Infortelecom

Noticias de deforestacion

28-05-2019 | Fuente: elpais.com
Brasil pide a Noruega y Alemania cambios en el Fondo Amazonia que frena la deforestación
Los dos países europeos son los grandes donantes de este mecanismo que ha dedicado 650 millones de euros. El Gobierno pretende pagar expropiaciones de propietarios de tierras
21-03-2019 | Fuente: elpais.com
?La realidad virtual es más poderosa que la morfina en el tratamiento del dolor?
Yvla Hansdotter defiende el uso de esta tecnología para concienciar sobre retos globales como el cambio climático o la deforestación
14-03-2019 | Fuente: elpais.com
Un pacto entre generaciones
La Corte Suprema ordena al Gobierno detener la deforestación de la Amazonia
02-02-2019 | Fuente: elpais.com
La maldición del aguacate
Michoacán es el primer productor del mundo de esta fruta, cuyo 'boom' comercial le ha traído también violencia, deforestación y precariedad laboral
28-10-2018 | Fuente: abc.es
Bolsonaro: una agenda de gobierno llena de contradicciones
Jair Bolsonaro tomará posesión como nuevo presidente de Brasil el próximo 1 de enero, sin que su acción de gobierno esté claramente definida. Partiendo de posiciones radicales, durante la campaña electoral moderó o incluso cambió completamente algunas de sus propuestas con el fin de atraer votos de diferentes electorados. Aunque se sabe bien quién es Bolsonaro y cómo piensa realmente, se desconoce cuál de los Bolsonaros vistos en campaña acabará gobernando. En parte esa nebulosa era estratégica: ha sido la manera de unir a la mayoría de aquellos a los que sobre todo les movía el rechazo al Partido de los Trabajadores. Carlos Malamud, investigador principal del Instituto Elcano, se muestra inclinado a esperar profusos signos de radicalidad por parte del nuevo presidente brasileño, tal como expuso en una reciente intervención en la Latin America Summit de la Universidad de Navarra. Retroalimentarse con Trump Para Malamud, la presencia de Donald Trump en la Casa Blanca, a la que el polémico empresario llegó utilizando algunos tonos no muy distintos de los del candidato brasileño, tendrá una diferente influencia en los dos nuevos líderes populistas de Latinoamérica: el de izquierdas, Manuel Andrés López Obrador (México), y el derechas, Jair Bolsonaro (Brasil). Según Malamud, «Trump va a moderar las peores tendencias de López Obrador», pues el próximo presidente mexicano, que toma posesión del cargo el 1 de diciembre, «sabe que se juega mucho en su relación con Estados Unidos». «Trump y López Obrador son muy nacionalistas, pero saben que necesitan entenderse». En cambio, «es probable que Trump exacerbe las peores pulsiones de Bolsonaro». De acuerdo ambos en muchos asuntos, como su desconfianza del libre comercio, su incredulidad respecto al cambio climático o su rechazo de la multilateralidad internacional, Bolsonaro puede creerse alentado por el presidente estadounidense a extremar su gestión. Por su parte, Michael Reid, editor de «The Economist», igualmente presente en la Latin America Summit, prefiere no prejuzgar la próxima acción de gobierno de Bolsonaro, si bien adelanta que será «un Gobierno bastante mediocre, tanto por sus contradicciones internas como porque Bolsonaro no tiene ninguna experiencia ejecutiva». «Existe el riesgo de que Brasil complete otra década perdida», asegura. En un repaso de distintas áreas, Reid aventura lo siguiente: POLÍTICA. Bolsonaro no a va encabezar una dictadura, ni tampoco un Gobierno militar, aunque nombre como ministros a personas que han pasado por el Ejército. El grueso de las Fuerzas Armadas brasileñas está con la Constitución y la institucionalidad, y además el empresariado del país no desea ninguna dictadura. No obstante, existe un riesgo de deterioro de la calidad democrática. ECONOMÍA. Bolsonaro partía de posiciones corporativas, de apoyo a muchas de las reivindicaciones de los trabajadores públicos. Durante la campaña electoral, sin embargo, fue adaptando su discurso a planteamientos más liberales, incluso neoliberales en algún extremo. El entusiasmo que ya demostró la bolsa por su triunfo en la primera vuelta de las presidenciales indica bien las expectativas creadas en el mundo empresarial. Sin embargo, Bolsonaro no podrá contentar a todos. La situación fiscal es insostenible: la deuda pública llegó al 84% en 2017 y alcanzará el 90% en 2019, según el FMI (la segunda más alta de Latinoamérica, descontando Venezuela). La reducción del gasto público y la reforma de las pensiones, que en Brasil suponen una especial carga (por la especial generosidad con los funcionarios) no serán tareas fáciles. SEGURIDAD. El presidente electo se ha mostrado laxo sobre los requisitos que limitan las situaciones en las que la Policía puede disparar ?y matar en su caso? en su enfrentamiento con los delincuentes. Esa defensa de mayor poder de fuego podría llevar a un aumento de los muertos a manos de la Policía, como ha ocurrido en Filipinas debido a planteamientos semejantes defendidos por el presidente Rodrigo Duterte. No obstante, conviene recordar que en Brasil las competencias de orden público están en manos de los estados, por lo que la autoridad del Gobierno federal en esta materia ser ve recortada. POLÍTICA EXTERIOR. La simpatías hacia Donald Trump llevarán a Bolsonaro a una gran identificación con las líneas seguidas por la Casa Blanca. En concreto, el exmilitar ha defendido trasladar la Embajada de Brasil en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén, como ha hecho la Administración Trump. Bolsonaro ha prometido aplicar un mayor escrutinio a las inversiones de China, país sobre el que ha mostrado una gran desconfianza. Esas reticencias hacia China, sin embargo, no debieran conducir a una hostilidad, al menos mientras Brasil quiera seguir formando parte del grupo de los BRICS, donde participan ambos países. MEDIO AMBIENTE. Lo más probable es que con Bolsonaro se acentúe la deforestación de la selva amazónica. Los intereses agropecuarios, que tienen una gran influencia entre los senadores y los diputados brasileños, prefieren los beneficios que aporta la extensión de cultivos, singularmente la soja. El Gobierno de Michel Temer ya cedió a esos intereses y se espera que el nuevo presidente haga lo mismo. Su anuncio de fusionar el Ministerio de Medio Ambiente con el de Agricultura sugiere que los criterios medioambientales quedarán supeditados a la conveniencia de agricultores y ganaderos.
05-10-2018 | Fuente: elpais.com
El Festival Gabo premia el compromiso con Venezuela, la igualdad y el medio ambiente
La FNPI reconoce los trabajos periodísticos sobre el éxodo, el movimiento feminista en Argentina, una catástrofe ambiental y la deforestación
02-09-2018 | Fuente: abc.es
El gobierno de Maduro desfalca el oro venezolano para financiar su régimen
Cuando Venezuela atraviesa su peor crisis económica y humanitaria, los venezolanos se ven obligados a partir de hoy, por mandato de Nicolás Maduro, a ahorrar en oro comprando lingotes al Banco Central de Venezuela. Esta nueva medida tiene más sombras que luces, cuando se tiene en cuenta que el Gobierno chavista es el mayor cómplice del fraude para desfalcar el oro venezolano, según ha podido conocer ABC. Es prácticamente imposible calcular la cantidad de oro que existe en el Arco Minero de Venezuela. Sin embargo, se infiere que hay más de 8.000 toneladas que representa aproximadamente 243.000 millones de euros, sin contar las reservas de coltán, bauxita, cobre y diamante que también reposan en el lugar. Estos yacimientos abarcan el 12% del territorio venezolano, es decir, son mayor a la superficie de Portugal, y podrían ser el arma que utiliza el régimen para financiarse. Las mafias criminales llamadas «sindicatos» que operan en la región son los responsables de la extracción del metal precioso y la venta en el exterior en países como Dubai por miles de dólares. Maduro muestra el certificado digital del BCV que demostrará la compra del lingote de oro de los venezolanos - EFE «Cada vez llegan más personas a trabajar como mineros en Bolívar (estado al sur del país), es impresionante como han crecido los asentamientos cercanos a Upata y Tumeremo (dos localidades a pie de las minas) a raíz de la explotación ilegal de oro», dice Juan Sebastián dueño de una panadería en Puerto Ordaz, que además asegura que con la crisis económica hay quienes emigran al exterior y otros a Bolívar. A pesar de que no se tienen cifras oficiales, se cree que hay 40.000 personas involucradas en el fraude. Un gobierno paralelo En Venezuela, la ley reserva al Estado las actividades de exploración y explotación del oro y demás minerales, por lo que cualquier actividad de minería sin el consentimiento del Gobierno es ilegal. Pese a la existencia de la norma, los «sindicatos» -con la total connivencia del régimen chavista- están al mando de la zona y han instalado una especie de gobierno paralelo con sus propias reglas. Miguel Martínez, nombre ficticio para proteger su identidad, es un intermediario en la larga cadena de mando de este negocio ilegal. «Los jefes tienen laboratorios donde se analiza el oro por la ley (su pureza), lo funden en hornos y hacen lingotes de medio kilo o un kilo. Después se lo llevan en avionetas privadas hasta Aruba donde lo certifican y lo venden en el exterior por miles de dólares», relata a este diario. El oro más puro se rige por la ley 999, es decir que tiene 99,9% de pureza. Según el intermediario, el oro de mina varía entre la ley 990 o 984 ya que tiene otros minerales. También explica que para analizarlo cuentan con unas pistolas portátiles adquiridas en Estados Unidos que identifican las impurezas y otras aleaciones preciosas. Cada pistola de estas tiene un valor aproximado de 25.000 dólares, en un país donde el sueldo mínimo de sus ciudadanos acaba de aumentar de 1,5 a 30 dólares. Martínez asegura que la «movida» es para Dubai porque es donde mejor pagan el oro venezolano disfrazado como arubano. «Producir un lingote puede costar alrededor de 20.000 dólares y se venden por 30.000 al mejor postor», explica. La ley venezolana dice que el Gobierno tiene una participación no menor del 55% en las actividades mineras mixtas, pero Martínez apunta que para dejarlos trabajar les piden hasta el 70% de lo que extraen. Los «sindicatos» y funcionarios del Gobierno venezolano han corrompido a los indígenas (alrededor de 16 etnias conviven en el territorio) para descubrir nuevas «bullas», en el argot minero una veta de oro. El negocio se está extendiendo y todos quieren obtener beneficios, por lo que los conflictos han aumentado en la zona entre bandas armadas, militares venezolanos y el grupo guerrillero colombiano ELN. «La cúpula militar y el Gobierno están comprometidos con la acción extractivista del oro. Las FARC y el ELN custodian las minas con el aval del régimen», asegura Américo de Grazia, diputado de la Asamblea Nacional por el estado Bolívar, que califica como «explotación de sangre» a la actividad minera porque detrás de ese oro hay decenas de masacres. Soldados venezolanos custodían las minas de oro - EFE La primera que se conoció fue en 2006 en Alto Paragua en Bolívar y desde ahí no han parado. La última hace diez días que dejó seis indígenas muertos y más de 10 desaparecidos en la ciudad de Manipa en el mismo estado. Pero, la que estremeció al país fue la «masacre de Tumeremo» en 2016 cuando al menos 17 mineros fueron asesinados y no se ofreció información oficial al respecto. Después del suceso, Maduro decretó el Arco Minero como «zona militar especial» y movilizó a más de mil militares de la Fuerza Armada Nacional para restablecer el orden. Ahora forman parte del negocio de la corrupción y cobran «la vacuna» (pago ilícito) para que los mineros puedan realizar con completa normalidad sus operaciones. Grama, la nueva moneda Los expertos han alertado del ecocidio que ha suscitado la explotación imprudente del metal sin un estudio de impacto ambiental. También han reportado la contaminación de los ríos y la deforestación en una región que concentra la mayor cantidad de parques nacionales protegidos. Nada de eso importa. Diariamente armados con picos, palas y cinceles, hombres y mujeres desbordan los camiones hacia las minas en un trabajo que es duro y peligroso. Pero el alza en el precio del oro hace que valga la pena tanto sacrificio. «El oro ya se convirtió en la moneda oficial de Bolívar, la llaman grama por gramo, si quieres comprar un pollo son 5 gramas», comenta Américo de Grazia. Según el diputado, las personas andan con las pistolas portátiles en el bolsillo para verificar si es oro o candado molido. «No hay engaños», sentenció. Pasos para vender el oro ilegalmente 1. Extracción del oro. Hay alrededor de 40.000 personas trabajando en el Arco Minero de forma ilegal. Los «sindicatos» se quedan solo con el 30% y el resto es para el Gobierno venezolano. 2. Fundirlo para hacer lingotes en laboratorios especializados que analizan la pureza del oro y luego lo convierten en barras de medio kilo o un kilo. 3. Exportarlo a Aruba por la cercanía con Venezuela, en avionetas privadas con la connivencia del Gobierno para certificarlo. 4. Certificarlo en el exterior para poder venderlo, ya que el oro venezolano es propiedad del Estado y no se puede comercializar sino es por medio del Banco Central de Venezuela.
10-03-2018 | Fuente: abc.es
Destapan una red de sobornos en la construcción de una cuestionada central hidroeléctrica brasileña
Una nueva fase de la investigación por corrupción conocida como «Operación Lavacoches» está revelando que la construcción de la controvertida planta hidroeléctrica Belo Monte, en el corazón de la Amazonia, también fue un canal de desvíos de fondos para políticos y constructoras brasileñas. La obra, cuestionada por indígenas, ecologistas y por el Ministerio Público, fue construida pese a las críticas surgidas dentro y fuera del Brasil. La fase de la operación llamada «Buona Fortuna» apunta el pago de sobornos en las obras de la planta hidroeléctrica y ha citado al exministro de Luiz Inácio Lula da Silva (2002-2010) y de Dilma Rousseff (2010-2016) Antonio Palocci; así como al economista Delfim Netto, exministro de Economía durante la dictadura, en los años 70, como algunos de los responsables de los desvíos. El nombre de la operación es una referencia a una de las empresas de Delfim Netto, que fue también embajador en Francia y que, a los 89 años, es considerado uno de los economistas y políticos de más prestigio en Brasil por su larga trayectoria. En los informes que llevaron a la Policía a la casa de Delfim Netto en Sao Paulo este viernes, la fiscal Jerusa Burmann Viecili, integrante de esta Operación, confirmó la tesis de los ecologistas de que «las obras de la planta hidroeléctrica de Belo Monte causaron graves impactos medioambientales y perjuicio económico a la sociedad». Soborno del 10% Según la investigación del Ministerio Público, Netto habría recibido fondos que fueron transferidos al Partido de los Trabajadores (PT) de Lula da Silva y al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del actual presidente Michel Temer. «Las pruebas indican que el exministro recibió un 10% de las constructoras», según señalan los informes de la Fiscalía, que ya rastreó parte del dinero y confirma transferencias a ambos partidos. La polémica está servida porque este era un desastre medioambiental anunciado. Belo Monte fue construida en la cuenca del río Xingú, un afluente amazónico cerca al municipio de Altamira, en el estado de Pará, en el norte del país. Ecologistas y organizaciones internacionales han denunciado durante años que la construcción provocó deforestación, extinción de fauna y flora, además de crear una ciudad violenta, con tráfico de drogas, prostitución y mala infraestructura. La tercera mayor hidroeléctrica del mundo, después de la Tres Gargantas, de China, y de Itaipú, en la frontera entre Brasil y Paraguay, Belo Monte tiene una capacidad de 11.000 megavatios. Pero deberá producir la tercera parte, un 10% del consumo brasileño, por las protestas nacionales e internacionales que fueron surgiendo durante su construcción, que duró más de una década, y que fueron llevando al Gobierno a controlar su potencial. «La política de construcción de hidroeléctricas en Brasil se afianza sobre el miedo», asegura el periodista Leonardo Sakamoto, uno de los que más críticos con las obras de Belo Monte. «Se invierte menos de lo que se debería en energías alternativas», destaca en un artículo, recordando que Delfim Neto representaba un proyecto económico de la década de 70, que fue adoptado por el PT. Centrales en la Amazonia El modelo consideraba la construcción de centrales hidroeléctricas en la Amazonia, lo que para los ecologistas perdió sentido en las últimas dos décadas con el surgimiento de las energías eólica y solar que tienen un potencial enorme en Brasil. Los gobiernos de Lula y de Rousseff, que también fue su ministra de Energía, le dieron prioridad a la energía hidroeléctrica, apoyando los proyectos que favorecían a las constructoras, que ahora son las protagonistas del mayor escándalo de la historia brasileña. Para Sakamoto, Delfim Neto, uno de los responsables de esos proyectos durante la dictadura y de lo que se llamó el «milagro brasileño» en los años 70, llevó esa visión al PT, donde era considerado una especie de gurú. Los abogados de Netto negaron la participación del economista en el escándalo y ya admitieron que recibió fondos de la constructora Odebrecht por un servicio de consultoría.
02-02-2018 | Fuente: elpais.com
El mortífero avance de la frontera agrícola argentina
La deforestación para cultivar soja arrasa la selva y acorrala al pueblo indígena wichi. EL PAÍS viaja a la zona del conflicto
20-01-2018 | Fuente: elpais.com
El Papa clama contra la deforestación y la trata de personas en plena selva amazónica
Los indígenas peruanos piden a Francisco que les ayude a salvar sus pueblos y la selva