Infortelecom

Noticias de elecciones

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Diez muertos en el saqueo de una panadería en Caracas
Los saqueos y el vandalismo por culpa del desabastecimiento no cesan en Venezuela. A veces van acompañados de víctimas mortales, como ocurrió en noche del jueves al viernes en el Valle, una de las zonas más pobladas del oeste de Caracas. En el otrora bastión chavista ?que se ha sumado a la ola de protestas que sacude al país desde hace tres semanas? al menos diez personas murieron esa noche en el saqueo de al menos veinte comercios. Ocho de las diez víctimas perecieron electrocutadas por tocar el cable de la nevera que trataron de saquear en el establecimiento «La Mayer del pan», situado en la calle principal del barrio San Andrés. Algunos medios locales apuntaron que se electrocutaron tras tocar un cerco eléctrico para los impedir robos y saqueos; otros señalaron que se desprendió un cable de alta tensión cuando los asaltantes intentaban entrar en el local. Dos comerciantes murieron por los disparos. Uno de ellos, Ramón Martínez, de 29 años, perdió la vida cuando intentaba defender su negocio de los delincuentes. Se enfrentó a los saqueadores con un arma de fuego y éstos lo mataron. Kelvin León, de 29 años, también pereció tras ser disparado. Al menos tres personas resultaron además heridas. La oposición acusa a las milicias chavistas de saquear comercios y viviendas para desvirtuar la protesta contra MaduroLa oposición venezolana acusa a los grupos paramilitares conocidos como los «Colectivos» ?que bajo la protección de la Guardia Nacional y la Policía Bolivariana se infiltran en las marchas opositoras para generar violencia? de saquear comercios y viviendas para descalificar las protestas, según denuncia el diputado José Guerra. En su cuenta de twitter, el parlamentario escribió que «anoche alerté sobre los efectos dañinos de los saqueos en El Valle y otros sitios. Hoy sabemos que infiltrados del gobierno los promovieron». Guerra también denunció el uso de bombas lacrimógenas en El Valle por las fuerzas de seguridad para reprimir a los habitantes. En el otro extremo de la ciudad, en el barrio de Petare, murió el funcionario Melvin Fernando Guittian Díaz, de 26 años y discapacitado, que trabajaba en la Alcaldía de Sucre. El joven no participaba en las protestas, pero recibió un tiro en el abdomen en la entrada del barrio 5 de Julio cuando había salido a hacer la compra para su tía. Las autoridades chavistas, como es el caso del alcalde Jorge Rodríguez, responsabilizaron a la oposición de la violencia y las muertes de la protesta. En total, son diez las víctimas mortales en las marchas desde que comenzaron hace tres semanas. Por otro lado, en su desmadrado discurso, el presidente Maduro ha solicitado que se investigue a la empresa Movistar Venezuela, subsidiaria de Telefónica, a la que acusa de «sumarse a la convocatoria golpista» contra su Gobierno. «La empresa Movistar de Venezuela, así lo denuncio y he pedido una investigación, se sumó a la convocatoria golpista contra el país», aseguró el presidente durante un acto en el complejo militar de Fuerte Tiuna, en Caracas. «Y esa no es su función», agregó. Maduro recordó que ha creado una «unidad de ciberguerra». Nueva protesta La oposición ha convocado para este sábado una manifestación «en silencio» ante la Conferencia Episcopal Venezolana, al oeste de Caracas, para protestar por los muertos durante las marchas en las que los ciudadanos reclaman elecciones, respeto al Parlamento, la liberación de presos políticos y un «canal humanitario» para acceder a alimentos y medicinas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Francia mantiene en vilo a Europa
La primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se celebra este domingo en un ambiente inesperado. Hace cinco años los electores estaban preocupados por la crisis económica y el debate sobre la austeridad. La crisis sigue pesando sobre Francia, que en este quinquenio de presidencia socialista no ha sabido hacer las reformas que el país necesita con urgencia. Sin embargo, mañana los franceses votarán sobre todo preocupados por el terrorismo, todavía con el eco del atentado de los Campos Elíseos y con las calles de todo el país protegidas por un dispositivo de seguridad sin precedentes. En estas circunstancias, es de elogiar el comportamiento del Gobierno, que ha intentado sobre todo transmitir un mensaje de serenidad para evitar que sean las emociones y no la razón lo que impere en la conciencia de los electores. Ha sido un acierto evitar la difusión de imágenes truculentas de este último crimen para no favorecer interpretaciones malsanas de un asesinato cometido por integristas islámicos con la evidente intención de interferir en el resultado electoral. La candidata nacional-populista Marine Le Pen va a intentar aprovecharse de la situación capitalizando la frustración de una sociedad atemorizada y que, de un modo u otro, puede verse influida en las urnas por la amenaza terrorista que tan de cerca y dramáticamente conocen desde hace unos años. La responsabilidad histórica que ha recaído en los franceses es enorme, pues nunca antes los votantes de un solo país han tenido en sus manos de una forma tan directa el futuro de todo el proyecto europeo. Y no está claro que todos los candidatos sean conscientes de ello. Los más extremistas, tanto de derecha, la ya citada Le Pen, como el radical de izquierda, Jean-Luc Mélenchon, hablan claro sobre sus ideas antieuropeas. La socialdemocracia desnortada, y en crisis de identidad en toda Europa, ha sido derrotada de antemano, hasta el punto de que el presidente saliente ha renunciado a presentarse a la reelección, y el candidato socialista, Benoît Hamon, no aparecerá por la segunda vuelta. El centro-derecha acude a las urnas lastrado por su escandalosa concepción de las relaciones con el dinero público, y el inesperado favorito, Emmanuel Macron, carece de un partido que le respalde en su gestión si resulta elegido en la segunda vuelta. Es decir, que a falta de una propuesta clara y en circunstancias desfavorables, los franceses se verán obligados a optar por el mal menor.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El terrorismo impulsa la candidatura de Le Pen
La experiencia histórica reciente y especialistas en sociología electoral señalan que el atentado de la noche del jueves en los Campos Elíseos puede dar un vuelco «favorable» a la derecha y, en especial, a la extrema derecha en la primera vuelta de la elección presidencial que se celebra este domingo. Bruno Jeanbart, director general del instituto Opinion Way, resume de este modo el alcance electoral del atentado: «Hasta el jueves, todos los estudios anunciaban un empate a tres bandas, entre Marine Le Pen (extrema derecha), Emmanuel Macron (centrista) y François Fillon (derecha). Le Pen y Macron seguían siendo los favoritos. Pero Fillon solo estaba a un par de puntos de distancia. Si se recuerda que el margen de error de los estudios de opinión es de un 2 o un 2,5 %, parece claro que todo se jugará en un pañuelo, con una alta incertidumbre. Dicho esto, la inseguridad y las amenazas terroristas son asuntos "clásicos" de la derecha y la extrema derecha, que suelen "beneficiarse" de este tipo de acontecimientos». En Francia, hay dos claros antecedentes de voto electoral influido por sucesos o acontecimientos trágicos. La histórica victoria del ultra Jean-Marie Le Pen, en la primera vuelta de la elección presidencial de 2002, ya estuvo marcada por el atentado de Nanterre, el 27 de marzo de ese mismo año, cuando un perturbado mató a tiros a ocho personas e hirió a otras diecinueve en la alcaldía de la ciudad. Semanas más tarde, en vísperas de la primera vuelta presidencial, un jubilado de 72 años fue agredido de manera salvaje y unos vándalos incendiaron su domicilio. El presidente conservador, Jacques Chirac, denunció el clima de inseguridad y «laxismo» del gobierno socialista de Lionel Jospin, gran favorito de la presidencial de aquel año. Días más tarde, Jean-Marie Le Pen, patriarca fundador del Frente Nacional (FN, extrema derecha), eliminó en primera vuelta al favorito socialista, con una ventaja de 190.000 votos. Las elecciones las terminó ganando Chirac, pero todos los historiadores de aquella elección han subrayado la importancia crucial que tuvo la polémica sobre la inseguridad para aquel avance histórico de Le Pen. Más de seis millones de franceses votaron a la extrema derecha en las regionales de 2015Trece años más tarde, el 13 de noviembre de 2015, una banda de yihadistas sumió a París en un espantoso baño de sangre en la sala de fiestas Bataclan, el Estadio de Francia y otros lugares. Un mes después de aquella matanza (130 muertos, 413 heridos), el FN de Marine Le Pen fue el partido más votado en la primera vuelta de las elecciones regionales del 6 y el 13 de diciembre de aquel año. Más de 6 millones de franceses votaron a la extrema derecha. Diecisiete meses más tarde, el atentado de los Campos Elíseos no ha tenido las proporciones trágicas de la matanza del Bataclan, pero Marine Le Pen se mantiene al alza en las encuestas (con un 23%) por más que todos los candidatos han adoptado una actitud de firmeza contra el terrorismo. Con un 24% de intención de voto, el social-reformista Emmanuel Macron seguía siendo el favorito de los sondeos realizados antes de la tragedia. Pero, a la hora de votar? ¿elegirá una Francia conservadora o muy conservadora a un candidato de 39 años, sin experiencia política? Ese es el punto débil del favorito. Con un 20% de intención de voto, François Fillon fue el primer candidato en reaccionar con energía. Hace apenas dos meses, el conservador publicó un libro denunciando la guerra mundial del totalitarismo yihadista contra las democracias. En un tema tan crucial como la seguridad nacional, la experiencia de Fillon puede pesar mucho más que sus escándalos de corrupción. Bernard Cazeneuve, primer ministro, acusó a Marine Le Pen y François Fillon de intentar «capitalizar» la amenaza yihadista. Ambos responden en términos bastante semejantes: «El gobierno de François Hollande ha confirmado su impotencia ante el peligro terrorista». Participación electoral Inmigración, inseguridad y denuncia de la ineficacia gubernamental contra el terrorismo son temas clásicos de Le Pen. Esta es la gran favorita para pasar a la segunda vuelta del 7 de mayo. Si Macron fuese el rival de Le Pen en la segunda ronda, algunos analistas temen que la ultra pudiera acaparar el voto más conservador y alzarse con la victoria. Antes del atentado, se temía una abstención récord del 30 %. Tras el atentado se espera una mayor participación electoral.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Gobierno francés refuerza la seguridad con cincuenta mil agentes más
Con el país en estado de emergencia desde los atentados de la sala Bataclan el 13 de noviembre de 2015, el Gobierno francés ha reforzado las medidas de seguridad tras el ataque del jueves por la noche en los Campos Elíseos, uno de los centros turísticos más importantes de Francia. Para ello, ha desplegado patrullas en las estaciones de tren y en las líneas de transporte más frecuentadas por los visitantes. A la salida del Consejo de Defensa, el primer ministro francés, Bernard Cazeneuve, ha declarado que nada va a interferir en las elecciones presidenciales en «un momento democrático fundamental» para el país. «Más de 50.000 policías y gendarmes serán movilizados, como complemento de los 7.000 militares de la operación ?Sentinelle?. Unidades especializadas de intervención han sido desplegadas en estado de emergencia, así como agentes del servicios de Inteligencia, para la seguridad de los 67.000 colegios electorales», informó Cazeneuve. Protesta policial Así y todo, un centenar de miembros de los sindicatos policiales en París, preocupados por el aumento de la violencia, exigieron ayer una mejora del armamento policial durante una manifestación ante el Ayuntamiento de la capital que ya estaba prevista antes de ocurrir el atentado en los Campos Elíseos. «Pero ahora es imposible hacer otra cosa más que arrestar, arrestar y arrestar»«De momento, el Gobierno no ha reaccionado con medidas extremas de seguridad. Pero ya estamos en estado de emergencia, en el nivel más alto del plan Vigipirate? Se han reforzado las patrullas militares, solo eso. Pero ahora es imposible hacer otra cosa más que arrestar, arrestar y arrestar. No podríamos poner carros de asalto porque no cambiaría nada», explica a ABC el especialista en geopolítica internacional de la cadena francesa CNews, Harold Hyman. Desde la pasada madrugada hasta que termine la primera vuelta de los comicios presidenciales, mañana por la noche, «los once candidatos no podrán hacer importantes declaraciones sobre el atentado, a causa de la jornada de reflexión fijada por ley electoral. Entonces el Gobierno no tiene que proponer nada, tiene más bien un pretexto para callarse», concluye Hyman.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
París resiste con estoicismo
¿Va a alterar el atentado del jueves una parte sustancial del voto del domingo en Francia? Me lo pregunto mientras subo las escaleras de la estación del metro Franklin D. Roosevelt, en los Campos Elíseos, a la altura del punto en el cual un policía fue asesinado el jueves por la noche por un sujeto que emergió de su vehículo disparando un kalashnikov, sin más objeto que el de llevarse por delante el máximo de gendarmes antes de ser él mismo abatido. Hirió de gravedad a un segundo agente y a una turista alemana. No tenía la menor posibilidad de sobrevivir a su acción. Nada nuevo. La dinámica habitual de los alucinados que buscan la identificación mística con el Daesh. Porque es de eso de lo que se trata, de una identificación mística. No organizativa. Cada vez más, quienes actúan son individuos que no han pisado nunca suelo sirio, que apenas han salido mucho más allá de esas sórdidas periferias urbanas en las cuales el islamismo radical y la delincuencia común se han ido amalgamando hasta hacerse indistinguibles y han acabado por configurar los «territorios perdidos de la República» que la ciudadanía percibe, cada vez más, como «estados dentro del Estado», como universos cerrados, impermeables a la ley y aun a la sociedad moderna y a sus más compartidos valores. Pero la sociedad -aún más que la naturaleza, para la cual acuñaron los clásicos la fórmula- «aborrece el vacío». El hueco que cedió la República ha sido obturado por los profetas de la vieja ley salafista. El yihadismo no ha sido, en esas periferias, un movimiento religioso. No sólo, ni siquiera en primer lugar. Ha sido, ante todo, una fratría, a mitad de camino entre el reconocimiento étnico y la autoprotección mafiosa. Modelo exacto Cualquier pobre diablo puede erigirse en héroe. Daesh adoptará su nombre y le dará la contraseña para entrar al paraísoEl autor del asesinato del jueves en los Campos Elíseos da el modelo exacto de esa comunidad de condenados. Del narcotráfico y la pequeña delincuencia a la cárcel. Y es allí, en la cárcel, donde el odio se reviste de una envoltura piadosa irrisoria. Pero eficacísima. Karim Cheurfi había sido ya condenado en 2005 a quince años de prisión por tres intentos de asesinato, de los cuales dos tenían por objetivo a policías. Después de su salida en 2013, siguió una carrera de delincuente menor y fue investigado, hace dos meses, por proclamar su proyecto de volver a intentar el asesinato policial. ¿Era un hombre del Daesh? Era una máquina de rencor. Daesh le proporcionó las siglas bajo las cuales hacer de su miseria una oscura teología. No es demasiado verosímil que nadie en el Daesh mismo supiera de su existencia antes de que ejecutara su sombrío sacrificio. Incluso, al reivindicar la acción, el comunicado del Daesh confunde su nacionalidad y su nombre. Es la estrategia habitual. Cualquier pobre diablo puede erigirse en héroe merecedor de todas las huríes celestes. Daesh adoptará su nombre y le dará la contraseña para entrar al paraíso: una estrategia eficaz y barata. No requiere organización. Ni siquiera más armas que las que ya se mueven para el delito común en las rudas periferias en donde su cultivo prolifera. ¿Va a hacer bascular, ese bárbaro estallido de irracionalidad, la decisión del votante en las elecciones más decisivas del último medio siglo francés? Salgo del metro que tomé en la estación de Ternes, junto al local en el cual Marine le Pen acababa de dar su último comunicado antes de cerrar, como todos los candidatos menos Mélenchon, los actos finales de su campaña en señal de duelo: «Una vez elegida Presidenta de la República, pondré en marcha inmediatamente y sin debilidad mi plan de batalla contra el terrorismo islamista y el laxismo penal para proteger a los franceses». No hay demasiadas dudas sobre lo que eso significa. Pero Marine le Pen no conserva nada de la grandilocuencia de su padre. Y es eso lo que da miedo. De aquellos excesos retóricos del viejo tribuno, uno salía con una mezcla de comicidad y anacronismo. Y extraía la clara conclusión de que jamás cosa tan ridícula llegaría lejos. Ahora que Marine sabe su posibilidad real de ser Presidenta, lo primero que ha hecho ha sido decapitar al progenitor. Con Jean-Marie expulsado del FN, el veto simbólico que de él heredara se desdibuja. Y todo pasa a ser posible. Jean-Marie hubiera proclamado lo mismo a destemplados gritos. Generando, en partes iguales, asco y risa. En la voz de Marine, suena con la frialdad de un enunciado matemático. Colas de turistas No, ni un solo voto se perderá en París a causa de un animal sin más neurona que su kalashnikov¿Será escuchada? Salgo a los Campos Elíseos. Anoche, tomados militarmente. Hoy, en el esplendor turístico de una preciosa primavera. Hay ramos de flores en el lugar en que el gendarme fue abatido. Lo demás persevera en su rutina. Ni siquiera hay a la vista más gendarmes de los que patrullan allí en un día cualquiera. A la vista, al menos. Desciendo, camino de la pirámide de cristal del Louvre. La cola ante la suntuosa exposición del centenario de Rodin es tan larga como cada día. Maldigo la ausencia de tiempo que me impedirá encerrarme en el Grand Palais y olvidar, en el intemporal sosiego de las prodigiosas esculturas rodinianas, este momento siniestro que nos envuelve a todos. La noria, a la entrada del jardín de las Tullerías, sigue girando, perezosa y atiborrada de turistas. Como cada día. Esta ciudad es así. La he visto reaccionar en sus más duros momentos. Después de «Charlie Hebdo», después del Bataclan? Y he sabido que no, que no había que «rezar por París», como la bienintencionada tontería en inglés, pray for Paris, pedía. No, no rezar. Ni compadecer. Sólo entender su fuerza. Y admirarla. Y, en ese instante en el cual reconozco sobre París los mismos rostros estoicos de siempre, en ese instante mismo, mi pregunta al salir del metro se me vuelve estúpida. No, ni un solo voto se perderá en París a causa de un animal sin más neurona que su kalashnikov. Ni un solo voto. Ni una sola inteligencia.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Ultras alemanes, lucha por el poder al fondo a la derecha
Se esperan más de 50.000 manifestantes hoy en Colonia para protestar contra la celebración del congreso federal de Alterntiva para Alemania (AfD), el partido anti europeo y xenófobo que cuenta con alrededor de un 10% de la intención de voto de cara a las generales de septiembre y que vive un momento de puñaladas traperas internas y despiadada lucha de poder. Los primeros disturbios ya se han producido esta mañana, con al menos un policía herido enfrentamientos con los manifestantes en los que volaban piedras y objetos contundentes. La policía ha desplegado 4.000 agentes para garantizar la paz en las calles de la ciudad, elegida para la celebración de este congreso por haber sido el escenario de la ominosa Nochevieja en la que más de mil mujeres sufrieron abusos sexuales a manos de solicitantes de asilo, la gran humillación a Alemania por parte de aquellos a los que Merkel abrió sus puertas y que dio un impulso a AfD en las encuestas, solidificando su presencia en 11 de los 16 parlamentos regionales, incluido el intrínsecamente liberal de Berlín. Colonia ha sido también escenario de las milicias urbanas organizadas por círculos cercanos a AfD y de los ataques indiscriminados a extranjeros a pie de calle por parte de grupos ultras, por lo que se ha convertido en elocuente espejo de las tensiones sociales e ideológicas que el día a día de la crisis de los refugiados ha inyectado en Alemania y muchos de los manifestantes que hoy protestan la consideran campo de batalla por las libertades y las garantías democráticas. Lucha por el control interno Pero el conflicto que ha de dirimirse en este congreso de AfD no tiene demasiado que ver con tensiones sociales ni con ideas sobre gestión de refugiados, se trata más bien de una prosaica pelea por el control muy similar a las que tienen lugar en las tradicionales formaciones políticas a las que este partido anti sistema tanto critica. Su hasta ahora líder, Frauke Petry , ha quedado aislada en la directiva y había en marcha un movimiento de jaque que ella ha tratado de evitar con un enroque, anunciando pocos días antes del congreso que no se presentará como candidata, ni en solitario, sin formando parte de la candidatura colegiada que cocinaban sus enemigos. Ni el lugar ni la fecha de la convocatoria del congreso federal son fruto de la casualidad. En coincidencia con la primera ronda de las elecciones francesas, AfD espera asociar su foto a la ola de euforia que recorrerá previsiblemente la extrema derecha europea en cuanto Marine Le Pen pueda exhibir los primeros resultados. En los últimos meses, Petry ha promovido un hermanamiento oficioso con la ultraderecha francesa, concretada en un acto electoral compartido con Le Pen y el holandés Geert Wilders. Con ellos coparte su aversión por la Unión Europea y muy especialmente por el euro . "El final del euro es cuestión de tiempo"Frauke Petry ?El final del euro es una cuestión de tiempo. Exigimos un serio debate sobre la permanencia de Alemania en el euro, porque nos perjudica. En su día aceptamos el euro porque los países se comprometieron a pagar cada uno su deuda, pero eso ha dejado de suceder, ahora es Alemania la que avala la deuda de todos, cuando no se ocupa de pagar directamente los rescates?, protesta airada Frauke Petry, ?no pensamos que podamos compartir una moneda común con países que no son económicamente igual de fuertes que Alemania. Queremos que Europa vuelva a ser lo que fue?. Este discurso es calificado por sus amigos de ?pragmático? y como ?demasiado blando? por parte del ala más radical del partido, que tratará de hacerse con el control en el congreso de Colonia liderada por Björn Höcke , al que Petry abrió expediente hace unos meses por haber definido como ?vergonzoso? el monumento a las víctimas del Holocausto de Berlín pero al que la directiva, de hecho, se ha negado a expulsar. Höcke aporta el voto neonazi , del que muchos en AfD no están dispuestos a prescindir, y el ganador del pulso podría ser el vicepresidente Alexander Gauland , un veterano de 76 años que mueve los hilos más radicales con discreción y que tratará de arrancar a Petry el compromiso de participar en la campaña electoral, para no perder demasiado voto por el camino, a cambio no se sabe de qué. Petry abandera el voto burgués, conservador indignado y ávido de reacción al caos y la confusión que el Islam está inoculando en las sociedades occidentales. No es prescindible para el partido. Perfil nacional socialista Debido a esa fachada conservadora, AfD es a menudo considerado un partido de extrema derecha. En Colonia se refrendará un programa electoral nacionalista que incluye la celebración en Alemania de numerosas votaciones en referéndum, como en Suiza, el final del espacio Schengen y el cierre de fronteras, cuotas de deportaciones, prohibición del velo islámico y prédicas obligatorias en alemán en mezquitas. Hay 200 páginas llenas de peticiones de puntos de debate de este estilo que en su mayoría no podrán ser atendidas. Ya fijados en su programa electoral hay puntos como introducir de nuevo el servicio militar obligatorio, la intervención del Estado en la radio y televisión públicas, más presencia policial en las calles y en política exterior una reorientación de Alemania hacia la Rusia de Putin, un vecino con el que desean estrechar relaciones. Rechazan el Tratado de Libre Comercio entre la UE y EE.UU. (TTIP) por considerar que viola los pactos tácitos con Moscú tras la caída del Muro de Berlín, cuya violación consideran la causa de conflictos como el de Ucrania. Pero atendiendo a los apartados económicos de dicho programa, lo que encontramos son medidas de corte socialista, como severas subidas de impuestos para las rentas más altas y eliminación de las ayudas sociales denominadas Hartz IV, de unos 400 euros al mes, para sustituirlas por ?trabajos ciudadanos? a cargo del Estado, 1.000 euros mensuales por 30 horas semanales trabajadas, a cambio de una drástica reducción de los programas de reinserción laboral. AfD, por lo demás, pone en duda el cambio climático y reclama prolongar la vida de las centrales nucleares.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El balance catastrófico de Hollande: más pobres, más extrema derecha y un socialismo más hundido
Instalado en el podio del presidente más impopular de la historia de la V República, François Hollande deja tras si un balance catastrófico: hundimiento histórico del socialismo, crecimiento espectacular de la extrema derecha, incremento de la deuda pública, incremento de la presión fiscal, estancamiento del crecimiento económico, incremento del paro y la pobreza. Elegido presidente con el 51,64 % de los votos de los 37 millones de votantes de la segunda vuelta presidencial, el 6 de mayo de 2012, Hollande solo contaba con un 19 % de opiniones positivas en el último estudio de opinión del semanario independiente Le Journal du Dimanche. Cinco años de presidencia se terminan con una caída del 32,64 % de las opiniones positivas entre la opinión pública. Desastre sin precedentes en la historia política nacional. De Gaulle, Giscard, Mitterrand, Chirac y Sarkozy no cayeron nunca tan bajo en el rechazo público. Consciente de tal catástrofe personal, Hollande anunció el 1 de diciembre pasado que renunciaba a presentar su candidatura a la reelección. Dejaba tras si un campo de ruinas políticas. Tras la derrota electoral socialista de las elecciones municipales de 2014, el nombramiento de Manuel Valls como primer ministro fue el principio de una grave crisis para el socialismo francés . El PS y el grupo socialista en la Asamblea Nacional se dividieron de manera fratricida, que Valls calificó de enfrentamiento entre «dos socialismos irreconciliables»: un socialismo «auténtico» (hostil a Hollande) y un socialismo «reformista» (Valls). Consecuencia de tal división, la elección de Benoît Hamon como candidato del PS a la presidencia se ha transformado en un calvario atroz. El candidato socialista parece condenado a sufrir el peor resultado de la historia del PS. Una consecuencia«colateral» del hundimiento histórico del PS fue la aparición de una ultra izquierda populista, liderada por un antiguo ministro y senador socialista, Jean-Luc Melénchon, reconvertido en el socialismo popular «bolivariano». El contexto económico y social Las razones económicas, sociales y culturales del hundimiento faústico de la presidencia Hollande y el PS son bien conocidas. El mes de mayo de 2012 había en Francia 4,36 millones de parados, en torno al 10 / 11 % de la población activa. El mes de febrero pasado, las estadísticas oficiales anunciaban 5,52 millones de parados. 1,36 millones de nuevos parados en cinco años. Unos 270.000 nuevos parados por año. Con dos agravante: la caída del poder adquisitivo de las familias; y la aparición de nuevas «categorías» de pobres, mujeres solas y jóvenes de ambos sexos. En cinco años, Hollande ha cambiado tres veces de política económica, con un resultado final desastroso. Familias y empresas han pagado un «choque fiscal» de 50.000 a 70.000 millones de nuevos impuestos, según las estimaciones oficiales u oficiosas. Ese incremento masivo de la imposición fiscal coincidió con un incremento igualmente llamativo de la deuda pública, que ascendía a los 1.868 millardos de euros, en 2012; para crecer hasta los 2.147 millardos a finales de 2016. Más de 379.000 millones de euros de nuevas deudas para los contribuyentes. Con dos agravantes: Francia sigue muy lejos de los compromisos de Estado con el Pacto fiscal europeo en materia de déficit público, superior al 3,4 %; y un crecimiento entre los más bajos de Europa. Cuando España crece por encima del 3 %, Francia apenas crecerá este año un 1,3 %. Desde hace varios años, la OCDE, el FMI y la Comisión europea subrayan que la modestia del crecimiento francés es un «freno» a la recuperación europea. Según el Observatoire des inégalités (Observatorio de la desigualdad), en Francia han aparecido un millón de «nuevos pobres» durante la última década. A finales de 2016, en Francia (66.990.826 habitantes) existían entre 5 y 8,8 millones de pobres o muy pobres. Durante el mandato presidencial de Hollande, el paro y la pobreza han crecido muy particularmente entre las mujeres solas y los jóvenes de ambos sexos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Maduro militariza Caracas para neutralizar la «marcha del silencio»
El presidente Nicolás Maduro militarizó las calles y entradas de la capital venezolana con blindados y barricadas, sin declarar un estado de sitio, para neutralizar la «marcha del silencio», que la oposición convocó este sábado en memoria de los caídos durante la ola de protestas que sacude al país desde hace tres semanas. La «marcha del silencio y la oración» por las víctimas de la represión y violencia tuvo un recorrido de 14 kilómetros desde 20 puntos en el oeste de Caracas hasta la sede de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), en Montalban, que ha hecho un llamamiento a la desobediencia del régimen y se ha sumado a las manifestaciones pacíficas. La caminata estuvo acompañada por Lilian Tintori, esposa del líder preso, Leopoldo López y dirigentes de la oposición como el vicepresidente del Parlamento, Freddy Guevara. Participaron organizaciones civiles y chavistas desafectos con el régimen de Maduro. El acceso del aeropuerto internacional Simón Bolívar hacia Caracas y viceversa apareció bloqueado con unidades militares, así como las entradas por carretera a la ciudad. El Palacio de Miraflores, sede del gobierno, y el Fuerte Tiuna, sede del Ministerio de Defensa y la residencia de Maduro y su familia, también fueron cercados con un fuerte cordón de seguridad y alambres de espino. Este sábado la zona oeste de la ciudad, que incluye las áreas de El Valle, Santa Mónica, El Paraíso, Quinta Crespo, Caricuao, Montalbán, amanecieron como si hubieran vivido una noche de terror y de guerra, como declararon los vecinos en las redes sociales. El diputado Diosdado Cabello, número dos chavista, prometió limpiar las calles este domingo. Neumáticos quemados, cascotes, piedras y palos tirados en las calles eran testigos fieles de la batalla campal nocturna entre los vecinos y los grupos paramilitares, llamados «colectivos» chavistas, que ahora portan pasamontañas negros. Los diputados opositores culpan al régimen de Maduro de financiar a los grupos violentos mientras que los chavistas Freddy Bernal y el alcalde Jorge Rodríguez acusan a la oposición de la violencia. En total en los últimos días han muerto una veintena de personas, de las cuales una decena recibieron disparos en las manifestaciones, ocho murieron electrocutados en los saqueos y dos comerciantes fueron acribillados por los asaltantes el pasado jueves en El Valle. Asimismo, decenas de personas resultaron heridas por quemaduras, perdigones y asfixiados por gases lacrimógenas. 750 personas arrestadas Según la ONG Foro Penal Venezolano, el número de arrestos también subió a 750 personas. La cantidad de detenidos también ha crecido a medida que se ha intensificado la protesta de la oposición en los últimos días que reclama elecciones anticipadas, restitución del hilo constitucional roto, respeto a la Asamblea Nacional y acceso a los alimentos y medicinas del canal humanitario. Lilian Tintori pronunció una plegaria por los muertos en la protesta en la plaza de Juan Pablo II, «hoy protestamos en silencio porque queremos escuchar a los niños, abuelos, madres». Cuando le preguntaron por el diálogo, dijo que «el diálogo fracasó. La solución del conflicto es simple, con dar una orden tenemos fecha de las elecciones y esto se calma. También deben liberar a los presos políticos. El gobierno tiene la forma de calmar y mientras no lo haga seguimos en la resistencia pacífica y constante». Por su lado Freddy Guevara denunció que la Guardia Nacional haya bloqueado las calles para impedir la marcha del silencio. «Esta es una marcha por los caídos de la represión, esta movilización es para respaldar a los caídos y su familia, en Montalbán haremos un acto simbólico de oración para recordar a quienes han caído en esta lucha. El cese de la represión depende del dictador y de quienes cumplan las órdenes, de la Guardia Nacional Bolivariana si va seguir siendo manchada de sangre y de ellos mismos si van permitir que los colectivos sigan asesinando venezolanos». «Un gobierno derrotado» Aseguró que el cambio político dependerá de que los venezolanos continúen firmes en la calle en resistencia pacífica. «Tenemos que honrar a nuestros caídos, primero por un asunto ético y moral, segundo porque nosotros tenemos que tener muy claro que lo único que va ser que esta lucha pare es si nosotros nos cansamos y cada vez que sintamos cansancio tenemos que acordarnos que hay personas que fueron asesinadas por luchar por la causa que estamos defendiendo, si ellos murieron por esto nosotros no tenemos derecho a cansarnos, sino de seguir luchando hasta conquistar la democracia». Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, aseguró en una entrevista a un medio español que en este momento «hay una energía y espíritu que trasciende a la oposición. Ya no es un problema de la oposición. Es el problema de un país entero que tiene una decisión determinada de un cambio». El también coordinador del partido Primero Justicia señaló que Maduro tiene que comprender que no puede seguir paralizando Venezuela como lo está haciendo, porque la está asesinando. En su opinión, Maduro tiene que poner los pies en la realidad y entender que tiene que dar pasos obligados. Si no los da, va a ser peor. Es decir, «un Maduro que no llama a elecciones está perdido, y un Maduro que llama a elecciones también lo está. Maduro tiene que entender que ya es un gobierno derrotado y que, por lo tanto, lo que le toca es abrir a la posibilidad de una transición constitucional, democrática y pacífica», dijo el diputado Borges.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los ultras alemanes se radicalizan
Se esperaban en Colonia 50.000 manifestantes contra Alternativa para Alemania (AfD), el partido xenófobo y anti europeo que celebra hoy su congreso federal en esta ciudad alemana, pero no superan las 10.000 personas. Aún así no han faltado los disturbios y los enfrentamientos con la policía. Dos agentes han resultado heridos y varios coches incendiados durante una de las protestas, mientras unos 600 delegados de AfD discuten en el interior del Hotel Maritim sobre el rumbo que ha de tomar la formación política de cara a las elecciones generales del 24 de septiembre. La hasta ahora líder del partido, Frauke Petry, ha sufrido un fuerte revés al inicio del congreso, cuando los delegados votaron en contra de sus esfuerzos para crear alianzas con otros partidos en el futuro, en lugar de buscar convertirse en la fuerza opositora a largo plazo. Petry, moderada y pragmática, alegaba que el 15% que como máximo le otorgan las encuestas señala la vía de las coaliciones como la forma de influir más en la política alemana. También ha defendido la conveniencia de adoptar el papel de una «oposición fundamental» y más integrada en el espectro político alemán, lo que supone alejarse de los círculos neonazis y considerablemente más radicales que están ganando posiciones en el partido. La delegación de Sajonia, Land oriental en el que AfD tiene grupo parlamentario propio, si desea pasar a formar parte de coaliciones de gobierno futuras, pero los críticos de Petry, que constituyen una gran mayoría, ni siquiera se avinieron a votar su documento propuesta. Las discusiones están siendo acaloradas. Los delegados han tardado varias horas en dar el visto bueno al orden del día, en el que finalmente han sido tachado el que se refería a la elección de los candidatos para las elecciones generales. Esta misma semana, Petry anunció que no se presentaría ni en solitario ni formando parte de una candidatura colegiada, como deseaban otros miembros de la directiva. La eliminación del punto del orden del día supone una victoria para sus enemigos internos, Alexander Gauland, vicepresidente, y Jörg Meuthen. A esta hora se desconoce si la votación tendrá lugar, finalmente, hoy o mañana, pero sí se habla abiertamente de candidaturas como la del propio Gauland, Alice Weidel o Beatriz von Storch. Fuera del hotel Maritim, ajena a estas luchas de poder internas, la situación es tensa. La ciudad de Colonia aparece con numerosos establecimientos cerrados al público en previsión de incidentes violentos. La alcaldesa Henriette Reker, que no tiene un partido propio y gobierna desde 2015 con una alianza conocida como «Arco Iris» con los verdes, la CDU de la canciller Angela Merkel y los liberales del FDP, ha tomado personalmente parte en una de las concentraciones de protesta contra la extrema derecha y ha declarado: «Quisiera agradecer la paciencia de los ciudadanos que deben soportar que Colonia, involuntariamente, sea escenario de disputas políticas». Reker considera que el congreso de AfD es una «clara provocación».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Corbyn, el mejor aliado de May
Hijo de un ingeniero electrónico y una profesora de matemáticas del Sur de Inglaterra, dos pacifistas que se conocieron en una cuestación a favor de la República española, Jeremy Corbyn no suele perder las maneras, lo adorna una educación espontánea muy inglesa. El líder laborista, de 67 años, un hombre sucesivamente monógamo que se ha casado tres veces, es vegetariano, ateo, abstemio, pacifista y permanece anclado en un dogmatismo de izquierda setentera. Pero lo suyo no tiene nada que ver con el estilo faltón y camisetero del populismo comunista español. Corbyn se viste de impecable frac cuando toca cena de gala en Buckingham y se hincha a cantar himnos patrióticos en la gala anual por los caídos del Royal Albert Hall que preside la familia real. Sin embargo este viernes perdió sus buenas maneras. Se encontraba de campaña en Bristol cuando una periodista de Sky Televisión le preguntó si continuará al frente del partido tras su derrota en las elecciones del 8 de junio. Corbyn la fulminó con la mirada y con voz y sonrisa nerviosas le espetó: «¡Pero qué pregunta tan absurda! Solo llevamos 72 horas de campaña y estamos ganando un enorme apoyo. ¿Por qué no me preguntas por nuestras políticas contra la austeridad tory?». Pero la pregunta era pertinente. De cara a las elecciones de junio, Corbyn se ha convertido en el mejor amigo de Theresa May. Está a 24 puntos en intención de voto. En valoración personal, su debacle se dispara a 37. La mayoría de quienes votaron laborista en 2015 ven a la líder tory como una premier más capaz que el jefe laborista. Los cálculos más pesimistas creen que podría perder hasta 144 de los 258 escaños que heredó de Ed Miliband, quien siendo también un mal candidato y un tipo extraño quedó a seis puntos de Cameron. Las elecciones más difíciles «Ir a las elecciones con Corbyn es como ir a la batalla del Somme con una navaja rota y un paquete de cigarrillos», ha resumido de manera demoledora un diputado laborista. Trece miembros de su bancada han renunciado a volver a ser candidatos. «Son las elecciones más difíciles que jamás hemos peleado», reconoce Ben Bradshaw, diputado desde hace 20 años. El Partido Laborista ya sabe lo que es estrellarse con un experimento a la izquierda. Para medirse a Thatcher en 1983 eligieron a Michael Foot, un intelectual estrafalario, pacifista y marxiano, con pinta de profesor chiflado y que viajaba siempre en metro. El castañazo fue épico: el peor resultado del laborismo desde 1918. Foot era un orador ardoroso con un importante currículo como periodista. Corbyn carece de estudios superiores y es un orador discreto que no ha trabajado en su vida fuera de la política (solo constan dos años como cooperante en Jamaica cuando tenía 19). Pero su mayor problema es otro: el mundo al que apela, en de un proletariado con orgullo de clase, fiel al laborismo desde la tumba a la cuna, ya no existe. Muchas personas de clase baja aspiran a ser clase media. May apela claramente a esos grupos «aspiracionales» con su «conservadurismo de cuello azul». La hija de un vicario de la Inglaterra profunda se ha desmarcado del conservadurismo moderno y tolerante de Cameron y Osborne, quienes se dirigían a los profesionales liberales metropolitanos. May, que desprecia a los cachorros patricios del «clan de Notting Hill», habla para esa otra Inglaterra que se ha quedado un poco atrás, que tiene miedo a la globalización y culpa a los inmigrantes. Cierto que hasta ahora sus buenas palabras no se han traducido en nada, de hecho los servicios sociales y hospitalarios han empeorado, con escenas de bochorno. Pero resulta próxima al inglés tipo que recela de Londres y se queja de que su vida real no mejora. La traición de May May ha elegido el Brexit como tema medular de las elecciones. Ha sido su justificación para traicionar su palabra de que no adelantaría los comicios. Pide a los británicos que voten «por un Gobierno de brazo fuerte para las negociaciones». Su prensa más histérica, el «Daily Mail», hace portadas llamando a frenar a los «saboteadores del Brexit». El planteamiento de May es mendaz, pues lo cierto es que la oposición laborista puso la alfombra roja a su Brexit duro, que salió adelante sin una sola enmienda. El auténtico móvil de May para convocar elecciones fue la extrema debilidad de Corbyn, que quiso aprovechar antes de que la salida efectiva de la UE empeore la economía (esta semana se han conocido ya una inesperada caída del consumo interno). El errático líder laborista, un euroescéptico que en la consulta 1973 votó contra el Mercado Común, ha conseguido que su partido no pinte nada en el debate europeo, con una postura confusa que al final no hace más que ser cómplice del Brexit duro. «Lo que ha hecho May con estas elecciones es algo tan sencillo como sacarle un caramelo a un niño», resume Tim Farron, un cachazudo cristiano evangélico del Norte que es el nuevo líder liberal demócrata, el único partido que enarbola la bandera europeísta y puede ser la sorpresa al alza de los comicios.