Infortelecom

Noticias de feminicidios

20-01-2020 | Fuente: abc.es
Hallan asesinada de un tiro en la cabeza a la artista feminista Isabel Cabanillas en Ciudad Juárez
La artista plástica y activista feminista mexicana Isabel Cabanillas fue asesinada hoy de un disparo a la cabeza en el centro de Ciudad Juárez, urbe de México fronteriza con Estados Unidos, según la Fiscalía Especializada de la Mujer en el estado norteño de Chihuahua. «Una mujer que fue encontrada sin vida en la vía pública, entre las calles Inocente Ochoa y Francisco I. Madero, en la zona Centro, fue identificada por su respectiva familia como Isabel Cabanillas de la Torre, de 26 años», informó el organismo en un comunicado. La fiscalía chihuahuense relató que Isabel Cabanillas resultó muerta de un disparo a la cabeza alrededor de las tres de la madrugada de este domingo (9.00 GMT) en pleno centro de Ciudad Juárez. Personal de la Unidad de Homicidios de Mujeres Por Razones de Género acudió al lugar de los hechos, donde encontró el cuerpo sin vida junto a una bicicleta y dos casquillos de bala. Las autoridades estatales iniciaron una investigación para esclarecer el crimen y «definir si se trata de un homicidio por razones de género». Según medios locales, Isabel Cabanillas era diseñadora de ropa, pintora y miembro activo del colectivo Hijas de Su Maquilera Madre, un colectivo defensor de los derechos de las mujeres en la frontera entre México y Estados Unidos. Decenas de mujeres se manifestaron este domingo para repudiar el crimen y exigir justicia durante una marcha que transcurrió por el centro de Ciudad Juárez hasta el lugar en el que la joven artista fue asesinada. Manifestación de repulsa por el crimen En ese punto depositaron una cruz morada con su nombre y la fecha del feminicidio, además de un cartel con la promesa «Isabel Cabanillas, tu muerte será vengada». Integrantes del colectivo feminista Hijas de Su Maquilera Madre pintaron un mural con la cara de la víctima, a quien definieron en redes sociales como «una chica con mucho talento, ideas y amor por compartir». «Nos duele tu ausencia pero nos duele más la rabia. Pediremos justicia incansablemente por ti, compañera, amiga, hermana e hija», expresó el colectivo en redes sociales. Ciudad Juárez es un municipio marcado por la lacra de los feminicidios. Según datos oficiales, registró 16 mujeres asesinadas entre enero y agosto del año pasado, aunque organizaciones sociales calculan que fueron 109 las víctimas mortales. México, según las Naciones Unidas, es el país más peligroso para las mujeres de Latinoamérica, pues, según sus datos, seis de cada diez han sufrido algún tipo de violencia en su vida. En 2018 se registraron 3.752 feminicidios, la cifra más alta de los últimos 29 años (1990-2018), lo que, en promedio, significa que fallecieron 10 mujeres diariamente por agresiones.
29-12-2019 | Fuente: elpais.com
Cuatro feminicidios en unas horas sellan el año más sangriento de la década en Perú
El desinterés policial conmociona a una población que ha registrado 164 mujeres asesinadas en 2019 por violencia machista
23-11-2019 | Fuente: elpais.com
Histórica manifestación en París para exigir más esfuerzos contra la violencia machista
La protesta precede a los esperados anuncios oficiales para combatir los feminicidios este próximo lunes
03-09-2019 | Fuente: elpais.com
Francia acelera la lucha contra los feminicidios
El Gobierno inicia una periodo de diálogo con distintas asociaciones y organismos para buscar medidas y acelerar soluciones. Tras cien asesinatos machistas este año, colectivos feministas reclaman más medios, más fondos y más rapidez
02-09-2019 | Fuente: abc.es
El Salvador cierra su mes menos sangriento desde los Acuerdos de Paz en 1992
El Salvador, que suele ser noticia por encabezar la lista de los países más violentos del mundo y por la inmigración y los dramas que esta desencadena, como la muerte de un padre y su hija de dos años en el río Bravo hace unos meses, lo es ?o debería de serlo? ahora por algo positivo: haber concluido agosto como el mes menos sangriento (131 homicidios) desde la firma de los Acuerdos de Paz, en 1992. (la anterior fecha con menos muertos fue abril de 2013 con 143, según informó hace unas semanas el periodista Roberto Valencia en «El Faro»). Así lo confirmó el propio presidente de El Salvador, Nayib Bukele, desde su cuenta de Twitter en la madrugada del domingo, cuando acababa de concluir el mes: «Termina agosto y podemos confirmar que hemos cerrado el mes con menos homicidios desde los Acuerdos de Paz». Termina agosto y podemos confirmar que hemos cerrado el mes con menos homicidios desde los Acuerdos de Paz.? Nayib Bukele (@nayibbukele) September 1, 2019 Unos días antes, el presidente que llegó al poder el 1 de junio pasado y se ha convertido en el más popular de la historia de El Salvador (las últimas encuestas le dan un apoyo del 90% de la población), vaticinaba ya el pasado 24 de agosto que esto podía ocurrir: «Este día El Salvador cierra con dos homicidios. A pesar de las adversidades y el largo camino que falta por recorrer, seguimos bajando el promedio. De seguir así, agosto se convertiría en el mes más seguro desde los Acuerdos de Paz» en el que se refiere a las cifras del día 23 de agosto, cuando el promedio de homicidios en el mes se reducía a 3,8, una cifra histórica, pero inestable, que en los últimos días ha subido ligeramente, situándola en 4,2 homicidios diarios de promedio. El total ha ascendido finalmente a 131 muertos el pasado mes, según los datos de la Policia Nacional Civil. Una cifra exorbitada para cualquier país europeo, pero muy inferior a la del mismo periodo de 2018 en El Salvador, que se situó en 272. Tirando siempre de cifras, es importante subrayar que si bien el descenso de estas semanas es histórico, la bajada en el número de homicidios es una tendencia que viene produciéndose en los últimos años. Así lo muestran las estadísticas del InSight Crime, que en 2016 situaba al Pulgarcito de Centroamérica, como se conoce a El Salvador, como el país más violento con 81,2 homicidios por 100.000 habitantes, cantidae que pasó a reducirse en 20 homicidios en 2017, y siguió bajando el año pasado, situándose en 51 homicidios, lo que colocó al país en segundo lugar por detrás de Venezuela. Causas del descenso Con un presidente que a pesar de su popularidd ha polarizado a la sociedad, entre una gran mayoría que lo apoya y una minoría muy crítica, la pregunta inmediata es dónde residen las causas de esta importante bajada en los asesinatos. El gobierno salvadoreño no ha tardado en atribuirlo a las políticas de seguridad implementadas por Bukele, que ha desarrollado bajo el nombre del Plan de Control Territorial, que contempla dos fases: una represiva y otra preventiva, aunque los resultados de esta última se verán más a largo plazo. «Contrario a gobiernos pasados, hoy con la voluntad política del Presidente @nayibbukeley el #PlanControlTerritorial cerramos agosto como el mes con menos homicidios. Falta mucho por hacer, pero es innegable que estos resultados son satisfactorios para todos«, ha afirmado este domingo Rogelio Rivas, ministro de Justicia y Seguridad Pública de El Salvador, en la cuenta de Twitter de la institución, en la que incluye un gráfico con el ránking de meses con menos homicidios desde la firma de los Acuerdos de Paz. "Contrario a gobiernos pasados, hoy con la voluntad política del Presidente @nayibbukele y el #PlanControlTerritorial cerramos agosto como el mes con menos homicidios. Falta mucho por hacer, pero es innegable que estos resultados son satisfactorios para todos": @RogelioRivasSS. pic.twitter.com/mqloRFPjEz? Ministerio de Seguridad (@SeguridadSV) September 1, 2019 No todos se muestran tan optimistas y ponen en cuarentena estos datos: «El descenso es real. Para los parametros de este país es histórico, pero somos y seguiremos siendo una de las sociedades más violentas del mundo», explica a ABC Roberto Valencia, periodista español afincado en El Salvador desde hace casi dos décadas, especializado en información sobre seguridad ciudadana y el fenómeno de las pandillas (es autor de «Cartas desde Zacatraz). Valencia, que escribe en el diario digital de investigación «El Faro», a diario cuelga en su cuenta de Twitter las estadísticas de los homocidios en el país. Cifras solventes y contrastadas, que hasta el propio Bukele ha retuiteado. ? Violencia homicida en #ElSalvador en AGOSTO 2019: 4.2 / día ?? Julio: 5.0 ?? Junio: 7.7 ?? Mayo: 9.2 ?? Abril: 10.9 ?? Marzo: 7.7 ?? Febrero: 7.4 Fuente: Policía Nacional Civil.@_ElFaro_? Roberto Valencia (@cguanacas) September 1, 2019 A pesar de estas últimas, el periodista reconoce que El Salvador está muy lejos de quitarse la etiqueta de ser uno de los países más violentos del mundo. «Naciones Unidas establece que a partir de 10 homicidios por cada 100.000 habitantes un país, una ciudad o una región ya sufre una epidemia de violencia ?España normalmente tiene 1,8?», explica. Para evitar esa epidemia en El Salvador «deberían producirse dos homicidios al día», matiza. «Hay razones para la celebración, pero seguimos estando al doble de los estándares que el sistema de Naciones Unidas tiene para etiquetar la violencia de un país». No olvida, sin embargo, que en 2015, el promedio de muertos era de 18, lo que hace este mes de agosto algo excepcional. También matiza, que, mientras Bukele y su gobierno extienden el periodo comparativo hasta 1992, prefiere circunscribir este récord en la bajada de homicidios a este milenio, pues en los últimos años del siglo XX, tras firmarse los acuerdos de Paz, tras doce años de guerra, tuvo lugar «un periodo un poco oscuro, pues los sistemas de conteo eran otros. Los datos no eran tan confiables». Sí señala, sin embargo, que los años de posguerra «fueron la época más violenta que ha vivido El Salvador». Políticas ya ensayadas ¿Pero a qué se debe el descenso actual? Esa es la pregunta del millón para la que parece que nadie tiene una respuesta definitiva. Valencia, periodista independiente y crítico con el nuevo gobierno, está convencido de que Bukele ?que intentó «manipular» hace unas semanas las estadísticas, excluyendo los muertos de las fosas comunes y los que son productos de los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad? venderá los cuatro homicidios al día de promedio durante el mes de agosto como un triunfo. Sin embargo, él considera que este profundo descenso, «que nadie discute», no tiene que ver con las políticas de seguridad implementadas por el presidente. «Bukele dirá que sí, pero yo no lo creo. Los problemas de violencia que tiene esta sociedad son muchos más profundos y graves como para que se resuelvan en ocho semanas, y sin haber hecho nada excepcional». Con esto se refiere a que el grueso del Plan de Control Territorial, «especialmente la parte represiva», son fórmulas que ya ensayaron gobiernos anteriores. «Lo que sucede es que Bukele le ha puesto un envoltorio más bonito y lo presenta en las redes sociales casi a tiempo real». «Es de sentido común, añade Valencia, no atribuir el descenso a las mismas fórmulas». En su opinión, «hay otros factores» que considerar. Entre ellos, menciona a las pandillas o maras, «los grupos delincuenciales que más impacto tienen en esta sociedad», y que Valencia conoce bien a través de su trabajo como periodista. «Está ocurriendo algo en las calles. El factor grupos delincuenciales y el factor maras está jugando su propia partida en este tema. La disminución puede ser el resultado de un trabajo efectivo o que los propios grupos delincuenciales hayan decidido calmarse». Sobre este aspecto, hay quienes han lanzados las sospechas de una supuesta negociación o una tregua entre el Gobierno de Bukele y las maras, para que estas paren la violencia a cambio de algo, como ya sucedió en 2012 durante el Gobierno de Mauricio Funes. Sin embargo, desde el gobierno de Bukele, que siempre ha negado haber negociado con ellas cuando fue alcalde de la capital, San Salvador, ha salido a desmentir que existiera algún tipo de tregua. Maro dura o estrategia de las maras Muy al contrario, su política, de cara al pueblo salvadoreño, ha sido implantar unaas medidas que acaben con los privilegios de las maras, bloqueando sus comunicaciones en los penales, evitando así las extorsiones y los asesinatos por encargo, además de redistribuirlas en las cárceles, evitando que los penal sean el reino exclusivo de cada grupo, como la Mara Salvatrucha y Barrio-18, como había sucedido hasta ahora. «Los críticos aquí hablan de una tregua, pero yo no lo creo. Una negociación con las pandillas, en que estas se hayan comprometido a disminuir la violencia homicida, como pasó hace siete años, creo que ya nos habríamos enterado pues es una negociación que hay que trasladar a la calle, en la que según cifras oficiales hay 60.000 pandilleros ?20.000 encarcelados y 40.000 en la calle?. Me parece imposible, después de lo que pasó ya en 2012, que no nos hayamos dado cuenta si esto realmente ha sucedido», subraya Valencia. «Creo, personalmente, que no está pasando». Otra cosa es que las pandillas, un actor político con muchísimo peso en El Salvador, hayan decidido «calmarse», utilizando esto como «una estrategia». Esta cambio de comportamiento sí podría ser consecuencia de la presión ejercida por el gobierno. «Por citar un ejemplo, Ciudad Barrios, que es el penal por excelencia de la Mara Salvatrucha desde 2004, tiene ahora alrededor de 900 personas de la 18. Las han mezclado la semana pasada». Dicho en plata, «le están tocando los cojones al tigre», bromea Valencia. A esto se suma que todos los días hay conteos de enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad con pandilleros muertos. «Esto refuerza mi idea de que no hay una negociación. Creo que las pandillas han visto que ahorita les conviene estar calmados». Aclara que este descenso no empezó el 1 de junio, sino que este viene siendo sostenido desde hace cuatro años. «Ahora se ha acentuado el fenómeno. Si hace más de tres meses me hubieran dicho que ibamos a cerrar con cuatro homicidios diarios no lo hubiera creído». El descenso de homicidios también incluye los feminicidios ?«ha sido más pronuciado la disminución de asesinatos de mujeres». confirma Valencia?, así como también se ha apreciado un importante descenso en el capítulo de las desapariciones. «Sigue siendo un problema gravísimo en este país, pero este año la Fiscalía, un organismo que no depende del gobierno, dice que hay menos denuncias. Todos los actores han alcanzado el consenso de que el descenso de la violencia es real, y la cuestión es «por qué ha sucedido». La pregunta del millón para la que no parece haber una respuesta definitiva. Ejecuciones extrajudiciales A pesar de que la ONU ha criticado las medidas de represión del Plan de Control Territorial, el pueblo salvadoreño no se ha mostrado crítico con él. «Es lo que exige la sociedad salvadoreña. Somos una de las más violentas del mundo ?asevera Roberto Valencia?. Y lo es porque cree que la solución a los problemas de violencia es con más violencia. Por eso han tenido tanto éxito los programas de Mano Dura, de Super Manodura, las medidas extraordinarias..» que han llevado a cabo diferentes gobiernos. La existencia de esta represión ha quedado evidenciada hace unos días con la presentación de un informe, avalado por la Procuraduría de Derechos Humanos, que hace referencia a las ejecuciones extrajudiciales realizadas por la Policía de El Salvador entre 2014 y 2018, y que se habrían saldado con la muerte de 116 personas en un total de 48 casos de los que solo fueron llevados ante los tribunales 14. En cinco años tan solo hubo dos condenas. «Las conclusiones a las que han llegado es que de los 116 muertos, el promedio de balazos en el cuerpo era de nueve. El dato ya invalida el argumento del uso legítimo de la fuerza», señala Valencia. El contudente informe ha provocado un sinfín de reacciones en las redes sociales, algunas muy lejos de escandalizarse ante este abuso de la fuerza, en el que ven la solución a la violencia de las pandillas que desangra El Salvador, y una de las principales causas que han llevado a miles de personas a abandonar el país. «El tema de las ejecuciones extrajudiciales en este país no te cuesta un voto, es más, te lo puede dar», reconoce Valencia.
14-08-2019 | Fuente: elpais.com
Los niños huérfanos por feminicidios: las víctimas invisibles de la violencia en México
Más de 23.000 menores han perdido a su madre en la última década en el país latinoamericano
11-06-2019 | Fuente: elpais.com
Las víctimas que no forman parte de la violencia machista
La ley recoge a parejas o exparejas y a hijos asesinados. Los casos del resto de familiares corresponden a violencia doméstica. Otros países sí los consideran feminicidios
10-06-2019 | Fuente: elpais.com
Las víctimas que no forman parte de la violencia machista
La ley recoge a parejas o exparejas y a hijos asesinados. El resto de familiares forman parte de la violencia doméstica. Otros países si los consideran feminicidios
04-06-2019 | Fuente: elpais.com
Cuatro años de Ni Una Menos, el movimiento que rompió el silencio de las argentinas
La marcha del 3 de junio contra los feminicidios se convierte en una movilización sin precedentes contra la violencia machista y a favor del aborto legal
31-05-2019 | Fuente: abc.es
Cuando en un sistema social algo va mal ?y siempre algo acaba yendo mal? la única válvula de escape que queda al pueblo son las urnas. Por eso, el sistema personalista y dictatorial que está sellando en China el presidente Xi Jinping está abocado al desastre. En el corto plazo, la sensación de poder estable en el país más poblado del mundo ofrece resultados en apariencia deslumbrantes. Una economía que avanza como una locomotora, con una agresiva estrategia de corte capitalista. Y una sensación de poder y amenaza en el terreno geoestratégico, que es capaz de tutear a Estados Unidos en el mar de China, en el sureste asiático y hasta en América Latina. Pero en el terreno interno, China es una bomba de relojería por el incremento de la represión de las libertades, la ingeniería social del «hijo único» y los diques que está levantando el «nuevo emperador» para evitar que las jóvenes generaciones del partido comunista lleguen a hacer sombra a su figura estelar y omnipresente. Desde su llegada a la Presidencia del Estado en 2013 ?con 2.952 votos a favor, uno contra y tres abstenciones?, Xi Jinping, de 65 años, ha desplegado una visión imperial, que busca ansiosamente éxitos en el terreno externo para alimentar su leyenda. Xi quiere morir en el trono de Pekín, como Mao Tse-Tung. Y la primera víctima de esa pretensión ha sido la ruptura del límite de mandatos, que permitía antes cierta esperanza de cambio en el interior del sistema comunista con cada relevo del líder. La segunda víctima del emperador comunista ha sido la contestación política, con un nivel de persecución de disidentes inédito desde la era de Mao. China ha enmudecido. Y China envejece. La política demográfica de «hijo único» ha llevado a un nivel aún no cuantificado pero descomunal de feminicidios, que explica el actual desequilibrio en favor de los varones y la falta de novias. «China se hará vieja antes de hacerse rica», es el nuevo proverbio del refranero popular. Pocos trazos de este panorama sombrío se perciben en el fragor del pulso que hoy libran China y Estados Unidos, los dos nuevos protagonistas de la nueva Guerra Fría. La batalla se libra no solo en el comercio, sino también en el terreno de las nuevas tecnologías, los submarinos, la producción cinematográfica y hasta en la exploración de la Luna, Si en la pelea uno cae, caerá el otro. Como recuerda «The Economist», a finales de los años 80 el comercio bilateral entre EE.UU. y la URSS era de 2.000 millones de dólares al año. Hoy, el comercio entre la superpotencia norteamericana y el gigante asiático es de 2.000 millones de dólares..al día.
1