Infortelecom

Noticias de disturbios

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Bannon se queda solo en su revolución
Las críticas explosivas de Steve Bannon a Donald Trump y su familia en un nuevo libro han provocado un terremoto político en EE.UU. de consecuencias todavía difíciles de calibrar. El que fuera la mano derecha del presidente de EE.UU. en la campaña electoral y en sus primeros meses en la Casa Blanca ha visto cómo aliados clave -financieros y políticos- de su agenda ambiciosa nacionalista le han dado la espalda por su ruptura con el jefe. La revolución contra el «establishment» republicano -las mismas ideas en las que basó la campaña de Trump- que ha alentado tras su salida de la Casa Blanca el pasado verano está ahora más en peligro que nunca. Poco después de que la prensa recogiera alguna de las revelaciones de Bannon en «Fire and Fury: Inside the Trump White House», del periodista Michael Wolff, el gurú del ultranacionalismo estadounidense aparece más abandonado de lo que se creía. En el libro, Bannon insulta a dos hijos de Trump -Donald Jr. e Ivanka-, califica de «traidora» la reunión del primero con agentes rusos en la Torre Trump durante la campaña, retrata a un presidente electo inseguro y aterrorizado por su victoria electoral y da detalles sobre la inconsistencia de su mandato, como el hecho de no nombrar al diplomático John Bolton como asesor de seguridad nacional porque tenía bigote. La defección más clara -y más importante- es la de Rebekah Mercer, hija del magnate financiero Robert Mercer, considerada la donante más influyente del partido republicano y clave en el ascenso de Trump a al presidencia de la mano de Bannon. «No apoyamos sus recientes acciones y afirmaciones», aseguró Mercer en un comunicado, después de aclarar que «mi familia y yo no hemos tenido contacto con Steve Bannon en muchos meses y no hemos aportado apoyo financiero a su agenda política». El distanciamiento entre los Mercer no solo es un problema para Bannon por el músculo financiero de sus exaliados. También porque están entre los principales accionistas de Breitbart, la plataforma de medios de la que Bannon es presidente y desde la que ha propagado con fuerza su mensaje antielistista y ultranacionalista. En su comunicado, Mercer aseguró que seguían «comprometidos» con su inversión en Breitbart, lo que abrió las sospechas sobre presiones para que Bannon abandonara la presidencia. Según «The Washington Post», Mercer tuvo conversaciones con ejecutivos de Breitbart sobre un posible movimiento para forzar su salida, lo que abriría otra brecha en el movimiento ultranacionalista. Además de Mercer, varios candidatos políticos republicanos que Bannon ha propulsado para luchar contra el «establishment» del partido conservador mostraron también su alejamiento del exestratega jefe de la Casa Blanca. Por ejemplo, Michael Grimm, candidato a senador por Nueva York en las elecciones legislativas de este año y que se ha mostrado muy cercano a Bannon en los últimos meses, aseguró que sus declaraciones en el libro «no tienen base» y que son «más que alarmantes». Danny Tarkanian, que intentará arrebatar el escaño de senador al también republicano Dean Heller en Nevada, también se distanció de Bannon. «Me metí en la carrera electoral antes de hablar o tener ninguna relación con Steve Bannon», dijo a «The New York Times». «Lo hice por mi apoyo a las políticas de ?América primero? del presidente Trump». Disensiones Eric Beach, asesor de Kelli Ward, una candidata a la cámara alta por Arizona que ha seguido al pie de la letra el credo de Bannon, asegura ahora que Bannon no ha tenido un papel central en la campaña y que la relación con la exmano derecha de Trump era limitada. La estampida de sus aliados pone en entredicho la capacidad de Bannon de liderar la revolución anti «establishment» que prometió este otoño. Su salida de la Casa Blanca -poco después de la equívoca reacción de Trump a los disturbios raciales en Charlottesvill e- fue el episodio más evidente del abandono del presidente de la agenda nacionalista que había marcado. «La presidencia de Trump por la que luchamos, y ganamos, se ha acabado», dijo en aquel momento. Regresó a Breitbart y prometió redoblar la lucha contra las elites políticas. El primer objetivo de su revolución era acabar con Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado y símbolo, para Bannon, de un partido conservador que ha dado la espalda a los intereses esenciales de los estadounidenses y al que llama «panda de globalistas» con «odio total» al votante de Trump. Su plan era aupar, desde la enorme ascendencia de Breitbart entre las bases republicanas, a candidatos al Senado para las elecciones de este año que contribuyeron a forzar la salida de McConnell. La victoria sorprendente de Roy Moore en las primarias de Alabama (aunque después, con todavía mayor sorpresa, perdió en la elección ante un demócrata) y la decisión de tres senadores del «establishment» de no presentarse a la reelección el año que viene se entendieron como un triunfo de Bannon. Su ruptura con Trump (ayer el presidente le colocó en Twitter un mote, «Chapucero Steve», después de atacarle con fuerza tras conocer el contenido del libro) pone esta revolución en entredicho. Se antoja como una apuesta arriesgada -dicen que el ego de Bannon es incluso superior al de Trump- en la que se definirá si las base inexorable de votantes de Trump pertenece al presidente o a su gran ideólogo y agitador.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Dos muertos en disturbios tras la violación y asesinato de una niña de siete años en Pakistán
Dos personas han muerto en los enfrentamientos que se han producido este miércoles en la ciudad paquistaní de Kasur cuando un grupo de manifestantes ha atacado una comisaría en protesta por la muerte y violación de una niña de siete años y la Policía ha respondido con fuego real. El cuerpo de Zainab Ansari fue encontrado el martes en un contenedor de basura cuatro días después de que su familia denunciara su desaparición. Es el vigésimo caso de una niña que es secuestrada, violada y asesinada en el último año en Kasur. Los padres de Ansari, que no estaban en el país cuando su hija desapareció, han aterrizado este miércoles en el aeropuerto internacional de Islamabad, donde les esperaba la prensa paquistaní. «Quiero Justicia, quiero Justicia», ha repetido la madre. Los vecinos de Kasur, por su parte, se han echado a las calles para expresar su indignación con la Policía, a la que acusan de no investigar en profundidad estos casos. Los manifestantes se han dirigido contra la comisaría de Kasur y han atacado, según el portavoz del Gobierno de Punyab, Malik Muhamad Ahmad Jan. Un grupo de personas se manifiesta tras la violación y muerte de Zainab Ansari - Efe «Han comenzado a lanzar piedras y algunos manifestantes armados han disparado contra la Policía», ha dicho Jan a Reuters. «Para pararlos, la Policía ha realizado disparos al aire», ha relatado. El portavoz gubernamental ha confirmado que dos personas han muerto y otra ha resultado herida. Saleem ur Rehman, residente local, ha contado que «la protesta transcurría de forma pacífica y algunos estudiantes han comenzado a lanzar piedras, a lo que la Policía ha respondido disparando contra la multitud». «La situación de orden público aquí es realmente mala. Ha habido muchos incidentes. Por eso protestamos», ha añadido. «Lo cogeremos pronto» El caso ha adquirido tal dimensión que el ministro principal de Punyab, Shahbaz Sharif, ha reclamado acciones inmediatas. La Policía de Kasur ha negado cualquier negligencia y el agente Zulfiqar Hameed ha asegurado a Reuters que cuatro secuestradores ya han sido detenidos y otro ha muerto durante una persecución policial. Hameed ha confiado además en que el caso de Ansari se esclarecerá pronto. «Tenemos imágenes de las cámaras de seguridad que muestran a un hombre joven llevándosela. Lo cogeremos pronto», ha afirmado. La Policía ha recogido muestras de AND de 95 sospechosos, ha revelado.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Túnez despliega al Ejército para contener las protestas contra los recortes
Las autoridades tunecinas desplegaron al Ejército para intentar contener la oleada de protestas contra los planes de austeridad del Gobierno, que hasta el momento han dejado un manifestante muerto y cerca de 600 detenidos. Tras los disturbios de los últimos días, el primer ministro, Yusef Chahed, anunció la apertura de una investigación sobre «una violencia que no podemos aceptar. El Estado se mantendrá firme», pero quiso distinguir entre «delincuentes» y «la gente joven que ha perdido la esperanza generada por la revolución», según recogió la agencia de noticias TAP. El domingo está convocada una gran marcha que coincidirá con el séptimo aniversario de esa «revolución del Jazmín» a la que hizo alusión el primer ministro, que acabó con la larga dictadura de Zinedin el Abedin Ben Ali y fue la chispa que prendió la bautizada como «primavera árabe», que se extendió a Egipto, Libia, Yemen y Siria. Democracia débil Las peticiones de libertad y democracia que se escuchaban en Túnez en 2011 se han convertido en eslóganes contra la Ley de Presupuestos de 2018, que recoge importantes recortes en las subvenciones y aumenta los impuestos. Gritos que se han escuchado también en Sidi Bouzid, localidad agrícola del centro de Túnez en la que Mohamed Boauzizi se inmoló en diciembre de 2010 y su caso hizo explotar la ira de la población contra Ben Ali. Aunque los analistas apuntan al pequeño país norteafricano como ejemplo de transición a la democracia tras el derrocamiento de Ben Ali, este es el noveno gobierno desde el final de la dictadura y la gran coalición entre islamistas (Ennahda) y nacionalistas (Nida Tunis) no es capaz de encontrar la fórmula para superar la crisis generada por la caída en picado de las inversiones extranjeras y del turismo, ni de implementar las reformas más importantes que recoge la Constitución aprobada en 2014. El principal partido de la oposición, el izquierdista Frente Popular, anunció su intención de intensificar unas movilizaciones que se han extendido especialmente al centro y oeste del país, lo que vuelve a poner de manifiesto las fuertes desigualdades regionales, y que fueron convocadas el 3 de enero por una plataforma llamada Fesh nastanneu? (¿A qué esperamos?). El principal partido de la oposición, el izquierdista Frente Popular, anunció su intención de mantener el llamamiento a las movilizaciones, pese a que el primer ministro pidió tranquilidad en los medios locales ya que «el país pasa por dificultades, pero creemos que el 2018 será el último año difícil para los tunecinos».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Se propagan los disturbios a causa del hambre por el sur y la zona andina de Venezuela
Los saqueos a los comercios y a los camiones que transportan alimentos a Caracas se han extendido desde Bolívar, en el sur de Venezuela, hacia la zona andina. Los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad se saldaron el jueves con cuatro muertos y 15 heridos, que se suman a las seis víctimas mortales de las últimas dos semanas. Los disturbios ocurrieron en una zona agrícola del norte de Mérida, en las localidades de Caño La Yuca, El Pinar Tucaní, Palmarito y Arapuey, donde un grupo de personas saqueó los comercios y algunos camiones. MÉRIDA. Arapuey 4 muertos y más de 15 heridos. Tomada la población por el CONAS, GNB y policía de Mérida. Declarado toque de queda después de las 6 pm. Comerciantes buscan defender sus propiedades? Gaby Arellano (@gabyarellanoVE) 11 de enero de 2018La diputada Gaby Arellano aseguró en su cuenta de Twitter que en la localidad de Arapuey hubo cuatro muertos y más de quince heridos, que la población estaba «tomada» por la Guardia Nacional Bolivariana y la Policía de Mérida, y que se decretó el toque de queda a partir de las seis de la tarde. Arellano precisó que los comerciantes «buscan defender sus propiedades». Manuel Alberto Oria Márquez, de 23 años, murió en el Centro de Diagnóstico Integral (CDI) de Santa Elena de Arenales por una herida de bala. Al parecer intentó robar un camión en el peaje de Tucaní, en el sector Caño La Yuca. Un adolescente de 17 años también perdió la vida al recibir un disparo en el pecho, cerca de la pasarela de Arapuey. Según el testimonio de los vecinos, un grupo de personas armadas se presentó en unos vehículos mientras se celebraba una protesta por la falta de alimentos y se pusieron a disparar contra los manifestantes. Otras víctimas fueron Arturo Lino Volcanes Guillén, de 23 años, y Elizabeth Sierra, de 26 años. Los heridos fueron trasladados al hospital de Valera Ticani y El Vigía. Seis muertos Con los cuatro muertos de Mérida son ya seis las víctimas mortales de las protestas y saqueos en las dos últimas semanas a causa del hambre y la escasez de alimentos. El pasado 31 de diciembre una joven embarazada de 19 años murió tras recibir un disparo en la cabeza, presuntamente realizado por un militar, mientras hacía cola para comprar jamón distribuido por el Gobierno en Caracas. Y el 10 de enero, un joven de 19 años pereció durante un saqueo a camiones cargados con harina y pollo en la ciudad de Guanare (Portuguesa). Tanto el Gobierno de Nicolás Maduro como la oposición se acusan mutuamente de los saqueos y la violencia con los que ha comenzado 2018.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Cerca de 700 venezolanos al día solicitan refugio en Perú
Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de Perú se ha informado de que cada día reciben a unos 700 venezolanos para solicitar refugio en el país, por lo que ha habilitado una oficina especial en San Isidro, en Lima, para legalizar su situación y poder trabajar. Al iniciar este proceso, todos los extranjeros reciben un permiso temporal de trabajo, según recoge el diario peruano «El Comercio». En las últimas semanas se han propagado los disturbios a causa del hambre por el sur y la zona andina de Venezuela. Se han producido varios saqueos en locales comerciales, debido a la falta de bienes de primera necesidad como comida o medicamentos. Un joven de 19 años murió este miércoles al recibir un disparo durante el saqueo de un camión que transportaba harina en una localidad del oeste de Venezuela. El presidente, Nicolás Maduro, culpa de la crisis a la «guerra económica» que habrían lanzado la «derecha» venezolana y regional, si bien la oposición señala a la mala gestión y a la corrupción en el Palacio de Miraflores.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Violentas protestas en Honduras a una semana de que el presidente Hernández renueve su mandato
Continúa la crisis electoral en Honduras. A falta de una semana de que el conservador Juan Orlando Hernández renueve su segundo término como presidente, cientos de seguidores de la Alianza de Oposición Contra la Dictadura se manifestaron el sábado por las calles del país para mostrar su frontal rechazo a que el mandatario jure de nuevo el cargo. Liderados por Salvador Nasralla, la oposición considera que aceptar la investidura de Hernández sería consumar el fraude electoral que presuntamente cometieron las instituciones al actuar en favor de su rival en los polémicos comicios del 26 de noviembre de 2017. Aunque las protestas se concentraron sobre todo en Tegucigalpa, la capital, la convocatoria tuvo lugar a nivel nacional. Los manifestantes levantaron barricadas con piedras y neumáticos para dificultar el tráfico, sobre todo en la carretera que conecta Tegucigalpa con San Pedro Sula, una de las principales vías del país centroamericano. Antidisturbios y militares se enfrentaron a los manifestantes para eliminar las barricadas y lanzaron gas lacrimógeno para dispersar la protesta. Por el momento, la convocatoria se ha saldado con un fallecido, un anciano que murió tras recibir un impacto de bala que fue supuestamente disparado por la policía. El fatal incidente tuvo lugar en Saba, departamento caribeño de Colón. Para el día de le investidura, el próximo sábado, Nasralla, quien se considera el presidente legítimo de Honduras, prepara otra manifestación en la que llama a sus seguidores a cortar el acceso a aeropuertos y fronteras, además de bloquear de nuevo carreteras por todo el país. El mes pasado, la Organización de Estados Americanos alentó las sospechas de fraude al expresar su rechazo a los resultados ante la flagrante evidencia de irregularidades que hacen imposible determinar quién fue el ganador de los comicios. Hasta ahora, Hernández no ha mostrado ningún interés por explorar esta vía y continúa con su plan de renovar su mandato en una ceremonia solemne.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Las mujeres chinas se ponen en pie de guerra contra el acoso sexual y se enfrentan la censura
El movimiento contra el acoso sexual #MeToo (#YoTambién) ha llegado a China. Ni la censura, ni la tradición, ni las reglas del Partido Comunista impiden que denuncias contra este tipo de abusos, así como memes con el puño cerrado y las uñas pintadas circulen por internet. Los censores del Gobierno, explica «The New York Times», tratan de frenar la campaña, impidiendo el uso de expresiones como «contra el acoso sexual» en las redes sociales y borrando peticiones de aumentar la protección para las mujeres, siempre con la excusa de evitar disturbios sociales. Zhang Leilei, una activista de 24 años de la ciudad de Guangzhou (al sur del país), cuenta al diario estadounidense que «las voces más sinceras y vehementes están siendo acalladas». Ha ayudado a decenas de estudiantes que han sufrido abusos a quejarse y alzar la voz. Expresa que, ante tanto impedimento, se sienten «enfadas e impactadas». A pesar de ello, el movimiento, aunque recién nacido, no se apaga y, poco a poco, va cogiendo impulso. Muchas mujeres están pidiendo que se investigue a jefes, profesores y compañeros. Utilizan las redes como arma contra el sexismo y para denunciar la falta de mujeres poderosas, que ostenten puestos de trabajo de responsabilidad. Una de las caras visibles de esta lucha es Luo Xixi, quien ha servido de inspiración a muchas otras mujeres. Graduada por la Universidad de Beihang ?una escuela de ingeniería aeronaútica de Beijing?, publicó en la red un ensayo contra el acoso sexual que, en poco tiempo, leyeron más de tres millones de personas. Luo confesó que ella era una de las siete mujeres que sufrieron el acoso del profesor Chen Xiaowu. Diez años atrás, Chen trató de mantener relaciones sexuales con la muchacha a pesar de la negativa de esta. Él negó los hechos. Sin embargo, hace un mes, el centro educativo lo despidió al quedar demostrado que acosó a varias estudiantes. En su escrito, que se ha hecho viral, Luo anima a las mujeres a «levantarse con valentía y decir "¡No!"». Muchos describen el descubrimiento de su historia como el primer paso de una larga luchoa contra el acoso sexual en China. Pero Luo, que ahora vive en Estados Unidos, advierte de que el incipiente movimiento ha de ser «suave y amable» para esquivar las trabas del Gobierno.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Cerca de 90 detenidos por manifestarse en Rusia, entre ellos el líder de la oposición Alexéi Navalni
La semana pasada ya advirtió el Ministerio del Interior ruso que, en periodo de campaña electoral, se reprimiría con «dureza» cualquier manifestación no autorizada. La de hoy en Moscú contra unas «pseudoelecciones sin candidatos» alternativos al presidente Vladímir Putin no contaba con los correspondientes permisos, lo que provocó uno de los mayores despliegues policiales que se recuerdan. Por eso hubo cargas de los antidisturbios y detenciones, entre ellas la del líder opositor Alexéi Navalni, que fue quien convocó la jornada de lucha a favor del boicot de las elecciones del próximo 18 de marzo, a las que su polémica inhabilitación le impide presentarse. Sin embargo, no hubo violencia por parte de los manifestantes. Cuando Navalni fue arrestado caminaba pacíficamente con sus partidarios por la céntrica calle Tverskaya en dirección hacia la plaza Pushkin. La Comisión Electoral Central rechazó su candidatura en diciembre, por haber sido condenado en sendos procesos, según él y sus abogados, «amañados», y sus intentos de recurrir tal decisión no han dado resultado. De ahí que las movilizaciones llevadas a cabo hoy a lo largo y ancho de Rusia fueran bautizadas con el nombre de «huelga de electores». «No participaré en unos comicios que no son tal», «No tenemos a quién elegir», «Rusia sin Putin», rezaban muchas de las pancartas exhibidas durante las manifestaciones celebradas en más de un centenar de ciudades rusas con participación de decenas de miles de personas. Hubo manifestaciones de solidaridad en Berlín, Londres, Praga y Nueva York. «Rusia sin Putin», rezaban muchas de las pancartas exhibidas durante las manifestaciones celebradas en más de un centenar de ciudades rusas En toda Rusia se practicaron hoy, según la oposición, unas 250 detenciones. En algunos sitios estaban autorizadas las concentraciones, pero en otros no, como ha sido el caso de la capital rusa y de San Petersburgo. El Ayuntamiento de Moscú propuso a Navalni un itinerario para la marcha muy alejado del centro, pero éste optó por aplicar su propio plan a sabiendas de que acabaría otra vez entre rejas. «Nos proponen siempre que nos reunamos en la periferia o en la profundidad de los parques, pero tenemos el mismo derecho a hacerlo en el centro de la ciudad que las fuerzas progubernamentales», escribía estos días en su blog el dirigente opositor. Lo cierto es que, por desobedecer a las autoridades, es la cuarta vez que le detienen en un año. Mientras comenzaba la manifestación en Moscú, la Policía irrumpió en los locales de la organización que dirige Navalni, la llamada Fundación de Lucha contra la Corrupción (FBK) con el pretexto de que habían recibido un aviso de bomba. Interrumpir la retransmisión Utilizaron una sierra circular para echar a abajo la puerta y acceder a la habitación en donde se suponía que estaba el explosivo, pero en realidad hallaron lo que realmente buscaban, el estudio desde donde ofrecían a través de Youtube la retransmisión en directo de las protestas. Lograron interrumpir la emisión, pero se reanudó después desde otro lugar. Detuvieron además a cinco activistas y se cree que pretendían haber encontrado allí a Navalni. El principal adversario político de Putin fue ayer conducido a una comisaría en la calle Yakimanka, no lejos del Kremlin, y se le acusó de «violar la normativa sobre la celebración de actos públicos». La próxima semana será puesto ante el juez y, con toda probabilidad, condenado a unas tres semanas de prisión menor. La última vez que cumplió 20 días de arresto por el mismo «delito» fue en octubre. Por si no fuera suficiente su inhabilitación, la Justicia rusa disolvió hace una semana el equipo de campaña de Navalni, una fundación llamada «Quinta estación». El Kremlin está siendo implacable en la labor de desactivar al político que más teme. Mientras, la presentadora televisiva, Ksenia Sobchak, que dice apoyar a Navalni y pretende atraer a su electorado, protagonizó hoy en Grozni, la capital de Chechenia, un piquete exigiendo la puesta en libertad de Oyub Titíyev, activista de la ONG rusa Memorial. Titíyev fue detenido el pasado 9 de enero en Grozni tras hallarse en su vehículo narcóticos que, según Memorial, fueron colocados por los propios policías. Esta ONG ha denunciado repetidamente los abusos y arbitrariedades cometidas por el presidente checheno, Ramzán Kadírov. Sobchak sí parece que podrá tomar parte en las presidenciales de marzo, razón por la que no apoya el boicot que propone Navalni. Hoy fue increpada en Chechenia por un grupo de personas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Varios muertos en Zimbabue tras el anuncio de los resultados electorales
Simpatizantes del líder opositor de Zimbabue, Nelson Chamisa, han tomado este miércoles las calles de la capital, Harare, como reacción a la victoria del partido gobernante, ZANU-PF, en las elecciones parlamentarias, que temen que se traslade también a los comicios presidenciales. Los manifestantes han levantado barricadas de neumáticos incendiados en las calles e incluso se han llegado a escuchar disparos de armas automáticas. En respuesta, las Fuerzas Armadas han desplegado a sus efectivos, así como helicópteros y vehículos blindados. Según testigos consultados por Reuters, al menos una persona ha muerto al recibir un disparo de bala que habrían realizado los soldados en el centro de Harare. Otros testigos han denunciado a la agencia de noticias que los uniformados también están golpeando a los manifestantes. Por su parte, el activista zimbabuense Patson Dzamara ha asegurado en Twitter que ya hay al menos cinco muertos. «Es muy triste», ha escrito en la red social, según informa BBC, si bien hasta ahora no hay confirmación oficial sobre el balance de víctimas. «No tenemos armas ¿por qué nos está pegando el Ejército? ¿por qué nos están disparando?», ha dicho Colbert Mugwenhi, uno de los manifestantes. «Este es nuestro Gobierno. Esto es exactamente por lo que queremos cambiarlo. Nos están robando las elecciones», ha apuntado Norest Kemvo, otro manifestante. El presidente, Emmerson Mnangagwa, que aspira a la reelección, ha llamado a la calma. «En este momento crucial, insto a todos a evitar declaraciones provocativas. Todos debemos demostrar paciencia y madurez y actuar anteponiendo a la población y su seguridad. Ahora es momento de responsabilidad y, por encima de todo, de paz», ha dicho en Twitter. At this crucial time, I call on everyone to desist from provocative declarations and statements. We must all demonstrate patience and maturity, and act in a way that puts our people and their safety first. Now is the time for responsibility and above all, peace? President of Zimbabwe (@edmnangagwa) August 1, 2018Batalla en las urnas El detonante de estos disturbios ha sido el anuncio de la Comisión Electoral de Zimbabue (ZEC, por sus siglas en inglés) de que el ZANU-PF ha obtenido dos terceras partes de los escaños en las recientes elecciones parlamentarias, lo que le permitiría cambiar la Constitución de forma unilateral. Para Chamisa, «la ZEC busca divulgar resultados para ganar tiempo y revertir la victoria del pueblo en las elecciones presidenciales». «La estrategia es preparar a Zimbabue mentalmente para que acepte resultados presidenciales falsos», ha asegurado el líder del MDC. «Hemos ganado el voto popular y lo defenderemos», ha advertido en un mensaje de Twitter, a la espera de lo que pueda decir la ZEC sobre quién será el futuro jefe de Estado. En un tweet posterior, ha insistido en la misma línea: «Habéis votado por el cambio total en las últimas elecciones (..) Ninguna manipulación alterará vuestra voluntad». Las unidades antidisturbios de la Policía respondieron con gas lacrimógeno y cañones de agua para dispersar a los manifestantes, antes de cerrar las puertas del recinto para evitar que entrasen, y en otra zona de la ciudad se desplegaron militares, que, según medios locales, dispararon munición real al aire.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Mnangagwa, elegido presidente de Zimbabue pese al rechazo de la oposición
El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, ha ganado las elecciones presidenciales celebradas en el país el pasado lunes, según anunció hoy la Comisión Electoral (ZEC), aunque la oposición rechazó los resultados. Mnangagwa, de la gobernante Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), se impuso a su principal rival, el líder del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC), Nelson Chamisa, en seis de las diez provincias del país. El actual presidente logró algo más de 2,4 millones de votos (el 50,8 por ciento), de manera que evitó ir a una segunda vuelta al cumplir con el requisito de obtener, como mínimo, la mitad de los sufragios más uno. Chamisa, por su parte, se adjudicó 2,1 millones de votos (el 44,3 por ciento), si bien un portavoz de su partido, Morgan Komichi, tildó los resultados de «falsos» al no haber sido «verificados» por agentes electorales del MDC. «¡Gracias, Zimbabue! Me siento honrado de ser elegido presidente de la Segunda República de Zimbabue», dijo Mnangagwa en su cuenta oficial de Twitter a poco de confirmarse su victoria. «Aunque hayamos estado divididos en las elecciones, estamos unidos en nuestros sueños», subrayó el flamante presidente, al añadir que «este es un nuevo comienzo» e instar al país a «construir un nuevo Zimbabue para todos». Horas antes de que la ZEC emitiera los resultados, Chamisa había reiterado que ganó las elecciones presidenciales. Mnangagwa «sabe que ha perdido estas elecciones», afirmó el líder opositor en su primera aparición pública desde la votación. «Si él hubiera ganado estas elecciones, los resultados se habrían anunciado hace tiempo, pero están intentando manipular los datos», subrayó el dirigente del MDC, quien denunció un «fraude» y se escudó en un recuento paralelo al oficial que no ha hecho público. Los resultados, muy esperados durante la semana, se divulgaron ya de madrugada al término de una jornada tensa en Harare, con amplia presencia de la Policía y del Ejército, que patrullaron las calles tras la violencia postelectoral que se vivió este miércoles. Al menos seis personas murieron y catorce resultaron heridos en los disturbios, ha informado este jueves la Policía. En una rueda de prensa en Harare, la subcomisaria Charity Charamba indicó que la situación sigue siendo tensa en la capital zimbabuense, tras las protestas violentas que protagonizaron este miércoles seguidores del MDC. Los manifestantes, reprimidos por la Policía y el Ejército, denunciaron el retraso en el anuncio de resultados de los comicios presidenciales del lunes y un supuesto fraude contra el que consideran auténtico ganador, Nelson Chamisa. Unos 4.000 seguidores del MDC participaron en las protestas, algunos armados con barras de hierro y piedras, indicó la Policía, al matizar que también intervinieron vendedores y niños de la calle. Asimismo, un total de 26 personas fueron detenidas, 18 de ellas en la sede del MDC en el centro de Harare, una zona fuertemente vigilada por las fuerzas de seguridad. Las protestas fueron reprimidas, primero por la Policía y luego también por el Ejército con cañones de agua, gas lacrimógeno y munición real, según los medios locales. Muchas tiendas y bancos han mantenido este jueves cerradas sus puertas, y asociaciones de derechos humanos locales reportaron que camiones del Ejército patrullan las calles increpando a los viandantes y pidiéndoles que se fueran a sus casas. No obstante, George Charamba, portavoz del presidente, Emmerson Mnangagwa, ha instado este jueves a la ciudadanía a salir a la calle a hacer su vida normal y desoír las supuestas órdenes dictadas por el Ejército que patrulla las calles de que permanecieran en sus hogares. Mnangagwa ha asegurado haber hablado con Chamisa para calmar la situación, si bien el dirigente opositor negó ese extremo y señaló que sólo recibió una llamada del ministro del Interior, Obert Mpofu, para instarle a contener a sus seguidores en la calle. El presidente presentó sus condolencias a las familias de las víctimas, adelantó que pedirá una «investigación independiente» de los disturbios para llevar a los responsables ante la Justicia, y abogó por resolver las diferencias de forma «pacífica y respetuosa». Chamisa, por su parte, visitó a familiares de las víctimas en el Hospital Parirenyatwa de Harare y acusó al Gobierno de ser «muy violento». En los comicios presidenciales, a los que concurrieron un total de 23 candidatos, Mnangagwa buscaba que las urnas le reafirmasen en la Presidencia, mientras Chamisa aspiraba a echar a la ZANU-PF del poder tras casi cuarenta años. El lunes también se celebraron elecciones legislativas, cuyos resultados, publicados con más celeridad que los de las presidenciales, otorgan 145 escaños en la Asamblea Nacional (Cámara Baja) a la ZANU-PF. Un total de 63 asientos obtuvo el MDC, uno fue a parar al Frente Patriótico Nacional (NPF, creado recientemente por antiguos aliados de Mugabe) y otro a un candidato independiente. Estas elecciones son históricas en Zimbabue por ser las primeras desde la independencia (1980) a las que no concurre el expresidente Robert Mugabe, quien gobernó el país desde ese mismo año hasta su dimisión forzada por un golpe militar el pasado noviembre.