Infortelecom

Noticias de elecciones europeas

19-05-2019 | Fuente: abc.es
Elecciones europeas: fin a la hegemonía de la gran coalición en la nueva Europa del Brexit
En la noche del 26 de mayo dará comienzo una nueva era en la Unión Europea. Según los sondeos, por primera vez desde las primeras elecciones de 1979 los dos grupos hegemónicos, populares y socialistas, tradicional alianza en la Eurocámara en las decisiones estratégicas, no alcanzarán la mayoría absoluta y necesitarán el apoyo de otras familias políticas, hasta ahora de segundo orden. En el debate de presidenciables de la Comisión celebrado el pasado miércoles en el Parlamento, el candidato principal de los socialistas, Frans Timmermans, abrió la puerta a una amplia alianza, «desde Macron hasta Tsipras», y a pactos para la lucha contra el cambio climático con la izquierda unitaria y los verdes. El próximo PE -que entre otras funciones se encarga de aprobar la legislación de la UE junto con el Consejo- va a estar mucho más fragmentado y la concurrencia final de los británicos hará no solo que los socialistas frenen su caída sino que el porcentaje de diputados euroescépticos ronde el tercio de los asientos. En las últimas elecciones, las formaciones nacional-populistas de Le Pen, Salvini, y compañía, no pasaron del 20% (de 751) y diseminados en grupos con intereses dispares. Al contrario que hace cinco años, los «euroescépticos» ya no promueven la salida de la Unión tras el cenagal de las negociaciones del Brexit, sino amoldarla a sus intereses de forma más coordinada desde dentro. Fuentes europarlamentarias alertan de las consecuencias de un auge de estas fuerzas por encima de ese 33%, ya que podrían comprometer las decisiones que requieran mayoría cualificada: el nombramiento del presidente del PE, los comisarios y hasta la aplicación del artículo 7, el «botón nuclear» del bloque (iniciado contra Polonia) que prevé a largo plazo la suspensión del derecho a voto de un país cuando se constate una «violación grave y persistente» de los valores europeos recogidos en el Tratado de la UE.
19-05-2019 | Fuente: abc.es
Elecciones europeas: fin de la hegemonía de la gran coalición en la nueva Europa del Brexit
En la noche del 26 de mayo dará comienzo una nueva era en la Unión Europea. Según los sondeos, por primera vez desde las primeras elecciones de 1979 los dos grupos hegemónicos, populares y socialistas, tradicional alianza en la Eurocámara en las decisiones estratégicas, no alcanzarán la mayoría absoluta y necesitarán el apoyo de otras familias políticas, hasta ahora de segundo orden. En el debate de presidenciables de la Comisión celebrado el pasado miércoles en el Parlamento, el candidato principal de los socialistas, Frans Timmermans, abrió la puerta a una amplia alianza, «desde Macron hasta Tsipras», y a pactos para la lucha contra el cambio climático con la izquierda unitaria y los verdes. El próximo PE -que entre otras funciones se encarga de aprobar la legislación de la UE junto con el Consejo- va a estar mucho más fragmentado y la concurrencia final de los británicos hará no solo que los socialistas frenen su caída sino que el porcentaje de diputados euroescépticos ronde el tercio de los asientos. En las últimas elecciones, las formaciones nacional-populistas de Le Pen, Salvini, y compañía, no pasaron del 20% (de 751) y diseminados en grupos con intereses dispares. Al contrario que hace cinco años, los «euroescépticos» ya no promueven la salida de la Unión tras el cenagal de las negociaciones del Brexit, sino amoldarla a sus intereses de forma más coordinada desde dentro. Fuentes europarlamentarias alertan de las consecuencias de un auge de estas fuerzas por encima de ese 33%, ya que podrían comprometer las decisiones que requieran mayoría cualificada: el nombramiento del presidente del PE, los comisarios y hasta la aplicación del artículo 7, el «botón nuclear» del bloque (iniciado contra Polonia) que prevé a largo plazo la suspensión del derecho a voto de un país cuando se constate una «violación grave y persistente» de los valores europeos recogidos en el Tratado de la UE.
18-05-2019 | Fuente: abc.es
Salvini encabeza un «cónclave» de líderes de la extrema derecha europea con la vista puesta en Austria
Líderes de la ultraderecha nacionalista y xenófoba de once países europeos se dieron cita en la plaza central de la capital lombarda, frente al Duomo, ante decenas de miles de personas para mostrar su fuerza ante las próximas elecciones europeas, gritando sobre todo contra la inmigración y contra la actual Unión Europea. En realidad, en Milán se manifestaron dos Europas: frente a la ola populista encabezada por el líder de la Liga, Matteo Salvini, en Milán se dieron cita también miles de personas para expresar su oposición a la extrema derecha y en particular a Salvini, mostrando centenares de pancartas, muchas de ellas en los balcones, contra el ministro del Interior. Con esta gran manifestación de líderes ultraderechistas europeos, Matteo Salvini ha pretendido mostrar su liderazgo, sobre todo en clave interna, pues el secretario de la Liga piensa en legitimarse en estas elecciones como el gran líder italiano con aspiración a convertirse en primer ministro. Entre los líderes europeos que han acompañado a Salvini el más famoso ?quizás el único realmente famoso- ha sido Marine Le Pen, icono de la extrema derecha francesa desde los años 90, que ha sido contestada al inicio de su intervención por jóvenes que han exhibido diversas pancartas, en su mayoría con referencia al rechazo del fascismo. Junto a Salvini y Le Pen estuvieron los representantes de los «partidos hermanos» de Holanda, Bélgica, Austria, Alemania, Bulgaria, Eslovaquia, República Checa, Estonia, Dinamarca y Finlandia. Salvini, dispuesto a morir por Italia Marine Le Pen proclamó que los soberanistas «no queremos ya a esta Europa». Cerró el mitin Matteo Salvini, quien fue acogido también por decenas de jóvenes con pancartas en su contra y gritos de «bufón» y «fascista». El líder de la Liga, en un discurso cargado de retórica populista, destacó que en la plaza no estaba la ultraderecha, sino los representantes de «la política del sentido común». Salvini citó en varias ocasiones a Juan Pablo II, «que hablaba de fraternidad y solidaridad en una Europa desde el Atlántico a los Urales». Evocó al papa Wojtyla para que «Europa se encuentre así misma y descubra sus raíces». Salvini se propuso como un líder que «habla del futuro, frente a los que piensan en el pasado». Citó a los padres fundadores de Europa para señalar que esa «Europa ha sido destruida por los Macron, la Merkel?». En definitiva, Salvini al resaltar que «estamos escribiendo la historia», se propuso como el salvador de una nueva Europa, reiterando su política de puertos cerrados a la inmigración y proponiendo a los italianos una fiscalidad en la que «ninguno pagará más del 15 por 100 de impuestos». En fin, un Salvini mesiánico ofreció hasta su vida: ?Se sirve para vosotros, para Italia, para mis hijos, yo doy la vida. No me paro delante de nada y de ninguno: Es un compromiso de honor?. La lMarine Le Pen, líder de Agrupación Nacional (AN) - REUTERS Contradicciones La concentración ha puesto de manifiesto, a partir del eslogan con que ha sido convocada, las profundas contradicciones, incluyendo escándalos, de estos partidos y sus líderes. El eslogan bajo el palco fue bilingüe: «¡Primero Italia! El sentido común en Europa». Para los extranjeros solo se tradujo en inglés la segunda frase, una censura obvia porque hubiera sido absurdo desplegar lemas como «Primero la Francia», «Primero Finlandia» o «Primero Alemania». En cuanto al lema de «La Europa del sentido común», numerosos medios se han hecho eco de cómo estos partidos populistas han utilizado fondos públicos del parlamento europeo para cenas de gala rociadas con champagne. Para trazar una radiografía de los partidos soberanistas reunidos en la plaza del Duomo de Milán basta con seguir algunas investigaciones que se han hecho sobre el dinero, sobre los orígenes de la financiación, ya sea la procedente de algunas sociedades con sede en Suiza o la que les llega desde de Rusia. De ello puede hablar Marine Le Pen y lo prueba el terremoto en el gobierno austriaco, con la dimisión del vicecanciller austriaco Strache después del video hablando de favores recíprocos con los rusos.
18-05-2019 | Fuente: elpais.com
Antinmigración y control de medios en Hungría
El Gobierno de Viktor Orbán combina los incentivos a la natalidad y la retórica contra los extranjeros en su propaganda de cara a las elecciones europeas
18-05-2019 | Fuente: abc.es
El número dos del gobierno austriaco dimite tras la aparición de un escandaloso vídeo
El número dos del gobierno austriaco y líder del partido de extrema derecha FPÖ, Christian Strache, ofrecerá a mediodía una rueda de prensa para explicar la situación en la que queda el gobierno en Viena, después de que el canciller Sebastian Kurz, del Partido Popular (ÖVP), le haya comunicado que no desea seguir trabajando con él. La fulminante ruptura tiene lugar después de que dos publicaciones alemanas, «Der Spiegel» y «Sueddeutsche Zeitung», publicasen anoche comprometedores fragmentos de una grabación con cámara oculta de una reunión que habría tenido lugar antes de las elecciones en Austria. Según estas grabaciones, durante una reunión en julio de 2017 a la que también asistía el destacado miembro del FPÖ Johann Gudenus, Strache prometió a un inversor ruso en un chalet en Ibiza contratos públicos a cambio de ayudas para la campaña electoral de su partido. En realidad se trataba de un montaje para cazar al jefe del FPÖ que se ha hecho público a solo una semana de las elecciones europeas y cuando la tensión entre los miembros del gobierno de Viena era ya evidente. En las imágenes se ve al vicecanciller Strache y a Johann Gudenus, jefe del grupo parlamentario del FPÖ, discutiendo con una mujer, que afirma ser la sobrina de un oligarca ruso, sobre cómo puede invertir dinero en Austria, concretamente para controlar el periódico de mayor tirada del país, el Krone Zeitung. La conversación se centra principalmente en la posibilidad de adquirir una participación importante del accionariado del poderoso tabloide austríaco. Se oye a Strache sugerir que, bajo un nuevo liderazgo, el Krone podría ayudar al FPÖ en su campaña electoral. También sugiere a la mujer que esta podría tener acceso a contratos públicos. «Ella tendrá todos los contratos públicos obtenidos actualmente por Strabag», dice Strache, en referencia a un grupo austríaco de construcción clave en el sector. También queda registrado cómo rechaza que se puedan dar resistencias en el seno de la redacción del Kronen Zeitung porque «los periodistas son los mayores prostituidos del planeta», afirma. Petición de dimisiones Tras la publicación de estos videos, los principales partidos de oposición austriacos se han apresurado a reclamar la dimisión de Strache y, por haber formado coalición de gobierno con él, también la dimisión del jefe del Partido Popular austriaco. La principal formación de oposición, el Partido Socialista (SPÖ), ha calificado el asunto del «mayor escándalo» de la república austriaca de posguerra. El partido liberal NEOS se ha hecho eco de la petición de renuncia y ha declarado que las elecciones parlamentarias ahora se han convertido en «inevitables». En una primera reacción, Strache ha admitido que la reunión tuvo lugar, pero ha negado haber cometido delito alguno. El líder de extrema derecha ha declarado a Sueddeutsche Zeitung que «se consumió mucho alcohol a lo largo de la noche» y que existió una «gran barrera lingüística» durante la conversación. La prensa austriaca, por su parte, no puede ser más contundente en sus valoraciones. «Una trampa, un vídeo, un daño total: la carrera política de Heinz-Christian Strache terminó abruptamente el viernes por la noche. La coalición turquesa-azul (ÖVP-FPÖ) ha fracasado», titula el prestigioso semanario vienés Profil, que cita fuentes del partido del canciller.
18-05-2019 | Fuente: abc.es
May y Corbyn rompen el diálogo del Brexit entre reproches mutuos
El líder laborista, Jeremy Corbyn, dio ayer por terminadas las conversaciones con Theresa May para buscar un un plan común para el Brexti, bajo el argumento de la «inestabilidad» en el seno del Partido Conservador, al que pertenece la primera ministra. Esta, a su vez, culpó de la ruptura a la visión en el principal partido de la oposición. El diálogo entre ambos no ha durado ni mes y medio. El pasado 3 de abril tuvo lugar una primera reunión entre May y Corbyn, en medio del bloqueo en el proceso de salida del Reino Unido de la UE, que ha llevado a retrasar al fecha del Brexit del pasado 29 de marzo al próximo 31 de octubre. Las conversaciones «han llegado tan lejos como han podido», asegura Corbyn en la carta que hizo pública ayer, precisamente al día siguiente de que la «premier» se comprometiera a presentar a principios de junio un calendario para su propio relevo en el cargo. Este mismo jueves en que May comunicaba su intención a la dirección del Comité 1922, encargado de los procesos internos de los «tories», el exministro de Asuntos Exteriores y rostro destacado del Brexit duro Boris Johnson confirmaba en un acto ante empresarios en Mánchester su candidatura para el liderazgo de los conservadores. Pese a que el líder laborista destaca la «buena fe» de ambos en este breve proceso de diálogo y agradece los esfuerzos por llegar a «puntos en común», a su juicio ha quedado claro que han sido «incapaces de salvar importantes diferencias políticas» entre ellos. «Inestabilidad» del gobierno E incluso más importante que eso, subraya, «la creciente debilidad e inestabilidad de su gobierno supone que no puede haber confianza en que lo que podamos acordar entre nosotros esté asegurado». Corbyn cree que el anuncio de May de renunciar al cargo y la competición abierta para sucederla hacen que «la posición del gobierno sea incluso más inestable y que su autoridad se haya erosionado». De hecho, recuerda que propuestas del equipo negociador de la primera ministra se han visto contradichas por los miembros de su propio gabinete. El líder de la oposición concluye su misiva reiterando que, si no hay cambios relevantes, su partido seguirá oponiéndose al acuerdo del gobierno, al considerar que no salvaguarda los empleos, los niveles de vida y la industria manufacturera en Gran Bretaña». La Cámara de los Comunes debatirán y votarán el proyecto de ley del acuerdo de retirada de la UE a comienzos de junio, en concreto a partir del día 4, cuando los diputados regresarán después de un periodo de receso. Será la cuarta vez que la propuesta de May se somete a votación después de los tres reveses sufridos hasta ahora. En esos mismo días, del 3 al 5 de junio, el presidente de EE.UU., Donald Trump, realizará una visita de Estado al Reino Unido. Si la Cámara no aprueba la legislación para ratificar el Brexit antes de que la pausa del verano, las opciones disponibles serán entonces «considerablemente más desagradables», advirtieron ayer fuentes de Downing Street citadas por Reuters. La primera ministra replicó ayer mismo a los reproches de Corbyn ayer mismo culpando del fracaso de las negociaciones a las divisiones de los laboristas sobre un segundo referéndum sobre el Brexit. En un acto de la campaña para las próximas elecciones europeas celebrado en Bristol, aseguró que la conversaciones habían logrado progresar, pero añadió que no fue posible superar «el hecho de que no hay una posición común en el Partido Laborista acerca de si quieren llevar a cabo el Brexit o celebrar un segundo referéndum y tratar de revertirlo». Tras el fracaso de las negociaciones, el Ejecutivo de May sopesa ya las proóximos pasos a dar, entre ellos atraer a los diputados discrepantes, según un portavoz de la «premier». En este sentido, según esta fuentes, la jefa del Gobierno británico se propone esforzarse por asegurar el respaldo parlamentario a sus planes entre los miembros de su propio partido, el Conservador, y de los del norirlandés DUP, que contribuye a sostener al gobieno después de que los conservadores perdieran la mayoría en las elecciones de 2017.
18-05-2019 | Fuente: abc.es
Miedo en la UE a un frente antieuropeo de bloqueo
Las próximas elecciones europeas plantean una incógnita que no se había dado nunca antes en la Unión Europea. ¿Conseguirán los partidos antieuropeos sumar una minoria de bloqueo para boicotear la legislatura? Hasta ahora, en todas las legislaturas, la suma de los diputados euroescépticos habia sido siempre irrelevante. La que ahora termina ha estado marcada por una actividad muy relevante por parte de los partidos nacionalistas, empezando por el británico UKIP que se ha salido con la suya y ha dejado al Reino Unido en una situación de división política y un bloqueo institucional como no había conocido este país durante generaciones. En los últimos cinco años los diferentes grupos que se reclaman de ideología nacional-populista no han logrado formar un frente común, divididos por aspectos que en ciertos países se consideran tabú como las posiciones atribuidas ante el Holocausto judío, y por matices que imposibilitaban formalizar una coalición en la que estuviesen juntos, por ejemplo, la francesa Marine Le Pen o el británico Nigel Farage. La llegada al poder en Italia de un personaje como Mateo Salvini y la consumación del Brexit podría servir para desbridar todo tipo de amalgamas después de las elecciones europeas. Los planes de Steve Bannon, el antiguo consejero áulico del presidente norteamericano Donald Trump, de constituir una alianza de fuerzas populistas no han funcionado -como tal vez el podía haber esperado- pero todas sus maniobras no han sido en vano. Cuando Trump ganó las elecciones, el primer europeo a quien recibió fue a Nigel Farage. El ultimo europeo el que ha estrechado la mano ha sido al primer ministro húngaro Viktor Orban, cuyo partido acaba de ser suspendido como miembro del grupo Popular Europeo, precisamente por sus ideas nacionalistas y su resistencia a asumir los principios de solidaridad que promueve la Comisión Europea. El riesgo que plantea esta situación es que recuerda que el primer paso del proceso que terminó con el referéndum sobre la salida del Reino Unido de la UE fue precisamente la decisión del Partido Conservador de abandonar el grupo Popular Europeo. En la actualidad, varios países además de Italia tienen gobiernos sustentados o inspirados por fuerzas populistas de derecha radical. En Polonia, Hungría, Austria u Holanda. En Francia podrían ser la primera fuerza política, en la República Checa son determinantes, en Bélgica los nacionalistas flamencos son ya el partido más importante?.Incluso en los paises nordicos, desde Dinamarca hasta Finlandia, están en la primera línea política.
18-05-2019 | Fuente: abc.es
Le Pen mantiene su primer puesto para las europeas según todos los sondeos
Todos los sondeos anuncian un «terremoto» político en Francia, con motivo de las elecciones europeas. La extrema derecha de Marine Le Pen se cotiza como posible gran vencedora, al frente del primer partido de Francia. Emmanuel Macron confirma su aislamiento político continental. Las izquierdas históricas, socialistas y comunistas, se hunden ante la ascensión de la extrema izquierda populista. Todos los sondeos de las últimas dos semanas afirman que Agrupamiento Nacional (AN, ex-Frente Nacional, FN), el partido de Marine Le Pen, puede conseguir entre el 23 y el 24 % de los votos nacionales, convirtiéndose en el partido más votado, el primer partido de Francia. La extrema derecha francesa ya ganó de manera espectacular las elecciones europeas del 2014 (con un 25 % de los votos). Cinco años después, el mismo triunfo parece más llamativo, cuando otros partidos a la derecha o extrema derecha del Partido Popular Europeo (PPE), anuncian una ola ultra conservadora muy considerable en toda Europa. En segundo puesto, según todos los sondeos, La República En Marcha (LREM, liberal reformista), el partido de Emmanuel Macron, se ha estancado en torno al 21 o el 22 % de las intenciones de voto. Una diferencia de solo 1 ó 2 puntos, pero altamente simbólica, si se confirmarse que el partido del presidente queda relegado a un segundo puesto. LREM parece víctima del aislamiento personal de Macron, en toda Europa. Nathalie Loiseau, la cabeza de lista del partido de Macron, no consigue ser visible. Exministra de asuntos europeos, gran conocedora de la «cocina administrativa» de la UE, no consigue despegar ni dar visibilidad al proyecto presidencial de Renacimiento de Europa. Renacimiento, con R mayúscula. Proyecto ultra ambicioso que no ha conseguido despertar gran interés fuera ni dentro de Francia. Salvarse de la quema Los Republicanos (LR, derecha tradicional) sigue siendo víctimas de la retirada política de Nicolas Sarkozy, sustituido por unos aspirantes a líderes que no consiguen salir del hoyo de un modesto 12 % de intenciones de voto. Se trata de un retroceso histórico del conservadurismo francés tradicional, que tuvo personalidades eminentes, de Valery Giscard d?Estaing a Jacques Chirac. A la izquierda, socialistas y comunistas corren el riesgo del hundimiento histórico. El PS apenas tiene un 5 % de intenciones de voto. El peor resultado potencial de la historia del socialismo francés, que tuvo personalidades europeas de los más altos vuelos, como François Mitterrand o Jacques Delors. El PCF apenas tiene un 3 % de intenciones de voto. El comunismo francés se instala en el gueto de los grupúsculos insignificantes. No habrá comunistas franceses en el nuevo Parlamento Europeo (PE), elegido el próximo día 26. A la izquierda, el único partido que se salva del hundimiento es La Francia Insumisa (LF, extrema izquierda populista), cuyo líder, Jean-Luc Mélenchon, ha intentado montarse al carro de la franquicia de los chalecos amarillos, donde cohabitan familias de extrema izquierda y extrema derecha. En la recta final de la campaña, LFI ha sido víctima de una crisis espectacular: varios de sus cuadros han abandonado el partido de extrema izquierda para apoyar a la extrema derecha de Le Pen. Tragedia política de gran calado: todas las izquierdas, juntas, «pesan» menos que la extrema derecha de Le Pen. Europa Ecología / Los Verdes (EELV) es una federación de familias ecologistas que se cotizan con un 7 % de intenciones de voto. Solos, aislados, sin grandes aspiraciones, los ecologistas franceses quedarían contentos si consiguieran evitar una catástrofe. Existen, todavía, tres grupúsculos de ultra derecha, Francia en Pie (FeP), Los Patriotas (LP), Unión Popular Republicana (UPR), que suman, juntos, entre un 6 y un 8 % de votos, robados a la extrema derecha de Le Pen. A la extrema izquierda, otros dos grupúsculos, Lucha Obrera (LO) y Generación, apenas suman un 3 ó 4 % de intenciones de voto. Votos robados a las izquierdas tradicionales, caídas en una crisis catastrófica. Un archipiélago Esa fragmentación excepcional del paisaje político francés parece anunciar un terremoto o un cambio muy profundo, cuando menos. Todos los partidos políticos tradicionales, de izquierda o derecha, se han instalado en una crisis sin precedentes. Y los nuevos partidos no cuentan con ningún apoyo excepcional. Emmanuel Macron ha devorado a todos los partidos de centro y derecha tradicionales. Pero no cuenta con un apoyo nacional masivo. Sus ambiciones europeas no han encontrado el eco esperado en Alemania, que no comparte los proyectos europeos del presidente francés. Marine Le Pen ha recentrado a la extrema derecha que su padre organizó en torno al difunto Frente Nacional (FN). Y ha creado un partido de nuevo cuño, Agrupación Nacional (AN), que puede convertirse en el primer partido de Francia, con un programa antieuropeo, antiliberal, anticapitalista, haciendo campaña contra todos los pilares de la Unión Europea (UE). Grandes beneficiarios de la antigua Política Agraria Común (PAC), los agricultores y las clases medias francesas no comparten tal hostilidad contra Europa. Varios sociólogos y estudiosos comienzan a afirmar que Francia está viviendo una gran mutación, convertida en un «archipiélago» de comunidades culturales que no siempre se entienden entre ellas. La recta final de las elecciones europeas parece confirmar, en cualquier caso, que Francia está cambiando de modelo político.
17-05-2019 | Fuente: abc.es
Boris Johnson, icono del Brexit duro, confirma su candidatura para sustituir a Theresa May
«Por supuesto que voy a ir a por ello». Boris Jonhson, exministro de Asuntos Exteriores e icónico abanderado del Brexit duro dentro del Partido Conservador, confirmó este jueves su aspiración a suceder a Theresa May como líder «tory», una vez que la primera ministra abandone el cargo. May, que había prometido renunciar a su puesto cuando el Parlamento británico respalde el acuerdo de divorcio al que llegó con Bruselas, presentará a principios de junio un calendario para su relevo, según acordó ayer en una reunión con la dirección del Comité 1922, el grupo de los parlamentarios que se encarga de los procesos internos. Según el presidente de este órgano, Graham Brady, se reunirá con ella tras su próximo intento de que el Parlamento respalde el acuerdo para el Brexit, en la primera semana del mes que viene. Johnson es desde hace meses una de las opciones más claras para reemplazar a Theresa May. Líder de la campaña a favor del Brexit en el referéndum de 2016, dimitió como ministro de Exteriores en julio del pasado año por su rotundo desacuerdo con la propuesta de la «premier» para la salida del Reino Unido de la UE, que consideraba excesivamente blando. Desde entonces, ha venido criticando con dureza a May por su estrategia en la negociación, que en alguna ocasión ha considerado «una humillación moral e intelectual», ya que, a su juicio, la llamada propuesta de Chequers mantendría al Reino Unido sometida al club comunitario. Fuertes donaciones El pasado marzo se supo que Boris Johnson había recibido desde finales de 2018 importantes donaciones ?entonces casi 140.000 libras, unos 160.000 euros? ante la posibilidad de que decidiera dar el paso y pugnar por el liderazgo «tory». El también exalcalde de Londres despejó este jueves las dudas durante un encuentro con empresarios en la ciudad de Mánchester. Cuando se le preguntó si sería candidato a convertirse en jefe de los conservadores, respondió: «Voy a ir a por ello. Por supuesto que voy a ir a por ello. No creo que eso sea ningún secreto especial para nadie. Pero usted sabe que en la actualidad el puesto no está vacante». En su intervención fustigó a la primera ministra por su «falta de control y dinanismo» en las conversaciones con la UE y se comprometió a llevar a cabo el Brexit de tal forma que «cumpla realmente con el mandato del pueblo británico». La confirmación por parte de Johnson llega en un momento de estancamiento en el proceso de retirada de la UE y con un fuerte cuestionamiento interno de May. Después de que el acuerdo al que llegó con Bruselas haya recibido hasta en tres ocasiones el no de la Cámara de los Comunes, Londres tuvo que pedir a los Veintisiete retrasar la fecha de salida. Inicialmente estaba fijada para el pasado 29 de marzo y ahora se prevé que sea el próximo 31 de octubre. Ello obligará al Reino Unido a participar en las elecciones europeas de este mes de mayo, que en su caso se celebrarán el día 23. Según el último sondeo publicado por «The Observer», la nueva formación política creada por eurocrítico Nigel Farage, el Partido del Brexit, se sitúa claramente a la cabeza en intención de voto para los comicios a la Eurocámara, con un 34%. Superaría así a la suma del apoyo a laboristas (21%) y conservadores (11%). Estos últimos quedarían en cuarta posición, detrás de los liberal demócratas (12%). Varapalo electoral La presión contra la actual líder «tory» ha arreciado, además, después del serio correctivo recibido en las elecciones locales a comienzos de este mes, en las que su partido perdió más de 1.300 concejales, otro claro indicio del desencanto de los votantes con su gestión. Por si todo ello fuera poco, la primera ministra ha irritado a buena parte de los diputados conservadores con sus conversaciones con sus teóricos rivales, los laboristas, para tratar de que fueran ellos los que permitieran que su acuerdo del Brexit saliera adelante en la Cámara de los Comunes ante la falta de apoyo necesario en sus propias filas. Además de Johnson, únicamente otros dos candidatos han confirmado su intención de competir por situarse al frente de los conservadores: Rory Stewart, ministro de Desarrollo Internacional, y Esther McVey, exministra de Trabajo y Pensiones. Además, la líder de los «tories» en los Cámara de los Comunes, Andrea Leadsom, ha reconocido que se lo está pensando. En las quinielas aparecen se menciona, así mismo, a destacadas figuras conservadoras como Michael Gove, Amber Rudd, Sajid Javid, Dominic Raab, Jeremy Hunt, Penny Mordaunt y Liz Truss.
16-05-2019 | Fuente: abc.es
La «tramposa» papeleta del Partido del Brexit para obtener más votos
El Partido del Brexit, la flamante formación del eurófobo Nigel Farage, ha vuelto a hacer lo que mejor sabe: levantar revuelo, ya sea este para bien o para mal. Si hace unas semanas la polémica giraba en torno a unos tuits islamófobos publicados por la líder de un cuadro político al que Farage respalda, ahora ha sido el logo del partido lo que ha llamado la atención del gremio británico de diseñadores por su «tramposa» ?aunque legítima? composición. Compuesto por una flecha que apunta hacia la derecha ?en un «inocente» amago de señalar la salida? con las siglas del partido escritas sobre ella, la verdadera finalidad del emblema podría ser muy diferente. Tras echar un vistazo a la papeleta oficial con la lista de partidos a los que votar en las elecciones europeas de la próxima semana ?con la casilla para marcar una cruz al lado de los respectivos?, el grafista británico Ben Terrett, ganador de un premio nacional de diseño en 2013, comentó en su cuenta de Instagram: «Eso va a cosechar una barbaridad de "X". Son un partido probablemente creado "ad hoc" para estos comicios, y ese es un diseño muy inteligente para su propósito». Ante esta observación, los partidarios de la permanencia han pedido a la Comisión Electoral que lo censure y han lanzado incluso una campaña en internet para lograrlo. En respuesta a la demanda, los «brexiters» no han tardado en argüir que, en el referéndum de 2016, las instrucciones para votar mostraban un lápiz sobre la casilla de la permanencia, informa «Daily Mail». El órgano regulador ya ha manifestado que el logo cumple la legalidad y ha rechazado todos los recursos que señalaban que «podría confundir al votante». «El emblema señala directamente donde votar, pero no disuade de marcar la casilla de siglas distintas», aseguró un portavoz ayer. Hace unos días, la Comisión rechazó el logo de otra formación partidaria del Brexit. Las encuestas pronostican una holgada victoria del Partido del Brexit en las elecciones del próximo 23 de mayo.
1
...