Infortelecom

Noticias de donald trump

22-02-2018 | Fuente: abc.es
El discurso del odio provoca una «nueva era de activismo social», según Amnistía Internacional
En 2017 se han vivido las consecuencias terribles del discurso del miedo y del odio, «que ha pasado de la retórica a la realidad», y que han sido fomentados por los gobiernos perjudicando los derechos humanos. Este es el principal mensaje del último Informe Anual sobre la situación de los derechos humanos en el mundo, realizado por Aministía Internacional y que acaba de ser presentado. El informe, que analiza la situación en 159 países y que por primera vez ha sido presentado en Washington, la capital política de EE.UU., hace un especial hincapié en el papel que en este discurso del odio ha jugado su actual presidente, Donald Trump, que asumió el cargo el 20 de enero de 2017. «La clara medida de odio que adoptó el gobierno de Estados Unidos en enero, cuando prohibió la entrada de las personas procedentes de varios países de mayoría musulmana, preparó el terreno para un año en el que quienes ejercían el liderazgo llevaron la política del odio hasta sus últimas y más peligrosas consecuencias», señaló Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional. Pero no ha sido EE.UU. el único país en fomentar el odio. «Es posible que las políticas de Donald Trump marcaran el principio de un nueva era de regresión en materia de derechos humanos, pero no fueron las únicas. Desde Australia hasta Hungría se puede observar que quienes ejercen el liderazgo llevan mucho tiempo tratando a las personas refugiadas como problemas que hay que apartar, no como seres humanos con derechos, que merecen nuestra compasión», indicó Salil Shetty. En el último año hemos asistido al recorte de derechos en países como Francia, donde las medidas antiterroristas «han restringido los derechos de los ciudadanos»; o Rusia, donde han sido despenalizados delitos de violencia contra la mujer; o también otro ejemplo de retroceso es Polonía, cuyo gobierno ha restringido la defensa de los derechos humanos a través del control de su sistema judicial. Resurgimiento de los movimientos de protesta El segundo mensaje del informe es más positivo: la reacción a ese discurso del odio ha sido el «resurgimiento de los movimientos de protesta. La gente corriente clama justicia», indicó, en la presentación española del informe, la presidenta de AI, Arancha Vicario. «Se está produciendo una nueva era de activismo social». Es la respuesta a la falta de compromiso de los gobiernos con la defensa de los derechos humanos. «Ahora se ciernen sobre los asuntos del mundo los fantasmas del odio y el miedo, y son pocos los gobiernos que salen en defensa de los derechos humanos en estos tiempos de inquietud. En cambio, vemos a líderes como Al Sisi, Duterte, Maduro, Putin, Trump y Xi que menoscaban sin piedad los derechos de millones de personas», afirmó Salil Shetty desde Washington. Un activismo que a su vez ha sido contestado con un incremento de la represión por parte de los gobiernos y grupos de poder, como expuso en Madrid la activista guatemalteca, Yolanda Oquelí, que se ha enfrentado a las multinacionales en su país para defender el medio ambiengte y la tierra, poniendo en riesgo su vida, por lo que actualmente vive asilada en España. «Alzar la voz se ha vuelto peligroso», sentenció Shetty durante la presentación. Así lo atestiguan las cifras. El año pasado, 312 activistas fueron asesinados, frente a los 281 de 2016; mientras que en lo referente a la libertad de expresión, 262 periodistas resultaron encarcelados en 2017, principalmente en países como Turquía, China y Egipto. Si hablamos de periodistas asesinados, México lidera la lista con 11 profesionales muertos en el último año. Libertad de expresión La libertad de expresión es uno de las tres tendencias que ayer destacó el director de Amnistía Internacional en España, Esteban Beltrán, para quien es el «campo de batalla decisivo para la defensa de los derechos humanos». Un campo minado por las restricciones a las organizaciones, por las «fake news» y por el encarcelamiento de periodistas. «Hablar claro se ha vuelto peligroso». En el caso de las ONG, su labor se ha visto entorpecida por leyes que dificultan su financiación, como la ley aprobada por el gobierno de Viktor Orban en Hungría; o por las privaciones de libertad, como ha sufrido personal de la propia AI, como ha sido el caso de su presidente y su directora en Turquía. También se refirió a la mayor censura que los gobiernos han ejercido a través del bloqueo de redes sociales y de páginas en internet, práctica habitual en China, gracias a la aprobación de una ley sobre ciberseguridad; o Tailandia. Apocalipsis de la austeridad La segunda tendencia la calificó Beltrán como «apocalipsis de la austeridad» que provoca un recorte en los derechos humanos, en el acceso a la salud, a la educación y a la vivienda. Y citó el caso del Reino Unido, donde el año pasado «murieron 120.000 personas por los recortes en los servicios sociales». «El futuro es desalentador», sentenció Beltrán ha afirmado. «Si prosiguen las políticas de austeridad, se prevé que (..) en los próximos tres años la austeridad golpeará a más de dos tercios de los países del mundo, y se producirá la pérdida de 2,4 millones de puestos de trabajo». Durante la presentación también se denunció el estado de «Apartheid» que sufren los rohingya, que ha provocado la huida de 700.000 personas a Bangladesh; así como la «débil respuesta» a los crímenes de guerra y lesa humanidad que se sufren países como Siria, que está a punto de entrar en su octavo año de guerra; o Yemen, inmerso en otra guerra civil agravada por el bloqueo económico. Frente a los peores ejemplos, también se expuso la existencia de «victorias importantes» logradas el año pasado, como el matrimonio igualitario logrado en Taiwán o el bloqueo por parte de la Justicia de órdenes ejecutivas «discriminatorias» firmadas por el presidente Trump en EE.UU. Venezuela, agravamiento de la crisis Según el informe anual de Aministía Internacinal, Venezuela país se enfrentó en 2017 a una de las peores crisis de derechos humanos de su historia reciente, con una situación política caótica y un agravamiento de la crisis de suministro de alimentos y material médico que están llevando a miles de personas a protestar. Los medios de comunicación se enfrentan a amenazas de cierre, lo que compromete la libertad de expresión. Las fuerzas de seguridad hicieron uso excesivo de la fuerza para dispersar protestas. Hubo detenciones arbitrarias de personas que se pronunciaban contra el gobierno, y denuncias de tortura y violencia sexual contra manifestantes.
22-02-2018 | Fuente: abc.es
Trump apoya dotar de armas a los profesores para prevenir tiroteos
«Este tiroteo es diferente de los anteriores. Tengo un buen presentimiento. Algo va a cambiar». Las palabras de Daniel Bishop, de 16 años, superviviente de la matanza que segó la vida de diecisiete compañeros en las aulas del Marjory Stoneman Douglas High School, moldean el espíritu con que un centenar de estudiantes cubrieron en autobús los 650 kilómetros que separan su instituto del Capitolio de Florida. La ofensiva de los estudiantes es de largo recorrido. El martes daban el último adiós a sus compañeros. Ayer, pasaron del luto a la acción. Su concentración ante las puertas del legislativo estatal en Tallahassee coincidió con la visita de una representación de alumnos, padres y profesores del instituto a la Casa Blanca, donde Donald Trump escuchó las mismas demandas de control de las armas y de seguridad en los centros educativos. Y el presidente se mostró más explícito y prolijo en sus comentarios que en estos últimos días. Mostró su apoyo a una idea que aún debe ser debatida y que suscita un gran revuelo social: armar a los profesores para prevenir las matanzas en centros de enseñanza. Precisó Trump que no se armaría a todos los docentes y sugirió que bastaría con hacerlo con un 20 por ciento de ellos, aquellos que acepten y sepan manejar armas de fuego. Se les impartirían cursos especializados y portarían sus armas de forma discreta. «A muchos no les gustará la idea», afirmó, y criticó el concepto de escuelas-santuario donde toda arma esté prohibida. «Ello actuaría como imán para los maniacos», concluyó Trump. La posibilidad de armar a los profesores y responsables de los centros levanta ampollas en la comunidad escolar. Muchos la apoyan, al menos tantos como la rechazan. Este encuentro en la Casa Blanca no es sino la antesala de la gran manifestación convocada para el 24 de marzo en el Mall de la capital, donde se espera la llegada de cientos de miles de jóvenes de todo el país. Antes, el día 14, cuando se cumpla el primer mes desde el trágico tiroteo, el instituto de Parkland reunirá otro llamativo acto de silencio por los compañeros malogrados. Y habrá más. La movilización tendrá continuidad el 20 de abril, coincidiendo con el decimonoveno aniversario de la masacre del Columbine High School, en Colorado, donde se recordará a los doce alumnos y al profesor asesinados por dos estudiantes que posteriormente se suicidaron. La campaña va a ser posible gracias a los miles de dólares en donaciones que están recibiendo los organizadores de particulares, algunos de ellos famosos. Ni el primer revés de la Cámara de Representantes estatal, que rechazó casi a su llegada una moción para restringir los rifles de asalto como el que empleó Nikolas Cruz, parece desanimar la mayor movilización de jóvenes estadounidenses frente a las armas de fuego que se recuerda. Otras posibles medidas El anuncio de Trump de impulsar la prohibición de los «bump stock», los dispositivos para multiplicar la velocidad de disparo de las semiautomáticas como la AR-15, aunque no fuera empleada en Parkland, abre la puerta a otras medidas de control. Entre la esperanza de las primeras restricciones legales desde 1994, cuando se prohibieron las armas semiautomáticas para un periodo de 10 años, y el escepticismo de un país tan polarizado ideológicamente, arranca una batalla sonora pero de incierto final. En un ambiente de permanente choque ideológico como el que se respira en Estados Unidos, no podían faltar las primeras suspicacias. En los sectores conservadores radicales se ha insinuado que la movilización estaría infiltrada por movimientos de la extrema izquierda. Hace dos días, fue expulsado del Capitolio de Florida un asistente del representante republicano Shawn Harrison, por afirmar que dos de los portavoces del instituto de Florida eran actores que ya habían comparecido después de otros tiroteos. Sin embargo, a diferencia de crisis precedentes, medios conservadores como los neoyorquinos «Wall Street Journal» y «New York Post», ambos propiedad de Rupert Murdoch, están apostando abiertamente por aprobar limitaciones en el acceso a las armas. El alcance real de los cambios legislativos es una incógnita. La primera ficha la ha movido Donald Trump, aunque por el camino más fácil. La prohibición de los dispositivos para acelerar la cadencia de los disparos es la única medida que no ofrece resistencias. Ni siquiera de la Asociación Nacional del Rifle. Los siguientes pasos le enfrentarían con el poderoso lobby, que la pasada campaña electoral convirtió al outsider republicano en su candidato más financiado: nada menos que 30 millones de dólares contribuyeron a la victoria electoral. Pese a ello, Trump se ha mostrado también partidario de elevar la edad mínima para la compra de los rifles de asalto de los actuales 18 a 21 años. Ayer volvió a reclamar desde Twitter a los congresistas que endurezcan el acceso a las armas de las personas diagnosticadas con desequilibrios mentales. Una iniciativa que se compadece poco con la reforma legal que firmó el propio Trump a los pocos días de llegar a la Casa Blanca, cuando reincorporó a la lista de potenciales compradores a 75.000 presuntos perturbados que su antecesor, Barack Obama, había excluido de acuerdo con la Seguridad Social. Aunque hay acuerdo en un control y un seguimiento más estricto por parte de las agencias federales, los demócratas se oponen a que las licencias para portar armas puedan ser utilizadas indistintamente en cualquier estado. A su juicio, sería una vía de agua contra la efectividad de la legisla
21-02-2018 | Fuente: elpais.com
Los padres de Melania Trump usaron lo que el presidente llama ?inmigración en cadena?
'The Washington Post' revela que los progenitores de la primera dama obtuvieron la residencia permanente por razón de parentesco, una práctica que Donald Trump quiere eliminar
21-02-2018 | Fuente: abc.es
La matanza de Florida arranca las primeras restricciones de armas en décadas
«Este tiroteo es diferente de los anteriores. Tengo un buen presentimiento Algo va a cambiar». Las palabras de Daniel Bishop, de 16 años, superviviente de la matanza que segó la vida de diecisiete compañeros en las aulas del Marjory Stoneman Douglas High School, moldean el espíritu con que un centenar de estudiantes cubrieron en autobús los 650 kilómetros que separan su instituto del Capitolio de Florida. Ni el primer revés de la Cámara de Representantes estatal, que rechazó casi a su llegada una moción para restringir los rifles de asalto como el que empleó Nikolas Cruz, parece desanimar la mayor movilización de jóvenes estadounidenses frente a las armas de fuego que se recuerda. El anuncio de Trump de impulsar la prohibición de los «bump stock», los dispositivos para multiplicar la velocidad de disparo de las semiautomáticas como la AR-15, aunque no fuera empleada en Parkland, abre la puerta a otras medidas de control. Entre la esperanza de las primeras restricciones legales a las armas de fuego en Estados Unidos desde 1994 y el escepticismo de un país tan polarizado ideológicamente, arranca una batalla sonora pero de incierto final. Del luto a la acción La ofensiva de los estudiantes es de largo recorrido. El martes daban el último adiós a sus compañeros. Hoy, pasaron del luto a la acción. Su concentración ante las puertas del legislativo estatal en Tallahassee coincidió con la visita de una representación de padres y profesores del instituto a la Casa Blanca, donde Donald Trump escuchó las mismas demandas de control de las armas y de seguridad en los centros educativos. En Florida, familiares de las víctimas y supervivientes de la otra gran matanza reciente en el estado, la del nightclub de Orlando, donde Omar Mateen segó la vida de 49 personas en junio de 2016, se sumaron a la concentración. En Washington, la entrevista con Trump no es sino la antesala de la gran manifestación convocada para el 24 de marzo en el Mall de la capital, donde se espera la llegada de cientos de miles de jóvenes de todo el país. Antes, el día 14, cuando se cumpla el primer mes desde el trágico tiroteo, el instituto de Parkland reunirá otro llamativo acto de silencio por los compañeros malogrados. Y habrá más. La movilización tendrá continuidad el 20 de abril, coincidiendo con el decimonoveno aniversario de la masacre del Columbine High School, en Colorado, donde se recordará a los doce alumnos y al profesor asesinados por dos estudiantes que posteriormente se suicidaron. La campaña va a ser posible gracias a los miles de dólares en donaciones que están recibiendo los organizadores de particulares, algunos de ellos famosos. En un ambiente de permanente choque ideológico como el que se respira en Estados Unidos, no podían faltar las primeras suspicacias. En los sectores conservadores radicales se ha insinuado que la movilización estaría infiltrada por movimientos de la extrema izquierda. Hace dos días, fue expulsado del Capitolio de Florida un asistente del representante republicano Shawn Harrison, por afirmar que dos de los portavoces del instituto de Florida eran actores que ya habían comparecido después de otros tiroteos. Sin embargo, a diferencia de crisis precedentes, medios conservadores como los neoyorquinos «Wall Street Journal» y «New York Post», ambos propiedad de Rupert Murdoch, están apostando abiertamente por aprobar limitaciones en el acceso a las armas. El alcance real de los cambios legislativos es una incógnita. La primera ficha la ha movido Donald Trump, aunque por el camino más fácil. La prohibición de los dispositivos para acelerar los disparos, ordenada al Fiscal General, es la única medida que no ofrece resistencias. Ni siquiera de la Asociación Nacional del Rifle. Los siguientes pasos le enfrentarían con el poderoso lobby, que la pasada campaña electoral convirtió al outsider republicano en su candidato más financiado: nada menos que 30 millones de dólares contribuyeron a la victoria electoral. Pese a ello, Trump se ha mostrado también partidario de elevar la edad mínima para la compra de los rifles de asalto de los actuales 18 a 21 años. Ayer volvió a reclamar desde Twitter a los congresistas que endurezcan el acceso a las armas de las personas diagnosticadas con desequilibrios mentales. Una iniciativa que se compadece poco con la reforma legal que firmó el propio Trump a los pocos días de llegar a la Casa Blanca, cuando reincorporó a la lista de potenciales compradores a 75.000 presuntos perturbados que su antecesor, Obama, había excluido de acuerdo con la Seguridad Social. Seguridad en los colegios La reforma legal para endurecer la revisión de los historiales médicos depende de la negociación que mantienen republicanos y demócratas. El último intento, durante los últimos meses del mandato anterior, llegó a sumar mayoría en la Cámara de Representantes, pero se frustró en el Senado. Aunque hay acuerdo en un control y un seguimiento más estricto por parte de las agencias federales, incluidas sanciones a los vendedores y un mayor seguimiento de las bases de datos, los demócratas se oponen a que las licencias para portar armas puedan ser utilizadas indistintamente en cualquier estado. A su juicio, sería una vía de agua contra la efectividad de la legislación. El presidente valora otras medidas como reforzar la seguridad en los colegios, aunque la posibilidad de armar a los profesores y responsables de los centros levanta ampollas en la comunidad escolar.
21-02-2018 | Fuente: abc.es
Dastis pide a Irán un enfoque constructivo para contribuir a la estabilidad en la región
España apuesta por dar un margen de confianza a Irán para que se convierta en un elemento de estabilización en la región. Ese fue el mensaje que hoy transmitió el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, a las autoridades iraníes con las que se reunió en Teherán, entre ellas, el presidente, Hasan Rohani. Desde que Donald Trump amenazó a mediados de enero con retirarse del acuerdo nuclear suscrito en verano de 2015, si no se introducían modificaciones en el mismo, Dastis ha sido el primer ministro de Asuntos Exteriores en viajar a Irán, con el mensaje de que los europeos siguen considerando el pacto nuclear como un instrumento útil para rebajar la tensión en Oriente Medio. Washington espera que la UE sea capaz de convencer al régimen de los ayatolas de que se avengan a dialogar sobre posibles cambios. De ahí que, en su entrevista con el influyente Ali Akhbar Velayati, consejero de Asuntos Exteriores del líder supremo, Ali Khamenei, Dastis dijera estar «convencido» de que Irán, «con un enfoque constructivo y de diálogo contribuirá a estabilizar una región que sufre un estado de agitación que no beneficia a nadie». «Distensión en la región» Tras su encuentro con Velayati, Dastis añadió ante los periodistas que España «quiere modestamente, contribuir, a un proceso de distensión en la región y animarles a desarrollar un papel constructivo para garantizar la estabilidad y la prosperidad en Oriente Medio». Durante su reunión con Dastis, Velayati reconoció que la UE ha tenido «una mirada diferente respecto a Irán y la región» y aseguró que quienes no conocen bien Irán y la sensibilidad hacia la región, se perjudican a ellos mismos, en clara alusión a Estados Unidos. Y añadió que «hay que dejar el destino de los pueblos de esta región a los pueblos de esta región y no a los extranjeros».
21-02-2018 | Fuente: abc.es
Trump prohibirá los dispositivos que convierten los rifles de asalto en ametralladoras
La exigencia de medidas de control de las armas de fuego, tras la matanza de 17 personas en el instituto de Parkland (Florida), recibió este martes la primera respuesta concreta. Donald Trump firmó un memorándum ordenando a la Fiscalía General impulsar las «medidas necesarias» para prohibir la venta del llamado «bump stock», un dispositivo que permite convertir las armas semiautomáticas en automáticas multiplicando diabólicamente su capacidad de fuego. No fue utilizado por Nikolas Cruz la semana pasada en Florida, pero sí por Stephen Paddock, el pistolero que en octubre dejó un reguero de 58 cadáveres y más de ochocientos heridos al tirar como un poseso desde la ventana de su hotel de Las Vegas. La instalación del dispositivo le permitió convertir su rifle de asalto en una máquina de guerra y lanzar contra la multitud cientos de proyectiles en muy pocos minutos. La iniciativa de Trump mantiene en el aire otras posibles decisiones para restringir el acceso a las armas de fuego, en medio de un ambiente de protesta que encabezan los compañeros de las víctimas de Florida y que ha movilizado a cientos de miles de estudiantes en Estados Unidos como nunca antes. El presidente ya se ha pronunciado a favor de limitar la venta a personas con desequilibrios mentales diagnosticados. Senadores republicanos y demócratas negocian una reforma legal estos días. Pero es la limitación de la compra de rifles semiautomáticos como el AR-15, el utilizado en todos los últimos tiroteos, la que genera más controversia. La sociedad, dividida La Casa Blanca no ha dado una opinión al respecto, pero aseguró que está «sobre la mesa de debate», según su portavoz, Sarah Sanders. Pero la diferencia con respecto a los «bump stocks», rechazados por la gran mayoría de los ciudadanos, es que la opinión pública estadounidense se halla dividida casi exactamente por la mitad ante la posibilidad de restringir armas como la que también utilizó Nikolas Cruz en el Marjory Stoneman Douglas High School de Parkland. Un 50% se muestran en contra de su venta, mientras que un 46% están a favor, según una encuesta publicada ayer por el «Washington Post». En un país donde buena parte de las competencias sobre armas de fuego es estatal, la primera reacción de la Cámara de Representantes de Florida fue rechazar este martes una moción para abordar su limitación, por 71 votos frente a 36. No sólo la tradición influye en este apego a las armas. Es el reflejo de una nación tan polarizada ideológicamente los últimos años, que ha hecho del apoyo y el rechazo a las armas su nuevo ADN político, según el experto demoscópico Nate Silver: «Más que por la raza, la religión o el género, hoy es más fácil identificar así a un demócrata y a un republicano». Partiendo de una exigencia mayoritaria de que el Congreso y Trump tomen medidas de control -seis de cada diez entrevistados-, la encuesta del diario washingtoniano sólo muestra consenso sobre impedir la compra a personas con alguna perturbación mental. Sin distinción de ideología, el 80% son partidarios.
21-02-2018 | Fuente: abc.es
Empresario, chef de Putin, mercenario y cabecilla de la «fábrica de trolls» para hundir a Clinton
Evgueni Prigozhin, de 56 años de edad, es el cabecilla de los 13 acusados por el fiscal especial estadounidense, Robert Mueller, de injerencia en las elecciones de 2016 para hundir a la candidata demócrata, Hillary Clinton, y posibilitar la victoria de su adversario, Donald Trump. Todo el mundo en Rusia le conoce como «el cocinero de Putin», por ser él quien organiza los banquetes que ofrece el presidente. Esta proximidad con el primer mandatario del país le permitió intimar con él, ganarse su confianza, acceder a determinados negocios y, lo más relevante, llegar a convertirse en una pieza esencial de la acción soterrada del Kremlin, de lo que ha venido a llamarse la «guerra híbrida» de Putin. Mueller le imputa a él y a los otros 12 inculpados en la «trama rusa» por «sembrar discordia» en el sistema político de Estados Unidos, difundir mentiras masivamente para favorecer a Trump en detrimento de Clinton y crear cuentas ficticias en las redes sociales, sobre todo en Facebook, Twitter, Instagram y Youtube, haciéndose pasar por ciudadanos estadounidenses. Al frente de toda esta confabulación estaba Prigozhin, con cuyo dinero fue creado el centro desde donde operaba su grupo de desestabilizadores, la llamada «fábrica de trolls» de Lajta, situada en Ólguino, barrio de la periferia noroeste de San Petersburgo. Desde esta sede, que lleva el nombre de Agencia de Estudios de Internet, llevaron a cabo lo que Mueller llama «guerra informativa contra Estados Unidos». Algunos de sus miembros realizaban además frecuentes viajes al otro lado del Atlántico. Concretamente a California, Colorado, Georgia, Illinois, Luisiana, Michigan, Nevada, Nuevo México, Texas y Nueva York. Centraron su trabajo sobre los llamados «swing states", aquellos con mayor número de indecisos en dar su voto a republicanos o demócratas. Al parecer, hubo «centenares» de personas involucradas en la trama con un presupuesto de varios millones de dólares. Generaron información negativa contra Clinton y los rivales republicanos de Trump, Ted Cruz y Marco Rubio. Por contra, promovían noticias positivas para el adversario de Clinton, Bernie Sanders. La «Fábrica de Trolls» de Lajta fue fundada por Prigozhin en 2013 con la tarea de crear una imagen positiva de la Rusia de Putin en el mundo. Al año siguiente, tras la anexión de Crimea y la guerra en el este de Ucrania, el cocinero del Kremlin montó junto a la frontera con Ucrania una base de «voluntarios» para llevar cabo acciones armadas contra el Ejército de Kiev. Por esta razón, Prigozhin fue incluido, en 2016, en las listas de sanciones de Washington. La experiencia de utilizar paramilitares en Crimea y las regiones separatistas ucranianas de Donetsk y Lugansk, sirvió para que este amigo del presidente ruso constituyera la firma de mercenarios Wagner, muchos de cuyos hombres murieron el pasado 7 de febrero en Deir ez Zor, al noreste de Siria, en un ataque de la coalición internacional que lidera Estados Unidos. El periodista ruso exiliado en Ucrania, Evgueni Kisiliov, observa una «relación directa» entre lo sucedido en Siria con los combatientes del grupo Wagner, que intentaron arrebatar a los kurdos unas instalaciones petrolíferas, y las acusaciones de Mueller. "Son eslabones de una misma cadena", considera Kisiliov. A Prigozhin se le atribuyen también acciones propagandísticas a través de la «Fábrica de Trolls» contra los opositores de Putin, en primer lugar contra Alexéi Navalni y su Fundación de Lucha contra la Corrupción (FBK según sus siglas en ruso). Lo poco que se sabe de la vida privada del "cocinero" es gracias a las entradas en Instagram de sus hijos con fotografías de un lujoso yate, avión privado y un antiguo Lincoln Continental restaurado. Prigozhin nació el 1 de junio de 1961 en Leningrado, actual San Petersburgo. Pasó 9 años en la cárcel por robo y otros delitos. Cuando fue puesto en libertad, abrió varios restaurantes, en uno de los cuales conoció a Putin, y creó después una cadena de tiendas de alimentación. Su ascensión vino con la aparición de su negocio estrella Concord Catering, con el que daba servicio al Kremlin en grandes eventos oficiales y encuentros privados. Estos encargos, según el FBK, se elevaron a la suma de 3.100 millones de dólares. La revista de economía «Negocios en San Petersburgo» calcula su fortuna en 7.140 millones de rublos (unos 102 millones de euros).
20-02-2018 | Fuente: abc.es
De Mariano Rajoy a Donald Trump: así bailan los líderes mundiales
El pasado lunes salió a la luz un vídeo en que se veía cómo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se movía al ritmo «Mi gran noche», mítico tema de Raphael, en el convite de una boda en Murcia. Sin embargo, no se trata del único mandatario al que el mundo ha visto bailar. Ya sea en algún acto de campaña, para celebrar las victorias (o hacer más llevaderas las derrotas) o con el fin de disfrutar de su tiempo libre; no pocos dirigentes ?con más o menos destreza? se han lanzado a hacer cimbrear el esqueleto. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, accedió a hacer un «striptease» en 2013, cuando aún no tenía potestad sobre los designios de su país (aunque ya lideraba el Partido Liberal de Canadá). Eso sí, por una causa benéfica. Se quitó la chaqueta, la corbata y la camisa al ritmo, no de la música, pero sí de los gritos del público. También se vio formar parte de un espectáculo a su homólogo estadounidense, Donald Trump; aunque la situación era muy diferente. Cuando el pasado 20 de mayo llegó a Riad, capital de Arabia Saudí, no dudó en participar en la ceremonia de bienvenida que le brindó el rey Salmán bin Abdulaziz y bailar la tradicional danza con espadas . El mandatario se mecía de un lado a otro con su sempiterno tupé rubio y sus ya más que conocidas muecas, mientras que el resto de bailarines lo rodeaban, cantaban y danzaban. Donald Trump baila la tradicional danza con espadas saudíNo es la única vez que Trump ha salido a la pista de baile. El día de la gala inaugural (con que se celebraba su ascenso al poder el 20 de enero de 2017) bailó, agarrado a su esposa, Melania Trump, «My way», de Frank Sinatra. Su predecesor, Barack Obama, también se mostró dispuesto a lucir sus dotes de baile en varias ocasiones. Lo hizo en el programa de la popular presentadora y comediante estadounidense Ellen Degeneres, cuando acudió a Argentina en marzo de 2016 ?se atrevió a moverse al compás del tango con la bailarina Mora Godoy? y en la recepción que hizo en la Casa Blanca la noche Halloween de 2016, donde bailó «Thriller», de Michael Jackson, junto a la ex primera dama, Michelle Obama. Durante una visita oficial que realizó a Jamaica en octubre de 2015, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, bailó reggae mientras, a sus espaldas, una banda tocaba las canciones más conocidas de este popular género musical, nacido en el país caribeño. Así lo recoge el diario estadounidense The Washington Post. Por su parte, Nicolás Maduro, se dejó contagiar por la musicalidad de la salsa el día que estrenó su programa de radio (La Hora de la Salsa), que se emite de lunes a viernes, a partir de las doce del mediodía, en Radio Miraflores. Corría el mes de noviembre de 2016 y ?a pesar de que la tensión entre el Gobierno y la oposición crecía, la crisis social se avivaba y la violencia se apoderaba de las calles de las principales ciudades? el dirigente venezolano no ocultó su alegría por estrenar su propio espacio radiofónico y bailó acompañado de su mujer, Cilia Flores. No ha sido el único mandatario latinoamericano que ha bailado en público. Mauricio Macri, presidente de Argentina, convirtió el escenario del búnker de Cambiemos en una pista de baile tras conocer el resultado de las elecciones presidenciales de 2015, que le daban la victoria. No se dejó casi ningún palo de la danza; bailó rock, cumbia y pop. A pesar de ser no ser la presidenta de su país (pero sí de su partido: el Frente Nacional francés), los pasos de baile de Marine Le Pen llamaron la atención dentro y fuera de las fronteras galas. Fue tal su alegría al conocer los resultados [de la segunda vuelta] de las elecciones presidenciales de 2017 que no vaciló en bailar. Lo hizo (a puerta cerrada y junto a sus compañeros) al ritmo de la mítica canción «I Love Rock'N Roll» ?de Joan Jett & the Blackhearts?, del himno gay YMCA ?de los Village People? y de los temas del intérprete francés Jean-Jacques Goldman. Anque el vencedor fue Emmanuel Macron (líder de En Marcha), su formación había logrado, en sus palabras, un resultado «histórico y masivo»: había recibido el 33,94 % de los votos. Un desenlace que contrastaba con el que su padre, Jean-Marie, protagonizó en 2002, cuando se quedó por debajo del 18% en la segunda vuelta que disputó a Jacques Chirac. @MikeStnm_ célébrant la défaite de Marine LePen pic.twitter.com/FwnpYTXBss? WAKANDA (@TheLionBey) 7 de mayo de 2017
19-02-2018 | Fuente: abc.es
Trump apoya «mejorar» el control de antecedentes para los compradores de armas
El presidente estadounidense, Donald Trump, apoya la posibilidad de «mejorar» el sistema federal de control de antecedentes criminales para los compradores de armas, aseguró la Casa Blanca, en un aparente gesto hacia quienes piden medidas en ese sentido tras el tiroteo del miércoles en Florida. «El presidente habló el viernes con el senador (republicano John) Cornyn sobre el proyecto de ley bipartidista que presentaron el senador (demócrata Chris) Murphy y él para mejorar el cumplimiento a nivel federal de la legislación de verificación de antecedentes criminales», dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders. «Aunque las conversaciones continúan y se están considerando cambios (al proyecto de ley), el presidente apoya los esfuerzos para mejorar el sistema federal de verificación de antecedentes», añadió. El proyecto de ley al que hace referencia la Casa Blanca tiene un alcance muy limitado, pero llega en medio de un nuevo clamor para ampliar el control de armas de fuego en Estados Unidos, tras el tiroteo que el pasado miércoles dejó 17 muertos en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland (Florida). Trump es un defensor de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), un poderoso grupo de presión que se opone a cualquier límite a la posesión de armas en Estados Unidos, y en su respuesta a los tiroteos registrados durante su presidencia nunca ha mencionado la necesidad de un mayor control de armas. Normativa de Obama suspendida De hecho, un mes después de llegar al poder, Trump firmó una ley que suspendía una regulación de su predecesor, Barack Obama, para impedir que las personas con problemas mentales puedan acceder a la compra de armas. El proyecto de ley de Cornyn y Murphy fue presentado en noviembre pasado, y obligaría a aplicar el requisito ya existente de que las agencias federales informen de cualquier crimen al Sistema Nacional Instantáneo de Verificación de Antecedentes Criminales (NICS, en inglés) del FBI. También crearía incentivos financieros para que los estados informen al NICS de cualquier ofensa criminal, con el objetivo de fortalecer esa base de datos y prevenir que aquellas personas con antecedentes criminales puedan adquirir un arma de fuego. No está claro si el Congreso sería capaz de aprobar medidas que fueran más allá del plan limitado de Cornyn y Murphy, dado que en 2013, tras un intento del entonces presidente Obama de aumentar el control de armas, el Senado rechazó ampliar los exámenes de antecedentes pese al consenso que eso generaba en el país.
19-02-2018 | Fuente: abc.es
Trump apoya restringir la compra de armas en EE.UU. ante la presión popular
¿Habrá un antes y un después de la matanza de Parkland, Florida? Los precedentes invitan a pensar que no. En diciembre de 2012, muchos pensaron que el atroz asesinato a tiros de veinte niños en la escuela elemental de Sandy Hook, en Newtown (Connecticut), cambiaría la historia de Estados Unidos para siempre. Cinco años después, un país atenazado por una arraigada tradición cultural consagrada en la Constitución y la trágica realidad de una absurda violencia que entierra a sus hijos adolescentes, sigue preguntándose qué hacer con las armas de fuego. En medio de la presión estudiantil, que llevará el domingo a Washington una movilización sin precedentes, convocada por las redes sociales, senadores republicanos y demócratas negocian una revisión más estricta de los antecedentes penales y mentales de los compradores. La reforma legal buscaría impedir que potenciales pistoleros tengan la misma facilidad de la que se sirvió Nikolas Cruz para hacerse con una AR-15 y llevar el infierno a las aulas. La escéptica atmósfera que rodea al Congreso cada vez que se plantea una restricción del acceso a las armas de fuego no ha impedido que dos senadores, uno republicano y otro demócrata, presenten un proyecto compartido. John Cornyn y Chris Murphy plantean un endurecimiento de las condiciones para poder comprar armas, tanto en la normativa federal como estatal. La reforma intenta que las amplias competencias de regulación de cada estado no se conviertan en una vía de escape que haga inútil la nueva legislación. El presidente Trump recibe a Paul Ryan Donald Trump contactó el sábado con Cornyn para respaldar su iniciativa. El domingo, en su mansión de Mar-a-lago, en Florida, recibió al presidente del Congreso, Paul Ryan, para abordar el asunto. Aunque las declaraciones previas del líder republicano apuntaban a una cerrada defensa de la segunda enmienda de la Constitución (el derecho a portar armas), la presión popular parece empujar también a los conservadores a aprobar medidas. Las elecciones del «midterm» (de medio mandato), en noviembre, pueden estar modificando el tradicional cierre de filas con el que los republicanos se resisten a modificaciones legales en el control de las armas de fuego. Este lunes, la Casa Blanca, mediante su portavoz adjunto, Raj Shah, fue más preciso al informar de que Trump «respalda los esfuerzos para llevar a cabo una revisión del sistema de control de los antecedentes» de los compradores. El mensaje se corresponde con la primera reacción del presidente poco después de la tragedia de Parkland, que atribuyó a la autoría de «un desequilibrado mental». Después se abriría paso el «mea culpa» con que el FBI asumía no haber seguido el protocolo de una investigación en toda regla, después de recibir un mes antes la inquietante llamada de una persona cercana al asesino que alertaba de sus intenciones. Los primeros avances contrastan con trece meses de mandato Trump sin ánimo de tomar iniciativa alguna. Más bien al contrario, una de las primeras decisiones que el presidente adoptó nada más aterrizar en el Despacho Oval fue la anulación de una medida adoptada por su antecesor, Barack Obama, que dejaba fuera del acceso a las armas a 75.000 personas consideradas inestables mentalmente. Se trataba de una lista elaborada a partir de los datos de la Seguridad Social. Una decisión de manga ancha que la Casa Blanca intenta ahora mantener en el olvido, al negarse a facilitar la imagen de su firma, que, contra lo que es habitual, no se dio a conocer a bombo y platillo. Y un precedente que lleva a pensar que Trump descargará cualquier responsabilidad sobre el control de las armas en el Congreso, limitándose a avalar con su visto bueno cualquier reforma que voten los senadores. Sin avances tras la masacre de Las Vegas Ni siquiera la reforma legal que parecían haber consensuado republicanos y demócratas tras la matanza de Las Vegas, donde Stephen Paddock asesinó a 58 personas e hirió a 850, ha salido después adelante. Desde aquel fatídico 1 de octubre, no se ha concretado un solo avance legislativo para prohibir los llamados «bump stock». Un dispositivo como el que utilizó el pistolero para convertir en automática su AR-15 y multiplicar diabólicamente la capacidad del arma de realizar más disparos en el menor tiempo posible. Pese a que desde un principio los legisladores de ambos partidos se mostraron de acuerdo en vetar la compra de estos dispositivos, la intención no se ha traducido en norma alguna.
1
...