Infortelecom

Noticias de crisis humanitaria

23-09-2020 | Fuente: abc.es
Italia acogerá a 300 refugiados de Lesbos gracias a la iniciativa de un movimiento católico
Italia acogerá a 300 refugiados procedentes en su mayor parte del campo de Moria, en la isla griega de Lesbos, que fue destruido por un incendio, gracias a la iniciativa de los pasillos humanitarios puesta en marcha por el movimiento católico Comunidad de San Egidio que se encarga de su recepción e integración. El acuerdo entre la Comunidad de San Egidio y el Estado italiano se firmó el martes y permitirá la entrada de forma legal y segura a los 300 solicitantes de protección internacional, El proyecto, que tendrá una duración de 18 meses, dará prioridad al traslado de familias y algunos menores no acompañados. «Los firmantes del acuerdo expresaron una gran satisfacción, que de hecho representa una primera respuesta italiana al llamamiento de la Unión Europea para la reubicación de los refugiados presentes en Lesbos y en toda Grecia», explicaron en un nota. «Los corredores humanitarios resaltan el rostro de una Italia que, con otros países europeos, mira al futuro respondiendo a las crisis humanitarias con sentido de humanidad y caminos de integración», explicó el presidente de la Comunidad de Sant'Egidio, Marco Impagliazzo. «Para los solicitantes de asilo, que viven en condiciones dramáticas en la isla de Lesbos, se reabre la esperanza de una nueva vida en Italia y en nuestro continente», añadió. Gracias a la iniciativa de los pasillos humanitarios, han llegado a Italia más de 2.500 refugiados de los campos de Líbano y también de áreas subsaharianas. Además, gracias a la ayuda y a la cooperación que brinda el ministerio del Interior, Sant'Egidio ya trajo a Italia a 67 refugiados a través de un primer y especial corredor humanitario, que hizo conjuntamente con la Limosnería Apostólica. Las primeras familias viajaron desde Lesbos hasta Roma en el avión del Papa Francisco, tras su visita en abril de 2016. Durante el mes de agosto la Comunidad ha hecho en Lesbos -con 150 personas provenientes de varios países europeos- unas «vacaciones solidarias» para ayudar a los migrantes, con restaurante, clases de inglés y animación para los menores.
20-09-2020 | Fuente: abc.es
El voto venezolano se vuelca en Trump en la recta final
José Iorio ya ha decidido a quién va a votar en las elecciones de Estados Unidos del 3 de noviembre. Nacido en Venezuela hace 52 años, es ciudadano desde 2010 y reside en Florida. La primera vez que pudo votar en unas presidenciales, en 2012, optó por Barack Obama, según dice por «lo que hizo por los inmigrantes y la reestructuración del sistema de salud». Cuatro años después, en 2016, se abstuvo, porque no le convencía ninguno de los dos candidatos. En esta ocasión, Iorio ha visto suficiente. Su voto será para Donald Trump, por una razón principal: «Este presidente ha sido el único que ha hecho algo concreto y conciso para la causa de Venezuela». Casos como el Iorio, que es parte de una comunidad de inmigrantes y exiliados venezolanos asentados en Florida, son una de las razones por las que los dos candidatos, Trump y el demócrata Joe Biden, están empatados en ese estado que es decisivo ?e incluso necesario? para ganar las elecciones. Una reciente encuesta de la universidad de North Florida y El Diario de Venezuela vaticina que dos de cada tres venezolanos en ese estado votarán por el presidente Trump. De los 421.000 venezolanos que hay en EE.UU., la mitad reside en el sur de la Florida. Desde que llegó a la Casa Blanca, el presidente Trump ha aprobado varias rondas de sanciones contra los jerarcas del régimen chavista, ha autorizado un embargo del crudo venezolano y ha amenazado con una intervención militar, que no se ha materializado. Las gestiones de la administración estadounidense han sido decisivas para que medio centenar de países reconozca al gobierno de Juan Guaidó como representante legítimo, y gracias a una invitación de Trump, el propio presidente interino visitó en febrero no sólo la Casa Blanca sino también el Capitolio durante el discurso del Estado de la Unión. El venezolano José IorioA pesar del apoyo de EE.UU. a un pronunciamiento el 30 de abril de 2019, el cambio no ha llegado. Aunque Maduro sigue en el poder, el grueso de esta comunidad venezolana está convencido de que Trump ha hecho todo lo posible, y que con cuatro años más puede cumplir el objetivo que se marcó en el mismo discurso del Estado de la Unión al que invitó a Guaidó: «La tiranía de Maduro será destruida». «El presidente Trump se ha comprometido a la causa venezolana usando todos los recursos posibles», asegura Andrés Malave, de 36 años y estratega republicano en Florida. «Está tratando de hacerlo todo de una forma legal y correcta, para asegurarse de que todas las injusticias de la dictadura se vean en todo mundo y se sepa la verdad. Gracias a él más de 50 países reconocen a Guaidó como presidente, y no a Maduro», añade. Acercamiento de Obama al castrismo Para Malave, hay además una razón de peso para no votar al demócrata Biden, que resuena en realidad en todo el sur de la Florida: el recuerdo del acercamiento del Gobierno de Obama al castrismo, que permitió el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre EE.UU. y Venezuela y el aligeramiento del embargo, que ha revertido en gran parte Trump. «El vicepresidente Biden quiere aflojarle las sanciones de nuevo a Cuba, y no hay duda de que eso ayuda a Maduro, porque depende de los cubanos», explica Malave, quien cree que en esta política de mano dura hacia los regímenes castrista y chavista han sido cruciales los dos senadores de la Florida, Rick Scott y Marco Rubio, ambos republicanos. Aunque el demócrata Biden lleva ventaja en las encuestas de intención de voto a nivel nacional, estas son mucho más reñidas en estados claves como Pensilvania, Wisconsin o la misma Florida, donde el presidente ganó en 2016. Aquel año, a nivel nacional, Trump obtuvo tres millones de votos menos que su contrincante, Hillary Clinton, pero se llevó la presidencia porque ganó en los estados necesarios para sumar más de 270 votos del colegio electoral, 29 de los cuales corresponden a Florida. La encuesta más reciente en ese estado, de Florida Atlantic University, vaticina un empate al 50%. Recientemente, un artículo del periodista venezolano Orlando Avendaño, director del diario PanAm Post, reivindicaba el uso de la palabra «magazolanos», uniendo los términos «maga» y «venezolanos». «#MAGA» es el acrónimo de la campaña de Trump en redes sociales, que usa las iniciales del lema «Make America Great Again», o «Hagamos América Grande de Nuevo». Según escribió Avendaño, «Trump ha sido el presidente americano que más ha apoyado la libertad de Venezuela. Punto. Punto, punto, punto. No hay grises en la discusión. El presidente americano y el presidente del mundo, porque hoy hemos logrado lo que logramos gracias a que en la Casa Blanca gobierna el odioso de piel naranja». Un golpe demoledor Según explica el periodista a ABC, «la presión que está notando en este momento el régimen es mayor de la que notaba cuatro años antes seguro, sobre todo por la presión a Cuba». Avendaño considera que una derrota de los republicanos sería un golpe demoledor para muchos venezolanos que padecen una crisis humanitaria sin precedentes. «Sería un golpe letal. El exilio aumentaría porque muchos venezolanos hoy en Venezuela han decidido quedarse estos últimos tres o cuatro años precisamente por la postura que asumió la administración republicana. Creo que una victoria de Biden sería algo completamente demoledor, sobre todo por el historial del Partido Demócrata con la causa venezolana y por su blanqueamiento de la tiranía castrista», añade. Daniel Di Martino, exiliado venezolano de 21 años, coincide. Él mismo tuvo la oportunidad de trasladar a Trump sus impresiones durante una reunión en el Despacho Oval el año pasado, en un acto con víctimas del comunismo. Ahora, desde Kentucky, donde reside, hace campaña a favor del presidente y trata de movilizar a su comunidad para que vote. Todos los fines de semana se echa a la calle a convencer a demócratas e indecisos y a asegurarse de que los republicanos también van votar. «Les digo que la destrucción de mi país fue por políticas de izquierda, socialistas, que nos hicieron pobres, y a mí me obligaron a irme», asegura. «Si Venezuela tiene opción de ser libre, solo será libre si Trump es presidente», asegura. Para Iorio, el venezolano nacionalizado en EE.UU. que ha pasado de Obama a Trump, no es necesario coincidir con todo lo que hace o dice el presidente: «No comparto muchas ideas de su política en cuanto a, por ejemplo, el tema de las armas. No comparto muchas de sus ideas de inmigración, o cosas que él quiere reestructurar en el sistema de salud. Vamos, no lo comparto todo al 100%, pero sí comparto su oposición al socialismo y su firmeza para que haya por fin un cambio en Venezuela».
19-09-2020 | Fuente: abc.es
Pompeo visita Brasil con la vista puesta en Venezuela
El hombre más importante de la diplomacia estadounidense, el secretario de Estado, Mike Pompeo, visitó Brasil el viernes con la mira puesta en Venezuela. El norteamericano llegó a la ciudad brasileña de Boa Vista, en la frontera con Venezuela para visitar los albergues de refugiados que huyen de la crisis humanitaria en ese país y del Gobierno de Nicolás Maduro, además de unirse a los países vecinos con posiciones contra el régimen bolivariano. «El secretario Pompeo resaltará la importancia del apoyo de Estados Unidos y de Brasil al pueblo venezolano en su momento de necesidad, visitando inmigrantes venezolanos que huyen del desastre provocado por el hombre en Venezuela», informó la embajada estadounidense en Brasil. Pompeo fue recibido por el canciller brasileño, Ernesto Araujo, en Boa Vista, capital del estado brasileño de Roraima y principal punto de entrada a Brasil de refugiados venezolanos. La visita, sin embargo, generó críticas entre los críticos del Gobierno brasileño que consideran a Araujo y al presidente Jair Bolsonaro, serviles con el mandatario estadounidense Donald Trump. El presidente del Congreso brasileño, Rodrigo Maia, por ejemplo, criticó la presencia de Pompeo en Roraima a 45 días de las elecciones presidenciales de Estados Unidos. «Es contra las tradiciones de autonomía y orgullo de nuestras políticas exteriores y de defensa», reclamó en una nota, resaltando que Brasil orienta sus relaciones internacionales con base en los principios de independencia, autodeterminación de los pueblos, no intervención y defensa de la paz. Pese a decir que Venezuela no está en su agenda, Pompeo llegó a decir que Estados Unidos «sacará» a Nicolás Maduro de la presidencia de Venezuela, y en un acto simbólico se reunió con una familia venezolana formada por nueve miembros, que está hace diez meses en Brasil, huyendo de la crisis humanitaria en su país. «Estoy muy feliz de que mi familia haya sido la escogida para este encuentro», declaró Gerardo Anatrella, de 52 años, al diario Folha de Boa Vista, sobre el encuentro que fue organizado en conjunto con la Agencia de la ONU para refugiados (ACNUR) y la Fuerza Tarea que recibe a los inmigrantes venezolanos que llegan a Brasil por esa frontera. La frontera entre Brasil y Venezuela está cerrada hace seis meses y el número de refugiados que se arriesgan a cruzarla ha disminuido incluso por el coronavirus. La visita de Pompeo coincide con una presión mayor de Estados Unidos al Gobierno de Maduro, cuando se acercan las elecciones presidenciales, en lo que puede ser un mensaje a la comunidad hispánica. El mensaje estaría dirigido especialmente a Florida, donde reside la mayor comunidad de exiliados venezolanos, alrededor de 200 mil, y estado clave en las elecciones norteamericanas, que están apretadas entre Trump y su rival demócrata Joe Biden. El gobernador de Roraima, Antonio Denarium, informó que Estados Unidos invirtió US$ 50 millones en su estado para apoyar el refugio de venezolanos y ayudar a enfrentar la crisis humanitaria. Vecinos de Venezuela Surinam fue la primera parada de Pompeo que incluye en su gira, Guyana y Colombia, además de Brasil. Es la primera vez que un alto funcionario norteamericano visita Guyana y Surinam, justo en el momento en que ambos países acaban de renovar sus Gobiernos. En Guyana, Pompeo llegó un mes y medio después de la investidura del presidente, Irfaan Ali. En Surinam se reunió con el presidente recién electo, Chan Santokhi. Observadores internacionales ven en la visita una estrategia de Trump para acorralar a Maduro. Trump y Pompeo estarían apostando en el nuevo Gobierno de Guyana y en el alineamiento de esos países a su política contra la Venezuela Chavista. El secretario sigue viaje a Bogotá, donde debe reunirse con el presidente de Colombia, Ivan Duque. Malestar con China La visita de Pompeo creó también malestar en la diplomacia china, en un momento que el país viene siendo blanco del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, censurando las redes sociales de ese país, Tik Tok e We Chat, en territorio norteamericano. En su visita a Surinam el secretario de Estado norteamericano acusó a las empresas chinas de prácticas desleales en el comercio. «Vimos al Partido Comunista Chino invertir en países, y todo parece buenísimo en la fachada, pero se desmorona cuando los costos políticos vinculados a eso, se vuelven claros», declaró Pompeo durante un encuentro con Chan Santokhi, presidente recién electo de Surinam. El diplomático estadounidense comparó la "calidad de los productos y servicios" chinos con los de su país, y afirmó que no siempre compiten en una base justa ni igualitaria. El gobierno norteamericano ha perdido espacio en los últimos años en la región, mientras que el Gobierno de Pekín aprovechó el boom sudamericano de materias primas hasta el 2014, con grandes inversiones y estrechando lazos políticos en la región. En una nota de prensa, la embajada china en Paramaribo informó que cualquier intento de sembrar la discordia con Surinam será un fracaso. «Le aconsejamos al señor Pompeo que respete los hechos y la verdad, a respetar los hechos y la verdad, a abandonar la arrogancia y el prejuicio y parar de difamar y difundir rumores sobre China», dice el comunicado.
16-09-2020 | Fuente: abc.es
La acogida a 1.500 nuevos refugiados divide a la CDU de Merkel
Cuando se cumplen cinco años de la crisis de los refugiados, la gran coalición alemana vuelve a responder a una crisis humanitaria con la apertura de fronteras, en este caso de forma limitada. La CDU de Merkel y el Partido Socialdemócrata han estado discutiendo el asunto durante el pasado fin de semana y, finalmente, el vicecanciller, Scholz, y el ministro de Interior, Seehofer, han acordado los detalles que deberá ratificar el consejo de ministros que se celebra hoy miércoles. La postura de Seehofer es significativa, dado que sus críticas a Merkel en 2015 pusieron entonces contra las cuerdas a la canciller alemana. El partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán) sacó provecho electoral de aquella polémica, hasta convertirse en la primera fuerza de la oposición en el Bundestag. En esta ocasión, sin embargo, participa de forma activa en la decisión y desde su oficina se han filtrado los números. Alemania acogerá a 408 familias de varias islas griegas, un total de 1.552 personas, principalmente padres con dos hijos procedentes de Afganistán, Siria e Irak, que se suman a los 150 solicitantes de asilo menores de edad no acompañados que Seehofer anunció el viernes pasado que serían aceptados. A todos ellos, se les reconoce legalmente el derecho a la protección en Alemania, porque ya han pasado por el procedimiento de asilo griego. El Partido Socialdemócrata (SPD), miembro también de la gran coalición, así como Los Verdes y Die Linke (La Izquierda), están de acuerdo con el plan. Lars Castellucci, portavoz de política migratoria del SPD, celebra que «es bueno que la CDU finalmente se mueva bajo nuestra presión. En una emergencia inmediata, se requiere una acción rápida. Nuestra posición sigue siendo que debemos ayudar en la medida en que los estados y municipios indiquen que están dispuestos». Castellucci pide públicamente el establecimiento de centros europeos de asilo y un mecanismo de distribución común. Espera que la propuesta de la Comisión Europea del 23 de septiembre contemple esta necesidad. La presidenta del SPD, Saskia Esken, se había mostrado anteriormente a favor de que Alemania acoja a varios miles de refugiados de Grecia. Rechazo de los radicales Abiertamente en contra, solamente AfD. Su líder en el Bundestag, Alexander Gauland, ironizó afirmando que «a partir de ahora, ya todos saben que si quieres ir a Alemania, solo tienes que prender fuego a tu propio campamento». Pero en las filas de la CDU de Merkel también se escuchan ciertas voces discordantes, comenzando por el jefe del grupo parlamentario, Ralph Brinkhaus, y terminando por el candidato a suceder a Merkel al frente del partido, Friedrich Merz. «La señal no debería ser que si un campo de refugiados está en llamas, todos vendrán a Europa», declaró Brinkhaus, «no debe establecerse ningún precedente que dé lugar a otra afluencia de refugiados». «Además, no me gusta cómo se conduce la discusión», añadió, sugiriendo la necesidad de más debate interno antes de la toma de decisiones. Merz, por su parte, subrayó que «Grecia ni siquiera ha pedido todavía aceptar refugiados de Lesbos en la Unión Europea y distribuirlos a países individuales». «Aparte de Luxemburgo y Alemania, ningún otro Estado miembro de la UE está preparado para hacer esto en este momento. Por tanto, no tiene sentido seguir buscando una solución europea para la distribución, ni entrar en un debate en Alemania para determinar cuántos migrantes debemos acoger». Merz también sugirió aportar medios para alojar dignamente a los refugiados allí, a través de la Cruz Roja y la THW, y abordar la opción ya discutida en el Parlamento Europeo de «usar cruceros fuera de servicio para alojamiento temporal en las fronteras exteriores de la UE. Estos barcos también podrían utilizarse para llevar a cabo el procedimiento de asilo». Solución internacional El Gobierno alemán sigue manteniendo la necesidad de una solución internacional y llama a una coalición de voluntarios europeos para una «contribución sustancial adicional» a las cifras de acogida acordadas por diez de los países miembros. La vecina Austria, sin embargo, está dispuesta a plantar oposición a esa demanda. El canciller, Sebastian Kurz, que gobierna en coalición con el partido verde, ha recordado que «Austria toma decisiones soberanas», respondiendo así a ciertas palabras de Merkel con las que la canciller alemana ha criticado la política austriaca. En una reunión interna del «presídium» de la CDU, Merkel dijo a la directiva de su partido que el papel de Austria en la política europea de refugiados «no es bueno». Esa apreciación, filtrada por medios alemanes, provocó la reacción de Kurz, que considera que «ya se ha aceptado un número muy, muy elevado de refugiados» y que adelanta su negativa a participar en nuevas iniciativas humanitarias. «No seguiremos la ruta alemana en esto», dijo durante una visita a los cuarteles en la Baja Austria. «También asumo que muchos países europeos no seguirán este camino, de acoger a un gran número de refugiados de Grecia», bosquejó el frente opuesto a la iniciativa alemana. Según Kurz, Austria es el tercer país más afectado de la UE por los movimientos migratorios y ha acogido al mayor número de niños después de Suecia. La república alpina ha concedido protección hasta ahora a 3.700 menores mediante una decisión positiva en el procedimiento de asilo. Como resultado, se enfrenta a grandes desafíos en el ámbito de la integración. Es importante «integrar a los primeros en lugar de aceptar constantemente nuevos», explicó el canciller Kurz.
16-09-2020 | Fuente: abc.es
La acogida a 1.500 nuevos refugiados enfrenta a Merkel con sus socios
Cuando se cumplen cinco años de la crisis de los refugiados, la gran coalición alemana vuelve a responder a una crisis humanitaria con la apertura de fronteras, en este caso de forma limitada. La CDU de Merkel y el Partido Socialdemócrata han estado discutiendo el asunto durante el pasado fin de semana y, finalmente, el vicecanciller, Scholz, y el ministro de Interior, Seehofer, han acordado los detalles que deberá ratificar el consejo de ministros que se celebra hoy miércoles. La postura de Seehofer es significativa, dado que sus críticas a Merkel en 2015 pusieron entonces contra las cuerdas a la canciller alemana. El partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán) sacó provecho electoral de aquella polémica, hasta convertirse en la primera fuerza de la oposición en el Bundestag. En esta ocasión, sin embargo, participa de forma activa en la decisión y desde su oficina se han filtrado los números. Alemania acogerá a 408 familias de varias islas griegas, un total de 1.552 personas, principalmente padres con dos hijos procedentes de Afganistán, Siria e Irak, que se suman a los 150 solicitantes de asilo menores de edad no acompañados que Seehofer anunció el viernes pasado que serían aceptados. A todos ellos, se les reconoce legalmente el derecho a la protección en Alemania, porque ya han pasado por el procedimiento de asilo griego. El Partido Socialdemócrata (SPD), miembro también de la gran coalición, así como Los Verdes y Die Linke (La Izquierda), están de acuerdo con el plan. Lars Castellucci, portavoz de política migratoria del SPD, celebra que «es bueno que la CDU finalmente se mueva bajo nuestra presión. En una emergencia inmediata, se requiere una acción rápida. Nuestra posición sigue siendo que debemos ayudar en la medida en que los estados y municipios indiquen que están dispuestos». Castellucci pide públicamente el establecimiento de centros europeos de asilo y un mecanismo de distribución común. Espera que la propuesta de la Comisión Europea del 23 de septiembre contemple esta necesidad. La presidenta del SPD, Saskia Esken, se había mostrado anteriormente a favor de que Alemania acoja a varios miles de refugiados de Grecia. Rechazo de los radicales Abiertamente en contra, solamente AfD. Su líder en el Bundestag, Alexander Gauland, ironizó afirmando que «a partir de ahora, ya todos saben que si quieres ir a Alemania, solo tienes que prender fuego a tu propio campamento». Pero en las filas de la CDU de Merkel también se escuchan ciertas voces discordantes, comenzando por el jefe del grupo parlamentario, Ralph Brinkhaus, y terminando por el candidato a suceder a Merkel al frente del partido, Friedrich Merz. «La señal no debería ser que si un campo de refugiados está en llamas, todos vendrán a Europa», declaró Brinkhaus, «no debe establecerse ningún precedente que dé lugar a otra afluencia de refugiados». «Además, no me gusta cómo se conduce la discusión», añadió, sugiriendo la necesidad de más debate interno antes de la toma de decisiones. Merz, por su parte, subrayó que «Grecia ni siquiera ha pedido todavía aceptar refugiados de Lesbos en la Unión Europea y distribuirlos a países individuales». «Aparte de Luxemburgo y Alemania, ningún otro Estado miembro de la UE está preparado para hacer esto en este momento. Por tanto, no tiene sentido seguir buscando una solución europea para la distribución, ni entrar en un debate en Alemania para determinar cuántos migrantes debemos acoger». Merz también sugirió aportar medios para alojar dignamente a los refugiados allí, a través de la Cruz Roja y la THW, y abordar la opción ya discutida en el Parlamento Europeo de «usar cruceros fuera de servicio para alojamiento temporal en las fronteras exteriores de la UE. Estos barcos también podrían utilizarse para llevar a cabo el procedimiento de asilo». Solución internacional El Gobierno alemán sigue manteniendo la necesidad de una solución internacional y llama a una coalición de voluntarios europeos para una «contribución sustancial adicional» a las cifras de acogida acordadas por diez de los países miembros. La vecina Austria, sin embargo, está dispuesta a plantar oposición a esa demanda. El canciller, Sebastian Kurz, que gobierna en coalición con el partido verde, ha recordado que «Austria toma decisiones soberanas», respondiendo así a ciertas palabras de Merkel con las que la canciller alemana ha criticado la política austriaca. En una reunión interna del «presídium» de la CDU, Merkel dijo a la directiva de su partido que el papel de Austria en la política europea de refugiados «no es bueno». Esa apreciación, filtrada por medios alemanes, provocó la reacción de Kurz, que considera que «ya se ha aceptado un número muy, muy elevado de refugiados» y que adelanta su negativa a participar en nuevas iniciativas humanitarias. «No seguiremos la ruta alemana en esto», dijo durante una visita a los cuarteles en la Baja Austria. «También asumo que muchos países europeos no seguirán este camino, de acoger a un gran número de refugiados de Grecia», bosquejó el frente opuesto a la iniciativa alemana. Según Kurz, Austria es el tercer país más afectado de la UE por los movimientos migratorios y ha acogido al mayor número de niños después de Suecia. La república alpina ha concedido protección hasta ahora a 3.700 menores mediante una decisión positiva en el procedimiento de asilo. Como resultado, se enfrenta a grandes desafíos en el ámbito de la integración. Es importante «integrar a los primeros en lugar de aceptar constantemente nuevos», explicó el canciller Kurz.
13-09-2020 | Fuente: abc.es
James Story: «España debe investigar la fuente de financiación de ciertas familias venezolanas en Europa»
Cuando el Senado de Estados Unidos confirme su nombramiento, James Story (Moncks Corner, Carolina del Sur, 1971) se convertirá en el primer embajador de este país ante Venezuela desde 2010, cuando Hugo Chávez expulsó al anterior. Story, un veterano diplomático, se desempeña hoy como encargado de negocios para el país caribeño, un puesto desde el cual ha tomado parte principal en importantes desarrollos recientes como el reconocimiento internacional a Juan Guaidó como presidente encargado, lo que permitió la visita de este último a Washington en febrero, y la respuesta a la crisis humanitaria de los cinco millones de refugiados. En esta entrevista con ABC, Story defiende la legalidad y el rigor del proceso de EE.UU. contra Álex Saab, el testaferro.. Ver Más
09-09-2020 | Fuente: abc.es
Juan Guaidó plantea una consulta popular para recuperar la democracia en Venezuela
«Los trapitos sucios se lavan en casa. Asumamos conjuntamente los errores». Así habló el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, durante la presentación del Pacto Unitario para responder directamente al excandidato presidencial Henrique Capriles, quien se ha deslindado de sus aliados al respaldar las legislativas convocadas por el régimen de Nicolás Maduro. Por ello, «rechazar el fraude convocado por la dictadura para el 6 de diciembre y dedicar esfuerzos para su deslegitimación, dentro y fuera de Venezuela» es el primer paso que establece la hoja de ruta del Pacto Unitario entre otras acciones para derrotar a Maduro. El denominado «Pacto Unitario por la Libertad y Elecciones Libres» fue suscrito por 36 partidos políticos y 105 organizaciones de la sociedad. En su presentación mediante una videoconferencia internacional el también jefe de la Asamblea Nacional llamó a los militares: «Quiero hablarle a la Fuerza Armada y a quienes hoy sostienen al régimen. Todos somos necesarios, todos los que estamos aquí hemos aportado en la construcción de la mayoría». Lamentó que al interior de la oposición haya divisiones. «El liderazgo no está para repartir culpas, sino para asumir responsabilidades». «Creo en las instituciones y en la democracia, pero los trapitos sucios se lavan en casa. No es que no se hagan las denuncias, pero asumamos en conjuntos los errores y las decisiones», dijo Guaidó. Los firmantes del Pacto Unitario declaran unirse para «Liberar a Venezuela y devolver a los ciudadanos su soberanía, para que todos juntos, podamos avanzar en las soluciones a los problemas estructurales que golpean a todos los sectores y fuerzas vivas del país: éste es el objetivo superior que unifica nuestras luchas». En el manifiesto se comprometen a luchar por la libertad, la democracia y el progreso para derrotar a «una dictadura represiva y criminal». También asumir como prioridad la reversión de la crisis humanitaria, el saneamiento de la economía nacional. Igual realizar «elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables». Se comprometen a «recuperar la soberanía nacional, el monopolio legítimo de la fuerza pública y la posesión, uso y disfrute de sus territorios y riquezas naturales. Promover un futuro de oportunidades donde los derechos y deberes sean iguales para todos a través de la implementación de la propuesta ?Plan País?». «Libertad de los presos políticos» «Luchar por la libertad de los presos políticos, civiles y militares, el cese a la persecución y el retorno de los exiliados», es otro compromiso. En cuanto a la hoja de ruta establecen el rechazado a las legislativas de Maduro. «Desplegar una campaña nacional e internacional por elecciones presidenciales y parlamentarias libres«. También van a «construir y organizar un nuevo espacio o plataforma de unidad y coordinación de las fuerzas democráticas y de la sociedad civil organizada». Por otro lado van a «sentar las bases de un Gobierno de Emergencia Nacional, cuyo objeto sea dirigir la transición, atender de manera urgente la crisis económica y social, y convocar a elecciones libres». Igual deciden «construir puentes y establecer garantías con los actores civiles y militares que actúen apegados a la constitución para restablecer la democracia». Van a «profundizar y escalar la presión internacional sobre la dictadura». Y por último acuerdan «activar el artículo 70 de la Constitución para convocar una consulta popular, con apoyo internacional, que permita a todos los venezolanos, dentro y fuera del país, expresar la voz del pueblo y manifestar el respaldo necesario para avanzar hacia nuestra libertad, recuperar la democracia y promover el bienestar para todos los venezolanos». Maduro: «Si van las legislativas» Por su lado, Nicolás Maduro rechazó la posibilidad de suspender las legislativas de diciembre ante el recrudecimiento de la pandemia del coronavirus, calificando de «maniobras de algunos sectores» para postergar los comicios. «Que nadie nos venga a hablar de suspender elecciones, nadie en el mundo, oído ¿Así o más claro? En Venezuela estamos obligados por la Constitución, llueva, truene o relampaguee, a hacer elecciones el 6 de diciembre, a hacer elecciones este año», dijo. «Con pandemia o sin pandemia habrá elecciones en Venezuela, así de sencillo», subrayó Maduro.
01-09-2020 | Fuente: abc.es
Hamás e Israel pactan un alto el fuego en Gaza tras un violento mes
El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) anunció ayer que ha pactado un alto el fuego con Israel para poner fin a la escalada del último mes en la que se han lanzado globos incendiarios desde Gaza, a los que Israel ha respondido con bombardeos. El Gobierno de Netanyahu no ha confirmado el acuerdo explícitamente, aunque sí lo ha hecho tácitamente al anunciar la reapertura de la zona de pesca de Gaza al completo y los pasos fronterizos a partir de este hoy. «Esta decisión será puesta a prueba sobre el terreno. Si Hamás, responsable de todas las acciones de la Franja de Gaza, no cumple con sus obligaciones, Israel actuará en consecuencia», explicó el enlace militar israelí con los palestinos en un comunicado recogido por el periódico «The Times of Israel». Hamás señaló que el acuerdo se ha logrado con la mediación del enviado qatarí Mohamed al Emadi, quien se ha reunido en la última semana con responsables de Hamás y de Israel. «En el marco de estas gestiones se anunciarán varios proyectos al servicio de nuestro pueblo en la Franja de Gaza que aliviarán nuestra crisis por el coronavirus», detalló Hamás. Al Emadi entregará además 30 millones de dólares a las autoridades de Gaza para la compra de combustible, abonar los salarios de los funcionarios y ayudar a los más desfavorecidos. El combustible es fundamental para Gaza, ya que su única central eléctrica funciona con diésel. Confinamiento por el Covid Este acuerdo se produce después de que la detección de más de 200 casos de coronavirus en la Franja de Gaza obligara el lunes a las autoridades de Hamás a decretar un estricto confinamiento, lo cual agrava la crisis humanitaria en la que está sumida el enclave. Los hospitales están en estado de emergencia. El territorio de Gaza está sumido en una precaria situación económica y sometido a un férreo bloqueo israelí desde 2007. El coordinador especial de Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Oriente Próximo, Nickolay Mladenov, se ha felicitado por el acuerdo y ha destacado que permitirá a la ONU reanudar la asistencia a la población palestina. «Con el fin de los lanzamientos de artefactos incendiarios y los proyectiles y el restablecimiento del suministro eléctrico la ONU podrá concentrarse en la crisis del Covid-19», explicó el diplomático. La última oleada de violencia comenzó el 6 de agosto con el lanzamiento de decenas de globos incendiarios y explosivos hacia territorio israelí. En la última semana el enfrentamiento se agravó con el lanzamiento de misiles. El Ejército israelí ha respondido con bombardeos contra Hamás y el cierre total de la frontera desde el 16 de agosto, fecha en la que también se redujo radicalmente la zona autorizada para la pesca en la costa de Gaza. Globos incendiarios El Gobierno de Israel también vetó la entrada de gran parte de productos de todo tipo por el único paso fronterizo con el enclave, además de prohibir la entrada de combustible. La oficina israelí de coordinación para actividades en los territorios palestinos anunció que a partir de este martes se reabrirá el tráfico comercial con la franja por el cruce de Kerem Shalom, se restablecerá la entrada de combustible y se ampliará el área para pescar del enclave a una distancia de 15 millas náuticas. Según analistas locales, el reciente repunte de tensión y el retorno a la práctica de lanzar globos incendiarios desde el territorio de Gaza -que han quemado cientos de hectáreas en comunidades israelíes cercanas- fue un método de presión de Hamás para obligar a Israel a permitir la entrada en el enclave de El Amadi con apoyo financiero.
07-08-2020 | Fuente: abc.es
Macron se pone al frente de la ayuda internacional a la devastada Beirut
Debido al coronavirus, Emmanuel Macron no dio la mano, en público, al presidente libanés, Michelle Aoun, pero no dudó en abrazarse con una víctima de la explosión durante su visita a pie a Gemayze, una de las zonas devastadas de Beirut. El presidente francés fue el primer jefe de Estado que visitó la ciudad tras la tragedia del martes, cuando una doble explosión en el puerto dejó más de 150 muertos, 5.000 heridos y a 300.000 personas sin hogar. «Líbano no está solo», escribió Macron en Twitter nada más aterrizar. Del aeropuerto fue directo a la zona cero, el puerto, y después no dudó en acercarse a Gemayze, bastión cristiano donde le recibieron entre aplausos, gritos de «¡Viva Francia!» o «¡Eres nuestra única esperanza!» e insultos contra el Gobierno local. Pocas horas después, la ministra de Justicia, Marie-Claude Najm, trató de seguir su ejemplo y se convirtió en la primera dirigente libanesa en intentar visitar los barrios siniestrados, pero tuvo que salir a la carrera ante una multitud que le llamaba «asesina» y pedía «la caída del régimen». La ministra no parecía al tanto del malestar generalizado, que en las redes sociales se tradujo en el hashtag «Cuélguenlos», en referencia a unos mandatarios a quienes se señala como responsables porque tenían informes sobre la peligrosidad de las 2.700 toneladas de nitrato de amonio almacenadas desde 2014 en el puerto, pero nunca ordenaron sacarlas de allí para llevarlas a un lugar seguro. El mandatario francés prometió a la enfadada multitud que no permitirá que la ayuda caiga en «en manos de los corruptos» y, entre el griterío que llamaba «asesino» al presidente Aoun, cristiano maronita, señaló que «hablaré con las fuerzas políticas para pedirles un nuevo pacto. Estoy aquí para proponerles un nuevo pacto». Vítores, palmadas, todos querían darle la mano? y un abrazo. Ese fue el momento cumbre e inesperado de la visita, cuando tras ser increpado por una mujer que le criticó el que se fuera a sentar más tarde «con los señores de la guerra», en referencia a los mandatarios del país, Macron le respondió «no estoy aquí para ayudarles a ellos, estoy para ayudarte a ti», y se fundieron en un caluroso abrazo cargado de emoción. Un gesto que rompió todo el protocolo anticoronavirus. Macron se dio un auténtico baño de masas en la que fuera colonia francesa desde 1920 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial antes de dirigirse al palacio presidencial, donde además de Aoun le esperaban el primer ministro, Hassan Diab, musulmán suní, y el portavoz del Parlamento, Nabih Berri, musulmán chií. Esta es la distribución de los principales puestos por sectas del acuerdo en vigor desde el final de la guerra civil, que ha logrado mantener las armas fuera de las calles desde entonces, pero que ha generado un sistema contra el que los libaneses protestan desde octubre por considerarlo corrupto y clientelista. «Si no se llevan a cabo reformas, Líbano seguirá hundiéndose», alertó Macron tras su encuentro con la cúpula local de poder. Una comisión de investigación El presidente francés fue el protagonista de una jornada marcada por el anuncio del jefe de la diplomacia libanesa, Charbel Wehbé, de que en un plazo de cuatro días la comisión de investigación creada para esclarecer las explosiones debe «dar un informe detallado sobre las responsabilidades», según declaró a la cadena de radio Europe. De momento, permanecen en arresto domiciliario 16 trabajadores y responsables del puerto. Las dudas sobre la transparencia de las pesquisas llevaron a organizaciones como Human Rights Watch (HRW) a solicitar una investigación independiente con expertos internacionales. «Dados los repetidos fracasos de las autoridades libanesas para investigar errores serios del Gobierno y la falta de confianza de la población en las instituciones de gobierno, se debería garantizar una investigación independiente con expertos internacionales», pidió la investigadora para el Líbano de la organización, Aya Majzoub. Amnistía Internacional (AI) se sumó a la petición de formar un equipo internacional de expertos y subrayó la importancia de que la investigación quede «libre de cualquier posible interferencia política interna» para poder garantizar «la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas». Aun en estado de shock por la brutalidad de las explosiones y sus consecuencias, los libaneses recibieron también la noticia de que el país alcanzó un número récord de infectados en un solo día por coronavirus con 255 casos. Líbano registraba hasta el momento 5.062 casos y 65 muertes por Covid-19 y venía experimentando un repunte que llevó a las autoridades a decretar nuevas restricciones durante la festividad del Eid. El ministro de Salud, Hamad Hassan, había alertado de la posibilidad de un «aumento de los enfermos en los próximos días» por la necesidad de dar prioridad a la atención de los más de 5.000 heridos que causó la explosión. Los hospitales están colapsados y poco a poco van estableciéndose hospitales de campaña enviados por diferentes países para tratar de solucionar la emergencia sanitaria. Las autoridades parecen incapaces de poner en marcha dispositivos para albergar a las personas que han perdido sus casas o para desescombrar y limpiar las calles, y es la propia sociedad la que se está organizando con la ayuda de algunas organizaciones religiosas de caridad. Otro ejemplo más de la incapacidad de unas autoridades escondidas en sus centros de poder en el momento en el que los beirutíes más les necesitan. Voluntad y solidaridad popular frente a la ausencia de las instituciones. Una imagen parecida a la que se vivió en 2006 durante la guerra entre Hizbolá e Israel cuando miles de desplazados del sur del país pasaron semanas viviendo en parques de Beirut, sin apoyo alguno de las autoridades. La ayuda internacional llega desde todos los rincones del mundo a una ciudad en la que la crisis humanitaria es comparable a aquellas vividas durante la guerra civil, según declaró a la agencia AFP el presidente de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), el francolibanés Mego Terzian. «Nosotros vivimos durante la guerra libanesa períodos difíciles y similares con bombardeos sobre los depósitos de petróleo que estaban no muy lejos del puerto. Eran las mismas escenas, la ciudad estaba completamente devastada, las personas circulaban en las calles heridas, desesperadas, sin saber a donde ir», apuntó Terzian, cuya organización tiene como prioridad en los próximos días «el seguimiento de estas poblaciones afectadas». La Organización Mundial de la Salud (OMS) se sumó al esfuerzo internacional con un avión con 20 toneladas de material médico para hacer frente al colapso sanitario. Además de la llegada de material, también comenzaron a estar operativos los equipos de rescate de distintos países, que se unieron a los libaneses en el puerto para tratar de localizar a las decenas de personas desaparecidas desde el martes.
04-08-2020 | Fuente: abc.es
Más de 70.000 personas han regresado a Venezuela por la crisis desatada por la pandemia, según la ONU
La pandemia del coronavirus ha provocado el retorno voluntario de miles de refugiados venezolanos por los estragos que ha dejado el Covid en los países de la región, principales lugares de acogidas para el éxodo venezolano. Al menos unas 70.000 personas han regresado al país caribeño a través de las fronteras terrestres, desde el pasado 6 de abril, fecha en la que se estableció un período de cuarentena obligatorio para los retornados. Los datos lo recoge la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) en su informe publicado el pasado domingo. En concreto, 72.517 personas han cruzado a Venezuela, en su mayoría por Táchira, un estado colindante con Colombia, desde que el Gobierno de Nicolás Maduro decretó el estado de alarma y estableció una política de mano de hierro contra los retornados. «Si no fuera por los trocheros (personas que cruzan ilegalmente por la frontera), Venezuela estuviera totalmente controlada y sin ningún brote hoy por hoy». Estas palabras forman parte de los reiterados señalamientos que ha hecho Maduro en contra de los venezolanos que regresan y a los que califica como «armas biológicas» y «responsables de traer el la enfermedad». Según los últimos datos que presentó el pasado domingo la vicepresidenta chavista, Delcy Rodríguez, el país sudamericano confirmó 20.206 casos de Covid-19, 10.666 personas recuperadas y 174 fallecidos. Los estados más afectados son por orden Distrito Capital, Zulia, Miranda y Apure. El informe de la OCHA alertó de que la transmisión comunitaria está aumentando en Venezuela, un país que atraviesa por una crisis humanitaria sin precedente en la región desde hace ya algunos años, ya que se han reportado mayor incidencia de casos por transmisión comunitaria que de casos importados. Son más de 24 mil venezolanos en Colombia esperando regresar a Venezuela en medio de la pandemia. «Traidores a la patria» María Escobar regresó junto a su esposo y sus hijos a su país hace dos meses porque la pandemia los había dejado sin empleo en Colombia y ya no tenían dinero para costear sus gastos. «Canalizamos todo por Migración Colombia, quienes se encargaron de gestionar el proceso», cuenta para ABC y dice que los llevaron a un grupo como de 100 personas a un refugio para que cuando «Venezuela autorizara nuestra entrada estuviéramos libres del virus». La mujer asegura que las autoridades colombianas fueron amables con los retornados y que durante su estancia en el refugio, que se prolongó por 20 días, les proveyeron de comida y medicamentos. Sin embargo, cuando llegaron a Venezuela recibieron tratos discriminatorios y maltratos. «Traidores a la patria. Váyanse de aquí», nos gritaban los funcionarios venezolanos. En el informe, la Oficina de Asuntos Humanitarios también recordó que el 15 de julio se publicó el Plan de Respuesta Humanitaria para Venezuela, que tiene como objetivo proporcionar asistencia humanitaria a 4,5 millones de venezolanos y necesita 762 millones de dólares. Hasta el 1 de agosto, únicamente se habían recibido 134,3 millones de dólares para actividades humanitarias, incluyendo fondos para Naciones Unidas y ONGs internacionales y nacionales.
1
...