Infortelecom

Noticias de diplomacia

16-07-2018 | Fuente: abc.es
China y la UE buscan un frente común ante Trump
Hoy se celebra en Pekín la vigésima cumbre entre China y la Unión Europea, marcada por sus disputas comerciales pero también por su postura común frente a la agresiva «diplomacia» -por llamarla de alguna de manera- del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Aunque es más lo que las separa que lo que las une, como se vio en la falta de una declaración conjunta en las dos últimas cumbres, la edición de este año viene precedida por un acercamiento político entre Bruselas y Pekín. En plena guerra comercial con la Casa Blanca, el régimen comunista chino quiere ganarse a Bruselas como aliado, como demuestran sus numerosos gestos de los últimos meses. Pekín no solo ha abierto recientemente su vasto mercado a la carne de vacuno de Francia e Irlanda y ha reducido sus sectores restringidos a la inversión extranjera, sino que también ha liberado a la poetisa y disidente Liu Xia, viuda del Nobel de la Paz Liu Xiaobo, fallecido hace un año de cáncer mientras cumplía condena por reclamar democracia. Tras ocho años bajo arresto domiciliario sin haber estado acusada de ningún delito, su exilio en Berlín ha sido un enorme éxito de la diplomacia europea gracias a la reciente reunión en Alemania entre la canciller Angela Merkel y el primer ministro chino, Li Keqiang. Frente a dicha sintonía, el divorcio con Washington se ha hecho más evidente que nunca durante la turbulenta cumbre de la OTAN que tuvo lugar la semana pasada, en la que Trump volvió a amenazar con hacer saltar por los aires casi siete décadas de alianza militar y política. En una entrevista con la cadena de televisión CBS antes de su encuentro hoy en Helsinki con el presidente ruso, Vladimir Putin, Trump incluso llamó a la UE «enemigo» por «lo que nos hacen con el comercio». Respondiéndole por Twitter, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, contraatacó con la misma retórica que viene usando Trump para defenderse de las críticas con que le atizan los medios. «América y la UE son los mejores amigos. Quien diga que somos enemigos está difundiendo noticias falsas», escribió Tusk, que acude a la cumbre de hoy en Pekín junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Librecomercio Aunque la UE también se ha visto afectada por los aranceles lanzados por Trump, elude formar abiertamente con China un frente común contra Washington. Pero, eso sí, coincide con el autoritario régimen del Partido Comunista en abogar por el libre mercado y rechazar el proteccionismo que propugna el inquilino de la Casa Blanca. Mientras ambas enarbolan la bandera de la globalización, también mantienen sus propias disputas por las demandas europeas de mayor acceso al mercado chino. Tal y como viene denunciando la Cámara de Comercio Europea en Pekín, las empresas extranjeras siguen teniendo numerosos problemas para competir en el mayor mercado del mundo, ya que todavía hay bastantes sectores controlados por los monopolios públicos.
16-07-2018 | Fuente: abc.es
Entre los recelos de Europa y las expectativas ocultas de Putin
Los presidentes de Rusia y Estados Unidos, Vladímir Putin y Donald Trump, mantendrán hoy por fin la cumbre bilateral que tanto ansiaban en Moscú desde que Barack Obama dejó la Casa Blanca. Putin creyó desde el principio que con Trump mejorarían las relaciones, pero, pese a los frecuentes elogios que le dispensa, con él las cosas han ido a peor, como nunca antes tras la desintegración de la URSS. Incluso en el plano militar la situación es más beligerante y peligrosa que en los tiempos de la «Guerra Fría». Putin amenazó en marzo a Estados Unidos con un nueva generación de armas nucleares. Washington ha recrudecido las sanciones a Rusia en los últimos meses y ha intercambiado con Moscú expulsiones de diplomáticos a causa del envenenamiento del ex agente Serguéi Skripal y su hija. El Departamento de Estado no cesa además de criticar el lamentable estado en el que se encuentran las libertades en Rusia. Pesa también el "dossier ruso", las investigaciones sobre las injerencias en las presidenciales norteamericanas, cuya vinculación Putin niega categóricamente. El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, reconoce que «la mayoría de los canales de comunicación establecidos en los últimos siete o nueve años están congelados, incluidos los relacionados con asuntos tan importantes como la lucha contra el terrorismo, la energía, el tráfico de drogas, la ciberseguridad, o conflictos regionales como el de Afganistán». Para Lavrov, el solo hecho de que esos vínculos se restablecieran «haría de la cumbre todo un éxito». Los dos jefes de Estado ya se vieron el año pasado, en la reunión del G-20 en Hamburgo y en la de la APEC en Danang (Vietnam), pero Putin debió considerar que no hubo tiempo de hablar en profundidad de los problemas acumulados. De ahí, que pusiera a toda su Diplomacia en acción para conseguir que Trump aceptara mantener con él una primera reunión bilateral en toda regla, no las conversaciones ocasionales y de pasillo que tuvieron en Hamburgo, Danang o durante los múltiples contactos telefónicos habidos entre los dos. Una propuesta oculta Hay analistas que creen que el afán de Putin de reunirse con Trump responde al deseo de proponerle algo que, de momento, mantiene oculto. Tal vez relacionado con Ucrania, Siria, el programa nuclear iraní, el gaseoducto ruso North Stream-2 o alguna gran iniciativa de carácter global. Por ahora, de lo que más se habla, tanto en Moscú como en Washington, es de retomar el desarme atómico, algo con lo que podrían salvar la cumbre a poco que firmen o anuncien algo al respecto. Sin embargo, casi nadie en Rusia espera nada sensacional en Helsinki. Un reciente sondeo indica que el 56 por ciento de los rusos no espera avances importantes en la cumbre de Putin y Trump y solo un 33 por ciento se muestran optimistas. En declaraciones al diario «Moskovski Komsomólets», el politólogo ruso, Valeri Solovéi, sostiene que en Helsinki "nadie hará concesiones (..) no habrá reconocimiento de la incorporación de Crimea a Rusia ni habrá levantamiento de sanciones" por parte de Trump. «Por lo que sé, nadie ni en Moscú ni en Washington espera grandes resultados» del encuentro, asegura Solovéi. El economista y político liberal ruso, Grigori Yavlinski, por su parte, destaca que «al estar los contactos entre Rusia y Estados Unidos cercenados, no ha habido oportunidad de preparar adecuadamente esta cumbre, no hay proyectos ni iniciativas y menos una perspectiva de normalización de relaciones». Yavlinski cree que Trump está atado de pies y manos y no podrá hacer nada de lo que desearía su interlocutor ruso a propósito de las sanciones y la anexión de Crimea. El economista piensa que la foto es lo que realmente persiguen tanto Putin como Trump, el primer a nivel interno y el segundo para apuntarse un nuevo tanto en política internacional como hizo en Singapur reuniéndose con el déspota norcoreano, Kim Jong-un.
15-07-2018 | Fuente: elpais.com
La antidiplomacia de Trump eleva la inestabilidad mundial
Contra todos y respecto a todo, el presidente de EE UU ha convertido la intimidación en el sistema de relaciones exteriores de su país. Solo Putin parece exento
14-07-2018 | Fuente: abc.es
«Optimismo razonable» tras el primer encuentro entre Pompeo y López Obrador
El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, ha expuesto al secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, la política migratoria y comercial que pretende poner en práctica una vez asuma el cargo, el próximo 1 de diciembre, en el marco de la reunión que han sostenido este viernes en Ciudad de México. Según ha explicado la Embajada de Estados Unidos por Twitter, López Obrador y Pompeo se han reunido, aprovechando la visita del secretario de Estado a México, para tener «una oportunidad de dialogar sobre cómo Estados Unidos puede colaborar con la nueva Administración para fortalecer la relación bilateral después del 1 de diciembre». El señalado por López Obrador como futuro ministro de Exteriores, Marcelo Ebrard, ha revelado en rueda de prensa que «fue un diálogo bastante franco, respetuoso y cordial». «Diría que podemos tener un optimismo razonable de que México va a encontrar una base de entendimiento para en los próximos años tener una buena relación con Estados Unidos», ha dicho. Propuesta de bases de entendimiento Ebrard ha indicado que López Obrador ha aprovechado la ocasión para entregar a Pompeo «una propuesta de bases de entendimiento» que contempla la política migratoria y el acuerdo de libre comercio para América del Norte (NAFTA o TLCAN), así como aspectos de seguridad y cooperación para el desarrollo. Interrogado sobre el contenido de esta propuesta, Ebrard se ha negado a precisarlo y ha avanzado que se hará público una vez que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, haya hecho llegar a López Obrador su opinión sobre la misma, según informa el diario mexicano «Milenio». Se ha limitado a indicar que «se busca que nadie de México tenga que emigrar por pobreza e inseguridad" y que incluirá a los países centroamericanos, principales emisores de migrantes, «en un esfuerzo relevante de desarrollo». Por su parte, el ministro de Exteriores saliente, Luis Videgaray, que también se ha reunido con Pompeo, ha reiterado que el actual mandatario, Enrique Peña Nieto, trabajará «en un frente común por México» con López Obrador en los contactos con Estados Unidos durante los meses que quedan hasta el cambio de Gobierno. Acelerar la reunificación de familias Peña Nieto se entrevistó horas antes con el secretario de Estado, a quien ha pedido que acelere la reunificación de las familias de migrantes que han sido separadas en la frontera por decisión del Gobierno de Donald Trump, al tiempo que ha confiado en cerrar cuanto antes las negociaciones para reformar el NAFTA. Por su parte, Pompeo ha valorado positivamente ambas reuniones. «Hablamos de cómo Estados Unidos y México pueden trabajar para lograr objetivos comunes, creando más desarrollo económico, buenos trabajos y oportunidades para sus ciudadanos», ha comentado. Según el jefe de la diplomacia estadounidense, «el Gobierno de Trump seguirá trabajando de forma estrecha con el presidente Peña Nieto» y está dispuesto a fortalecer la relación bilateral bajo la nueva Administración de López Obrador.
10-07-2018 | Fuente: abc.es
Los europeos temen que Trump favorezca a Putin
Los dirigentes europeos se preparan para una nueva sesión de desencuentros con el presidente norteamericano Donald Trump, que viene con ánimo inequívocamente beligerante. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, le lanzó ayer mismo un mensaje clarísimo sugiriéndole que «aprecie a sus aliados, que al fin y al cabo en realidad no tiene tantos» y que en cualquier caso «no tendrá nunca uno mejor que la Unión Europea». Antes de subir eal avión, Trump contestó enseguida con su argumentario habitual y el tono alejado de cualquier sutileza diplomática: «Tenemos muchos aliados. Pero no pueden aprovecharse de nosotros. La Unión Europea se está aprovechando. Perdimos 151.000 millones de dólares el año pasado en comercio y, además, cubrimos al menos el 70 por ciento de los gastos de la OTAN. Francamente, la Alianza les ayuda mucho más a ellos que a nosotros. Entonces veremos qué pasa». El mensaje Las declaraciones de Tusk se hicieron en la ceremonia de la firma de un memorándum entre la UE y la OTAN, que es un gesto que habría recibido las bendiciones de cualquier dirigentes norteamericano anterior a Trump. El actual presidente, sin embargo, parece más interesado en llevarse bien con cualquier dirigente totalitario que con las democracias occidentales. A los europeos no solo les preocupa el ambiente de la cumbre de la OTAN, en el que ya dan por descontado que solo se hablará de dinero y en malos términos, sino el mensaje que enviará al mundo con su reunión con el máximo dirigente ruso Vladimir Putin, a quien no considera un adversario sino como «un competidor» con el que quiere tener relaciones afables. El presidente norteamericano cree que «llevarse bien con Rusia, llevarse bien con China y llevarse bien con otros es algo bueno, no malo», sin tener en cuenta que eso significa legitimar lo que hacen, incluyendo ocupar el territorio de otros países o someter a sus nacionaes a una tiranía. Para muchos de los países del Este, la idea de que el presidente norteamericano prefiera llevarse bien con Putin que con sus socios en la Alianza Atlántica representa una amenaza directa a su seguridad y un cambio geopolítico inesperado. El autócrata ruso puede interpretar esta situación como una garantía de que Estados Unidos no va a defender a los europeos. Es poco probable que los dirigentes ucranianos estén tranquilos en este momento. En plena guerra comercial directa, la diplomacia europea tiene que caminar con pies de plomo ante la situación creada por Trump, aunque puede que cuando este regrese a Washington después de su gira europea el presidente norteamericano haya causado un daño histórico a las relaciones transatlánticas. En esta semana definirá las prioridades de Washington, si mantiene su alianza histórica con la democracia o si ignora el pasado y abre una era de contemporización con las tiranías.
06-07-2018 | Fuente: abc.es
Irán presenta sus condiciones para seguir en el pacto nuclear
El tiempo corre en contra de Irán y de los cinco países firmantes del pacto nuclear, que tratan de salvar el acuerdo tras la retirada unilateral de Estados Unidos. Por primera vez desde la decisión tomada por Donald Trump, los ministros de Exteriores de Rusia, China, Francia, Alemania y Reino Unido, así como la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Federica Mogherini, se vieron las caras a petición de los iraníes, que buscan garantías a las que agarrarse para seguir vinculados al texto firmado en 2015. Las sanciones económicas impuestas por Washington volverán a castigar a la República Islámica dentro de un mes y la reunión de más de tres horas mantenida en Viena ofreció tantas buenas intenciones como pocas medidas concretas. Sin grandes expectativas Los ministros pidieron a Teherán más tiempo, al menos hasta noviembre, para preparar un paquete de medidas que pueda compensar el efecto que causarán las sanciones estadounidenses. La perspectiva no es muy positiva y el enviado alemán, Heiko Mass, adelantó que «no vamos a ser capaces de compensarles». La falta de concreción por parte de los reunidos contrasta con la determinación del gran ausente, EE.UU., que amenaza a todas las empresas que mantengan negocios con Irán e incluso ha pedido que se detenga la exportación de su petróleo, la principal fuente de ingresos del régimen teocrático. Trump, como sus grandes aliados en Oriente Medio, Israel y Arabia Saudí, desconfía de las intenciones reales de los iraníes en materia nuclear, aunque los últimos once informes de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) confirman que cumple lo acordado. Las dos exigencias de la República Islámica para seguir dentro del acuerdo y mantener la limitación del enriquecimiento de uranio son que se proteja la exportación de petróleo y se garantice la capacidad de realizar transacciones comerciales internacionales. Estos dos puntos estuvieron sobre la mesa en Viena y también fueron expuestos por el presidente, Hasán Rohani, durante si viaje a Suiza justo en los días anteriores a la cumbre. A su regreso a Teherán, en las declaraciones recogidas por la prensa local, el clérigo moderado redujo las expectativas sobre el plan para contrarrestar a los castigos de Trump. Al finalizar la cumbre de Viena, Mogherini leyó un comunicado en el que señaló que el acuerdo firmado hacer tres años es un «elemento clave de la arquitectura global de no proliferación de armas nucleares» y lo calificó de «un logro de la diplomacia multilateral». A diferencia de otras cumbres de este mismo tipo, la diplomática italiana no aceptó preguntas, lo que fue interpretado como una muestra más de la ausencia de un plan concreto para hacer frente a lo que EE.UU. califica de «las mayores sanciones de la historia», según palabras del secretario de Estado, Mike Pompeo.
03-07-2018 | Fuente: abc.es
La victoria de AMLO no cambia el equilibrio en Latinoamérica
La victoria de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en México el domingo no cambia sustancialmente la correlación de fuerzas ideológicas que se ha ido gestando en Latinoamérica en los últimos dos años. Si ahora ha ganado un candidato de izquierda en México, hace dos semanas ganó uno de derecha en Colombia. La amenaza de políticas «chavistas» llega ciertamente a México, pero en cambio ese riesgo se ha superado en Colombia. Además, en el pulso que existe hoy en Latinoamérica entre democracia y sistemas iliberales o autoritarios, «la victoria de AMLO no supone ningún paso atrás en la liquidación del Socialismo del Siglo XXI, porque el nuevo presidente mexicano no va a poder perpetuarse en el poder», siguiendo los pasos de Hugo Chávez (Venezuela), Daniel Ortega (Nicaragua) y Evo Morales (Bolivia), según asegura el Instituto Interamericano para la Democracia (IID por sus siglas en inglés), entidad presidida por Carlos Alberto Montaner, con sede en Miami, muy atenta a la evolución del bolivarianismo. El partido de AMLO, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), ha ganado también en las elecciones a las dos cámaras del Congreso, pero en ellas queda por debajo del 50% de los puestos, por lo que no podrá impulsar unilateralmente radicales reformas constitucionales. Aunque sin duda AMLO mostrará comprensión hacia el régimen de Nicolás Maduro, el prometido regreso a la política de neutralidad en la región (Doctrina Estrada) por parte de México deberá impedir que este país se implique en la revitalización del ALBA. Las crisis de Venezuela y Nicaragua certifican la defunción de esa organización; el ALBA no va a resucitar a pesar del triunfo de AMLO y Morena. Tampoco va a restaurar Unasur, a la que México no pertenece. La amplia coalición de países americanos que presionan para reinstaurar la democracia en Venezuela ?el elemento que desde hace un tiempo centraliza la atención de la política exterior latinoamericana? pierde uno de sus socios de mayor peso, pero ha ganado otro de no poca importancia. El compromiso del electo presidente en Colombia, Iván Duque, para lograr que Maduro sea investigado y procesado por la Corte Penal Internacional compensa el cambio de posición en México. Cualquier iniciativa regional para resolver la crisis humanitaria en Venezuela pasa por el protagonismo de Colombia. El bolivarianismo no avanza Como ha ocurrido después de cada uno de los últimos procesos electorales en Latinoamérica, tras las elecciones en México surge la pregunta sobre si realmente está retrocediendo la ola populista bolivariana. «Todo depende de dónde ponemos el eje de confrontación», responde Carlos Sánchez Berzain, director ejecutivo del Instituto Interamericano para la Democracia. «Si el eje es derecha-izquierda, ciertamente México no sigue la tendencia que hemos visto en otros países de la región desde el triunfo que a final de 2015 tuvo Macri sobre el kirchnerismo en Argentina». «Pero si nos fijamos en la confrontación democracia-dictadura, entonces queda claro que el declive de las dictaduras del Socialismo del Siglo XXI en las Américas no se detiene», añade Sánchez Berzain, uno de los políticos bolivianos en el exilio más atacados por Evo Morales. En su opinión, Andrés Manuel López Obrador podrá gobernar desde la izquierda, «pero en muchos aspectos será un presidente conservador; desde luego no va a poder perpetuarse en el poder: la no reelección del presidente es un logro de la revolución mexicana que no creo que pueda cambiarse más que con una guerra civil». Lo mismo considera Carlos Alberto Montaner, intelectual de origen cubano con gran influencia en todo el mundo hispano. Montaner, presidente del IID, reconoce que AMLO tiene todas las «características del caudillo», pero no cree que vaya a «forzar las instituciones para perpetuarse en el poder». Apunta que el hasta ahora canciller mexicano, Luis Videgaray, ha tenido «una voz muy firme» contra el régimen de Maduro y que con el nuevo Gobierno esto ya no será así. No obstante, la aplicación de la Doctrina Estrada «hará que México se aísle de Latinoamérica e ignore las cosas que pasan en la región». En su opinión, AMLO puede hacer guiños a Maduro, pero «por debajo de la mesa tratará de mantener buenas relaciones con Estados Unidos». Doctrina Estrada La Doctrina Estrada fue formulada en 1930 por quien entonces era el jefe de la diplomacia mexicana, Genaro Estrada. En un continente de revoluciones y golpes militares, durante décadas México ha invocado esa doctrina para expresar su respeto hacia los gobiernos constituidos en la región, sin cuestionar su legitimidad. La Doctrina Estrada sirvió como coartada para la simpatía que los gobiernos mexicanos tuvieron durante mucho tiempo hacia la Cuba castrista, pero también hizo que el país se abstuviera de campañas internacionales activas en favor o en contra de cualquier régimen. La negociación y aplicación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) llevó a un paulatino acercamiento de México a Estados Unidos, país con el que siempre había guardado las distancias. Ese acercamiento fue consolidado por los presidentes Vicente Fox (2000-2006) y Felipe Calderón (2006-2012), ambos del PAN, y llevado a un nuevo estadio por Enrique Peña Nieto (2012-2018) con el alineamiento de México con EE.UU. y otros vecinos regionales en contra del régimen de Maduro. Con el retorno a la Doctrina Estrada, anunciado por Morena durante la campaña electoral, México volvería a una situación de «no alineado» que, si realmente se atiene a ella, le impedirá acudir en auxilio de Venezuela.
01-07-2018 | Fuente: abc.es
¿Centros de refugiados en Libia?: «La idea italiana es para morirse de risa»
«Absurdo»; «de locos»; «es no tener ni idea de lo que pasa en Libia». Las reacciones de los libios ante la propuesta de Matteo Salvini ?ministro del Interior italiano- de levantar centros de detención en el sur del país pivotan desde la incredulidad a la indignación. «Si no fuera por lo doloroso del asunto me moriría de la risa», espeta Fathi Ben Khalifa, líder de un partido político laico que intentará hacerse un hueco en unas elecciones programadas para este año. Casi nadie, incluido él mismo, piensa que se vayan a celebrar. En conversación telefónica, Ben Khalifa se desahoga: «Pretender levantar centros de detención en la costa, donde casi cada localidad cuenta con su propia administración, sus propias fuerzas armadas y, en definitiva, su propia ley requeriría diplomacia y dinero en cantidades ingentes. Pero hacerlo en la inmensidad del desierto, donde se enfrentan a diario los pueblos locales como los tuareg o los tubus, tribus leales a Gadafi, e incluso a células de Daesh es, simplemente, misión imposible», subraya este contendiente político. Y no se trata de un cualquiera porque fue uno de los integrantes del Consejo Nacional de Transición, el gobierno paralelo levantado durante la insurrección de 2011 que acabó con cuatro décadas de mandato de Muamar Gadafi. Ben Khalifa, que se reunió recientemente en Nápoles con miembros del Ejecutivo italiano, ha asegurado que más de un analista transalpino le reconoció entonces que el Gobierno no les consultaba ante decisiones importantes. En cualquier caso, a Salvini le habrían bastado unas mínimas dotes de observación durante su visita relámpago a la capital libia para hacerse una idea de la debilidad de su anfitrión. Aterrizó en Mitiga, el antiguo aeropuerto militar hoy el único operativo en Trípoli tras ser destruido el principal en una guerra, la de 2014, que no se radió. De ahí surgieron dos Gobiernos, aunque el que recibió al italiano fue un tercero que desembarcó en Trípoli, literalmente, en marzo de 2016. Fayez Al Serraj es el primer ministro de este Ejecutivo que cuenta con reconocimiento de la ONU, y que se apoya en una poderosa milicia salafista. Y no se esconden: los coches de Policía del antiguo aparato de seguridad de Gadafi en Trípoli los conducen hoy hombres de barba «de puño» y callo de rezar en la frente ?se le llama la «marca del rezo» o la «uva pasa». Controlan las principales infraestructuras de la ciudad como el aeropuerto y el puerto, así como el céntrico distrito italiano o la ciudad vieja. Gorji y Gargaresh, al suroeste, son territorio bereber, como dan fe la plétora de pintadas en su alfabeto, o ese «Fuck you» sobre el muro que marca su linde más septentrional. Se levantó para rodear esa malograda depuradora de aguas que hace el aire irrespirable, un día sí y otro también. El sureste de la capital está en manos de Ghaniwa, un «señor de la guerra» que trata de no llevarse demasiado mal con los Warshafana, justo al otro lado de la calle. Al este de la ciudad, el distrito de Souk al Juma es un campo de batalla recurrente para los hombres de Tajoura y la milicia salafista de la ONU. Atrapados en el fuego cruzado están los libios y, por supuesto, decenas de miles de subsaharianos que sueñan con huir de allí en un bote hinchable. Fuera de control Cuando no se esconden en pisos patera o en algún lugar de la inmensa playa libia ?son 1500 kilómetros de costa desde la frontera de Túnez a la de Egipto?, se reúnen en lugares como el puente de Gargaresh esperando subirse a la trasera de una camioneta para un día de trabajo en la construcción. Trípoli es duro, pero no es, ni mucho menos, la etapa más peligrosa de esta travesía hacia Europa. Desde Nigeria, por ejemplo, se tardan entre cinco y siete días en atravesar el desierto del Sahara en la parte superior de un camión cargado de todo tipo de cosas: desde muebles hasta cabras. Los emigrantes también van atados con cuerdas porque el conductor no para si alguien se cae. Todos dicen haber visto los cadáveres abrasados por el sol durante el trayecto Parada en Sabha, la capital del sur que es imposible de evitar. Todos pasan por allí camino de la costa, de ahí la idea de Salvini de levantar centros de detención en la zona más inhóspita de Libia. Los libios son completamente ajenos a lo que sucede en el sur del país, principalmente porque nueve de cada diez viven en el litoral. Localidades sureñas, como Sabha, Ghat o Gatroun, son lugares que solo conocen de oídas los que tienen algún familiar o amigo que hizo allí el servicio militar. «Aquello es un lugar totalmente fuera de control en el que las mafias se disputan el tráfico de personas, de drogas, de armas?», explica Adam Rami Kerki. Lo sabe bien porque es de allí. Lidera el Consejo Supremo Tubu, un organismo «paraguas» para este pueblo subsahariano que vive entre las fronteras de Libia, Chad y Níger. Como muchos hijos del inhóspito sur, ha optado por fijar su residencia a orillas del Mediterráneo en Bengasi, la segunda ciudad de Libia. «En el sur ya no hay más que milicias; ningún líder político o tribal se atrevería a pasar una sola noche allí», asegura el tubu, antes de recordar que la única visita que ha hecho Fayez al Serraj duró tres horas. «¿Centros de detención en el desierto? No podrían levantar ni una pared de contrachapado», sentencia Kerki, tajante, sobre los planes de Roma. Por el momento, lo más parecido son los que dependen del Ministerio del Interior libio. Se trata de antiguas secuelas donde extienden colchones donde antes había sillas y pupitres. «Los pobres inmigrantes no tienen ni una milicia que les respalde» En torno a veinte centros de emigrantes en la costa libia han cambiado de localización por seguridad, o porque alguien reclama el edificio. Sobre el papel, Libia criminaliza a los inmigrantes ilegales y no hace distinción entre inmigrantes, refugiados, víctimas del tráfico de personas, o el resto de aquellos que necesitan de protección internacional. Pedir asilo político tampoco es una opción porque Trípoli nunca ratificó los acuerdos internacionales sobre refugiados. Además, ¿quién querría quedarse hoy en Libia? «Aquí no hay ley y, a diferencia de nosotros, los libios, esta pobre gente no tiene una milicia que les respalde», dice Shokri Agmar, un abogado tripolitano que sobrevivía gracias a un sueldo estatal. Otro aspecto es la ausencia legal de consenso sobre cuánto tiempo deben pasar retenidos aquellos inmigrantes considerados ilegales. Su liberación depende de las necesidades de espacio ante la llegada de una nueva remesa, o de los recursos del centro. Muchos acaban liberando a los retenidos por no poder alimentarlos; es un alivio para los migrantes, pero también significa volver al arcén.
28-06-2018 | Fuente: as.com
Contador, sobre el 'caso Froome': "Se tenía que haber resuelto más rápido"
El exciclista madrileño, ahora comentarista de Eurosport, habló con diplomacia sobre los problemas legales de Chris Froome.
28-06-2018 | Fuente: as.com
695 marroquíes viajaron a Rusia para emigrar de forma ilegal
Han sido arrestados y, según informó el diario 'Al Ahdaz al Maghrebiya', la diplomacia marroquí negocia con Rusia y tres países vecinos su repatriación.
1
...