Infortelecom

Noticias de deforestacion

03-09-2019 | Fuente: abc.es
Los incendios de Bolivia y Brasil extenderán el cultivo de coca y soja
La presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva registró un récord de incendios en la selva amazónica. En su primer año de mandato, en 2003, hubo 63.229 incendios hasta finales del mes de agosto (con Jair Bolsonaro ha habido 45.283). En esos mismos nueve meses primeros del año, se produjeron 78.239 incendios en 2004 y 89.315 en 2005; también se registraron otros picos en 2007 (60.651) y en el último año de la presidencia de Lula, en 2010 (57.194), de acuerdo con las estadísticas nacionales. La deforestación de la región amazónica, pues, viene de atrás, empujada sobre todo por la extensión del cultivo de la soja, destinada a inmensos mercados como el de China. El enorme peso de los intereses agropecuarios ?algunas de las multinacionales de alimentación más importantes del mundo son brasileñas? condiciona la vida política del país y decide el voto de muchos gobernadores, senadores y diputados. Bolsonaro contó para su triunfo electoral con el apoyo de gran parte de ese «lobby», como en su día sucedió con Lula, si bien el nuevo presidente ha mostrado menos sensibilidad medioambientalista y se ha alineado expresamente con esos intereses. En Bolivia el presidente Evo Morales llegó a la presidencia desde su posición de líder sindicalista cocalero y durante sus trece años de gobierno se ha apoyado en el voto de ese sector, ampliando el número de hectáreas de cultivo legal de coca, y de cuantos han podido ganar tierras por las extensiones de otros cultivos, como ha ocurrido con el avance de la soja. Opositores de Bolsonaro y de Morales les atribuyen cierta responsabilidad, al menos moral, en los incendios registrados. Fuera de esa discusión política, lo que está claro es que la devastación natural en curso va a suponer un incremento de la superficie cultivada, con un aumento de la producción de soja en ambos países y también de hoja de coca en el caso de Bolivia. Crecimiento exponencial de la soja El área de cultivo de soja y la producción lograda en las cosechas ha tenido un crecimiento exponencial los últimos años. Los países del Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay) acaparan el 50% de la producción mundial de un alimento que ha devenido en estratégico. Brasil y Argentina son el segundo y tercer productor mundial, respectivamente, después de Estados Unidos. Bolivia también se ha sumado a un cultivo muy atractivo para los agricultores, que en los diferentes países de la región han ido ganando tierras para ese uso en la Amazonia y el Gran Chaco. Entre 2012 y 2017, el año más reciente sobre el que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ofrece datos, en Brasil el número de hectáreas con este cultivo aumentó un 35,8%, pasando de 24 millones de hectáreas a 33,9 millones. El salto aún fue mayor en cuanto a producción de grano de soja, con un incremento del 74%, pasando de 65 millones de toneladas a 114 millones. En Bolivia, la superficie de cultivo no ha aumentado tanto (un 16% entre 2010 y 2017, llegando a 1,2 millones de hectáreas), pero sí lo ha hecho la producción (un 78% en el mismo periodo, alcanzando los 3 millones de toneladas). Producción de coca El deseo de congraciarse con los cocaleros, cuyas acciones de protesta se han mostrado decisivas en la reciente historia de Bolivia, llevó a Morales a ampliar sustancialmente el límite del número de hectáreas de plantación legal de coca, un cultivo que se considera parte de la cultura indígena. En 2017 Morales prácticamente duplicó ese límite, pasándolo de 12.000 a 22.000 hectáreas. Con todo, el cultivo de coca excede ampliamente cada año esas cifras. La Oficina Nacional de Política de Control de Drogas de Estados Unidos calcula que las 25.500 hectáreas de cultivo que había en 2012 han ido aumentando progresivamente hasta llegar a las 37.500 hectáreas en 2016. Para 2017, el último año investigado, esa oficina redujo la cifra, pero el volumen de cocaína pura que podía extraerse seguía siendo elevado: 249 toneladas. La producción de coca se concentra en la región de las Yungas, próxima a La Paz, y en la de Chapare, en las cercanías de Cochabamba, que está conociendo una expansión, invadiendo el parque-reserva natural de Tipnis, el cual se adentra en la Amazonia y está siendo afectado por los incendios.
03-09-2019 | Fuente: elpais.com
La fiebre del oro arrasa la Amazonia venezolana
El furor por el metal precioso, estimulado por Nicolás Maduro, en una región controlada por mafias, sindicatos y grupos guerrilleros deja un saldo de deforestación y violencia
03-09-2019 | Fuente: elpais.com
La fiebre del oro que arrasa la Amazonia venezolana
El furor por el metal precioso, estimulado por Nicolás Maduro, en una región controlada por mafias, sindicatos y grupos guerrilleros deja un saldo de deforestación y violencia
27-08-2019 | Fuente: abc.es
Las claves de la crisis entre Francia y Brasil por la Amazonia
¿Por qué ha estallado esta crisis entre Macron y Bolsonaro? La tensión comenzó en julio, cuando Bolsonaro plantó al canciller francés, Jean-Yves Le Drian, en una reunión en su palacio, para ir a cortarse el cabello en el mismo horario, dejándose filmar en vivo. La diplomacia francesa tomó mal el desplante. Y ahora, Bolsonaro reaccionó mal a la iniciativa de Macron de llevar el tema de Amazonia al G-7. ¿Insultó Bolsonaro a la mujer de Macron? Sí. Bolsonaro comentó una publicación de Facebook: «No lo humilles, hombre. Jajajaja», respondiendo a la pregunta: «¿Ahora entienden por qué Macron persigue a Bolsonaro?», en una foto que favorecía a Bolsonaro y su mujer, Michele e insinuaba la diferencia de edad entre Macron y Brigitte. ¿Por qué arde la Amazonia, es la primera vez que ocurre esto? No. Todos los años invasores de tierras queman áreas y derriban árboles para avanzar sobre la Amazonia y liberar tierras a explotación agropecuaria. Los crímenes ocurren todos los años y aumentan por falta de recursos para fiscalización. Por ser un hábitat húmedo, la Amazonia no se incendia naturalmente, necesita de una fuente de ignición, generalmente humana. ¿Por qué este año se habla tanto de este asunto? Acaso son los peores incendios en la historia de la Amazonia? Este es el peor año en dos décadas, según datos oficiales, con cerca de 80 mil brotes de fuego desde enero. Se atribuye el empeoramiento de la situación a Bolsonaro ya que cortó fondos de control ambiental y despidió a científicos que lo cuestionaron. Estimula, además plantaciones, ganadería y minería en la región como proyecto de desarrollo. ¿Ha actuado correctamente el presidente brasileño a la hora de atajar los incendios? No. Bolsonaro sólo reaccionó e inició una estrategia para enfrentar el fuego después de la presión internacional encabezada por Macron en el G-7. El 23 de agosto, 13 días después que los primeros incendios criminales fueron difundidos, Bolsonaro hizo un discurso y planeó las acciones, que sólo comenzaron el lunes. No pisó en la Amazonía desde que comenzó la crisis. ¿Por qué rechaza la ayuda económica del G-7? ¿Por qué Noruega ha retirado la ayuda a Brasil? Bolsonaro dice que el país no tiene recursos para controlar el fuego, pero rechazó la ayuda del G-7 porque lo considera un tema de su soberanía. El brasileño cuestiona cuáles son los intereses internacionales sobre la Amazonia. Noruega y Alemania suspendieron los recursos porque Brasil estaba quebrando el acuerdo de reducción a la deforestación. Ha recuperado Bolsonaro el plan de la dictadura militar para la explotación de la Amazonia? Sí. El excapitán del ejército y cercado por militares, Bolsonaro, ha sacado de archivos un antiguo plan de la dictadura para desarrollar la Amazonia con hidroeléctricas, carreteras y líneas de tren. El plan de infraestructura es llamado Plan Barón de Rio Branco en homenaje a diplomático del siglo XIX que negoció las fronteras de Brasil con los vecinos. ¿Cómo ha afectado este asunto la imagen de Bolsonaro? Una encuesta publicada el lunes reveló que el índice de aprobación de Bolsonaro cayó de 57,5% en febrero a 41% en agosto, mientras la desaprobación subió del 28,2% al 53,7%.
27-08-2019 | Fuente: abc.es
Hay más incendios activos en África central que en la Amazonia
Hace días que el mundo se estremece ante los terribles incendios que están arrasando la Amazonia, sin embargo pocos han reparado en lo que está sucediendo al mismo tiempo en África Central. Los mapas de la NASA muestran que hay más incendios en esta región africana que en el Amazonas. Durante un período de dos días la semana pasada, Angola tuvo aproximadamente tres veces más incendios que Brasil, según los datos que la agencia de noticias Bloomberg obtuvo de Weather Source. Durante la jornada del domingo se registraron 6.902 incendios en Angola y 3.395 en la vecina República Democrática del Congo, en comparación con los 2.127 incendios en Brasil. En las últimas 48 horas, Zambia ocupó el cuarto lugar en la lista de países con más incendios y Bolivia, vecino de Brasil, ocupó el sexto lugar. Falta por determinar si se trata de incendios de pastizales o forestales, la magnitud de estos y si han sido provocados. Los expertos dicen que los incendios de la selva tropical de África central son, a menudo, estacionales y están vinculados a los métodos tradicionales de cultivo. Los agricultores africanos prenden fuego a los bosques en la estación seca para «limpiar» la tierra con el objetivo de plantar cultivos. La deforestación, la erosión del suelo y la pérdida de biodiversidad son algunas de las consecuencias de emplear está técnica agrícola que se conoce como «tala y quema» y suele llevarse a cabo por estas fechas, un mes antes de que se inicie la temporada de lluvias. Según la NASA, en junio del año pasado se resgistraron más de 67.000 incendios en un período de una semana. Macron estudia ayudar a África central El presidente francés, Emmanuel Macron, quien describió los incendios en el Amazonas como una «crisis internacional» y anunció que el G7 aportarían 20 millones de euros para combatirlos, anunció a través de Twitter que estaban considerando «la posibilidad de lanzar una iniciativa similar» en África subsahariana. Su reacción se produjo cuando varios usuarios de la red social le recriminaron que ignorara las llamas en el África subsahariana. Por su parte, el gobierno de Angola pidió prudencia a la hora de comparar los incendios registrados en el Amazonas, provocados probablemente por el cambio climático y la sequí, y los de África central. El segundo «pulmón verde» El bosque de la cuenca del Congo es considerado como el «segundo pulmón verde» del planeta después del Amazonas. Los bosques cubren un área de 3,3 millones de kilómetros cuadrados en varios países, incluyendo alrededor de un tercio en la República Democrática del Congo, y el resto en Gabón, Congo, Camerún y África Central. Como ocurre en la Amazonia, estos bosques son clave para combatir el cambio climático y son santuarios para especies en peligro de extinción.
27-08-2019 | Fuente: abc.es
Una imagen de la NASA muestra que hay más incendios activos en África central que en la Amazonia
Hace días que el mundo se estremece ante los terribles incendios que están arrasando la Amazonia, sin embargo pocos han reparado en lo que está sucediendo al mismo tiempo en África Central. Los mapas de la NASA muestran que hay más incendios en esta región africana que en el Amazonas. Durante un período de dos días la semana pasada, Angola tuvo aproximadamente tres veces más incendios que Brasil, según los datos que la agencia de noticias Bloomberg obtuvo de Weather Source. Durante la jornada del domingo se registraron 6.902 incendios en Angola y 3.395 en la vecina República Democrática del Congo, en comparación con los 2.127 incendios en Brasil. En las últimas 48 horas, Zambia ocupó el cuarto lugar en la lista de países con más incendios y Bolivia, vecino de Brasil, ocupó el sexto lugar. Falta por determinar si se trata de incendios de pastizales o forestales, la magnitud de estos y si han sido provocados. Los expertos dicen que los incendios de la selva tropical de África central son, a menudo, estacionales y están vinculados a los métodos tradicionales de cultivo. Los agricultores africanos prenden fuego a los bosques en la estación seca para «limpiar» la tierra con el objetivo de plantar cultivos. La deforestación, la erosión del suelo y la pérdida de biodiversidad son algunas de las consecuencias de emplear está técnica agrícola que se conoce como «tala y quema» y suele llevarse a cabo por estas fechas, un mes antes de que se inicie la temporada de lluvias. Según la NASA, en junio del año pasado se resgistraron más de 67.000 incendios en un período de una semana. Macron estudia ayudar a África central El presidente francés, Emmanuel Macron, quien describió los incendios en el Amazonas como una «crisis internacional» y anunció que el G7 aportarían 20 millones de euros para combatirlos, anunció a través de Twitter que estaban considerando «la posibilidad de lanzar una iniciativa similar» en África subsahariana. Su reacción se produjo cuando varios usuarios de la red social le recriminaron que ignorara las llamas en el África subsahariana. Por su parte, el gobierno de Angola pidió prudencia a la hora de comparar los incendios registrados en el Amazonas, provocados probablemente por el cambio climático y la sequí, y los de África central. El segundo «pulmón verde» El bosque de la cuenca del Congo es considerado como el «segundo pulmón verde» del planeta después del Amazonas. Los bosques cubren un área de 3,3 millones de kilómetros cuadrados en varios países, incluyendo alrededor de un tercio en la República Democrática del Congo, y el resto en Gabón, Congo, Camerún y África Central. Como ocurre en la Amazonia, estos bosques son clave para combatir el cambio climático y son santuarios para especies en peligro de extinción.
16-08-2019 | Fuente: elpais.com
La política de Bolsonaro hace peligrar el millonario Fondo Amazonia de lucha contra la deforestación
Noruega, el mayor donante, congela la aportación de 30 millones. Alemania, que ya suspendió una ayuda, debate revisar su contribución
16-08-2019 | Fuente: elpais.com
Noruega se suma a Alemania y suspende la ayuda millonaria a Brasil para frenar la deforestación
El ministro noruego afirma que el Gobierno de Bolsonaro no ha cumplido el acuerdo de preservación ambiental
12-08-2019 | Fuente: elpais.com
Bolsonaro dice que Brasil ?no necesita? la ayuda alemana para preservar el Amazonas
El presidente responde al anuncio de que Berlín bloqueará 35 millones por la creciente deforestación
12-08-2019 | Fuente: abc.es
Alemania retira 35 millones de euros en ayudas a Brasil para la lucha contra la deforestación
La deforestación en la Amazonía brasileña alcanzó los 2.254,8 kilómetros cuadrados en julio, un volumen que supera en un 278% al del mismo periodo del año anterior, de acuerdo con las últimas estimaciones del Instituto Nacional de Investigación Espacial (Inpe) actualizadas el pasado martes. El Inpe ya había informado de un crecimiento del 88% de la deforestación en junio, un dato que fue calificado por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, como «antipatriótico» y que desembocó en la destitución del presidente de la institución, Ricardo G alvao. De acuerdo con este instituto, que ofrece estos datos mensuales a través de un sistema de alertas de alteraciones en la cobertura forestal de la Amazonía y cuyos informes no han sido nunca cuestionados, la deforestación pasó de los 596,6 kilómetros cuadrados, en julio de 2018, a los 2.254,8 kilómetros cuadrados del mes pasado, cifras que comienzan a mostrar los efectos de la nueva permisividad de talas de Bolsonaro y que cuestionan la voluntad de su gobierno de proteger la selva amazónica. Este es al menos el argumento esgrimido por el gobierno alemán, que acaba de anunciar la suspensión de parte de sus subvenciones a Brasil para proyectos de protección de la selva amazónica. «La política del gobierno brasileño en la Amazonía plantea dudas en cuanto a la continuación de una reducción sostenida de la tasa de deforestación», ha justificado la ministra de Medio Ambiente Svenja Schulze. La primera etapa consistirá en bloquear una subvención de 35 millones de euros y queda abierta la puerta a una congelación por completo de los fondos si los datos de deforestación no revierten su tendencia. Bolsonaro desprecia la ayuda alemana La primera reacción a esta medida, por parte del presidente de Brasil, ha sido de desprecio. Jair Bolsonaro ha declarado que su país «no necesita» ayuda de Alemania para proteger la Amazonía. «Pueden usar ese dinero como mejor les parezca. Brasil no lo necesita», ha dicho, insinuando que la nueva gran potencia emergente de Latinoamérica no requiere de las ayudas de la vieja Europa. Desde 2008 hasta 2019, el gobierno alemán ha invertido una partida total de 95 millones de euros para diferentes proyectos de protección medioambiental en Brasil, considerando que este país alberga más del 60% de la selva amazónica, que está siendo talada a una creciente tasa para generar más tierras de cultivo y que es vital para el intercambio de oxígeno por dióxido de carbono en la atmósfera como freno al calentamiento global. En 2011 fue declarada una de las siete maravillas naturales del mundo por concentrar un 60% de la biodiversidad total del planeta y representa un 4.9% del área continental mundial. De todos modos, por ahora, Alemania continuará contribuyendo al Fondo Amazonia, creado en 2008 y cuyo donante más generoso, Noruega, amenaza con retirarse. El nuevo presidente del Inpe, designado por Bolsonaro, Darcton Policarpo Damião, es un oficial de la Fuerza Aérea Brasileña y doctorado en desarrollo sostenible por la Universidad de Brasilia. El gobierno de Brasilia confía en que, bajo su dirección, los datos de reforestación reviertan, ya que atribuye los anteriores a «mala fe para perjudicar el gobierno y desgastar la imagen de Brasil», en palabras del presidente brasileño, uno de cuyos pilares de campaña fue la promesa de una legislación más favorable a una mayor flexibilización de las políticas ambientales. En las últimas semanas, ha reforzado su intención de liberar la minería artesanal en las tierras indígenas de los estados amazónicos. De acuerdo con gráficas emitidas por el Servicio de Observación de la Atmósfera de la red europea Copernicus, los incendios forestales muestran mayor actividad en los estados de Rodonia y Amazonas. En lo que va de año se han detectado 1.699 focos de calor desde los satélites concentrados en Mato Grosso (8.799 focos de calor a fecha 2 de agosto, 39% más que 2018) que las organizaciones medioambientales atribuyen a quemas para ampliar áreas de cultivo. Meinrat O. Andreae, exdirector del Instituto Max Planck de Química, con sede en Maguncia, respalda la labro «ejemplar» que el INPE ha desarrollado en las últimas dos décadas. «Ese instituto ha hecho un trabajo estupendo, sobre todo en lo que respecta a la monitorización de la tala y de los incendios forestales desde el espacio», explica, recordando que los resultados de sus mediciones vienen siendo sistemáticamente confirmados por el sistema de observación satelital PRODE. El equipo de Bolsonaro, sin embargo, los tilda abiertamente de «falsos» y defiende un aumento de la explotación de los recursos naturales del Amazonas, según ha confirmado el portavoz del mandatario, Otavio Rego Barros, que no espera ningún boicot internacional a productos brasileños como consecuencia de esta nueva política. Bolsonaro, personalmente, ha declarado que los datos del Inpe «son imprecisos» y que «representan una pésima propaganda» para Brasil. El presidente brasileño ha bromeado incluso con el hecho de que en los círculos medioambientales lo hayan apodado «capitán motosierra» y, refiriéndose a los gobiernos de Francia y Alemania, ha dicho que «todavía no se han dado cuenta de que Brasil está bajo una nueva administración». Bolsonaro ha prometido combatir la «deforestación ilegal», pero defiende la explotación de los recursos propios a favor del crecimiento económico de su país.