Infortelecom

Noticias de energia

01-03-2021 | Fuente: abc.es
Netanyahu acusa a Irán de la explosión en un carguero israelí en el Golfo
Benjamín Netanyahu ve «obvio» que la explosión sufrida el viernes por un carguero israelí en el Golfo de Omán es «una operación de Irán». El primer ministro acusó a la República islámica de atacar al MV Helios Ray, un buque de transporte de vehículos que en estos momentos se encuentra en Dubai para reparar los daños materiales sufridos, no hubo que lamentar muertos ni heridos. En las declaraciones ofrecidas a la cadena pública Kan, el líder conservador no aportó pruebas sobre la implicación iraní. Desde Teherán negaron de «forma rotunda» estas acusaciones y las enmarcaron dentro del «comportamiento obsesivo» israelí con ellos, declaró el portavoz de Exteriores Saeed Khatibzadeh. Cuestionado por la respuesta de Israel a esta situación, Netanyahu, que el 23 de marzo se juega la reelección en las urnas, respondió que «Irán es el mayor enemigo de Israel y estoy decidido a detenerlo. Le estamos golpeando en toda la región». Según los medios locales, el bombardeo ocurrido anoche al sur de Damasco podría interpretarse como una respuesta, aunque el Estado judío ya ha golpeado cientos de veces objetivos vinculados con la república islámica en la vecina siria. Irán es uno de los principales apoyos militares del presidente Bashar Al Assad. La lista del intercambio de golpes en la guerra sucia que mantienen estos adversarios es larga. Ahora es Israel quien acusa e Irán lo niega, pero en los últimos meses han sido los iraníes quienes han acusado a los israelíes de la explosión ocurrida en verano en la planta nuclear de Natanz o del reciente asesinato del científico Mohsen Fakhrizadeh, pero estos nunca lo han reconocido. Acuerdo nuclear lejano El aumento de tensión en el Golfo se produce en un momento especialmente delicado para el acuerdo nuclear. Desde que Donald Trump decidiera abandonarlo y reimponer sanciones en 2018, el pacto ha ido debilitándose y la llegada de Joe Biden no ha servido para revitalizarlo. La República islámica ha optado por no aceptar la oferta de los firmantes europeos para tener un encuentro informal con Estados Unidos porque «no es el momento», según Khatibzadeh. Desde Washington lamentaron esta decisión, pero en ningún momento plantearon la posibilidad de levantar las sanciones, la condición de los iraníes para volver a un acuerdo cada vez más lejano. Los únicos pasos adoptados por Biden hasta ahora han sido el alivió de las restricciones de desplazamiento en Nueva York de los diplomáticos iraníes ante la ONU y la decisión de no seguir adelante con la proclamación de sanciones internacionales contra Irán. Tras la retirada de Trump del acuerdo, Irán comenzó a dar pasos que le alejan del texto consensuado con el 5+1, grupo formado por Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China. La república islámica vuelve a producir uranio metal, necesario para producir combustible atómico, pero que también puede emplearse hacer el núcleo de una cabeza nuclear, ha comenzado a enriquecer uranio a una pureza del 20 por ciento, muy lejos de 3,67 por ciento permitido, ha puesto en marcha centrifugadores de última generación y desde la semana pasada restringe la labor de los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA). Se trata de unas medidas que, según los iraníes, son reversibles y quedarán anuladas en cuanto Estados Unidos levante las sanciones.
27-02-2021 | Fuente: as.com
Laso: "La pareja Tavares-Garuba nos da mucha energía"
Tras la victoria frente al Burgos, el técnico blanco alabó a sus jugadores y advirtió de que tienen que "pasar página" ante una semana complicada.
25-02-2021 | Fuente: as.com
Un panel solar en el espacio aspira a dar energía a cualquier parte de la Tierra
Un proyecto pionero liderado por científicos e ingenieros del Laboratorio de Investigación Naval de EEUU promete revolucionar la manera en la que se genera y distribuye la energía en el mundo.
22-02-2021 | Fuente: abc.es
Irán no cede y restringirá la labor de los inspectores nucleares
La presión de última hora de los firmantes europeos del pacto nuclear, la visita del director de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) a Teherán y la luz verde de Estados Unidos para volver a la mesa de negociación no han sido suficientes para disuadir a la república islámica, que sigue adelante con su plan de restringir las inspecciones de los expertos de la AIEA. La reunión celebrada este domingo acabó con un pacto de mínimos por el que el organismo de control nuclear de la ONU podrá continuar con las actividades de verificación y monitoreo «necesarias», si bien habrá menos acceso y no más inspecciones rápidas, dijo su jefe, Rafael Grossi, al término del encuentro. «Lo que acordamos es algo que es viable, es útil para cerrar esta brecha que estamos teniendo, salva la situación ahora», admitió Grossi. Se trata de una «solución temporal» de tres meses para mantener una vigilancia «satisfactoria» que busca controlar el alcance del programa nuclear iraní, aunque las inspecciones se limitarán a partir del martes, como anunció la república islámica. «El acceso se reducirá, no nos engañemos, pero seremos capaces de mantener el nivel necesario de vigilancia y verificación», dijo Grossi a su regreso de Teherán. «Esto no es un ultimátum. Como cualquier otra democracia debemos aplicar una ley aprobada por el Parlamento. Pero no es un movimiento para abandonar el acuerdo», declaró el ministro de Exteriores, Javad Zarif. El jefe de la diplomacia iraní insistió una vez más en que «en cuanto ellos cumplan el acuerdo, nosotros volveremos también a cumplirlo en su totalidad», en referencia a la exigencia de Teherán de que Estados Unidos levante las sanciones impuestas de forma unilateral por Donald Trump en 2018. Unos castigos que han costado a la economía del país en torno a un billón de dólares, según Zarif, quien espera «algún tipo de compensación al respecto». La ley, que entrará en vigor mañana, se aprobó en el Parlamento tras el asesinato en noviembre del científico Mohsen Fakhrizadeh. Los diputados acordaron entonces limitar la cooperación con los inspectores internacionales hasta que Washington levantara las sanciones, pero de momento no hay movimientos en la Casa Blanca en esta dirección. «En mi opinión, las inspecciones serán reducidas en un 20 a 30% tras la aplicación de la norma», adelantó el viceministro de Exteriores, Abas Araghchi. Motivos de preocupación El director de la AIEA, Rafael Grossi, viajó a Irán para «encontrar una solución mutuamente aceptable». El embajador de Teherán ante esta agencia de la ONU, Kazem Gharibabadi, declaró que «hemos mantenido discusiones fructíferas basadas en el respeto mutuo», pero no aportó más detalles. Además de las restricciones a los inspectores, la república islámica ha vuelto a producir uranio metal, necesario para producir combustible atómico, pero que también puede emplearse para hacer el núcleo de una cabeza nuclear. Al mismo tiempo, ha comenzado a enriquecer uranio a una pureza del 20%, muy lejos de 3,67% permitido, y ha puesto en marcha centrifugadores de última generación. Estos son los pasos que califican de «reversibles» en cuanto Joe Biden levante los castigos. Los iraníes se alejan paso a paso del acuerdo firmado en 2015, un pacto que Trump abandonó y que ahora Biden asegura que quiere volver a recuperar. «Estados Unidos aceptaría una invitación del Alto Representante de la Unión Europea para asistir a una reunión del P5+1 (grupo formado por EE.UU., Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China) e Irán para discutir una vía diplomática para avanzar en el programa nuclear iraní», anunció el departamento de Estado la semana pasada en un gesto que rompía con lo cuatro años de frentismo del anterior inquilino de la Casa Blanca. «Necesitamos acciones, no promesas. Queremos ver un cambio de actitud para que no se vuelvan a repetir las arbitrariedades que comenzaron con Trump», respondió Zarif ante esta posibilidad de volver al diálogo. En ese contexto, el régimen de Teherán estudia la nueva ventana que se abre con EE.UU., pero adelantaron que solo tomarán una decisión «tras consultar con amigos y aliados como China y Rusia», apuntó Araghchi.
22-02-2021 | Fuente: abc.es
Lukashenko visita hoy a Putin para pedirle más ayuda
El presidente bielorruso, Alexánder Lukashenko, que tuvo que hacer frente a una revuelta que duró más de seis meses por manipular los resultados de las elecciones presidenciales del 9 de agosto de 2020 y que, por reprimirla, está siendo objeto de duras sanciones de parte de la UE y EE.UU., tiene a Rusia como único aliado en el Viejo Continente. Hoy será recibido en la ciudad balneario de Sochi, a orillas del mar Negro, por su homólogo ruso, Vladímir Putin, para hablar una vez más de las ayudas que le permitan mejorar la economía bielorrusa y tratar de disminuir así el descontento social. Los dos dirigentes se reunieron de forma bilateral por última vez, en Sochi precisamente, en febrero del año pasado para tratar de resolver los numerosos asuntos pendientes en las relaciones entre sus respectivos países, sobre todo lo relativo al tránsito del gas y el precio del petróleo. No lo consiguieron. En el Gobierno ruso se levantaron voces exigiendo que se deje de subsidiar la economía bielorrusa. Durante la campaña de las presidenciales, en las que todo indica que la ganadora fue Svetlana Tijanóvskaya, exiliada actualmente en Lituania, aunque el fraude cometido dio como ganador a Lukashenko, éste tuvo palabras muy gruesas contra Moscú y las relaciones estuvieron en la cuerda floja. Hasta que estalló la revuelta en las calles de Minsk y otras ciudades bielorrusas y Lukashenko tuvo que echarse una vez más en los brazos de Putin. En las conversaciones de hoy en Sochi, según el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, se hablará de energía, defensa, contra no se sabe bien qué amenazas, asociación estratégica y situación internacional. El politólogo bielorruso, Dmitri Bolkúnets, sostiene que Lukashenko pedirá más créditos a Rusia. Tijanóvskaya reconoció esta semana que en la oposición «parece que hemos perdido por ahora». En una entrevista al periódico suizo ?Le Temps? dijo que la gente no está ya en las calles. «Lukashenko tiene las armas y el poder (..) nuestra estrategia es organizarnos mejor, hacer una presión constante sobre el régimen hasta que la gente esté preparada para tomar de nuevo las calles, quizás en primavera», afirmó.
20-02-2021 | Fuente: as.com
Osaka: "Recibir la energía del público es un punto clave"
La japonesa logró su cuarto Grand Slam tras superar a Brady en dos mangas. La Rod Laver tuvo público, al igual que durante gran parte del torneo.
20-02-2021 | Fuente: abc.es
Irán ve insuficiente la propuesta de EE.UU. de volver a negociar y exige el fin de las sanciones
Después de aplicar durante cuatro años una estrategia de «presión máxima» y a punto de cumplirse el ultimátum iraní de restringir las operaciones de los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Estados Unidos vuelve a apelar a la diplomacia para intentar recuperar el acuerdo nuclear firmado en 2015. Washington quiere «volver a la diplomacia» y retomar la negociación, pero Irán exige actos y el primero de ellos es el levantamiento de todas las sanciones impuestas de manera unilateral por Donald Trump en 2018. «Los gestos son positivos, pero recordamos que fue Trump quien abandonó el acuerdo», apuntó en su cuenta de Twitter el portavoz de Exteriores, Saeed Khatibzadeh, en respuesta al anuncio de su homónimo estadounidense, Ned Price, sobre la intención de Estados Unidos de aceptar la invitación de los firmantes europeos del pacto de organizar una reunión con Irán. Además de volver a la mesa negociadora, Joe Biden ha adoptado dos medidas que rompen con el legado frentista de Trump, pero que los iraníes consideran insuficientes. El departamento de Estado alivió las restricciones de desplazamiento en Nueva York de los diplomáticos iraníes ante la ONU y Biden anunció que no seguirá adelante con la proclamación de sanciones internacionales contra Irán. Pero, de momento, el presidente se mantiene firme en que no levantará las sanciones hasta que los iraníes vuelvan a respetar los puntos del acuerdo. Tras cuatro años de silencio y pasividad ante la decisión de Trump de romper el acuerdo que garantizaba que los iraníes limitaban su programa atómico y se sometían a las inspecciones de la AIEA, los ministros de Exteriores de Francia, Alemania, Reino Unido mantuvieron el jueves una reunión virtual con el secretario de Estado, Antony Blinken, para tratar de «abordar la mejor forma de avanzar respecto al programa nuclear». El resultado de esta minicumbre fue tratar de organizar un nuevo encuentro entre todos los firmantes del acuerdo: Irán, Estados Unidos, Alemania, China, Francia, Reino Unido y Rusia, algo que no sucede desde que Trump retirara a su país de la mesa y volviera a imponer sanciones. Restricciones a los inspectores La «presión máxima» de Trump provocó la respuesta de Irán que, como medida de represalia, ha ido dando pasos que le alejan del documento acordado. La república islámica vuelve a producir uranio metal, necesario para producir combustible atómico, pero que también puede emplearse hacer el núcleo de una cabeza nuclear, ha comenzado a enriquecer uranio a una pureza del 20 por ciento, muy lejos de 3,67 por ciento permitido, y ha puesto en marcha centrifugadores de última generación. El próximo paso se producirá a partir de lunes cuando, en virtud de una ley aprobada por el Parlamento iraní tras el asesinato del científico Mohsen Fakhrizadeh, el gobierno restringirá el acceso de los inspectores de la AIEA a algunas instalaciones si Estados Unidos no levanta sus sanciones. Tras la cumbre de París, franceses, alemanes, británicos y estadounidenses pidieron a Teherán que reflexionara sobre «la peligrosa naturaleza de una decisión de limitar el acceso a la AIEA» y le pidieron «que considere las consecuencias de una acción así de grave, particularmente en este momento de nueva oportunidad diplomática». El director general de este organismo internacional, Rafael Grossi, tiene previsto viajar hoy a Teherán para «encontrar una solución mutuamente aceptable» y alertó del «grave impacto» que pueden acarrear estas restricciones. El ministro de Exteriores iraní, Javad Zarif, uno de los grandes defensores de este pacto en su país, recordó que «nuestras medidas son una respuesta a las violaciones estadounidenses y europeas» e insistió en que «responderemos a los actos con actos». El presidente Hasán Rohani matizó que «lo que va a pasar es que Irán dejará de aplicar el protocolo adicional, pero ningún inspector va a ser expulsado». Los iraníes subrayan que sus medidas son reversibles y que volverán a respetar el acuerdo en cuento Biden levante los castigos.
19-02-2021 | Fuente: abc.es
Biden acepta recuperar las negociaciones nucleares con Irán
El Gobierno de Joe Biden ha devuelto a EE.UU. a la mesa de negociación con Irán. Su secretario de Estado, Antony Blinken, participó en una reunión telemática con sus homólogos de Reino Unido, Francia y Alemania en la que aseguró que la Administración Biden aceptaría una invitación de la Unión Europea para tratar la recuperación del acuerdo nuclear alcanzado con el régimen iraní en 2015 y que naufragó durante la presidencia de Donald Trump. El español Enrique Mora, secretario general adjunto para asuntos políticos del Servicio Europeo de Acción Exterior, aseguró en su cuenta de Twitter que el acuerdo nuclear de 2015 entre el P5+1 (EE.UU., Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania) e Irán está «en un momento crítico», que se están produciendo «conversaciones intensas entre todos los participantes y EE.UU.» y que estaba «listo» para invitarles a una «reunión informal para discutir los próximos pasos».<blockquote class="twitter-tweet" data-width="550"><p lang="en" dir="ltr">The <a href="https://twitter.com/hashtag/JCPOA?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#JCPOA</a> at a critical moment. Intense talks with all participants and the US. I am ready to invite them to an informal meeting to discuss the way forward.</p>&mdash; Enrique Mora (@enriquemora_) <a href="https://twitter.com/enriquemora_/status/1362476992826851330?ref_src=twsrc%5Etfw">February 18, 2021</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Desde Washington, el principal portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, aseguró que la Administración Biden veía con buenos ojos la propuesta. «EE.UU. aceptará la invitación del Alto Representante de la Unión Europea (el también español Josep Borrell) para participar en una reunión con el P5+1 e Irán para discutir una vía diplomática en adelante respecto al programa nuclear de Irán». El acuerdo original, firmado en la recta final de la presidencia de Barack Obama -con Biden de vicepresidente-, establecía que Irán se desharía del 97% de su combustible nuclear, limitaría su capacidad de producción de manera que tardaría al menos un año en fabricar un arma nuclear y se sometería a la inspección periódica de agentes internacionales. A cambio, las potencias extranjeras -EE.UU. incluido- levantarían el régimen de sanciones contra la economía del país islámico. En su ascenso al poder, Trump lo calificó como el «peor acuerdo de la historia» y, nada más llegar a la Casa Blanca, denunció que Teherán lo incumplía y recuperó las sanciones económicas. No está claro si Irán mostrará la misma disposición para sumarse a la mesa de negociación. Como la pescadilla que se muerde la cola, Washington y Teherán se acusan de forma mutua de incumplir el acuerdo primero y ese será el primer obstáculo que dejar atrás para recuperar las negociaciones. Durante la campaña, Biden aseguró que que su Administración retiraría las sanciones si Irán cumplía con el acuerdo como hizo hasta 2019. Pero Teherán considera que EE.UU. incumplió el acuerdo antes y que deberá levantar las sanciones para que ellos también cumplan. En un mensaje en Twitter, el ministro de Exteriores de Irán, Mohammad Javd Zarif, aseguró que dependía de que estadounidenses y europeos «acaben con el legado de terrorismo económico de Trump contra Irán». Tras la reunión de Blinken con sus homólogos europeos, el grupo emitió un comunicado en el que defendía que la nueva «oportunidad» que se abre para reflotar el acuerdo y afirmaban su «objetivo compartido» de que Irán «regrese al cumplimiento total de sus compromisos» para que EE.UU. haga lo mismo. Otro de los participantes en el acuerdo, Rusia, exigió a EE.UU. e Irán que acerquen posturas para recuperar el acuerdo. «Las disputas infantiles sobre quién debe dar el primer paso son totalmente contraproducentes», aseguró Mikhail Ulyanov, embajador de Rusia en las organizaciones internacionales en Viena, incluida la Agencia Internacional de Energía Atómica, que supervisa el acuerdo. «El proceso debe ser sincronizado cuidadosamente». Un momento decisivo para la reanudación de conversaciones será este mismo fin de semana: el domingo 21 de febrero se cumple el plazo establecido por Irán por el que no permitirá la entrada de inspectores internacionales y aumentará la producción de uranio enriquecido si EE.UU. no levanta sanciones y vuelve al acuerdo. Dos altos cargos del Departamento de Estado de EE.UU. que comparecieron ante los periodistas aseguraron que, junto a sus socios europeos, exigían a Irán que no cumpla con esa amenaza para volver a las negociaciones. Como gesto de buena voluntad, Washington reabrirá la entrada a diplomáticos iraníes para que puedan acudir a la sede de Naciones Unidas en Nueva York y ha retirado la exigencia a la comunidad internacional de que cumpla con el régimen de sanciones a Teherán. «Todo esto no es en sí mismo un avance», defendió uno de los altos cargos diplomáticos de EE.UU. «Hasta que no nos sentemos a negocia, no ocurrirá nada». La reapertura de la via diplomática con Irán no ha sido bien recibida, como era de esperar, por los republicanos en EE.UU. «Es preocupante que la Administración Biden ya esté haciendo concesiones en un aparente intento de recuperar el desastroso acuerdo con Irán», criticó el diputado Michael McCaul, el republicano de mayor rango en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes. «Necesitamos asegurar un acuerdo mejor que mantenga la seguridad de los estadounidenses frente al amplio rango de amenazas malignas de Irán».
18-02-2021 | Fuente: elpais.com
Acciona sacará a Bolsa este año un mínimo del 25% de su filial de energía
El desafío del grupo es doblar la potencia instalada, de 10.500 MW, en 2025
17-02-2021 | Fuente: abc.es
Draghi llama a la unidad de Italia para «una reconstrucción como tras la Segunda Guerra Mundial»
«El primer deber es combatir la pandemia y ocuparnos de los que pierden su empleo». Así comenzó el discurso que el primer ministro, Mario Draghi , pronunció en el Senado para pedir la confianza, que tiene garantizada por amplísima mayoría. En una intervención que duró 53 minutos e interrumpido 21 veces con aplausos, Draghi consideró que la lucha contra el Covid, que ha causado ya 94.171 muertos en Italia y un total de 2.739.591 infectados, es la prioridad de su gobierno: «El principal deber al que todos estamos llamados, yo mismo como primer ministro, es luchar contra la pandemia con todos los medios y salvaguardar las vidas de nuestros conciudadanos. Una trinchera donde peleamos todos juntos. El virus es el enemigo de todos». Draghi, que ha formado prácticamente un gobierno de unidad nacional, con la excepción del partido ultraderechista Hermanos de Italia que prefirió permanecer en la oposición, ha hecho un llamamiento a la unidad, evocando el espíritu de reconstrucción que existió en Italia tras la Segunda Guerra Mundial: «Tenemos, como les sucedió a los gobiernos de la posguerra, la posibilidad, o más bien la responsabilidad, de iniciar una nueva reconstrucción. Italia se recuperó del desastre de la Segunda Guerra Mundial con orgullo y determinación y sentó las bases de un milagro económico gracias a las inversiones y el trabajo. En la confianza mutua, en la hermandad nacional, en la búsqueda de una redención cívica y moral. En aquella colaboraron fuerzas políticas ideológicamente distantes si no opuestas. Estoy seguro de que también en esta nueva reconstrucción todos darán su contribución, aun con distintos roles e identidades». En el combate contra la pandemia consideró fundamental obtener rápidamente vacunas y actuar con «decisión y rapidez» con una campaña de vacunación en todas las estructuras: «Necesitamos movilizar todas las energías con las que podamos contar, utilizando la protección civil, las fuerzas armadas, los muchos voluntarios. No debemos limitar las vacunas en lugares específicos, a menudo aún no preparados: tenemos el deber de hacerlas posibles en todas las instalaciones públicas y privadas disponibles». Impronta europeísta En su discurso programático, Draghi puso énfasis en la fuerte impronta europea y atlántica de su gobierno. « Apoyar a este gobierno significa compartir la irreversibilidad de la elección del euro , significa compartir la perspectiva de una Unión Europea cada vez más integrada que llegará a un presupuesto público común capaz de apoyar a los países en tiempos de recesión. Los Estados nación siguen siendo la referencia de nuestros ciudadanos, pero en las áreas definidas por su debilidad ceden la soberanía nacional para adquirir soberanía compartida. No hay soberanía en la soledad». Al destacar la «irreversibilidad» de la moneda única, Draghi dirigió indirectamente una crítica al líder de la Liga, Matteo Salvini, quien ayer declaró que «el euro no es irreversible, solo la muerte lo es». En el capítulo de relaciones internacionales, destacó la necesidad para Italia de «estructurar y fortalecer la relación estratégica es imprescindible con Francia y Alemania. Pero también será necesario consolidar la colaboración con Estados con los que compartimos una sensibilidad mediterránea específica y la puesta en común de problemas como los medioambientales y migratorios: España, Grecia, Malta y Chipre». Fondo de recuperación La emergencia sanitaria y la crisis socioeconómica centraron su discurso, pero advirtió que la confianza en las instituciones es fundamental: «El crecimiento de la economía de un país no surge solo de factores económicos. Depende de las instituciones, de la confianza de los ciudadanos en ellas, de compartir valores y esperanzas. Los mismos factores determinan el progreso de un país». En su programa económico, la tarea fundamental es ejecutar un buen plan para el Fondo de Recuperación europeo, que ha destinado a Italia 209.000 millones de euros: «La estrategia para los proyectos de Plan de Recuperación de la UE solo puede ser transversal y sinérgica, con la capacidad de impactar en múltiples sectores simultáneamente, de manera coordinada . Tendremos que aprender a prevenir más que a reparar, no solo desplegando todas las tecnologías a nuestra disposición sino también invirtiendo en la conciencia de las nuevas generaciones de que «toda acción tiene una consecuencia». Las inversiones deben estar destinadas a estas misiones del programa: innovación, digitalización, competitividad y cultura; la transición ecológica; infraestructura para la movilidad sostenible; formación e investigación; equidad social, de género, generacional y territorial; salud y la cadena de producción relacionada con ella». Draghi se comprometió a «informar constantemente al Parlamento del Plan de Recuperación, tanto sobre el sistema general como sobre las políticas sectoriales». Reformas En cuanto a las reformas urgentes que acompañarán el Plan de Recuperación, Mario Draghi citó la reforma de la administración pública, la de la justicia para aumentar la eficiencia y la fiscalidad: «Conviene estudiar una profunda revisión del IRPF con el doble objetivo de simplificar y racionalizar la estructura del impuesto, reducir gradualmente la carga tributaria y preservar la progresividad». Italia tiene una larga tradición en retrasos, burocracia y deficiencias a la hora de utilizar los fondos destinados a infraestructuras. Por eso, Mario Draghi explica el camino a seguir: «En materia de infraestructuras, es necesario invertir en la preparación técnica, jurídica y económica de los funcionarios públicos para que las administraciones puedan planificar, diseñar y acelerar las inversiones con certeza de tiempos, costos y en total compatibilidad con la sostenibilidad y el crecimiento». Ayudas Mario Draghi prometió continuar con la ayuda a los jóvenes, a trabajadores, a los autónomos y a las empresas , pero advirtió que algunas tendrán que cambiar radicalmente: «El gobierno tendrá que proteger a los trabajadores, a todos los trabajadores, pero sería un error proteger a todas las actividades económicas por igual. Algunas tendrán que cambiar, incluso radicalmente. Y la elección de qué actividades proteger y cuáles acompañar en el cambio es la difícil tarea que tendrá que afrontar la política económica en los próximos meses». Brecha salarial entre mujeres y hombres Para el nuevo primer ministro, el objetivo de su gobierno es reequilibrar la brecha salarial que existe entre hombres y mujeres: «Italia tiene hoy una de las peores diferencias salariales entre géneros en Europa, así como una escasez crónica de mujeres en puestos de alta dirección. La verdadera igualdad de género no significa un respeto farisaico por las cuotas de mujeres exigidas por la ley: requiere que se garanticen las mismas condiciones competitivas entre géneros. Pretendemos trabajar en este sentido, apuntando a un reequilibrio de la brecha salarial y un sistema de bienestar que permita a las mujeres dedicar a su carrera la misma energía que sus compañeros varones, superando la elección entre familia o trabajo». Ambiente Mario Draghi, preocupado por mostrarse como un primer ministro con sensibilidad para todos los problemas del país, y no solo como un gran experto en finanzas, dijo que «queremos dejar un buen planeta, no solo una buena moneda». Proteger el futuro del medio ambiente, conciliarlo con el progreso y el bienestar social, según el premier requiere un nuevo enfoque: «digitalización, agricultura, salud, energía, aeroespacial, computación en la nube, escuelas y educación, protección de territorios, biodiversidad, el calentamiento global y el efecto invernadero, son caras diferentes de un desafío multifacético que tiene en el centro el ecosistema en el que se desarrollarán todas las acciones humanas». Unidad como deber El nuevo primer ministro concluyó su discurso haciendo un llamamiento a la «unidad como un deber, no como una opción»: «Este es el tercer gobierno en la legislatura. No hay nada que sugiera que pueda hacerlo bien sin el apoyo convencido de este Parlamento. Es un apoyo que no descansa en la alquimia política sino en el espíritu de sacrificio con el que mujeres y hombres han afrontado el último año, en su vibrante deseo de renacer, de volver más fuertes y del entusiasmo de los jóvenes que quieren un país capaz de lograr sus sueños. Hoy la unidad no es una opción, la unidad es un deber. Pero es un deber guiado por lo que estoy seguro que nos une a todos: el amor a Italia». Reacciones Las reacciones al discurso de Draghi han sido entusiastas, en general, en los líderes de los partidos que apoyan a la mayoría. El nuevo primer ministro ha dicho más cosas concretas sobre su programa de gobierno que su antecesor en el cargo, Giuseppe Conte, en dos años y medio. La sensación que ha dejado el discurso de Draghi es que no es un gran orador. Se ha equivocado incluso en una cifra, al señalar que en terapia intensiva había dos millones de pacientes. Fue corregido por el ministro de Desarrollo Económico, Giancarlo Giorgetti, sentado a su lado, que le indicó que solo eran dos mil. Draghi demostró así que comete errores, como todos los humanos.
1
...