Infortelecom

Noticias de elecciones europeas

16-07-2019 | Fuente: abc.es
La negativa de los socialdemócratas alemanes a votar por von der Leyen pone en peligro la gran coalición
Ursula von der Leyen necesita votos de la oposición para ser elegida presidenta de la Comisión por el Parlamento Europeo y los eurodiputados socialdemócratas alemanes amenazan con boicotear su nombramiento. Detrás de ese rechazo está Katarina Barley, la hasta ahora ministra de Justicia alemana, la misma que en privado defiende a Puigdemont y pone en duda la solvencia de la Justicia española y que solo ha dejado de hacerlo en público cuando ha recibido un sonoro tirón de orejas de Angela Merkel, la jefa del gobierno de la gran coalición del que forma parte. Barley, candidata del SPD en las pasadas europeas, ha ordenado a sus 16 eurodiputados votar «no» y se trata de una cifra de votos decisiva para formar la necesaria mayoría. Y esta orden ha enervado especialmente a los socialcristianos bávaros de la CSU, los auténticos ganadores de las elecciones europeas si atendemos a que Manfred Weber, el candidato conservador y más votado en esos comicios, pertenece a ese partido. Weber ha sacrificado su nombramiento en aras de las negociaciones llevadas a cabo en el Partido Popular Europeo y poniéndose en manos de von der Leyen. Anoche declaró en Múnich que él votará por la alemana como presidenta de la Comisión y expresó su esperanza de que el sacrificio realizado no sea en vano. Mucho más claro fue el presidente de la CSU y del Estado federado de Baviera, Markus Söder, que ha amenazado abiertamente con romper la gran coalición que gobierna Alemania, de la que su partido forma parte junto con el SPD y la CDU de Merkel, si los de Barley no apoyan a von der Leyen. «Pondrían en ridículo a Alemania», les ha reprochado, advirtiendo que «nunca antes habíamos hecho tal esfuerzo de comprensión con el SPD por una cuestión de estabilidad pero nos están haciendo muy difícil el seguir teniendo paciencia». La amenaza de romper con la gran coalición si los eurodiputados socialdemócratas alemanes no votar a favor de von der Leyen resulta aterradora en la Casa Willy Brandt. Sería el peor momento para que el SPD se viera obligado a acudir a unas elecciones anticipadas, teniendo en cuenta que ni siquiera tiene un candidato para presidir el partido, después de la dimisión de Andrea Nahles, y que su directiva interina de a tres, compuesta por Malu Dreyer, Manuela Schwesig y Thorsten Schäfer-Gümbel, no han logrado convencer a ninguno de los miembros destacados del partido para que se presente en el próximo congreso. La única candidatura que parece despuntar por momentos es la del díscolo líder de las juventudes del partido, los Jusos, el radical Kevin Kühnert, cuya inconsistencia le obliga a buscar una candidatura bicéfala y está dedicando el verano a negociar con todo el que puede para lograr un nombre que sumar a su propuesta, a modo de apoyo moderado. En este contexto, la directiva del SPD en Berín carece de autoridad para parar los pies a los suyos en Bruselas y Barley se mantiene en el no. Adelantándose a la debacle, el ya fuera del gobierno en esta legislatura y expresidente del SPD, Signar Gabriel, aconseja tomar la iniciativa y que sea el SPD el que rompa con la gran coalición. «Es una razón para dejar el gobierno», ha dicho, respecto a la decisión de Merkel de presentar candidata a von der Leyen sin consenso en el gabinete de la gran coalición, «es un engaño político sin precedentes». A mitad de una tensa legislatura, con una canciller visiblemente enferma la sesión parlamentaria europea podría hoy terminar en crisis de gobierno en Alemania y elecciones anticipadas, en las que el SPD sería el más perjudicado de los partidos, con una actual estación de voto que no supera el 9 por ciento en las encuestas.
15-07-2019 | Fuente: abc.es
Von der Leyen promete salario mínimo y seguro de paro europeos
Ursula von der Leyen requiere de votos socialdemócratas y liberales para salir airosa en la votación de la Eurocámara y poder ser nombrada presidenta de la Comisión Europea, por lo que en vísperas de la elección ha enviado sendas cartas dirigidas a los socialdemócratas y a los liberales europeos con promesas que considera dignas de su apoyo. A los socialistas europeos trata de seducirlos con un plan de acción para ampliar el catálogo de derechos sociales comunitarios que incluiría, entre otras cosas, un salario mínimo «justo» en todos los países de la UE y una «Garantía Infantil Europea» para que todos los niños en riesgo de pobreza o exclusión social tengan acceso a los derechos más básicos. Von der Leyen promete además la creación de un Mecanismo europeo de Reaseguro de Desempleo, un seguro de paro a escala europea que garantice que los parados de todos los países miembros reciban las mismas prestaciones sociales. En materia de migración, un asunto en el que como ministra alemana en varias carteras ha apoyado ininterrumpidamente la política de Angela Merkel, defenderá la necesidad de reforzar la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex) y de alcanzar un cuerpo permanente de 10.000 guardacostas para 2024, así como trabajar para desmantelar el crimen organizado de los traficantes y contrabandistas. Otra de las principales ofertas que incluye el documento es el nombramiento del socialdemócrata holandés Frans Timmermans en la futura Comisión como «vicepresidente ejecutivo», al mismo nivel que el candidato liberal, cuyo partido había advertido previamente que no admitiría quedar en tercer plano. A los liberales les ofrece, además, una agenda «abierta y justa» de comercio, con la que «podemos convertir a Europa en un líder comercial global», señalando que las actividades comerciales cobrarán mayor protagonismo en el presupuesto comunitario ya que sostienen 36 millones de puestos de trabajo y suponen alrededor de una tercera parte del PIB europeo, en detrimento del sector primario. También menciona reiteradamente la necesidad de reforzar los mecanismos de defensa del Estado de derecho a través de herramientas que vigilen su cumplimiento en todos los Estados miembros. Un ejército europeo Los votos a favor de socialdemócratas y liberales serán clave para que la candidata alemana supere el mínimo de 374 votos a favor que necesita de un total de 747 eurodiputados que se sentarán este martes en el pleno de Estrasburgo. Von der Leyen sigue sin tener asegurada la mayoría absoluta necesaria para validar la decisión de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE respecto al reparto de cargos y se da por seguro que el grupo parlamentario europeo socialdemócrata votará dividido, aunque con estas propuestas concretas Von der Leyen no le pone nada fácil a los eurodiputados el voto en contra. En su propuesta tiene prioridad también el avance hacia un ejército europeo, cuyo diseño ha participado directamente desde su cargo de ministra alemana de Defensa, esta última legislatura, y un programa de renovación democrática de la UE, que pasaría por vincular más estrechamente la presidencia de la Comisión al resultado de las elecciones europeas, una política con la que agradar a los liberales que quieren que se pare los pies a los partidos conservadores de Polonia y Hungría, con los que, por otra parte, la candidata alemana mantiene muy buenas relaciones. El grupo parlamentario conservador EKR, formado alrededor el partido PiS en el gobierno de Varsovia, ha mantenido con ella una reunión «abierta y honesta» en la que Von der Leyen les ha expuesto con detalle su programa, concretamente todo lo referente a seguridad, inmigración y derechos sociales, en el que este partido está especialmente interesado. «Hay puntos que estaríamos encantados de votar, otros no tanto», comentó después del encuentro el co-presidente del grupo Raffalele Fitto. El equipo de Von der Leyen se vio sorprendido en esa reunión por el interés manifestado por los interlocutores acerca de sus posiciones respecto al Brexit, un proceso que podría quedar bloqueado, por cierto, si Von der Leyen no logra la mayoría necesaria en esa votación. El líder de los socialcristianos (CSU) de Baviera, Markus Söder, socio también de la gran coalición alemana, ha prevenido hoy a sus compatriotas socialdemócratas del SPD contra la tentación de votar en contra de una candidatura que les escuece especialmente. «Pondrían en ridículo a Alemania y sumirían a la UE en una crisis institucional como no se ha visto hasta ahora», ha dicho. Dimite como ministra de Defensa de Alemania La ministra de Defensa de Alemania, Ursula Von der Leyen, ha anunciado este lunes que el miércoles dimitirá, independientemente de si el martes consigue el apoyo del Parlamento Europeo para convertirse en la primera presidenta de la Comisión Europea. «Mañana, solicitaré la confianza del Parlamento Europeo. Independientemente del resultado, dimitirá como ministra de Defensa el miércoles para servir a Europa con toda mi fuerza», ha anunciado en Twitter. «Estoy profundamente agradecida por los años que he compartido con el Bundeswehr», ha dicho en alusión a las Fuerzas Armadas alemanas, de las que es responsable desde 2013.
14-07-2019 | Fuente: abc.es
Los «maravillosos» líos de la familia Le Pen
Las tribulaciones, deudas y enfrentamientos (jurídicos, económicos y políticos), incluso las aventuras «intimas» de Jean-Marie Le Pen, su hija Marine y su nieta Marion, se han convertido en un «culebrón» que hipoteca las ambiciones políticas del partido familiar, Agrupación Nacional (AN, ex Frente Nacional, FN, extrema derecha), que las recientes elecciones europeas consagraron como primer partido de Francia. Jean-Marie Le Pen (91 años), el patriarca que refundó la extrema derecha francesa en los años 60 y 70 del siglo pasado, llegando a eliminar al candidato socialista (Lionel Jospin), en la primera vuelta de unas elecciones presidenciales (2012), ha pedido la intervención del Estado, la justicia, para intentar conseguir, con poco éxito, que su hija Marine (51 años) le pague una deuda de varios millones de euros. Marine Le Pen, por su parte, ha pedido a los cuadros de cu partido, AN, que eviten cualquier «trato» público, privado o político con su sobrina, Marion Maréchal, que usó el apellido Le Pen entre 2010 y el 2018, hasta que decidió romper con su tía, para defender sus ideas políticas personales, con un éxito imprevisible. El resto de los miembros del clan Le Pen (hermanas, «compañeros» sentimentales y burocracia interna del partido familiar) asisten a esos enfrentamientos públicos con callada resignación. Harta de las «ocurrencias» de su padre, Marine Le Pen decidió hace años expulsarlo del partido que él había fundado. Jean-Marie Le Pen respondió con todo tipo de acusaciones y zancadillas, familiares, políticas, públicas y privadas. Sin romper nunca definitivamente con su hija. Entre el patriarca y la «refundadora» del FN, convertido en AG, para distanciarse del patriarca fundador, existían y existen importantes intereses comunes, comenzando por el dinero. Los Le Pen comparten el «balón de oxígeno» de los amigos y banqueros próximos a Vladimir Putin. La corriente Marion Cuando el partido de su hija, AN, fue consagrado como el primer partido de Francia, en las recientes elecciones europeas, Jean-Marie Le Pen desenterró los trapos sucios de las deudas financieras de su hija, reclamando el dinero de sus préstamos personales y recordando que Marine sigue teniendo por pagar importantes créditos conseguidos en Moscú. Maniobrero emérito, desde su primera juventud, Jean-Marie Le Pen lleva años atizando otra guerra sorda contra Marine, alentando las ambiciones personales de su nieta Marion Maréchal, hija (fuera del matrimonio) de Yann Le Pen, señora con una vida sentimental «muy intensa». Desde niña, Marion fue presentada en sociedad con un doble apellido, Maréchal Le Pen. Maréchal es el apellido de su padre adoptivo, Samuel Maréchal, que decidió adoptar a la hija de su madre y un periodista, Roger Auque. Cuando Marion descubrió, muy pronto, que sus ambiciones personales chocaban con las ambiciones de su tía Marine, decidió borrar el Le Pen de su nombre de guerra política. Marion Maréchal Le Pen, entre 2010 y 2018, se convirtió en Marion Maréchal cuando la nieta del patriarca decidió romper con el partido de su tía, para iniciar una nueva vida, no solo política. Separada del padre de su hija, al año y medio de celebrar un matrimonio civil, Marion comenzó por intentar «robar» a su tía algunas «amistades» políticas europeas, para terminar creando algo así como una «academia» política, en la periferia de Lyon (en el centro de Francia), donde hace campaña «subterránea» en defensa de un programa político «propio», próximo pero «diferente» al de su tía, con muchos contactos con extremas derechas y derechas ultra nacionalistas europeas. Respondiendo calladamente a las maniobras de su sobrina, Marine Le Pen ha terminado por exigir a los cuadros de su partido que eviten cualquier contacto con Marion Maréchal. Problemas jurídicos Esa tela de araña de líos familiares tiene prolongaciones jurídicas muy diversas, en Europa y Francia. Los servicios jurídicos del Parlamento Europeo (PE) siguen pensando que Marine y Jean-Marie Le Pen utilizaron el dinero que recibían, como euro parlamentarios, para financiar actividades políticas en Francia. La justicia francesa también sigue esa «pista». Las truculentas declaraciones de Le Pen (padre) y las «ocurrencias» de Marine, difundiendo imágenes que pudieran ser «incitación al odio», según la justicia francesa, contribuyen a dar «más color», si cabe, al histórico clan familiar que ha dominado con mano de hierro los sucesivos partidos de la extrema derecha francesa. Tras su reciente gran victoria en las elecciones europeas, Marine Le Pen esperaba y espera que las próximas elecciones municipales (primavera de 2020) confirmen esa «tendencia», permitiéndole ganar un nuevo impreciso de alcaldías. Está por ver como terminarán evolucionado e influyendo las «cacerolas» de los escándalos íntimos, familiares y políticos, que ninguna de las partes desea enterrar de alguna manera.
13-07-2019 | Fuente: abc.es
La división de los socialistas pone en peligro la elección de Von der Leyen
Este martes por la tarde, el Parlamento Europeo ha señalado uno de los acontecimientos más importantes de su agenda: la elección del presidente de la Comisión Europea. Habitualmente, este era un simple trámite en el que los eurodiputados se limitaban a ratificar dócilmente la decisión que habían tomado los jefes de Estado o de Gobierno en el Consejo. Pero en esta ocasión, la situación ha cambiado radicalmente. El Parlamento de la anterior legislatura había amenazado con rebelarse si el Consejo no les presentaba uno de los aspirantes surgido del proceso de «spitzenkandidat» electoral, como al final ha sucedido. La alemana del grupo Popular Ursula von der Leyen es fruto de un consenso arrancado con fórceps entre los jefes de Gobierno, que no quisieron aceptar a ninguno de los candidatos de los partidos debido a las maniobras del español Pedro Sánchez y el francés Emmanuel Macron. Para ser ratificada como presidenta de la Comisión y ser la primera mujer en la historia que ocupa el cargo, Von der Leyen necesita el respaldo de la mayoría absoluta del Parlamento, es decir, la mitad más uno de los eurodiputados (los escaños no ocupados no cuentan) que a falta de cambios inesperados de última hora son 379 votos. La suma de populares (182) y los antiguos liberales, ahora llamados «renovadores» (108) está aún lejos de esa mayoría, teniendo en cuenta que los socialistas se han vuelto a dividir y que lo menos probable es que voten en bloque. Los conservadores más euroescépticos a la derecha del PPE o los nacional-populistas podrían optar por un apoyo pragmático, pero el jueves los grandes partidos decidieron excluirlos de todas las presidencias de comisiones, por lo que podrían vengarse con un voto de castigo a la exministra de Defensa alemana. Los verdes, de los que se esperaba una posición un poco más flexible, fueron los primeros en sacar su espada y anunciar que no la apoyarán, como tampoco lo hará el grupo de la extrema izquierda. Además, a los países del Este se les había prometido una participación más significativa en el reparto de puestos europeos, pero el resultado de tantas horas de negociaciones fue todo lo contrario puesto que los cuatro cargos más relevantes se han atribuido a personalidades de los grandes países occidentales: Alemania, Francia, España e Italia. Los socialistas, gran duda La gran duda viene del lado del grupo socialista, que es el que reaccionó con más contrariedad ante el acuerdo del Consejo para designar a Von der Leyen. No tanto porque no se hubiera respetado el sistema de «spitzenkandidat» sino porque fracasaron las maniobras que promovió Pedro Sánchez a bombo y platillo para intentar beneficiar al candidato de su grupo, el holandés Frans Timmermans. El presidente del Gobierno en funciones recordará ahora el error que cometió hace cinco años al ordenar a los diputados españoles que no siguieran el acuerdo para nombrar a Jean-Claude Juncker, como había acordado el grupo socialista europeo. Muchos socialistas dicen ahora que en las reuniones que han mantenido con Von der Leyen «no ha respondido con claridad a ninguna de las preguntas que le hemos hecho», ni siquiera sobre sus planes de buscar una fórmula que permita que en las próximas elecciones europeas se respete el procedimiento que vincule la campaña electoral con la candidatura a la presidencia de la Comisión. Algunos de los gestos de la alemana, como prometer que intentará implantar un sueldo mínimo en toda Europa -a pesar de que es algo que no existe en Alemania) tampoco han tenido efectos visibles. Para Merkel, esta situación puede marcar la recta final de su vida política, porque los que más se oponen a la nueva presidenta son precisamente los socialdemócratas alemanes, con los que está en coalición. El único elemento a favor de que una mayoría de socialistas voten a Von der Leyen es que si no lo hacen también saben que dificilmente lograrían un candidato socialista si el Consejo tuviera que designar otro.
11-07-2019 | Fuente: abc.es
El Partido Socialista francés, más debilitado que nunca en su 50 cumpleaños
El Partido Socialista (PS) francés, del que fue miembro Emmanuel Macron antes de fundar su propio movimiento político, cumple hoy 50 años y se encuentra en la situación más débil de su intensa historia, tras haber acumulado las derrotas electorales desde 2017. Fundado el 4 de mayo de 1969 para suceder a a la SFIO (Sección francesa de la Internacional Obrera) -creada en abril de 1905 con motivo de trascender las divisiones de las numerosas corrientes socialistas en Francia- el PS ocupó el Palacio del Elíseo durante 19 años en total. Las desastrosas elecciones legislativas de 2017 -que ya sucedían a una elección presidencial en la que el candidato socialista Benoît Hamon había fracasado- llevaron el PS a pasar de 284 diputados en el Parlamento Nacional a únicamente 30. Incapaz de financiar el mantemiento de su sede histórica de la calle Solferino en París, al vivir una caída exponencial de sus ingresos, la izquierda francesa había tenido que deshacerse del «palacete» de 3.000 metros cuadrados para mudarse en una zona más «popular». Manteniendo la tendencia de caída, los resultados históricamente bajos de 6.2 por ciento de los votos obtenidos en las recientes elecciones europeas han posicionado a los socialistas a la baja, tras reunir el menor apoyo de entre los 6 partidos principales de Francia. El partido ha iniciado una reestructuración liderada por su secretario general, Olivier Faure, quien presentará hoy su visión respecto al futuro -o la desaparición- del PS, que ha perdido la casi totalidad del terreno político galo, suplantado por la izquierda radical e inclusive por la izquierda ecologista. El partido que implementó la semana laboral de 35 horas, la cobertura sanitaria universal y que inició la adopción de la ley que legalizó el matrimonio homosexual en 2013, tuvo que aliarse con el recién creado «Plaza Pública» para apenas superar el 5 por ciento de los votos, necesario para sentarse en el Parlamento Europeo. En respuesta a los pésimos resultados de los socialistas en las elecciones europeas, que Faure había calificado en una entrevista con el periódico francés «Le Monde» de «insuficientes», el secretario general había abogado por «la unificación de una izquierda fragmentada» que según él tiene que aprovechar su gran potencial electoral y había defendido una aproximación entre los socialistas y los ecologistas, que podían juntos «presentar la única alternativa realista a la derecha y a la derecha radical».
08-07-2019 | Fuente: abc.es
La derrota de la izquierda radical obliga a Tsipras a moderar su discurso
Apartir de hoy Alexis Tsipras y su partido tendrán que volver a la oposición, que ya han anunciado que será democrática pero dura. Estar en la oposición era la gran especialidad de Tsipras desde que se convirtió en 2009 en diputado y Syriza en partido. Ha dejado claro que tiene experiencia y sabe atacar donde duele. Y ha gobernado más de cuatro años, en un momento dificilísimo y con un electorado desesperado. Fuera de Grecia el líder radical es conocido por haber mantenido el país en la Eurozona y por haber firmado el Tratado de Prespa por el que se reconoce la República del Norte de Macedonia, algo que le pasó factura con los nacionalistas griegos. Pero en Grecia, nada más conocerse los primeros resultados electorales el domingo, hizo unas declaraciones muy medidas y pensadas, dirigidas a sus votantes. Les recordaba que de un partido de protesta con un 4% pasó a asumir después responsabilidades gubernamentales en 2015, con los votos de los ciudadanos democráticos y progresistas del país, que le dieron un 35% -una media de los resultados de enero (36,34%) y de septiembre de aquel año (35,4%)-. Y dejó bien claro que el resultado del domingo, ese 31,53% obtenido, «no es un préstamo, sino una orden de transformación con pasos rápidos, de un partido con un gran desajuste entre miembros y votantes a un gran partido». Y ese nuevo partido en el que se convertirá Syriza, siendo ya líder de la oposición, lo describe como «un movimiento progresista moderno, masivo, de izquierda, con raíces profundas y fuertes vínculos con los trabajadores y la sociedad». Tsipras se ha comprometido a que Syriza y la alianza progresista que le apoya «se transformen en un gran partido democrático progresista». Un fracaso no tan abultado La cuenta final no ha sido tan dolorosa como algunos temían: la diferencia en las urnas del domingo con Nueva Democracia ha sido finalmente del 8,3%, lejos de los entre 10 y más de 12 puntos que algunos sondeos preveían. Los conservadores consiguieron 39,9% y 158 diputados, frente al 31,5% y 86 diputados de los radicales. Es decir, una diferencia menor que la derrota sufrida en las elecciones europeas del pasado 26 de mayo, en las que Nueva Democracia triunfó con un 33,12% y Syriza con tan solo un 23,76%. También hay que recordar que en enero de 2015 la gran victoria de Syriza se obtuvo con un 36,38% y en septiembre con un 35,4%, frente a los resultados de Nueva Democracia de 27,81% y 28,16%, respectivamente, demostrando que el país ha vuelto al bipartidismo, tan criticado por los radicales precisamente, salvo que ahora es Syriza ocupa el lugar del antiguo Pasok socialista. Los votantes de Syriza sabían que iban a perder desde mayo y ahora se preparan para analizar primero con calma las razones de su derrota y posteriormente convocar un congreso de la organización. El único líder del partido sigue siendo Alexis Tsipras y no parece que le hayan salido todavía candidatos a sustituirlo. Pános Skurletis, el diputado radical que fue ministro de Trabajo y de Ambiente y Energía hasta ser nombrado por Tsipras secretario general del Comité Central, declaró ayer por la mañana a la radio radical «Al Rojo» (Stó Kókino) que en los próximos días «se reunirá el aparato de Syriza para redefinir lo que entendemos como un partido de izquierda contemporáneo en el siglo XXI». Y reconoce que ahora existe bipartidismo, pero no quiere que se compare a la Coalición de la Izquierda Radical con el Pasok. Por su parte, Constantinos Marku, un catedrático de Endocrinología de la Universidad de Patras que ha sido elegido por la circunscripción de Ajaía, en el Peloponeso, confirma a ABC que «Syriza ya se ha transformado en un partido maduro y con el resultado de este domingo, pese a no vencer, podrá organizarse, madurar y prepararse para el día siguiente y sus deberes como oposición». La nueva misión Marku considera que su misión ahora es conseguir conservar lo que el nuevo Gobierno querrá suprimir, refiriéndose a los logros sociales (derechos sociales y laborales, mejor acceso a la sanidad pública para los mas vulnerables etc.) y confirmó que habrá un congreso, que ya estaba programado para este año. «Todo se hará a su tiempo», apuntó. Y a la pregunta sobre si hay dudas sobre Tsipras en el futuro, es tajante: «No hay absolutamente ninguna duda sobre el liderazgo de Tsipras, porque entre las dudas que surgen en la izquierda, especialmente después de una derrota, se cuestionan las opciones políticas. En el caso de Tsipras y de Syriza son las mismas». Y como dice Margarita S., una funcionaria de sueldo recortado, «Alexis nos llevó al poder, aguantó los rescates y las humillaciones de los acreedores y ahora nos sigue representando como cabeza del segundo partido del país. No le vamos a abandonar ahora. Sin él sí que nos hundimos». Los radicales también son realistas. Entre tanto, Kyriakos Mitsotakis tomó posesión ayer mismo, menos de 24 horas después de las elecciones del domingo, como nuevo primer ministro de Grecia. El ganador de los comicios con mayoría acudió al Palacio Presidencial (antiguo Palacio Real) en Atenas para jurar su cargo sobre los Evangelios y ante el arzobispo de Atenas y primado de la Iglesia Ortodoxa Griega, Su Beatitud Jerónimo, y del presidente de la República, Prokopis Pavlópulos, un conocido abogado que fue diputado de Nueva Democracia muchos años. Mensaje de «premier» Mitsotakis acudió acompañado por su esposa Mareva y sus tres hijos adolescentes, a los que abrazó emocionado tras su juramento. Presentes estaban también sus familiares, empezando por sus tres hermanas, Dora (diputada, exministra y exalcaldesa de Atenas), Katerina y Alexandra, así como su suegra, Ivi Gondika. Al salir del Palacio para dirigirse a la Oficina del Primer Ministro, Kiriakos hizo una corta declaración a los medios: «El pueblo griego nos dio ayer el mandato de cambiar Grecia. Lo honraremos en su totalidad. Empezamos hoy con duro trabajo y confío totalmente en nuestra capacidad para estar a la altura de las circunstancias».
08-07-2019 | Fuente: abc.es
Amanecer Dorado: los neonazis de Grecia, fuera del parlamento y cada vez más cerca de la cárcel
El partido de extrema derecha Amanecer Dorado, que aunque existía anteriormente se creó como partido en 1985, se ha hundido este año. Llegó a tener el 7% de los votos en las elecciones de 2012, convirtiéndose en el tercer partido del país. Se mantuvo entre el 7 y el 4,1% hasta el definitivo batacazo de este domingo: no superó el 3% a nivel nacional (2,93%). Las razones son varias: la primera es que cada vez se conocen más detalles sobre el macrojuicio contra los dirigentes y miembros de esta organización, acusada de ser una organización criminal. Están acusados de asesinatos, amenazas, chantajes? Un juicio que comenzó el 20 de abril de 2015 y se arrastra desde entonces debido a su complejidad, a la cantidad de acusados (69, entre los que se encuentran antiguos diputados del partido, comenzando por su secretario general, Nikos Mijaloliakos, y su mano derecha, Ilias Kasidiaris) y de testigos, así como al número de abogados. Y a las necesidades de seguridad que hicieron cambiar varias veces de sala. Lo que se escucha en la sala ha hecho que muchos miembros de las fuerzas del orden se hayan distanciado de esta formación política. Ya están declarando los testigos y los acusados del asesinato del rapero Pavlos Fissas (que fue asesinado en septiembre 2013) en el barrio obrero de Keratsini, a las afueras del Pireo. Y su madre, Magda Fissas, está presente todos los días del juicio. Y conociendo los resultados electorales, comenta que «los acusados y sus abogados dejarán de tener la arrogancia que tenían como tercer fuerza en el parlamento elegidos por el pueblo». Ahora esto «se corrigió», afirma Magda, que se muestra mas optimista. El partido se queda sin fondos El segundo motivo es que la organización se está quedado sin financiación: en los años de la crisis y gracias a donaciones privadas y a la financiación parlamentaria, Amanecer Dorado tenía muchos seguidores a los que ayudaba. Desde comida gratis a las familias mas necesitadas (eso sí, solo si enseñaban su carnet de identidad griego) hasta unos jóvenes que acompañaban a los mas ancianos al banco y de vuelta a casa, para que se sintieran seguros. Esto se acabó. Y aunque en las elecciones europeas de mayo consiguieron un modesto 4,88% (equivalente a 275,822 votantes), su único eurodiputado Yannis Lagós no pudo acudir a Bruselas: pesa sobre él una prohibición de abandonar el país, ya que es uno de los acusados. Finalmente se levantó esta prohibición mediante una decisión del consejo de la Corte de Apelaciones de Atenas con restricciones: volar solo del aeropuerto de Atenas a destinos definidas (Bruselas, Estrasburgo y Luxemburgo), presentándose tres veces al mes ante la Embajada del país donde reside en el extranjero y documentando la necesidad de sus viajes. Y cada dos meses debe presentarse ante la comisaría de Pérama. La tercera razón es que el nuevo partido nacionalista Solución Griega, de Kyriakos Velópulos, le ha «robado» todos los votantes nacionalistas y cercanos a la Iglesia ortodoxa. Nada menos que 208.805 votantes, equivalentes al 3,7% de los votos. Ni asilo parlamentario ni financiación El no haber resultado elegido tiene unas repercusiones catastróficas y directas: con diputados en el parlamento no solo había financiación del partido, sino que cada diputado (en las elecciones de septiembre 2015 ya solo tenían un 4,1% y 11 diputados) aportaba cinco funcionarios, algo muy útil. Y sobre todo, sus dirigentes han perdido la inmunidad parlamentaria. Por eso el secretario general, Nikos Mijaloliakos, ha anunciado esta mañana que «después del escandaloso resultado electoral, en el que aparece Amanecer Dorado fuera del Parlamento por unos pocos votos, el servicio legal del partido va a poner en marcha todos los trámites legales para el recuento de los votos en todo el país, colegio electoral por colegio electoral, urna por urna». Porque considera que hay una conspiración contra «la voz de la verdad, la voz de los griegos nacionalistas». Y el líder de Amanecer Dorado ha dejado un vídeo en la página web de su organización en el que, aparte de agradecer a los más de 150.000 «orgullosos griegos» su voto, avisa a enemigos y «amigos» (lo dijo así, con comillas) que Amanecer Dorado «no ha terminado» y que «la lucha a favor del nacionalismo continúa», volviendo «a las calles y a las plazas, ahí donde nos hicimos fuertes, para librar una lucha contra el bolchevismo y el capitalismo salvaje que viene». Avisados quedan los griegos.
07-07-2019 | Fuente: abc.es
Le Pen pide al Estado que bloquee las cuentas su hija
Jean-Marie Le Pen (91 años) ha pedido a la Administración del Estado que sean bloqueados 4,5 millones de euros en las cuentas bancarias de su hija, Marine Le Pen (50 años), o su partido, Agrupación Nacional (AN, extrema derecha, ex Frente Nacional, FN), que sigue pagar los préstamos familiares y bancarios que financiaron su campaña presidencial de 2017. Le Pen prestó a su hija 6 millones de euros para financiar la campaña de 2017. Dos años después, Marine Le Pen solo ha pagado 1,5 millones de euros. Y continúa adeudando a su padre 4,5 millones de euros, que reclama el pago de la deuda. Temiendo ser víctima de las dificultades financieras de su hija, el patriarca de la extrema derecha ha pedido una intervención judicial y administrativa: bloquear las cuentas bancarias de su hija y su partido, para conseguir el reconocimiento de la deuda, cuando menos, a la espera de poder recobrar la totalidad del dinero prestado. Se trata de un problema económico de imprevisible calado. Entre 2016 y 2017, los bancos franceses consideraban que Marine Le Pen y su partido eran clientes «indeseables». Y se negaron a conocer préstamos para financiar la campaña presidencial finalmente perdida, contra Emmanuel Macron. Años antes, Vladimir Putin ya había ofrecido a Marine Le Pen un «paraguas» bancario excepcional. El 2014, bancos y empresas rusas, próximas al presidente ruso ofrecieron a Le Pen (hija) créditos por un montante de 9,5 millones de euros. La prensa francesa afirma que Marine Le Pen debiera «reembolsar» la totalidad o buena parte de esos préstamos el próximo mes de septiembre. Con dos meses de antelación, Jean-Marie Le Pen ha apretado el cuello económico de su hija con unas exigencias que dejan al descubierto una crisis económica excepcional de la extrema derecha, que se convirtió en el primer partido de Francia en las recientes elecciones europeas.
07-07-2019 | Fuente: abc.es
Varufakis, tras votar en las elecciones: «Hoy es la fiesta de la democracia»
Yanis Varufakis, el economista que fue el primer ministro de Finanzas de Alexis Tsipras, tras dimitir del gobierno después del referéndum y votar en contra del tercer rescate, ha acudido a las urnas esta mañana. Se presenta por su partido, DiEM25, el Frente Europeo Realista de Desobediencia (movimiento democrático paneuropeo transfronterizo) en estas elecciones generales griegas. Espera tener más suerte, ya que que no consiguió ningún diputado en las elecciones europeas. Tras ejercer su derecho, acompañado de su mujer, la escultora Danae Stratu, declaró que votar cada cuatro años no basta para la democracia, ya que esta pertenece a quienes tienen el valor de defenderla: «Felicito a todos los ciudadanos que se levantan del sofá y votan, y a todos los candidatos que se arriesgan». «A Varufakis le hicieron responsable de todo» Maria Botonaki es candidata a diputada por la circunscripción del centro de Atenas con DiEM25. Es diseñadora de joyas, pero también abogada y, además, estudió teatro y música. «Nunca se me había ocurrido implicarme en política aunque siempre me comprometí en acciones sociales. Pero desde que Varufakis se implicó con Syriza aprecié su personalidad y actitud en el Parlamento y los esfuerzos que hizo para el rescate. Considero que no le dieron su oportunidad y que de forma injusta le presentaron como responsable de todos los males después de la victoria de Tsipras en enero 2015 y del tercer rescate. Así, un coste adicional para el país que en principios decían que era de 30.000 millones de euros, luego el Gobernador del Banco de Grecia lo elevó a 86.000 millones, luego otros dijeron 100.000 millones y al final unos 200.000 millones». Además, considera que le hicieron «el chivo expiatorio de una rendición». Sanear y reestructurar la deuda pública y privada Espera y desea que Varufakis consiga entrar en el parlamento ya que según ella tiene un programa definido y claro para sanear y reestructurar la deuda pública y privada, las ejecuciones hipotecarias. Asegura que «si no le hacemos frente nos hundiremos cada día más». También destaca que tiene un programa para el desarrollo sostenible y es el único partido que está en contra de las extracciones mineras, asuntos que interesan a todos los ciudadanos y que pueden mejorar la vida de todos: «La gente que se acerca a nosotros nos pregunta sobre temas cotidianos, la deuda, los préstamos o la fuga de los jóvenes al extranjero». Nueva Democracia A pesar de que según Maria los candidatos provienen de tendencias políticas diversas y de diferentes puntos de partida, neoliberales, izquierdistas o marxistas, todos ellos se han puesto de acuerdo sobre un programa fundamentalmente europeísta: «Queremos una Europa unida pero que sea también democrática». Y considera que Tsipras no cumplió muchas de sus promesas y no confió bastante en sus colaboradores como Varufakis. Y es obvio, sostiene, «que no nos hemos librado del programa de los rescates: estaremos vigilados hasta 2060». Finalmente, concluye con una frase lapidaria: «no creo que vayamos a estar mejor con Nueva Democracia en el gobierno. Sé que este gobierno servirá mas que SYRIZA los intereses de una oligarquía muy autoritaria, pero fue SYRIZA que preparó el terreno para una victoria de ND».
07-07-2019 | Fuente: abc.es
Mitsotakis, el favorito de las elecciones griegas: «Mañana amanecerá un día mejor para nuestra patria»
Kiriakos Mitsotakis, el presidente del partido de centro derecha Nueva Democracia, ha votado esta mañana en un colegio electoral de Peristeri, en un barrio obrero de Atenas. Lo ha hecho acompañado por uno de sus hijos y rodeado de una multitud de seguidores y curiosos. «Me presento con respeto ante el veredicto popular», afirmó muy sonriente, para continuar diciendo que «estoy seguro de que mañana amanecerá un día mejor para nuestra patria». Sigue hasta hoy mostrándose moderado, y todo su partido ha seguido la consigna de luchar hasta el ultimo minuto y no dar por hecho la victoria que reflejan los sondeos, aún mayor que en las elecciones europeas del mes de mayo. Sin mostrar arrogancia, algo que le han recomendado todos sus asesores, temiendo la fama de arrogantes de otros miembros de su familia. A su alrededor, una multitud que no hubo en las elecciones del 2015, cuando aun no era presidente del partido. Mucho entusiasmo y muchos gritos de «eres y serás nuestro primer ministro», un eslogan muy escuchado en campañas pasadas. «Con la victoria de Mitsotakis se iluminará toda Grecia» Mary Angelopulu, una seguidora entusiasta de Nueva Democracia y miembro del consejo regional del partido desde hace años, está feliz. Esta ama de casa bien conservada (no quiere decir su edad) considera que todo el pueblo ha sufrido mucho hasta ahora. Y que Kiriakos, como le llaman los suyos (sus adversarios le llaman despectivamente Kúlis, derivado del diminutivo de su nombre) cumplirá lo prometido «con el desarrollo, hará algo para el paro, para la inseguridad pública, para que no salgan los criminales de la cárcel». Mary lo que quiere también es que haya seguridad para los jóvenes, para que puedan ir a la universidad y no se la encuentren llena de anarquistas y de drogadictos: «Que no tengan miedo de ir a estudiar, que termine el asilo universitario para los que cometen delitos». Y espera que quienes dejaron el país durante los años de la crisis, desde 2010 mas de medio millón de jóvenes profesionales bien preparados), «regresen a la patria». Se siente optimista, después «de estos años tan difíciles, con tantos recortes y tantos impuestos» porque cree en su partido y en Kiriakos, al que considera un político inteligente. Y con un suspiro, comenta que «han sido unos años muy difíciles, con tantos impuestos». Ahora tiene esperanza. Aviso de los activistas anticapitalistas Cuando acudía a votar y a la entrada del centro electoral, Mitsotakis se encontró con un panel que rápidamente la policía hizo desaparecer. Era del frente de la Izquierda Anticapitalista Griega, ANTARSIA, un grupo de extrema izquierda que en las dos elecciones generales de 2015 no consiguió superar el 0,65 de los votos. En el panel ponía: «SYRIZA te trajo, nosotros te echaremos». Un recuerdo de que en época de Alexis Tsipras hubo calma y paz social en las calles de Atenas, manifestaciones con pocos disturbios y lo que sí continuó es la habitual guerrilla entre anarquistas y policías cerca de la universidad politécnica en Atenas en el barrio de Exarjía. Ahora todo puede cambiar de nuevo.
1
...