Infortelecom

Noticias de eduardo bolsonaro

02-03-2019 | Fuente: abc.es
Lula sale de prisión para ir al entierro de su nieto
El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva recibió un permiso judicial para salir de la prisión en Curitiba, en el estado de Paraná, y viajar a Sao Paulo para participar en el velorio de su nieto de siete años, que falleció el viernes víctima de meningitis meningocócica. Será la primera vez que Lula saldrá de la prisión del que fue preso por corrupción, el año pasado. El nieto de Lula, Arthur Araújo Lula da Silva, era hijo de Sandro Luis Lula da Silva, uno de los tres hijos del expresidente con la exprimera dama Marisa Leticia. Arthur falleció en el hospital de Batira, en Santo André, de un tipo de meningitis producido por una bacteria que se aloja en las membranas entre el cerebro y la médula espinal. La enfermedad, muy agresiva, es transmitida por el aire y causa inflamación en las meninges. La jueza Carolina Lebbos, de la 12.ª Corte Federal, autorizó la salida de la prisión y el traslado de Lula, que cumple pena en Curitiba desde abril del año pasado, para participar este sábado del velorio y del entierro en el municipio de Santo André, en la Gran Sao Paulo. Lula fue condenado a 12 años y un mes de reclusión por blanqueo de fondos en el caso de un tríplex frente al mar, en el balneario paulista de Guarujá. Lula recibió la información de la muerte del nieto a través de una llamada de su hijo Sandro Luis, que tuvo autorización de la Policía Federal para conversar con él por teléfono. A su llegada al cementerio, el expresidente fue aplaudido por cerca de 200 personas que lo esperaban en la puerta del cementerio y que le transmitieron mensajes de solidaridad. Pese a que los militantes se abstuvieron de manifestaciones políticas más expresivas, algunos gritaron o exhibieron letreros con el eslogan «Lula libre», informa Efe. La nota lamentable la dio el diputado Eduardo Bolsonaro, uno de los hijos del actual presidente, Jair Bolsonaro, que se burló de la tragedia, al decir en su Twitter que era la oportunidad para que el izquierdista posase como «pobrecito». Tras las críticas por el comentario infeliz, el hijo de Bolsonaro borró el mensaje. «Lula es preso común y debería estar en una cárcel común», escribió Eduardo. «Cuando el pariente de otro preso muere, él también será escoltado por la PF para el entierro?», preguntó el hijo del presidente. La ley brasileña permite, sin embargo, que los encarcelados salgan temporalmente de la prisión en el caso del fallecimiento de un pariente cercano. El gobernador de Paraná, Carlos Massa Ratinho Junior, cedió el avión oficial, atendiendo a la solicitud de la Policía Federal. El político destacó que la decisión, además de ser una petición de la policía, era un gesto de humanidad. En diciembre, cuando falleció Genival Inácio da Silva, el hermano mayor de Lula, la corte prohibió que dejase la prisión para participar del velorio y del entierro. Conocido como Vavá, el hermano de Lula murió de un cáncer en los vasos sanguíneos. En esa ocasión el presidente de la Corte Suprema, José Antonio Dias Toffoli, intervino y liberó la ida de Lula al velatorio, pero la decisión fue confirmada cuando Vavá ya era sepultado.
01-02-2019 | Fuente: abc.es
Bannon elige al hijo de Bolsonaro como líder de El Movimiento en Iberoamérica
Eduardo Bolsonaro, miembro del Congreso de Brasil e hijo del presidente Jair Bolsonaro, ha anunciado que representará a Sudamérica en The Movement, la agrupación de representantes europeos que apoyan el nacionalismo populista y rechazan la influencia de la globalización fundado por Steve Bannon. «El Movimiento» propone reunir a todos los grupos de la derecha populista europea bajo un mismo paraguas y pretende dar la sorpresa en las próximas elecciones europeas. «Estoy muy orgulloso de unirme a Steve Bannon como líder del Movimiento en Brasil, que representa a las naciones de América Latina». «Trabajaremos con él para reclamar la soberanía de las fuerzas progresistas elitistas globalistas y expandir el nacionalismo de sentido común para todos los ciudadanos de América Latina», anunció Bolsonaro. «Restauraremos la dignidad, la libertad y las oportunidades económicas para nuestra gran nación y sus vecinos. Caminaremos a través de nuestro programa de unir las fuerzas del nacionalismo. El trabajo de Bannon en Europa es vital y apoyamos su esfuerzo contra el peligroso Pacto Mundial sobre la Migración. Podremos hacer más al unir nuestras fuerzas para promover la prosperidad y nuestra cultura occidental compartida», agregó Bolsonaro en un comunicado. Dirigido por Steve Bannon y su homólogo europeo, el abogado belga Mischaël Modrikamen, El Movimiento apoya a partidos y candidatos en toda Europa que abogan por el nacionalismo en sus estados y se oponen a la invasión de la soberanía de las fuerzas internacionales, antes de las elecciones parlamentarias europeas de mayo. «Es un honor para El Movimiento dar la bienvenida a Eduardo Bolsanaro como un socio distinguido, y a Brasil, un aliado clave en América del Sur», dijo Bannon. «Nos mantenemos unidos en nuestra búsqueda de una agenda nacionalista populista para la prosperidad y la soberanía de los ciudadanos de todo el mundo». Está previsto que el próximo mes de marzo, el Movimiento celebre su primer congreso en Bruselas.
29-10-2018 | Fuente: abc.es
Trump ofrecerá a Bolsonaro colaboración militar para Venezuela
Con la elección de Jair Bolsonaro en Brasil, Donald Trump cuenta ya con un firme aliado con el que desarrollar una política a su medida para América Latina, en especial sus planes para la posibilidad de una intervención armada multilateral que ponga fin a la crisis humanitaria en Venezuela. La Casa Blanca ha trabajado en planes de contingencia para la caída del régimen de Nicolás Maduro, puestos hasta hoy entre paréntesis ante la ausencia de socios dispuestos a explorar una opción militar. El domingo, Trump fue uno de los primeros líderes mundiales en llamar a Bolsonaro. Ayer, el presidente norteamericano reveló que acordaron «trabajar estrechamente en asuntos comerciales, militares y en todo lo demás». Brasil, con dos millones de efectivos, cuenta con el ejército más dotado de América Latina. Este país ha recibido a 60.000 refugiados venezolanos desde 2014. En total, han huido de la crisis humanitaria bajo el régimen chavista casi 2.5 millones de personas. Según dijo a ABC Fernando Cutz, hasta abril máximo responsable para Sudamérica del Consejo de Seguridad Nacional, que asesora al presidente en política exterior y seguridad, la Casa Blanca confía en que la victoria de Bolsonaro permita organizar un contingente de países aliados en respuesta a la crisis venezolana. «Puede que ahora se den las condiciones para llevar un plan adelante», asegura. La llamada de Trump, que no esperó al 100% del recuento, apunta en esa dirección. Bolsonaro, que fue capitán en el ejército, se ha rodeado de militares en su campaña. Quienes con toda probabilidad serán sus ministros de Defensa, el general Augusto Heleno, y Exteriores, el diputado Luiz Philippe de Orleans, han circulado en entrevistas e intervenciones públicas la opción de preparar una respuesta armada, calificada como «misión de paz», ante la crisis venezolana. Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente electo y también diputado, afirmó que esa será una prioridad para el nuevo Gobierno. La Organización de Estados Americanos (OEA) ha instado a EE.UU. a liderar una respuesta inmediata a esa crisis continental. Aunque al llegar al Gobierno Trump pidió a sus asesores que le ofrecieran planes de intervención armada en Venezuela, pronto quedó descartada una misión unilateral, dado el coste que aún suponen los contingentes de Afganistán en Irak. Reunión con Iván Duque Tras varias conversaciones con sus aliados, la Casa Blanca estudia ahora una estrategia en Venezuela inspirada en el Plan Colombia, activado en 1999 y por el cual Washington cedió ayuda económica ?9.500 millones de euros? y soporte y entrenamiento militar para combatir el narcotráfico en ese país. El 25 de septiembre, tras la Asamblea General de la ONU, Trump se reunió en Nueva York con el nuevo presidente colombiano, Iván Duque, con quien, según la Casa Blanca, «conversó sobre las opciones para restaurar la democracia en Venezuela». Colombia ha recibido 1.1 millones de venezolanos en los pasados cuatro años. Según Luis Almagro, secretario general de la OEA, un Plan Venezuela contra el narcotráfico será la estrategia más efectiva para debilitar al chavismo. «Venezuela está comida por completo por el narcotráfico», dijo Almagro en un discurso el viernes en el que reveló la existencia de esas conversaciones. «La situación es grave, vemos que los sobrinos del dictador Nicolás Maduro están presos por narcotráfico en Nueva York y sus funcionarios están sancionados por violaciones de derechos humanos. El país tiene un problema serio». Entre las opciones que ha sopesado la Casa Blanca está la de apoyar a militares rebeldes, con los que recientemente se reunieron varios altos funcionarios norteamericanos, según reveló el mes pasado el diario ?The New York Times?. Aquellas conversaciones no dieron ningún fruto, y dos intentos de golpe este año, uno de ellos con drones, quedaron frustrados. Una señal de alineamiento entre Trump y Bolsonaro es el anuncio de este último de que una de sus primeras medidas será el traslado de la embajada de su país en Israel, de Tel Aviv a Jerusalén, algo que EE.UU. ya hizo hace un año. Tradicionalmente, aunque Israel considera que Jerusalén es su capital, las potencias internacionales se han resistido a reconocerla por la ocupación de los territorios palestinos.
28-10-2018 | Fuente: abc.es
Las dos caras de Jair Bolsonaro
Una puñalada en un acto en la calle en septiembre casi quitó la vida al exparacaidista del Ejército brasileño. La misma cuchillada, sin embargo, cambió el curso de su campaña y ha protegido en un fortín al polémico parlamentario que se destacaba por agresiones, una trayectoria política mediocre y un discurso de odio. Resguardado por recomendaciones médicas, Jair Bolsonaro circula por donde le interesa, justificó su ausencia en debates y entrevistas que no le convenían. Con el peso de la presidencia inminente, moderó el discurso, retrocedió en decisiones criticadas como la salida del Acuerdo de París, anunció gobernar para negros y blancos, pobres y ricos, «homos y heteros», contradiciendo sus célebres frases racistas, machistas y homofóbicas. Pero en los últimos días, ante la presión de denuncias graves contra su campaña, Bolsonaro volvió a disparar su retórica violenta contra quienes no concuerdan con él. «Ahora la limpieza será mucho más amplia. Si ese grupo quiere quedarse aquí, tendrá que estar bajo nuestra ley. O se van del país o se van a la cárcel. Esos marginales rojos serán exterminados de nuestra patria», inflamó Bolsonaro en un mensaje en vivo grabado en un móvil y transmitido a sus militantes, eufóricos, en la avenida Paulista, en Sao Paulo. En el mismo discurso, Bolsonaro atacó también al diario «Folha de Sao Paulo», que presentó denuncias contra su campaña y dijo que su oponente, Fernando Haddad, se juntaría a Lula en la prisión. «La gran amenaza, más que el discurso, es la sensación de que está dando poder a parte de la sociedad que cree que puede actuar con violencia», apunta el politólogo Humberto Dantas, que espera que el candidato cambie esa prédica cuando asuma el cargo. Desde la victoria en primera vuelta, electores de Bolsonaro han agredido a opositores y perseguido digitalmente a periodistas y ejecutivos de encuestadoras. Discursos violentos «El estado brasileño falló al no construir valores democráticos en la sociedad, al aceptar libremente discursos violentos, tanto en la extrema derecha como en la extrema izquierda, en radios, diarios y televisión», alerta Dantas. En la misma semana de ese discurso, salió a la luz una conferencia de Eduardo Bolsonaro, uno de sus hijos, diciendo que para cerrar la Corte Suprema le bastaba «un soldado y un cabo». La declaración cayó muy mal entre los jueces y los electores, restándole votos al militar y mejorando el desempeño de su oponente, Fernando Haddad.
27-10-2018 | Fuente: abc.es
Bannon, exasesor de Trump, apoya a Bolsonaro en Brasil
La polémica campaña de Jair Bolsonaro, que ascendió espectacularmente en la elección presidencial brasileña con el uso de redes sociales y noticias falsas, está contando con el apoyo del principal especialista en desinformación: el publicista norteamericano Steve Bannon, estratega de la campaña de Donald Trump, en Estados Unidos. Bannon estaría participando en la campaña desde agosto, cuando se encontró en Nueva York con el diputado Eduardo Bolsonaro, uno de los hijos del candidato presidencial. «Bannon se dispuso a ayudar», declaró Eduardo en la ocasión. «Nos apoyará con consejos en internet, algún análisis, interpretar datos, esas cosas», explicó el hijo del presidenciable, asegurando que sería un auxilio voluntario. Según el diputado, Bannon comentó que seguía la trayectoria de su padre desde hacía mucho tiempo, tuvieron muchas afinidades y conversaron sobre «marxismo cultural» y «adoctrinación ideológica en las escuelas». «El mismo trato que tiene Trump es el que le dan a Bolsonaro aquí», comparó después de la reunión. Según el diario «Folha de Sao Paulo», pese a no haber evidencias de un contrato, hay semejanzas en la estrategia de campaña de ambos. El diario brasileño ha sido objeto de ataques de Bolsonaro tras denunciar el uso ilegal de la red WhatsApp para compartir noticias falsas. «El movimiento» Llamado «el gran manipulador» por la revista «Time», Bannon fue considerado crucial en la elección de Donald Trump, en 2016, formando parte de su Gobierno durante seis meses. Graduado en universidades como Georgetown y Harvard, Bannon sirvió por seis años en la Marina norteamericana, y destacó por declaraciones racistas y machistas, lo que lo aproxima ideológicamente al excapitán del Ejército, Jair Bolsonaro. La más famosa de sus estrategias, no admitida por Bannon, habría sido el contrato de la consultora británica Cambridge Analítica (CA). Esta empresa de datos y análisis catapultó la ascensión de Trump usando 50 millones de cuentas de Facebook para propagar noticias falsas contra el Partido Demócrata y su candidata, Hillary Clinton. Steve Bannon, a su vez, invitará a Jair Bolsonaro a la primera cumbre de «Movimiento», organización que fundó el año pasado al lado del político belga Mischaël Modrikamen, para promover ideales nacionalistas en Europa. La reunión, prevista en enero de 2019, en Bruselas, nacerá en contrapunto al Foro Económico Mundial.
09-10-2018 | Fuente: abc.es
Bolsonaro atrae contra pronóstico a muchas mujeres y pobres de Brasil
Los políticos tradicionales de Brasil aún barrían ayer los escombros del terremoto provocado por la ascensión espectacular del ultraderechista Jair Bolsonaro. La primera vuelta de las presidenciales, celebrada el domingo, confirmó el tsunami sobre los partidos tradicionales, rechazados por su identificación con la corrupción y los escándalos, y a los que se hace responsables de la recesión, que aumentó los índices del desempleo y la violencia en Brasil. Con 49,2 millones de votos -un 46% de los votos válidos- el exmilitar Bolsonaro pasa a la segunda vuelta de las presidenciales, prevista para el próximo 28 de octubre, como claro favorito. El excapitán, de 63 años, se ha convertido en el nuevo «salvador» de Brasil, la figura política con más popularidad después del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva , el líder sindical que sorprendió al mundo a ser elegido presidente en 2002. El pasado domingo, Lula tuvo que limitarse a contemplar desde una celda la derrota de su Partido de los Trabajadores (PT). La formación de la izquierda bolivariana, sin embargo, no está enterrada. El heredero de Lula, el filósofo y exalcalde de São Paulo Fernando Haddad, consiguió un resultado admirable para quien asumió la campaña hace menos de un mes en el puesto del líder nato de la izquierda, preso desde abril por corrupción. El catedrático de la Universidad de São Paulo subió en un mes de un 4% en los sondeos al 29% - con 31,3 millones de votos-, cumpliendo la tarea de adueñarse de los votos que tenía Lula antes de su impugnación. Un país dividido La elección de fin de octubre se verá completamente polarizada entre petistas y antipetistas, un cuadro que puede favorecer a ambos, pero en el que Bolsonaro lleva ventaja, no apenas númerica. El nuevo mapa electoral, muestra a Haddad acorralado en el nordeste, una de las áreas más pobres del país y de las más beneficiadas por los proyectos sociales de los años PT. Bolsonaro salió en primer lugar en todo el resto del país, venciendo en 17 de los 27 estados. Los sondeos, por su parte, muestran que Bolsonaro también avanzó en todas las clases sociales, entre las mujeres e incluso entre electores negros y homosexuales, víctimas estos últimos de sus comentarios de intolerancia, mostrando que el Fenómeno Bolsonaro, va más allá de lo razonable. A la vista su asombrosa escalada, Haddad puede juntar fuerzas con los derrotados, el laborista Ciro Gomes, el socialdemócrata Geraldo Alckmin (PSDB) y la ambientalista, Marina Silva, que pese a ser una de las principales derrotadas de la jornada, no ha perdido prestigio. El trío, de centro y centroizquierda, ya se manifestó contra la posibilidad de apoyar a un líder autoritario -sin mencionar a Bolsonaro- que defiende la dictadura, la tortura, y la venta libre de armas. Juntos, de cualquier modo, aún no amenazan al exmilitar. «Los resultados muestran el fin de la polarización PSDB-PT, que dominó el escenario nacional de los últimos 24 años», analiza Cleber Martins, director general de la consultoría española Llorente & Cuenca, en São Paulo. El partido del presidente Michel Temer, el MDB, también se quedó bajo mínimos. Para mantener el puesto del PT como principal partido nacional, Haddad tendrá que dirigirse a los 29 millones que prefirieron abstenerse, y a los 10 millones, que anularon, probablemente porque no quieren comprometerse ni con el líder autoritario, ni con el partido marcado por la corrupción. Ascensión de los hijos Apoyado por el minúsculo Partido Social Liberal (PSL) cuando se vencía su plazo de registro, Bolsonaro ayudó a la agrupación a obtener además 52 diputados federales, acercándose a los 56 del viejo y tradicional PT, y convirtiéndose en el segundo mayor grupo en el nuevo Congreso. La ola de votos en favor del ultraderechista aupó a dos de sus hijos -que como él ya estaban en el Parlamento anterior y eran irrelevantes. Flávio Bolsonaro, de 37 años, fue uno de los cuatro nuevos senadores del PSL y el más votado del país con 4,2 millones de electores en Río de Janeiro, casi alcanzando el récord que todavía es del futbolista Romário. Eduardo Bolsonaro, de 34 años, también fue el diputado más votado del país, con 1,8 millón de votos. Flávio y Eduardo piensan como su padre: defienden la dictadura y la tortura, se oponen al matrimonio gay y a las políticas especiales en favor de la raza negra. Por la fuerza con que fueron elegidos, son los favoritos a ocupar los cargos de presidente de la Cámara y del Senado, lo que será vital para el próximo presidente en la aprobación de proyectos y definición de leyes. Rousseff, derrotada «La elección de los 52 diputados del PSL y de aliados de otros partidos que suman por lo menos 240 votos, pueden facilitar la gestión de Bolsonaro, si es elegido presidente de la República. Por otro lado, esa representación, aliada con otros diputados antipetistas, puede hacerle la vida muy difícil a Haddad, en el hipotético caso de que gane la segunda vuelta», explica Martins sobre un congreso fragmentado con 30 partidos. La derrota en las legislativas de la expresidenta Dilma Rousseff fue otra de las sorpresas del domingo.
08-10-2018 | Fuente: abc.es
Bolsonaro y Haddad disputarán la Presidencia de Brasil en segunda vuelta
Brasil confirmó ayer la condición de gran favorito del ultraderechista Jair Bolsonaro, que lograba el 46,05 por ciento de los votos cuando se habían escrutado el 99,9 por ciento de los sufragios emitidos, por apenas un 29,25 por ciento para su máximo rival, el petista -populista de izquierdas- Fernando Haddad. De confirmarse esta tendencia, conforme apuntaban anoche las proyecciones, ambos disputarán la Presidencia en segunda vuelta el próximo 28 de octubre. Algunos sondeos previos daban al exmilitar Bolsonaro incluso la posibilidad de alzarse con el triunfo ayer en primera vuelta, para lo que necesitaba superar el 50 por ciento de los votos. Los apenas dos puntos que le faltaron para lograrlo muestran que no andaban muy desencaminados. Para vencer en segunda vuelta, Bolsonaro deberá combatir el fuerte rechazo que tiene entre muchos brasileños, por sus altisonantes declaraciones contra mujeres, negros, indios y homosexuales. Haddad, el candidato de la izquierda, deberá por su parte superar no solo a su rival populista de derechas, sino también la gravosa carga de la herencia del Partido de los Trabajadores (PT), marcado por la corrupción y el desastre económico. La fuerte polarización PT y anti-PT prácticamente anuló al resto de los candidatos importantes como el socialdemócrata Geraldo Alckmin, con un 4,76%, y la ambientalista Marina Silva, que se desplomó con un 2%, después de ser la tercera en la elección anterior. El laborista Ciro Gomes intentó un viraje difícil, creciendo un poco en la última fase pero de modo insuficiente para seguir en la carrera. Dilma pierde su escaño Uno de los resultados más llamativos de la jornada de ayer es que la expresidenta Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores, perdió su escaño en el Senado por el estado de Minas Gerais al quedar en cuarta posición con un 15,04% de los votos. Más de 147 millones de brasileños votaron ayer en 27 estados del país para elegir al presidente, gobernadores, 513 diputados, dos tercios de los 81 senadores, y legisladores regionales en 5.570 municipios, en la que es una de las mayores democracias del planeta. Con excepción del voto a senador, que vale por ocho años, la mayoría de los mandatos son de cuatro. Entre las novedades de esta elección estuvo la concentración en el voto femenino, con los candidatos llevando consigo a mujeres como vicepresidente. La fórmula de Haddad, por ejemplo, tiene a la diputada Manuela D?Ávila, una joven del Partido Comunista. Bolsonaro se ha esforzado para superar la antipatía de las mujeres que lideraron una multitudinaria protesta contra él, hace una semana. Noticias falsas Otro hecho significativo fue la prohibición de la financiación de campañas por parte de empresas, uno de los frutos más celebrados de la lucha contra la corrupción, que llevó a la investigación de políticos de todos los partidos y a la prisión del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-11). La falta de grandes sumas de dinero en las campañas anuló los gastos millonarios de televisión, y convirtió este proceso en el primero con una fuerte influencia de las redes sociales para bien y para mal. Bolsonaro, por ejemplo, candidato del minúsculo Partido Social Liberal (PSL) fue el que recibió menos fondos del Estado, estimulando un ejército de militantes a difundirlo en Twitter, Facebook y especialmente WhatsApp con una verdadera máquina de noticias falsas («Fake News») contra todos sus adversarios. Una táctica subterránea que ya usaba desde su última elección parlamentaria. Robots en Twitter Pese a advertir la existencia de una dura campaña de rumores y noticias falsas, el Tribunal Superior Electoral (TSE) no consiguió detener la avalancha de mentiras, usadas también por militantes de otros partidos, dejando la labor a redes de periodistas que se encargaron de verificar las informaciones. Es el caso del grupo de periodistas Comprova (Comprueba), que unió 24 medios brasileños y verificó 160 noticias falsas entre las millares que circularon en la guerra de desinformación. en dos meses de campaña. Un estudio del instituto InternetLab concluyó que un 37,4% de los seguidores de los presidenciables en Twitter son robots, pero el mayor daño de esta epidemia fue en los grupos de WhatsApp. Las autoridades registraron más de 200 delitos electorales en todo el país, la mayoría por propaganda irregular, transporte ilegal de electores y compra de votos. La Policía registró también casos de lesiones corporales por agresiones contra candidatos. Favorito a un escaño de diputado por Río de Janeiro, Eduardo Bolsonaro, hijo del candidato presidencial, incentivó a sus seguidores a fotografiar y filmar las urnas en que haya problemas, lo que está prohibido por la ley electoral. «Filmen, de preferencia, graben en vivo y digan el estado, zona y sección donde está ocurriendo el problema», publicó Eduardo en su cuenta Twitter. Jair Bolsonaro ya puso en duda varias veces la seguridad de las urnas electrónicas y volvió a repetir este fin de semana que no confía en ellas y que hará un «recuento paralelo».