Infortelecom

Noticias de angela merkel

17-05-2019 | Fuente: elpais.com
?No puede haber cooperación con los populistas de derechas?
La heredera de Angela Merkel al frente del partido democristiano CDU ve como una de las razones del mal resultado electoral del PP en España su disposición a cooperar con Vox
16-05-2019 | Fuente: abc.es
Tres comisiones del Bundestag estudiarán una moción de Die Linke (La Izquierda) sobre Cataluña
La moción sobre Cataluña que hace un mes redactó el partido Die Linke (La Izquierda) en el Bundestag alemán ha quedado activada hoy con una tramitación conjunta en la comisión de Asuntos Exteriores, en la de Derechos Humanos y en la de Asuntos de la Unión Europea. Las tres comisiones deberán acordar en las próximas semanas una recomendación conjunta que sería remitida al pleno del parlamento alemán. En caso de que la moción supere el trámite en comisiones, la moción sería debatida y votada por el pleno, en todo caso después del verano. El equilibrio de fuerzas en el parlamento alemán augura un fracaso de la iniciativa y garantiza tanto el respeto a la Constitución española como el rechazo a la presencia de observadores internacionales en cualquier proceso de negociación al respecto, pero esa garantía emana de la permanencia de Angela Merkel como canciller alemana y al frente de la gran coalición con los socialdemócratas, una permanencia que, después de cuatro legislaturas, está llegando a su fin. Se desconoce por ahora la posición que mantendrá su sucesora, Annegret Kramp-Karrenbuaer, que precisamente ayer canceló a última hora una conferencia en la Fundación Konrad Adenauer, en la que se esperaba que hiciese su primer gran discurso programático sobre la UE. La moción presentada por Die Linke solicita que el gobierno alemán inicie trabajos para participar activamente por «solución negociada» al conflicto de Cataluña con el Estado español, e intervenga en este sentido ante el Consejo de Ministros del Consejo Europeo, para que tome iniciativas a favor de una «salida pacífica y democrática» al contencioso. La moción precisa que la «solución democrática» a la cuestión catalana, tendría que ser negociada «de mutuo acuerdo entre las dos partes y con conformidad del derecho internacional». Finalmente, apunta que el Gobierno alemán tendrá que evitar cualquier participación en la «persecución política» de los representantes políticos catalanes. 17 diputados La iniciativa parlamentaria, que lleva como título Preservar la democracia y el Estado de derecho en el conflicto catalán, está suscrita por 17 diputados de Die Linke, una fusión de los políticos comunistas que se reciclaron a la democracia tras la Reunificación de las dos Alemanias y una escisión del Partido Socialdemócrata que abandonó el SPD como protesta por las reformas emprendidas por el canciller Gerhard Schröder a principios de siglo en la denominada «Agenda 2010». Algunos de ellos han asistido a un acto de Junts per Catalunya-Lliures, con Carles Puigdemont, y los consellers Toni Comín y Clara Ponsatí. El texto contiene una exposición de motivos que pone en antecedentes a la cámara sobre el juicio al procés según la versión catalana y que recuerda que el Tribunal de Schleswig-Holstein «dictaminó en su sentencia sobre la extradición de Carles Puigdemont a España que las acusaciones de rebelión e insurrección no eran admisibles». También indica que los presos políticos han estado largo tiempo en prisión preventiva, sin estar ni juzgados ni aún menos condenados.
16-05-2019 | Fuente: abc.es
Merkel admite temer diferencias tanto personales como políticas con Macron
Quizá por vez primera desde la firma del Tratado del Elíseo, el 22 de enero de 1963, cuando se fundó el difunto ?eje? franco-alemán, Berlín (Angela Merkel) y París (Emmanuel Macron) reconocen diferencias de fondo sobre sus relaciones bilaterales y su puesto en la historia de la construcción política de Europa. La canciller de Alemania ha revelado la existencia de ?confrontaciones? personales con el presidente de Francia. Se conocían las diferencias de criterio sobre muchos temas capitales. Quizá por vez primera, Angela Merkel deja al descubierto sus diferencias personales con Emmanuel Macron. La campaña electoral europea ha agravado tensiones que vienen de muy lejos. Berlín (Merkel) espera desde hace mucho un ?gesto? de París en Naciones Unidas: abandonar su puesto privilegiado como miembro permanente del Consejo de seguridad, para cederlo a la UE. Petición que París considera sencillamente ?impensable?. París (Macron) esperaba respuestas positivas de Berlín al programa de ?relanzamiento? de la UE presentado en la Sorbonne el mes de septiembre de 2017. La Alemania de Merkel y sus sucesores ha hecho oídos sordos a un proyecto que el presidente francés presenta como una ?ambición? para el ?renacimiento? de Europa. Ante el Brexit, el presidente francés se quedó solo en sucesivos consejos europeos, cuando la canciller alemana ofició de intermediaria, defendiendo posiciones no siempre compatibles con la ?firmeza? presumida a la diplomacia francesa. La respuesta de Emmanuel Macron a la crisis de la franquicia de los chalecos amarillos también ha dejado al descubierto diferencias importantes. El presidente francés ha hecho concesiones presupuestarias por un montante de 20.000 a 25.000 millones de euros. Detalle que inquieta profundamente a los estrategas alemanes de la estabilidad de la zona euro. Francia es muy libre que poner en práctica las políticas presupuestarias que considere oportunas. La austeridad tradicionalmente prusiana de todos los gobiernos alemanes choca con las ligerezas tradicionalmente ?mediterráneas? de los gobiernos franceses, hoy como ayer. Ante la emergencia en toda Europa del este de regímenes ?iliberales?, Macron se presenta como el más firme si no el único defensor de los pilares fundacionales de la UE, cuando el Partido Popular Europeo (PPE) sostiene posiciones mucho más ?flexibles?. Liberales (Macron) y conservadores (Merkel) son rivales en la campaña electoral europea. Annegret Kramp-Karrenbauer (AKK), presidenta de la CDU alemana y sucesora anunciada de Angela Merkel, ha añadido un nuevo frente de discordia, pidiendo la transferencia del Parlamento Europeo (PE) de Estrasburgo a Bruselas. Cuestión tan simbólica como inflamable para Francia.
16-05-2019 | Fuente: abc.es
Merkel admite tener diferencias tanto personales como políticas con Macron
Quizá por vez primera desde la firma del Tratado del Elíseo, el 22 de enero de 1963, cuando se fundó el difunto ?eje? franco-alemán, Berlín (Angela Merkel) y París (Emmanuel Macron) reconocen diferencias de fondo sobre sus relaciones bilaterales y su puesto en la historia de la construcción política de Europa. La canciller de Alemania ha revelado la existencia de ?confrontaciones? personales con el presidente de Francia. Se conocían las diferencias de criterio sobre muchos temas capitales. Quizá por vez primera, Angela Merkel deja al descubierto sus diferencias personales con Emmanuel Macron. La campaña electoral europea ha agravado tensiones que vienen de muy lejos. Berlín (Merkel) espera desde hace mucho un ?gesto? de París en Naciones Unidas: abandonar su puesto privilegiado como miembro permanente del Consejo de seguridad, para cederlo a la UE. Petición que París considera sencillamente ?impensable?. París (Macron) esperaba respuestas positivas de Berlín al programa de ?relanzamiento? de la UE presentado en la Sorbonne el mes de septiembre de 2017. La Alemania de Merkel y sus sucesores ha hecho oídos sordos a un proyecto que el presidente francés presenta como una ?ambición? para el ?renacimiento? de Europa. Ante el Brexit, el presidente francés se quedó solo en sucesivos consejos europeos, cuando la canciller alemana ofició de intermediaria, defendiendo posiciones no siempre compatibles con la ?firmeza? presumida a la diplomacia francesa. La respuesta de Emmanuel Macron a la crisis de la franquicia de los chalecos amarillos también ha dejado al descubierto diferencias importantes. El presidente francés ha hecho concesiones presupuestarias por un montante de 20.000 a 25.000 millones de euros. Detalle que inquieta profundamente a los estrategas alemanes de la estabilidad de la zona euro. Francia es muy libre que poner en práctica las políticas presupuestarias que considere oportunas. La austeridad tradicionalmente prusiana de todos los gobiernos alemanes choca con las ligerezas tradicionalmente ?mediterráneas? de los gobiernos franceses, hoy como ayer. Ante la emergencia en toda Europa del este de regímenes ?iliberales?, Macron se presenta como el más firme si no el único defensor de los pilares fundacionales de la UE, cuando el Partido Popular Europeo (PPE) sostiene posiciones mucho más ?flexibles?. Liberales (Macron) y conservadores (Merkel) son rivales en la campaña electoral europea. Annegret Kramp-Karrenbauer (AKK), presidenta de la CDU alemana y sucesora anunciada de Angela Merkel, ha añadido un nuevo frente de discordia, pidiendo la transferencia del Parlamento Europeo (PE) de Estrasburgo a Bruselas. Cuestión tan simbólica como inflamable para Francia.
15-05-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. retira personal de la Embajada en Irak ante el aumento de la tensión con Irán
El aumento de la tensión entre Estados Unidos e Irán ha llevado a Washington a ordenar la retirada de personal no esencial de su Embajada en Irak por seguridad, mientras que Alemania ha suspendido el adiestramiento que llevaba a cabo a efectivos locales en este país. Estados Unidos ordenó este miércoles evacuar al personal no esencial de su Embajada en Irak y de su consulado en Erbil, capital de la región del Kurdistán (norte), por motivos de seguridad. A raíz de esta decisión, los servicios de emisión de visados se suspenderán de forma temporal en los consulados de Bagdad y Erbil, según un comunicado de la Embajada. En la nota, en la que no explica el motivo por el que se ha ordenado la evacuación, se advierte de que la capacidad de proveer servicios de emergencia a los ciudadanos estadounidenses en Irak será «limitada» mientras dure la suspensión, informa Efe. La Embajada recomendó a sus ciudadanos que salgan de Irak «tan pronto como sea posible» por medios de transporte comerciales, que eviten instalaciones estadounidenses en Irak, que revisen sus planes de seguridad personales y que estén atentos a los medios de comunicación locales. La evacuación del personal diplomático se produce en pleno aumento de tensión entre Washington e Irán, país vecino a Irak y con gran influencia en Bagdad. En la última semana, EE.UU. ha enviado al golfo Pérsico el portaaviones USS Abraham Lincoln, el buque de asalto anfibio USS Arlington, misiles Patriot y bombarderos, tras denunciar que había detectado «indicios» de planes ofensivos iraníes contra sus fuerzas e intereses en Oriente Medio. Por su parte, las Fuerzas Armadas de Alemania han suspendido sus labores de formación a los efectivos locales en Irak, también por la escalada de tensiones en la zona. Alemania ha consultado con sus socios en la coalición contra el grupo terrorista Daesh antes de tomar esta decisión, que afecta a los casi 160 militares que tiene actualmente desplegados en el país árabe, según fuentes militares citadas por la agencia de noticias DPA. Estas tropas participan principalmente en labores de entrenamiento de las fuerzas peshmerga, los combatientes kurdos iraquíes. El Gobierno de Angela Merkel había aprobado en marzo el refuerzo del despliegue, con la intención también de expandir su presencia en Bagdad. El Mando Central de las fuerzas de Estados Unidos advirtió el martes de «amenazas inminentes» sobre las tropas norteamericanas en Irak por parte de fuerzas respaldadas por Irán. Las tensiones entre Washington y Teherán han aumentado coincidiendo con el primer aniversario de la ruptura norteamericana del pacto nuclear de 2015. Emiratos Árabes Unidos denunció el domingo que cuatro buques comerciales habían sufrido actos de sabotaje frente a las costas de Fuyaira, uno de los principales puertos cerca del estrecho de Ormuz, un paso vital para el transporte naval de petróleo a nivel internacional. El pasado septiembre EE.UU. había cerrado su consulado en Basora (sur) después de que se registraran disparos en las inmediaciones del edificio, de los que Washington culpó a las milicias apoyadas por Irán. Los disparos en las cercanías del consulado de Basora se produjeron en el contexto de unas protestas multitudinarias, motivadas por una crisis en el sistema de abastecimiento de agua, en las que también resultó incendiado el consulado iraní.
08-05-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. detectó que Irán preparaba un envío de misiles a un aliado regional
Un año después de renunciar a su parte en el tratado de desarme nuclear de Irán, Donald Trump se encuentra con que la República Islámica vuelve a la beligerancia a la que renunció a cambio de que las potencias mundiales levantaran las sanciones que asfixiaron su economía durante décadas. Ahora la Casa Blanca se encuentra en estado de alerta por lo que considera un intento de cargar misiles balísticos de rango medio en unos barcos cuyo destino era algún punto del golfo Pérsico, seguramente Yemen, y, más importante, por el anuncio por Irán de que no cumplirá la totalidad del acuerdo. Aparte de salirse del pacto en mayo de 2018, Trump reanudó las sanciones e incluyó a la Guardia Revolucionaria en la lista de grupos terroristas internacionales. Según reveló ayer la Casa Blanca, la senda a seguir será la de las sanciones para asfixiar aún más a Irán, que desde la firma del acuerdo en 2015 experimentó una ligera mejora económica. Por la tarde, el presidente dictó sanciones contra quienes vendan hierro, acero, aluminio o cobre a Irán, necesarios no sólo para las plantas nucleares, sino para muchos otros sectores industriales. Trump calificó su política hacia Irán de «audaz». «Debido a nuestras decisiones, el régimen iraní está perdiendo capacidad para financiar el terrorismo, ya que su economía se enfrenta a una crisis sin precedentes, los ingresos del gobierno se agotan y la inflación sale de control. Estamos imponiendo con gran éxito la mayor campaña de presión jamás vista», dijo ayer en un comunicado. Los cambios en la conducta de las autoridades iraníes, y su recurso a la amenaza abierta, llevaron al secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, a visitar Irak por sorpresa el martes, cancelando un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel. Ayer Pompeo visitó Londres y en una comparecencia con su homólogo británico, Jeremy Hunt, advirtió a Irán de que EE.UU. está dispuesto a tomar todas las medidas unilaterales que considere necesarias para asegurarse de que Irán no es capaz de dotarse de armas nucleares. «Vamos a tomar todas las precauciones para impedir que puedan avanzar hacia el arma nuclear», dijo en Londres, sin dar más detalles. Mientras, el responsable para armas de destrucción masiva en el Consejo de Seguridad Nacional, Tim Morrison, calificó las amenazas de Irán de «un chantaje nuclear en toda regla a Europa». La Casa Blanca mantiene que, aunque EE.UU. se retirara del acuerdo de desnuclearización de 2015, el régimen iraní debe, de momento, respetar los acuerdos alcanzados con los países europeos, que mantienen sus compromisos. El gobierno estadounidense ha redoblado la presión financiera sobre Irán en los pasados meses. Desde la semana pasada, el Tesoro norteamericano sanciona a absolutamente todos los países, incluidos los de la UE, que adquieran petróleo extraído en Irán. Las empresas españolas Cepsa y Repsol ya habían cortado las importaciones de crudo iraní de forma cautelar. Según el gobierno norteamericano, el malogrado pacto nuclear permitió al régimen iraní alcanzar unos ingresos anuales por venta de crudo de 50.000 millones de dólares (45.000 millones de euros). Obsesión desde la campaña Durante la campaña electoral, Trump se comprometió a retirar a EE.UU. del pacto nuclear, urdido por Barack Obama y muy polémico en Israel. Asesorado por el primer ministro hebreo, Benjamín Netanyahu, Trump denunció que el acuerdo era insuficiente y que la República Islámica seguía almacenando misiles balísticos que reparte a sus satélites chiíes en conflictos como el de Yemen o Siria. Además, sigue apoyando más o menos abiertamente a las guerrillas-partido Hezbolá en Líbano y Hamás en la franja de Gaza. Según revelaron funcionarios del Pentágono en una conferencia telefónica mantenida el martes, el fin de semana pasado la inteligencia de EE.UU. detectó la carga en un barco atracado en un puerto iraní de un material parecido a misiles balísticos. Informado de esa circunstancia, el general responsable del Comando Central de EE.UU., Kenneth McKenzie, pidió a Washington que desplazara a aguas del Golfo el portaaviones USS Abraham Lincoln y unos bombarderos de refuerzo. Los demás firmantes del acuerdo han responsabilizado a EE.UU. de la nueva crisis, que consideran innecesaria. Aparte de Irán y EE.UU., suscribieron el acuerdo la Unión Europea y los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU. De estos últimos, China pidió ayer a ambas partes contención y a través de un portavoz del Ministerio de Exteriores criticó a Trump por su retirada unilateral. Por su parte, el ministro ruso de Exteriores, Sergéi Lavrov, condenó a EE.UU. por su «actitud completamente irresponsable». Según las estimaciones de la Casa Blanca, si Irán reanuda su programa nuclear y deja de enviar a terceros países el material sobrante del procedimiento de enriquecimiento de uranio, podría dotarse de una bomba nuclear antes de 2030. Antes de que se firmara el acuerdo, Israel trató de convencer a la Administración Obama de la necesidad de un ataque contra las instalaciones nucleares iraníes. Irán siempre ha negado que persiga una bomba atómica y mantiene que su programa nuclear es para fines civiles. La intención de Trump es obligar a las partes a negociar un nuevo acuerdo de desnuclearización más duro con Irán. El riesgo es que Irán reanude su programa nuclear sin sentirse obligado a volver a llegar a un pacto, ya que el primero ha sido boicoteado por el mismo país que lo impulsó. En una situación desesperada, podría incluso cerrar el estrecho de Ormuz, la boca del golfo Pérsico por la que pasa buena parte del petróleo que se consume a nivel internacional. En el pasado, EE.UU. e Israel han cooperado en operaciones cibernéticas para intentar frustrar el programa nuclear iraní. A partir de 2002 un virus informático con el nombre Stuxnet infectó los ordenadores conectados a las plantas de desarrollo nuclear de la República Islámica, provocando un daño considerable y un atraso de varios años. Aunque diversos analistas creen que ese virus se creó a medias entre Washington y Jerusalén, ninguno de los dos gobiernos ha asumido la autoría del ataque hasta la fecha.
08-05-2019 | Fuente: abc.es
Irán planeaba «ataques inminentes» contra intereses de EE.UU. en Irak, según Pompeo
Estados Unidos obtuvo información «muy concreta» de que Irán planeaba «ataques inminentes» contra intereses norteamericanos en Irak, lo que habría llevado a Mike Pompeo a cancelar la reunión que tenía prevista este martes con Angela Merkel y desplazarse por sorpresa a Bagdad. Así lo explicó en la capital iraquí el propio secretario de Estado de EE.UU. a los periodistas que le acompañan. Su viaje coincide con el envío del portaviones USS Abraham Lincoln al golfo Pérsico y con el anuncio del régimen de los ayatolás de que reducirán sus compromisos con el pacto nuclear, del que Donald Trump decidió hace justo ahora un año sacar a su país. «Estados Unidos va a defender sus intereses allá donde estemos y siempre, y siempre nos aseguraremos de que tenemos una estructura de fuerza que creamos que puede cumplir con ese objetivo -señaló Pompeo-. Por tanto, mi visita, las acciones tomadas por el Departamento de Defensa, los mensajes que hemos enviado a los iraníes, espero que nos sitúen en una posición en la que podamos impedirlo y que los iraníes se lo pensarán dos veces antes de atacar intereses estadounidenses». Durante su breve estancia en Bagdad, Pompeo se entrevistó con el presidente y el primer ministro de Irak, Barham Saleh y Adel Abdel Mahdi, respectivamente. El jefe de la diplomacia estadounidense indicó a los periodistas que no podía dar más detalles sobre las amenazas de las que había hablado con los iraquíes, pero apuntó que el Departmento de Defensa ha señalado que la información era «muy concreta». «Estos ataques eran inminentes, es decir, eran ataques que iban a suceder bastante pronto», aseguró Mike Pompeo. «Nos enteramos, hemos tomado todas las medidas que podemos para impedirlos -añadió-. Más allá de eso, no puedo decir más». En todo caso, recibió garantías tanto del presidente como del primer ministro de Irak de que asumían que es su responsabilidad proteger adecuadamente a los estadounidenses en su territorio. Lucha contra los reductos de Daesh En sus conversaciones, también abordaron el trabajo que aún queda por hacer para completar la destrucción de Daesh, que todavía conserva algunos reductos en Irak «mucho má dispersas de lo que estaban», indicó el secretario de Estado norteamericano. Así mismo, se refirió a los campos de detención en los que hay que asegurarse de que «aquellos que eran terroristas siguen bajo control y no se les deja sueltos, y aquellos que eran simplemente miembros de familias inocentes, niños, son devueltos». «Son miles de personas las que tenemos que manejar, con lo que no es un desafío menor. No todos son terroristas, muchos son familias, mujeres y niños. Pero para separarlos, para hacer el trabajo, se va a realizar un gran esfuerzo con los aliados». Así mismo, el secretario de Estado norteamericano habló con los dirigentes iraquíes sobre la ayuda de EE.UU. para paliar sus necesidades de infraestructura eléctrica, gasística, petrolífera e hidráulica, de manera que el próximo verano u otoño se pueda observar efectos reales y positivos.
07-05-2019 | Fuente: abc.es
Pompeo llega a Bagdad en plena escalada de tensión con Irán
El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, ha llegado este martes a Bagdad en una visita no anunciada previamente, después de haber suspendido la reunión que tenía prevista en Berlín con la canciller alemana, Angela Merkel, según informa la agencia AFP, citando fuentes del gobierno de Irak. #BREAKING US secretary of state Pompeo in Baghdad on unannounced visit: Iraq govt source pic.twitter.com/Ja4eIxsE9Q? AFP news agency (@AFP) May 7, 2019En la capital iraquí se reunirá con el primer ministro Adel Abdel Mahdi, según estas fuentes. La visita se produce después de conocerse que Irán anunciará este miércoles la reducción de sus compromisos con el acuerdo nuclear firmado en 2015, del que hace un año se retiró EE.UU. Esto puede suponer que Teherán retome parte del programa nuclear que había paralizado, en respuesta a la salida norteamericana del acuerdo. Mientras, se dirige al golfo Pérsico el portaviones USS Abrahan Lincoln a través del canal de Suez, para tratar de disuadir a Irán de posibles ataques a sus tropas en la región.
07-05-2019 | Fuente: abc.es
Estados Unidos, en guardia ante el riesgo de ataques de Irán
Un año después de que Donald Trump retirara a Estados Unidos del acuerdo de desarme nuclear de Irán, la República Islámica se dispone a renunciar a este en parte, cumpliendo sus amenazas de retomar el enriquecimiento de uranio. Esta decisión, que notificará hoy el gobierno iraní a Reino Unido, Alemania, Francia y la Unión Europea, ha puesto a la Casa Blanca en guardia: un portaaviones norteamericano se dirige ya al golfo Pérsico y el ministro de Exteriores estadounidense, Mike Pompeo, anuló ayer a última hora una reunión que tenía prevista con la canciller alemana, Angela Merkel, en Berlín aduciendo problemas de «seguridad internacional». Un portavoz del gobierno norteamericano precisó ayer en una conferencia telefónica que los abruptos movimientos y cambios de planes obedecen a diversos indicios de que Irán se disponía a perpetrar una serie de ataques contra tropas estadounidenses desplegadas en tierra en Siria e Irak y en alta mar. «Una amenaza de seguridad creíble ha obligado a un refuerzo militar necesario en este momento para defender a EE.UU. y sus aliados», dijo ese mismo funcionario. Fue la agencia de noticias estatal iraní IRNA la que anunció ayer la renuncia a una gran parte del tratado de desnuclearización alcanzado en 2015 y apoyado por el anterior presidente norteamericano, Barack Obama. Hoy hace precisamente un año que Trump anunció su salida, y desde entonces EE.UU. no sólo ha retomado gran parte de las sanciones sobre el régimen iraní sino que además ha tomado la decisión sin precedentes de incluir a la Guardia Revolucionaria de los ayatolás en la lista oficial de organizaciones terroristas internacionales. Hasta ahora no había metido en ella a ningún brazo armado de un gobierno extranjero. El domingo, la Casa Blanca autorizó el envío del portaaviones USS Abraham Lincoln desde el Mediterráneo hasta el golfo Pérsico, donde se le unirán cuatro bombarderos subsónicos B-52 que han llegado ya a la base aérea que EE.UU. tiene en Qatar. Según dijo el domingo el consejero de Seguridad Nacional norteamericano, John Bolton, el objeto de ese despliegue es «enviar un mensaje claro e inequívoco al régimen iraní de que cualquier ataque contra los intereses de EE.UU. o sus aliados se encontrará con una fuerza implacable». El ministro de Defensa en funciones, Patrick Shanahan, reveló el lunes que el comandante al cargo de las operaciones militares en Oriente Próximo, el general del Marine Corps Kenneth McKenzie, pidió refuerzos el fin de semana ante una posible amenaza contra intereses norteamericanos procedente de Irán. Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump ha sido muy crítico con el acuerdo nuclear y ha denunciado que este haya permitido a Irán mantener sus sistemas de misiles balísticos, que suponen una amenaza contra Israel. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha presionado a la Casa Blanca para que renuncie al acuerdo nuclear, que considera una recompensa para el régimen de los ayatolás. Hace dos semanas, una delegación israelí, encabezada por el consejero de Seguridad Nacional de Netanyahu, Meir Ben Shabbat, se reunió con Bolton en Washington. Es poco común que sea precisamente Bolton, asesor del presidente en materia de seguridad internacional, quien anuncie la movilización de un portaaviones de la Armada, algo que habitualmente compete al Pentágono. Es muy probable que su homólogo israelí le adelantara información sobre esa amenaza iraní. De momento, EE.UU. ha aumentado la presión para que sus principales aliados, incluidas la UE y España, desistan de importar petróleo de Irán, el verdadero sostén económico del régimen. Lo cierto es que la reanudación de las sanciones de EE.UU. ha perjudicado gravemente la tímida recuperación económica iraní, a pesar de que el régimen ha cumplido con su parte y ha desistido del enriquecimiento de uranio, tal y como ha certificado puntualmente el Organismo Internacional de Energía Atómica, dependiente de Naciones Unidas. Antes de anular por sorpresa su viaje a Alemania, Pompeo dijo a los periodistas que viajaron con él a la Cumbre del Ártico en Finlandia: «Es absolutamente cierto que hemos visto una escalada de amenazas por parte de los iraníes, y es igualmente cierto que vamos a hacer que los iraníes rindan cuentas si se atreven a atacar a los intereses estadounidenses. No importa si esas acciones se llevan a cabo, como puede ser, por terceros como las milicias chiítas, los Hutis [en Yemen] o Hezbolá [en Líbano]». En años pasados, la Casa Blanca ha acusado a Irán de promover conflictos en todo Oriente Próximo, con el envío de la Guardia Revolucionaria a apoyar a Bachar el Asad en Siria; el financiamiento de Hezbolá en Líbano y la milicia Huti en Yemen, y el sostenido apoyo al grupo islamista Hamás en la franja de Gaza, que en días recientes ha provocado un nuevo conflicto con Israel con el lanzamiento de cientos de misiles. Más recientemente, Trump ha acusado a la República Islámica de asistir también al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. En respuesta a las nuevas sanciones, la semana pasada el presidente iraní, Hasán Rouhani, declaró por ley terroristas a todos los soldados norteamericanos desplegados en Oriente Próximo y condenó a la Casa Blanca como promotor del terrorismo internacional. Varios analistas dentro del propio gobierno norteamericano habían advertido ya de la posibilidad de que Irán respondiera a la asfixia económica con una serie de ataques a través de sus satélites e intermediarios.
07-05-2019 | Fuente: abc.es
Irán anunciará en breve que retoma parte del programa nuclear que había paralizado
El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, va a anunciar la «reducción de los compromisos» con el acuerdo nuclear de 2015 a los representantes de los cinco países firmantes del documento que siguen como miembros del pacto después de que EE.UU. lo abandonara hace un año. Además, el presidente Hassán Rohani va a enviar una carta, según medios estatales de los que se hace eco la agencia Reuters. Es probable que Irán retome este miércoles parte del programa nuclear que había paralizado como respuesta a la salida norteamericana del acuerdo, si bien no prevé renunciar al pacto en sí mismo, apunta la misma agencia de noticias. Si Teherán reniega de partes del acuerdo nuclear, Europa tendría que reimponer sanciones, señaló este martes una fuente de la presidencia francesa. Precisamente, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, ha suspendido este martes una reunión con Angela Merkel en Berlín y, se especula que podría tener relación con estos movimientos desde Teherán. Pompeo podría estar volando hacia Irak o Israel, desde donde anunciaría severas sanciones contra Irán, informa David Alandete desde Washington. El pasado domingo, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, informó del despliegue del portaviones USS Abraham Lincoln y varios bombarderos en Oriente Próximo, un despliegue que fue confirmado el lunes por el secretario interino de Defensa de Estados Unidos, Patrick Shanahan. Las autoridades de Irán han tildado este martes el anuncio de «guerra psicológica». El portavoz del Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní, Keivan Josravi, ha destacado que el portaviones «llegó al mar Mediterráneo hace 21 días», por lo que ha dicho que las palabras de Bolton suponen «un uso torpe de una agotada forma de guerra psicológica». «Bolton carece del conocimiento militar y de seguridad y sus palabras están principalmente destinadas a llamar la atención», ha recalcado, según ha informado la agencia iraní de noticias Tasnim, que a su vez recoge Europa Press. Un año de la salida de EE.UU. del pacto nuclear Mañana miércoles se cumplirá justo un año desde que Estados Unidos tomó la decisión de abandonar el acuerdo nuclear multilateral de 2015 firmado con Irán y volver a imponer sanciones al país persa. El pacto nuclear fue suscrito por Irán y el llamado Grupo 5+1, integrado por Estados Unidos, Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania y con él se limitó el programa atómico iraní a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales contra Teherán. Desde antes de su llegada a la Casa Blanca, Donald Trump se mostró contrario al acuerdo que en su día suscribió su antecesor, Barack Obama, y el 8 de mayo de 2018 cumplió sus amenazas de abandonarlo. Tras la espantada norteamericana, Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania y se comprometieron a continuar en el acuerdo
1
...