Infortelecom

Noticias de combatientes

17-05-2020 | Fuente: as.com
¿Por qué es el último día de aplausos y cuándo empezaron?
Las redes sociales piden un último homenaje a los sanitarios y demás sectores combatientes con el coronavirus en forma de aplausos a las 20:00.
05-05-2020 | Fuente: abc.es
Putin condecora al dictador norcoreano por cuidar la memoria de los soldados soviéticos caídos
Pese a la dureza con la que la actual pandemia de coronavirus está azotando el mundo y al agravamiento de la situación sanitaria en Rusia, el presidente Vladímir Putin piensa también en la victoria sobre la Alemania nazi de hace 75 años y sobre Japón. También sobre el destino de los soldados soviéticos que lucharon en la península coreana. Así que ha decidido condecorar a su homólogo norcoreano, Kim Jong-un, con la medalla conmemorativa del 75 aniversario de la victoria. Según reza en el decreto presidencial, Kim recibe la condecoración «en recuerdo de los 75 años de la Victoria en la Gran Guerra Patria de 1941-1945 por su gran contribución personal en la perpetuación de la memoria de los ciudadanos soviéticos que murieron y fueron enterrados en el territorio de la República Popular Democrática de Corea del Norte y por su celo en la conservación de los monumentos y lugares de enterramiento» de esos combatientes. La medalla le fue entregada hoy al ministro de Exteriores norcoreano, Lee Song Gwon, a través de la Embajada rusa en Pyongyang. Abogado de dictadores Putin y Kim se reunieron por primera vez el año pasado en Vladivostok. El presidente ruso, dado a ejercer de abogado de dictadores e ir a contrapelo de la política exterior de Washington, llamó entonces a conceder al régimen norcoreano «garantías de seguridad» a cambio de su desarme atómico y balístico. Putin pidió también evitar «presiones y ultimátums». Rusia muestra su proximidad hacia Corea del Norte en un contexto hostil con los países del este europeo a cuenta de la memoria de los soldados soviéticos que lucharon en sus territorios contra las tropas hitlerianas. Países como Polonia, las repúblicas bálticas o Chequia retiran monumentos o cambian emplazamientos de cementerios dedicados a militares del Ejército Rojo. En la República Checa desmontaron el mes pasado una estatua del mariscal Iván Kónev, cuyas tropas tomaron Praga en 1945. La medida ha causado estupor en el Kremlin y el alcalde de la capital checa, Zdenek Hrib, cree que Moscú ha urdido un complot para acabar con su vida. En relación con la evolución de la pandemia de COVID-19 en Rusia, en las últimas 24 horas se han contabilizado en Rusia 10.102 nuevos casos, casi 500 menos que el lunes, elevando el total a 155.370 infectados. El número de muertos, sin embargo, ha aumentado con respecto al lunes y el total se sitúa ahora en 1.451.
22-04-2020 | Fuente: abc.es
Al menos 52 muertos en un ataque yihadista en el norte de Mozambique
La Policía de Mozambique confirmó la muerte de 52 personas en la provincia nororiental de Cabo Delgado tras un ataque del grupo yihadista Al Shabab, que no guarda relación con la organización homónima somalí, informaron los medios estatales. La masacre se produjo el pasado 7 de abril y terminó con la vida de forma «cruel y diabólica» de 52 jóvenes en la aldea de Xitaxi (distrito de Muidumbe), detalló a última hora del lunes el portavoz de la Policía, Orlando Modumane, en una rueda de prensa en Maputo en la que sólo se permitió la asistencia de la prensa estatal. Al Shabab «ha tratado recientemente de reclutar a jóvenes para que se unan a sus filas, sin embargo, estos se resistieron y ello desató la ira de los atacantes que los dispararon y mataron», dijo Modumane, citado por el diario oficial Noticias. «A raíz de los últimos hechos delictivos registrados en algunos distritos del norte de la provincia de Cabo Delgado, las Fuerzas de Defensa y Seguridad han intensificado sus acciones operativas de combate y persecución», agregó el portavoz policial. El atentado podría ser una represalia ante las últimas derrotas de Al Shabab a manos de excombatientes de la Guerra de Liberación de Mozambique (1964-1974) de etnia makonde -mayoritaria en Cabo Delgado-, que se unieron al Gobierno contra ese grupo y han causado la muerte de al menos 30 yihadistas, revelaron fuentes conocedoras del conflicto al semanario independiente "Savana". Se trata de uno de los peores ataques perpetrados por este grupo yihadista desde octubre 2017, cuando comenzó sus acciones violentas en esta región rica en piedras preciosas (rubíes) y yacimientos de gas natural de los que participan grandes multinacionales como la italiana ENI o la estadounidense Anadarko. El pasado 23 de marzo, la organización yihadista Estado Islámico (EI) se atribuyó la autoría de un supuesto ataque de Al Shabab en el pueblo de Mocimboa da Praia, localizado también en Cabo Delgado a unos 60 kilómetros al sur de varios proyectos de extracción de gas, si bien no está claro que existan vínculos entre ambos grupos. Según datos de Amnistía Internacional, al menos 350 personas han sido asesinadas desde 2017 en Cabo Delgado a manos de grupos armados; cifra que el Proyecto de Datos de Ubicación y Eventos de Conflictos Armados (ACLED, en sus siglas inglesas) aumenta a 910.
20-04-2020 | Fuente: abc.es
La ofensiva de primavera de los talibanes llega en medio de la lucha contra el coronavirus
Afganistán vivió una nueva jornada sangrienta en la que al menos treinta miembros de las fuerzas de seguridad murieron en los ataques lanzados por los talibanes en las provincias de Takhar, Uruzgan y Balkh. El acuerdo firmado en Doha con Estados Unidos y el inicio del intercambio de prisioneros con el Gobierno de Kabul no se han traducido en el ansiado descenso de violencia y los insurgentes han realizado 2.160 operaciones en el último mes, según el recuento realizado por el canal Tolo. En los últimos días se han intensificado los combates en diez provincias en lo que los medios locales ya han consideran «la ofensiva de primavera». La violencia se intensifica en mitad de la lucha por frenar la expansión de un coronavirus que llegó hasta el palacio presidencial donde al menos 40 empleados dieron positivo en la prueba, lo que obligó a aislar al presidente, Ashraf Ghani. El pacto de Doha ha servido para que comience la retirada de las fuerzas de Estados Unidos, pero no ha traído la paz. Los talibanes, en un gesto sin precedentes, pusieron sobre la mesa su propio recuento de la actividad militar en las últimas semanas y compartieron con Tolo un documento detallado de tres páginas. Según sus datos, han sufrido 33 ataques de aviones no tripulados estadounidenses y otros nueve con cohetes y morteros, en los que habrían perdido a 35 combatientes. El recuento de los insurgentes acusa a las fuerzas extranjeras de haber matado además a 65 civiles en este tiempo. El general de Estados Unidos, Scott Miller, respondió a los datos de los talibanes asegurando que ?todas las partes, pero especialmente los talibanes, debemos reducir la violencia para permitir que arranque el proceso político?. Decenas de infectados en la presidencia El coronavirus ha costado la vida a 32 personas en territorio afgano. La cifra de contagios superó los mil durante el fin de semana y las alertas se encendieron en el palacio presidencial tras detectar más de 40 casos entre los empleados próximos a Ghani. No hay información alguna sobre si el presidente, de 70 años, ha dado positivo tras la prueba. Según revelaron fuentes del ministerio de Salud a la agencia Reuters, el motivo del contagio fue «un documento contaminado» que llegó desde una oficina gubernamental. El país, donde se han realizado hasta ahora 7.000 test, trata de hacer frente a la pandemia y las autoridades recomiendan el confinamiento. Desde el ministerio de Educación decidieron extender el cierre de todos los centros de educación superior hasta el 9 de mayo.
07-04-2020 | Fuente: abc.es
La ONU denuncia el ataque a seis hospitales en Siria a pesar de las leyes internacionales
El secretario general de la ONU, António Guterres, ha denunciado que las partes enfrentadas en el conflicto de Siria no han acatado las leyes humanitarias internacionales y han atacado hospitales situados en el noroeste del país. Guterres ha enviado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas un informe de 185 páginas, realizado por la Junta de Investigación de la ONU, que da cuenta del hallazgo. La junta se estableció el 1 de agosto para indagar en varios incidentes registrados en el noroeste de Siria contra instalaciones apoyadas por el organismo o que forman parte del conjunto de recintos «inviolables» de Naciones Unidas a partir del 17 de septiembre de 2018, cuando Rusia y Turquía firmaron un memorándum sobre la estabilización del área de Idlib. «El impacto de las hostilidades en las instalaciones civiles y humanitarias del noroeste sirio es un claro recordatorio de la importancia de que todas las partes cumplen y garanticen el respeto de las leyes humanitarias internacionales» ha indicado Guterres en una carta dirigida al presidente del Consejo, José Singer Weisinger, de República Dominicana. Las normativas a las que alude Guterres es estipular la obligación de hacer «siempre» una distinción entre civiles y combatientes y entre objetivos civiles y militares, además de dirigir los ataques sólo contra los combatientes y blancos militares. «De acuerdo con numerosas informaciones, las partes han contravenido esta disposición», ha insistido el secretario general de la ONU, al tiempo que ha remarcado que «cualquier» medida que se tome por los estados para combatir el terrorismo «debe ser consecuente con sus obligaciones según las leyes internacionales humanitarias, de Derechos Humanos y de refugiados». Fuerzas sirias y opositoras Al preparar el documento, la Junta no ha atribuido responsabilidades legales a ninguna de las partes pero ha aclarado que no ha podido visitar ninguno de los sitios que tenían que investigarse porque el Gobierno sirio no respondió a esa solicitud. El informe se refiere al ataque de seis instalaciones y se ha elaborado con información de las agencias de la ONU, ONG, testigos y otras fuentes, incluidas imágenes tomadas por satélite del Instituto de Investigación y Capacitación de Naciones Unidos (UNITAR). Así, la junta ha señalado que es «muy probable» que un ataque al Centro de Salud de Rakaya, en la provincia de Idlib, cometido el 3 de marzo de 2019, fuera obra de las fuerzas del Gobierno de Siria. Por otro lado, el documento considera «creíble» que el Gobierno y sus aliados llevaran a cabo un daño similar infligido contra una instalación sanitaria de Kafr Nabutha, en Hama, perpetrado el 7 de mayo del año pasado. Con respecto a un ataque registrado el 14 de mayo de 2019 en el campamento de refugiados palestinos de Nayrab, cercano al aeropuerto de Alepo en el que hubo once muertos y 29 heridos, la junta ha precisado que es «probable» que hubiera sido perpetrado por grupos armados de oposición o por Hayat Tahrir al Sham, una coalición de milicias de la que forman parte antiguos combatientes del Frente al Nusra, la extinta filial siria de Al Qaeda. El daño causado el 4 de julio del mismo año al hospital Kafr Nobol en la provincia de Idlib, fue «muy probablemente» realizado por el Gobierno y sus aliados, según el documento enviado por Guterres, aunque reconoce que no hay «evidencia suficiente» para confirmarlo. La junta de la ONU ha añadido que es «altamente probable» que el Gobierno y sus aliados hubieran llevado a cabo un ataque a un centro infantil situado en Ariha, Idlib, el 28 de julio de 2019, si bien ha aclarado de nuevo que no cuenta con evidencias suficientes para alcanzar una conclusión. Finalmente, la Junta ha explicado que no ha podido averiguar nada sobre un séptimo incidente, ocurrido en el Hospital Nacional As Suqyalabiyah, en la provincia de Hama, el 26 de mayo pasado, porque estas instalaciones no están respaldadas ni forman parte de la lista de la ONU.
30-03-2020 | Fuente: abc.es
Presos del Daesh se amotinan y escapan de la principal cárcel de Siria
Los prisioneros del grupo yihadista Daesh en la cárcel de Ghourian, en la ciudad de Hasake, al norte de Siria, se sublevaron y lograron hacerse con el control de varias secciones de la primera planta del edificio. Se trata de la prisión principal bajo la responsabilidad de las Fuerzas de Siria Democrática (FDS), la coalición kurdo árabe que cuenta con apoyo de Estados Unidos, que desde hace meses alertan de las dificultades que tienen para controlar a los miles de presos yihadistas y a sus familiares y piden a sus países de origen que se hagan cargo de ellos. El motín estalló a última hora del domingo y al menos doce detenidos lograron fugarse, según informaron los medios oficiales sirios. Las fuerzas kurdas rebajaron a cuatro el número de fugados e informaron de su posterior detención. «La situación es tensa y hemos enviado refuerzos de las unidades antiterroristas para recuperar el control de la situación», declaró a través de las redes sociales Mustafá Bali, portavoz de las FDS. El portavoz de la coalición internacional que combate al Daesh informó del envío de aviones a la zona para respaldar con «vigilancia aérea» a sus aliados kurdos. En esta prisión se calcula que puede haber entre 3.000 y 5.000 presos. Este mes se ha cumplido el primer aniversario del final del califato establecido por el Daesh en Siria e Irak. La última batalla se libró en Baghouz, localidad siria situada en plena frontera con Irak, y desde entonces el Kurdistán de Siria se ha convertido en prisión para miles de milicianos y sus familiares. Según las últimas cifras ofrecidas por las autoridades de Rojava, el Kurdistán de Siria tienen encerrados a 12.000 combatientes del Daesh, entre ellos 3.000 hombres de 50 países diferentes. A esta cifra hay que sumar a sus 40.000 familiares, sobre todo mujeres y niños, que también están retenidos en campos como el de Al Hol. Tribunal especial en Siria Ante la negativa de los países de origen a repatriar a sus yihadistas, el Consejo de Justicia de la administración kurda, que opera en esta parte de Siria de forma paralela a la del Gobierno de Damasco, comenzó a dar los primeros pasos para instaurar un tribunal especial con capacidad para juzgarlos allí. Uno de los miembros de ese consejo, el abogado Faisal Sabri, declaró a Al Monitor que «hemos pedido a los países europeos y árabes que asuman su responsabilidad y establezcan un tribunal internacional en Siria y nos envíen jueces, pero no nos han respondido». Ante la falta de respuesta, los kurdos se mostraron dispuestos a tomar la iniciativa para acabar con el limbo legal en el que se encuentran estos combatientes desde hace un año. Otra de las peticiones formuladas por el consejo, según recogió Al Monitor, fue la de «que los países de origen acepten la extradición los hijos, huérfanos y mujeres de los yihadistas que están en Al Hol. Son una amenaza para el campo y lo han convertido en un semillero para terroristas». Human Rights Watch (HRW) denunció en un informe reciente que estos detenidos viven en «prisiones superpobladas en condiciones inhumanas».
24-03-2020 | Fuente: abc.es
Se cumple un año de la caída del Estado Islámico, con un líder cinco veces más barato
Amir Mohammed Abdul Rahman Al Mawli ya se ha ganado la etiqueta de «terrorista global». Estados Unidos ha incluido al «califa» del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en su lista negra y ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por su cabeza, cinco veces menos de lo que ofreció por su antecesor. El secretario de Estado, Mike Pompeo, recordó que «Al Mawli fue designado nuevo jefe del grupo en octubre tras la operación que acabó con Abu Baker Al Bagdadi» e hizo pública su designación como «terrorista global» en la misma semana en la que se cumple el primer aniversario de la derrota militar del califato. El EI llegó a gobernar en un territorio equivalente al Reino Unido, que se extendió entre Siria e Irak durante cuatro años y ocho meses. Los islamistas pasaron de controlar grandes urbes como Raqqa o Mosul a quedar rodeados en una pequeña franja de tierra junto al Éufrates en Baghouz, ciudad siria situada en plena frontera que se convirtió en el último punto bajo control del EI. Después de dos meses de combates, las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), milicia liderada por los kurdos, y la coalición internacional dirigida por Estados Unidos proclamaron su victoria y los kurdos sustituyeron la enseña negra yihadista por su bandera amarilla. Coches calcinados, tiendas y alfombras destrozadas, basura y barro formaban el paisaje final del «califato» y es el paisaje que sigue dominando Baghouz, según la descripción del canal kurdo Rudaw, que ha regresado al lugar un año después de su liberación. Las FDS están al mando y uno de sus portavoces confirmó a este medio que «células del EI siguen activas en poblados cercanos como Al Shaafa o Al Sousa y cometen ataques diarios». En opinión de este miembro de la milicia kurda los yihadistas «buscan venganza», sobre todo desde la muerte de Al Bagdadi. «Un año después de la batalla de Baghouz, de la derrota del territorio físico bajo control del EI, nuestros aliados en Siria e Irak aplican una estrategia de presión constante en los restos del grupo para prevenir que resurja», declaró la coalición internacional en un comunicado con motivo del aniversario en el que anunció un reposicionamiento de sus tropas. Como ocurre en Afganistán, Estados Unidos tiene en marcha la retirada de sus fuerzas, pero mantiene su compromiso de colaborar «hasta la derrota final» de los yihadistas, aunque sea desde la distancia, porque siguen siendo «una amenaza». Una de las herencias del «califato» sin resolver son los miles de prisioneros que hicieron los kurdos y que siguen en su territorio en un limbo legal. Miles de combatientes de más de 50 países se hacinan en prisiones kurdas y sus familiares están encerrados en campos como el de Al Hol, donde hay 68.000 personas. Los países de origen no parecen dispuestos a aceptarlos de regreso pese a las amenazas de Donald Trump.
19-03-2020 | Fuente: abc.es
Colombia empieza a padecer el Covid-19
Cuando lea esta nota, Colombia ya habrá sumado 100 casos de coronavirus comprobados. La velocidad con la que se expande la pandemia hace que las medidas de prevención anunciadas la noche anterior luzcan obsoletas en la mañana. Una de ellas, «Bogotá se queda en casa» busca una cuarentena preventiva de todos los bogotanos (con cárcel y multas para quienes no cumplan), a partir del amanecer del 20 de marzo y hasta media noche del lunes 23, anunciada por la alcaldesa de Bogotá, Claudia López. Bogotá es la capital del covid-19 en Colombia, con 42 casos confirmados y creciendo. Pero López, quien aún considera que la capital colombiana no está ad portas de un confinamiento obligatorio, explicó que el ensayo general en este teatro del temor es para que los ocho millones de habitantes se hagan a la idea de qué tanto está preparada la ciudad, para corregir fallas de cara a un encierro obligatorio y aprender a vivir en reclusión, todo ello con un sabor entre pedagógico y preventivo que muchos consideran un pérdida de tiempo y eventualmente de vidas si no cierra de inmediato toda la ciudad. Sin duda, Bogotá ha liderado la expedición de medidas fuertes para contener la propagación del virus, pero siempre lucen insuficientes. Por ejemplo, la falta de acción del orden nacional, como el control real del aeropuerto internacional de la ciudad ?por donde han entrado prácticamente todos los casos- y similar tropicalismo en muchos otros aeropuertos internacionales del país crea severas grietas al sistema de contención que desgastan los esfuerzos. Un país hecho celdas Aunque el gobierno de Iván Duque ha ido tomando medidas, han sido paulatinas bajo el argumento de no precipitarse y procurar, a la vez, el menor impacto en vidas y en la economía. La falta de coordinación ante las acciones de los mandatarios locales o regionales ha creado feudos y medidas arbitrarias que afectan a terceros. Muchos han cerrado sus fronteras, otros decretaron el toque de queda; inclusive los 2.893 excombatientes de las Farc y el gobierno acordaron limitar el acceso a los ETCR (Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación) lugares donde se desmovilizaron en el 2016 y en los que hoy desarrollan actividades productivas, de capacitación y su vida en comunidad. Las acciones del gobierno, además de inyectarle recursos al sistema de salud, provenientes de las arcas del petróleo (la caída en los precios tendrá un fuerte impacto para Colombia), han estado enfocadas en tomar medidas económicas pues prevé que tras el paso de la pandemia y ya en marcha la respuesta de sanidad, la otra crisis que se avecina es la económica, que llega en un contexto de crecimiento parco y debilidad gubernamental. Ayer, como alivio a los sectores más pobres del país, el gobierno decidió que a partir de abril habrá una devolución del impuesto a las ventas (IVA del 19%), que les significará uno 17 euros adicionales cada dos meses a un millón de personas. La pregunta que queda es qué pasará con la economía informal, con millones de colombianos que subsisten del rebusque diario, que absorbe el 47,7 % de los ocupados, según cifras oficiales del primer trimestre de 2020. Se esperan más anuncios en estos días, en ese cuentagotas de acciones y decretos en que se ha convertido el diario vivir colombiano. Para la economía formal, es decir empresas, comercio y deudores, el gobierno también ha dispuesto algunas medidas, especialmente alivios crediticios o impositivos tanto para algunos sectores de la población, como para empresas. Además, aquellas personas que por falta de pago les fue suspendido el servicio del agua, deberán ser reconectadas como medida sanitaria y de supervivencia. Si por acá corre, por allá vuela Entre ayer y hoy el foco de los colombianos ha estado en la locura de cómo y de qué abastecerse para una inminente clausura de las principales ciudades y el respectivo confinamiento obligatorio: no solo el alcohol, la lejía y los no perecederos están en alta demanda, sino también los juegos de mesa, que se están acabando en Bogotá. En las fronteras la situación sigue siendo difícil, a pesar del cierre terrestre, marítimo y fluvial impuesto por 75 días. El cierre aéreo sigue en veremos. En los más de 2.200 kilómetros de frontera con Venezuela, el paso de venezolanos ha estado prácticamente cerrado. Pero los vecinos cruzan por trochas aún a riesgo de su vida (mafias cobran 22 euros por el cruce ilegal), con el fin de entrar al país y contar con un sistema de salud que al menos pueda diagnosticarlos, cifra que disminuirá y aliviará la carga en varias ciudades fronterizas por cuenta del toque de queda obligatorio decretado por Maduro. Al sur del país, la frontera con Ecuador genera otros problemas: en el vecino país el aumento del coronavirus ha sido muy significativo y la lentitud para tomar medidas empuja a la población de la frontera hacia el sistema sanitario colombiano. Brasil hace pocas horas cerró totalmente la frontera con Venezuela, de paso aminorando el tránsito del virus hacia vecinos como Colombia y Perú. La verdad del coronavirus es que a los países de la región los tomó con la guardia baja y la incredulidad y el desorden altos. Además de sistemas de salud débiles, esta pandemia es una radiografía del poco criterio que han tenido muchos gobiernos en la inversión de recursos en salud, servicios básicos y cultura ciudadana.
06-03-2020 | Fuente: abc.es
Comienza el frágil alto el fuego en Idlib pactado por Erdogan y Putin
«Calma tensa», así ha definido el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) las primeras horas tras el acuerdo de alto el fuego en Idlib firmado por Rusia, aliado de Bashar Al Assad, y Turquía, que apoya a los grupos armados islamistas que combaten al Gobierno sirio. Desde que entrara el vigor el nuevo pacto «no se han registrado bombardeos, no se ven aviones de combate y solo hemos escuchado algunos disparos, pero nada fuera de lo habitual», ha confirmado una fuente local consultada por este medio. Al menos 6 soldados de las tropas sirias y 9 combatientes opositores murieron en combates desatados esta madrugada en la provincia de Idlib pese a la entrada de un alto el fuego negociado ayer entre Turquía y Rusia a partir de la medianoche, informó a Efe el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman. Esta no es la primera vez que rusos y turcos acuerdan un cese de las hostilidades y son conscientes de la fragilidad de la situación. «Todas las partes están en tensión, pero nadie mueve ficha por temor a que le señalen como responsable de violar el acuerdo», según declaraciones del líder opositor Ibrahim al-Idlibi recogidas por la agencia Reuters. El texto acordado por Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan no recoge la declaración de la zona de exclusión aérea, una de las exigencias de la oposición armada y de Ankara, pero desde la media noche se han visto aviones. Esta «calma tensa» se produce después de unas últimas jornadas marcadas por la muerte de 34 soldados turcos en un bombardeo y la puesta en marcha de la operación «Escudo de Primavera» por parte de Turquía. Desde entonces las fuerzas turcas han derribado tres cazas sirios, destrozado decenas de tanques y blindados, y «neutralizado» miles de soldados enemigos, esta es la fórmula que emplea el ministerio de Defensa en Ankara para hablar de muertos, heridos o capturados. La escalada de tensión obligó a Putin y Erdogan a reunirse y reforzar y actualizar los compromisos que ya adoptaron en Sochi en 2018. El cese temporal de la violencia no ha supuesto hasta el momento el regreso de los 900.000 civiles desplazados por los combates. Sobreviven en campos improvisados a lo largo de la frontera turca y no parece sencillo que muchos de ellos regresen a las zonas de las que salieron, sobre todo si ahora están en manos de las fuerzas leales al Gobierno. Turquía no les permite acceder a su territorio, donde ya da cobijo a 3,5 millones de sirios, y el plan de Erdogan es lograr una zona de seguridad en Idlib para realojar a estos refugiados.
05-03-2020 | Fuente: abc.es
Al menos 15 civiles muertos en Idlib en el día de la negociación entre Putin y Erdogan
Mientras Recep Tayyip Erdogan y Vladimir Putin negociaban en Moscú, la guerra siguió su rutina diaria de bombardeos, muertes y desplazamiento de civiles en Idlib. Pocas horas antes comenzar la reunión, el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) informó de un ataque aéreo contra la ciudad de Maaret Misrin en el que murieron al menos 15 civiles, entre ellos un niño. Un corresponsal de la agencia AFP pudo confirmar los hechos en este lugar al que han ido llegando en los últimos meses miles de desplazados por los combates. La ofensiva lanzada por el Ejército sirio, con apoyo de Rusia, para recuperar el control de esta provincia ha causado casi un millón de desplazados y «las mujeres y los niños suponen el 81 por ciento», según los últimos datos de la ONU, que volvió a pedir «una solución diplomática inmediata». Un llamamiento que realiza diariamente desde que comenzaron las hostilidades, pero nadie le escucha. El ministerio de Defensa en Ankara ofreció el parte diario de la operación «Escudo de Primavera» e informó de que sus tropas, que combaten junto a grupos islamistas locales, lograron «neutralizar a 184 soldados del régimen», además de destruir «cuatro carros de combate, cinco cañones y obuses, tres cañones antitanque, ocho vehículos militares y dos vehículos blindados». Saraqeb, en manos de Bashar al Assad Los combates más intensos se registraron una vez más en Saraqeb, ciudad estratégica para el control de las autopistas que unen Alepo con Latakia y Damasco. Las fuerzas de Bashar al Assad lograron mantenerla bajo su control, pero sufrieron intensos bombardeos. «Escudo de Defensa» fue la respuesta turca a la pérdida de 34 soldados en un bombardeo la semana pasada. Hasta el momento Erdogan ha perdido a 54 hombres en los combates por la defensa de los doce puestos de control con los que cuenta con el objetivo de establecer una zona de seguridad a lo largo de la frontera. La última baja se produjo mientras Erdogan y Putin discutían los detalles de su nuevo acuerdo en la capital rusa. Después de nueve años de guerra, Idlib, en plena frontera con Turquía, se ha convertido en el último gran frente abierto en Siria. Este es el lugar al que fueron llegando en los últimos años los milicianos de los distintos grupos armados de la oposición tras rendirse en lugares como Alepo, Guta o Daraa. Se estima que unos 70.000 combatientes, de ellos 10.000 miembros del brazo sirio de Al Qaida, están operativos y muchos de ellos combaten junto a las fuerzas regulares de Turquía. Rusos y turcos han llegado a acuerdos en el pasado para evitar un desastre humanitario en la provincia, pero saltan por los aires y las dos partes se acusan mutuamente de no cumplirlos.
1
...