Infortelecom

Noticias de enfrentamientos

25-08-2019 | Fuente: abc.es
«Las protestas pacíficas no sirven, hay que seguir luchando»
Poco ha durado la relativa tranquilidad que vivía Hong Kong desde el fin de semana pasado. Tras la tregua sin choques entre los manifestantes y la Policía, la violencia repuntó ayer en las protestas contra el autoritario régimen chino. Desde primera hora de la tarde, cuando concluyó una manifestación autorizada en la bahía de Kowloon, hasta la noche, miles de jóvenes se enfrentaron a los antidisturbios por todo este distrito. Presionado por Pekín, que había criticado que pusiera trenes especiales para evacuar a los manifestantes las semanas anteriores, el metro cerró las estaciones alrededor de la protesta para dificultar su asistencia e impedir más huidas. Pero los jóvenes recurrieron a sus tácticas de «guerrilla urbana» y jugaron al ratón y al gato con los agentes. Con su uniforme negro completado por máscaras, gafas y cascos, un grupo muy numeroso se separó de la manifestación y montó barricadas con troncos de bambú ante la comisaria de Ngau Tau Kok. La marcha, en teoría para protestar contra unas «farolas inteligentes» que los manifestantes sospechan que incorporan cámaras con reconocimiento facial, pronto derivó en el vandalismo que ya caracteriza a cada fin de semana en la antes apacible Hong Kong. Aunque el Gobierno insiste en que dichas «farolas inteligentes» solo recopilarán datos del tráfico y el tiempo para la entrada en funcionamiento del internet 5G, los jóvenes las tomaron con ellas y destrozaron todas las que encontraron. Después asediaron la comisaría, a cuyas puertas aguardaban los antidisturbios rodeados por una nube de periodistas y cámaras. «Fuimos a la multitudinaria manifestación del domingo y a la cadena humana y sirven para difundir nuestra lucha a nivel internacional, pero no para que el Gobierno nos escuche», explicaban a ABC dos estudiantes de 24 años, Suki y Janice, que llevaron a este corresponsal en autobús desde la última parada de metro abierta hasta la comisaría. Se habían enterado de su cerco a través de las redes sociales, la herramienta de comunicación de estos jóvenes adictos al móvil, y allí se unieron a la retaguardia tras ponerse sus máscaras negras. Disparando gases lacrimógenos por primera vez en más de una semana, los antidisturbios dispersaron a los jóvenes, muchos de los cuales se refugiaron entre los soportales del cercano centro comercial Telford. Desde sus jardines en alto, les lanzaron piedras, adoquines y hasta un par de cócteles Molotov, con tan mala puntería que casi queman a los fotógrafos arremolinados para retratar el asalto. Movilización vecinal A pesar del caos que provocaron los jóvenes, que abrieron las bocas contra incendios y soltaron jabón en el suelo para que resbalara y la Policía no pudiera avanzar, los vecinos la emprendieron con los antidisturbios. Reprochándoles que dispararan gases de pimienta a pocos metros de los manifestantes, varios ancianos los echaron de la entrada a la zona comercial. «Los jóvenes defienden la justicia», les apoyaba la dependienta de un comercio que, como los demás, tuvo que cerrar. «Las protestas pacíficas no sirven, hay que seguir luchando para presionar al Gobierno y que cumpla nuestras peticiones», advertía tras su máscara un consultor de 30 años, Yip, que estaba en primera línea de los enfrentamientos para «proteger a los estudiantes de la Policía». Entre las demandas de los manifestantes figuran la retirada total de la ley de extradición a China, que ha sido suspendida, y la creación de una comisión de investigación sobre el uso de la fuerza policial. Además, quieren la amnistía para los detenidos por «disturbios», un delito penado con hasta diez años de cárcel, y que se reactive el proceso democrático para alcanzar el prometido sufragio universal. «A lo que aspiramos es a mantener nuestras libertades y a votar», resumía Yip, muy crítico con la jefa ejecutiva del Gobierno local, Carrie Lam. Tras la tregua del fin de semana y la masiva manifestación del domingo, Lam ofrece diálogo, pero elude todas las peticiones. Sin una sola solución política, Hong Kong está tan roto que los vecinos acorralaron y echaron a la Policía para que no detuviera a más de los 28 jóvenes apresados. Los demás siguieron sus batallas campales por otros barrios. Pasada la medianoche, y bajo la lluvia torrencial de un tifón, parecía que en los bares de «señoritas» de Wan Chai las bandas filipinas tocaban para ellos «El Muro» de Pink Floyd: «Hey teacher! Leave the kids alone!» («¡Eh, profesor! ¡Deja a los chicos en paz!»).
25-08-2019 | Fuente: abc.es
La guerra comercial global y la falta de unidad marcan el G-7
Las guerras económicas entre grandes potencias de ambiciones mundiales, y las divisiones entre aliados europeos y aliados trasatlánticos, hipotecan los resultados concretos del G-7 de Biarritz, el cuadragésimo quinto y más problemático de la historia. Horas antes de iniciarse la cena de trabajo de los representantes de los siete grandes y la UE, Emmanuel Macron resumió de manera muy gráfica el estado de crisis del G-7 en estos términos: «Quizá no nos pongamos de acuerdo en todo. Pero nuestra voluntad es esta: hacer proposiciones, reducir los desacuerdos, no aceptar la fatalidad. Tenemos desacuerdos, pero los grandes temas no los podremos resolver si no trabajamos juntos». Ante el problema esencial de la paz y la estabilidad internacionales, los EE. UU., los distintos miembros de la UE, Japón y Canadá, tienen posiciones diferentes o muy diferentes sobre todas las grandes crisis inflamables: Irán, Siria, Ucrania, puesto de Rusia en la nueva escena internacional. Emmanuel Macron desearía oficiar de intermediario entre Teherán y Washington. Pero sus servicios no son siempre apreciados, ni están apoyados por la mayoría de los aliados europeos. El presidente de Francia, como Trump, apoyaría la vuelta de la Rusia de Putin al G7. Pero una mayoría aparente de miembros del club no parece dispuesta a aceptar tal sugerencia. Por el contrario, Ucrania pudiera ser invitada a próximos G-7. Para irritación de Putin. Macron se entrevistó con el presidente ruso la semana pasada en el Fuerte de Bregançon, residencia veraniega de los presidente de Francia, intentando reconstruir las relaciones de la Rusia de Putin con Europa occidental. En vano. El presidente ruso siempre está dispuesto al recurso a la fuerza armada, en Siria, en el este de Europa, para apoyar sus decisiones. La presencia del Reino Unido en el G-7, a dos meses de la «salida final, cueste lo que cueste» de la UE, según Boris Johnson, crea una cierta unión entre los aliados europeos, pero recuerda el abismo trasatlántico: Donald Trump alienta al Reino Unido a romper con las «cadenas» de la UE. Los enfrentamientos diplomáticos, tecnológicos, fiscales y comerciales de Donald Trump con Pekín, la UE y varios países europeos (Francia, Alemania) se han convertido en una hipoteca grave para la prosperidad mundial, que Macron resume de este modo: «Necesitamos más crecimiento para crear más puestos de trabajo; debemos ser conscientes que las tensiones son malas para todo el mundo? este G-7 debe evitar guerras comerciales, relanzar acuerdos e invertir en el futuro». Reflexión personal que el presidente francés repitió cara a cara al presidente norteamericano en una primera comida de trabajo, la tarde del sábado, con un resultado imprevisible. Trump abrió el «fuego», días pasados, calificando de estúpida la decisión macroniana de imponer cargas fiscales a los GAFA (Google, Apple, Facebook, Amazon), advirtiendo que estaba dispuesto a subir los aranceles norteamericanos sobre los vinos franceses. El duelo verbal Macron/Trump desembocó en una incierta negociación en el seno de la OCDE. Pero el presidente saliente del Consejo Europeo (CE) llegó a Biarritz lanzando una advertencia personal al presidente norteamericano: «Si E.UU. impone aranceles a los vinos franceses, la UE responderá del mismo modo, en defensa de un país miembro. Pese a que lo último que necesitamos es una confrontación, especialmente con nuestro mejor aliado, Estados Unidos, tenemos que estar preparados para ese escenario». Esas y otras crisis de fondo son percibidas desde distintas perspectivas por todos los miembros de la UE y por los miembros europeos del G-7. De ahí que el líder francés organizase la tarde del sábado una reunión de coordinación para intentar armonizar las posiciones de los aliados europeos ante la primera reunión plenaria de la cumbre, el domingo. Como cualquier presidente de la V República que se precie, Macron ha deseado innovar y modernizar el G-7, modificando el formato e introduciendo nuevos temas de trabajo. Complicando de manera espectacular la toma de decisiones prácticas. Una vez confirmadas sus convergencias (escasas) y divergencias (numerosas), los siete grandes se reunirán durante un día y medio muy corto, con los representantes de países de varios continentes, Europa incluida: España, Australia, Chile, la India, Burkina Faso, Egipto, Senegal, Rwanda y Sudáfrica. Los siete grandes, primero, y los nueve invitados, más tarde, deberán discutir y «tomar decisiones» en temas tan complejos como la «lucha contra las desigualdades», el cambio climático, la biodiversidad y el gran tema más inflamable de la cumbre, el futuro de la Amazonia y la cuenca del Amazonas, en Brasil y el cono sur americano. En el terreno de la lucha contra las desigualdades (una propuesta de trabajo del anfitrión, mal recibida por la mayoría del G-7), Macron se considera «optimista», y cree posible contar con la buena voluntad de las empresas y los estados para mejorar las condiciones de trabajo y la igualdad entre hombres y mujeres, en los cinco continente del planeta. No es un secreto que las políticas económicas y sociales de la zona euro, el Reino Unidos y los EE. UU. son muy diversas y no siempre conciliables. Acuerdo comercial En el terreno de la biodiversidad y el medio ambiente, Macron ha introducido varios temas que han creado divisiones inflamables. El presidente francés anunció la tarde del viernes que su Gobierno rechazará el acuerdo comercial entre la UE y Mercosur (al igual que España), para protestar contra el comportamiento del gobierno de Brasil ante la crisis de Amazonia. El gobierno alemán se apresuró a matizar, afirmando, oficialmente, que la ruptura del acuerdo UE/Mercosur le parece «muy mala idea». Macron y Merkel quizá coinciden en la necesidad de un gesto fuerte. El presidente francés propone hacer valer la solidaridad internacional con Brasil para luchar contra la gran crisis ecológica en curso, incluso favoreciendo alguna forma de colaboración mundial en la reforestación del Amazonas. No está claro como reaccionarán los miembros de la UE ante tales propuestas; y parece no muy razonable esperar que Trump se embarque en combates ecológicos de ese tipo? Otros problemas secundarios, como la inmigración, han quedado en un relativo segundo plano. Pero nadie olvida que la UE está profundamente dividida y fragmentada en ese terreno. Desde la óptica de la potencia convocante de esta edición del G-7, Francia, quizá lo esencial sea evitar la propagación incontrolada de las crisis en curso, intentando crear puentes y evitar nuevas catástrofes, contra las que Macron advierte de este modo: «No podemos resolver los grandes problemas mundiales si no trabajamos juntos». Veremos.
24-08-2019 | Fuente: abc.es
La cumbre del G-7, en directo
12.41 Tusk también ha asegurado, en declaraciones realizados durante su llegada a la Cumbre del G7, que la Unión Europea responderá a Estados Unidos, si este impone aranceles al vino. También ha advertido que «las guerras comerciales entre miembros del G7 debilitan la confianza» y ha considerado los incendios en el Amazonas, como «un signo de estos tiempos» 12.40 La DGT ha propuesto el paso de La Junquera (Gerona) como un paso alternativo hacia Francia desde España. 12.32 Antisistema, ecologistas, independentistas, anticapitalistas? Y el último líder de la organización terrorista ETA, David Pla. No falta nadie en la manifestación que desde las 11:15 de la mañana se está desarrollando en Hendaya. El último jefe de ETA, David Pla, está participando como un manifestante más en la marcha convocada para criticar la celebración de la reunión del G7 en la cercana localidad de Biarritz, informan nuestros compañeros Pablo Ojer y Adrián Mateos. Puedes seguir leyendo aquí.. 12.27 El avión de Trump ha aterrizado en el aeropuerto de Merignac (Burdeos, suroeste), desde donde se desplazará en otro aparato más pequeño hacia la Biarritz, escenario de esta cumbre que concluirá el lunes. El presidente de EE.UU. llega en pleno recrudecimiento de la guerra comercial con China, ya que anunció el incremento de los dos aranceles ya anunciados contra ese país y, sobre todo, pedió a las compañías estadounidenses presentes en el gigante asiático que lo abandonen. Esa petición, tuvo lugar tras el anuncio de China de aranceles por valor de 75.000 millones de dólares como represalia a otras medidas similares del Gobierno de Washington, hundió a las bolsas internacionales y el Dow Jones cayó un 2,37 %. 12.18 Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, se ha unido al resto de autoridades comunitarias en el rechazo al retorno de Rusia al seno del G7. E incluso se ha mostrado a favor de invitar a Ucrania a la siguiente reunión. 12.15 Trump acaba de aterrizar en Francia, informa AFP. 12.02 Los incendios del Amazonas estarán también presentes durante estos días. La canciller alemana, Angela Merkel, espera que la cumbre emita un claro mensaje para detener los devastadores incendios, según ha señalado la mandataria en su mensaje semanal publicado hoy. «Vamos a ver cómo podemos apoyar y ayudar, al tiempo que lanzaremos un claro llamamiento para que se haga todo lo posible para que la selva tropical deje de quemarse», ha señalado Merkel poco antes de su partida hacia Biarritz. 11.58 Un total de 17 personas fueron detenidas este pasado viernes por la noche en la localidad vasco francesa de Urrugne, en las afueras de un campamento de las plataformas contra el G7, cercano a Biarritz. 11.54 Ayer, a pocas horas de que diera inicio la cumbre, se produjeron algunos enfrentamientos entre la Policía y radicales. Ejemplo de ello son los sucesos que tuvieron lugar por la tarde en la zona de Urruña, donde más de un centenar de manifestantes reunidos de forma improvisada trataron de cortar la autopista. Armados con material antidisturbios, los policías identificaron y retuvieron a varios individuos que participaban en la marcha, que tuvo lugar en la carretera de La Corniche. 11.52 El Brexit será otro de los asuntos que tratarán los mandatarios durante estos días en Biarritz. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se reunirá este domingo con el primer ministro británico, Boris Johnson, para hablar de la salida de Reino Unido de la Unión Europea. 11.50 La cumbre del G-7 estará marcada por la reciente orden del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a las empresas del país de que salgan de China. Un movimiento más de la guerra comercial entre ambos países, después de que Pekín anunciara que impondría aranceles del 5 y del 10% a importaciones estadounidenses por valor de 75.000 millones de dólares (67.315 millones de euros).
24-08-2019 | Fuente: abc.es
Hasta 17 detenidos y cuatro policías heridos durante la madrugada en los prolegómenos de la cumbre del G7
Un total de 17 personas han sido detenidas y cuatro policías resultaron heridos de levedad en la noche de este viernes en los altercados que se produjeron en la localidad vascofrancesa de Urrugne, en torno al campamento de la contracumbre del G7. Una portavoz de la subprefectura de Bayona ha explicado este sábado que una parte de los arrestos se produjeron por los enfrentamientos con las fuerzas del orden durante una manifestación que no había sido declarada. Se les reprochaba ocultarse la cara y negarse a disolverse pese a las advertencias policiales, ha precisado el portavoz. Además, hubo otros choques cuando un grupo de personas trató de introducirse en la autopista A63 que se dirige a la frontera española. Los policías heridos han sido alcanzados por tiros de morteros. Este sábado a de las 11.00 locales (9.00 GMT), a pocas horas del inicio oficial de la cumbre del G7 en Biarritz, se inicia una manifestación autorizada que sale desde del puerto de Hendaya y termina en Irún, en el lado español de la frontera. Los organizadores de la contracumbre, que esperan al menos a 10.000 personas, han afirmado en un comunicado que esperan «un ambiente festivo, familiar» y que habrá diversos tipos de animaciones. Al término de la marcha, se hará público un manifiesto. Las fuerzas del orden francesas han desplegado un dispositivo de seguridad para la cumbre del G7 con 13.200 policías y gendarmes.
24-08-2019 | Fuente: abc.es
Tensión entre la Policía y los radicales que intentan cortar las carreteras ante la cumbre del G-7
Al otro lado de la frontera, en territorio vascofrancés, la jornada de ayer transcurrió bajo una neblina de calma tensa. A falta de apenas horas para que dé comienzo la cumbre del G-7 de Biarritz se produjeron algunos enfrentamientos entre la Policía y radicales. Ejemplo de ello son los sucesos que tuvieron lugar por la tarde en la zona de Urruña, donde más de un centenar de manifestantes reunidos de forma improvisada trataron de cortar la autopista. Armados con material antidisturbios, los policías identificaron y retuvieron a varios individuos que participaban en la marcha, que tuvo lugar en la carretera de La Corniche. Las primeras informaciones apuntan a que hubo al menos siete detenidos. Durante la manifestación se realizaron cargas y también lanzamientos de bengalas y se generaron importantes problemas de circulación hacia Hendaya. La «contracumbre» abertzale vivirá este sábado su momento álgido cuando a las 11 de la mañana se celebre una manifestación que pretende atravesar el puente que une Hendaya con Irún. Llama la atención que, en la programación de los abertzales, indican la hora de inicio de la manifestación pero no dicen nada de la hora de conclusión. Por el momento, los elementos más peligrosos de los «black block», los anarquistas de países como Alemania, Italia o Grecia, o los «chalecos amarillos» franceses no se han dejado ver ni se han acercado a la «contracumbre» abertzale. En Biarritz, la situación es excepcional: la presencia policial es constante, y muchas zonas están cortadas a todo aquel que no tenga los correspondientes permisos. Incluso algunas playas. Por el momento, sin embargo, no se han producido incidentes. En las próximas horas llegarán a la localidad vascofrancesa los líderes de las principales potencias económicas del mundo. Entre ellos, Donald Trump, que finalmente viajará en el Air Force One hasta Burdeos, desde donde se trasladará en helicóptero hasta Biarritz. Reunión de Sánchez con Boris Johnson Pedro Sánchez participará este domingo en la cena de líderes invitados junto a su esposa por Emmanuel Macron y aprovechará su presencia para reunirse con el nuevo «premier» británico, Boris Johnson, con quien hablará sobre el Brexit, así como con el presidente del Banco Mundial, David Malpass. No figuran más encuentros en su agenda. Fuentes de Moncloa destacaron la invitación «personal» a Sánchez como un «reconocimiento a la participación activa y creciente influencia de España y del presidente en los grandes debates globales». Sin embargo, no es el único invitado. También figuran dignatarios de Australia, Chile, India, Sudáfrica y otros países africanos como Egipto, Senegal, Ruanda y Burkina Faso.Según Moncloa, durante la cena Sánchez podrá intercambiar impresiones con los principales líderes sobre el combate contra las desigualdades, igualdad de género, cambio climático y biodiversidad, transformación digital, cooperación con África y asuntos de política exterior y seguridad. Al margen del ámbito político, la cumbre del G-7 sigue generando problemas en las carreteras. Ya ha entrado en vigor la prohibición para los camiones de circular tanto en Francia como en Guipúzcoa y en Navarra en sentido norte. Además, este mismo viernes ya se dieron importantes retenciones en las carreteras que conducían a la frontera de Irún. Tanto las carreteras principales como la A-1 que va hasta la misma frontera como otras carreteras menos principales, como la N-622 que se desvía de la A-1 para llegar también a la frontera, sufrieron ayer retenciones de varios kilómetros. Eso sí, la Dirección General de Tráfico, la Ertzaintza y la Policía Foral mantuvieron el dispositivo preparado y no descartan, incluso, el cierre de la frontera si los problemas se agudizan.
21-08-2019 | Fuente: abc.es
Italia puede tener en breve un gobierno de izquierdas
Acaba con un total fracaso el gobierno populista y en Italia se abre paso la posibilidad en tiempo breve de un ejecutivo de izquierdas, aunque será difícil y complicada su negociación. Esta tarde comienza el presidente de la República, Sergio Mattarella (78), a guiar la salida de la crisis, abierta ayer oficialmente, con la dimisión del primer ministro Giuseppe Conte. Durante dos días, Mattarella recibirá en el Palacio del Quirinal a su antecesor, Giorgio Napolitano, los presidentes del Senado y del Congreso, y las delegaciones de los partidos. Sergio Mattarella tiene prisa y no permitirá que la crisis se alargue. Quiere tenerla resuelta en una semana. De momento se ven dos posibles salidas: un gobierno formado por el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y el Partido Democrático, la opción más probable, o un gobierno de garantía para llevar al país a las urnas en otoño. Lo que hoy se da casi como imposible es una redición del gobierno populista formado por la Liga y el Movimiento 5 Estrellas. En cualquier caso, Mattarella, un presidente con alto consenso y credibilidad, al que todos los partidos definen como «árbitro sabio e imparcial», solo encargará la formación de gobierno al M5E y al PD ?los contactos entre ambos partidos ya se iniciaron- si ve claras señales de que puede romper con la situación de parálisis actual y ofrece garantías para llegar hasta el final de la legislatura, el 2023, o al menos hasta el 2002, año de la elección del presidente de la República, el sucesor de Mattarella, cargo para el que se vislumbra ya un potencial candidato: Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, cargo que dejará a finales de octubre. Candidatos El M5E propondrá seguramente como candidato al abogado Giuseppe Conte, por considerar que es la figura más presentable que puede ofrecer el Movimiento. Conte, con un consenso en torno al 60 por 100, supera en popularidad incluso al líder de la Liga, Matteo Salvini, a pesar de presidir un gobierno durante 14 meses cuyo fracaso ha sido evidente. El Partido Democrático en principio se opone a la candidatura de Conte, porque quiere una discontinuidad con el pasado. En este caso, el M5E propondrá a Roberto Fico (44), presidente de la Cámara de diputados, representante del ala izquierda del Movimiento. Por su parte, el Partido Democrático, desearía ver como primer ministro al magistrado Raffaele Cantone (56), quien hasta el mes de julio fue el presidente de la Autoridad nacional anticorrupción. Otro de sus candidatos podría ser el economista Enrico Giovanini (62), exministro del Trabajo y de las políticas sociales. Mattarella buscará una solución que dé una nueva estabilidad al país y ponga en seguridad la economía, que está en graves dificultades. Italia tiene prácticamente crecimiento cero, pero además «corre el riesgo de la estagnación», el estancamiento permanente de su economía, según ha destacado el presidente del Instituto Nacional de Estadística (Istat), Gian Carlo Blangiardo. En definitiva, Italia abrió ayer oficialmente la crisis de gobierno y está a las puertas de que un gobierno de izquierdas (M5E y PD) sustituya al ejecutivo populista de la Liga y el Movimiento 5 Estrellas. El «gobierno del cambio» que había prometido darle la vuelta al país «como a un calcetín», anoche terminó su andadura de la peor manera posible, tras 14 meses en el poder. Se marchó a casa de forma increíble en una tarde de agosto, sin ninguna dignidad. Solo mantuvo el tipo el primer ministro dimisionario, Giuseppe Conte, con un buen discurso que le permitió salir con la cabeza alta. Acusaciones a Salvini Se esperaba que fuera muy crítico contra su vicepresidente Matteo Salvini, pero la dureza y ataque al líder de la Liga fueron inesperada por su extrema crudeza. Lo llamó, entre otros calificativos, irresponsable, imprudente, inconsciente, ignorante y cobarde. Lo acusó de haber expuesto a Italia a la especulación financiera, provocando una crisis por sus intereses personales y de partido. Le reprochó el no haber sido capaz de clarificar sus relaciones con la Rusia de Putin. Consideró «preocupante» su afán de poder al pedir a los italianos «plenos poderes» y «evocar a las plazas». Y, ya en la noche, para cerrar el debate en el Senado, le dio la estocada final: Lo acusó de cobarde, de «falta de coraje por no haber asumido su responsabilidad de ser el único culpable» de esta enloquecida y surrealista crisis de Gobierno. Se abre así otra complicada etapa, dejando al descubierto una pobre clase política, que ha hablado mucho de intereses nacionales y querer servir al país, pero que ha demostrado en la práctica que cada cual miraba por sus propios intereses. El fracaso del primer gobierno populista que gobierna en Europa no solo ha estado en el desastre de su política económica, sino también por haber creado un clima de odio que ha dividido profundamente al país. Este clima de rabia y de odio se reflejó en el ambiente que se registró fuera del Senado, antes del debate, con enfrentamientos entre militantes del Movimiento 5 Estrellas y de la Liga, con coros y pancartas propias de estadio: «Honestidad, honestidad», «Conte, Conte», «payaso, payaso (en referencia a Salvini)», gritaban los activistas grillinos, mientras en el frente opuesto en la calle replicaban los seguidores de la Liga: «?Un Capitano (así llaman siempre a Salvini), hay un solo Capitano», «elecciones inmediatas», al tiempo que cantaban el himno nacional, para acallar los gritos adversarios. El riesgo político que hoy corre Italia es que si no se logra formar pronto un gobierno sólido y con ciertas garantías para sacar al país de su grave crisis, el líder de la Liga podría arrasar en unas próximas elecciones generales. Cuenta con una extraordinaria máquina propagandística, llamada «La Bestia», que continuará funcionando a pleno rendimiento con la esperanza de que vuelva al poder su «Capitano».
20-08-2019 | Fuente: abc.es
Twitter y Facebook borran mil cuentas falsas de la propaganda china contra las protestas de Hong Kong
En estos tiempos acelerados de adicción al móvil, las batallas ideológicas no se libran con argumentos, sino con retuiteos y pulgares alzados en las redes sociales, sin importar que lo dicho sea cierto o no. Al ser Hong Kong uno de los lugares del mundo más «enganchado» a estas nuevas tecnologías, las protestas democráticas que empezaron hace dos meses contra la ley de extradición a China tampoco han escapado a este «debate» en internet, por llamarlo de alguna manera. Una discusión en la que escasea el diálogo y abundan las ya ineludibles «fake news», como suele ser habitual en el gallinero de las redes sociales. Para poner coto a esta desinformación, Twitter ha anulado 936 cuentas abiertas dentro de China al sospechar que operaban para la propaganda del régimen. «Estas cuentas estaban deliberada y específicamente tratando de sembrar las desavenencias políticas en Hong Kong, incluyendo socavar la legitimitad y las posiciones políticas del movimiento de protesta sobre el terreno», anunció la red social este lunes. A tenor de sus «intensivas investigaciones», Twitter tiene «pruebas fiables para apoyar que se trata de una operación coordinada por el Estado». Aunque muchas de esas cuentas habían sido creadas con una VPN, una conexión a un servidor de internet en el extranjero que permite sortear la censura china, otras operaban directamente con una dirección IP no bloqueada, lo que hace pensar que las autoridades están detrás de ellas. Este millar de cuentas forma parte de una campaña mucho más extensa, ya que Twitter también ha suspendido otras 200.000 cuentas antes de que entraran en servicio. Aunque las redes sociales occidentales, como Twitter, Facebook, Youtube e Instagram, están bloquedas en China, los medios oficiales las usan ampliamente tanto en mandarín como en otros idiomas para difundir la postura del Partido Comunista. Controlada por la propaganda, la Prensa oficial está «vendiendo» las protestas democráticas de Hong Kong como una «revolución» por la independencia, que no es, y cargando las tintas en la violencia de los enfrentamientos con la Policía y en el impacto en la economía. Pero no en los motivos, la suspendida ley de extradición a China y los temores a perder libertades bajo un régimen autoritario, ni en la multitudinaria asistencia a las manifestaciones pacíficas. Esa es la visión que, tras pasar por el filtro de la censura, ofrecen las redes sociales chinas, como Weibo y WeChat, donde las opiniones contrarias son rápidamente borradas o ni siquiera se pueden colgar. Pero, para contrarrestar la opinión en el extranjero, parece que Pekín ha lanzado esta masiva campaña de desinformación en las redes occidentales. Con un alarde de «neolengua» que sorprendería al propio Orwell, la propaganda china incluso ha adaptado el famoso poema contra el nazismo «Primero vinieron?» para criticar a los manifestantes de Hong Kong. Todo un «doble pensamiento» para un régimen que hace exactamente lo que denunciaba el pastor luterano Martin Niemöller en la Alemania de Hitler: perseguir a los disidentes y censurar la libertad de información. «Comportamientos manipuladores y encubiertos no tienen lugar porque violan los principios fundamentales sobre los que se ha construido nuestra compañía», denuncia Twitter, que se compromete a «entender y combatir cómo actores de mala fe usan nuestros servicios». Además, la red social dejará de aceptar anuncios pagados de los medios oficiles chinos para lograr más difusión. Según el periódico «South China Morning Post», 326 de las cuentas borradas tenían más de 10.000 seguidores y algunas casi 300.000, pero la mayoría no llegaban al centenar. De igual modo, Facebook ha borrado siete páginas, tres grupos y cinco cuentas por su «comportamiento coordinado y no auténtico como parte de una pequeña red originada en China y enfocada en Hong Kong». En esas páginas, que tenían 15.500 seguidores, se llamaba a los manifestantes «cucarachas», lo mismo que decían los hutu de los tutsi en el genocidio de Ruanda, y se les acusaba de haber dejado ciega a una joven, que al parecer fue alcanzada por una pelota de goma disparada a corta distancia por la Policía. Desde que fueron acusadas de servir para la difusión de propaganda y desinformación rusa en las elecciones de Estados Unidos de 2016, en ocasiones mediante pago de anuncios, Facebook y Twitter están bajo escrutinio por dar voz en ocasiones a evidentes «noticias falsas» de regímenes no democráticos. Aunque Facebook no prohibirá los anuncios pagados de medios estatales, promete más transparencia y control. El Gobierno pide diálogo Dos días después de que cientos de miles de personas ? hasta 1,7 millones según los organizadores ? desafiaran la prohibición policial de manifestarse por las calles, la jefa ejecutiva del Gobierno local, Carrie Lam, ha ofrecido diálogo. «Nos comprometemos a escuchar lo que la gente tenga que decirnos. Creo que es una expresión muy sincera de mi esperanza en dialogar con diversos sectores de la sociedad», prometió Lam, muy criticada por la gestión de esta crisis política que tiene a Hong Kong revolucionado desde junio. Tras los entrentamientos violentos del último mes, la oposición quiere aprovechar la marcha pacífica del domingo para presionar al Gobierno con sus demandas: retirada total de la ley de extradición a China, anulación de la definición de «revuelta» y sobreseimiento de los cargos para los detenidos, apertura de una investigación independiente sobre la actuación policial y reabrir el proceso democrático para alcanzar el sufragio universal. Aunque Lam asegura que la ley de extradición está suspendida y no se volverá a tramitar, sigue negándose a cancelarla oficialmente y solo propone «una plataforma de diálogo» y un estudio del uso de la fuerza, pero dentro de la propia comisión que tiene la Policía para investigar las denuncias de los ciudadanos. Ahora está por ver si esta oferta es suficiente para mantener la tregua de los choques con los antidisturbios el fin de semana, para el que se preparan nuevas movilizaciones como una gigantesca «cadena humana».
20-08-2019 | Fuente: abc.es
Putin, a Macron: «No queremos chalecos amarillos en Moscú»
Emmanuel Macron celebró la tarde-noche de este lunes una reunión y cena de trabajo con Vladímir Putin en el Fuerte de Brégançon, intentando desbrozar «malentendidos» sobre las fronteras de Europa y los escenarios de crisis internacional, donde el líder ruso es capaz de movilizar sus ejércitos y el presidente francés intenta oficiar de «intermediario», corriendo el riesgo de la gesticulación. Los portavoces de Macron han presentado la reunión como un ejercicio de «realismo político» («realpolitik»): «Se trata de seguir dialogando, siempre, con un vecino importante». Desde la óptica presidencial francesa, es un nuevo «intento» de «aproximar» a la Rusia de Putin a Europa occidental, el empantanado proyecto de la UE. Ambición de realismo político que choca con los principios básicos donde se funda la diplomacia del mandatario ruso y la diplomacia de Macron. La Rusia de Putin es una «democracia iliberal» en la terminología macroniana, algo que el presidente francés no se atreve a repetir en voz alta ante su invitado. Desde Moscú, el presidente ruso estima que el liberalismo donde se funda la UE «es algo obsoleto». Durante una cena de trabajo con vistas al Mediterráneo, la pareja Macron-Putin abordó las crisis pendientes e inflamables en las fronteras inmediatas y lejanas de la vieja Europa: Ucrania, tensiones «separatistas» en las fronteras rusas, movimientos prorrusos en las mismas fronteras, apoyados militarmente por Moscú. La UE y el G-7 (EE.UU., Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Canadá y Japón) decidieron «castigar» a Putin tras la anexión militar pura y simple de Crimea en 2014. La UE impuso sanciones a Rusia, de un efecto aparentemente poco disuasivo. El G-7 expulsó a Rusia, que había llegado a integrarse entre los grandes occidentales. Cinco años después? Macron intenta oficiar de «intermediario» entre los aliados occidentales más renuentes al militarismo putiniano. Donald Trump, por el contrario, fue el primero en pedir la «reintegración» de Rusia en un G-7 que Macron reunirá del 24 al 26 de este mes en Biarritz, sin Putin. Por parte rusa, Putin repite de manera diáfana su disposición al recurso a la fuerza militar, siempre que considere «afectados» sus intereses «nacionales» en las fronteras europeas de Rusia. Por parte francesa, Macron deseó insistir en su «esperanza» en un «relanzamiento» de los acuerdos empantanados, traicionados o abandonados, laboriosamente negociados entre ucranianos, alemanes, franceses y rusos. Putin «informó» a Macron de sus conversaciones telefónicas con el presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, manifestando un «prudente optimismo». Optimismo por confirmar si se llegase a negociar, más adelante, algún acuerdo que satisfaga a todas las partes, comenzando por el Gobierno ucraniano y los separatistas apoyados militarmente por Moscú. Desde el estallido de la crisis ucraniana en 2014 los enfrentamientos se han cobrado más de 13.000 vidas. Sucesivos altos el fuego no han «apagado» definitivamente un incendio trágico en la frontera este de Europa. Putin acogió con «simpatía» y «comprensión» los intentos macronianos de «buscar soluciones» pacíficas a las tensiones fronterizas que Moscú considera «capitales» para su propia seguridad. Por el contrario, cuando Macron se atrevió a abordar temas «escabrosos» a los postres de una cena «con mucho sabor mediterráneo», como la persecución de homosexuales en Rusia, la represión política o el «intervencionismo» de los hombres de Putin en asuntos internacionales (a través de «agencias de prensa» y medios de intoxicación de masas), el presidente ruso puso la cucharilla de plata sobre su plato de frutas variadas, dejando claro que no aceptaba «lecciones». Recordó las protestas violentas de los «chalecos amarillos», con «decenas de personas fueron heridas y policías también». «No queremos algo parecido en la capital rusa», recalcó. Si el diálogo entre Macron y Putin no podía ir muy lejos en los terrenos europeos, las crisis mediterráneas solo permitieron tímidas convergencias, muy alejadas del poder de Moscú y París en los distintos escenarios en crisis. Discutieron «con franqueza» de la guerra en Siria y las tensiones entre Irán y EE.UU. sobre los acuerdos nucleares multilaterales. De Siria a Irán En Siria y el Mediterráneo oriental, Rusia juega un papel muy importante como aliado militar de Damasco. Palabras muy mayores y cruciales: los militares y la tecnología militar rusa juega un papel determinante en todos los campos de batalla. Se trata de una posición de gran potencia, presta al recurso más implacable de la fuerza armada. ¿Cómo puede influir Francia u otro país europeo en un escenario tan trágico, con el mero uso de la gesticulación verbal, sin apoyo militar? Ante la crisis nuclear entre Washington y Teherán, París cuenta con el apoyo de Berlín y Londres, con un éxito todavía desconocido. La gesticulación no siempre verbal de Teherán en el golfo Pérsico, en el estrecho de Ormuz, recuerda a todas las partes el «techo» de la retórica diplomática y la importancia muy mayor de los «gestos» marciales de la más diversa envergadura. Voluntarista y siempre optimista, Macron se consideró «satisfecho» de su diálogo con Putin, el primer encuentro de una serie, que continuará con Boris Johnson, el jueves, antes del G-7 del próximo fin de semana, en Biarritz.?
19-08-2019 | Fuente: elpais.com
Los estallidos de violencia en Gaza ponen en peligro la tregua con Israel
Enfrentamientos en la frontera y lanzamientos de cohetes amenazan la campaña de Netanyahu
18-08-2019 | Fuente: elpais.com
Los estallidos de violencia en Gaza ponen en peligro la tregua con Israel
Enfrentamientos en la frontera y lanzamientos de cohetes amenazan la campaña de Netanyahu
1
...