Infortelecom

Noticias de emigrantes

14-08-2020 | Fuente: abc.es
Con palos y trabajos forzados castigan a los que se saltan el confinamiento en Venezuela
A los que se saltan el confinamiento impuesto por el coronavirus, no lleven mascarillas y salva conductos para poder transitar de una localidad a otra son sometidos a duros castigos corporales como golpes con palos y bates, trabajos forzados como barrer calles y recoger basura, incluyendo 40 flexiones en el pavimento. Los militares más creativos obligan a los civiles infractores a portar en público un cartel en la espalda diciendo «por no llevar tapabocas hago servicio comunitario» mientras hacen labores de limpieza en la calzada como ocurrió en el municipio Torbes, San Jocesito del Táchira que fue grabado en un vídeo, según publicó en Twitter el periodista Obeysser Prada.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr"><a href="https://twitter.com/hashtag/Tachira?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#Tachira</a> Cómo delincuentes tratan a quienes no usen tapabocas en sitios públicos. Es la medida que implementa las ?autoridades? en el Mcpio Torbes, San Josecito. <br>Mientras, los presos protegidos por Iris Varela gozan de las bondades en revolución. <a href="https://twitter.com/hashtag/29Julio?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#29Julio</a> <a href="https://t.co/EUWHCASuXP">pic.twitter.com/EUWHCASuXP</a></p>&mdash; Obeysser Prada T (@ObeysserPrada) <a href="https://twitter.com/ObeysserPrada/status/1288590826524860416?ref_src=twsrc%5Etfw">July 29, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> El régimen de Nicolás Maduro ha sometido a toda clase de castigos represivos y escarnios públicos a los venezolanos, bien a los que transgreden las normas de la cuarentena rígida y flexible a la vez o a los emigrantes que retornan llamándolos «armas biológicas» o «bioterroristas».<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Contenido sensible | Presuntos colectivos o funcionarios de civil, golpean y torturan a ciudadanos por presuntamente incumplir medidas de cuarentena en Caracas, <a href="https://twitter.com/hashtag/Venezuela?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#Venezuela</a>. La impunidad favorece abusos crueles de esta naturaleza. <a href="https://twitter.com/hashtag/22Jul?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#22Jul</a> <a href="https://t.co/8LZd3MQNC5">pic.twitter.com/8LZd3MQNC5</a></p>&mdash; PROVEA (@_Provea) <a href="https://twitter.com/_Provea/status/1285990530028130307?ref_src=twsrc%5Etfw">July 22, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> A los venezolanos sólo les falta que les pongan un grillete en los tobillos para ser inmovilizados como lo hacía con los presos la dictadura de Juan Vicente Gómez hace un siglo. Esta vez ha sido un año duro de cuarentena autoritaria con castigos fuertes de palos y bates. Maduro ha sido selectivo y discriminatorio con los que han roto el confinamiento. Por un lado, se ha mostrado implacable con los jóvenes denunciados por celebrar fiestas, y no con los hijos de altos cargos y enchufados influyentes del régimen que han sido tratados con guantes de seda aunque propaguen el Covid-19 por igual.
11-08-2020 | Fuente: abc.es
Biden no arriesga y elige a Kamala Harris como candidata a la vicepresidencia
Kamala Harris, senadora novata por el estado de California, albergó el verano pasado alguna posibilidad de aspirar a ser la primera presidenta de EE.UU. Sorprendió en el primer debate entre candidatos, donde atacó con dureza a Joe Biden, el favorito. Le acusó de colaborar con legisladores segregacionistas en el pasado y capturó todos los titulares. «Fue un puñetazo en el estómago», dijo entonces el exvicepresidente con Barack Obama. Ha pasado algo más de un año, Biden es hoy -como se esperaba- el candidato a la presidencia y aquellos ataques han cicatrizado. El demócrata le brindó este martes otro hueco en la historia: convertirse en la primera vicepresidenta del país y en la primera persona negra en ostentar el cargo. Y, de paso, ponerle más cerca de una futura presidencia. Después de retrasos y mucho suspense, Biden deshojó ayer la margarita y nombró a Harris como su candidata a la vicepresidencia. No fue ninguna sorpresa. Biden anunció que su acompañante en el llamado «ticket presidencial» sería una mujer. Tras la oleada de reflexión y reconocimiento sobre el racismo estructural que vive EE.UU. como consecuencia de la muerte de George Floyd en Mineápolis -el último caso de abusos policiales contra la minoría negra en el país-, era casi seguro que la candidata perteneciera a una minoría racial. Harris, hija de emigrantes de Jamaica y de India, reúne esas dos características. Y, sobre todo, es uno de los valores en ascenso del partido demócrata en lo que va de siglo, con una carrera meteórica: fiscal del distrito de San Francisco en 2004, fiscal general de California en 2011, senadora -segunda mujer negra de la historia- por California en 2017. Si el asalto a la Casa Blanca fuera un partido de fútbol, Harris cubriría mucho terreno. Refuerza el tirón que Biden entre la minoría negra, su voz se ha sentido con fuerza en las exigencias de reforma policial en los dos últimos meses, apela al voto femenino, y es una moderada pragmática, que abrazó propuestas sociales ambiciosas en campaña, pero que no asustará al voto moderado de ambos partidos que persigue Biden, ni tampoco enfadará demasiado al votante izquierdista. Biden anunció su elección a sus seguidores en un breve mensaje: «Gran noticia: he elegido a Kamala Harris como mi compañera de candidatura. Juntos, y contigo, vamos a ganar a Trump». La nueva candidata a la vicepresidencia aseguró en Twitter que era un honor ser la nominada y aseguró que Biden ?puede unir al pueblo de EE.UU. porque ha dedicado su vida a luchar por nosotros. Como presidente, construirá un EE.UU. a la altura de sus ideales?. Los dos miembros del «ticket presidencial» aparecerán hoy juntos en Delaware, donde Biden tiene su residencia, para comenzar su andadura conjunta de campaña. «Joe Biden acertó con su decisión», reaccionó el expresidente Obama. «Con la elección de la senadora Kamala Harris como la próxima vicepresidenta de EE.UU., da muestras de su juicio y carácter. La realidad nos muestra que esos atributos no son opcionales en un presidente». La campaña de Trump no tardó en criticar la elección. «Demuestra que Joe Biden es una cáscara vacía que la están llenando con la política extremista de los radicales de izquierda», dijo una portavoz. No será fácil atacar por ahí a Biden, a quien Trump pinta como un monigote de la izquierda que está en contra de la policía. Porque Harris, que fue una dura fiscal general en California, es más bien una candidata de «ley y orden». En el Senado, se ha confirmado como una legisladora efectiva, y ganó relevancia nacional en los interrogatorios a altos cargos de Trump. En campaña, fue más irregular. Después del fulgor inicial, se desinfló pronto y demostró que puede tener pifias y que los candidatos izquierdistas la podrían arrinconar con cierta facilidad. Ahora tiene dos meses y medio de campaña para contribuir a la victoria demócrata y labrarse su propio futuro. Si Biden gana, tendrá casi 82 años cuando busque su segundo mandato y es probable que no se presente. Nadie estará entonces más cerca de la Casa Blanca que su vicepresidenta.
03-08-2020 | Fuente: as.com
Mueren siete personas en una patera que se dirigía a España
La patera puso rumbo a Canarias con 60 emigrantes subsaharianos, de los cuales 15 eran mujeres y una bebé; y habiendo aun 13 migrantes desaparecidos.
20-07-2020 | Fuente: abc.es
El coronavirus hace estragos en la televisora del régimen de Maduro
El coronavirus se expande dentro de VTV, la televisión estatal del régimen de Nicolás Maduro. Medio centenar de trabajadores, incluido su presidente, han dado positivo al virus esta semana, según ha informado el ministro chavista de Comunicación, Jorge Rodríguez, a través de Twitter. En plena pandemia, la planta se ha mantenido activa para no dejar de transmitir la propaganda del régimen durante las 24 horas. «En el día de hoy hemos detectado que 45 valientes y dignos trabajadores de VTV, incluido su presidente, Freddy Ñañez, han resultado positivos para Covid 19. En los actuales momentos estamos realizando el barrido epidemiológico del total de personal de la planta», escribió Rodríguez, que forma parte de la Comisión Presidencial contra el Covid-19. En ese sentido, explicó que los trabajadores «contrajeron la infección en cumplimiento estricto de su deber de informar al pueblo venezolano». El canal estatal ha estado transmitiendo en directo los actos oficiales de Maduro desde que en marzo anunciaron los primeros dos contagios. El programa «Con el mazo dando», que conduce Diosdado Cabello todos los miércoles por la noche, quedó suspendido el 10 de julio después de que el segundo hombre más poderoso del chavismo se contagiara. Fidel Madroñero, un constituyente que tiene espacio en la pantalla de VTV, anunció el 12 de este mes que también se había contagiado. Lo mismo ocurrió con el polémico conductor de «Zurda Konducta», Pedro Carvajalino, que suspendió su programa por sospechas de tener el virus. «Dormir en la oficina» La planta televisiva había adoptado numerosas medidas de bioseguridad para realizar su labor, indicó Efe. Incluso llegaron a emitir un reportaje acerca de estas precauciones, que incluían tomar la temperatura a la entrada, repartir gel hidroalcohólico y el paso por un pequeño arco de desinfección, entre otras. También explicaron en sus emisiones que los trabajadores se quedaban a dormir en el centro de emisiones de VTV para evitar contagios. Mientras tanto, Caracas volvió a la cuarentena radical desde la semana pasada, después de constatarse el aumento de casos de Covid-19 en la capital venezolana y en el vecino estado de Miranda. El resto del país se ha mantenido confinado de forma obligatoria, especialmente los estados fronterizos como Táchira, Zulia, Apure, Amazonas y Bolívar. La capital se encuentra primera en la lista de los 24 estados con mayor cantidad de contagios diarios, y representa el 61 por ciento del total de los casos que ha registrado el país sudamericano. Esta semana, el jefe de Gobierno del Distrito capital, Darío Vivas, confirmó en su cuenta de Twitter que dio positivo al virus. Vivas estaría al igual que Tareck El Aissami, ministro y uno de los hombres más buscados por Estados Unidos, en el grupo de jerarcas chavistas que han dado positivo al virus. El régimen de Nicolás Maduro culpa en parte de la epidemia a los emigrantes venezolanos que han retornado a su país por pasos fronterizos ilegales (conocidos como «trochas»). El ministro de Interior, Néstor Reverol, responsabilizó a los retornados venezolanos del incremento de contagios en su país y pidió «que todo el país se incorpore a esta gran jornada de denuncia al ?trochero?».
18-07-2020 | Fuente: elpais.com
Víctimas del virus en Asia Central
Kazajistán abre la frontera con Rusia para el retorno de los emigrantes uzbekos
14-07-2020 | Fuente: abc.es
Las relaciones de Turquía con la UE toman un rumbo «peligroso»
De socio prioritario, candidato en puertas del ingreso en la Unión Europea, Turquía ha pasado a ser un país cuyo comportamiento «estresa continuamente nuestras relaciones», en palabras del Alto Representante para la política exterior europea, Josep Borrell. Los ministros europeos de Asuntos Exteriores se reunieron ayer en Bruselas, por primera vez de forma presencial desde el inicio de la pandemia, y aunque no entraron en discusiones concretas todavía, Grecia puso sobre la mesa la opción de diseñar sanciones contra Turquía para tratar de disuadir al régimen de Recep Tayyip Erdogan de seguir avanzando en esos puntos de fricción que la ministra española Arancha González Laya calificó como «peligrosos». En los últimos años, Turquía se ha distanciado de Europa y ha apagado sus ambiciones de llegar a ser miembro con la misma velocidad que algunos de los países de la UE le han dicho que tampoco están de acuerdo con esta perspectiva. El ministro luxemburgués, Jean Asselborn, que seguramente es el único de los ministros aún en ejercicio de los que participaron en la reunión de 2004 en la que se acordó conceder a Turquía el estatus de país candidato, cree que la situación ha cambiado radicalmente. «Hace 15 o 16 años -dijo al llegar ayer a Bruselas- tenía grandes esperanzas de que Turquía pudiera convertirse en un país europeo, un gran país musulmán, que promueva la democracia. Lamentablemente, tenemos que admitir que esto va en la dirección equivocada». Sobre todo después del misterioso golpe de Estado de julio de 2017, Erdogán ha emprendido una carrera hacia la radicalización político-religiosa y ha expandido claramente sus ambiciones de potencia regional desde Siria hasta Libia, muy cerca de los intereses europeos. Por un lado resultó el cancerbero ideal para socorrer a la UE en el peor momento de la crisis de los refugiados, pero por el otro planea llevar a cabo exploraciones y perforaciones en aguas chipriotas, donde Ankara no reconoce la soberanía de la isla. Por ello, el ministro griego de Exteriores, Nikos Dendias, dijo a su llegada al Consejo ayer que «tanto nosotros como Chipre pedimos a la UE que elabore una lista de sanciones lo bastante significativas para aplicarlas en caso de que Turquía viole los derechos soberanos de Grecia o de Chipre». Francia, que es el país con el que las tensiones han sido más significativas en las últimas semanas a causa de un grave incidente naval en el Mediterráneo, también pidió una «aclaración» sobre las relaciones con Turquía. Enfriar la situación La UE ha dejado claro en varias declaraciones formales del Consejo Europeo que los planes de Turquía «vulneran los derechos soberanos de terceros estados, no se ajusta al Derecho del Mar y no puede tener efecto jurídico alguno». Por ahora Borrell ha tratado de enfriar un poco la situación, al recordar que «las sanciones son un instrumento, no una política», aunque sin descartar nada: «El Consejo debe prepararse para ver qué medidas podrían tomarse». La lista de los asuntos que enturbian las relaciones de la UE con Turquía es larga: desde su intervención en Siria en contra de la coalición internacional de la que forman parte varios países europeos o su entrada en la guerra de Libia violando el embargo de armas decretado por la ONU, pasando por las perforaciones en aguas chipriotas. Sin embargo, la reciente decisión de volver a convertir en una mezquita abierta al culto la vieja basílica bizantina de Santa Sofía ha sido interpretada por Grecia como una provocación, mientras que la ministra española cree que Ankara debería «reconsiderarla». Para Luxemburgo, constituye una declaración «con la que Turquía ha borrado de alguna manera su acercamiento a la Unión Europea». Para desgracia de los dirigentes europeos, Turquía cuenta con un instrumento esencial para hacer presión y que es mucho más fácil de aplicar y más efectivo que cualquier sanción: cumplir su amenaza de abrir la frontera a todos los candidatos a la emigración ilegal, refugiados o no, para que intenten llegar a territorio griego o búlgaro. Borrell había estado hace una semana en Ankara, pero sus conversaciones con el canciller turco, Mevlüt Cavusoglu, fueron muy complicadas. Este le amenazó abiertamente con la posibilidad de dejar de contener a los emigrantes, si la UE opta por una actitud incómoda hacia sus intereses. La visita no sirvió en ningún caso para mejorar las cosas, sino para encuadrar la gravedad de las tensiones que se están gestando.
25-06-2020 | Fuente: abc.es
Maduro asegura estar dispuesto a salir del poder en 2022 con un referéndum revocatorio
Nicolás Maduro está dispuesto a salir del poder en 2022 con un referéndum revocatorio de su segundo mandato ilegítimo y usurpado para lo cual ha invitado a los venezolanos a recoger las firmas para solicitar las elecciones plebiscitarias del cargo presidencial según lo establece la Constitución nacional. El anuncio lo hizo por la cadena oficial Venezolana de Televisión (VTV) durante un acto para conmemorar el 199 aniversario de la Batalla de Carabobo que selló la independencia de Venezuela. Como si lo tuviera todo por escrito: «En el año 2022, el 10 de enero se abre el lapso para aquellos que quieran recoger las firmas para convocar un referéndum revocatorio contra el presidente Maduro». A lo que invitó a los electores, según leía la cartilla: «Tengan la libertad de salir a calles y pedir las firmas al pueblo, y si el pueblo recoge las firmas suficientes como exige la Constitución para un referendo revocatorio, iremos a referendo revocatorio a medirnos en las urnas electorales». Recordó que la decisión de los votos quedará en manos de los electores y no en «un puñado de golpistas» o el Gobierno de EE.UU. «En Venezuela quien decide, quien pone y quien quita es el soberano pueblo a través del voto, no hay Donald Trump, no hay Joe Biden», aseguró. En su primer mandato, cuyas elecciones en abril de 2013, ganadas con una pequeña diferencia de 1,4% de votos, que según su rival Henrique Capriles fueron robadas, Nicolás Maduro se sometió a la mitad del período presidencial de seis años a un referéndum revocatorio del cargo. Recogida de firmas El largo y engorroso proceso de recolección de firmas en 2016 para el revocatorio de Maduro, impulsado también por el opositor Capriles, fue traumático. El Concejo Nacional Electoral (CNE) hizo el camino difícil y tramposo para recaudar el 20% de las firmas del padrón electoral. Los electores fueron sometidos a largos viajes desde sus colegios electorales habituales hasta otros centros reubicados, a veces hasta de 700 kilómetros de distancia. Pero esto no fue suficiente para desanimar a los que querían sacar a Maduro con los votos porque en octubre del 2016 el CNE decidió suspender unilateralmente el revocatorio cuando ya tenía todas las firmas listas. Tan pronto el CNE eliminó el referéndum contra Maduro, se dio comienzo a las primeras conversaciones para el diálogo entre el chavismo y la oposición a instancias del entonces mediador José Luis Rodríguez Zapatero. El diálogo también fracasó pero oxigenó el mandato de Maduro gracias al ex presidente español. Los venezolanos han tenido mala experiencia con los referéndums revocatorios presidenciales porque son controlados por el sistema establecido. En 2004 el entonces presidente Hugo Chávez convocó un referéndum para el cual firmaron casi cuatro millones de electores. Los firmantes tuvieron que repetir su rúbrica varias veces bajo la excusa oficial de que eran planas, es decir, no auténticas. Chávez ganó sorpresivamente el referéndum con una alta puntuación mientras las encuestas lo daban previamente de perdedor. Los cuatro millones de electores que firmaron la solicitud fueron estigmatizados con la famosa «Lista Tascón». Después del revocatorio de Chávez hubo despidos masivos de funcionarios de la administración pública con la lista que el CNE entregó al diputado chavista Luis Tascón. Con la persecución de firmantes también comenzó la primera ola del éxodo que después de 20 años escaló a más de cinco millones de emigrantes venezolanos.
10-06-2020 | Fuente: abc.es
Un 35% de los franceses se considera «racista»
La pandemia del coronavirus ha agravado los muy diversos racismos franceses, a los que el movimiento internacional «Black Lives Matter» (BLM) ha dado una visibilidad dramática, inesperada, relanzando movimientos locales muy duros cuya vocación antipolicial no siempre oculta sus flecos agresivamente racistas. Según el último informe (2019) del Comité Nacional Consultivo de los Derechos del Hombre (CNCDH), el 35 % de los franceses se dicen ellos mismos racistas, un 29 % se consideran «un poco» racistas y otro 9 % «más bien racistas». El 87 % de los franceses estiman que los gitanos son «un grupo étnico» aparte. Musulmanes, magrebíes, asiáticos, judíos y negros (de nacionalidad francesa, todos) son «gente aparte» para una mayoría o una minoría significativa de franceses, del 23 al 56 %. Según otro estudio publicado por una sociedad de análisis estadísticos, Statista, la sociedad francesa está hoy profundamente dividida en cuestiones de racismo: un 57,8 % de los franceses se dirían no racistas. Sin embargo, otro 41,3 % se considera más bien racista, un poco racista o no demasiado racista. División profunda y sintomática, agravada con la crisis sanitaria, social, económica y política del coronavirus, que ha propiciado la emergencia de nuevos racismos. La organización Liga de Defensa Negra Africana (LDNA), auto proclamada anti racista, ha organizado varias manifestaciones de protesta contra las violencias policiales de carácter racista (contra negros de nacionalidad francesa), pero también ha «invitado» a sus militantes y simpatizantes a multiplicar sus «acciones» contra los franceses de familia asiática, propietarios o trabajadores en comercios «étnicos» (asiáticos). Desde mediados de abril, durante lo más alto de la crisis sanitaria nacional, la LDNA ha multiplicado sus acciones enarbolando esta proclama racista contra los franceses de origen chino o los chinos instalados en Francia: #ChinaGoHome. Los estallidos de racismo anti chino y anti asiático comenzaron en Francia entre febrero y marzo pasado, cuando un influyente diario de provincias, «La Courrier Picard», editado en Amiens, la ciudad natal de Emmanuel Macron, publicó en su portada este titular: «Alerta amarilla». Ese titular se transformó en grito de guerra contra las comunidades asiáticas, en París y varias capitales de provincias. La reaparición de un racismo anti asiático (chino, vietnamita, camboyano) también ha sido percibida como una novedad inquietante en Alemania y el Reino Unido. En Munich, la influyente Süddetusche Zeitung ha escrito: «Ha aparecido en Francia una histeria racista, anti asiática, por primera vez». En Londres, la BBC ha comentado: «Las personas de origen asiático residentes en Francia se han manifestado, a través de las redes sociales, para denunciar la discriminación y racismo de las que son víctimas, a diario». En París, Le Monde recuerda que el nuevo racismo anti asiático comenzó a manifestarse, en toda Francia, a finales del mes de enero pasado, con la multiplicación de gestos, acciones y protestas de esta índole: pintadas racistas ante los establecimientos asiáticos, del tipo «guarda tu virus, sucio chino»; agresiones verbales en los transportes públicos; gestos racistas en los inmuebles; violencias anónimas contra tiendas y restaurantes cerrados y acosados. Tras el comienzo del desconfinamiento, en curso, las manifestaciones estrictamente francesas, contra las violencias policiales, han sido muy mayoritariamente multiculturales (negros y blancos) y han tenido flecos de racismo velado, con llamamientos apenas disimulados a la violencia callejera: «¡No habrá paz mientras haya injusticia!». Del insulto a la profanación La aparición del movimiento Chalecos Negros subraya la dimensión étnica de una organización consagrada a la defensa de los inmigrantes en situación irregular. Organización solo para inmigrantes negros: los inmigrantes musulmanes (sirios, magrebíes), laicos o católicos (Europa del Este) no tienen cabida en sus acciones. La aparición de un racismo negro, en Francia (anti chinos, anti musulmanes, anti blancos), coincide con un incremento espectacular de las tensiones racistas de todo tipo. Según las cifras oficiales del Ministerio del Interior, durante el 2019 se produjo un incremento del 132 % de las acciones racistas, de esta naturaleza: manifestaciones de odio racista, acciones racistas, antisemitas, anti cristianas y anti musulmanas. Incremento que incluye desde la proliferación de insultos callejeros a la profanación de cementerios (cristianos, judíos y musulmanes). En esa estela, la aparición de un racismo anti chino, anti asiático, consecuencia de la propagación del Covid-19, es una novedad significativa, emergente, en una Francia cuyos diversos racismos tienen profundas raíces históricas. Nuevos racismos que Rachida Dati, ex ministra de Justicia de Nicolas Sarkozy, francesa de padres emigrantes magrebíes, analiza de este modo: «No existe racismo de Estado, entre nosotros. Pero el racismo existe y es muy profundo, en Francia. Tras la epidemia del Covid-19 estamos asistiendo a un nuevo racismo, un racismo social, del que son víctimas hombres y mujeres muy humildes, que están sufriendo la crisis en su carne». El Comité Nacional Consultivo de los Derechos del Hombre (CNCDH) publicó a finales de mayo un informe denunciando un estado de urgencia, no solo sanitaria, pidiendo al Gobierno que favorezca de alguna manera la diversidad en las escuelas y guarderías, temiendo que muy diversos racismos, directos o indirectos, agraven la crisis nacional, desde la infancia. El estallido incontrolado de la crisis sanitaria, en febrero, el confinamiento inconcluso, desde mediados de marzo, han atizado reacciones inflamables en la «banlieue», los suburbios de París y las grandes ciudades, donde el multiculturalismo ha provocado un repliegue de muy distintas comunidades étnicas y culturales. El libro político más influyente del año pasado se llama «El archipiélago francés». Su autor, el sociólogo Jérôme Fourquet, estima que Francia está convirtiéndose en un «archipiélago de comunidades que no siempre se entienden entre ellas».
07-06-2020 | Fuente: abc.es
Canadá, Australia y Taiwán, los destinos favoritos para emigrar de los hongkoneses
Más que al Reino Unido, la emigración histórica de Hong Kong se ha dirigido a Canadá, Australia y Taiwán. A esta isla, separada de China y cuya soberanía reclama Pekín, le unen vínculos obvios por sus mayores libertades democráticas y cercanía, ya que está a apenas dos horas en avión. Huyendo del régimen chino, Taiwán ha sido el refugio para destacados activistas políticos como Lam Wing-kee, el editor que, junto a sus compañeros de Causeway Bay, «desapareció» ocho meses por sus libros críticos contra el presidente Xi Jinping. Además, en la isla se han exiliado cientos de manifestantes que participaron el año pasado en la «Segunda Revuelta de los Paraguas», quienes celebraron con sus banderas independentistas la reelección de la presidenta Tsai Ing-wen en enero. Solidarizada con las protestas desde el primer día, Tsai prepara «un plan de rescate» para facilitar «la residencia, el empleo y la vida en Taiwán» a los emigrantes, o mejor dicho exiliados, de Hong Kong. Así lo anunció la semana pasada, justo después de que la Asamblea Nacional china aprobara la ley de seguridad nacional que quiere imponer en la excolonia británica sin pasar por su Parlamento local. Una oferta a la que ya ha respondido Pekín, que le ha pedido que «deje de saquear una casa en llamas» y le ha advertido de que «llevarse fuerzas violentas a Taiwán le traerá un desastre», según informa la televisión CNBC. A tenor de los datos de inmigración de la isla, en los cuatro primeros meses del año han obtenido el permiso de residencia 2.383 hongkoneses, un 150 por ciento más que el año pasado. Pero el principal destino para emigrar es Canadá. Antes de la devolución a China, hubo un éxodo masivo por los miedos que despertaba el régimen del Partido Comunista en esta ciudad, probablemente la más capitalista del mundo. Por las facilidades que daba su Gobierno y la ventaja de compartir el inglés, se asentaron más de 300.000 hongkoneses entre 1980 y 1997, año del traspaso. En Vancouver, agradable ciudad en el Pacífico con un magnífico nivel de vida, reside una abundante comunidad hongkonesa, a la que luego se han unido numerosos «emigrantes» de alto poder adquisitivo procedentes de China continental. La doble nacionalidad Pero la aburrida tranquilidad de Vancouver y la implantación del modelo «Un país, dos sistemas», que respetaba el capitalismo y las mayores libertades de Hong Kong, convencieron pronto a muchos para regresar. Lo hicieron por sus mayores oportunidades laborales y con el seguro de tener un pasaporte de otro país. Según el periódico «South China Morning Post», hay 300.000 residentes con pasaporte canadiense en Hong Kong, pero las autoridades solo contabilizan 16.500 porque no reconocen la doble nacionalidad. Rompiendo la tendencia de años anteriores, el flujo cambió entre 2011 y 2016, cuando 8.000 emigrantes hongkoneses de ida y vuelta se marcharon otra vez a Canadá. Además de buscar una mayor calidad de vida y huir de la carestía de la vivienda en esta superpoblada ciudad, entre sus motivos destacan el miedo a la inestabilidad política y la pérdida de libertades bajo el régimen chino.
29-05-2020 | Fuente: abc.es
El régimen de Maduro tacha de «armas biológicas» a los emigrantes retornados y les amenaza con la cárcel
El retorno de miles de refugiados a Venezuela por el coronavirus y la expulsión de la que han sido víctimas en los países de acogida tiene un sabor amargo, debido a la discriminación y al cruel trato inhumano con que son recibidos por el régimen chavista. Linda García, de 27 años, se sienta en el suelo frío de un albergue en San Cristóbal, capital del fronterizo estado Táchira, a esperar que se termine el confinamiento de 15 días al que fue sometida junto a otras 600 personas más. «No me esperaba encontrar este infierno aquí en mi propia tierra y mucho menos ser humillada como portadora de un arma biológica llamada coronavirus», escribe a ABC en su teléfono móvil. El aislamiento físico en los albergues sin contacto con el exterior no impide la comunicación telefónica discreta con sus familiares y clandestina con los medios de comunicación. A más de 50.000 emigrantes venezolanos registrados que han retornado a su país en las últimas semanas el régimen de Nicolás Maduro les ha prohibido, entre otras cosas, denunciar a la prensa su situación. La joven García, natural de Maracaibo, estado Zulia, peluquera profesional, se fue a Pamplona, en el departamento colombiano de Norte de Santander, siguiendo a su marido porque tenía trabajo en una construcción hace año y medio. Pero por la pandemia y la falta de dinero fueron expulsados de su vivienda. Ella y su pareja no presentan síntomas del virus, pero de todas formas tienen que guardar la cuarentena. En Maracaibo, la capital petrolera del país venida a menos por la destrucción de su principal industria nacional, Linda García dejó a sus dos hijos pequeños con la abuela a los que espera ver tan pronto termine el encierre en el refugio tachirense. Lo que no esperaba es que el secretario de la gobernación del Zulia, Lisandro Cabello, fuera el primero en aplicar el «apartheid» impuesto por Nicolás Maduro sobre los retornados: «Toda persona que viole el sistema migratorio e ingrese en el país será considerada arma biológica y encarcelada». Así mismo señaló que «hay una operación para contaminar a Venezuela desde Colombia». Maduro acusó este miércoles al presidente de Colombia, Iván Duque, de estar tras un plan para infectar con Covid-19 a los venezolanos que están regresando desde ese país. Asegura que los colombianos han contagiado de manera intencionada a los venezolanos que regresan. «No me esperaba encontrar este infierno aquí en mi propia tierra», afirma Linda García, una joven peluquera de Maracaibo que regresa desde Colombia La cifra de casos de contagiados escaló a 1.327 personas con solo once fallecidos. La diáspora también subió a cinco millones de emigrantes, de los cuales ha retornado menos del 1%, la mayoría de venezolanos trabajadores que han perdido su empleo y vivienda por la crisis económica causada por la pandemia, por lo que se han visto forzados a volver a su país. «De un momento a otro los montaron en vehículos, autobuses, les dieron bolsitas con pancitos. Ellos dicen que estaban sanos en las ciudades de Cali y Medellín, que no habían tenido contacto con contagiados y presumen que los contaminaron en los autobuses», dice Maduro. «Yo le digo esto al pueblo para que vean la maldad a la que nos enfrentamos. Los infectaron, por eso declaré la emergencia sanitaria en los pasos fronterizos». Según el diputado Carlos Valero, «queremos rechazar enérgicamente las irresponsables declaraciones de Nicolás Maduro, quien ha dicho que nuestros hermanos que han regresado al país por efecto de la pandemia, son una especie de arma biológica de gobiernos extranjeros. Culpar a personas que están atravesando una enfermedad de ser armas biológicas y de propagar un virus, es inhumano. Buscan criminalizar a los migrantes venezolanos y evadir la responsabilidad del régimen en el tratamiento de la pandemia». Desde Chile, Colombia, Bolivia, Ecuador y Perú, la mayoría de los emigrantes hacen largos recorridos a pie para volver a sus hogares pero se encuentran en el Puente Internacional Simón Bolívar en Ureña, Táchira, con un tapón o embudo en donde quedan represados, esperando con sus maletas a la intemperie para poder cruzar la frontera y llegar a su destino. Las autoridades sanitarias y migratorias del Táchira los dejan volver a cuentagotas, previamente los registran y desinfectan, les hacen pruebas PCR y los confinan en refugios como instituciones, centros educativos y hoteles. «Nos dan comida podrida para gusanos» En los refugios nacionales los emigrantes comienzan a vivir otro calvario. Linda García se queja de que no hay colchonetas para dormir, ni baños, ni agua, ni luz, ni telefonía, ni internet, ni comida ni atención médica. «Nos han dado comida podrida con gusanos», dijo. Javier Tarazona, director de la ONG Fundaredes, dijo a ABC que etiquetar a los emigrantes como arma biológica es una irresponsabilidad del régimen de Maduro. «El trato que se les da a los retornados en los albergues es cruel e inhumano. Los someten a condiciones de indigentes». El padre Baltazar Porras denunció en las redes sociales que en los refugios del Táchira se ofrece comida descompuesta a los migrantes al llamar a los tachirenses a llevar alimentos a los necesitados. Otro caso de intoxicación por comida descompuesta ocurrió con los retornados en Barquisimeto, estado Lara. José Pastor Ortíz denunció a la prensa regional que su bebé de 1 año murió por deshidratación en el hospital pediátrico Dr. Agustín Zubillaga el 8 de mayo. «Nosotros nos venimos de Bogotá el 29 de abril y ya el 30 estábamos en Guasdualito, estado Apure. Allí fuimos encerrados en una escuela durante ocho días. Aunque la comida era poca, el personal encargado tenía la posibilidad de comprar comida cruda, que cocinábamos con leña», contó Ortiz. Pero en Barquisimeto la familia Ortiz fue confinada en la Villa Bolivariana de la gobernación de Lara, donde estuvieron encerrados encerrados más de ocho días. «Anoche nos dieron arepas (tortillas de maíz) con mortadela descompuesta. Nosotros no la comimos toda pero mi hijo que es un glotón se la comió toda. Todo el grupo de 12 personas se intoxicó y tuvo que ser hospitalizado pero mi hijo murió porque no aguantó la espera por el médico», dijo entre lágrimas José Ortiz. Rocío San Miguel, directora de la ONG Control Ciudadano también deplora que un arma biológica alienta la discriminación, la vejación y la exclusión en contra de los retornados. «Una acusación tan grave, obliga a Maduro, quien debe llevar las pruebas al Sistema de Naciones Unidas, de acuerdo a la Convención sobre la prohibición del desarrollo, la producción y el almacenamiento de armas bacteriológicas (biológicas) y tóxicas y sobre su destrucción».