones que solo ocurren en la divertida política inglesa: le encontraron material porno en su ordenador del Parlamento. May estaba muy sola y rodeada de trepas, con Boris Johnson segándole la hierba a lo largo de sus tres años de mandato. El tercer talón de Aquiles de May fueron sus malos resultados electorales. Por encima de cualquier otra consideración, el Partido Conservador es ante todo una máquina de poder, y May perdió en 2017 y a comienzos de este mes se llevó un nuevo batacazo en las municipales, donde los «tories» se dejaron un millar de concejales. A diferencia de la nada exigente política española, en el Reino Unido los fiascos electorales no se tratan con cataplasmas, simplemente se prueba con un nuevo líder. A mediados del próximo julio, el Partido Conservador elegirá un nuevo líder, que será el flamante primer ministro. Parece llegada al fin la hora del pinturero Boris Johnson, de 54 años, tras su espantada de 2016. Según una encuesta de «The Times» entre los 125.000 afiliados conservadores, el exalcalde de Londres, el único político inglés con aura de «rock star», es el favorito, con un 39% de apoyos, seguido por el exministro para el Brexit, Dominic Raab, con un 13%. Pero como dice Robert Peston, el agudo politólogo de la ITV, «la guerra de guerrillas» por la jefatura «tory» ya ha comenzado y promete ser tan dura y cruel «que a su lado Juego de Tronos parecerá tan manso como los Teletubbies». Boris, periodista de oficio, estrafalario, mujeriego, divertido, de pico provocador y de pelo revuelto y rubísimo (ahora ya de bote), fue el líder e icono de la triunfal campaña del «Leave». Resultó un celebrado alcalde de Londres, pero es un cargo con pocas competencias, donde en realidad lo principal es crear un estado de ánimo positivo, en lo que es maestro. Sin embargo, como ministro de Exteriores afloró su peor yo: «Vago e increíblemente desorganizado», según cotorrearon sus colaboradores en el Foreing Office tras su salida del cargo. Ayer, de conferencia en Suiza, Johnson ya ofreció su receta mágica para el Brexit: «Saldremos de la UE el 31 de octubre. Con acuerdo o sin él. El modo de obtener un buen acuerdo es prepararse para ninguno». Pero cuando llegue al Número 10 ?si llega?, la Ambición Rubia se encontrará tan maniatado como May: sin mayoría en los Comunes y con el partido roto, porque los «remainers» conservadores tampoco van a aceptar un Brexit de estilo salto patriotero y arrojándose desde un acantilado. Elecciones Todo apunta a elecciones en otoño y ahí caben dos posibilidades: una mayoría absoluta fuerte de Boris y luz verde para la salida drástica de la UE, o un cambalache de laboristas, liberales y el nuevo partido europeísta, apoyados por los separatistas escoceses y con Corbyn como «premier». Habría entonces segundo referéndum.. y un tremendo problema para las clases pudientes, que tienen pánico a que un líder casi anclado en el trotskismo les meta la mano en el bolsillo y estatalice una economía que en realidad sigue funcionando (el paro es de solo un 3,5% y el país, pese a todo, crece más que Francia e Italia). Pero quedan muchos y estrafalarios episodios. Ya saben: esto es como Juego de Tronos, pero aquí las puñaladas llegan envueltas en buen paño gris de Savile Row y afabilísima sonrisa.
19-05-2019 | Fuente: abc.es
Polémica en Colombia por una nueva estrategia para combatir a la guerrilla y el narco
La cúpula militar de Colombia lleva desde enero presionando a los rangos intermedios de las fuerzas armadas para que dupliquen el número de muertes, capturas y rendiciones en su ofensiva contra las milicias armadas, según refleja un documento cuya existencia reveló el diario «The New York Times» y que ha publicado en su integridad el rotativo colombiano «El Tiempo». Aunque el diario norteamericano afirma que semejante orden conllevaría necesariamente un aumento de las bajas civiles, el ministerio de Defensa colombiano afirma que no es más que un plan para actuar de forma más firme contra la guerrilla, el narco y otros grupos criminales y que de aplicarse ser hará será desde el respeto al derecho internacional humanitario. El documento lleva por título «Planteamiento de Objetivos 2019» y fue distribuido por el comandante del Ejército colombiano, general Nicacio Martínez, a 509 generales y coroneles en una reunión celebrada en enero en la base militar aérea de Tolemaida como una revisión de la ofensiva contra la guerrilla. En el documento, con membrete del ministerio de Defensa, se pide a los generales que envíen «al señor Comandante del Ejército Nacional los objetivos operaciones trazados», y se dejan tres columnas: el objetivo como tal, los resultados operacionales del 2018 y las afectaciones (previsión) para el 2019. Se distingue a seis objetivos para las bajas en diversas guerrillas y grupos criminales: ELN, disidentes de las FARC, «pelusos», «puntilleros», «clan del Golfo» y narcotraficantes. La nota del Times añade a estos datos la interpretación, atribuida a fuentes anónimas, de que estos objetivos pueden retrotraer a Colombia a los años de gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010) en los que el ansia por obtener resultados contra la guerrilla acabó en los célebres «falsos positivos», asesinatos de civiles a los que ?a posteriori? se hacía pasar por guerrilleros, narcotraficantes o militares. En aquellos años murieron, según las organizaciones humanitarias, unos 5.000 civiles, unos delitos por los que han sido procesados y condenados 1.776 militares. «El gobierno debe dar explicaciones», según José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de la organización Human Rights Watch, con sede en Washington. «Estás prácticas sugieren que el actual Ejército y el ministerio de Defensa no han aprendido nada de uno de los capítulos más oscuros de la historia de Colombia?el de los ?falsos positivos». Estos incentivos ponen en serio riesgo a la población civil». El gobierno colombiano, sin embargo, niega tajantemente que haya habido ningún exceso y defiende su respeto a los derechos humanos. El ministro de Defensa, Guillermo Botero, acusa al ?Times? de mezclar opinión con información y de falta de rigor. «Serias amenazas, en términos de seguridad, persisten. Por esa razón es necesario trabajar con dedicación para garantizar la tranquilidad de los colombianos», dijo. Y según Rafael Guarín, consejero presidencial de Seguridad Nacional de Colombia, «conforme a la política de defensa y seguridad del gobierno del presidente Iván Duque, el respeto a los derechos humanos es presupuesto de la acción eficaz contra la criminalidad». Como trasfondo a esta polémica está la agresiva política de Uribe contra la guerrilla y el acuerdo de paz alcanzado con las FARC por su sucesor, Juan Manuel Santos, en 2016. Ese pacto fue rechazado en un referendo pero Santos acabó imponiéndolo tras modificar algunos de sus puntos. El sucesor de Santos, Iván Duque, ganó las elecciones de 2018 con la promesa de invalidar varias partes de ese acuerdo, y en marzo anunció que recurrirá seis puntos de la legislación que regula la Jurisdicción Especial para la Paz, un órgano de justicia creado en los acuerdos con la guerrilla para juzgar los crímenes cometidos por los participantes en el conflicto armado. Críticas de Trump A pesar de la sintonía que existe entre la Casa Blanca y Duque por el papel protagonista de este último en la respuesta a la crisis humanitaria venezolana, en varias ocasiones Donald Trump ha expresado en público quejas por la falta de resultados en la lucha contra el tráfico de drogas ?sobre todo cocaína? en Colombia, que acaba llegando de una forma u otra a EE.UU. A lo largo de los años, y en especial gracias al célebre ?plan Colombia?, el gobierno estadounidense ha donado 10.000 millones de dólares (9.000 millones de euros) en concepto de ayudas al país sudamericano y ha llegado a enviar soldados para labores de formación y ayuda a sus socios colombianos. En el documento revelado por ?Tiempo? se pide a los los generales que identifiquen hasta cinco «objetivos intangibles en su área de operaciones asignada». Se trata, afirma el diario citando a las fuentes que le han entregado el informe, «metas como garantizar la realización y tranquilidad de las próximas elecciones regionales o aumentar la confianza de la población civil hacia las tropas». Además, se insta a los mandos militares a centrarse en un «objetivo militar a neutralizar», en referencia a los jefes de los grupos armados o narcotraficantes de cada zona. Lo cierto es que el general Martínez atendió al periodista del ?Times?, le dio detalles de la reunión, que no fue privada, y negó que haya autorizado ninguna de las operaciones que han propuesto los 50 generales y coroneles reunidos en Tolemaida. Según revela ?Tiempo?, Martínez les dio a los mandos intermedios otro documento, la disposición 000002 de 2019, «por medio de la cual se diseñan e implementan las reglas de enfrentamiento relativas al uso de la fuerza en las operaciones militares que desarrolla el Ejército en el marco de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario». El general Martínez publicó este fin de semana sus respuestas a un cuestionario de 15 puntos del ?Times?, en las que afirma que el ejercicio «no es de predicción, es un ejercicio de evaluación y análisis operacional».
15-05-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. y Europa ponen en alerta a sus fuerzas en Irak por temor a un ataque
Rosalía Sánchezhttps://www.abc.es/autor/rosalia-sanchez-2046/Corresponsal en BerlínEl Gobierno de Estados Unidos ordenó ayer la evacuación de su personal diplomático de Irak ante la amenaza de un ataque procedente de Irán del que la Casa Blanca no ha dado detalles abiertamente. Esta semana el Pentágono ha enviado abundantes refuerzos militares al golfo Pérsico después de detectar el envío de componentes de sistemas de misiles a milicias chiíes en la zona, según han revelado fuentes de la administración norteamericana. La escalada de tensión en el Golfo llega un año después de que Donald Trump retirara a EE.UU. del acuerdo de desarme nuclear de Irán y cuando la república islámica ha anunciado que renuncia a varios de los compromisos adquiridos para demorar el enriquecimiento de uranio. El comando Central de las fuerzas armadas norteamericanas ha ordenado que todas las tropas en la zona, incluidas las desplegadas en Irak, estén en situación de alerta. El martes, el comando Central, que supervisa las operaciones militares de EE.UU. en el Golfo y en Oriente Próximo, dio el paso sin precedentes de desmentir a un general británico que presta servicio al frente de la coalición contra el Estado Islámico. El subcomandante británico Christopher Ghika dijo el martes desde Irak que no hay pruebas de una amenaza tangible en la zona. El portavoz del comando Central norteamericano, el capitán Bill Urban, emitió después un comunicado en el que dijo que esa valoración «es contraria a la identificación de amenazas creíbles recabadas por la inteligencia de EE.UU. y sus aliados». El departamento de Estado norteamericano ordenó ayer la retirada de todo el personal diplomático no esencial de su embajada en Bagdad, que alberga la mayor misión de representación de EE.UU. en el extranjero, y del consulado en la localidad de Erbil. Además, emitió una alerta en la que insta a los estadounidenses a no viajar a Irak por riesgo elevado de «terrorismo, secuestro y conflicto armado». Paralelamente, la Casa Blanca ha ordenado el despliegue en el golfo del portaaviones USS Abraham Lincoln, además del envío de cuatro bombarderos B-52 que ya se encuentran en la base aérea norteamericana en la península de Qatar. El jefe del comando Central, el general del Marine Corps Kenneth McKenzie, ha pedido incluso más refuerzos para contener la amenaza de las milicias subvencionadas por Irán en la zona. Aunque Obama dio la guerra de Irak por acabada en 2011, todavía quedan en ese país unos 5.000 soldados que siguen enfrentándose a la amenaza de guerrillas islamistas sobre el terreno. Tras la derrota del «califato», algunos políticos chiíes, afines a Irán, han pedido en el parlamento nacional que se retire también el resto que queda y que ha servido para apoyar la lucha de las milicias kurdas contra Estado Islámico. Varios medios norteamericanos, entre ellos la cadena NBC, revelaron ayer que las agencias de inteligencia norteamericanas han logrado interceptar mensajes que en teoría demuestran que Irán, libre de sus compromisos con las potencias mundiales, ha indicado a sus satélites en Irak, Yemen, Siria y Líbano que tienen vía libre para atacar intereses norteamericanos si así lo creen necesario. El secretario de Estado, Mike Pompeo, regresó ayer a Washington de un viaje a Rusia durante el que se reunió con Vladímir Putin, con quien discutió posibles medidas para contener la amenaza iraní. El Kremlin es uno de los principales aliados tanto del régimen de los ayatolás como de sus socios en el gobierno sirio de Bashar al Assad. Alemania y Holanda Después de que EE.UU. ordenase la salida de casi todo su personal diplomático, las Fuerzas Armadas de Alemania han suspendido también sus labores de formación a los efectivos locales en Irak debido a la escalada de tensiones en la zona. Alemania ha consultado con sus socios de la coalición contra el grupo terrorista Estado Islámico antes de tomar esta decisión, que afecta a los casi 160 militares que tiene actualmente desplegados en el país. El portavoz del Ministerio de Defensa, Jens Flosdorff, confirmó ayer que el ejército alemán «ha suspendido el entrenamiento, orientado por sus socios», aunque evitó hablar de retirada y subrayó que «eso no quiere decir que no se vaya a retomar la actividad «en los próximos días y si las circunstancias lo aconsejan. Flosdorff reconoció que la situación es de «alerta elevada», aunque señaló que el ejército alemán no tiene «indicios propios» de un inminente ataque por parte de Irán, como sostiene EE.UU. ni tampoco de «una amenaza concreta de atentado contra objetivos alemanes». Informó además que los soldados alemanes se encuentran y permanecerán en Irak de acuerdo con la estimación que hace Berlín sobre la situación de seguridad en ese país, aunque precisó que en estos momentos no deben abandonar sus instalaciones. La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Maria Adebahr, reconoció por su parte que no tiene informaciones propias sobre un incremento del nivel de amenaza a la seguridad en el país. «Más allá de las informaciones que pueda tener EE.UU., para nosotros no cambia nada en la situación actual», indicó, agregando que todas las instalaciones alemanas en el país cuentan con elevadas medidas de seguridad. Recordó, además, que las recomendaciones de viaje para Irak son de por sí estrictas y se actualizan continuamente. «A mediodía de hoy no vemos ningún motivo para modificarlas», dijo en la rueda de prensa posterior a la reunión del consejo de ministros de Merkel. Holanda también anunció ayer que suspende de forma temporal la misión de entrenamiento de las fuerzas kurdas por parte de unos 50 soldados holandeses en Erbil, en el norte de Irak, según el Ministerio holandés de Defensa, que alegó «amenazas» para la seguridad, sin especificar.
11-05-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. refuerza su despliegue con misiles y un buque de asalto para frenar a Irán
Las fuerzas armadas de Estados Unidos desplegarán en los próximos días en el golfo Pérsico una batería del sistema de misiles tierra-aire de largo alcance Patriot y el buque de asalto anfibio USS Arlington para contener lo que perciben como un riesgo creciente de agresión por parte de la República Islámica de Irán. Después de haber detectado un intento de enviar misiles balísticos a guerrillas en Irak, Líbano y posiblemente Yemen, el Pentágono ha decidido reforzarse en el Golfo, añadiendo esos envíos a los ya anunciados cuatro bombarderos B-52 y el portaaviones USS Abraham Lincoln. El viernes a mediodía se reunió el Consejo de Seguridad Nacional en la Casa Blanca para estudiar vías para contener lo que percibe como una abierta provocación por parte del régimen iraní tras la reanudación de las sanciones sobre su programa nuclear. Hace una semana, el Comando Central del Pentágono, que abarca la zona de Oriente Próximo y el Golfo, detectó el intento de carga de partes de misiles en buques iraníes, por lo que solicitó formalmente refuerzos a Washington, aprobados inmediatamente por la Casa Blanca. El portaaviones USS Lincoln ya ha llegado al Golfo desde el Mediterráneo, cruzando el canal de Suez. El ministro de Exteriores norteamericano, Mike Pompeo, visitó de urgencia Irak el martes y reveló posteriormente en una conversación con periodistas en Londres que «eran ataques [contra uniformados norteamericanos] inminentes; es decir, ataques que iban a ocurrir bastante pronto. Nos enteramos de ellos; hemos tomado todas las medidas que hemos podido para evitarlos». Pompeo añadió posteriormente en un comunicado que «el régimen en Teherán debe comprender que cualquier ataque por parte de ellos o de sus satélites contra los intereses o ciudadanos de los Estados Unidos obtendrá una respuesta rápida y decisiva». El miércoles, el régimen iraní anunció que dejará de adherirse al acuerdo nuclear que EE.UU. rompió unilateralmente hace ahora un año, y que reanudará diversas partes de su programa de enriquecimiento de uranio y almacenamiento de material. El programa nuclear iraní se hallaba congelado desde que se alcanzó el acuerdo entre las grandes potencias mundiales e Irán en 2015. Donald Trump hizo campaña en 2016 con la promesa de romper ese pacto porque Irán no renunció a su programa de misiles ni a su apoyo financiero y material a milicias islamistas como Hizbolá en Líbano o Hamás en la franja de Gaza. Una batería del sistema antimisiles Patriot consta de hasta 16 lanzaderas conectadas entre sí. En septiembre, el Pentágono retiró cuatro de esas baterías que estaban ya desplegadas en el Golfo al considerar que el riesgo de conflicto con Irán era muy bajo. El USS Arlington se emplea para el envío de soldados del Marine Corps a zonas de guerra y puede transportar hasta 800 soldados y cuatro helicópteros de transporte pesado Sikorsky CH-53E Super Stallion. Conciliador En varias reuniones en el Pentágono, el estado mayor conjunto norteamericano deberá decidir esta semana entrante si, como sugiere la Casa Blanca, refuerza todavía más la presencia militar de Estados Unidos en el Golfo ante la creciente provocación iraní. Es cierto que Trump ofreció en una conferencia el jueves un tono más conciliador y dijo que espera que su homólogo iraní, Hasan Rohaní, le llame para negociar un nuevo acuerdo de desarme. La creciente tensión con Irán también ha tenido serias implicaciones políticas en Washington. El presidente Trump se ha quejado abiertamente de que el jefe diplomático de la administración de Barack Obama, John Kerry, está interfiriendo en la actual política exterior de su país al haber entablado contacto con el Gobierno de Teherán para tratar de salvar un acuerdo de desnuclearización que está prácticamente muerto. «La Fiscalía debería presentar cargos en su contra», dijo el presidente, culpando a Kerry de que Rohaní no le llame y ceda.
08-05-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. detectó que Irán preparaba un envío de misiles a un aliado regional
Un año después de renunciar a su parte en el tratado de desarme nuclear de Irán, Donald Trump se encuentra con que la República Islámica vuelve a la beligerancia a la que renunció a cambio de que las potencias mundiales levantaran las sanciones que asfixiaron su economía durante décadas. Ahora la Casa Blanca se encuentra en estado de alerta por lo que considera un intento de cargar misiles balísticos de rango medio en unos barcos cuyo destino era algún punto del golfo Pérsico, seguramente Yemen, y, más importante, por el anuncio por Irán de que no cumplirá la totalidad del acuerdo. Aparte de salirse del pacto en mayo de 2018, Trump reanudó las sanciones e incluyó a la Guardia Revolucionaria en la lista de grupos terroristas internacionales. Según reveló ayer la Casa Blanca, la senda a seguir será la de las sanciones para asfixiar aún más a Irán, que desde la firma del acuerdo en 2015 experimentó una ligera mejora económica. Por la tarde, el presidente dictó sanciones contra quienes vendan hierro, acero, aluminio o cobre a Irán, necesarios no sólo para las plantas nucleares, sino para muchos otros sectores industriales. Trump calificó su política hacia Irán de «audaz». «Debido a nuestras decisiones, el régimen iraní está perdiendo capacidad para financiar el terrorismo, ya que su economía se enfrenta a una crisis sin precedentes, los ingresos del gobierno se agotan y la inflación sale de control. Estamos imponiendo con gran éxito la mayor campaña de presión jamás vista», dijo ayer en un comunicado. Los cambios en la conducta de las autoridades iraníes, y su recurso a la amenaza abierta, llevaron al secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, a visitar Irak por sorpresa el martes, cancelando un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel. Ayer Pompeo visitó Londres y en una comparecencia con su homólogo británico, Jeremy Hunt, advirtió a Irán de que EE.UU. está dispuesto a tomar todas las medidas unilaterales que considere necesarias para asegurarse de que Irán no es capaz de dotarse de armas nucleares. «Vamos a tomar todas las precauciones para impedir que puedan avanzar hacia el arma nuclear», dijo en Londres, sin dar más detalles. Mientras, el responsable para armas de destrucción masiva en el Consejo de Seguridad Nacional, Tim Morrison, calificó las amenazas de Irán de «un chantaje nuclear en toda regla a Europa». La Casa Blanca mantiene que, aunque EE.UU. se retirara del acuerdo de desnuclearización de 2015, el régimen iraní debe, de momento, respetar los acuerdos alcanzados con los países europeos, que mantienen sus compromisos. El gobierno estadounidense ha redoblado la presión financiera sobre Irán en los pasados meses. Desde la semana pasada, el Tesoro norteamericano sanciona a absolutamente todos los países, incluidos los de la UE, que adquieran petróleo extraído en Irán. Las empresas españolas Cepsa y Repsol ya habían cortado las importaciones de crudo iraní de forma cautelar. Según el gobierno norteamericano, el malogrado pacto nuclear permitió al régimen iraní alcanzar unos ingresos anuales por venta de crudo de 50.000 millones de dólares (45.000 millones de euros). Obsesión desde la campaña Durante la campaña electoral, Trump se comprometió a retirar a EE.UU. del pacto nuclear, urdido por Barack Obama y muy polémico en Israel. Asesorado por el primer ministro hebreo, Benjamín Netanyahu, Trump denunció que el acuerdo era insuficiente y que la República Islámica seguía almacenando misiles balísticos que reparte a sus satélites chiíes en conflictos como el de Yemen o Siria. Además, sigue apoyando más o menos abiertamente a las guerrillas-partido Hezbolá en Líbano y Hamás en la franja de Gaza. Según revelaron funcionarios del Pentágono en una conferencia telefónica mantenida el martes, el fin de semana pasado la inteligencia de EE.UU. detectó la carga en un barco atracado en un puerto iraní de un material parecido a misiles balísticos. Informado de esa circunstancia, el general responsable del Comando Central de EE.UU., Kenneth McKenzie, pidió a Washington que desplazara a aguas del Golfo el portaaviones USS Abraham Lincoln y unos bombarderos de refuerzo. Los demás firmantes del acuerdo han responsabilizado a EE.UU. de la nueva crisis, que consideran innecesaria. Aparte de Irán y EE.UU., suscribieron el acuerdo la Unión Europea y los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU. De estos últimos, China pidió ayer a ambas partes contención y a través de un portavoz del Ministerio de Exteriores criticó a Trump por su retirada unilateral. Por su parte, el ministro ruso de Exteriores, Sergéi Lavrov, condenó a EE.UU. por su «actitud completamente irresponsable». Según las estimaciones de la Casa Blanca, si Irán reanuda su programa nuclear y deja de enviar a terceros países el material sobrante del procedimiento de enriquecimiento de uranio, podría dotarse de una bomba nuclear antes de 2030. Antes de que se firmara el acuerdo, Israel trató de convencer a la Administración Obama de la necesidad de un ataque contra las instalaciones nucleares iraníes. Irán siempre ha negado que persiga una bomba atómica y mantiene que su programa nuclear es para fines civiles. La intención de Trump es obligar a las partes a negociar un nuevo acuerdo de desnuclearización más duro con Irán. El riesgo es que Irán reanude su programa nuclear sin sentirse obligado a volver a llegar a un pacto, ya que el primero ha sido boicoteado por el mismo país que lo impulsó. En una situación desesperada, podría incluso cerrar el estrecho de Ormuz, la boca del golfo Pérsico por la que pasa buena parte del petróleo que se consume a nivel internacional. En el pasado, EE.UU. e Israel han cooperado en operaciones cibernéticas para intentar frustrar el programa nuclear iraní. A partir de 2002 un virus informático con el nombre Stuxnet infectó los ordenadores conectados a las plantas de desarrollo nuclear de la República Islámica, provocando un daño considerable y un atraso de varios años. Aunque diversos analistas creen que ese virus se creó a medias entre Washington y Jerusalén, ninguno de los dos gobiernos ha asumido la autoría del ataque hasta la fecha.
04-04-2019 | Fuente: abc.es
May y Corbyn abren el diálogo directo pero con escasos resultados
Theresa May y Jeremy Corbyn no sacaron ayer nada en claro en la primera toma de contacto entre ambos para tratar de desencallar el Brexit. La reunión entre la primera ministra y el líder de la oposición fue «útil pero no concluyente» según el laborista, y «constructiva» según un portavoz de la «premier». Lo único acordado en el encuentro, como confirmaban desde Downing Street, fue la formación de un grupo de trabajo conjunto en el que las conversaciones serán constantes. De hecho, ayer por la noche continuaron y hoy durante toda la mañana May y Corbyn se volverán a reunir para tratar de consensuar una postura común con la que salir con un acuerdo de la UE y evitar el precipicio de una salida abrupta el próximo 12 de abril. Acorde a lo difundido desde el Gobierno de May ambas partes «mostraron flexibilidad» y se comprometieron a «poner fin a la actual incertidumbre de Brexit». Fue Corbyn el que desveló los detalles de esa reunión y aseguró a la salida de ese encuentro que no se avanzó lo suficiente. «No ha habido tantos cambios como yo esperaba» aseguró el líder de la oposición. Además, confirmó que el escenario del no acuerdo no estuvo sobre la mesa en ningún momento y que fue el quien habló sobre la posibilidad de un segundo referéndum. La reunión de ayer se centró, sobre todo, en acercar posturas y en elementos especificos cómo garantizar los estándares medioambientales europeos y los derechos de los trabajadores. La postura del laborismo parece clara, obligar a May a virar hacia una relación más cercana con la UE una vez Reino Unido abandone el club comunitario. A ese escenario parece abocado ahora el proceso y el mecanismo sobre como llevarlo a cabo es clave para la primera ministra. Su partido se encuentra completamente dividido y las críticas hacia su persona por mantener estas conversaciones con Corbyn no han dejado de arreciar en las últimas horas. Presiones internas La posibilidad de una unión aduanera común parece ahora la opción más probable, aunque desde el Gobierno se buscaría, según la prensa británica, denominarla de otra forma para no enfurecer aún más a los, muchos, diputados tories que rechazan ese escenario. El propio Corbyn confirmaba que esta es la principal petición de su grupo de cara a conseguir un acuerdo que llevar al Parlamento. Para alcanzar eso, May fue clara y volvió a reiterar a su vez que sin aprobar antes el Acuerdo de Retirada no se puede modificar esa Declaración Política, que determina la futura relación con la UE. May no fue la única que tuvo que sufrir las presiones de sus diputados por el encuentro con el líder de la oposición. El propio Corbyn vio como durante la mañana prominentes parlamentarios de su bancada le intentaban imponer condiciones para sentarse en la mesa de diálogo con la primera ministra. La más importante de todas, la de mantener la celebración de un segundo referéndum sobre la mesa y que sea la ciudadanía la que decida en última instancia si da el visto bueno a lo consensuado y votado en el Parlamento. La agenda de la primera ministra estuvo al completo ayer, ya que tras reunirse con Corbyn, hizo lo propio con los ministros principales de Escocia (Nicola Sturgeon) y Gales (Mark Drakeford). Guerra de guerrillas El día no había comenzado bien para May, que había tenido que soportar otras dos dimisiones en el seno de su Gobierno. La primera de ellas la del secretario de Estado para Gales, Nigel Adams y a media mañana la del secretario de Estado para el Brexit, Chris Heaton-Harris (con esta última renuncia son ya 8 cargos ministeriales, entre ellos dos ministros, los que han dimitido de sus funciones en los 33 meses que lleva este departamento en funcionamiento). Mientras, en el Parlamento, un grupo de diputados trataba de sacar adelante una ley que obligue a Theresa May a pedir esa prórroga y obligar al Gobierno a abandonar la idea de salir sin acuerdo el próximo 12 de abril. Una iniciativa que se inició ayer y que si es aprobada deberá ser ratificada por los Lores. Ayer comenzó la primera fase de ese proceso con el que los diputados intentan incluir esa premisa en la legislación vigente y obligar por ley a la primera ministra a cumplirla.
04-04-2019 | Fuente: abc.es
El Parlamento británico aprueba por solo un voto pedir otra prórroga del Brexit
Theresa May y Jeremy Corbyn no sacaron ayer nada en claro en la primera toma de contacto entre ambos para tratar de desencallar el Brexit. La reunión entre la primera ministra y el líder de la oposición fue «útil pero no concluyente» según el laborista, y «constructiva» según un portavoz de la «premier». Lo único acordado en el encuentro, como confirmaban desde Downing Street, fue la formación de un grupo de trabajo conjunto en el que las conversaciones serán constantes. De hecho, ayer por la noche continuaron y hoy durante toda la mañana May y Corbyn se volverán a reunir para tratar de consensuar una postura común con la que salir con un acuerdo de la UE y evitar el precipicio de una salida abrupta el próximo 12 de abril. Acorde a lo difundido desde el Gobierno de May ambas partes «mostraron flexibilidad» y se comprometieron a «poner fin a la actual incertidumbre de Brexit». Mientras, en el Parlamento, un grupo de diputados logró anoche sacar adelante una moción que obligue a Theresa May a pedir otra nueva prórroga, y fuerce al Gobierno a abandonar la idea de salir sin acuerdo el próximo 12 de abril. La iniciativa salió adelante por solo un voto. Fue Corbyn el que desveló los detalles de esa reunión y aseguró a la salida de ese encuentro que no se avanzó lo suficiente. «No ha habido tantos cambios como yo esperaba» aseguró el líder de la oposición. Además, confirmó que el escenario del no acuerdo no estuvo sobre la mesa en ningún momento y que fue el quien habló sobre la posibilidad de un segundo referéndum. La reunión de ayer se centró, sobre todo, en acercar posturas y en elementos especificos cómo garantizar los estándares medioambientales europeos y los derechos de los trabajadores. La postura del laborismo parece clara, obligar a May a virar hacia una relación más cercana con la UE una vez Reino Unido abandone el club comunitario. A ese escenario parece abocado ahora el proceso y el mecanismo sobre como llevarlo a cabo es clave para la primera ministra. Su partido se encuentra completamente dividido y las críticas hacia su persona por mantener estas conversaciones con Corbyn no han dejado de arreciar en las últimas horas. Presiones internas La posibilidad de una unión aduanera común parece ahora la opción más probable, aunque desde el Gobierno se buscaría, según la prensa británica, denominarla de otra forma para no enfurecer aún más a los, muchos, diputados tories que rechazan ese escenario. El propio Corbyn confirmaba que esta es la principal petición de su grupo de cara a conseguir un acuerdo que llevar al Parlamento. Para alcanzar eso, May fue clara y volvió a reiterar a su vez que sin aprobar antes el Acuerdo de Retirada no se puede modificar esa Declaración Política, que determina la futura relación con la UE. May no fue la única que tuvo que sufrir las presiones de sus diputados por el encuentro con el líder de la oposición. El propio Corbyn vio como durante la mañana prominentes parlamentarios de su bancada le intentaban imponer condiciones para sentarse en la mesa de diálogo con la primera ministra. La más importante de todas, la de mantener la celebración de un segundo referéndum sobre la mesa y que sea la ciudadanía la que decida en última instancia si da el visto bueno a lo consensuado y votado en el Parlamento. La agenda de la primera ministra estuvo al completo ayer, ya que tras reunirse con Corbyn, hizo lo propio con los ministros principales de Escocia (Nicola Sturgeon) y Gales (Mark Drakeford). Guerra de guerrillas El día no había comenzado bien para May, que había tenido que soportar otras dos dimisiones en el seno de su Gobierno. La primera de ellas la del secretario de Estado para Gales, Nigel Adams y a media mañana la del secretario de Estado para el Brexit, Chris Heaton-Harris (con esta última renuncia son ya 8 cargos ministeriales, entre ellos dos ministros, los que han dimitido de sus funciones en los 33 meses que lleva este departamento en funcionamiento).
20-02-2019 | Fuente: abc.es
De rodillas sobre la pista de aterrizaje del aeropuerto de Managua, el sacerdote Ernesto Cardenal no obtuvo el 4 de marzo de 1983 la bendición que pedía a Juan Pablo II y sí, en cambio, una dura reprimenda que dio la vuelta al mundo. Casi 35 años después, el exministro sandinista y laureado poeta nicaragüense ha vuelto a ponerse de rodillas ante un Papa para pedir perdón. Y Francisco se lo ha concedido. Ernesto Cardenal, suspendido desde 1984 de sus funciones como sacerdote por su negativa a abandonar la política, ha sido absuelto de todas las censuras eclesiásticas. Esta semana, revestido con la estola en su cama de un hospital de Managua, Cardenal r?ecibió la Comunión de manos del nuncio. Con 94 años y gravemente enfermo, el poeta del sandinismo y rapsoda de la Teología de la Liberación morirá como sacerdote y reconciliado con la Iglesia. La noticia ha sido un soplo de aire puro en los medios, acostumbrados desde hace tiempo a publicar solo noticias escabrosas y denuncias contra el sacerdocio católico. El Vaticano ha podido comprobar que Ernesto Cardenal cumplió delicadamente las penas canónicas, lleva muchos años apartado de la política, y recientemente pidió por escrito al Papa Francisco el perdón y el regreso al sacerdocio. El retorno de Ernesto Cardenal al seno de la Iglesia sella, en cierto modo, una etapa convulsa y marcadamente ideológica de la izquierda política nicaragüense, y en general de los movimientos «liberacionistas» latinoamericanos de los años setenta y ochenta del siglo pasado. Su peculiar maridaje de categorías marxistas con valores cristianos produjo errores prácticos de cajón, tanto en las guerrillas como en los gobiernos que surgieron entonces inspirados por sus principios. Pero al menos había idealismo en muchos de sus líderes. Existía un impulso emocional y un afán de justicia social que hoy brilla por su ausencia en el neosandinismo marrullero del matrimonio Ortega, groseramente obsesionado por aferrarse al poder a toda costa.
1
...