Infortelecom

Noticias de ayuda humanitaria

04-08-2018 | Fuente: elpais.com
Israel intercepta un segundo barco de la flotilla con ayuda humanitaria a Gaza
Los 12 ocupantes de la nave, entre ellos dos españoles, conducidos al puerto de Ashdod
29-07-2018 | Fuente: abc.es
Farsa de elecciones en Camboya sin el principal partido opositor
Sin la participación del principal partido de la oposición, disuelto el año pasado y con sus líderes en prisión, suspendidos o exiliados, este domingo se han celebrado en Camboya unas elecciones que en realidad son una farsa. Aunque el Gobierno insiste en que 19 partidos concurren a estos comicios, el único que podía suponer una alternativa fue prohibido judicialmente en noviembre al ser acusado de conspirar con Estados Unidos para tomar el poder. Con la desaparición de sus principales rivales, el primer ministro Hun Sen, que lleva más de tres décadas en el poder, tiene garantizada una victoria segura. La única duda es saber por cuánto ganará, ya que la participación electoral mostrará si la sociedad le apoya a o no. Para expresar su rechazo, los responsables del ilegalizado Partido para el Rescate Nacional de Camboya habían llamado al boicot electoral con una campaña en pos del «dedo limpio». Para acreditar que han votado, los electorales han tenido que meter uno de sus dedos en tinta, lo que en la práctica permite a las autoridades saber quién lo ha hecho y abre la puerta a posibles represalias a quien haya seguido el boicot. A tenor de la Comisión Electoral Nacional, ha acudido a las urnas el 82,71 % de los votantes. Cuestionados por Estados Unidos y la Unión Europea, estos comicios confirman la deriva autoritaria de Camboya al mando de Hun Sen, quien se ha deshecho de la oposición y silenciado a los medios independientes que le criticaban. Desde septiembre del año pasado, el líder opositor Kem Sokha lleva encerrado en una remota cárcel en la frontera con Vietnam a la espera de ser juzgado por traición. Para evitar correr el mismo destino, muchos de sus compañeros de partido han huido al extranjero, como hizo en 2015 su principal dirigente, Sam Rainsy, cuando se exilió en Francia tras ser acusado de difamación. Ese mismo mes de septiembre, el Gobierno consiguió cerrar el periódico en inglés más crítico que había, «Cambodia Daily», al exigirle el pago de casi seis millones de euros en impuestos. Con las noticias del arresto de Sokha, su último titular fue «Caída en una dictadura absoluta». En noviembre, el Tribunal Supremo desmanteló el Partido para el Rescate Nacional de Camboya. Sus cien miembros fueron suspendidos de toda actividad política durante cinco años y sus 55 diputados perdieron sus asientos en el Parlamento, que tiene 123 escaños. Curisoamente, el presidente del Tribunal Supremo, el juez Dith Munty, pertenece a la formación política en el poder, el Partido del Pueblo de Camboya. «Es el fin de la democracia en este país», sentenció entonces en la BBC una de las principales figuras de la oposición, Mu Sochua, también exiliada. Para evitar críticas durante las elecciones, el Gobierno ha censurado en internet portales extranjeros de noticias, como Radio Free Asia, Voice of America y varios periódicos en inglés. En el pasado, cuando Camboya dependía de la ayuda humanitaria de EE.UU. y la UE, Hun Sen guardaba al menos las formas y permitía cierto margen de maniobra a la oposición. Pero, desde que China ha empezado a regarlo con millones para las inversiones que requiere su paupérrimo país, ya no necesita simular ninguna apariencia democrática. Media vida en el poder A sus 65 años, Hun Sen lleva la mitad de su vida dirigiendo Camboya, lo que le convierte en el primer ministro más veterano del mundo. Nacido en 1952 en una familia campesina y educado por monjes budistas, se unió a la guerrilla comunista a finales de los años 60 y formó parte de los Jemeres Rojos de Pol Pot, que diezmaron a la población camboyana durante su brutal utopía agraria entre 1975 y 1979. En esos cuatro años, se calcula que murieron dos de los seis millones de camboyanos por hambre, extenuación o ejecutados en los tristemente famosos Campos de la Muerte. En 1977, huyendo de una purga interna, Hun Sen se refugió en Vietnam, a cuyo Ejército se unió para derrocar a los Jemeres Rojos dos años después. Como ministro de Exteriores en un Gobierno colocado por Hanoi, fue ascendiendo hasta convertirse en primer ministro en 1985, con solo 33 años. Tras los Acuerdos de París que, en 1991, trajeron la paz al país, Hun Sen ha maniobrado para mantenerse en el poder, con golpes de Estado como el de 1997 o negociando con la oposición con promesas democráticas para luego prohibirla.
24-07-2018 | Fuente: abc.es
Aumentan las muertes por cáncer en medio del paro sanitario en Venezuela
Este martes se cumplieron 29 días del paro nacional de salud de las enfermeras y paramédicos de los hospitales públicos, no obstante a las muertes de pacientes como en el caso del cáncer que el año pasado registró 26.510 fallecimientos con un 15% de incremento, que no ha sido reconocido oficialmente. La muerte de enfermos que no consiguen medicamentos para el tratamiento de cáncer y ahora tampoco atención sanitaria por el paro de las enfermeras, que ha puesto el tema de la salud pública en el umbral de los decesos masivos, pues el régimen de Nicolás Maduro no quiere autorizar el ingreso de la ayuda humanitaria y tampoco resolver el conflicto laboral del personal médico. La crisis de la salud pública, que atiende al 85% de la población, ha llegado a niveles peligrosos. Los gremios no dan tregua y anuncian arreciar las protestas la próxima semana. Tras cumplirse este este martes casi un mes en conflicto, los gremios de la salud anunciaron que el próximo miércoles convocarán a una marcha hasta la sede de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV). Al reclamo salarial de las enfermeras que harán su «pancartazo» se han unido los trabajadores de Corpolec , la corporación estatal de electricidad, en el paro de este lunes. También se han unido los enfermeros del caraqueño Hospital Oncológico Padre Machado que exigirá mejoras salariales y la dotación de medicamentos e insumos necesarios para atender a los pacientes de cáncer. Las estadísticas de cáncer Mientras la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV) ha revelado las estadísticas de los fallecimientos registrados en pacientes cancerosos, según ha publicado la página digital Crónica Uno, que ha sido censurada por el régimen de Maduro. En los los últimos cinco años, la tasa de mortalidad pasó de 82,06 muertes por cada 100.000 habitantes, en 2013, a 84,34 víctimas en 2017, según reveló un estudio de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela. El año pasado se registraron 52.855 nuevos casos de cáncer en el país. Entre 2013 y 2017 se han registrado 124.248 fallecimientos por esa patología, que representa la segunda causa de muerte en Venezuela. En un sistema sanitario donde falla lo esencial, el cáncer gana terreno en el corredor de las enfermedades crónicas. Solo el año pasado se registraron 26.510 decesos por neoplasias, lo que realmente representa un incremento de 15 % de las defunciones, si se comparan las estadísticas con las de 2013, cuando hubo 23.121 fallecimientos por esa patología, según arroja un estudio publicado por la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV). A propósito de ello, el año pasado se registraron 52.855 nuevos casos de cáncer en el país, lo cual se traduce en una disminución de 7% en la incidencia respecto al 2014, cuando 56.906 personas enfermaron por esa causa. Pero los estragos de la enfermedad no dejan de preocupar a la comunidad médica. Desde 2013, 269.639 venezolanos se han sumado a la lista de enfermos por cáncer, calcula la SAV. Entre las entidades federales con mayor crecimiento en la mortalidad en 2017, se cuentan los estados Sucre, con 94.86 muertes por cada 100.000 habitantes; Monagas, con 69,61; Bolívar, con 72,74; Zulia, con 93,95; Falcón, con 75,69 y Distrito Capital, con 120,14 defunciones por cada 100.000 habitantes. Solo en Caracas, el año pasado los decesos se incrementaron en 17,59 % si se comparan con las ocurridas en 2013, cuando 2.131 personas perdieron la vida por causa de esa enfermedad.
05-07-2018 | Fuente: abc.es
Más de 50 países urgen a Maduro restaurar el Estado de Derecho y permitir ayuda humanitaria
La comunidad internacional sigue actuando ante la grave crisis humanitaria y política en Venezuela. Más de 50 países han urgido este jueves al Gobierno de Nicolás Maduro, en el marco del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, a permitir la entrada de ayuda humanitaria en el país para paliar el desabastecimiento de productos de primera necesidad, como comida y medicamentos, así como a restaurar el Estado de Derecho, que consideran roto desde la instauración de la Asamblea Constituyente hace un año. Así mismo, el Parlamento Europeo ha reclamado a Maduro que permita abrir un corredor humanitario. «Instamos a Venezuela a reconocer la gravedad de su situación y a abrir sus puertas a la ayuda humanitaria, a cooperar con los mecanismos del Consejo de Derechos Humanos», ha dicho el embajador peruano en el Consejo de Derechos Humanos, Claudio Julio de la Puente Ribeyro, que ha leído una declaración conjunta. A este respecto, el diplomático británico Bob Last ha indicado que, si bien la asistencia técnica que puedan proporcionar el propio Consejo o sus miembros no resolverá todos los problemas humanitarios en Venezuela, «sería un buen comienzo». Los países firmantes han expresado igualmente su «preocupación» por «las graves violaciones de los Derechos Humanos, que incluyen ejecuciones extrajudiciales, uso excesivo de la fuerza, detenciones arbitrarias, tortura y malos tratos y falta de acceso a la Justicia», como recogía un reciente informe de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU. Los representantes de Venezuela, Bolivia y Cuba han interrumpido reiteradamente a De la Puente Ribeyro esgrimiendo cuestiones burocráticas para impedir que continuara leyendo el manifiesto, pero el presidente del Consejo de Derechos Humanos, el embajador esloveno Vojislav Suc, ha permitido que continuara. «Estamos preocupados por que los países que hablan sobre politización son realmente los que están politizando los debates impidiendo que un grupo de países haga declaraciones», ha reprochado la emisaria mexicana en Ginebra, Socorro Flores Liera. Interrogado por este ofensiva sobre Venezuela, Leila Swan, de Human Rights Watch (HRW), ha aplaudido la declaración conjunta porque «llega en un momento crítico», justo cuando la nación caribeña «está entrando en una espiral descendente de la que no se ve el final». «El creciente coro de preocupación internacional evidencia la necesidad de seguir informando y actuando ante el Consejo de Derechos Humanos hasta que Venezuela cese la brutal campaña contra su propio pueblo», ha considerado la portavoz de la ONG. Mientras, el Pleno del Parlamento Europeo ha reclamado este jueves a la UE que incremente la ayuda a los venezolanos que huyen del país y ha exigido al Gobierno de Nicolás Maduro que permita abrir un corredor humanitario para asistir a la población. En una resolución aprobada con 455 votos a favor, 100 en contra y 29 abstenciones, los eurodiputados han expresado su «consternación y alarma» ante la crisis humanitaria de Venezuela y la diáspora que ha producido, principalmente hacia los países vecinos Colombia y Brasil. La última semana de junio una delegación del Parlamento Europeo se desplazó a dos puestos fronterizos para evaluar la situación de los migrantes y sus comunidades de acogida. El eurodiputado del Partido Popular, Agustín Díaz de Mera, que lideró la misión al puesto fronterizo de Cúcuta, en Colombia, aseguró en el debate celebrado el martes en la Eurocámara que «solos no pueden y todos dicen que la situación va a empeorar». Por ello, ha pedido «ayuda internacional porque nunca crearán campos de refugiados para sus hermanos venezolanos». En el caso de Brasil, según ha explicado el jefe de la delegación que se desplazó Boa Vista, el socialista Francisco Assis, es diferente porque recibe un menor número de venezolanos. Sin embargo, «el Estado fronterizo es uno de los más pobres de Brasil y está separado del resto del territorio por el Amazonas». «Es fundamental que la UE mantenga su programa de ayuda económica e incluso que la fortalezca, como también es fundamental que el Gobierno de Nicolás Maduro se deje ayudar, por el bien de su población», ha insistido el portugués. El texto pide a Venezuela «que evite el agravamiento de la situación autorizando de manera urgente la entrada de ayuda humanitaria», al tiempo que agradece a Colombia y Brasil «la solidaridad mostrada con los huidos venezolanos». En este sentido, los eurodiputados han instado también a los estados miembro a que «den una respuesta inmediata de protección» a través, por ejemplo, de visados humanitarios. Asimismo, han pedido aumentar la ayuda comprometida hasta la fecha para atajar las necesidades de los países vecinos en la acogida. Nueva petición de elecciones La resolución aprobada en la Eurocámara recuerda, además, que la crisis de Venezuela se deriva de una crisis política y reitera su llamamiento a la convocatoria de nuevas elecciones al considerar que los pasados comicios del 20 de mayo que revalidaron la Presidencia de Maduro no cumplen los estándares mínimos internacionales. Así, el pleno ha reclamado nuevas elecciones «que respeten las normas democráticas reconocidas internacionalmente y el ordenamiento constitucional venezolano en un marco transparente, equitativo y justo, sin limitaciones en cuanto a partidos políticos o candidatos y con pleno respeto a los derechos políticos de los venezolanos». Desde 2005, más de dos millones de personas han abandonado Venezuela y, según Acnur, más del 60 por ciento se encuentra en situación irregular. Colombia acoge a la mayor parte de los migrantes, con más de 800.000 personas, mientras que en Brasil hay alrededor de 50.000 venezolanos.
27-06-2018 | Fuente: abc.es
Yemen significa en árabe «derecha», pero pocos estados fallidos hay en el mundo que lleven dando tantos tumbos durante tanto tiempo: golpes militares, monarquía y república, divisiones internas entre tribus, choques entre corrientes musulmanas (suníes y chiíes a partes iguales) e ideológicas (Yemen ostenta el dudoso mérito de haber sido, en parte de su territorio, el primer régimen comunista del mundo árabe). Ahora, el vientre débil de la península arábiga se desangra en una guerra que, como la siria, comenzó en 2011 como conflicto civil y se ha convertido en un choque entre potencias regionales. El régimen suní de Arabia Saudí dirige la coalición que apoya al depuesto gobierno de Saná, y el chií de los ayatolás de Irán a los rebeldes hutíes, sus hermanos en el islam. Por medio, Al Qaida, Daesh y grupos secesionistas del sur contribuyen a condimentar la marmita. Europa y Estados Unidos observan con indiferencia el conflicto por diversas razones. Los 28 millones de civiles yemeníes atrapados en la guerra no forman los pelotones de desarrapados, por lo general sirios, que afluyen a Europa por vía marítima o terrestre. Solo por ahora. Yemen padece el mayor riesgo de hambruna y de cólera del planeta, según la ONU, pero pemanece oculta bajo la bota territorial saudí, ajena a la mirada occidental. Los medios parecen más entretenidos con el programa de reformas sociales del Príncipe Heredero y hombre fuerte de Riad, Mohamed bin Salman, que con la brutal ofensiva aérea saudí contra el puerto de Hodeida, punto de entrada de la ayuda humanitaria en Yemen. La incompetencia en la campaña aérea de la aviación saudí -que parece no distinguir a veces entre bases hutíes y hospitales- debería bastar a Riad para convencerse de que sola no logrará ganar la guerra en Yemen, pero sí puede provocar una catástrofe humanitaria. Si Arabia Saudí fuera capaz de extraer alguna lección de las campañas de Israel contra la milicia chií de Hizbolá -el paralelo libanés del caso yemení-, dejaría de dar coces contra el aguijón para abrir la vía negociadora.
22-06-2018 | Fuente: abc.es
Las dos Coreas reunirán a familias separadas del 20 al 26 de agosto
Las dos Coreas acordaron el viernes celebrar del 20 al 26 de agosto reuniones de familias separadas por la guerra civil que las enfrentó hace más de 65 años, en línea con el acercamiento logrado entre ambos países en los últimos meses. Las reuniones de familiares separados por la Guerra de Corea (1950-1953) involucrarán a 100 familias y tendrán lugar en un hotel del monte Kumgang, en la costa suroriental norcoreana, que ya acogió antes reuniones de este tipo, ha informado la agencia surcoreana Yonhap. Así lo decidieron las delegaciones de la Cruz Roja de ambos países tras reunirse hoy en el mencionado hotel. La delegación surcoreana estuvo encabezada por el director de la Cruz Roja surcoreana, Park Kyung-seo, mientras que al frente del equipo del Norte estuvo el vicepresidente del comité encargado de relaciones intercoreanas en el Norte, Pak Yong-il. El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, preacordaron en su cumbre del pasado 27 de abril celebrar una reunión de familias separadas a mediados de agosto. En esta histórica cita, vista como un importante acicate para la posterior cumbre que Kim celebró con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, los dos mandatarios coreanos se han comprometido a reforzar lazos y a trabajar para la «total desnuclearización de la península». Esta será la primera reunión de familias desde octubre de 2015 y una muestra más del actual acercamiento entre Seúl y Pyongyang y del giro diplomático por el que ha apostado el régimen este año. El Gobierno surcoreano ha demandado con insistencia la necesidad de retomar estos encuentros debido al envejecimiento de los miembros de estas familias separadas hace más de 65 años. El número de surcoreanos registrados para solicitar plaza en estas reuniones era de 132.124 en mayo (el 86 % de los cuales tiene 70 años o más), aunque se cree que solo unos 57.000 siguen vivos. Ninguna de las dos partes ha mencionado por el momento si en la reunión del viernes se ha tratado la reactivación de paquetes de ayuda humanitaria surcoreana para el Norte o el polémico caso de un grupo de camareras norcoreanas que desertó al Sur en 2016 y cuyo retorno reclama Pyongyang. Seúl aseguró en su momento que vinieron por propia voluntad, pero posteriores testimonios han subrayado aspectos contradictorios en su relato
20-06-2018 | Fuente: abc.es
Naciones Unidas denuncia crímenes de guerra y contra la humanidad en Siria
La ONU ha acusado este miércoles a las fuerzas sirias y a los grupos armados y organizaciones terroristas de haber cometido «crímenes de guerra y contra la Humanidad» durante el asedio y la reciente batalla final por el control de la región siria de Guta Oriental, antiguo feudo opositor en las afueras de Damasco. El asedio a Guta Oriental duró cinco años, de 2013 a 2018, y fue «el más largo de la historia moderna», ha recalcado la Comisión Internacional de Investigación de la ONU para Siria en su informe sobre los crímenes cometidos en esta región siria publicado hoy. El secretario general de la ONU, António Guterres, calificó en febrero pasado la situación en Guta Oriental de «infierno en la tierra». En el momento en el que Damasco declaró el fin de la ofensiva, el pasado 14 de abril, había unas 140.000 personas desplazadas. La Comisión de la ONU, creada por el Consejo de Derechos Humanos para investigar las violaciones de derechos humanos cometidas en Siria desde 2011, señala en su informe que «entre febrero y abril, la intensa campaña de las fuerzas progubernamentales para recuperar el control de Guta Oriental estuvo marcada por crímenes de guerra generalizados cometidos por todas las partes» enfrentadas. Por parte de los grupos armados y organizaciones terroristas se cometió ?mediante su respuesta bélica contra la ciudad de Damasco y Damasco Rural y sus ataques de represalia? el crimen de guerra de difundir terror entre la población civil y el del lanzamiento de ataques indiscriminados, sostiene la Comisión. «Durante todo el asedio, los grupos armados también de forma regular arrestaron arbitrariamente y torturaron a civiles en Duma (..), cometiendo el crimen de guerra del trato cruel, inhumano para la dignidad personal y el de la tortura», indica. En cuanto a las fuerzas progubernamentales, la Comisión afirma que «durante la operación militar la naturaleza de las armas empleadas, en áreas civiles densamente pobladas, aterrorizó a los residentes asediados». «Existe una base razonable para creer que las fuerzas progubernamentales cometieron el crimen de guerra de pretender difundir el terror entre la población civil asediada», indica. En opinión de la Comisión, las tropas del presidente sirio, Bachar al Asad, cometieron el «crimen de guerra de lanzar ataques indiscriminados» y «violaron el derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de las personas». Las tropas sirias dejaron además «diezmadas viviendas, mercados, hospitales» y centros médicos en bombardeos diseñados intencionadamente, algo que constituye el crimen de guerra de lanzar deliberadamente ataques contra objetos protegidos y de atacar a propósito personal médico. En general, las tácticas de las tropas sirias durante su campaña militar consistieron en «castigar a los habitantes y obligar a la población a rendirse colectivamente o morirse de hambre». En aquel momento al menos 265.000 sirios que aún permanecían en el enclave asediado se vieron afectados por estas prácticas. El Ejército sirio privó «deliberadamente de alimentos» a los civiles de Guta Oriental, al «denegarles ayuda humanitaria», «denegó evacuaciones médicas» y lanzó «ataques indiscriminados tanto con armas convencionales como con prohibidas contra áreas civiles». En este sentido, la Comisión considera que las fuerzas de Al Asad perpetraron un «crimen contra la humanidad» por haber cometido actos inhumanos contra la población, causándoles a los habitantes «un grave sufrimiento físico y mental». Los expertos de la Comisión de la ONU recibieron además evidencias del posible uso de armas químicas en tres ocasiones entre febrero y abril, si bien en dos, donde se sospecha que se empleó gas cloro ?en Al Shayfouniya y en un área entre Saqba y Hammouriyeh? «no fue posible obtener suficiente material probatorio». Sobre el presunto ataque químico efectuado contra Duma el 7 de abril, en el que fallecieron al menos 70 personas y tuvieron que ser atendidas 500 personas con síntomas de exposición a agentes químicos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Comisión resalta que «las pruebas disponibles son mayoritariamente congruentes con el uso de cloro». Los expertos añaden sin embargo que ello en sí mismo «no explica otros síntomas observados que son más congruentes con el uso de otro agente químico, lo más probable un gas nervioso». La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) debe aún presentar su informe al respecto, después de haber recogido material y datos en la localidad y enviado las muestras a sus laboratorios y a otros para dos análisis distintos. En respuesta a este ataque, EE.UU., el Reino Unido y Francia lanzaron ataques aéreos en Siria el 13 de abril contra una instalación militar cerca de Homs y un centro de investigación y desarrollo cercano a Damasco.
14-06-2018 | Fuente: abc.es
La ofensiva saudí en Yemen pone en peligro la ayuda humanitaria
Al Hudeida se ha convertido en el nuevo punto caliente de la guerra en Yemen tras el lanzamiento de la operación «Victoria de Oro» por parte de Arabia Saudí y sus fuerzas aliadas, la mayor ofensiva desde el inicio de la guerra en 2015. La alianza que lidera Riad inició los bombardeos contra este gran puerto situado 150 kilómetros al oeste de Saná, que es la puerta de entrada de la ayuda humanitaria a un país en el que 8,4 millones de personas están «a un paso» de la hambruna, según Naciones Unidas. Ante la voz de alarma de las organizaciones humanitarias internacionales, el ministro de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Anuar Gargash, aseguró que la «liberación» de Al Hudeida creará una «nueva realidad» en el conflicto y llevará a los hutíes a sentarse a la mesa de negociaciones. Emiratos es el principal aliado de Arabia Saudí en esta operación contra un puerto por el que piensan que llegan armas y municiones iraníes a los hutíes, la tribu que controla la capital. «Al Hudeida es una de las áreas más densamente pobladas del Yemen: una ofensiva en esa ciudad tendrá consecuencias devastadoras para la población civil», declararon la alta representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, y el comisario de Ayuda Humanitaria, Christos Stylianides. Desde la ONU fue el alto comisionado para los Refugiados, Filippo Grandi, quien recordó que Yemen sigue constituyendo «la mayor crisis humanitaria en el mundo» y denunció que esta gran ofensiva «lo va a empeorar». Estas palabras, sin embargo, se encontraron con la determinación del presidente Mansour Hadi, quien, desde el exilio, llamó a su ejército y fuerzas aliadas a que «liberen militarmente» el principal puerto del país porque no puede seguir permitiendo «el sufrimiento de nuestro pueblo y hacerlo rehén de una guerra prolongada por la milicia golpista». Superioridad militar Las fuerzas aliadas de Riad tratan de dar un giro a una guerra en la que no son capaces de imponerse a pesar de su arsenal de última generación, que no para de crecer gracias a las compras millonarias efectuadas a empresas de Estados Unidos y Europa. La guerra con mayúsculas en Yemen estalló en marzo de 2015, cuando una coalición árabe liderada por Arabia Saudí decidió atacar a los milicianos hutíes que se hicieron por la fuerza con el control del Gobierno de Saná. Los saudíes apoyaron desde el inicio a Hadi, elegido en 2012 presidente del país por consenso tras la salida de Ali Abdulá Saleh.
11-06-2018 | Fuente: abc.es
La ONG del Aquarius: «Si no rescatamos a los inmigrantes, simplemente habrá más muertos»
Mientras 629 inmigrantes siguen a bordo del Aquarius, barco de la ONG Sos Méditerranée dedicado al salvamento de inmigrantes en el mar Mediterráneo, algunos critican el supuesto efecto llamada que estas acciones acarrean, considerando que la ayuda humanitaria solo empeora, a largo plazo, la situación. Eso parece argüir el líder de la Liga Norte y ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, cuando dice: «Desde hoy, también Italia comienza a decir no al tráfico de seres humanos, no al tráfico de la inmigración clandestina. Mi objetivo es garantizar una vida serena a estos niños en África, y a nuestros hijos en Italia», según ha afirmado en Twitter. Da oggi anche l?Italia comincia a dire NO al traffico di esseri umani, NO al business dell?immigrazione clandestina. Il mio obiettivo è garantire una vita serena a questi ragazzi in Africa e ai nostri figli in Italia. pic.twitter.com/3nLN7d4khC? Matteo Salvini (@matteosalvinimi) 10 de junio de 2018 Julie Be gin, de la ONG Sos Méditerranée, encargada del Aquarius, muestra su desacuerdo con las opiniones de Salvini: «La gente no va a parar de venir. La prueba es que cuando la nave Mare Nostrum detuvo su actividad, no pararon las salidas. Si no hay personas para salvar a los inmigrantes, simplemente hay más muertos», explica a ABC. «La gente que encontramos en el agua ha sufrido torturas en Libia, abusos. Todos dicen que prefieren morir en el mar a volver a los campos de detención», señala al otro lado del teléfono. Acción humanitaria interrumpida La ONG SOS Méditerranée nació en 2015 y se autodefine como una «asociación civil de salvamento en alta mar», nacida al calor «de la urgencia humanitaria en el Mediterráneo». «Desde febrero de 2016 ?se lee en su página web?, el Aquarius, un barco de 77 metros fletado por las asociaciones de Francia, Alemania e Italia, comienza su misión en el eje migratorio más mortal del mundo, entre Libia e Italia. En diez meses de presencia en el mar y 17 operaciones, 11.261 personas han sido recibidas por los salvadores de Sos Méditerrané a bordo del Aquarius: 7.127 vidas salvadas durante rescates realizados en barcos en riesgo y 4.134 personas tomadas desde otros barcos». Tras la llegada de la Liga Norte al Gobierno de Italia, la acción del Aquarius se enfrenta a nuevas dificultades. Como explica Begin, «es la primera vez» que Sos Méditerranée no puede llevar a cabo su labor humanitaria: «El Centro de Coordinación de Rescate Marítimo (MRCC, por sus siglas en inglés) nos dice el lugar donde debemos ir con los inmigrantes rescatados. El fin de semana, nos dio instrucciones para salvar dos embarcaciones que estaban en peligro, y luego nos pidió llevar a puerto a otras personas rescatadas por tres naves de la Marina Italiana y por un barco mercante italiano», señala. De las dos embarcaciones rescatadas por el Aquarius, «una estaba en estado crítico, porque el barco se había roto. La gente estaba en el agua y además era de noche».
07-06-2018 | Fuente: abc.es
Los pacientes venezolanos crónicos, condenados a morir por falta de medicinas
En Venezuela es un lujo enfermarse y una tragedia si se contrae una enfermedad grave que no tiene cura por falta de medicamentos y de hospitales equipados. Decenas de miles de pacientes crónicos con diversas dolencias están en el umbral de la muerte y claman por ayuda humanitaria. La dramática situación de los venezolanos condenados a morir por falta de tratamiento y medicinas los ha empujado a protestar sin descanso ante el Ministerio del Poder Popular para la Salud aunque les den un portazo en sus narices y sus reclamos se los lleve el viento. Como el régimen de Nicolás Maduro niega la crisis sanitaria, los pacientes van con sus dolencias a cuestas en fase terminal y se los restriegan en su cara. La mujer con un seno canceroso muestra ante las cámaras el estado deteriorado de su pecho. Los niños cancerosos con la cabeza afeitada y tapabocas también desfilan. Otros los llevan en su camilla y los que no pueden marchar son llevados en su silla de rueda. Las embarazadas dan a luz en la calle o en la frontera de Colombia y Brasil porque en los hospitales venezolanos no se brinda la atención necesaria. La viruela, el sarampión, la malaria, la difteria, ya erradicadas hace más de 60 años, comenzaron a diezmar a la población infantil al sur del país, donde no llega ningún tipo pastillas ni de vacunas para la prevención. Pero tampoco hay alimentos por lo que la desnutrición que está llegando al 16% de la población infantil, según Cáritas, afecta a más de 300.000 niños que están a punto de sucumbir. Al frente de la legión de enfermos que desfilan ante el Ministerio de la Salud se encuentra el diputado y médico William Barrientos, quien denunciar que más de 250.000 enfermos del Virus de Inmunodeficiencia Humana (HIV) no reciben tratamientos antirretroviral que pueden morir. ?Esto es un auto genocidio inducido por parte del régimen?, dijo. Sus reclamos no fueron atendidos en el ministerio. «Es más le tiraron la puerta en su cara» cuando los vieron en la entrada. «Es preocupante la inacción del régimen. Pedimos con urgencia la apertura de un canal humanitario para la recepción de medicinas y alimentos. Pero el Gobierno la niega, dice que no existe». Las protestas ante el Ministerio de la Salud también están siendo organizadas por varias ONG como Codevida y Prepara Familia, que esperan presentar sus reclamos. «En el Ministerio de la Salud no nos atendieron. Es una falta de respeto al pueblo venezolano. La gente se está muriendo. Es una burla por parte del gobierno», expresó Francisco Valencia, director de Codevida. Los manifestantes, que portaban pancartas, enfurecidos gritaron consignas y reclamos ante la falta de atención por parte de las autoridades. En el lugar también se presentaron personas en sillas de ruedas, que desde las 5:00 de la mañana pedían pañales para adultos. Más de 5.000 enfermos renales esperan por trasplantes desde hace un año y 3.500 pacientes trasplantados sufren por la escasez de inmunosuprerores; es una situación que ha causado 75 rechazos de órganos y 6 personas fallecidas en el primer trimestre del año. Cada día se agrava la crisis sanitaria por «culpa de una cúpula indolente con el sufrimiento de los venezolanos», añade el médico Barrientos. Dijo que en Caracas han muerto unos 28.000 pacientes con sida por la falta de medicina oportuna. «En el resto del país estamos hablando de 1.120.000 mil portadores de sida que no reciben ningún tipo de tratamiento». Los pacientes de trasplante renal están en la misma situación de los del sida. La escasez de El diputado zuliano dijo que los pacientes de trasplante renal están en esa misma situación. La escasez es de un 95 por ciento de medicamentos en términos general. El régimen de Maduro ha fracasado en su política sanitaria. El sistema ambulatorio y el hospitalario público, que utiliza el 85% de la población, ha colapsado porque no tiene insumos médicos para atender a los enfermos. «Por eso los pacientes se están muriendo de mengua», dice Barrientos. La Asamblea Nacional ha lanzado varios exhortos para que el régimen acepte la ayuda humanitaria internacional y se puedan recibir las donaciones. Pero Maduro no da su brazo a torcer.
1
...