Infortelecom

Noticias de cambio climatico

01-01-1970 | Fuente: abc.es
El canciller de Costa Rica, sobre Venezuela: «Las observaciones de la OEA no son intervencionismo»
El ministro de Relaciones Exteriores de Costa Rica, Manuel González Sanz, ha visitado Madrid para preparar la visita del presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, quien estará en España el 8 y 9 de mayo. A raíz de la situación en Venezuela, se están viendo algunas de las sesiones más tensas vistas nunca en la OEA. ¿Está dividiendo a la región? Lo que ha ocurrido en Venezuela es la consecuencia de varios años, es un proceso que ha venido en evolucionando y, lamentablemente, lo último que hemos visto es una evolución hacia el deterioro de varios aspectos de ese querido país. Y sí, es una situación que está causando turbulencias en la región y causando división. En la OEA lo analizamos, lo vemos y nos pronunciamos con absoluto respeto, en el sentido de que es una situación que tienen que solucionar lo venezolanos. Pero si pertenecemos a organismos internacionales, si somos países que nos hemos comprometido con el multilateralismo, si somos países que hemos aceptado obligaciones y responsabilidad internacional, entonces también estamos sometidos a los escrutinios y opiniones de los otros países que forman parte, y la OEA no es una excepción. Y cuando son comentarios y observaciones que los hacemos con la mejor buena fe para el pueblo venezolano, no vemos por qué debe darse una reacción negativa o verse como un intervencionismo porque no lo es. Lo que ocurre ahora en Venezuela, y observando la tendencia que llevan, no pueden dejar de preocuparnos de manera muy significativa, no podemos ser indiferentes ni obviar que hay una situación humanitaria de gran envergadura, ni que hay una situación política muy compleja, ni que se han dado detenciones arbitrarias, ni que hay presos políticos, ni que hay un deterioro de la institucionalidad. Lejos de señalar problemas, queremos ofrecernos para la solución. ¿Y cree que la presión de la OEA está siendo efectiva? Eso es muy relativo. A nivel de la comunidad internacional no podemos ir más allá del señalamiento de lo que son nuestras preocupaciones. Pero la comunidad internacional no puede ser indiferente ante la tendencia de deterioro institucional de Venezuela. Si los señalamientos son efectivos para varias el curso de la acción, depende de los venezolanos. Costa Rica ha sufrido y aplicado el cierre de fronteras con grupos de inmigración, ¿que opina de las decisiones de Donald Trump en materia migratoria? Costa Rica más bien ha operado lo contrario. Hemos tenido no una política de puertas abiertas, pero sí hemos tenido una atención del fenómeno migratorio al que se ha expuesto la región. Tuvimos una situación con migrantes cubanos bastante delicada. Recién salimos de esa situación llegaron los extracontinentales, que resultaron ser casi todos haitianos y llegaron a ser 16.000 personas. No podemos hablar de política de cierre, quien lo hizo fue Nicaragua. Nosotros vemos la migración desde una perspectiva de derechos humanos, de quitárselos de las manos del crimen organizado, de la trata y los coyotes y no visualizarlo como un tema de seguridad nacional, aunque tiene esa connotación. Pero sí necesitamos la atención integral en el fenómeno migratorio, en sus causas, consecuencias y en la cooperación internacional. No es un solo país el origen de la migración, ni es un solo país el que tiene en sus manos la solución. La migración es una consecuencia de las carencias en el desarrollo, si queremos que ese síntoma se atenúe tenemos que poner atención al tema del desarrollo. La migración por sí sola no se va a detener por el cierre de una frontera, se va a detener cuando la gente tenga mejores condiciones de vida en su país de origen. Lo que tenemos que hacer, que fue lo que transmitimos en la visita a EE.UU. del presidente Solís, es focalizarnos en aquellos temas en común en los que podemos construir. Costa Rica se ha marcado como meta de ser el primer país carbono neutral en 2012. ¿Qué opina de los decretos sobre energía y emisiones que ha tomado el presidente Trump? El cambio climático es una realidad, no lo podemos obviar. Cada país lo maneja según su circunstancia, y nosotros no somos pasivos. Abogamos por más ambición, cumplimiento de los compromisos en plazos más reducidos e impactos mayores porque nos afecta a todos. El cambio climático no conoce de nacionalidad ni de fronteras. Pero por otro lado, en el caso estadounidense no todo cae en manos de las políticas a nivel federal, hay muchos Estados comprometidos con estos resultados concretos. Porque EE.UU., que es un país muy importante pero es un país más en este barco común del planeta tierra, tome una posición que favorece menos lo acordado en Paris, no debe ser una circunstancia que nos desmotive, ni bajar la guardia. Lo que significa es que debemos tener más diálogo, compartir las evidencias científicas.. el cambio climático no es un capricho político de un grupo de países que se lo invitó. ¿Qué intereses tiene Costa Rica en España y que puede ofrecer su país a los inversores españoles? Uno de los motivos de mi visita es preparar la visita del presidente Solís el 8 y 9 de mayo a España. Vemos a España como la puerta de entrada a Europa. No solo en la parte de la diplomacia tradicional, sino también en la parte comercial y de inversiones. En este momento tenemos una relación comercial bastante fluida, no en vano acabamos de trasladar una oficina comercial que teníamos en Inglaterra a España, una oficina de la promotora de comercio exterior, para promocionar las exportaciones y las inversiones tangencialmente. Nos interesa mucho el inversor español. Hace 30 años éramos un país exportador de cuatro «commodities»: café, azúcar, bananos y carne. Hoy por hoy exportamos más de 4.500 productos a 160 países en el mundo. Y en eso tenemos que seguir profundizando. Hace pocos meses surgió una polémica porque Mariano Rajoy se ofreció a Donald Trump como interlocutor con Latinoamérica. Evo Morales, por ejemplo, dijo que la región no necesitaba interlocutores, ¿qué opina usted? Nosotros lo tomamos como un gesto de buena fe, natural, de un país que le une la historia, la cultura y el idioma, no lo tomamos de mala manera. Tampoco creemos que debamos recargarle a Rajoy de esa tarea, pero le pongo un ejemplo en el caso Centroamericano. En el acuerdo de asociación que tiene tres pilares (político, comercial y de cooperación), el comercial apenas está en funcionamiento. De los tres, dos no lo están porque necesitan la aprobación de todos los parlamentos. Entonces si ahí podemos tener la interlocución y la ayuda de gestion de España para que los siete parlamentos que faltan lo hagan, pues bienvenido. Estamos todos con el mismo objetivo en ese sentido, porque es un acuerdo centroamericano. Así que lo vemos en su contexto: un gesto de buena fe que agradecemos y, en su momento, ya se verá área por área en qué casos puede ser necesario.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Manuel González Sanz, sobre Venezuela: «Las observaciones de la OEA no son intervencionismo»
El ministro de Relaciones Exteriores de Costa Rica, Manuel González Sanz, ha visitado Madrid para preparar la visita del presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, quien estará en España el 8 y 9 de mayo. El canciller asegura en la entrevista con ABC, celebrada en la sede de Casa América, que España es para ellos la puerta de entrada a Europa, mientras reconoce que la región vive momentos turbulentos por la situación en Venezuela. A raíz de la situación en Venezuela, se están viendo algunas de las sesiones más tensas vistas nunca en la OEA. ¿Está dividiendo a la región? Lo que ha ocurrido en Venezuela es la consecuencia de varios años, es un proceso que ha venido en evolucionando y, lamentablemente, lo último que hemos visto es una evolución hacia el deterioro de varios aspectos de ese querido país. Y sí, es una situación que está causando turbulencias en la región y causando división. En la OEA lo analizamos, lo vemos y nos pronunciamos con absoluto respeto, en el sentido de que es una situación que tienen que solucionar lo venezolanos. Pero si pertenecemos a organismos internacionales, si somos países que nos hemos comprometido con el multilateralismo, si somos países que hemos aceptado obligaciones y responsabilidad internacional, entonces también estamos sometidos a los escrutinios y opiniones de los otros países que forman parte, y la OEA no es una excepción. Y cuando son comentarios y observaciones que los hacemos con la mejor buena fe para el pueblo venezolano, no vemos por qué debe darse una reacción negativa o verse como un intervencionismo porque no lo es. Lo que ocurre ahora en Venezuela, y observando la tendencia que llevan, no pueden dejar de preocuparnos de manera muy significativa, no podemos ser indiferentes ni obviar que hay una situación humanitaria de gran envergadura, ni que hay una situación política muy compleja, ni que se han dado detenciones arbitrarias, ni que hay presos políticos, ni que hay un deterioro de la institucionalidad. Lejos de señalar problemas, queremos ofrecernos para la solución. ¿Y cree que la presión de la OEA está siendo efectiva? Eso es muy relativo. A nivel de la comunidad internacional no podemos ir más allá del señalamiento de lo que son nuestras preocupaciones. Pero la comunidad internacional no puede ser indiferente ante la tendencia de deterioro institucional de Venezuela. Si los señalamientos son efectivos para varias el curso de la acción, depende de los venezolanos. Costa Rica ha sufrido y aplicado el cierre de fronteras con grupos de inmigración, ¿que opina de las decisiones de Donald Trump en materia migratoria? Costa Rica más bien ha operado lo contrario. Hemos tenido no una política de puertas abiertas, pero sí hemos tenido una atención del fenómeno migratorio al que se ha expuesto la región. Tuvimos una situación con migrantes cubanos bastante delicada. Recién salimos de esa situación llegaron los extracontinentales, que resultaron ser casi todos haitianos y llegaron a ser 16.000 personas. No podemos hablar de política de cierre, quien lo hizo fue Nicaragua. Nosotros vemos la migración desde una perspectiva de derechos humanos, de quitárselos de las manos del crimen organizado, de la trata y los coyotes y no visualizarlo como un tema de seguridad nacional, aunque tiene esa connotación. Pero sí necesitamos la atención integral en el fenómeno migratorio, en sus causas, consecuencias y en la cooperación internacional. No es un solo país el origen de la migración, ni es un solo país el que tiene en sus manos la solución. La migración es una consecuencia de las carencias en el desarrollo, si queremos que ese síntoma se atenúe tenemos que poner atención al tema del desarrollo. La migración por sí sola no se va a detener por el cierre de una frontera, se va a detener cuando la gente tenga mejores condiciones de vida en su país de origen. Lo que tenemos que hacer, que fue lo que transmitimos en la visita a EE.UU. del presidente Solís, es focalizarnos en aquellos temas en común en los que podemos construir. Costa Rica se ha marcado como meta de ser el primer país carbono neutral en 2012. ¿Qué opina de los decretos sobre energía y emisiones que ha tomado el presidente Trump? El cambio climático es una realidad, no lo podemos obviar. Cada país lo maneja según su circunstancia, y nosotros no somos pasivos. Abogamos por más ambición, cumplimiento de los compromisos en plazos más reducidos e impactos mayores porque nos afecta a todos. El cambio climático no conoce de nacionalidad ni de fronteras. Pero por otro lado, en el caso estadounidense no todo cae en manos de las políticas a nivel federal, hay muchos Estados comprometidos con estos resultados concretos. Porque EE.UU., que es un país muy importante pero es un país más en este barco común del planeta tierra, tome una posición que favorece menos lo acordado en Paris, no debe ser una circunstancia que nos desmotive, ni bajar la guardia. Lo que significa es que debemos tener más diálogo, compartir las evidencias científicas.. el cambio climático no es un capricho político de un grupo de países que se lo invitó. ¿Qué intereses tiene Costa Rica en España y que puede ofrecer su país a los inversores españoles? Uno de los motivos de mi visita es preparar la visita del presidente Solís el 8 y 9 de mayo a España. Vemos a España como la puerta de entrada a Europa. No solo en la parte de la diplomacia tradicional, sino también en la parte comercial y de inversiones. En este momento tenemos una relación comercial bastante fluida, no en vano acabamos de trasladar una oficina comercial que teníamos en Inglaterra a España, una oficina de la promotora de comercio exterior, para promocionar las exportaciones y las inversiones tangencialmente. Nos interesa mucho el inversor español. Hace 30 años éramos un país exportador de cuatro «commodities»: café, azúcar, bananos y carne. Hoy por hoy exportamos más de 4.500 productos a 160 países en el mundo. Y en eso tenemos que seguir profundizando. Hace pocos meses surgió una polémica porque Mariano Rajoy se ofreció a Donald Trump como interlocutor con Latinoamérica. Evo Morales, por ejemplo, dijo que la región no necesitaba interlocutores, ¿qué opina usted? Nosotros lo tomamos como un gesto de buena fe, natural, de un país que le une la historia, la cultura y el idioma, no lo tomamos de mala manera. Tampoco creemos que debamos recargarle a Rajoy de esa tarea, pero le pongo un ejemplo en el caso Centroamericano. En el acuerdo de asociación que tiene tres pilares (político, comercial y de cooperación), el comercial apenas está en funcionamiento. De los tres, dos no lo están porque necesitan la aprobación de todos los parlamentos. Entonces si ahí podemos tener la interlocución y la ayuda de gestion de España para que los siete parlamentos que faltan lo hagan, pues bienvenido. Estamos todos con el mismo objetivo en ese sentido, porque es un acuerdo centroamericano. Así que lo vemos en su contexto: un gesto de buena fe que agradecemos y, en su momento, ya se verá área por área en qué casos puede ser necesario.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Ultras alemanes, lucha por el poder al fondo a la derecha
Se esperan más de 50.000 manifestantes hoy en Colonia para protestar contra la celebración del congreso federal de Alterntiva para Alemania (AfD), el partido anti europeo y xenófobo que cuenta con alrededor de un 10% de la intención de voto de cara a las generales de septiembre y que vive un momento de puñaladas traperas internas y despiadada lucha de poder. Los primeros disturbios ya se han producido esta mañana, con al menos un policía herido enfrentamientos con los manifestantes en los que volaban piedras y objetos contundentes. La policía ha desplegado 4.000 agentes para garantizar la paz en las calles de la ciudad, elegida para la celebración de este congreso por haber sido el escenario de la ominosa Nochevieja en la que más de mil mujeres sufrieron abusos sexuales a manos de solicitantes de asilo, la gran humillación a Alemania por parte de aquellos a los que Merkel abrió sus puertas y que dio un impulso a AfD en las encuestas, solidificando su presencia en 11 de los 16 parlamentos regionales, incluido el intrínsecamente liberal de Berlín. Colonia ha sido también escenario de las milicias urbanas organizadas por círculos cercanos a AfD y de los ataques indiscriminados a extranjeros a pie de calle por parte de grupos ultras, por lo que se ha convertido en elocuente espejo de las tensiones sociales e ideológicas que el día a día de la crisis de los refugiados ha inyectado en Alemania y muchos de los manifestantes que hoy protestan la consideran campo de batalla por las libertades y las garantías democráticas. Lucha por el control interno Pero el conflicto que ha de dirimirse en este congreso de AfD no tiene demasiado que ver con tensiones sociales ni con ideas sobre gestión de refugiados, se trata más bien de una prosaica pelea por el control muy similar a las que tienen lugar en las tradicionales formaciones políticas a las que este partido anti sistema tanto critica. Su hasta ahora líder, Frauke Petry , ha quedado aislada en la directiva y había en marcha un movimiento de jaque que ella ha tratado de evitar con un enroque, anunciando pocos días antes del congreso que no se presentará como candidata, ni en solitario, sin formando parte de la candidatura colegiada que cocinaban sus enemigos. Ni el lugar ni la fecha de la convocatoria del congreso federal son fruto de la casualidad. En coincidencia con la primera ronda de las elecciones francesas, AfD espera asociar su foto a la ola de euforia que recorrerá previsiblemente la extrema derecha europea en cuanto Marine Le Pen pueda exhibir los primeros resultados. En los últimos meses, Petry ha promovido un hermanamiento oficioso con la ultraderecha francesa, concretada en un acto electoral compartido con Le Pen y el holandés Geert Wilders. Con ellos coparte su aversión por la Unión Europea y muy especialmente por el euro . "El final del euro es cuestión de tiempo"Frauke Petry ?El final del euro es una cuestión de tiempo. Exigimos un serio debate sobre la permanencia de Alemania en el euro, porque nos perjudica. En su día aceptamos el euro porque los países se comprometieron a pagar cada uno su deuda, pero eso ha dejado de suceder, ahora es Alemania la que avala la deuda de todos, cuando no se ocupa de pagar directamente los rescates?, protesta airada Frauke Petry, ?no pensamos que podamos compartir una moneda común con países que no son económicamente igual de fuertes que Alemania. Queremos que Europa vuelva a ser lo que fue?. Este discurso es calificado por sus amigos de ?pragmático? y como ?demasiado blando? por parte del ala más radical del partido, que tratará de hacerse con el control en el congreso de Colonia liderada por Björn Höcke , al que Petry abrió expediente hace unos meses por haber definido como ?vergonzoso? el monumento a las víctimas del Holocausto de Berlín pero al que la directiva, de hecho, se ha negado a expulsar. Höcke aporta el voto neonazi , del que muchos en AfD no están dispuestos a prescindir, y el ganador del pulso podría ser el vicepresidente Alexander Gauland , un veterano de 76 años que mueve los hilos más radicales con discreción y que tratará de arrancar a Petry el compromiso de participar en la campaña electoral, para no perder demasiado voto por el camino, a cambio no se sabe de qué. Petry abandera el voto burgués, conservador indignado y ávido de reacción al caos y la confusión que el Islam está inoculando en las sociedades occidentales. No es prescindible para el partido. Perfil nacional socialista Debido a esa fachada conservadora, AfD es a menudo considerado un partido de extrema derecha. En Colonia se refrendará un programa electoral nacionalista que incluye la celebración en Alemania de numerosas votaciones en referéndum, como en Suiza, el final del espacio Schengen y el cierre de fronteras, cuotas de deportaciones, prohibición del velo islámico y prédicas obligatorias en alemán en mezquitas. Hay 200 páginas llenas de peticiones de puntos de debate de este estilo que en su mayoría no podrán ser atendidas. Ya fijados en su programa electoral hay puntos como introducir de nuevo el servicio militar obligatorio, la intervención del Estado en la radio y televisión públicas, más presencia policial en las calles y en política exterior una reorientación de Alemania hacia la Rusia de Putin, un vecino con el que desean estrechar relaciones. Rechazan el Tratado de Libre Comercio entre la UE y EE.UU. (TTIP) por considerar que viola los pactos tácitos con Moscú tras la caída del Muro de Berlín, cuya violación consideran la causa de conflictos como el de Ucrania. Pero atendiendo a los apartados económicos de dicho programa, lo que encontramos son medidas de corte socialista, como severas subidas de impuestos para las rentas más altas y eliminación de las ayudas sociales denominadas Hartz IV, de unos 400 euros al mes, para sustituirlas por ?trabajos ciudadanos? a cargo del Estado, 1.000 euros mensuales por 30 horas semanales trabajadas, a cambio de una drástica reducción de los programas de reinserción laboral. AfD, por lo demás, pone en duda el cambio climático y reclama prolongar la vida de las centrales nucleares.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Obama reaparece: «¿Ha pasado algo en mi ausencia?»
Barack Obama no había celebrado una aparición pública desde el pasado 20 de enero, el día que entregó las llaves de la Casa Blanca a Donald Trump. Ayer regresó a los focos en Chicago, la ciudad en la que forjó su carrera política, primero como activista de barrio, después como senador estatal y después como representante del estado de Illinois en el Senado de EE.UU. «¿Ha pasado algo en mi ausencia?», bromeó nada más poner el pie en el escenario de la Universidad de Chicago. «Casi nada», pensarían los jóvenes que le acompañaban en el acto. En los últimos tres meses, Donald Trump ha buscado desmantelar su legado en reforma sanitaria o cambio climático, ha vivido pegado a los escándalos sobre sus conexiones con Rusia, ha sufrido el bloqueo judicial de su veto migratorio, ha mostrado músculo militar por todo el mundo? En ese mismo tiempo, Obama ha disfrutado de unas largas vacaciones en islas paradisíacas del Caribe y del Océano Índico. Entre viaje y viaje, ha empezado a montar su nueva oficina en Washington, a desarrollar su proyecto de biblioteca presidencial en Chicago y a esbozar sus memorias presidenciales para un libro. Ayer se sentía la tensión sobre si criticaría a su sucesor, o si se referiría a la nueva Administración en términos críticos. No lo hizo. Obama siempre mostró mucho respeto a cómo George W. Bush evitó hablar de su Gobierno. La única actividad política de Obama han sido algunos mensajes en Twitter y comunicados públicos, sobre todo en defensa de su reforma sanitaria, pero sin reproches directos a Trump. El apoyo institucional entre presidentes está muy establecido en EE.UU. y, al menos ayer, Obama no rompió la tradición. Relajado Con aspecto relajado, sin corbata ni gemelos, Obama ni mencionó a Trump. Pero sí se refirió al clima político del país, sumido en una brecha entre ambos partidos y con un desencanto generalizado por la política. Explicó que en su ascenso político creyó en un EE.UU. «sin estados rojos o azules», en referencia a la inclinación republicana o demócrata en cada uno de ellos. «Era algo aspiracional», reconoció entre las risas del público, a la vista del aumento de la polarización política del país. «La gente ahora solo escucha a otros que piensan como ellos. Eso impide que se busquen puntos en común y soluciones», criticó, pero se mostró esperanzado en que los jóvenes cambien esa dinámico. De hecho, constató que su próxima dedicación será «ayudar a preparar a una nueva generación de líderes». El de ayer fue el pistoletazo de salida para una mayor implicación de Obama en el debate público. El mes que viene participará en una conversación con la canciller alemana, Angela Merkel, en la Puerta de Brandenburgo de Berlín.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump hace balance de sus primeros 100 días y dice que ha cumplido sus promesas y ataca a la prensa
El presidente estadounidense, Donald Trump, ha subrayado que ha cumplido «una promesa tras otra» en sus primeros cien días en el poder y ha reiterado sus ataques a los medios de comunicación, a quienes criticó por estar alejados de la realidad. «Mis primeros cien días han sido muy productivos (..) Hemos cumplido una promesa tras otra», ha dicho Trump en un acto en Harrisburg (Pensilvania), uno de los estados claves de su victoria electoral en noviembre pasado, puesto que no votaba por un candidato presidencial republicano desde 1988. En un acto con tono de campaña electoral más que de un presidente en el cargo, el mandatario aprovechó que esta noche se celebra en Washington la tradicional cena de corresponsales de la Casa Blanca para lanzar una nueva andanada de ataques a la prensa. «No podría estar más emocionado de estar a más 150 kilómetros de la ciénaga de Washington», señaló en referencia al hecho de que es el primer Presidente en el cargo que esquiva el evento en la capital estadounidense, algo que no ocurría desde hace más de dos décadas. Durante el discurso, de cerca de una hora, ha rechazado las críticas vertidas sobre los fracasos registrados durante sus primeros 100 días de mandato, como la negativa del Congreso a aprobar su reforma de la ley sanitaria conocida como «Obamacare» y el bloqueo de los tribunales a su prohibición de entrada temporal en EEUU de viajeros procedentes de siete países de mayoría musulmana. En este sentido, ha enfatizado que «las prioridades de la prensa no son vuestras prioridades» y ha vuelto a recalcar que está concentrado «en volver a hacer grande de nuevo a EE.UU.», su lema electoral. «Si el trabajo de los medios es ser honestos y decir la verdad entonces creo que estamos de acuerdo en que la prensa se merece un suspenso bien grande y gordo», sostuvo ante los aplausos de los cerca de 10.000 asistentes. Política exterior Trump reiteró los ejes de su campaña, como su voluntad de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México o Canadá y su polémica promesa de construir el muro en la frontera sur. «No os preocupéis, lo vamos a construir», dijo sin comentar los obstáculos que enfrenta en el Congreso, donde los legisladores han mostrado sus reticencias a desembolsar fondos para la ampliación del muro existente. Asimismo, anunció que estará «tomando una gran decisión sobre el Acuerdo de París en las próximas dos semanas. Veremos qué ocurre», y a la vez que reiteró su compromiso para revitalizar la industria del carbón y el petróleo. Las declaraciones de Trump se producen el mismo día que se celebraron multitudinarias marchas en defensa del clima y contra sus políticas de desregulación medioambiental en Estados Unidos, incluida una con miles de manifestantes en Washington. Esta semana, el mandatario firmó una orden ejecutiva para revisar las prohibiciones impuestas por Obama para permitir explotaciones petroleras en las costas del país, lo que podría abrir zonas del Ártico o del Golfo de México a nuevos pozos. Estados Unidos está sopesando si se mantiene en el Acuerdo Internacional de París sobre cambio climático, que busca un cambio de modelo de desarrollo libre de combustibles fósiles y fue firmado por su predecesor Barack Obama. Trump también se refirió a la escalada de tensiones con Corea del Norte, y defendió que está trabajando con China para solucionar un problema que calificó de «complicado». De hecho, insistió en que su decisión d e no designar a China como manipulador de divisas, como había prometido, responde a la colaboración estrecha con Pekín para rebajar el conflicto.«Creo que no es el momento de designar a China como manipulador de divisas», ha afirmado. Antes del acto, Trump recorrió una fábrica en la zona de materiales y herramientas de jardinería, y firmó una orden ejecutiva para la creación de una Oficina Presidencial para la revisión de políticas comerciales y de manufactura.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Una avalancha mata a más de 300 personas en Sierra Leona
Más de trescientas personas han muerto en Sierra Leona después de que fuertes inundaciones causaran una avalancha de lodo en Sierra Leona. La catástrofe ocurrió ayer por la madrugada en el pueblo de Regent, cerca de Freetown, la capital del país, cuando las torrenciales lluvias provocaron que la ladera de una montaña se derrumbase y sepultara bajo una ola de fango y tierra docenas de casas. Como la lluvia cayó durante la noche, se teme que muchos vecinos estuvieran dormidos cuando ocurrieron los hecho y que, por ese motivo, no tuvieran tiempo de reaccionar ante la avalancha que empezó a deslizarse antes del alba. Supervivientes de la catástrofe contaron que, en cuestión de minutos, las calles se transformaron en «ríos de barro». La mayoría de las calles de Regent han quedado destrozadas, lo que en muchos caso impidió o limitó el acceso de los servicios de emergencia a la zona afectada. Pero muchos vecinos tuvieron tiempo de publicar vídeos y fotografías del desastre natural en las redes sociales. Las imágenes muestran torrentes de agua marrón arrastrando coches, árboles y casas cuesta abajo, a toda velocidad. También se puede observar a familiares llorando y personas intentando abrirse paso entre el lodazal, arrastrándose con agua hasta la cintura o cavando en el barro en busca de sus seres queridos que quedaron sepultados por la avalancha. Desbordados El deposito de cadáveres de Freetown comunicó que no tiene capacidad suficiente para todos los cuerpos que ha ido recibiendo. Muchos han sido traídos por sus propios familiares, envueltos en sacos de arroz. La Cruz Roja calcula que 312 personas han muerto desde ayer, aunque es muy probable que él numero aumente en los próximos días, cuando los bomberos empiecen a excavar en la zona del desastre. También se estima que unas 2.000 personas han quedado sin hogar. El vicepresidente de Sierra Leona, Víctor Foh, visitó la zona y confirmó que «es probable que haya cientos de muertos más bajo los escombros». Foh no pudo evitar emocionarse al contemplar la destrucción causada por la riada:«El desastre es tan grave.. me siento roto», declaró. El Ejército ya se ha desplazado al pueblo de Regent para ayudar a acordonar la zona, rescatar a los vecinos que se han quedado atrapados en sus tejados, y recuperar los cuerpos de las víctimas que murieron ahogadas en sus propios sus hogares. Pero el proceso esta siendo muy difícil ya que los varios grupos de rescate presentes en la zona no disponen de las herramientas necesarias para este tipo de trabajo. A medida que pasan las horas, se reduce la posibilidad de encontrar cuerpos con vida pero aumenta el número de vecinos, amigos y voluntarios que regresan a Regent para intentar ayudar. Barrio de chabolas No es la primera vez que algo así ocurre en Sierra Leona. En el año 2015, una serie de inundaciones en la capital mataron a diez personas y dejaron a miles de vecinos sin hogar. El problema es que, según expertos y ONG, en los últimos años el cambio climático está empeorando la situación porque las lluvias estacionales cada vez son mas intensas e impredecibles, multiplicando el riesgo de catástrofes como la de ayer. La capital de Sierra Leona es Freetown, una ciudad costera con 1,2 millones de habitantes, la mayoría de los cuales viven en barrios chabolistas como Regent.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Alexander Gauland: «Alemania primero»
Alexander Gauland disfruta parafraseando a Donald Trump. «Alemania first», repite sin pudor en un encuentro con periodistas en Berlín y mientras explica las propuestas sobre refugiados de su partido, Alternativa para Alemania (AfD). «Hay que cerrar el Mediterráneo. Los barcos del ejército alemán deberían patrullar esas aguas y ocuparse de que los ilegales que crucen sus aguas sean devueltos en el momento a las costas del norte de África», señala. Su plan es establecer centros de solicitud de asilo en ese continente para evitar que los refugiados lleguen a poner un pie en Europa. Se refiere a Argelia, Marruecos o Túnez, pero no excluye a ninguno de los países del norte de África: «si esas personas han cruzado Libia por su propia voluntad, con el objeto de llegar hasta Europa, no veo por qué no se le puede exigir que regrese a Libia otra vez». Igualmente radical se muestra con el euro y con la participación alemana en los programas de rescate europeos. «Las primeras leyes que revocaría si tuviera fuerza parlamentaria para ello serían las que han permitido los rescates europeos. El rescate a Grecia es un despropósito evidente. Un sinsentido político y económico, por no hablar de la catástrofe que supone para el estado de derecho», dice, halando siempre como defensor del contribuyente alemán. A sus 76 años, Gauland es el candidato con el que AfD confía en atraer a los conservadores desencantados con la política de Merkel, tanto en materia de refugiados como de asuntos europeos. Hijo de un teniente coronel de la policía de la Alemania del Este, se define como in patriota y considera «el deber de un patriota librar a Alemania de la inmigración». Durante la campaña electoral ha rebajado sensiblemente su dialéctica contra la moneda común europea, aunque anteriormente se ha referido de forma reiterada a su deseo de disolución del euro. «Está claro que el euro es una moneda demasiado fuerte para países como España, Portugal o Italia, y a la vez demasiado débil para Alemania», dice ahora, reconociendo que aceptaría la permanencia en el euro de Alemania junto a países como Austria o Finlandia, pero no con el resto. De acuerdo con las últimas encuestas, AfD obtendrá el próximo 24 de septiembre entre un siete y un ocho por ciento de votos en las generales alemanas, lo que supondría su entrada en el parlamento, posible a partir de un 5% de los votos según la ley electoral alemana. Su fuerza política no es demasiada en términos de votos, pero Gauland la considera suficiente: «Va a ser una campaña electoral muy difícil, pero solo con que consigamos poner un pie en el Bundestag, comenzará a producirse un cambio de comportamiento respecto a nosotros que ya nadie podrá impedir». Su presencia en los parlamentos regionales en los que ya ha ido ganando posiciones, de hecho, ha obligado al resto de los partidos a mover sus posiciones hacia la derecha, ejerciendo un efecto AfD de arrastre en el intento de no perder votos. Porque su electorado no procede solamente de la derecha. Su co-candidata, Alice Weidel, constituye un factor de atracción de diseño pensada para colectivos liberales y homosexuales. Weidel tiene 38 años, es empresaria y economista, ha trabajado para empresas internacionales, es abiertamente lesbiana, vive en pareja y tiene dos hijos. Su figura ha dado lugar a la formación de «Alternativa Homosexual», la agrupación gay patriota de AfD, que reúne a homosexuales de diferentes procedencias y desafectos con los círculos izquierdistas que tradicionalmente han venido defendiendo sus derechos. Las declaraciones de Weidel en campaña se han centrado por el momento en desmentir que AfD esté siendo financiado por benefactores rusos, como sugieren varios viajes de sus líderes a Moscú, aunque en política exterior sí defiende una reorientación de Alemania hacia la Rusia de Putin, un vecino con el que desean estrechar relaciones. Tanto Gauland como Weidel celebran las declaraciones de Donald Trump que otros partidos critican, pero no puede interpretarse exactamente como un gesto atlantista. Siguen rechazando el Tratado de Libre Comercio entre la UE y EE.UU. (TTIP) por creer que viola los pactos tácitos con Moscú tras la caída del Muro de Berlín, cuyo atropello consideran la causa de conflictos como el de Ucrania. El programa de AfD para estas elecciones incluye, además, volver a introducir el servicio militar obligatorio y la intervención del Estado en la radio y televisión públicas. En cuestión de impuestos, su programa es de corte socialista. Establecerían subidas para los más ricos y terminarían con las ayudas sociales denominadas Hartz IV, de unos 400 euros al mes, para sustituirlas por «trabajos ciudadanos» a cargo del Estado, de 1.000 euros por 30 horas trabajadas, al tiempo que reducirían los programas de reinserción laboral. AfD pone en duda el cambio climático y reclama prolongar la vida de las centrales nucleares. En materia educativa, reclaman una menor presencia del periodo nazi en los libros escolares de Historia para eliminar «el culto a la culpa». AfD es contrario a la educación sexual en los colegios y a las clases de religión.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
EE.UU. también rompe con el Pacto Mundial de la ONU sobre refugiados
Donald Trump no se detiene en su ruptura unilateral con el mundo. Primero fue el libre comercio. Después, el cambio climático. La penúltima, hace sólo semanas, tuvo a la Unesco como objetivo. Su determinación de aislar a Estados Unidos del resto del planeta, bajo el repetido eslogan de «América primero», suma una nueva ruptura, esta vez con el primer gran acuerdo internacional para proteger a los refugiados e inmigrantes. La Administración Trump ha hecho oficial su salida del pacto que los 193 países de Naciones Unidas alcanzaron en septiembre del pasado año. Una nueva herencia de Obama que el presidente nacionalista pulveriza, en coherencia con su repetida intención de actuar por libre en el concierto internacional. Otra fría notificación del Departamento de Estado ha servido este fin de semana para hacer oficial el adiós norteamericano al llamado «Compromiso de protección de los derechos de refugiados y migrantes». Su contenido, plasmado en la llamada Declaración de Nueva York, constituye el punto de partida para alcanzar un definitivo consenso el próximo año, que incluya garantías para la educación básica y el empleo de los millones de afectados por las corrientes migratorias forzosas que se dan en todo el mundo. Para hacer posible un entendimiento, representantes de todos los países iniciarán una negociación mañana en Puerto Vallarta (México), bajo la coordinación del Alto Comisionado. El mandato de Naciones Unidas es la elaboración de una carta que los países están llamados a suscribir el próximo año, en la que conste un listado de respuestas al problema mundial de atención a los refugiados y un programa de acción para hacerlas efectivas. Desde hoy, es oficial que el nuevo compromiso multinacional no contará con la firma de Washington. Sólo los americanos La Administración Trump se adelantó a la reunión de mañana justificando su marcha en que «muchos principios (del pacto) son incompatibles» con su política de refugiados. La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, recalcó que las decisiones sobre inmigración «deben tomarlas los americanos y sólo los americanos». La decisión de Trump da continuidad a la salida de la Unesco, la rama cultural y educativa de Naciones Unidas, que su Administración abandonó oficialmente hace un mes. Como ocurriera entonces, Washington asegura que mantendrá su «generosidad» con los refugiados e inmigrantes. El presidente de la Asamblea General de la ONU, Miroslav Lajcák, lamentó la pérdida del apoyo de «un país cuya presencia en el proyecto era crítica, por su experiencia y su respaldo tradicionales». .
01-01-1970 | Fuente: abc.es
IU da plantón a la oposición venezolana en la entrega del Sájarov y Podemos mantiene «un perfil bajo»
Los eurodiputados de Izquierda Unida (IU) darán plantón a la oposición venezolana en la ceremonia de entrega del Sájarov en la Eurocámara este miércoles en Estrasburgo, en la que no participarán tras acusar a la UE de instrumentalizar el premio y rechazar que se trata de una oposición «democrática». La Eurocámara hará entrega el premio Sájarov 2017 a la Libertad de Conciencia a la oposición democrática en Venezuela -representada en la Asamblea Nacional y su presidente y los presos políticos Leopoldo López, Antonio Ledezma, Daniel Ceballos, Yon Goicoechea, Lorent Saleh, Alfredo Ramos y Andrea González- en una ceremonia en el pleno en Estrasburgo este miércoles a mediodía en el que tomará la palabra el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, en nombre de la oposición venezolana. «Creemos que el Parlamento y la UE instrumentalizan este premio y lo usan como una herramienta para legitimar determinadas posiciones y decisiones en política exterior que consideramos erróneas y, en muchas ocasiones, no respetan ningún principio democrático», ha justificado Izquierda Unida en un comunicado. Izquierda Unida ha cuestionado la idoneidad de la oposición venezolana para recibir el premio y ha rechazado calificar a los premiados de «oposición democrática». «Las personas que reciben hoy el premio encarnan a una oposición violenta que busca desde 2002 derrocar con golpes de estado a los gobiernos elegidos democráticamente por el pueblo venezolano», ha remachado la formación en un comunicado. IU ha reiterado su convicción de que, como ya hizo cuando se anunció la candidatura premiada, «la UE se está poniendo del lado de la violencia en Venezuela en lugar de mediar para facilitar el diálogo y buscar una solución pacífica y democrática en el país». «Este año hay personas que no han recibido el galardón y luchan precisamente contra lo que representa las personas que van a recibirlo», ha afeado Izquierda Unida, recordando que Lorent Saleh «fue encarcelado por su relación con el paramilitarismo en Colombia» mientras que la activista guatemalteca que también quedó finalista, Lolita Chávez, es miembro de una organización --El Consejo de Pueblos Ki'che-- perseguida y cuyos miembros son asesinados por cuerpos paramilitares. Apoyo a Aura Lolita Chávez Los eurodiputados de Podemos en la Eurocámara anunciaron que no seguirían el boicot de IU, cuyos miembros no asistieron finalmente a la ceremonia de entrega del premio Sájarov. Podemos, que según fuentes de la delegación de la que es portavoz Miguel Urbán prefiere mantener «perfil bajo» con Venezuela, anunció que no haría ninguna protesta específica ni se ausentará de la ceremonia, lo mismo que el resto de eurodiputados españoles. Tanto los eurodiputados de IU como los de Podemos, así como el de Equo, habían apoyado para el Sájarov la candidatura de la líder indígena y símbolo de la lucha por los derechos de las mujeres, los trabajadores y la lucha contra el cambio climático en Guatemala Aura Lolita Chávez.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«America First»: Trump declarará competidores a China y Rusia en su estrategia de seguridad nacional
El presidente estadounidense, Donald Trump, declarará a China y a Rusia competidores que buscan contestar el poder de Estados Unidos y minar su seguridad y prosperidad en el marco de la nueva estrategia de seguridad nacional que se dispone a desvelar este lunes en un discurso. «Están decididos a hacer que las economías sean menos libres y menos justas, a aumentar sus ejércitos, y a controlar la información y los datos para reprimir a sus sociedades y expandir su influencia», serán las palabras de Trump, según los extractos de su discurso que ha adelantado la Casa Blanca. La estrategia, producto de meses de deliberaciones por parte del presidente y sus principales asesores, no repite la descripción hecha en 2016 por el entonces presidente Barack Obama de que el cambio climático es una amenaza para la seguridad nacional, según han informado asesores. Trump ha prometido retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París sobre cambio climático a menos que se introduzcan cambios en el mismo. «Estados Unidos seguirá avanzando en un enfoque que equilibre la seguridad energética, el desarrollo económico y la protección del medio ambiente», señalará el documento. La postura en materia de seguridad nacional de Trump refleja su lema «América primero» dando prioridad a la protección del territorio y las fronteras estadounidenses, reconstruyendo el Ejército, protegiendo la capacidad en el extranjero y persiguiendo políticas comerciales más favorables a Estados Unidos. El hecho de que se mencione a China y Rusia como «potencias revisionistas» en el documento refleja la cautela de la Administración Trump frente a ambos países pese a los intentos del presidente de construir relaciones fuertes con sus homólogos chino, Xi Jinping, y ruso, Vladimir Putin. Un alto cargo de la Administración que ha informado a la prensa ha dicho que Rusia y China están intentando revisar el 'status quo' global -Rusia en Europa con sus incursiones militares en Ucrania y Georgia, y China en Asia con su agresión en el mar de China Meridional-.