Infortelecom

Noticias de emigrantes

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Hernández, ganador de las presidenciales de Honduras entre acusaciones de fraude
El conservador Juan Orlando Hernández resultó el ganador de las elecciones generales del pasado domingo 26 de noviembre en Honduras. Tras finalizar un exhaustivo recuento que ha durado más de una semana, Hernández, líder del Partido Nacional y presidente del país desde 2014, se convierte así en el primer mandatario que gobierna durante dos legislaturas seguidas en la historia reciente de Honduras. A pesar de que la Constitución prohíbe la reelección, la Corte Suprema permitió en 2015 que el presidente pudiera volver a presentarse a unos comicios que ha ganado por segunda vez. Con el apoyo del 42,98% de los votos, Hernández obtuvo una escueta pero suficiente diferencia (algo más de 50.000 votos) sobre Salvador Nasralla, el líder de la Alianza de Oposición Contra la Dictadura, un movimiento de izquierda que cosechó el 41,39% de las papeleteas con el 99,98% de las actas procesadas. En el tenso recuento, en el que se han revisado los resultados de varias mesas para verificarlos, han participado observadores internacionales de países de la Unión Europea y de la Organización de Estados Americanos (OEA), organismos que por ahora no han denunciado negligencias por parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Nasralla dice tener evidencias No obstante, la oposición de izquierda de Nasralla ha calificado todo el recuento de votos como un fraude orquestado por el TSE, institución a la que acusa de actuar en favor de Hernández. El opositor asegura tener evidencias de que se han cometido trampas para ayudar la candidatura del actual presidente hondureño, aunque todavía no ha mostrado pruebas que evidencien sus denuncias. Es importante destacar que para Nasralla, un popular presentador de televisión en el país centroamericano, todo el proceso electoral ha sido un fraude desde que los tribunales permitieran que Hernández fuese de nuevo candidato a gobernar Honduras cuatro años más, un hecho insólito en la nación. Protestas violentas Las sospechas de la Alianza de Oposición sobre el recuento son tan fuertes, que el propio Nasralla rechaza los resultados oficiales y, por ello, se autodefine en su cuenta de Twitter como el presidente electo para el periodo 2018-2022. Además, convocó el domingo pasado una marcha para recorrer las principales calles de Tegucigalpa a la que acudieron miles de sus seguidores para mostrar el supuesto fraude electoral, a pesar de que el Gobierno ha establecido un toque de queda desde las 6 de la mañana hasta las 6 de la tarde para evitar manifestaciones violentas como las que ocurrieron hace una semana. Con su segunda victoria electoral, Hernández planea dar continuidad a sus políticas que empezó a instaurar en 2014 que están centradas en poner freno a los dos mayores males que sufre el país: la elevada tasa de violencia -mediante una agresiva política de seguridad pública destinada acabar con las bandas de crimen organizado- y mejorar las malas cifras de empleo, ya que son estos dos factores los que han convertido a Honduras en uno de los mayores emisores de emigrantes a Estados Unidos en Centroamérica en los últimos años.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un exilio masivo se une contra Nicolás Maduro
Nada más desembarcar en Barajas el pasado 4 de noviembre, el venezolano César Márquez pidió asilo. De 51 años, este miembro de Resistencia Altamira llevaba tiempo en el punto de mira de la Inteligencia bolivariana (el Sebin) por colaborar con las protestas contra Nicolás Maduro. Neomar Lander, un integrante de su grupo de 17 años, había muerto en junio, según sus allegados por el impacto de una bomba lacrimógena. Luego empezaron a detener a personas de su entorno y el 19 de octubre el Sebin le dio una semana para irse al extranjero, bajo amenaza de ir contra su hija de 18 años. Ahora, en un centro para refugiados de Alcobendas, denuncia la «terrible» situación del país y asegura: «Yo no me fui, yo quiero vivir en Venezuela. A mí me botaron». César Márquez - Alberto Fanego Márquez es uno de los más de dos millones de venezolanos que, según se calcula, pasarán la Navidad lejos de su tierra, buena parte de ellos a causa de la persecución política y la crisis humanitaria que se vive bajo el régimen bolivariano. El éxodo se ha acelerado ante la deriva dictatorial y el agravamiento de las penurias. En los seis primeros meses de 2017 se incrementó en 10.478 personas el número de venezolanos residentes en España hasta situarse en 73.747, la mayor subida de extranjeros según el Instituto Nacional de Estadística. Además, en ese periodo han llegado desde Venezuela 5.506 ciudadanos españoles. Solo EE.UU. supera a España como destino del exilio. Otros países a los que se dirigen son Colombia, Brasil, Italia o Portugal. Ante las trabas para ejercer la oposición en el interior del país, los exiliados han adquirido peso en la lucha por retomar la democracia a Venezuela. Y se empiezan a organizar. El alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, en Madrid - Matías Nieto Una de las figuras emblemáticas en el exterior es la del alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, que llegó a Madrid el pasado 18 de noviembre tras escapar del arresto domiciliario al que estaba confinado. En su opinión, el papel de los exiliados será «organizar una diáspora que se entrelace con los venezolanos que están luchando en el territorio nacional». Aboga por un «liderazgo colectivo», en el que se compartan las responsabilidades, declara a ABC. «Aquí no puede haber falsos mesías, ni protagonismos exagerados, lo que cuenta es tener una hoja de ruta y unirnos en el exilio», asegura el alcalde caraqueño. También aspira a recuperar las cantidades «alarmantes» que, afirma, los chavistas han sacado del país, más de 600.000 millones de dólares. Incluso, apunta, podría recurrirse a «cazafortunas» para «detectar muchas cuentas con dinero de origen venezolano» obtenido de forma irregular y que «podría retornar para reactivar la economía, encarar la deuda y financiar programas sociales», entre otros fines. Lester Toledo - Matías Nieto Otro opositor exiliado es Lester Toledo, perseguido por denunciar la corrupción. En su opinión, la presión interna «no es suficiente» y es necesaria «más que nunca» la comunidad internacional. Coincide con el alcalde de Caracas en que es positiva la pluralidad de voces en el «bloque democrático», como las del propio Ledezma (Alianza Bravo Pueblo), o Carlos Vecchio (Voluntad Popular), radicado en Miami. Según explica, el exilio se está organizado en «subregiones». «Tenemos un equipo en América Latina, otro en EE.UU. y estamos armando uno en Europa», explica. Además, hay representantes en ciudades como Bogotá, Buenos Aires, Bruselas, Estrasburgo o París. «Es tan grande la diáspora que vamos a convertir esta adversidad en oportunidad, para que la voz de los venezolanos llegue a cada rincón del mundo», asegura. Escepticismo ante el diálogo Toledo es «escéptico» ante el diálogo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) con el régimen en Santo Domingo, pero no critica su esfuerzo, porque «lo hacen de buena fe». «Rezamos para que les salga bien, pero en paralelo trabajamos otras opciones», indica. Toledo confía en «poner contra la pared» a los «jerarcas de la dictadura» con las sanciones individuales de EE.UU. y la UE. Para ello ha entregado a Bruselas una lista de 62 funcionarios que considera sancionables por violaciones de derechos humanos. «Solo van a sentirse presionados si sus cuentas e intereses personales, y la restricción para viajar, se va haciendo más fuerte», señala. Leopoldo López Gil, padre del líder opositor Leopoldo López - Alberto Fanego Leopoldo López, padre del fundador de Voluntad Popular del mismo nombre, es otra de las caras del exilio. Permanece en el extranjero porque el periódico a cuyo consejo editorial pertenece, «El Nacional», se hizo eco de una información de ABC que relacionaba al dirigente Diosdado Cabello con el narcotráfico. López padre lleva tres años en España, pero «la gente sale como puede, no todo el mundo puede hacerlo con un pasaje de avión, sino con una mano y otra detrás», asegura. La estampida de venezolanos es «lamentable», comenta, ya que «en los últimos cinco años ha dejado el país el 10% de los venezolanos, la mayoría de clase de media, la estructura fundamental de una sociedad moderna». Miguel Hernique Otero - Óscar del Pozo El director de «El Nacional», Miguel Henrique Otero, también está en España. «Venezuela era un país de inmigrantes y se ha convertido en un país de emigrantes», indica. La libertad de expresión, asegura, «se ha reducido al mínimo». «Somos el único periodico nacional que persiste, pero con muchas dificultades para obtener papel prensa, persecuciones a la junta directiva, ataques físicos a periodistas, amenazas permanentes y campañas de desprestigio», señala. Voluntarios activos Foro Penal, una organización no gubernamental de asistencia a las víctimas de la represión, busca ahora servir de «punto de encuentro» para la diáspora y sumar esfuerzos en defensa de la libertad. «Tenemos que empezar a llamarnos refugiados políticos, no simples inmigrantes», aseguró el director ejecutivo de la entidad, Alfredo Romero, en la constitución del Capítulo España de la entidad hace unos días. En ese acto, decenas de venezolanos se sumaron como voluntarios, proclamando: «No hay que hacer justicia por propia mano, pero está en nuestra mano que se haga justicia». Entre ellos estaba la directora de la Asociación Española Venezolana por la Democracia (Aseved), Vanessa Pineda, que lleva en Madrid desde 2008 y que impulsa la iniciativa «Una medicina para Venezuela». Recoge en su vehículo donaciones de medicamentos y productos como gasas o jeringuillas, que envía a su país para paliar la grave escasez. Vanessa Pineda, impulsora de la campaña «Una medicina para Venezuela» - Óscar del Pozo En coordinación con las organizaciones Codevida y Acción Solidaria, este mes se ha abierto un ambulatorio en el estado Miranda para atender necesidades médicas básicas que la red pública ya no cubre. «Mueren niños desnutridos y personas enfermas por falta de medicamentos», lamenta. Celebridades venezolanas en España como Carlos Baute o Yvonne Reyes, participan en la campaña. La labor humanitaria es uno de los grandes retos de la diáspora. Carlos Moreno, de 37 años, llevaba en España unos meses cuando el 18 de mayo una llamada le heló la sangre. Su hermano Paúl, estudiante de Medicina que asistía a heridos en las protestas como brigadista de Cruz Verde, había muerto arrollado por un todoterreno. «Enloquecí», recuerda. En honor a su hermano y a tantos otros que se entregan por los venezolanos, ha creado con su familia la asociación Dr. Paúl Moreno para dar atención sanitaria, formar médicos y defender los derechos humanos. «Esta diáspora es la que puede sostener a millones de familias en Venezuela ?afirma?. Si no, sería imposible».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Italia niega la nacionalidad a los hijos de inmigrantes
Se cierra la legislatura en Italia dando el portazo a una de las leyes más polémicas que se han debatido en los últimos años: el «ius soli», la ley que podía haber concedido la nacionalidad italiana a los hijos de inmigrantes nacidos en este país. En el Senado ni siquiera hubo el número legal de senadores para votar la ley, porque los parlamentarios piensan ya solamente en la campaña electoral. El presidente de la República, Sergio Matarella, disolverá las cámaras el próximo jueves o el viernes y el 4 de marzo serán las elecciones generales. Solamente 116 senadores, de un total de 320 con que cuenta esta cámara, hicieron el esfuerzo de presentarse para votar una ley que comenzó a plantearse hace 16 años, y cuya aprobación ha implorado buena parte de la sociedad civil y el mundo católico, comenzando por el Papa Francisco. En realidad, el apoyo al «ius soli» ha ido perdiendo cada día más fuerza, sobre todo en el centro derecha, porque, según indican las encuestas, el sentimiento de los italianos hacia la inmigración ha cambiado radicalmente. Hace seis años, el 71% de los ciudadanos era partidario de conceder la nacionalidad a los hijos de inmigrantes nacidos en Italia. Ese porcentaje se ha dado la vuelta. Hoy la mayoría es contraria a esa ley, porque la inmigración suscita temor. Una encuesta de «La Stampa-Financial Times» publicada el pasado 18 de diciembre indicaba un fuerte crecimiento a los que quieren cerrar las puertas a la inmigración: El 60% de los italianos rechaza la idea de un país multiétnico. Si se aprobara la nueva ley de «ius soli», los potenciales nuevos ciudadanos italianos serían 600.000, hijos de inmigrantes nacidos en Italia desde 1998 hasta hoy, y cuyos padres residen en este país desde hace al menos cinco años. A estos hay que añadir otros 178.000 por el «ius cultural», otorgado a inmigrantes nacidos en el extranjero, llegados a Italia antes de los 12 años, que hayan completado cinco años de escuela en este país. El proyecto de ley, que no ha sido aprobado, prescinde del contexto cultural familiar o de grupo en que ha crecido el futuro ciudadano italiano. Solamente se exigía que uno de los padres tenga un permiso regular de residencia, una renta mínima y que sepa hablar italiano. Obviamente, las preocupaciones de los italianos se centran en una categoría especial de inmigrantes: los de cultura islámica. El Papa, hijo de emigrantes, entró directamente en el debate político italiano, al exigir, en su mensaje para la Jornada Mundial del emigrante y del refugiado en agosto pasado, que en el momento del nacimiento fuera «reconocida y certificada» la nacionalidad a todos los niños para que puedan ser tutelados. Un rotundo apoyo del Pontífice a la ley, que ha tenido su mayor oposición en el centro derecha, en particular la Liga Norte, cuyo líder, Matteo Salvini, responde al Papa: «Si quiere ius soli, lo aplique en el Vaticano». En una Italia con clara caída demográfica y una sociedad que envejece, a buen seguro que en la próxima legislatura se volverá a plantear el debate sobre el «ius soli», una ley que muchos, sobre todo en el centro izquierda y el mundo católico, consideran que es una batalla por la solidaridad.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump tilda de «agujeros de mierda» a El Salvador y Haití
El presidente estadounidense, Donald Trump, tildó de «agujeros de mierda» a El Salvador, Haití y varios países africanos, y sugirió que preferiría recibir en Estados Unidos más inmigrantes de Noruega en lugar de los de esas naciones, según informa el diario «The Washington Post». «¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viniendo aquí?», dijo Trump durante una reunión con legisladores en la Casa Blanca, de acuerdo con el diario, que cita a dos fuentes familiarizadas con el encuentro. Trump reaccionó así cuando dos senadores le plantearon un proyecto de ley migratorio que otorgaría visados a algunos de los ciudadanos de países que han sido retirados recientemente del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), como El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán. El gobernante sugirió entonces que Estados Unidos debería traer a más inmigrantes de países como Noruega, con cuya primera ministra se reunió este miércoles, de acuerdo con el Post. Los comentarios de Trump sorprendieron a los legisladores presentes en la cita, según el diario, que no aclara si el presidente se refería también a Nicaragua con su exabrupto. El proyecto de seis senadores bipartidistas eliminaría la llamada «lotería de visados» que cada año asigna 50.000 visas a ciudadanos de países con una baja tasa de emigrantes a Estados Unidos, un mecanismo que beneficia mayoritariamente a países de África. Según dijo a Efe una fuente del Senado, que pidió el anonimato, la mitad de esos visados beneficiaría a los que hasta ahora estaban protegidos por el TPS, y la otra mitad estaría reservada a inmigrantes que demostraran cualidades profesionales que merecieran su entrada en Estados Unidos, el famoso «mérito» que defiende Trump. El acuerdo también abriría un camino a la ciudadanía para más de un millón de jóvenes indocumentados que llegaron de niños al país, conocidos como «soñadores», y concedería más de 1.000 millones de dólares para proyectar y construir una barrera física en la frontera con México.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump tilda de «agujeros de mierda» a El Salvador, Haití y varios países africanos
El presidente estadounidense, Donald Trump, tildó de «agujeros de mierda» a El Salvador, Haití y varios países africanos, y sugirió que preferiría recibir en Estados Unidos más inmigrantes de Noruega en lugar de los de esas naciones, según informa el diario «The Washington Post». «¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viniendo aquí?», dijo Trump durante una reunión con legisladores en la Casa Blanca, de acuerdo con el diario, que cita a dos fuentes familiarizadas con el encuentro. Trump reaccionó así cuando dos senadores le plantearon un proyecto de ley migratorio que otorgaría visados a algunos de los ciudadanos de países que han sido retirados recientemente del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), como El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán. El gobernante sugirió entonces que Estados Unidos debería traer a más inmigrantes de países como Noruega, con cuya primera ministra se reunió este miércoles, de acuerdo con el Post. Los comentarios de Trump sorprendieron a los legisladores presentes en la cita, según el diario, que no aclara si el presidente se refería también a Nicaragua con su exabrupto. El proyecto de seis senadores bipartidistas eliminaría la llamada «lotería de visados» que cada año asigna 50.000 visas a ciudadanos de países con una baja tasa de emigrantes a Estados Unidos, un mecanismo que beneficia mayoritariamente a países de África. Según dijo a Efe una fuente del Senado, que pidió el anonimato, la mitad de esos visados beneficiaría a los que hasta ahora estaban protegidos por el TPS, y la otra mitad estaría reservada a inmigrantes que demostraran cualidades profesionales que merecieran su entrada en Estados Unidos, el famoso «mérito» que defiende Trump. El acuerdo también abriría un camino a la ciudadanía para más de un millón de jóvenes indocumentados que llegaron de niños al país, conocidos como «soñadores», y concedería más de 1.000 millones de dólares para proyectar y construir una barrera física en la frontera con México.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
China coloniza el Triángulo Dorado de la droga y la prostitución
Junto a la bandera de Laos, otra con la hoz y el martillo del Partido Comunista da la bienvenida al cruzar desde Tailandia el río Mekong en el Triángulo Dorado, uno de los epicentros de la heroína mundial. Desgastadas, las enseñas ondean sobre un Rolls-Royce gris, un Porsche Panamera marrón y una veintena de todoterrenos blancos y furgonetas negras Toyota que ocupan el aparcamiento del puesto fronterizo. Una flotilla sorprendente para Laos, donde no hay ni una sola autopista y el 23 por ciento de sus casi siete millones de habitantes vive con menos de dos dólares al día. Aunque acabamos de poner el pie en suelo laosiano, en realidad no estamos en Laos, sino en la Zona Económica Especial del Triángulo Dorado. Con 102 kilómetros cuadrados, fue establecida en 2007, cuando el Gobierno de Laos se la cedió por 99 años a un oscuro empresario chino, Zhao Wei, que está levantando un imperio en torno a un casino construido en plena jungla: Kings Romans. Sus cúpulas azules y la gigantesca corona que adorna su tejado sobresalen entre las palmeras, pero ya se han quedado pequeñas bajo el esqueleto de hormigón que crece a sus espaldas y las grúas que levantan más edificios de diez plantas alrededor. Las Vegas asiática Con estatuas greco-romanas, escalinatas de mármol, lámparas de araña y sus paredes decoradas con cuadros renacentistas, el Kings Romans parece inspirarse en los casinos Venetian de Las Vegas y Macao y resume lo que en este remoto rincón de Asia se entiende por «glamour». Pero su centenar de mesas de juego y máquinas tragaperras están casi vacías y hacen sospechar que el negocio no es más que una lavadora para blanquear el dinero de la droga en el Triángulo Dorado. Los escasos clientes del casino Kings Romans hacen sospechar que es un negocio para lavar el dinero de la droga - Pablo M. Díez Así lo cree la Secretaría del Tesoro de EE. UU., que en enero impuso sanciones a la empresa que Zhao Wei dirige junto a su esposa, la también china Guiqin Su, y dos de sus socios, el tailandés Nat Rungtawankhiri y el australiano Abbas Eberahim, al parecer encargado de la seguridad del casino. Además de definir su compañía como una «organización criminal transnacional» y congelar sus posibles activos en EE.UU., la subsecretaria para Terrorismo e Inteligencia Financiera, Sigal Mandelker, los acusó en un comunicado de «estar implicados en actividades ilícitas horribles, incluyendo el narcotráfico, la prostitución infantil, el tráfico de personas y de animales prohibidos». Días después, el enigmático Zhao Wei aparecía en la televisión de Laos negando los cargos. «Como inversor, todas mis actividades y las de mis empleados y firmas en otros países y áreas son legales», clamaba el empresario, según el portal especializado www.casino.org. Sus socios en el Gobierno de Laos, que le amparan y tienen un 20 por ciento de la compañía, salían en su defensa. «La acusación no es cierta porque el lugar está debidamente dirigido y operado. Nuestro Gobierno lo supervisa», señaló a Radio Free Asia un funcionario de la provincia de Bokeo, donde se ubican el casino y la ciudad que está creciendo a su alrededor. Como si fuera una colonia china, aquí se habla en mandarín y se paga en yuanes o, a lo sumo, en bahts tailandeses, pero no en la moneda local de Laos, el kip. A los laosianos no se les permite ni entrar en el casino porque el juego está prohibido en este país y solo se encargan de los peores trabajos. Mientras los sueldos medios del casino están en unos 8.000 bahts (210 euros), los crupieres, en su mayoría birmanos que hablan mandarín, cobran 12.000 bahts (315 euros). Una gran colonia china Venidos de todos los rincones de China, especialmente de las provincias fronterizas del suroeste, miles de emigrantes se han instalado y abierto tiendas y restaurantes en el Triángulo Dorado, donde se está construyendo un puerto en el Mekong y hasta se planea un aeropuerto internacional. Bajo las grúas, una puerta con arcos de madera y tejados puntiagudos da paso a una calle comercial presidida por Confucio y decorada con las mismas estatuas que pueblan las ciudades chinas. En este «Chinatown» se suceden supermercados, tiendas de ropa, locales de alcohol y tabaco, restaurantes, una clínica internacional, un gimnasio, un «sex-shop», peluquerías y salones de masaje «con final feliz» a cuyas puertas las «señoritas» llaman a los transeúntes. «Vinimos aquí hace un año porque nos dijeron que la economía estaba creciendo mucho y este negocio nos da para vivir mejor que en nuestro país», cuenta una mujer del nordeste de China que regenta un establecimiento de ropa. Tanto ella como otros comerciantes consultados aseguran ganar al mes entre 5.000 y 10.000 yuanes (entre 640 y 1.280 euros). Demostrando quién manda, de la seguridad se encarga el «ejército privado» de Zhao Wei, cuyos vigilantes se pasean en potentes jeeps Hammer negros, otro de los vehículos que más abunda en esta ciudad que está surgiendo a orillas del Mekong. Atraídos por el juego, que en China solo está permitido en Macao, acuden turistas desde las provincias fronterizas o que están de viaje por el norte de Tailandia. El casino Kings Romans y el hotel propiedad de Zhao Wei, se están expandiendo a orillas del Mekong - Pablo M. Díez Fuera de control Como si fuera un pueblo sin ley del Lejano Oeste, de noche los bares y restaurantes están abarrotados de chinos borrachos que brindan sin camiseta mientras van tirando al suelo pinchitos y botellas de cerveza y «bai jiu», el fortísimo licor de arroz típico de su país. Ante las noticias que han aparecido en los últimos años en la prensa internacional, que alertaban de que algunos restaurantes servían especies prohibidas como tigres, elefantes, osos asiáticos, rinocerontes y elefantes, en las calles hay carteles recordando que el consumo de dichos animales está prohibido. Aunque la sensación es que aquí se puede conseguir todo lo que uno esté dispuesto a pagar, a los occidentales se les impide la entrada a un gigantesco karaoke, locales donde habitualmente se oculta la prostitución en China. Junto al enorme hotel Golden Kanpok de Zhao Wei, a cuyas puertas hay aparcados un Lamborghini verde y varios Mercedes y Audis, por los callejones de Chinatown han proliferado las pensiones y saunas que esperan un aumento de visitantes chinos en busca de desmadre, juego y sexo. A principios de julio, frente al casino Kings Romans tuvo lugar una extraña fiesta de música electrónica en la que tocaron una veintena de pinchadiscos de renombre venidos de Hong Kong y China continental. Bautizado como el I Festival de Música Electrónica del Triángulo Dorado y organizado con supuestos fines benéficos, a este evento de dos días acudió muy poco público. Aunque la entrada de cada jornada costaba 300 yuanes (38 euros), la mayoría asistía gratis al ser empleados de las compañías del magnate Zhao Wei, a quien todos llaman «Huangdi» («El Rey»). En sus dos zonas VIP, el champán Moët & Chandon corría literalmente como la espuma, ya que los invitados se divertían regándose unos a otros con él en lugar de bebérselo. El casino tiene cinco Rolls-Royce para recibir a los invitados VIP - Pablo M. Díez Un Rolls-Royce gris de la empresa de Zhao Wei lleva hasta el muelle de la frontera con Tailandia al ingeniero Qu Jiang, director general de la empresa eléctrica Power China. «Nos han pedido luz para las 30.000 personas que vivirán aquí», cuenta Jiang. A su lado, el chófer del Rolls-Royce bromeaba socarrón: «Este coche no está mal. Mi jefe tiene cuatro más iguales». Epicentro de la heroína mundial El Triángulo Dorado es la frontera natural que el río Mekong dibuja entre Tailandia, Laos y Myanmar (Birmania). Desde los años 50, esta zona de un millón de kilómetros cuadrados es el epicentro de la heroína mundial junto a las montañas de Afganistán y Pakistán. Cultivado por las guerrillas étnicas que controlan regiones enteras de Birmania, como el Ejército Wa, el opio es distribuido por mafias de Tailandia y China, que se han pasado a la metanfetamina. Aquí se ha asentado el magnate Zhao Wei, que procede del helado nordeste de China y emigró hasta el sur para montar otro casino en la «ciudad del vicio» de Meng La, en la frontera de su país con Laos. Con el apoyo del Gobierno laosiano, se calcula que ha invertido 2.000 millones de euros en el Triángulo Dorado, donde se sospecha que está lavando el dinero del narcotráfico.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Las remesas hacen crecer hasta un 2% la economía de Centroamérica
Cuando se examinan las datos de crecimiento económico de Latinoamérica sorprende siempre que los países centroamericanos, con economías pequeñas y poco sofisticadas, crezcan más que el conjunto de los países sudamericanos, en los que hay naciones con mayor potencial. Así, el Producto Interior Bruto (PIB) de Centroamérica creció un 3,7% en 2017 y podría crecer este año un 3,9%, frente al crecimiento del 0,7% en 2017 y previsión del 1,7% para 2018 en el caso de Sudamérica, de acuerdo con los datos del último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI). La economía de Centroamérica, y también la del Caribe, sigue muy de cerca los ciclos económicos de Estados Unidos, de forma que el crecimiento del gigante estadounidense arrastra también a los países del istmo . Si para algunos países de Sudamérica, China ha pasado a ser el primer socio comercial, desplazando a Estados Unidos, este sigue siendo el socio de referencia para los países centroamericanos. El Acuerdo de Libre Comercio de América Central (CAFTA en sus siglas inglesas) fomenta precisamente el intercambio entre esos pequeños países y la gran potencia norteamericana. Pero además existe un factor determinante que no siempre se tiene a la vista. Las remesas que los emigrantes procedentes de Centroamérica y el Caribe envían a sus países de origen suponen entre el 8% y el 34% del PIB de varias de esas naciones, lo que ata enormemente la evolución de la economía de esa región a la de Estados Unidos, donde residen la mayoría de ellos. En algunos países la mayor parte del crecimiento del PIB puede deberse a un incremento en la cuantía de las remesas. Peso en el PIB La influencia es especialmente notoria en los países del llamado Triángulo Norte centroamericano, los cuales han conocido una fuerte emigración hacia Estados Unidos. Las remesas de los emigrados supusieron en 2017 el 19,5% del PIB en Honduras, el 18,3% en El Salvador y el 11,5% en Guatemala, según consta en un reciente informe de Diálogo Interamericano. Además, las remesas aportaron el 10,2% del PIB de Nicaragua, si bien la emigración de este país está sustancialmente dividida entre Estados Unidos y la vecina Costa Rica. El porcentaje es aún más elevado en el caso de Haití, donde las remesas constituyeron en 2017 el 33,6% de una economía especialmente pobre. Otros países del Caribe con fuerte peso del dinero enviado por los emigrantes son Jamaica (16,7% del PIB) y República Dominicana (7,8%). Sin remesas, apenas crecimiento Desde la crisis financiera mundial de 2008 las remesas que los emigrantes procedentes de países latinoamericanos envían a sus lugares de origen ha ido creciendo cada año. El incremento en 2017 llegó a ser del 9%, la cifra más alta en once años, alcanzado un volumen de remesas récord de 77.000 millones de dólares, como recoge un informe del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA). La mayor cuantía correspondió a las remesas remitidas a México (28.711 millones), debido al mayor número de emigrantes de ese país. Aunque en ese país los envíos tuvieron la relevancia de constituir el 2,7% del PIB, el impacto fue mayor en las economías más pequeñas de los vecinos meridionales de México. En los tres países del Triángulo Norte las remesas fueron las responsables de más de la mitad del crecimiento económico. Si en 2017 el PIB de Honduras creció un 3,8%, 2 de esos puntos fueron debidos a las remesas (el 60% del crecimiento); en Guatemala supusieron también 2 puntos de un aumento del 3,3% del PIB (el 51%), y en El Salvador también añadieron 2 puntos al crecimiento, situándolo en el 2,3% (el 78%). En Nicaragua y en República Dominicana las remesas hicieron que el PIB creciera un 1% (la cuarta parte del crecimiento económico que tuvieron esos países, que fue del 4,5% y del 4,7% respectivamente) Miedo a Trump El miedo a ser expulsados de Estados Unidos por las nuevas políticas migratorias del presidente Donald Trump parece estar detrás del incremento del envío de remesas desde ese país. El anuncio de la Casa Blanca de rescindir el programa del Estatus de Protección Temporal (TPS) que permite la estancia a miles de personas procedentes de algunos países centroamericanos y caribeños podría haber acelerado el envío de dinero. Así lo apunta el informe del CEMLA. «Es razonable esperar», afirma, «que las politicas migratorias instrumentadas por las autoridades estadounidenses, caracterizadas por un incremento en las actividades de identificación y deportación de inmigrantes ilegales y la cancelación del programa de Estatus de Protección Temporal, tengan el efecto de aumentar las remesas originadas en ese país en la medida que dichas políticas resultaran en la repatriación de un número importante de migrantes sujetos aún al TPS y en un adelanto de las remesas enviadas por ellos, asi?como de aquellos que perciben una mayor incertidumbre respecto a la posibilidad de que sean repatriados a sus países de origen». Por su parte, Diálogo Interamericano asegura que una encuesta puso de manifiesto que los inmigrantes con mayor miedo a ser deportados son los que están enviando más dinero (unos 5.287 dólares al año, frente al promedio de 3.900 dólares). Una vez producidas esas deportaciones habría menos remitentes de remesas y se vería afectada su cuantía total, así como la contribución al crecimiento del PIB. España, segundo origen Si los inmigrantes en Estados Unidos generan más del 70% de las remesas que llegan a Latinoamérica, la segunda procedencia es España, con alrededor de un 10% de esos envíos monetarios (6.155 millones de euros en 2016). España es el principal origen de los remesas que llegan a Bolivia y a Paraguay. En 2017 la población latinoamericana creció en España por tercer año consecutivo, después de varios años de disminución. Aunque los salarios en sectores como la construcción y los servicios no mejoraron, el aumento de la población inmigrante y una liegra recuperación del empleo favorecieron el incremento de las remesas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Se rompe la alianza chavista
Malos tiempos para el chavismo, al menos fuera de España. En América, salta en pedazos el ALBA, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, uno de los grandes juguetes multinacionales creados en Iberoamérica por Chávez para la cohesión, manipulación y control del socialismo del Siglo XXI. Ecuador, uno de los países más afectados por la llegada masiva de venezolanos ha anunciado su decisión unilateral de abandonar dicha alianza. Quitó manifiesta así su condena hacia la política de Maduro que considera causante de la situación. «Condenamos la situación inhumana con la que el gobierno de Venezuela ha sometido a sus ciudadanos», ha declarado la presidencia ecuatoriana. En los buenos tiempos, en los que Caracas financiaba generosamente y La Habana controlaba ideológicamente esta alianza, quiso ser federación compacta política, ideológica, policial y militar que garantizara la obediencia y disciplina de todos los países miembros. Pero la brutal realidad del hundimiento total de Venezuela y las grandes oleadas de emigrantes que la catástrofe humanitaria del socialismo ha desencadenado, rompen las lealtades. Todos los vecinos de Venezuela ven como Maduro y su régimen criminal son ya una bomba de relojería para la estabilidad de toda la región. Con cerca de cinco millones de venezolanos en el éxodo desesperado en la actualidad, el cierre de fronteras es virtualmente imposible. Es un espectáculo dantesco. Los países fronterizos con Venezuela son literalmente invadidos por muchedumbres en miseria y desesperación generada por el régimen socialista en el país más rico de Hispanoamérica. Solo la implacable tiranía de la ideología sobre la razón explica cómo el país con las mayores reservas de petróleo del mundo puede haber caído a niveles de miseria peores que los haitianos. Y ha convertido el hambre y la muerte por enfermedades antes desaparecidas en uno de los más terribles dramas del principio de milenio. Los cómplices y otrora vasallos del chavismo en América se alejan así de la obcecación criminal del régimen narcocomunista de Caracas. Sus aliados en España sin embargo, no. Ahí están, triunfantes, dictando al gobierno Sanchez la política económica y su asalto a las instituciones con un proyecto como el que causa aquellos océanos de miseria, dolor y muerte. Allá nosotros.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un Tribunal de Ecuador anula la petición de pasaporte a los venezolanos
Un tribunal de Quito anuló hoy la regulación del gobierno de exigir pasaportes a los emigrantes venezolanos que entran al país y dio un plazo de 45 días al Ministerio de Exteriores para que presente un plan de contingencia si es que quiere seguir aplicando esa medida. Así lo decidió la Unidad Judicial Tercera de la Familia, en una audiencia de solicitud de medidas cautelares por parte de la Defensoría del Pueblo contra la exigencia de exigir el pasaporte a los ciudadanos venezolanos. La Defensoría «aplaude esta decisión que lo que hace es reconocer el derecho de las personas, en este caso el derecho de las personas a emigrar», dijo tras la audiencia el abogado Ernesto Pazmiño. Y agregó que la jueza Edith Naranjo «fundamentó su decisión en el artículo 1 de las Constitución», que establece que «Ecuador es un estado de derecho y justicia». «Por lo tanto, el Estado y todas sus instituciones tienen un limite en sus decisiones, que son el respeto al derechos humanos», puntualizó. La decisión de la Corte se produce a menos de veinticuatro horas de que el vecino Perú aplique una medida similar, siguiendo los pasos de Ecuador que la instauró el pasado sábado. La intención del Gobierno ecuatoriano era tener un mayor control sobre la migración de venezolanos, pero su decisión fue contestada por la Defensoría del Pueblo como una violación de los derechos humanos. «Consideramos que este es un triunfo histórico de la justicia y un triunfo histórico de los derechos humanos», insistió Pazmiño, para quien la jueza, lo que ha hecho, es «sumarse al pedido y al clamor de Ecuador y del mundo de que se dé una respuesta humanitaria al tema de la migración», que es un «problema regional». Naranjo también dio a la Cancillería de Ecuador un plazo de 45 días para que presente un plan de contingencia humanitaria que sirva para hacer frente a los problemas de inmigración, aunque se desconoce por el momento si ambas decisiones están vinculadas. Pazmiño aseguró que no es así y que lo que la jueza solicitó es un «plan humanitario», pero el Gobierno no podrá volver a instaurar la restricción de los pasaportes bajo ninguna circunstancia. Por su parte, el viceministro de Movilidad Humana, Santiago Chávez, se mostró «decepcionado» por el fallo pero dijo «respetar» la decisión del poder judicial. «Nos parece que la jueza ha actuado dentro de sus competencias y tenemos que respetar su decisión. Tendremos que analizarla pero aparte de este respeto a la decisión judicial existe también una decepción por parte de las entidades del Estado que fueron demandadas», afirmó ante los periodistas. Y justificó la decisión de imponer el pasaporte en que, lo que hace la Cancillería, es «todo lo que puede para mantener una migración controlada, segura y responsable para que los ciudadanos venezolanos puedan insertarse en el Ecuador de la manera correcta».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Ortega pedirá a Costa Rica la lista de personas que huyen de la crisis en Nicaragua
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, afirmó ayer que pedirá a Costa Rica la lista de nicaragüenses que han huido hacia el país vecino a causa de la crisis local, y mostró su interés reclamar a quienes considera que cometieron crímenes antes de emigrar. «Les vamos a pedir el listado oficial (de emigrantes nicaragüenses), para poder decir con toda claridad cuáles son los que cometieron delitos, los demás pueden regresar sin temor», dijo Ortega, en un acto público, ante miles de seguidores y trabajadores del Estado. Decenas de miles de nicaragüenses han huido de su país desde abril pasado, sobre todo hacia Costa Rica, debido a la crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos en protestas contra Ortega. El Gobierno costarricense ha informado de al menos 23.000 nicaragüenses que han hecho solicitudes de asilo en su país. El presidente de Nicaragua, señalado por la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como responsable de la crisis, dijo que los emigrantes nicaragüenses «que se sienten libres de pecado, nadie los va a detener». En un informe emitido este miércoles, la Acnudh responsabilizó al Gobierno de Nicaragua de producir una «criminalización y persecución de todas aquellas personas que participaron en las protestas o que son de alguna forma percibidas como opositores al gobierno». También lo señaló de «uso desproporcionado de la fuerzas por parte de la policía, que a veces se tradujo en ejecuciones extrajudiciales», o bien «desapariciones forzadas», así como «detenciones arbitrarias o ilegales con carácter generalizado».