Infortelecom

Noticias de guerra siria

14-09-2018 | Fuente: elpais.com
La ONU prepara la posguerra siria
El mediador de Naciones Unidas se reúne en Ginebra con 10 países para abordar una reforma constitucional que permita unas elecciones en Siria
30-08-2018 | Fuente: elpais.com
Una delegación de EE UU se reúne con el jefe de la seguridad siria en Damasco
Washington condiciona su retirada de la guerra siria al acceso al petróleo y la colaboración en la lucha antiterrorista
29-08-2018 | Fuente: elpais.com
La guerra siria alcanza a los drusos
Al menos 34 civiles permanecen secuestrados por el ISIS desde su embestida en julio en la provincia drusa de Sueida
23-07-2018 | Fuente: elpais.com
Israel activa por primera vez su nuevo sistema antimisiles en la guerra siria
El escudo protector fue activado el mismo día que el jefe de la diplomacia rusa se reúne por sorpresa con Netanyahu
08-07-2018 | Fuente: elpais.com
Cuando incluso huir de la guerra siria es imposible
El avance de las fuerzas del régimen en dos provincias rebeldes ha empujado a miles de civiles hacia Jordania e Israel, que vetan el paso a los desplazados
05-03-2018 | Fuente: abc.es
Merkel se volcará para que Alemania tenga «una voz fuerte en Europa»
No solo ha logrado ser la más votada por los alemanes, sino que además ha sido votada por el 66% de las bases socialdemócratas para ocupar la Cancillería de Berlín por cuarta vez consecutiva. Incluso una encuesta publicada este lunes por la Universidad de Colonia señala que Angela Merkel goza de mayor popularidad entre la comunidad turca de Alemania que el propio presidente del país del Bósforo, Recep Tayyip Erdogan, pero no es triunfalismo lo que respira hoy el equipo de la canciller alemana, sino prisa de la jefa por empezar a trabajar y dando prioridad a los asuntos internacionales. «Me esforzaré al máximo para que el próximo gobierno trabaje por los ciudadanos de Alemania y para que el país tenga una voz fuerte en Europa, junto a Francia, ante retos globales como el comercio internacional», ha dicho en sus primeras declaraciones tras la definitiva arrancada de la gran coalición. «Es importante que el Gobierno comience a trabajar rápido y yo como posible canciller, que espero ser elegida, pondré todo mi empeño para que este gobierno trabaje bien para los ciudadanos de Alemania, pero también para Europa», ha señalado. Respondía así a los mensajes de felicitación que han llegado desde diversos gobiernos y a la abierta satisfacción que ha expresado el francés Emmanuel Macron. «Oímos que se necesita Europa, que se necesita una voz fuerte de Alemania, junto a Francia y otros socios europeos ante, por ejemplo, en la guerra siria, en la competencia de China o las nuevas reglas en el comercio internacional», apuntaba, adoptando un papel de árbitro global dispuesto a pitar los goles de Donald Trump en el partido frente a Putin, pero también a sacar tarjeta al presidente estadounidense a la menor falta arancelaria. Todos los líderes políticos tienden a internacionalizar más su trabajo en cada legislatura en el poder, y Merkel va ya por la cuarta. Con diez años más en el poder que la mayoría de sus rivales, su fluidez en inglés y ruso y cinco portadas en la revista «Time» como mujer más poderosa del mundo, no hay duda sobre el liderazgo global de Angela Merkel. La crisis de los refugiados, que a escala nacional le ha proporcionado más de un dolor de cabeza, ha llevado a Alemania a trabajar estrechamente con los países de origen en programas de desarrollo económico y creación de empleo, lo que sin duda añade una relación extraordinaria con zonas del globo que no están presentes en el G8 y en el G20, donde por otra parte Merkel se ha consolidado como inspiradora y como mediadora entre los países miembros. Mano a mano con Macron En Europa desplegará todo su repertorio de recursos durante la presidencia alemana, en 2020, aunque desde el minuto cero está ya trabajando, mano a mano con Macron, en una estructura legal que puedan recortarse fondos europeos a los países incumplidores. Merkel ha comenzado a trabajar volviendo a los mismos papeles que dejó sobre la mesa para irse a hacer campaña electoral y repite las mismas frases que en la anterior legislatura: «Solidaridad y responsabilidad son las dos caras de una misma moneda». La condicionalidad para la recepción de fondos europeos es una iniciativa alemana que Francia apoya por conveniencia. Berlín planteó que a los países que se nieguen acoger a refugiados se les corten las ayudas comunitarias y París no sólo asiente sino que además sugiere ampliar la condicionalidad a otras áreas como el respeto al Estado de derecho y la divergencia fiscal. «El presupuesto de la Unión Europea no debe servir para financiar estados que incumplen nuestros valores o hacen dumping fiscal», ha dicho sobre una condicionalidad que se podría introducir en el próximo paquete presupuestario, a aplicar después del 2020, un paso más en la Europa a imagen y semejanza de Merkel que seguirá desarrollándose durante esta legislatura. Los recortes en cohesión y sobre todo en política agrícola parecen inevitables, tal y como Merkel defendió en sus pasados cuatro años de gobierno. En casa, la canciller ha dejado el partido en manos de su sucesora, Anegrett Kramp-Karrenbauen, a la que ha designado personalmente para evitar indeseados desacuerdos. Varios de los grandes Ministerios han quedado en manos de sus socios y sin embargo amigos socialdemócratas, con los que mantiene una relación de confianza y familiaridad después de haber gobernado ocho años juntos. Y Martin Schulz, el político que llegó de Bruselas, conocedor a fondo de los pasillos comunitarios y que se creía destinado a llevar las riendas de la política europea de Alemania, se ha quemado por el camino, por lo que quien estará personalmente al frente de la política europea, sin mucho más que hacer, por cierto, será Angela Merkel.
22-02-2018 | Fuente: abc.es
Pena de muerte para los yihadistas europeos del «califato», ¿un problema menos para Europa?
En plena agonía por sobrevivir al derrumbe del «califato», decenas de terroristas de Daesh son detenidos cada día en refriegas con las fuerzas kurdo-sirias apoyadas por EE.UU. (SDF) cuando tratan de abandonar Siria. Muchos llegaron con pasaporte europeo, como los dos últimos «Beatles», la sádica banda formada por ciudadanos británicos que se encargó de martirizar, torturar y decapitar en formato televisivo a más de una decena de occidentales. Reino Unido ha aportado más de 800 «yihadistas» -la mitad ha regresado a las islas- desde que empezó la guerra siria. En Europa, Francia lidera la lista con más de 1.910 yihadistas, de los que 271 han logrado retornar a territorio francés. Todos ellos son los enemigos «número uno» de sus países: no los quieren allí por temor a más matanzas como la del Bataclan. Diecisiete años después del 11 de Septiembre, los coletazos de la guerra contra el terror iniciada por Bush continúan: ¿cómo abordar, sin vulnerar los derechos humanos y la democracia, el desafío de miles de yihadistas que quieren destrozar el modo de vida occidental? Los dos últimos «Beatles», detenidosLo más sencillo, piensan los gobiernos británico y francés, debería ser dejar a los yihadistas en Siria e Irak para que respondan allí por los crímenes cometidos. Algunos de los terroristas «europeos» se enfrentarán a la pena de muerte ante tribunales de excepción iraquíes; quienes fueron detenidos por las milicias kurdo-sirias se encuentran en un limbo de arresto indefinido; sin olvidar los retenidos bajo la vigilancia del régimen de Bashar al Assad, acusado de utilizar armas químicas contra sus opositores y de ejecutar todo tipo de torturas. Sin apenas pruebas más allá de una confesión por crímenes cometidos en bastiones como Mosul, los yihadistas capturados en Irak se enfrentan a juicios masivos que generan muchas dudas sobre si cumplen todos los estándares procesales y de derechos humanos. «Si rompen la ley en ese país deben asumir las consecuencias previstas en ese país. Ahora espero que si vemos un juicio en Irak el Gobierno francés va a hacer lo posible para que un sospechoso francés reciba un juicio justo y reclame al Estado iraquí en caso de que no reciba una protección legal y no tenga acceso a un abogado. Pero piensa qué les ocurre a muchos occidentales detenidos por tráfico de drogas en algunos países y qué margen de maniobra tienen sus Estados de origen», explica a ABC Raffaello Pantucci, director de Estudios Internacionales de Seguridad del think tank británico RUSI. Contra Irak o Siria no puede dirigirse ningún Estado por vía jurisdiccional, aclara la analista especializada en Oriente Medio y consultora Itxaso Domínguez. «Como mucho, el ciudadano europeo puede dirigirse contra su propio Estado por no haber puesto en marcha el mecanismo de protección diplomática (Corte Europea de Derechos Humanos, Al Adsani vs. Reino Unido 21 noviembre 2001), pero eso no afectaría a la sentencia emitida en Irak», agrega. El caso David Hicks, «el talibán australiano» Estados Unidos, que mantiene abierto su centro de detención extrajudicial en la Bahía de Guantánamo, ha instado a sus aliados a repatriar a sus combatientes extranjeros capturados para que puedan enfrentarse a la justicia. «Esta gente ha cometido crímenes, deben ser llevados ante la justicia y la ley. Guantánamo no es justicia. Guantánamo solo fue pensado para ser un recurso provisional. En cambio, se volvió permanente y se convirtió en un enorme dolor de cabeza sin una resolución clara», agrega Pantucci. El caso del «talibán» australiano David Hicks sigue siendo emblemático como uno de los mayores desafíos que enfrenta el mundo en la actualidad: el aumento del extremismo islámico, cómo motiva el terrorismo, el creciente poder de los actores no estatales y cómo lidiar con ellos. Detenido en diciembre de 2001 por la Alianza Norte afgana -milicias apoyadas por Irán y Turquía contra los talibán- y entregado como preso a EE.UU., que lo encerró en Guantanamo desde 2002 y 2007, según sus defensores, el joven australiano no era más que un aventurero naíf que fue a parar al lugar equivocado en el momento equivocado; pero, para los gobiernos estadounidense y australiano, Hicks se trataba de un sujeto peligroso que se entrenó en campos de entrenamiento yihadista de Al Qaida. Foto de archivo de David Hicks con un bazooka en un campo de entrenamiento - AP Como narra el libro «Detainee 002: The Case of David Hicks», el entonces veinteañero de Adelaida dejó la apacible Australia en busca de aventuras en el extranjero, terminando por abrazar el extremismo islámico de los dos principales grupos yihadistas de principios de siglo: los talibanes y Al Qaida. Hicks estuvo en Pakistán el 11 de Septiembre para luego regresar a Afganistán. Los grupos de activistas de derechos humanos consideran la Bahía de Guantánamo el Gulag del siglo XXI, donde el joven estuvo siete años retenido hasta que se declaró culpable y pudo regresar a su hogar en Australia, cumpliendo solo nueve meses de una sentencia de siete años. Hicks dijo que no buscaría una disculpa oficial por las torturas sufridas, pero sugirió que debería ser compensado con el tratamiento médico necesario para superar los traumas tras prácticas como el controvertido «waterboarding» y por haber sido golpeado repetidamente, en una ocasión durante ocho horas, a veces mientras estaba inmovilizado y con los ojos vendados. Además lo obligaron a tomar una medicación desconocida y lo sometieron a privación del sueño entre otras prácticas, según recoge Amnistía Internacional. Los tribunales civiles de los Estados Unidos dictaminaron que la acusación de proporcionar apoyo material para el terrorismo no puede considerarse un crimen de guerra en los casos en que se iniciaron acciones antes de 2006, año en el que se aprobaron nuevas leyes a este respecto. De los 30.000 yihadistas que alguna vez combatieron para el Daesh, se cree que menos de 3.000 permanecen en Siria e Irak, escondiéndose en el desierto y luchando por su supervivencia. Los yihadistas franceses, los de mayor número de Europa occidental, se enfrentan a juicios en países altamente inestables ante el grave riesgo de que puedan escapar y reagruparse para cometer atentados nuevamente. Repatriarlos y juzgarlos en Francia amenazaría la estabilidad del sistema carcelario francés, en plena crisis por sus condiciones de hacinamiento y radicalización de sus presos. Las cárceles francesas no parecen preparadas para acoger a centenares de presos como el único terrorista vivo de la célula de los atentados de París, Salah Abdeslam, que, a la espera de juicio, se encuentra recluido en aislamiento en la prisión de Fleury-Mérogis (París) tras haber sido detenido en Bruselas en marzo de 2016. El presidente francés Emmanuel Macron dijo en noviembre que se examinará «caso por caso y dependiendo de su implicación en Daesh» el destino de las mujeres y los niños que se unieron al autodenominado Estado Islámico y se encuentran arrestados en Irak. «Estas mujeres han luchado contra Francia. No fueron a Irak para hacer turismo. Fueron para luchar contra nuestros valores», apuntó el ministro de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian. «El problema de la falta de capacidad de las prisiones francesas es conocido; lo mismo va con el miedo que tienen las autoridades francesas de ver a unos presos influenciar a la ideología y a la mente de otros presos; pero eso no justifica ? ni soluciona ? la necesidad para Francia de clarificar su posicionamiento hacía los yihadistas de nacionalidad francesa desde un punto de vista jurídico», sostiene el fundador de la consultora de seguridad Stractegia, Barah Mikail. Radicalizados anónimos, desafío para España El sectarismo entre chiíes y suníes es un tema que puede aprovechar Daesh para volver con fuerza. Retirar los pasaportes, como ya hiciera el gobierno británico, «no es necesariamente una solución, solo algo temporal, que no aborda el problema de fondo», considera el director de RUSI. Los Estados tienen prohibido privar a un individuo de su ciudadanía si hacerlo le convierte en apátrida. «Se permitirían excepciones limitadas en virtud de la Convención para Reducir los Casos de Apatridia de 1961, cuando la conducta resulta 'gravemente perjudicial para los intereses vitales del Estado'. Es más, el Convenio Europeo sobre Nacionalidad de 1997 prohíbe la privación de nacionalidad, incluso por este último motivo, si esto convierte al individuo en apátrida. Al final hay que tener en cuenta que aunque los derechos humanos sean universales, la condición de ciudadanos de un Estado es fundamental, en muchos casos, para ejercitarlos o reclamarlos», aclara Domínguez. El problema de los retornados afecta de manera distinta a cada país, no es lo mismo Rusia, que ha «exportado 8.000», que España -200 identificados como los que se han ido para allá-, según datos del Centro de Estudios Estratégicos de La Haya. «La reacción no va a ser la misma. No hay que contar con que todos vayan a volver. Daesh continúa activo en Oriente Próximo y muchos seguirán allí. Se están abriendo nuevos frentes en lugares como el Sahel, pero también hay llamadas desde Birmania con los Rohingya, para que vayan allí a echar una mano a los que consideran castigados por los budistas», estima el director del instituto de Estudios sobre conflictos y acción humanitaria (IECAH), Jesús A. Nuñez. En el caso español, más preocupante -afirma Nuñez- parecen ser los radicalizados sin identificar ni rastrear (que no fueron a Siria) y que pueden causar atentados como el de Barcelona y Cambrils. «Lo que vemos como tendencia general es eliminarlos mientras estén allí. Rusia va por delante pero también otros países, lo digan o no lo digan directamente pero prefieren que estos individuos no lleguen a poner los pies en territorio nacional. O miran para otro lado si alguien los elimina o dedican parte de su esfuerzo, dado que algunos están implicados militarmente allí, para intentar que no lleguen nunca a retornar», subraya el director del IECAH. En octubre, el entonces ministro de Defensa del Reino Unido, Michael Fallon, dijo que los británicos que fueran a luchar junto a Daesh entrarían dentro de los «objetivos legítimos» de los bombardeos de la coalición; mientras que la ministra francesa de Defensa, Florence Parly, siguió la línea de su homólogo y reconoció en una entrevista que «si los yihadistas mueren en combate, sería lo mejor para nosotros». Imagen de una de las yihadistas francesas más conocidas, Emilie König, detenida por fuerzas kurdas en SiriaLos yihadistas, frente al derecho internacional y los derechos humanos Entrevista a Itxaso Domínguez, analista especializada en Oriente Medio ?En caso de que un ciudadano francés sea condenado a muerte en Irak, ¿puede recurrir a algún tribunal supranacional o de DD.HH.? ?Contra Irak o Siria no puede dirigirse ningún Estado por vía jurisdiccional. Como mucho, el ciudadano europeo puede dirigirse contra su propio Estado por no haber puesto en marcha el mecanismo de protección diplomática (Corte Europea de Derechos Humanos, Al Adsani vs. Reino Unido 21 noviembre 2001), pero eso no afectaría a la sentencia emitida en Irak. ?¿Francia puede desentenderse de menores hijos de yihadistas franceses que estén en Siria? ?En lo que al Derecho Internacional respecta, se supone que no pueden desentenderse, de acuerdo con principalmente la Convención de los Derechos del Niño de 1989. El problema, como seguro que ya has podido ver, es la identificación/reconocimiento de los mismos. ?¿Hay riesgo de apatridia si se les retira el pasaporte? ?Los Estados tienen prohibido privar a un individuo de su ciudadanía si hacerlo le convierte en apátrida. Se permitirían excepciones limitadas en virtud de la Convención para Reducir los Casos de Apatridia de 1961, cuando la conducta resulta 'gravemente perjudicial para los intereses vitales del Estado'. Es más, el Convenio Europeo sobre Nacionalidad de 1997 prohíbe la privación de nacionalidad, incluso por este último motivo, si esto convierte al individuo en apátrida. Al final hay que tener en cuenta que aunque los derechos humanos sean universales, la condición de ciudadanos de un Estado es fundamental, en muchos casos, para ejercitarlos o reclamarlos. De todas formas, si un Estado revoca la ciudadanía de un individuo cuando éste está en el extranjero, ésto no elimina la jurisdicción del estado a efectos de protección de sus derechos humanos (Corte Europea de Derechos Humanos caso Hirsi Jamaa y otros vs. Italia 23 febrero 2012) No sé si aquí tendría sentido añadir que aunque se hayan convertido en apatridas, si esos yihadistas han vuelto a Francia no pueden ser mandados a un Estado donde su vida o sus derechos fundamentales corran peligro (como puede ser el caso en Iraq o Siria) en virtud del principio de non refoulement. La Corte Europea de Derechos Humanos (Caso Saadi vs. Italia 28 febrero 2008.) se ha pronunciado de hecho el respecto, dejando claro que se trata de un principio absoluto, aunque se trate de un terrorista que pueda poner en peligro intereses vitales del país en el que se encuentra.
21-02-2018 | Fuente: abc.es
El infierno de Guta: un nuevo Alepo en la guerra siria
Como alertaron el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y el enviado de la ONU a Siria, Staffan de Mistura, Guta se ha convertido en un nuevo Alepo, la segunda ciudad de Siria que volvió a manos del Gobierno en diciembre pasado tras meses de cerco y combates. Desde el domingo, según el recuento de fuentes opositoras, ya han fallecido más de 250 personas a causa de unos bombardeos que, como recoge el diario sirio «Al Watan», no son más que una «fase previa» a la auténtica ofensiva en la que el Ejército sirio y sus fuerzas aliadas iniciarán la incursión terrestre al último bastión opositor que queda en el cinturón rural de Damasco. El régimen sirio repite estrategia y también lo hacen los grupos armados de la oposición que desde 2012 controlan las ciudades y pueblos que forman Guta, entre ellos el brazo sirio de Al Qaida. Estos grupos se han hecho fuertes en estas poblaciones cercadas por el Ejército desde hace seis años en las que podrían quedar unos 400.000 civiles, según los datos de la ONU. El impacto de la artillería y de la aviación en las zonas civiles es demoledor y se repiten las mismas imágenes que llegaban de los barrios orientales de Alepo, bajo el fuego de Siria y Rusia, o de la ciudad vieja de Mosul, durante los ataques de Estados Unidos contra el grupo yihadista Daesh. En nombre de la guerra contra el terror, argumento que defienden los Gobiernos de Damasco y Moscú para justificar los bombardeos, no hay líneas rojas y en los últimos cuatro días seis hospitales de Guta han sido atacados, según Naciones Unidas. Bombardeos «inaceptables» El coordinador de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU para Siria, Panos Moumtzis, calificó de «inaceptables» los bombardeos sobre hospitales, entre ellos una maternidad. En una entrevista telefónica concedida a la cadena BBC, el doctor Bassam, vinculado a uno de los centros médicos atacados, calificó la situación de «catastrófica» y lamentó el abandono por parte de la comunidad internacional, que como en Alepo no es capaz de obtener una pausa humanitaria que permita ayudar a los civiles. «No tenemos nada, ni comida, ni medicina, ni refugio, ni nada», lamentó este médico que aseguró que el ritmo de explosiones en los momentos de mayor violencia «llega las 10 o 20 por minuto».
03-02-2018 | Fuente: elpais.com
Las imágenes del cadáver mutilado de una combatiente kurda disparan la barbarie de la guerra siria
Las milicias kurdas acusan de las atrocidades a rebeldes islamistas aliados de Turquía
27-12-2017 | Fuente: elpais.com
La justicia francesa estrecha el cerco al gigante del cemento por pagos al ISIS
Imputados los altos cargos de la franco-suiza LafargeHolcim por financiar a una organización terrorista y poner en peligro a sus empleados al mantener su fábrica durante la guerra siria
1
...