Infortelecom

Noticias de elecciones

26-10-2020 | Fuente: abc.es
Zelenski sufre un varapalo en las elecciones locales celebradas en Ucrania
El partido «Servidor del Pueblo» del actual presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha sufrido un severo varapalo en las elecciones locales celebradas ayer domingo en Ucrania. A la espera de datos oficiales, los sondeos a pie de urna señalan que los candidatos de Zelenski no habrían logrado hacerse con la alcaldía de ninguna de las grandes ciudades del país y ni siquiera pasar a la segunda vuelta, salvo en dos centros de población en donde fueron los más votados. Hasta en Krivói Rog, la ciudad natal del presidente, perdió su formación política. La segunda vuelta tendrá lugar el 15 de noviembre. Según el director de la publicación digital Strana.ru, Ígor Guvzha, si los resultados obtenidos se extrapolaran a la Rada Suprema (Parlamento), el partido de Zelenski quedaría relegado a ser la tercera fuerza política. «Servidor del Pueblo» detenta actualmente la mayoría absoluta en la Cámara tras las legislativas celebradas el 21 de julio de 2019. El 21 de abril del mismo año, Zelenski, popular ya de antes por su actividad como cómico, actor y estrella televisiva, batió en la segunda vuelta de la presidenciales al anterior jefe del Estado, Petro Poroshenko, con un 73,22% de los votos frente al 24,45%. Ayer se eligieron en Ucrania diputados de los consejos locales, municipales y regionales, así como alcaldes. A la convocatoria concurrieron 144 partidos políticos y, según la Comisión Electoral Central de Ucrania, la participación en los comicios fue del 35,94 por ciento, la más baja habida hasta ahora. En Kiev, el más votado ha sido el actual alcalde, el excampeón mundial de boxeo, Vitali Klichkó, del partido «Udar» y uno de los líderes de la revuelta del Maidán de 2014. Las administraciones regionales se eligen para un periodo de cinco años y, una vez se culmine la reforma descentralizadora en curso, tendrán más poderes e independencia a la hora de tomar decisiones. Ayer, sin embargo, en los territorios separatistas de Donetsk y Lugansk no se organizaron elecciones. Kiev exige que antes se retiren de las dos provincias las «formaciones armadas ilegales» y salgan de allí todos los «extranjeros» reclutados para luchar contra las tropas ucranianas, en alusión a las fuerzas rusas que ayudan a los insurgentes. Consciente de su pérdida de popularidad y en un intento de dar imagen de acercamiento a la ciudadanía y, de paso, aumentar el índice de participación, Zelenski dispuso que ayer se votaran también plebiscitos adicionales sobre algunas cuestiones clave. El 81% de los ucranianos votaron a favor de la introducción de la cadena perpetua para los delitos de soborno a gran escala, el 45% se pronunciaron por la creación de una zona económica de libre comercio en el este separatista, el 95% apoyó la propuesta de reducir en un tercio los escaños del Parlamento, de 450 a 300 diputados, y el 70% estimaron conveniente legalizar el consumo de marihuana con fines medicinales. Tras su llegada al poder, Zelenski se puso como meta lograr la reunificación de Ucrania, recuperando los dos territorios rebeldes del este del país, Donetsk y Lugansk, y Crimea, península que Rusia se anexionó en marzo de 2014. Prometió también acabar con la corrupción en el país. Sin embargo, ninguno de los objetivos marcados se han cumplido hasta ahora y esa parece ser la causa de su declive.
26-10-2020 | Fuente: as.com
Alemania, Dinamarca, Francia, Austria y Escocia, las imbatidas
Ninguna de las cinco selecciones ha encajado gol en la fase de clasificación para la Eurocopa de Inglaterra 2022. Sólo las germanas se han clasificado ya matemáticamente
26-10-2020 | Fuente: abc.es
Aplastante victoria a favor del cambio constitucional en Chile
Con un sorpresivo y contundente 78,25 por ciento de los votos (escrutadas el 93 por ciento de las mesas), los chilenos aprobaron este domingo el inicio de un proceso que pone fin a la Constitución elaborada por la dictadura hace 40 años. El plebiscito, en el que participó un 50,2 por ciento de los electores habilitados, dejó a la opción «Rechazo» ?defendido por un sector de la derecha- con 21,75 por ciento de los sufragios. Los electores también decidieron con el 79,22 por ciento de sus votos que la nueva carta magna sea elaborada por una Convención Constitucional, que por primera vez tendrá paridad de género, escaños reservados para pueblos originarios y personas en situación de discapacidad. El proceso se inicia con una alta legitimidad, al conseguir que votaran más electores que en las elecciones presidenciales pasadas, cuando concurrieron a las urnas el 49 por ciento del padrón habilitado. La masiva votación se produjo pese al temor que produce la pandemia del Covid-19, que en Chile ha dejado unas quince mil personas fallecidas y medio millón de infectadas. Los resultados del plebiscito provocarán un reordenamiento político, toda vez que el gobierno, sus parlamentarios y partidos oficialistas llegaron a la votación con una clara fractura. Al menos diez ministros del presidente Sebastián Piñera anunciaron su apoyo al cambio constitucional, mientras otro sector del gabinete, encabezado por el ministro del Interior, Víctor Pérez, mantuvo su defensa a la Constitución impuesta por la dictadura. Anoche el presidente Piñera, acompañado de todos sus ministros, comenzó a trabajar en reunificar sus fuerzas y dijo en un breve discurso pronunciado desde el palacio de La Moneda que «llegó la hora de la unidad» para elaborar la nueva carta magna, la que debe «unir y no dividir». También reiteró que su gobierno no solo ha garantizado la transparencia y participación en el plebiscito, sino también se esforzará por contribuir en los contenidos de la nueva carta magna. «Hasta ahora la Constitución nos ha dividido», dijo el gobernante, para enseguida agregar que «a partir de hoy, todos debemos colaborar para que la nueva Constitución sea el gran marco de unidad, de estabilidad, de futuro, y que se constituya en la casa de todos». Cuando aún no terminaba el conteo de votos, en todas las ciudades comenzaron masivos festejos. A la Plaza Italia de Santiago, rebautizada como «Plaza de la Dignidad», llegaron unas 30 mil personas, mientras en las cuadras cercanas se producían escaramuzas con la policía antimotines. La oposición a Piñera también llegó dividida al plebiscito, aunque todos sus partidos coincidían en terminar con la Constitución de Pinochet y que sea la Convención Constitucional que elabore el nuevo pacto, no pudieron concordar una campaña conjunta, principalmente por diferencias entre la Democracia Cristiana y el Partido Comunista. La búsqueda de la unidad, tanto para las fuerzas del gobierno como para la oposición, es relevante porque en abril son las elecciones de los 155 delegados constituyentes, y cada sector necesita cómo mínimo tener un tercio de la asamblea para bloquear las propuestas del otro. La elección de abril será simultánea además a la de alcaldes, concejales y gobernadores regionales. La acumulación de estos cuatro comicios genera alta tensión en las alianzas políticas. La avasalladora votación del plebiscito también provocará que avance una acusación constitucional contra el ministro del Interior por su gestión de la policía en las protestas, lo que se agudizó el pasado 2 de octubre cuando un carabinero empujó a un joven manifestante desde un puente al río Mapocho. Algunos analistas estiman que Piñera debería hacer un nuevo ajuste en su gabinete para descomprimir la presión y generar mejores condiciones para su último año de gobierno.
25-10-2020 | Fuente: abc.es
Los chilenos acuden en masa a votar en el plebiscito sobre una nueva constitución
A cuatro horas de iniciado el proceso plebiscitario en Chile , el 100% de las mesas receptoras de votos ya estaban en pleno funcionamiento, lo que vaticinaba una alta participación ciudadana en la decisión sobre la continuidad de la Constitución heredada de la dictadura militar. Largas filas ?en algunos lugares de hasta diez cuadras? se formaron en las afueras de los más de 2.500 locales de votación, por la masiva afluencia de votantes y por las medidas de control sanitario impuestas por las autoridades, las que incluían un aforo estricto ante las más 44.000 mesas receptoras de sufragios, la distancia física y la desinfección de las cabinas de votación. El plebiscito constitucional de este domingo fue acordado en noviembre del año pasado luego de las intensas, masivas y a veces violentas movilizaciones sociales, que llevaron a una grave crisis de las instituciones políticas, por lo que el gobierno y el Congreso propusieron el cambio de la Constitución elaborada e impuesta por la dictadura del general Augusto Pinochet hace 40 años. Al referendo están convocados casi 15 millones personas habilitadas para votar, incluidos unos 360 extranjeros residentes en el país y más de 60 chilenos que votan en el extranjero. Apenas 20 minutos después de abierta su mesa de votación llegó el presidente Sebastián Piñera a depositar su sufragio. Durante la campaña, el gobernante se negó a hacer público la forma en que votaría y pidió a sus ministros que no participaran en la campaña, aunque sí podían decir sus preferencias electorales. Ello sucedió porque ya en plena campaña, Piñera hizo un cambio de gabinete en septiembre e incorporó como ministro de Defensa al presidente de Renovación Nacional, Mario Desbordes, quien tempranamente se declaró a favor del «Apruebo» al cambio constitucional; y puso en la Cancillería al exsenador Andrés Allamand, partidario del «Rechazo». Nueve meses para redactar un texto Una vez emitido su voto, Piñera destacó que «la inmensa mayoría de los chilenos queremos cambiar o perfeccionar nuestra Constitución», para enseguida precisar que si gana el «Apruebo» no será una derrota de su gobierno. «La etiqueta del gabinete del Rechazo no ayuda en nada. Es el gabinete de todos los chilenos», añadió, y dijo que las protestas en contra de su gobierno son realizadas por «grupos minoritarios» que buscan «obstaculizar y boicotear» el plebiscito. Al final de la jornada de este domingo quedará definido si el proceso termina ahora ?si gana el «Rechazo» al cambio constitucional? o continúa, si gana la opción que pone término a la carta magna vigente, se realiza la elección de los delegados constituyentes el 11 de abril del año entrante, para instalar la Convención Constituyente el 1 de junio. A partir de entonces la asamblea tendrá nueve meses para redactar el nuevo pacto y eventualmente una prórroga de tres meses más. Para el Gobierno de Piñera lo más urgente es retomar el control de la agenda pública, presentar este plebiscito como un éxito de su gestión y procurar que sus partidarios reconstruyan la unidad para hacer frente las elecciones de abril, que además de los delegados constituyentes serán elegidos alcaldes, concejales y gobernadores regionales.
25-10-2020 | Fuente: abc.es
Trump y Biden se lanzan al esprint final de unas elecciones desconcertantes
Como han hecho ya 56 millones de personas, una cifra récord, Donald Trump depositó este sábado su voto en Florida , donde está empadronado en estas elecciones. La pandemia ha llevado a abrir las urnas mucho antes para facilitar el voto sin aumentar el riesgo de contagio, y el escenario que hay en este momento en Estados Unidos es insólito y desconcertante. Los expertos en sondeos y demoscopia están incluso más confundidos que en 2016, cuando ya fracasaron estrepitosamente en sus predicciones. A estas alturas hace cuatro años habían votado apenas seis millones de personas, según US Elections Project. Ahora esa cifra se ha multiplicado por nueve, y no sólo en bastiones demócratas como California o Virginia, sino también en estados fielmente republicanos, como Texas. Tras votar, el presidente se embarcó en un maratoniano periplo de más de 4.000 kilómetros que le llevó de Florida a Carolina del Norte, y de allí a Ohio y Wisconsin. «La opción es entre un súper boom de Trump, o la cuarentena de Biden», dijo Trump en el primero de tres mítines. «Yo sé lo que necesitáis, necesitáis a Trump, no necesitáis a Joe, que hundiría la economía», añadió. Después repitió varias veces la palabra «Covid», acusando a los demócratas de usarla para infundir miedo, y que los republicanos no voten. «¡Y lo he superado y dicen ahora que soy inmune!», dijo. Joe Biden, su parte, se está esforzando en convertir la elección presidencial en un referéndum sobre la gestión de Trump de la pandemia de Covid-19. Este sábado, su campaña le llevó a Pensilvania, el estado más decisivo junto con Florida en la elección. Fue pocas horas después de que se conociera que EE.UU. había batido el número de nuevos contagios diarios, más de 85.000. «Ayer registramos el mayor número de casos desde el comienzo de la pandemia», dijo el exvicepresidente en un mitin en el que sus seguidores asistían desde los coches, con bocinazos en lugar de aplausos. Como en la víspera, Biden insistió en la idea de que EE.UU. «no está superando» el virus, ni este «va a desaparecer» a corto plazo, como dice el presidente Trump. Lo cierto es que por mucho que hagan campaña los candidatos, las cifras de voto por adelantado reflejan que millones de personas ya se han decidido. La movilización a estas alturas no tiene precedentes. A día de hoy, han se han depositado un 40% de todos los votos de las elecciones de 2016, que fueron 136 millones. En EE.UU. una mayoría de estados permite no sólo votar por correo, sino también en urna días y hasta semanas antes del día de las elecciones, que este año cae el 3 de noviembre. Participación demócrata Es cierto que los estados que obligan a los votantes a registrarse en un partido u otro informan de que están votando muchos más demócratas que republicanos: 12 millones frente a siete millones, según los datos de US Elections Project. Pero eso sólo cubre 25 millones del total de 56 millones, y además el registrarse por un partido obliga a votar por ese candidato, por lo que esas cifras no son indicadoras de nada. Lo cierto es que el presidente tiene también un papel importante en la supuesta desmovilización de los republicanos en el voto por adelantado. Lleva semanas denunciando fraude masivo, sobre todo por parte de aquellos estados que envían papeletas a todos los censados, aunque no las soliciten, y en el voto por correo. Aun así, la fiscalía aun no ha presentado denuncias por ese supuesto fraude. De todos modos, Trump sigue insistiendo. Este sábado, tras votar en una biblioteca en Palm Beach, cerca de su mansión de Mar-a-Lago, el presidente dijo: «Fue un voto muy seguro, más que cuando envías la papeletas por correo, ahí no hay seguridad». Numerosos demócratas creen que con estas denuncias de fraude, Trump está sentando las bases para impugnar las elecciones en el caso de que pierda y el resultado sea muy ajustado. Ya en 2000 toda la nación quedó pendiente del resultado de Florida, que era decisivo. Pero hubo denuncias de irregularidades y al final el asunto llegó hasta la Corte Suprema, que ya entrado diciembre dio la victoria final a George Bush hijo. Biden y el Supremo El candidato demócrata también aprovechó para criticar a Trump y a sus aliados republicanos en el Congreso por «no tener tiempo» para aprobar un nuevo plan de ayuda contra la crisis económica provocada por la pandemia, pero que, al mismo tiempo, se dan prisa por confirmar a la juez nominada por el presidente para el Tribunal Supremo, Amy Coney Barrett . Biden definió a la magistrada como alguien «interesada en una cosa: eliminar Obamacare», en referencia a la reforma sanitaria aprobada en el Gobierno de Barack Obama. Biden ha propuesto una reforma ?en el debate del jueves la calificó de «Bidencare»? que mantiene los seguros privados, pero incluye una opción pública. Biden, que ha imprimido un punto de agresividad contra su rival en el final de la campaña, cerró el discurso con un ataque directo: «Todo el mundo sabe quién es Donald Trump. Mostrémosle quiénes somos nosotros. Elegimos esperanza frente al miedo. Unidad frente a la división. Ciencia frente a la ficción. Y, sí, el honor y la integridad frente a la mentira», dijo en un momento en el que Trump redobla las acusaciones de corrupción contra Biden por los negocios de su hijo Hunter en Ucrania y China.
25-10-2020 | Fuente: abc.es
Joe Arpaio: el sheriff que se inventó a Donald Trump
Mucho antes de que Donald Trump llegara a la Casa Blanca, el «trumpismo» mandaba ya aquí en Arizona. La esencia política del presidente es, en realidad, una ampliación a nivel nacional de lo que Joe Arpaio lleva defendiendo y haciendo desde 1993, el año en que ganó las primeras elecciones para sheriff en el condado de Maricopa, una metrópolis de 4,5 millones de habitantes en pleno desierto fronterizo. La guerra sin cuartel contra la inmigración irregular; la construcción del muro; los campamentos de sin papeles; la defensa innegociable de la ley y el orden; las dudas sobre el certificado de nacimiento de Barack Obama? Nada de todo eso es patrimonio exclusivo de Trump. Todo comenzó en realidad con Arpaio. «Ha sido un honor, y un privilegio», dice Arpaio a ABC en su oficina, una suerte de museo dedicado a sus 66 años de carrera policial. «También tengo mi ego, pero no cuando se trata del presidente de los Estados Unidos. Él tuvo el coraje y la cortesía de escuchar las ideas que yo pude haber tenido antes. Si le apoyé, fue de corazón. Es mi héroe», dice de Trump, mientras se ajusta la corbata, en la que luce un pin dorado con forma de revólver. «Metí presos a 200.000 sin papeles. ¿Qué problema hay? ¡Estaban aquí ilegalmente!» El afecto es mutuo. El 31 de julio, un juzgado federal de Arizona halló a Arpaio culpable de desacato por detener repetidamente a indocumentados aquí en Maricopa. Previamente, le había instado a que dejara de detener desproporcionadamente a hispanos, considerando que la práctica era discriminación racial. El juez consideró que el trabajo de un sheriff no era detener la inmigración ilegal. Y Arpaio disiente. «Hice un juramento al asumir el cargo, y tenía la autoridad para hacerlo», dice hoy, todavía desafiante. Es obligatorio preguntarle cuántos sin papeles pasaron por aquellos campamentos gigantescos en los que tenía a sus presos. «Puede que 200.000, tal vez más. ¿Qué problema hay? ¡Estaban aquí ilegalmente!», exclama, encogiéndose de hombros. Joe Arrpaio, con unos seguidores de Donald Trump - D. A. Veinticinco días después de aquella condena, Trump le indultó, saludándole como un verdadero «patriota americano». Cuando hoy se le pregunta sobre como recibió la noticia del indulto, Arpaio responde que él nunca le pidió nada a la Casa Blanca, pero hace hincapié en algo evidente: «Yo había estado con Trump desde el primer día». Tiene razón. Cuando anunció su candidatura el 16 de junio de 2015, Trump era un apestado en el Partido Republicano, una especie de broma de mal gusto. En menos de un mes el candidato visitó Phoenix, capital de Arizona, y Arpaio acudió a saludarle. Unos meses después, en diciembre, le presentó en otro mitin. Y el 26 de enero de 2016, seis días antes de que comenzaran las primarias, le dio su apoyo formal. Trump ganó 41 de las 56 votaciones, y el resto es historia. «El sheriff más duro de América» La decisión de Arpaio fue una revolución en el partido, y le dio a Trump el marchamo de tener tras de sí a quien se conocía como «el sheriff más duro de América». Al fin y al cabo, Arpaio había sido presidente de la campaña de George Bush hijo en Arizona. Y le habían cortejaron todos los candidatos republicanos, sin excepción, conscientes de que nunca un republicano ha llegado a la Casa Blanca sin haber ganado en este estado fronterizo. Y eso que Arpaio ni siquiera conocía personalmente a Trump. Pero al verle anunciar su candidatura tuvo una corazonada, según cuenta a este diario. «Recuerdo en un mitin que tuvo aquí con miles personas, nadie quería subirse allí al podio con él, ni el gobernador, ni nadie. Yo me subí y dije tres cosas. Primero, que hay una mayoría silenciosa ahí afuera. Dos, que nacimos el mismo día. Tres, que iba a ser nuestro presidente», explica. Ambos nacieron, es cierto, un 14 de junio, que para más señas es el día en que se celebra la adopción formal de la bandera americana, con sus barras y estrellas. Arpaio es de 1932 y Trump, de 1946. Aquellos vaticinios de Arpaio se cumplieron. Pero para él la experiencia no fue gozosa. El mismo día en que Trump logró la victoria más sorprendente de la historia política de EE.UU., el sheriff perdió su sexta reelección, y no por poco: 196.000 votos de 1,5 millones. Para la izquierda, la derrota de Arpaio fue el premio de consolación de una noche electoral muy amarga. Arpaio, en su despacho - D. A. En aquellas elecciones de 2016 cayeron unos mitos y nacieron otros. George Soros, el famoso multimillonario nacido en Hungría, patrón de tantas causas liberales, inyectó aquel año 2,3 millones de dólares en un grupo dedicado a defenestrar a Arpaio. En total se gastó 9,6 millones en elecciones a cargos policiales en todo el país. Y Arpaio todavía se la tiene jurada. En nuestra conversación le nombra varias veces. «Los millones y millones de dólares que Soros y otros en la izquierda han inyectado aquí en Arizona tienen como objetivo impedir que se apliquen las leyes migratorias, forzar una amnistía para los ilegales, y facilitar una política de fronteras abiertas», dice. Ni siquiera el atribuirle a Soros ese papel de maestro de marionetas es obra de Trump y su equipo, hasta en eso le precedió Arpaio. Soros, eso sí, no es el único culpable a ojos de Arpaio. Es sólo un resorte en una gran conspiración de la que también fue parte central Obama, ya que el sheriff lleva desde 2012 tratando de demostrar que no nació en EE.UU. Sentado ante su escritorio, abre su último libro y muestra unos documentos reproducidos dentro que según él demuestran que la partida de nacimiento de Obama fue falsificada. Esas dudas fueron en realidad los cimientos de la campaña de Trump en 2015 y 2016. «Todavía espero que Obama venga aquí a Arizona antes de las elecciones a hacer campaña por Joe Biden, me encantaría verle para poder explicárselo en persona, quiero ver qué me responde», dice con media sonrisa. Aun hoy, con el indulto de Trump de por medio, sigue maldiciendo la condena de 2017 como una venganza política, perpetrada por el estado profundo, «los restos del anterior gobierno, de Obama, en el departamento de Justicia». «¿Vas a preguntarme si soy racista?», pregunta el sheriff al periodista nada más comenzar la entrevista A Arpaio hoy le molesta, es patente, que le llamen racista. Lo primero que dice es: «¿Vas a preguntarme si soy racista?». Durante la entrevista, niega serlo, y dice, en un momento: «Tengo nietos adoptados, uno negro, otro de México. Así que me llamen lo que quieran, no saben nada». Tras su derrota, Arpaio ha perdido unas elecciones al Senado en 2018 y, todavía peor, las últimas primarias republicanas para recuperar su vieja plaza de sheriff. Puede decirse que su proyecto murió de éxito. Sus ideas mandan hoy en el Despacho Oval y más allá, pero él ya no tiene poder alguno aquí en Maricopa, más allá de escribir sus libros. El lunes pasado, Trump tuvo dos mítines aquí en Arizona, y Arpaio no fue invitado a ninguno. Eso no quiere decir, ni mucho menos, que esté acabado. Si Trump pierde, ya tiene un camino abierto. Un reciente titular del principal diario local, «The Arizona Republic», lo expresaba de este modo: «Si Donald Trump pierde en 2020, imitará a Joe Arpaio en 2024». Es decir: aun en la derrota, mantendrá vivo su propio mito.
25-10-2020 | Fuente: abc.es
Chile decide si liquida la constitución de Pinochet
Chile empieza a escribir este domingo un capítulo inédito en su historia: por primera vez ha sido convocado a definir si quiere tener una nueva Constitución elaborada en democracia o si mantiene la actual, redactada e impuesta durante la dictadura del general Augusto Pinochet hace 40 años. Los gobiernos civiles que sucedieron al dictador introdujeron más de 40 reformas a la carta magna, pudieron generar condiciones para un mayor crecimiento económico y reducir la pobreza, pero persistieron las desigualdades estructurales facilitadas por los cerrojos institucionales que protegen el Estado «subsidiario» que no garantiza los derechos sociales básicos. Aunque la Constitución de Pinochet fue resistida desde el primer día, las movilizaciones sociales que se iniciaron en 2006, que se intensificaron en 2011 en adelante contra el sistema educativo, la precariedad del sistema de salud y las bajas pensiones que entregan las administradoras privadas de jubilaciones, entre otras, terminaron por poner en jaque la vieja institucionalidad, hasta llegar al llamado «estallido social» de hace un año. Las masivas movilizaciones que llegaron a sacar en un mismo día a más de cinco millones de personas a las calles, también derivaron en acciones de violencia ?como la quema del metro en Santiago, decenas de saqueos y barricadas en todo el país? y obligaron al gobierno de Sebastián Piñera a buscar un acuerdo que se concretó el 15 de noviembre para dar una salida política a la crisis. El pacto se llamó «Acuerdo por la paz y una nueva Constitución». «Lamento que el presidente Piñera haya entregado la Constitución», dijo esta semana Carlos Cáceres, el último ministro del Interior de Pinochet. Sus palabras sintetizaron así el pesar de quienes defienden en Chile la institucionalidad que permitió la permanencia de Pinochet en la jefatura del Ejército por casi diez años después de abandonar el poder, asumir como senador vitalicio hasta su arresto en Londres en 1998, así como la permanencia de nueve senadores designados, cargos que fueron suprimidos en 2006. También es parte del entramado jurídico el Tribunal Constitucional, que en la práctica actúa como una tercera cámara. «Cuando una ley no les conviene a empresarios o algún otro grupo de interés, como la que otorgaba mayores facultades al organismo que protege a los consumidores, es declarada inconstitucional y llevada al Tribunal Constitucional, que la anula», explica el rector de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, Álvaro Ramis. Dos papeletas El plebiscito convocado para hoy domingo, al que deberían concurrir más de 14,8 millones chilenos habilitados para votar, consulta sobre la continuidad de esa carta magna con dos papeletas. La primera pregunta: ¿Quiere usted una nueva Constitución? Y ofrece dos opciones, «Rechazo» y «Apruebo». Si gana la primera, todo sigue igual, se mantiene la vigente y termina el proceso. Si gana el «Apruebo» parte un calendario ya definido que terminaría en dos años más. Pero la forma en que sigue el proceso depende de la segunda papeleta. En esta la pregunta es: «¿Qué tipo de órgano debería redactar la nueva Constitución?». Y las opciones son una «Convención mixta» integrada por la mitad de congresistas en ejercicio y la otra mitad por delegados ciudadanos elegidos por voto popular, o una «Convención Constitucional» compuesta paritariamente (mitad hombres y la otra mitad por mujeres), con escaños reservados para los pueblos originarios (aún en trámite parlamentario) y una cuota para personas en situación de discapacidad. Si se confirman los pronósticos de los sondeos de opinión, este domingo habrá mayor participación que en las últimas elecciones presidenciales y parlamentarias de 2017, cuando se registró un 60 por ciento de abstención. Las mismas encuestas dicen que el «Apruebo» tiene amplia ventaja, así como la opción de que sea la Convención Constitucional la que redacte el nuevo pacto constitucional. Al referendo la oposición a Piñera llega unida en el objetivo de echar abajo la Constitución vigente, pero no pudo realizar una campaña conjunta, asunto que le podría impedir tener mayoría en la constituyente. El oficialismo también llega fracturado, al menos diez ministros de Piñera anunciaron que votarían por el «Apruebo», división que también alcanza a los parlamentarios de gobierno y a sus partidos. Incluso el eventual candidato presidencial de derechas mejor posicionado en las encuestas, Joaquín Lavín, anunció su voto de aprobación al cambio de Constitución, así como por la Convención Constitucional. Como sea, el gobierno de Piñera espera este lunes atribuirse el éxito del proceso plebiscitario y desde ya incidir en los contenidos de la próxima carta magna. La batalla principal, como adelantó el fundador de la conservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), el exsenador Pablo Longueira, es la elección de los delegados constituyentes del 11 de abril de 2021, pues consiguiendo solo un tercio de la asamblea podrán bloquear los cambios más radicales que postula la oposición. El trabajo de redacción del nuevo pacto constitucional puede durar como máximo un año, esto es junio de 2022, cuando Piñera ya no esté en La Moneda.
24-10-2020 | Fuente: abc.es
Erdogan aconseja a Macron «terapia mental» por su postura frente al islamismo
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha criticado este sábado duramente a su colega francés, Emmanuel Macron, por las medidas que Francia está tomando contra agrupaciones islamistas, llegando a aconsejarle "terapia mental". "¿Qué problema tiene Macron con el islam, qué problema tiene con los musulmanes? Macron tiene necesidad de una terapia de atención mental", dijo el mandatario turco durante un congreso de su partido, el islamista AKP, en la ciudad de Kayseri, transmitido en directo por la cadena NTV. Desde el asesinato del profesor Samuel Paty en la región de París, la semana pasada, por haber mostrado caricaturas de Mahoma en una clase sobre libertad de expresión, el Gobierno francés ha estrechado la vigilancia contra los sectores islamistas, cerrando una mezquita y disolviendo una agrupación islamista. "Hemos señalado al enemigo y explicado la estrategia. Aquellos cuya religión es el islam deben estar protegidos contra el islam radical", dijo Macron el martes pasado. Erdogan ha guardado silencio respecto al asesinato de Paty, pero llevo varios días acusando a "los líderes europeos" a utilizar la lucha contra el radicalismo islámico para tapar su propia incompetencia. "¿Qué otra cosa se puede decir de un jefe de Estado que no entiende la libertad religiosa, que actúa de esta manera contra millones de personas de una religión diferente en su país? Primero un control mental", dijo Erdogan hoy. «Electoralismo» Acto seguido acusó a Macron de "tomarla con Erdogan" en un cálculo por las elecciones francesas "dentro de un año", en aparente referencia a las presidenciales previstas para abril de 2022, pero le aseguró que "Francia no gana nada con esto". El presidente turco recordó también a Macron que forma parte del trío (junto con EE UU y Rusia) que encabeza el Grupo de Minsk, creado en 1992 para resolver el conflicto de Nagorno Karabaj, sin haber tenido resultado alguno. "¿Qué habéis hecho hasta hoy? ¿Habéis liberado las tierras de Azerbaiyán de la ocupación? No. Solo les mandáis armas a los armenios y creéis que estas armas servirán para establecer la paz. No servirán porque nos sois sinceros", dijo Erdogan.
24-10-2020 | Fuente: abc.es
Leopoldo López abandona la Embajada de España en Caracas y se dirige a Madrid
El líder opositor venezolano Leopoldo López abandonó ayer la residencia del embajador español en Caracas, en donde se mantenía como huésped desde el 30 de abril de 2019, cuando encabezó junto a Juan Guaidó un levantamiento cívico-militar que pretendía derrocar a Nicolás Maduro. Así lo confirmaron a ABC fuentes del partido político de López, Voluntad Popular, que además aseguraron que el dirigente habría salido de Venezuela por vía marítima. Hasta el cierre de esta edición se encontraba en Aruba y su destino final sería Madrid, donde se reencontrará con su esposa Lilian Tintori y sus tres hijos. Ese mismo ruta -ya ensayado un año antes- lo realizó Tintori el 4 de junio del 2019, cuando burló la vigilancia que las fuerzas gubernamentales mantienen en torno a la legación española y llegó a Madrid desde la isla holandesa ubicada en el Caribe. En un principio, la noticia fue dada entre especulaciones y despistes, donde se señalaba que López habría cruzado la frontera colombo-venezolana e iba camino de Bogotá. Según fuentes cercanas al gobierno interino de Juan Guaidó, el objetivo real de la salida de López del país es emprender una gira internacional por varios países para alzar la voz contra las elecciones parlamentarias, convocadas por el régimen de Maduro para el próximo 6 de diciembre, a las que la oposición venezolana ha calificado reiteradamente como «fraudulentas» y han sido rechazadas por la UE, el Grupo de Lima y EE.UU. por no cumplir «las mínimas garantías democráticas». El Gobierno de Pedro Sánchez ya estaría trabajando en evitar aglomeraciones en la principal terminal aérea y minimizar la atención que despierta la llegada del preso político más importante de Venezuela hoy a Barajas. ABC pudo saber por fuentes cercanas al opositor que varios miembros del Partido Socialista se habrían acercado a la familia, que reside actualmente en Madrid, para coordinar el desplazamiento de López. «Llegaría a la Terminal, pero lo estará esperando un coche del Gobierno para sacarlo directamente sin tener que pasar por el aeropuerto», aseguraron las mismas fuentes. Salida «voluntaria» Esta situación se presenta semanas después de que el Gobierno de Pedro Sánchez anunciara el relevo de Jesús Silva Fernández de la Embajada española en Caracas -nombrado por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2017-, pautado para el próximo 8 de noviembre por Juan Fernández Trigo, que era embajador en Cuba desde octubre del 2018. En aquel momento, el Ministerio de Asuntos Exteriores encabezado por Arancha González Laya, aseguró que el relevo de Silva no supondría inconvenientes para López, sin embargo, las presiones del régimen chavista a España por la permanencia del opositor en la sede diplomática han producido algunos malestares en López y el grueso de la oposición. Fuentes diplomáticas españolas confirmaron a ABC la salida de López de su legación en Caracas, pero aseguraron que «su salida es fruto de una decisión voluntaria y personal» e insistieron que no tiene nada que ver con el relevo del Embajador. Gracias a un indulto por decreto del Gobierno interino de Juan Guaidó, España alojó a López, con algunas restricciones como la comparecencia ante los medios de comunicación y la actividad política. Sin embargo, el político cumplió funciones como comisionado presidencial, un cargo equivalente a la de primer ministro. Durante más de un año, los alrededores de la residencia de Silva se encontraron custodiados por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), tras la orden de captura que emitió el Gobierno chavista en mayo del año pasado año. Reacciones El partido Voluntad Popular, que fundó Leopoldo López en 2009, emitió un comunicado confirmando la salida de su líder hacia «territorio internacional para impulsar nuevas acciones en la lucha por la libertad de Venezuela». La misiva, publicada la tarde de este sábado, explica que la decisión tomada por el perseguido político fue «considerando lo mejor» para el país sudamericano. Resalta el texto, que López sigue estando privado de su libertad, «al igual que todos los venezolanos, mientras exista una dictadura que viola los derechos humanos». Por su parte, Guaidó ha dicho en un mensaje por Twitter que ha logrado burlar la seguridad del régimen chavista para sacar a López del país. «Maduro, no controlas nada. Burlando tu aparato represivo, logramos sacar a territorio internacional a nuestro Comisionado para el Centro de Gobierno, Leopoldo López. Su aporte por Venezuela continúa desde este nuevo espacio de acción». En cuanto se conoció la noticia, varias personalidades del mundo político se pronunciaron a favor de la libertad del dirigente venezolano. El expolítico y abogado, Albert Rivera, publicó en su cuenta de Twitter: «Debe ser muy duro abandonar tu querida Venezuela, pero bienvenido a la libertad. Más pronto que tarde la libertad volverá a Venezuela, y con ella millones de venezolanos que tuvieron que marcharse de su tierra huyendo de la tiranía. Fuerza y fe, hermano». La exeurodiputada, Beatriz Becerra, dijo: «Deseo que Leopoldo se reúna pronto con su familia en Madrid. A salvo y en libertad. Tras relevar el gobierno de España a su escudo diplomático en la embajada de Caracas, sólo le quedaba huir. No hay neutralidad que no sea complicidad con el opresor». Por su parte, la opositora venezolana, María Corina Machado, se ha pronunciado por su cuenta de Twitter: «Me alegra muchísimo que Leopoldo López pueda reencontrarse con su familia en libertad. Mi cariño para Lilian, sus hijos y sus padres en estas horas cuando por fin pueden estar juntos». «Ya era hora, te esperamos para continuar luchando por la libertad», dijo el exalcalde de Caracas, Antonio Ledezma. La salida de Leopoldo López de Venezuela opacó la llegada de Evo Morales al país sudamericano, quien habría salido el viernes de Argentina, donde estuvo residenciado durante un año, y ahora parece que se reencontrará con la cúpula chavista en momentos en que el candidato de su partido (MAS), Luis Arce, logró la victoria en las elecciones presidenciales de Bolivia. Leopoldo López Mendoza, de 49 años, fue condenado a casi 14 años de prisión luego de dirigir las manifestaciones contra Maduro en 2014 en Caracas que se extendieron en todo el territorio nacional, y que se saldaron con 43 personas fallecidas.
24-10-2020 | Fuente: abc.es
Donald Trump vota por anticipado en Florida
Donald Trump ha votado la mañana de este sábado en Florida, donde está empadronado. Justo antes de las 10.00 de la mañana (hora local, las 16.00 en la España peninsular), el presidente de Estados Unidos ha sido llevado a una biblioteca del condado de Palm Beach, cerca de su mansión de Mar-a-Lago, donde ha pasado la noche, y ha depositado su voto. Hasta la fecha han votado más de 52 millones de personas por adelantado, una cifra récord. El presidente llevaba una mascarilla al visitar la urna, pero se la ha quitado para hablar con la prensa después. «Ha sido una votación muy segura», dijo Trump. «He votado a un tipo llamado Trump», dijo el presidente bromeando. Su portavoz, Kayleigh McEnany, explicó después que la sala fue evacuada para que pudiera ejercer su derecho el presidente, que hace tres semanas dio positivo por coronavirus. Trump tiene este sábado un maratón de mítines, tres en total en Carolina del Norte, Ohio y Wisconsin. Cuando regrese a la Casa Blanca esta noche, habrá recorrido 4.000 kilómetros en un solo día. Hasta el día de las elecciones, el 3 de noviembre, mantendrá este ritmo, en marcado contraste con el demócrata Joe Biden, que tiene una agenda mucho más reducida. Las restricciones impuestas por la pandemia han llevado a muchos ciudadanos a votar por adelantado. Según el cómputo de US Election Project, Florida es, con Texas y California, uno de los estados en que más ciudadanos han votado por adelantado. De los 52 millones que han votado, 38 millones lo han hecho en persona, ya que numerosos estados ya han abierto urnas. El resto lo ha hecho por correo.