Infortelecom

Noticias de elecciones

19-08-2022 | Fuente: abc.es
Allen Weisselberg, un ejecutivo de confianza de Donald Trump durante casi medio siglo, era una de las esperanzas de los fiscales que buscan llevar al expresidente de EE.UU. ante la justicia. Al menos hasta este jueves, cuando el director financiero de la Trump Organization se declaró culpable de quince delitos relacionados con fraude fiscal. En el acuerdo de culpabilidad alcanzado con la fiscalía del distrito de Manhattan, en Nueva York, Weisselberg, de 75 años, tendrá que cumplir cinco meses de prisión y pagar dos millones de dólares de multa . Pero el acuerdo no le obliga a cooperar con ninguna investigación criminal emprendida contra el expresidente, ni su admisión de culpa podrá ser utilizada para implicar a su jefe. Weisselberg sí tendrá que testificar, sin embargo, en el juicio contra la Trump Organization, si así se lo piden los fiscales. Noticias Relacionadas estandar Si Trump descabeza a su oposición republicana Javier Ansorena estandar Si Los gobernadores de EE.UU. se posicionan de cara a unas elecciones sin Trump o Biden David Alandete El acuerdo de culpabilidad deja en mal lugar a la empresa familiar de Trump. Reconoce que conspiró con la compañía para no declarar ante el fisco buena parte de sus emolumentos , como el alquiler de un apartamento en una zona privilegiada de Manhattan, la utilización de coches Mercedes Benz o el pago de la matrícula del colegio privado de sus nietos. Pero no logra manchar a Trump de forma personal. Según la fiscalía, Weisselberg se ahorró el pago de 1,76 millones de dólares en sueldo extraordinario durante los últimos quince años. La compañía acusa a los investigadores de tener una motivación política La Trump Organization calificó a Weisselberg de «hombre recto y honorable, que durante los últimos cuatro años ha sido acosado, perseguido y amenazado por los investigadores, en especial en el distrito de Manhattan, en su misión interminable y con motivación política de coger al presidente Trump». Tanto la compañía como los abogados del ejecutivo aseguraron que aceptaba la culpabilidad para «dejar atrás» el asunto y poder seguir con su vida. La Trump Organization se declaró no culpable en este caso e irá a juicio. Como parte de otro caso, impulsado por la fiscal general del estado de Nueva York sobre activos inflados de forma fraudulenta para pedir préstamos, el propio Trump fue interrogado la semana pasada. El expresidente se acogió a su derecho a guardar silencio. Otras investigaciones a Donald Trump Otras investigaciones acechan al expresidente fuera de Nueva York . Por un lado, la relativa a los documentos con material clasificado que se llevó a su residencia de Florida y por los que sufrió un registro este mes por parte de agentes del FBI. El asunto ha provocado un escándalo político y este mismo jueves el juez del caso celebró una vista para decidir sobre la publicación del afidávit con el que los investigadores justificaron la necesidad del registro. El magistrado requirió al Departamento de Justicia que presente una versión censurada del documento ?para evitar publicar información que afecte a la investigación? y podría aceptar su publicación la semana que viene. Trump también es el centro de investigaciones relacionadas con su intento de dar la vuelta a los resultados electorales de 2020 , que culminaron en el asalto al Capitolio. Hay un proceso en marcha en Georgia ?esta misma semana tuvo que testificar su abogado y muñidor principal de esa campaña, Rudy Giuliani? y también en el Congreso, donde este otoño regresarán las comparecencias del comité de la Cámara de Representantes creado para investigarlo.
18-08-2022 | Fuente: abc.es
Allen Weisselberg, un ejecutivo de confianza de Donald Trump durante casi medio siglo, era una de las esperanzas de los fiscales que buscan llevar al expresidente de EE.UU. ante la justicia. Al menos hasta este jueves, cuando el director financiero de la Trump Organization se declaró culpable de quince delitos relacionados con fraude fiscal. En el acuerdo de culpabilidad alcanzado con la fiscalía del distrito de Manhattan, en Nueva York, Weisselberg, de 75 años, tendrá que cumplir cinco meses de prisión y pagar dos millones de dólares de multa . Pero el acuerdo no le obliga a cooperar con ninguna investigación criminal emprendida contra el expresidente, ni su admisión de culpa podrá ser utilizada para implicar a su jefe. Weisselberg sí tendrá que testificar, sin embargo, en el juicio contra la Trump Organization, si así se lo piden los fiscales. Noticias Relacionadas estandar Si Trump descabeza a su oposición republicana Javier Ansorena estandar Si Los gobernadores de EE.UU. se posicionan de cara a unas elecciones sin Trump o Biden David Alandete El acuerdo de culpabilidad deja en mal lugar a la empresa familiar de Trump. Reconoce que conspiró con la compañía para no declarar ante el fisco buena parte de sus emolumentos , como el alquiler de un apartamento en una zona privilegiada de Manhattan, la utilización de coches Mercedes Benz o el pago de la matrícula del colegio privado de sus nietos. Pero no logra manchar a Trump de forma personal. Según la fiscalía, Weisselberg se ahorró el pago de 1,76 millones de dólares en sueldo extraordinario durante los últimos quince años. La compañía acusa a los investigadores de tener una motivación política La Trump Organization calificó a Weisselberg de «hombre recto y honorable, que durante los últimos cuatro años ha sido acosado, perseguido y amenazado por los investigadores, en especial en el distrito de Manhattan, en su misión interminable y con motivación política de coger al presidente Trump». Tanto la compañía como los abogados del ejecutivo aseguraron que aceptaba la culpabilidad para «dejar atrás» el asunto y poder seguir con su vida. La Trump Organization se declaró no culpable en este caso e irá a juicio. Como parte de otro caso, impulsado por la fiscal general del estado de Nueva York sobre activos inflados de forma fraudulenta para pedir préstamos, el propio Trump fue interrogado la semana pasada. El expresidente se acogió a su derecho a guardar silencio. Otras investigaciones a Donald Trump Otras investigaciones acechan al expresidente fuera de Nueva York . Por un lado, la relativa a los documentos con material clasificado que se llevó a su residencia de Florida y por los que sufrió un registro este mes por parte de agentes del FBI. El asunto ha provocado un escándalo político y este mismo jueves el juez del caso celebró una vista para decidir sobre la publicación del afidávit con el que los investigadores justificaron la necesidad del registro. El magistrado requirió al Departamento de Justicia que presente una versión censurada del documento ?para evitar publicar información que afecte a la investigación? y podría aceptar su publicación la semana que viene. Trump también es el centro de investigaciones relacionadas con su intento de dar la vuelta a los resultados electorales de 2020 , que culminaron en el asalto al Capitolio. Hay un proceso en marcha en Georgia ?esta misma semana tuvo que testificar su abogado y muñidor principal de esa campaña, Rudy Giuliani? y también en el Congreso, donde este otoño regresarán las comparecencias del comité de la Cámara de Representantes creado para investigarlo.
17-08-2022 | Fuente: abc.es
Hace un año, cuando Pedro Castillo se cruzó sobre el pecho la banda presidencial de Perú, ABC ya anunció que su presidencia iba a ser «disfuncional». Por las constricciones económicas que le esperaban, su debilidad en el Congreso y las divisiones en su propio partido, Castillo no iba a poder llevar a cabo el programa radical con el que sorprendentemente ganó las elecciones; en realidad, apenas iba a poder gobernar. Muchos presentaban entonces al maestro de escuela, que ganó al frente de la candidatura del marginal Perú Libre, como alguien que astutamente iba a imponer el chavismo en su país, y calificaban de ingenuos a quienes no advertían ese peligro. Desde esta columna, sin embargo, se constataba con sosiego que Castillo no tenía margen de maniobra para eso, vaticinando, por ejemplo, que el intento de convocar una Asamblea Constituyente, a imagen de Chile, iba a quedar encallado en el Congreso por falta de apoyo, como así ha sido. Las limitaciones macroeconómicas eran ya entonces evidentes, como estaba igualmente preanunciada la disputa interna que iba a producirse en Perú Libre, entre Castillo y el presidente del partido, Vladimir Cedrón, que fue quien le puso de candidato. Noticia Relacionada estandar Si Pedro Castillo, el populista impopular que perdió el sombrero Paola Ugaz Un año después de su toma de posesión, la corrupción y la crisis enturbian la presidencia de Castillo, cercado por la oposición y cuestionado por su gente A lo largo de este año, no obstante, la disfuncionalidad ha sido incluso mayor de la que cabía imaginar. La bancada de 37 congresistas que inicialmente obtuvo Perú Libre se ha fracturado en cuatro, y el propio Castillo ha mostrado falta de liderazgo y capacidad de crear equipos: en doce meses lleva ya nombrados cuatro presidentes del Consejo de Ministros y alrededor de sesenta ministros, algunos dimitidos o cesados con apenas unos días en el puesto. Con todo, lo que está poniendo a Castillo al borde del colapso son los presuntos casos de corrupción . Con todo el tiempo y las energías dedicadas a defenderse ante la opinión pública y la Fiscalía, el desgobierno del presidente es evidente y la situación casi insostenible. Diríase que a Castillo se le acaba el lápiz, ese que es emblema de Perú Libre y que él tanto exhibió en la campaña electoral. Confiar solo en el clan A Castillo le está derribando un mal frecuente en Latinoamérica: echar mano de la familia ?el clan? para gobernar. Esas relaciones estrechas de sangre (o casi) generan vínculos opacos cuando se trata de manejar dinero, en un contexto de marcado sentido patrimonialista del poder que es endémico en la región. Ajeno a las clases dirigentes de Lima y desconfiado de su partido político, Castillo se ha refugiado en las relaciones de su entorno tradicional de Cajamarca, departamento rural y minero del que proviene. Así, ha tirado de vínculos personales, como los creados allí con Bruno Pacheco, con quien compartió actividades sindicales docentes y al que nombró secretario personal, y con Juan Silva, un colega maestro al que elevó a ministro de Transportes, y también de vínculos directamente familiares, como los que le unen a sus sobrinos Fray Vásquez Castillo y Gian Marco Castillo. Esas cuatro personas ?dadas luego a la fuga, y una de ellas ya en custodia policial, donde ha comenzado a declarar contra el presidente? están involucradas en alguna de las cinco causas que Castillo tiene abiertas. «Con casi toda su familia y su entorno acusados de algo es obvio que si antes no pudo gobernar, ahora tratar de hacerlo será imposible» Se trata del presunto cobro de sobornos para el ascenso a generales de la Policía (al menos ocho coroneles habrían pagado unos 20.000 dólares para su ascenso), el posible favoritismo a una empresa para un contrato con la petrolera estatal, el supuesto plagio del trabajo fin de máster realizado por Castillo y su esposa, la licitación al parecer a cambio de comisiones para la construcción de un puente presupuestado en 62 millones de dólares en un área de la selva, y el presunto encubrimiento por parte del presidente para evitar que fueran detenidos su colaboradores fugados. La investigación de todo ello está dando lugar a situaciones grotescas, como el hallazgo de 20.000 dólares escondidos en un baño del palacio presidencial. «Con casi toda su familia y entorno acusados de algo», concluía recientemente un editorial del diario «El Comercio», «es obvio que si antes no pudo gobernar, ahora tratar de hacerlo será imposible». Vacancia Que a Castillo se le puede estar acabando el lápiz lo prueba el aumento de votos contrarios a su persona que se está dando en el Congreso. Los dos intentos previos de moción de vacancia por «incapacidad moral» (única fórmula viable, pues la Justicia puede investigarle, pero no juzgarle mientras sea presidente) quedaron lejos de la mayoría reforzada de 87 votos requeridos. Sin embargo, la pasada semana sus oponentes reunieron ya 67 votos para negarle el permiso de viaje a Bogotá y asistir allí a la toma de posesión del nuevo presidente colombiano, Gustavo Petro. Promotores de una moción de vacancia impulsada esta vez desde el centro creen que ya se acercan a los 80 votos. MÁS INFORMACIÓN noticia No El Congreso de Perú impide al presidente Castillo ir a la toma de posesión de Petro La oposición, no obstante, se presenta de momento dividida sobre la estrategia a seguir en el desalojo de Castillo . Algunos grupos reclaman que también debiera haber un proceso de inhabilitación de la vicepresidenta, Dina Boluarte, una funcionaria de Perú Libre igualmente de escasa experiencia política, para evitar que sustituya a Castillo. Se plantea al mismo tiempo la conveniencia de nuevas elecciones generales, pero la iniciativa popular de reforma constitucional que lidera el centrista Francisco Sagasti, sitúa el término de su mandato en julio de 2023. Las encuestas muestran una amplía desaprobación de Castillo (Ipsos la situaba en julio en el 74%, frente a solo un 20% de apoyo), pero la opinión pública castiga también a toda la clase política, con una valoración incluso peor para el Congreso en su conjunto (79% de desaprobación y 14% de apoyo, según Ipsos).
17-08-2022 | Fuente: abc.es
Dino, Giovanni, Gandi y Fringuello. Estos fueron los nombres de batalla de Mario Fiorentini (Roma, 1918), fallecido el martes a los 103 años, un símbolo de la resistencia contra el nazifascismo , convirtiéndose en el partisano italiano más condecorado, con tres medallas de plata y tres cruces de guerra, entre otras distinciones. Fiorentini fue comandante del grupo ' Antonio Gramsci ', dirigiendo las principales acciones contra los nazis, en el período dramático de la ocupación de Roma, entre finales de 1943 y junio de 1944. Combatió a tres batallones alemanes, convirtiendo Roma en la capital europea de la guerrilla urbana. Noticia Relacionada estandar No Meloni condena por primera vez el fascismo y las leyes raciales de Mussolini Ángel Gómez Fuentes La líder de Hermanos de Italia, favorita para ganar las elecciones en Italia, reniega del régimen fascista Italia le ha rendido homenaje por su vida extraordinaria. «Gran dolor por la pérdida de Mario Fiorentini, símbolo de la resistencia antifascista italiana . Nos deja un gran ejemplo de valentía y humanidad», declaró el alcalde romano, Roberto Gualtieri . Su muerte ha servido a los italianos para recordar con orgullo la Resistencia. Resistencia partisana no solo comunista La también llamada Resistencia partisana fue un movimiento político y militar que se opuso al fascismo y a las tropas de ocupación nazis. Este fenómeno histórico abarca un periodo muy concreto que va del 8 de septiembre de 1943, cuando Italia fue invadida por la Alemania nazi, al 25 de abril de 1945, con la rendición de las tropas alemanas y la liberación de Milán, favoreciendo la proclamación del actual régimen democrático y republicano. La fecha del 25 de abril fue elegida para la celebración de la Liberación de Italia del nazifascismo, una importante fiesta nacional. Existe el mito de la Resistencia como si fuera solo comunista, lo que es una falsedad ideológica. También hubo monárquicos, católicos, socialistas, liberales y muchos jóvenes que no tenían partido. No solo fue un movimiento político-militar en el ámbito de la guerra de liberación, sino que también tuvo un carácter social, plural, porque hubo muchas formas de oponerse al nazifascismo. Por ejemplo, hubo monjas, como Enrichetta Alfieri, la directora de las religiosas en la cárcel de San Vittore, en Milán -llena de prisioneros arrestados por los nazis-, que se puso del lado de los encarcelados, salvando, entre otros, al mítico Indro Montanelli, el gran periodista italiano de la segunda mitad del siglo XX. Alfieri fue descubierta, arrestada y sentenciada a muerte. De ella dijo Montanelli: «Algunas cosas solo pueden ser hechas por santos y héroes. La hermana Enrichetta era ambas». EFE Sin duda, entre esos héroes se recuerda hoy a Mario Fiorentini. Combatió junto a la que sería su esposa, Lucia Ottobrini, fallecida en 2015. Logró escapar hasta en cuatro ocasiones de las prisiones alemanas en la capital italiana. Su madre, María, era católica, mientras que su padre era de religión judía. Cuando los nazis llamaron a la puerta de la casa familiar, el 16 de octubre de 1943, el famoso día de la redada del gueto, el barrio judío de Roma, Mario, que casualmente estaba en casa de sus padres y guardaba un depósito de bombas debajo de su cama, logró escapar por los tejados. El padre y la madre fueron capturados, pero se salvaron sobornando a los carceleros con joyas. Esa fecha se recuerda como el Sábado Negro y ha quedado grabada como una de las más tristes y oscuras en la historia de Roma. Unos 300 miembros de la Gestapo, con la colaboración de funcionarios del régimen fascista, apresaron a 1.259 personas (689 mujeres, 363 hombres y 207 niños y niñas) residentes principalmente del barrio judío, pero también en otras zonas de Roma. Casi todos fueron deportados al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau. Solo dieciséis volvieron a sus casas. Entre esos supervivientes solo había una mujer, Settimia Spizzichino, que había sido deportada junto a la madre, dos hermanas y una sobrina. Una vida de novela Sobre todo a partir de esa redada, la vida de Mario Fiorentini adquirió rasgos de novela, tras asumir la jefatura del GAP (Grupos de Acción Patriótica, partisanos del Partido Comunista Italiano) 'Antonio Gramsci', encabezando las principales acciones bélicas contra los hombres de Hitler y Mussolini, con algunos ataques sorprendentes en el centro de la capital italiana. Dicen que sin él y su grupo no hubiera existido la Resistencia de Roma. Fiorentini concibió el famoso y sangriento atentado de vía Rasella, el 23 de marzo de 1944, en el que participaron 12 partisanos. Causó la muerte de 33 soldados alemanes y 2 civiles italianos. Fue el ataque urbano contra soldados alemanes más sangriento y célebre de toda Europa occidental y creó controversias. Mario Fiorentini no intervino en la emboscada, pues era muy conocido en el barrio. Al día siguiente, 24 de marzo de 1944, se produjo la represalia alemana, con la masacre de las Fosas Ardeatinas, en la que murieron 335 prisioneros. Acabada la guerra, Fiorentini rechazó la posibilidad de ocupar un puesto político o de entrar al Parlamento. Se graduó en Matemáticas y se concentró en la investigación, realizando estudios originales de álgebra y geometría algebraica. Enseñó en las universidades de Ferrara, Montreal y en el MIT de Boston. La Asociación Nacional de Partisanos (ANPI) lo recuerda como un «gran ejemplo», cuya memoria permanecerá en la historia italiana.
17-08-2022 | Fuente: abc.es
Liz Cheney , una de las pocas figuras con peso en el partido republicano que se ha enfrentado de forma abierta a Donald Trump, ha perdido este martes con contundencia las primarias republicanas para su escaño por Wyoming en la Cámara de Representantes. El resultado era esperado, después de que la ganadora, Harriet Hageman, le sacara ventaja abundante en las encuestas . Pero no deja de ser simbólico sobre el dominio de Trump en el partido republicano: Cheney era su enemiga número uno, crítica pertinaz de su intento de vuelco a los resultados de las presidenciales de 2020 y una de las grandes impulsoras del comité de la Cámara Baja que investiga el papel de Trump en esos esfuerzos, que culminaron con el asalto trágico al Capitolio. Noticia Relacionada estandar Si La inmolación de Liz Cheney, la republicana que se enfrentó a Trump Javier Ansorena La diputada conservadora apunta a perder sus primarias esta noche, tras su cruzada contra el «intento de golpe de Estado» del expresidente Con cerca del 80% del voto escrutado, Hageman tenía casi el 65% de los votos, frente a solo el 31% de Cheney, una republicana de pedigrí , hija del exvicepresidente Dick Cheney . Cheney se enfrentó a los republicanos por apoyar a Trump Cheney se había convertido también en una molestia para los líderes del partido republicano, a los que no dejó de afear que se mantuvieran al lado de Trump para no perder su favor ni el de su enorme base electoral. «Habrá un momento en el que Donald Trump se haya ido, pero vuestra deshonra quedará», les dedicó en junio, en la inauguración de las comparecencias del comité sobre el asalto al Capitolio. Tras enfrentarse con Trump y apoyar su 'impeachment' o juicio político por ese episodio bochornos, sus compañeros de bancada le quitaron de su puesto de liderazgo en la Cámara de Representantes -era la 'número tres'- y el partido republicano de Wyoming la reprobó. La derrota de Cheney culmina la escabechina de Trump en las primarias contra los republicanos díscolos. De los 213 diputados republicanos en la Cámara Baja, solo diez se atrevieron a apoyar el 'impeachment'. Solo dos han sobrevivido en política : cuatro han preferido no presentarse a la reelección y otros cuatro, incluida Cheney, han caído en primarias frente a candidatos con apoyo de Trump. Entre estos últimos hay algunos, como la propia Hageman, que han sabido acomodarse en el 'trumpismo' para avanzar en política. En la convención republicana de 2016, después de que Trump ganara las primarias, Hageman fue una de las que trató de evitar que se convirtiera en el nominado del partido. Le calificó como el «candidato más débil» y le tildó de «racista y xenófobo». Ahora ha conseguido el apoyo de Trump sumándose a su denuncia, sin respaldo de los tribunales o de las autoridades, de que la elección estuvo «amañada». «Debería estar avergonzada de sí misma» El expresidente no escatimó ataques contra Cheney en cuanto se conocieron los resultados, que calificó de «reprimenda completa» a la labor del comité del Congreso que lo investiga. «Liz Cheney debería estar avergonzada de sí misma, de la forma que ha actuado, de sus palabras vengativas y santurronas y de sus acciones contra otros», escribió en su red social, Truth Social. Repitió sus falsedades habituales sobre el 'robo electoral' en 2020 y calificó a Cheney de una «tonta con la que han jugado los que quieren destruir a nuestro país». «Ahora por fin puede desaparecer a las profundidades del olvido político, donde, estoy seguro, será mucho más feliz de lo que es ahora», le dedicó. No parece que esos sean los planes de Cheney. La republicana ha demostrado que mantendrá su postura de principios frente a Trump dentro y fuera del Congreso. «Haré todo lo que pueda para asegurar que Trump no vuelva a estar nunca más cerca del Despacho Oval», dijo en su discurso para reconocer su derrota. Cheney utilizará los meses que le quedan en su escaño para continuar su cruzada contra Trump y su mentira electoral. En las elecciones de otoño, hará campaña contra los republicanos que soporten esas teorías. «La supervivencia de la democracia no está garantizada» En su discurso, advirtió de que, en este contexto y con Trump a la cabeza del partido, la supervivencia de la democracia estadounidense «no está garantizada». «Nuestro país avanza de nuevo hacia la crisis, la ilegalidad y la violencia », aseguró. «Ningún estadounidense debería apoyar a quienes niegan el resultado electora para ningún cargo de responsabilidad». MÁS INFORMACIÓN noticia No El documento clave que justificó el registro a Trump, en poder del juez noticia Si El FBI le incautó cuatro documentos de «alto secreto» a Trump A partir de 2023, tratará de evitar un regreso del 'trumpismo' a la Casa Blanca. Quizá con su propia candidatura presidencial. Si Trump mantiene este poder sobre el partido, le bastará un zarpazo para quitársela de en medio.
16-08-2022 | Fuente: elmundo.es
Espadas trata de enterrar las primarias del PSOE para las elecciones municipales en Andalucía
Avala que los cuatro alcaldes del PSOE en Sevilla, Granada, Huelva y Jaén repitan y muestra su «respaldo absoluto» a Daniel Pérez en Málaga 
15-08-2022 | Fuente: abc.es
Muchos líderes republicanos surfean la ola política de Donald Trump como pueden: disfrutan de sus logros como presidente -sobre todo, el reforzamiento conservador del Tribunal Supremo-, le critican en la intimidad, tratan de no perder el favor de su enorme base electoral y miran para otro lado en su intento de cambiar el resultado de las urnas en 2020. Desde el asalto bochornoso y trágico al Capitolio por parte de una turba 'trumpista' en enero de 2021, algunos republicanos -muy pocos- se bajaron de la tabla. Y sobre todo una persona, la diputada Liz Cheney , enfrentó la ola de frente. Todo apunta a que hoy, en las primarias republicanas de su estado, Wyoming, le dé un revolcón y la deje tirada en la orilla. Pocos días después del asalto al Capitolio, quedó claro que Trump había perdido muy poco apoyo de sus votantes y la gran mayoría de republicanos, comandados por el líder de la minoría del partido en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, optaron por mantener la lealtad al expresidente. Noticia Relacionada POstales opinion Si Arde Washington José María Carrascal Trump ha dado muestras sobradas de que su narcisismo, ambición, ignorancia y complejos pueden arrastrarle a la catástrofe Cheney, de pedigrí republicano indudable, hija del que fuera vicepresidente Dick Cheney, decidió tomar el camino contrario. Hizo de la oposición a Trump su bandera: votó a favor de su 'impeachment' o procesamiento político en el Congreso por su intento de dar la vuelta a las elecciones y es la vicepresidenta del comité legislativo que investiga aquellos esfuerzos y el asalto al Capitolio. Su postura le valió una condena del partido republicano de Wyoming y la pérdida de su posición de liderazgo -era la 'número tres' del partido- en la Cámara Baja. «La verdad os hará libres», dedicó a sus compañeros en un rezo el día de su expulsión. «La mentira de que hubo robo en las elecciones presidenciales de 2020 es insidiosa. Toma como presa a quienes aman este país», ha dicho en su mensaje final en la campaña de primarias. «Es una puerta que Donald Trump abrió para manipular a los estadounidenses para que abandonen sus principios, sacrifiquen su libertad, justifiquen la violencia e ignoren las decisiones de los tribunales y el imperio de la ley». La voz más dura contra Trump Cheney es consciente de que su postura es cercana a la inmolación. Se ha convertido en la voz más dura y persistente contra Trump en EE.UU. y hoy se juega su escaño en unas primarias en un estado con un 70% de votos a favor del expresidente en 2020. Y con una campaña en su contra por parte de Trump . En un mitin en Wyoming en mayo, dejó un encargo claro a sus seguidores: «Echad a Liz» . Su contrincante, Harriet Hageman, es una republicana que ha sabido adaptarse a Trump. En 2016, en la convención republicana, trató de evitar que el sorprendente ganador de las primarias presidenciales se llevara la nominación del partido. Le tildó de «racista y xenófobo » y le consideró el «candidato más débil». Ahora Hageman dice que las elecciones fueron «amañadas» y se ha llevado el codiciado respaldo de Trump. En la última encuesta, tenía una ventaja de 29 puntos sobre Cheney, que ha intentado equilibrar la carrera llamando a los demócratas a registrarse como republicanos para participar. Es probable que eso no sea suficiente y que Cheney tenga que llevar su lucha contra Trump   fuera del Capitolio .
15-08-2022 | Fuente: abc.es
La retirada de Afganistán hace un año marcó un punto de inflexión para la presidencia de Joe Biden. El atentado de Kabul en el que murieron 13 uniformados estadounidenses, las imágenes de los helicópteros evacuando personal diplomático, el abandono de civiles que colaboraron con las tropas aliadas y el triunfal regreso de los talibanes al poder hundieron al presidente en las encuestas y, desde entonces, lo cierto es que no se ha recuperado, afectado también por la inflación y demás males económicos. Un año después, sin embargo, Biden se dispone a proclamar «misión cumplida» esgrimiendo la muerte en Kabul del líder de Al Qaida, Ayman al Zawahiri. La Casa Blanca ha comenzado a circular en el Capitolio un memorando en el que defiende la decisión de Biden de retirar las tropas de Afganistán alegando principalmente que la decisión fortaleció la seguridad nacional al liberar a militares y agentes de inteligencia que hoy pueden dedicarse a otras amenazas, principalmente las ansias expansionistas tanto de Rusia como de China. De hecho, y según reveló la agencia AP, en una reciente reunión a puerta cerrada, el número dos de la CIA dijo que la lucha contra Al Qaida y otros grupos yihadistas seguirá siendo una prioridad, pero que el dinero y los recursos de la agencia se están dedicando cada vez más a contener a China. Investigación Los republicanos, sin embargo, utilizarán el primer aniversario de la salida de Afganistán para reexaminar los fracasos que llevaron a que la capital afgana cayera rápidamente en manos de los fundamentalistas y que Al Qaida pudiera volver a operar allí, como demuestra la presencia de Al Zawahiri en un piso de Kabul . Ayer los republicanos en la Cámara de Representantes circularon en Washington un informe en el que critican el obstruccionismo de Biden: «La negativa de la administración Biden, y en concreto del departamento de Estado, a proporcionar al Congreso la información necesaria sobre la retirada incondicional de EE.UU. de Afganistán ha obstaculizado la capacidad de completar una investigación exhaustiva». Noticia Relacionada reportaje Si Afganos que reinventaron su vida entre nosotros tras huir del terror talibán GERARD BONO Hace un año los talibanes retomaron el control total de Afganistán. Después de la retirada de las tropas occidentales, en la capital se inició una carrera contra el reloj para evacuar a los ciudadanos que querían salir del país. Esta es la historia de tres de ellos: lo que dejaron atrás y lo que encontraron en España Ese informe apunta, además, a que si los republicanos recuperan la mayoría de al menos una de las cámaras del Capitolio en las elecciones parciales de noviembre, iniciarán una investigación formal con interrogatorios a al menos 34 altos funcionarios. Lo cierto, sin embargo, es que la decisión de salirse de Afganistán fue de Donald Trump , quien fijó el repliegue para mayo de 2021. Biden lo demoró hasta finales de agosto, para celebrar el vigésimo aniversario de los atentados terroristas del 11-S con todas las tropas norteamericanas de regreso en EE.UU., tras la muerte de casi 2.500 uniformados durante la invasión del país centroasiático. El 31 de julio, dos misiles Hellfire lanzados desde un dron o avión no tripulado abatieron a Al Zawahiri, líder de Al Qaeda, en un balcón de Kabul, según anunció Biden desde la Casa Blanca. En su informe, los republicanos se centran principalmente en la falta de planificación previa a la retirada y analizan lo que consideran errores en la ejecución de la evacuación. «El Gobierno de Biden desperdició en gran medida los cuatro meses transcurridos desde que el presidente anunció la retirada total, al no planificar adecuadamente el anticipado regreso al poder de los talibanes», asegura. Repetir escenario En su propio memorando, la Casa Blanca argumenta que su decisión de retirada, y la ejecución, se tomaron sobre la base de los informes de inteligencia , y que a Biden se le planteó la opción de dejar soldados en Afganistán durante más tiempo, algo a lo que él se negó. «En última instancia, se hubieran enviado más tropas estadounidenses al conflicto solo para alargar el estancamiento de una guerra que ya había durado 20 años», dice el memorando. Biden corría el riesgo de repetir el escenario que se ha vivido en Irak. A pesar de que la guerra en ese otro país se ha dado por finalizada no una sino varias veces, quedan allí unos 2.500 soldados, además de otro millar en Siria, en labores de entrenamiento y supervisión, tras el ascenso del Daesh en ambos países. Antes del repliegue afgano, Biden había expresado su voluntad de traer a esos soldados de vuelta a casa también, aunque esos planes han quedado de momento en un discreto segundo plano. Estados Unidos retiene 7.000 millones de fondos públicos afganos Un nutrido grupo de economistas de prestigio ha pedido al Gobierno de Joe Biden que libere los 7.000 millones de dólares congelados al banco central de Afganistán en depósitos en Nueva York, un año después del regreso de los talibanes al poder. En una carta enviada el miércoles al presidente Biden y a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, revelada por Reuters, más de 70 economistas y expertos financieros argumentan que el banco central de Afganistán necesita los fondos para paliar los graves problemas económicos y humanitarios del país. Hay otros 2.000 millones de fondos retenidos por otros países. El regreso de los fundamentalistas al poder provocó un corte en las relaciones diplomáticas con EE.UU. La presencia de los líderes de Al Qaida en Kabul no ha ayudado a mejorar las relaciones, a pesar de que ambas naciones mantienen negociaciones y un marco de diálogo facilitado por Catar. La salida de Afganistán marcó el punto en que el porcentaje de norteamericanos que no están de acuerdo con las decisiones de Biden superó al de aquellos que sí lo están. Desde entonces, el presidente ha sido más impopular que popular , aunque estas pasadas semanas han marcado un ligero cambio al alza por los buenos datos de empleo y una leve ralentización de la inflación.
15-08-2022 | Fuente: abc.es
El principal incendio de este verano en EE.UU. no es, como siempre, en California, sino en Washington, y sus llamaradas alcanzan todas las esquinas del país. ¿A quién creer, a un expresidente o al fiscal general del Estado, que allí viene a ser el ministro de Justicia? «Depende de qué expresidente y de qué fiscal general sean», sería la respuesta más cauta. Pero si resulta que el expresidente tiene abiertas causas por incitar el asalto al Capitolio, haberse llevado documentos secretos y sin aclarar parte de su patrimonio, lo menos que puede hacerse es aceptar que la orden de un juez al FBI de registrar su 'sancta sanctorum' en Florida estaba justificada. A no ser que usted crea que las últimas elecciones norteamericanas fueron robadas a Trump y que sus enemigos quieren impedir que gane las próximas. Con casi todo el Partido Republicano apoyándole, lo que incendia la escena política distrayendo esfuerzos necesarios en otras crisis. Los agentes del FBI salieron con 20 cajas de documentos que Trump había desclasificado para poder llevárselos, aunque no tenía poderes para ello. Algunos relacionados con un conflicto nuclear, otros con asuntos de espionaje. Pero hasta que se conozcan exactamente lo que contienen no se podrá decir si el expresidente ha violado alguna ley y por qué lado se inclinará la balanza. Aunque él seguirá su campaña victimista y buena parte de sus seguidores continuarán apoyándole. A muchos europeos les resultará incomprensible después de haberle visto arengar a sus leales para asaltar el Capitolio. Pero hay demasiada frustración en Estados Unidos, con la posibilidad de un choque con China, Rusia o con los dos. Este es el mejor caldo de cultivo para los demagogos y pocos superarán a Trump en ese papel. Puede que Putin. Pero Putin puede frenar o acelerar según le convenga. Mientras Trump ha dado muestras sobradas de que su narcisismo, ambición, ignorancia y complejos , sí, complejos de inferioridad, pueden arrastrarle a la catástrofe. Viví momentos parecidos con el Watergate, pero entonces había un partido republicano que envió a la Casa Blanca una delegación, encabezada por el más conservador de sus senadores, Goldwater, para decir al presidente que se marchara o sería procesado. Aquella tarde, Nixon salía hacia California. Espero que ocurra lo mismo. Pero no me atrevo a asegurarlo, tanto han cambiado las cosas.
14-08-2022 | Fuente: abc.es
Shadab Rahimi, Khatera Safi y Subot Kohi abandonaron Afganistán para escapar del fundamentalismo islámico impuesto por los talibanes. Refugiados en España, recuerdan y relatan el camino que les llevó a dejar todo atrás para conservar su vida. Shadab Rahimi De San Bernardo SHADAB RAHIMI (26 años) «Cuando vi a ese hombre ahorcado en la grúa, decidí abandonar el país» Shadab Rahimi decidió abandonar Kabul cuando vio a un hombre ahorcado en una grúa cerca de su casa. Ahora vive como refugiado en Leganés, donde toma clases de español. Le gusta «llevar la barba bien afeitada» y pasear por las noches en un parque cercano a su casa, mientras agradece a Dios el hecho de seguir vivo, porque siente que aquí no le va a «matar nadie». Antes de la llegada de los talibanes, trabajaba como informático en una empresa norteamericana y daba clases de inglés a niños de la comunidad. Vivía en una casa cerca del aeropuerto con sus padres, su mujer y una de sus cuatro hermanas. Cuenta que, aunque la protección sobre ellas debía ser constante, puesto que Afganistán nunca fue un país del todo seguro -él mismo fue víctima de un atentado terrorista-, «todas pudieron estudiar en la Universidad». Hoy esto no sería posible. Noticia Relacionada reportaje Si Las escuelas secretas para niñas que desafían a los talibanes Mikel Ayestaran La llegada del 'emirato' supuso el cierre de las aulas para las estudiantes de secundaria y ahora florecen escuelas secretas en domicilios particulares para hacer frente a la decisión talibán Intuía que la firma del Acuerdo de Doha en 2020, que supuso la retirada de facto de las tropas norteamericanas del país, devolvería el terror a sus calles. Cuando se hizo efectiva, siguió por televisión cómo los talibanes, empezando por Kandahar, iban sometiendo provincia tras provincia hasta tomar el Palacio Presidencial de Kabul el 15 de agosto de 2021. Ese día Shadab vio a alguno de sus amigos correr hacia al aeropuerto. Le gritaban: «Ven con nosotros, escapa y salva tu vida». Sin imaginar todo lo que le esperaba, rio y volvió a casa. Fue a la mañana siguiente cuando empezó a ponerse nervioso. Ninguno de sus conocidos respondía al teléfono, la gente estaba huyendo en aviones militares y empezó a escuchar disparos y explosiones fuera de su casa. Su madre no le permitía salir a la calle, «eres nuestro único hijo varón. Si mueres, ¿qué vamos a hacer sin ti?». La situación en la capital afgana ya era insostenible. «Los talibanes patrullaban todas las calles, golpeaban a niños y mujeres y disparaban a la gente. Cuando vi a ese hombre colgado de una grúa , volví a casa y le dije a mis padres que debíamos escondernos y hacer las maletas para huir», cuenta Shadab. Siguiendo las indicaciones del periodista Antonio Pampliega y de Mustafa, un traductor del Ejército español, debían dirigirse al aeropuerto con una prenda de color rojo para que los militares españoles pudieran identificarles. Con muchas dificultades, puesto que la madre de Shadab iba en silla de ruedas y su hermana estaba embarazada, se desplazaron en coche al aeropuerto. A cien metros de la puerta principal, la gente se amontonaba a los lados de la carretera. «Nunca había visto nada igual, parecía una película de zombis». Los talibanes habían bloqueado la entrada principal: «Empezaron a disparar al aire, todo el mundo empezó a correr». Caos en el aeropuerto En ese momento, Shadab, que iba al volante, dio la vuelta y escapó para buscar otro camino, dejando atrás a las milicias talibanes. Cuando consiguieron llegar a la zona desde donde despegaban los aviones militares, se adentraron entre la muchedumbre. «Había más de mil personas amontonadas, durmiendo en el suelo y colapsando el acceso. No podíamos acceder a la puerta, no podíamos volver hacia donde estaban los talibanes y, si nos quedábamos quietos, nos aplastaba la gente que venía por detrás», cuenta. Después de esperar varias horas, la gente empezó a avanzar. «Era la primera vez que estábamos cerca de la puerta de embarque», afirma Shadab. Una vez allí, una soldado búlgara o portuguesa, no lo recuerda bien, disparó al aire para que su madre y su hermana pudieran pasar entre la gente. «Había personas que entregaban a sus niños a los militares. Fueron momentos muy duros. Mi mujer dejó atrás a toda su familia», comenta. Finalmente, Shadab y su familia lograron subir al avión : «Habíamos conseguido dejar atrás la crueldad. Fue la primera vez que me relajé. Me sentía como un pájaro que escapa de una jaula». El 23 de agosto de 2021, después de hacer una parada en Dubai, llegaron a España. Shadab cuenta, con los ojos vidriosos, que nunca olvidará a las primeras personas que le acogieron: «Ahora pienso como una persona que está viva. Allí, cuando me iba a dormir, solo deseaba poder despertar ». Vive con tristeza la situación en la que se encuentra su país, «hay hambre, violencia.. si estás en contra de los talibanes tus vecinos te denuncian y te matan por la noche. Primero que la religión está la Humanidad». Antes de volver paseando a casa, comenta la guerra de Ucrania: «Es un país europeo, Afganistán está en Asia. Soy consciente, primero ayudas a tu vecino, pero no podemos olvidarnos de quien está allí». Khatera Safi Ignacio Gil KHATERA SAFI (27 años) «Los talibanes quieren expulsar a las mujeres afganas de la sociedad» Mujer, fiscal y jugadora del equipo paralímpico nacional de baloncesto, Khatera Safi estuvo amenazada desde el primer momento en que los talibanes volvieron al poder. «El día que llegaron a Kabul fue uno de los peores de mi vida. Yo luchaba por los derechos de las mujeres en Afganistán . Ahora los talibanes quieren expulsarnos de la sociedad», afirma. Trató de escapar del país nada más caer la capital, con la primera operación del Ejército español, Antígona I , pero no lo consiguió: «Esperé tres días en el aeropuerto, estaba colapsado, los talibanes golpeaban a todo el mundo. Hubo una explosión y, como no puedo correr, caí al suelo hiriéndome las rodillas. La gente me aplastaba . Entonces volví a casa para esconderme». Ella y su familia tuvieron que cambiar de localización, ya que muchos vecinos delataban a los disidentes para ganarse el favor del nuevo régimen. Durante dos meses vivieron escondidos , con miedo a que alguien pudiera matarles por el trabajo de Khatera como jurista, contrario a la Ley islámica. «Me sentía como una prisionera. Mi padre salía a veces a por comida, pero no quería que los talibanes le mataran por mi culpa», cuenta. No hay esperanza En octubre de 2021, con la ayuda de la organización 'Too young to wed', huyó a Pakistán junto a uno de sus hermanos, donde estuvieron cinco meses antes de volar a España. Sin embargo, tuvo que dejar atrás al resto de su familia, que todavía permanece en Afganistán: «Cuando finalmente pude venir a España, estaba emocionada y triste al mismo tiempo. No soy del todo feliz aquí . Estoy preocupada por mi familia, ellos siguen en peligro. Viven escondidos, no pueden trabajar y no tienen dinero para comprar comida. Espero que el Gobierno de España pueda ayudarles a escapar». Khatera es pesimista respecto al futuro de Afganistán y de los afganos. Por su especialización, conoce bien las prácticas de los talibanes, así como la 'Sharía' que rige desde hace un año el país. «No hay esperanza para los afganos, especialmente para las mujeres. A ellas no les permiten estudiar, no pueden trabajar, las maltratan. Viven con miedo a expresarse, no pueden ser independientes. Necesitan ayuda», afirma. Ahora, su principal preocupación es encontrar trabajo para pagar las necesidades de sus familiares. Entrena todos los días en el gimnasio que hay cerca del centro de refugiados donde vive. Recibe clases de español, aunque se queja de que «es mucho más difícil que el inglés». Espera poder mudarse pronto a otra ciudad española, seguir estudiando y jugar al baloncesto: «Quiero tener una vida activa en España. Encontrar trabajo cuanto antes, volver a jugar al baloncesto, que es mi pasión, seguir estudiando Derecho y, si se puede, algún día llegar a ser fiscal». Subot Kohi Imagen cedida SUBOT KOHI (67 años) «La comunidad internacional ha vendido a los afganos» Subot Kohi no abandonó Afganistán con la última llegada de los talibanes, sino cuatro años antes. Era periodista en Kabul, lo que, al igual que su ateísmo, le ponía   en el punto de mira de grupos fundamentalistas islámicos. «El Corán tiene paradojas que no se amoldan al presente. Se escribió hace 1.400 años..», afirma. Perdió a 14 compañeros de profesión en un atentado terrorista cerca de la embajada estadounidense. Después de aquello llegó a Madrid, donde regenta un restaurante junto a su mujer. «Durante mi vida he salido y he vuelto en muchas ocasiones a Afganistán. Ahora no creo que pueda. El futuro del país es dramático, el islamismo radical se ha impuesto». Subot cuenta que antes había trabajo, negocios, las mujeres podían estudiar, se celebraban elecciones, había prensa.. «Ahora la gente lucha por llevarse un trozo de pan a la boca. Los intelectuales, los progresistas, la gente que simplemente no es fundamentalista vive escondida. Los niños y las mujeres viven en la pobreza y la inseguridad». Siguió la caída del régimen afgano en manos de los talibanes por televisión. También estuvo en contacto con amigos y familiares que no habían logrado huir del país. De hecho, actualmente intenta que el Ministerio del Interior rescate a dos familias que viven atemorizadas, ya que colaboraron con el Ejército español. «La comunidad internacional ha vendido a los afganos. Estados Unidos ha dejado sin salida a la población», afirma. No está en contra de la retirada de las tropas occidentales, pero achaca el desmoronamiento del Ejército afgano a lo pactado en Doha: «El Gobierno afgano fue engañado, le dijeron a los altos funcionarios que no lucharan contra los talibanes. Podrían haber resistido y la situación del país hoy sería distinta». Subot dice vivir tranquilo y feliz desde su llegada a España. «Quiero agradecer el trato que he recibido. Tenéis un país excelente con una cultura fuerte. No me siento fuera de lugar , no me siento como un extranjero aquí», dice. Sí se queja, sin embargo, del olvido que sufre la causa afgana: «Cuando empezó la guerra en Ucrania todo el mundo se centró en eso. Es normal, se trata de una cuestión importante para las economías europeas, pero nosotros tenemos que pensar en la gente que necesita comer en Afganistán».
1
...