Infortelecom

Noticias de enfermedades infecciosas

22-03-2020 | Fuente: abc.es
Italia impone oficialmente el lunes el modelo coreano para combatir la epidemia del coronavirus
Este lunes el gobierno italiano inicia el proyecto que sigue al modelo de Corea del Sur, implantando una serie de medidas sanitarias y de operaciones tecnológicas para frenar el coronavirus. Lo confirma el profesor Walter Ricciardi, de la Organización Mundial de la Salud y principal asesor del Ejecutivo en la lucha contra el Covid-19, que estará al frente del equipo con los mejores expertos italianos para poner en marcha el proyecto: «Adoptamos la estrategia coreana; se harán más test sobre el coronavirus [hasta ahora se hacían solo a las personas que tenían síntomas]. En Italia hemos hecho ya más de 200.000 pruebas. El modelo coreano no persigue hacer test a todos sus 50 millones de habitantes; Corea del Sur ha hecho 300.000, pero seleccionados, a las personas relacionadas con pacientes positivos. Es justamente aquí donde nosotros también vamos a insistir», explica Ricciardi. Las pruebas se harán a todos los que estén relacionados o próximos a un caso comprobado de persona infectada. Si hay un positivo en un edificio, el test se hará a toda la comunidad de vecinos y a todas las personas que en los últimos días hayan tenido contacto con él. Por qué se cambia la estrategia Queda claro que la nueva estrategia no pretende hacer pruebas rápidas a todos los ciudadanos. Por cierto, el profesor Ricciardi advierte y llama la atención sobre las pruebas rápidas: «Los llamados test rápidos que han sido propuestos por alguno, hasta ahora han dado también falsos negativos». Parece inevitable que algunos se pregunten por el cambio de la estrategia del gobierno italiano y por qué no se ha hecho antes. El profesor Ricciardi explica: «Hay una epidemia en curso, teníamos mil problemas que afrontar. Ciertamente, ahora que hemos visto los resultados obtenidos, hemos elaborado un modelo italiano basado en la experiencia de Seul, con el respeto de los derechos civiles en lo que se refiere al acceso a los datos personales. La exigencia es la de bloquear la epidemia». El profesor Ricciardi se decidió al cambio de estrategia al seguir muy de cerca las curvas de los contagios y muertes con una diferencia abismal entre Italia y Corea: más de 50.000 italianos infectados y más de 5.000 muertos, frente a 8.652 contagiados y 92 muertos en Corea del Sur. Tres puntos en la nueva estrategia La nueva estrategia en Italia se basa fundamentalmente en tres puntos. En primer lugar, se contará con un sistema de datos, ofrecidos por diversos sectores, entre ellos las compañías telefónicas. Habrá controles de los desplazamientos mediante los teléfonos móviles. Esa recopilación de datos permitirá reconstruir el mapa de contactos de los contagiados asintomáticos, lo que ayudaría muchísimo a establecer las cadenas de transmisión del virus. El segundo punto consiste en potenciar la teleasistencia en la casa, para ayudar a los que están en aislamiento domiciliario, levemente enfermos o positivos asintomáticos. El tercer punto, siguiendo la experiencia coreana, consiste en el seguimiento digital de los contactos que tienen los asintomáticos; para ello se activará una especie de «pasaporte digital». El problema de la privacidad Todo será gestionado teniendo en cuenta las leyes de la privacidad y siguiendo las eventuales observaciones del garante de la «privacy». No es cuestión de «fichar» a los 61 millones de italianos. A este respecto, el profesor Gianni Rezza, director del departamento de enfermedades infecciosas del Instituto Superior de Sanidad, explica: «Sé que hay problemas de privacidad, pero vivimos una emergencia excepcional. Corea del Sur es un país democrático. Si lo han hecho ellos, no veo por qué no podemos hacerlo también nosotros», afirma el profesor Rezza, uno de los expertos más escuchados por el gobierno. La mejor manera de controlar la epidemia Se trata, en definitiva, de emular las mejores prácticas internacionales de lucha contra el coronavirus, concretamente de Corea del Sur, Taiwan y Singapur. Desde hace días, diversos expertos y profesores italianos planteaban la exigencia de seguir este modelo, para evitar que una vez que sea estacionaria la epidemia y haya una reapertura y flexibilidad de las duras medidas hasta ahora adoptadas, la epidemia vuelva difundirse vertiginosamente aunque sea bajo el número de asintomáticos que circulan libremente. En este sentido, sería suficiente, desde el punto de vista matemático y epidemiológico, que hubiera pocos contagiados asintomáticos para tener más del 50 por 100 de posibilidades de que la epidemia volviera a dispararse.
20-03-2020 | Fuente: abc.es
Nuevo récord de muertos en Italia por coronavirus: 627 muertos en un solo día
Ha sido un viernes negro, con 627 muertos por la epidemia del coronavirus . Un récord en un solo día, lo que supone un incremento del 18,4% con relación al jueves. El total de fallecidos desde que se inició la epidemia, el pasado 21 de febrero, es 4.032. Las personas que se han contagiado con el Covid-19 son 47.021, lo que representa 5.986 más que en la jornada del jueves, un aumento del 14%. El total de las personas curadas desde el 21 de enero es 5.129 (+689 con relación a la jornada anterior, +15,5%). De acuerdo con el boletín de Protección Civil ofrecido en la tarde del viernes, actualmente los infectados son 37.080; cifra que se elevaría a los 47.021 citados si en el total se incluyen los muertos y las personas curadas. Los pacientes hospitalizados son 16.020; de ellos, 2.655 se encuentran en cuidados intensivos, mientras 19.185 están en aislamiento domiciliario. El notable aumento de nuevos casos de contagiados y de fallecidos ha alarmado a los expertos y a los ciudadanos que siguen cada día ante la televisión, como si se tratara de un ritual, el boletín que ofrece Protección Civil. «Esto no va bien, no va bien», reconoce el profesor Giovanni Rezza, del comité sanitario que asesora al Gobierno y director del departamento de Enfermedades Infecciosas del instituto Superior de Sanidad. Hay un claro motivo para la decepción generalizada. «En fase de crecimiento» Teniendo en cuenta que han pasado casi dos semanas desde que el Gobierno adoptó duras restricciones en los desplazamientos y en las libertades, sobre todo en las regiones del norte, se creía que ahora podría estar llegando una situación estacionaria. Los datos confirman lo contrario, como reconoce el profesor Gianni Rezza: «Es evidente que estamos aún en fase de crecimiento. Estas cifras dicen que probablemente han surgido nuevos focos de la epidemia. Sabemos que la situación en Lombardía es realmente catastrófica. En particular en Bérgamo y Brescia. Focos importantes hay también en Emilia-Romaña y las Marcas», añade el profesor Rezza. Lombardía es, con diferencia, la región más afectada, con un total de 22.264 personas contagiadas desde el inicio de la epidemia; de ellas, 2.380 (+11,9%) en un solo día, y los muertos superan ampliamente los 2.000. Son cifras oficiales que los alcaldes de las zonas afectadas las consideran por debajo de las reales. Giorgio Gori, alcalde de Bérgamo, reconoce que la situación en los hospitales es desesperada, «peor de lo que se pueda imaginar; los ancianos ya mueren en sus casas»: «A los hospitales públicos se han añadido los privados. Se han multiplicado las camas y los puestos para cuidados intensivos, pero no es suficiente. Las personas que tendrían necesidad de ser hospitalizadas y curadas son muchas más», afirma el alcalde Bérgamo. Ancianos mueren en sus casas El alcalde Gori confirma que desde hace muchos días en su ciudad se practica una medicina de guerra, con los médicos viéndose obligados a escoger qué pacientes pueden salvar, mientras ancianos mueren en sus casas porque ni siquiera pueden ir ambulancias a recogerlos ya que no hay espacio en los hospitales: «Eso es lo que está sucediendo». En esta provincia, según el alcalde Gori, el número de fallecimientos a causa del virus es con mucho superior al de las estadísticas oficiales. Muchos enfermos mueren de neumonía en sus casas, o en asilos sin que nadie les haya hecho una prueba del coronavirus, ni antes ni después de morir. «Para hacerme una idea -señala el regidor de Bérgamo-, he llamado a una docena de alcaldes: en esos municipios el número de muertos atribuibles a la epidemia es unas cuatro veces superior a la cifra oficial», declara el alcalde al «Huffington Post».
18-03-2020 | Fuente: abc.es
Mitsotakis avisa a los griegos: «Estamos en guerra con un enemigo invisible»
Mientras que a diario se dan a conocer en Grecia nuevas medidas para limitar el contagio del coronavirus , el primer ministro Kiriakos Mitsotakis ha declarado este martes que el país se encuentra «en guerra contra un enemigo invisible» y que se están tomando medidas sin precedentes en tiempo de paz. Destacó que la primera prioridad es salvar vidas, limitando la propagación del virus, protegiendo a los más vulnerables. La segunda, el fortalecimiento del sistema de salud público, que se ve reforzado de inmediato con 2.000 nuevos profesionales. Y el tercer objetivo es apoyar la economía y las empresas, para evitar cierres y despidos. Minutos más tarde el profesor Tsiodras, especialista en enfermedades infecciosas y encargado de la coordinación de la lucha contra el coronavirus, ha anunciado que son ahora 387 las personas infectadas y los fallecidos cinco, con una edad media de 68 años. La mayoría de los casos se han registrado en Ática. Y el viceministro de Protección Civil, Nikos Jardaliás, ha decretado que «no se permite la entrada de ciudadanos de países de fuera de la Unión Europea, salvo en casos de necesidad relacionados con urgencia laboral o familiar». Anteriormente ya se había decretado que, desde esta medianoche, toda persona que entre en el país desde el extranjero deberá observar una cuarentena domiciliaria de 14 días y su incumplimiento podrá ser sancionado. Además, se han anunciado otras medidas para proteger a la población inmigrante que se encuentra en distintos centros del país. Asimismo se cerrarán todos los establecimintos comerciales abiertos al público, salvo los que ofrezcan artículos o servicios esenciales: supermercados y tiendas de alimentación, panaderías, carnicerías y pescaderías, farmacias, gasolineras, incluyendo a las tiendas de óptica y de apartados de sordera, siempre que se haga una cita individual previa. Medidas sanitarias para dos meses de batalla Además de la contratación inmediata de 2.000 profesionales de la salud, se han anunciado cuáles serán los dos hospitales atenienses dedicados a luchar contra esta pandemia, el hospital Nimits y el Attica en Thriasio (a las afueras de la capital), proporcionando así 1.000 camas más al sistema sanitario. Para el jefe del Gobierno, «estamos al comienzo de una batalla que será difícil, especialmente en los próximos dos meses». A partir de ahora la Secretaría de Protección Civil, que coordina todos los servicios públicos, se convertirá en una Secretaría de Estado con responsabilidades especiales para enfrentarse al coronavirus y todas las tardes a las 6 el subsecretario Nikos Jardaliás, junto con el profesor Sotiris Tsiodras, especialista en enfermedades infecciosas, serán los encargados de informar a los ciudadanos de forma responsable. Apoyo a empresas y trabajadores Mitsotakis ha dejado claro que es fundamental el apoyo a la economía y a los trabajadores, recalcando que en la reunión del Eurogrupo de este lunes «el objetivo de superávit de este año, que era del 3,5%, no se aplicará» y que los gastos de la crisis sanitaria y de la crisis migratoria no se contarán en el presupuesto de 2020, ni los gastos extraordinarios de carácter social para el apoyo de los parados y los más vulnerables. Se podrán también asignar los recursos de programas europeos para proyectos y mano de obra de forma inmediata y sin burocracia adicional. Y por primera vez el Gobierno asignará 2.000 millones de euros para ayudar a la producción y a las empresas que ven su actividad reducida. Será el Estado, y no la empresa, el que pagará los sueldos de sus trabajadores en los sectores afectados y se suspenden todas las obligaciones fiscales y de la seguridad social. Asimismo habrá medidas extraordinarias para ofrecer flexibilidad destinada a salvar empleos y proporcionar liquidez a las empresas. Mitsotakis también mencionó que el Gobierno está coordinando, junto con el Banco de Grecia y el Banco Central Europeo, medidas para evitar nuevas deudas hipotecarias: el Estado cubrirá el costo de las tasas de endeudamiento. Afirmó que asistirá próximamente a la cumbre de la UE con el objetivo de ampliar el alcance de la acción gubernamental, insistiendo en que «debemos superar esta crisis unidos y compartiendo su costo de manera justa en la sociedad, en los sectores público y privado» y también con el apoyo práctico de Europa.
15-03-2020 | Fuente: abc.es
La estrategia de Johnson ante el coronavirus divide a la comunidad científica británica
El primer ministro británico, Boris Johnson, vuelve a estar en el centro de la polémica debido a su negativa de responder a las crisis del coronavirus con las drásticas medidas que se han tomando en otros países. Aunque en Inglaterra y Gales las recomendaciones son el auto aislamiento durante siete días para quienes tienen síntomas, lavarse las manos con frecuencia y que los mayores de 70 años eviten viajar en crucero, de momento los colegios siguen abiertos y las concentraciones de personas no están limitadas. En la conferencia de prensa sobre el estado del coronavirus en el Reino Unido el «premier» advirtió que «muchas familias perderán a sus seres queridos antes de tiempo» debido al virus. Esa declaración contrastó con las suaves medidas anunciadas, respaldas por sus dos principales consejeros en la gestión de la crisis: el asesor médico Chris Whitty, y Patrick Vallance, asesor científico. Sin embargo, tanto la opinión de la comunidad científica como de la población está divida: mientras algunos aplauden las medidas, otros son muy críticos. Es el caso de Richard Horton, director de la revista médica The Lancet, quien considera que «lo que está pasando en Italia es muy real, y nuestro Gobierno no nos está preparando para eso. Necesitamos medidas firmes e inmediatas de aislamiento social y órdenes de cierre». El profesor John Ashton, exdirector regional de salud pública para el noroeste de Inglaterra, fue también duro: «Están tratando la crisis como un partido de cricket de cinco días con descansos para el té» y denunció que se le está dando prioridad a la economía sobre la salud. «El mercado de valores se derrumbó y necesitan ponerse en pie». A favor se mostró Keith Neal, profesor emérito en epidemiología de enfermedades infecciosas de la Universidad de Nottingham, que apunta que «las medidas son razonables» y que cerrar escuelas tiene consecuencias, como el empeoramiento de la capacidad de manejar la epidemia debido al absentismo de muchos trabajadores sanitarios que tienen que cuidar a sus hijos y el elevado riesgo para los abuelos, que probablemente se harán cargo de muchos nietos. Vallance defendió la postura del gobierno diciendo que «lo que no queremos es que todo el mundo termine contagiado en un corto período de tiempo, abrumando así los servicios del NHS (el sistema nacional de salud)». Queda por ver si las consecuencias de lo que algunos consideran una manía del «premier» de dar la nota y llevar la contraria cumple su objetivo de retrasar el pico de la enfermedad y conseguir lo que sus asesores llaman «cierta inmunidad de grupo para que más gente sea resistente a la enfermedad y reduzcamos el número de contagios». No queda más remedio que darle el beneficio de la duda.
15-03-2020 | Fuente: abc.es
Trump cree que los gobiernos de Europa no han tomado las medidas necesarias para frenar el virus
Donald Trump anunció ayer que amplía el veto de entradas a Estados Unidos desde Europa a Reino Unido e Irlanda, dos países que en principio estaban exentos. El presidente hizo este anuncio en una comparecencia por sorpresa en la sala de prensa de la Casa Blanca, donde se presentó pasado el mediodía para dar cuenta de los avances del Gobierno en la batalla contra la pandemia y para revelar que por fin se ha hecho la prueba, cuyos resultados se demorarán unos días. A diferencia de en España y el resto de Europa, la reacción de las autoridades estadounidenses se ha caracterizado por medidas rápidas y contundentes, en las que la Casa Blanca ha implicado al sector privado y, a pesar de las reticencias de Trump, a la oposición demócrata, con la que los republicanos ha pactado en el Capitolio un multimillonario plan de ayudas urgentes que sobre todo beneficiará a asalariados y pequeñas y medianas empresas. A pesar de que Trump quiso aparentar optimismo en un primer momento, hace un mes y medio cerró la frontera a quienes hubieran estado en China ante el avance del virus en su primer foco. Desde entonces, la Casa Blanca ha logrado que de una población de 320 millones se hayan infectado, a fecha de ayer, 1.600 personas, con 41 fallecidos, un porcentaje inmensamente menor que el que se registra en naciones europeas como Italia, España, Francia, Alemania y Reino Unido. Errores europeos Según dijo el presidente en un discurso a la nación el miércoles, «la Unión Europea no tomó las mismas precauciones y no restringió los viajes desde China y otros puntos críticos. Como resultado, una gran cantidad de nuevos grupos en los Estados Unidos fueron propagados por viajeros de Europa». Tras prohibir la entrada a EE.UU. a viajeros de China, Corea del Sur, Irán y 26 países europeos del espacio Schengen, el presidente reunió el viernes en la Casa Blanca a 18 miembros de su gabinete de crisis, incluidos los mayores expertos del país en enfermedades infecciosas, su vicepresidente y varios ministros y los presidentes o consejeros delegados de empresas que pueden tener un papel crucial en esta crisis, por copar el mercado médico o por ser responsables de abastecer a la población de los bienes más básicos para su supervivencia: Walgreens, Walmart, Target, Becton Dickinson, Roche Diagnostics, Quest Diagnostics, CVS, LHC Group y LabCorp. Después, Trump declaró el estado de emergencia, dio su tercera conferencia de prensa respondiendo a una decena de preguntas y apoyó públicamente una ley en el Capitolio que, entre otras cosas, aprueba multimillonarias deducciones de impuestos para que las empresas paguen 14 días de baja médica a los infectados y sus familiares por un monto equivalente a dos tercios de su salario, con un máximo de 7.100 dólares, y prohibe el despido por baja médica por espacio de un año. En un principio Trump se quejó de la falta de colaboración de los demócratas, pero su ministro de Finanzas, Steven Mnuchin, mantuvo un discreto contacto con la líder demócrata, Nancy Pelosi, para ultimar ese proyecto de ley. Sanidad privada Como EE.UU. tiene un sistema sanitario completamente privado, Trump ha incluido en sus deliberaciones a las mayores empresas médicas del país, y ha conseguido que estas renuncien a cobrar copagos en las pruebas diagnósticas del coronavirus. Además, ha logrado que Google diseñe una página, que pronto estará operativa, para hacerse el diagnóstico en casa y pedir por internet un kit de pruebas. Calcula el presidente que en un mes en EE.UU. se habrán hecho cinco millones de diagnósticos. Además, los grandes almacenes trabajan en un plan para hacerse las pruebas desde el coche, como en Corea del Sur. El optimismo de Trump y las medidas posteriores que ha anunciado no han tenido siempre el efecto deseado sobre la economía. Los mercados han mostrado un comportamiento inestable y el jueves cayeron hasta un 10%, el peor hundimiento desde 1987. En ese apartado, el presidente ha preferido culpar a la Reserva Federal por lo que ha calificado de «falta de liderazgo» al no bajar los tipos de interés de una forma más agresiva. 250.000 casos en España Los expertos del grupo de crisis creado por Donald Trump para tratar la crisis creen que costará volver a la normalidad, al menos en Estados Unidos, unas nueve semanas, hasta que haya al menos cinco millones de personas diagnosticadas y se haya logrado contener los contagios como está sucediendo en China. Esos mismos científicos creen que los contagios están fuera de control en Europa por la tardanza de las autoridades en tomar medidas y que un caso como el español podría pasar en un mes de 3.000 a 250.000 contagiados. Respecto a la posibilidad de una vacuna, los expertos del grupo formado por la Casa Blanca mantienen que puede demorarse al menos un año, aunque haya varios laboratorios trabajando en ella a contrarreloj. Desde enero, la Casa Blanca ha prohibido la entrada de los siguientes países: China, Corea del Sur, Irán, Austria, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia, España, Suecia, Reino Unido e Irlanda.
15-03-2020 | Fuente: abc.es
Trump cree que los gobiernos de Europa no han tomado las medidas necesarias para frenar el coronavirus
Donald Trump anunció ayer que amplía el veto de entradas a Estados Unidos desde Europa a Reino Unido e Irlanda, dos países que en principio estaban exentos. El presidente hizo este anuncio en una comparecencia por sorpresa en la sala de prensa de la Casa Blanca, donde se presentó pasado el mediodía para dar cuenta de los avances del Gobierno en la batalla contra la pandemia y para revelar que por fin se ha hecho la prueba, cuyos resultados se demorarán unos días. A diferencia de en España y el resto de Europa, la reacción de las autoridades estadounidenses se ha caracterizado por medidas rápidas y contundentes, en las que la Casa Blanca ha implicado al sector privado y, a pesar de las reticencias de Trump, a la oposición demócrata, con la que los republicanos ha pactado en el Capitolio un multimillonario plan de ayudas urgentes que sobre todo beneficiará a asalariados y pequeñas y medianas empresas. A pesar de que Trump quiso aparentar optimismo en un primer momento, hace un mes y medio cerró la frontera a quienes hubieran estado en China ante el avance del virus en su primer foco. Desde entonces, la Casa Blanca ha logrado que de una población de 320 millones se hayan infectado, a fecha de ayer, 1.600 personas, con 41 fallecidos, un porcentaje inmensamente menor que el que se registra en naciones europeas como Italia, España, Francia, Alemania y Reino Unido. Errores europeos Según dijo el presidente en un discurso a la nación el miércoles, «la Unión Europea no tomó las mismas precauciones y no restringió los viajes desde China y otros puntos críticos. Como resultado, una gran cantidad de nuevos grupos en los Estados Unidos fueron propagados por viajeros de Europa». Tras prohibir la entrada a EE.UU. a viajeros de China, Corea del Sur, Irán y 26 países europeos del espacio Schengen, el presidente reunió el viernes en la Casa Blanca a 18 miembros de su gabinete de crisis, incluidos los mayores expertos del país en enfermedades infecciosas, su vicepresidente y varios ministros y los presidentes o consejeros delegados de empresas que pueden tener un papel crucial en esta crisis, por copar el mercado médico o por ser responsables de abastecer a la población de los bienes más básicos para su supervivencia: Walgreens, Walmart, Target, Becton Dickinson, Roche Diagnostics, Quest Diagnostics, CVS, LHC Group y LabCorp. Después, Trump declaró el estado de emergencia, dio su tercera conferencia de prensa respondiendo a una decena de preguntas y apoyó públicamente una ley en el Capitolio que, entre otras cosas, aprueba multimillonarias deducciones de impuestos para que las empresas paguen 14 días de baja médica a los infectados y sus familiares por un monto equivalente a dos tercios de su salario, con un máximo de 7.100 dólares, y prohibe el despido por baja médica por espacio de un año. En un principio Trump se quejó de la falta de colaboración de los demócratas, pero su ministro de Finanzas, Steven Mnuchin, mantuvo un discreto contacto con la líder demócrata, Nancy Pelosi, para ultimar ese proyecto de ley. Sanidad privada Como EE.UU. tiene un sistema sanitario completamente privado, Trump ha incluido en sus deliberaciones a las mayores empresas médicas del país, y ha conseguido que estas renuncien a cobrar copagos en las pruebas diagnósticas del coronavirus. Además, ha logrado que Google diseñe una página, que pronto estará operativa, para hacerse el diagnóstico en casa y pedir por internet un kit de pruebas. Calcula el presidente que en un mes en EE.UU. se habrán hecho cinco millones de diagnósticos. Además, los grandes almacenes trabajan en un plan para hacerse las pruebas desde el coche, como en Corea del Sur. El optimismo de Trump y las medidas posteriores que ha anunciado no han tenido siempre el efecto deseado sobre la economía. Los mercados han mostrado un comportamiento inestable y el jueves cayeron hasta un 10%, el peor hundimiento desde 1987. En ese apartado, el presidente ha preferido culpar a la Reserva Federal por lo que ha calificado de «falta de liderazgo» al no bajar los tipos de interés de una forma más agresiva. 250.000 casos en España Los expertos del grupo de crisis creado por Donald Trump para tratar la crisis creen que costará volver a la normalidad, al menos en Estados Unidos, unas nueve semanas, hasta que haya al menos cinco millones de personas diagnosticadas y se haya logrado contener los contagios como está sucediendo en China. Esos mismos científicos creen que los contagios están fuera de control en Europa por la tardanza de las autoridades en tomar medidas y que un caso como el español podría pasar en un mes de 3.000 a 250.000 contagiados. Respecto a la posibilidad de una vacuna, los expertos del grupo formado por la Casa Blanca mantienen que puede demorarse al menos un año, aunque haya varios laboratorios trabajando en ella a contrarreloj. Desde enero, la Casa Blanca ha prohibido la entrada de los siguientes países: China, Corea del Sur, Irán, Austria, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia, España, Suecia, Reino Unido e Irlanda.
13-03-2020 | Fuente: abc.es
Trump moviliza 50.000 millones de dólares para frenar al coronavirus tras declarar emergencia nacional
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró este viernes el estado de emergencia nacional y movilizó 50.000 millones (45.000 millones de euros) de dólares para intentar contener el avance de la epidemia de coronavirus en el país, que ayer había contagiado a 1.600 personas, de las que 41 han fallecido. Además, Trump aprobó por decreto una serie de medidas para facilitar a los profesionales médicos que traten a la población, dado que a fecha de este viernes apenas 10.000 habían sido diagnosticados, de una población de 320 millones. La de ayer fue la tercera rueda de prensa del presidente en la Casa Blanca desde el inicio de esa crisis sanitaria global. La pandemia del coronavirus se ha convertido en un problema político de primera magnitud para Trump, que en un principio trató de restarle importancia a las infecciones y llegó a denunciar una «farsa» por el alarmismo de los demócratas. Según dijo ayer el presidente, «todos los norteamericanos tienen un papel que jugar para derrotar al virus, limitar el daño a la ciudadanía y al país, y parar al virus, las precauciones ahora son críticas». Trump anunció que en una semana se habrá hecho la prueba a 1,2 millones de personas y en un mes, a cinco millones. Colaboración con Google El estado de emergencia le permite al presidente, entre otras medidas, eliminar regulaciones en el sector médico para facilitar el diagnóstico y el tratamiento incluso de forma remota. Por ejemplo, con la ayuda de Google se enviarán kits de diagnóstico a aquellos que identifiquen una serie de síntomas a través de una web específica. Además se enviarán fondos a las autoridades sanitarias de los estados y ciudades que lo soliciten. Con ayuda de cadenas de grandes almacenes como Target o Walmart se creará un sistema de diagnóstico sin que el paciente deba abandonar su coche, como se hace ya en Corea del Sur. Este sábado, desde la medianoche ?hora de Washington, cinco horas más en la España peninsular? tienen prohibida la entrada en EE.UU. los que hayan estado en los pasados 14 días en los 26 países del espacio europeo Schengen, incluida España. Esta prohibición estará vigente un mes. Según Trump, Europa ha sido sometida a estas restricciones «porque los casos se han disparado en los días pasados». Antes, la Casa Blanca restringió las entradas desde China, Corea del Sur, Irán e Italia. Hasta ahora había dejado fuera al Reino Unido de esta prohibición de ingreso en EE.UU., pero este viernes, a preguntas de los periodistas en la rosaleda de la Casa Blanca, apuntó que podría incluir a ese país en la lista. El miércoles, el presidente intentó calmar a la ciudadanía y, sobre todo, a los mercados, con un mensaje a la nación televisado en directo desde el Despacho Oval, algo reservado a las crisis más graves en la historia del país. El resultado fue el contrario del deseado, y al día siguiente las bolsas sufrieron la peor caída desde 1987. El mensaje de Trump estuvo plagado de errores que la Casa Blanca hubo de corregir momentos después de que este acabara. El presidente dijo que el cierre de frontera afectaba a toda Europa, pero en realidad está vigente sólo con 26 países del espacio Schengen y además cuenta con excepciones como los nacionalizados o residentes permanentes en EE.UU. y sus familiares. Trump se equivocó al decir que se cerraba el acceso de bienes comerciales, algo que hubiera dañado al comercio. Por otra parte, Trump no quiere hacerse la prueba del coronavirus porque, según dijo este viernes, no tiene síntomas, pese a que el fin de semana pasado estuvo en su residencia de Mar-a-Lago en Florida con el equipo del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en el que hay al menos un infectado, el responsable de comunicaciones Fábio Wajngarten. Varios medios afirmaron ayer que el propio Bolsonaro había dado positivo pero su equipo lo negó tajantemente después. Según admitió el director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci, en una comparecencia en el Capitolio el jueves, «el sistema no está preparado para lo que se necesita en este momento. Y eso es un fracaso, hay que admitirlo». Ayer, junto a Trump en la Casa Blanca, Fauci, dijo que la crisis puede duras varias semanas antes de que los norteamericanos puedan volver a sus vidas normales. Sin actos de campaña El presidente ha cancelado sus actos de campaña, como han hecho sus dos principies rivales en las elecciones, los demócratas Bernie Sanders y Joe Biden. Durante sus conversaciones con los medios, Trump ha culpado de la falta de preparación y la carencia del material necesario para hacer las pruebas a recortes aprobados durante el Gobierno del demócrata Barack Obama (2009-2017), del que Biden era vicepresidente. En EE.UU. comienzan a darse este viernes las prohibiciones que a Europa han ido llegando a lo lago de la semana: centros de mayores en aislamiento, clases canceladas, oficinas con personal de emergencia y un aumento del teletrabajo.
13-03-2020 | Fuente: abc.es
Coronavirus: Trump, en directo: declara la emergencia nacional y podría prohibir la entrada a los británicos
LAS CLAVES Trump declarará el estado de emergencia en Estados Unidos El Gobierno de Sánchez declara el estado de alarma 21.44 Concluye la rueda de prensaLa rueda de prensa de Donald Trump en el jardín de la Casa Blanca ha llegado a su fin. 21.19 Podría incluir al Reino Unido en la prohibición de entrada a EE.UU.El presidente de EE.UU. ha indicado que podría incluir al Reino Unido en la prohibición de entrada al país que aprobó para los países europeos de la zona Schengen. 21.09 «No tengo ningún síntoma»Trump, a preguntas de una periodista, asegura que no tomará medidas por si tuviera el virus después de estar en contacto con el jefe de prensa de Jair Bolsonaro en Florida el pasado fin de semana. «No tengo ningún síntoma», señaló, antes de destacar que el presidente brasileño ha dado negativo en el test al que se ha sometido. 21.05 «Derrotaremos esta amenaza»Trump se muestra convencido de que los estadounidenses lograrán derrotar a la amenaza del coronvarius. «Lo conseguiremos». 21.03 Trump advierte de los «sacrificios» que habrá que realizarEl presidente prepara a los ciudadanos para los «sacrificios» que habrá que realizar en las próximas semanas. 20.59 Pence: «Juntos, lo superaremos»El vicepresidente, Mike Pence, respalda las acciones de Trump, como la prohibición de entrar a EE.UU. desde Europa, y recalca su política de «América, primero». «Juntos lo superaremos», afirma. 20.51 Trump da la mano a los empresariosEl presidente está presentado a empresarios que se han reunido con él, y les está dando la mano a todos. Entre los invitados por Trump a la Casa Blanca están varios empresarios de grandes compañías como Target o Walmart, que han visto escasez de bienes básicos como papel higiénico o alimentos. 20.50 Marco Rubio: «La declaración liberará fondos federales y dará flexibilidad a los estados»Mientras Trump interviene en la Casa Blanca, el senador Marco Rubio ha emitido un comunicado, en el que afirma: «La declaración de emergencia nacional de hoy liberará fondos federales y proporcionará flexibilidad para que los gobiernos estatales y locales respondan a la pandemia del Covid-19. Estoy en contacto regular con la administración Trump y el gobernador DeSantis para asegurarme de que la Florida no experimente escasez de equipos médicos, camillas de cuidados intensivos o respiradores en caso de un brote regional significativo. Además, como presidente del comité de pequeñas empresas en el Senado, estamos haciendo progresos sustanciales de forma bipartidista para brindar asistencia a las pequeñas empresas». Anthony Fauci, durante su intervención, junto a Trump- D. Alandete 20.48 «Veremos un aumento de los diagnósticos y luego las cosas mejorarán», afirma el jefe de enfermedades infecciosasEl jefe del departamento de enfermedades infecciosas de EE.UU. Anthony Fauci asegura que habrá más casos. «Vamos a ver un aumento de los diagnósticos, pero luego las cosas mejorarán», dice. La doctora Deborah Birx interviene junto a Donald Trump- D. Alandete 20.44 Médicos y expertos, con TrumpEl presidente Trump comparece con los médicos y altos funcionarios que le han asesorado en la respuesta a la crisis del coronavirus. La embajadora Debbie Birx coordina la respuesta de EE.UU. al coronavirus. Muestra un nuevo protocolo facilitado por Google que servirá para enviar kits de autodiagnóstico a los ciudadanos. «Queremos compartirlo con el resto de América», dice. 20.41 «Esto pasará. Hemos aprendido mucho»«Esto pasará. Hemos aprendido mucho», ha dicho el presidente Trump, en tono más conciliador que en conferencias de prensa anteriores. 20.40 Agradecimiento a GoogleTrump da las gracias a Google porque tiene a mil ingenieros diseñando servicios web para que ayuden en el control de la epidemia. 20.39 La prueba, a cinco millones de personasTrump dice que en un mes se habrá hecho la prueba a cinco millones de personas. 20.38 Acuerdo con las empresas de saludEl presidente Trump anuncia un acuerdo con las sanitarias privadas para expandir los diagnósticos de coronavirus. Solo 10.000 personas han sido sometidas a el en un país de 320 millones de habitantes. El domingo la Casa Blanca anunciará los lugares donde se podrán hacer las pruebas. 20.36 «No escatimaremos recursos»«No escatimaremos recursos, haremos lo que sea necesario para contener esta pandemia», dice Trump 20.35 Visitas por internetTrump anuncia una serie de medidas sanitarias para facilitar el diagnóstico, como capacidad de hacer visitas por internet, para lo que no se necesitarán ahora las licencias habituales. 20.33 Declara oficialmente el estado de emergenciaTrump declara el estado de emergencia y movilizará 50.000 millones de dólares para contener el virus. 20.31 «Europa es el epicentro de esta epidemia»Trump comienza su discurso: «Europa es el epicentro de esta epidemia y nos beneficia haber cerrado la fronteras» 20.31 Trump comienza su discursoEl presidente de EE.UU. empieza su intervención. 20.27 Trump busca una respuesta con su gobierno y un grupo de expertosEste mismo viernes el presidente Trump reúne a su gobierno y a un grupo de expertos para consensuar medidas a tomar para contener el avance del coronavirus. Desde el 30 de enero, EE.UU. prohíbe entradas de personas procedentes de China. Una periodista con una mascarilla fotografía a otro informador mientras espera la comparecencia de Donald Trump en la rosaleda de la Casa Blanca- Reuters 20.16 Trump ya declaró emergencia nacional para construir el muro con MéxicoEsta no será la primera vez que el presidente Trump declara el estado de emergencia. Lo hizo el año pasado cuando se desató la crisis migratoria en la frontera con México para poder desviar fondos militares a la construcción del muro que prometió en campaña. Periodistas en la rosaleda de la Casa Blanca- D. Alandete 20.10 Máxima expectación en la rosaleda de la Casa BlancaSe observa la máxima expectación entre la prensa ante el discurso de Trump. Algunos periodistas lucen las mascarillas protectoras en la rosaleda de la Casa Blanca, donde se prevé que comparezca el presidente. 20.02 Combativo con EuropaTrump ha culpado a Europa de haber tardado en tomar las medidas necesarias para contener el avance del virus, y este viernes es el primer día en que los viajeros que hayan estado en el espacio Schengen (incluida España) en los pasados 14 días tienen prohibida la entrada en EE.UU. 20.00 El presidente se niega a hacerse la pruebaEl presidente Trump se ha negado hasta ahora a hacerse la prueba del coronavirus porque dice que no tiene síntomas. De hecho solo se han hecho la prueba diagnóstica 10.000 personas en un país de 320 millones por la falta de material médico necesario. 19.53 Trump declarará el estado de emergencia en EE.UU.El presidente de EE.UU., Donald Trump, está preparando su anuncio en el Despacho Oval. A las 15:00 hora de Washington (las 20:00 en la España peninsular) comparecerá en el rosal de la Casa Blanca para declarar el estado de emergencia y anunciar la inyección de fondos a los estados y ciudades por la crisis del coronavirus . Hay 1.300 casos diagnosticados en EE.UU.
13-03-2020 | Fuente: abc.es
Trump declarará el estado de emergencia y aprobará ayudas económicas por el coronavirus
El presidente de Estados Unidos planea declarar el estado de emergencia por el avance del coronavirus en una conferencia de prensa que prevé dar esta tarde en la Casa Blanca, según han revelado fuentes de la administración norteamericana a las agencias informativas. Donald Trump activará una ley de emergencias nacionales que le permite derivar fondos públicos a los servicios sanitarios de los estados y las ciudades para que puedan efectuar pruebas de diagnóstico y tratar a los pacientes. Según la Casa Blanca, las ayudas serán de miles de millones. La crisis del coronavirus ha paralizado la vida política de EE.UU. en un año de elecciones y se ha convertido en la mayor crisis a la que se ha enfrentado Donald Trump justo a ocho meses de jugarse su reelección. El miércoles, el presidente intentó calmar a la ciudadanía y, sobre todo, a los mercados, con un mensaje a la nación televisado en directo desde el Despacho Oval, algo reservado a las crisis más graves en la historia del país. El resultado fue el contrario del deseado, y al día siguiente las bolsas sufrieron la peor caída desde 1987. El mensaje de Trump estuvo plagado de errores que la Casa Blanca hubo de corregir momentos después de que este acabara. El presidente dijo que el cierre de frontera afectaba a toda Europa, pero en realidad está vigente sólo con 26 países del espacio Schengen y además cuenta con excepciones como los nacionalizados o residentes permanentes en EE.UU. y sus familiares. Trump se equivocó al decir que se cerraba el acceso de bienes comerciales, algo que hubiera dañado al comercio. Y también erró al afirmar que las aseguradoras habían eliminado los copagos de tratamiento a infectados por el virus. Trump no quiere hacerse la prueba porque asegura que no tiene síntomas, a pesar de que el fin de semana pasada estuvo en su residencia de Mar-a-Lago en Florida con el equipo del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en el que hay al menos un infectado, el responsable de comunicaciones Fábio Wajngarten. Varios medios han afirmado este viernes que el propio Bolsonaro ha dado positivo pero su equipo lo ha negado tajantemente después.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="und" dir="ltr"><a href="https://t.co/YioC9eARdP">pic.twitter.com/YioC9eARdP</a></p>&mdash; Donald J. Trump (@realDonaldTrump) <a href="https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1237924069397467137?ref_src=twsrc%5Etfw">March 12, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Lo cierto es que Trump tomó medidas pronto y el 31 de enero impidió la entrada a EE.UU. de viajeros llegados de China, un veto ampliado luego a Irán, Corea del Sur, Italia y el resto del espacio Schengen. Pero desde un primer momento, el presidente norteamericano quiso demostrar optimismo, afirmó que la infección estaba bajo control y auguró que los casos irían descendiendo poco a poco. En un momento llegó a referirse a la crisis como «una farsa», aunque matizó después que se refería a la politización que los demócratas han hecho de ella. En un país con una sanidad privada, las pruebas están siendo escasas, según denuncian pacientes y las autoridades de ciudades y estados afectados. De momento, de una población de 329 millones de personas, apenas 10.000 han sido sometidas a las pruebas. Unas 1.200 han dado positivo, y 36 han fallecido. Trump, que ha dado ya dos ruedas de prensa en la Casa Blanca para hablar del coronavirus, dijo en la última que «quien quiera que se le haga la prueba puede hacerlo». Según admitió el director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci, en una comparecencia en el Capitolio el jueves, «el sistema no está preparado para lo que se necesita en este momento. Y eso es un fracaso, hay que admitirlo». Según Fauci, «las cosas se van a poner peor».<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Less than an hour after Dr. Fauci warned about problems with coronavirus testing, President Trump said ?the testing has been going very smooth.?<br><br>This is President Trump?s <a href="https://twitter.com/hashtag/DailyLie?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#DailyLie</a>. It just isn?t true.<br><br>The Trump administration needs to get a handle on testing Now. <a href="https://t.co/T47tcT6GzA">pic.twitter.com/T47tcT6GzA</a></p>&mdash; Chuck Schumer (@SenSchumer) <a href="https://twitter.com/SenSchumer/status/1238233111479160834?ref_src=twsrc%5Etfw">March 12, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> El presidente ha cancelado sus actos de campaña, como han hecho sus dos principies rivales en las elecciones, los demócratas Bernie Sanders y Joe Biden. Durante sus conversaciones con los medios, Trump ha culpado de la falta de preparación y la carencia del material necesario para hacer las pruebas a recortes aprobados durante el Gobierno del demócrata Barack Obama (2009-2017), del que Biden era vicepresidente. En EE.UU. comienzan a darse este viernes las prohibiciones que a Europa han ido llegando a lo lago de la semana: centros de mayores en aislamiento, clases canceladas, oficinas con personal de emergencia y un aumento del teletrabajo. En los supermercados de la capital, como en los de muchos otros puntos del país, desaparecen con rapidez el papel higiénico y alimentos básicos como la pasta o las legumbres. Hace semanas que escasean los desinfectantes de manos y el alcohol.
21-08-2019 | Fuente: elpais.com
Siete preguntas y respuestas sobre la listeriosis
Julio García Rodríguez, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas, contesta a las principales dudas que ha generado el brote en Andalucía