Infortelecom

Noticias de demografia

09-05-2019 | Fuente: abc.es
El número de detenidos en la frontera entre EE.UU. y México alcanza su cota más alta desde 2009
El número de migrantes ilegales detenidos en la frontera entre EE.UU. y México ha batido este año fiscal su marca más alta desde 2009. Entre octubre y abril, la Patrulla fronteriza norteamericana aprehendió a 460.294 personas. Así lo asegura CNN, citando fuentes de la Oficina de Aduanas y Protección de la Frontera. «Esperamos superar los 500.000 este fin de semana», declaró ayer (miércoles) un alto mando del cuerpo policial fronterizo ante el Senado. «Se trata de unas cifras muy alejadas de las estadísticas de los últimos años», añadió. Solo en el último mes, fueron 98.977 las personas detenidas en la línea divisoria entre los dos países. En 2009, fueron 540.865. Desde entonces, ese número no ha superado nunca el medio millón. «En los pocos días de mayo que llevamos, esta tendencia no ha dado señales de reducirse», aseguró un oficial del Departamento de Seguridad Doméstica el martes. «En los últimos 10 días, la Patrulla Fronteriza ha aprehendido a 33.000 migrantes irregulares. Con estas cifras, hemos sobrepasado en solo siete meses los totales de todos los años fiscales desde 2009», declaró. Lo que diferencia estos datos de otros de cursos pasados, aseguró el mismo oficial, es «la demografía». Miles de desplazados continúan llegando procedentes del triángulo compuesto por Guatemala, Honduras y El Salvador, con más de 58.000 familias detenidas en la frontera sur en abril. Además, 8.800 menores sin acompañar fueron puestos bajo custodia el pasado mes.
12-11-2018 | Fuente: elpais.com
¿Por qué los jóvenes vivirán peor que sus padres?
La brecha entre distintas generaciones se amplía por la crisis, la demografía y los avances tecnológicos
11-11-2018 | Fuente: elpais.com
Elección de vencedores
Guerra cultural y demografía en Estados Unidos
11-11-2018 | Fuente: elpais.com
¿Por qué los jóvenes vivirán peor que sus padres?
La brecha entre distintas generaciones se amplía por la crisis, la demografía y los avances tecnológicos
07-11-2018 | Fuente: abc.es
Estados Unidos, un país más dividido que nunca
Tras las elecciones parciales de ayer en EE.UU., no sólo el Capitolio ha quedado dividido, también el país. Ambas costas y la frontera con México están en manos de demócratas. En medio, un corazón rural, industrial y religioso que a pesar de todo sigue siendo republicano. Son dos Américas, que en contadas ocasiones votan juntas, condenadas a entenderse a pesar la divergencia de sus ideales y prioridades. Sólo la división del país explica que en Nueva York y Los Ángeles los demócratas consiguieran escaños en la Cámara de Representantes con más del 85% de votos mientras en Arkansas Utah o Virginia Occidental no lograran representación. Un contundente 85,5% obtuvo en su decimoséptima reelección Nancy Pelosi, que se postula a presidenta de la Cámara y líder de la oposición a Trump. Poco a poco, el voto urbano, principalmente demócrata, va devorando los suburbios de las grandes ciudades. La capital federal, Washington, donde los demócratas ganan elecciones por más del 90%, ya se extiende por todo el norte de Virginia, un Estado que hace sólo una década era mayoritariamente republicano. Ayer, de los once diputados elegidos allí, siete fueron demócratas. En general, en la Cámara, que representa proporcionalmente a la población de los diferentes estados, los dos partidos mantienen un complejo equilibro de poder. Los demócratas cuentan con una mayoría de 220 escaños, frente a los 195 de los republicanos, que han perdido a 27 diputados en el camino. Esas derrotas reflejan dónde ha cambiado más la demografía norteamericana. Por un lado, el sur de Florida, en especial Miami, vuelve a ser demócrata, algo en lo que sin duda ha tenido mucho que ver la nueva política de la Casa Blanca con respecto a Cuba y el hecho de que Donald Trump haya revocado algunas de las medidas aperturistas de Barack Obama. Allí, el partido de la oposición se ha hecho hasta con el escaño que Ileana Ros-Lehtinen ocupaba desde 1989. En la frontera con México también se le ha dado la espalda a un presidente que la ha militarizado, desplegado allí al ejército para contener el avance de las caravanas de refugiados procedentes de Centroamérica. Las comunidades de acogida a inmigrantes ilegales en California, Arizona, Nuevo México y Tejas han optado mayoritariamente por los mismos demócratas a los que Trump acusa de blandos y de querer una inmigración sin freno. Las zonas industriales, sobre todo Michigan y Pensilvania, también han cambiado. Son hoy más demócratas gracias a los avances de ese partido a pesar de la bonanza económica y la caída del desempleo a un mínimo histórico del 3,7%. Es revelador, sin embargo, que el siempre decisivo estado de Ohio se haya mantenido exactamente como estaba desde 2016, el mismo año en que le brindó la victoria a Trump. ¿Dónde son fuertes los republicanos? En el eje que va de las montañas del norte en las Dakotas, hasta Tejas, además de en los estados sureños, siempre orgullosos de sus valores tradicionales y en plena sintonía con un presidente al que consideran uno de los suyos, a pesar de que en realidad es un magnate nacido ya con una fortuna familiar en una gran metrópolis como es Nueva York. La prueba de esta división es que nueve Estados han elegido únicamente a diputados republicanos ?Alaska, Arkansas, Idaho, Nebraska, Dakota del Norte y del Sur, Utah, Virginia Occidental y Wyoming? y otros nueve ?Connecticut, Delaware, Hawaii, Maine, Massachusetts, New Hampshire, Rhode Island, Vermont y la capital federal? sólo a demócratas. E l equilibrio de poder se encuentra en algún lugar intermedio entre esas dos mayorías.
06-11-2018 | Fuente: abc.es
«Para los hispanos de EE.UU., la inmigración no es el tema más importante en las elecciones»
Los hispanos de Estados Unidos, habitualmente un grupo de población con una baja participación en las elecciones, están ante las elecciones de mitad de mandato de este martes mucho más concienciados que en otras ocasiones. Así se desprende de los datos que maneja el Pew Research Center, organización estadounidense dedicada al estudio de tendencias sociales, que apunta que el 52% de los latinos «ha pensado mucho» en esta cita con las urnas. Según Ana González-Barrera, especialista de este centro en migración global y demografía, se trata de «un número récord», ya que en las anteriores elecciones legislativas, en 2014, fue solo el 35%, y en las de 2010 aún más bajo, el 32%. Además, señala que hay una mayoría de hispanos que tiene «más entusiasmo» ante estas elecciones, un 55%, frente a un 32% que se muestra menos entusiasta. González-Barrera, que participó este lunes en Madrid en un seminario organizado por The Hispanic Council para un reducido grupo de periodistas, recordó que tan solo 6,8 de los 25,1 millones de latinos con derecho a voto participaron en las elecciones de hace cuatro años, lo que supone un 27%. En esta ocasión, el número de miembros de este sector de población ha crecido hasta los 29,1 millones. Entre las razones del alto grado de abstención, la investigadora destacó la juventud de este grupo (la media de edad es de 28 años, frente a los 43 del total de la población blanca). Pero también su concentración en estados que no son decisivos como California (habitualmente feudo demócrata) y Texas (republicano), aunque también en Florida, que sí es uno de los campos de batalla entre los dos partidos. A eso añade una «falta de interés» genérica por las elecciones, como también les sucede a los asiáticos. El 63% de la población hispana se inclina por el Partido Demócrata, mientras que un 29% lo hace por los republicanos, porcentajes no muy distintos a los de 2014 (57 y 28%, respectivamente), según los datos del centro investigador. Entre los miembros de esta comunidad, el presidente Donald Trump tiene uno de los grados de aprobación más bajos, del 22%, frente al 38% que obtiene entre el total de los estadounidenses. No obstante, las diferencias por ideologías son grandes, ya que entre los hispanos republicanos alcanza el 59% y entre los demócratas baja al 8%. Más latinos creen que han empeorado Lo que ha crecido significativamente es la proporción de hispanos que consideran que su situación se ha deteriorado en el último año, que alcanza el 47%, frente al 32% del pasado año. Solo un 15% considera que ha mejorado (un 16% en 2017). Sobre las motivaciones a la hora de acudir a las urnas, la experta del Pew Research Center señaló que el elector hispano «vota por su propio interés», antes que como colectivo, y que sitúa como principal elemento de decisión la economía, seguidos de la salud y la educación. La inmigración es otro de los factores que tiene en cuenta, pero aclara que «no es el único ni el más importante». Con todo, añade que este año la cuestión de la inmigración «saltó como uno de los grandes problemas» y el 20% lo situó como el mayor de todos. En cambio, no cree que hechos puntuales como la caravana de centroamericanos que avanza por México en dirección a la frontera con EE.UU. pueda tener una influencia a la hora de movilizar al electorado latino. The Hispanic Council, organizador del seminario, es un «think tank» independiente que promueve las relaciones entre la comunidad hispana de Estados Unidos y España.
04-11-2018 | Fuente: abc.es
Nueva Caledonia dice no a la independencia y seguirá siendo francesa
La colectividad territorial de Nueva Caledonia (269.000 habitantes) ha rechazado su ruptura con Francia, en un referéndum previsto desde 1998: el 56,4 % de los sufragios (78.361 votos) dijeron «no» a la independencia, apoyada por 60.573 votantes (43,6 % de los sufragios). Tras conocerse el resultado oficial, definitivo, la tarde del domingo, día 4, Emmanuel Macron pronunció un breve discurso dirigido a toda la nación, subrayando su «inmenso orgullo» ante un voto y decisión histórica que debiera zanjar un problema que tuvo dimensiones trágicas durante los años 80 y 90 del siglo pasado, cuando el radicalismo independentista, minoritario, siempre, terminó en varios baños de sangre. Demografía, historia, economía, sociedad y cultural sugerían desde hace años un rechazo significativo de cualquier veleidad independentista del archipiélago y antiguo departamento / territorio de ultramar. La fragmentación geográfica del archipiélago complica mucho la gestión de la colectividad territorial de Nueva Caledonia, que vive esencialmente de las subvenciones del Estado francés. Existen grandes diferencias de todo tipo en las distintas islas del archipiélago, comenzó por la distribución de la riqueza. La fragmentación demográfica confirma un multiculturalismo que tiene muy diversos rostros. El 39 % de la población son canacos (etnia original del archipiélago, antes de la colonización), el 27 % son europeos, mayoritariamente franceses; y un 33/34 % son de origen muy diverso, asiáticos, en su mayoría. Tal diversidad de una población de 269.000 habitantes complica mucho cualquier tentación secesionista, inexistente una conciencia ?nacional? clara. La fragmentación cultural complica, así mismo, cualquier tentación secesionista. En Nueva Caledonia, el francés es la lengua oficial y mayoritaria. Pero también se hablan en distinta medida otra veintena de lenguas, de una influencia cultural real pero muy minoritaria. El canaco quizá sea la segunda lengua importante, pero existen varias modalidades de canaco, que intenta armonizar una Academia de las lenguas canacas. La fragilidad económica complica muy mucho cualquier tentación de «soberanía». La explotación del nickel y el turismo son las primeras fuentes de riqueza del archipiélago, cuyos servicios públicos están subvencionados masivamente por el Estado francés. Nueva Caledonia tiene un 11 % de las reservas mundiales de nickel. Pero su explotación necesita de unos recursos de cierta envergadura. El 30 % de los recursos de la administración local están financiados por los contribuyentes franceses. Tras la gran crisis de los años 80 del siglo pasado, con varios baños de sangre, muy dramáticos, la colectividad territorial de Nueva Caledonia tiene desde 1998/1999 ciertos poderes locales, muy limitados, con un poder legislativo muy dependiente de los presupuestos del Estado francés. Los acuerdos de Númea (capital de Nueva Caledonia) de 1998, tenían previsto celebrar un primer referéndum para decidir, veinte años más tarde, el futuro institucional del archipiélago. Ese es el referéndum celebrado el domingo 4 de noviembre, con un rechazo claro y muy mayoritario de la secesión. Votando «no» a la independencia, los habitantes del archipiélago francés, autóctonos y europeos, confirman definitivamente su decisión de ser franceses, con un estatuto autonómico particular, que pudiera matizarse, en materia de recursos e infraestructuras locales, regionales.
17-10-2018 | Fuente: elpais.com
El BCE dice que el envejecimiento amenaza con generar recesiones más largas
El economista jefe del organismo advierte de que una demografía envejecida presionará a la baja sobre los tipos de interés
11-10-2018 | Fuente: elpais.com
?La demografía no admite más demoras, hay que actuar ya?
La prioridad de Isaura Leal es llevar la banda ancha a la España vacía y con ella la modernidad y el autoempleo
08-10-2018 | Fuente: abc.es
Alemania quiere un Consejo de Seguridad Europeo
Ante el escenario internacional de creciente incertidumbre, Europa se esfuerza por agilizar su capacidad de respuesta en política exterior y la primera herramienta sobre la mesa es la eliminación del veto en las decisiones conjuntas. El presidente del Partido Popular Europeo, el alemán Manfred Weber, ha defendido que las decisiones europeas de política exterior sean tomadas en el futuro de acuerdo a un principio de mayoría y durante un encuentro en Kiel con las juventudes conservadoras de la Unión Cristianodemócrata alemana (CDU), su partido, ha explicado que «Europa ganaría así agilidad ante las cuestiones internacionales más urgentes como un proceso de paz en Siria o el establecimiento de sanciones a Rusia». Weber, llamado a convertirse en el próximo presidente de la Comisión Europea, ha expuesto que «económicamente, Europa es un gigante que ha de actuar con peso en las decisiones globales» y ha descrito el proceso de eliminación del veto en política exterior como el «gran proyecto de futuro» de la Unión. Los planes de Alemania para Europa en materia de política exterior no se limitan a la eliminación del veto. La canciller Merkel ha defendido recientemente una reorganización general de la toma de decisiones y la creación de un Consejo de Seguridad de la UE con miembros rotatorios «que nos permita actuar con rapidez». No es la primera vez que esta idea se pone sobre la mesa en Bruselas y el propio Jean Claude Juncker se mostró a favor en la última Conferencia de Seguridad de Múnich y ha formulado la propuesta de eliminar el veto en su último discurso sobre el estado de la Unión. «Es la única manera de que la UE sea un actor capaz e la política global», dijo, pero los países pequeños desconfían. Esa rotación de miembros significaría posiblemente que los grandes estarán siempre presentes pero los pequeños solo por turnos. «Lo que no puede ser es que haya que decidir sanciones en procesos tan sumamente laboriosos», se ha quejado la canciller alemana. Hasta ahora, las decisiones de política exterior las toma el Consejo Europeo y lo sometido al panel requiere unanimidad. Lo que Alemania desearía es que en la cumbre europea del próximo mes de mayo en Sibiu, Rumanía, los estados miembros alcancen un pacto para suprimir el derecho de veto nacional en esta área, pasando a un sistema de decisiones por mayoría cualificada para decisiones sobre sanciones, misiones de paz y pronunciamientos de la UE sobre situaciones internacionales de Derechos Humanos. «No puede ser que un solo Estado pueda frenar la renovación del embargo de armas a Bielorrusia para chantajear al resto o que las sanciones a Venezuela se retrasen durante meses porque no le logra la unanimidad», ha expuesto Juncker como ejemplos. En términos políticos, lo ha expresado como una propuesta para recuperar la «soberanía europea». «Europa afronta un dilema muy claro: si los europeos decidirán su destino o si su destino será decidido por otros». En Alemania, desde los más diferentes puntos del espectro político se han escuchado opiniones a favor de este nuevo sistema de decisiones. Si fuera ministro de exteriores, ha dicho Fischer, «removería cielo y tierra para acercarme a Francia y dar velocidad a Europa. Esto es lo más importante. Estamos notando el desarrollo de un orden geopolítico nuevo centrado en el Este de Ásia y el Pacífico. La dimensión transatlántica decrecerá. En Europa todas las 'megatendencias': la tecnología, la demografía, todo, la distribución energética, están mostrando su declive, y la capacidad de Europa para decidir como uno solo será cricial», ha dicho el ex ministro de Exteriores y destacado miembro de Los Verdes Joshka Fischer. «Con Siria, Europa ha recibido una lección amarga», ha dicho por su parte la ministra conservadora de Defensa, Ursula von der Leyen, «los problemas que aparecieron allí, la guerra civil que se ha desatado, demuestra que si no lo solucionamos desde el primer momento, llegará directamente a nuestras puertas». Von der Leyen garantiza que «siempre vamos a necesitar a la OTAN para la defensa colectiva», pero insiste en que "debemos ser más europeos". El asunto, en todo caso, toma protagonismo en la agenda política alemana. En su discurso ante las juventudes de la CDU, Junge Unión, la canciller Merkel ha instado este fin de semana a la Unión Europa a mantener una política exterior común para defenderse como un «actor global» fuerte respecto a sus propios "intereses", una vez que EE.UU. está concentrado en los suyos. Merkel aseguró que Europa tiene que reaccionar ante el «America first» (América primero) de la Administración estadounidense y mejorar su autonomía, pese a que el lazo transatlántico sigue siendo «vital». «Sentimos que algo ha cambiado. En EE.UU. dicen "America first" y se ocupan de sus intereses. Nosotros tenemos que estar en disposición también de defender nuestros intereses», indicó Merkel, que consideró que eso sólo es posible para Alemania «dentro de la UE», fueron sus palabras. Una política exterior común resulta, en este contexto, «esencial», prosiguió la canciller, que lamentó que en la comunidad internacional se espere que la UE hable con "una voz", pero que en realidad los líderes de distintos países difundan «distintas opiniones». «Eso no es bueno. Nos debilita», criticó, abogando por consensuar una «política europea común» para aparecer en la comunidad internacional como un «actor global». También consideró de «significado decisivo» avanzar en una política común en defensa y seguridad, «no contra la OTAN, sino como complemento», que sirva para "garantizar nuestros intereses". Merkel, por último, reiteró su apoyo "de todo corazón" al alemán Manfred Weber para la candidatura a liderar la lista del Partido Popular Europeo.