Infortelecom

Noticias de asia central

09-11-2018 | Fuente: abc.es
Concluye antes de tiempo y sin resultados la conferencia de paz de Moscú sobre Afganistán
La conferencia sobre Afganistán que comenzó este viernes en Moscú y que deberia haber continuado mañana sábado, ha concluido un día antes de lo previsto sin ningún resultado y sin que ni siquiera se haya producido un contacto directo entre las autoridades afganas y los talibanes. Esta mañana había comenzado en el Hotel Prezident de Moscú un nuevo intento de sentar en la misma mesa a representantes de ambas partes, con la idea de que algún día pongan fin a las hostilidades y firmen la paz. La tarea se presentaba ingente y ni siquiera había plena certeza de que en la capital rusa se lograra un diálogo directo entre las dos partes enfrentadas. Esos temores se han visto finalmente confirmados. Los mediadores rusos recalcaban que esta conferencia tenía carácter exclusivamente consultivo y que no habría probablemente acuerdos ni tampoco declaración final. El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, abrió el encuentro con un breve discurso asegurando que en su país están «comprometidos a hacer todo lo posible conjuntamente para ayudar a Afganistán a abrir un nuevo capítulo en su historia». La reunión prosiguió después a puerta cerrada. Las autoridades afganas estuvieron representadas por el Alto Consejo para la Paz de Afganistán y los talibanes por emisarios llegados desde la ciudad de Doha, la capital de Qatar. Las conversaciones tienen lugar a través de mediadores y el solo hecho de que las partes llegaran hoy o mañana a un contacto directo se habría considerado un éxito significativo. Asisten también a la conferencia diplomáticos y viceministros de Exteriores de Pakistán, EEUU, India, China y algunos países del Asia Central ex-soviética. Se da la circunstancia de que el movimiento talibán en Rusia está catalogado como grupo terrorista. Pese a ello, Moscú lleva tiempo llamando a un diálogo con ellos como único medio de posibilitar un acuerdo de paz. Los talibanes y el Gobierno afgano mantuvieron su primera y única reunión en julio de 2015, pero los esfuerzos de acercamiento se frustraron y no ha habido forma después de reanudar las conversaciones. También fracasaron el denominado Grupo a Cuatro (Afganistán, EEUU, Pakistán y China) y las reuniones a seis bandas organizadas por Rusia. Treinta años de la retirada de las tropas soviéticas La conferencia que acaba de comenzar este viernes en Moscú debería haberse celebrado el pasado 4 de septiembre, pero tuvo que suspenderse al negarse Kabul a participar en ella. Se argumentó que este proceso «debe estar dirigido por afganos». El Kremlin, no obstante, puso toda la carne en el asador para relanzar los preparativos y llegar a la actual convocatoria. Esta nueva mediación de Rusia en el conflicto afgano se inscribe dentro de un esfuerzo pacificador más del presidente Vladímir Putin, acusado de atizar conflictos, envenenar a «traidores» y desestabilizar las democracias occidentales. Adquiere para el Kremlin una especial importancia, ya que se produce en la víspera del aniversario de la intervención de la URSS en Afganistán. En febrero de 2019 se cumplirán 30 años de la retirada de las tropas soviéticas del país centroasiático y en diciembre, también del año que viene, 40 del comienzo de la contienda.
09-11-2018 | Fuente: abc.es
Comienza en Moscú una conferencia para la paz en Afganistán
Esta mañana ha comenzado en el Hotel Prezident de Moscú un nuevo intento de sentar en la misma mesa a representantes del Gobierno afgano y a los talibanes con la idea de que algún día pongan fin a las hostilidades y firmen la paz. La tarea se presenta ingente y ni siquiera hay plena certeza de que en la capital rusa se logre un diálogo directo entre las dos partes enfrentadas. Los mediadores rusos recalcan que esta conferencia, que finalizará mañana sábado, tiene carácter exclusivamente consultivo y no habrá probablemente acuerdos ni tampoco declaración final. El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha abierto el encuentro con un breve discurso asegurando que en su país «estamos comprometidos a hacer todo lo posible conjuntamente para ayudar a Afganistán a abrir un nuevo capítulo en su historia». La reunión prosiguió después a puerta cerrada. Las autoridades afganas están representadas por el Alto Consejo para la Paz de Afganistán y los talibanes por emisarios llegados desde la ciudad de Doha, la capital de Qatar. Las conversaciones tienen lugar a través de mediadores y el solo hecho de que las partes llegaran hoy o mañana a un contacto directo se consideraría un éxito significativo. Asisten también a la conferencia diplomáticos y viceministros de Exteriores de Pakistán, EEUU, India, China y algunos países del Asia Central ex-soviética. Se da la circunstancia de que el movimiento talibán en Rusia está catalogado como grupo terrorista, pese a ello, Moscú lleva tiempo llamando a un diálogo con ellos como único medio de posibilitar un acuerdo de paz. Los talibanes y el Gobierno afgano mantuvieron su primera y única reunión en julio de 2015, pero los esfuerzos de acercamiento se frustraron y no ha habido forma después de reanudar las conversaciones. También fracasaron el denominado Grupo a Cuatro (Afganistán, EEUU, Pakistán y China) y las reuniones a seis bandas organizadas por Rusia. La conferencia que acaba de comenzar hoy en Moscú debería haberse celebrado el pasado 4 de septiembre, pero tuvo que suspenderse al negarse Kabul a participar en ella. Se argumentó que este proceso «debe estar dirigido por afganos». El Kremlin, no obstante, puso toda la carne en el asador para relanzar los preparativos y llegar a la actual convocatoria. Esta nueva mediación de Rusia en el conflicto afgano se inscribe dentro de un esfuerzo pacificador más del presidente Vladímir Putin, acusado de atizar conflictos, envenenar a «traidores» y desestabilizar las democracias occidentales. Adquiere para el Kremlin una especial importancia, ya que se produce en la víspera del aniversario de la intervención de la URSS en Afganistán. En febrero de 2019 se cumplirán 30 años de la retirada de las tropas soviéticas del país centroasiático y en diciembre, también del año que viene, 40 del comienzo de la contienda.
29-10-2018 | Fuente: abc.es
Una mujer se perfila como nueva presidenta de Georgia
Todo indica que Salomé Zurabishvili, antigua embajadora georgiana en París y ex ministra de Exteriores, sustituirá a Gueorgui Margvelashvili al frente de Georgia tras las elecciones presidenciales celebradas este domingo en este país transcaucásico. Un sondeo a pie de urna la señala a ella como vencedora, ya en primera vuelta, con un 52% de los sufragios. Otra encuesta, sin embargo, la da también como ganadora, pero con un número de votos por debajo del 50%, con lo que tendría que ir a una segunda vuelta dentro de tres semanas con su más inmediato adversario, Grigol Vashadze, hombre próximo al polémico expresidente del país, Mijaíl Saakashvili. En cualquier caso y puesto que Zurabishvili es la candidata oficial y, por tanto, cuenta con el apoyo del primer ministro, Mamuka Bajtadze, del magnate Bidzina Ivanishvili, el más rico de Georgia, y del partido mayoritario en el Parlamento, la formación «Sueño Georgiano», se da por hecho que en una eventual segunda vuelta sería ella quien de todas formas terminaría imponiéndose. Últimas elecciones presidenciales Pero, si fuera así y a tenor de una reforma constitucional adoptada el año pasado, tendría sus poderes significativamente reducidos en comparación con su predecesor. Eso sí, su mandato será de seis años y no de cinco como hasta ahora. Estas elecciones serán además las últimas que se celebren en Georgia para elegir a un presidente, ya que, a partir de 2024, el nuevo jefe del Estado será designado por los 150 diputados del Parlamento y 150 compromisarios elegidos en las administraciones locales. Zurabishvili, de 66 años, nació en Francia y no visitó Georgia hasta 1986. Fue nombrada embajadora en el país galo en 2003 y, al año siguiente, Saakashvili la hizo ministra de Exteriores, cargo en el que se mantuvo hasta 2006. Tras su destitución, se distanció de Saakashvili. Su más inmediato contrincante en los comicios de este domingo, Grigol Vashadze, de 60 años, también fue ministro de Exteriores. Su victoria hubiese posibilitado el regreso al país de Saakashvili, fundador del Movimiento Nacional Unido (UNM). Esta organización encabeza la plataforma de 11 partidos opositores que respalda a Vashadze. De los 3,5 millones de georgianos convocados ayer a las urnas, acudieron el 38%. Tanto Zurabishvili como Vashadze defienden el ingreso de Georgia en la UE y la OTAN además de mantener estrechos lazos con EE.UU. Tras la guerra relámpago de agosto de 2008 con Rusia, y la pérdida definitiva del control sobre Osetia del Sur y Abjasia, las relaciones entre Moscú y Tiflis siguen siendo muy tensas. Por el país pasan los gaseoductos y oleoductos que transportan a Europa los carburantes procedentes de Azerbaiyán y Asia Central.
11-10-2018 | Fuente: abc.es
China legaliza los campos de internamiento de extremistas para combatir el terrorismo
Las autoridades de la región china de Xinjiang han introducido en su legislación el uso de centros «para educar y transformar a la gente influenciada por el extremismo» religioso, en los que organizaciones de defensa de los Derechos Humanos denuncian que actualmente hay un millón de musulmanes detenidos. La legalización de estos centros, de la que informa este jueves el diario independiente «South China Morning Post», se produce después de que en agosto pasado China desmintiera en la ONU la existencia de campos de reeducación que albergan a uigures y otras minorías de confesión musulmana en la región, situada en el noroeste del país. El artículo 17 de la nueva normativa revisada, que entró en vigor este martes, señala que los gobiernos regionales «pueden establecer organizaciones de educación y transformación y supervisar departamentos como los centros de formación profesional para educar y transformar a las personas que han sido influenciadas por el extremismo». Es la primera vez que China habla abiertamente de estos centros en Xinjiang, donde reconoce que aplica «medidas», aunque sin especificar cuáles, para combatir el extremismo religioso, al mismo tiempo que defiende que existe libertad religiosa. La nueva cláusula prohíbe algunas prácticas como llevar velo o barba «anormal» por considerar que fomentan el extremismo. Agresiva campaña gubernamental Bajo el pretexto de luchar contra el terrorismo, en los últimos meses el Gobierno chino ha emprendido una agresiva campaña gubernamental con detenciones arbitrarias y adoctrinamiento político contra musulmanes, que sufren «lavados de cerebro» en estos centros, donde se registran torturas y muertes bajo custodia, según Amnistía Internacional. Algunos exdetenidos, incluso, han alertado de suicidios en estos centros, donde las personas permanecen retenidas sin estar acusadas formalmente de ningún delito y sin contacto con su familia o abogados. Líderes del partido comunista en Xinjiang animan públicamente a los funcionarios a combatir «hasta la muerte» la expansión de las prácticas islámicas en la región, donde reconocen que se está llevando a cabo una batalla ideológica. En el país asiático se calcula que hay unos 23 millones de musulmanes, aproximadamente un 1,7 por ciento de la población, entre ellos minorías étnicas como los hui (repartidos en todo el país) u otras ligadas a los pueblos de Asia Central, tales como uigures, kazajos, uzbecos, kirguises o tayikos.
16-09-2018 | Fuente: abc.es
El Gran Hermano chino vigila en Xinjiang
Campos de reeducación en medio del desierto, controles policiales con pruebas biométricas, cámaras de vigilancia capaces de reconocer las caras, «aplicaciones espía» en los móviles y hasta comisarios políticos viviendo en casa como si fueran uno más de la familia. No es una versión en «Black Mirror» de «1984», sino la provincia china de Xinjiang. A 4.000 kilómetros de Pekín, en la frontera con Asia Central, esta gigantesca región de mayoría musulmana sufre la mayor represión vista en China desde los oscuros días de la «Revolución Cultural» (1966-76). Si entonces el objetivo era el culto al «padre de la patria», Mao Zedong, ahora lo es la erradicación del islamismo más extremista. Con la excusa de combatir el terrorismo yihadista y el independentismo, el régimen de Pekín lleva a cabo una masiva campaña de adoctrinamiento que parece una pesadilla orwelliana. Así lo denuncian recientes informaciones de medios internacionales y un informe de 117 páginas de la ONG Human Rights Watch (HRW), que ha entrevistado a 58 uigures, la etnia musulmana autóctona de la zona. Hablando todos desde el exilio, cinco han estado detenidos en campos de reeducación y 38 tienen familiares en ellos. Dicho informe recoge «detenciones arbitrarias masivas, torturas e invasivos controles sobre la vida diaria» de los 13 millones de uigures que habitan en Xinjiang, que hablan una lengua emparentada con el turco y suspiran por la independencia para formar el Turkestán Oriental. Dicha represión también la sufren otras minorías fronterizas, como los kazajos, pero no los 12 millones de «han», la etnia mayoritaria en China, que suman el resto de la población. Con tres veces la superficie de España, Xinjiang es una zona estratégica para el régimen por su petróleo, gas y fronteras en Asia Central. Para acabar con los atentados y revueltas que han sacudido durante los últimos años esta región, el régimen lanzó en 2014 una campaña que se ha endurecido desde que Chen Quanguo, secretario provincial del Partido Comunista, fue trasladado desde el Tíbet en 2016. Bajo su cargo, se ha construido una red de campos de reeducación donde se calcula que podría haber confinados un millón de uigures, la inmensa mayoría sin haber sido condenados por ningún delito. Por el mero hecho de acudir con frecuencia a la mezquita, leer el Corán o rezar en público, llevar una barba larga o tener familiares en 26 «países musulmanes peligrosos», los uigures son encerrados durante meses y sometidos a un alienante lavado de cerebro. En clases colectivas, deben cantar alabanzas al Partido Comunista, aprender mandarín y renegar no solo de la violencia yihadista, sino también de algunos principios y costumbres del islam. «Pedí un abogado y me dijeron que no me hacía falta, porque no estaba preso, sino en un campo de educación política donde lo único que tenía que hacer era estudiar», relata en el informe de HRW un uigur que se pasó varios meses detenido. Otros denuncian torturas y malos tratos generalizados, que se suman al dolor por estar apartados de sus familias sin haber sido condenados por nada. Marcados con códifos QR Incluso fuera de los campos, el control es tan asfixiante que viola la más estricta intimidad de los uigures. Además de ser estrechamente vigilados y de no poder conseguir un pasaporte, la Policía ha colocado en sus casas códigos QR con todos los datos de la familia que mora en ella. Para asegurarse de que son «buenos ciudadanos», comisarios del Partido Comunista incluso pasan algunos días en sus domicilios y los animan a denunciar a sus vecinos. «Desde principios de 2017, los funcionarios locales venían dos veces por semana a mi casa y algunos hasta se quedaban por la noche. Oficialmente llamados ?nuevos parientes?, nos leían propaganda y nos hacían muchas preguntas y fotos», detalla en el informe otra exiliada de 52 años cuyo hijo está en un campo de reeducación. Con el despotismo de siempre y la tecnología del siglo XXI, el «Gran Hermano» chino vigila en Xinjiang. La ONU pide transparencia y EE.UU., sanciones Con un millón de uigures confinados en campos de reeducación, la represión del régimen chino está siendo tan masiva e indiscriminada en Xinjiang que ha alertado a la ONU. Reunido a mediados del mes pasado en Ginebra, su Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial definió la región como una «zona sin derechos» y exigió información a los diplomáticos de Pekín. Negando las evidencias, como las torretas de vigilancia y las alambradas que rodean dichos campos, la delegación china aseguró que eran «centros educativos de formación profesional». A pesar de las dificultades que tienen los periodistas extranjeros para llegar a dichos campos, de donde son expulsados rápidamente por la Policía o matones locales, están aflorando más denuncias sobre esta creciente represión que contradicen a la propaganda oficial. Hasta tal punto que un comité del Congreso de Estados Unidos ha planteado una moción para imponer sanciones a siete cargos chinos, entre ellos el secretario del Partido Comunista en Xinjiang, Chen Quanguo, por esta flagrante violación de los derechos humanos.
24-07-2018 | Fuente: abc.es
Dos tercios de los migrantes muertos en 2018 en el mundo se ahogaron en el Mediterráneo
Desde enero de 2014, han muerto y desaparecido 28.052 personas mientras intentaban alcanzar otros países a través de las principales rutas migratorias del mundo. Según los datos de Missing Migrants Project (Proyecto de Migrantes Desaparecidos) de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), los años 2015 y 2016 fueron los más trágicos. Aunque desde 2017 se ha producido un significativo descenso del flujo migratorio en la ruta del Mediterráneo, esta continúa siendo la ruta donde se producen más muertes y desapariciones. La ruta del Mediterráneo además de ser la más transcurrida, es la que presenta unas cifras más elevadas de muertes en comparación con las del resto del mundo. A través de ella discurren diferentes travesías que cruzan la zona central del Mediterráneo (Italia), la parte oriental (Grecia y Chipre) y la occidental (España). Únicamente teniendo en cuenta el registro de llegadas de migrantes referentes a estos cuatro países, se puede afirmar que el Mediterráneo es la ruta que presenta un mayor flujo migratorio. La ruta que realizaron estas personas corresponde a la del Mediterráneo Central. Tiene su origen en el Cuerno de África, Túnez o Libia, y los destinos principales son las costas de Sicilia, la isla de Lampedusa o Malta. De las tres travesías del Mediterráneo esta es donde un mayor número de migrantes perdieron la vida, según datos de Missing Migrants Project. Desde 2014 hasta el 19 de julio de 2018 se tiene constancia de 14.630 muertes, de las cuales 4.581 corresponden a 2016. Con unas cifras menores se encuentra la ruta del Mediterráneo Oriental, donde en el mismo periodo de tiempo murieron 1.477 personas, siendo 2015 el año más mortífero. Los migrantes que viajan por esta travesía, entre Turquía y Grecia, suelen ser refugiados que huyen de la guerra de Siria. El Estrecho de Gibraltar es un enclave principal en la ruta del Mediterráneo Occidental. Los migrantes que hacen esta travesía marítima llegan hasta diferentes puntos de la costa española, pero también de la costa francesa. En España la migración desde esta travesía no ha dejado de crecer desde 2015, y está siendo especialmente concurrida en lo que llevamos de año. A pesar de que estas tres travesías que se desarrollan en el Mediterráneo hacen que sea la ruta más concurrida, no es la única que existe de gran volumen. A lo largo de diferentes grupos geográficos del mundo hay otras peligrosas rutas migratorias donde también se producen trágicos incidentes. África y Oriente Medio El continente africano tiene tres principales puntos de origen desde los cuales comienzan las rutas migratorias. Los migrantes que salen de África del Norte realizan la ruta del Mediterráneo. En su mayoría provienen de Libia, pero también inician la travesía desde Marruecos, Túnez o Argelia. Dentro de la trágica situación y la alta mortalidad, los datos referentes a este concepto son menores que los registrados en la frontera de México con Estados Unidos. Desde África Subsahariana confluyen distintos flujos migratorios, uno dirigido hacia el norte del continente y otro hacia el sur. Una de las travesías dirigidas al norte es la que cruza el desierto del Sáhara para llegar hasta Argelia y alcanzar la costa. Los migrantes que se dirigen hacia la parte oriental del sur de África cruzan República Democrática del Congo, país en el que se registraron el mayor número de muertes de los meses de 2018. Según los datos de Missing Migrants Project, en este país se produjeron 47 de las 102 muertes de este último año. Todos ellos murieron ahogados en el río Ubangui, uno de los principales afluentes del río Congo. Mozambique, Zambia y las costas de Madagascar fueron países en los que muchos de ellos perdieron la vida. Otra de las rutas migratorias es la que da comienzo en el Cuerno de África y tiene como destino Italia y Malta. Uganda, Somalia, Etiopía, Kenia o Yibuti son algunos de los países de procedencia de los migrantes que se dirigen a la Península Arábiga atravesando el Mar Rojo o el Golfo de Adén. A través de la ruta migratoria de Oriente Medio, desde 2014 a 2018 murieron 482 personas mientras realizaban la travesía desde países como Siria, Irán o Irak. Los migrantes de se dirigen hacia Turquía para cruzarla y llegar al sureste de Europa. La mayoría perdieron la vida en accidentes de vehículo y alcanzados por disparos. América También en el transcurso de 2014 a 2018 se sucedieron movimientos migratorios en América del Sur, Caribe y América Central, en donde, por orden de mención, se produjo un menor flujo migratorio pero un porcentaje de mortalidad mayor. Según la Organización Internacional para las Migraciones, la mayoría de los migrantes de América del Sur son procedentes de los países andinos y se dirigen a Brasil, Chile o Argentina. En otros casos, su destino es Estados Unidos, Canadá, Italia o España. La ruta que atraviesa el Caribe tiene mayor afluencia migratoria con respecto a la anterior. Missing Migrants Project estima que fueron 636 las personas que viajaron a través de ella en los últimos cuatro años, mientras que 251 murieron en el mismo período de tiempo. Algunos de los migrantes se dirigen hacia América Central mientras que otros van desde Haití a Dajabón, en República Dominicana. América Central es la ruta más concurrida comparada con las dos anteriores. En torno a unas 1.374 personas realizaron la travesía. De ellas 189 murieron, según cifras de Missing Migrants Project para los últimos cuatro años y los pasados meses de 2018. Frontera de México con Estados Unidos La ruta de la frontera de México con Estados Unidos es una de las más mortíferas en relación al flujo migratorio registrado. Desde 2014 hasta 2018, la cifra de muertes y desapariciones estimada por la Organización Internacional para las Migraciones, es de 1.619 de los 1.827 hombres, mujeres y niños que viajaron a través de ella. Entre las causas de muerte de las que se tiene constancia, la más numerosa fue por ahogamiento, al igual que en el Mediterráneo. Asia En la región de Asia las migraciones se suceden año tras año. Según Missing Migrants Project desde el 6 de enero de 2014 hasta el 16 de julio de 2018, en el Sur de Asia, Asia Central, Sudeste y Este del continente también se han producido desplazamientos migratorios. La ruta del Sudeste asiático presenta un flujo migratorio más elevado en comparación con las del resto del continente, un total de 2.900 personas fueron las que decidieron desplazarse, de las cuales murieron 705 en estos cuatro últimos años. Una de las rutas se inicia en Bangladesh, Myanmar, Sri Lanka o Bangkok, y desemboca en Yakarta o Malasia, lugar desde donde continúan la travesía marítima hasta Canadá. A través del Mar Arábigo se desarrolla otra cuyo destino es Europa, comienza en Medan o Sumatra y el primer destino es la Península Arábiga.
02-07-2018 | Fuente: abc.es
Y allá a su frente Estambul
La dramática cumbre de jefes de Estado y de gobierno de la UE celebrada el pasado jueves y viernes discurrió con drama y nocturnidad, alta y baja política, y un gran protagonista ausente: Turquía. Nada más acabar el Consejo Europeo, Bruselas anunció el desbloqueo del segundo paquete millonario de ayudas al vecino oriental por valor de 3.000 millones de euros, destinados a la financiación del programa de atención a refugiados sirios por las autoridades de Ankara. El gobierno italiano, cuya facción xenófoba chantajea vilmente a sus socios comunitarios con la política migratoria, mantenía el veto a este segundo tramo del acuerdo alcanzado entre la UE y Turquía en marzo de 2016: 6.000 millones en ayudas a cambio de la repatriación «exprés» a suelo turco de inmigrantes y refugiados sirios llegados a Grecia. El pacto, criticado por los organismos de derechos humanos, ha resultado en la práctica en unos pocos miles de pasajes en avión hacia Turquía. Pero se considera también que, más allá de estas devoluciones, ha jugado un papel clave en la reducción sustancial de llegadas de migrantes y refugiados por la frontera Este de la Unión. En 2015 llegaron por el Mediterráneo un millón de personas, frente a 172.000 en 2017. Por tanto, pase lo que pase con los acuerdos de solidaridad con Alemania firmados por una docena de países y con la construcción de «centros controlados» en países de tránsito -las dos decisiones principales del Consejo Europeo en esta materia-, Turquía seguirá siendo una pieza clave en la gestión física, política? y psicológica de las fronteras de la UE. Hablamos de un país de 80 millones de habitantes, dos veces más extenso que Alemania, decimoctava potencia económica del mundo y la sexta economía de Europa, empatada con Holanda. Tiene al frente a un islamista autoritario y ultranacionalista, Recep Tayyip Erdogan, que ha ganado todas las elecciones en el país desde 2002 y que hace una semana obtuvo un nuevo mandato presidencial hasta 2023. El líder del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) rozará entonces los 70 años, y el país celebrará el centenario de la llegada al poder del padre de la Turquía moderna, Mustafá Kemal Ataturk. El programa electoral del AKP incluía, de hecho, un anexo de 35 páginas con el listado de las construcciones de hospitales, puertos, carreteras y túneles con el que Erdogan quieren conmemorar la efeméride, incluido un nuevo aeropuerto internacional y un canal en el Bósforo. Un programa de populismo económico de un autócrata megalómano del que debemos tener en cuenta al menos tres cosas. En lo ideológico, el AKP ha acudido a la cita electoral coaligado con el MHP, un partido ultranacionalista rayando en la extrema derecha cuyos matones tienen por costumbre apalear a izquierdistas, profesores y activistas. En lo económico, su keynesianismo populista tiene pies de barro. El PIB turco creció un 7,4% el año pasado y el déficit fiscal se sitúa en un saludable 2,4% del PIB. Pero la inflación cabalga a doble dígito y la lira se ha depreciado un 74% con respecto al dólar en la última década. «La lira seguirá siendo la principal oposición a Erdogan, impondrá algo de disciplina», explicaba recientemente al Financial Times Alvaro Ortiz Vidal-Abarca, economista jefe para Turquía del BBVA. En tercer lugar, debemos considerar su política exterior. Bajo Erdogan, Turquía -miembro de la OTAN- se ha distanciado de Occidente. En 2003 negó el paso al ejército de EE.UU. para abrir un segundo frente por el norte durante la invasión de Irak. El coqueteo con la adhesión a la Unión Europea -un objetivo rechazado por Francia y Alemania y promovido cínicamente por Reino Unido para diluir el núcleo federalista europeo- ha dado paso a la desconfianza. Turquía no quiere ser un mero puente entre Occidente y el Islam. Se reivindican, al contrario, como el centro de un nuevo espacio post-otomano que le sitúa como actor clave en Oriente Medio, los Balcanes, el Cáucaso, el Caspio, Asia Central, el Mediterráneo, el Golfo Pérsico y el Mar Negro. Una visión que le ha llevado a reforzar lazos con Rusia y con Arabia Saudí en el nombre de la doctrina de «profundidad estratégica» que apadrinó Ahmed Davutoglu, el «gurú» diplomático de Erdogan. De los seis ingredientes que el gran historiador de la región, William Cleveland, atribuye al kemalismo, Erdogan toma del héroe de Gallipoli el reformismo, el nacionalismo, el populismo, el estatismo y el republicanismo turco. El sexto, el laicismo, marca la diferencia. Ataturk prohibió el uso público del velo, desmanteló las órdenes místicas sufíes y difundió una traducción al turco del Coran. Y pasaba las horas rodeado de alcohol y mujeres en su suite del Pera Palace de Estambul, como contaba magistralmente Manu Leguineche en su libro Hotel Nirvana. Erdogan aspira, en cambio, a reislamizar la vida pública turca. Y, para ello, está dando el poder a la pequeño-burguesía piadosa y emprendedora de la Anatolia central, en detrimento de las élites occidentalizadas de Estambul y los militares kemalistas. Ojo a Turquía.
09-06-2018 | Fuente: abc.es
China «contraprograma» al G-7 reuniendo a las potencias orientales
Mientras las tensiones comerciales por los aranceles de Trump empañan la cumbre en Canadá del G-7, que congrega a los países occidentales más industrializados, la parte oriental del mundo hace piña bajo el liderazgo de China. Durante este fin de semana, se reúnen en la ciudad china de Qingdao las potencias emergentes de la Organización de Shanghái para la Cooperación (OSC), que incluye a China, Rusia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Uzbekistán y, como nuevos miembros tras su ampliación el año pasado, a la India y Pakistán. En total, estos ocho países cubren el 60 por ciento de Eurasia, representan casi la mitad de la población mundial y suman el 20% del PIB global. Frente a la división que reina en el G-7 por los aranceles lanzados por Estados Unidos, los países de la OSC tienen previsto firmar una docena de acuerdos comerciales y de seguridad, lo que da buena cuenta de las distintas frecuencias que emiten Occidente y Oriente. Al frente de la iniciativa se halla el autoritario régimen de Pekín, que alumbró este foro allá por 2001 para aglutinar a los países de Asia Central y lo está expandiendo por el resto del continente. Buena prueba de ello es la reciente incorporación de dos Estados tan antagónicos como India y Pakistán, enfrentados por su rivalidad histórica, y la presencia como observador de Irán, cuya admisión como miembro de pleno derecho está paralizada por las sanciones de la ONU y la pugna nuclear con EE.UU., reabierta por Trump tras retirarse del acuerdo alcanzado por Obama en 2015. Las Nuevas Rutas de la Seda Demostrando de nuevo su auge como superpotencia mundial, China está utilizando este foro para fomentar las Nuevas Rutas de la Seda. Con dicha iniciativa, bautizada oficialmente como La Franja y la Ruta, Pekín intenta expandir sus redes comerciales por todo el mundo y, al mismo tiempo, efectuar inversiones multimillonarias en infraestructuras a cargo de sus bancos y empresas. A cambio, persigue aprovechar los recursos naturales y materias primas de los países por donde discurre este proyecto, lanzado en 2013 por el presidente Xi Jinping. Con la asistencia del presidente de Rusia, Vladimir Putin, y del primer ministro indio, Narendra Modi, Xi vuelve a lucirse como anfitrión de grandes eventos tras su participación en abril en el Foro de Boao, donde anunció una serie de reformas para seguir abriendo la economía china. En honor de los mandatorios presentes, el presidente chino ofreció este sábado un banquete de bienvenida donde destacó los proyectos comunes que unen a los países de la OSC. A esta cumbre de Qingdao seguirán este año el Foro de Cooperación África-China, para extender las Nuevas Rutas de la Seda por ese continente, y la Feria Internacional de Importación y Exportación, con la que Pekín quiere seguir expandiendo su comercio por todo el mundo.
17-05-2018 | Fuente: abc.es
¿Qué países forman parte de Europa?
Israel ha ganado este año el festival de Eurovisión. Un país geográficamente ubicado en Asia occidental, pero que algunos organismos lo incluyen dentro de Europa. No es un caso único en las difusas fronteras del viejo continente. Chipre, segundo en el certamen, entra y sale de la selección de países europeos según cada institución. ¿Qué países forman parte de Europa? La Organización de Naciones Unidas (ONU) no considera a Israel ni Chipre países europeos, sino asiáticos. Y, a diferencia de otros organismos, tampoco incluye a los caucásicos Georgia, Armenia y Azerbaiyán, ni a Kazajistán. Ni siquiera considera Europa a Turquía, país euroasiático por excelencia. Todos ellos forman parte del grupo de Asia Occidental, a excepción de Kazajistán, considerado como Asia Central. Por motivos políticos, no geográficos, no está Kosovo, no reconocida como república independiente de Serbia. Rusia, Turquía, Georgia, Armenia, Azerbaiyán y Kazajistán son países transcontinentales, esto es, una parte de su territorio, en mayor o menor medida, está geográficamente repartido entre dos continentes. Ninguno de estos organismo internacionales considera a Rusia como país asiático, pero no ocurre igual con el resto. Israel y Chipre están geográficamente dentro de Asia, sin embargo, Chipre es miembro de la Unión Europea y del euro. La UE y el Consejo de Europa La Unión Europea tiene su propia selección de países de lo que considera Europa. No se trata solo de los países miembros, sino del grupo de otros países europeos, más allá de los países candidatos o los candidatos potenciales. Ahí entran todos menos Israel y Kazajistán. Incluso Kosovo, territorio que varios países europeos, incluido España, no reconocen como un Estado. La Unión Europea es, de todos estos organismos, la institución con un concepto más amplio del continente. El Consejo de Europa, organismo regional para promover los valores democráticos en el continente, sí incluye a los países caucásicos, pero no a Kazajistán. No lo hace por una cuestión política, no simplemente geográfica. El Consejo de Europa (no confundir con el Consejo Europeo ni el Consejo de la UE) excluye a los países con regímenes incompatibles con la democracia. Así, además de Kazajistán, con el mismo presidente desde su independencia de la Unión Soviética, tampoco están incluidos Bielorrusia, bajo la dictadura de facto del presidente Lukashenko, ni el excepcional estado del Vaticano; aunque la Santa Sede tiene el estatus de país observador. Europa vista desde el espacio - ABC La UEFA y Eurovisión La Ciudad del Vaticano y el Principado de Mónaco son los únicos estados soberanos que no están incluidos en la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA). Este organismo, una unión de federaciones de fútbol, no de Estados, incluye también territorios que no son países oficiales. Así, Reino Unido está dividido en Inglaterra, Escocia, Gales, Irlanda del Norte y Gibraltar. También tiene selección propia las Islas Feroe, territorio danés. La última en incorporarse ha sido Kosovo hace dos años. Israel está incluido dentro de la UEFA, el único de estos organismos que lo incorpora, junto con Eurovisión. Eurovisión, como ocurre la UEFA, no es una unión de Estados, sino países adheridos a la Unión Europea de Radiodifusión. Israel forma parte de ella. No así Australia, que participa como invitada, o en su día Marruecos. El pequeño Liechtenstein y la Ciudad del Vaticano son los únicos estados geográficamente europeos que nunca han participado en el festival. Tampoco el territorio de Kosovo ni el asiático central Kazajistán.
23-11-2017 | Fuente: abc.es
Maduro nombra a un primo de Chávez jefe de Pdvsa en EE.UU.
En medio de otra trama de corrupción en Venezuela, Nicolás Maduro ha nombrado a Asdrúbal Chávez, primo del desaparecido mandatario, como nuevo presidente de Citgo, la mayor filial de la petrolera estatal Pdvsa en Estados Unidos. Esta red de gasolineras venezolana se ha visto envuelta en los últimos días en un escándalo que ha llevado a la destitución de seis gerentes por su supuesta implicación en una trama de corrupción y fraude. Durante un acto político retransmitido por la cadena estatal VTV, Maduro anunció su decisión de nombrar al exministro de Petróleo hasta hace unos meses al frente de Citgo. Chávez es ingeniero químico por la Universidad de Los Andes, experto en refinado, expansión y comercialización de crudo. Además de ocupar varios cargos como directivo de diversas filiales en el exterior de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), ha sido secretario ejecutivo de Petrocaribe, la alianza lanzada por Hugo Chávez en 2005 con algunos países del Caribe por la que Venezuela les vende petróleo en condiciones de pago preferente. Asdrúbal Chávez fue nombrado ministro de Petróleo y Minería en 2014. Maduro aprovechó el acto para criticar a los seis gerentes de Citgo, todos con doble nacionalidad venezolana y estadounidense, destituidos por haber vendido el 50 por ciento de las acciones de esa filial a fondos buitre como garantía para un préstamo de 4.000 millones de dólares en condiciones desfavorables para la industria petrolera venezolana. La firma de los contratos de refinanciación con los denominados fondos buitres y de compañías registradas en paraísos fiscales se produjo el 15 de julio pasado, según denunció el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab. Detenidos El principal acusado de la trama de corrupción, el expresidente de Citgo, José Angel Pereira Ruimwyk, fue detenido en Caracas junto al vicepresidente de Operaciones de Refinación, Tomeu Vadell; el vicepresidente de Ventas General de Refinaría Corpus Christi, Alirio Zambrano; el vicepresidente de Suministro y Comercialización, Jorge Toledo; el vicepresidente de Relaciones Estratégicas con Accionistas y Gobierno, Gustavo Cárdenas, y el vicepresidente de Servicios Compartidos, José Luis Zambrano. Todos ellos serán procesados por los presuntos delitos de malversación de fondos públicos (peculado doloso propio), lavado de activos y asociación ilícita, entre otros. Los seis responsables de Citgo ?encabezados por Ruimwyk? firmaron un acuerdo internacional con las empresas financieras Frontier Management Group LTD y Apollo Global Management LLC, señaladas como fondos buitre, para una presunta refinanciación de los programas de deuda de 2014 y 2015. Apollo Global Management es una multinacional de fondos de inversión fundada en 1990 en EE.UU., con 17 oficinas en Norteamérica, Europa y Asia. Frontier Management Group LTD se dedica a la gestión de inversiones y financiación privada ?junto a Apollo Global Management? en Oriente Próximo, Norte de África y Asia Central. Fue creada en Texas en 2015, cuando el entonces presidente Obama firmó el decreto que declaraba a Venezuela «como una amenaza inusual y extraordinaria», lo que provocó una escalada de la tensión entre ambos país. El fiscal general venezolano ha señalado a estas multinacionales por actuar como fondos buitre, como se conoce a los agentes que adquieren a precios mínimos bonos de deuda pública de países con problemas económicos, esperan a cobrarlos con intereses y triplicar así su inversión.