Infortelecom

Noticias de epidemia

11-07-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. requisa 120 toneladas de droga en la mayor operación antinarcóticos
Desde que el 1 de abril se embarcaron en la mayor operación contra el tráfico de narcóticos en el continente americano, las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos se han incautado de 120 toneladas de droga ?incluidas 70 toneladas de cocaína, con un valor estimado de mercado de casi 2.000 millones de dólares, o 1.700 millones de euros? y han arrestado a más de un centenar de personas. En mayo, hasta se incautaron de tres submarinos fletados por cárteles y cargados de droga, según dijo ayer el presidente Donald Trump durante una visita al Comando Sur en Florida. «No habrá piedad para con los cárteles de la droga», dijo el presidente Trump durante su visita a Florida, en la que no llevó máscara a pesar de que los contagios del coronavirus se han disparado en ese estado. «El mensaje que tenemos para estos criminales es claro. No amenacen a nuestra población. No traten de intoxicar a nuestros menores. No se infiltren en nuestras fronteras. Si lo hacen, les vamos a encontrar, y si tienen suerte les pondremos entre rejas. Los resultados de nuestras primeras operaciones han sido ya excelentes». Despliegue enorme Pocas veces ha autorizado la Casa Blanca un despliegue militar de la magnitud del anunciado por Donald Trump en abril, y que sigue en pie. Son miles de soldados estadounidenses los desplegados en el Caribe y el Pacífico, en una operación contra el narcotráfico en la que participan principalmente la Armada, la Fuerza Aérea y la Guarda Costera. Se trata de un complejo dispositivo para interrumpir tres rutas de la droga: de Venezuela a las islas del Caribe y a Centroamérica, y de Colombia a Centroamérica. Uno de los objetivos de este despliegue es el régimen de Venezuela, a cuya cúpula la Fiscalía estadounidense le ha imputado varios delitos de narcotráfico y pertenencia a banda armada. Según dijo en su día el jefe del Pentágono, Mark Esper, «el régimen de Maduro depende de los ingresos de la venta de drogas para mantener su represión desde el poder. La ciudadanía de Venezuela sufre terriblemente por las prácticas represivas de Maduro». Según la Casa Blanca, a esta operación contra los narcóticos se han sumado soldados de 22 países aliados de EE.UU. La vigilancia aérea ha aumentado en un 75%, y el patrullaje en alta mar, un 65%. Participan en el dispositivo destructores, buques de guerra, cazas y helicópteros de la Armada; diez buques tipo ?cutter? de la Guarda Costera, y aviones de vigilancia de la Fuerza Aérea. La Armada ha movilizado sus Boeing P-8 Poseidon, preparados para guerra antisubmarina. Proceden de los comandos del Pacífico y Europa, y de la base naval de Norfolk, en Virginia. El presidente Trump, duante la conferencia de prensa, detrás de paquetes de droga incautados por el Ejército de EE.UU. - REUTERS Durante su visita, el presidente preguntó a los altos mandos militares que le acompañaban qué se hacía con la droga incautada. «¿Qué hacemos con esa droga? ¿La echamos al mar, la explotamos?», preguntó el presidente. Uno de los uniformados que le acompañaba le respondió que esa droga se quema. «¿Se quema? Muy bien, me parece lo mejor. La quemamos entonces», dijo después Trump. Según datos de la sanidad de Estados Unidos, cada año mueren en este país más de 70.000 personas de sobredosis y otros problemas relacionados con el narcotráfico. La epidemia de consumo de analgésicos está directamente relacionada con el reciente aumento del número de heroinómanos. La Casa Blanca ha entablado también negociaciones con los Gobiernos de China y México para intentar reducir el tráfico de heroína, fentanilo y otras sustancias desde sus mercados de origen. El voto de Florida El presidente pasó toda la jornada en Florida, un estado que con 144.000 contagiados de coronavirus y 4.100 muertos se ha convertido en uno de los epicentros de la pandemia. Es, además, uno de los estados clave para ganar las elecciones de noviembre, y las últimas encuestas dan un empate entre él y el demócrata Joe Biden. Además de visitar el Comando Central, Trump participó en una reunión con representates de las comunidades cubana y venezolana, a los que expresó su compromiso para combatir a los regímenes castrista y chavista. Tenía hoy previsto Trump un mitin ?el segundo desde que se declarara la pandemia? en el estado de New Hampshire, pero se ha visto obligado a cancelarlo según su campaña por la llegada de una tormenta tropical, bautizada como Fay. El primer mitin, celebrado en Oklahoma hace tres semanas fue un fracaso de público, que forzó al presidente a cancelar uno de los dos discursos que iba a dar y dejó una gran parte de gradas vacías.
10-07-2020 | Fuente: abc.es
La instauración de la pobreza en Venezuela
El enorme impacto que ha producido la publicación de los resultados de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida 2019-2020 -ENCOVI-, realizada por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales, de la Universidad Católica Andrés Bello, tiene una muy probable explicación: ha llegado para ratificar, con los adecuados y precisos instrumentos de las ciencias sociales, lo que los venezolanos constatamos todos los días en nuestra experiencia cotidiana: que Venezuela ha perdido aquel halo o aquella imagen o aquella esperanza de país rico, para devenir en poco más de dos décadas, en un país no solo empobrecido, sino cada día más y más venido a menos. Estructural y extendidamente pobre. El informe demuestra que los padecimientos no se corresponden a situaciones aisladas o coyunturales, sino que hablan de una nación entera doblegada a los múltiples padecimientos de carencias, estrecheces, dificultades y falta de perspectivas. Somos un país pobre, que ha perdido un pedazo sustantivo de su población efectiva, 5 millones de personas que, en un cortísimo período de tiempo, han migrado -han huido- a otras naciones. Somos un país súbitamente envejecido, que liquidó una parte de su bono demográfico (que es la ventaja que consiste en que el número de personas en edad de trabajar supere al número de personas dependientes -niños y adultos mayores-). Somos un país paupérrimo, en el que aumenta la tasa de mortalidad infantil; disminuye la esperanza de vida; crece el número de las viviendas en condiciones de precariedad; en el que sube la tasa de hacinamiento; donde la inmensa mayoría de los hogares han sido sometidos a erosivos procesos de desestructuración. Somos un país devastado y exhausto: que solo excepcionalmente tiene acceso a servicios básicos como agua, electricidad e internet. Somos un país mísero, en el que 96% de las familias vive en condiciones de pobreza, y en el alrededor de 4 de 5 de estas familias vive en condiciones de pobreza extrema. Somos un país en el último peldaño de la existencia, donde la inmensa mayoría pasa hambre, vive subalimentado -no se consumen las mínimas proteínas necesarias para la vida-. Somos un país desgarrado, donde la desnutrición infantil tiene la categoría de epidemia: afecta a 30% de la población, lo que autoriza a cualquier ciudadano de bien, a presumir las peores expectativas al respecto, es decir, que todas estas realidades continuarán empeorando mientras se mantenga el régimen de Maduro en el poder. Este proceso de empobrecimiento rápido y masivo no es el producto de una desgracia sobrevenida. Es la meta de un plan con un específico propósito: erosionar a la sociedad venezolana, hacerla dependiente del uso político de la renta petrolera, debilitar su capacidad de defender la democracia y las libertades. Ya lo sabemos: no había ni programa industrial, ni ejes de desarrollo, ni modelo económico alternativo, ni genuino deseo de erradicar la pobreza. El régimen nunca escuchó las advertencias que, en marzo de 1999, economistas y gremios empresariales comenzaron a formular con urgencia: las políticas que se anunciaban nos conducirían a la destrucción de la economía productiva, arrasarían con el empleo, provocarían realidades de hambre y enfermedad en todo el territorio. Las denuncias que se hicieron entonces, tenían un legítimo fundamento: apenas se hizo con el poder en Cuba, Fidel Castro se embarcó en la tarea de destruir la economía de la isla, cuyo saldo no tardó en materializarse: un brutal empobrecimiento, del que no han podido recuperarse nunca, y que ha convertido al comunismo cubano en un poder mendigo, especializado en someter a su población y vivir de la ayuda extranjera. Pero lo que probablemente nadie previó, al menos hasta 2004-2005, es que la destrucción sería tan eficaz, tan amplia, tan sistemática y tan profunda. No se estimó que la corrupción y los ilícitos adquirirían la categoría de políticas de Estado, ni que con fundamento en prácticas diseñadas de violación de los derechos humanos y políticos, se produciría una apropiación de los bienes públicos, que la nación venezolana sería manejada como un botín, y que una pequeña oligarquía político-militar haría suyo hasta el último dólar de las arcas públicas, en una operación delincuencial, que ha acabado por empobrecer, de forma extrema, a la inmensa mayoría de la nación venezolana, ese 96% del que habla el reporte de la Encuesta de Condiciones de Vida 2019-2020. Hay que reconocerlo: han superado las peores expectativas. Han sido capaces de violar las leyes, de desconocer los poderes legítimos, se han apropiado de las riquezas y más de tres centenares de bandas organizadas se han repartido pedazos enteros del territorio para usarlo, explotarlo de forma ilimitada y con plena garantía de impunidad. El poder practica la ruindad, se asocia con delincuentes y narcotraficantes, busca aliados entre terroristas y ladrones de toda ralea y, cada vez que lo cree necesario, detiene, tortura y mata. El debate sobre el hambre en Venezuela es, ahora mismo, un callejón sin salida: todos los indicadores sugieren que continuará empeorando. Se incrustará, con sus atroces efectos, en cada familia venezolana. Venezuela está en medio de una crisis humanitaria, cuya prospectiva es todavía más sombría. Así las cosas, la sociedad venezolana y sus aliados internacionales están obligados a actuar de inmediato: unir las fuerzas, concentrar la presión y producir en corto plazo, el cambio que las familias venezolanas demandan. Es cosa de vida o muerte.
09-07-2020 | Fuente: abc.es
Italia exige a la UE medidas más severas en las fronteras frente a los extracomunitarios
Italia ha impedido el desembarco por «graves motivos sanitarios» de 152 ciudadanos de Bangladesh. El gobierno italiano da la voz de alarma y pide a la Unión Europea (UE) medidas más severas para la entrada de los extracomunitarios. «El empeoramiento de la situación en países extraeuropeos como Bangladesh, India y otros naciones, especialmente asiáticas, donde la infección por coronavirus se está extendiendo de manera alarmante, exige más atención de nuestra parte en las llegadas a los aeropuertos. Y en estos casos no deben ni siquiera aterrizar», ha dicho Walter Ricciardi, de la Organización Mundial de la Salud y asesor del comité que asesora al gobierno sobre el coronavirus. El gobierno italiano teme que, si los controles no son eficaces, se corra el riesgo de una especie de bomba sanitaria en algunos aeropuertos, a los que llegan ciudadanos de países donde hay alta circulación del virus. De ahí que el ministro de Sanidad, Roberto Speranza, haya enviado una carta a su colega alemán, Jens Spahn, así como a la comisaria europea de Sanidad y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, para exigir mayor rigor en los controles. «Considero oportuno -escribe el ministro italiano- establecer conjuntamente nuevas medidas rigurosas para las llegadas desde áreas fuera de los países Schengen. Pediría a la Comisión promover una mayor coordinación entre los Estados miembros para garantizar una mayor eficacia con el objetivo de contener la difusión de los contagios causados por focos de origen externo», escribe en su carta Roberto Speranza. El ministro de Sanidad les anuncia también que ha establecido la suspensión de los vuelos desde Bangladesh. Repatriados 152 pasajeros La petición de Italia se produce después de impedir ayer el desembarco, por «graves motivos sanitarios», de 152 ciudadanos de Bangladesh, que llegaron en vuelos de Qatar Airwys. Este hecho ha puesto de relieve un grave problema para los controles en los aeropuertos. Por ejemplo, Italia puede bloquear los vuelos de Bangladesh, pero esos ciudadanos pueden intentar llegar a Italia haciendo escala en otros naciones y cogiendo otros vuelos, como ayer mismo pudieron comprobar las autoridades italianas: En el aeropuerto romano Fiumicino, en el avión que había hecho la ruta Pakistán-Qatar-Roma, llegaron 205 pasajeros, pero no se permitió desembarcar a 112 personas con pasaporte de Bangladesh. Fueron repatriados en el mismo avión. Los otros 93 pasajeros, de varias nacionalidades, tuvieron que someterse a test del coronavirus y, además, deberán hacer una cuarentena de 14 días. Parecida situación se vivió en el aeropuerto de Malpensa en Milán: Un avión de Qatar Airways aterrizó con 40 pasajeros de Bangladesh, a los que no se permitió desembarcar. Se calcula que en estos dos grandes aeropuertos italianos, Fiumicino y Malpensa, han aterrizado unos 60.000 pasajeros en los últimos 20 días, procedentes de países extracomunitarios. Se les exige que hagan una cuarentena fiduciaria de 14 días, pero una vez que entran en Italia circulan libremente, con el grave riesgo de difundir el virus. El caso de Bangladesh es emblemático: Oficialmente, este país de 161 millones de habitantes, cuenta con 165.000 personas infectadas; pero el martes en un avión que desembarcó en Italia se comprobó que el 16 % de los pasajeros estaban contagiados por el coronavirus, poniendo en evidencia la nula fiabilidad de los datos oficiales de algunos países. Test y cuarentena Teniendo en cuenta su experiencia, Italia pretende que la Unión Europea alargue la lista negra de países a los que se deberían cerrar las fronteras del área Schengen. A la espera de esa medida, el gobierno italiano prepara nuevas reglas para evitar la importación extranjera del virus. Por ejemplo, se pretende imponer el test obligatorio para los pasajeros que llegan de países con una amplia difusión de la epidemia. Además, la cuarentena ya no sería fiduciaria, confiando en la persona, sino «forzada», es decir, sujeta a controles estrictos, para personas en riesgo o positivas. Walter Ricciardi, asesor del ministro de Sanidad, Roberto Speranza, explica la urgencia de adoptar estas severas medidas en los aeropuertos: «Quienes violen el aislamiento deben ser penalizados severamente. Lo que estamos experimentando es un cambio de época, pero la gran mayoría de los gobiernos no lo entienden. En la condición en que nos encontramos, es decir, con una pandemia sin vacuna, la gestión de los flujos de personas y bienes se debe controlar radicalmente. Todo debe ser cambiado. Ya no puede ser admitido como antes. Tenemos que regular las llegadas de manera diferente por razones comerciales y humanitarias».
09-07-2020 | Fuente: as.com
El fútbol argentino aprueba el protocolo sanitario para volver
El único tema pendiente es definir qué tipo de testeos se realizarán en todo el proceso y para ello habrá una consulta con el Doctor Pedro Cahn, especialista en epidemias.
08-07-2020 | Fuente: abc.es
África alcanza los 500.000 contagios con el temor de la expansión de la extrema pobreza en el continente
África tardó 98 días para llegar a los 100.000 casos confirmados del nuevo coronavirus. Sin embargo, los tiempos se han acortado drásticamente en las últimas semanas: se ha pasado de los 400.000 a los 500.000 positivos en apenas siete días. Casi 12.000 personas han perdido la vida por la Covid-19, siendo Sudáfrica el país más afectado. La rápida actuación de la mayoría de gobiernos africanos, cerrando a cal y canto sus aeropuertos e imponiendo duros confinamientos cuando apenas sumaban decenas de casos, ha evitado la «catástrofe» que muchos expertos vaticinaban cuando el virus se empezó a propagar por Europa. Sin embargo, estas necesarias y drásticas medidas «solo» han retrasado el pico unos meses que deberían haberse usado para prepararse para «lo peor». Con la mayoría de economías reabiertas, los casos -inevitablemente- se han disparado y el continente ha alcanzado hoy los 508.918 casos, según los datos de la Universidad John Hopkins. Sudáfrica, que adoptó uno de los confinamientos más duros del mundo en la fase temprana de la epidemia, es actualmente el epicentro de la pandemia en África. Cuenta con el 42% de los positivos del continente, con más de 215.000 casos y 3.500 muertes, desde que se confirmara el primer caso el 5 de marzo. Además, es el quinto país con más casos activos del mundo y ocupa el cuarto lugar en la lista de países con más nuevos contagios (el martes, sumó 10.134 nuevos positivos). La letalidad sigue siendo baja (1,6%), aunque los hospitales empiezan a llenarse y muchos de ellos en focos como Gauteng o Cabo Occidental podrían quedarse sin capacidad para atender a más pacientes. Egipto y Nigeria suman otros 78.000 casos cada uno, el primero ha registrado casi 3.500 muertes y el segundo menos de 700 hasta el momento. La buena noticia es que casi la mitad de las personas contagiadas por el virus SARS-CoV-2 en África se han recuperado. La cara B de la pandemia La actual pandemia podría empujar a más de 49 millones de africanos a la extrema pobreza, siendo la parte central y occidental del continente las que más sufrirían los estragos de la actual crisis sanitaria. Hasta 462 millones de personas podrían vivir en la extrema pobreza en 2020, es decir, subsistir con menos de 1,9 dólares al día. El coronavirus ha sido un mazazo -especialmente- para aquellos países que están luchando por erradicar la extrema pobreza y que esperaban cumplir esta meta en 2030.
08-07-2020 | Fuente: as.com
Científicos alertan de una posible epidemia a gran escala con "raras inflamaciones cerebrales"
"Puede que no sepamos aún el daño a largo plazo que puede causar la COVID-19", avisa uno de los investigadores que ha participado en el estudio.
07-07-2020 | Fuente: abc.es
Bolsonaro se somete a su tercera prueba de coronavirus tras presentar algunos síntomas
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se ha sometido nuevamente a una prueba para detectar si ha contraído la Covid-19, tras presentar durante el fin de semana algunos de los síntomas propios. Además, pese a que todavía se desconoce el resultado, ya ha comenzado a tomar hidroxicloroquina, el controvertido fármaco que, sin pruebas científicas de su efectividad, ha sido defendido en numerosas ocasiones por el mandatario de extrema derecha. Bolsonaro ha acudido este lunes al Hospital de las Fuerzas Armadas de Brasilia donde le han realizado una radiografía pulmonar, después de presentar síntomas desde el sábado, incluyendo 38 de fiebre, según ha revelado el periódico 'O Globo'. A su regreso al Palacio de Alvorada, sus acólitos se agolpaban como viene siendo habitual en las inmediaciones para poder saludar al presidente brasileño, quien se ha parado unos momentos para transmitirles que «el pulmón estaba limpio», al tiempo que les contaba que se sometería nuevamente a una prueba de coronavirus, cuyo resultado se conocerá este martes. En este caso el presidente brasileño le pidió a sus seguidores que no se acercasen mucho, en contraste a los baños de multitudes que suele regalarse a menudo a la entrada de la residencia oficial. De momento, Bolsonaro ha cancelado su agenda prevista para esta semana a la espera de conocer los resultados de la prueba, incluida la reunión del Consejo de Ministros que suele celebrarse los martes, hasta conocer si ha contraído la enfermedad, que ha calificado de la «gripecita» y de la que aseguró ser inmune debido a su «historial de deportista». Pese a los síntomas que ha estado presentando desde el fin de semana, el presidente Bolsonaro no escatimó en abrazos y apretones de manos, todo ello sin portar mascarilla, durante un almuerzo que mantuvo el sábado con algunos de sus ministros y otras autoridades políticas para conmemorar el Día de la Independencia de Estados Unidos en la residencia en Brasil del embajador estadounidense, Todd Chapman. Entre los invitados estaban los titulares de la Secretaría de Gobierno, Luiz Eduardo Ramos; de Defensa, el general Fernando Azevedo; de Asuntos Exteriores, Ernesto Araújo; y el de Casa Civil, el también general Walter Braga Netto; así como uno de sus hijos, el diputado por Sao Paulo Eduardo Bolsonaro. En las últimas horas, Bolsonaro también ha retirado la obligatoriedad de utilización de mascarilla en cárceles a pesar del continuo incremento de casos en el país haciendo uso de su veto presidencial, que también ha aplicado para que los establecimientos no estén obligados a proporcionar gratuitamente mascarillas a sus trabajadores y colaboradores. Brasil ha contabilizado hasta el momento 1.623.284 casos y 65.487 muertes desde la declaración de la epidemia. Además hay 927.292 pacientes que se han recuperado.
05-07-2020 | Fuente: abc.es
Italia endurece las medidas para los extracomunitarios: cuarentena y test a los pasajeros después de aterrizar
Italia endurece aún más las medidas contra el coronavirus, en particular para los extracomunitarios. Son una veintena los brotes de Covid-19, extendidos del norte al sur del país, suscitando alarma y preocupación en las autoridades. Los presidentes regionales piden al gobierno que potencie los controles en las fronteras. Italia decidió el pasado martes imponer la cuarentena obligatoria de 14 días y la vigilancia sanitaria para todos los ciudadanos procedentes de países fuera del área Schengen, incluidos los 15 considerados seguros en la lista aprobada ese mismo día por la Unión Europea. Ahora se plantea la hipótesis de realizar pruebas a los pasajeros después de su aterrizaje en Italia. La urgencia de controlar más las fronteras está motivada porque los últimos casos de contagios han sido causados, sobre todo, por ciudadanos procedentes del exterior, tanto extranjeros como italianos, que salieron de Italia por trabajo y al retorno no respetaron la obligación de la cuarentena. Algunos casos son especialmente llamativos. Por ejemplo, ha indignado la historia de un empresario italiano que se contagió en Serbia: a su regreso a Vicenza, en la región de Véneto, rechazó la hospitalización y realizó una vida normal a pesar de los síntomas, llegando a contagiar a varias personas hasta que, finalmente, empeoró y tuvo que ser hospitalizado en reanimación. Curiosamente, este nuevo foco se produce en Véneto, una de las regiones que mejor supo contener la difusión del virus. Ese buen control de la epidemia motivó que el presidente de la región del Véneto, Luca Zaia, de la Liga, urgiera al gobierno a levantar cuanto antes las medidas restrictivas. Zaia ha cambiado y ahora sus mensajes son para exigir «máxima prudencia», pidiendo al gobierno, junto a otros presidentes regionales, nuevas ordenanzas, endurecer las denuncias e hipótesis de nuevas «zonas rojas». El presidente del Véneto firmará este lunes una norma para obligar a quien está infectado a permanecer aislado, sin excluir la hospitalización obligatoria para los casos más graves. Esta medida ha sido ya impuesta en Toscana, región que ha previsto transferir en «albergues sanitarios» a los extranjeros que viven otras personas y pueden infectar a familiares o amigos. En la nueva ordenanza del Véneto se establece la obligación de denunciar a quien viola la cuarentena. El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, apoya el endurecimiento de las sanciones: «Ya hoy si una persona contagiada no respeta las normas puede ser castigada con pena de prisión hasta 18 meses. Estamos trabajando en estos momentos para endurecer estas medidas». El profesor Andrea Crisanti, director del departamento de virología de Padua, que adquirió fama internacional por contener la epidemia en el Véneto, hace hoy una advertencia: «Los brotes serán más frecuentes en octubre y noviembre. Lo más importante es dar mensajes claros a los italianos sin decir mentiras. Hay que decir que existe el riesgo, que no estamos en una burbuja y que los comportamientos de distanciamiento social y el uso de mascarillas no deben abandonarse».
04-07-2020 | Fuente: abc.es
Un asesor del Gobierno chino señala a España como posible origen del coronavirus
Wang Guangfa, asesor senior de salud del Gobierno chino, ha señalado a España como posible origen del coronavirus, tal como ha informado «The Sun». El experto ha recordado una controvertida investigación de la Universidad de Barcelona que detectó la presencia del SARS-CoV-2 en aguas residuales de Barcelona en marzo de 2019, mucho antes de que se detectase el brote en la ciudad de Wuhan, en China, en diciembre. Estas declaraciones se han producido una semana antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) inicie una extensa investigación para situar el origen del virus, que ya ha matado a más de medio millón de personas en todo el mundo, y cuya forma de aparición no está clara todavía. Varios expertos ya han señalado que la explicación más plausible para los resultados de la Universidad de Barcelona sea una contaminación, puesto sus resultados se han obtenido con pocas muestras, y solo han mostrado la presencia de algunos genes, a la vez que sus conclusiones no cuadran con lo averiguado por estudios genómicos del virus SARS-CoV-2. El jefe de los centros de Control y Prevención de Enfermedades de China, George Gao, dijo en el medio chino «Global Times» que la investigación sobre dónde y cómo empezó la pandemia no debería estar limitada a único país. Sea como sea, sobre el origen del coronavirus, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo: «Conocer el origen del virus es realmente importante. Podemos luchar contra él mejor si sabemos todo sobre él, incluyendo cómo empezó». Tal como han dicho epidemiólogos en varias ocasiones, conocer su origen facilitaría luchar contra futuras epidemias. El controvertido origen del virus Las investigaciones anteriores han situado el origen del SARS-CoV-2 cerca de un mercado callejero de Wuhan, aunque hay sospechas e que pudo estar circulando un tiempo entre personas y/o entre murciélagos. La presencia de un centro de investigación de virus de alta seguridad a solo unos cientos de metros del mercado ha llevado también a elucubrar con que su origen estuviera ahí. Sin embargo, los estudios del material genético del virus muestran que su origen es muy probablemente natural.
04-07-2020 | Fuente: abc.es
El autoritarismo de Xi Jinping aísla a China en su pugna con Occidente
Hubo un tiempo en que China disimulaba su autoritarismo y prometía apertura política al calor de su progreso económico y social. Pero ya ni eso. Desde que Xi Jinping subió al poder entre 2012 y 2013, el régimen «capicomunista» de Pekín ha ahondado en su deriva autocrática. Xi empezó endureciendo la represión contra disidentes y activistas sociales, luego eliminando a sus rivales internos con la «campaña anticorrupción» y, finalmente, reformando la Constitución para perpetuarse en el cargo más allá de sus diez años de mandato. Dejando a un lado el «auge pacífico» del que presumía China, ha impulsado una ambiciosa política exterior y aumentado la presión en sus disputas fronterizas, que ha avivado aprovechando el coronavirus. La ocultación inicial de la epidemia y las dudas sobre su información han roto la confianza de las potencias occidentales en China, que no rehúye la confrontación consciente de la fortaleza económica, diplomática y militar que ha logrado en pocas décadas. Las «Nuevas Rutas de la Seda» Con el régimen de Pekín erigiéndose en alternativa a las democracias, sobre todo en los países en desarrollo que está colonizando económicamente con sus «Nuevas Rutas de la Seda», el mundo se precipita hacia una «Segunda Guerra Fría». A la rivalidad entre Estados Unidos y China, agravada por el coronavirus, se suman las crisis con el Reino Unido, Australia, Canadá y Nueva Zelanda por la Ley de Seguridad Nacional impuesta en Hong Kong. Agrupadas en la alianza de seguridad de los «Cinco Ojos» («Five Eyes»), las democracias anglosajonas temen que dicha ley mine las libertades de esta antigua colonia británica. Mientras Londres promete la ciudadanía a los tres millones de hongkoneses que poseen pasaporte británico de ultramar, un estatus especial concedido antes de la devolución en 1997, Canberra ofrece «refugio» a quien quiera emigrar, o más bien exiliarse. A pesar de ser uno de los países que más depende de China, que recibe el 33% de sus exportaciones, Australia exige una investigación del coronavirus que enfurece a Pekín. Como represalia, el régimen ha lanzado una «guerra comercial» prohibiendo las importaciones de ternera australiana y ha advertido a sus nacionales contra dicho país, uno de sus principales destinos para estudiar o invertir en propiedades. La crisis ha subido de tono con acusaciones mutuas de espionaje. La ocultación inicial del Covid-19 y las dudas sobre los datos han roto la confianza en las autoridades chinas China también arrastra un conflicto con Canadá desde que, en diciembre de 2018, la «heredera» de Huawei, Meng Wanzhou, fue arrestada en el aeropuerto de Vancouver por una orden de EE.UU. por, presuntamente, violar las sanciones contra Irán. Solo unos días después fueron detenidos dos canadienses en China, Michael Spavor y Michael Kovrig. Tras 18 meses en la cárcel y sin apenas contacto con sus familias ni con su embajada, ambos fueron imputados por espionaje en junio mientras Meng se enfrenta al proceso de extradición desde su arresto domiciliario en su mansión de Vancouver. Además, dos canadienses fueron condenados el año pasado a muerte por narcotráfico y, en junio, una mujer china con esa nacionalidad fue sentenciada a ocho años por seguir el culto «Falun Gong». Una nueva «Guerra Fría» Las espadas siguen en alto y, tras la imposición en Hong Kong de la Ley de Seguridad Nacional, Ottawa ha suspendido su tratado de extradición con este territorio y las exportaciones de material sensible y militar. Canadá, otro de los destinos favoritos de la emigración hongkonesa, también revisará su concesión de visados y podría recibir otra oleada como antes del traspaso a China. En la actualidad hay 300.000 residentes en Hong Kong con pasaporte canadiense, la mayoría de los cuales se marcharon antes de la devolución en 1997 y obtuvieron dicha nacionalidad. «Hemos entrado en una nueva ?Guerra Fría? y China se está aislando, pero es el único modo para que sobreviva el Partido Comunista», analiza para ABC Jean-Pierre Cabestan, profesor de Política en la Universidad Baptista de Hong Kong. En su opinión, «Xi Jinping está pugnando con muchos países y esto puede haber creado tensiones dentro de la cúpula. ¿Pero quién puede desafiarlo? Como él controla al Ejército y la seguridad, puede que tengamos que esperar para ver algún cambio». Está por ver la reacción de Occidente y, sobre todo, de la Unión Europea, que adopta una postura crítica pero se encuentra dividida por la debilidad de los países del sur, muy dependientes de China. Hasta ahora, en Occidente han primado sus intereses económicos porque Pekín juega con el acceso al mayor mercado del mundo. Frentes abiertos EE.UU.: A la tradicional rivalidad con la Casa Blanca por la hegemonía mundial se suman ahora la pandemia del coronavirus y la nueva Ley de Seguridad Nacional impuesta a Hong Kong, que se teme acabe con sus libertades y con la autonomía que prometía el principio «Un país, dos sistemas». Reino Unido: Tras denunciar que la Ley de Seguridad Nacional viola la Declaración Sino-Británica de 1984 que acordó la devolución, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, ha ofrecido la ciudadanía a los tres millones de hongkoneses con pasaporte de británicos de ultramar, lo que ha enfurecido a Pekín. Australia: Ante la exigencia de Canberra de una investigación sobre el coronavirus, Pekín responde con una «guerra comercial». Australia ha denunciado «ciberataques» chinos mientras el periódico «Global Times», altavoz del Partido Comunista, acusa a los servicios secretos australianos de llevar a cabo operaciones en su territorio y en Hong Kong. Canadá: La crisis que arrastra con China desde la detención en Vancouver de Meng Wanzhou, la «heredera» de Huawei, por una orden de extradición de EE.UU. se ha agravado con la Ley de Seguridad Nacional en Hong Kong. Canadá es uno de los destinos favoritos de la inmigración hongkonesa, como demuestran los 300.000 residentes en la ciudad con dicho pasaporte.