Infortelecom

Noticias de combatientes

15-07-2019 | Fuente: elpais.com
Los exguerrilleros intentan asentarse en la paz
Más de 3.000 antiguos combatientes de las FARC de Colombia viven en zonas ideadas para preparar su reintegración en la sociedad que caducan en agosto
10-07-2019 | Fuente: abc.es
El exlíder de las FARC, Jesús Santrich, planta a la Corte Suprema en desafío al acuerdo de paz
El exlíder de las FARC Seuxis Paucias Hernández, alias «Jesús Santrich», planta a la Corte Suprema de Justicia que lo había citado a indagatoria en un proceso por narcotráfico, ausencia con la que dio la espalda al acuerdo de paz y que llevó al alto tribunal a ordenar su captura. Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia esperaban a Santrich, miembro de la Cámara de Representantes, pero su defensa, encabezada por el abogado Eduardo Matías, dijo desconocer su paradero, situación que ya había sido denunciada por el Gobierno el pasado 30 de junio y que condenaron distintos sectores políticos. «La inasistencia de Jesús Santrich a la indagatoria programada por la Corte Suprema de Justicia para hoy no solo es un grave incumplimiento al acuerdo de paz, es también un incumplimiento a los miles de exguerrilleros que sí están comprometidos con la construcción de la paz», ha manifestado en su Twitter el senador Iván Cepeda, del partido de izquierdas Polo Democrático Alternativo (PDA). La crítica reviste especial importancia al partir de Cepeda, copresidente de la Comisión de Paz del Senado y uno de los más firmes impulsores del proceso que condujo al desarme y desmovilización de las FARC. «Inaceptable la conducta de Santrich. Debe ser excluido del proceso. Y (la justicia) ordenar su captura», expresó por su parte el exjefe negociador de paz del Gobierno en los diálogos con las FARC, Humberto de la Calle. El proceso contra Santrich y por el cual es pedido en extradición por EE.UU. es por un supuesto delito de narcotráfico cometido después del 1 de diciembre de 2016 cuando entró en vigor el acuerdo de paz firmado por el Gobierno y las FARC el 24 de noviembre del ese año. Sin embargo, en mayo pasado la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) le concedió a Santrich la garantía de no extradición con el argumento de que las pruebas aportadas por Estados Unidos eran insuficientes y el caso pasó a la Corte Suprema que debe definir su situación. «Santrich se burla de todo el mundo» A las críticas contra Santrich se sumó el Gobierno colombiano por medio del consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación, Emilio Archila, quien aseguró que el exlíder guerrillero se burla de todo el mundo al no comparecer ante la Corte. «Se está burlando de todo el mundo, se está burlando de su propio partido, se está burlando de su propia gente a la que está dejando dentro del proceso, se está burlando de la justicia que le dio todas las oportunidades y las garantías que necesitaba", aseguró Archila. El funcionario puso como ejemplo a los demás exguerrilleros, de quienes dijo que sí están cumpliendo sus compromisos con la paz. «El resto de excombatientes están dentro de su proceso, están acudiendo a la justicia, respondiendo a sus víctimas y dentro de sus procesos de reincorporación», añadió Archila. A la salida de la fallida indagatoria el abogado Matías recalcó que desconocen el paradero de Santrich y que no hablan con él desde hace unos 15 días, cuando finalizó el periodo de sesiones del Congreso. «El despacho optó por levantar la sesión, (dijeron) que después tomaban una decisión, pero no sabemos cuándo será», afirmó Matías en medio de una nube de periodistas ante los cuales reconoció que la Corte Suprema de Justicia ha dado todas las garantías en el proceso, pero que desde el Ejecutivo no ha sido así. Horas después la Sala Especial de Instrucción de la Corte Suprema consideró «injustificada» la ausencia de Santrich y ordenó una «orden de captura con fines de indagatoria por los delitos de concierto para delinquir agravado, fabricación, tráfico o porte de estupefacientes». La Corte señaló que a Santrich se le había privilegiado «su derecho fundamental a la libertad» y en vista de su no comparecencia remitirá a Interpol la orden de captura «para activar el trámite de publicación de notificación roja». Santrich, que el 11 de junio pasado asumió el escaño en la Cámara de Representantes para el cual fue indicado por el partido FARC, dejó plantados a los escoltas de su esquema de seguridad oficial el pasado 29 de junio y desde entonces se desconoce su paradero. Según el Gobierno, Santrich estuvo hasta ese día en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Tierra Grata, situado en el departamento del Cesar (norte), donde desmovilizados de las FARC terminan de hacer su reincorporación a la vida en sociedad.
10-07-2019 | Fuente: abc.es
Francia acusada de haber suministrado misiles americanos a los rebeldes libios
Cuatro misiles antitanque estadounidenses que fueron hallados en Libia en manos de combatientes rebeldes leales al general Jalifa Hafter, que lucha contra el Gobierno respaldado por la ONU, fueron antes vendidos a Francia, ha informado este miércoles el diario «The New York Times». El periódico neoyorquino agregó que los misiles Javelin, que cuestan más de 150.000 euros cada uno y que generalmente se venden solo a aliados estadounidenses, fueron recuperados el mes pasado por fuerzas del Gobierno libio durante una redada en un campamento rebelde en Gheryan, una ciudad al sur de Trípoli. Tras la publicación de esta información, un funcionario del Departamento de Estado declaró que el Ejecutivo estadounidense se toma «muy en serio todas las acusaciones de uso indebido de los artículos de defensa procedentes de Estados Unidos». El funcionario, que optó por permanecer en el anonimato, también advirtió: «Esperamos que todos los destinatarios de los equipos de defensa de origen de EE.UU. cumplan con sus obligaciones de uso final». Sin embargo, un asesor militar francés negó este martes que las armas fueran transferidas al general Hafter, lo que violaría el acuerdo de venta con Estados Unidos y el embargo de armas de la ONU. El periódico ha indicado que el Departamento de Estado había investigado durante los últimos días el origen de los misiles, utilizando sus números de serie y otra información, y concluyó que habían sido vendidos primero a Francia, país que ha sido un partidario de Hafter. La negación francesa De hecho, un asesor del ministro de las Fuerzas Armadas francesas confirmó a «The New York Times» que los misiles encontrados en Gheryan pertenecían a las fuerzas francesas, pero dijo que estaban dañados y que «ya no se podían usar». El asesor declaró que los proyectiles estaban siendo almacenados temporalmente en un depósito a la espera de su destrucción y aseguró que no fueron entregados a las fuerzas locales de Libia, sin aclarar cómo llegaron a manos de los seguidores de Hafter. También señaló que las armas que compró el Gobierno francés a Estados Unidos estaban destinadas a proteger a las tropas galas desplegadas en Libia para inteligencia y operaciones de antiterrorismo. Ante esta situación, la fuente de la diplomacia estadounidense explicó que es importante el papel de la mediación política de la ONU. «La paz y la estabilidad duraderas en Libia solo se lograrán mediante una solución política. Hacemos un llamamiento a todas las partes para que regresen rápidamente a la mediación política de la ONU, cuyo éxito depende de un alto el fuego en Trípoli y sus alrededores», agregó el asesor.
02-07-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. neutraliza a al menos nueve combatientes de Al Qaeda en Siria
Estados Unidos lanzó el domingo un ataque contra un grupo yihadista, que, de acuerdo con la versión del Ejército estadounidense era de Al Qaeda, en el norte de Siria, informaron el Comando Central de las Fuerzas Armadas y activistas. El Ejército de EE.UU. no informó de víctimas y señaló que la acción fue contra líderes de Al Qaeda que estaban en un centro de entrenamiento, cerca de la provincia de Alepo. «Esta operación tuvo como blanco operativos de Al Qaeda en Siria responsables de planear ataques externos que amenazan a ciudadanos de EE.UU., a nuestros socios y a civiles inocentes», dijo el Comando Central en un comunicado emitido el domingo. Las fuerzas estadounidenses no dieron detalles sobre el tipo de ataque o el armamento utilizado y tampoco precisaron si estuvieron involucradas tropas sobre el terreno. El Ejército de EE.UU. recordó que el noroeste del país árabe «sigue siendo un refugio seguro, donde los líderes de Al Qaeda en Siria coordinan activamente sus actividades terroristas, incluida la planificación de ataques en toda la región y en el Oeste». El Comando Central aseguró que continuará atacando al Daesh y a Al Qaeda para evitar que ambas organizaciones utilicen Siria como un refugio seguro. Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos reveló hoy en su página web que al menos nueve combatientes perecieron el domingo por un bombardeo de la coalición internacional, encabezada por EE.UU., contra una reunión de dirigentes de la organización radical Hurrás al Din, vinculada a Al Qaeda, cerca de Al Mohandesín, en el oeste de Alepo. Según la versión de esta fuente, seis comandantes de Hurrás al Din ?dos argelinos, dos tunecinos, un egipcio y un sirio? perdieron la vida por el ataque aéreo, junto a tres guerrilleros. Hurrás al Din es un grupo yihadista relacionado con el Organismo de Liberación del Levante, la exfilial siria de Al Qaeda, presente, sobre todo, en la provincia de Idlib, vecina a Alepo y el último bastión en poder de los grupos contrarios al Gobierno de Damasco.
24-06-2019 | Fuente: abc.es
La ONU pide que miles de yihadistas vuelvan a Europa
La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, pidió ayer en Ginebra, la repatriación de más de 55.000 yihadistas y miembros de sus familias, que se encuentran actualmente detenidos en Irak y Siria, salvo para los casos que estén siendo juzgados por crímenes contra la humanidad. Bachelet hizo estas declaraciones en la apertura de la 41 sesión del Consejo de Derechos Humanos, que examinará, durante tres semanas, más un centenar de informes sobre violaciones de derechos fundamentales en el mundo. «La detención preventiva de personas que no han cometido un crimen es inaceptable», advirtió la responsable de la ONU. En su discurso, la preocupación por la situación de los yihadistas de Daesh ?el autodenominado Estado Islámico, que perdió finalmente el territorio que controlaba en Siria y en Irak? fue prioritaria. La ex mandataria de Chile subrayó en su intervención que «la responsabilidad que tienen los estados en garantizar la seguridad de sus ciudadanos y velar para que sean detenidos y juzgados conforme al derecho internacional». Desde la caída del «califato» de la organización yihadista Estado Islámico, el pasado mes de marzo, la comunidad internacional se enfrenta al problema de la repatriación de las familias de los yihadistas capturados o muertos en Siria y en Irak. Aunque la mayoría son ciudadanos de estos dos países hay muchas otros que llegaron del exterior. Se calcula que el número de países «emisores» de yihahistas para luchar con Daesh en Irak y en Siria está en torno a los cincuenta. Miles de ciudadanos británicos, franceses, alemanes o suizos han luchado en Siria o Irak por la creación de un Estado Islámico, en un amplio terrirorio que estuvo al principio a caballo entre los dos países y tenía aspiraciones «universales». Ante el temor de que puedan regresar y ser un foco de terrorismo, sus países de origen amenazan con retirarles la nacionalidad. Solo en el campamento de desplazados y prisioneros de Al Hol, en el noreste de Siria y que controlan fuerzas kurdas, se calcula que hay 11.000 detenidos, yihadistas y familiares. Las autoridades dicen no estar en condiciones de afirmar si las esposas de los yihadistas están o no implicadas en delitos ?muchas formaban parte de los comités de vigilancia en el «califato»?; y, además, en no pocos casos los yihadistas de Daesh utilizaron a menores en sus crímenes de guerra. Entre los países que han declarado que no van a repatriar a sus nacionales afiliados a Daesh se encuentra Francia. Las autoridades galas han repetido, en numerosas ocasiones, que lo que intentarían en todo caso sería evitar que fueran condenados a la pena de muerte in Irak. Por el momento, una decena de yihadistas franceses han sido condenado en las sentencias de muerte pronunciadas en este país. No obstante, Francia aceptó la repatriación de algunos de los detenidos de Daesh, así como otros países como Rusia, Kazajistán e Indonesia. Entre el resto de países los más opuestos a la repatriación de yihadistas de Daesh con sus nacionalidades son el Reino Unido y EE.UU. Washington cree que si los detenidos regresan se vería en la necesidad de crear otro campo de detenidos como el de Guantánamo. Bachelet recordó que «los países tienen una responsabilidad importante con sus propios ciudadanos», en la medida en que el Estado de origen de un sospechoso debería hacer «todo lo posible para garantizar que sea tratado de acuerdo al Derecho Internacional», independientemente de los delitos que se le puedan imputar. La responsable de los derechos humanos de la ONU mostró su preocupación por la «falta de garantías del debido proceso» en los juicios de yihadistas de Daesh llevados a cabo por Irak. El Gobierno de Bagdad, de mayoría chií, ha sentenciado a muerte a un total de 150 ex combatientes del movimiento yihadista radical suní, que en su día llegó a controlar gran parte de ese país y llegó a amenazar con atacar Bagdad. Durante su intervención en la sede de la ONU en Ginebra, Bachelet hizo un llamamiento a los Estados para que otorguen la nacionalidad a los niños nacidos de sus nacionales en las zonas de combate porque, afirmó, «dar el estatuto de apátrida a estos menores es un acto de crueldad». El Comité de la ONU para los Derechos del Niño examina cuatro casos de este tipo. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) calcula que hay alrededor de 29.000 niños de padres combatientes en Siria que han sido víctimas de graves violaciones de derechos humanos, torturados o adoctrinados. Bachellet insistió en que la preocupación principal será su «rehabilitación y su protección».
08-06-2019 | Fuente: abc.es
«Occidente no ha sabido aprovechar las debilidades del mensaje de Estado Islámico»
Ricardo García Vilanova (Barcelona, 1971), considerado como uno de los fotoperiodistas con mejor curriculum de Europa, no se jacta ni de su bravura al cubrir el fenómeno de Estado Islámico desde sus inicios para lograr más reconocimiento mediático, ni de su resiliencia durante los seis meses de su cautiverio en cárceles secretas de la banda yihadista. El pasado año, García Vilanova volvió a ver cara a cara en una cárcel en Siria con los «Beatles», los sádicos combatientes yihadistas que lo torturaron junto a los también periodistas españoles Javier Espinosa y Marc Marginedas entre septiembre de 2013 y marzo de 2014. Ese momento como tantos otros es recogido por el fotorreportero barcelonés en un excelente libro titulado «Fade to black. Ascenso y caída del califato del ISIS 2011-2019. Siria, Irak y Libia» (Editorial Blume). ¿Usted es una rara avis en la era de los periodistas como protagonistas de la historia? No deberíamos olvidar nunca que las historias son suyas y no nuestras. Lamentablemente se está creando una imagen, en ciertos sectores, de personas que pasan a hacer historias para terminar siendo las protagonistas. Para mí eso es lamentable, somos los transmisores, no deberíamos ser absolutamente nada más que eso: escuchar lo que nos cuentan y transmitirlo. Retrato de Ricardo García Vilanova - Cedida ¿Por qué se titula «Fundido a negro»? Es por la metáfora de lo que es el Estado Islámico, vestidos de negro con pasamontañas. Representa su final, el camino se funde a negro, desaparece y se desvanece. ¿Y por qué Siria, Libia e Irak, en concreto, si también ha trabajado en Afganistán? Estuve allí entre 2007 y 2010. En estos tres países se encontraban las capitales principales que conforman el territorio del califato: Mosul, donde se proclama el Estado Islámico con el famoso discurso de Bagdadi en la mezquita, la ciudad de Raqqa en Siria y Sirte en Libia. ¿No están los civiles ya un poco hartos de los periodistas occidentales? Los civiles de los tres países querían contarte sus vidas de forma inmediata, porque están inmersos en esa locura desde 2011, como Libia y Siria, o incluso desde mucho antes, como es el caso de Irak. En los periodistas ven una herramienta para poder explicar todo lo que ahí sucede. Es lo que quieren de nosotros. También es cierto que esto presenta un doble filo: muchas veces pueden pensar que no somos necesarios para su historia y dejar de querer contar lo que pasa. Daesh ha conseguido articular una ideología muy poderosa aunque haya sido derrotado militarmente. Sin duda. Consiguió lo que ningún grupo anteriormente: dar un mensaje, un código visual, un envoltorio atractivo para sus acólitos y seguidores. Luego pudo secuestrar a la oposición Siria, imponiendo además un apagón informativo mediante un control total y absoluto del país para que no hubiera informadores que no fueran los suyos, y así controlar el mensaje. Los medios occidentales replicaban automáticamente lo que difundía su revista propagandística Dabiq. ¿Cree que han aprendido algo en estos años sobre cómo tratar con grupos de este calibre en cuanto a propaganda? En Occidente se cometió el gran error de hacer de amplificador del mensaje de Estado Islámico. Cometimos una gran estupidez, todos, incluido yo. Obviamente, al no verificar ese mensaje cargado de imágenes tan violentas terminamos creando una bola de nieve que con las réplicas iba provocando más terror y miedo. ¿Que si hemos aprendido? No lo sé, hasta que no haya un espectro paralelo para ver y comparar no podremos saberlo. En Mosul el propio primo de Bagdadi se rinde. Y los famosos «Beatles» son los primeros que a la hora de la verdad traicionan sus convicciones para salvar su vida a cualquier precio y la de sus mujeres e hijos. Eso demuestra una fragilidad muy grande en el mensaje y dentro del Estado Islámico ¿Había un claro desnivel entre lo que presumían en la propaganda al nivel de organización y su poder real? Sí, sin duda. No solamente eso, no es eso lo preocupante, lo preocupante es la desproporción respecto al mensaje que tenían como grupo, es decir el decalaje de lo que suponían ser con lo que realmente eran. En la ofensiva de Sirte, en Libia, muchos de los yihadistas tratan de salvar sus vidas arrojándose al mar y escapando con barcas. En Mosul el propio primo de Bagdadi se rinde. Por ejemplo, en Raqqa se escapan en autobuses con las familias. Los famosos «Beatles» son los primeros que a la hora de la verdad traicionan sus convicciones para salvar su vida a cualquier precio y la de sus mujeres e hijos. Eso demuestra una fragilidad muy grande en el mensaje y dentro del Estado Islámico cuando muchos dieron su vida por el califato. Esa debilidad no la supo aprovechar Occidente. ¿Cómo vivió el momento de encontrarse con sus captores el pasado año? No le hablaron en ningún momento.. El objetivo principal de encontrar a mis captores era conseguir esa fotografía para incluirla en el libro. Tenía muy claro que mis captores no iban a querer hablar conmigo. Poco tienen que decir a ese nivel, pero como experiencia personal me sirvió para tener una evidencia de la fragilidad de esa ideología por la que en un momento determinado traicionan sus principios y creencias para salvarse a ellos mismos. Desde la caída del califato se debate sobre qué hacer con los yihadistas europeos detenidos por los kurdos. Se tendría que hacer un tribunal internacional o especial para discernir qué responsabilidad ha tenido cada persona en acciones de Estado Islámico, y a partir de ahí tiene que haber juicio. Aparte, lo primero que tendría que hacer España y otros países europeos es proteger a los niños, hay muchas mujeres europeas que se encuentran ahora en campos en Siria internadas, y muchas de ellas tienen niños, que no tienen ninguna culpa de las acciones de sus padres. A nivel europeo tendrían que proteger a esas criaturas, que no dejan de ser ciudadanos de su propio país. Para mí, lo indispensable es la protección del menor y todavía no se ha hecho. Una generación de jóvenes y niños se ha educado en el califato? Lo principal es la educación, los gobiernos tienen que plantearse programas como con las sectas.El gran problema que vamos a tener es el efecto Bucca, aquella prisión donde coincidieron una serie de presos y fue una suerte de semilla de lo que ha sido Estado Islámico. El efecto se puede repetir y es importante tomar conciencia y no volver a caer en los mismos errores. ¿En qué criterios ha basado la selección de fotografías para este libro? El tema principal ha sido centrarme en la población civil. Al final, no es que haya dos o tres grupos, todo forma parte de la naturaleza de los seres humanos y la guerra. Quienes han pagado el precio de los enfrentamientos han sido los civiles. Muchas de sus vidas quedan atrapadas en la guerra. ¿Corren los fotografiados riesgo de ser identificados? No hay nada que identificar. Al final son víctimas, no representan un peligro más. Todo lo contrario han sufrido la guerra y son víctimas y se encuentran atrapadas en un conflicto y esto trata de mostrar lo que ha supuesto todo ese sufrimiento. Ricardo García Vilanova Si fuera editor de periódicos, ¿pondría algunas fotos de este libro en portada o lo consideraría como sensacionalismo al exponer de esa forma a las víctimas? No creo que sea sensacionalismo, evidentemente hay una línea muy fina entre lo que es publicable y lo que no. Se basa en criterios educacionales, éticos, religiosos, ¿no? Pero tampoco entiendo la moral que existe de primer mundo, yo estando en la ofensiva en Raqqa, me llaman al cabo de unos días por los atentados de la Rambla por una gran polémica al publicar fotos de víctimas que ni siquiera eran identificable pero luego publicamos niños muertos en Siria. Indigna porque es como si estuviéramos hablando de distintos lenguajes y modos de vivir. ¿La utilización de imágenes de menores en situaciones de vulnerabilidad sirve para cambiar la situación en países en conflicto? ¿Han servido o sirven como excusa para una intervención extranjera? No creo que una fotografía pueda producir un gran cambio, sino un conjunto de fotografías y acciones pueden llegar a sensibilidad a la sociedad y esa sociedad generar cambios, los que mueven las cosas son los políticos que llegan al poder por los ciudadanos. Una de las fotos más impactantes de este libro es la que sirvió para ilustrar la portada de «Siria, el país de las almas rotas», de Javier Espinosa y Mónica García Prieto. ¿Qué historia tiene esa foto de los niños en la cueva de Idlib? Esa historia es como muchas otras de sufrimiento de la sociedad civil. Es tremenda: una familia sin agua, sin luz, en las cuevas protegiéndose de la guerra.. sus casas habían sido construidas. En esa parte de Siria se llega a temperatura realmente bajas. Yasser Darwish, médico sirio, cuenta en su libro que aunque Daesh ya no tiene el poder de seducción de antes está lejos de estar acabado mientras siga siendo útil para gobiernos totalitarios como el sirio. Llega un momento en 2012 que hay como un punto de inflexión, ni la Liga Árabe ni la comunidad internacional optan por proteger a la población civil. A partir de ahí tiene dos opciones: quedarse y morir o tratar de escapar, muchos no pueden irse, no se plantean hacerlo o no quieren irse por dinero; y la tercera opción es luchar unirse a grupos, en ese momento tienen la capacidad de enfrentamiento guerra totalmente asimétrica. ¿Qué sucede? En 2012, sobre lo que fue Free Syrian Army, nunca hubo una unificación real de ese ejército, al principio se creó una estructura pero se diluye en pequeños grupos armados, llegan los primeros grupos yihadistas. Hay tres grupos dominantes: Ahrar al Sham, Jabhat al Nusra y Estado Islámico. Cuando llega este último, la población sunita se deja seducir por la idea que muestra (yo lo vi en primera persona, una cara amable dando una serie de pautas y comportamientos que hacen creer a la población que van a ser bien tratados e integrados dentro de un grupo en el cual van a proteger sus vidas, territorio y sus casas, todo lo que representaban como sociedad en ese momento. Lo que pasa es que la población, cuando se da cuenta de los secuestros y asesinatos, es demasiado tarde. El corresponsal de El Mundo en Oriente Medio, Javier Espinosa y el fotógrafo independiente Ricardo García Vilanova, posan tras su llegada a la base aérea de Torrejón de Ardoz, cerca de Madrid, después de ser liberados del secuestro por el Estado Islámico en marzo de 2014 - Reuters Ahrar al-Sham quiso ganarse el corazón de la población local repartiendo mantas y comida en Idlib, además de crear escuelas. ¿Al Qaida ha seguido este camino frente al del ISIS más inmediato y cruel? La marca blanca de Al Qaida, Jabhat al Sham, lo hicieron en un momento determinado te dejaban entrar en el territorio que controlaban tenían proyectos por los que repartían mantas, tenían varios sitios donde la gente podía buscar comida, hacían pan, ponían escuelas? la gente lo vio como algo positivo en un primer momento. En ese sentido, esas pautas de conducta las destruye Estado Islámico por eso Ahrar al Sham con un atentado y llegando a desaparecer en un momento. Finalmente consiguen el control de una población con un territorio del tamaño de Gran Bretaña. Después del shock islamista, el pasado año el clérigo chií Muqtada al Sadr ganó las elecciones legislativas en Irak con un discurso claramente nacionalista y anti-Irán. Cuando hay una acción siempre hay una reacción. Estoy de acuerdo contigo. Genera movimientos asimétricos en distintos países. Todo el tema de Irak ves como está. El problema de todas estas zonas del mundo, cualquier acto que se da en un país afecta a otros, y Siria ha sido el tablero de ajedrez donde ha habido injerencias de tantos países con agendas tan diferentes, que han conseguido diezmar ese entorno y la sociedad de ese país. El Estado Islámico nace por tres factores: el primero es que en un momento determinado Assad abre las puertas de las prisiones y deja ir a los yihadistas que tiene, lo que contamina la revolución desde dentro y hace que todos estos grupos entren y tomen el control; el segundo factor es todas las injerencias que hay por parte de entre todos los países, desde los bloqueos de resoluciones de Naciones Unidas, en un momento determinado por parte Rusia y China al principio del conflicto, la inoperancia de Obama de que no va a pasar la línea roja de las armas químicas y no hace nada. Todos estos ejemplos hacen que eso se enquiste y se amplifique. Y el tercer factor es masacrar a la población civil. ¿Ha terminado calando entre los sirios esa idea de que la continuidad de Bashar al Assad es lo menos malo que puede pasar? No sé si ha conseguido calar o no, pero aunque es cierto que hay gente que sigue creyendo en la revolución, muchos han cambiado de opinión y no solo en el contexto de Siria. En Libia tengo amigos, que participaron en la revolución, que dicen que estaban mejor con Gadafi porque era un mal menor. ¿Que Libia haya pasado desapercibido desde la caída de Gadafi es por la ausencia de periodistas o tiene alguna explicación más? Primero por la dificultad que entraña conseguir entrar en Libia. Es un proceso bastante complicado e inhóspito, hay un bloqueo informativo sobre todo a nivel de medios. No dejan entrar o dan la entrada a muy pocos medios.Hasta ahora que Haftar no ha vuelto a tomar cartas en el asunto, Libia tenía un conflicto de baja intensidad con enfrentamientos entre milicias. ¿Conoció al periodista John Cantlie, secuestrado por Daesh y que ha formado parte de su propaganda? ¿Cree que sigue vivo pese a la caída del califato? Lo conocí en 2011, y a parte me lo encontré varias veces en Siria. ¿Si sigue vivo? No sé qué decirte. Desde la caída del estado islámico como tal, no el ISIS, dudo mucho de que lo esté. Es una opinión personal. Estuve en la caída de Baghouz. Si lo hubieran tenido lo habrían explotado con otro vídeo. Daesh vuelve a la insurgencia. Sí, y está en muchos países. No creo que repita a día de hoy se dé las condiciones para resucitar el Estado islámico como tal, pero en el sur de Libia y Afganistán tienen presencia. Este libro parece retratar el apocalipsis en algunos momentos con la quema de petroleo en Mosul y de coches en Sirte. En Mosul era quema de petróleo mientras que en Sirte era humo generado por coches bomba. Es la foto de portada del libro. Era apocalíptico, desde la perspectiva de que ese día fueron dos familias las que se inmolaron con mujeres e hijos. La sinrazón del Estado Islámico es que sea capaz de coger a esas personas y hacer que se maten cuando muchos de sus máximos dirigentes no dudan en salvar sus vidas cuando llega el momento. ¿En qué está trabajando ahora? Ahora estoy sobreviviendo, ahora hace cinco días que volví de Siria y ahora estoy trabajando como fixer, todos estos años me han dado un bagaje y contactos que me permiten trabajar de esto. Busco opciones para seguir trabajando. He vivido las dos caras de la moneda: la parte boyante que se podía vivir bien hasta 2011-2012 y luego el declive, la esencia del fotoperiodismo como tal se ha terminado, ha dejado de existir Si la precariedad ha asestado un durísimo golpe a la prensa generalista, en el fotoperiodismo este fenómeno parece aún más crudo cuando ya por tener un móvil con cámara caro uno ya se cree fotógrafo. He vivido las dos caras de la moneda: la parte boyante que se podía vivir bien hasta 2011-2012 y luego el declive, la esencia del fotoperiodismo como tal se ha terminado, ha dejado de existir. En España prácticamente nadie puede vivir del fotoperiodismo, y quien diga lo contrario miente. Dan clases, conferencias, televisión, becas? cualquier otra cosa, pero vivir directamente de la fotografía, no. Para una cobertura estándar necesitas un desembolso de 500 dólares diarios. El modelo ha cambiado, antes tenías una cobertura de un medio, tenias esa logística, ahora no la tienes, ahora inviertes tu dinero, tus contactos y vendes los reportajes para financiar ese viaje. Este cambio está enterrando el fotoperiodismo. Ese punto que tenía antes el periodismo de explicar historias, de meter dinero para ello, ahora solo hay que mirar lo que pasa en EE.UU. donde solo el «New York Times» más o menos sobrevive haciendo grandes historias o el «Washington Post» de vez en cuando y no en la escala del Times. El resto tira de agencias e historias enlatadas. Las grandes revistas de referencia o han desaparecido o han reestructurado los modelos hacia otro tipo de información más generalista. Tras el secuestro y con todos los problemas sobre la profesión, ¿se ha planteado tirar la toalla? De momento no me he planteado eso, pero sí reinventarme para seguir trabajando en esas partes como estoy haciendo ahora. Ricardo García Vilanova Desde 2014 ha habido un bum de libros sobre Estado Islámico pero en la mayoría de los casos con la autoría de europeos o estadounidenses. ¿Falta que más voces locales lleguen a Occidente? No, sí ha habido libros de locales, aunque sí que existe cierto egocentrismo europeo u occidental. En el sector fotográfico, que es el que conozco, no hay ningún libro que yo recuerde sobre el ISIS. Este es el primero que engloba el Estado Islámico a este nivel con tantos años y países que hay. Obviamente hay fotógrafos locales, hay sirios que tiene grandes trabajos, pero no han tenido la capacidad de cubrir estos tres países en nueve años. La ventaja es que hemos tenido la suerte de hacer coberturas en bastantes países como Siria, Libia, Irak? y si eres sirio tienes difícil de hacer una cobertura en Irak, o un libio en Siria, por ejemplo. Eso marca un poco el diferencial de este tipo de coberturas. Sí que es cierto que no existe ese reconocimiento a periodistas locales. La foto del Kebab atestado de gente frente a la mezquita donde se proclamó el califato no sería del gusto de la propaganda de los yihadista.. No, no, a mí esa imagen me parece muy divertida. Precisamente es lo mismo que el título del libro y lo que fue el califato. Es la mezquita donde se proclama el califato, Al Nuri, y justo en frente un Kebab. Vemos el legado de destrucción absoluta de Estado Islámico y al mismo tiempo el mensaje de que la vida sigue adelante.
06-06-2019 | Fuente: abc.es
Los veteranos del Desembarco de Normandía alaban la presidencia de Trump
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, asistió ayer junto a otros dignatarios a la conmemoración del Desembarco de Normandía, una operación militar conjunta que los Aliados llevaron a cabo el 6 de junio de 1944 y decisiva para la derrota del nazismo en la Segunda Guerra Mundial. Junto a los líderes políticos, veteranos de esa gesta se congregaron en las costas del norte de Francia, participando también en los actos. Durante los mismos, el presidente del país, Emmanuel Macron, agradeció a los exsoldados, la mayoría jóvenes veinteañeros cuando se produjeron los hechos, su valentía: «Veteranos, sabemos lo que os debemos: la libertad», reconoció en inglés. Por su parte, los en su día combatientes tuvieron la oportunidad de alzar la voz, haciéndolo en muchos casos para conversar con los medios y expresar su aprobación por Trump, como informó ayer AFP. Igual que Patton La primera muestra de ese afecto se produjo cuando Trump recibió el apretón de manos de uno de los veteranos del Desembarco y escuchó de su boca la siguiente frase: «Mucha gente de Pensilvania quiere votar por usted». Tras esa declaración, llegaron otras cuantas de parte de otros exsoldados estadounidenses que hicieron posible la Liberación. «Me alegraría reunirme con Trump, porque ha hecho mucho por nuestro país», declaró Jack Gutman, un californiano veterano del Desembarco de Normandía, a AFP. «Es el presidente que más ha hecho por los veteranos», apuntó a la misma agencia George Ciampa, otro exsoldado que participó en la operación militar y que más tarde, durante 1945, ayudó a enterrar 75.000 caídos estadounidenses y alemanes. «No es un político, cuando ve un problema, encuentra una solución. George S. Patton hacía lo mismo», añadió, en referencia al célebre general. El en su día demócrata, antiguo votante de Kennedy, se considera hoy un «conservador independiente». Respaldo del presidente Como bien apunta AFP, los veteranos conforman uno de los colectivos de estadounidenses más proclives a aplaudir al actual presidente. Según una encuesta del instituto Pew realizada en abril de 2017, el 54% de los veteranos aprobaba las políticas de Trump, una cifra muy superior al 39% de la población que albergaba el mismo sentimiento por la gestión del político republicano. El apoyo que Trump recibe por parte de los veteranos invita a reflexionar sobre algunas paradojas, señala también la agencia francesa. Por ejemplo, que la exhibición de aislacionismo y la insistencia en el «America First» («Primero, América») del mandatario entra en contradicción con la participación de Estados Unidos en la OTAN y su histórica alianza con Europa, a la que libró del nazismo durante la Segunda Guerra Mundial. Poco parece importar eso a los que un día lucharon por el país. El 60% de los veteranos votaron por Trump durante las elecciones presidenciales de 2016, según la CNN. A pesar de esa actitud ambivalente de Trump, lo cierto es que tanto él como el presidente de Francia, Emmanuel Macron, hicieron gala ayer de buena sintonía e hicieron hincapié en los lazos históricos que unen a sus países 75 años después del suceso histórico que se conmemoraba. «Las relaciones entre nosotros, y las de Francia y Estados Unidos, son excepcionales», dijo Trump en Caen, localidad del norte de Francia. «La relación histórica me es muy querida», respondió Macron.
05-06-2019 | Fuente: abc.es
El español olvidado que combatió con los nazis en el Día D: «Querían rebanarme el cuello»
Parece que fue ayer. Las películas de Hollywood han logrado que el Desembarco de Normandía (uno de los eventos más determinantes de la Segunda Guerra Mundial junto a la batalla de Stalingrado) se haya grabado a fuego en nuestra memoria. Gracias a Steven Spielberg hemos podido ponernos en la piel de los casi 150.000 hombres que, aquel 6 de junio de 1944, participaron en la Gran Cruzada contra el nazismo. No obstante, y cuando celebramos el 75 aniversario del Día D, todavía nos queda una tarea pendiente: entender cómo fue para los germanos combatir aquella triste jornada en las playas del norte de Francia y dejar de verlos como un mero uniforme. Hasta ahora, testimonios como el de Heinrich Severloh (famoso por haber causado, supuestamente, más de 2.000 bajas estadounidenses) no han ayudado a ello. Todo lo contrario, han logrado que sigamos creyendo que eran unos fanáticos dispuestos a morir por Adolf Hitler a cualquier precio. Sin embargo, la realidad es que los hombres que defendían los cinco sectores en los que fue dividida la costa por los Aliados (Utah, Omaha, Gol, Juno y Sword) distaban mucho de transpirar ideología nazi. Todo lo contrario. En sus filas había desde combatientes con problemas estomacales, hasta unidades de soviéticos que, aunque habían rechazado a Stalin, tampoco estaban muy decididos a luchar por el Tercer Reich. Por suerte, todavía existen una ingente cantidad de testimonios que ayudan a romper ese maniqueísmo al que nos vemos arrastrados por culpa de la gran pantalla. Y uno de ellos es el de Alberto Winterhalder, un joven soldado alemán de origen español (nació en Lérida) que, tras alistarse en el ejército germano, fue enviado con su unidad a combatir en Normandía para evitar la invasión Aliada. Desde sus ojos es posible discernir cómo se sintieron los otros protagonistas del Día D. Aquellos chicos con apenas dos décadas a sus espaldas a los que el miedo recorrió cuando se percataron de que una gigantesca flota formada por casi siete mil bajeles se lanzaba sobre ellos. Su historia completa, perdida hasta este momento, se encuentra en el libro «Lo que nunca te han contado del Día D» (Principal de los Libros, 2019). Desde el lado alemán El bando alemán ha sido el gran olvidado del Día D. Se calcula que, el 6 de junio, el alto mando había repartido a más de 40.000 de sus hombres por el área de Normandía. Una de las falacias más recurrentes es la que afirma que defender la costa era sencillo para el Tercer Reich. Nada más lejos de la realidad. Para empezar, aunque los germanos sabían que era cuestión de tiempo que los Aliados desembarcasen en la vieja Europa por el Oeste (como ya había dejado patente Adolf Hitler el 3 de noviembre de 1943 en una directiva enviada a sus principales oficiales) los británicos y los estadounidenses se habían esforzado mucho para hacer creer a sus enemigos que el ataque se llevaría a cabo por otras regiones como Noruega o el Pas-du-Calais (el punto más cercano entre Francia y Gran Bretaña). Por otro lado, la escasez de tropas era una realidad tras el descalabro en el frente ruso. No en vano, en 1943 los soviéticos habían logrado terminar con el cerco de Stalingrado y habían iniciado su avance hacia el corazón de Alemania. Algo que había puesto en serios aprietos la integridad del ejército alemán. Debido a ello, el 6 de junio las unidades germanas estaban reforzadas con tropas que no eran útiles en otros frentes. ¿La razón? Que Erwin Rommel, el arquitecto del Muro Atlántico, consideraba que no hacía falta contar con una forma física idónea para apostarse tras un búnker y defender una posición. Sobre esta base envió hasta la costa a hombres con problemas estomacales, oficiales que tenían prótesis de madera y hasta soldados checos, polacos y rusos como los del 441º Batallón. Estos últimos eran hombres vistos como ventajistas por Hitler y cuyos oficiales habían recibido órdenes de evitar que huyeran si las cosas se ponían feas. Lo que es innegable es que, para evitar esta situación, Rommel había fortificado con todo tipo de trampas el Muro Atlántico. El «Zorro del desierto» sabía lo que se hacía. Dividió las defensas en varias líneas. Los primeros obstáculos fueron construidos bajo el mar con el objetivo de que las lanchas de desembarco no los vieran y se estrellaran contra ellos. Entre los mismos se destacaban las «puertas belgas», las «rampas» y los «caballos de Frisia». Fuera de las aguas ordenó ubicar una hilera de guijarros, un muro rompeolas y varios metros de alambre de espino para evitar el rápido avance de la infantería. Finalmente, esta yincana se completaba con una pista de obstáculos que incluía cemento y miles de minas. Los sectores mejor defendidos eran Omaha y Juno. El primero, gracias a que la arena estaba rodeada por unos acantilados que, en algunos casos, llegaban hasta treinta metros de altura. El segundo, debido a que casi a pie de costa se habían levantado dos pueblos vacacionales desde los que era muy sencillo para los francotiradores hacer fuego. Sin embargo, Gold, Utah y Sword adolecían de la misma capacidad. A su vez, las diferencias entre Rommel y Gerd von Rundstedt (cada uno era partidario de organizar de una forma diferente a los soldados y a los vehículos) habían provocado severos problemas a la hora de ubicar a los hombres y había disminuido en cierta medida las posibilidades de éxito en caso de ataque. A pesar de ello, los alemanes sabían que contaban con la ventaja de ser los defensores y estaban decididos a rechazar al enemigo. Un ejemplo de ello fue el mismo Severloh, quien disparó (según desveló en sus memorias) más de doce mil cartuchos aquella aciaga mañana y solo abandonó su puesto (el Widerstandnest 62, una suerte de pequeño castillo preparado para arremeter de enfilada contra los Aliados) cuando se percató de que era uno de los últimos combatientes alemanes en el sector de Omaha. «Soy un soldado, un soldado al que atacan y que, en consecuencia, tiene que defenderse», se excusaba tras la Segunda Guerra Mundial. Un español tras las líneas La historia de Alberto Wintherhalder, no obstante, se sitúa lejos de las playas. Aunque para entenderla deberíamos retroceder en el tiempo hasta el 11 de noviembre de 1917. Y es que, ese fue el día en el que este catalán (de padre germano y madre española) vino al mundo en Lérida. En febrero, su familia se mudó a Gerona, desde donde -a su vez- nuestro protagonista partió hacia Alemania en 1942. Ya en Bremen, se alistó en el ejército y llevó a cabo su instrucción. Poco después fue destinado una batería antiaérea en una pequeña población pesquera situada en el mar del norte. En abril de ese mismo año solicitó su traslado al grupo de artillería ligera de Marina número 686, en la isla de Ré. Allí fue donde, el mismo 6 de junio de 1944, su unidad recibió la orden de dirigirse hasta Rennes. Hasta entonces, este joven había disfrutado de una agradable estancia en su destino; lo mismo que le había sucedido a otros tantos combatientes teutones que veían Francia como un paraíso vacacional debido, entre otras cosas, al colaboracionismo del gobierno de Vichy, al buen tiempo y -por qué no decirlo- a la ingente cantidad de prostíbulos que el alto mando había puesto a su disposición en París. En el caso de Alberto, todo sea dicho, no tenemos constancia de que pisara estos centros de alterne. Más bien se dedicaba a cazar conejos y entrenar junto a sus compañeros. Alberto, en imágenes cedidas a los autores - Villatoro/Cardona Alberto, cuyo hijo ha cedido las memorias (inéditas) para el libro «Lo que nunca te han contado del Día D», comenzó su participación en el Desembarco «una hermosa mañana de junio». Todo empezó con una conversación sencilla. «Se me acercó el sargento, quien casi con un fino susurro de voz me dijo: ?Amigo, ya no te vas a ir de permiso a España. Esta madrugada, miles de paracaidistas estadounidenses han sido lanzados detrás de nuestras líneas defensivas?». Así pues, pasó de estar esperando el pasaporte para regresar a su hogar, a ser enviado hasta la costa. Tras un duro entrenamiento, su unidad partió en dirección a Rennes durante la noche del 31 de julio, un mes después de que comenzara el día más largo, como fue llamado a la postre por Cornelius Ryan. Alberto relata en sus memorias el miedo que sentían sus compañeros tanto hacia los Aliados como hacia la Resistencia. Y no solo a sus combatientes, sino también a sus bombarderos y cazas. Unos «temibles aparatos» capaces de hacer saltar por los aires un Panzer y que, debido a la falta de efectivos de la Luftwaffe, campaban a sus anchas por el cielo galo. «Los bombardeos no cesaban, como tampoco lo hacían los ataques de la artillería, ni las emboscadas de las tropas aliadas», añade. Pronto, cuando se hallaban al sur de Caen (uno de los nudos de carreteras que los invasores ansiaban conquistar a toda costa) su unidad se vio cercada por una infinidad de enemigos. «Las comunicaciones habían sido destruidas. Estábamos aislados y completamente desbordados», desvela. Rommel revisa el Muro AtlánticoEl contraataque había fallado y, para evitar morir, los oficiales ordenaron la retirada. El pánico se apoderó de Alberto y de sus compañeros en el camino de regreso hacia sus posiciones iniciales. Con todo, y en mitad de aquel caos, el español recibió la orden de requisar unas bicicletas y organizar un «comando especial» para internarse tras las líneas enemigas y, por sorpresa, atacar a los blindados enemigos. Una verdadera locura. En sus palabras, les «enviaron a requisar bicicletas por las casas de la población más cercana», atacar y regresar para «informar de la posición exacta del enemigo y de sus movimientos». Por suerte para él, los Aliados llegaron antes y le capturaron. Eran estadounidenses. Aunque estos no se cebaron con él, los miembros de la Resistencia sí. «Querían rebanarme el cuello. Todos deseaban pegarme, aunque, afortunadamente, tan solo consiguieron darme algún leve golpe», añadió. Aquel día, nuestro protagonista sintió la sed de venganza de los galos, ávidos de colgarle. Se libró por poco. Poco después pasó por varios campos de concentración hasta que logró regresar a su hogar. Había superado el Día D. El mismo al que otros 240.000 de sus compañeros no pudieron sobrevivir.
05-06-2019 | Fuente: abc.es
Al menos 60 muertos en Sudán por la represión  del Ejército a las protestas de la oposición
La represión por parte del Ejército de Sudán contra las protestas en la capital, Jartum, se han saldado con un baño de sangre. El Comité Central de Médicos de Sudán, un sindicato opositor, eleva a 60 el número de muertos por el asalto de militares a una acampada opositora de Jartum y la persecución violenta que ha continuado desde el lunes. Según la BBC, se cree que el número de muertos pueda elevarse a un centenar. Este medio británico, citando a los médicos vinculados con la oposición, apunta que se han sacado 40 cadáveres del río Nilo a su paso por Jartum. En medio de la tensión reinante, este miércoles ha sido detenido un líder rebelde que había regresado al país del exilio tras la tras la caída del presidente Omar Hasán al Bashir. Se trata de Yasir Arman, número dos del Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán-Norte (SPLM-N), un grupo rebelde sudanés con presencia en varios estados del sur de Sudán. El sindicato médico registró 15 nuevas muertes en varios informes publicados en su página de Facebook en las últimas horas, algunos de los cuales se refieren a heridos fallecidos en los hospitales y otros, a víctimas de nuevos tiroteos en Jartum y en las ciudades de su área metropolitana. Al menos 326 personas han sido hospitalizadas, según un recuento de los médicos, aunque el sindicato advirtió de que estos datos no son completos por las restricciones que están poniendo las fuerzas de seguridad a su trabajo. Según la fuente, en la noche del martes hubo tiroteos en Jartum causados por las milicias progubernamentales «yanyauid» y además estos grupos armados «arrestaron a varios médicos en el hospital de Jartum Norte», informa Efe. Ruptura de las negociaciones La junta militar que gobierna Sudán rompió este martes todos los acuerdos alcanzados con la oposición para la formación de un Gobierno transitorio y anunció la convocatoria de elecciones anticipadas, en un plazo máximo de nueve meses, mientras las fuerzas de seguridad han reprimido con violencia a los manifestantes, causando decenas de muertos. El vicepresidente de la junta, Mohamed Hamdan Daqlo, afirmó este miércoles que las negociaciones con la oposición civil se habían desviado y conducían a un nuevo "régimen totalitario". «Las negociaciones con las fuerzas políticas se salieron de su camino. Hemos salido de un régimen totalitario y estábamos dirigiéndonos hacia un régimen aún más totalitario», declaró Daqlo a periodistas. El Ejército de Sudán, que ostenta el poder desde el derrocamiento de Omar al Bashir el pasado 11 de abril, irrumpió a tiros en la mañana del lunes en la acampada opositora del centro de Jartum, que se mantenía desde hacía dos meses y atraía a miles de personas todos los días para protestar contra los militares. La acampada, epicentro de la revolución que llevó al derrocamiento de Al Bashir, fue arrasada por completo por los militares, según denunció la oposición. Después del asalto, los militares cortaron tanto internet como la emisión de todas las cadenas de radio de la capital. Los manifestantes han colocado barricadas en las principales avenidas de Jartum y las fuerzas de seguridad han tratado de desmontarlas en algunos puntos. Varias fuerzas de la oposición mostraron su oposición a la convocatoria de elecciones antes de acometer reformas para desmontar las estructuras del Estado del régimen de Al Bashir y antes de que se juzguen a los responsables de su Gobierno. Mientras, un portavoz del SPLM-N aseguró este miércoles que las fuerzas de seguridad han detenido a su número dos, Yasir Arman, en su vivienda en Jartum, sin dar detalles sobre las posibles razones. Las autoridades tampoco se ha pronunciado sobre este caso, que evidencia las tensiones imperantes en el país africano. El número dos de la organización rebelde fue condenado a muerte «in absentia» por su participación en una revuelta contra el régimen de Al Bashir que arrancó en 2011 en el estado de Nilo Azul. El SPLM-N aglutina a numerosos combatientes que durante décadas combatieron con la insurgencia sursudanesa, pero tras la escisión de Sudán del Sur en 2011 se quedaron dentro de Sudán.
05-06-2019 | Fuente: abc.es
Condenan a una mujer bangladesí por terrorismo tras apuñalar a su casero
Un tribunal de Australia ha condenado a Momena Shoma, una estudiante bangladesí a 42 años de cárcel por apuñalar a su casero cuando dormía en Melbourne en 2018 en un ataque inspirado por el grupo yihadista Estado Islámico, según ha informado la cadena australiana ABC. La estudiante, identificada como Momena Shoma, atacó al hombre con un cuchillo mientras dormía. Según el Tribunal Supremo de Victoria, la joven había gritado «Alá es grande» cuando apuñaló a Roger Singaravelu. Según lo expuesto, la bangladesí viajó al país con el cuchillo del ataque entre sus pertenencias. Con anterioridad había practicado con un colchón la manera de apuñalar a una persona y había descargado vídeos del Dáesh. Shoma se declaró culpable de haber participado en un acto terrorista por una causa política, religiosa o ideológica, según ha afirmado ABC. La jueza del Tribunal Supremo Lesley Taylor ha indicado que a pesar de que Shoma había recibido una beca para estudiar en la Universidad de La Trobe, vino a Australia para llevar a cabo el «escalofriante» ataque terrorista. «Hemos enviado un mensaje de que en este país no se tolera el terrorismo y lo condenamos», declaró a las puertas del tribunal Roger Singaravelu ?el casero apuñalado?, tras una vista en la que no compareció la imputada, según recoge el canal ABC. Desde 2014, Australia ha aprobado una serie de leyes contra el terrorismo yihadista, incluida una que permite retirar la ciudadanía a combatientes con doble nacionalidad que viajaron a Oriente Medio para luchar con el Dáesh.
1
...