Infortelecom

Noticias de conflictos

02-04-2022 | Fuente: abc.es
Ataques rusos matan al 30% de los animales de un zoo cerca de Kiev
El ecoparque de Yasnohorodka, región a unos 40 kilómetros al norte de Kiev, ha sufrido, desde el inicio de la guerra, constantes bombardeos. Alrededor del 30% de los animales del zoo han muerto, y algunos han resultado heridos. Tradicionalmente, Yasnohorodka se componía de una granja de avestruces, y de un zoo en el que los visitantes podían interactuar con ciervos, vacas, búfalos, conejos, cerdos, cabras, ovejas, gallinas, gallos, patos y pavos reales. Una avestruz entre los escombros del zoo - AFP Los animales son también víctimas de la guerra. En el último capítulo de 'Estamos En La Historia', podcast de ABC, explican como los animales han sido armas, cómplices y víctimas de los conflictos bélicos. En la invasión rusa a Ucrania, se ve como los refugiados huyen de las zonas de conflicto con sus mascotas, que ya son un miembro más de la familia.
02-04-2022 | Fuente: abc.es
Masacre rusa en el zoo favorito de los ucranianos: un bombardeo acaba con el 30% de los animales
El ecoparque de Yasnohorodka, región a unos 40 kilómetros al norte de Kiev, ha sufrido, desde el inicio de la guerra, constantes bombardeos. Alrededor del 30% de los animales del zoo han muerto, y algunos han resultado heridos. Tradicionalmente, Yasnohorodka se componía de una granja de avestruces, y de un zoo en el que los visitantes podían interactuar con ciervos, vacas, búfalos, conejos, cerdos, cabras, ovejas, gallinas, gallos, patos y pavos reales. Una avestruz entre los escombros del zoo - AFP Los animales son también víctimas de la guerra. En el último capítulo de 'Estamos En La Historia', podcast de ABC, explican como los animales han sido armas, cómplices y víctimas de los conflictos bélicos. En la invasión rusa a Ucrania, se ve como los refugiados huyen de las zonas de conflicto con sus mascotas, que ya son un miembro más de la familia.
29-03-2022 | Fuente: abc.es
«La invasión de Ucrania es una gran catástrofe para todo el planeta», alerta Amnistía Internacional
«La inacción de los países poderosos ha llevado a la invasión violenta de Ucrania». Así de categórica se mostró este lunes Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional (AI), durante la presentación mundial de su informe anual sobre los derechos humanos en el mundo relativo a 2021, y que abarca a 154 países. Un año que debía haber estado marcado por la recuperación de la pandemia del Covid-19, pero que se convirtió en campo de cultivo  de conflictos, represión contra las protestas de civiles, y en semilla del incremento de la seguridad alimentaria.. «por la codicia de los líderes», subrayó Callamard. Un efectos que ya se han hecho sentir, y continuarán, en las comunidades más marginadas del mundo, situadas en los continentes de África, Asia y América Latina. El informe fue presentado -de forma presencial y por streaming- en la ciudad sudafricana de Johannesburgo, elegida no por casualidad. «Lo hacemos hoy aquí debido a la confabulación entre Estados ricos y las grandes empresas privadas», que, en opinión de la secretaria general de AI, no han permitido una recuperación «justa de la pandemia», aseguró, denunciando el acaparamiento de vacunas por parte de los países ricos, cuyo excedente está guardado en congeladores, mientras que «tan solo el 4% de la población tenía la pauta completa de la vacuna a finales de 2021» en los países más desfavorecidos. Las farmacéuticas ganaron más de 54 mil millones de dólares en 2021, mientras tan solo un 4% de la población de los países más desfavorecidos acabaron el año con la pauta de vacunación completa «No es fácil centrarse en lo que ha pasado en 2021 teniendo en cuenta lo que está sucediendo actualmente en Ucrania. Pero los primeros meses de 2022 son un legado de lo que se ha hecho y no se ha hecho durante 2021», subrayó Callamard, que a continuación enumeró los tres aspectos que mercaron, según Amnistía Internacional, 2021. Un año que «debió ser de recuperación, pero se convirtió en la incubadora de la desigualdad, que dejará un legado crítico para años futuros». Recriminó, además, que las grandes potencias no hayan aprendido de la crisis financiera de 2008. «Hacemos mejor las cosas, pero para quién», cuestionó. «Se han confabulado para anteponer los beneficios, el poder y los privilegios». Un dato que corrobora esto es que las grandes farmacéuticas que están detrás de las principales vacunas ganaron en 2021 más de 54.000 millones de dólares. Que los Estados ricos rehusaran compartir las vacunas con los países pobres, así como la distribución de vacunas poco fiables en estos provocaron, entre otros efectos, el cierre de escuelas, el incremento del abandono escolar ?«que ha afectado a una generación entera de niños»?, así como el aumento de la violencia de género, por citar solo algunos. Más conflictos Otro de los aspectos que aborda el informe de AI es el incremento de conflictos en el mundo: «Se agravó el sufrimiento humano. A los conflictos que no se han resuelto se han sumado otros nuevos», señaló Callamard, refiriéndose a Burkina Faso y la crisis de desplazados; la violencia sexual y las matanzas, en Etiopía; o la llegada de los talibanes a Afganistán, «que dejaron imágenes de cientos de personas intentado escapar desesperadamente de Kabul». Mientras otras crisis se perpetúan, como las de Israel y los Territorios Ocupados, Myanmar o Yemen. La falta de respuesta coordinada por parte de la comunidad internacional ante crisis como estas es lo que, en opinión de AI, «ha generado lo que está haciendo Rusia. La inacción de los países poderosos ha llevado a la invasión violenta de Ucrania». Callamard matizó, sin embargo, que la manera de actuar de Rusia no es nueva, ya que se viene produciendo desde hace dos décadas, refiriéndose a la violación del derecho internacional humanitario en Siria, «donde atacó con impunidad escuelas y hospitales». Agnès Callamard, en el centro, este lunes durante la presentación del informe anual de Amnistía Internacional en JohannesburgoSobre la invasión de Ucrania, afirmó, que tendrá efectos «en todo el mundo, especialmente en África, que sufrirá el aumento del precio de los alimentos. Veremos una crisis alimentaria y de combustibles. Y todo eso provocará grandes problemas. Esta invasión es una gran catástrofe para todo el planeta», sentenció. Anunció además, que AI está trabajando en un informe, que se publicará próximamente, en el que están investigando «si son crímenes de guerra» lo que está ocurriendo en la sitiada ciudad de Mariúpol, «donde están atacando las infraestructuras civiles». Consciente de que Ucrania se ha convertido en el foco de atención internacional en las últimas semanas, «sin embargo también necesitamos esa atención sobre otros conflictos que pueden caer en el olvido, que incluiremos en otros informes, como Mozambique o la República Democrática del Congo. Debemos mantener los ojos abiertos. No olvidemos las otras crisis y la violación de derechos humanos que se están llevando a cabo en todo el mundo». Amnistía Internacional está trabajando en un informe que investiga si Rusia ha cometido crímenes de guerra tras sus ataques a infraestructuras civiles en Mariúpol Durante su intervención, Callamard alertó de la crisis mundial «importantísima a la que nos enfrentamos como consecuencia del fracaso de las instituciones multilaterales que deberían sostener la seguridad y la paz» en el mundo. Tras criticar el funcionamiento del Consejo de Seguridad de la ONU ?al que calificó de «inseguridad»?, reclamó una reforma del organismo así como la desaparición del derecho de veto, del que disfrutan países como Rusia, lo que bloquea cualquier decisión contra este país. Leyes contra la libertad de expresión El tercer aspecto que destaca el informe de AI es el incremento de las legislaciones en el mundo para limitar las protestas civiles de activistas y periodistas. «En 2021, más de un tercio de los países del informe ?67 de los 154 analizados? introdujeron nuevas leyes para evitar la libertad de expresión y de reunión. Y muchos gobiernos utilizaron la fuerza», señaló Callamard, que recordó el caso de Bielorrusia cuando utilizó varios aviones militares para obligar a aterrizar a un vuelo civil en el que viajaba un activista. También se refirió a los más de 200 medios de comunicación que tuvieron que cerrar en Afganistán con la llegada de los talibanes al poder el pasado 15 de agosto.   Según el informe de AI, las fuerzas estatales hicieron un uso excesivo de la fuerza contra manifestantes en al menos 85 de los 154 países. Mientras que se detuvo de manera arbitraria a defensores de los derechos humanos en al menos 84 países.
25-03-2022 | Fuente: abc.es
Blinken viaja a Israel y el Magreb para frenar la penetración de Rusia y asegurar el flanco sur
El jefe de la diplomacia norteamericana, Antony Blinken, comienza este sábado una gira por Israel, Cisjordania, Marruecos y Argelia, para asegurar el respaldo de esos países -que se sitúan en la frontera sur de la Alianza Atlántica- en pleno conflicto armado en Ucrania. Marruecos y Argelia juegan además un papel estratégico en el suministro energético a Europa, en un momento complicado por la dependencia de esta del gas ruso. Por su parte, los países sureños abordarán con el secretario de Estado norteamericano sus propias preocupaciones económicas, entre otras la alimentaria: la mayoría importan gran parte de su trigo de Ucrania. El viaje a Israel prevé no solo el encuentro con las máximas autoridades del Gabinete de Bennett sino también con las palestinas de Mahmud Abás, en Ramala. A falta de propuestas concretas para reactivar el plan de paz -en su última versión de los Acuerdos de Abraham- la Casa Blanca quiere ofrecer al menos un gesto a los palestinos para evitar conflictos en el inminente periodo del Ramadán, cuando toda la tensión se centra en el este de Europa. Blinken quiere arrancar también alguna declaración más animosa de Israel en favor de Ucrania. Tel Aviv se niega a ofrecer ayuda militar a Zelenski para no molestar a Rusia, que para los israelíes es un aliado incómodo pero necesario en su estrategia de contención de los movimientos yihadistas apoyados por Irán. Marruecos es un aliado firme de Estados Unidos, más aún desde la declaración del Departamento de Estado del pasado 8 de marzo en favor del plan de Rabat para el Sahara Occidental (al que acaba de sumarse sorprendentemente España). Blinken no podía haber elegido mejor marco para su primera visita oficial a Marruecos, donde aprovechará la presencia del príncipe heredero de Abu Dabi en Rabat para abordar la colaboración del Golfo al esfuerzo de la guerra en Europa. Los ricos países árabes se mantienen, como Israel, muy tibios en el conflicto, y de momento se niegan a subir la producción de crudo para abaratar los precios del petróleo. En Argelia, la visita del secretario de Estado será más delicada, en particular por la nueva línea de Washington hacia la autodeterminación del pueblo saharaui, que Argel alberga en sus campamentos del desierto. Blinken aprovechará la inauguración en Argel de la gran feria comercial -la mayor de África-, en la que las empresas de EE.UU. juegan un papel importante, y pasará de puntillas por las cuestiones relativas a los derechos humanos. La prioridad del Gobierno norteamericano es, en estos momentos, frenar la penetración de Rusia en el área del Magreb y el Sahel, que ha crecido de modo ostensible en los últimos años. Las fuerzas militares y paramilitares rusas han desembarcado en la región, primero en Siria para apoyar al régimen de Bachar al Asad en la guerra civil, después en Libia y en fechas recientes en Mali, a raíz de la salida de las fuerzas francesas.
25-03-2022 | Fuente: abc.es
Estas son las 10 maneras en que cambiará el mundo tras la invasión de Ucrania
La invasión rusa de Ucrania marca un momento decisivo en la remodelación de la geopolítica. La batalla por Ucrania no es una guerra regional más: representa una ruptura en las relaciones entre Rusia y Occidente que tendrá profundas repercusiones para Europa y el mundo. Así lo indica 'The Economist Intelligence Unit' en un an análisis que muestra las 10 formas en que la guerra afectará el equilibrio de poder global. 1. La guerra de Rusia en Ucrania provocará una nueva división de Europa. Mientras el régimen de Putin insiste en justificar la invasión para una «desnazificación» de Ucrania, el informe asegura que el verdadero interés de Moscú es «destruir la soberanía» de Ucrania y anexionarse al menos una parte del país, «creando así una zona tapón entre Rusia y Occidente que incluya también a Bielorrusia y Kazajistán». «El repudio de Rusia al 'orden basado en reglas' liderado por Occidente señala un alejamiento de Europa y la creación de una nueva división del continente, tres décadas después de la caída del Muro de Berlín», explica el estudio. 2. La violación de Rusia de la soberanía de Ucrania señala el final del orden posterior a la guerra fría. «La primera mitad de la era posterior a la guerra fría se caracterizó por la unipolaridad estadounidense. Una Rusia en crisis económica y política era incapaz de resistir el unilateralismo estadounidense, mientras que China estaba en una etapa temprana de su ascenso. Los últimos 15 años se han caracterizado por el renacimiento de Rusia, el auge de China, la creciente rivalidad intraoccidental y la erosión de la hegemonía estadounidense. La invasión rusa de Ucrania es un desafío flagrante al papel de Estados Unidos como policía global y sugiere que el mundo se volverá mucho más inestable y peligroso». 3. La guerra en Ucrania profundizará la alianza estratégica de Rusia con China. «Aislada del sistema político, económico y financiero internacional, Rusia girará hacia el este para cimentar su alianza con China. Lo que comenzó como un matrimonio de conveniencia ha crecido en la pasada década hasta una asociación estratégica. Rusia comenzó su 'pivote hacia el este' en 2012, habiendo concluido que era poco probable que se le dieran voz en el orden de seguridad europeo y que el futuro económico estaba en el este. Ha ayudado a China en los campos de la energía, el poder aéreo y marítimo, la inteligencia y las fuerzas armadas y asuntos exteriores, y a cambio ha recibido financiación y tecnología. Para China, una alianza con Rusia ofrece seguridad a lo largo de su frontera norte, recursos naturales y un enfoque autoritario compartido. En los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing, antes de la invasión rusa de Ucrania, los presidentes Xi Jinping y Vladimir Putin declararon que su alianza 'no conocería límites' y sería 'superior a alianzas políticas y militares de la guerra fría'». 4. Las acciones de Rusia aceleran la bifurcación del mundo en dos campos hostiles y competitivos. «China y Occidente vienen compitiendo desde hace años para establecer su dominio en las industrias y tecnologías del futuro y preparar el terreno para una futura disociación. La pandemia ha reforzado esta tendencia, fomentando un movimiento hacia la regionalización y lejos de globalización. Al provocar una ruptura decisiva con Occidente, las acciones de Rusia acelerarán la división del mundo entre dos polos rivales. Algunos países tomarán partido, pero muchos otros buscarán mantener un pie en ambos campos. Con el paso del tiempo, este acto de equilibrio será cada vez más difícil». 5. Una renovada atención a la seguridad europea limitará la inclinación de Estados Unidos hacia Asia. «Al tener que desviar recursos diplomáticos para hacer frente a la crisis en la periferia oriental de Europa, EE.UU. se verá obstaculizado en sus esfuerzos por contrarrestar el desafío de una China en ascenso. Estados Unidos se encontrará teniendo que centrarse en contener a una potencia en declive (Rusia), cuando habría querido estar dedicando sus energías a contener la amenaza de una potencia en ascenso (China). Esta es una mala noticia para países como Japón, Corea del Sur y Taiwán, que venían contando con más protección de EE.UU., y que estarán incluso más deseosos ahora de formar una coalición de contrapeso contra China en la región de Asia-Pacífico». 6. La guerra en Ucrania acelerará la carrera armamentista mundial. «El fin de la amenaza soviética dio lugar a una disminución general en gasto en armas, pero la carrera armamentista se ha reanudado en los últimos años, con China ampliando su arsenal nuclear y Rusia, EE.UU., Reino Unido, Francia y otros modernizando los suyos. El número de ojivas nucleares que se están desplegando con las fuerzas operativas está aumentando, revirtiendo una tendencia a la baja desde 1991. Además, el desarrollo y el despliegue por parte de las principales potencias de sistemas de defensa antimisiles balísticos, armas antisatélite y misiles hipersónicos están ampliando la percepción de amenaza entre las potencias competidoras y alimentando una carrera armamentística. Esta carrera no ha alcanzado las dimensiones de aquella entre Rusia y Estados Unidos durante la guerra fría, ya que el gasto militar de EE. UU. sigue siendo más de 2,5 veces mayor que el de China, pero se está acelerando. La guerra en Ucrania conducirá a más armas y un ciclo desestabilizador de ojo por ojo en la escalada armamentística». 7. Alemania puede comenzar a desempeñar un papel más asertivo en la política de seguridad europea. «En un importante cambio de política, Alemania proporcionará armas a Ucrania, invertirá 100.000 millones de euros en las fuerzas armadas alemanas y aumentará el gasto en defensa a más del 2% del PIB, por encima del objetivo largamente ignorado de los estados miembros de la OTAN. El nuevo canciller de Alemania, Olaf Scholz, describió un punto de inflexión en la política de defensa de Alemania. Alemania buscará ahora la disuasión en lugar de la distensión. Ha abandonado el gasoducto Nord Stream 2, que previamente había defendido ante la fuerte presión estadounidense, y reducirá su dependencia energética de Rusia. La guerra de Rusia en Ucrania puede ayudar a aliviar a Alemania del bagaje de la Segunda Guerra Mundial y permitirle jugar un papel más importante en la definición de la defensa europea, prioridades exteriores y de seguridad. Esto comenzará a cambiar el equilibrio de poder en Europa». 8. Europa se verá obligada a decidir cuál es su posición en el nuevo orden mundial. «La guerra de Ucrania es una llamada de atención para Europa, que confirma que es ella, y no EE.UU. o Rusia, la que necesita poder influir en lo que ocurre en su propio continente. Estados Unidos seguirá siendo, con mucho, el país dominante en la OTAN, pero es probable que el equilibrio cambie en los próximos años, ya que las potencias europeas, lideradas por Francia y Alemania? se toman más en serio sus intereses. La invasión rusa de Ucrania provocó una muestra de unidad sin precedentes de las potencias de la OTAN, pero ya hay señales de que la unidad podría desmoronarse con el tiempo a medida que los intereses nacionales y regionales vuelvan a surgir». 9. El desafío a la democracia global será más pronunciado. «La guerra por Ucrania profundizará la división entre campos autoritarios y democráticos. La invasión de Ucrania marca otro momento decisivo en el descenso de Rusia al autoritarismo absoluto, como se registra Índice Anual de Democracia (..) La cristalización de una alianza Rusia-China, antioccidental y autoritaria, hará que la batalla por la democracia sea aún más importante en las próximas décadas». 10. La guerra en Ucrania envalentonará a otros y avivará los conflictos existentes. «Potencias regionales con ambiciones revanchistas o expansionistas, como Azerbaiyán (Nagorny Karabaj), China (Taiwán) y Turquía (Mediterráneo oriental), estarán atentos a lo que ocurre en Ucrania. La reacción mundial al intento de Rusia de repartirse Ucrania y el grado en que las potencias occidentales intervengan, serán estudiadas detenidamente por aquellas con objetivos similares».
23-03-2022 | Fuente: marca.com
Bellerín denuncia la doble moral de Europa con la guerra de Ucrania: "Me parece racista"
El lateral del Betis alerta sobre el resto de conflictos armados en el Mundo y la escasa atención que se les presta  Leer
23-03-2022 | Fuente: abc.es
David Patreus, exdirector de la CIA: «Rusia está siendo sorprendentemente poco profesional en la invasión»
El general retirado David Petraeus, quien comandó las fuerzas estadounidenses en las guerras de Irak y Afganistán, dijo a la CNN que las tropas rusas se enfrentan a un ejército ucraniano que es excepcionalmente determinado, sorprendentemente capaz e innovador, y que lucha en su territorio natal por su propia supervivencia. Por el contrario, los invasores rusos han mostrado una serie de debilidades: planificación defectuosa; proyecciones de inteligencia demasiado optimistas sobre cómo se desarrollaría el conflicto; subestimación de las fuerzas y el pueblo ucranianos; mantenimiento y logística inadecuados; equipo poco impresionante; una dependencia de los reclutas y una incapacidad para montar una guerra cibernética efectiva. «Los rusos son sorprendentemente poco profesionales», señaló Petraeus. «Claramente tienen estándares muy bajos cuando se trata de realizar tareas tácticas básicas, como lograr operaciones de armas combinadas, que involucran armaduras, infantería, ingenieros, artillería y morteros. Son muy pobres en el mantenimiento de sus vehículos y sistemas de armas y han abandonado muchos de ellos. También son pobres en tareas de reabastecimiento y logística», explicó. «Hemos sabido durante décadas que el sistema soviético, ahora el sistema ruso, siempre ha carecido de una de las fortalezas clave de los ejércitos estadounidenses y occidentales, que es un cuerpo de suboficiales fuerte y profesional», comentó el general. «Parte del problema es que el ejército ruso tiene un porcentaje bastante importante de reclutas», agregó. Petraeus, quien anteriormente dirigió la CIA, se mostró escéptico de que los rusos tengan suficientes fuerzas para tomar, y mucho menos para controlar, la capital de Ucrania, Kiev, y algunas de las otras ciudades importantes, y dice que la continuación de la guerra urbana generalmente favorecerá a los ucranianos. Sobre el futuro de la guerra, Patreus señaló las similitudes con otros conflictos en los que na participado los rusos: «Continúan con el enfoque que usaron en Chechenia, particularmente con Grozni, y en Siria, particularmente con Alepo, donde despoblaron las ciudades mediante el uso indiscriminado de bombas. Y va a ser una competencia de resistencia entre la voluntad de los rusos de destruir ciudades y la capacidad de los ucranianos para sobrevivir a tal destrucción». No obstante, también señaló que los rusos tienen una enorme capacidad y un historial de destrucción de ciudades, instalaciones civiles e infraestructura crítica, y «destruirán» áreas urbanas en un esfuerzo por tomar el control. El papel de la OTAN y EE.UU. Petraeus también indicó que el impulso del presidente ruso, Vladimir Putin, de ocupar Ucrania ha permitido a Estados Unidos tranquilizar a los aliados sobre su papel en el escenario internacional y ha fortalecido la Organización del Tratado del Atlántico Norte. «Las acciones de Estados Unidos y las de nuestros aliados en todo el mundo sobre Ucrania han demostrado que Estados Unidos es un socio confiable y no es una gran potencia en declive», dijo a CNN. «En todo caso, en lugar de hacer que Rusia vuelva a ser grande, lo que Putin ha hecho es hacer que la OTAN vuelva a ser grande». «Creo que la administración de Biden se ha movido de manera impresionante, y digo esto como alguien que criticó públicamente a la administración por la decisión de retirarse de Afganistán y la realización de la retirada en agosto de 2021», dijo a la cadena de televisión.
23-03-2022 | Fuente: abc.es
David Petraeus, exdirector de la CIA: «Rusia está siendo sorprendentemente poco profesional en la invasión»
El general retirado David Petraeus, quien comandó las fuerzas estadounidenses en las guerras de Irak y Afganistán, dijo a la CNN que las tropas rusas se enfrentan a un ejército ucraniano que es excepcionalmente determinado, sorprendentemente capaz e innovador, y que lucha en su territorio natal por su propia supervivencia. Por el contrario, los invasores rusos han mostrado una serie de debilidades, según Petraeu s: planificación defectuosa; proyecciones de inteligencia demasiado optimistas sobre cómo se desarrollaría el conflicto; subestimación de las fuerzas y el pueblo ucranianos; mantenimiento y logística inadecuados; equipo poco impresionante; dependencia de los reclutas e incapacidad para montar una guerra cibernética efectiva. «Los rusos son sorprendentemente poco profesionales», señaló Petraeus. «Claramente tienen estándares muy bajos cuando se trata de realizar tareas tácticas básicas, como lograr operaciones de armas combinadas, que involucran infantería, ingenieros, artillería y morteros. Son muy pobres en el mantenimiento de sus vehículos y armas y han abandonado muchos de ellas. También son pobres en tareas de reabastecimiento y logística», explicó. «Hemos sabido durante décadas que el sistema soviético, ahora el sistema ruso, siempre ha carecido de una de las fortalezas clave de los ejércitos estadounidenses y occidentales, que es un cuerpo de suboficiales fuerte y profesional», comentó el general. «Parte del problema es que el ejército ruso tiene un porcentaje bastante importante de reclutas», agregó. Petraeus, quien anteriormente dirigió la CIA, se mostró escéptico en que los rusos tengan suficientes fuerzas para tomar, y mucho menos para controlar, la capital de Ucrania, Kiev, y algunas de las otras ciudades importantes, y dice que la continuación de la guerra urbana en general favorecerá a los ucranianos. Sobre el futuro de la guerra, Patreus señaló las similitudes con otros conflictos en los que han participado los rusos: «Continúan con el enfoque que usaron en Chechenia, particularmente con Grozni, y en Siria, con Alepo, donde despoblaron las ciudades mediante el uso indiscriminado de bombas. Y va a ser una competencia de resistencia entre la voluntad de los rusos de destruir ciudades y la capacidad de los ucranianos para sobrevivir a tal destrucción». También señaló que los rusos tienen una enorme capacidad y un historial de arrasar ciudades, instalaciones civiles e infraestructura crítica, y «destruirán» áreas urbanas en un esfuerzo por tomar el control. El papel de la OTAN y EE.UU. Petraeus también indicó que el impulso del presidente ruso, Vladimir Putin, de ocupar Ucrania ha permitido a Estados Unidos tranquilizar a los aliados sobre su papel en el escenario internacional y ha fortalecido la Organización del Tratado del Atlántico Norte. «Las acciones de Estados Unidos y las de nuestros aliados en todo el mundo sobre Ucrania han demostrado que Estados Unidos es un socio confiable y no es una gran potencia en declive», dijo a CNN. «En todo caso, en lugar de hacer que Rusia vuelva a ser grande, lo que Putin ha hecho es hacer que la OTAN vuelva a ser grande». «Creo que la administración de Biden se ha movido de manera impresionante, y digo esto como alguien que criticó públicamente a la administración por la decisión de retirarse de Afganistán y la realización de la retirada en agosto de 2021», dijo el general retirado a CNN.
23-03-2022 | Fuente: abc.es
Ucrania desafía a Rusia y reconquista un enclave vital para el suministro de Kiev
Kiev volvió a congelarse con un toque de queda de 35 horas que vació sus ya casi desiertas calles. Soldados y voluntarios de las unidades de la Defensa Territorial, la milicia encargada de los puestos de control, eran los únicos que podían moverse. Fue el segundo toque de queda en las últimas dos semanas, el tercero desde que el 24 de febrero Rusia lanzara su ataque. Los ciudadanos respetaron las órdenes con marcialidad y volvieron a quedarse en sus casas, cerca de los búnkeres, en una jornada marcada por el tono grave de las explosiones en el norte de la ciudad y las detonaciones puntuales que sacudieron barrios cercanos al centro, como el de Obolon, donde un vecino perdió la vida. Los medios locales informaron de una contraofensiva ucraniana para alejar a los rusos del frente norte, lo que explicaba el rugido constante del cielo en esa parte de la ciudad. Estas fuentes aseguraron que las tropas enemigas situadas en Irpín, Bucha y Hostomel habrían quedado aisladas por el ataque ucraniano y con las vías de suministro cortadas. El furor causado por este supuesto golpe a los rusos se calmó cuando se difundieron imágenes captadas por satélite, en las que se podía ver toda una batería de artillería que Rusia ha desplegado en Irpín, un movimiento que puede ser clave para lanzar una guerra desgaste contra Kiev. Pero el Gobierno de Zelenski había dado ayer un golpe de efecto al apoderarse y hacer ondear su bandera en Makarov, una pequeña localidad a las afueras de Kiev y en una ruta clave para hacer llegar avituallamiento a la capital. Guerra de desgaste La guerra, que al comienzo parecía que podía ser relámpago, se estanca, y Rusia apuesta por una estrategia: castigar ciudad por ciudad y desgastar la defensa rival. Mariúpol, al sur del país, es el punto estratégico que tienen en el primer lugar en su agenda, pero Kiev es la victoria simbólica que persigue Vladímir Putin, sobre todo porque supondría un golpe directo a la supervivencia del Gobierno de Volodímir Zelensky. El líder ucraniano pidió una vez más en público un encuentro directo con su homólogo ruso para intentar llegar a un acuerdo e incluso se mostró abierto a debatir el futuro de Crimea, Donetsk y Lugansk, primera vez que lo hace. El Kremlin respondió a cañonazos. Con Mariúpol cercada, Jersón conquistada y Odesa en el punto de mira, Kiev es el tesoro más codiciado. Quizás Putin soñó con una operación rápida al estilo de la de Estados Unidos con Badgdad en 2003, pero, según informó la Inteligencia británica, los rusos se mantienen a 25 kilómetros de Kiev, una distancia desde la que pueden someter a la ciudad a un severo castigo de artillería como paso previo a la entrada calle por calle. En declaraciones a 'Financial Times', un oficial de Inteligencia de la OTAN aseguró que «Kiev es el gran objetivo de las dos partes, para Rusia un paso clave para acabar con el actual Gobierno, por lo que los ucranianos deben defender la capital cueste lo que cueste». Con Mariúpol cercada, Jersón conquistada y Odesa en el punto de mira, Kiev es el tesoro más codiciado El presidente de la Kiev School of Economics, Tymofiy Mylovanov, recurrió a las redes sociales para mostrar su ira por el «análisis colonial de la situación por parte de expertos y académicos occidentales. Después de tres semanas de guerra ha quedado claro que la cuestión no es cuánto tiempo aguantará Kiev, la pregunta es cuántas tropas perderá Rusia antes de tener que renunciar al asalto de Kiev». A la caza de colaboradores Las tropas rusas no han logrado poner un pie en los barrios de Kiev, pero existe un fuerte temor a la llegada de agentes al servicio de ruso que se infiltren en la ciudad para cometer actos de sabotaje. Este motivo fue uno de los argumentos más repetidos por los analistas en los medios locales para explicar el motivo del tercer toque de queda en la capital desde el estallido de la guerra. Día a día crece el nerviosismo en los puestos de control más sensibles de Kiev, donde se revisa la documentación de todos los pasajeros a la caza de posibles colaboradores. El toque de queda en un hotel donde todos los huéspedes son periodistas de varias generaciones, la mayoría con experiencia en varios conflictos, algunos veteranos de Grozni y Balcanes, se convierte en una oportunidad para recordar batallas, comparar escenarios, hacer planes de salida por si las cosas se ponen mal y, sobre todo, formular preguntas a quienes más saben sobre qué pasará con esta guerra. No hay una respuesta porque la última palabra la tiene un líder impredecible como Putin. Lo que nadie duda es que Kiev es la clave. Si cae Kiev, todo cambia.
22-03-2022 | Fuente: abc.es
La dulzura en una foto: un hombre trata de consolar a su perro paralizado de miedo en una calle de Irpin
Marcus Yam, fotógrafo de 'Los Angeles Times', inmortalizó en una imagen el miedo que atenaza a personas y animales en una instantánea tomada en Irpin, uno de los lugares más azotados por la ofensiva rusa. La misma ciudad donde fue asesinado en los últimos días el periodista estadounidense Brent Renaud. La misma ciudad donde el alcalde Oleksandr Mrkuscyn ha prohibido el acceso a los medios de comunicación para evitar que sean víctimas de los rusos. En esa imagen el fotógrafo capta un momento tan conmovedor como dulce: un perro está parado en medio de la calle. En el fondo, se pueden ver vehículos destruidos y quemados. El miedo a los bombardeos lo tiene literalmente paralizado y no puede moverse, no puede continuar. Su propietario, Andrei Kulik, entiende la situación: es inútil intentar forzarlo tirando de la correa. Él y su mascota comparten el miedo. Y entonces se detiene, se inclina y pone su cabeza entre sus manos. No sabemos qué palabras pudo decirle para calmarle, pero ese es un gesto que los que tienen perro se habrán encontrado haciendo muchas veces cuando suenan los petardos. Pero en Ucrania no hay fiesta, es una guerra. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Day 18 of Russian invasion: Saying goodbye to Irpin. Dimness sustains. Ferrying souls to a broken bridge. A gentle kiss to reassure. Dog paralyzed with fear. Bombardment reaches beyond. Dark smoke paints sky. A journalist killed. Daylight tears. <a href="https://twitter.com/hashtag/Ukraine?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#Ukraine</a> <a href="https://t.co/dbd1rT9MSn">https://t.co/dbd1rT9MSn</a> <a href="https://t.co/yFSZjBqOoi">pic.twitter.com/yFSZjBqOoi</a></p>&mdash; Marcus Yam ?? (@yamphoto) <a href="https://twitter.com/yamphoto/status/1503177697178046468?ref_src=twsrc%5Etfw">March 14, 2022</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> En otra toma, se ve al hombre entrando por una puerta con su animal, han regresado a casa. Y allí juntos aguardarán su destino. La imagen fue hecha el domingo 13 de marzo, el día 18 de la guerra. Su autor ha estado capturando imágenes desgarradoras de la invasión rusa desde el inicio, pasando largas horas entre ataques impredecibles. Dirigirse a zonas de guerra «va en contra de todos nuestros instintos», dijo Yam a NPR, pero «nosotros, como fotógrafos, como fotoperiodistas, hacemos todo lo posible para capturar la emoción humana». Las muertes de tres periodistas en Ucrania: el camarógrafo de Fox News, Pierre Zakrzewski; un miembro ucraniano de su equipo, Oleksandra Kuvshynova; y el documentalista Brent Renaud, son un sombrío recordatorio de los peligros de cubrir los conflictos detrás de una cámara.