Infortelecom

Noticias de energia

13-10-2018 | Fuente: elpais.com
Magia negra y calabazas voraces
La película revela a un Eli Roth a ratos titubeante como director de cine familiar, aunque la originalidad de la historia compensa sus episódicas caídas de energía
12-10-2018 | Fuente: abc.es
El delirante encuentro de Donald Trump y Kanye West
Decía el humorista George Carlin que uno de los principales problemas de América es que cualquiera puede ser presidente. No vivió Carlin ?fallecido en 2008? para ver a Donald Trump en la Casa Blanca, y seguro que el encuentro que tuvo este jueves lugar en el Despacho Oval le hubiera reafirmado en sus temores. Por una vez, el actual presidente de EE.UU. se quedó sin palabras ante la verborrea de su huésped de honor, el rapero Kanye West, quien en una incomprensible arenga dijo que se sentía Superman, con los ojos puestos en el mismo escritorio tras el que se sentaron John Kennedy y Ronald Reagan. Hace sólo cinco años la idea de Donald Trump, el magnate de los casinos y rascacielos dorados, en la Casa Blanca era motivo de chanzas. Las mismas que ahora puede despertar el propio West, con su ego desmedido y sus incesantes provocaciones. En el despacho en el que se han tomado decisiones que han cambiado el curso de la historia, rodeado de periodistas y funcionarios deslumbrados, West proclamó las razones de su apoyo a Trump: «Mi padre y mi madre se separaron, así que no tuve mucha energía masculina en mi infancia». Desde que en 1970 Elvis Presley se presentó a las puertas de la Casa Blanca para pedirle a Richard Nixon que le diera una placa que le identificara como un agente de la lucha antidroga, no se había vivido un encuentro de estas características. A Elvis, sin embargo, no lo había invitado nadie. Trump organizó una comida por todo lo alto con West y su mujer, Kim Kardashian, para hablar de política y que los dos famosos le asesoren en materia de penas por delitos relacionados con el tráfico de drogas. Apareció en Washington el rapero con la famosa gorra roja con las palabras ?Make America Great Again? [«Hagamos que América vuelva a ser grande»], el lema de la campaña de Trump, y dijo que al ponérsela se había sentido «como Superman». «He recibido muchas presiones para no llevarla», dijo. Luego añadió: «Me encanta Corea del Norte. Desde el primer día de esta presidencia se ha solucionado uno de nuestros mayores problemas». Trump se reunió en junio con el dictador de ese país en un intento de facilitar su desnuclearización, algo que aún no ha dado resultados. No es esta la primera vez que West se adentra en el complejo mundo de la política norteamericana, pero ha cambiado radicalmente de rumbo. En 2004, tras los estragos del huracán Katrina en Nueva Orleans, proclamó en televisión que «a George Bush no le importan las personas de raza negra», provocando furibundos ataques de los republicanos, que consideraban que había injuriado al comandante en jefe. Hoy es uno de los pocos artistas afroamericanos que apoya abiertamente a Trump. Que alguien con una agenda habitualmente tan apretada como el presidente de EE.UU. encontrara este jueves tiempo para verse con un rapero para hablar de prisiones es la demostración de que la presidencia de Trump vive del espectáculo, sobre todo en unos días en que un huracán azota la costa Este del país, la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones de 2016 llega a su fin y la embajadora ante la ONU ha presentado su dimisión. En un momento de la visita los periodistas le preguntaron a West si consideraba presentarse a las elecciones presidenciales, a lo que Trump respondió con premura: «Lo haría muy bien, pero sólo a partir de 2024».
12-10-2018 | Fuente: elpais.com
Magia negra y calabazas voraces
La película revela a un Eli Roth a ratos titubeante como director de cine familiar, aunque la originalidad de la historia compensa sus episódicas caídas de energía
11-10-2018 | Fuente: abc.es
Secuestrado el multimillonario más joven de África en Tanzania
El multimillonario más joven de África, Mohammed Dewji, ha sido secuestrado en Dar es Salaam, la capital del Tanzania. El suceso se produjo en las cercanías del lujoso hotel Colosseum y Club de Fitness en Oyter Bay a primera hora de la mañana del jueves. Según los informes, el magnate de 43 años estaba caminando por una concurrida calle de la capital sin guardaespaldas cuando fue asaltado por un grupo de encapuchados armados. Los testigos presenciales dijeron que uno de los hombres disparó al aire antes de arrastrar a la víctima fuera del hotel donde acababa de terminar su rutina de ejercicios. «La información inicial indica que fue secuestrado por, al menos , dos blancos y un número desconocido de cómplices distribuidos en dos vehículos», dijo el gobernador regional Paul Makonda, quien destacó el «carácter inusual de este incidente». Por su parte, el comandante de la policía de la zona especial de Dar es Salaam, Lázaro Mambosasa, declaró que había implicados extranjeros y confirmó que ya se habían realizado arrestos. Makond dijo que se había alertado al personal de seguridad de todo el país y pidió la colaboración ciudadana para ayudar a rastrear a los secuestradores. Poco después de que saltara la noticia, el ministro de medioambiente, January Makamba, confirmaba la información a través de twitter después de haber hablado con el padre de Dewji. La identidad de sus secuestradores y el motivo del secuestro aún no se conocen. Tanzania ha tenido problemas con grupos terroristas islamistas, como al-Shabaab (Somalia). Sin embargo, no hay indicios de que se trate de un acto terrorista. Empresario, político y solidario El joven empresario tanzano es uno de los actores claves del desarrollo del país, un líder en el empleo local y la manufactura en África Oriental y Central. Dewji es el presidente del Grupo METL, que opera en más de 10 países y en 35 industrias con intereses en sectores tan diversos como el comercio, la agricultura, la energía y petróleo, los servicios financieros, la telefonía móvil, infraestructura, transporte, logística y distribución. La empresa fue fundada por el padre de Dewji a principios de la década de 1970, pero bajo su supervisión se ha transformado en una gran multinacional que emplea a más de 24.000 personas. Además de ser un importante hombre de negocios, fue parlamentario en su país de 2005-2015, es el principal accionista del club de fútbol Simba FC y patrocina programas contra la pobreza. Dewji, conocido popularmente como Mo, nació en Tanzania y estudió en la Universidad de Georgetown en Estados Unidos. En 2013 se convirtió en el primer tanzano en protagonizar la portada de la prestigiosa revista Forbes y en 2015 fue nombrado Persona del Año en África (Forbes). Según este medio especializado, su patrimonio neto ronda los 1.5 mil millones de dólares y es la decimoséptima persona más rica del continente africano.
10-10-2018 | Fuente: elpais.com
Paneles para el país del sol naciente
Univergy provechó el accidente de Fukushima para impulsar en Japón la energía solar y factura 43 millones
10-10-2018 | Fuente: abc.es
Trump, ante los rumores que sitúan a su hija como nueva embajadora de EE.UU. ante la ONU: «Ivanka sería increíble»
En un giro marca de la casa, el presidente estadounidense Donald Trump aseguró ayer ante Nikki Haley que la embajadora de EE.UU. ante la ONU había dado «más glamour» al cargo. Si esa es la línea que sigue el presidente de EE.UU., quizá haga buenos los rumores más excéntricos que ayer corrían en EE.UU.: la próxima diplomática en la organización internacional podría ser su hija, Ivanka Trump. O su yerno, Jared Kushner. O «Jarvanka», la contracción por la que se conoce al matrimonio más cercano al poder en EE.UU. Parte de la culpa la tiene la propia Haley, que se deshizo en elogios hacia la familia presidencial. De Kushner dijo que es un «genio escondido» y de Ivanka, «una gran amiga». Ambos, aseguró, «han hecho muchas cosas entre bambalinas» y añadió que «somos un mejor país porque están en la Administración». «He escuchado muchos nombres (para ocupar el cargo). He escuchado el de Ivanka. Creo que Ivanka sería increíble (..). Ivanka sería dinamita», dijo Trump en declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca antes de subir a su helicóptero rumbo a Iowa. «Eso no significa que vaya a nombrarla, porque me acusarían de nepotismo, a pesar de que no estoy seguro de que haya alguien más competente que ella en el mundo», agregó. Es difícil pensar que el Senado, que tendría que confirmar la elección de la familia presidencial para un puesto del Gabinete, aceptara el nombramiento. La propia Ivanka quiso zanjar del todo las especulaciones al escribir en su cuenta de Twitter que es «un honor trabajar en la Casa Blanca junto a tantos y tan buenos colegas». «Sé que el presidente nominará a un sustituto formidable para la embajadora Haley. Esa sustituta no seré yo», añadió Ivanka. It is an honor to serve in the White House alongside so many great colleagues and I know that the President will nominate a formidable replacement for Ambassador Haley. That replacement will not be me.? Ivanka Trump (@IvankaTrump) 9 de octubre de 2018Otras opciones más convencionales serían Dina Powell, ex vice asesora nacional de seguridad, que estuvo un año en la Administración Trump antes de regresar a la empresa privada, donde ahora es un alto cargo del banco de inversión Goldman Sachs. ¿Por qué dimite Haley? Sobre su dimisión, Haley solo ha dicho que quiere echarse a un lado para que entre alguien «con la misma energía», pero las especulaciones son variadas: desde problemas con Trump a su deseo de ganar más dinero fuera del Gobierno. Lo que es indiscutible es que la salida le coloca en buena posición para futuras aventuras políticas.
10-10-2018 | Fuente: abc.es
Dimite Nikki Haley, la cara amable del «trumpismo»
Las dimisiones, despidos o una mezcla de ambos no son novedad en el Gobierno de Donald Trump. Una treintena de salidas de altos cargos -incluidos media docena de miembros del Gabinete- en menos de dos años de presidencia han sacudido periódicamente a la Administración Trump. El adiós de Nikki Haley, que ayer anunció su abandono como embajadora de EE.UU. ante Naciones Unidas, sí tuvo algo novedoso: no estuvo envuelto en drama ni en grandes polémicas. Haley, una política hábil con grandes ambiciones, abandona el «trumpismo» entre sonrisas, vítoreada por su jefe y con una imagen positiva en buena parte del país. Una salida limpia de una presidencia volcánica que le deja intacta para futuras aventuras políticas. El anuncio del adiós de Haley fue por sorpresa. Nada hacía presagiar que la embajadora dejara su cargo cuando todavía no se ha cumplido la mitad del primer mandato de Trump y sin que haya sido protagonista de grandes controversias en una presidencia atiborrada de ellas. Las explicaciones de Haley, ofrecidas en una comparecencia junto a Trump en el Despacho Oval, no fueron contundentes. «Es importante que los cargos gubernamentales entiendan cuándo hay que echarse a un lado», dijo desde la Casa Blanca. «Lo he dado todo en estos últimos ocho años y creo que a veces es bueno que entre otra gente que ponga la misma energía y poder en ello», añadió sobre el tiempo que ha sido gobernadora de Carolina del Sur y su destino diplomático ante Naciones Unidas. «La verdad es que quiero que esta administración y este presidente tenga la persona más fuerte para la lucha». Trump se deshizo en elogios hacia Haley: «Ha sido muy especial para mí», «ha hecho un trabajo increíble», «es una persona fantástica», «entiende de qué va esto», «te echaremos de menos»? La embajadora respondió asegurando que ha sido «el honor de mi vida» trabajar para Trump, «una bendición» y que, con la política exterior del presidente, «ahora a EE.UU. se le respeta». El presidente aseguró que Haley ya le había adelantado hace seis meses que quería dejar el cargo a finales de este año y anunció que se anunciará un sustituto «en las dos o tres próximas semanas». Las flores que se lanzaron el uno al otro no ocultan que Trump y Haley han tenido diferencias. La embajadora ha sido una voz crítica con Rusia, en la línea tradicional del republicanismo, diferente a la política laxa que favorece Trump, que ha pasado de puntillas ante las evidencias de las interferencias de Moscú en las elecciones presidenciales que él ganó, ha buscado moderar las sanciones contra autoridades y empresas rusas y ha favorecido el acercamiento a Vladimir Putin, rematado con la cumbre entre ambos en Helsinki el año pasado. Su principal choque en este capítulo fue cuando el pasado abril Haley anunció sanciones a compañías rusas que habían colaborado en el arsenal de armas químicas de Siria. La Casa Blanca contradijo su anuncio, desechó las sanciones y un alto cargo aseguró que la embajadora sufrió «una confusión momentánea». «Con todo respeto, yo no me confundo»; respondió con personalidad Haley. Más allá de estos roces, Haley ha desplegado con vehemencia la política exterior de Trump en la ONU: atacó a Corea del Norte cuando el presidente intercambia insultos con Kim Jong-un, ha sido el azote de lo que ella ha llamado «el prejuicio antiisraelí» en la organización internacional, ha sacado al país de la Comisión de Derechos Humanos y ha sido una defensora feroz de la salida de EE.UU. del acuerdo con Irán, una de las grandes líneas exteriores de Trump. En el último año, sin embargo, su perfil político había perdido brillo. Haley gozó de mucho protagonismo en el año escaso que Rex Tillerson, un empresario que rehuía la atención pública, estuvo como secretario de Estado. La llegada de Mike Pompeo como jefe diplomático de EE.UU. y de John Bolton, un diplomático agresivo que tuvo su cargo en la ONU bajo la presidencia de George W. Bush, como asesor de seguridad nacional, redujeron su poder de decisión y su influencia sobre Trump. «No tengo nada decidido sobre qué haré a partir de ahora», aseguró Haley en la comparecencia. Lo que nadie duda es de que, antes o después, volverá a la política, después de haberse convertido en un valor en alza en el partido republicano en sus años de gobernadora y salir de la Administración Trump apenas sin mácula. «No me voy a presentar a las elecciones de 2020», insistió para desechar rumores sobre una candidatura contra Trump. «Prometo que lo que haré es hacer campaña por est»?, dijo señalando a Trump. El valor de esas promesas es discutible, pero no lo es la importancia del momento en el que dice adió. Se produce al día siguiente de la jura de Brett Kavanaugh como juez del Tribunal Supremo, después de que el elegido por Trump tuviera un proceso de confirmación sacudido por acusaciones de ataques sexuales y de que el propio presidente se mofara de una de las acusadoras y de sus alegaciones. Haley ha sido una de las pocas voces discordantes en el «trumpismo»: «Hay que escuchar a esas mujeres», llegó a decir sobre las acusaciones de agresiones sexuales que recibió el propio Trump durante la campaña. Haley es una excepción en el Gobierno de Trump por ser mujer -hay cinco-, pero, sobre todo, por tener el favor de la opinión pública. En una encuesta de abril de la Universidad Quinnipiac la colocaba como la mejor valorada del Gobierno, con una aprobación del 63%, unos números con los que Trump solo puede soñar. Quizá en el futuro Haley sea su pesadilla política.
05-10-2018 | Fuente: abc.es
Putin viaja a la India para vender armas, energía nuclear y fortalecer aún más los lazos
Ante la falta de empatía de Rusia con los países de Occidente, el presidente Vladímir Putin continúa estrechando lazos con sus socios asiáticos. El mes pasado, Putin escenificó en Vladivostok su buena relación con el líder chino, Xi Jinping, cuyos respectivos ejércitos participaron conjuntamente en las mayores maniobras militares jamás vista antes en Rusia. Ahora, pese a la rivalidad entre Pekín y Delhi, le ha tocado el turno a la India, con cuyo primer ministro, Narendra Modi, el jefe del Kremlin mantiene también vínculos muy cordiales. Ambos dirigentes se han reunido en lo que va de año dos veces, en Sochi en mayo y en julio en Johannesburgo. Putin llegó ayer por la tarde a Nueva Delhi para una intensa visita de dos días y el contrato estrella que espera concluir con Modi, entre la veintena de documentos que habrá sobre la mesa, se refiere a la compra de misiles S-400, la defensa aérea más sofisticada que hoy día puede ofrecer la tecnología armamentística rusa. «La clave de esta visita será la firma del documento para el suministro de los sistemas de misiles antiaéreos S-400 para cinco regimientos. La suma total del contrato es de 5.000 millones de dólares», ha asegurado Yuri Ushakov, asesor de la Presidencia rusa en materia internacional. Se da la circunstancia de que Moscú ya ha vendido los S-400 a China y se dispone a enviarlos también a Turquía. Pese a las críticas de Estados Unidos y la OTAN y a que Washington ya ha advertido que sancionará a todos aquellos países que compren cualquier tipo de armas a Rusia. Ya de antes, la Administración estadounidense venía presionando para que la India no adquiriese armamento ruso. La venta a Delhi de los S-400 ya se planteó en 2014, pero la transacción se frustró a causa de las sanciones de EEUU contra Rusia por la anexión de Crimea y la ayuda a los separatistas del este de Ucrania. El jefe de la Fuerza Aérea india, Birender Singh Dhanoa, se mostró ayer satisfecho ante el contrato de compra de los S-400 pese a la advertencias de Estados Unidos. Dijo que son «una dosis de refuerzo para nuestras Fuerzas Armadas». Sin embargo, existe un viejo proyecto de Moscú para la fabricación en la India de un helicóptero de la nueva generación sobre el que no se sabe nada. Modi quiere que Rusia instale fábricas de armamento en su país. Moscú entregó ya a Delhi navíos como el portaaviones «Vikramaditya» y el submarino «Nerpa». No sin problemas en ambos casos, ya que lo hizo con retrasos y accidentes graves. Pese a ello, la India es uno de los principales clientes de armas de Rusia, proveedor del 70% de las armas que adquiere, Desde la firma del acuerdo de cooperación técnica y militar entre la URSS y la India, en 1960, se calcula que Moscú ha entregado al país asiático equipos militares por valor de más de 65.000 millones de dólares. Durante la Guerra fría, India era uno de los más fieles aliados de la Unión Soviética y uno de los mayores importadores de su material militar. Pero en los últimos años, Nueva Delhi se ha vuelto hacia Estados Unidos para adquirir su material militar, así como hacia Francia. El país asiático es uno de los principales importadores mundiales de armas en un intento de proteger sus fronteras con Pakistán, su enemigo histórico, y con China, pese a mantener ahora con el gran gigante asiático unas relaciones de mayor confianza. En el marco de la cumbre que Putin comenzó ayer con Modi se celebrará un foro económico bilateral, por lo que Putin viaja acompañado de varios ministros y de una amplia delegación de empresarios que incluye a directores de compañías como Gazprom, Rostelekom o los Ferrocarriles de Rusia (RZD). Según el diario ruso «Kommersant», entre los contratos que podrían ser también firmados hay uno de venta de fragatas y otro para la construcción de nuevos reactores nucleares en la India. A tenor de un acuerdo concluido en 2008, dos reactores entraron en servicio en Kudankulam, en el estado sureño de Tamil Nadu. Dos más están en construcción y hay en proyecto otros dos bloques. Rusia ha considerado siempre que la cooperación en el área de la energía atómica constituye uno de los ejes más importantes de su comercio con la India. Rusia compite con compañías francesas y estadounidenses en ese terreno. Y es que India necesita aumentar su producción energética a fin de sostener su industria. Moscú y Nueva Delhi establecieron relaciones diplomáticas en 1947. Desde entonces han concluido 250 acuerdos bilaterales. El primero más importante data de 1993 de «Amistad y Cooperación». Después, a partir de 2000, sus relaciones se consideran «estratégicas» y, en 2010, pasaron a ser «privilegiadas». Según datos facilitados por el Kremlin en una nota de prensa, el año pasado, el nivel de intercambio comercial entre Rusia y la India aumentó en un 21%, alcanzando los 9.400 millones de dólares. En enero de 2018, añadió un 20% adicional y 6.040 millones de dólares.
04-10-2018 | Fuente: abc.es
Putin viaja a la India para vender armas, energía nuclear y fortalecer aún más los lazos
Ante la falta de empatía de Rusia con los países de Occidente, el presidente Vladímir Putin continúa estrechando lazos con sus socios asiáticos. El mes pasado, Putin escenificó en Vladivostok su buena relación con el líder chino , Xi Jinping, cuyos respectivos ejércitos participaron conjuntamente en las mayores maniobras militares jamás vista antes en Rusia. Ahora, pese a la rivalidad entre Pekín y Delhi, le ha tocado el turno a la India, con cuyo primer ministro, Narendra Modi, el jefe del Kremlin mantiene también vínculos muy cordiales. Ambos dirigentes se han reunido en lo que va de año dos veces, en Sochi en mayo y en julio en Johannesburgo. Putin llega este jueves a Nueva Delhi para una intensa visita de dos días y el contrato estrella que espera concluir con Modi, entre la veintena de documentos que habrá sobre la mesa, se refiere a la compra de misiles S-400, la defensa aérea más sofisticada que hoy día puede ofrecer la tecnología armamentística rusa. «La clave de esta visita será la firma del documento para el suministro de los sistemas de misiles antiaéreos S-400 para cinco regimientos. La suma total del contrato es de 5.000 millones de dólares», ha asegurado Yuri Ushakov, asesor de la Presidencia rusa en materia internacional. Se da la circunstancia de que Moscú ya ha vendido los S-400 a China y se dispone a enviarlos también a Turquía. Pese a las críticas de Estados Unidos y la OTAN y a que Washington ya ha advertido que sancionará a todos aquellos países que compren cualquier tipo de armas a Rusia. Ya de antes, la Administración estadounidense venía presionando para que la India no adquiriese armamento ruso. La venta a India de los S-400 ya se planteó en 2014, pero la transacción se frustró a causa de las sanciones de EE.UU. contra Rusia por la anexión de Crimea y la ayuda a los separatistas del este de Ucrania. En el marco de esta cumbre se celebrará un foro económico bilateral, por lo que Putin viaja acompañado de varios ministros y de una amplia delegación de empresarios que incluye a directores de compañías como Gazprom, Rostelekom o los Ferrocarriles de Rusia (RZD). Según el diario ruso «Kommersant», entre los contratos que podrían ser también firmados hay uno de venta de fragatas y otro para la construcción de nuevos reactores nucleares en la India.
03-10-2018 | Fuente: abc.es
Putin llama «bastardo y traidor» a Skripal y considera «inflado» el escándalo en torno a su envenenamiento
El presidente ruso, Vladímir Putin, ha vuelto este miércoles a utilizar la tribuna de un foro, esta vez dedicado a la energía, para transmitir su malestar por lo que califica de «campaña informativa inflada y artificial» en torno al envenenamiento, el pasado mes de marzo en Salisbury, del antiguo espía ruso Serguéi Skripal y su hija Julia. A su juicio, Skripal es «un traidor a la patria y un bastardo». «Ciertos medios de comunicación extranjeros han convertido a Skripal poco menos que en un defensor de los derechos humanos», dijo Putin indignado durante la sesión plenaria de la Semana Energética de Rusia. «Pero es en realidad un traidor (..) no es más que un bastardo», prosiguió. Según su opinión, es normal que existan incidentes entre los servicios de inteligencia de distintos países, «¿acaso ha sido ahora cuando hemos visto alboroto entre los servicios secretos?», se preguntó y agregó que «el espionaje y la prostitución son las dos principales profesiones en el mundo (..) nadie ha podido acabar con ellas ni está en condiciones de hacerlo por ahora». Londres sostiene que detrás del ataque contra Skripal y su hija está la GRU, la inteligencia militar rusa e identificó el mes pasado a los agentes que lo llevaron a cabo como Alexánder Petrov y Ruslán Boshírov. Durante un reciente foro económico en Vladivostok, Putin anunció que tenían localizados a los dos sospechosos y aseguró que son civiles y «no hicieron nada criminal». Ambos dieron al día siguiente una entrevista al canal internacional ruso RT asegurando que fueron a Salisbury como «turistas» para contemplar su catedral. Más tarde, la página web de investigación «Bellingcat» declaró que Boshírov es en realidad Anatoli Chepiga, un coronel adscrito a la GRU y condecorado con la medalla de «héroe de Rusia», al parecer, por «rescatar» al expresidente ucraniano, Víctor Yanukóvich, y conducirlo a Crimea durante la crisis provocada por la revuelta del «Maidán» en Kiev. Filtración al CNI El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo la semana pasada que «los medios británicos y de otros países publican numerosas informaciones sobre el caso Skripal y nadie puede distinguir cuáles son ciertas y cuáles falsas». Por eso, Peskov adelantó que «no podemos seguir debatiendo este asunto con la prensa, es imposible cuando estamos ante algo tan sensible«. El semanario alemán «Focus», que citaba la semana pasada fuentes del Comando Aliado de Contrainteligencia de la OTAN en Bruselas, asegura que Skripal filtró al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de España información relacionada con «los contactos criminales de la mafia rusa en la Costa del Sol con influyentes políticos y funcionarios en Moscú». Por otro lado, a la inteligencia de la República Checa le facilitó en 2012 el nombre de varios espías rusos en activo en aquel país y que él conocía de su tiempo en Rusia. Skripal ayudó asimismo en 2016 a las autoridades estonias a desenmascarar tres espías rusos, uno de ellos miembro del Ejército. El espía doble fue condenado en Rusia en 2004 por trabajar para el servicio secreto británico y en 2010 quedó en libertad gracias a un intercambio de agentes entre Washington y Moscú. Tras ser canjeado, se instaló en Salisbury.
1
...