Infortelecom

Noticias de gobierno brasil

30-08-2019 | Fuente: abc.es
El hijo de Bolsonaro visita hoy la Casa Blanca para abordar los incendios en la Amazonia
Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente brasileño Jair Bolsonaro, visitará hoy la Casa Blanca junto al canciller de Brasil, Ernesto Araújo, y es probable que ambos se reúnan con el presidente estadounidense, Donald Trump, para hablar, entre otros temas, de los incendios en la Amazonia. Según explicaron hoy fuentes de la Casa Blanca y del Gobierno brasileño, Bolsonaro y Araújo tienen este viernes por la tarde una reunión en la sede presidencial estadounidense con «altos funcionarios» norteamericanos. Después de ese encuentro, es «probable» que ambos se trasladen al Despacho Oval para reunirse con Trump y con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, de acuerdo con las fuentes brasileñas. La fuente de la Casa Blanca dijo que no podía «garantizar» que Trump fuera a recibir a la delegación brasileña, pero no descartó esa posibilidad y confirmó que los incendios en la Amazonia estarían entre los temas de la agenda. En un momento de fuertes críticas al Gobierno de Bolsonaro por su gestión de los fuegos en el pulmón verde del planeta, Trump ha alabado en varias ocasiones la actuación del presidente brasileño, que se ha convertido en uno de sus aliados más cercanos. Después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, criticara duramente a Bolsonaro por su respuesta a los incendios en una disputa que derivó incluso al plano personal, Trump recurrió a Twitter para defender al líder sudamericano. «He podido conocer bien al presidente @jairbolsonaro en nuestros contactos con Brasil. Está trabajando muy duro en los incendios de la Amazonia, y en todos los sentidos está haciendo un gran trabajo para el pueblo de Brasil, y eso no es fácil. ¡Él y su país tienen el apoyo completo de los EE.UU.!», afirmó Trump. Bolsonaro agradeció este jueves a Trump la «defensa que hizo de Brasil» durante la cita del G-7 en Francia, que entre otros puntos analizó los incendios desatados en la Amazonía. La Casa Blanca aclaró este miércoles que no estuvo de acuerdo con la iniciativa del G-7 de ofrecer 20 millones de dólares para reforzar el combate al fuego en los países amazónicos, por considerar que «no incluyó consultas» con el presidente brasileño. El hijo de Bolsonaro aspira a convertirse en el próximo embajador de Brasil en Estados Unidos, un cargo para el que su padre le designó el pasado julio en un gesto que generó una fuerte polémica en su país, donde muchos consideran el nombramiento como un acto de nepotismo.
29-08-2019 | Fuente: abc.es
¿Quiénes son los waiapi, la tribu del Amazonas?
El corazón de la Amazonia aún continúa poblado. Los waiapi son una de las tribus indígenas que permanecen vivas en el pulmón del planeta que ahora se está viendo devastado por los incendios. Con una población de más de 1.600 habitantes, están localizados entre los países de Brasil y la Guayana Francesa, siendo el primero el que más indígenas acoge. En concreto, se encuentran en la confluencia de los ríos Camopi y Oyapock y las cuencas de los ríos Amapari y Carapanatuba. Acostumbrados a vivir entre naturaleza, los waiapi se autodenominan los guardianes de la Amazonia. Esta tribu aún vive de la caza, la pesca y la agricultura, visten con taparrabos rojos y pintan sus pieles con colores negros y rojos. Hablan el idioma waiapi, que se encuentra dentro del grupo de lenguas tupí-guaraní. A pesar de ello, en casi cualquier tribu se puede encontrar a un pequeño grupo de personas ?unas cinco o diez, en su mayoría hombres? que hablan portugués casi a la perfección. Tras décadas viviendo en el estado brasileño de Amapa, sus vidas comenzaron a verse alteradas en 1973, cuando el gobierno brasileño construyó una carretera que permitió a cazadores y mineros a acercarse a esta población. Esto tuvo consecuencias fatales, ya que introdujeron enfermedades como el sarampión y empezaron a ver peligrar su hábitat. La amenaza a la que se enfrentan Ahora, Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, ha dicho que cree que se ha dado «demasiada tierra» a las comunidades indígenas y que las mismas se interponen en el camino del desarrollo y el crecimiento financiero de Brasil. También ha añadido que quiere sacar a las tribus de las áreas demarcadas e «integrar a los indígenas a la sociedad». Con esto, Bolsonaro pretende sacar a la tribu de su territorio y abrir la veda a los mineros para explotar depósitos inactivos de cobre, hierro y oro que actualmente se encuentran cerca de sus hogares. «Hay lugares donde podríamos estar produciendo cosas y no podemos porque no se puede trazar una línea recta sin tropezar con tierras indígenas o un área ambientalmente protegida», dijo Bolsonaro hace apenas diez días en Brasilia. El país cuenta con una población de 900.000 indígenas, aproximadamente el 0,5% del total de los habitantes. Para ellos está reservada el 13% del terreno, que está considerado legalmente tierra indígena. Si finalmente estos territorios dejan de tener protección, conllevará no solo a la pérdida de bosque y su riqueza natural, sino también de la población indígena que, al verse forzada a abandonar su entorno, dejará atrás sus tradiciones y su cultura.
29-08-2019 | Fuente: abc.es
¿Quiénes son los waiapi, la tribu de la Amazonia?
El corazón de la Amazonia aún continúa poblado. Los waiapi son una de las tribus indígenas que permanecen vivas en el pulmón del planeta que ahora se está viendo devastado por los incendios. Con una población de más de 1.600 habitantes, están localizados entre los países de Brasil y la Guayana Francesa, siendo el primero el que más indígenas acoge. En concreto, se encuentran en la confluencia de los ríos Camopi y Oyapock y las cuencas de los ríos Amapari y Carapanatuba. Acostumbrados a vivir entre naturaleza, los waiapi se autodenominan los guardianes de la Amazonia. Esta tribu aún vive de la caza, la pesca y la agricultura, visten con taparrabos rojos y pintan sus pieles con colores negros y rojos. Hablan el idioma waiapi, que se encuentra dentro del grupo de lenguas tupí-guaraní. A pesar de ello, en casi cualquier tribu se puede encontrar a un pequeño grupo de personas ?unas cinco o diez, en su mayoría hombres? que hablan portugués casi a la perfección. Tras décadas viviendo en el estado brasileño de Amapa, sus vidas comenzaron a verse alteradas en 1973, cuando el gobierno brasileño construyó una carretera que permitió a cazadores y mineros a acercarse a esta población. Esto tuvo consecuencias fatales, ya que introdujeron enfermedades como el sarampión y empezaron a ver peligrar su hábitat. La amenaza a la que se enfrentan Ahora, Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, ha dicho que cree que se ha dado «demasiada tierra» a las comunidades indígenas y que las mismas se interponen en el camino del desarrollo y el crecimiento financiero de Brasil. También ha añadido que quiere sacar a las tribus de las áreas demarcadas e «integrar a los indígenas a la sociedad». Con esto, Bolsonaro pretende sacar a la tribu de su territorio y abrir la veda a los mineros para explotar depósitos inactivos de cobre, hierro y oro que actualmente se encuentran cerca de sus hogares. «Hay lugares donde podríamos estar produciendo cosas y no podemos porque no se puede trazar una línea recta sin tropezar con tierras indígenas o un área ambientalmente protegida», dijo Bolsonaro hace apenas diez días en Brasilia. El país cuenta con una población de 900.000 indígenas, aproximadamente el 0,5% del total de los habitantes. Para ellos está reservada el 13% del terreno, que está considerado legalmente tierra indígena. Si finalmente estos territorios dejan de tener protección, conllevará no solo a la pérdida de bosque y su riqueza natural, sino también de la población indígena que, al verse forzada a abandonar su entorno, dejará atrás sus tradiciones y su cultura.
27-08-2019 | Fuente: abc.es
Bolsonaro y su ministro de medio ambiente cuestionan la ayuda del G7
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, cuestionó el lunes las intenciones detrás de la ayuda internacional de los países del G7 para combatir el desastre ambiental que se arrastra por el principal pulmón forestal del planeta. El domingo, en la cumbre en Biarritz, el presidente francés Emmanuel Macron anunció la ayuda de al menos 20 millones de euros de emergencia en apoyo a la Amazonia. «Macron promete ayuda de los países ricos a la Amazonia. ¿Alguien ayuda a alguien que no sea una persona pobre, no? ¿Quién está interesado en la la Amazonia? ¿Qué quieren allí?», declaró Bolsonaro el lunes a periodistas que lo esperaban, al salir de la residencia presidencial. Las declaraciones del brasileño dan secuencia a una pelea pública que ha emprendido contra el francés desde el mes pasado, cuando plantó en Brasilia al canciller, Jean-Yves Le Drian. Este fin de semana, Bolsonaro empeoró las cosas al burlarse de la esposa de Macron en el twitter, por la diferencia de edad que le lleva al marido. Macron respodió que les deseaba a los brasileños un presidente «a la altura». El ministro del Medio Ambiente, Ricardo Salles, por su parte, elogió la ayuda, pero afirmó que quien decidirá el uso de los fondos serán «el pueblo brasileño y el Gobierno brasileño». Durante un evento en São Paulo, el lunes, Salles cobró una supuesta deuda de crédito de carbono de los países ricos con Brasil, acordada en el protocolo de Kyoto, que espera que se pague. «Desde 2005, Brasil ha recibido cerca de 250 millones de toneladas de dióxido de carbono. Esto genera alrededor de 2.5 mil millones de dólares en ingresos. Esta es también una medida que instamos. Pedimos a los países desarrollados, incluyendo al G-7, que nos ayuden a resolver este proyecto de ley del Protocolo de Kyoto», señaló. Salles, el único ministro cuestionado por todos sus antecesores desde el retorno a la democracia, en 1985, también afirmó que hay mucha ideología disfrazada de tecnicismo cuando se habla de reglas ambientales y dijo que hay una serie de políticas públicas «irracionales, demagógicas e ideologizadas». Grato por el apoyo de Donald Trump en la cumbre del G7, Bolsonaro se reunió el domingo con su hijo Eduardo y su canciller Ernesto Araújo y anunció el apoyo de Benjamin Netanyahu, de Israel -otro de sus aliados internacionales-, que le ofreció un avión especializado en extinción de incendios. Operaciones en Amazonia A sólo seis días para el fin del mes de agosto, el número de brotes de incendios en la Amazonia ya ha superado el promedio histórico de los últimos 21 años, con un registro de 25.934 brotes activos de incendios, según datos del centro de estudio de incendios forestales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe). Es el peor resultado desde agosto del 2010, cuando se registraron 45.018 brotes de incendios en la Amazonia. Son 79.513 incendios forestales en Brasil desde principios de año. Casi dos semanas después de las primeras noticias sobre los incendios criminales anunciados por agricultores y ganaderos de la región, y bajo fuertes presiones internacionales, el Gobierno de Jair Bolsonaro autorizó el envío de las Fuerzas Armadas a siete estados amazónicos para combatir incendios. Los gobernadores de Rondonia, Roraima, Pará, Tocantins, Mato Grosso, Acre, Amazonas, casi todos atacados constantemente por Bolsonaro por diferencias ideológicas, pidieron el fin de semana apoyo ofrecido a través del decreto firmado el viernes por el presidente, que envía soldados a los dirigentes que formalicen la solicitud. El gobernador de Marañón, Flávio Dino, del Partido Comunista (PCdoB), el más confrontado por Bolsonaro, pidió apoyo el lunes. La tragedia, debe promover un encuentro entre el presidente y los gobernadores amazónicos para definir medidas concretas contra los incendios. El ministro de Justicia, Sergio Moro, anunció el lunes un decreto que autoriza el uso de la Fuerza de Seguridad Nacional de 1.200 hombres para ayudar en el combate al fuego. Además, cerca de 400 de los 44 mil efectivos militares que ya se encuentran en la Amazonía desde el fin de semana, echando agua a los incendios desde aviones, atendiendo pobladores y reprimiendo los delitos ambientales, según informes oficiales. El gobierno también investigará las noticias en que productores rurales anunciaron un «Día del Fuego» contra los controles y fiscalizaciones ambientales, y destinará unos 6 millones de euros para financiar las operaciones. Según las noticias, difundidas por medios amazónicos y por la cadena Globo, la acción criminal fue realizada por granjeros del estado de Pará, el pasado 10 de agosto. Moro informó que Bolsonaro exigió una «investigación rigurosa». «Los incendios criminales en la Amazonía serán severamente castigados», afirmó en su cuenta Twitter.
23-08-2019 | Fuente: abc.es
Bolsonaro critica la decisión de Macron de incluir los incendios del Amazonas en la agenda del G-7
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha criticado la decisión de su homólogo francés, Emmanuel Macron, de incluir los incendios del Amazonas en la agenda de la cumbre del G-7 prevista para este fin de semana en Biarritz. «El Gobierno brasileño permanece abierto al diálogo, basado en datos objetivos y respeto mutuo. La sugerencia del presidente francés de que los asuntos amazónicos se discutan en el G-7 sin la participación de los países de la región evoca una mentalidad colonialista equivocada en el siglo XXI», ha señalado el mandatario brasileño a través de su cuenta en la red social Twitter. - Lamento que o presidente Macron busque instrumentalizar uma questão interna do Brasil e de outros países amazônicos p/ ganhos políticos pessoais. O tom sensacionalista com que se refere à Amazônia (apelando até p/ fotos falsas) não contribui em nada para a solução do problema.? Jair M. Bolsonaro (@jairbolsonaro) August 22, 2019 Bolsonaro ha lamentado además que Macron trate de «instrumentalizar» una cuestión interna de Brasil y otros países del Amazonas para «obtener ganancias políticas personales». Según el presidente de Brasil, los países que dan dinero para preservar la selva amazónica lo hacen para «interferir en nuestra soberanía» y no por caridad. Además, Bolsonaro ha reconocido por primera vez que los agricultores podrían estar involucrados en los incendios que afectan a la región. Horas antes, el presidente brasileño ha negado haber culpado a las ONG ambientales de provocar los incendio forestales aunque ha admitido que el comentario se basa en sus conjeturas o desconfianzas, al tiempo que ha asegurado que el Gobierno está investigando los fuegos que están devastando la selva del Amazonas. En un discurso retransmitido por la red social Facebook, Bolsonaro ha admitido también que el Gobierno de Brasil carece de los recursos necesarios para luchar contra los incendios en la selva amazónica que este año que registra un número récord de siniestros. Según datos del Instituto de Investigación Espacial de Brasil (INPE) en lo que va de año los incendios han aumentado un 83 por ciento respecto al mismo periodo de 2018. En 2019 esta agencia estatal ha registrado 72.843 incendios, el número más alto desde que se alcanzó el anterior récord en 2013. Solo desde el pasado jueves, hace una semana, los satélites han contabilizado 9.500.
13-08-2019 | Fuente: elpais.com
El FBI busca en Brasil a un sospechoso de pertenecer a Al Qaeda
Autoridades estadounidenses lanzaron una alerta contra Mohamed Ahmed Elsayed Ahmed Ibrahim, quien vive legalmente en Brasil desde 2018, según el Gobierno brasileño
12-08-2019 | Fuente: abc.es
Alemania retira 35 millones de euros en ayudas a Brasil para la lucha contra la deforestación
La deforestación en la Amazonía brasileña alcanzó los 2.254,8 kilómetros cuadrados en julio, un volumen que supera en un 278% al del mismo periodo del año anterior, de acuerdo con las últimas estimaciones del Instituto Nacional de Investigación Espacial (Inpe) actualizadas el pasado martes. El Inpe ya había informado de un crecimiento del 88% de la deforestación en junio, un dato que fue calificado por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, como «antipatriótico» y que desembocó en la destitución del presidente de la institución, Ricardo G alvao. De acuerdo con este instituto, que ofrece estos datos mensuales a través de un sistema de alertas de alteraciones en la cobertura forestal de la Amazonía y cuyos informes no han sido nunca cuestionados, la deforestación pasó de los 596,6 kilómetros cuadrados, en julio de 2018, a los 2.254,8 kilómetros cuadrados del mes pasado, cifras que comienzan a mostrar los efectos de la nueva permisividad de talas de Bolsonaro y que cuestionan la voluntad de su gobierno de proteger la selva amazónica. Este es al menos el argumento esgrimido por el gobierno alemán, que acaba de anunciar la suspensión de parte de sus subvenciones a Brasil para proyectos de protección de la selva amazónica. «La política del gobierno brasileño en la Amazonía plantea dudas en cuanto a la continuación de una reducción sostenida de la tasa de deforestación», ha justificado la ministra de Medio Ambiente Svenja Schulze. La primera etapa consistirá en bloquear una subvención de 35 millones de euros y queda abierta la puerta a una congelación por completo de los fondos si los datos de deforestación no revierten su tendencia. Bolsonaro desprecia la ayuda alemana La primera reacción a esta medida, por parte del presidente de Brasil, ha sido de desprecio. Jair Bolsonaro ha declarado que su país «no necesita» ayuda de Alemania para proteger la Amazonía. «Pueden usar ese dinero como mejor les parezca. Brasil no lo necesita», ha dicho, insinuando que la nueva gran potencia emergente de Latinoamérica no requiere de las ayudas de la vieja Europa. Desde 2008 hasta 2019, el gobierno alemán ha invertido una partida total de 95 millones de euros para diferentes proyectos de protección medioambiental en Brasil, considerando que este país alberga más del 60% de la selva amazónica, que está siendo talada a una creciente tasa para generar más tierras de cultivo y que es vital para el intercambio de oxígeno por dióxido de carbono en la atmósfera como freno al calentamiento global. En 2011 fue declarada una de las siete maravillas naturales del mundo por concentrar un 60% de la biodiversidad total del planeta y representa un 4.9% del área continental mundial. De todos modos, por ahora, Alemania continuará contribuyendo al Fondo Amazonia, creado en 2008 y cuyo donante más generoso, Noruega, amenaza con retirarse. El nuevo presidente del Inpe, designado por Bolsonaro, Darcton Policarpo Damião, es un oficial de la Fuerza Aérea Brasileña y doctorado en desarrollo sostenible por la Universidad de Brasilia. El gobierno de Brasilia confía en que, bajo su dirección, los datos de reforestación reviertan, ya que atribuye los anteriores a «mala fe para perjudicar el gobierno y desgastar la imagen de Brasil», en palabras del presidente brasileño, uno de cuyos pilares de campaña fue la promesa de una legislación más favorable a una mayor flexibilización de las políticas ambientales. En las últimas semanas, ha reforzado su intención de liberar la minería artesanal en las tierras indígenas de los estados amazónicos. De acuerdo con gráficas emitidas por el Servicio de Observación de la Atmósfera de la red europea Copernicus, los incendios forestales muestran mayor actividad en los estados de Rodonia y Amazonas. En lo que va de año se han detectado 1.699 focos de calor desde los satélites concentrados en Mato Grosso (8.799 focos de calor a fecha 2 de agosto, 39% más que 2018) que las organizaciones medioambientales atribuyen a quemas para ampliar áreas de cultivo. Meinrat O. Andreae, exdirector del Instituto Max Planck de Química, con sede en Maguncia, respalda la labro «ejemplar» que el INPE ha desarrollado en las últimas dos décadas. «Ese instituto ha hecho un trabajo estupendo, sobre todo en lo que respecta a la monitorización de la tala y de los incendios forestales desde el espacio», explica, recordando que los resultados de sus mediciones vienen siendo sistemáticamente confirmados por el sistema de observación satelital PRODE. El equipo de Bolsonaro, sin embargo, los tilda abiertamente de «falsos» y defiende un aumento de la explotación de los recursos naturales del Amazonas, según ha confirmado el portavoz del mandatario, Otavio Rego Barros, que no espera ningún boicot internacional a productos brasileños como consecuencia de esta nueva política. Bolsonaro, personalmente, ha declarado que los datos del Inpe «son imprecisos» y que «representan una pésima propaganda» para Brasil. El presidente brasileño ha bromeado incluso con el hecho de que en los círculos medioambientales lo hayan apodado «capitán motosierra» y, refiriéndose a los gobiernos de Francia y Alemania, ha dicho que «todavía no se han dado cuenta de que Brasil está bajo una nueva administración». Bolsonaro ha prometido combatir la «deforestación ilegal», pero defiende la explotación de los recursos propios a favor del crecimiento económico de su país.
03-07-2019 | Fuente: elpais.com
Exministros de Cultura de Brasil critican la hostilidad de Bolsonaro contra el sector y los artistas
Cinco exmiembros del gobierno brasileño han hecho un llamamiento conjunto contra la devaluación del sector y la hostilidad hacia los artistas que promueve el jefe del Estado
04-05-2019 | Fuente: abc.es
Bolsonaro cancela su visita a Nueva York tras el boicot del alcalde y del Museo de Historia Natural
Un boicot encabezado por el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, llevó al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, a cancelar su viaje a Estados Unidos y el homenaje que recibiría como «Personaje del Año», organizado por la Cámara Brasileño-Estadounidense de Comercio. «Frente a la resistencia y a los ataques deliberados del alcalde de Nueva York y la presión de grupos de intereses sobre las instituciones que organizan, patrocinan y acogen en sus instalaciones el evento anualmente, quedó caracterizada la 'ideologización' de la actividad», declaró el viernes en la noche, Otavio Rego Barros, portavoz del Gobierno brasileño. El hijo de Bolsonaro, Carlos, responsable por las comunicaciones informales del padre en redes sociales, retuitó un mensaje informando que el alcalde neoyorquino estaba casado con una feminista radical y había pasado su luna de miel en Cuba. «Es un desperdicio de energía disputar con un posible candidato a la presidencia de Estados Unidos que trata así países con relaciones diplomáticas y comerciales», escribió Carlos, apoyando la decisión del padre. «Eso es izquierda!», concluyó. Las presiones en Nueva York comenzaron el mes pasado, cuando el Museo de Historia Natural rehusó a ser sede de ese evento que recibe anualmente, al confirmar que el homenajeado brasileño de 2019 sería Bolsonaro. En una nota, la dirección del museo informó que no organizaría la gala en homenaje al brasileño que «de ninguna manera» reflejaba su posición sobre la «necesidad urgente de conservar la Amazonia» por sus profundas implicaciones para la «diversidad biológica, las comunidades indígenas, el cambio climático y el futuro de la salud» del planeta. La protesta siguió con reacciones negativas de varias empresas contra la presencia del presidente. El nuevo local escogido, el restaurante Cipriani Hall, desistió de alquilar y el Marriot Marquis, nuevo destino de la cena, venía sufriendo presiones de activistas. Patrocinadores y apoyadores como Delta Air Lines y el Financial Times, también se retiraron del evento, que ya tenía entradas agotadas. «Jair Bolsonaro es un hombre peligroso. Su racismo evidente, homofobia y decisiones destructivas tendrán un impacto devastador en el futuro de nuestro planeta», escribió De Blasio en su Twitter, agradeciendo al museo en nombre de la ciudad por la iniciativa. No es la primera vez que Bolsonaro cancela su participación en un evento por temor a protestas. En marzo, suspendió su visita a la Universidad Presbiteriana Mackenzie, en São Paulo, una escuela privada, cuando los estudiantes amenazaron protestar por su presencia. El excapitán del ejército, Bolsonaro viene perdiendo popularidad, tras cuatro meses de Gobierno, con una agenda que está afectando a las escuelas, las universidades, y al medio ambiente, áreas que están sufriendo recortes financieros. Hace una semana, Bolsonaro se enfrentó a grupos feministas y el movimiento gay, al dar una declaración que promovía el turismo sexual y criticaba el aumento del turismo gay en Brasil. En abril, más de 600 científicos europeos firmaron una carta denunciando que su Gobierno «amenaza los derechos de los indígenas y las zonas naturales que ellos protegen».
21-02-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. y Colombia advierten a Maduro de que protegerán a la población civil
Dos de los militares de mayor rango de Colombia y Estados Unidos se reunieron este miércoles para coordinar su respuesta a la crisis de la ayuda humanitaria en Venezuela y lanzaron una dura advertencia al régimen de Nicolás Maduro: tienen planes de actuar si es necesario proteger a la población civil, haciéndose eco de una doctrina internacional aplicada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en casos como los de Libia, Yemen, Sudán del Sur y Siria. El almirante que lidera el Comando Sur de Estados Unidos, Craig Faller, recibió en su cuartel general en Doral (Florida) al comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, general Luis Navarro, para coordinar su respuesta a la amenaza que representa el apoyo del Ejército venezolano al régimen de Maduro, considerado ilegítimo por la mayoría de la comunidad internacional. El almirante Faller se había reunido previamente con los mandos militares de Brasil y la isla antillana de Curazao. «Este es un mensaje para los militares venezolanos: se les considerará responsables de sus acciones. Hagan lo correcto. Salven a la gente en su país», dijo Faller durante la reunión. Ante la pregunta de qué planes tienen ambos ejércitos si el régimen chavista agrede a los civiles venezolanos que tratarán de introducir la ayuda humanitaria desde Colombia, Brasil y Curazao el sábado 23 de febrero, el general Navarro dijo: «Proteger a los civiles». Amenaza del chavismo El secretario general de la OEA, Luis Almagro, defendió en una entrevista con ABC la necesidad de aplicar la doctrina de la responsabilidad de proteger en Venezuela, ante el riesgo de muerte de 300.000 venezolanos que carecen de alimentos y medicinas. Si se llevara al Consejo de Seguridad de la ONU contaría con toda probabilidad con el veto de Rusia y China, que cuentan allí con asiento permanente y poder de veto, y apoyan a Maduro. El chavismo, por su parte, respondió con la amenaza de «la respuesta más terrible que ellos puedan imaginarse». «Si ellos creen que van a venir militares de otros países a asesinar a los chavistas, y nosotros nos vamos a quedar con los brazos cruzados, están muy equivocados, ya cada quien sabe lo que tiene que hacer, ya cada quien sabe dónde tiene que ir», dijo el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, informa Efe. La semana pasada, el almirante norteamericano Faller viajó a Brasil, donde coordinó planes de contingencia militar en apoyo de la ayuda humanitaria con el Jefe del Estado Mayor Conjunto de ese país, teniente brigadier Raul Botelho. Posteriormente, viajó a Curazao, donde se reunió con los líderes militares de la isla. Después de la visita de Faller, Brasil ha anunciado sus propios planes para la distribución de la ayuda humanitaria en Venezuela. «El Gobierno brasileño ha creado un grupo de trabajo interministerial para definir la logística de prestación de ayuda humanitaria al pueblo de Venezuela a partir del 23 de febrero», dijo a la prensa brasileña el portavoz del presidente Jair Bolsonaro, Otávio Régo Barros, aclarando que el operativo se está organizando en «cooperación con el gobierno de EE.UU.». La ayuda se trasladará a las localidades de Boa Vista y Pacaraima. El sábado, tres aviones militares de carga pesada C-17 Globemaster III fabricados por Boeing transportaron 180 toneladas de ayuda humanitaria al aeropuerto civil de Cúcuta, en Colombia, que fueron desembarcados por miembros del Sexto Escuadrón de Transporte Aéreo, cuya base está en Nueva Jersey. La recolección de ayuda fue coordinada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés). Chile se moviliza Los aliados de la Casa Blanca en el continente americano se están sumando a esta iniciativa coordinada por el consejero de Seguridad Nacional de Donald Trump, John Bolton. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, acudirá personalmente a Cúcuta el viernes a llevar la ayuda humanitaria donada por su país. Piñera, que ha sido duramente criticado por la oposición socialista, defendió ayer su decisión. «Uno de los principios más nobles y hermosos de la política exterior de Chile es su firme compromiso y defensa de la libertad, democracia y respeto a los derechos humanos», dijo en su cuenta de Twitter. El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha marcado el 23 de febrero, sábado, como la fecha para la entrada de la ayuda humanitaria. El régimen de Maduro se ha negado a cooperar en su distribución y la vicepresidenta, Delcy Rodríguez, ha acusado falsamente a EE.UU. de envenenar los alimentos. Los planes de Guaidó y sus aliados son que una red de voluntarios, grupos cristianos y ONG?s venezolanos introduzcan la ayuda que ya se amontona en la frontera y a la que sí que tienen acceso los tres millones de exiliados por la represión de Maduro. El director de Usaid, Mark Green, visitó Curazao el lunes y el martes para coordinar con las autoridades de la isla antillana la entrega de ayuda humanitaria a Venezuela a través de una flotilla de voluntarios. En previsión, las autoridades venezolanas ordenaron ayer el cierre de la frontera marítima y aérea con las Antillas Holandesas.
1