Infortelecom

Noticias de eduardo bolsonaro

12-07-2019 | Fuente: abc.es
Bolsonaro se plantea nombrar a su hijo embajador de Brasil en Estados Unidos
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha afirmado que evalúa designar a su hijo Eduardo como embajador de Estados Unidos, país con el que ha estrechado vínculos desde su llegada al poder el pasado 1 de enero. El mandatario ha expilcado que la decisión final está ahora en manos del segundo de sus cinco hijos, de 35 años y quien en las elecciones del pasado octubre fue el diputado más votado en la historia del país. «Yo me quedé pensando: ¿Imagina si en Brasil tuviésemos al hijo del presidente Mauricio Macri como embajador de Argentina? Obviamente que el trato sería diferente al de un embajador normal», ha dicho Bolsonaro en declaraciones a la prensa. El ultraderechista, de 64 años, elogió las aptitudes de su hijo y subrayó que, además de hablar inglés y español, tiene una buena relación con los hijos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. «A mi entender, podría ser una persona adecuada y está capacitado perfectamente para realizar el servicio en Washington», ha agregado. En caso de que se concretara el nombramiento, Eduardo Bolsonaro, quien comparte la línea ideológica de su padre y también ha sido protagonista de polémicas declaraciones, podría verse obligado a dejar su escaño en la Cámara de los Diputados de Brasilia. El legislador ha actuado como una especie de ministro de Exteriores informal y el pasado mes de marzo acompañó al presidente brasileño en su primera visita oficial a Estados Unidos, donde participó en el encuentro que Bolsonaro mantuvo con Trump en el salón oval de la Casa Blanca. El canciller de Brasil, Ernesto Araújo, quedó fuera de esa reunión, pero, según la versión oficial del Gobierno, Eduardo participó en el encuentro porque habría sido invitado por el propio presidente estadounidense. En la Cámara, el diputado está al frente de la Comisión de Relaciones Exteriores. En una rueda de prensa, Eduardo Bolsonaro ha dicho que «aceptará cualquier misión» que le designe su padre, pero ha afirmado que todavía no recibió ninguna invitación formal para asumir la embajada en Estados Unidos. Brasil no cuenta con representante en la capital estadounidense desde hace algunos meses, cuando el diplomático Sergio Amaral fue trasladado de Washington a una oficina de la cancillería brasileña en Sao Paulo.
16-05-2019 | Fuente: abc.es
El hijo de Bolsonaro propone que Brasil posea armas nucleares
Respetado por una tradición diplomática de paz con los vecinos, Brasil podría replantearse esa orientación. Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente Jair Bolsonaro, ha propuesto que Brasil posea armas nucleares para ser tomado en serio en la geopolítica mundial, especialmente por su vecina Venezuela, por China y por Rusia. «Son las bombas nucleares las que garantizan la paz. Si tuviéramos ya listos los submarinos nucleares, si tuviéramos más militares, tal vez también seríamos más tomados en serio por Nicolás Maduro o temidos por China o Rusia», señaló el joven, que se ha convertido en una de las principales influencias de su padre en lo referente a política internacional y ante la cancillería. Dichas declaraciones tuvieron lugar durante un encuentro con alumnos de la Escuela Superior de Guerra, en la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados. Para el diputado, una de los obstáculos para lograr ese objetivo sería la participación de Brasil en el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) desde 1998. Brasil desarrolló tecnología nuclear en la década de 1940 y durante los 21 años que se prolongó la dictadura, entre 1964 y 1985, cuando compitió militarmente con Argentina. Pero con el retorno de la democracia, ambos países adoptaron en los años 90 la cooperación en el uso de la energía nuclear para fines pacíficos, y firmaron el TNP. «No es un asunto de agenda porque no podemos salir del tratado por causa de las sanciones, pero lo abro a debate», señaló, mostrando como un ejemplo positivo el caso de India y Paquistán. «Si solo uno de ellos tuviese bombas nucleares, la relación no sería la misma. Soy un entusiasta de esa visión. Dirán que soy agresivo, que quiero prender fuego en el mundo. Pero ¿por qué el mundo respeta a Estados Unidos?», dijo Bolsonaro, admirador confeso de Donald Trump. «Sabemos que si Brasil quisiera pasar por encima de esa convención tendría que afrontar una serie de sanciones. Es un tema muy complicado», señaló el diputado, emplazando a los futuros miembros de las Fuerzas Armadas brasileñas a tener en consideración en el asunto. «Sabemos que en cualquier momento, si la situación venezolana del otro lado de nuestra frontera se pone peor, que es lo que nadie desea, quienes entrarán en acción serán ustedes», les dijo a los soldados, tras calificar a Maduro como un «loco vinculado a terroristas y al narcotráfico».
19-03-2019 | Fuente: abc.es
Trump se inclina por dar a Brasil privilegios similares a sus aliados los de la OTAN
La gran sintonía política que existe entre Donald Trump y Jair Bolsonaro se tradujo el martes, durante el primer encuentro entre ambos en la Casa Blanca, en el firme apoyo de Estados Unidos a que Brasil se convierta en uno de sus aliados militares preferentes y la promesa de este de que participará en una coalición armada si finalmente esa es la opción elegida para forzar la salida del régimen de Nicolás Maduro de Venezuela. «Soy el primer presidente brasileño en mucho tiempo que no es antiamericano», proclamó Bolsonaro, quien dijo que no tiene ninguna duda de que Trump será reelegido en las elecciones de 2020. «Como le he dicho al presidente Bolsonaro, tengo la intención de designar a Brasil como aliado preferente no perteneciente a la OTAN, o posiblemente incluirlo como aliado de la OTAN», dijo ayer Trump durante una conferencia de prensa conjunta. Cualquiera de los dos escenarios es un gran logro para Bolsonaro, que con esa designación tiene trato preferente en la compra de armamento militar fabricado en EE.UU. Hay ya 17 países que tienen relación preferente con el Pentágono aunque no están en la OTAN, y entre ellos destacan Japón, Israel, Egipto y -el único latinoamericano hasta el momento- Argentina. Las cadenas de televisión norteamericanas destacaban ayer la gran sintonía entre los dos políticos populistas y se referían a Bolsonaro como «el Trump del trópico». Ambos escenificaron la creación de un nuevo eje entre Washington y Brasilia, abiertamente opuesto al expansionismo comunista de Cuba a través Venezuela y Nicaragua. Bolsonaro quiso visitar en su primer día en Washington el cuartel general de la CIA, de la que dijo que es «una de las agencias de inteligencia más respetadas del mundo». Varios documentos desclasificados en años recientes han revelado el apoyo del Gobierno de EE.UU., a través de la misma CIA, a un golpe de estado de las fuerzas armadas contra el presidente Joao Goulart en 1964. Celso Amorim, que fue ministro de Exteriores con Luiz Inacio Lula da Silva, criticó ayer «la sumisión» de Bolsonaro ante la CIA. «No he visto nunca algo así», dijo. La noche antes de verse con Trump, Bolsonaro organizó una cena en la embajada brasileña a la que invitó a Steve Bannon, estratega político de la nueva derecha populista y considerado por muchos artífice de la victoria de Trump. Uno de los hijos del presidente brasileño, el diputado Eduardo Bolsonaro, se ha unido al grupo político fundado por Bannon para exportar sus ideas fuera de EE.UU., una causa a la que quiere sumar a Vox en España. Durante la rueda de prensa conjunta de ayer en la Casa Blanca, Bolsonaro detalló las razones que le unen a Trump: «Brasil y EE.UU. avanzan juntos en sus esfuerzos a favor de la libertad y el respeto al modelo de familia tradicional, el respeto a Dios nuestro creador y contra las ideologías de género, lo políticamente correcto y las noticias falsas». Trump, a su lado, asintió y le dio luego las gracias. «Estoy muy orgulloso de usted», le respondió. En febrero, el presidente brasileño permitió la entrada en el país de la ayuda humanitaria de EE.UU. para llevarla hasta la frontera de Venezuela, de donde no pasó. Preguntado sobre si sumaría al ejército de Brasil, el mejor dotado de Sudamérica, a una coalición armada para deponer a Maduro, Bolsonaro no dudó: «Estoy más que dispuesto a hacer lo que sea necesario para avanzar la causa de la libertad y la democracia en un país que hasta hace poco era uno de los más ricos del continente». Trump reiteró, como suele hacer, que «todas las opciones están sobre la mesa», incluida la militar. Más sanciones De todos modos, Trump quiso despejar las dudas sobre una intervención inmediata: «Preveo que las cosas cambien, pero déjenme que les diga que aún no hemos aplicado las sanciones más duras. Podemos aplicarlas, y estamos considerando todas las opciones, pero recuerden que aún no hemos impuesto esas sanciones más duras». Aparte de haber congelado fondos y activos de casi un centenar de altos mandos del régimen de Maduro, Trump ha impuesto un embargo del crudo venezolano en EE.UU. Y ayer, la Casa Blanca sancionó a la empresa estatal de extracción de oro, Minerven, y a su presidente, Adrian Antonio Perdomo. Bolsonaro concedió además una entrevista al canal de televisión preferido por Trump, Fox News, donde apoyó expresamente las políticas migratorias de su aliado: «La gran mayoría de posibles inmigrantes no tienen buenas intenciones. No quieren hacer el bien o lo que es mejor para la ciudadanía de EE.UU.». El día anterior, su hijo Eduardo, que le acompañó durante la visita, dijo en un evento con Bannon en el hotel Trump de Washington que los inmigrantes ilegales de Brasil en EE.UU. son «una vergüenza nacional». Vive en EE.UU. más de medio millón de brasileños, una buena parte de ellos en situación irregular. Estos necesitan obtener un visado para entrar en el país, bien sea por motivos personales, académicos o profesionales. Hasta esta semana, Brasil también requería visado a los norteamericanos, sobre todo por reciprocidad diplomática. Bolsonaro anunció antes de su visita a Trump que levantará la exigencia de visado a los norteamericanos, para facilitar las visitas por turismo y negocios. A petición de Bolsonaro, Trump apoyó ayer públicamente el ingreso de Brasil en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), una institución de cooperación internacional compuesta por 36 estados desarrollados y cuyo objetivo es coordinar políticas sociales y económicas. El ingreso en la OTAN lo tiene mucho más complicado Brasil, pues en realidad esa alianza la integran EE.UU. y Canadá con sus socios europeos y Turquía. Además, Brasil apenas invierte un 1,3% de su PIB en defensa, lejos del 2% que la Casa Blanca exige a sus socios de la OTAN. Como regalo, Bolsonaro le dio al presidente estadounidense una camiseta de la selección de fútbol de Brasil, con los icónicos colores amarillo y verde, en cuya espalda se leía «Trump» y el número 10, el de Pelé. Trump, por su parte, le regaló a Bolsonaro una camiseta de la selección norteamericana con el número 19 bajo el apellido del presidente brasileño. «Tienen grandes jugadores, aún me acuerdo de Pelé y de muchos otros», dijo Trump en el Despacho Oval. «Aunque yo soy más joven que usted, también me acuerdo de Pelé», bromeó Bolsonaro, que tiene 63 años, nueve menos que Trump.
19-03-2019 | Fuente: abc.es
Venezuela será el tema central en el encuentro entre Trump y Bolsonaro
La crisis venezolana será uno de los principales puntos de la reunión de este martes entre los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro, y de Estados Unidos, Donald Trump. Dos de las mayores economías americanas, Estados Unidos y Brasil, vecino fronterizo de Venezuela, deben intensificar la presión sobre el Gobierno de Nicolás Maduro. «Brasil y Estados Unidos juntos asustan a los defensores del atraso y de la tiranía alrededor del mundo. ¿Los que tienen miedo de alianzas con un país libre y próspero? ¡Es lo que hemos venido a buscar!», escribió en su Twitter el brasileño, al desembarcar en el país norteamericano. Estados Unidos lidera una ofensiva de más de 50 países, entre ellos Brasil, que consideran a Maduro un dictador y reconocen como presidente interino a su opositor, el parlamentario Juan Guaidó. El grupo de países ha propuesto sanciones económicas y un embargo al petróleo venezolano, principal producto de su economía, que debe regir a partir del 28 de abril. La expectativa es que Bolsonaro salga de la reunión asumiendo un compromiso de liderazgo sudamericano frente a la crisis humanitaria de Venezuela. Pese a la concordancia en las presiones contra Maduro, sin embargo, la cancillería brasileña no ha apoyado el deseo de Estados Unidos de intervenir militarmente en el país vecino. La Casa Blanca difundió, sin dar detalles, que los presidentes deben abordar temas como la «restauración de la democracia en Venezuela» y «esfuerzos para entregar ayuda humanitaria». También deben conversar sobre los detalles del envío de esa ayuda, en alimentos y medicinas, para evitar que los suministros sean retenidos en las fronteras y lleguen a los necesitados. El encuentro es la primera visita oficial bilateral de Bolsonaro, que eligió a Trump y Estados Unidos como el símbolo de un giro en la política internacional brasileña de revitalización de las relaciones con la potencia americana, iniciado en los últimos dos años por su antecesor, Michel Temer. El brasileño y sus hijos son admiradores de Trump y de sus posiciones diplomáticas, como la de dar menos relevancia a organizaciones multilaterales y las políticas antiinmigración. De parte de Estados Unidos, la señal de una mejor relación con Brasil fue dada con la invitación para que Bolsonaro se aloje en la Blair House, la casa de huéspedes de la Casa Blanca. El brasileño agradeció en su Twitter el honor, concedido a pocos jefes de Estado. Trump y Bolsonaro deben firmar un acuerdo de salvaguardias tecnológicas (AST) que prevé el uso comercial de la base de lanzamiento de Alcántara en Maranhao, norte de Brasil, y permitirá a Estados Unidos lanzar satélites y cohetes, manteniendo el el territorio bajo jurisdicción brasileña. La base de Alcántara tiene una ubicación estratégica para lanzamientos espaciales por su cercanía a la línea del ecuador, generando un ahorro del 30% en combustible y un transporte mayor de carga. En Brasil, sin embargo, hubo críticas a la poca profundidad de los acuerdos que no incluyen, por ejemplo, el apoyo de Estados Unidos para que el país sudamericano entre en la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Empresarios del sector agropecuario han mostrado preocupación de que una relación prioritaria con Estados Unidos, perjudique el comercio con China, su principal socio comercial. Brasil también retirará la visa a los norteamericanos, sin recibir la reciprocidad de Estados Unidos. Las próximas visitas oficiales de Bolsonaro hasta fines de marzo, serán Chile e Israel, apuntando su acercamiento a los gobiernos con los que tiene afinidad ideológica. Bolsonaro viajó acompañado por seis ministros, entre ellos, las estrellas de su Gobierno, el ministro de Economía, Paulo Guedes; y el de Justicia y Seguridad, Sérgio Moro. Desliz en la agenda No cayó bien en la Casa Blanca el encuentro de Bolsonaro con Steve Bannon, el ex estratega de comunicación de Trump, que desde 2016 perdió influencia en el Gobierno norteamericano y se convirtió en enemigo del estadounidense, por llamar «traidor» a su hijo, Donald Trump Jr. Bannon, que es el ídolo de Bolsonaro y sus hijos, cenó el domingo con el presidente sudamericano en la embajada brasileña en Washington. Participaron en el encuentro el diputado Eduardo Bolsonaro, tercer hijo del mandatario, y el filósofo brasileño Olavo de Carvalho, que reside en Estados Unidos y es considerado el mentor intelectual de la familia presidencial y del canciller, Ernesto Araujo. Araujo, a propósito, ha incluido el portal ultraconservador de Bannon, Breitbart News, en la lista de lecturas obligatoria de diarios de la cancillería brasileña. Bannon es socio de la consultora británica Cambridge Analítica (CA), que difundió noticias falsas contra Hillary Clinton, y líder de The Movement, grupo que promueve la derecha nacionalista en el mundo. Polémico y llamado de «manipulador» por la revista Time, Bannon orientó desde Estados Unidos la campaña electoral de Bolsonaro, a quien se acercó por sus declaraciones racistas y machistas. El tercer hijo de Bolsonaro, Eduardo, se ha unido a Bannon, ofreciéndose como un paladín por la «extinción de la izquierda» latinoamericana.
02-03-2019 | Fuente: abc.es
Lula sale de prisión para ir al entierro de su nieto
El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva recibió un permiso judicial para salir de la prisión en Curitiba, en el estado de Paraná, y viajar a Sao Paulo para participar en el velorio de su nieto de siete años, que falleció el viernes víctima de meningitis meningocócica. Será la primera vez que Lula saldrá de la prisión del que fue preso por corrupción, el año pasado. El nieto de Lula, Arthur Araújo Lula da Silva, era hijo de Sandro Luis Lula da Silva, uno de los tres hijos del expresidente con la exprimera dama Marisa Leticia. Arthur falleció en el hospital de Batira, en Santo André, de un tipo de meningitis producido por una bacteria que se aloja en las membranas entre el cerebro y la médula espinal. La enfermedad, muy agresiva, es transmitida por el aire y causa inflamación en las meninges. La jueza Carolina Lebbos, de la 12.ª Corte Federal, autorizó la salida de la prisión y el traslado de Lula, que cumple pena en Curitiba desde abril del año pasado, para participar este sábado del velorio y del entierro en el municipio de Santo André, en la Gran Sao Paulo. Lula fue condenado a 12 años y un mes de reclusión por blanqueo de fondos en el caso de un tríplex frente al mar, en el balneario paulista de Guarujá. Lula recibió la información de la muerte del nieto a través de una llamada de su hijo Sandro Luis, que tuvo autorización de la Policía Federal para conversar con él por teléfono. A su llegada al cementerio, el expresidente fue aplaudido por cerca de 200 personas que lo esperaban en la puerta del cementerio y que le transmitieron mensajes de solidaridad. Pese a que los militantes se abstuvieron de manifestaciones políticas más expresivas, algunos gritaron o exhibieron letreros con el eslogan «Lula libre», informa Efe. La nota lamentable la dio el diputado Eduardo Bolsonaro, uno de los hijos del actual presidente, Jair Bolsonaro, que se burló de la tragedia, al decir en su Twitter que era la oportunidad para que el izquierdista posase como «pobrecito». Tras las críticas por el comentario infeliz, el hijo de Bolsonaro borró el mensaje. «Lula es preso común y debería estar en una cárcel común», escribió Eduardo. «Cuando el pariente de otro preso muere, él también será escoltado por la PF para el entierro?», preguntó el hijo del presidente. La ley brasileña permite, sin embargo, que los encarcelados salgan temporalmente de la prisión en el caso del fallecimiento de un pariente cercano. El gobernador de Paraná, Carlos Massa Ratinho Junior, cedió el avión oficial, atendiendo a la solicitud de la Policía Federal. El político destacó que la decisión, además de ser una petición de la policía, era un gesto de humanidad. En diciembre, cuando falleció Genival Inácio da Silva, el hermano mayor de Lula, la corte prohibió que dejase la prisión para participar del velorio y del entierro. Conocido como Vavá, el hermano de Lula murió de un cáncer en los vasos sanguíneos. En esa ocasión el presidente de la Corte Suprema, José Antonio Dias Toffoli, intervino y liberó la ida de Lula al velatorio, pero la decisión fue confirmada cuando Vavá ya era sepultado.
01-02-2019 | Fuente: abc.es
Bannon elige al hijo de Bolsonaro como líder de El Movimiento en Iberoamérica
Eduardo Bolsonaro, miembro del Congreso de Brasil e hijo del presidente Jair Bolsonaro, ha anunciado que representará a Sudamérica en The Movement, la agrupación de representantes europeos que apoyan el nacionalismo populista y rechazan la influencia de la globalización fundado por Steve Bannon. «El Movimiento» propone reunir a todos los grupos de la derecha populista europea bajo un mismo paraguas y pretende dar la sorpresa en las próximas elecciones europeas. «Estoy muy orgulloso de unirme a Steve Bannon como líder del Movimiento en Brasil, que representa a las naciones de América Latina». «Trabajaremos con él para reclamar la soberanía de las fuerzas progresistas elitistas globalistas y expandir el nacionalismo de sentido común para todos los ciudadanos de América Latina», anunció Bolsonaro. «Restauraremos la dignidad, la libertad y las oportunidades económicas para nuestra gran nación y sus vecinos. Caminaremos a través de nuestro programa de unir las fuerzas del nacionalismo. El trabajo de Bannon en Europa es vital y apoyamos su esfuerzo contra el peligroso Pacto Mundial sobre la Migración. Podremos hacer más al unir nuestras fuerzas para promover la prosperidad y nuestra cultura occidental compartida», agregó Bolsonaro en un comunicado. Dirigido por Steve Bannon y su homólogo europeo, el abogado belga Mischaël Modrikamen, El Movimiento apoya a partidos y candidatos en toda Europa que abogan por el nacionalismo en sus estados y se oponen a la invasión de la soberanía de las fuerzas internacionales, antes de las elecciones parlamentarias europeas de mayo. «Es un honor para El Movimiento dar la bienvenida a Eduardo Bolsanaro como un socio distinguido, y a Brasil, un aliado clave en América del Sur», dijo Bannon. «Nos mantenemos unidos en nuestra búsqueda de una agenda nacionalista populista para la prosperidad y la soberanía de los ciudadanos de todo el mundo». Está previsto que el próximo mes de marzo, el Movimiento celebre su primer congreso en Bruselas.
29-10-2018 | Fuente: abc.es
Trump ofrecerá a Bolsonaro colaboración militar para Venezuela
Con la elección de Jair Bolsonaro en Brasil, Donald Trump cuenta ya con un firme aliado con el que desarrollar una política a su medida para América Latina, en especial sus planes para la posibilidad de una intervención armada multilateral que ponga fin a la crisis humanitaria en Venezuela. La Casa Blanca ha trabajado en planes de contingencia para la caída del régimen de Nicolás Maduro, puestos hasta hoy entre paréntesis ante la ausencia de socios dispuestos a explorar una opción militar. El domingo, Trump fue uno de los primeros líderes mundiales en llamar a Bolsonaro. Ayer, el presidente norteamericano reveló que acordaron «trabajar estrechamente en asuntos comerciales, militares y en todo lo demás». Brasil, con dos millones de efectivos, cuenta con el ejército más dotado de América Latina. Este país ha recibido a 60.000 refugiados venezolanos desde 2014. En total, han huido de la crisis humanitaria bajo el régimen chavista casi 2.5 millones de personas. Según dijo a ABC Fernando Cutz, hasta abril máximo responsable para Sudamérica del Consejo de Seguridad Nacional, que asesora al presidente en política exterior y seguridad, la Casa Blanca confía en que la victoria de Bolsonaro permita organizar un contingente de países aliados en respuesta a la crisis venezolana. «Puede que ahora se den las condiciones para llevar un plan adelante», asegura. La llamada de Trump, que no esperó al 100% del recuento, apunta en esa dirección. Bolsonaro, que fue capitán en el ejército, se ha rodeado de militares en su campaña. Quienes con toda probabilidad serán sus ministros de Defensa, el general Augusto Heleno, y Exteriores, el diputado Luiz Philippe de Orleans, han circulado en entrevistas e intervenciones públicas la opción de preparar una respuesta armada, calificada como «misión de paz», ante la crisis venezolana. Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente electo y también diputado, afirmó que esa será una prioridad para el nuevo Gobierno. La Organización de Estados Americanos (OEA) ha instado a EE.UU. a liderar una respuesta inmediata a esa crisis continental. Aunque al llegar al Gobierno Trump pidió a sus asesores que le ofrecieran planes de intervención armada en Venezuela, pronto quedó descartada una misión unilateral, dado el coste que aún suponen los contingentes de Afganistán en Irak. Reunión con Iván Duque Tras varias conversaciones con sus aliados, la Casa Blanca estudia ahora una estrategia en Venezuela inspirada en el Plan Colombia, activado en 1999 y por el cual Washington cedió ayuda económica ?9.500 millones de euros? y soporte y entrenamiento militar para combatir el narcotráfico en ese país. El 25 de septiembre, tras la Asamblea General de la ONU, Trump se reunió en Nueva York con el nuevo presidente colombiano, Iván Duque, con quien, según la Casa Blanca, «conversó sobre las opciones para restaurar la democracia en Venezuela». Colombia ha recibido 1.1 millones de venezolanos en los pasados cuatro años. Según Luis Almagro, secretario general de la OEA, un Plan Venezuela contra el narcotráfico será la estrategia más efectiva para debilitar al chavismo. «Venezuela está comida por completo por el narcotráfico», dijo Almagro en un discurso el viernes en el que reveló la existencia de esas conversaciones. «La situación es grave, vemos que los sobrinos del dictador Nicolás Maduro están presos por narcotráfico en Nueva York y sus funcionarios están sancionados por violaciones de derechos humanos. El país tiene un problema serio». Entre las opciones que ha sopesado la Casa Blanca está la de apoyar a militares rebeldes, con los que recientemente se reunieron varios altos funcionarios norteamericanos, según reveló el mes pasado el diario ?The New York Times?. Aquellas conversaciones no dieron ningún fruto, y dos intentos de golpe este año, uno de ellos con drones, quedaron frustrados. Una señal de alineamiento entre Trump y Bolsonaro es el anuncio de este último de que una de sus primeras medidas será el traslado de la embajada de su país en Israel, de Tel Aviv a Jerusalén, algo que EE.UU. ya hizo hace un año. Tradicionalmente, aunque Israel considera que Jerusalén es su capital, las potencias internacionales se han resistido a reconocerla por la ocupación de los territorios palestinos.
28-10-2018 | Fuente: abc.es
Las dos caras de Jair Bolsonaro
Una puñalada en un acto en la calle en septiembre casi quitó la vida al exparacaidista del Ejército brasileño. La misma cuchillada, sin embargo, cambió el curso de su campaña y ha protegido en un fortín al polémico parlamentario que se destacaba por agresiones, una trayectoria política mediocre y un discurso de odio. Resguardado por recomendaciones médicas, Jair Bolsonaro circula por donde le interesa, justificó su ausencia en debates y entrevistas que no le convenían. Con el peso de la presidencia inminente, moderó el discurso, retrocedió en decisiones criticadas como la salida del Acuerdo de París, anunció gobernar para negros y blancos, pobres y ricos, «homos y heteros», contradiciendo sus célebres frases racistas, machistas y homofóbicas. Pero en los últimos días, ante la presión de denuncias graves contra su campaña, Bolsonaro volvió a disparar su retórica violenta contra quienes no concuerdan con él. «Ahora la limpieza será mucho más amplia. Si ese grupo quiere quedarse aquí, tendrá que estar bajo nuestra ley. O se van del país o se van a la cárcel. Esos marginales rojos serán exterminados de nuestra patria», inflamó Bolsonaro en un mensaje en vivo grabado en un móvil y transmitido a sus militantes, eufóricos, en la avenida Paulista, en Sao Paulo. En el mismo discurso, Bolsonaro atacó también al diario «Folha de Sao Paulo», que presentó denuncias contra su campaña y dijo que su oponente, Fernando Haddad, se juntaría a Lula en la prisión. «La gran amenaza, más que el discurso, es la sensación de que está dando poder a parte de la sociedad que cree que puede actuar con violencia», apunta el politólogo Humberto Dantas, que espera que el candidato cambie esa prédica cuando asuma el cargo. Desde la victoria en primera vuelta, electores de Bolsonaro han agredido a opositores y perseguido digitalmente a periodistas y ejecutivos de encuestadoras. Discursos violentos «El estado brasileño falló al no construir valores democráticos en la sociedad, al aceptar libremente discursos violentos, tanto en la extrema derecha como en la extrema izquierda, en radios, diarios y televisión», alerta Dantas. En la misma semana de ese discurso, salió a la luz una conferencia de Eduardo Bolsonaro, uno de sus hijos, diciendo que para cerrar la Corte Suprema le bastaba «un soldado y un cabo». La declaración cayó muy mal entre los jueces y los electores, restándole votos al militar y mejorando el desempeño de su oponente, Fernando Haddad.
27-10-2018 | Fuente: abc.es
Bannon, exasesor de Trump, apoya a Bolsonaro en Brasil
La polémica campaña de Jair Bolsonaro, que ascendió espectacularmente en la elección presidencial brasileña con el uso de redes sociales y noticias falsas, está contando con el apoyo del principal especialista en desinformación: el publicista norteamericano Steve Bannon, estratega de la campaña de Donald Trump, en Estados Unidos. Bannon estaría participando en la campaña desde agosto, cuando se encontró en Nueva York con el diputado Eduardo Bolsonaro, uno de los hijos del candidato presidencial. «Bannon se dispuso a ayudar», declaró Eduardo en la ocasión. «Nos apoyará con consejos en internet, algún análisis, interpretar datos, esas cosas», explicó el hijo del presidenciable, asegurando que sería un auxilio voluntario. Según el diputado, Bannon comentó que seguía la trayectoria de su padre desde hacía mucho tiempo, tuvieron muchas afinidades y conversaron sobre «marxismo cultural» y «adoctrinación ideológica en las escuelas». «El mismo trato que tiene Trump es el que le dan a Bolsonaro aquí», comparó después de la reunión. Según el diario «Folha de Sao Paulo», pese a no haber evidencias de un contrato, hay semejanzas en la estrategia de campaña de ambos. El diario brasileño ha sido objeto de ataques de Bolsonaro tras denunciar el uso ilegal de la red WhatsApp para compartir noticias falsas. «El movimiento» Llamado «el gran manipulador» por la revista «Time», Bannon fue considerado crucial en la elección de Donald Trump, en 2016, formando parte de su Gobierno durante seis meses. Graduado en universidades como Georgetown y Harvard, Bannon sirvió por seis años en la Marina norteamericana, y destacó por declaraciones racistas y machistas, lo que lo aproxima ideológicamente al excapitán del Ejército, Jair Bolsonaro. La más famosa de sus estrategias, no admitida por Bannon, habría sido el contrato de la consultora británica Cambridge Analítica (CA). Esta empresa de datos y análisis catapultó la ascensión de Trump usando 50 millones de cuentas de Facebook para propagar noticias falsas contra el Partido Demócrata y su candidata, Hillary Clinton. Steve Bannon, a su vez, invitará a Jair Bolsonaro a la primera cumbre de «Movimiento», organización que fundó el año pasado al lado del político belga Mischaël Modrikamen, para promover ideales nacionalistas en Europa. La reunión, prevista en enero de 2019, en Bruselas, nacerá en contrapunto al Foro Económico Mundial.
09-10-2018 | Fuente: abc.es
Bolsonaro atrae contra pronóstico a muchas mujeres y pobres de Brasil
Los políticos tradicionales de Brasil aún barrían ayer los escombros del terremoto provocado por la ascensión espectacular del ultraderechista Jair Bolsonaro. La primera vuelta de las presidenciales, celebrada el domingo, confirmó el tsunami sobre los partidos tradicionales, rechazados por su identificación con la corrupción y los escándalos, y a los que se hace responsables de la recesión, que aumentó los índices del desempleo y la violencia en Brasil. Con 49,2 millones de votos -un 46% de los votos válidos- el exmilitar Bolsonaro pasa a la segunda vuelta de las presidenciales, prevista para el próximo 28 de octubre, como claro favorito. El excapitán, de 63 años, se ha convertido en el nuevo «salvador» de Brasil, la figura política con más popularidad después del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva , el líder sindical que sorprendió al mundo a ser elegido presidente en 2002. El pasado domingo, Lula tuvo que limitarse a contemplar desde una celda la derrota de su Partido de los Trabajadores (PT). La formación de la izquierda bolivariana, sin embargo, no está enterrada. El heredero de Lula, el filósofo y exalcalde de São Paulo Fernando Haddad, consiguió un resultado admirable para quien asumió la campaña hace menos de un mes en el puesto del líder nato de la izquierda, preso desde abril por corrupción. El catedrático de la Universidad de São Paulo subió en un mes de un 4% en los sondeos al 29% - con 31,3 millones de votos-, cumpliendo la tarea de adueñarse de los votos que tenía Lula antes de su impugnación. Un país dividido La elección de fin de octubre se verá completamente polarizada entre petistas y antipetistas, un cuadro que puede favorecer a ambos, pero en el que Bolsonaro lleva ventaja, no apenas númerica. El nuevo mapa electoral, muestra a Haddad acorralado en el nordeste, una de las áreas más pobres del país y de las más beneficiadas por los proyectos sociales de los años PT. Bolsonaro salió en primer lugar en todo el resto del país, venciendo en 17 de los 27 estados. Los sondeos, por su parte, muestran que Bolsonaro también avanzó en todas las clases sociales, entre las mujeres e incluso entre electores negros y homosexuales, víctimas estos últimos de sus comentarios de intolerancia, mostrando que el Fenómeno Bolsonaro, va más allá de lo razonable. A la vista su asombrosa escalada, Haddad puede juntar fuerzas con los derrotados, el laborista Ciro Gomes, el socialdemócrata Geraldo Alckmin (PSDB) y la ambientalista, Marina Silva, que pese a ser una de las principales derrotadas de la jornada, no ha perdido prestigio. El trío, de centro y centroizquierda, ya se manifestó contra la posibilidad de apoyar a un líder autoritario -sin mencionar a Bolsonaro- que defiende la dictadura, la tortura, y la venta libre de armas. Juntos, de cualquier modo, aún no amenazan al exmilitar. «Los resultados muestran el fin de la polarización PSDB-PT, que dominó el escenario nacional de los últimos 24 años», analiza Cleber Martins, director general de la consultoría española Llorente & Cuenca, en São Paulo. El partido del presidente Michel Temer, el MDB, también se quedó bajo mínimos. Para mantener el puesto del PT como principal partido nacional, Haddad tendrá que dirigirse a los 29 millones que prefirieron abstenerse, y a los 10 millones, que anularon, probablemente porque no quieren comprometerse ni con el líder autoritario, ni con el partido marcado por la corrupción. Ascensión de los hijos Apoyado por el minúsculo Partido Social Liberal (PSL) cuando se vencía su plazo de registro, Bolsonaro ayudó a la agrupación a obtener además 52 diputados federales, acercándose a los 56 del viejo y tradicional PT, y convirtiéndose en el segundo mayor grupo en el nuevo Congreso. La ola de votos en favor del ultraderechista aupó a dos de sus hijos -que como él ya estaban en el Parlamento anterior y eran irrelevantes. Flávio Bolsonaro, de 37 años, fue uno de los cuatro nuevos senadores del PSL y el más votado del país con 4,2 millones de electores en Río de Janeiro, casi alcanzando el récord que todavía es del futbolista Romário. Eduardo Bolsonaro, de 34 años, también fue el diputado más votado del país, con 1,8 millón de votos. Flávio y Eduardo piensan como su padre: defienden la dictadura y la tortura, se oponen al matrimonio gay y a las políticas especiales en favor de la raza negra. Por la fuerza con que fueron elegidos, son los favoritos a ocupar los cargos de presidente de la Cámara y del Senado, lo que será vital para el próximo presidente en la aprobación de proyectos y definición de leyes. Rousseff, derrotada «La elección de los 52 diputados del PSL y de aliados de otros partidos que suman por lo menos 240 votos, pueden facilitar la gestión de Bolsonaro, si es elegido presidente de la República. Por otro lado, esa representación, aliada con otros diputados antipetistas, puede hacerle la vida muy difícil a Haddad, en el hipotético caso de que gane la segunda vuelta», explica Martins sobre un congreso fragmentado con 30 partidos. La derrota en las legislativas de la expresidenta Dilma Rousseff fue otra de las sorpresas del domingo.