Infortelecom

Noticias de donald trump

24-09-2020 | Fuente: abc.es
Estados Unidos denuncia que el aplazamiento de las elecciones solo beneficia al chavismo
El Gobierno de Estados Unidos se niega a aceptar unas elecciones legislativas organizadas por el actual régimen en Venezuela aunque estas sean aplazadas, y se ha mostrado muy crítico con cualquier intento de la Unión Europea o sus países miembros de negociar una fecha con el chavismo. Después de la revelación de ABC de que el Alto Representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell, ha despachado una misión a Caracas para convencer a Nicolás Maduro de que aplace las elecciones legislativas de diciembre seis meses a cambio de enviar observadores, la postura oficial de la Administración de Donald Trump es que el régimen, en su actual composición, no puede convocar y organizar unas elecciones libres y transparentes. La Subsecretaria Adjunta de Estado Carrie Filipetti reiteró el miércoles el apoyo de la diplomacia norteamericana al presidente encargado Juan Guaidó en su intento de anular estas elecciones si las convoca el régimen y sin que salga antes Maduro del poder. Según Filipetti, encargada de política hacia Cuba y Venezuela, se mantiene intacto «el apoyo continuo de EE.UU. al presidente interino, a su liderazgo de la Asamblea Nacional y de la oposición en lo que claramente es la farsa de las mal llamadas elecciones del 6 de diciembre». El mismo lunes, la Casa Blanca sancionó al propio Maduro por adquirir armamento iraní, y la Fiscalía norteamericana le ha acusado hace apenas unos meses de ser cabeza de un cártel de narcotráfico que ha operado en Venezuela durante años. En abril de 2019, EE.UU. apoyó un pronunciamiento en contra de la cúpula chavista, que fracasó. Esa es una postura compartida en el Capitolio. Según añadió ayer el influyente senador republicano Marco Rubio, firme aliado de Trump, la estrategia del régimen chavista es encandilar a la comunidad internacional con unas elecciones carentes de garantías básicas. «El régimen de Maduro espera en que la comunidad internacional caiga en la trampa de estas elecciones falsas que planean celebrar en diciembre», dijo Rubio en una conferencia en el instituto Hudson. Advertencia en el Capitolio El senador Rubio, que representa a la Florida y está muy implicado en política venezolana, se hizo eco de la postura oficial de la Administración, al denunciar que un régimen acusado por la ONU de crímenes de lesa humanidad no puede organizar elecciones válidas. «No es un Gobierno, es una red de crimen organizado que participa activamente en el tráfico de drogas con destino a EE.UU., que ha creado alianzas militares, de inteligencia y económicas con Irán y ha propiciado a una presencia militar rusa en el continente», añadió. Elliott Abrams, enviado especial de EE.UU. para Venezuela e Irán, ha pedido directamente a Bruselas que se niegue a validar unas elecciones fallidas enviando observadores a cambio de un aplazamiento. «El aplazamiento no es suficiente. Las condiciones electorales deben cambiar», dijo el veterano diplomático la semana pasada. «Me preocupa que haya un pacto en que la UE diga que tal vez enviará observadores a unas elecciones si se aplazan las de diciembre mediante un acuerdo. Si lo hace, se inclina claramente hacia asumir la observación de esas elecciones, y eso genera un peligro en el camino», añadió el embajador. En una entrevista con ABC, el encargado de negocios de EE.UU. para Venezuela, James Story, ya advirtió de que un aplazamiento de las elecciones sería inaceptable. «El pueblo de Venezuela debe tener la oportunidad de elegir a sus propios líderes y no a través de elecciones ficticias como la del próximo 6 de diciembre, sino con elecciones reales y transparentes. Venezuela no han tenido esa oportunidad. Las elecciones presidenciales de 2018 fueron un fraude. España también dijo que era un fraude. Y no creo que sea cambio de régimen, sino restauración de la democracia», dijo.
24-09-2020 | Fuente: abc.es
Tesla, Mercedes y Ford demandan a la Administración de Trump por aranceles a repuestos chinos
Las fabricantes de automóviles Tesla, Volvo, Mercedes y Ford demandaron al Gobierno de Estados Unidos para pedir que cesen los aranceles sobre repuestos importados de China. Las demandas, que han sido interpuestas por separados, fueron presentadas ante el Tribunal Internacional de Comercio de Nueva York para exigir el fin inmediato de la imposición de aranceles adicionales a las piezas y productos importados, en el marco de la guerra comercial entre Washington y Pekín, que Tesla en su alegato consideró «ilegales». Las gigantes automotrices piden que los aranceles sean revocados y que los derechos de aduana pagados por importaciones sean devueltos, con intereses. En un documento de 17 páginas, al que AFP tuvo acceso este miércoles, Tesla cuestiona las medidas impuestas por el representante estadounidense de Comercio, Robert Lighthizer. La compañía considera que los aranceles adicionales de 25% impuestos por el gobierno de Donald Trump sobre numerosas piezas importadas por Tesla, como las pantallas utilizadas en sus autos, son «arbitrarios, caprichosos y un abuso de poder». En su alegato, Mercedes acusó a Washington de «llevar adelante una guerra comercial sin precedentes, desatada e ilimitada que impacta a 500.000 millones de dólares en importaciones» de China. Los aranceles punitivos impuestos por Washington sobre productos provenientes de China son abonados por los importadores en Estados Unidos, y reducen las importaciones desde el país asiático y con ello el colosal déficit comercial que la mayor potencia mundial tiene con China. A pesar de un primer acuerdo comercial entre Washington y Pekín a fines del año pasado, los aranceles adicionales del 25% siguen vigentes sobre unos 250.000 millones de dólares en mercancías de origen chino. Estados Unidos busca con estos impuestos aduaneros reducir su déficit comercial con China pero también presionar para que Pekín reforme sus prácticas comerciales, que Washington considera «desleales», en particular en materia de transferencia de tecnología.
24-09-2020 | Fuente: abc.es
Dos policías, heridos en las protestas por la no imputación de agentes por la muerte de Breonna Taylor
Dos agentes de la la Policía de Louisville (Kentucky) resultaron heridos el miércoles por la noche en medio de las protestas por un caso de abuso policial contra la minoría negra, en un incidente que reabre las tensiones vividas en EE.UU. durante el verano por la muerte de George Floyd. Miles de ciudadanos salieron a protestar ese mismo día después de que un jurado de instrucción decidiera no imputar a los policías implicados en la muerte de Breonna Taylor, una joven negra de 26 años que falleció en marzo durante una redada antidroga para la que la policía tenía permiso judicial. La razón es que un exnovio de Taylor era traficante y su domicilio estaba bajo investigación. Taylor dormía esa noche con su novio, Kenneth Walker, y los agentes irrumpieron en su vivienda. Walker creyó que se trataba de un atracador y disparó a uno de los agentes. Este y un compañero respondieron con sus armas, al igual que un tercer policía, que estaba fuera de la vivienda y disparó a través de los cristales. En el incidente, solo murió Taylor. Los agentes aseguran que se presentaron como policía, pero Walker, que no fue imputado por disparar al agente, aseguró que no oyó nada. El caso de Breonna Taylor cobró relevancia el pasado mes de junio tras las protestas multitudinarias en las grandes ciudades de EE.UU. por la muerte de Floyd, que falleció tras ser asfixiado durante más de ocho minutos por la rodilla de un policía contra su cuello en Mineápolis (Minnesota). Su nombre se unió a los cánticos repetidos en las manifestaciones contra los abusos policiales y el racismo estructural que se alargaron durante meses. Todavía esta semana había manifestaciones minoritarias en Louisville por Taylor. Cuando se conocieron este miércoles los cargos, las calles se llenaron de manifestantes. Ninguno de los dos policías que participaron en el tiroteo a Taylor fueron imputados por su muerte. Solo el agente que disparó desde fuera de la vivienda fue imputado, y se trató de un cargo menor, el del «peligro innecesario» que sometió a algunos vecinos de Taylor por disparos que impactaron en sus casas. Los abogados y la familia de Taylor, que la semana pasada cerraron un acuerdo civil con un pago de 12 millones de dólares por el incidente, confiaban en que los agentes que causaron la muerte de la joven fueran imputados por cargos de homicidio. «Es ofensivo y vergonzoso», reaccionó Ben Crump, abogado en este y otros casos de abusos policiales a la minoría negra. Los cargos -o la ausencia de los mismos- se conocían después de una investigación de un mes por parte de la fiscalía de Kentucky. Su fiscal general, Daniel Cameron, que es negro y republicano, aseguró que la muerte de Taylor es una «tragedia», pero que «si actuamos simplemente por furia, no hay justicia». La mayoría de expertos legales pronosticaban que los agentes no serían acusados por homicidio, después de que fuera el novio de Taylor el que disparara primero, aunque lo creyera hacer en defensa propia. A pesar de ello, las protestas se multiplicaron durante la noche de ayer, en Louisville y en otras muchas ciudades de EE.UU. cuando se conoció la decisión del jurado de instrucción. En Nueva York, por ejemplo, hubo disturbios en Brooklyn. También en Chicago, Seattle o Atlanta. En la ciudad de Kentucky, aunque la mayoría de las protestas fueron pacíficas, se registraron destrozos en negocios y enfrentamientos con la policía. Las autoridades habían impuesto un toque de queda a las nueve de la noche ante la previsión de disturbios. El incidente más grave fue cuando un sospechoso disparó a dos agentes que trataban de controlar a los manifestantes. Según la policía de Louisville, sus vidas no corrían ayer peligro. Uno se encontraba estable y el otro requirió de operación quirúrgica. Las nuevas protestas y los ataques a los agentes agitarán todavía más el clima político volátil de EE.UU., a 40 días de la reelección de Donald Trump. El presidente de EE.UU. ha mantenido un tono agresivo contra las protestas por los abusos policiales a la minoría negra y ha propagado un mensaje de 'ley y orden' a favor de los cuerpos de seguridad, que puede ser decisivo para ganarse el apoyo de votantes moderados. Este miércoles dedicaba sus oraciones a los policías heridos y ofrecía el apoyo del Gobierno al gobernador de Kentucky, el demócrata Andy Beshear. Su rival, Joe Biden, ha hecho equilibrios durante meses entre respetar el derecho a la protesta y la condena a la violencia. También dedicó sus oraciones a los policías heridos y aseguró que «incluso en la pena profunda y la furia por lo que ha generado la decisión de hoy, la violencia no es y nunca puede ser la respuesta. Aquellos que la empleen deben ser perseguidos».
24-09-2020 | Fuente: abc.es
Trump se niega a comprometerse a una transferencia pacífica de poderes si pierde las elecciones
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rehusó ayer comprometerse a facilitar un traspaso pacífico y ordenado de poderes si pierde las elecciones presidenciales del próximo 3 de noviembre. Según dijo al ser preguntado en una rueda de prensa en la Casa Blanca, «tendremos que ver qué pasa» dadas las sospechas que tiene él de fraude. «Saben que me he quejado mucho de las papeletas, las papeletas son un desastre», añadió Trump durante la rueda de prensa en referencia a sus múltiples quejas ante el voto por correo, que se prevé aumente notablemente por la pandemia de coronavirus. Es inusual que un presidente en ejercicio rechace aceptar un traspaso pacífico de poderes, aunque también es poco común que se le pregunte, como suele suceder, en cada rueda de prensa. En ello tiene que ver el continuado lamento por parte del propio Trump de que hay un elevado riesgo ese fraude en estos comicios. Tampoco se comprometió Trump hace cuatro años a aceptar los resultados de las elecciones si ganaba su oponente demócrata de entonces, Hillary Clinton. Aun después de ganar, el actual presidente denunció fraude para justificar que su contrincante ganara el voto popular por tres millones de votos más que él, aunque perdiera finalmente el cómputo del colegio electoral, que es el que importa para llegar a la Casa Blanca. El actual candidato demócrata, Joe Biden, lamentó ayer que Trump diga «cosas tan irracionales». «No sé qué decir al respecto. Pero no me sorprende», dijo Biden a los medios en Delaware. Hay dos grades sistemas de voto por correo en EE.UU., que recaen sobre los diferentes estados. Por un lado están los estados que enviarán papeletas por correo a todos los votantes registrados, que es el método que según Trump se presta al fraude. Después están los estados que, como Florida, sólo envían papeletas a quienes las soliciten expresamente, un sistema que él ve válido (él vota por correo en Florida tras haberse empadronado allí). Según dijo ayer el presidente Trump, «si acaban con ese envío de papeletas, habrá una transferencia muy pacífica, bueno, no habrá transferencia, habrá una continuación». Parecía referirse a que si no hay fraude, él cree que tiene ganadas las elecciones. De todos modos, añadió, «las papeletas están fuera de control, y nadie lo sabe mejor que los demócratas». Las encuestas dan ventaja al demócrata, pero estas ya fracasaron estrepitosamente en 2016.
23-09-2020 | Fuente: abc.es
Trump prohíbe la compra de ron y puros de Cuba
El presidente Estados Unidos ha endurecido el embargo a Cuba y a partir de ahora los ciudadanos estadounidenses que visiten la isla no podrán quedarse en hoteles gestionados directamente por el régimen comunista o comprar recuerdos como puros habanos o botellas de ron. El propio Donald Trump en persona ha hecho el anuncio en la Casa Blanca en una ceremonia de homenaje a 23 veteranos de la brigada 2506, que acometió la fracasada invasión de bahía de Cochinos. «Hoy reafirmamos nuestra férrea solidaridad con el pueblo cubano y nuestra eterna convicción de que la libertad prevalecerá sobre las siniestras fuerzas del comunismo», dijo el presidente Trump, quien añadió que su Administración «apoya a los ciudadanos de Cuba, Nicaragua y Venezuela en su lucha por la libertad». «La administración Obama-Biden alcanzó un patético acuerdo unilateral con la dictadura de Castro y traicionó así al pueblo cubano», añadió el presidente. Biden, el actual candidato demócrata, acudió en 2015, cuando era vicepresidente, a La Habana a la ceremonia de reapertura de la embajada estadounidense allí, tras alcanzar un acuerdo con la dictadura castrista para restablecer relaciones diplomáticas. Aquel pacto es muy polémico entre la comunidad del exilio cubano en Florida, un estado que Trump ganó en 2016 y donde las encuestas vaticinan un resultado muy ajustado en las elecciones del 3 de noviembre. En virtud de estas nuevas sanciones, los estadounidenses que visiten la isla tienen prohibido traer a su país de origen alcohol o tabaco, y mientras estén en la isla no pueden alojarse, según un comunicado del Tesoro, en hoteles «propiedad o controlados por el gobierno cubano, funcionarios sancionado del Gobierno de Cuba y miembros sancionados del Partido Comunista de Cuba», además de los familiares de estos. Esta medida supondrá un grave golpe para la industria hotelera de la isla, porque la inmensa mayoría de los hoteles son propiedad del régimen comunista, y empresas extranjeras pagan por su explotación comercial, incluidas españolas como Meliá. El gobierno estadounidense implementó por primera vez el año pasado una parte de la ley del embargo que permite a ciudadanos de EE.UU. denunciar en juzgados norteamericanos a aquellas empresas que exploten en Cuba propiedades confiscadas a sus familias.
23-09-2020 | Fuente: abc.es
Trump dice que si no fuera por él habría millones de muertos por el coronavirus
El presidente de EE.UU.,, Donald Trump, aseguró hoy que si no hubiese sido por él en lugar de 200.000 fallecidos por la pandemia de la Covid-19, cifra superada hoy en Estados Unidos, habría más de 2 millones de muertos y culpó a China por «dejar escapar la plaga». Preguntado sobre la cifra de 200.000 muertos por la pandemia en el país, superada hoy, el presidente dijo que «es una pena. Creo que hicimos lo apropiado y lo hicimos bien. Tendríamos dos millones y medio de muertes o algo en ese entorno. Tendríamos un número que sería sustancialmente mayor (..) Podríamos tener dos, dos y medio o tres millones (de muertos)». EE.UU. superó este martes los 200.000 fallecidos por la Covid-19 y totalizó 6.890.014 casos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins. «China tendría que haberlo parado (el virus) en su frontera. No deberían haberlo dejado extenderse por todo el mundo y eso es terrible», agregó Trump, quien presumió por haber ordenado rápido cerrar las fronteras a la entrada de ciudadanos chinos, algo que, no obstante, no sirvió para detener la expansión del virus en EE.UU. En un mitin en el estado clave de Pensilvania esta noche, Trump no mencionó el hecho de que EE.UU. tiene el número total más alto de muertos y contagios del mundo, así como uno de los índices de contagios por cada 100.000 habitantes más abultado, aunque sí afirmó: «Estamos destruyendo el virus». El país experimenta desde comienzos del mes un aumento de las infecciones que coincide con el inicio del curso escolar y universitario y la relajación de las medidas de contención. «No lo llaméis el coronavirus; es el Chinavirus. Corona, corona suena a villa italiana o algo así. Es Chinavirus», se mofó Trump en un acto de campaña cerca de Pittsburgh (Pensilvania).
23-09-2020 | Fuente: abc.es
Trump dice que los 200.000 muertos en EE.UU. por el covid es una «verguenza» y si no fuera por él habría millones
El presidente de EE.UU.,, Donald Trump, aseguró hoy que si no hubiese sido por él en lugar de 200.000 fallecidos por la pandemia de la Covid-19, cifra superada hoy en Estados Unidos, habría más de 2 millones de muertos y culpó a China por «dejar escapar la plaga». Preguntado sobre la cifra de 200.000 muertos por la pandemia en el país, superada hoy, el presidente dijo que «es una pena. Creo que hicimos lo apropiado y lo hicimos bien. Tendríamos dos millones y medio de muertes o algo en ese entorno. Tendríamos un número que sería sustancialmente mayor (..) Podríamos tener dos, dos y medio o tres millones (de muertos)». EE.UU. superó este martes los 200.000 fallecidos por la Covid-19 y totalizó 6.890.014 casos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins. «China tendría que haberlo parado (el virus) en su frontera. No deberían haberlo dejado extenderse por todo el mundo y eso es terrible», agregó Trump, quien presumió por haber ordenado rápido cerrar las fronteras a la entrada de ciudadanos chinos, algo que, no obstante, no sirvió para detener la expansión del virus en EE.UU. En un mitin en el estado clave de Pensilvania esta noche, Trump no mencionó el hecho de que EE.UU. tiene el número total más alto de muertos y contagios del mundo, así como uno de los índices de contagios por cada 100.000 habitantes más abultado, aunque sí afirmó: «Estamos destruyendo el virus». El país experimenta desde comienzos del mes un aumento de las infecciones que coincide con el inicio del curso escolar y universitario y la relajación de las medidas de contención. «No lo llaméis el coronavirus; es el Chinavirus. Corona, corona suena a villa italiana o algo así. Es Chinavirus», se mofó Trump en un acto de campaña cerca de Pittsburgh (Pensilvania).
23-09-2020 | Fuente: abc.es
Estados Unidos y China llevan su guerra a la ONU
EE.UU. y China afilaron las navajas ayer en el día grande de la ONU, la primera jornada del debate de su Asamblea General. La guerra comercial, tecnológica y diplomática que viven las dos potencias mundiales se trasladó al gran escenario de la comunidad internacional. Donald Trump utilizó ayer esa plataforma para insistir en la responsabilidad del gigante asiático en la principal preocupación del mundo: la pandemia de Covid-19, originada en la ciudad china de Wuhan. Trump ha utilizado a China y a la Organización Mundial de la Salud (OMS) como chivos expiatorios de la crisis sanitaria y económica desatada por el virus en EE.UU., el país más afectado del mundo. Ayer se constataba que la cifra de fallecidos supera los 200.000.. Ver Más
22-09-2020 | Fuente: abc.es
Bloomberg recauda 16 millones de dólares para permitir que expresos de Florida voten a Biden
Florida es una trinchera electoral. El estado sureño es una de las grandes claves en la reelección de Donald Trump, y cada voto cuenta. Lo sabe Al Gore, que perdió las elecciones presidenciales de 2000 frente a George W. Bush por 537 votos. En las últimas elecciones a nivel estatal, los republicanos se impusieron por la mínima: Ron DeSantis se convirtió en gobernador con treinta mil votos de diferencia; Rick Scott agarró el escaño de senado por solo diez mil. El aleteo de una mariposa en las elecciones del próximo 3 de noviembre en Florida puede suponer un terremoto electoral en todo el país: si Trump no gana Florida, sus posibilidades de reelección se estrechan; si Scott no fuera hoy senador, los republicanos no podrían impulsar ahora el polémico reemplazo de la jueza Ruth Bader Ginsburg en el Tribunal Supremo. Por eso la semana pasada Trump y su rival, Joe Biden, pujaban por el voto puertorriqueño en Florida, un electorado diminuto. «¡Plan Puerto Rico!», ofreció el demócrata. «¡Ayuda millonaria para la isla!», contraatacó el presidente. Y por eso ahora los demócratas buscan votos en otro colectivo que les beneficia: los exreos. En un sistema electoral dopado por el dinero, el esfuerzo lo abandera uno de los mayores donantes demócratas, el multimillonario -y candidato presidencial frustrado- Michael Bloomberg. Aunque parezca sorprendente en la democracia más vieja y asentada del mundo, la mayoría de las personas que habían pasado por la cárcel, aunque hubieran cumplido su pena, no tenían derecho al voto en este estado. En 2018, un referéndum, impulsado por organizaciones de derechos civiles y la Coalición Cristiana de América, les devolvió ese derecho fundamental por una mayoría del 65,5% de los ciudadanos de Florida. Quienes se oponían a devolverles el voto eran de forma mayoritaria líderes republicanos. Encontraron el año pasado una vuelta a la decisión del referéndum desde su control del poder legislativo: solo podrían votar aquellos que hubieran saldado multas y tasas judiciales. Era una cuestión de aritmética electoral. Buena parte de los convictos pertenecen a las minorías negra e hispana, en especial aquellos que no tienen las condiciones económicas para pagar sus multas. Estos votantes son, a la vez, más proclives a apoyar a los demócratas que a los republicanos. Un juez determinó el pasado mayo que esa ley era inconstitucional. En algunos casos, para los exreos era incluso imposible saber cuánto debían. Pero, hace unos días, a mes y medio de las elecciones, el Tribunal Supremo de Florida revirtió esa decisión y mantuvo la ley de los republicanos. Bloomberg, que se ha comprometido a donar cien millones de dólares para que los demócratas ganen en Florida, ha sido uno de los grandes financiadores de la Coalición para la Restauración de los Derechos en Florida, que busca recuperar votos para los exreos a contrarreloj: ha creado un fondo para pagar sus multas atrasadas y puedan registrarse como votantes antes del 5 de octubre, cuando expira el plazo. Ya han conseguido 20 millones de dólares, con aportaciones de ciudadanos anónimos y el apoyo de figuras populares como la estrella de la NBA Lebron James o el músico John Legend.
22-09-2020 | Fuente: abc.es
Trump pide a la ONU que haga «rendir cuentas» a China por «infectar al mundo»
Donald Trump utilizó este martes la plataforma de la Asamblea General de Naciones Unidas, la gran reunión anual de la comunidad internacional, para atacar a su gran rival durante su primer mandato como presidente de EE.UU.: China. A la pugna comercial y tecnológica que mantienen ambos países desde la llegada del multimillonario neoyorquino a la Casa Blanca se ha visto sumado la pandemia de Covid-19, originada en la ciudad china de Wuhan. Trump ha utilizado a China y a la Organización Mundial de la Salud (OMS) como chivos expiatorios de la crisis sanitaria y económica desatada por el virus en EE.UU., el país más afectado del mundo, con 200.000 muertos y millones de puestos de trabajo eliminados por las restricciones para controlar la pandemia. En su discurso, apenas a 40 días de la cita con las urnas para su reelección, en la que su gestión de la pandemia -para sus críticos, tibia, ineficiente y descoordinada- será clave en el voto, insistió en apuntar con el dedo a China. Acusó a la segunda potencia mundial de «infectar al mundo» y exigió a la ONU que China «rinda cuentas». A la par que a China, Trump acusó a la OMS de complicidad con la dictadura comunista. Aseguró que la organización -que está bajo el paraguas de la ONU- está «controlada» por China. Acusó a ambas de decir al comienzo de la crisis que no había evidencias de transmisión entre humanos y de negar que las personas asintomáticas pudieran transmitir el virus.
1
...