Infortelecom

Noticias de caracas

07-08-2019 | Fuente: abc.es
Maduro encarcela a actores por vestirse de policías en el teatro
El régimen de Nicolás Maduro ha encarcelados a los actores y productores de la pieza teatral «Dos policías B en apuro» por vestirse con uniformes similares a los de la Policía Nacional Bolivariana, lo que les ha costado terminar en las celdas esposados como delincuentes. Se trata de los actores Aisak Ovalles y Pedro Huice, la productora Johanna Villafranca y el director Leonam Torres, interpretes de la sátira policial, que se encuentran desde este domingo detenidos bajo interrogatorios. Las autoridades policiales quieren saber quién les ha proporcionado los uniformes de la policía bolivariana. Dairo Piñeres, escritor de la obra de humor «Dos policías B en apuros», declaró que el cuerpo policial abrirá un procedimiento para determinar cómo los artistas consiguieron uniformes como los de la PNB, que forman parte de la obra. También indicó que los acompaña el abogado Guillermo Aristimuño. Resulta que los uniformes forman parte del vestuario de los actores y fueron confeccionados de manera muy parecida a los que usan los funcionarios de la PNB. La representación de la obra, en cartelera desde el 19 de julio hasta el 25 de agosto, en la Sala 16 del Centro Comercial de Tamanaco en Caracas, ha quedado censurada por el régimen de Maduro que ve conspiradores en todas partes hasta en el teatro de humor.
06-08-2019 | Fuente: abc.es
¿Cuál es el «umbral de dolor» que debe sufrir Maduro para dejar el poder?
En unos meses se cumplirán cinco años del comienzo de las sanciones contra el régimen venezolano. En diciembre de 2014 Estados Unidos aplicó sanciones contra varios altos funcionarios responsables de la brutal represión de las masivas manifestaciones registradas aquel año en Venezuela, y desde entonces la presión sobre el poder chavista ha ido aumentando. La iniciativa sancionadora partió del Congreso estadounidense, luego se sumó Barack Obama una vez acordado el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba (Obama creía poner en peligro esa negociación si antes iba contra Caracas, dado el control que los cubanos ejercen de la situación en Venezuela) y Donald Trump ha combinado los castigos a individuos con sanciones sectoriales, principalmente los títulos de deuda y otros elementos de crédito, así como el petróleo. La Unión Europea y diversos países americanos, como Canadá y otros del Grupo de Lima, han secundado la mayor parte de esas medidas. Las sanciones no han logrado de momento echar a Maduro de la presidencia, porque el núcleo chavista ha logrado compensar la falta de enriquecimiento por el petróleo con un aumento de la extracción ilegal de oro y del narcotráfico. Pero a medida que se prolonga la situación y se aprietan las tuercas contra el sistema del poder chavista, las sanciones debieran lograr su efecto. ¿Lo lograrán? «Diplomacia coercitiva» La frecuencia con que la Administración Trump está recurriendo a la «diplomacia coercitiva» ?además de los casos heredados de Corea del Norte y Rusia, están el frente abierto con Venezuela, el reabierto con Irán y la guerra de aranceles con China? ha llevado a una amplia discusión sobre la efectividad de esas políticas. Por lo que afecta a las sanciones, ¿realmente sirven de algo? Diversos expertos del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS) fueron más bien escépticos en una mesa redonda celebrada la semana pasada en Washington. El problema no serían las sanciones en sí mismas, sino que estas habrían dejado de ser un instrumento al servicio de estrategias específicas para convertirse en una política en sí misma, algo a lo que de buen principio se echa mano sin saber muy bien cuál es el objetivo que se está buscando. Además, si bien es cierto que las sanciones al menos restringen los recursos con los que pueden contar algunos mandatarios autoritarios, Moscú y Teherán han encontrado modos de convivir con algo que se ha convertido en permanente, al tiempo que se han visto empujados a estrechar sus alianzas con China, lo que no beneficia a Washington. Las críticas, en realidad, eran sobre las sanciones contra Rusia y las nuevas establecidas contra Irán. En el caso de Venezuela, Moisés Rendón, responsable del área de América Latina del CSIS, se mostró más optimista, porque ciertamente a Nicolás Maduro se le ve cada vez más acorralado. El arte de las sanciones Para valorar el paquete sancionador contra el régimen chavista podemos acudir al libro «The Art of Sanctions» (El arte de las sanciones), publicado este año por Richard Nephew, quien ha sido vicecoordinador de sanciones en el Departamento de Estado de EE.UU. Nephew analiza sobre todo por qué no tuvieron el efecto buscado las sanciones contra Sadam Husein en Irak y en cambio las sanciones contra Irán sí llevaron a una negociación (el acuerdo nuclear de 2015 ahora roto por Trump). Según Nephew, las sanciones tienen que ser graduales y su objetivo debe estar claro desde el principio para todas las partes. En Irak, las mayores sanciones se aplicaron al comienzo del proceso, lo que no dio margen para ir aumentando progresivamente la presión, y si bien se dijo que su propósito era la supresión de las supuestas armas de destrucción masiva de Irak, junto a eso en realidad se buscaba la caída del líder iraquí. En Venezuela esos dos errores no se han cometido: en estos cinco años el aumento de la presión ha sido gradual y Washington ha fijado claramente la salida de Maduro del poder como condición necesaria. Pero un elemento fundamental para quien diseña y aplica las sanciones es determinar el «umbral de dolor» que el rival está dispuesto a soportar. Sadam Husein fue más lejos de lo que se pensaba porque la situación de su pueblo le dada igual y porque razones de credibilidad y prestigio muy interiorizadas le impedían admitir que no tenía armas de destrucción masiva. Por su parte, el régimen de los ayatolás, aunque también dispuesto a muchas privaciones, aceptó negociar porque le importaba la economía y prosperidad del país y porque, dado que la República Islámica iba a mantenerse, podía posponer algunas de sus pretensiones (como la posibilidad de desarrollar armas nucleares en un futuro). ¿Dónde está el «umbral de dolor» del régimen venezolano? Probablemente a mitad de camino entre un caso y otro. Maduro no es el absoluto dictador que era Sadam Husein, pues dentro del chavismo hay otros focos de poder que hay que tener en cuenta. Si bien Diosdado Cabello y Tareck el Aissami saben que no tienen más alternativa que la de seguir mandando, otros dirigentes pueden finalmente preferir entregar la cabeza de Maduro para salvar la propia y para intentar mantener ­?es interés de los más ideologizados? un suelo electoral chavista en las siguientes elecciones. Desde luego que los dirigentes de un grupo criminal tienen muy lejos ese «umbral de dolor» y además el castrismo ha demostrado que se puede resistir a un embargo durante décadas, pero lo cierto es que las sanciones están haciendo mella en la cúpula chavista, empujándole a aceptar unas nuevas elecciones presidenciales. La presión de las sanciones es necesaria además para asegurar que esas elecciones tengan todas las garantías de limpieza.
04-08-2019 | Fuente: abc.es
Lujo entre la miseria de Caracas
El negocio de traer comida importada a Venezuela y venderla a precio de oro ha tenido total éxito, a pesar de que el país sucumbe ante una arrolladora crisis económica. Al menos en Caracas, los establecimientos conocidos como «bodegones» han proliferado por doquier con el propósito de cubrir las exigencias de lujo de una muy minoritaria parte de la población que no encuentra en los supermercados convencionales productos de alta calidad. Este ecosistema donde se desenvuelven algunos privilegiados retumba en el bosillo del 90% de los venezolanos que no tiene acceso ni siquiera a los alimentos básicos (pollo, arroz, leche) por el desabastecimiento masivo y continuado de los últimos años. «Estos productos que llaman de ?alta gama? son fabricados en otros países y llegan a Venezuela bajo encomienda y por avión», señala a ABC Felipe Capozzolo, director del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), que asegura que eso se traduce en costos del producto muy elevados que pocas personas pueden darse el lujo de pagar. Capozzolo insiste en que el gran problema que tienen los venezolanos es que «no tienen cómo acceder a los productos de primera necesidad». La gran mayoría de los artículos que se consiguen en los escaparates vienen de EE.UU. o incluso desde España. «Mi socio está en Madrid y envía chucherías, que es lo que más vendemos», comenta uno de los dueños de un local ubicado en Guarenas, una pequeña ciudad a las afueras de Caracas, y que prefiere no ser identificado. En su bodegón solo hay productos que sirven para saciar los antojos de unos cuantos. En el escaparate se aprecian Nutellas de 750 gramos a 10 euros y los huevos Kinder en 4 euros; otros productos como chicles, patatas fritas, cereales, chocolates, licores y caramelos también ganan terreno en los estantes. Pago en dólares En otros establecimientos, la mercancía es más variada y atienden otros caprichos. Un bodegón situado en Baruta, al este de Caracas, está dentro de una juguetería, y aunque también tiene todo tipo de golosinas, hay anaqueles que están repletos de kilos de pasta (3 euros), tomate kétchup (4 euros), RedBull (4 euros), leche de fórmula para bebés de 400 gramos (11,5 euros) y paquetes de 34 pañales (20 euros), todos importados, y productos que eran imposible hallar el año pasado. «A veces vendemos más productos importados que juguetes. Las personas llegan aquí buscando la leche de fórmula, champú, vitaminas y chucherías. Todo lo que tenemos acá es de buena calidad y traído directamente desde EE.UU. (Miami)», explicó Lisette Salgado, supervisora de ese local. En Venezuela se ha impuesto el dólar para cualquier tipo de pago, desplazando aún más al bolívar como moneda oficial. Cada dólar o euro se cotiza actualmente en la misma tasa: 13.000 bolívares aproximadamente. En los bodegones ofrecen a sus clientes dos modalidades de pago: en bolívares o en moneda extranjera. Pero esta última depende del cambio en el mercado negro. Y aunque los precios de los productos superan a los de su país de origen, los encargados aseguran que, de igual forma, la gente compra el artículo y lo paga como prefiera. «Mucha gente se siente cómoda pagando en dólares», dijo un gerente de uno de esos establecimiento, ubicado en una zona exclusiva de Chacao, que también ha pedido no revelar su nombre. En su bodegón lo que más se vende son el aceite de oliva y la pasta refinada. Las golosinas y los detergentes no se quedan atrás. «Esto se ha convertido en una moda y nosotros estamos comenzando con este negocio», confiesa el caraqueño, quien además explica que el local percibe ingresos de hasta 250 euros al día. Cúcuta como proveedor Históricamente, Venezuela se vio afectada por el contrabando a Colombia de toneladas de productos que se producían en el país petrolero. Pero ante la caída de la producción de crudo y el colapso de la industria manufacturera, Colombia se convirtió en un proveedor seguro para muchos venezolanos que querían abastecerse. A la ciudad colombiana de Cúcuta, en la frontera, van muchos venezolanos a comprar para luego revender en su país. «Yo obtengo ganancias de lo que vendo y también traigo cosas que sirven para mi casa», dice Anahys Campos, una pensionista que completa sus ingresos con esta actividad. Ella también es administradora de una empresa privada en Caracas, pero asegura que vendiendo productos gana más de lo que cobra en su trabajo. Llegar a Cúcuta y regresar a Caracas le lleva tres días. La inversión de su negocio es de 150 euros, de los cuales 25 son destinados al pasaje en autobús y, el resto, en la mercancía que venderá luego en su vivienda. Su ganancia -explica- es de apenas euros.
03-08-2019 | Fuente: abc.es
«Las puertas Bachelet», el nuevo método de tortura en las cárceles de Venezuela
La represión y la tortura del régimen de Nicolás Maduro contra los presos políticos ha aumentado tras la visita que hizo a Venezuela la Alta Comisionada de los DDHH de la ONU, Michele Bachelet, hace dos meses, tanto que se han instalado en su honor las denominadas «puertas Bachelet» para criticar el régimen carcelario que sufren los opositores y disidentes. En su rueda de prensa, la diputada Delsa Solórzano denunció que «han instalado unas puertas a las que llaman 'Bachelet'». Los carceleros exclaman con un grito: «¿querías a Bachelet?, ahí la tienes», al referirse a las puertas metálicas a las que «les abrieron solo una pequeña hendidura para pasar la escasa comida», ha denunciado la diputada. El nuevo método de tortura fue notificado por los abogados y organizaciones no gubernamentales que se ocupan de atender a unos 40 y 50 civiles y militares que se encuentran detenidos en la sede principal de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) en Boleíta, al norte de Caracas. Los familiares de gran parte de estos presos, casi todos por motivos políticos, también han denunciado ser víctimas de torturas y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes. Estas nuevas celdas de máxima seguridad, de 2 por 2 metros, bautizadas con el nombre de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas, están sin inodoro ni ventilación. No tienen rejas sino una puerta metálica con una pequeña ranura o rendija por donde pasan la comida. La diputada Solórzano afirmó que a los presos de la DGCIM los mantienen esposados «todo el día y sólo les quitan las esposas para comer». Las celdas donde están recluidos no tienen ventilación ni luz solar, además el pozo séptico se encuentra dentro de ellas. Torturas y tratos degradantes En su informe la Alta Comisionada Michele Bachelet, publicado el 4 de julio, señaló a la DGCIM como uno de los cuatro cuerpos de seguridad donde se cometen torturas y otros tratos crueles, además de detenciones arbitrarias y desapariciones forzadas. Los otros tres órganos de tortura son el SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia), el FAES (Fuerzas de Acciones Especiales) y la cárcel militar de Ramo Verde. Además Solórzano dijo que teme por la vida de los militares Humberto De La Sotta, Igber Marín Chaparro y Ruperto Molina, al igual que Carlos Marrón (dueño de la página web Dólar Pro) «quienes llevan más de un mes sin ser vistos por familiares ni abogados». También señaló que el buzo profesional Hugo Marino Salas sigue desaparecido forzosamente y es responsabilidad de la DGCIM. La diputada reiteró que «en esas condiciones corren peligro la vida y la integridad física de todos los presos políticos que se encuentra en la DGCIM». «No se puede guardar silencio ante tanto horror. Tan solo la emisión de un informe, por contundente que este sea, no basta. Urge el pronunciamiento y acción internacional sobre este tema que obligue al cese de las torturas», aseveró la presidenta de la Comisión parlamentaria especial de Justicia y Paz. También pidió acciones inmediatas de Naciones Unidas y la oficina de Bachelet, al igual que la Organización de Estados Americanos. Solórzano exigió a la Corte Penal Internacional «actuar de inmediato» en el caso de Venezuela. «¿Todo lo ocurrido no les basta para entender el carácter sistemático de la violación de DDHH en nuestro país? La indiferencia y falta de acción de organismos internacionales los hace cómplices de estos graves hechos».
03-08-2019 | Fuente: abc.es
El Psiquiátrico de Caracas aterra
En una pequeña sala cercana a una de las entradas del Hospital Psiquiátrico de Lídice, localizado en el oeste de Caracas, un grupo de enfermos esperan en fila para que les entreguen un vaso con avena y la medicina de la noche. Eso es lo que cenan a diario los internos. Carolina Ross, una de las enfermeras más veteranas del lugar y encargada del turno nocturno, dice con resignación que a pesar de todos los años que lleva trabajando en el lugar jamás había visto algo similar: «Teníamos carencias en muchas cosas, pero todo funcionaba». En su desesperación, llega a decir que «hasta los pocos medicamentos que nos quedan están caducados», pero están atados de manos porque no tienen nada más que suministrar a los enfermos. «No es justo ver esto», repite. «El Manicomio de Caracas» como popularmente se le conoce, es una institución de 117 años de historia que hasta hace poco servía como centro para la especialización de los médicos. Ahora se encuentra en total abandono. En el país existen una docena de psiquiátricos en los que se repite el mismo cuadro critico. Los pacientes con patologías crónicas los mantienen encerrados por la falta de sedantes. No hay distinción entre hombres y mujeres. Los enfermeros solo los pueden controlar mientras estén en sus celdas. «Aquí tenemos en la zona de mujeres, a una paciente que mató a su compañera de habitación en medio de una crisis por no tener medicación», dice una enfermera que prefirió no revelar su identidad. Los médicos tratan de no recibir a más pacientes para el área de hospitalización, ya que solo quedan treinta camas a pesar de tener capacidad para 200. Los últimos internos en llegar fueron remitidos del psiquiátrico rural de Macaira, ubicado en el estado Guárico, a tres horas de la capital, porque fue clausurado por falta de recursos. La necesidad ya no es únicamente de medicamentos o de personal, los servicios básicos también escasean cada vez con más frecuencia. ABC pudo entrar al Psiquiátrico con ayuda del personal durante la noche y constató el deplorable estado de este centro asistencial que no tiene cómo hacer frente a la crisis eléctrica, ni a los recurrentes cortes de agua que les obliga a tener bidones de agua almacenados para limpiar. Sin embargo, no cuentan con ningún tipo de producto de limpieza esterilizante. El interior se encuentra casi que totalmente a oscuras. Allí se convive entre roedores, cucarachas y desechos que han desatado severas infecciones. Falta de insumos médicos José Gregorio Martínez, 53 años, fue trasladado del psiquiátrico inhabilitado en Guárico a Caracas, pero murió como consecuencia de un callo en su pie que no fue atendido a tiempo y le ocasionó una gangrena que ya le había inducido a la amputación de tres dedos. El personal del hospital alertó a los medios locales de la situación crítica del hombre, pero ni la dirección del hospital, ni el Ministerio de Salud se personaron. En su lugar, enviaron a civiles armados afectos al Gobierno para amedrentar a los trabajadores. Días después Martínez falleció. Marco Zavarce, 47 años, es otro paciente infectado que necesita ayuda inmediata. Tiene una gran herida en su espalda por donde brotan gusanos. «No tenemos nada con qué atenderlo y debe ser trasladado inmediatamente, si no correrá la misma suerte que su compañero», asegura Peter Contreras, auxiliar de terapia ocupacional. Contreras lleva más de tres décadas trabajando y cobra un sueldo básico de 60.000 bolívares, que al cambio representa unos cinco dólares al mes. A pesar de su mísero salario asegura que le gusta su trabajo: «Nosotros somos la voz de aquellos que no tienen cómo defenderse. Los pocos trabajadores que quedamos aquí tenemos muchos años en esto y lo hacemos por vocación». Los estantes donde guardan los medicamentos están casi vacios, solo quedan algunas cajas pero con la fecha de caducidad superada. La Red Nacional de Médicos (Médicos por la Salud), autores de la Encuesta Nacional de Hospitales, denunció que la falta de insumos y medicamentos se ha cobrado la vida de al menos 1.557 pacientes en centros asistenciales. La cifra publicada por la red de médicos corresponde al periodo comprendido desde el 19 de noviembre de 2018 y el 9 de febrero de este año. Abandonados por la familia La mayoría de los enfermos mentales del Psiquiátrico de Caracas fueron abandonados por sus familias y ahora dependen del Estado para vivir. «Esta especialidad de la salud es la gran olvidada por los gobiernos porque los pacientes con enfermedades mentales no votan», dice Robert Lespinasse, expresidente de la Sociedad Venezolana de Psiquiatría. Añade que «a la salud mental solo se le otorga el 1% del presupuesto anual de salud y en tiempos de hiperinflación no alcanza para nada». Nicolás Maduro en 2015 prometió mejorar las condiciones de los sanatorios del país: «Todos los hospitales los vamos a recuperar y los vamos a equipar a máximo nivel». Pero todo quedó en discurso y en achacarle la responsabilidad a la «guerra económica». La mayoría de los centros de salud públicos están colapsados o cerrados. Los psiquiátricos solo atienden a una pequeña población de enfermos. Los últimos datos publicados por el Ministerio de Salud en 2013 señalaron que había 23.630 pacientes psiquiátricos en los hospitales públicos, pero para 2015, la cifra descendió a 5.558. Hoy nada se sabe de las estadísticas debido a que el Gobierno se autocensura y niega la situación.
31-07-2019 | Fuente: abc.es
Torturado un joven en Venezuela por denunciar los apagones que colapsaron el país
Decir la verdad puede costar la tortura en la dictadura venezolana. Eso fue lo que le ocurrió a Arnaldo Cabas, hijo del ingeniero Winston Cabas, quien ha denunciado los fallos del sistema eléctrico nacional, advirtiendo que se iba a producir un nuevo apagón como en efecto ocurrió el 22 de julio. Un poco antes del reciente apagón, Winston Cabas, presidente de la Asociación de Ingenieros Eléctricos de Venezuela, ya estaba en el exterior escapando de las amenazas que le había lanzado Diosdado Cabello. Cuando se cumple su pronóstico que dejó sin electricidad a casi todo el país, el número dos del régimen ordena la captura del ingeniero Cabas, calificándolo de un «vidente». Sin embargo, la temida Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la policía a quien detiene es a Arnaldo, hijo del ingeniero Cabas y lo someten a torturas durante unas 10 horas hasta que logró salir en libertad gracias a la presión internacional, especialmente la de Luis Almagro, secretario de la OEA. El joven Arnaldo cuenta su pesadilla a través de un vídeo que salió en Youtube este martes 30, le colgaron de las manos y le dieron golpes como si fuera piñata: «Estaban buscando a mi papá, me preguntaban que dónde estaba. Al percatarse que yo era hijo de Winston (Cabas) me llevaron inmediatamente, me esposaron, me montaron en una camioneta, me empezaron a dar golpes, me guindaron de un gancho dentro de la misma camioneta, comenzaron a darme golpes en las costillas». A continuación lo llevaron al FAES de Petare (Este de Caracas) donde «me torturaron, me dieron golpes con un palo preguntándome dónde estaba mi papá. Me decían que yo pagaría las cosas que hizo mi papá, que cómo él sabía que se iba a ir la luz, cuánto nos pagaron. Así me tuvieron hasta las 11 de la noche. Cada 20 y 30 minutos me daban más y más golpes», dijo el joven. Señaló que habían, incluso, hecho una boleta de traslado para el DGCIM (Dirección General de Contrainteligencia Militar), donde le advirtieron que allí le arrancarían las uñas. «Preguntaban a cada rato quién era mi papá, por qué tanta llamadera por mí. A las 11 de la noche me soltaron», añadió Arnaldo. Por su lado, el ingeniero eléctrico Winston Cabas ha advertido que muy pronto ocurrirá otro apagón en Venezuela, como el que se registró el lunes 22 de julio debido a las críticas condiciones del Sistema Eléctrico Nacional que no se ha podido reponer desde el masivo y prolongado corte de luz que duró más de 4 días en marzo pasado. El sistema eléctrico nacional ha colapsado pese a la cuantiosa inversión que se ha hecho de 100.000 millones de dólares que se han perdido por la corrupción chavista. Varios de los implicados están pagando penas en España. El ingeniero Cabas explicó que cuando se reanuden las actividades escolares a mediados de septiembre próximo y empiecen a hacerle exigencias a las centrales eléctricas, que están apagadas por la falta de mantenimiento y combustible, se va a sobrepasar el desarrollo logístico del Bajo Caroní. Expresó que el régimen de Nicolás Maduro ha demostrado una incapacidad absoluta. «Entreguen el poder, negocien su salida, vayamos a una solución política pacífica, el venezolano no puede seguir pasando penurias debido a las incompetencias», comentó.
31-07-2019 | Fuente: abc.es
Torturado el hijo del ingeniero que denunció los apagones en Venezuela
Decir la verdad puede costar la tortura en la dictadura venezolana. Eso fue lo que le ocurrió a Arnaldo Cabas, hijo del ingeniero Winston Cabas, quien ha denunciado los fallos del sistema eléctrico nacional, advirtiendo que se iba a producir un nuevo apagón como en efecto ocurrió el 22 de julio. Un poco antes del reciente apagón, Winston Cabas, presidente de la Asociación de Ingenieros Eléctricos de Venezuela, ya se encontraba en el exilio, escapando de las amenazas que le había lanzado Diosdado Cabello. Cuando se cumple su pronóstico que dejó sin electricidad a casi todo el país, el número dos del régimen ordenó la captura del ingeniero Cabas, calificándolo de un «vidente». Sin embargo, la temida Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la policía a quien detuvo es a Arnaldo, hijo del ingeniero Cabas sometíndole a torturas durante unas 10 horas hasta que logró salir en libertad gracias a la presión internacional, especialmente la de Luis Almagro, secretario de la OEA. El joven Arnaldo ha contado su pesadilla a través de un vídeo que salió en Youtube este martes 30. Según el joven, le colgaron de las manos y le dieron golpes como si fuera piñata: «Estaban buscando a mi papá, me preguntaban que dónde estaba. Al percatarse que yo era hijo de Winston (Cabas) me llevaron inmediatamente, me esposaron, me montaron en una camioneta, me empezaron a dar golpes, me guindaron de un gancho dentro de la misma camioneta, comenzaron a darme golpes en las costillas». Golpes cada 20 minutos A continuación lo llevaron al FAES de Petare (este de Caracas) donde «me torturaron, me dieron golpes con un palo preguntándome dónde estaba mi papá. Me decían que yo pagaría las cosas que hizo mi papá, que cómo él sabía que se iba a ir la luz, cuánto nos pagaron. Así me tuvieron hasta las 11 de la noche. Cada 20 y 30 minutos me daban más y más golpes», dijo el joven. Señaló que habían, incluso, habían hablado de llevar a cabo el traslado para el DGCIM (Dirección General de Contrainteligencia Militar), donde le advirtieron que allí le arrancarían las uñas. «Preguntaban a cada rato quién era mi papá, por qué tanta llamadera por mí. A las 11 de la noche me soltaron», añadió Arnaldo. Por su parte, el ingeniero eléctrico, Winston Cabas, ha advertido que muy pronto ocurrirá otro apagón en Venezuela, como el que se registró el lunes 22 de julio debido a las pésimas condiciones del Sistema Eléctrico Nacional que no se ha podido reponer desde el masivo y prolongado corte de luz que duró más de 4 días en marzo pasado. Hace algo más de una semana, el 22 de julio, se produjo otro fallo en el sistema nacional eléctrico. El ministro de Comunicación chavista, Jorge Rodríguez, que el apagón era «consecuencia» de un «ataque electromagnético que buscaba afectar el sistema de generación hidroeléctrica de Guayana, principal proveedor de este servicio en el país».» al sur de Venezuela. El sistema eléctrico nacional ha colapsado pese a la cuantiosa inversión que se ha hecho de 100.000 millones de dólares que se han perdido por la corrupción chavista. Varios de los implicados están pagando penas en España. El ingeniero Cabas explicó que cuando se reanuden las actividades escolares a mediados de septiembre próximo y empiecen a hacerle exigencias a las centrales eléctricas, que están apagadas por la falta de mantenimiento y combustible, se va a sobrepasar el desarrollo logístico del Bajo Caroní. Además, expresó que el régimen de Nicolás Maduro ha demostrado una incapacidad absoluta. «Entreguen el poder, negocien su salida, vayamos a una solución política pacífica, el venezolano no puede seguir pasando penurias debido a las incompetencias», comentó.
30-07-2019 | Fuente: abc.es
Se reanuda el diálogo en Barbados bajo la presión de Maduro
Tras dos semanas de ausencia, suspenso y consulta en Caracas, el diálogo bajo mediación de Noruega entre el chavismo y la oposicion se reanudó este lunes en Barbados con la ofensiva de Nicolás Maduro contra los opositores venezolanos. El régimen no ha dado tregua a la persecución y asedio a los políticos de la oposición que lidera el presidente encargado de Venezuela y de la Asamblea Nacioanal, Juan Guaidó, que mantiene su ruta del cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres en la mesa de conversaciones, a la que se resiste Maduro mientras se aferra al poder. Los delegados de la oposición son el ex alcalde Gerardo Blyde, el ex ministro de Transporte, Fernando Martínez Mottola, el segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, Stalin González, y el ex rector electoral Vicente Díaz. Por su lado el oficialismo está reprentando por el ministro de Comunicación Jorge Rodríguez y el canciller Jorge Arreaza. Las conversaciones bajo la tutela de Noruega comenzaron en Oslo en mayo pasado y en julio se trasladaron al mar Caribe en la isla de Barbados por estar más cerca de Caracas. Por ahora las partes no han informado los temas de las conversaciones pero ha trascendido que son seis puntos sobre los que giran las negociaciones, entre ellos, convocar elecciones presidenciales sin la participación de Maduro. El cese de la usurpación de Maduro es una condición que ha puesto sobre la mesa Guaidó para que pueda impulsarse un cambio de gobierno. El gobierno de los Estados Unidos también le ha puesto un plazo corto para la salida de Maduro. Las dos partes están jugando en todos los terrenos, aunque el chavismo-madurismo hace más bulla en el plano mediático para oponerse a los aspectos que difiere como las eleccione presidenciales.
29-07-2019 | Fuente: abc.es
Maduro dice que es popular en España y que ganaría las elecciones a Sánchez
El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, dijo este domingo que es popular en España, donde la mayoría de los votantes le conoce, y que ganaría las elecciones a Pedro Sánchez, actual presidente de Gobierno en funciones de la nación ibérica. «Yo me lanzo en España y le gano a Pedro Sánchez las elecciones que quiere convocar para noviembre, estoy pensando sacar el pasaporte español y lanzarme en las elecciones en España», dijo Maduro durante el acto de clausura de la XXV edición del Foro de Sao Paulo, que celebró desde el pasado día 25 hasta hoy en Caracas. «Me lo echo en caldo de ñame», añadió usando una expresión venezolana que quiere decir que alguien es capaz de rematar con facilidad una tarea que para otros puede ser cuesta arriba. Luego indicó bromeando que probablemente los noticieros españoles interpreten sus palabras como una amenaza a Sánchez. «Ahora dice el noticiero de la noche: 'hoy Maduro amenazó a Sánchez, el dictador Maduro ha amenazado a Sánchez con lanzarse y ganarle, los españoles debemos protestar'», señaló imitando el acento castizo. Maduro sacó el tema a colación al recordar que vio hace unos días una encuesta de calle en una ciudad española que no especificó, y que los entrevistados eran incapaces, por desconocerlo, de mencionar el nombre del presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa. «Y a todos les preguntaron 'cómo se llama el presidente de Venezuela' (y decían) Maduro, Maduro, todos contestaron Maduro», prosiguió. En ese sentido, el presidente venezolano envió un saludo a los españoles porque, aseveró, en España lo quieren «mucho». Sin embargo, dijo que en el mundo hay una «campaña asquerosa» contra Venezuela, y que algunos medios de comunicación y personalidades políticas «inventan cualquier cosa» para desprestigiarlo. «Pero yo estoy seguro, siempre tengo que fe, que la realidad, la verdad, puede más que cualquier mentira, cualquier campaña», dijo. Las relaciones entre el Gobierno de Maduro y España atraviesan un momento frío desde que Sánchez reconociera al jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, como presidente interino del país, lo mismo que otras 53 naciones. España ha pedido a Maduro en varias ocasiones que convoque a nuevas elecciones para renovar la Presidencia, que ejerce desde 2013 y con un nuevo mandato que juró apenas en enero y buena parte de la comunidad internacional no reconoce, pero también ha dicho que el diálogo es la solución ideal a la severa crisis que atraviesa Venezuela.
29-07-2019 | Fuente: abc.es
Cabello: «EE.UU. podría invadir Venezuela, su problema será salir»
La cúpula del régimen chavista, Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, ha hecho alardes de su fuerza este fin de semana ante la superioridad militar del Gobierno de los Estados Unidos. El número dos del régimen, Cabello, dijo que «es probable que entren los marines en Venezuela, pero su problema será salir de aquí», durante su intervención en el Foro de Sao Paulo que se realiza en Caracas. El también presidente de la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente fue el anfitrión de las organizaciones y movimientos de izquierda latinoamericana en el foro paulista, en donde ha gastado unos 200 millones de dólares, según denuncian los partidos democráticos, mientras la mayoría de los venezolanos comen una vez al día. Cabello no ha mencionado para nada la crisis humanitaria que sufre el país en el debate izquierdista, solo se quejó de que los aviones «espías» de los EEUU han incursionado en el espacio aéreo venezolano. «Somos poquitos, somos un país pequeño y muy humildes», recalcó Cabello, haciendo alusión de que son el David frente a Goliat. Su comparación no sirvió de mucho por lo que ocurrió este viernes que mantuvo en vilo a los caraqueños. Durante más de siete horas una banda de delincuentes encabezada por el conocido como el Coki en la zona de la Cota 900, de la parte sur de Caracas, se enfrentó a tiros con la policía, dejando a cuatro uniformados heridos y ningún lesionado de su lado. Los comentarios en las redes sociales saltaron con sarcasmo contra Cabello, «si la policía que controla Cabello no pudo contra los delincuentes , cómo es que va a poder enfrentarse a los marines norteamericano y aniquilarlos como amenaza». Maduro también ha hecho alardes de su fuerza. Graduó en el segundo nivel a 700 principiantes de la milicia bolivariana, diciendo que han reclutado ya unos dos millones y medio de milicianos y «vamos para tener 4 millones». También se mostró molesto porque la Asamblea Nacional aprobó y sancionó la ley de reincorporación de Venezuela al Tratado Interamericano de asistencia Recíproca (TIAR), que permiten la fuerza militar extranjera. Dijo que «ilegal y una traición». Las tensiones entre Venezuela y Estados Unidos han aumentado este año, desde que el pasado 10 de enero, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro decidió iniciar un segundo mandato de seis años que no reconocen ni la oposición ni buena parte de la comunidad internacional porque consideran que las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018 fueron un fraude. Sanciones En respuesta, Juan Guaidó se autoproclamó mandatario interino el 23 de enero con el objetivo de cesar la «usurpación», crear un gobierno de transición y celebrar «elecciones libres». Ha sido reconocido por Estados Unidos, numerosos países latinoamericanos, incluido Perú, así como varios europeos, entre ellos España. Desde entonces, el Gobierno de Estados Unidos ha utilizado reiteradamente las sanciones en un intento de derrocar a Maduro, cuya reelección en 2018 ha sido calificada como ilegítima por Washington y la mayoría de los países occidentales. Por su parte, la Asamblea Nacional ha aprobado el reingreso de Venezuela en un tratado de defensa regional que el país dejó en 2013.Maduro ha calificado esta decisión como «ilegal» y una «traición». Entretanto, más de cuatro millones de venezolanos han abandonado el país en los últimos años a causa de la crisis humanitaria que sufre Venezuela.