Infortelecom

Noticias de guerra

19-05-2019 | Fuente: abc.es
«The New York Times» denuncia órdenes de matar del ejército colombiano que arriesgarían vidas civiles
El Ejército de Colombia habría ordenado a sus efectivos duplicar el número de muertos criminales y rebeldes, lo que estaría poniendo en riesgo vidas civiles con un patrón similar a la práctica de los «falsos positivos» de mediados de la década de los 2000, ha publicado y denunciado «The New York Times». El diario, que ha revisado órdenes escritas y entrevistado a altos oficiales, s eñala que el Gobierno de Iván Duque está ejecutando «otra encarnación de esa política» que se dio durante la guerra con las FARC y en la que los soldados cometieron asesinatos generalizados y desapariciones civiles para cumplir cuotas. Hay una orden para que los militares no «exijan perfección» al matar, ni siquiera si tienen dudas sobre el objetivo del ataque, y algunos militares han señalado que eso implica desproteger a inocentes y ya ha ocasionado muertes sospechosas o innecesarias. El NYT sostiene que este año ha comenzado a surgir un «patrón» de asesinatos sospechosos y encubrimientos, y según entrevistas con dos oficiales, en una reunión un general ordenó a los comandantes «hacer lo que sea» para mejorar sus resultados, abriendo la puerta a «aliarse» con grupos criminales armados para obtener información. A los soldados que aumentan su número de muertes en combate se les ofrecen incentivos como vacaciones extra, dijeron los oficiales bajo condición de anonimato, y uno de ellos afirmó: «Hemos regresado a lo que estábamos haciendo antes». Nicasio Martínez cuestiona la interpretación de las instrucciones Nicacio Martínez Espinel, comandante del ejército colombiano, reconoce las órdenes nuevas y haber instruido por escrito «doblar los resultados» porque «la amenaza criminal se incrementó», pero matiza que se refiere a la planificación de las misiones y no la ejecución. No obstante, cuestiona la interpretación de las instrucciones y aclara que la orden es «ser operacionalmente efectivos», que «el respeto a absoluto a los derechos humanos es lo más importante» y todo lo que haga el Ejército "tiene que estar en el marco de la ley". El NYT señala, citando a la ONG Human Rights Watch, que Martínez es un oficial vinculado a los asesinatos de mediados de la década pasada conocidos como los «falsos positivos», de entre nueve altos cargos nombrados por el presidente Duque, pero él asegura que ni participó en los homicidios ni está siendo investigado. En Colombia, se conoce como «falsos positivos» a las ejecuciones extrajudiciales de civiles que el Ejército presentaba como muertos en combate tras secuestrarles y vestirles de guerrilleros en el contexto de la guerra con las FARC y en especial durante el Gobierno de Álvaro Uribe. La ONU informó en 2011 que se investigaba al menos 3.000 «falsos positivos» pero estimaciones posteriores han situado la cifra en unos 4.200, y el año pasado la Fiscalía presentó 2.248 casos a la Jurisdicción especial para la Paz, el tribunal creado para juzgar los crímenes de guerra en virtud del acuerdo de paz con las FARC. La respuesta de Iván Duque El presidente de Colombia, Iván Duque , ha respondido a la publicación de «The New York Times» asegurando que su país tendrá «cero tolerancia» con los miembros de sus Fuerzas Armadas que violen los Derechos Humanos y el Derecho Internacional humanitario. Además, ha afirmado que todas las operaciones militares se hacen respetando la Constitución y la ley. «Todas las Fuerzas Militares y de Policía han tenido también una instrucción clara de parte mía desde el primer día del Gobierno y es obrar siempre con la Constitución y la ley, en estricta defensa de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional humanitario», ha subrayado el dirigente colombiano.
19-05-2019 | Fuente: elpais.com
Insecto contra insecto: la (rentable) guerra de las plagas
Agrobío factura 30 millones con plaguicidas biológicos en los que depredadores ?buenos? sustituyen al uso de químicos
18-05-2019 | Fuente: abc.es
Graban el momento en el que un caza F-16 se estrella en un almacén en California
Un caza F-16 de la Fuerza Aérea estadounidense de la Base de la Reserva Aérea March Joint se estrelló el pasado jueves 16 en la ciudad de Riverside, en el estado de California, durante una operación de entrenamiento de rutina, alcanzando a un almacén ubicado cerca de la pista. Las autoridades han confirmado que el piloto del caza se encuentra bien después de que se eyectara de la aeronave. En las últimas horas ha trascendido que el impacto fue grabado en dos tomas: desde el exterior, en el momento de la colisión, y en el interior del almacén, grabado por un empleado. #BREAKING: Video of that F16 crashing into a warehouse near March AFB. Courtesy Ty Stanonis. @CBS8 pic.twitter.com/CBOJAd0v0J? Barbara Richards (@sdbrichards) 17 de mayo de 2019«Un avión se ha estrellado contra un edificio. El piloto se ha eyectado y está siendo evaluado médicamente. Manténgase alejado de la zona», señalaba la oficina del sheriff del condado de Riverside a través de su cuenta de Twitter. Un portavoz del Ejército ratificó a la cadena NBC que el F-16 siniestrado llevaba armas de guerra, lo que llevó a los bomberos a alertar al equipo de control de materiales peligrosos. Un empleado del almacén, Jeff Schoffstall, grabó las consecuencias del impacto del F-16 en el edificio. «Mierda.. Eso es un puto avión militar.. es un avión militar en nuestro edificio», se escucha en la grabación.
18-05-2019 | Fuente: abc.es
El número dos del gobierno austriaco dimite tras la aparición de un escandaloso vídeo
El número dos del gobierno austriaco y líder del partido de extrema derecha FPÖ, Christian Strache, ofrecerá a mediodía una rueda de prensa para explicar la situación en la que queda el gobierno en Viena, después de que el canciller Sebastian Kurz, del Partido Popular (ÖVP), le haya comunicado que no desea seguir trabajando con él. La fulminante ruptura tiene lugar después de que dos publicaciones alemanas, «Der Spiegel» y «Sueddeutsche Zeitung», publicasen anoche comprometedores fragmentos de una grabación con cámara oculta de una reunión que habría tenido lugar antes de las elecciones en Austria. Según estas grabaciones, durante una reunión en julio de 2017 a la que también asistía el destacado miembro del FPÖ Johann Gudenus, Strache prometió a un inversor ruso en un chalet en Ibiza contratos públicos a cambio de ayudas para la campaña electoral de su partido. En realidad se trataba de un montaje para cazar al jefe del FPÖ que se ha hecho público a solo una semana de las elecciones europeas y cuando la tensión entre los miembros del gobierno de Viena era ya evidente. En las imágenes se ve al vicecanciller Strache y a Johann Gudenus, jefe del grupo parlamentario del FPÖ, discutiendo con una mujer, que afirma ser la sobrina de un oligarca ruso, sobre cómo puede invertir dinero en Austria, concretamente para controlar el periódico de mayor tirada del país, el Krone Zeitung. La conversación se centra principalmente en la posibilidad de adquirir una participación importante del accionariado del poderoso tabloide austríaco. Se oye a Strache sugerir que, bajo un nuevo liderazgo, el Krone podría ayudar al FPÖ en su campaña electoral. También sugiere a la mujer que esta podría tener acceso a contratos públicos. «Ella tendrá todos los contratos públicos obtenidos actualmente por Strabag», dice Strache, en referencia a un grupo austríaco de construcción clave en el sector. También queda registrado cómo rechaza que se puedan dar resistencias en el seno de la redacción del Kronen Zeitung porque «los periodistas son los mayores prostituidos del planeta», afirma. Petición de dimisiones Tras la publicación de estos videos, los principales partidos de oposición austriacos se han apresurado a reclamar la dimisión de Strache y, por haber formado coalición de gobierno con él, también la dimisión del jefe del Partido Popular austriaco. La principal formación de oposición, el Partido Socialista (SPÖ), ha calificado el asunto del «mayor escándalo» de la república austriaca de posguerra. El partido liberal NEOS se ha hecho eco de la petición de renuncia y ha declarado que las elecciones parlamentarias ahora se han convertido en «inevitables». En una primera reacción, Strache ha admitido que la reunión tuvo lugar, pero ha negado haber cometido delito alguno. El líder de extrema derecha ha declarado a Sueddeutsche Zeitung que «se consumió mucho alcohol a lo largo de la noche» y que existió una «gran barrera lingüística» durante la conversación. La prensa austriaca, por su parte, no puede ser más contundente en sus valoraciones. «Una trampa, un vídeo, un daño total: la carrera política de Heinz-Christian Strache terminó abruptamente el viernes por la noche. La coalición turquesa-azul (ÖVP-FPÖ) ha fracasado», titula el prestigioso semanario vienés Profil, que cita fuentes del partido del canciller.
18-05-2019 | Fuente: elpais.com
Matarnos sin culpa
La izquierda y la derecha que pelearon en la guerra de El Salvador se han alineado. De un plumazo los diputados de los partidos que reúnen a algunos de los señalados como criminales de guerra buscan invalidar la principal herramienta que documentó la verdad de las víctimas
18-05-2019 | Fuente: abc.es
El «conflicto eterno» de Sri Lanka
Con una sociedad aún conmocionada por los atentados que el pasado Domingo de Pascua segaron la vida de más de 300 personas, Sri Lanka recibe estos días la visita de un fantasma que creía enterrado. El pasado domingo, en respuesta a la masacre, una oleada de ataques contra mezquitas y comercios regentados por musulmanes en una ciudad cercana a la capital, Colombo, dejó una víctima mortal e impulsó al Gobierno ceilanés a decretar el toque de queda entre la comunidad musulmana. Una escalada de violencia que, en cierta forma y salvando las enormes diferencias circunstanciales que los separan, recuerda a un episodio muy reciente aún en la memoria colectiva y del cual justo hoy se cumple una década de su fin: la cruenta guerra civil que asoló el país durante 26 años, entre 1983 y el 18 de mayo de 2009. Con un balance estimado en torno a los 100.000 muertos, 800.000 desplazados en su momento álgido y un sinfín de tropelías cometidas por los dos bandos enfrentados, el conflicto ceilandés permanece como en uno de los más prolongados del sudeste asiático ?y también de los más olvidados por la comunidad internacional?. A lo largo de más de un cuarto de siglo, el Gobierno, perteneciente a la etnia mayoritaria, la cingalesa ?de religión budista?, combatió con todos los medios a su alcance a los Tigres de Liberación del Eelam Tamil, una organización terrorista guerrillera compuesta por miembros de la minoría étnica tamil, practicante del hinduismo. Nacida en 1976, los conocidos como «Tigres Tamiles» se alzaron en armas para lograr la creación de un Estado independiente de Sri Lanka llamado «Eelam» (Tierra Querida). La minoría tamil, históricamente recelada por los cingaleses ?en gran parte por haber sido favorecidos por la Corona británica durante la época de la colonización?, arrastraba entonces un profundo sentimiento de opresión que databa de más de dos décadas. Tras conseguir la independencia en 1949, los nuevos gobiernos de Ceilán ?nombre oficial de la isla entonces? iniciaron un período de reformas discriminatorias que, a lo largo de más de 20 años, lograron reducir a los tamiles a la mínima expresión a través de proyectos de ley «solo para cingaleses». Despojados del derecho al voto y el acceso a la universidad y a los servicios públicos, numerosos miembros de la comunidad tamil se fueron aglutinando en torno a la idea de un Estado propio en las regiones donde eran mayoría, en el norte y este del país. Crímenes de guerra Fue así como los Tigres Tamiles, tras una escalada de hostilidades con el Ejército a cada cuál más iracunda, acabaron enfrentándose oficialmente al Estado ceilanés en 1983 como respuesta a una huracanada revuelta conocida como «Julio Negro» que dejó cerca de 3.000 víctimas mortales de origen tamil. Las torturas y desapariciones (por parte del Ejército); atentados suicidas y uso de escudos humanos (por los tamiles); masacres indiscriminadas de civiles y atrocidades en general fueron la tónica habitual a partir de entonces. Repleto de treguas y negociaciones y mediaciones de países extranjeros para lograr la paz, el conflicto se enquistó hasta que, en de 2006, el Gobierno, decidido a resolverlo de una vez por todas, puso en marcha una ofensiva final que, lentamente, fue arrinconando a los Tigres Tamiles. Muy debilitada, la guerrilla fue finalmente aplastada el 18 de mayo de 2009 tras una acción final en la que tanto su líder, Velupillai Prabhakaran, como la último partida de combatientes que quedaba fueron abatidos por el Ejército. 26 años y decenas de miles de muertos después, la guerra veía al fin su desenlace. Desde entonces, la economía había mejorado sustancialmente, el turismo se había reavivado, el país se reconstruía y la convivencia iba regresando, a pesar de las heridas. Hasta el pasado 21 de abril. ¿La historia se repite? A simple vista, los paralelismos y similitudes entre la guerra y el desarrollo de la oleada de violencia vivida en el último mes pueden parecer evidentes. Dos religiones enfrentadas (budistas e hinduistas en su día, musulmanes y cristianos ahora) en una escalada de enfrentamientos cuyas vicisitudes, aunque hoy por hoy no se concibe que alcancen el mismo nivel de virulencia, nadie sabe a ciencia cierta en qué pueden llegar a derivar. Mario Esteban, investigador del Real Instituto Elcano especializado en la región de Asia-Pacífico, se muestra ampliamente «optimista» y no cree que las tensiones palpables lleguen a ir a más. «A diferencia de lo que ocurrió durante el conflicto, el Gobierno está tratando en esta ocasión de mantener la paz y el orden y no ha emprendido represalias contra la comunidad islámica, como sí hizo en su día con los tamiles», apunta. Sin embargo, Esteban admite que el hecho de que una parte de la comunidad islámica haya abrazado el salafismo a través de «corrientes externas procedentes de Arabia Saudí, Paquistán y el autoproclamado Estado Islámico, en cuyas filas han combatido ceilaneses», ha exacerbado inevitablemente el radicalismo religioso. En el otro extremo, Florentino Rodao, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid, ve factible que, a corto o medio plazo, cingaleses y tamiles puedan llegar a aunar fuerzas y, en consecuencia, la violencia intercomunal resurja. «No está claro hasta qué punto puede pasar, pero es una posibilidad que hay que tener muy presente», valora.
18-05-2019 | Fuente: elpais.com
Europa en la guerra comercial
Todo el iliberalismo que obstaculice el comercio internacional perjudica a la UE más que al resto
17-05-2019 | Fuente: elpais.com
Todo es personal en la España vacía
En el burgalés Castrillo de la Reina, el alcalde del PP iza la bandera del orgullo gay y desentierra fosas de la Guerra Civil
17-05-2019 | Fuente: elpais.com
Trump advierte al jefe del Pentágono de que no quiere una guerra con Irán
El presidente deja claro que quiere evitar un conflicto armado, según 'The New York Times', en una velada llamada de atención a los halcones Bolton y Pompeo
17-05-2019 | Fuente: abc.es
Hay efectos de la catástrofe venezolana que no siempre son reconocidos. Hay dimensiones de la destrucción que, en alguna medida, permanecen fuera del radar de la opinión pública, invisibles o en un segundo o tercer plano. Son cuestiones de las que apenas se habla, a pesar de su indiscutible relevancia. La urgencia de los problemas cotidianos vuelve invisibles ciertos asuntos. Por ejemplo: la destrucción de las capacidades estadísticas de Venezuela. Venezuela es un país sin indicadores. Lo que el régimen farsante llama el Sistema Estadístico Nacional es simplemente una enorme bufonada. Vaya el lector a la página del Instituto Nacional de Estadística (INE) para que verifique, por sí mismo, de lo que hablo. Algunos ejemplos: los datos de la Canasta Alimentaria Normativa se detienen en 2014. Las variaciones porcentuales del Índice Nacional de Precios al Consumidor, en el 2015 (aunque varios de sus subindicadores llegan solo hasta el 2013). El más reciente Censo Económico corresponde a los años 2007 y 2008. La Encuesta a Grandes Empresas Industriales a 2010-2011. El resumen de la Balanza de Pagos se interrumpe en el tercer trimestre de 2013. Las cifras de Exportaciones no Petroleras en octubre de 2014. Las cifras de consumo de alimentos en el primer semestre de 2014. Los datos relativos a Educación o finalizan en el 2012 o en el 2013. Los Indicadores Básicos de Salud acaban en el 2011. El capítulo titulado «Misiones» es casi un chiste: cinco gráficos de barras dedicadas al 2012. Sobre la credibilidad que podamos otorgar a esas cifras, me bastará con poner un ejemplo: en ese año (2012), el número de consultas que habría realizado la Misión Barrio Adentro fue superior a los 594 millones. Sí, ha leído bien: más de 594 millones de consultas. Esto quiere decir que, si aceptamos lo dicho por el más grande mentiroso que ha tenido la historia venezolana, Hugo Chávez, de que Barrio Adentro era utilizado por 18 millones de personas, significa que cada uno de esos 18 millones de usuarios fue a consulta 33 veces durante un año. Quien dedique su tiempo y haga un recorrido por las páginas web de Petróleos de Venezuela, Siderúrgica del Orinoco, Corpoelec, Corporación Venezolana de Guayana (y sus veinte empresas), constatará el fenómeno de la opacidad: no hay cifras de producción o de ventas. Cuando hay algunos, son datos de hace cinco o más años. En todas ellas lo que pulula es la propaganda: un rosario de falsedades. El caso de Invepal (la expropiada Venepal), es elocuente: la principal oferta informativa de su web es un pasquín de nombre Voz Obrera, que se publicó hasta el 2016, donde se incluyen mentiras como las relativas a la disminución de la pobreza, amén de páginas y páginas de verborrea sobre el imperialismo, la derecha o la guerra económica. ¿Alguna información sobre la producción de INVEPAL? Cero. Nada. No me extenderé en un tema que muy pronto correría el riesgo de volverse repetitivo: en nuestro país, las instituciones del Estado, secuestradas por una banda de criminales, no informan. Ni siquiera el Banco Central de Venezuela cumple con su obligación. Su página web, aprovecho para comentarlo, es tortuosa, ineficiente, irregular y dominada por las ausencias. Como dicen economistas expertos, es una página diseñada para ocultar, mentir o simplemente negar la realidad. He hecho este sumario recorrido para agregar un argumento más -otro más-, a esa realidad que los venezolanos y los ciudadanos bien informados de otros países, reconocemos de forma inequívoca: el poder venezolano está en manos de una banda de malhechores. La destrucción de todos los indicadores -todos, sin excepción- forma parte de un modelo de conducta: es el afán del delincuente por borrar los rastros de sus crímenes. El objetivo de fondo es impedir, hasta donde sea posible, que se difundan las cifras de mortalidad infantil, morbilidad, epidemias, asesinatos, secuestros y acciones de la delincuencia. Se pretende imponer un inmenso manto de opacidad que oculte la improductividad, el colapso, el empobrecimiento, el paisaje en ruinas, en que se está convirtiendo nuestra Venezuela. Solo necesito de un ejemplo más para mostrar el extremo al que me refiero: no hay ni una institución, ni siquiera la que tendría la obligación de informar al respecto, el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería -SAIME-, que tenga un dato, uno solo, relativo a los más de 4 millones de venezolanos que han huido del país en los últimos cinco años. Hay que entender que estas prácticas de ocultamiento y mentira, no son accidentales. Son expresión de la perversa calaña, de la putrefacción moral de un poder que mata y destruye, bajo todas las modalidades y métodos posibles: mata reprimiendo, mata de hambre, mata por enfermedad. Son los voceros de esta estructura de malhechores los que han sido enviado a un nuevo intento de negociación. A quienes sostienen que la situación de hoy es distinta a los innumerables intentos fallidos de los años 2016, 2017 y 2018, hay que decirles, tienen razón: hoy Venezuela está más destruida; las muertes han crecido; el hambre y la enfermedad se ha expandido; el número de asesinados por la represión y la delincuencia sigue creciendo; la corrupción, la tortura y los abusos están en auge, como está en auge la liquidación de la legítima Asamblea Nacional, por parte de ese ente ilegal, ilegítimo y fraudulento, llamado Asamblea Nacional Constituyente. ¿Es con esos embaucadores y criminales con los que se espera alcanzar un acuerdo para unas elecciones libres, transparentes y justas?
1
...