Infortelecom

Noticias de diosdado cabello

18-07-2019 | Fuente: abc.es
Maduro aceptaría presidenciales con garantías a cambio de un levantamiento de sanciones, según «El Nacional»
El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha convocado para el próximo martes una «gran sesión» del Parlamento en las calles de Caracas para hacer «anuncios importantes», en el marco del diálogo con el Gobierno de Nicolás Maduro para zanjar la crisis política que sufre la nación caribeña. «Este próximo 23 de julio, nuestro presidente encargado y la Asamblea Nacional convocamos a una gran sesión de calle para realizar anuncios importantes sobre la lucha que llevamos adelante por la libertad de Venezuela», ha informado la sede legislativa en Twitter. «Convocamos a toda Venezuela a movilizarse. Juntos, con el poder de la fuerza ciudadana y el ejercicio del Parlamento Nacional, avanzaremos a una próxima etapa en nuestra lucha», ha declarado el líder opositor en la misma red social. El anuncio se produce en medio de los contactos exploratorios entre Gobierno y oposición para reanudar un diálogo que ha naufragado hasta tres veces en los seis años que han transcurrido desde la muerte de Hugo Chávez, dirigido a pactar una solución a la crisis política. Representantes de Maduro y Guaidó realizaron en mayo una serie de reuniones en Oslo que la semana pasada se trasladaron a Barbados. Esta semana las partes han vuelto a la isla caribeña para negociar sobre una agenda de seis puntos cuyo contenido se desconoce. Fuentes citadas por el diario venezolano «El Nacional» y por la agencia de noticias Bloomberg han revelado que Maduro accedería a adelantar las elecciones presidenciales a 2020 con un Consejo Nacional Electoral (CNE) completamente renovado a cambio de que Guaidó convenciera a sus aliados internacionales de que retiraran las sanciones contra funcionarios 'chavistas'. También contaron que podría haber una gran novedad en estos hipotéticos comicios. Maduro no sería el candidato del PSUV y quedarían igualmente descartados el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, y el vicepresidente económico, Tareck El Aissami, para ceder el puesto al gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez, de 37 años y experimentado en los gobiernos de Chávez y Maduro.
13-07-2019 | Fuente: abc.es
Doscientos cubanos guardan a Maduro de sus rivales
El homicidio, en octubre de 2018, del concejal Fernando Albán, de quien Nicolás Maduro y su gobierno dijeron que se suicidó bajo custodia policial, marcó un punto de inflexión para numerosos altos mandos civiles y militares del régimen de Venezuela que en ese momento tomaron la decisión de colaborar en precipitar un cambio político en la cúpula de gobierno. Uno de ellos fue el general M anuel Cristopher Figuera, que hoy se encuentra en Estados Unidos colaborando con las autoridades y que ha revelado a ABC que hizo varias recomendaciones verbales y escritas a Maduro para que efectuara cambios urgentes y evitara una crisis como la que finalmente vive Venezuela, con millones de refugiados y una asfixia económica sin precedentes que ha provocado hambruna y muertes. Precisamente Cristopher Figuera se hizo cargo del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) el 30 de octubre de 2018, tres semanas después de la muerte del concejal Albán, cuyo cuerpo fue lanzado desde la décima planta del edificio de Caracas donde tiene sus oficinas y prisiones esa agencia de espionaje. El abogado del concejal opositor, Joel García, informó a ABC de que las actas del expediente policial identificaron como motivo de la muerte de su cliente el homicidio. El régimen y la fiscalía siempre mantuvieron que este pidió ir al baño y se lanzó al vacío desde un décimo piso. El general Cristopher Figuera dijo en una conversación mantenida con ABC en Miami el miércoles que a los días de tomar las riendas del Sebin llegó a la conclusión de que era «un centro de extorsión y secuestro» y así se lo dijo a Maduro. Apenas dos meses meses después el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, juró la constitución tras declarar a Maduro usurpador por fraude electoral. El general, que duró apenas seis meses al frente del Sebin, dice hoy que le hizo entrega a Maduro de un documento, que facilita a ABC, en el que hace cuatro recomendaciones para evitar el deterioro ulterior del país y posiblemente un baño de sangre. Cristopher Figuera dice que le pidió a Maduro que desmantelara el poder legislativo paralelo creado a su medida; que eligiera una nueva junta electoral para convocar elecciones, y se emplearan esos pasos pata pedir una retirada de las sanciones. En el documento pide que: «a) La Asamblea Nacional Constituyente, cese sus funciones, por cuanto no ha cubierto las expectativas para las que fue elegida. b) Se hagan las gestiones para nombrar un nuevo Consejo Nacional Electoral. c) Se planteen unas elecciones generales, sin que ello sea interpretado como una muestra de debilidad del Gobierno. d) De manera firme y determinada se comience a exigir a la Comunidad Internacional, el levantamiento de las sanciones que le han impuesto a nuestro país». Incidente revelador ABC no ha podido comprobar de forma independiente que Maduro recibiera ese documento, pero Cristopher Figuera y quienes trabajan con él aseguran que el presidente venezolano le llamó derrotista y cobarde y desde ese momento perdió su confianza en él. Si el jefe máximo de la inteligencia, que había sido subdirector de la inteligencia militar durante cuatro años, hizo semejantes recomendaciones, el aislamiento de Maduro en su propio régimen es ya máximo. Según Cristopher Figuera, el presidente está cada vez más solo, rodeado por un círculo estrecho de unos 200 altos mandos cubanos que le dan seguridad y le mantienen en el puesto, mientras crece la distancia con sus propios subalternos, como la vicepresidenta Delcy Rodríguez o el ministro de Defensa Vladímir Padrino. Por eso se fraguó el pronunciamiento programado para el 1 de mayo, en el que participaron, según Cristopher Figuera, el propio ministro Padrino y el presidente del Supremo venezolano, el juez Maikel Moreno. Fue este último, según mantienen el general y la inteligencia de EE.UU., quien abortó el relevo por sus ambiciones de presidir el país. El general revela además varios incidentes que reflejan el aislamiento de Maduro, entre los que destaca un episodio que llevó a su ascenso a jefe del Sebin. «Hubo una situación irregular con unos escoltas que hacen su trabajo en el Sebin y que además cumplen funciones con el capitán Diosdado Cabello [jerarca del régimen y presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela]», recuerda Cristopher Figuera. «Ellos interceptaron el vehículo de Maduro y este se bajó y les ordenó que rindieran las armas y ellos se negaron. Él les dijo que si no le habían reconocido, que era el presidente. Los soldados le dijeron que sí sabían quién era, pero que no era su jefe. Al final no pasó nada pero así quedaron las cosas», añade el general. Maduro depende cada vez más de Cuba Según estas revelaciones, Maduro se encuentra cada vez más aislado y dependiente de los 15.000 cubanos que han sido enviados a Venezuela para labores que van desde la asistencia técnica al espionaje, incluida su guardia pretoriana y contactos directos de forma habitual con Raul Castro. El secretario general de la OEA, Luis Almagro, volvió a pedir el viernes que la comunidad internacional presione a Cuba para que desista de sus injerencias a favor del régimen en Venezuela. «No conozco ningún país en el mundo, mucho menos en este continente, en el que Cuba haya intervenido para restaurar la democracia. Nunca ocurrió y nunca ocurrirá», dijo Almagro. Por su parte, EE.UU. está todavía convencido de que el cambio en Venezuela ocurrirá en los próximos meses, sobre todo por las presiones de las sanciones económicas contra el régimen. «No hay dictadura que dure para siempre», asegura Elliott Abrams, representante especial de la Casa Blanca para Venezuela. «Cada día que dura la dictadura de Maduro es un día más de represión, tortura y sufrimiento». Es la institución Foro Penal, que sigue los abusos sistemáticos de los derechos humanos en Venezuela, la que informa de que en 2018 el régimen mató a 5.200 personas a las que se añaden más de 1.500 en los primeros cinco meses de este año.
12-07-2019 | Fuente: abc.es
Un primo de Diosdado Cabello, nombrado jefe del Ejército venezolano
Mientras Nicolás Maduro muestra el señuelo del diálogo con la oposición en Barbados, se producen nuevos movimientos en los altos mandos de la Fuerza Armada venezolana. Maduro trata de mantener prietas las filas y guardar los equilibrios de poder internos. El pasado domingo confirmó en su cargo al ministro de Defensa del régimen, Vladimir Padrino, pese a las dudas sobre su fidelidad que se habían abierto por su implicación en los hechos del pasado 30 de abril. Ese día el líder opositor Leopoldo López fue liberado y apareció de madrugada junto al presidente interino, Juan Guaidó, en la base militar de La Carlota llamando a alzarse contra la dictadura chavista. Como relataba el ex jefe del Servicio de Inteligencia (Sebin), Cristopher Figuera en la entrevista publicada ayer por ABC, Padrino estaba al tanto pero finalmente no dio el paso. La ratificación de Padrino se produjo en un acto de graduación de oficiales en el que Maduro anunció algunas novedades, entre ellas la designación como nuevo jefe del Ejército de Alexis Rodríguez Cabello, que es primo del número dos del régimen, Diosdado Cabello. Por su parte, el general Fabio Enrique Zavarce Pabón fue nombrado comandante general de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), la policía militarizada. Una «clara concesión» Según apunta la presidenta de la ONG Control Ciudadano, Rocío San Miguel, suponen «una clara concesión al poder que ejercen Diosdado Cabello Rondón y Néstor Reverol ?ministro del Interior del régimen? sobre estos componentes». Alexis Rodríguez Cabello sustituye en la jefatura del Ejército a Jesús Suárez Chourio, al que Maduro nombró ayer jefe del Estado Mayor de la Comandancia en Jefe, con el objetivo de «reanimar, dinamizar y llevar adelante esta estructura», anunció Maduro a través de su Ministerio de Comunicación. El mandatario ilegítimo ha firmado un decreto presidencial con el que dice retomar «con mucha fuerza» la Comandancia en Jefe de la Estructura Vital del Estado venezolano para ejercer sus «funciones constitucionales» y «contribuir aún más en el fortalecimiento» de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.
11-07-2019 | Fuente: abc.es
El gobierno venezolano califica de «exitoso» el diálogo con la oposición en Barbados
El Gobierno venezolano ha informado este miércoles del fin del reanudado proceso de diálogo con la oposición en Barbados, que es auspiciado por Noruega, y ha calificado el acercamiento como «exitoso» aunque sin ofrecer mayores detalles. El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, ah indicado en su cuenta de Twitter: «Culmina en Barbados esta jornada de la mesa permanente de diálogo por la paz, espacio para dirimir las controversias por vías constitucionales y pacíficas». El dirigente chavista agregó en la misma red social que se trató de un «exitoso intercambio», y agradeció a la primera ministra de Barbados, Mía Mottley, «por su hospitalidad». Hasta ahora ningún otro dirigente ha ofrecido detalles sobre estas conversaciones que el Ejecutivo de Nicolás Maduro y el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, encararon esta semana con discreción. El dirigente chavista Diosdado Cabello había asegurado antes en su programa semanal de televisión que de estas negociaciones no saldrá ningún llamado a nueva elección presidencial, como exige la oposición, pues Maduro asumió su segundo mandato de seis años apenas en enero pasado. Elecciones libres Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, afirmó ayer que existían las condiciones para «lograr construir una salida a la crisis» nacional, tras una reunión privada que sostuvo con el mediador de la Unión Europea (UE), Enrique Iglesias. Sobre el diálogo en Barbados, Guaidó pidió «no cometer el error de ver un solo mecanismo, como una solución» y por ello insistió en mantener presión interna y extranjera contra el oficialismo. Insistió en que la agenda de la oposición «en cualquier tipo de mediación o facilitación, como en el caso del Grupo Internacional de Contacto» es el cese de la usurpación presidencial, instaurar un gobierno de transición y convocar elecciones «libres» con observación internacional. Venezuela atraviesa un alto pico de tensión política desde enero pasado, cuando Maduro juró otro período de seis años que no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional porque a los principales líderes opositores se les impidió participar en esos comicios. En respuesta, Guaidó se autoproclamó presidente interino alegando unos artículos de la constitución venezolana.
09-07-2019 | Fuente: abc.es
El régimen de Maduro y los opositores hablarán de elecciones
En los próximos días se reanudarán las conversaciones entre el chavismo y la oposición en la isla de Barbados, la tercera ronda de diálogo entre el régimen de Nicolás Maduro y el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, enfrentados desde el 23 de enero pasado. Los encuentros comenzaron en mayo en Oslo bajo los auspicios del gobierno de Noruega, que ha dicho que las reuniones entre las partes tendrán lugar ahora en Barbados de manera «continua y expedita», es decir, no se interrumpirán ni se deberán parar hasta llegar a acuerdos concretos. Por el lado oficialista participarán el ministro de Comunicación del gobierno ilegítimo, Jorge Rodríguez; el gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez, y el canciller Jorge Arreaza, mientras que por el lado opositor acudirán el exalcalde del municipio Baruta Gerardo Blyde, el diputado Stalin González, el exministro Fernando Martínez Mottola y el exrector electoral Vicente Díaz. El objetivo principal para la oposición son las elecciones presidenciales y sobre el particular se diseñan toda clase de hipótesis. Guaidó ha sido claro en mantener la hoja de ruta como el cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. Cualquier opción pasa antes por la salida de Maduro, cuyo período ya se venció el pasado 10 de enero. Maduro se ha negado a hablar de las presidenciales hasta ahora, porque insiste en que fue reelecto el 20 de mayo de 2018, pese a que la oposición y buena parte de la comunidad internacional considera que lo hizo fue de manera fraudulenta. Sin embargo, el dictador ha dado un viraje en los últimos días. El mismo Día de la Independencia de Venezuela, el 5 de julio, invocó el diálogo con la oposición así: «Con la buena voluntad, la capacidad política de negociación, lo lograremos. Todos tenemos que ceder una parte para llegar a acuerdos y yo llamo al diálogo, porque creo y amo a Venezuela, y quiero que Venezuela tenga un futuro brillante..». La necesidad de «ceder una parte para llegar a acuerdos» fue secundada por su ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, a quien de inmediato ratificó en el cargo después de seis años de ejercicio, el más longevo del alto mando militar, porque cada año cambian de titular de Defensa, señala la tradición castrense venezolana. La presión de las sanciones Según ha escrito el periodista Nelson Bocaranda, «esto estará en el tapete en Barbados: elecciones libres y sin Maduro en 9 meses (Rojos aseguran que Maduro no será candidato). Posibles candidatos del PSUV: Diosdado Cabello o Héctor Rodríguez y fuerte presión militar para que se llegue a un acuerdo cuanto antes». Según algunas fuentes, el principal escollo sería que Maduro no quiere abandonar el poder en los meses previos a los comicios. Lo más importante para el régimen de Maduro es que EE.UU. y otros países levanten las sanciones contra los altos cargos, pero esa es una carta que decidirá Guaidó.
06-07-2019 | Fuente: abc.es
Críticas contra el informe de la ONU por no dar soluciones para Venezuela
Para la diplomacia norteamericana y los opositores a Nicolás Maduro afincados en Estados Unidos, que son quienes más han defendido de forma coordinada la necesidad de un cambio de régimen urgente en Venezuela, el informe presentado ayer por la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos aqueja de un grave problema: detecta violaciones gravísimas, «que afectan directa e indirectamente a todos los derechos humanos», pero no propone medidas urgentes para ponerle coto a estas. Dijo ayer el jefe de la diplomacia norteamericana, Mike Pompeo, que «Venezuela está en jaque a causa de una dictadura asistida por extranjeros no invitados por el pueblo y expoliadores». En sus primeras declaraciones sobre la crisis en el país caribeño tras el informe presentado a la ONU, el secretario de Estado pidió de nuevo que haya elecciones «libres y transparentes», es decir, sin la injerencia del régimen, que sembró de irregularidades las presidenciales de 2018. Según dijo ayer en Washington el embajador venezolano en EE.UU., el veterano opositor Carlos Vecchio, «después de este informe, debemos entender claramente que la única forma de detener estas atrocidades es a través de un cambio de régimen y de responsabilizar a todos los que cometieron estos delitos». Bachelet, sin embargo, ha decepcionado a los opositores que encabeza Vecchio al limitarse a proponer que el régimen «adopte de inmediato medidas para cesar, subsanar y prevenir las violaciones de los derechos humanos», sin pedir la marcha inmediata de Maduro. Cree la diplomacia norteamericana, que mantiene reuniones habituales con Vecchio y otros opositores, que la materia prima sobre la que trabajó Bachelet es pobre de por sí. El representante especial de EE.UU. para Venezuela, el embajador Elliott Abrams, le recomendó hace días a la alta comisionada que visitara las cárceles del régimen, incluidas las de la inteligencia civil ?el Sebin? y militar ?el Dgcim?, algo que esta no hizo. Después, Abrams ha dicho que esperaba que en el informe se instara «como han hecho tantas democracias del mundo, a que se lleven a cabo elecciones libres como factor central para la solución de la crisis en Venezuela». Aunque no ha sorprendido en Washington, en el informe de Bachelet, de 18 páginas y plagado de detalles sobre graves violaciones de derechos humanos, no se habla de elecciones en ninguna ocasión. Para EE.UU. no hay otro orden de hechos que el de que Maduro salga del país y quienes queden de su Gobierno acepten a Juan Guaidó como presidente legítimo y faciliten así, a medio plazo, la convocatoria de elecciones libres, no manipuladas ni controladas por el régimen. Según Abrams, «el obstáculo a la posibilidad de una resolución pacífica sigue siendo la negativa de Maduro a dar un paso al costado». Cómplice silencio Opina Pedro Mario Burelli, un veterano e influyente opositor afincado en Washington, que fue director de Pdvsa, que «el informe Bachelet es devastador y hace imposible seguir en la indolencia. El contenido desnuda a una tiranía que merece un trato mucho más contundente y definitivo de la comunidad internacional. Si bien la responsabilidad de los miles de crímenes que se denuncian es de Chávez, Maduro y sus personeros, el mundo ha observado con cómplice silencio la destrucción criminal de un país y el maltrato sistemático a sus ciudadanos». Caracas marcha Venezuela cumple 208 años de su independencia, y el presidente interino, Juan Guaidó, aprovechó para convocar a una gran manifestación que reavive las protestas sociales a favor del cese de la usurpación. La marcha tuvo además el objetivo de denunciar el asesinato, mientras recibía torturas, del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo por manos de funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) cuando estaba detenido por una supuesta conspiración para atentar contra las vidas de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello. Una multitud comenzó a concentrarse al mediodía (hora local) en los alrededores de la oficina de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), ubicada en Caracas. Se tenía previsto marchar hasta la sede militar del Dgcim, pero una barrera humana de la Policía Nacional impidió el paso de los manifestantes. El recorrido transcurrió con normalidad. Guaidó en su discurso aseguró que un alto cargo del Dgcim le habría dicho «ya basta», sin embargo, no reveló más información. Del mismo modo, reiteró que el régimen de Nicolás Maduro ha sido el responsable de la muerte del capitán Acosta: «¿Quién dio la orden?», preguntó. «Funcionarios públicos y miembros de las Fuerzas Armadas, formalmente se convierten en cómplices de Nicolás Maduro», expresó. Asimismo, dijo que el país «no aguanta más, necesitamos un cambio de Gobierno» y que no es solo en Caracas que se protesta sino en los otros 24 estados del país. «La gran pregunta: ¿por qué llevan a un capitán en silla de ruedas a un tribunal? ¿Para que lo vea el mundo?», cuestionó Guaidó con relación a la aparición de Acosta, horas antes de su muerte. «Aquí con nosotros hay muchos presos políticos hoy (..) vamos a sanar el país a nuestra tierra», agregó. Conmoción por la noticia La muerte del capitán desató una ola de protestas, incluida la de la alta comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, quien expresó haber estado conmocionada por la noticia. Pues la muerte de Acosta ocurrió días después de que ella visitara Venezuela para constatar el estado de los derechos humanos en el país petrolero. Todo apunta a que Acosta Arévalo recibió una brutal paliza que le provocó la muerte. Los hallazgos médicos filtrados por el director de actuación procesal del Ministerio Público en el exilio, Zair Mundaray, evidencian que el capitán de corbeta tenía fracturadas «dieciséis costillas, el tabique nasal y un pie; excoriaciones en hombros, codos y rodillas; hematomas en los abductores, lesiones similares a latigazos en la espalda y signos de pequeñas quemaduras en ambos pies, que se presumen de electrocución». Fuentes militares conocedoras del caso revelaron a ABC que el mayor Alexander Gramko Arteaga, director de Asuntos Especiales del Dgcim, «es el ejecutor de las operaciones de tortura y procedimientos especiales» y que bajo su mando se realizaron las «desapariciones forzadas y ejecuciones contra los militares enemigos del régimen».
05-07-2019 | Fuente: abc.es
Cabello acusa a opositores de querer matar a líderes chavistas
«Les habla el teniente José González, usted y yo hemos conversado en otras ocasiones. Conservo su número telefónico y le envío esta nota de voz porque me están ofreciendo un dinero para que la mate a ella (por Delsa Solórzano) y mate al diputado Renzo Prieto. Hoy estuve conversando con él y le informé (a Prieto). Me dijo que ya había recibido una amenaza sobre eso, entonces le acabo de pasar la información a la diputada Delsa para que lo tome en cuenta (..) entrégale la información a la diputada y que se cuide». Esas son las palabras de José Gregorio González León, el denunciante, quien por nota de voz contactó a Naremis Silva, secretaria de la comisión de política interior de la Asamblea Nacional. Este mismo teniente luego envió un vídeo donde se le escucha pidiendo ayuda para refugiarse en una embajada porque temía por su vida y la de su familia ya que el Gobierno de Nicolás Maduro iba a tomar represalias en su contra. Después de dos meses con las pruebas en resguardo, los diputados opositores las mostraron ayer a la prensa porque el mismo teniente salió en el programa de televisión de Diosdado Cabello como cooperante del régimen. Cabello, el número dos del régimen, mostró un vídeo del militar durante su programa «Con el mazo dando» donde confesaba que los diputados opositores ofrecían 20.000 dólares por la cabeza de Freddy Bernal y Valentín Santana, ambos dirigen los colectivos paramilitares chavistas. Sobre Freddy Bernal la diputada Solorzano dijo: «te quiero vivo para que pagues todo el mal que has hecho a los venezolanos en estos 20 años». Y a Cabello respondió: «Sus acusaciones son falsas. Todas las pruebas están a buen resguardo. Sus afirmaciones no buscan más que desviar la atención sobre el asesinato del capitán Acosta Arévalo». El diputado Prieto afirmó que conoció al sicario en la cárcel del Helicoide el año pasado cuando estuvo preso: «siempre me decía que nos cuidáramos porque somos un objetivo del régimen. Luego en mayo me contactó para pedirme dinero (1.000 dólares) porque tenía a su novia presa y torturada, y quería sacarla. Yo nunca le ofrecí nada porque no tengo donde caerme muerto». Cadáver del capitán Acosta Los parlamentarios también se refirieron al crimen perpetrado por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) contra el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, quien murió torturado el pasado 29 de junio por los verdugos de la inteligencia de Maduro. El régimen no ha entregado el cuerpo del capitán a sus familiares como lo ha solicitado su viuda Waleska Pérez. Tampoco ha permitido que se le realizara una autopsia independiente al cuerpo del militar ni se ha abierto una investigación internacional como lo han exigido sus familiares y la Asamblea Nacional. «Estuvimos esperando este miércoles hasta las 8 de la noche y el Dgcim no quiso entregar el cadáver del capitán», dijo desde la sede del partido Voluntad Popular, Delsa Solorzano. El informe oficial de la autopsia que se filtró a la prensa ha dejado en evidencia los signos de tortura a los que fue sometido brutalmente el capitán por el politraumatismo generalizado causado. Asimismo, denunció que el régimen de Maduro pretende evadir su responsabilidad en el crimen al haber condenado a dos funcionarios de la Guardia Nacional a 14 meses de prisión y no a los 30 años que le corresponden por los protocolos internacionales sobre tortura. Dijo además que tampoco ha permitido la entrada de los dos representantes de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, en Caracas al edificio del Dgcim en Boleíta para ver el cadáver de Acosta Arévalo. Informe de Bachelet La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos publicó ayer un resúmen del informe que presentará Michelle Bachelet formalmente hoy en Ginebra. Es un demoledor y muy completo documento sobre la violación de los derechos humanos del régimen de Maduro en todos los ámbitos del país pero no recoge los últimos acontecimientos suscitados con el asesinato del capitán Acosta Arévalo. Mucho menos reseña la historia del joven de 16 años, Rufo Chacón, que perdió los dos ojos con el disparo de 56 perdigones de la policía del Táchira cuando protestaba por la falta de gas para cocinar.
03-07-2019 | Fuente: abc.es
El capitán de corbeta venezolano Rafael Acosta Arévalo murió mientras era torturado por miembros de la Inteligencia chavista que actuaban con pleno conocimiento de Nicolás Maduro. La autopsia realizada al cadáver del militar reveló que la causa de su muerte fue «un edema cerebral severo debido a la insuficiencia respiratoria aguda producida por la rabdomiólisis por politraumatismo generalizado» (la rabdomiólisis es un síntoma que presentan las víctimas de terremotos, bombardeos y derrumbes de edificio), y «tiene entre sus causas el aplastamiento», según explicó la abogada de derechos humanos, Rocío San Miguel. Todo apunta a que Acosta Arévalo recibió una brutal paliza que le provocó la muerte. Los hallazgos médicos filtrados por el director de actuación procesal del Ministerio Público en el exilio, Zair Mundaray, evidencian que el capitán de corbeta tenía fracturadas «dieciséis costillas, el tabique nasal y un pie; excoriaciones en hombros, codos y rodillas; hematomas en los abductores, lesiones similares a latigazos en la espalda y signos de pequeñas quemaduras en ambos pies, que se presumen de electrocución». Todos estos tratos crueles e inhumanos le fueron aplicados mientras estaba bajo custodia de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim). Fuentes militares conocedoras del caso revelaron a ABC que el mayor Alexander Gramko Arteaga, director de Asuntos Especiales del Dgcim, «es el ejecutor de las operaciones de tortura y procedimientos especiales» y que bajo su mando se realizan las «desapariciones forzadas y ejecuciones contra los militares enemigos del régimen». Según esta fuente, en Gramko recayó la orden de torturar que acabó con la vida del capitán el pasado sábado por orden de Maduro. «La dirección de asuntos especiales no hace nada sin que Nicolás Maduro lo autorice, fue creada para hacer trabajos única y específicamente para el presidente». Codo con codo con Gramko, el jefe de contrainteligencia de la Guardia de Honor, Asdrúbal Brito Hernández (ascendido recientemente a número uno por Maduro), también participó en las torturas. Centros clandestinos El mayor Gramko Arteaga tiene además a su cargo centros clandestinos llamados «casas seguras» para torturar y hacer desaparecer a la disidencia del régimen. Entre las que citó se encuentra: una casa cerca de la plaza de Chacao, en San Bernardino «es una base», otra en Fuerte Sorocaima en La Mariposa y subiendo hacia terrazas del Ávila, cerca de la sede del Dgcim en Boleíta en Caracas. La triste historia de Acosta comenzó el 21 de junio cuando funcionarios del Dgcim y del Sebin se llevaron detenidos a siete personas, entre militares y policías, activos y en retiro. Los cuerpos de inteligencia del Estado habían detenido a dos coroneles retirados, un general de brigada de la Aviación, un capitán de corbeta de la Armada (Rafael Acosta Arévalo), un teniente coronel del Ejército y dos comisarios retirados del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). Tras seis días en paradero desconocido, el fiscal general, Tarek William Saab, acusó a tres de ellos -incluido el capitán Acosta- de incurrir en «los delitos de terrorismo, conspiración y traición a la patria». La versión del Gobierno presupone que los inculpados estaban preparando un golpe de Estado que «incluía la muerte de Maduro y Diosdado Cabello». «Acosta Arévalo murió por no saber más», explican las fuentes a las que ha tenido acceso ABC. Cuentan que desde el inicio todo fue cruel porque habías funcionarios retirados que no representaban «ninguna amenaza». Además, agregó que fue el coronel Pedro Luis Pérez Silén, encargado del destacamento de Guatire, el infiltrado del Gobierno en las reuniones que se estaban llevando a cabo con los siete militares. Pérez Silén fue quien grabó la reunión y se la dio al régimen para ganar su confianza y sus favores.«Los torturaron tanto porque los detenidos no sabían nada. Lo que habían hablado ya estaba grabado en el vídeo», explican estos militares al tiempo que aseguran que los otros seis funcionarios también están en estado crítico y que aparecerán cuando ya se hayan recuperado físicamente. «Aquí en Venezuela el que tiene poder es el que demuestra ser el malo, el más inhumano, el verdugo y Gramko se muestra como el más malo». Waleska Pérez temía por la integridad de su esposo, Acosta. Un día antes de su muerte dijo que fue presentado en Tribunales al que llegó en silla de ruedas mostrando graves signos de tortura. «No hablaba solo pedía auxilio a su abogado», dijo Pérez. «Lo torturaron mucho. Tanto que lo torturaron, que lo mataron». Los ejecutores La lista de torturadores del régimen es larga. El principal responsable es el mayor general Iván Hernández Dala, director del Dgcim y, al mismo tiempo, jefe de la guardia de honor presidencial. Dala dirige el órgano represor más brutal de todo el país, que como ha revelado ABC son asesorados por los cubanos. Cumple instrucciones directas de Maduro y es uno de los militares más cercanos a él. Ha sido señalado ya ante organismos internacionales como violador de los derechos humanos. El coronel Hannover Guerrero, responsable de la sede del Dgcim en Boleíta (Caracas), es también ejecutor de torturas y de falsificar los expedientes contra los detenidos en sus instalaciones. Luseph Barrios Olivares, jefe de la unidad especial, es el encargado de la casa de tortura ubicada en La Mariposa. Y Rafael Franco Quintero, jefe de inteligencia militar, ha sido señalado por la abogada venezolana, Tamara Suju, de ser cómplice «de los peores crímenes de lesa humanidad, entre ellos la tortura y violencia sexual a detenidos». Rafael Blanco Marrero, Néstor Blanco Hurtado y Abel Angola García también engrosan la lista. Suju ha denunciado a todos estos cómplices del régimen ante la Corte Penal Internacional de La Haya por crímenes de lesa humanidad que no prescriben. Al conocerse la noticia del asesinato de Acosta Arévalo, el Gobierno de Venezuela ordenó inmediatamente la detención de dos funcionarios del Dgcim, señalados como autores del Homicidio. El abogado del capitán, Alonso Medina Roa, aseguró que el régimen «lo pretende calificar el delito de homicidio, ignorando la legislación contra la tortura». El presidente interino, Juan Guaidó, dijo por su cuenta de Twitter: «No hay palabras para definir este abominable hecho. Familia militar no están solos, habrá justicia. Dictadura asesina, criminal y torturadora esto no quedará así». Con la muerte del capitán Acosta suman ya cuatro los presos políticos asesinados bajo la custodia de Maduro: el concejal de Caracas, Fernando Albán; el piloto de la aviación civil venezolana, Rodolfo González y el concejal, Carlos Andrés García.
27-06-2019 | Fuente: abc.es
El régimen de Maduro asegura haber desarticulado un intento de «golpe de Estado»
El ministro de Comunicación del gobierno ilegítimo de Venezuela, Jorge Rodríguez, ha informado este miércoles de que el Gobierno habría desarticulado un nuevo «golpe de Estado» por parte de la oposición del país, previsto para los pasados días 23 y 24 de junio. Según ha afirmado Rodríguez, el golpe pretendía «matar» a Cilia Flores, mujer del dictador venezolano, Nicolás Maduro, y al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, además de llevar a cabo «bombardeos a la Base Militar de La Carlota». «Desde hace más de un año, 14 meses exactamente, se hace seguimiento a estos casos. Sabemos con quién hablan y qué hablan. Tenemos horas de vídeos y reuniones de los varios golpes de Estado que estamos tratando de explicar», ha manifestado Rodríguez, según ha recogido la agencia de noticias estatal «AVN». El ministro venezolano ha recalcado que el intento de «golpe de Estado» fue financiado desde el exterior, concretamente por los gobiernos de Colombia y Chile. «Ellos conocen perfectamente esos golpes de Estado porque invierten dinero en ellos, protegen a los terroristas y buscan la forma de acabar con la democracia venezolana», ha advertido. Por su parte, Maduro ha rechazado los «planes terroristas» de la oposición venezolana en el nuevo intento de «golpe de Estado», que según ha detallado el mandatario, pretendía «matar 60 militantes de los colectivos y poner bombas para destruir servicios públicos». «Hemos desmantelado y capturado a una banda de terroristas que pretendía un golpe de Estado contra la sociedad y la democracia venezolana. ¡Están capturados!», ha manifestado. «Afortunadamente tenemos una Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) unida, cohesionada y leal que ha derrotado a estos fascistas y los ha capturado uno por uno gracias a la moral de nuestros oficiales», ha recalcado. En cuanto a la participación de Colombia en el «golpe de Estado», el presidente ha asegurado que es «evidente» y ha subrayado que «desde Colombia se conspira y no lo vamos a tolerar», según ha recogido la cadena «Telesur». Persecución de militares disidentes La denuncia de un supuesto golpe de Estado se produce después de que haya arreciado la persecución por el régimen de Maduro contra los militares disidentes. Tras la partida de Michelle Bachelet, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, ordenó la detención de, al menos, siete altos oficiales activos de la Armada y la Aviación venezolanas, entre ellos, dos comisarios, sin dar información del motivo y el paradero de su encarcelamiento. El presidente encargado, Juan Guaidó, aseguró que los siete funcionarios son: el general de brigada, Miguel Sisco Mora; los coroneles de la Aviación, Francisco Antonio Torres Escalona y Miguel Alberto Castillo Cedeño; el capitán de corbeta de la Armada, Rafael Acosta Arévalo y el teniente coronel, Pedro Caraballo Lira. Además, los comisarios Miguel Ibarreto y José Valladares del Cuerpo de Inteligencia Científica y Policial (CICPC) quienes fueron «secuestrados». De acuerdo con el también presidente de la Asamblea Nacional, los siete oficiales y comisarios fueron «secuestrados por cuerpos de la dictadura, violando todo principio fundamental de justicia y los derechos humanos a solo horas de haber culminado la visita de la Alta Comisionada de los DDHH, Michelle Bachelet».
22-06-2019 | Fuente: abc.es
Bachelet termina su visita a Caracas entre críticas y pocos resultados
No hizo milagros pero mostró al mundo la magnitud de la tragedia de Venezuela. Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, reconoció la magnitud de la crisis humanitaria, la violación a los derechos humanos, las torturas a los presos políticos y, por lo menos, logró la promesa de «rectificar» por parte del régimen de Nicolás Maduro. Durante los tres días de su breve estancia en Caracas (del 19 al 21 de junio), Bachelet no visitó las cárceles donde están detenidos más de 700 presos políticos, ni ningún hospital ni región en el interior del país para comprobar el deterioro de la infraestructura. En las 48 horas de su agenda compartió seis horas con la oposición y el resto del tiempo con el chavismo. Su comunicado breve de un solo folio fue leído en el aeropuerto Simón Bolívar en Maiquetía minutos antes de embarcar su avión de regreso a Ginebra, el viernes a las 10 de la noche (hora local), tras despedirse de Maduro con quien sostuvo la reunión de cierre de su visita. El mandatario quedó muy satisfecho con su declaración oficial, mientras que, la oposición se mostró en conflicto entre los que valoraron su lado positivo, otros la ponderación de su postura y la inutilidad de su visita. Maduro dijo que asumirá con «seriedad» las recomendaciones de Bachelet. Y a través de la emisora Unión Radio afirmó que su visita fue un éxito para el país. Bachelet también sostuvo un encuentro con Diosdado Cabello en la Cancillería. De la visita quedó el sí para crear una oficina nacional de la Alta Comisionada en Caracas. Un pedido explícito de la Asamblea Nacional opositora, que preside Juan Guaidó, también como presidente encargado de Venezuela. Con el líder opositor solo se reunió una hora. Así lo destacó Bachelet: «Hemos alcanzado un acuerdo con el gobierno para que un pequeño equipo de dos oficiales de los derechos humanos permanezca aquí, con el mandato de proveer asistencia y asesoría técnica, pero también muy importante continuar monitoreando toda la situación de los derechos humanos en Venezuela». El opositor Frente Amplio Venezuela Libre saludó la apertura de una oficina permanente de la Alta Comisionada porque «nos da la esperanza de que se tomen acciones que permitan un seguimiento exhaustivo a las violaciones de los derechos humanos en Venezuela, pero sobre todo que se conozca la verdad, se haga justicia y comience un camino hacia la recuperación de la democracia», dijo en las redes sociales. Testimonios desgarradores Bachelet sostuvo una reunión larga de cinco horas con los familiares de las víctimas de la represión y torturas de los presos políticos. Fueron 200 personas que relataron su testimonio, dijo Alfredo Romero, director del Foro Penal Venezolano. La expresidente de Chile se conmovió con los relatos desgarradores de las presos torturados al punto de llorar y abrazar a los familiares según revelaron Juan Requesens, el padre del diputado Requesens y el diputado Gilber Caro. Uno de esos relatos lo protagonizó Sandra Hernández, esposa del Sargento de la Guardia Nacional (GNB) Bandres Figueroa, quien desconoció la autoridad de Maduro junto a otros 24 efectivos en Cotiza, el 23 de enero pasado cuando fue proclamado como presidente Guaidó. Sandra detalló las graves violaciones que sufrió su pareja en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Boleíta, Caracas. «Lo amarraron, lo golpearon, lo colgaron por ocho horas o más». «Fue electrocutado, lo colgaron de los pies hasta que se desmayaba, luego lo mojaban y lo electrocutaban para despertarlo», declaró la joven mientras Bachelet escuchaba atentamente. Pero las vejaciones no se detuvieron allí. Según su pareja, a Figueroa «le colocaron una bolsa para asfixiarlo, intentaron violarlo con un palo, le abrieron las piernas entre dos personas mientras le golpeaban los testículos. Lo golpeaban tanto que defecaba y lo obligaban a comerse sus heces, cosa que era imposible y vomitaba?». Andreina Baduel, hija del exministro de Defensa general Raúl Baduel, preso desde hace 10 años le dijo a Bachelet: «Usted sabe lo que siento al ser hija de un preso político». En su comunicado Bachelet afirmó: «Fue doloroso escuchar el anhelo de las víctimas y familiares para obtener justicia ante la violación de los derechos humanos o víctimas de la violencia política por ser partidarios del régimen. Hago un llamado para liberar a todos los detenidos y privados de la libertad». Bachelet también resaltó en su declaración que «la situación sanitaria sigue siendo crítica. El costo y la falta de anticonceptivos han contribuido al incremento de embarazos adolescentes y la mortalidad materno-infantil. Subrayo la ausencia y escasez de medicamentos, y reitero llamado al gobierno para tener en cuenta el tema de la salud». Pero lo que más polemizó fue lo que dijo respecto del diálogo en Noruega entre el régimen y la oposición que ha fracaso en anteriores oportunidades. «Todas las voces deberían ser incluidas y la crisis solo puede ser resuelta con la participación de todos los actores de la sociedad, pero manteniendo la neutralidad. Mantener posiciones arraigadas en cualquiera de los dos lados solo agravará la crisis. Insto al diálogo facilitado con Noruega, a dejar a un lado las ganancias cortoplacistas, y enfocarse en logros a corto y mediano plazo». Lester Toledo, diputado exiliado de Voluntad Popular, y encargado de la ayuda humanitaria dijo por las redes: «Que vergüenza de declaración. Irresponsabilidad mayúscula pretender comparar a líderes políticos con criminales vinculados al narcotráfico, terrorismo y violación de derechos humanos. No somos dos bandos iguales, ellos construyeron un estado criminal y sin uso de la fuerza no salimos de esta». Bachelet presentará su informe a las Naciones Unidas el próximo 5 de julio, fecha de la independencia de Venezuela, cuando hará gala de su neutralidad y ponderación. Sus lágrimas por el sufrimiento de los torturados son personales.
1
...