Infortelecom

Noticias de guerrillas

04-05-2020 | Fuente: abc.es
El Senado francés rechaza el plan de desconfinamiento del Gobierno para Francia
El Senado (segunda cámara del Parlamento francés) ha votado la tarde del lunes en contra del plan de desconfinamiento aprobado la semana pasada por la Asamblea Nacional (AN, primera cámara). Escaramuza parlamentaria que abre una inflamable «guerra de guerrillas» política que no debiera afectar a la fecha del principio del desconfinamiento anunciado para el próximo día 11. Según el modelo parlamentario francés, el Gobierno propone sus proyectos de Ley a las dos cámaras del Parlamento, AN y Senado, que deben aprobar el proyecto, matizándolo, ocasionalmente. Si ese debate se prolonga, el Gobierno puede recurrir al artículo 50.1 de la Constitución que le permite imponer un decretazo para poner fin a unos debates parlamentarios si se teme o sospecha que pudieran prolongarse indefinidamente. La semana pasada, la AN aprobó con 368 votos a favor, 100 en contra y 103 abstenciones el proyecto de desconfinamiento propuesto por el primer ministro, Édouard Philippe. Ayer, el Senado rechazó ese proyecto con 89 votos en contra, 81 a favor y 174 abstenciones. El rechazo del Senado a su plan de desconfinamiento pone a Emmanuel Macron en una situación política delicada, cuando están apareciendo dudas de cierto calado entre una opinión pública que recibe a diario una multitud de mensajes e iniciativas que rozan lo contradictorio. La segunda fase del desconfinamiento, que debiera comenzar el lunes día 11, puede confirmarse. Pero el presidente y su Gobierno entran en una fase de turbulencias inflamables. Primera grieta El presidente Macron ha presentado a debate todas las grandes decisiones políticas, económicas y sanitarias ante las dos cámaras del Parlamento. Con éxito. Hasta ayer cuando estalló un amago de crisis y resistencia. El Gobierno puede seguir adelante con su proyecto de desconfinamiento, paralelo a la prolongación del Estado de urgencia sanitaria, que tiene previsto prolongar hasta finales de junio. Macron tiene mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, donde no existe resistencia ni oposición significativa. La derecha tradicional es mayoritaria en el Senado, donde es muy visible una suerte de fragmentación política. Rechazando el proyecto de desconfinamiento, el Senado levanta un «hacha de guerra» no solo simbólica. La resistencia y rechazo del Senado, mayoritariamente conservador y moderado ilustra bien la aparición de divergencias políticas y sociales de cierto calado, que pueden complicar el proceso de desconfinamiento que debe comenzar el próximo lunes. La semana pasada, el Gobierno anunció que se reservaba la posibilidad de dar un «parón» a todo el proceso de desconfinamiento, si los indicadores sanitarios fuesen menos favorables de lo esperado, amenazando con precipitar una segunda ola, que no está completamente descartada. El Senado confirma una división que son un reflejo fiel de las incertidumbres de la opinión pública. Según el plan de desconfinamiento previsto, a partir del día 11 funcionarán escuelas y transportes públicos, abrirán comercios. A finales de mayo debe estudiarse la posible apertura de bares y restaurantes. Édouard Philippe completó esos proyectos anunciado la concesión de 200 euros a unos 800.000 jóvenes menores de 25 años y condición modeta para frenar la crisis del coronavirus. Proyectos y gestos que no convencieron a los senadores y la opinión pública percibe con reserva. Muchos padres franceses son partidarios des desconfinamiento pero desconfían de la vuelta al colegio. Macron ha deseado someter su acción política, durante la crisis, al control parlamentario, la concertación política y social. El rechazo del Senado al proyecto abre una primera grieta en ese proyecto global. No existe oposición política radical. Sindicatos e izquierda son «invisibles». Macron y su gobierno podrán escuchar y matizar sus proyectos, o seguir por la estrecha y peligrosa vía del poder absoluto y solitario.
07-04-2020 | Fuente: elpais.com
Shirley Jackson: el hogar como campo de batalla
La vida en familia de los escritores, a menudo confinados por voluntad propia, es una guerra de guerrillas. Cualquier parecido con nuestra nueva realidad no es pura coincidencia
08-03-2020 | Fuente: abc.es
Las líneas rojas que EE.UU. no cumplió en Siria
La guerra en Siria se convirtió en un problema imposible de resolver para Estados Unidos desde que Barack Obama le marcó al régimen de Bashar al Assad una línea roja que este ignoró en repetidas ocasiones sin ninguna represalia por parte la primera potencia mundial. En 2012, el entonces presidente norteamericano advirtió al régimen sirio de graves represalias si empleaba armas químicas. Las usó, no una sino varias veces, sin ninguna consecuencia. Es más, la intervención de Rusia, que llegó al conflicto primero como mediador y luego como aliado militar de Damasco, le está permitiendo a Al Assad acabar victorioso un conflicto que pronto cumplirá una década. Para el actual presidente, Donald Trump, el conflicto sirio es un ejemplo de lo que en campaña llamó «eternas guerras sin sentido», a las que prometió poner fin una vez llegara al gobierno. Mientras se le ha resistido negociar la salida de Irak y Afganistán, el presidente dio en octubre la orden de repliegue del norte de Siria, dejando a los kurdos, aliados de Washington, a merced del avance de Turquía. La cúpula del Pentágono sólo ha sido capaz de convencer a Trump de que deje unos cientos de soldados en Siria con la excusa de que son necesarios para que unos campos petrolíferos no acaben en manos de Rusia o del régimen sirio. La excusa de Trump «Nos estamos quedando el petróleo, sólo por eso estamos ahí», suele decir el presidente en sus mítines, como una excusa de por qué el repliegue de Siria no es completo. Lo cierto es que es ilegal que un país envíe tropas a otro para apropiarse de sus recursos naturales, y los soldados norteamericanos no sólo se encargan de vigilar campos de crudo. El mes pasado una guerrilla afín al régimen de Al Assad atacó en un puesto de control en el noreste del país a un convoy de las fuerzas armadas norteamericanas. Las imágenes que luego difundió la agencia estatal de Gobierno sirio mostraban a unos milicianos disparando y apedreando a unos vehículos acorazados con la bandera estadounidense. En ese vídeo los soldados norteamericanos se defienden y devuelven fuego, matando a un sirio e hiriendo a otro. Durante años no ha quedado claro en Washington cuál era el mal menor en Siria, si un régimen acusado de delitos de lesa humanidad apoyado a la vez por Irán y Rusia o una mezcla de guerrillas islamistas que llegó a Siria del vecino Irak ondeando la bandera del Estado Islámico y retransmitiendo por internet brutales asesinatos de periodistas y cooperantes, varios de ellos norteamericanos. En el eterno paisaje cambiante de Oriente Próximo, EE.UU. ha compartido enemigos con sus propios enemigos, y en un punto incluso se vio caer del lado de Rusia, Irán y Damasco en su campaña contra los yihadistas del Daesh, que crearon su «califato» en una tierra de nadie entre Irak y Siria. Una vez este grupo islamista ha quedado doblegado, muerto su líder en Siria en una operación norteamericana, Trump ha decidido lavarse las manos y retirarse, lo que finalmente supone una victoria para Al Assad y para Rusia, que tiene en la costa mediterránea de Siria una de sus bases navales más importantes. Turquía tiene sus propios intereses, y ve con recelo el avance del régimen de Al Assad sobre Idlib, otro de los bastiones de la oposición siria. Hubo un tiempo en que la comunidad internacional negociaba con unos rebeldes moderados apoyados por Turquía que en teoría estaban a punto de marchar sobre Damasco para crear en Siria un régimen democrático. EE.UU. también les apoyó en su momento, pero como muchas de las promesas hechas en Siria, estos han quedado en el olvido.
29-02-2020 | Fuente: abc.es
Macron recurre a un «decretazo» para imponer su reforma del sistema nacional de pensiones
Édouard Philippe, primer ministro de Emmanuel Macron, anunció en la tarde del sábado, ante la Asamblea Nacional (AN), que su Gobierno recurrirá a un «decretazo» para aprobar sin debate parlamentario la histórica, muy polémica y desguazada reforma del sistema nacional de pensiones. La Constitución de la V República permite a cualquier gobierno recurrir a su artículo 49-3 para aprobar, sin debate parlamentario, cualquier proyecto de Ley, si no existe una mayoría parlamentaria que pida, vote y consiga la censura y el derrocamiento del gobierno. Macron tiene una mayoría parlamentaria absoluta. La oposición conservadora y socialista es minoritaria y está dividida. Tras año y medio de concertación fallida y de un trimestre corto de huelgas y manifestaciones, el Gobierno presentó su proyecto de Ley de reforma del sistema nacional de pensiones y, a primeros de febrero, comenzó una implacable guerra de guerrillas parlamentaria, con la presentación de más de 40.000 enmiendas. Discutirlas era un trabajo parlamentario sencillamente absurdo, imposible. Hubiese necesitado meses y meses de agrias discusiones sin fin. Ante tal evidencia, Macron ha ordenado a su jefe de Gobierno, Édouard Philippe, recurrir al artículo 49-3 de la Constitución, para imponer, con un «decretazo» una reforma que todavía tiene muchos flecos por negociar, comenzando por su financiación. El recurso al 49-3 es un «decretazo» clásico en la guerra parlamentaria de la V República, que ha sido utilizado en ochenta y ocho ocasiones en los últimos sesenta años. Georges Pompidou, Valery Giscard d?Estaing, François Mitterrand, Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y François Hollande utilizaron el 49-3 en situaciones más o menos críticas con un costo político duro o muy duro, siempre. La pareja formada por François Hollande, en el Elíseo, y Manuel Valls, como primer ministro, terminó hundiéndose, políticamente, recurriendo en seis ocasiones a sucesivos «decretazos» que imponían sus leyes y criterios sin convencer a nadie, dividiendo a su propia mayoría parlamentaria. En el ecuador de su mandato presidencial, iniciado el mes de mayo del 2017, Emmanuel Macron recurre por vez primera al artículo 49-3 de la Constitución, para terminar imponiendo una reforma del sistema nacional de pensiones que deja en suspenso muchas divisiones, crisis y enfrentamientos. En la AN no existe hoy una mayoría parlamentaria capaz de presentar una moción de censura digna de ese nombre, capaz de derrocar al Gobierno de Macron, que podrá imponer su autoridad institucional con un «decretazo» clásico de la V República. La Ley que habrá cambiado el sistema nacional de pensiones será una realidad esta primavera. Podrá comenzar a aplicarse a finales de año, con un calendario de aplicación práctica que se prolongará durante los próximos años. Se trata, sin duda, de una reforma «histórica», parcialmente desguazada. Los 42 modelos de pensiones serán sustituido por un sistema único y «universal», con muchas y sensibles excepciones. Muchas profesiones y colectivos han conseguido estatutos particulares. Las pensiones muy privilegiadas de funcionarios y servicios públicos irán transformándose a lo largo de los próximos años. Se trata de un cambio de gran calando, que tiene un costo político duro y grave para Emmanuel Macron. Según los últimos sondeos, un 70 o un 73 % de los franceses tienen mala o muy mala opinión del presidente de la República. El recurso a un «decretazo» puede agravar la imagen de un presidente «autoritario». Las elecciones municipales del 15 y el 22 de este mes de marzo corren el riesgo de ser un temible varapalo para el partido del presidente.
25-02-2020 | Fuente: abc.es
Macron tendrá que recurrir a un decretazo para salvar su reforma de pensiones de 40.000 enmiendas
Emmanuel Macron tendrá que recurrir a un decretazo de excepción, si desea salvar su reforma del sistema nacional de pensiones del campo de minas de más de 40.000 enmiendas parlamentarias, cuya discusión se prolongaría durante meses y meses corriendo el riesgo de agravar la crisis de fondo. Macron duda si recurrir a un decretazo de excepción antes o después de las próximas elecciones municipales del 15 y el 22 de marzo, que también se presentan mal para el presidente de la República y su partido, La República En Marcha (LREM). Tras año y medio de concertación fallida y dos meses de huelgas a repetición, el Gobierno presentó su proyecto de Ley ante la Asamblea Nacional (AN) a primeros de febrero. El Gobierno, la patronal y los sindicatos siguen negociando la todavía incierta financiación del futuro sistema nacional de pensiones, sin saber cuando podrá «cerrarse» un chalaneo que tiene muchos flecos políticamente envenenados. Mientras Gobierno, patronal y sindicatos prosiguen sus negociaciones, LREM ha comenzado a defender un complejo y desguazado proyecto de Ley, enfrentándose a una temible «guerra de guerrillas» parlamentarias: la oposición de izquierda, derecha y extrema derecha ha presentado 40.000 enmiendas, amenazando con bloquear la discusión parlamentaria durante semanas y meses de incertidumbre. Discutir en la AN 40.000 enmiendas, a cara de perro, corriendo el riesgo de nuevas jornadas de huelga y manifestaciones sindicales, antes y después de la campaña de las elecciones municipales del mes de marzo que viene, es una amenaza palmaria contra el grupo parlamentario y el Gobierno. Ante tal incertidumbre y bloqueo parlamentario, la Constitución de la V República ofrece al legislador un recurso eficaz: el artículo 49.3 permite aprobar por decreto cualquier Ley, siempre que no haya una mayoría parlamentaria capaz votar la censura y derrocamiento del Gobierno. LREM tiene mayoría parlamentaria. No existe mayoría capaz de votar la censura del Gobierno. Se presta a Emmanuel Macron la intención de recurrir al artículo 49.3 de la Constitución para aprobar con un decretazo una reforma que se ha transformado aun rompecabezas político grave. El decretazo permitiría aprobar la reforma del sistema nacional de pensiones, «pasando página». Pero también pudiera tener un costo político sensible, cuando el presidente de la República tiene de un 70 a un 73 % de opiniones negativas en los sondeos de opinión.
18-02-2020 | Fuente: abc.es
Al menos siete muertos en un ataque con explosivos en el suroeste de Colombia
Al menos siete personas murieron y varias resultaron heridas este lunes en un atentado con explosivos cometido en una carretera del convulso departamento del Cauca, en el suroeste de Colombia, confirmaron las autoridades a Efe. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr"><a href="https://twitter.com/hashtag/EFETV?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#EFETV</a> | Asciende a siete el número de personas muertas por la explosión de un autobús en Colombia<a href="https://t.co/Ov4UmWW82X">https://t.co/Ov4UmWW82X</a> <a href="https://t.co/vy3sA3y5Fw">pic.twitter.com/vy3sA3y5Fw</a></p>&mdash; EFE Noticias (@EFEnoticias) <a href="https://twitter.com/EFEnoticias/status/1229642208804003840?ref_src=twsrc%5Etfw">February 18, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Víctor Mondragón, comandante de Bomberos del municipio de Rosas, donde ocurrió el ataque, dijo a Efe que el saldo preliminar es de cinco muertos y de varias heridos que fueron rescatados. Según explicó la explosión provocó además el incendio de un autobús y de otros tres vehículos. El gobernador del Cauca, Elías Larrahondo, explicó que el ataque se produjo en un sector conocido como Párraga y que ante lo ocurrido fue activado el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (CRUE). «Nos coordinamos con la Fuerza Pública y organismos de investigación para esclarecer los hechos y dar con los responsables», afirmó en Twitter Larrahondo, quien anunció que estará al frente del Puesto de Mando Unificado (PMU) para atender la emergencia. Las autoridades militares y policiales no se han pronunciado aún sobre este ataque, que ocurre en un momento de zozobra en Colombia por el recrudecimiento de las acciones armadas de las guerrillas del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y del Ejército Popular de Liberación (EPL), enfrascadas en una lucha por el control territorial principalmente en la región del Catatumbo, fronteriza con Venezuela. La Defensoría del Pueblo manifestó que lo ocurrido fue un «atentado con coche bomba» y calificó el ataque de «acto cruel e indiscriminado que infringe el DIH (Derecho Internacional Humanitario)». «Condenamos su ocurrencia, nos solidarizamos con las víctimas y el pueblo caucano. Esperamos acciones urgentes de las autoridades para investigar, juzgar y sancionar a los responsables», añadió el organismo. El departamento del Cauca está inmerso en una espiral de violencia generada por las disputas territoriales de distintos grupos al margen de la ley, como disidencias de la desmovilizada guerrilla de las FARC, el ELN y cárteles mexicanos del narcotráfico. Su rivalidad por el control de tierras para el tráfico de drogas hace de este departamento uno de los que tiene mayor superficie de cultivos ilícitos en Colombia, con 17.177 hectáreas sembradas de coca, según cifras del centro de investigación del crimen organizado InSight Crime. El 22 de noviembre pasado al menos tres policías resultaron muertos y siete heridos en un atentado con explosivos perpetrado contra una comisaría del municipio caucano de Santander de Quilichao.
02-02-2020 | Fuente: abc.es
Ese doble rasero en vigor
Hoy se clausura la decimoquinta edición del Hay Festival en Cartagena de Indias. Una cita en la que se han encontrado, una vez más, docenas de escritores y pensadores de múltiples nacionalidades. Y una cita en la que puede haberse puesto de manifiesto un doble rasero a la hora de seleccionar a qué políticos se puede convocar a hablar de cuestiones de actualidad. Dos expresidentes ocuparon las principales tribunas: el colombiano Juan Manuel Santos y la brasileña Dilma Rousseff. Santos es un expresidente que obtuvo un cuestionado premio Nobel de la Paz en 2016 por un acuerdo con las guerrillas de su país que rechazó la mayoría de los colombianos que se manifestaron en el plebiscito que debía ratificar el pacto. Pero las reticencias populares ya se habían puesto de manifiesto en las urnas con anterioridad. En plena negociación con las FARC en 2014 Santos se presentó a la reelección y perdió en primera vuelta. La cosa no iba bien y la campaña santista estaba apurada de dinero: ¿quién aportó fondos? Odebrecht, la compañía que ha generado los mayores casos de corrupción en toda Iberoamérica, que se ha llevado por delante presidentes y ministros de diferentes países. Resultado de ello es que el tesorero de la campaña de Santos, Roberto Prieto, fue condenado a cinco años y dos meses de prisión. Pero Santos se niega a contestar preguntas sobre la financiación de su campaña y a pesar de los muchos encuentros suyos con dirigentes de Odebrecht, documentados incluso con fotografías, él niega ningún conocimiento de esa financiación. En su presencia en el Hay, el asunto no apareció en la conversación. Sólo hubo una referencia a los dineros «mal habidos» en campañas electorales del mundo entero con candidatos de todo signo. Era pertinente. Santos tiene una notable singularidad política. En las elecciones de 2010 ganó la Presidencia con el apoyo de la derecha y contra un candidato de izquierda, Antanas Mockus. Y en las de 2014 ganó con el apoyo de la izquierda contra uno de derecha, Óscar Iván Zuloaga. Iguales honores disfrutó Dilma Rousseff sobre la que no hay sospechas, no. Hay la certeza de su apartamiento del poder por un caso de corrupción en el que hubo violación a la ley presupuestaria y a la ley de probidad administrativa en relación con actos de corrupción en la petrolera estatal, Petrobras, en el ámbito de la operación Lava Jato. Esta operación llevó a la cárcel a su predecesor y padrino político, Luiz Inácio Lula da Silva. Rousseff, durante una hora, respondió a apenas seis preguntas, como queriendo limitar el número de cuestiones y al borde de la campana el moderador recomendó la visión del documental sobre la destitución de la presidenta elaborado por Petra Costa. Huelga decir que ese documental roza la categoría de hagiografía. Resultaba más interesante dedicar buena parte de la intervención a explicar cómo el centro derecha y la derecha brasileños se han disuelto en una extrema derecha, culpándoles a ellos de haber llegado a esa ubicación política. No hubo ni un segundo para reflexionar sobre qué responsabilidad en la llegada al poder de Jair Bolsonaro pueden haber tenido los dos presidentes militantes del Partido de los Trabajadores que han ocupado el poder durante trece años consecutivos, entre enero de 2003 y agosto de 2016. ¿No tuvieron su gestión ni sus casos de corrupción ninguna influencia en el resultado de las elecciones que dieron la victoria a la «ultra derecha» brasileña? La cuestión que me pasaba por la cabeza escuchando a Santos y a Rousseff es si foros como el Hay invitarían con igual liberalidad a expresidentes conservadores afectados por casos de corrupción flagrantes como los de estos dos oradores. Me temo que no. El doble rasero que se aplica es evidente.
01-02-2020 | Fuente: abc.es
El Perverso-Castrismo y la crisis venezolana
Autoridades canadienses -su primer ministro, Justin Trudeau, y su ministro de Exteriores, Francois-Phillipe Champagne- han sugerido a Juan Guaidó, la necesidad de gestionar ante Cuba -eluden, al menos en sus declaraciones públicas, nombrar a Raúl Castro y al castrismo- ayuda para buscar una solución a la crisis venezolana. Dicen los dos principales jefes de la diplomacia canadiense, país con importantes intereses económicos en la isla: hay que incorporar a La Habana en la negociación. Hay que preguntarse, ¿cuál es la probabilidad de que el perverso-castrismo, que participa de forma directa, no solo en el diseño y el entrenamiento de los funcionarios torturadores, sino en la ejecución misma de las cada vez más cruentas prácticas de tortura, contra presos políticos civiles y militares, quiera encontrar una solución a la tragedia venezolana, de la que es beneficiario neto e impune? El perverso-castrismo es el responsable de planificar y asesorar en la materialización de crímenes de lesa humanidad en Venezuela (también en Nicaragua), cometidos durante distintas protestas pacíficas protagonizadas por ciudadanos venezolanos. Más todavía: ha sido factor de estímulo para la creación de estrategias que, combinando la acción conjunta de fuerzas militares, policiales y paramilitares, han derivado en la brutal represión en contra de marchas de personas indefensas. En esas acciones, no podemos olvidarlo nunca, han sido asesinadas centenares de personas. Y miles y miles han sido baleadas, gaseadas, golpeadas brutalmente, robadas, secuestradas, torturadas y abusadas sexualmente, por funcionarios guiados, en campo, por el perverso-castrismo. El perverso-castrismo -es decir, sus técnicas envolventes; su capacidad para mentir por décadas y falsear la realidad a extremos inauditos; su estructura policial y de espionaje; su inocultable odio a cualquier forma de libertad; su capacidad para movilizar la opinión de ilusos y falsos ideólogos; su experiencia para escenificar una teatralidad según la cual es víctima histórica del imperialismo; su vínculo estructural con las narco guerrillas de Colombia y con la red de corruptos del foro de Sao Paulo- es, lo quieran o no reconocer ciertas complicidades disfrazadas de «tolerante espíritu democrático», corresponsable, pero por encima de todo, y esto es lo esencial, el ganador indiscutible de la debacle venezolana. El perverso-castrismo ha alentado la destrucción de la institucionalidad y la separación de los poderes públicos en Venezuela, requisito necesario para garantizar que Chávez se mantendría en el poder de forma indefinida. El perverso-castrismo hizo los arreglos tras bastidores -de ello se jacta el embajador de Cuba en Venezuela, en sus fiestas con generales venezolanos- para que el ?más manejable? de sus títeres -el pachanguero que asistía, como diputado del Movimiento Quinta República al Congreso Nacional, con un ejemplar de la Gaceta Hípica doblado en el bolsillo trasero, que leía mientras se producían los debates en el Hemiciclo-, asumiera el poder, en un procedimiento violatorio de la Constitución. El perverso-castrismo es el autor de la más onerosa estafa cometida contra los bienes de la nación venezolana, en la forma de un intercambio de petróleo a precios irrisorios, a cambio de unos servicios, especialmente servicios médicos, cuando lo que en realidad enviaban a territorio venezolano, eran policías, militares, adoctrinadores y solo unos pocos médicos o paramédicos, muchos de ellos personas incompetentes, desactualizados, sin experiencia, ineptos para gerenciar, ni siquiera un modesto servicio de consultas médicas en cualquier barrio de Venezuela. Una de las más escandalosas vertientes de la propuesta de Trudeau&Champagne, se refiere al mismo pueblo cubano. ¿Cómo es que el régimen del perverso-castrismo podría contribuir a la liberación de Venezuela, cuando ha cumplido 61 años de opresión inclemente y sostenida sobre sus ciudadanos, cuando los ha empobrecido de forma estructural, cuando los persigue, los encierra y los tortura, cuando les impide expresarse o informarse, cuando persigue a escritores y artistas solo por opinar, cuando amenaza, detiene y encierra a cualquiera por el delito de formular preguntas, cuando mantiene una red de espías y sometimiento esparcida por toda la geografía de la isla, cuando ha puesto en marcha una nueva constitución cuyo único propósito es cronificar el modelo opresivo-comunista por los siglos de los siglos? ¿Cómo es que el perverso-castrismo, que financiado por el narco régimen de Venezuela, está ahora mismo dedicado a la desestabilización de América Latina, bajo la tesis de que ello impulsará, en un relativo corto tiempo, el ascenso de gobiernos afines, detendrá su tóxica estrategia para facilitar un proceso por el cual, Maduro saldría del poder para facilitar que se organicen elecciones libres y transparentes? Pero sobre todo, ¿cómo es que el perverso-castrismo, que vive del petróleo venezolano y de toda una red de empresas fantasma a las que Petróleos de Venezuela envía dólares, que se beneficia de la extracción y venta ilícita de los minerales venezolanos, que recibe financiamiento desde distintos entes de la administración pública venezolana, como es qué, insisto, facilitará un cambio en Venezuela, cuando ese cambio significará, ni más ni menos, que no continuará recibiendo los inmensos recursos que le han regalado por dos décadas, primero Chávez y ahora Maduro?
13-01-2020 | Fuente: elpais.com
Harry Villegas, compañero del Che en las guerrillas del Congo y Bolivia
Pombo, el hombre que acompañó a Ernesto Guevara en todos sus frentes de guerra, murió en La Habana a los 81 años
03-01-2020 | Fuente: abc.es
Trump dice que ordenó la muerte del general iraní «para evitar una guerra»
El presidente de Estados Unidos ha dicho este viernes en su primer discurso tras la muerte en un bombardeo aéreo en Bagdad del general iraní Qassem Soleimani, el militar más poderoso e influyente en Irán, que ordenó el ataque con misiles «para evitar, no para comenzar, una guerra». «No queremos un cambio de régimen [en Irán], pero las agresiones del régimen iraní en la zona, incluido el uso de guerrillas afines para generar desestabilización, debe acabar», dijo el presidente en un breve discurso a la nación desde Florida, donde ha pasado las vacaciones de año nuevo. Tras manifestar que no quiere un conflicto armado con Irán, Trump advirtió a la República Islámica en contra de tomar represalias por la muerte de Sulemaní en Irak: «Estoy preparado para tomar las medidas necesarias y responder a Irán en caso de cualquier agresión contra ciudadanos americanos». El presidente dijo que tiene una lista de objetivos a atacar en caso de que Irán responda por la fuerza a la muerte del general Sulemaní, ocurrida el jueves cerca del aeropuerto de Bagdad. El Pentágono ha ordenado un refuerzo de 3.500 soldados al golfo Pérsico. Sólo en Irak hay 5.000 uniformados estadounidenses. En el discurso, Trump admitió por primera vez que él dio la orden para matar al general con más poder de Irán. «Fue un ataque de precisión perfecto que mató al mayor terrorista del mundo, Qassem Sulemaní, que planeaba una serie de inminentes y siniestros ataques contra diplomáticos y militares norteamericanos», dijo el presidente. Antes, el Pentágono había justificado el bombardeo con drones (aviones no tripulados) por los planes inminentes de Sulemaní y la fuerza que comandaba, las Brigadas Quds, para atacar contra intereses estadounidenses en Oriente Próximo. «Sulemaní hizo de la muerte de inocentes su enfermiza pasión, contribuyendo en ataques terroristas en lugares tan distantes como Nueva Deli o Londres. Hoy recordamos a sus víctimas y nos reconfortamos al saber que su reinado de terror ha acabado», dijo el presidente. «Sulemaní ha perpetrado actos de terrorismo para desestabilizar Oriente Próximo en los pasados 20 años, y lo que EE.UU. hizo ayer debería haberse hecho hace mucho tiempo, pues se hubieran salvado muchas vidas», añadió Trump en una intervención en la que no respondió a preguntas. Según la diplomacia norteamericana, Sulemaní es responsable de la muerte de casi 700 soldados de EE.UU. durante la última guerra de Irak (2003-2010).
1
...