Infortelecom

Noticias de conflictos

18-05-2019 | Fuente: elpais.com
Eurovisión ofrece al mundo la cara amable de Israel
El festival culmina hoy en Tel Aviv en un ambiente hedonista ajeno a los conflictos del Estado judío
16-05-2019 | Fuente: abc.es
Desde hace un siglo, sobre todo a partir del colapso del imperio otomano, en Oriente Medio cualquier excusa es buena para recurrir a la violencia: el histórico cisma entre suníes y chiíes, el colonialismo europeo y sus fronteras artificiales, Estados que no son mucho más que tribus con banderas, la génesis de Israel, la Guerra Fría, el integrismo, el tribalismo y toda clase de enfrentamientos étnicos, nacionalismo, populismo, la persistencia de regímenes totalitarios y la incapacidad para lograr cambios políticos de forma pacífica? Se puede decir que es una parte del mundo con un superávit incendiario de pólvora y gasolina. Con el agravante de muchos pirómanos empeñados en jugar con cerillas. La escalada en curso que enfrenta a Washington con Teherán complica todo ese explosivo paisaje, imposible de entender sin otras claves como el pulso por la hegemonía en la región que enfrenta a Irán y Arabia Saudí, la importancia de la amenaza iraní para Israel y la plena sintonía en forma de cheque en blanco que mantienen el presidente Trump y el reelegido primer ministro Netanyahu. A partir de la retirada americana hace un año del pacto nuclear internacional con Irán, la temperatura no ha hecho más que subir a través de sanciones económicas, supuestas amenazas de ataques inminentes, despliegues militares preventivos, planes de ataque revisados e incluso preocupantes sabotajes al tráfico marítimo de petróleo. El influyente retorno de los «neocons» a la diplomacia de EE.UU. ha contribuido de manera determinante a esta crisis con tantas ramificaciones, empezando por el embudo petrolero que supone el estrecho de Ormuz por el que transita alrededor del 30% de todo el crudo que se exporta y consume en el mundo. Mike Pompeo, al frente del Departamento de Estado, y John Bolton, desde el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, han logrado imponer un enfoque maximalista. Ante tanta línea dura, el aislacionismo de Trump y su repulsión a prolongados conflictos en el extranjero se están convirtiendo en la última salvaguardia para evitar una guerra con Irán.
13-05-2019 | Fuente: abc.es
La economía y no la raza es ahora el factor clave para votar en Sudáfrica
El presidente Cyril Ramaphosa ha logrado amortiguar el declive de popularidad del Congreso Nacional Africano (ANC). Si bien es cierto que el partido del líder anti-apartheid Nelson Mandela firmó el miércoles su peor resultado en veinticinco años de elecciones libres (57,50%), sus números son ligeramente mejores de lo que vaticinaban las últimas encuestas y que los obtenidos en las municipales de 2016, donde obtuvieron un discreto 54%. Cuando Ramaphosa sustituyó al polémico Jacob Zuma al frente del país, el pesimismo imperante dio paso a cierta esperanza. La anterior Administración había dilapidado el legado de Nelson Mandela, corrompido las instituciones y, en definitiva, había perdido el respeto de sus votantes. «La ANC ha gobernado durante años bajo sus propios intereses, especialmente durante la etapa de Zuma, y no hablo de gobernar para sus votantes si no para un determinada élite», explica a ABC la politóloga sudafricana experta en conflictos y elecciones Sheila Meintjes. Veinticinco años después del final del sistema de segregación racial, Sudáfrica sigue siendo uno de los países más desiguales del mundo; el apartheid fue derrotado políticamente pero su herencia pervive tanto geográfica como económicamente. «A pesar de tratarse de un partido corrupto, mucha gente todavía vota a la ANC, pese a estar enfadados y desencantados, porque creen que si votan a otros partidos -excepto quizás por los Combatientes por la Libertad Económica- perderán sus derechos. Unos derechos logrados, en parte, por la lucha del partido de Mandela», explica Meintjes. Un cuarto de siglo después de la celebración de los primeros comicios libres, los patrones de votación muestran en cierta medida el lastre del apartheid en una sociedad multirracial. Sin embargo, tal y como explica Meintjes, hoy la gente vota más de acuerdo a sus necesidades e intereses que por el componente racial. Actualmente es más un tema de clase que de raza. «El principal problema que divide a la sociedad en términos de propiedad es que la mayoría de los activos productivos siguen estando en manos de los blancos», aseguró la experta. A la existente correlación entre voto y raza, se aprecian algunos cambios notables motivados por factores emocionales e intelectuales que han roto con la tradición en las últimas elecciones. «Partido negro» «Por supuesto, hay una gran mayoría de personas negras que votan por la ANC, pero hay una minoría de personas blancas que han votado por Ramaphosa, algunas provienen de la generación post-apartheid», señaló. Asimismo, dijo que no es correcto decir que la ANC sea un partido negro porque ellos están comprometidos con ser una plataforma no racial y no sexista. En referencia al apoyo que llega de otros grupos étnicos, se trata de un tema meramente ideológico: «muchos blancos han votado a la ANC por su programa socialdemócrata, por sus políticas para abordar la pobreza, proporcionando a los más desfavorecidos una red de seguridad consistente en pensiones, viviendas, ayudas». Otra de las razones que ha llevado a muchos blancos a votar por primera vez al partido es su líder, Ramaphosa. El exsindicalista fue una figura central en la lucha contra el apartheid y, aparentemente, el favorito de Mandela para sucederle como presidente. Sin embargo la llegada al poder de Thabo Mbeki provocó que abandonara temporalmente la política y se convirtiese en uno de los hombres más ricos del país trabajando estrechamente con poderosos dueños de negocios blancos. El voto blanco La popularidad de Ramaphosa entre la comunidad blanca en particular ha abierto la posibilidad de que su partido recupere el terreno perdido en las ciudades más ricas de Sudáfrica. Sin embargo, la postura de la ANC respecto a la expropiación de tierras sin compensación -clave para apuntalar el apoyo de las bases tradicionales del partido- ha dinamitado una mayor movilización a su favor entre el voto blanco. Esta polémica medida, impulsada por el partido los Combatientes por la Libertad Económica (EFF, por sus siglas en inglés), y de la que incluso Donald Trump se hizo eco a través de Twitter, ha sido una arma de doble filo tanto para la ANC como para los principales partidos de la oposición. La prudente postura de Ramaphosa ha implicado un trasvase de votos hacia el EFF, mientras que la falta de claridad del principal partido de la oposición, la Alianza Democrática (AD), (históricamente asociado al voto blanco de centro y liberal), le ha hecho perder apoyos (firmando un discreto 20,77% frente al 22,23% logrado en 2014) en favor de partidos más minoritarios como el Partido de la Libertad Inkatha (IFP) o el Frente de la Libertad Plus (VF Plus), cuarta y quinta fuerza política respectivamente. Esto unido a la mala gestión de la AD al frente del ayuntamiento de Johannesburgo no solo ha frenado su ascenso si no que le ha hecho perder cerca de 400.000 votos en cinco años. El voto negro también se ha repartido en estas elecciones rompiendo los moldes. Un número creciente de votantes sienten que el partido de Mandela ha traicionado su búsqueda del empoderamiento de los negros y se ha vuelto corrupto y nepotista. De ahí que su partido haya perdido cinco puntos respecto a las últimas generales, en las que firmó un 62,15% y explicaría la notable subida del EFF, con un discurso más populista y radical. Con solo seis años de vida, este partido de izquierdas fundado por Julius Malema tras ser expulsado de la ANC, es la tercera fuerza política del país con el apoyo del 10,79% y más de 1,8 millones de votantes, la gran mayoría son jóvenes de raza negra. Otro síntoma de que el factor racial ya no es tan determinante en Sudáfrica es que la AD ha apostado por un cabeza de lista negro por primera vez, Mmusi Maimane, lo que ha atraído a una minoría creciente de voto de sudafricanos negros. El marco político en general está cambiando, hay un retroceso en la influencia de las lealtades tradicionales sobre el voto, lo que podrían dar forma a una nueva generación de políticos. Si Ramaphosa quiere gobernar para todos los sudafricanos debe llevar a cabo una profunda en su partido. ¿Quién vota a quién? En términos demográficos, el Instituto Sudafricano de Relaciones Raciales (IRR, por sus siglas en ingles) encontró los siguientes patrones de votación según la raza a nivel nacional: el 61.8% de los votantes negros indicó que votaría por el Congreso Nacional Africano (CNA), el 18.7% apostaría por los Combatientes por la Libertad Económica (EFF), el 7.4% para la Alianza Democrática (AD) y el resto por demás partidos minoritarios. Por su parte, el 68.6% de todos los votantes blancos indicó votarían DA, en comparación con el 4.3% que apoyaría al CNA y el 0.8%, al partido de Malema. En cuanto a los mestizos, el 68.5% iban a votar al AD, un 10.9% por el ANC y el 4.7% para el EFF. Mientras que la mayoría de los votantes indios (concretamente el 60,40% de los votos) votarían por el partido de Mmusi Maimane, un 12,6% lo haría para el ANC y EFF no obtendría apoyo alguno.
10-05-2019 | Fuente: abc.es
México reconoce al embajador venezolano de Maduro e ignora a Guaidó
El gobierno de México ha reconocido al embajador designado por la administración de Nicolás Maduro como representante diplomático de Venezuela en el país azteca. Mediante un comunicado, la Secretaría de Exteriores, que dirige el canciller Marcelo Ebrard, afirmó que otorgarían el «beneplácito» a Francisco Arias Cárdenas, el elegido de Maduro, con base en lo estipulado en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas. Con esta decisión, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador dio su visto bueno al candidato del chavismo e ignoró la petición del líder opositor Juan Guaidó ?reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 50 países? quien había solicitado a través de la Asamblea Nacional pedir que Arias Cárdenas no fuera aceptado como embajador. Arias Cárdenas llegó el jueves a México con el objetivo de iniciar todos los trámites necesarios para formalizar su estancia en el país. «México realiza el análisis referido con apego a sus principios constitucionales y a la "Doctrina Estrada"», dice el comunicado sobre una teoría de política exterior ?recuperada por López Obrador? que aboga por la no intervención y la solución pacífica de conflictos internacionales. «De igual forma, nuestro país reafirma su voluntad de propiciar el diálogo como ruta para la resolución de conflictos con todos los actores internacionales que así lo deseen», continúa el texto. Maduro había enviado en abril la solicitud para que el nuevo embajador de Venezuela, motivo por el que el representante en México de Guaidó, Reinaldo Díaz Ohep, entregó en la Secretaría de Exteriores la petición del congreso venezolano para que no se reconociera a Arias Cárdenas. Sin embargo, la llegada de López Obrador ha supuesto un leve acercamiento diplomático entre México y Venezuela, relación que estaba prácticamente rota desde la presidencia de Vicente Fox (2000-2006). Con el objetivo de encontrar una solución pacífica al conflicto en Venezuela, México se ha ofrecido a mediar en la crisis para apoyar la vía del díalogo siempre y cuando la oposición apoye esta iniciativa. En ese aspecto, Guaidó ha expresado en varias ocasiones su voluntad a dialogar si la salida de Maduro del poder forma parte de las conversaciones.
10-05-2019 | Fuente: elpais.com
La moda sostenible que da otra oportunidad a los desfavorecidos en Verona
La empresa social Quid recicla tejidos y en su taller emplea a víctimas de malos tratos, huidos de conflictos y personas que han dejado la droga o han pasado por la cárcel
09-05-2019 | Fuente: elmundo.es
Historia | Un siglo de guerras civiles: 20 millones de muertos y 67 millones de desplazados
Un libro de dos historiadores españoles detalla causas y consecuencias de los conflictos armados nacionales en busca de respuestas 
09-05-2019 | Fuente: elmundo.es
Historia | Todo lo que une a las guerras civiles del último siglo
Un libro analiza causas y consecuencias de los conflictos bélicos nacionales 
08-05-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. detectó que Irán preparaba un envío de misiles a un aliado regional
Un año después de renunciar a su parte en el tratado de desarme nuclear de Irán, Donald Trump se encuentra con que la República Islámica vuelve a la beligerancia a la que renunció a cambio de que las potencias mundiales levantaran las sanciones que asfixiaron su economía durante décadas. Ahora la Casa Blanca se encuentra en estado de alerta por lo que considera un intento de cargar misiles balísticos de rango medio en unos barcos cuyo destino era algún punto del golfo Pérsico, seguramente Yemen, y, más importante, por el anuncio por Irán de que no cumplirá la totalidad del acuerdo. Aparte de salirse del pacto en mayo de 2018, Trump reanudó las sanciones e incluyó a la Guardia Revolucionaria en la lista de grupos terroristas internacionales. Según reveló ayer la Casa Blanca, la senda a seguir será la de las sanciones para asfixiar aún más a Irán, que desde la firma del acuerdo en 2015 experimentó una ligera mejora económica. Por la tarde, el presidente dictó sanciones contra quienes vendan hierro, acero, aluminio o cobre a Irán, necesarios no sólo para las plantas nucleares, sino para muchos otros sectores industriales. Trump calificó su política hacia Irán de «audaz». «Debido a nuestras decisiones, el régimen iraní está perdiendo capacidad para financiar el terrorismo, ya que su economía se enfrenta a una crisis sin precedentes, los ingresos del gobierno se agotan y la inflación sale de control. Estamos imponiendo con gran éxito la mayor campaña de presión jamás vista», dijo ayer en un comunicado. Los cambios en la conducta de las autoridades iraníes, y su recurso a la amenaza abierta, llevaron al secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, a visitar Irak por sorpresa el martes, cancelando un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel. Ayer Pompeo visitó Londres y en una comparecencia con su homólogo británico, Jeremy Hunt, advirtió a Irán de que EE.UU. está dispuesto a tomar todas las medidas unilaterales que considere necesarias para asegurarse de que Irán no es capaz de dotarse de armas nucleares. «Vamos a tomar todas las precauciones para impedir que puedan avanzar hacia el arma nuclear», dijo en Londres, sin dar más detalles. Mientras, el responsable para armas de destrucción masiva en el Consejo de Seguridad Nacional, Tim Morrison, calificó las amenazas de Irán de «un chantaje nuclear en toda regla a Europa». La Casa Blanca mantiene que, aunque EE.UU. se retirara del acuerdo de desnuclearización de 2015, el régimen iraní debe, de momento, respetar los acuerdos alcanzados con los países europeos, que mantienen sus compromisos. El gobierno estadounidense ha redoblado la presión financiera sobre Irán en los pasados meses. Desde la semana pasada, el Tesoro norteamericano sanciona a absolutamente todos los países, incluidos los de la UE, que adquieran petróleo extraído en Irán. Las empresas españolas Cepsa y Repsol ya habían cortado las importaciones de crudo iraní de forma cautelar. Según el gobierno norteamericano, el malogrado pacto nuclear permitió al régimen iraní alcanzar unos ingresos anuales por venta de crudo de 50.000 millones de dólares (45.000 millones de euros). Obsesión desde la campaña Durante la campaña electoral, Trump se comprometió a retirar a EE.UU. del pacto nuclear, urdido por Barack Obama y muy polémico en Israel. Asesorado por el primer ministro hebreo, Benjamín Netanyahu, Trump denunció que el acuerdo era insuficiente y que la República Islámica seguía almacenando misiles balísticos que reparte a sus satélites chiíes en conflictos como el de Yemen o Siria. Además, sigue apoyando más o menos abiertamente a las guerrillas-partido Hezbolá en Líbano y Hamás en la franja de Gaza. Según revelaron funcionarios del Pentágono en una conferencia telefónica mantenida el martes, el fin de semana pasado la inteligencia de EE.UU. detectó la carga en un barco atracado en un puerto iraní de un material parecido a misiles balísticos. Informado de esa circunstancia, el general responsable del Comando Central de EE.UU., Kenneth McKenzie, pidió a Washington que desplazara a aguas del Golfo el portaaviones USS Abraham Lincoln y unos bombarderos de refuerzo. Los demás firmantes del acuerdo han responsabilizado a EE.UU. de la nueva crisis, que consideran innecesaria. Aparte de Irán y EE.UU., suscribieron el acuerdo la Unión Europea y los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU. De estos últimos, China pidió ayer a ambas partes contención y a través de un portavoz del Ministerio de Exteriores criticó a Trump por su retirada unilateral. Por su parte, el ministro ruso de Exteriores, Sergéi Lavrov, condenó a EE.UU. por su «actitud completamente irresponsable». Según las estimaciones de la Casa Blanca, si Irán reanuda su programa nuclear y deja de enviar a terceros países el material sobrante del procedimiento de enriquecimiento de uranio, podría dotarse de una bomba nuclear antes de 2030. Antes de que se firmara el acuerdo, Israel trató de convencer a la Administración Obama de la necesidad de un ataque contra las instalaciones nucleares iraníes. Irán siempre ha negado que persiga una bomba atómica y mantiene que su programa nuclear es para fines civiles. La intención de Trump es obligar a las partes a negociar un nuevo acuerdo de desnuclearización más duro con Irán. El riesgo es que Irán reanude su programa nuclear sin sentirse obligado a volver a llegar a un pacto, ya que el primero ha sido boicoteado por el mismo país que lo impulsó. En una situación desesperada, podría incluso cerrar el estrecho de Ormuz, la boca del golfo Pérsico por la que pasa buena parte del petróleo que se consume a nivel internacional. En el pasado, EE.UU. e Israel han cooperado en operaciones cibernéticas para intentar frustrar el programa nuclear iraní. A partir de 2002 un virus informático con el nombre Stuxnet infectó los ordenadores conectados a las plantas de desarrollo nuclear de la República Islámica, provocando un daño considerable y un atraso de varios años. Aunque diversos analistas creen que ese virus se creó a medias entre Washington y Jerusalén, ninguno de los dos gobiernos ha asumido la autoría del ataque hasta la fecha.
08-05-2019 | Fuente: abc.es
Bolsonaro hace concesiones a los brasileños que quieren armas y conducir a alta velocidad
Rodeado por políticos que imitaban con las manos el gesto de disparar, marca registrada de su Gobierno, el brasileño Jair Bolsonaro firmó un polémico decreto que permitirá que cazadores, deportistas de tiro, coleccionistas, abogados, políticos y periodistas, cerca de dos millones de personas, puedan andar armados en las calles de un país con altísimos índices de violencia. Ese cálculo no incluye a los habitantes de zonas rurales que también pueden tener armas en casa, lo que puede convertir el interior de Brasil en una vieja película de vaqueros. Según la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT), entidad de la Iglesia Católica, la violencia en el campo envolvió más de 960 mil personas en 2018, con 1489 conflictos registrados, entre hacendados, campesinos e indígenas. Además de los políticos y seguidores de Bolsonaro, celebraban los dueños y accionistas de la empresa brasileña Taurus, cuyas acciones literalmente se dispararon, casi un 20% en la bolsa, en un sólo día. La empresa informó que está lista para el fin del monopolio, otro de los puntos de la norma, que abre el mercado a la importación de armas. «Estoy haciendo algo que el pueblo siempre quiso», dijo el presidente, que sigue imponiendo peligrosamente su estilo armamentista y anti-reglas, que incluye la flexibilización de las normas de tránsito. Brasil es el cuarto país que más mata en el tránsito, después de China, India y Nigeria, según la OMS, con un promedio de 47 mil víctimas fatales y 400 mil personas con secuelas. «No es un proyecto de seguridad pública. Es nuestra comprensión de algo más importante: un derecho individual de quienes por ventura quieran tener un arma», explicó el excapitán del ejército. Brasil registró el año pasado 51.589 asesinatos, una reducción del 13% en comparación a los 59.128 del 2017, que sigue alto, con 24,7 muertos por cada 100 mil habitantes. Las medidas atienden pedidos de sectores que tenían límites para la compra de municiones, como los deportistas, que reclamaban de no poder entrenar, pero especialistas en seguridad pública vienen mostrando preocupación, como el desgaste del estatuto del desarme, vigente desde 2003. Con la norma, el límite de compra de municiones sube de 50 a 5 mil cartuchos al año para armas normales, y hasta mil cartuchos para las de gran calibre y semiautomáticas. El plazo de validez del certificado de registro, pose y porte de armas aumentó a 10 años. «El presidente beneficia a un pequeño grupo de individuos, en perjuicio de la seguridad pública», resaltó en una nota el instituto «Sou da Paz» (soy de paz). En su análisis, la entidad que propone salidas contra la violencia, concluye que las medidas que facilitan la compra y la circulación de armas en las calles deben empeorar el escenario grave de falta de seguridad que viven los brasileños. Según la organización, el Ejército contabilizó más de 350 mil armas en manos de coleccionistas y verifica un aumento de desvíos hacia el mercado ilegal. Al mismo tiempo, las concesiones para coleccionistas aumentaron un 879% en los últimos cinco años, absorbiendo la estructura del estado en la burocracia de los registros y desenfocándolo de sus funciones. Placer de conducir Otro cambio en las reglamentaciones que ha generado polémica, son las medidas que Bolsonaro viene tomando contra las leyes de tránsito. Aficionado a vehículos de alta velocidad, el exparacaidista, que suele dar vueltas de moto, defiende el fin de los radares en las autopistas para devolverles a los brasileños el «placer de conducir». «El radar sobrepasó aquella idea de proteger la vida. Es un tragamonedas», declaró en un popular programa de TV de domingo, confirmando que su ministro de Infraestructura, Tarcísio de Freitas, ya negó unos 8 mil pedidos de instalación de radares y anunciando que los contratos vencidos no serán renovados. En marzo, el presidente también anunció el fin de los reductores de velocidad, que detectan la rapidez de los vehículos sobre el asfalto. Uno de los argumento del presidente contra los radares son los últimos datos que muestran reducciones en los índices de accidentes, pero esos registros ocurren precisamente en áreas monitoreadas. Hace dos semanas, el diario Folha de São Paulo informó que la familia Bolsonaro - incluyendo el presidente, su esposa Michelle y sus tres hijos políticos, Flávio, Carlos y Eduardo- recibió 44 multas en los últimos cinco años, 24 de ellas por exceso de velocidad. Las multas del presidente son seis, todas graves. Son cuatro por alta velocidad, una por cruzarse la luz roja, y otra por manejar en el carril exclusivo para autobuses. Para imponer sus gustos por la alta velocidad, Bolsonaro tendrá que enfrentar determinaciones judiciales que le han exigido estudios que comprueben la decisión de eliminar los radares y dispositivos de control. Un estudio del gobierno del estado de São Paulo, informa que la carretera paulista más vigilada registró un 31% menos de muertes en accidentes, que otra con cinco veces menos radares, entre enero y febrero de este año. Según el último informe de la Confederación Nacional de Transportes (CNT), sólo el 12,4% de la red de carreteras brasileña es pavimentada, mitad con problemas de calidad y de señalización. Ya la mayor parte de las pistas, el 92,7% es de mano única, lo que también aumenta el riesgo a alta velocidad.
08-05-2019 | Fuente: abc.es
Las declaraciones de impuestos de Trump de 1985 a 1994 muestran 1.000 millones de dólares en pérdidas
Los negocios del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, perdieron un total de más de mil millones de dólares de 1985 a 1994, según el diario estadounidense «The New York Times», que dijo que obtuvo copias impresas de las transcripciones de impuestos oficiales del Servicio de Impuestos Internos de Trump. El periódico dijo que Trump registró pérdidas por más de 250 millones de dólares en 1990 y 1991, que parecían ser más del doble que cualquier otro contribuyente individual de los Estados Unidos en una muestra anual del IRS de personas de altos ingresos. Trump perdió tanto dinero que pudo evitar pagar impuestos sobre la renta durante ocho de los diez años, dijo el Times. En esa década, los negocios principales de Trump, incluidos los casinos, hoteles y edificios de apartamentos, perdieron 1,17 mil millones, según el periódico. El Times citó a un abogado del presidente, Charles Harder, diciendo que la información fiscal era «altamente inexacta». Trump, magnate inmobiliario que delegó la gestión de sus negocios a sus hijos después de su elección en 2016, llegó al poder subido a la fama de su buen hacer empresarial y sus habilidades de negociación en la campaña electoral. Trump rompió con un precedente, de décadas, al negarse a publicar sus declaraciones de impuestos como candidato presidencial en 2016 o desde su elección. El lunes, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, rechazó una solicitud del presidente demócrata del Comité de Medios y Formas de los Representantes de la Cámara de Representantes para las declaraciones de impuestos de Trump. Los demócratas quieren los datos fiscales de Trump como parte de sus investigaciones sobre posibles conflictos de intereses planteados por sus hipotéticos intereses comerciales y su posición como presidente.
1
...