Infortelecom

Noticias de frente nacional

27-03-2020 | Fuente: abc.es
Bolsonaro, sobre el Covid-19: «El brasileño no se contagia, salta a una alcantarilla y no le pasa nada»
Nadando contracorriente de las principales recomendaciones de la Organización Mundial de Salud (OMS) y autoridades internacionales, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, estrenó una campaña de su Gobierno contra el aislamiento social bajo el lema «Brasil no puede parar», invitando a los brasileños que no sean ancianos, a que vuelvan a las actividade en favor de la economía. En una disputa con los gobernadores de casi todo el país, especialmente de São Paulo, João Doria, y de Río de Janeiro, Wilson Witzel, que han decretado cuarentena casi total en sus estados, Bolsonaro decretó el jueves que las iglesias y las loterías son «servicios esenciales» y deben seguir funcionando. Escéptico desde el principio, pese a que el país va hacia los 3 mil casos y registra 77 muertes (un 35% de aumento en un día), Bolsonaro afirmó además que el brasileño «no se contagia» y que no existe riesgo de llegar a las crisis vividas en Italia o en Estados Unidos. «Creo que no llegará a ese punto. El brasileño tiene que ser estudiado. No se contagia. Se le puede ver saltar en una alcantarilla, bucear, ¿verdad? Y nunca le pasa nada. Yo creo que hay mucha gente que ya se ha contagiado en Brasil y ya tienen los anticuerpos que ayudan a que no siga proliferando», afirmó el mandatario, que ha visto de cerca el coronavirus, con más de 20 personas de su círculo infectadas, entre ellos, dos de sus hombres de mayor confianza. Rumores sobre su contagio «Por mi histórico de atleta, en caso de que fuera contaminado por el virus, no tendría que preocuparme, no sentiría nada, como mucho una gripecita o un resfriadito», afirmó en un discurso en cadena nacional que fue acompañado por cacerolazo de protesta en las principales ciudades brasileñas. Hay sospechas, sin embargo, sobre el contagio de Bolsonaro, que podría ser un portador del virus. El hospital de las Fuerzas Armadas, que realizó los exámenes de su equipo, informó que hay dos infectados más, cuyos nombres no serán difundidos, pese a una orden judicial, alimentando los rumores. En sus discursos, Bolsonaro ha declarado que el mundo vive una histeria y que la prensa está haciendo un pésimo trabajo al provocar el pánico. El presidente ha dejado clara su posición contra el cierre de escuelas y de empresas, mientras propone que sólo los ancianos y otros grupos de riesgo se queden en sus casas, para evitar un desastre económico. Presiones de evangélicos Aliado de primer orden de las iglesias evangélicas neopentecostales, que ayudaron a elegirlo, Bolsonaro atendió el reclamo de los pastores contra el cierre de los templos en São Paulo y otras ciudades brasileñas. En entrevista al diario O Estado de São Paulo, el pastor Silas Malafaia, uno de los principales líderes neopentecostales, apoyó a Bolsonaro y señaló que los gobernadores que se oponen al presidente tendrán que asumir el costo político de las medidas de aislamiento, cuando la crisis se acabe. Líder de la Asamblea de Dios Victoria en Cristo (ADVC) y uno de los pastores con mayor influencia política, Malafaia explicó que los templos abrirán apenas para orientación individual de los fieles, pues el decreto mantiene la suspensión de las misas y de aglomeraciones. «Estamos frente a la elección de Sofía. ¿Qué mata más, el coronavirus o el caos social?», declaró el pastor, que defiende a las iglesias como apoyo terapéutico para las personas en dificultades y llamó la atención sobre los problemas sociales de Brasil, como los más de 12 millones de desempleados que deben aumentar tras la pandemia. Contra gobernadores y alcaldes El decreto incluye la reapertura de las loterías federales. «En Brasil existen 12.956 casas de lotería y 2.463 se encuentran cerradas por decretos regionales o municipales», escribió Bolsonaro en su cuenta en Twitter. En sus posiciones, Bolsonaro se enfrenta a las decisiones de cuarentenas y otras medidas de restricción anunciadas por gobernadores de 25 de los 27 estados nacionales. El Frente Nacional de Alcaldes, que reúne a los líderes de los 5.571 municipios brasileños, informó que «la postura del presidente es aislada» y que adoptarán medidas para cuidar a las personas de todas las edades. El jueves, el Congreso aprobó un ingreso mínimo para los trabajadores informales y desempleados, mientras dure la crisis. El valor aprobado es el triple de la propuesta inicial del Gobierno y es equivalente a poco más de 100 euros por persona, que puede duplicarse en el caso de mujeres que sean responsables por la economía de sus casas.
23-02-2020 | Fuente: abc.es
Tres mujeres batallarán por la alcaldía de París
La batalla de París será la más preciada de las joyas de la corona de las próximas elecciones municipales del 15 y el 22 de marzo, con tres primicias históricas. Por vez primera en la historia electoral de Francia, la alcaldía de la capital solo está al alcance de tres mujeres. Los hombres quedan muy atrás y sin posibilidades de ganar en esa batalla estratégica. Así mismo, dos de las tres candidatas con posibilidades de ganar son hijas de emigrantes: Anne Anne Hidalgo (60 años), hija de emigrantes españoles, de la provincia de Cádiz; y Rachida Dati (54 años), hija de emigrantes magrebíes. También, por primera vez, la batalla de París será la matriz del futuro paisaje político nacional, gane quien gane. Desde hace un año, Hidalgo (socialista) era la candidata favorita en todos los sondeos, presentada como ganadora virtual. Los sondeos de las últimas horas anuncian la posible victoria de Dati, presentada como «heredera» política de Nicolas Sarkozy, con mucho futuro político personal. Escándalo Griveaux Benjamin Griveaux nunca llegó a despegar como candidato de Emmanuel Macron y su partido, La República en marcha (LREM). Tras su dimisión precipitada, debido a la revelación de vídeos porno muy íntimos, el presidente de la República decidió presentar como candidata a la alcaldía a su exministra de Sanidad, Agnès Buzyn (57 años), una señora con mucho «trapío». Según los últimos sondeos, posteriores al porno escándalo Griveaux y el lanzamiento de la apresurada campaña de Buzyn, solo la candidata conservadora continúa creciendo. Rachida Dati, exministra de Justicia de Nicolas Sarkozy, tiene hoy un 25% de intención de voto. Los especialistas valoran la tendencia, a la alza. A veintitrés días de la primera vuelta, nada está ganado para nadie, pero la eficacia aparente de la campaña en curso puede tener un alcance político nacional. Los Republicanos (LR, el partido de la derecha tradicional) siguen «huérfanos» de Sarkozy. Un buen resultado de Dati la convertiría en líder emergente, con posibilidades de un puesto creciente en el nuevo paisaje político nacional. Primicia igualmente histórica: la derecha francesa liderada, en París y en buena parte de Francia, por la hija de un albañil marroquí y una madre argelina, iletrada. Con un 23% de intenciones de voto, Anne Hidalgo, alcaldesa en funciones, es la última esperanza de un Partido Socialista (PS) hundido en una de las crisis más graves de su historia. Su reelección la convertiría en la figura más eminente y poderosa de un PS en busca de liderazgo. Su derrota agravaría las crisis socialistas. Como cabeza de lista de LREM, el partido de Macron, Agnès Buzyn apenas tiene dos semanas cortas para imponerse y terminar a la cabeza. Mujer brillante, parisina de nacimiento, con una vida sentimental y familiar razonablemente intensa, Buzyn tiene la responsabilidad de salvar el honor del partido del presidente, víctima de una cierta crisis de identidad. Vaya usted a saber. El resto de los candidatos a la alcaldía de París solo pueden aspirar a figurar de manera honorable, aunque pueden ser esenciales, quizá, para elegir a la futura alcaldesa, en caso de la ausencia de una mayoría clara a su favor. David Belliard, candidato ecologista, tiene un 14% de intención de voto. Resultado potencial muy honorable, pero insuficiente para ocupar un puesto determinante en la futura alcaldía. Danielle Simonnet, candidata de Francia Insumisa (FI, extrema izquierda populista), solo tiene un 7% de intención de voto. Resultado que roza la mediocridad, sin gloria. Mientras que Cédric Villani (disidente del partido de Macron) y Serge Federbusch (extrema derecha) se cotizan entre el 7 y el 4% de intención de voto. Resultados marginales de cierto alcance político. Aspiración nacional Agrupación Nacional (AN, extrema derecha, ex FN, Frente Nacional), el partido de Marine Le Pen, aspira a ser un gran partido nacional. Las elecciones municipales confirmarán sus buenos resultados muy localizados, en algunas regiones, pero? sin implantación nacional verdadera, sin presencia significativa en París, la capital del Estado. A tres semanas de la primera vuelta, todas las radiografías electorales anuncian un estancamiento o retroceso de todas las izquierdas, con amenazado liderazgo socialista (Hidalgo). Derecha (Dati) y centro (Buzyn) se consolidan como fuerzas hegemónicas, víctimas de sus divisiones y enfrentamientos, cuando las extremas izquierdas y extremas derechas populistas, se confirman como fuerzas estables con vocación «desestabilizante». Sea cual sea el resultado de la batalla de París, está llamada a influir en la recomposición en curso del paisaje político nacional.
21-02-2020 | Fuente: abc.es
El partido de Marine Le Pen está al borde de la bancarrota
Según la contabilidad oficial de la Comisión nacional de cuentas de campaña y financiación política (CNCCFP), el partido de Marine Le Pen, Agrupación Nacional (AN, ex Frente Nacional, FN), se encuentra al borde de la bancarrota, acumulando pérdidas, deudas y salarios a la alza de sus dirigentes. Según las últimas cifras oficiales de la CNCCFP, correspondiente al año contable de 2018, AN habría acumulado 19,2 millones de euros de pérdidas y 24,4 millones de deudas. 2019 pudo agravar esa situación financiera, al borde de la quiebra y la insolvencia, que puede agravarse los próximos meses. Un banco ruso reclama una deuda impagada de 9,4 millones de euros. El partido de Marine Le Pen adeuda a su padre, Jean-Marie, el patriarca de la extrema derecha francesa, otros 4,2 millones de euros. Varias asociaciones de personas y empresas que se consideran víctimas de facturas impagadas reclaman otros 11,6 millones de euros. Al día de hoy, los bancos franceses han sido muy remisos a conceder crédito al partido de Marine Le Pen, considerándolo cliente «poco fiable». Ante esa evidencia, la presidenta de AN ha utilizado dos métodos de financiación: pedir crédito de bancos rusos, y vender ?bonos? a sus simpatizantes, prometiendo beneficios del 5 %, a medio plazo. La superposición de escándalos, en curso de instrucción judicial, agrava la crisis de liquidez, sin perspectivas de solución conocidas. Salarios y gastos de «representación» de Marine Le Pen y el equipo dirigente de su partido, por un montante de 3,5 millones de euros, anuales, son una de las partidas más gravosas de los presupuestos de AN. La «guardia pretoriana» de Marine Le Pen tiene unos salarios que oscilan entre los 6.000 y los 8.000 euros netos. La presidenta de AN tiene dos salarios oficiales. Como diputada, tiene un sueldo mensual de 5.000 euros netos, beneficiándose de otros 1.500 euros de gastos de representación, a los que pueden añadirse otros 1.000 o 1.500 destinados a pagar a sus asistentes parlamentarios. Además de esos ingresos parlamentarios (6.500 / 7.000 euros), Marine Le Pen cobra de su propio partido otros 60.000 euros netos anuales, sumando unos ingresos de 11.000 a 12.000 euros mensuales.
20-02-2020 | Fuente: abc.es
Trump elige como director de inteligencia a un polémico embajador muy crítico con Europa
Donald Trump ha vuelto a conmocionar Washington al elegir como director de las 17 agencias de inteligencia de Estados Unidos a su polémico embajador en Alemania, Richard Grenell, que ha provocado varios encontronazos con las autoridades europeas al criticar duramente las decisiones de sus gobernantes, algo poco común por parte de diplomáticos. Esta decisión demuestra que tras ser absuelto en el juicio político del impeachment , el presidente Trump está decidido a rodearse en su Gobierno de fieles aliados, funcionarios cercanos ideológicamente, aunque carezcan de la experiencia en gestión de equipos y material sensible necesaria. En sus casi dos años como embajador en Berlín, Grenell ha criticado la política migratoria de Angela Merk el, el acuerdo nuclear con Irán que mantienen las potencias europeas pese a la salida de EE.UU., y la decisión de subcontratar la infraestructura de las redes 5G del continente a empresas chinas.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Thank you, <a href="https://twitter.com/WELTnews?ref_src=twsrc%5Etfw">@WELTnews</a> for the opportunity to speak with so many German CEOs and leaders. <a href="https://twitter.com/hashtag/welt?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#welt</a> <a href="https://t.co/b54tGVetWy">pic.twitter.com/b54tGVetWy</a></p>&mdash; Richard Grenell (@RichardGrenell) <a href="https://twitter.com/RichardGrenell/status/1214901823942877185?ref_src=twsrc%5Etfw">January 8, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Muy controvertida fue una entrevista suya en el medio digital Breitbart News en junio de 2018, un mes después de llegar a la Embajada norteamericana en Alemania: «Quiero, sin dudas, apoyar a otros conservadores en Europa, otro tipo de líderes. Creo que el terreno está abonado para una serie de políticas conservadoras que están tomando raíces por las fallidas políticas de la izquierda». Esos nuevos movimientos a los que se refiere Grenell, y que encuentran eco en las informaciones de Breitbart son La Liga en Italia, el Frente Nacional en Francia, Alternativa por Alemania y Vox en España. Grenell ocupará el cargo de director nacional de Inteligencia, pero lo hará en funciones. El motivo es que si el nombramiento fuera definitivo debería ratificarle en el cargo el Senado, y aunque en él son mayoría los republicanos, puede que encontrara resistencias entre los denominados centristas. Será el tercero en ocupar el puesto bajo Trump, tras Mike Dempsey y Dan Coats. Además, Grenell es el primer director nacional de Inteligencia abiertamente homosexual. Ya fue el primer portavoz de una campaña republicana en serlo, cuando trabajó en 2012 para Mitt Romney.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Fifty years ago a gay man or woman couldn?t work in the intelligence community. Today President Trump is appointing an openly gay man to serve as Acting Director of National Intelligence. Congratulations, Ambassador <a href="https://twitter.com/RichardGrenell?ref_src=twsrc%5Etfw">@RichardGrenell</a></p>&mdash; Matt Gaetz (@mattgaetz) <a href="https://twitter.com/mattgaetz/status/1230283599422861313?ref_src=twsrc%5Etfw">February 20, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Según dijo el diputado republicano Matt Gaetz, de Florida, en la red social Twitter: «Hace cincuenta años un hombre o mujer gay no podía trabajar en los servicios de inteligencia. Ahora el presidente Trump elige a un hombre abiertamente gay para el puesto de director nacional de Inteligencia en funciones». Los demócratas han protestado por su nombramiento. El senador Mark Warner, que tiene asiento en el Comité de Inteligencia de esa Cámara, ha advertido de que su partido no permitirá «injerencias políticas en la labor de las agencias de inteligencia». Como director nacional de Inteligencia, Grenell supervisa la CIA, las ramas de inteligencia de la DEA y el FBI, y el resto de departamentos relacionados en el Gobierno y las fuerzas armadas.
15-01-2020 | Fuente: abc.es
Las concesiones de Macron no ponen fin a la crisis de la reforma del sistema de pensiones
Emmanuel Macron afirma que «continuará explicando y concertando», cuando sus concesiones globales y sectoriales, a muy distintos colectivos y sindicatos, no han puesto fin al rosario de huelgas que siguen complicando el funcionamiento de los transportes públicos nacionales, ferrocarriles, metro y autobuses, sin perspectivas de fin, cuarenta y dos días después del estallido callejero de la crisis, el 5 de diciembre pasado. La prolongación indefinida de la crisis corre el riesgo de influir en la incipiente campaña de las elecciones municipales del próximo mes de marzo, añadiendo un nuevo frente de crisis nacional. Los candidatos del partido de Macron, «La República En Marcha», comienzan a ser víctimas del fuego cruzado de los sindicatos y los partidos de oposición de izquierda y derecha, cuando el partido de Marine Le Pen, Agrupación Nacional (AN, exFrente Nacional, FN), se cotiza como posible partido mayoritario en la región administrativa de Occitania, la Cataluña francesa. Édouard Philippe, primer ministro del Gobierno de Macron, continúa discutiendo con los sindicatos que quieren discutir, con un margen de maniobra a geometría variable, que corre el riesgo de seguir desguazando parcialmente la reforma. El frente sindical, por su parte, se ha dividido en partidarios de prolongar la crisis indefinidamente y partidarios de seguir negociando esperando conseguir nuevas concesiones. La Confédération générale du travail (CGT, históricamente ligada al PCF) sigue pidiendo la retirada completa del proyecto de sustitución de los 42 regímenes de pensiones por un régimen único y universal. La Confédération française démocratique du travail (CFDT, calificada de «reformista») ha decidido no convocar nuevas huelgas, esta semana, dejando en suspenso una posible salida de la crisis. Pero sigue «chalaneando» nuevas concesiones. Esa división sindical complica una solución final de la crisis. Muchos colectivos beneficiarios de regímenes de jubilación especiales siguen convocando paros particulares, multiplicando la confusión. La Société nationale des chemins de fer français (SNCF, equivalente a la Renfe española) anuncia de un día para otro una mejora del tráfico ferroviario nacional. Mejora poco perceptible para los usuarios. La Régie autonome des transports parisiens (RATP, Ente público de los transportes públicos parisinos, metro y autobuses) tampoco consigue asegurar un tráfico «normal». De un día para otro, no es fácil saber qué líneas de metro funcionarán normalmente, ni qué líneas estarán cerradas, durante unas horas o durante todo el día. Abogados, enfermeras, transportistas, entre otros numerosos colectivos, siguen exigiendo que la reforma del sistema nacional de pensiones tenga en cuenta la «particularidad» de sus respectivas profesiones, entre muchas otras. Emmanuel Macron anunció el 2017 la supresión de los 42 regímenes de pensiones y jubilaciones especiales, sustituidos por un sistema único y universal. Elegido presidente, lanzó un proceso de concertación. Dos años y medio más tarde, el Gobierno sigue «negociando y concertando» con un resultado provisionalmente modesto. El proyecto de Ley de reforma del sistema nacional de pensiones sigue «matizándose». Y debiera ser aprobado en Consejo de ministros a finales de mes o primeros de febrero, para ser discutido en la Asamblea Nacional los próximos meses. El proyecto original ha quedado parcialmente «desguazado». Y nadie sabe, con precisión, en qué quedará el proyecto final, sujeto a sucesivas matizaciones. La crisis se prolonga, indefinidamente.
27-11-2019 | Fuente: elpais.com
El cordón sanitario: origen y eficacia
En Francia, con el ascenso en las últimas cuatro décadas del Frente Nacional, la expresión se ha convertido en una referencia
26-11-2019 | Fuente: elpais.com
El cordón sanitario: origen y eficacia
En Francia, con el ascenso en las últimas cuatro décadas del Frente Nacional, la expresión se ha convertido en una referencia
24-11-2019 | Fuente: abc.es
Cómo la maquinaria de injerencia rusa pasó de desestabilizar Europa a Iberoamérica
La gran maquinaria de injerencia rusa, una compleja red de medios financiados con dinero público y tecnológicas privadas de empresarios cercanos al Kremlin, decidió hace tres años ampliar su radio de acción después de lograr dos rotundas victorias. Ahondando las divisiones del electorado estadounidense y británico, la propaganda digital rusa había facilitado la victoria del sí en el referéndum del Brexit y que Donald Trump ganara las elecciones. Tras esos dos logros, la propaganda rusa se reforzó en español, poniéndose a prueba en el referéndum de independencia en Cataluña y, ya este mismo año, alentando las protestas en países de Sudamérica como Ecuador, Chile o Colombia. Dos importantes investigaciones judiciales en España han revelado esta semana que un espía de una unidad de élite rusa visitó España en 2016, cuando los medios del Kremlin publicaron las primeras noticias falsas sobre el independentismo catalán, y que un círculo de asesores del expresidente catalán Carles Puigdemont ofreció cooperación diplomática a Rusia a cambio de que este país diera por valida la declaración de independencia en Cataluña en 2017. Esta segunda revelación se desprende de una investigación del juez de Barcelona Joaquín Aguirre, que instruye una causa sobre malversación de fondos públicos en Cataluña. Desde 2016 la red global de desinformación del Kremlin fue penetrando una crisis tras otra, interfiriendo en elecciones y referendos sucesivos. Su primera noticia falsa sobre la crisis catalana llegó en septiembre de aquel año, cuando el portal estatal Sputnik publicó la crónica «Una Cataluña independiente reconocerá que Crimea es rusa». Durante la investigación del juez Aguirre, un registro policial reveló pruebas de que un socio de Puigdemont, el empresario Víctor Terradellas, ofreció a un colaborador del Kremlin, Serguéi Markov, el reconocimiento de la anexión rusa de Crimea a cambio del apoyo del Kremlin a la declaración unilateral de independencia catalana. Uno de los objetivos prioritarios de Vladímir Putin, que este año cumple dos décadas en el poder, ha sido debilitar la Unión Europea ahondado sus divisiones internas, con campañas a favor del auge de partidos populistas en Francia, Italia y Alemania; la salida del Reino Unido del acuerdo de la misma UE, y el fomento del separatismo en España y otros países. En 2017 el propio Putin dio un discurso un mes después del referéndum del 1-O en Cataluña en el foro Valdái en el que comparó el caso de Cataluña con el de Crimea, la península de Ucrania que declaró su independencia en 2014 y luego fue anexionada por Rusia. Asilo a Puigdemont El Kremlin busca el reconocimiento internacional de la anexión de Crimea, algo que según la investigación judicial ofreció Puigdemont en el caso de que Cataluña llegara a ser independiente, tal y como ha revelado «El Periódico». Sólo 11 de los 193 países representados en Naciones Unidas ha reconocido que Crimea es rusa, casi todos satélites rusos como Venezuela o Siria. La semana pasada el líder de los ultranacionalistas de Rusia, Vladímir Zhirinovski, ofreció asilo a Puigdemont en Rusia con el objetivo de evitar ser repatriado a España por medio de una euroorden. Varias investigaciones elaboradas en años recientes por el Parlamento Británico, la Fiscalía de EE.UU., la Asamblea Parlamentaria de la OTAN y la UE demuestran que Rusia ha convertido las injerencias digitales en política de estado, financiando medios estatales como RT o Sputnik (ambos operan en español) y apoyándose en empresas de distribución tecnológica de propaganda por medio de cuentas falsas como la Agencia de Investigación de Internet. La fiscalía estadounidense ha presentado cargos contra 12 agentes de inteligencia y espionaje, 13 civiles y tres empresas de Rusia. Esas campañas forman parte de una guerra híbrida definida en 2013 por un general ruso, Valeri Gerásimov, de este modo: «Las normas de la guerra han cambiado. El papel de los medios no militares para lograr fines políticos y estratégicos ha crecido y, en muchos casos, ha demostrado ser mucho más efectivo que el uso de la fuerza con armas». Así se explica que la desinformación conviva con operaciones como el envenenamiento del espía Serguéi Skripal en Reino Unido en marzo de 2018, tapado por una cortina de humo digital con la que los medios rusos trataron de sembrar dudas sobre la autoría del Kremlin con 20 teorías diferentes. Esta semana se ha sabido también que la Audiencia Nacional investiga varios viajes a Cataluña en 2016 y 2017 de un espía implicado en el intento de asesinato de Skripal en Reino Unido. Se trata de Denis Serguéiev, que emplea el alias Serguéi Feodotov, un agente de la unidad de élite 29155 que estuvo también en Ucrania, República Checa, Italia, entre otros. Apoyo a Maduro y Morales Los mismos medios y redes que difundieron esas informaciones dudosas y manipuladas en la crisis catalana, con titulares como «Efecto dominó: Si Cataluña se independiza, hasta 45 nuevos países podrían surgir en Europa», han desplazado su centro de gravedad a Iberoamérica este año, con dos objetivos: en apoyo del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela y de Evo Morales en Bolivia y fomentando la protesta en otros países con gobiernos elegidos democráticamente como Ecuador, Chile y Colombia. En Iberoamérica, dos tipos de intereses confluyen: los del chavismo y los de su principal socio internacional, Rusia, asistidos ambos por los medios estatales en español de sus principales socios, incluido el portal HispanTV de la República Islámica de Irán. Alertados, tanto los gobiernos de Ecuador como el interino de Bolivia han tratado de cortar la señal televisiva del portal estatal ruso RT, aunque este tiene más influencia por medio de internet y las redes sociales que por emisiones tradicionales. Las injerencias del Kremlin EE.UU. El fiscal especial Robert Mueller ha acusado directamente a Rusia de tener en marcha dos campañas de injerencia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016 con el objetivo de que Donald Trump fuera elegido. En esa campaña híbrida participó la inteligencia rusa al robar correos electrónicos de la campaña de Hillary Clinton y el portal Wikileaks, que los recibió y los filtró a apenas unas semanas de que se celebraran los comicios. Una empresa privada rusa, la Agencia de Investigación de Internet, se dedicó a publicar bulos y mentiras en redes para ahondar divisiones. Aunque el fiscal Mueller no halló pruebas de que Trump pidiera esa ayuda, sí ha presentado cargos contra 12 agentes de inteligencia y espionaje, 13 civiles y tres empresas, todos en Rusia. Iberoamérica Los medios de desinformación rusos se han sumado a un esfuerzo capitaneado por las redes digitales del chavismo en una gran campaña para alentar las protestas en países con gobiernos democráticos como Colombia, Chile y Ecuador. Esa maquinaria tenía también en marcha una campaña para apoyar en su reelección al expresidente boliviano Evo Morales, que hace unos años llegó a crear su propia «guerrilla digital». Perdido el poder, Morales ha perdido capacidad de maniobra en esas redes, aunque sigue teniendo el apoyo de los medios estatales rusos y venezolanos que denuncian un golpe de Estado en el país. Desde que en 2011 Hugo Chávez abriera una cuenta en Twitter, Venezuela ha priorizado como política de estado el control de las redes sociales, llegando incluso a usar el carné de la patria para pagar subsidios a los usuarios más activos que ayuden a popularizar lemas en esas plataformas digitales. Cataluña En 2017 los medios estatales rusos se emplearon a fondo en ahondar las divisiones ante el referéndum de independencia en Cataluña, ilegalizado antes por la justicia española. Se les sumó el portal Wikileaks, cuyo fundador, Julian Assange, comenzó a escribir mensajes en catalán en Twitter y acusó a España de actuar como la Alemania nazi y de precipitar una nueva guerra civil. Según ha denunciado la Fiscalía norteamericana, Assange y Wikileaks han cooperado con la inteligencia rusa en sus campañas globales de injerencia. Esta semana se han hecho públicas dos investigaciones judiciales separadas sobre la injerencia rusa en Cataluña. La Audiencia Nacional, con la Policía Nacional, investiga la presencia de espías rusos expertos en desestabilización en Cataluña antes del referéndum. El juez de Barcelona Joaquín Aguirre, asistido por la Guardia Civil, ha obtenido pruebas de contactos entre el entorno de Carles Puigdemont y emisarios del Kremlin, a los que ofreció favores diplomáticos como reconocer que la península de Crimea es propiedad legítima de Rusia si a su vez apoyaban una declaración unilateral de independencia. Ya en 2017 el Gobierno de Mariano Rajoy denunció en Bruselas las injerencias de Rusia en el referéndum de independencia y modificó la estrategia de seguridad nacional frente a ese tipo de ataques. Brexit Una comisión sobre desinformación de la Cámara de los Comunes británica halló en 2018 pruebas sobradas de actividad rusa para manipular el referéndum sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Con noticias en sus medios estatales en inglés y mensajes en redes sociales, Rusia buscó promover la ruptura entre Londres y Bruselas, con un apoyo expreso al partido de Nigel Farage. Del mismo modo, el Kremlin ha apoyado ?en ocasiones incluso económicamente? a otros partidos populistas que promueven la ruptura de la UE, como el Frente Nacional francés o La Liga en Italia. En sus pesquisas, el comité dice haber obtenido evidencias «del papel de Rusia específicamente en apoyo de organizaciones que crean y difunden desinformación, contenido falso o parti- dista, con la finalidad de erosionar la confianza de la ciudadanía y desestabilizar los estados democráticos.
10-11-2019 | Fuente: abc.es
¿Recuerdan la crisis de los refugiados entrando en Europa a miles cada día en el año 2015? Fue cuando la progresía se inventó lo de los «migrantes» como forma de negar la evidencia: no era inmigrantes quienes así son definidos en el Diccionario de la Real Academia Española. Porque el inmigrante es el que llega a un país extranjero para radicarse en él. Y eso no se podía admitir. Si sólo eran migrantes no se sabía de dónde venían ni a qué lugar se dirigían. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, cometió la barbaridad de decir que en el mundo hay fronteras que deben ser respetadas y que para cruzarlas hay que cumplir requisitos. Algo que ocurre en casi todo el planeta, pero que, de repente, se volvió políticamente incorrecto en Europa. Ya sabemos que Orban se volvió la encarnación de Lucifer y todos renegaron del cumplimiento de los tratados europeos que prohíben la entrada sin control en nuestras fronteras. Cuánta agua ha corrido bajo los puentes desde entonces. Esta semana hemos escuchado al presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, fijar las cuotas de inmigrantes que podrán entrar en Francia legalmente. No sé ustedes, pero yo, por más que he indagado sobre posibles críticas a Macron por su anuncio, por más que he buscado las previsibles acusaciones de xenofobia y otras descalificaciones similares que se lanzaron contra Orban, no las he visto en ningún medio de comunicación. Cuando Orban impedía en 2015 la entrada en Hungría de todos aquellos inmigrantes sin control, el destino que estos buscaban era Alemania. La canciller Merkel abrió las puertas y dijo que podían llegar casi sin límite. Luego ha tenido los problemas de orden público de todos conocidos. Esta semana, el ministro alemán del Interior, el socialcristiano Horst Seehofer, ha anunciado el establecimiento de controles policiales en todas las fronteras. ¿Con qué objetivo? Obviamente con el de controlar la entrada de indeseables en Alemania. Lo mismo que pretendía Orban en 2015. ¿Han visto ustedes alguna crítica al Gobierno de Merkel por hacer lo mismo que propugnaba Orbán? Es más, confieso que después de una larga campaña de descrédito contra él desde las páginas del diario El País, me quedé pasmado el pasado miércoles cuando este diario abría su sección internacional en la página 2 con una gran fotografía de un Orban sonriendo al primer ministro checo Andrej Babis. El húngaro ya no es Satanás. El título aclaraba por qué: «España lucha junto a países del Sur y del Este contra los recortes de la UE». Cielos, de repente el malvado Orban es nuestro aliado. ¿Se lo habrán hecho mirar Sánchez y Borrell? La hipocresía del progresismo europeo ante ciertas situaciones políticas viene de largo y no parece probable que acabemos con ello. ¿Recuerdan en 2000 la crisis con Austria? El Partido Popular Austriaco rompió la tradicional gran alianza con el Partido Socialista. Sólo había servido para engordar a la extrema derecha del Partido de la Libertad. Así que los populares formaron gobierno con la extrema derecha. Europa bramó: se estableció un «cordón sanitario» en torno a Austria que padeció diferentes sanciones. Dos años después todas ellas eran levantadas y los populares ganaban unas elecciones -anticipadas- por primera vez desde 1966. ¿Cree alguien que si el Frente Nacional francés ganase las elecciones en Francia hoy -algo no inimaginable- Francia sería sancionada? Quizá Macron, Merkel y otros empiecen a darse cuenta de que el auge del populismo en Europa se debe, entre otras razones, a que los grandes partidos no han querido atender las demandas de sus electores. Gente como Orban sí. Y aunque pidió la baja temporal por iniciativa propia antes de las últimas elecciones europeas, nunca ha dejado de pertenecer al Partido Popular Europeo. En el fondo saben que tiene razón.
06-11-2019 | Fuente: abc.es
Los partidos de la familia Le Pen sospechosos de comportamientos crapulosos
La justicia sospecha que los sucesivos partidos de la extrema derecha francesa, Frente Nacional (FN) y Agrupación Nacional (AN), fundados y presididos por Jean-Marie y Marine Le Pen, se han estado financiando ilegalmente desde 2014 cometiendo posibles delitos de estafa y apropiación indebida de bienes y fondos del Estado. La tarde del miércoles día 7 de noviembre comenzó el proceso de siete amigos íntimos de la familia Le Pen, miembros importantes del FN, primero, y AN, después, con muchos antecedentes entre todas las familias de la extrema derecha francesa, de los grupos violentos y neonazis de los años 70 del siglo pasado a los tesoreros y contables de las cuentas de varios partidos, grupúsculos y asociaciones «empresariales» utilizadas por la familia Le Pen para financiar sus actividades políticas. Jean-Marie y Marine Le Pen todavía no figuran como beneficiarios «directos», «personales», de las actividades presumidamente crapulosas de sus amigos personales y colaboradores políticos más íntimos, al frente de un lucrativo «consorcio» político y empresarial destinado a estafar al Estado, en beneficio del FN y AN. Frédéric Châtillon, Axel Loustau, Jean-François Jalkh y Walleard de Saint-Just son los principales acusados de un proceso que debe prolongarse hasta primeros de diciembre, acusados de estar al frente de un «micropartido» y una empresa de «prestación de servicios electorales» que permitió al FN y AN cobrar donaciones y subvenciones legales e ilegales en beneficio del FN y la AN en las campañas de las elecciones municipales y europeas de 2014, las presidenciales y legislativas de 2017, las departamentales de 2018 y las europeas del 2019. Los amigos personales y colaboradores políticos más íntimos de Jean-Marie y Marine Le Pen crearon un micropartido, «Jeanne», y una empresa de prestación de servicios electorales, «Riwal», con una «rentabilidad» financiera, legal e ilegal muy alta. Los candidatos que deseaban presentarse en las listas de la extrema derecha debían comprar al precio más alto un kit electoral (fotos, programas, carteles), fabricado «expresamente» para ellos. Y los sucesivos partidos de la familia Le Pen podía recibir subvenciones legales (del Estado) y mucho más vidriosas (de donantes no siempre bien identificados), culpables de presuntos delitos de estafa y abusos sociales de fondos económicos del Estado. En el núcleo duro de ese sofisticado sistema de financiación ilegal de actividades presuntamente crapulosas se encuentran íntimos de la familia Le Pen de más diversas familias de la extrema derecha. Frédéric Chatillon, amigo íntimo de Marine Le Pen, militó durante muchos años en el GUP (Grupo Unión Defensa), un grupúsculo neonazi sin miedo a la violencia. Wallerand de Saint-Just, tesorero de AN, el partido de Marine Le Pen, acompaña a Jean-Marie Le Pen desde 1972, cuando varios grupúsculos neonazis decidieron unirse en un partido único, el Frente Nacional, que Marine Le Pen decidió refundar el 2018, dándole otro nombre, Agrupación Nacional, asumiendo como propia la historia del difunto FN.
1
...