Infortelecom

Noticias de frente nacional

18-05-2019 | Fuente: abc.es
Le Pen mantiene su primer puesto para las europeas según todos los sondeos
Todos los sondeos anuncian un «terremoto» político en Francia, con motivo de las elecciones europeas. La extrema derecha de Marine Le Pen se cotiza como posible gran vencedora, al frente del primer partido de Francia. Emmanuel Macron confirma su aislamiento político continental. Las izquierdas históricas, socialistas y comunistas, se hunden ante la ascensión de la extrema izquierda populista. Todos los sondeos de las últimas dos semanas afirman que Agrupamiento Nacional (AN, ex-Frente Nacional, FN), el partido de Marine Le Pen, puede conseguir entre el 23 y el 24 % de los votos nacionales, convirtiéndose en el partido más votado, el primer partido de Francia. La extrema derecha francesa ya ganó de manera espectacular las elecciones europeas del 2014 (con un 25 % de los votos). Cinco años después, el mismo triunfo parece más llamativo, cuando otros partidos a la derecha o extrema derecha del Partido Popular Europeo (PPE), anuncian una ola ultra conservadora muy considerable en toda Europa. En segundo puesto, según todos los sondeos, La República En Marcha (LREM, liberal reformista), el partido de Emmanuel Macron, se ha estancado en torno al 21 o el 22 % de las intenciones de voto. Una diferencia de solo 1 ó 2 puntos, pero altamente simbólica, si se confirmarse que el partido del presidente queda relegado a un segundo puesto. LREM parece víctima del aislamiento personal de Macron, en toda Europa. Nathalie Loiseau, la cabeza de lista del partido de Macron, no consigue ser visible. Exministra de asuntos europeos, gran conocedora de la «cocina administrativa» de la UE, no consigue despegar ni dar visibilidad al proyecto presidencial de Renacimiento de Europa. Renacimiento, con R mayúscula. Proyecto ultra ambicioso que no ha conseguido despertar gran interés fuera ni dentro de Francia. Salvarse de la quema Los Republicanos (LR, derecha tradicional) sigue siendo víctimas de la retirada política de Nicolas Sarkozy, sustituido por unos aspirantes a líderes que no consiguen salir del hoyo de un modesto 12 % de intenciones de voto. Se trata de un retroceso histórico del conservadurismo francés tradicional, que tuvo personalidades eminentes, de Valery Giscard d?Estaing a Jacques Chirac. A la izquierda, socialistas y comunistas corren el riesgo del hundimiento histórico. El PS apenas tiene un 5 % de intenciones de voto. El peor resultado potencial de la historia del socialismo francés, que tuvo personalidades europeas de los más altos vuelos, como François Mitterrand o Jacques Delors. El PCF apenas tiene un 3 % de intenciones de voto. El comunismo francés se instala en el gueto de los grupúsculos insignificantes. No habrá comunistas franceses en el nuevo Parlamento Europeo (PE), elegido el próximo día 26. A la izquierda, el único partido que se salva del hundimiento es La Francia Insumisa (LF, extrema izquierda populista), cuyo líder, Jean-Luc Mélenchon, ha intentado montarse al carro de la franquicia de los chalecos amarillos, donde cohabitan familias de extrema izquierda y extrema derecha. En la recta final de la campaña, LFI ha sido víctima de una crisis espectacular: varios de sus cuadros han abandonado el partido de extrema izquierda para apoyar a la extrema derecha de Le Pen. Tragedia política de gran calado: todas las izquierdas, juntas, «pesan» menos que la extrema derecha de Le Pen. Europa Ecología / Los Verdes (EELV) es una federación de familias ecologistas que se cotizan con un 7 % de intenciones de voto. Solos, aislados, sin grandes aspiraciones, los ecologistas franceses quedarían contentos si consiguieran evitar una catástrofe. Existen, todavía, tres grupúsculos de ultra derecha, Francia en Pie (FeP), Los Patriotas (LP), Unión Popular Republicana (UPR), que suman, juntos, entre un 6 y un 8 % de votos, robados a la extrema derecha de Le Pen. A la extrema izquierda, otros dos grupúsculos, Lucha Obrera (LO) y Generación, apenas suman un 3 ó 4 % de intenciones de voto. Votos robados a las izquierdas tradicionales, caídas en una crisis catastrófica. Un archipiélago Esa fragmentación excepcional del paisaje político francés parece anunciar un terremoto o un cambio muy profundo, cuando menos. Todos los partidos políticos tradicionales, de izquierda o derecha, se han instalado en una crisis sin precedentes. Y los nuevos partidos no cuentan con ningún apoyo excepcional. Emmanuel Macron ha devorado a todos los partidos de centro y derecha tradicionales. Pero no cuenta con un apoyo nacional masivo. Sus ambiciones europeas no han encontrado el eco esperado en Alemania, que no comparte los proyectos europeos del presidente francés. Marine Le Pen ha recentrado a la extrema derecha que su padre organizó en torno al difunto Frente Nacional (FN). Y ha creado un partido de nuevo cuño, Agrupación Nacional (AN), que puede convertirse en el primer partido de Francia, con un programa antieuropeo, antiliberal, anticapitalista, haciendo campaña contra todos los pilares de la Unión Europea (UE). Grandes beneficiarios de la antigua Política Agraria Común (PAC), los agricultores y las clases medias francesas no comparten tal hostilidad contra Europa. Varios sociólogos y estudiosos comienzan a afirmar que Francia está viviendo una gran mutación, convertida en un «archipiélago» de comunidades culturales que no siempre se entienden entre ellas. La recta final de las elecciones europeas parece confirmar, en cualquier caso, que Francia está cambiando de modelo político.
12-05-2019 | Fuente: abc.es
La extrema derecha puede convertirse en el primer partido de Francia
Varios sondeos pronostican que Agrupación Nacional (AN, ex Frente Nacional, FN, extrema derecha), el partido de Marine Le Pen, será la primera fuerza política de Francia en las elecciones europeas del próximo día 26. Hasta ayer, todos los sondeos anunciaban un empate técnico de AN y el partido de Emmanuel Macron, La República En Marcha (LREM), con unas intenciones de voto muy semejantes, entre el 21 y el 22 %, con diferencias del 0,5 y el 1 %, a la alza a la baja. El último sondeo de Le Figaro (matutino conservador), TF1 (primera cadena de tv, privada) y RTL (primera cadena radio, privada), anuncia por vez primera la victoria de AN, con un 22,5 / 23 % de intenciones de voto, con una ligerísima ventaja sobre LREM, que pudiera obtener un 22 %. Se trata de una mínima y eventual ventaja, sintomática. LREM parece ser víctima del liderazgo invisible de Nathalie Loiseau, ex ministra de asuntos europeos, prácticamente invisible e inaudible, a dos semanas de un voto políticamente sensible, para Francia y Europa. Emmanuel Macron se ha visto forzado a entrar personalmente en campaña, con un resultado todavía imprevisible. AN también es víctima de la inexperiencia inaudible de Joan Bardella, el candidato de AN, que cuenta con la presencia permanente de Marine Le Pen en todos sus mitines y actos de campaña, enarbolando siempre su bandera contra una «Europa carcelaria», presentando el voto del próximo día 26 como un plebiscito contra Macron, defensor de un «renacimiento europeo». Todos los sondeos siguen confirmando el hundimiento histórico de las izquierdas francesas. El PS sigue al borde de un precipicio, con un 4,5 % por ciento de intenciones de voto: el peor pronóstico de su historia. El PCF sigue instalado en su condición de grupúsculo, con un 3 % de intenciones. La Francia Insumisa (LFI, extrema izquierda populista) cuenta con un 10 % de intenciones de voto. Esas tres izquierdas, juntas, pesan entre un 17 y 19 % de intenciones de voto, de 3 a 5 puntos menos que la extrema derecha de Marine Le Pen. Existen, todavía, otras dos listas de extrema derecha, que suman un 4 % de intenciones de voto. Los Repúblicanos (LR, derecha tradicional) siguen «huérfanos» de Nicolas Sarkozy, con un 12,5 % de intenciones de voto. Otras cinco listas de ecologistas y extremas izquierdas oscilan entre un 1 y un 7 % de intenciones de voto, confirmando que las elecciones europeas se han transformado, en Francia, en un duelo a primera sangre política entre Emmanuel Macron y Marine Le Pen.
07-05-2019 | Fuente: abc.es
«La extrema derecha, la extrema izquierda y el movimiento islamista son las fuentes del antisemitismo en Francia»
Cruces gamadas sobre el retrato de Simone Veil, superviviente de Auschwtiz y expresidenta del Parlamento Europeo, en los buzones de un barrio de París. Cruces gamadas sobre las lápidas del cementerio judío de Quatzenheim, una pequeña localidad de Alsacia. Mireille Knoll, una anciana de 85 años, asesinada de varias puñaladas por su «pertenencia a una religión», el judaísmo, en su piso de la capital francesa. Insultos antisemitas, negacionismo y saludos nazis de algunos miembros de los chalecos amarillos, que recorren las calles desde noviembre. En Francia, las agresiones antisemitas aumentaron un 75% en 2018, pasando de las 311 de 2017 a las 541 del año pasado, informó hace tres meses el ministro del Interior, Christophe Castaner. Aunque la comunidad judía parece bien acogida en la sociedad francesa, algunos mitos de raigambre antisemita persisten. Un 89% de los ciudadanos franceses «están de acuerdo» en que los «franceses judíos» son tan franceses «como los otros», según un sondeo de Ipsos. Al mismo tiempo, el 36% cree que «los judíos tienen una relación especial con el dinero», dando crédito a ese mito que hace del judío un hombre rico. Las dificultades con la memoria histórica agravan este panorama. Un sondeo de la empresa CSA revelaba en 2012 que la mayoría de los jóvenes franceses desconocen qué fue la redada del Velódromo de Invierno, triste episodio de colaboracionismo durante la Ocupación nazi. El expresidente Jacques Chirac fue el primero en reconocer la responsabilidad de Francia en ese suceso, que se saldó con la deportación de miles de judíos a campos de exterminio. Lo hizo en 1995, medio siglo después de que se produjera. Chirac también fue el primer presidente que no era un adulto durante la Segunda Guerra Mundial. El antisemitismo, se puede concluir, es un fenómeno que salpica la historia francesa desde el siglo XIX. «La patria de los derechos del hombre -leemos en «A vueltas con la cuestión judía» (Anagrama, 2011), de Élisabeth Roudinesco-, la primera que emancipó a los Judíos, en 1791, estuvo también, alrededor de 1850, entre las primeras que generaron tesis antisemitas, y ya en 1940 traicionó su propio ideal con la instauración del régimen de Vichy». Abraham Bengio (Tánger, 1949), presidente de la Comisión de Cultura de la Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo (Licra, por sus siglas en francés), acudió al Centro Sefarad-Israel de Madrid para explicar las causas del rebrote de ese odio en Francia. Su asociación trabaja desde 1927, año de su fundación, para combatir la violencia contra los judíos. Las agresiones antisemitas aumentaron un 75% en Francia de 2017 a 2018. ¿Por qué se ha producido ese incremento? ¿Está el antisemitismo incrustado en la sociedad francesa? Ha habido un aumento de las agresiones racistas en general, y en particular de las antisemitas, en Francia. Hay que relativizar los datos: se dice que en 2018 aumentaron un 75% respecto a 2017, pero 2017 fue un año tranquilo. Por otra parte, no se puede negar que antes del año 2000 se contaban unas 100 agresiones anuales contra los judíos. A partir de entonces, hay entre 250 y 1.000 cada año. Hay varias razones para este aumento impresionante. La primera, que el efecto sedante del Holocausto se ha acabado. La tragedia de la Segunda Guerra Mundial fue enorme. Cuando terminó, proclamar que se era antisemita no resultaba posible. Era demasiado odioso. Georges Bernanos decía algo muy cínico: «Hitler ha deshonrado el antisemitismo». Es decir, que en Francia, antes de 1939, la derecha era antisemita, pero jamás hubiera matado o agredido a nadie; la Shoah había «deshonrado» al antisemitismo, entonces. Por otro lado, los últimos supervivientes del Holocausto se están muriendo. Si hablas a los jóvenes de hoy en día de la guerra, es como si les hablaras de los romanos o de Napoleón. Además, los movimientos ultraderechistas están levantado la cabeza. La ultraderecha es antisemita porque lo tiene en los genes. El antisemitismo forma parte de su patrimonio ideológico. En Francia, el Frente Nacional es una de las fuentes del antisemitismo. La segunda es el movimiento islamista. La mayoría de los musulmanes son personas apacibles que quieren vivir en paz con sus vecinos y practicar su religión, pero una parte hace una lectura fundamentalista del Corán, seleccionando los versículos más contrarios a la libertad y la tolerancia. Eso, junto al antisionismo fanático, que no solo odia la política de Netanyahu, sino la de cualquier gobierno israelí, está en el origen de agresiones muy preocupantes. Ningún judío había muerto en Francia por el hecho de serlo después de la Segunda Guerra Mundial. Desde 2004, ha habido 12 judíos asesinados por serlo, y todos, sin excepción, a manos de islamistas. A eso añade una tercera fuente, es que es la ultraizquierda, que se ha olvidado de la lucha de clases y la ha reemplazado por la raza. A eso hay que sumar la creencia popular absurda de que los judíos tienen mucho dinero, como ocurrió en el caso de Ilan Hamimi, un judío francés que fue secuestrado y torturado y que solo tenía una tienda de telefonía móvil, pero no poder económico. Los chalecos amarillos han sido acusados de antisemitismo. Han aparecido vídeos donde se puede ver a sus integrantes llamando «gran mierda» al filósofo francés Alain Finkielkraut, que tiene ascendencia judía. También le espetaron «Francia es nuestra. Vuelve a Tel-Aviv». ¿Considera que el movimiento tiene un componente antisemita? Sería injusto decir que todos lo hacen. Los chalecos amarillos son un movimiento amplio y heterogéneo que al principio tenía reivindicaciones sobre el precio de los carburantes, el nivel de vida o el poder adquisitivo, y que no tenían nada que ver con el antisemitismo. Se ganaron la simpatía de la mayor parte de la sociedad francesa, con el 80% de apoyo. Luego, la violencia y algunas reivindicaciones absurdas lo han reducido. Los chalecos nunca han tenido portavoces que hablaran en su nombre o una línea ideológica. Los que quedan están bajo la influencia de la ultradereha y de la extrema izquierda. De entre ellos, los que no votan, que son mayoría, tienen simpatía por los extremos. Son gente, aunque suene elitista decir esto, que nunca ha leído un periódico ni oído una emisión de radio decente. Su única fuente de información es internet, con ideas complotistas y sobre contubernios donde el antisemitismo juega un papel central. Por ejemplo, hay algún miembro de la protesta que ha salido a la calle con un cartel donde pone: «Macron, puta de los judíos». El problema es que los otros chalecos no han protestado ni han dicho que se retire porque desacredita el movimiento. De Macron, que no es judío, también se dijo que era víctima de ataques antisemitas, al parodiarse que hubiera trabajado para la banca Rothschild. Sí. Por ser banquero de los Rothschild, que ahora son insignificantes en Francia, no como en el siglo XIX. La banca Rothschild alude directamente a los judíos. Ha habido chalecos amarillos que han hecho pintadas con la palabra «Juden», «judíos» en alemán, en almacenes de París. Es la misma palabra que los nazis escribían en los comercios judíos durante la noche de los cristales rotos para marcar los comercios que había que agredir. También hay chalecos que han manifestado su adhesión a Dieudonné. El humorista que inventó la «quenelle». Dicen que es un saludo nazi invertido, aunque él lo niega. Dieudonné es exhumorista, en realidad. Se ha pasado al Frente Nacional, es amigo de los Ayatolás y viaja a Irán, no por amor a la religión, sino por odio a Israel y a los judíos. Dice que la «quenelle» significa que «se la vamos a meter hasta el fondo a los judíos». Hay chalecos amarillos que hacen ese gesto en un cementerio judío o delante de la fotografía de Ana Frank. El problema es que no haya otros chalecos que denuncien que hacer eso es una perversión que no tiene nada que ver con sus reivindicaciones, porque, cuando se hace un vez tras otra, eres cómplice o estúpido. Volviendo a ese imaginario del antisemitismo, que define al judío como un banquero rico, o como un ser en la sombra que manipula el mundo a su antojo, es llamativo que muchos movimientos de derecha radical hayan puesto en el punto de mira a Soros, un magnate húngaro al que acusan de expandir el «progresismo». No conozco bien el tema de Soros. Sé que es de origen judío, húngaro, y quizá un capitalista poco dado a la filantropía, pero Orbán le ha utilizado para azuzar el antisemitismo en su país, con la idea de que es judío y rico. Nuestra prioridad para combatir el racismo y el antisemitismo no está solo en escuelas, institutos o en la universidad, sino también en internet. El ciberodio es horrible. Primero, porque es anónimo. Segundo, porque va a una velocidad increíble. Publicas algo, y en poco tiempo da la vuelta al mundo. El ciberodio también es muy difícil de combatir porque es apátrida. ¿Cuál es la sede social que alberga ese contenido odioso? En Estados Unidos hicieron un experimento hace pocos años. Tenían un robot de inteligencia artificial. Duró 24 horas, porque el robot se volvió nazi a fuerza de leer tuits. Esto demuestra lo peligrosas que pueden ser las redes cuando no se controlan. Por eso, nuestro objetivo es que la ley en Francia, y en toda Europa, cambie. A veces parece que hay cierto desconocimiento en Francia sobre algunos episodios antisemitas de su pasado. Por ejemplo, un sondeo publicado en 2012 afirmaba que la mayoría de los jóvenes no sabían qué había sido la redada del Velódromo de Invierno, uno de los episodios más graves de la Ocupación. ¿Puede suceder algo así en Alemania, por ejemplo? Los alemanes han hecho un trabajo admirable. Cuando visité Alemania por primera vez, hace ya bastantes años, tenía cierto recelo. Sin embargo, descubrí un país donde se había hecho un trabajo de memoria admirable. Me reconcilié con los alemanes de hoy. En el parlamento alemán, en la entrada, hay un letrero donde pone «Dem Deutschen Volke». En una placa, te explican que el que fundió el metal para poner esas palabras, el autor de ese símbolo del orgullo nacional alemán, fue un judío asesinado en Auschwizt. En Francia, cuando se hizo una estatua del capitán Dreyfus, era para ponerla delante de la Escuela Militar. La Escuela Militar y el ministro de Defensa dijeron que ni hablar, que no era posible poner una estatua de Dreyfus allí. Ahora la puedes ver en París, pero está en el patio del Museo de la Historia del Judaísmo. Francia padeció la Ocupación, aunque hubo colaboracionistas franceses terribles. Sobre el hecho de que un porcentaje muy elevado de los jóvenes no sepa lo que es la Shoah, ni haya oído hablar de la redada del Velódromo de Invierno, me temo que, si se hicieran encuestas sobre acontecimientos nacionales en España o en Reino Unido, no tengo muy claro que hubiera un conocimiento mayor.
08-04-2019 | Fuente: abc.es
Vox y el Frente Nacional dejan solo a Salvini en su intento por unir a la derecha radical europea
Partió hoy lunes de Milán la batalla de los ultraderechistas en su intento por conquistar Europa. El vicepresidente del gobierno italiano y ministro del Interior, Matteo Salvini, líder de la Liga Norte, convocó en la capital lombarda una reunión de los partidos populistas europeos con el objetivo de construir un bloque cuya gran ambición es «convertirse en el primer partido en Europa», según explicó el propio Salvini. Algunos analistas consideraron un fracaso la convocatoria del líder de la Liga, porque a Milán no acudieron algunas de las figuras clave de la derecha radical europea, como Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, o Viktor Orban, primer ministro de Hungría. Al líder de la Liga solamente lo acompañaron Joerg Meuthen (Alternativa para Alemania), Olli Kotro (Verdaderos Finlandeses) y Anders Vistisen (Partido Popular Danés). Salvini, que recientemente prometió que 20 partidos populistas de diferentes países asistirían a la cumbre de ayer de Milán, justificó así las ausencias: «Hoy hablo en nombre de todos los partidos, la gran cita de todos ellos será el 18 de mayo en Milán», que servirá de cierre de la campaña de las elecciones europeas. Vox tampoco acudió. Según medios locales italianos, el partido español sí estaba invitado al encuentro para trazar una futura alianza para la Eurocámara, pero fuentes de la formación liderada por Santiago Abascal confirmaron a ABC que ni les llegó una invitación ni asistieron a la cita. Vox de hecho siempre ha evitado que se les identifique con las formaciones de ultraderecha. No obstante, Abascal y su vicesecretario de Relaciones Internacionales, Iván Espinosa de los Monteros, sí buscan una alianza con el Gobierno «anti Macron» polaco. Internacional populista El objetivo de estos partidos es impulsar una internacional soberanista o populista en la que se integren todos los partidos ultraderechistas y euroescépticos. Se trata de un proyecto contradictorio, porque se piensa en una alianza, lo que, por definición, implica una cesión parcial de soberanía, pero estos líderes colocan en el primer puesto de sus objetivos la defensa a ultranza de los intereses de cada Estado. El crecimiento en votos y la llegada al gobierno de algunos países europeos de fuerzas políticas antisistema, a las que genéricamente se les llama populistas, ha reactivado su aspiración de unirse para cambiar los equilibrios del Parlamento Europeo, tradicionalmente controlado por los socialistas y populares. Con este proyecto, Salvini intenta que la Liga juegue la carta de eje de la balanza o pernio para unir a las derechas radicales de Francia, Austria, Bélgica, Alemania, Polonia y hasta Finlandia y Dinamarca. A pesar de los esfuerzos de Salvini, que sueña con que surja una «nueva primavera unida», las diferencias en las estrategias y perspectivas políticas de los diferentes partidos populistas pueden impedir o dificultar que formen un grupo unido. Hay quien vaticina su fracaso, como han hecho los populistas del Movimiento 5 Estrellas (M5E). El M5E tiene claras diferencias políticas con la Liga, a pesar de que forman un gobierno de coalición en Italia. El líder del Movimiento, Luigi Di Maio, ha afirmado que le «preocupa la alianza de Salvini con quien niega el Holocausto». Salvini definió a esta alianza, o «internacional soberanista», como la «Europa del sentido común». El manifiesto programático conjunto, por ahora, se limita a una serie de líneas comunes muy generales, cuyo principal objetivo es que se conceda mayores poderes a los gobiernos. Por ejemplo, en relación con la defensa de las fronteras externas de la Unión, el líder de la Liga solo apunta una frase genérica: «Nosotros sabremos cómo usar bien los 10.000 hombres de Frontex» (Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas). En un intento por hacer una síntesis de los objetivos de las distintas fuerzas de derecha radical, Salvini se refirió sobre todo, como punto de unión de la alianza, a la «recuperación de la soberanía nacional», un capítulo que el ministro del Interior le sirve para evocar fundamentalmente el problema de la inmigración: «No queremos redistribuir los inmigrantes -dijo Salvini-, sino controlar las fronteras».
15-03-2019 | Fuente: abc.es
Renaud Camus, el pensador francés de extrema derecha al que acusan de inspirar al terrorista
El manifiesto del terrorista australiano Brenan Tarrant, que ha matado a 49 personas este viernes en Nueva Zelanda, es el «El gran reemplazo». El título no es muy original, dado que copia el del pensador francés Renaud Camus, conocido por defender algunas de las tesis que han inspirado a Tarrant para perpetrar su masacre. En concreto, las que afirman que los extranjeros llegan a las sociedades occidentales para arrinconar demográficamente a «la población blanca», con índices de natalidad más bajos. «El gran reemplazo es el golpe más duro que ha conocido nuestra patria desde el incio de su historia porque, si el cambio de pueblo y de civilización, ya tan avanzado, se lleva hasta su término, la historia que continuará no será la suya, ni la nuestra», afirmó Camus en 2013, según explicaba el diario francés Le Monde al año siguiente. En ese artículo, el periódico señalaba que esa teoría del «reemplazo» goza de «una popularidad creciente en los ambientes de extrema derecha». Del mismo modo, recordaba que Camus es próximo al Frente Nacional, hoy Agrupación Nacional, el partido de Marine Le Pen . «Para el escritor [Camus] -señalaba Le Monde-, es imposible que el pueblo francés cohabite con los pueblos "alógenos" no europeos sin perder su identidad. Afirma que, en Estados Unidos, el país del "melting pot", "donde el cambio de pueblo está en marcha, como para nosotros", la situación es tal que "los descendientes de los fundadores de nuestra nación se encuentran en minoría"». Por su parte, Camus ha denunciado este viernes el atentado, calificando el suceso de «terrorista, vergonzoso, criminal, desastroso e imbécil». Tarrant, según el pensador, «no puede respaldarse en mis escritos, porque yo apoyo justamente lo contrario», ha explicado a AFP. «Si [el asaltante] ha escrito un folleto titulado "El gran reemplazo", es un uso abusivo de un sintagma que no le pertenece y que manifiestamente no controla», ha señalado Camus a través del teléfono.
27-02-2019 | Fuente: abc.es
Polémica en la Eurocámara por contratar como becaria a la hija del portavoz de Putin
Elizaveta Peskova, de 21 años e hija mayor del actual portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, trabaja desde noviembre como becaria en el Parlamento Europeo a las órdenes del eurodiputado francés, Aymeric Chauprade, que perteneció al Frente Nacional de Marine Le Pen hasta 2015 y ahora se ha coaligado y es vicepresidente del grupo parlamentario denominado Europa por la Libertad y la Democracia (EFDD) del que forman parte el Movimiento 5 Estrellas italiano y la formación británica antieuropea UKIP. El fichaje ha provocado revuelo entre los parlamentarios por la proximidad de los comicios europeos y el temor a que Peskova sea un «caballo de Troya» del Kremlin en su incesante batalla por desestabilizar la política en el Viejo Continente mediante todo tipo de métodos de injerencia invasiva, incluidos ciberataques y noticias falsas. Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de Elizaveta Peskova (@stpellegrino) el 3 Ago, 2018 a las 12:43 PDT El propio Peskov ha tenido que salir a la palestra a regañadientes para asegurar que la presencia de su hija en la oficina de Chauprade «forma parte de la práctica habitual de contratar estudiantes» en la Eurocámara. «No quisiera comentar nada más relacionado con mi hija, ya que este asunto no tiene nada que ver con mis funciones oficiales ni con mi trabajo», añadió. La noticia de que Peskova desempeña funciones al servicio de Chauprade provocó el lunes las protestas de la diputada letona, Sandra Kalniete y el lituano, Petras Austrevicius. Ambos consideran el asunto una seria «amenaza de seguridad», ya que la hija del portavoz del presidente Vladímir Putin «podría tener acceso a documentos internos del Parlamento Europeo». Pero, en declaraciones a la emisora Radio Free Europe, Chauprade, que tiene 50 años, manifestó que «en efecto, Miss Peskova es hija de una persona con mucha influencia en Rusia, pero ella como estudiante tiene no menos derecho que otros estudiantes a ser becaria». Subrayó que no es cierto que tenga al alcance documentos confidenciales y tiene prohibido escuchar cualquier conversación dentro de su despacho. El eurodiputado galo también ha hecho declaraciones al diario Le Monde, reproducidas por la publicación rusa Gazeta.ru, señalando que su becaria rusa «lleva conmigo desde noviembre y su contrato fue ratificado por la administración de la Eurocámara, yo no la admití de forma oculta o irregular». Le Monde sostiene que Peskova figura en la lista de empleados temporales de la «comisión de Política Exterior y la subcomisión de Seguridad y Defensa del Parlamento Europeo». Sin embargo, está todavía muy presente en el recuerdo la actividad de Anna Chapman, acusada de espionaje en Estados Unidos y después canjeada, y María Bútina, actualmente encarcelada por la justicia norteamericana y a la espera de ser procesada, también por espionaje. Ambas, jóvenes y muy atractivas, utilizaron supuestamente su encanto para, según testimonios recogidos por la acusación, encandilar a altos cargos y así poder acceder a círculos en donde poder recabar información sensible. Peskova, que lleva viviendo y estudiando en Francia desde los 11 años, se jacta de ser una chica seductora, glamurosa y elegante. Tiene una cuenta en Instagram con casi 80.000 seguidores. Su agitada vida social se ha venido desarrollando entre París, Bruselas y Moscú, a donde viaja de vez en cuando. Chauprade dice que «conozco a Peskova desde hace tiempo, pero me enteré por casualidad de que estudia Derecho en París». Al parecer, se vieron después y acordaron lo de la beca. Ver esta publicación en Instagram #??????????? ?? ???? ?????? ? ?????????? ?? ??????? ? ????????? ?? ??????????, ???????????? ???????? ????? ?? ??????? ? ??????????? ? ???-???? ?????????? ????? ????????? ????????/??? ? ??????? «???????????» ? ??????? ???????, ????? ??????? ?????? «????????? ???? ??????, ????? ??? ????». ?? ????? ??? ??? ? ??????????? ??? ???????? - ? ?? ????? ?? ???????????, ??? ??? ??????????. ?????, ? ?????? ? ??????? ?????? ???????, ? ???? ??????, «??????????? ???? ??????, ???????? ? ?????».. ????????, ?? ????? ??????????? ??? ?? ???? ???? ????? - ??????????? ????, ??????? ?????????? ????, ??? ?? ??? ???????? ? ?????? ?????? ????, ???????? ??????, ???? ?? ?????, ????? ?????????. ????? ????????? ?????? ??????? ??? ??????????? ????? ???????? ???????, ?????? ????????? ???????? (?????? ???????, ???? ?? ???????? ???????? ???-?? ????????). ? ????, ??? ???? ????, ??????? ?? ????????? ???????, ??????? ????????????? ????????? ??????, ??????? ????? ? ????? ??????? ? ????????? ??????????. ?? ?????, ? ????, ??????? ????? ????? ?? ?????? ? ???????? ??? ????? ? ?? ??????????, ???, ??????? ? ????? ????????? ???? ? ??? ??????. ? ??, ??? ?????? ????? ???? - ????-???????. ?? ???? ????? ?????????? ??????????, ?? ???, ?? ????, ???????, ????????, ??????? ???????? ???????? ? ???? ????????? ? ???? ?? ??????????. ????? ??? ???? ????????????? ????? ??????? ????? ????????? ????????? ???, ?????, ?????, ?? ????? ?? ????????? ????????. ??, ??? ????????, ? ???? ? ?????? ???? ?????? ??????, ??????? ????? ??????????? ? ???????? ??????. ? ? ????? ??? ???????, ??? ????????? ???? ?????????, ?? ? ????? ?????????? ????????? ? ?????? ? ?????????, ??? ????? ??????? ?????? ? ???, ??? ???????????? ???? ?????? ????? ????? ??? ????????, ????-??????? ? ?????? ?????????? ??? 21 ????, ??? ??? ?? ????? ?? ??????? ???????????????? ? ????? ??????? ????????. ? ??????? ? ?????? ? ???? ??????????? ????????? ? ???, ??? ?????? (?? ???) ????????? ?? ????? ?? ???????/???????, ?? ???? ??????, ?? ????????, ?? ?????????? ? ?????? ????? ?? ????? ?? ?????????. ???? ??????? ?????? ????????? ????????????, ? ???, ??? ??????? ??????? ????????? ??????????? ?? ?????, ?????? ?????????, ??? ????? ????-??? ????? ?????????. ??????????? ? Una publicación compartida de Elizaveta Peskova (@stpellegrino) el 22 Ene, 2019 a las 8:04 PST Chauprade, de claras simpatías prorrusas, es miembro de la comisión de Política Exterior de la Eurocámara y del subcomité de Seguridad y Defensa. Fue invitado por Moscú como «observador» al referéndum que se celebró en Crimea en marzo de 2014, consulta que consideró legítima y tras la que apoyó la anexión de la península por parte de Rusia.
18-02-2019 | Fuente: abc.es
El Parlamento Europeo prevé dar un giro a la derecha, pero sin renunciar al europeísmo
Las tres principales fuerzas del primer Parlamento Europeo sin Reino Unido serán europeístas, según las primeras proyecciones de la Eurocámara de cara a las próximas elecciones del 23 al 26 de Mayo. El Partido Popular Europeo revalidaría su liderazgo histórico con 183 de 705 eurodiputados, pero con un descenso de 34 escaños, seguidos de los socialdemócratas, que sufren un batacazo mayor al descender por primera vez del 20% de los votos y sufriendo una pérdida de hasta 51 representantes con respecto a 2014. Los liberales de ALDE, liderados por el ex primer ministro belga Guy Verhofstadt, cierran el podio europeísta con una subida de siete eurodiputados, hasta los 75, al calor del ascenso de Ciudadanos, punta de lanza del grupo a falta de la confirmación de La República en Marcha, liderada por Emmanuel Macron, quien de momento ha aparcado la cuestión europea para centrarse en capear la crisis nacional de los chalecos amarillos. Entre los tres grupos aglutinarían el 55% de los escaños en la Eurocámara. Fragmentados pero al alza, la ola nacional-populista ve aumentada su representación pero por debajo de las aspiraciones de sus apologistas Steve Bannon y compañía. El grupo ENF, paraguas del antiguo Frente Nacional y de la pujante Liga, de Matteo Salvini, mejoran sus resultados en 18 eurodiputados hasta alcanzar los 59 en total y situándose como cuarta fuerza. En caso de confirmarse estas proyecciones de la Eurocámara, la formación derechista italiana conseguiría la segunda mayor representación en el Parlamento a nivel europeo (27 eurodiputados) solo por detrás de los democristianos de la CDU (29), formación liderada hasta hace unos meses por la canciller alemana Angela Merkel. De esta forma, las fuerzas euroescépticas, a falta de una coalición de los distintos grupos que separados rondaría un quinto de la cámara, no contarían con una minoría de bloqueo suficiente. Con estos resultados, de los liberales de ALDE dependería que los dos principales grupos hegemónicos continuaran a los mandos del reparto de poder en las instituciones y del nombramiento del presidente de la Comisión Europea. «En primer lugar habría que aclarar que las cifras que se manejan dependen de la salida de Reino Unido de la UE (un Parlamento que pasaría de 751 eurodiputados a 705) y yo creo que finalmente no va a haber Brexit. Más allá, el éxito de ALDE podría recuperar los escaños de pasadas legislaturas por encima de los 68 de 2014, pero dependiendo de si finalmente se da esa plataforma de acción conjunta con En Marcha, que ya no parece estar tan claro», explica a ABC la eurodiputada Beatriz Becerra, vinculada como independiente a ALDE. Con el partido de Macron, al que la proyección le posiciona en segundo lugar casi empatado con Agrupación Nacional de Marine Le Pen, ALDE sumaría veinte escaños más a esos 75. Derrumbe socialdemócrata Los liberales superarían a los conservadores reformistas de ACRE (de 75 en 2014 pasaría a 51), liderados hasta el momento por el partido de gobierno en Polonia, Ley y Justicia, que obtendría hasta 24 eurodiputados y el 40% de los votos, y el Partido Conservador británico. Ante la pérdida de los tories contemplada en caso de Brexit, ACRE estaría estudiando nuevas adhesiones y alianzas: de la reunión en Polonia de Jaroslaw Kaczynski, líder de PiS, con Matteo Salvini, al coqueteo del grupo con el partido español Vox, que obtendría hasta seis asientos según las primeras proyecciones. El eurodiputado polaco Kosma Z?otowski ha invitado al Parlamento a varios representantes de Vox, encabezados por su número dos Javier Ortega-Smith, para hablar de «Cataluña, una región española». «Nos estamos reuniendo con representantes de Vox, tenemos aspiraciones y objetivos comunes, pero al final es a Vox al que le toca decidir si formar parte de nuestro grupo o no», aclara a ABC el Primer Vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo por ACRE, Anders Vistisen. OJO posibles alianzas tras las europeas?Ortega Smith y otros de #Vox vienen a la Eurocámara invitados por un polaco de ultraderecha. Z?otowski pertenece al PiS: revisionista del Holocausto, xenófobo, ultra-anti-aborto, responsable de purgas en la justicia.. Amistades peligrosas pic.twitter.com/YclLfhjvni? Berta Herrero (@Be_Herrero) 18 de febrero de 2019Se dibuja en estas cifras la gran crisis de la socialdemocracia, que salvará los muebles en la Eurocámara gracias a los buenos datos de los socialistas italianos, portugueses y especialmente españoles, que ganarían en nuestro país con hasta 16 escaños (de los 59 que le corresponderían a España tras el Brexit). En esa nueva configuración parlamentaria, los verdes no lograrían capitalizar el descalabro socialdemócrata pese a sus buenos resultados en Alemania, donde se afianzan como segunda fuerza con 17 eurodiputados e idéntico porcentaje en votos. «La socialdemocracia no tiene proyecto de futuro; está desapareciendo, la alternativa a la ultraderecha, que ya está tasada y no está teniendo ese auge anunciado, son los verdes», apunta a este diario el diputado de Equo (Verdes) del Parlamento Europeo Florent Marcellesi. Con las primeras encuestas sobre la mesa y a falta de posibles pactos electorales, el Parlamento Europeo se prepara para dar un giro a la derecha pero con una clara mayoría europeísta.
14-02-2019 | Fuente: abc.es
David Alandete: «Me acusaron de ser agente de la CIA por denunciar la injerencia rusa»
¿Quién está detrás de las campañas de apoyo a Trump, al Brexit o al independentismo catalán?» David Alandete, ex director adjunto de «El País», y actualmente corresponsal de ABC en Washington, lanza esta pregunta desde la portada de su libro «Fake News: la nueva arma de destrucción masiva» (Deusto), que hoy se presenta en la Asociación de la Prensa de Madrid. En el interior, Alandete, que ya abordó el tema con motivo de la celebración del referéndum del 1-O, señala a Julian Assange, fundador de Wikileaks, y a los medios rusos, RT y Sputnik, financiados por el Kremlin, como actores activos en la diseminación de noticias falsas a favor del «procés» y contra el Gobierno español, ofrece ahora una investigación exhaustiva en la que traza líneas y vínculos entre sus responsables y explica las técnicas de desinformación utilizadas ?fábrica de trolls, bots..?. El lanzamiento de su libro coincide precisamente con el juicio contra los instigadores del «procés».. Así es. La figura de los políticos presos, que para el independentismo son presos políticos, es una de las fundamentales dentro de su narrativa falsa que se ha cimentado con un gobierno en el exilio, la acusación de que España es un Estado franquista, y, sobre todo, la que es la mayor mentira de toda la campaña de desinformación: el mal llamado derecho a decidir, que es un derecho que no existe. Es un derecho que se inventan y ponen en marcha una serie de ideólogos y analistas del independentismo simplemente como una sustitución del separatismo. Como eso suena mal, optan por el derecho a decidir. ¿Quién puede oponerse, en su sano juicio, a un derecho a decidir? ¿Qué le ha llevado a escribir este libro? Este libro nace por una serie de ataques furiosos contra mi por publicar informaciones sobre injerencias rusas en Italia, Cataluña y en otras partes de Europa. Nunca me había imaginado que por el hecho de publicar una serie de informaciones de investigación y análisis me acusarían de ser un agente de la CIA, de estar a sueldo de George Soros o del Estado español, de ser un fascista.. Como periodista que soy, decidí plasmar en un libro todo aquello. ¿Demuestra en este volumen fehacientemente la existencia de esa injerencia, que otros cuestionan? Es cierto que hay gente que cuestiona la injerencia, basándose en análisis técnicos, que en internet son muy difíciles. Asignar una dirección y una identidad en internet es imposible, porque las direcciones IP muchas veces están ocultas. Pero este libro llega más lejos. Con una serie de recientes informes y análisis demuestra que la desinformación no necesita de esa validación técnica, pues la mayor vía de diseminación de la desinformación es a través de la reacción humana. Un titular como «Tanques en las calles de Barcelona» tiene más posibilidad de ser viral que un titular real. Según una investigación del Massachusetts Institute of Technology, la novedad y el desconocimiento facilitan el hecho de que un usuario comparta información en las redes sociales. Algo que le va a dar además cierto estatus. La desinformación no necesita de bots para tener éxito. La desinformación ha tenido éxito en escenarios donde el fenómeno del populismo ha tenido una gran presencia (elecciones de EE.UU., Brexit..) El populismo se ha tenido que valer de medios propagandísticos y de redes de desinformación porque ha hecho de los medios tradicionales un enemigo cuando estos han informado sobre lo que de verdad quiere Trump, Orban o lo que representan los independentistas catalanes, Marine Le Pen o Matteo Salvini. Esas fuerzas populistas han distribuido su mensaje ?sobre inmigración, el islam..? a través de esos mecanismos de desinformación. Rusia ha utilizado los populismos y la desinformación para agudizar la división y la confrontación en las democracias occidentales.. Es curioso el papel de Rusia en este entramado. Es un país que tiene una influencia desmesurada en comparación con su peso económico y de población. Pero es un titán en internet, en cuanto a desinformación. Eso viene de una decisión consciente de utilizar internet para lo que ellos llaman guerra híbrida. En 2013, el general Valery Gerasimov dijo que internet debía utilizarse para intentar confundir y desarmar al enemigo. Internet, como demostraron las revoluciones en la Primavera Árabe, es un campo en el que el enemigo, esto es, el modelo de democracia occidental y liberal que ha sido siempre el enemigo tradicional de Putin, puede presentar debilidades. Esto va en paralelo a las alianzas de Putin en cada país con determinados partidos: con la Liga, en Italia; el Frente Nacional, en Francia; el UKIP, en Reino Unido; Alternativa para Alemania.. Muchos se preguntarán qué tiene que ver el presidente de Rusia con la extrema derecha.. Aunque tendamos a relacionar a todo lo que tiene que ver con Rusia con el comunismo, por historia, en realidad el partido de Putin, Rusia Unida, es de extrema derecha, es ultra conservador, muy tradicionalista, asociado con la Iglesia ortodoxa rusa.. En realidad es aliado natural de la extrema derecha y del populismo en Europa. Está mucho más cerca de movimientos como el de Salvini o Alternativa para Alemania. Dicho esto, cuando ha tenido oportunidad de aliarse con movimientos de extrema izquierda también lo ha hecho. Y cuando ha visto la oportunidad de aliarse con movimientos independentistas, como el catalán, de forma espuria e indirecta, también lo ha hecho, aunque el independentismo en Rusia está penado con cinco años de cárcel. Una de las próximas citas internacionales, de gran relevancia, son las elecciones europeas el próximo mes de mayo. ¿Serán víctima también de una campaña de desinformación? Sí, ya está en marcha. Esto no ha parado. Los medios rusos de desinformación no han parado. La estrategia de la desinformación no es nada nuevo, ya se dio durante la Guerra Fría, pero ahora está es más rápida y llega más lejos gracias a las redes sociales y las nuevas tecnologías.. La desinformación fue el desencadenante de la Guerra de Cuba. Ha existido siempre. Lo que ocurre es que antes, los medios de comunicación controlábamos toda la distribución, pero ahora no. Es ahí, en la distribución tecnológica donde está el problema. En la comprobación de las fuentes. Y el problema está en que los medios tradicionales no tenemos un modelo de negocio digital establecido. ¿Cree que los gobiernos han subestimado la gran amenaza de la desinformación? Sí totalmente. Se han dado cuenta tarde, aunque se han dado cuenta. No lo vio venir Macron, Merkel, Obama.., a quien se le informó de la injerencia rusa, y no hizo nada. Eso le brindó la presidencia a Trump. Estados Unidos está resintiéndose mucho de la constante puesta en duda de la legitimidad de la presidencia de Trump. Está afectando mucho a la gobernabilidad del país. También le afecta tener un presidente que dice al menos diez mentiras al día.. Sí (se ríe). Trump es una máquina de desinformación. Dice una cosa y la contraria. Es capaz de desmentirse en la misma frase. Es capaz de hacer a los periodistas el trabajo muy difícil, pero al mismo tiempo muy divertido. Pero los estadounidenses están fascinados con Trump. Que 49 millones se conectaran para ver el Discurso del Estado de la Unión, diez millones más que con Obama, lo refrenda. Además ha conseguido que la gente le escuche a través de Twitter.. Es telerrealidad en la Casa Blanca. «El actual Gobierno español no cree en el reto de la desinformación» Sobre si España está preparada para afrontar otra campaña de desinformación, ante retos como las próximas elecciones generales, David Alandete se muestra tajante: «No, porque el actual Gobierno español no cree en el reto de la desinformación. De hecho iba a nombrar como asesor de Seguridad a Pedro Baños [quien ha negado reiteradamente la injerencia de Rusia]. Afortunadamente hay un grupo de eurodiputados en Bruselas, liderado por Esteban González Pons, Ramón Luis Valcárcel y Beatriz Becerra, que realmente creen en esto. Ellos han hecho más por proteger a España de la desinformación que ningún otro político aquí. Eso es muy importante».
05-02-2019 | Fuente: abc.es
La falta de reconocimiento de Italia a Guaidó aleja a Salvini del sueño de una alianza populista europea
Si hace semanas el omnipresente ministro italiano de Interior, Matteo Salvini, tejía una potencial alianza nacional-populista de cara a las próximas elecciones de mayo, la crisis de Venezuela parece alejar esa posibilidad? al menos por ahora. El contorsionismo del líder de la Liga, que tuitea tildando a Maduro de autócrata al tiempo que su gobierno bloquea una declaración conjunta de la UE para reconocer a Guaidó como presidente interino, ha desnudado las tensiones entre los partidos anti-inmigración y anti-Bruselas, unos más próximos a EE.UU. y otros más a Rusia, de cara a su «nueva primavera europea». En España Vox dudó muy poco a la hora de apoyar a Guaidó, el Gobierno de Ley y Justicia en Polonia, formación que trató de atraer Salvini para su alianza, secundó ayer a Francia y España en el reconocimiento después del ultimátum. Oficialmente, la Liga se abstuvo el pasado jueves junto a su socio, el Movimiento 5 Estrellas -al que tratan de colocar de escudo para explicar la posición de Italia, uno de los países fundadores de la UE-, en la votación en el Parlamento Europeo sobre la moción para reconocer a Guaidó. La disposición del Parlamento sobre Venezuela, negociada por los eurodiputados Esteban González Pons (PPE), Ramón Jauregui (PSE) y Javier Nart (ALDE) y que no es vinculante ni tiene valor legislativo, fue aprobada por 439 votos a favor, 104 en contra y 88 abstenciones. A la abstención de los dos partidos del Gobierno italiano se unieron la de Ramón Tremosa, eurodiputado cercano a Puigdemont, y los brexiters del UKIP, entre otros. Izquierda Unida y los Verdes, Podemos, Sinn Féin y algunos miembros de los griegos de Syriza, otro de los países que tampoco ha reconocido aún a Guaidó, votaron en contra de la moción. De las formacione que no apoyaron la moción, solo el antiguo Frente Nacional de Le Pen y los holandeses del Partido de la Libertad se alinean a las posiciones políticas de Salvini de cara a las elecciones de mayo. «Ni con Maduro ni con Guaidó» «Entiendo que hay diferentes sensibilidades en el gobierno, pero es la Constitución venezolana la que dice que una vez terminado el mandato de #Maduro, dictador rojo, entra en el cargo el Presidente de la cámara, #Guaido», tuiteó anoche el propio Salvini. Sin embargo, más de 24 horas después de los primeros reconocimientos Italia sigue sin manifestarse. Ayer Italia bloqueó la posición conjunta de la Unión Europea para reconocer a Juan Guaido como presidente interino, dijeron fuentes diplomáticas. El partido de la extrema derecha se ha mostrado fuertemente a favor del Guaido y reconoció que los intentos de encontrar una causa común con su socio de coalición habían fracasado hasta ahora. «Nuestros aliados (de la coalición) creen que debemos actuar gradualmente y ser más prudentes», añadió Salvini en la cadena Rete 4. En los últimos meses, el líder de la Liga ha buscado convertirse en el principal aliado del Donald Trump en Europa con quien coincide en su visión sobre la inmigración y la primacía de los intereses nacionales a los paraguas del multilateralismo. Sin embargo, pese a sus tuits, Salvini también ve tambalearse de momento su cortejo al presidente de EE.UU. Desde el Movimiento 5 Estrellas, los discursos sobre Venezuela se alejan de la ambigüedad de la Liga: «Repartir ultimátums, sanciones, congelar bienes venezolanos.. Significaría abrir el camino a una intervención militar. El Movimiento de las 5 Estrellas y este gobierno nunca reconocerán a las personas que se designan a sí mismas como presidente», ha afirmado Alessandro di Di Battista, figura prominente de la formación fundada por el cómico Beppe Grillo. Sus palabras siguen la línea de la izquierda más radical europea. El presidente italiano, Sergio Mattarella, apremió ayer al Gobierno para reconocer a Guaidó: «No puede haber ni incertidumbre ni dudas. Se trata de «entre la voluntad popular y la petición de una auténtica democracia por una parte, y por otra la violencia de la fuerza y el sufrimiento de la población civil». El diario italiano «Il Corriere» resume de manera sencilla la posición actual del Gobierno italiano: «Ni con Maduro ni con Guaidó. El Gobierno italiano está con el pueblo venezolano y espera una solución democrática a la crisis mediante elecciones libres. Esta es la línea «neutral» y prudente del Palazzo Chigi, que se explica por la profunda división dentro del ejecutivo». Estos últimos días se ha especulado sobre los estrechos vínculos de la coalición populista con el Kremlin. Sea como fuere, el Gobierno italiano lideró el pasado otoño la resistencia en el seno de la Unión sobre más sanciones a Rusia. Salvini las tildó de «locura económica, social y cultural» y «un absurdo» que costaría miles de millones de euros a las empresas italianas.
03-02-2019 | Fuente: abc.es
El movimiento populista de Bannon invita al PP de Pablo Casado a sus filas
El Movimiento es, esencialmente, un club. Así describe a este grupo de derecha populista quien lo fundó junto a Steve Bannon, el político belga Mischaël Modrikamen. El Movimiento organizará en unas semanas su primer encuentro en Bruselas, al que Modrikamen (Charleroi, Bélgica, 1966) invitará a los nuevos partidos nacionalistas, populistas y radicales que en los pasados años han revolucionado la política europea, como La Liga en Italia, el Frente Nacional en Francia o Vox en España. «Todos ellos comparten ideales como la defensa de la soberanía nacional, el refuerzo de las fronteras, las barreras a la inmigración o el rechazo al islamismo radical. Eso sí, nunca aceptaremos partidos racistas o antisemitas como Amanecer Dorado en Grecia o Jobbik en Hungría», explica Modrikamen, quien en 2009 fundó un partido de derecha en Bélgica. Es un club, además, al que sólo se puede acceder por invitación de sus organizadores y que no está circunscrito únicamente a Europa. De hecho, el último en unirse, este fin de semana, ha sido el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. En este club no se requiere exclusividad. Preguntado por España, Modrikamen asegura: «Desde el punto de vista de la ideología, Vox parece ser el candidato idóneo, pero cuando escucho las propuestas del señor Pablo Casado para solucionar los principales problemas actuales, no creo que esté muy lejos de nosotros. Estaría encantado de tener contacto con el señor Casado y poder integrarle en El Movimiento». Añade además, que el expresidente Jose María Aznar «sería idóneo como uno de los miembros de honor». El futuro de España y de Europa pasa, según Modrikamen, por una alianza como la que ha propiciado el cambio político en Andalucía. «Los pactos más coherentes son los que hoy mismo podrían firmar Vox y el PP. Estoy contento de que así lo hicieran tras las elecciones de Andalucía. Y es un buen modelo para Europa: llegar a acuerdos entre las fuerzas de centro derecha y derecha, en lugar de las viejas componendas de conservadores y socialdemócratas». Independentistas como los de Cataluña, eso sí, no estarían invitados. «El separatismo es distinto. Nosotros representamos al ciudadano de a pie que ha quedado atrás, como hace Trump en América o los chalecos amarillos en Francia. El separatismo es algo cultural, es algo distinto a nosotros». Modrikamen niega que esos partidos a los que él ha tendido la mano y a los que augura un excelente resultado en las elecciones europeas de mayo sean radicales. «Somos los aliados del ciudadano de a pie. Estamos librando una de las mayores batallas contra los globalistas y las entidades supranacionales como la Unión Europea, la ONU, el foro de Davos o el club Bilderberg. Nosotros, como nacionalistas, creemos que los estados nación tienen un valor y que en ellos la democracia avanza gracias ciudadanos conectados entre ellos. Para no quedar aislados cada uno en nuestro país librando las mismas batallas, hemos creado este club».
1
...