Infortelecom

Noticias de elecciones

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Con Berlusconi vuelve la tempestad
Europa vuelve a estar muy pendiente de Italia, la tercera economía de la Eurozona, porque el 4 de marzo celebrará elecciones y se enfrenta a un escenario de inestabilidad, en el que los populistas pretenden incluso la salida del euro. Para Europa, que busca relanzarse tras el trauma del Brexit, la fragilidad política de Italia representa otro obstáculo para su cohesión. Hay mucho en juego en estas elecciones: «Son comparables a las de abril de 1948. Entonces el resultado electoral permitió a Italia permanecer en el mundo occidental. El resultado del 4 de marzo decidirá si Italia continuará formando parte del grupo de países europeos comprometidos en avanzar en la integración, o si se convertirá en una rama meridional de los países empeñados en contrarrestar la integración», señala Sergio Fabrini, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Luiss y director de su Escuela de Gobierno. La realidad es que, por primera vez en mucho tiempo, los italianos acuden a las urnas sin tener ni idea de quién podría ser el próximo primer ministro. El voto lo disputan tres grandes polos: centro-izquierda, Movimiento 5 Estrellas y centro-derecha, que encabeza las encuestas. La campaña electoral es caótica, centrada en ataques personales, provocaciones y sin entrar en los problemas reales del país. Por ejemplo, Silvio Berlusconi, quien a sus 81 años regresa al primer plano político cuando muchos le habían dado varias veces por muerto políticamente, ha decidido ya su estrategia electoral: los sondeos le dan un 16%, pero él cuenta con trenzar fuertes alianzas, se presenta como garantía de gobernabilidad y seguridad, basada en la experiencia frente a la aventura juvenil e inexperta de los populistas del Movimiento 5 Estrellas, a los que descalifica, comenzando por su candidato Luigi Di Maio: «Nunca ha trabajado; debe encontrar un empleo para un periodo no demasiado breve. Solo después se podrá ofrecer para gobernar el país». De inmediato y con acritud le respondió Di Maio: «Berlusconi no tiene credibilidad; hace las mismas promesas desde hace 20 años». El exCavaliere está convencido de que la campaña se la juegan sobre todo el centro derecha y el Movimiento 5 Estrellas (M5E), al que los últimos sondeos le otorgan un 29%. Se trata de un apoyo sólido de muchos italianos que le dan su voto como protesta contra una clase política que no ha sabido renunciar a sus muchos privilegios. La verdad es que no deja de ser llamativo que el movimiento fundado por un cómico que no ha sabido crear una verdadera clase dirigente ?el fracaso en la alcaldía de Roma de Virginia Raggi es evidente? sea el primer partido italiano. Es fuerte en votos, pero débil en propuestas. Por ejemplo, Luigi Di Maio ha dicho recientemente que en un referéndum sobre el euro, como desea el M5E, «si Italia no logra cambiar las políticas de la UE», él votaría por la salida de la moneda única. «Una locura», le responde el ex primer ministro Matteo Renzi. Mejora la economía Afortunadamente, 2017 se cierra con una economía que por fin mejora, aunque para la mayoría de los italianos esa recuperación no es aún tangible, con un paro del 11,1 %, superior a la media de la UE, el crecimiento este año será del 1,5%, su mejor dato desde que se inició la crisis, una tendencia que se prevé que se mantendrá en 2018. Al mismo tiempo, muchos tienen la sensación de que se ha producido una especie de milagro, a saber: el creciente papel adquirido por el primer ministro, Paolo Gentiloni, del Partido Democrático, de centro izquierda, católico y de origen aristocrático. Es el personaje más aburrido de la política italiana, sobrio y sin un pelo de demagogia, apenas aparece en televisión ni en las redes sociales y es reacio a conceder entrevistas. Pero el conde Gentiloni aparece como el político más popular y apreciado por los italianos. Lo corteja la derecha y la izquierda, porque lo ven competente, tranquilo y ha dado confianza al país al haber sabido conducir a puerto de forma ordenada y sin sobresaltos el último año de legislatura, tras la dimisión de Renzi por fracasar en el referéndum constitucional. Hoy los italianos se hacen esta pregunta: ¿Quién sucederá a Gentiloni? Y muchos responden convencidos de que el sucesor de Gentiloni será Gentiloni, quien podría ser elegido al frente de una eventual coalición del centro-izquierda o seguir como primer ministro hasta nuevas elecciones si en el próximo Parlamento no se logra formar una mayoría de gobierno. Promesas poco realistas Todos los partidos hacen promesas poco realistas en busca del voto moderado, como la reducción de impuestos, subida de pensiones y de salario mínimo, e el aumento del déficit para intentar más crecimiento., pero ninguno habla de terapia para salvar las cuentas públicas, talón de Aquiles del país, con una deuda que es la más alta de más de 2,3 billones de euros, el 132% del PIB. Se espera un parlamento fraccionado con dificultad para las alianzas y para formar una mayoría de gobierno. Las encuestas dan ganador al centro-derecha, con el 36 % de los votos. Pero entre sus formacioness (Forza Italia, la ultraderechista Liga Norte y Hermanos de Italia) hay profundas divisiones. En segundo lugar se sitúa el Movimiento 5 Estrellas, que puede alcanzar el 30%. Y baja una izquierda, dividida, en la que el partido de Renzi puede caer por debajo del 25 %.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Cuatro años del presidente Al Sisi: ni seguridad, ni economía, ni estabilidad
El exmariscal Abdelfatah Al Sisi, de 62 años, lleva más de cuatro dirigiendo los destinos de Egipto: un año al frente del gobierno militar de transición tras la asonada de 2013 y tres como presidente electo. Entonces, el rostro del «héroe de Egipto» con sus gafas oscuras, se imprimía en camisetas y tartas, en pancartas y banderas, lo cual no aumentó la bajísima afluencia a los comicios de 2014, que finalmente ganó con un 96,91% de los votos. Al Sisi se presentaba como el «salvador de Egipto» prometiendo regresar el país a la estabilidad de antes de 2011, levantar su vapuleada economía, hacer frente a la corrupción y limpiar el país de la amenaza del terrorismo. Muchos lo apoyaron para que «Egipto no se convirtiera en una Siria o una Libia». Con las elecciones presidenciales de 2018 fechadas para febrero-marzo, las promesas han quedado sin cumplir: ni seguridad, ni economía, ni estabilidad ni libertades en el Egipto de Al Sisi. Su lema ha sido «la seguridad es la solución»: tras el levantamiento militar que derrocó al entonces presidente islamista Mohamed Morsi, durante su primer mandato centró sus esfuerzos en grandes campañas de detenciones de partidarios de los Hermanos Musulmanes. Después, la acusación de «amenaza a la seguridad nacional» ha caído arbitrariamente sobre cualquier sospechoso de oposición al régimen de Al Sisi, desde activistas proderechos humanos a investigadores, periodistas u oenegés. desde activistas a investigadores, periodistas u ONG. «Se está intentando dificultar todo lo posible el trabajo de la sociedad civil», apunta a este diario la activista Mozn Hassan. El pasado mayo el Parlamento egipcio aprobó una Ley para el control de ONG que termina de cerrar el limitado espacio para los grupos no gubernamentales en Egipto, señala el director para Oriente Medio de Human Rights Watch Joe Stork: «Los enjuiciamientos, las prohibiciones de abandonar el país y la congelación de activos contra los defensores de derechos humanos, además de la nueva represiva legislación, amenazan con erradicar de manera efectiva a la sociedad civil independiente». Pero desde 2014 la mayor amenaza a la seguridad del país proviene de la península del Sinaí, donde se concentraron grupos terroristas islámicos, incluida la filial egipcia del autodenominado Estado Islámico, Wilayat Sina. Tras atribuirse la explosión en pleno vuelo de un avión comercial con destino San Petersburgo a finales de 2015, Wilayat Sina ha aumentado sus atentados contra fuerzas de seguridad egipcias - hasta 700 ataques sólo en los últimos dos años, según recopila el Centro Tahrir para Políticas de Oriente Medio- y otros objetivos más blandos, como la minoría cristiana en el país. La respuesta del Gobierno de Al Sisi, que ha ampliado el estado de emergencia, ha prácticamente bloqueado el acceso al Sinaí Norte, donde se han registrado numerosos abusos de derechos humanos (ejecuciones extrajudiciales, desplazamientos forzosos) y aprobó una polémica Ley Contra el Terrorismo que coarta el trabajo de los periodistas locales, no ha logrado acabar con el terrorismo. Disminuyen sus apoyos La falta de resultados de las medidas de la presidencia de Al Sisi está limando hasta sus más tradicionales partidarios. La comunidad cristiana, temerosa del aumento del islamismo en el país, apoyó a Sisi como candidato que se pintaba «más secular». Sin embargo, los atentados contra iglesias en vísperas de Navidad (2016) en El Cairo y en Domingo de Ramos en Tanta y Alejandría que en total se cobraron las vidas de más de 80 feligreses, la polémica aprobación de la Ley de Construcción de Iglesias y la incapacidad del Gobierno de hacer frente al creciente sectarismo que ha degenerado en más de 500 ataques contra cristianos en provincias rurales de todo el país, según datos del think tank Eshhad, han enfriado el fervor popular de los cristianos hacia Al Sisi. Un segundo caballo de batalla de Al Sisi ha sido la economía. Ante la desbandada del turismo y la falta de reservas, Al Sisi se apoyó en una serie de megaproyectos en los que destaca la ampliación del Canal de Suez en un tiempo récord de apenas un año. «El regalo de Egipto al mundo· sin embargo no ha dado los frutos esperados: los ingresos, muy por debajo de las expectativas se han estancado por la crisis económica mundial y la disminución de los precios del petróleo. En noviembre 2016 se acordó un préstamo de 12.000 millones de dólares del FMI y poco después se procedió a la flotación de la libra egipcia, que de la noche a la mañana pasó a la mitad de su valor (de 8 libras el dólar aproximadamente pasó a 20 por dólar), multiplicando los precios y aumentando la inflación en un 30%. El precio de los carburantes, muy subvencionados, ha llegado a aumentar en un 80%, mientras que en varias ocasiones se han intentado cancelar los subsidios al pan y el azúcar, medidas que el Ejecutivo tuvo que cancelar ante el descontento generalizado. Millones de egipcios sobreviven con menos de dos dólares al día. Y sin embargo, ha sido la cesión de las islas Tirán y Sanafir bajo soberanía egipcia al reino saudí del Golfo, ratificada en junio, lo que ha colmado el vaso de muchos egipcios. «Sisi llegó al poder basándose en que es el hombre fuerte del Ejército que protegería el país y en cambio está regalando tierra por la que Egipto fue a la guerra con Israel», sostuvo el precandidato Khaled Ali en una entrevista con Reuters. Sobre este abogado, que llevó la cesión de las islas a los tribunales, pesa una condena de tres meses de cárcel por «violar la moral pública» en una protesta contra la cesión. «El régimen está haciendo que siquiera preocuparse por la política de miedo. Si tenemos elecciones justas, cualquiera podría vender a Sisi». La popularidad de Al Sisi ha caído bruscamente en hasta un 50% en los últimos años de gobierno según el centro de estadística semipúblico Baseera, y sin embargo «Al Sisi sigue siendo la única opción que perciben los egipcios» sostiene a este diario el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Americana del Cairo Mustafa Kamel. No se esperan grandes cambios políticos entre una sociedad hastiada, mientras que el Ejecutivo de Al Sisi se asegura de dificultar al máximo los avances de posibles candidatos de la oposición. Condenas a cárcel y disuasión de la oposición a Al Sisi a los próximos comicios de 2018 En el poder durante los últimos cuatro años, con el Ejército, el Parlamento y medios estatales apoyándolo, Abdelfatah Al Sisi se ha asegurado de erigirse como la única opción para los egipcios, bloqueando el espacio público para cualquier otro posible candidato. Pese a todo, ante la inminencia de los comicios fechados hacia abril-marzo de 2018, la campaña electoral comienza a adquirir ciertos tintes de telenovela: el más sonado, el presunto secuestro por las autoridades y expulsión de Emiratos Árabes Unidos del exprimer ministro -el último de Hosni Mubarak- y precandidato conservador Ahmed Shafik, que desapareció durante días escoltado por la Policía a su llegada al aeropuerto de El Cairo tras anunciar su candidatura. Más dura es la condena a cárcel de otro postulante, el hasta entonces casi desconocido coronel Ahmed Konswa por «tomar posiciones políticas» mientras todavía formaba parte del servicio activo, pese a que habría presentado su dimisión, según su familia. Los tribunales egipcios han tratado de apartar también a otro potencial candidato presidencial, el abogado humanista Khaled Ali, que también se presentó en las elecciones de 2012 y que el pasado septiembre fue condenado -pendiente de ratificación- a tres meses de cárcel por un delito de «violación de la decencia pública» por presunto gesto obsceno en una protesta contra la cesión a Arabia Saudí de unas islas egipcias. El último contendiente en liza es Mohamed Anuar Sadat, exparlamentario y sobrino del tercer presidente egipcio, que precisamente ha denunciado esta semana que la Agencia de Seguridad Nacional egipcia le está impidiendo la celebración de conferencias de prensa. Mientras tanto, las campañas favorables a la reelección de Al Sisi recogen firmas en universidades y organizan encuentros con la prensa libremente, con el beneplácito del Ejecutivo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al menos diez muertos en las protestas del domingo en Irán
Al menos diez personas murieron durante las protestas que se registraron este domingo en distintas ciudades de Irán, según ha informado este lunes la televisión estatal sin ofrecer más detalles. «En los acontecimientos de la pasada noche, desgraciadamente un total de unas 10 personas murieron en varias ciudades», ha indicado, al tiempo que ha mostrado imágenes de los daños ocasionados por las protestas antigubernamentales. Hasta ahora se tenía constancia de al menos cuatro muertos, dos el sábado en Dorud y otros dos el domingo en Izeh, en las que son consideradas ya las peores protestas en Irán desde las registradas tras las elecciones presidenciales de 2009 que dieron un segundo mandato al entonces presidente Mahmud Ahmadineyad. En cuanto a las dos víctimas del sábado, el Gobierno había acusado a «agentes extranjeros» de estar detrás de ellas, mientras que en lo que se refiere a las otras dos no está claro quien realizó los disparos. «No sé si los disparos de ayer fueron realizados por participantes en la marcha o por la Policía y esta cuestión está siendo investigada», ha indicado a la agencia ILNA el diputado local Hedayatolá Jademi. Mensajes publicados en las redes sociales han llamado a los iraníes a marchar este lunes en Teherán y otros 50 núcleos urbanos, muchos de los cuales han venido registrando protestas en los últimos cuatro días, desde que estas comenzaron en Mashhad, la segunda ciudad del país. Inicialmente, los manifestantes se quejaban de la subida de los precios pero las protestas han degenerado en reivindicaciones políticas. Mensajes de Rohani De hecho, han continuado durante la noche pese a que el presidente iraní, Hasan Rohani, hizo un llamamiento este domingo a la calma. Según dijo, los iraníes tienen derecho a criticar a las autoridades pero advirtió de que los disturbios serán reprimidos. «El Gobierno no mostrará tolerancia hacia aquellos que provoquen daños en propiedades públicas, violen el orden público y creen disturbios en la sociedad», advirtió Rohani en un discurso televisado. Decenas de miles de personas se han manifestado en todo el país contra el Gobierno y la elite clerical iraní, lo que ha provocado advertencias por parte de las autoridades de una dura represión. Hasta ahora, las fuerzas de seguridad han mostrado contención, con la esperanza de evitar una escalada de la crisis provocada inicialmente por la mala situación económica del país y la corrupción. Sin embargo, la ira pronto se volvió contra el clero en el poder desde la Revolución de 1979. De hecho, se han proferido consignas contra el líder supremo de la Revolución, Alí Jamenei. Así, en algunas de las protestas se ha gritado «abajo el dictador» o «Jamenei, avergüénzate, deja al país solo». Durante la jornada del domingo, hubo protestas en Teherán, donde la Policía empleó cañones de agua para dispersar a los manifestantes en el centro de la capital, así como en Shahib Shahr (centro), donde se produjeron disturbios y los manifestantes prendieron fuego a un vehículo policial. Los iraníes también se manifestaron en Sanandaj y Kermanshá, en el oeste; en Chabahar, en el sureste, y en Ilam e Izeh, en el suroeste. Para tratar de contener la situación, el Gobierno iraní ha anunciado que se restringirán temporalmente el acceso a Telegram e Instagram, propiedad de Facebook, mientras que hay algunas informaciones que apuntan a que el acceso móvil a Internet está siendo bloqueado en algunas zonas. Reacción internacional a las protestas Precisamente, este bloqueo de las redes sociales ha sido criticado por el presidente estadounidense, Donald Trump, este domingo. «Irán, el Estado número uno en patrocinar el terrorismo donde se producen cada hora numerosas violaciones de los Derechos Humanos, ha cerrado ahora Internet para que los manifestantes pacíficos no puedan comunicarse. ¡Eso no es bueno!», ha defendido Trump en un mensaje en Twitter. Iran, the Number One State of Sponsored Terror with numerous violations of Human Rights occurring on an hourly basis, has now closed down the Internet so that peaceful demonstrators cannot communicate. Not good!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 31 de diciembre de 2017Por su parte, defendió en un comunicado posterior que las «voces (de los iraníes) merecen ser escuchadas». «Animamos a todas las partes a proteger este derecho fundamental a la expresión pacífica y a evitar cualquier acción que contribuya a la censura», sostuvo. El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, también se ha pronunciado vía Twitter, asegurando que «sigue los acontecimientos en Irán con preocupación». «Es vital que los ciudadanos tengan el derecho de manifestarse pacíficamente», defendió este domingo. Watching events in Iran with concern. Vital that citizens should have the right to demonstrate peacefully.? Boris Johnson (@BorisJohnson) 31 de diciembre de 2017200 detenidos en Teherán el sábado Según el vicegobernador de Teherán, Alí Asghar Naserbakht, 200 manifestantes fueron detenidos solo el sábado, según la agencia ILNA. El fiscal de la capital, Abbas Jafari Dolatabadi, ha indicado que algunos de ellos han confesado que «se dejaron llevar por las emociones y prendieron fuego a mezquitas y edificios públicos», precisando que se enfrentarán a un duro castigo. La Policía y los Guardianes de la Revolución han aplastado en el pasado con violencia las manifestaciones, si bien en esta ocasión lo que está sucediendo podría provocar mayor preocupación entre las autoridades, puesto que se trata de protestas espontáneas y que carecen de un líder claro. En una aparente respuesta a las propuestas, el Gobierno ha dado marcha atrás en sus planes de subir los precios de los combustibles, ha prometido incrementar las entregas de dinero a los pobres y crear más empleos en los próximos años. El paro juvenil alcanzó el 28,8 por ciento en 2017. «Predecimos que se crearán al menos 830.000 empleos en el nuevo año», dijo el sábado el portavoz gubernamental, Mohamad Baqer Nobajt, en la televisión estatal, sin ofrecer más detalles.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La represión del Gobierno iraní no consigue silenciar las calles
La represión del Gobierno iraní no consigue silenciar las calles. A pesar de las llamadas a la calma, al menos doce personas murieron en Irán durante el fin de semana en protestas contra las autoridades y más de 200 han sido detenidas, según confirmó la televisión estatal iraní sin aportar más detalles. La agitación de los últimos días representa el mayor desafío al gobierno de Teherán desde los enfrentamientos ocurridos tras las elecciones de 2009. Y plantea la posibilidad de una prolongada inestabilidad ante el descontento de la población. La televisión iraní aseguró que manifestantes armados intentaron tomar el control de algunas comisarías de Policía y bases militares, pero habrían sido frenados por las fuerzas de seguridad. No obstante, un manifestante mató a un policía tras realizar varios disparos contra los agentes durante los disturbios en la ciudad de Najafabad. La escasa información disponible, imposible de contrastar, señala asimismo que el domingo dos personas murieron por disparos no identificados en la localidad de Izeh, en el suroeste del país, y otras dos perecieron en Dorud. La emisora estatal iraní también corroboró la muerte el domingo de seis personas en la localidad occidental de Tuyserkan, a unos 300 kilómetros de Teherán. De acuerdo con otros medios internacionales el número de muertos sería ya de doce. El Parlamento iraní celebró una sesión extraordinaria para evaluar la situación en el país, en la que el presidente, Hasan Rohani, defendió el derecho del pueblo a expresar su opinión sin recurrir a la violencia y prometió «aplastar» a la minoría que está provocando los disturbios. Para el líder iraní, los choques obedecen a problemas internos aunque también acusó a Israel, Estados Unidos y Arabia Saudí de fomentar los tumultos generados en las manifestaciones. La red social Telegram, la más usada y popular entre los iraníes y en la que se llevan a cabo los llamamientos a participar en las protestas, ha dejado por completo de funcionar. También Instagram ha sido bloqueado. A pesar de que resulta cada vez más complicado comunicarse en las redes, los activistas siguen pidiendo, de forma anónima, la continuidad de las manifestaciones, y en diferentes vídeos difundidos en Internet se muestran enfrentamientos entre la policía y manifestantes en distintos puntos del país. Las protestas, que comenzaron el pasado jueves en Mashhad, la segunda ciudad del país, son una reacción a la maltrecha economía del país, a la creciente corrupción y a la subida de los precios de la comida y el combustible. Pero la gravedad de la situación, sin precedentes desde los disturbios que siguieron a las elecciones de 2009, se justifica además por otros motivos. De acuerdo con diversos analistas, son muchos los iraníes que esperaban una evidente mejora de sus condiciones de vida después de que las severas sanciones a las que eran sometidos por su programa nuclear fueran levantadas en 2015, tras el acuerdo con Estados Unidos, China, Francia, Reino Unido, Rusia y Alemania (el llamado Grupo P5+1). Si bien las restricciones que afectaban al sector financiero, de energía y de transportes fueron canceladas en muchos casos, cientos de entidades del país han permanecido en las listas negras americanas amparándose en el presunto apoyo de Irán al terrorismo. La llegada de Trump a la Casa Blanca sólo ha añadido más leña al fuego con el anuncio de nuevas sanciones económicas y la apertura de una estrategia mucho más agresiva contra Teherán. Las políticas económicas del gobierno han traído un desempleo que se sitúa en el 12,4%, según cifras oficiales, y una alta inflación. A ello se suma la falta de inversiones extranjeras. Además, la participación de Irán en la guerra de Siria y en Irak, como parte una estrategia que busca la consolidación de su poder en la región frente a Arabia Saudí, ha supuesto un inmenso gasto que no ha sido entendido por los más críticos. Pero a medida que se han ido extendiendo, las revueltas han pasado a adquirir un carácter más político, llegando a cuestionar el sistema clerical y a su máxima autoridad, el ayatolá Ali Jamenei. Son años de quejas ante el sistema político, económico y social los que han conducido a los ciudadanos a las calles sin simpatizar con ninguna tendencia política en especial. En ciertos sectores de la población, el gobierno de Rohani es contemplado como corrupto, ineficaz y fracasado en su intento de crear un sistema justo en el marco de la revolución de 1979. La disconformidad existente, aunque no alberga la intensidad de 2009, cuando millones de personas tomaron las calles para protestar contra la reeleción de Mahmoud Ahmadinejad como presidente, sí ha evidenciado la desorientación de los políticos ante lo que parece una explosión popular espontánea.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
2018 decidirá el ciclo ideológico de Latinoamérica
El año que comienza vivirá una auténtica batalla política en Latinoamérica, con elecciones presidenciales en seis países. Habrá un pulso realmente decisivo en naciones de gran peso continental, como Colombia, México y Brasil. La izquierda aspira a importantes avances en esos tres primeros países y en Paraguay, al tiempo que el régimen autoritario pretende perpetuarse en Venezuela. También habrá presidenciales en Costa Rica, país que hasta ahora ha resistido bien la tentación bolivariana, pero que está dando muestras de cuarteamiento institucional. El interés está en el color político que adquiera el continente, pues en esta ocasión, por el número de elecciones e importancia de los países, puede determinarse un ciclo ideológico, no solo momentáneas orientaciones (¿se pronunciará o se rectificará el volantazo a la derecha de 2016-2017?). Una consecuencia directa de esto serán las alianzas comerciales (apuesta efectiva por los clubes económicos de la Alianza del Pacífico y de Mercosur o, en cambio, por la agenda más política que económica de Unasur). Asimismo, habrá analistas pendientes de las perspectivas energéticas, pues varios de los países con elecciones son los principales productores latinoamericanos de petróleo. Las citas presidenciales comienzan en Costa Rica (febrero), siguen en Paraguay (abril) y luego llegan a Colombia (mayo), México (julio) y Brasil (octubre), para acabar, según lo previsto, en Venezuela (diciembre). Si ese es el orden en el tiempo, el orden en el interés internacional podría ser el siguiente: México, el pulso más crucial El cambio más radical puede producirse en México el 1 de julio si, como han venido indicando las encuestas, gana Andrés Manuel López Obrador. AMLO ya perdió por muy poco las elecciones de 2006 y luego las de 2012, ambas como candidato del izquierdista PRD; ahora es candidato de su propio partido, Morena, un movimiento homologable al bolivarianismo. El intento del PRI de separarse de su propia corrupción poniéndose en manos de un candidato independiente ?José Antonio Meade, quien ha estado en el Gobierno del actual presidente (PRI) y del anterior (PAN)? parece haber dado al priísmo nuevas expectativas. Pero va a ser una campaña muy inusual, ya que además el derechista PAN, dividido, irá en coalición con el PRD, con el panista Ricardo Anaya como candidato conjunto. Aunque López Obrador ha querido moderar su discurso, para no espantar de nuevo a empresarios y otros sectores temerosos, su oferta de amnistía a narcotraficantes, sus serias objeciones al tratado de libre comercio con Estados Unidos y su deseo de dar marcha atrás en la apertura de la industria petrolera mexicana advierten de que su presidencia provocaría una sacudida política en el continente. Colombia, el test para las FARC La gran dispersión de la intención de voto hace difícil de momento prever qué candidatos pasarán en Colombia a la segunda vuelta (la primera es el 27 de mayo, la segunda el 17 de junio). Una de las pocas cosas claras por ahora es que el candidato de las FARC, Rodrigo Londoño, que era el jefe guerrillero hasta la firma del acuerdo de paz, tiene muy poco apoyo popular. En cualquier caso, la cita permitirá comprobar si en este punto histórico se produce o no un auge de la izquierda, que siempre se había visto lastrada electoralmente por el rechazo mayoritario de la sociedad a la guerrilla. Las elecciones legislativas que habrá previamente, en marzo, servirán ya de termómetro político. Sea cual sea el resultado, el acuerdo de paz asegura a las FARC al menos cinco puestos en el Senado y otros cinco en la Cámara. Brasil, el pretendido regreso de Lula Lula da Silva, que ya fue presidente entre 2003 y 2010, encabeza las encuestas en Brasil. Pero hasta las presidenciales del 7 de octubre queda mucho tiempo para que los jueces determinen si el líder del Partido de los Trabajadores es culpable en los asuntos de corrupción de los que se le acusa. La heredera de Lula, Dilma Rousseff, ya ganó la reelección en 2014 por estrecho margen, y dado todo lo que se ha sabido desde su impeachment acerca del gobierno de la izquierda se esperaría un giro electoral. Pero los partidos del centro y de la derecha también se han visto alcanzados por denuncias y sospechas. Venezuela, farsa de elecciones Asumido por la comunidad internacional que en Venezuela hay un claro fraude electoral, lo que se espera es que las presidenciales sean otro mero trámite para que Nicolás Maduro consolide el régimen autoritario. La fecha electoral no está determinada; tradicionalmente es en diciembre, pero puede variar. Maduro las podría haber aplazado si hubiera estimado que era difícil colar otro fraude, pero dada la facilidad con que el Gobierno ha toreado a la oposición en las elecciones de gobernadores y de alcaldes las podría adelantar, incluso de manera sustancial. Paraguay, el debate de la reelección Finalmente, los dos partidos tradicionales concurrirán a las presidenciales del 22 de abril con caras nuevas. El presunto pacto entre el actual presidente, Horacio Carter, del Partido Colorado (derecha) y el expresidente Fernando Lugo, del Frente Guasú (izquierda), para reformar la ley y permitir la reelección presidencial se topó con violentas protestas callejeras y no prosperó. El colorado Mario Abdo Benítez se enfrenta al liberal Efraín Alegre, cuyo partido se ha aliado con el menor Frente Guasú. Paraguay es uno de los países con mayor percepción ciudadana de corrupción pública. Costa Rica, resfriado institucional En Costa Rica la primera vuelta tendrá lugar el 4 de febrero y la segunda el 1 de abril. Las encuestas reparten el voto principalmente entre los dos grandes partidos tradicionales ?socialdemócratas y socialcristianos?, con posibilidades también para los conservadores. Los sondeos dejan fuera de la carrera al gobernante Partido de Acción Ciudadana, un centro-izquierda que rompió el bipartidismo hace cuatro años. El caso conocido como el «Cementazo» ha llevado la corrupción al primer lugar en la preocupación de los costarricenses, y ha cuestionado actuaciones del Banco central y del poder Judicial. Habrá que ver si todo es un resfriado institucional o si la ejemplar salud en valores democráticos de Costa Rica en realidad está enfermando.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Macron, ante el reto de relanzar Francia y refundar Europa
«Las cosas serias comienzan ahora», ha comentado el presidente Emmanuel Macron a los miembros de su círculo más cercano, durante un desayuno de trabajo, en el Elíseo, respondiendo así, sin saberlo, al comentario de un embajador de la zona euro, durante una cena navideña: «Que Macron quiera ?reformar? la Unión Europea está muy bien, pero ya nos daríamos con un canto en los dientes si consigue reformar Francia y sacarla de su propia crisis nacional?». La Comisión Europea ya hizo públicas sus «reservas» hace días, subrayando diplomáticamente sus «dudas» ante los presupuestos nacionales de Francia para el año 2018: todavía están bastante lejos de los compromisos de Estado contraídos en materia de disciplina presupuestaria, recorte del gasto y techo de la deuda. «¿Seguirán los franceses soportando a Macron a lo largo del 2018?», se pregunta Michèle Cotta, analista de referencia en «Le Point». Pero sin olvidar lo evidente: el presidente de la República conserva una opinión positiva en los sondeos (50% de apoyo frente a un 44% de rechazo), a los ocho meses de su elección, tras un primer paquete de reformas impuestas a paso de carga, sin resistencia social ni sindical. Primer choque fiscal Las reformas y el calendario político del primer semestre de 2018 coincidirán con los primeros e imprevisibles efectos del primer choque fiscal de la presidencia Macron: 4.500 millones de nuevos impuestos que deberán pagar las sufridas clases medias, de humor cívico siempre volátil. Bruno Le Maire, ministro de Economía, excandidato conservador a la presidencia de la República, estima que los presupuestos del Estado para el 2018 permitirán el «relanzamiento» de la economía, estimulando la creación de empleo a través de una nueva fiscalidad favorable a las empresas. Los analistas independientes subrayan que Francia «comienza a crecer mejor» (1,8%, mientras España crece en torno al 3 %), pero se preguntan cómo reaccionarán las clases medias cuando comiencen a pagar de su bolsillo el primer choque fiscal. Las reformas sociales y económicas previstas para el primer semestre son un campo de minas potencial: la reforma del sistema nacional de pensiones es un clásico de las crisis sociales francesas, desde hace décadas; la reforma del seguro de desempleo toca principios básicos de un modelo social siempre conflictivo. Reforma de la constitución En el terreno cultural e institucional, Macron tiene previsto abordar dos cuestiones de gran calado y compleja realización: reformar la Constitución y «reorganizar el islam de Francia». Con 5 o 6 millones de ciudadanos musulmanes, Francia es ya la primera potencia musulmana de Europa. Macron ha sostenido reuniones de trabajo, individuales y colectivas, con la jerarquía religiosa católica, judía, protestante y musulmana. Está por ver cómo se llevará a la práctica un proyecto de naturaleza «multicultural» extremadamente sensible. Macron tiene previsto realizar una nueva reforma de la Constitución de la V República. La vigésimo segunda. De carácter eminentemente técnico, para reducir el número de senadores y diputados y reequilibrar los poderes de las dos grandes asambleas (Senado y Asamblea Nacional), sin entrar de ninguna manera en ninguna cuestión territorial, impensable. El presidente ha comenzado sus primeros contactos con el presidente del Senado, donde existe una mayoría conservadora. Se trata de una cuestión de inmenso calado técnico, con flecos políticos inflamables. Ante ese campo de minas nacionales, los proyectos internacionales y europeos del presidente Macron todavía se perciben pasablemente lejanos y ultra teóricos, condenados a una posible devaluación de fondo. Retos internacionales Macron propuso en su gran discurso pronunciado en la universidad de la Sorbonne, el 26 de septiembre pasado, la refundación de una Europa soberana, unida y democrática, con un largo rosario de iniciativas: crear una fuerza de intervención rápida europea; incrementar cooperación antiterrorista; un presupuesto común de la zona euro, la elección de un parlamento para los países del euro y un gobierno político y un ministro de finanzas de la Eurozona; convocar convenciones democráticas en todos los países de la UE que deseen progresar en un proyecto común, y reforzar el Parlamento Europeo a través de las listas transnacionales? Utilizar los 73 escaños de eurodiputados del Reino Unido para crear el embrión de un parlamento de la zona euro. Elecciones europeas Tres meses más tarde, ese rosario de proyectos no termina de encontrar una vía concreta de posible concertación realista entre aliados europeos. Macron espera que 2018 permita comenzar los trabajos de «concertación previa» a la campaña de las todavía lejanísimas elecciones europeas de la primavera del 2019. Y los calendarios y mercados políticos locales, en Alemania, Italia y España, tampoco favorecen proyectos como unas «listas europeas y transnacionales» de complejísima realización. La evolución política de Europa del este (Austria y Polonia, en particular) sugiere la misma «renacionalización» política de las crisis en curso en Alemania (¿qué gobierno, para qué política europea?), en Italia (¿cómo evolucionarán las relaciones de fuerza nacionales?) o España (¿cómo evolucionará la crisis catalana?), cubriendo el mesianismo teórico del presidente francés con las nubes tóxicas de la incertidumbre.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los médicos alemanes rechazan hacer pruebas de edad a los refugiados
Una chica de 15 años fue asesinada la semana pasada a navajazos en Kandel, en el sur de Alemania. Sus padres denunciaron que el asesino, exnovio de la chica, un afgano en cuya documentación consta la edad de 15 años, es en realidad mayor de edad y que quedaría impune gracias a su pasaporte falso. La acusación dio lugar a un debate público sobre la conveniencia de comprobar la edad de los refugiados que ingresen en el país, debido al alto porcentaje de documentos falsos presentados durante los peores momentos de la crisis de los refugiados en 2015, año en el que un millón de personas hicieron colapsar los procedimientos de tramitación de ingresos. «Necesitamos una regulación más estricta y un control médico que certifique la edad de los solicitantes de asilo cuya minoría de edad no sea muy clara porque ha quedado en evidencia que muchos de ellos se hacen pasar por menores para disfrutar de más ayudas sociales o delinquir sin sufrir las consecuencias legales», declaró ayer el ministro de Interior de Baviera, el socialcristiano Joachim Herrmann, al tiempo que exigía que esta demanda sea incluida en la negociación para la gran coalición con los socialdemócratas que los grandes partidos abrirán en Berlín dentro de dos semanas. También el vicepresidente del partido de Angela Merkel, la CDU, se había manifestado a favor de esos controles. «En caso de duda, son procedentes radiografías de la mano y la muñeca que pueden determinar la edad con bastante precisión», había defendido Thomas Strobl, antes de que el colectivo médico pusiese fin a esa propuesta alegando «principios éticos». El presidente de la Cámara Federal de Médicos alemanes, Frank Ulrich Montgomery, declaró ayer al periódico Süddeutsche Zeitung que «se trata de exámenes muy costosos, no completamente fiables y que pueden interferir en el bienestar humano». Argumenta que «los rayos X son una invasión en la integridad física de la persona y, de acuerdo con la regulación de protección radiológica, es permisible controlar la edad de un acusado solamente en casos de proceso penal». Prácticas en vigor A raíz de la polémica se ha sabido que estas pruebas vienen siendo realizadas a menudo por las autoridades de los estados federados de Berlín y Hamburgo, no solamente radiografías, sino también «medidas de altura y contorno de pecho, peso, dientes, axilas y genitales», incluso «inspección del estado de desarrollo de las glándulas mamarias» en caso de solicitantes femeninas. Por cada uno de estos informes de edad, el departamento de Educación, Juventud y Familia del Senado de Berlín, responsable de los refugiados menores de edad en su circunscripción, paga alrededor de 1.500 euros. El debate tiene lugar en medio de la precampaña de las elecciones regionales bávaras, donde el partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD) amenaza con ganar terreno a los socialcristianos que, para evitarlo, prometen una significativa reducción del período de ayudas a los refugiados hasta los 15 meses, desde los 36 meses actuales.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Investigan a la vicepresidenta de AfD por islamofobia en Twitter
La Fiscalía alemana admitió ayer a examen una denuncia de la policía contra Beatrix von Storch, vicepresidenta del partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD), instancia en la que incluyó además a la presidenta del grupo parlamentario Alice Weidel. El motivo de la demanda es un mensaje difundido por Storch a través de Twitter en el que criticaba que la policía alemana emitiese comunicaciones en árabe destinadas a «hordas de hombres musulmanes dispuestos a violencia en grupo». Von Storch se refería a los tuits en árabe, además de francés, inglés y alemán, con los que la policía llamaba en Nochevieja a celebrar de forma «pacífica y respetuosa» la entrada de año. «¿Qué diablos está pasando en nuestro país? ¿Por qué tuitea una página oficial de la policía en árabe? ¿Creen ustedes que van a lograr moderar a esas bárbaras hordas de musulmanes dispuestos a la violencia en grupo?», escribió Von Storch. Colapso en las redes La diputada de AfD causó con su reacción un colapso de las redes sociales de la policía alemana, desbordadas por las visitas y por los comentarios de crítica. La red social bloqueó la cuenta von Storch por considerar que el mensaje era «islamófobo» y que vulneraba las leyes de protección contra los mensajes de incitación al odio. La presidenta de AfD, Alice Weidel, reaccionó por su parte a esa medida con un mensaje en Facebook en el que denunciaba la «censura» y se reiteraba en las críticas al uso de la lengua árabe por parte de la policía de Colonia. «En eventos sociales de afluencia internacional, relativamente recientes en esta ciudad, es habitual que la policía se dirija en distintos idiomas a los usuarios para facilitar la comunicación», defendía anoche un portavoz policial que recordaba que en el último año han sido contratados 1.400 nuevos efectivos, en cuya selección ha sido muy valorado su conocimiento de idiomas, y que insistía en que, a partir de ahora, el asunto del tuit queda en manos de los tribunales. Tras obtener un 12,6 % de los votos en las elecciones de septiembre y convertirse en la tercera fuerza parlamentaria, AfD anota la primera denuncia contra dos de sus más destacadas representantes.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Navalni recurre fallo del Supremo ruso que avala su exclusión de elecciones
El líder de la oposición rusa, Alexéi Navalni, recurrió hoy la decisión del Tribunal Supremo de Rusia que respalda el veto de la Comisión Electoral Central (CEC) a su participación en las elecciones presidenciales del próximo marzo. El 30 de diciembre el Supremo ruso rechazó la demanda presentada por Navalni contra la decisión de la CEC, alegando que «no ve motivos para satisfacerla». «Hemos recurrido (el fallo), la fecha de la vista (de la apelación) aún no ha sido fijada», dijo el abogado del opositor, Iván Zhdánov, a medios rusos. El letrado precisó que el recurso fue presentado ante el panel de apelaciones del propio Supremo. Previamente, el equipo legal de Navalni adelantó que seguría peleando por la revisión del veto ante todas las instancias judiciales hasta llegar al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Según la CEC, Navalni no puede participar en las presidenciales de marzo de 2018, ya que fue sentenciado en febrero pasado a cinco años de cárcel por apropiación indebida, inhabilitación que estará en vigor por un plazo de diez años. La decisión de rechazar la candidatura del líder opositor fue condenada por la Unión Europea y Estados Unidos, críticas que la Cancillería rusa consideró hoy «una injerencia directa» en los asuntos internos de Rusia. Navalni, que acusa al presidente de ruso, Vladímir Putin, de ordenar su inhabilitación, ha convocado para el 28 de enero una jornada de protestas en favor de una «huelga de votantes» en las presidenciales.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Donald Trump carga contra Steve Bannon después de que este llamara a su hijo «antipatriota»
Donald Trump ha asegurado que Steve Bannon, ex consejero en la Casa Blanca, «ha perdido la cabeza», después de que tachara de «traidora» y «poco patriota» la reunión con un abogada rusa a la que asistió en junio de 2016 el hijo mayor del presidente, Donald Trump Jr. Trump, quien ha seguido manteniendo relación con Bannon en privado después de su despido como asesor, ha cortado todos los lazos que le unían a Bannon después de que sus comentarios sobre su hijo salieran a la luz. «Steve Bannon no tiene nada que ver ni conmigo ni con la presidencia. Cuando fue despedido no solo perdió su trabajo, también perdió la cabeza», ha declarado el presidente. Trump ha asegurado que Bannon tuvo muy poco que ver con su victoria en las elecciones de 2016: «La victoria se consiguió gracias a hombres y mujeres anónimos». Además, según el presidente, su ex consejero «finge estar en guerra contra los medios, pero se pasa el tiempo filtrando información falsa que le haga parecer más importante de lo que fue. Es lo único que sabe hacer bien». De la discrección a la polémica Steve Bannon ha pasado de mantener una posición discreta tras abandonar su cargo en la Administración Trump a estar en el foco de la polémica tras la publicación del libro «Fuego y furia: dentro de la Casa Blanca de Trump». En él, Bannon se pronuncia sobre uno de los temas que más polémica ha generado en los últimos meses, en la medida en que la reunión reavivó las dudas sobre las posibles relaciones entre el equipo de Trump y Moscú. Además del hijo mayor del presidente, también asistieron su yerno y asesor, Jared Kushner, y su entonces jefe de campaña, Paul Manafort. «Los tres tipos importantes de la campaña pensaron que era una buena idea verse con un Gobierno extranjero dentro de la Torre Trump en la sala de conferencias del piso 35, sin abogados. No tenían ningún abogado», recalca Bannon en el libro, en unos extractos a los que ha tenido acceso la agencia Reuters. «Aunque creas que esto no era traición, poco patriótico o algo turbio, y yo creo que era todas estas cosas, deberías haber llamado al FBI inmediatamente», añade el exasesor, apartado de la Casa Blanca en agosto de 2017 tras ocho meses siendo el jefe de estrategia de la Presidencia. Trump ha negado cualquier relación con el Gobierno ruso y ha puesto en cuestión las investigaciones que se han abierto para esclarecer cualquier sospecha. Bannon apunta en el libro que las pesquisas terminarán centrándose en posibles casos de blanqueo de capitales.