Infortelecom

Noticias de asia

24-11-2017 | Fuente: as.com
Cabrera Bello sigue en la pelea: a 6 golpes del líder Chawrasia
Tras la segunda jornada, el indio Shiv Chawrasia lidera con dos golpes de ventaja sobre el sudafricano Thomas Aiken el Abierto de Hong Kong.
24-11-2017 | Fuente: as.com
José Carlos Granero entrenará al Chengdu Qianbao chino
El técnico español será el encargado de dirigir al club en la China League Two South, tercera división del país asiático.
23-11-2017 | Fuente: abc.es
Maduro nombra a un primo de Chávez jefe de Pdvsa en EE.UU.
En medio de otra trama de corrupción en Venezuela, Nicolás Maduro ha nombrado a Asdrúbal Chávez, primo del desaparecido mandatario, como nuevo presidente de Citgo, la mayor filial de la petrolera estatal Pdvsa en Estados Unidos. Esta red de gasolineras venezolana se ha visto envuelta en los últimos días en un escándalo que ha llevado a la destitución de seis gerentes por su supuesta implicación en una trama de corrupción y fraude. Durante un acto político retransmitido por la cadena estatal VTV, Maduro anunció su decisión de nombrar al exministro de Petróleo hasta hace unos meses al frente de Citgo. Chávez es ingeniero químico por la Universidad de Los Andes, experto en refinado, expansión y comercialización de crudo. Además de ocupar varios cargos como directivo de diversas filiales en el exterior de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), ha sido secretario ejecutivo de Petrocaribe, la alianza lanzada por Hugo Chávez en 2005 con algunos países del Caribe por la que Venezuela les vende petróleo en condiciones de pago preferente. Asdrúbal Chávez fue nombrado ministro de Petróleo y Minería en 2014. Maduro aprovechó el acto para criticar a los seis gerentes de Citgo, todos con doble nacionalidad venezolana y estadounidense, destituidos por haber vendido el 50 por ciento de las acciones de esa filial a fondos buitre como garantía para un préstamo de 4.000 millones de dólares en condiciones desfavorables para la industria petrolera venezolana. La firma de los contratos de refinanciación con los denominados fondos buitres y de compañías registradas en paraísos fiscales se produjo el 15 de julio pasado, según denunció el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab. Detenidos El principal acusado de la trama de corrupción, el expresidente de Citgo, José Angel Pereira Ruimwyk, fue detenido en Caracas junto al vicepresidente de Operaciones de Refinación, Tomeu Vadell; el vicepresidente de Ventas General de Refinaría Corpus Christi, Alirio Zambrano; el vicepresidente de Suministro y Comercialización, Jorge Toledo; el vicepresidente de Relaciones Estratégicas con Accionistas y Gobierno, Gustavo Cárdenas, y el vicepresidente de Servicios Compartidos, José Luis Zambrano. Todos ellos serán procesados por los presuntos delitos de malversación de fondos públicos (peculado doloso propio), lavado de activos y asociación ilícita, entre otros. Los seis responsables de Citgo ?encabezados por Ruimwyk? firmaron un acuerdo internacional con las empresas financieras Frontier Management Group LTD y Apollo Global Management LLC, señaladas como fondos buitre, para una presunta refinanciación de los programas de deuda de 2014 y 2015. Apollo Global Management es una multinacional de fondos de inversión fundada en 1990 en EE.UU., con 17 oficinas en Norteamérica, Europa y Asia. Frontier Management Group LTD se dedica a la gestión de inversiones y financiación privada ?junto a Apollo Global Management? en Oriente Próximo, Norte de África y Asia Central. Fue creada en Texas en 2015, cuando el entonces presidente Obama firmó el decreto que declaraba a Venezuela «como una amenaza inusual y extraordinaria», lo que provocó una escalada de la tensión entre ambos país. El fiscal general venezolano ha señalado a estas multinacionales por actuar como fondos buitre, como se conoce a los agentes que adquieren a precios mínimos bonos de deuda pública de países con problemas económicos, esperan a cobrarlos con intereses y triplicar así su inversión.
23-11-2017 | Fuente: abc.es
Birmania y Bangladés acuerdan el regreso de los refugiados Rohingyas
Después de tres meses de éxodo masivo, Birmania y Bangladés han acordado este jueves el regreso de los refugiados Rohingyas (pronunciése Rojingas). Desde finales de agosto, más de 600.000 personas han huido a Bangladés por los ataques del Ejército birmano contra sus poblados, lo que ha provocado una de las mayores crisis de refugiados de los últimos tiempos. Tras dos días de negociaciones, ambos gobiernos han firmado un memorando de entendimiento para permitir la vuelta de los desplazados. «El acuerdo estipula que el regreso comenzará en los dos próximos meses», ha anunciado en un comunicado el Gobierno bangladesí. Sin embargo, no se han revelado los detalles de este acuerdo y no se sabe si Myanmar (nombre oficial de la antigua Birmania) concederá la ciudadanía a los Rohingyas, etnia musulmana que no reconoce entre los 135 grupos que forman el país. También se desconoce si los refugiados podrán volver a sus lugares de origen o a los «pueblos modelo» donde quiere asentarlos el Gobierno birmano, que las ONG temen que sean los guetos donde 140.000 de ellos llevan confinados desde 2012, de los que no pueden salir. Y, lo más importante, no se ha dicho cuántos desplazados aceptará Birmania, que ya ha dicho que no podrá acoger a los 620.000 que han huido, ni cuántos de ellos querrán regresar tras el horror que han sufrido. Según cuentan los refugiados entrevistados por ABC durante los últimos días en los campos que han proliferado en Cox´s Bazar, en la frontera entre Bangladés y Birmania, sus casas fueron quemadas por los militares de este último país, que mataron o encarcelaron a los hombres de entre 20 y 30 años y violaron a las mujeres. El miedo que se ha desatado en el estado birmano de Rakhein (pronunciése Rajáin) es tal que decenas de Rohingyas siguen llegando cada día a Bangladés. Hasta que no se aclaren las condiciones del acuerdo sobre su seguridad, parece complicado que los refugiados acepten su repatriación. Mientras el ministro de Exteriores bangladesí, Mahmood Ali, aseguró que se trataba del «primer paso», el diplomático birmano Myint Kyaing dijo que su Gobierno estaba preparado para recibir a los Rohingyas «tan pronto como sea posible», informa la BBC. Pero el acuerdo despierta dudas por su falta de concreción. «Es completamente prematuro hablar del regreso cuando cientos de Rohingyas siguen escapando de la persecución y llegando a Bangladés casi cada día», critica Amnistía Internacional, que ha denunciado el ?apartheid? que el Gobierno birmano practica sobre esta minoría musulmana en un país de mayoría budista. La ONG, que ha mostrado su preocupación porque el acuerdo ha dejado a un lado al Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, espera que «aquellos que no quieran volver a casa no sean obligados a hacerlo». A la espera de ver cómo se concreta el acuerdo, la presión internacional sobre Myanmar ha acabado forzando la vuelta de los refugiados. Las dimensiones de esta crisis y las atrocidades relatada por los Rohingyas han empañado la imagen de la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi. Aunque ?La Dama?, como es popularmente conocida en Birmania, se labró su fama como defensora de la democracia y los derechos humanos por los quince años que pasó bajo arresto domiciliario bajo la anterior dictadura militar, no ha salido a defender claramente a los Rohingyas. Tras ganar su partido en 2015 las primeras elecciones ?libres? en Birmania en dos décadas, ella ostenta el poder, pero el Ejército sigue conservando bastante autonomía para hacer y deshacer a su antojo. Así ha quedado claro en esta despiadada campaña contra los poblados Rohingyas, lanzada después de que una guerrilla musulmana, el Ejército de Salvación de Arakan, atacara una base y treinta puestos militares el 25 de agosto. Por esta respuesta, la ONU acusó a Myanmar de «limpieza étnica» en septiembre y EE.UU. lo hizo este miércoles. «Tras un cuidadoso y profundo análisis de los datos disponibles, está claro que la situación en el norte del estado de Rakhine constituye una limpieza étnica contra los Rohingyas», señaló el secretario de Estado, Rex Tillerson, en un comunicado tras haber visitado Birmania durante los últimos días. Para Bangladés, la vuelta de los refugiados también es una prioridad porque la avalancha de estos tres últimos meses ha desbordado sus exiguos recursos. Además, en la frontera con Birmania ya viven unos 400.000 Rohingyas que han huido durante las últimas décadas. El acuerdo se produce justo antes de que el Papa Francisco empiece este domingo su tercera gira por Asia, que le llevará precisamente a Birmania y Bangladés. En este último país se encontrará con un grupo de refugiados Rohingyas, cuya vuelta al hogar aún está por ver por la falta de detalles sobre su repatriación.
23-11-2017 | Fuente: as.com
La jugada que resume cómo se sienten las 'víctimas' de Neymar
Aunque el Celtic se adelantó en el marcador no resistió demasiado ante los parisinos. Britton, el lateral que le tocó 'bailar ' con Neymar, lo pasó muy mal.
23-11-2017 | Fuente: as.com
Chawrasia lidera en Hong Kong; García y Cabrera, a 4 golpes
El jugador indio terminó la primera jornada con una tarjeta de 65 golpes para situarse como líder en solitario. Sergio García y Rafa Cabrera Bello registraron 69 golpes.
23-11-2017 | Fuente: elpais.com
La Universidad de Harvard, bajo la lupa de la Justicia tras una denuncia racial
La prestigiosa universidad estadounidense es investigada por el departamento de Justicia al recibir una queja de asociaciones de asiático-americanos en la lucha por la discriminación positiva
23-11-2017 | Fuente: abc.es
Quedan demasiados «Mugabes» en África
El expresidente Robert Mugabe dijo una vez que solo la muerte le apartaría de la presidencia. Se equivocaba. Él ya forma parte de la historia de Zimbabue, pero en África todavía hay más de una decena de dictadores, ávidos de poder, que llevan décadas arrasando sus países, llevando a su gente a sangrientas guerras civiles, ahogándoles económicamente, vulnerando sus derechos humanos. Países, que tiene muy muy poca esperanza de cambio debido a la inexistencia de límites de mandatos, a la corrupción y a la falta de transparencia en los comicios ?democráticos?. Esto no se cumple en todos los países africanos. En 2016, 17 de los 54 países del continente africano celebraron elecciones presidenciales y de éstas el 60% se llevaron a cabo pacíficamente y con total transparencia. La victoria de Akufo-Addoen en Ghana es un ejemplo de éxito de la democracia en este continente. Sin embargo, este año, las elecciones presidenciales en Angola, Liberia y Kenia se han visto manchadas por la sombra del fraude electoral, la justicia ha llegado a anular comicios por irregularidades. Son tiempos difíciles para la democracia. En pleno siglo XXI, todavía son demasiados los regímenes autoritarios en el continente africano. Un caso que merece especial mención es el de Paul Kagame, presidente de Ruanda desde marzo de 2000, después de que Bizimungu fuera destituido. Se le conoce por su papel durante la campaña que le puso fin al genocidio del país en 1994 y por su intervención en la Segunda Guerra del Congo. El odio tribal estalló entre abril y junio de 1994, cobrándose la vida de 800.000 personas y obligando a dos millones de ruandeses a huir del país. Las irregularidades en los comicios y acoso a la oposición, le preceden. En 2003, Kagame arrasó en las primeras elecciones democráticas disputadas desde que su gobierno tomara el poder (1994). Siete años después fue reelegido en condiciones similares. El 2015, se celebró un referéndum para que éste pudiera permanecer en el poder hasta 2024 y ganó el sí con un 98% de los votos. Mismo resultado que le valió la reelección a Kagame en 2017. Por su parte, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, 74, lleva la friolera de 37 años al frente de Guinea Ecuatorial (antigua colonia española). Se alistó en el Ejército español y, en 1963 se desplazó a la Academia Militar de Zaragoza, donde se graduó como segundo teniente en 1965. Accedió al poder el 3 de agosto de 1979 tras derrocar y ejecutar a su tío Francisco Macías (con fama de sanguinario y admirador de Hitler) en un golpe militar que se denominó «Golpe de la Libertad». Poco antes de las elecciones legislativas de 1993, 10 de los 14 partidos fueron ilegalizados lo que se tradujo en una abstención entorno al 80% y una nueva victoria de Obiang. Diez años después, el presidente fue votado por el 93,7% del electorado con una participación del 93%, lo que despertó sospechas de fraude electoral por parte de la oposición y grupos de los derechos humanos. Según organizaciones internacionales de Derechos Humanos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, el gobierno de Obiang es uno de los más represores del mundo por sus reiteradas violaciones los derechos humanos y la represión contra opositores políticos, que le han valido la solicitud de detención por genocidio en numerosas ocasiones. Otro de los veteranos de la política africana es Omar H.A. Al-Bashir, presidente de Sudán (norte) desde el 30 de junio de 1989. El líder, que proviene de un entorno rural y de clase trabajadora, luchó contra la rebelión en el sur del país. En junio de 1989, organizó un golpe de estado contra el gobierno de la Coalición electo de Sadiq Al-Mahdi. Ha sido acusado de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra por la Corte Penal Internacional. Sin embargo, nunca se le procesó ya que la Justicia local, la Liga Árabe, Rusia y China se mostraron contrarias al procesamiento del presidente sudanés. Al-Bashir respondió a su intento de procesamiento internacional con la expulsión de 13 ONG?s, cuya consecuencia fue la desatención de más de 1 millón de refugiados. A día de hoy, sigue sin saldar cuentas con la justicia por estos crímenes que se le atribuyen. Su política de islamización del Sudán y la aplicación de la Ley Islámica han alimentado la guerra con Sudan del sur, quien se independizó en 2011. Una de las naciones más empobrecidas del continente africano desde los años 90 es el Chad. Las sequías y una serie de gobiernos corruptos han debilitado la economía del país que se ha vuelta dependiente de ayuda externa. Al frente de su gobierno se encuentra Idriss Deby, quién fuera general en la Guerra Civil del Chad. En 1990, sus tropas se enfrentaron con a las del ex presidente Hissène Habré, hasta que el 2 de diciembre ocuparon la capital del país, haciéndose del gobierno. La instalación de Déby en el poder mejoró las relaciones con el antiguo enemigo del norte (liberó 2.500 presos de Libia) y con su líder Muammar Gaddafi. Se considera que llevó la democracia al país. Al asumir el cargo, prometió instaurar un gobierno democrático, y los partidos políticos fueron reconocidos en 1991. También estableció una comisión para investigar los abusos contra los derechos humanos durante el régimen de Habré, que finalmente acusó al exlíder de 40,000 asesinatos políticos. Superó tres intentos de golpes de estado entre 1991 y 1992. Tras una serie de reformas políticas que condujeron a la elección libre de 1996 en la Déby salió reelegido como presidente por un período de cinco años, algo que repetiría en 2001. Según Amnistía internacional, hay un creciente abuso de leyes represivas contra sus críticos y opositores. A este grupo de longevos presidentes de dudosa reputación, se unen Paul Biya, que con 83 años lleva 34 años ejerciendo como máximo mandatario de Camerún; el presidente de la república del Congo, Denis Sassou-Nguesso, de 73 años (38 años no consecutivos en el poder); el líder guerrillero y ex ministro de Defensa, Yoweri Museveni, que derrocó a un régimen militar en enero de 1986 en Uganda y fue presidente durante 10 años antes de ser elegido en las primeras elecciones presidenciales directas del país (1996). De esta lista cabe destacar también el caso del Rey Mswati III de Swazilandia, la última monarquía absoluta que queda en África (el país tiene un Parlamento electo y Mswati elige un primer ministro de entre los miembros elegidos). Fue proclamado rey con tan solo 18 años y lleva 30 en el poder. La renuncia de Robert Jacob se suma a la de otros dictadores que en los últimos meses han dejado el poder como José Eduardo Dos Santos, presidente de Angola en los últimos 38 años o Yahya Jammeh que, tras cinco mandatos y 22 años en la presidencia de Gambia, fue apartado del poder y exiliado gracias a un ejercicio de delicada diplomacia y amenaza militar, sin violencia, que recuerda a la reciente dimisión del expresidente de Zimababue. Son dos casos inéditos en la historia reciente de África.
23-11-2017 | Fuente: abc.es
Irak devuelve a cientos de familiares de yihadistas extranjeros a sus países de origen
La extinción del «califato» de Daesh, con las pérdidas recientes más relevantes de Raqa y Mosul ?sus bastiones en Siria e Irak? abre ahora una nueva etapa inquietante y llena de desafíos. ¿Qué hacer con los familiares de los yihadistas capturados en Irak? Recientemente, el Gobierno iraquí ha empezado a retornar escalonadamente a mujeres e hijos a sus países de origen. Allí serán sus propios gobiernos quienes lidiarán con esta nueva coyuntura. Esta semana, un oficial del gobierno iraquí informó a la agencia Afp que alrededor de 300 mujeres y niños de yihadistas extranjeros capturados en Mosul, en el norte de Irak, habían sido transferidos a Bagdad, la capital iraquí, «para ser expulsados a sus países de origen». Concretamente, esta nueva deportación constituye la «segunda ola de expulsiones, y dos o tres más seguirán», destacó Nureddin Qablan, subdirector del consejo provincial de Nínive. En total, «más de 1.200 miembros de familias yihadistas serán transferidas» desde el centro de detención Tel Keif ?situado en el norte de Mosul? hasta un centro similar de Bagdad, según afirmó Qablan. A mediados de septiembre, un alto funcionario de seguridad enunció que las familias que llegaron al centro de Tel Keif estaban formadas por 509 mujeres y 813 niños procedentes de 13 países diferentes de Europa, Asia y Estados Unidos. Una fuente del gobierno iraquí aseguró a Afp que alrededor de 300 de estas mujeres tienen nacionalidad turca. Según la ONG Norwegian Refugee Council, que está intentando tener acceso a los detenidos con fines humanitarios, especificó que la mayoría de reclusos proceden de Turquía, Azerbaiyán, Rusia y Tayikistán. Turquía, preocupada por los evacuados de Raqa Oficiales del Gobierno turco han denunciado la falta de información de que disponen para identificar a los yihadistas evacuados de Raqa. «Si Estados Unidos o la coalición recibió información sobre los militantes de Daesh que fueron retirados de Raqa y no la comparten con Turquía, ¿cómo lucharemos juntos contra el terrorismo?», manifestó un funcionario, según declaraciones recopiladas por el medio turco Hurriyet. «No hemos recibido datos biométricos en esta oficina», aseguró otro funcionario de seguridad. El mes pasado, cientos de yihadistas de Daesh y sus familias fueron evacuados de Raqa ?la capital del «califato» en territorio sirio hasta entonces?, mediante un acuerdo entre el grupo terrorista y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), la coalición kurdoárabe apoyada por Estados Unidos que capturó la ciudad, según reveló una investigación de la BBC. Ankara, que ha criticado repetidamente el acuerdo, está molesta especialmente por la connivencia dentro de las FDS entre Estados Unidos y las Unidades de Protección Popular (YPG) kurdas en Siria, a las que Turquía ve como una extensión de su eterno rival, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Ankara sospecha que algunos combatientes pueden infiltrarse desde Siria a territorio turco mediante la frontera terrestre, poniendo en riesgo la seguridad del país euroasiático. «Estos militantes de Daesh causarán la muerte de personas inocentes en Europa, Estados Unidos y en todo el mundo, especialmente en Turquía», advirtió el primer ministro turco, Binali Yildirim, la semana pasada.
1
...