Infortelecom

Noticias de alepo

15-06-2018 | Fuente: abc.es
«Entrevistaría a Al Bagdadi, y le preguntaría si ha valido la pena tanta muerte»
¿Quién cuenta lo que ocurre en Siria? En los últimos siete años, los corresponsales y enviados especiales han tenido dos maneras de entrar en la guerra más mediática de nuestro tiempo: con el Gobierno del tirano Bashar al Assad o con los insurgentes, desde hace tiempo dominados por grupos yihadistas. «Al final tienes que elegir una de las partes en un conflicto, y en este caso he optado por el lado de Assad. Y eso no quiere decir que le apoye, como tampoco quien va con los opositores tienen que ser pro Al Nusra o pro Daesh. No puedes ir a los dos bandos a la vez, en Libia fue lo contrario, pero en Siria opté por la seguridad», comenta el periodista de ABC y otros diarios de Vocento Mikel Ayestaran (Beasain, 1975), que acaba de publicar «Las cenizas del califato» (Ed. Península), un libro donde relata su viaje por el «califato» -que llegó a superar el tamaño del Reino Unido- tras la derrota militar de Daesh en Siria e Irak. Todavía con la maleta con la que se mueve por todo Oriente Medio y poco acostumbrado a responder las preguntas de otros periodistas, Ayestaran huye en todo momento de sentar cátedra tanto como de los tópicos y solo quiere describir lo que vio y sintió. Periodistas como él, en tiempos de guerras y estrecheces presupuestarias, son los ojos y los oídos de los españoles, para bien y para mal. Para definirlo en 140 caracteres, ¿se podría decir que Las Cenizas del Califato es la historia de cómo Mikel Ayestaran trata de hacerse en vano con 'merchandising' del Estado Islámico? (Ríe) La verdad es que soy un poco fetichista, pero el único icono que tengo del Estado Islámico es una bandera y una piedra, que aparece en la comisaría de la portada, y la tengo debajo en el ordenador. Si tuviera que resumirlo en 140 caracteres? me quedaría con el subtítulo («De las garras de Estado Islámico a la supervivencia») (?) pero (..) de verdad que te podías traer muy poco de allí, me obsesionan los libros, ibas a las escuelas y alucinabas, quizá me llame tanto la atención porque tengo niños.. Pero sí que se ha traído algunos libros escolares y panfletos. Tengo panfletos, tengo libros.. Son cosas del pasado. En Palmira me hice con unas postales anteriores al califato, pequeñas cosas que te ayudan a construir el relato anterior y el relato presente. Parece que Oriente Medio es el epicentro mundial de las teorías de la conspiración. Se dice hasta que Sergio Ramos trabaja para el Mossad por lesionar a Mo Salah en la final de la Champions. Es inherente a Oriente Medio. Todo es conspiranoico. Y yo no soy conspiranoico, ese es mi problema. Te cuentan todas sus teorías con ese fervor y esa verdad absoluta? pero luego vas al barrio de al lado y te cuentan la contraria y también la compro. Esas cosas solo pasan ahí. Viene de toda una tradición de cine, relatos? son así y viven con eso. Siempre la culpa es de otro. Autocrítico cero. Dices: «Bueno, pero vosotros también habéis puesto la materia prima.. pero la culpa es siempre de otro». Un símbolo de los cristianos en Oriente Medio es el alcohol. ¿Su libro rompe con los clichés o incurre en más neo-orientalismo? Los cristianos tienen el alcohol como una marca de identidad. Si vas a sus barrios, como en los chiíes con las fotos de los ayatolás, los cristianos tienen las botellas de alcohol, el whiskazo y la cerveza por todos lados como parte de su identidad. Con respecto a los clichés, lo que me obsesionó en un principio era la brutal capacidad propagandística de este grupo y cómo logró sobredimensionar su propia fuerza militar y nos metió el miedo hasta el tuétano. Uno se pregunta: «¿Serán para tanto?». Luego se ha visto que no. Respecto a la pérdida de Mosul, esta ciudad es la que más defendieron combatiendo hasta el final, pero luego hemos visto que se han retirado como cualquier otro grupo, como por ejemplo en bus desde Yarmuk trasladándose a otro sitio. El monstruo no ha sido tan fiero como nos hicieron ver, pero sí han conseguido establecer un concepto de yihad del siglo XXI que es absolutamente maquiavélico: que ya no tengas que irte a Afganistán o a Argelia y prepararte para ir a un campo de entrenamiento y saber cómo es un lanzacohetes; ahora le pillas el coche a tu padre y atropellas a la gente y ya te conviertes en un soldado del califato. Eso es un arma impresionante y es la capacidad que han tenido de vender esa moto a tantos kilómetros de distancia. Me decía el intelectual sirio Yassin al Haj Saleh que a los sirios se les niega la capacidad de análisis, de escribir libros y de desarrollar teorías. «Solo nos quieren para citas o para notas al pie de página», insistía. En este libro, Mikel Ayestaran insiste en la figura de los fixers. ¿Se les debería mencionar en las crónicas como colaboradores esenciales y que no solo aparezca la firma del corresponsal? Se lo debo todo a ellos. Cuando pasas tanto tiempo fuera de casa en sitios tan jodidos, tener personas de confianza es fundamental y sobre todo no usarlas como un kleenex, que es lo que pasa en muchos casos: va la gente, hace la cobertura y acaba el ?breaking?. Por suerte o por desgracia Ayestaran vuelve y vuelve, y por eso este libro tiene los agradecimientos para ellos. No sé si lo de firmar o no firmar. Creo que no, al final ellos hacen su trabajo y tú haces el tuyo. A no ser que entren en otros aspectos de tu dia a dia, pero quien planifica la agenda y trabaja el tema eres tú. Pero es verdad que sí echo de menos un reconocimiento, me encantaría si la situación de los medios fuera diferente, para así tener una mínima relación y que vivan mejor. Al final es de agradecer su servicio, pero teniendo en cuenta cómo está el periodismo aquí, exigir eso es absolutamente inviable, pero los grandes medios que sí tienen una relación y con unos tipos de acuerdos más estables de los que pueda tener yo.. Si tuviera la oportunidad de entrevistar al «califa» Abu Bakr al Bagdadi, ¿lo haría?, ¿qué le preguntaría? Primero preguntaría dónde está (ríe mientras mira debajo de la mesa de la sala de la Casa Árabe donde se está haciendo la entrevista). Y sí, le entrevistaría pero siendo consciente de que nadie me lo publicaría. Aunque igual siendo Al Bagdadi sí, pero cuando conseguí la entrevista con el salafista del libro, que es un tipo que corta en Gaza, ni me respondieron. Aún así lo hice porque estaba preparando esto y no me parecía apología, sino un tipo con quien se podía hablar. Dentro de estos movimientos tienes al tipo con músculo que está peleando con encefalograma plano, pero también tienen sus propios «intelectuales» e ideólogos, está bien hablar con ellos y saber lo que piensan porque son los que realmente están marcando el camino. Cuando hemos visto a Bagdadi en pantalla nos fijamos más en su reloj que en su discurso. Yo me quedé indignado. Yo a Bagdadi sí le entrevistaría y le preguntaría si ha valido la pena tanta muerte y destrucción para mantener tres años de un pseudocalifato. ¿Se ha sentido utilizado por el Daesh como periodista? A ti también te ha utilizado. A todos. Así es. En 2014, cuando acababa de llegar a la redacción, era poner Estado Islámico en el titular y el artículo tenía un éxito inmediato. Exacto. Es lo que han conseguido. Es la marca, lo han petado. Pero, claro, te das cuenta de que durante años hemos estado trabajando con su propaganda, los servicios de inteligencia, que a saber si son tan inteligentes, y el Observatorio Sirio de DD.HH. con sede en Londres y con fuentes en el terreno a las que nunca he visto; no digo que no existan, he ido varias veces, pero cuando dicen en un pueblo por Hama que hay exactamente 17 muertos, ni 18 ni 25, uf? no sé, qué difícil. Te da esa sensación de que en muchos momentos estás siendo utilizado. Este libro ha sido catártico. Poder ir a los sitios cuando han sido liberados y tener acceso a la fuente de verdad, que son estos críos o el frutero, es el que vive enfrente de la plaza que tiene todavía la jaula de las ejecuciones. Esas son las fuentes de verdad, y no solo en Mosul, el más mediático, sino irte a los pueblos de Hama, al norte de Alepo, que cuando el Gobierno lo recuperó ya nos olvidamos, pero la provincia está hecha unos zorros. Con esta gente no me he sentido utilizado, sino muy periodista. «Hemos vivido tres años de ISISmanía» Como dice uno de los locales citados en el libro, ¿a Occidente le importan más «unas piedras» que los sirios? Eso pasó con Palmira. ¿Están hartos de los periodistas occidentales? ¿Se lo han echado en cara? Siria no es como Gaza, que están saturados de periodistas. Allí no pasa eso y no hay ese grado de saturación. Pero en Palmira ha pasado que, para llegar, pasas por otros pueblos que están igual de fastidiados o más, y ni te paras. Tienes que ser muy selectivo y vas a un lugar donde sabes que vas a tener noticia, como cuando estás buscando un pueblo con una minoría cristiana y pasas por varias un infierno de aldeas arrasadas y ni te paras. Esto me ha generado un dilema muy fuerte, porque Siria e Irak son parques temáticos del terror: puedes hacer un libro con las víctimas de los bombardeos de Assad, de los desaparecidos de las cárceles del régimen, en Irak las víctimas de (Muqtada) Al Sadr y el Ejército del Mahdi, de los bombardeos de EE.UU. en Mosul; es tan amplio porque al final te sientes culpable de elegir solo una parte, pero el mapa del horror es inmenso. Pero bueno, no llego a todo. Uno que parece que llega a todo es Robert Fisk. Sí, qué grande es. Para Al Haj Saleh, Robert Fisk, uno de los corresponsales más reputados en Oriente Medio y que lo menciona usted en el libro, era amigo de los mujabarat y que gracias a eso pudo hacer un artículo donde entraba en una prisión a ver a los presos, cosa que sin la ayuda de los servicios secretos no habría podido hacer. Le entiendo. Entiendo que la gente opositora al Gobierno esté indignada con el trabajo de Robert Fisk, no es un recién llegado, es un tipo que sabe de lo que habla. Te puede gustar o no, pero sabe, es una voz a la que escucho. Lo que dices de los mujabarat? lo que ha pasado en Siria es que los que hemos optado por el lado del Gobierno nos han tachado enseguida de ser pro Assad, y yo no soy pro Assad. ¿Eso quiere decir que los que van con la oposición son pro Al Nusra o Daesh? No. Al final tienes que elegir una de las partes en un conflicto. En este caso he optado por un lado, no puedes ir a las dos a la vez, en Libia fue lo contrario, en Siria opté por la seguridad. Fisk no lleva seis allos en la zona, tiene una trayectoria ya, pero que le odie lo entiendo. ¿Por qué Daesh no ataca ni físicamente ni propagandísticamente a Israel? ¿Tiene alguna teoría al respecto? Teoría? (ríe) ¿Y apreciación? ¿Está de acuerdo con eso que dicen algunos en España de que Hamas es la versión 'light' de Daesh? Apreciación? Con los datos en la mano no se ha producido ningún ataque, no creo que la sociedad palestina sea una sociedad tan radicalizada y haga este tipo de cosas por el Estado Islámico. Tienen otros motivos como para actuar por ellos. En el caso de Hamas es al revés. Hamas combate abiertamente al Estado Islámico, como ha pasado con los Hermanos Musulmanes en Siria. Los detienen, los torturan.. y no he entrado en las prisiones de Gaza y no me gustaría entrar, no me gustaría ser un salafista yihadista en Gaza. Con el que hablamos, lo habían torturado varias veces y estaba bastante tocado. No me parece que sea Hamas una versión ?light?. Juega en la misma liga y están disputándose a la gente. Son competencia directa. Si no han atentado en Israel es por la capacidad defensiva brutal de Israel, el sitio más seguro de la región, si no eres árabe, y por otro lado porque tampoco estaba en su agenda de primero marcar el territorio, hacer una limpieza sectaria importante, contra los chiíes sobre todo, limpieza cultural, patrimonio.. He visto más mensajes contra Hamas que contra Israel. En Irán solo han cometido un atentado, también es extraño. Lo que decías de la conspiración: si tu quieres, todo te encaja. Si en lugar de un libro de ensayo hubiera hecho ficción? esto es para novelarlo, una persona con arte si novela esto puede hacer que Estado Islámico sea un juguete de Israel, de EE.UU.? Hay un testimonio clave de un asesor muy importante de Netanyahu al que respeto porque sabe mucho de lo que habla: «Cuando hablamos de Daesh lo hacemos de un grupo que acepta voluntarios en esta parte del mundo, y en el momento que aceptas voluntarios eres lo más infiltrable del mundo. Y aquí están los mejores infiltradores que existen». Ya está. ¿Qué significa eso? Lo que tu quieras. Van de Ceuta, de Londres, Francia, Turquía? todo lo que rodea a este grupo es conspiranoico. La religión no forma parte de la creencia sino de la identidad por los regímenes dictatoriales que Occidente ha sostenido. Muqtada al Sadr acaba de ganar en Irak con un discurso muy nacionalista y populista. ¿Comparte esta idea? Si le preguntas a un cristiano de dónde es en Oriente Medio, no te va a responder sirio, iraquí, palestino? te dirá que es cristiano. Sin embargo, con los musulmanes no funciona así; la prioridad identitaria es más la tribu. Puede ser primero la tribu, luego musulmán y en tercer lugar el país. Uno de los principales problemas de esta región es que estos países fueron creados de una forma tan artificial que al final se ha pagado con el tiempo. Jaula en la que Daesh torturaba a sus prisioneros a la vista de todos como escarnio público - MIKEL AYESTARAN ¿Tanto los favorables como los detractores de Daesh han asumido hábitos radicalmente conservadores tras el califato? Creo que no. Para mí uno de los momentos más claros ha sido descubrir que la jaula que utilizaban los de Daesh en uno de los pueblos y ahora es utilizada por la policía para meter pollos. El símbolo más claro de Daesh es utilizado para guardar pollos, no hay ley de memoria histórica ni nada, sino reciclaje puro. El umbral del dolor en estos sitios es muy diferente, en unos niveles para nosotros inimaginables. Ellos lo han visto y vivido y ahora van a seguir adelante. ¿Y las mujeres? Ha cambiado. El uniforme puesto por Daesh ha cambiado, pero estamos hablando de lugares muy conservadores, las mujeres siguen tapándose, el niqab no es una prenda de Siria ni de Irak. Utilizan más el chador. Ha vuelto a ser todo más natural sin dejar de ser conservadora. ¿Sigue siendo el califato el gran sueño de millones de musulmanes aún tras la experiencia de Daesh? Claro que sí. No tengo duda que a muchos les gustaría ver un califato, un islam unido y fuerte. Imagino que a muchos españoles les gustaría revivir el Imperio, la época dorada? es inherente al ser humano. Todavía hay mucho nostálgico de la URSS. Eso es inevitable. ¿Se está recomponiendo el Daesh en Irak? El Daesh ha vuelto a su esencia. Ha vuelto a la insurgencia, a la sombra, al lugar donde mejor se maneja, al sitio donde nació, y donde puso en jaque al Ejército de EE.UU., a la milicia de El Mahdi. Ahora mismo me encantaría estar en esa frontera de Irak y Siria para saber qué pasa. Están ahí los americanos, kurdos, los rusos, ellos? y la gran pregunta es: ¿dónde está el califa al que voy a entrevistar?, ¿dónde estará para entrevistarle?, ¿lo has traído? Lo han matado 15 veces? el gran follón lo tenemos ahí y por desgracia es un follón ciego donde no puedes ir. Ya no interesa tanto como antes. El tema va a resucitar si vuelve el califa. Lo que has dicho antes: han sido tres años de ISISmanía. Abrir una web con un loco que arrolla con su coche a un peatón en Times Square atrae mucho más tráfico que un supremacista blanco que asalta un colegio armado con un rifle y mata a 20 estudiantes. Durante muchos años hemos tenido un enemigo a batir: el comunismo. Y ahora el enemigo es el islam, además esta gente le haces entrar en ese juego y le das bola. Es perfecto.
15-06-2018 | Fuente: abc.es
«Sí entrevistaría a Al Bagdadi, y le preguntaría si ha valido la pena tanta muerte»
¿Quién cuenta lo que ocurre en Siria? En los últimos siete años, los corresponsales y enviados especiales han tenido dos maneras de entrar en la guerra más mediática de nuestro tiempo: con el Gobierno del tirano Bashar al Assad o con los insurgentes, desde hace tiempo dominados por grupos yihadistas. «Al final tienes que elegir una de las partes en un conflicto, y en este caso he optado por el lado de Assad. Y eso no quiere decir que le apoye, como tampoco quien va con los opositores tienen que ser pro Al Nusra o pro Daesh. No puedes ir a los dos bandos a la vez, en Libia fue lo contrario, pero en Siria opté por la seguridad», comenta el periodista de ABC y otros diarios de Vocento Mikel Ayestaran (Beasain, 1975), que acaba de publicar «Las cenizas del califato» (Ed. Península), un libro donde relata su viaje por el «califato» -que llegó a superar el tamaño del Reino Unido- tras la derrota militar de Daesh en Siria e Irak. Todavía con la maleta con la que se mueve por todo Oriente Medio y poco acostumbrado a responder las preguntas de otros periodistas, Ayestaran huye en todo momento de sentar cátedra tanto como de los tópicos y solo quiere describir lo que vio y sintió. Periodistas como él, en tiempos de guerras y estrecheces presupuestarias, son los ojos y los oídos de los españoles, para bien y para mal. Para definirlo en 140 caracteres, ¿se podría decir que Las Cenizas del Califato es la historia de cómo Mikel Ayestaran trata de hacerse en vano con 'merchandising' del Estado Islámico? (Ríe) La verdad es que soy un poco fetichista, pero el único icono que tengo del Estado Islámico es una bandera y una piedra, que aparece en la comisaría de la portada, y la tengo debajo en el ordenador. Si tuviera que resumirlo en 140 caracteres? me quedaría con el subtítulo («De las garras de Estado Islámico a la supervivencia») (?) pero (..) de verdad que te podías traer muy poco de allí, me obsesionan los libros, ibas a las escuelas y alucinabas, quizá me llame tanto la atención porque tengo niños.. Pero sí que se ha traído algunos libros escolares y panfletos. Tengo panfletos, tengo libros.. Son cosas del pasado. En Palmira me hice con unas postales anteriores al califato, pequeñas cosas que te ayudan a construir el relato anterior y el relato presente. Parece que Oriente Medio es el epicentro mundial de las teorías de la conspiración. Se dice hasta que Sergio Ramos trabaja para el Mossad por lesionar a Mo Salah en la final de la Champions. Es inherente a Oriente Medio. Todo es conspiranoico. Y yo no soy conspiranoico, ese es mi problema. Te cuentan todas sus teorías con ese fervor y esa verdad absoluta? pero luego vas al barrio de al lado y te cuentan la contraria y también la compro. Esas cosas solo pasan ahí. Viene de toda una tradición de cine, relatos? son así y viven con eso. Siempre la culpa es de otro. Autocrítico cero. Dices: «Bueno, pero vosotros también habéis puesto la materia prima.. pero la culpa es siempre de otro». Un símbolo de los cristianos en Oriente Medio es el alcohol. ¿Su libro rompe con los clichés o incurre en más neo-orientalismo? Los cristianos tienen el alcohol como una marca de identidad. Si vas a sus barrios, como en los chiíes con las fotos de los ayatolás, los cristianos tienen las botellas de alcohol, el whiskazo y la cerveza por todos lados como parte de su identidad. Con respecto a los clichés, lo que me obsesionó en un principio era la brutal capacidad propagandística de este grupo y cómo logró sobredimensionar su propia fuerza militar y nos metió el miedo hasta el tuétano. Uno se pregunta: «¿Serán para tanto?». Luego se ha visto que no. Respecto a la pérdida de Mosul, esta ciudad es la que más defendieron combatiendo hasta el final, pero luego hemos visto que se han retirado como cualquier otro grupo, como por ejemplo en bus desde Yarmuk trasladándose a otro sitio. El monstruo no ha sido tan fiero como nos hicieron ver, pero sí han conseguido establecer un concepto de yihad del siglo XXI que es absolutamente maquiavélico: que ya no tengas que irte a Afganistán o a Argelia y prepararte para ir a un campo de entrenamiento y saber cómo es un lanzacohetes; ahora le pillas el coche a tu padre y atropellas a la gente y ya te conviertes en un soldado del califato. Eso es un arma impresionante y es la capacidad que han tenido de vender esa moto a tantos kilómetros de distancia. Me decía el intelectual sirio Yassin al Haj Saleh que a los sirios se les niega la capacidad de análisis, de escribir libros y de desarrollar teorías. «Solo nos quieren para citas o para notas al pie de página», insistía. En este libro, Mikel Ayestaran insiste en la figura de los fixers. ¿Se les debería mencionar en las crónicas como colaboradores esenciales y que no solo aparezca la firma del corresponsal? Se lo debo todo a ellos. Cuando pasas tanto tiempo fuera de casa en sitios tan jodidos, tener personas de confianza es fundamental y sobre todo no usarlas como un kleenex, que es lo que pasa en muchos casos: va la gente, hace la cobertura y acaba el ?breaking?. Por suerte o por desgracia Ayestaran vuelve y vuelve, y por eso este libro tiene los agradecimientos para ellos. No sé si lo de firmar o no firmar. Creo que no, al final ellos hacen su trabajo y tú haces el tuyo. A no ser que entren en otros aspectos de tu dia a dia, pero quien planifica la agenda y trabaja el tema eres tú. Pero es verdad que sí echo de menos un reconocimiento, me encantaría si la situación de los medios fuera diferente, para así tener una mínima relación y que vivan mejor. Al final es de agradecer su servicio, pero teniendo en cuenta cómo está el periodismo aquí, exigir eso es absolutamente inviable, pero los grandes medios que sí tienen una relación y con unos tipos de acuerdos más estables de los que pueda tener yo.. Si tuviera la oportunidad de entrevistar al «califa» Abu Bakr al Bagdadi, ¿lo haría?, ¿qué le preguntaría? Primero preguntaría dónde está (ríe mientras mira debajo de la mesa de la sala de la Casa Árabe donde se está haciendo la entrevista). Y sí, le entrevistaría pero siendo consciente de que nadie me lo publicaría. Aunque igual siendo Al Bagdadi sí, pero cuando conseguí la entrevista con el salafista del libro, que es un tipo que corta en Gaza, ni me respondieron. Aún así lo hice porque estaba preparando esto y no me parecía apología, sino un tipo con quien se podía hablar. Dentro de estos movimientos tienes al tipo con músculo que está peleando con encefalograma plano, pero también tienen sus propios «intelectuales» e ideólogos, está bien hablar con ellos y saber lo que piensan porque son los que realmente están marcando el camino. Cuando hemos visto a Bagdadi en pantalla nos fijamos más en su reloj que en su discurso. Yo me quedé indignado. Yo a Bagdadi sí le entrevistaría y le preguntaría si ha valido la pena tanta muerte y destrucción para mantener tres años de un pseudocalifato. ¿Se ha sentido utilizado por el Daesh como periodista? A ti también te ha utilizado. A todos. Así es. En 2014, cuando acababa de llegar a la redacción, era poner Estado Islámico en el titular y el artículo tenía un éxito inmediato. Exacto. Es lo que han conseguido. Es la marca, lo han petado. Pero, claro, te das cuenta de que durante años hemos estado trabajando con su propaganda, los servicios de inteligencia, que a saber si son tan inteligentes, y el Observatorio Sirio de DD.HH. con sede en Londres y con fuentes en el terreno a las que nunca he visto; no digo que no existan, he ido varias veces, pero cuando dicen en un pueblo por Hama que hay exactamente 17 muertos, ni 18 ni 25, uf? no sé, qué difícil. Te da esa sensación de que en muchos momentos estás siendo utilizado. Este libro ha sido catártico. Poder ir a los sitios cuando han sido liberados y tener acceso a la fuente de verdad, que son estos críos o el frutero, es el que vive enfrente de la plaza que tiene todavía la jaula de las ejecuciones. Esas son las fuentes de verdad, y no solo en Mosul, el más mediático, sino irte a los pueblos de Hama, al norte de Alepo, que cuando el Gobierno lo recuperó ya nos olvidamos, pero la provincia está hecha unos zorros. Con esta gente no me he sentido utilizado, sino muy periodista. «Hemos vivido tres años de ISISmanía» Como dice uno de los locales citados en el libro, ¿a Occidente le importan más «unas piedras» que los sirios? Eso pasó con Palmira. ¿Están hartos de los periodistas occidentales? ¿Se lo han echado en cara? Siria no es como Gaza, que están saturados de periodistas. Allí no pasa eso y no hay ese grado de saturación. Pero en Palmira ha pasado que, para llegar, pasas por otros pueblos que están igual de fastidiados o más, y ni te paras. Tienes que ser muy selectivo y vas a un lugar donde sabes que vas a tener noticia, como cuando estás buscando un pueblo con una minoría cristiana y pasas por varias un infierno de aldeas arrasadas y ni te paras. Esto me ha generado un dilema muy fuerte, porque Siria e Irak son parques temáticos del terror: puedes hacer un libro con las víctimas de los bombardeos de Assad, de los desaparecidos de las cárceles del régimen, en Irak las víctimas de (Muqtada) Al Sadr y el Ejército del Mahdi, de los bombardeos de EE.UU. en Mosul; es tan amplio porque al final te sientes culpable de elegir solo una parte, pero el mapa del horror es inmenso. Pero bueno, no llego a todo. Uno que parece que llega a todo es Robert Fisk. Sí, qué grande es. Para Al Haj Saleh, Robert Fisk, uno de los corresponsales más reputados en Oriente Medio y que lo menciona usted en el libro, era amigo de los mujabarat y que gracias a eso pudo hacer un artículo donde entraba en una prisión a ver a los presos, cosa que sin la ayuda de los servicios secretos no habría podido hacer. Le entiendo. Entiendo que la gente opositora al Gobierno esté indignada con el trabajo de Robert Fisk, no es un recién llegado, es un tipo que sabe de lo que habla. Te puede gustar o no, pero sabe, es una voz a la que escucho. Lo que dices de los mujabarat? lo que ha pasado en Siria es que los que hemos optado por el lado del Gobierno nos han tachado enseguida de ser pro Assad, y yo no soy pro Assad. ¿Eso quiere decir que los que van con la oposición son pro Al Nusra o Daesh? No. Al final tienes que elegir una de las partes en un conflicto. En este caso he optado por un lado, no puedes ir a las dos a la vez, en Libia fue lo contrario, en Siria opté por la seguridad. Fisk no lleva seis allos en la zona, tiene una trayectoria ya, pero que le odie lo entiendo. ¿Por qué Daesh no ataca ni físicamente ni propagandísticamente a Israel? ¿Tiene alguna teoría al respecto? Teoría? (ríe) ¿Y apreciación? ¿Está de acuerdo con eso que dicen algunos en España de que Hamas es la versión 'light' de Daesh? Apreciación? Con los datos en la mano no se ha producido ningún ataque, no creo que la sociedad palestina sea una sociedad tan radicalizada y haga este tipo de cosas por el Estado Islámico. Tienen otros motivos como para actuar por ellos. En el caso de Hamas es al revés. Hamas combate abiertamente al Estado Islámico, como ha pasado con los Hermanos Musulmanes en Siria. Los detienen, los torturan.. y no he entrado en las prisiones de Gaza y no me gustaría entrar, no me gustaría ser un salafista yihadista en Gaza. Con el que hablamos, lo habían torturado varias veces y estaba bastante tocado. No me parece que sea Hamas una versión ?light?. Juega en la misma liga y están disputándose a la gente. Son competencia directa. Si no han atentado en Israel es por la capacidad defensiva brutal de Israel, el sitio más seguro de la región, si no eres árabe, y por otro lado porque tampoco estaba en su agenda de primero marcar el territorio, hacer una limpieza sectaria importante, contra los chiíes sobre todo, limpieza cultural, patrimonio.. He visto más mensajes contra Hamas que contra Israel. En Irán solo han cometido un atentado, también es extraño. Lo que decías de la conspiración: si tu quieres, todo te encaja. Si en lugar de un libro de ensayo hubiera hecho ficción? esto es para novelarlo, una persona con arte si novela esto puede hacer que Estado Islámico sea un juguete de Israel, de EE.UU.? Hay un testimonio clave de un asesor muy importante de Netanyahu al que respeto porque sabe mucho de lo que habla: «Cuando hablamos de Daesh lo hacemos de un grupo que acepta voluntarios en esta parte del mundo, y en el momento que aceptas voluntarios eres lo más infiltrable del mundo. Y aquí están los mejores infiltradores que existen». Ya está. ¿Qué significa eso? Lo que tu quieras. Van de Ceuta, de Londres, Francia, Turquía? todo lo que rodea a este grupo es conspiranoico. La religión no forma parte de la creencia sino de la identidad por los regímenes dictatoriales que Occidente ha sostenido. Muqtada al Sadr acaba de ganar en Irak con un discurso muy nacionalista y populista. ¿Comparte esta idea? Si le preguntas a un cristiano de dónde es en Oriente Medio, no te va a responder sirio, iraquí, palestino? te dirá que es cristiano. Sin embargo, con los musulmanes no funciona así; la prioridad identitaria es más la tribu. Puede ser primero la tribu, luego musulmán y en tercer lugar el país. Uno de los principales problemas de esta región es que estos países fueron creados de una forma tan artificial que al final se ha pagado con el tiempo. Jaula en la que Daesh torturaba a sus prisioneros a la vista de todos como escarnio público - MIKEL AYESTARAN ¿Tanto los favorables como los detractores de Daesh han asumido hábitos radicalmente conservadores tras el califato? Creo que no. Para mí uno de los momentos más claros ha sido descubrir que la jaula que utilizaban los de Daesh en uno de los pueblos y ahora es utilizada por la policía para meter pollos. El símbolo más claro de Daesh es utilizado para guardar pollos, no hay ley de memoria histórica ni nada, sino reciclaje puro. El umbral del dolor en estos sitios es muy diferente, en unos niveles para nosotros inimaginables. Ellos lo han visto y vivido y ahora van a seguir adelante. ¿Y las mujeres? Ha cambiado. El uniforme puesto por Daesh ha cambiado, pero estamos hablando de lugares muy conservadores, las mujeres siguen tapándose, el niqab no es una prenda de Siria ni de Irak. Utilizan más el chador. Ha vuelto a ser todo más natural sin dejar de ser conservadora. ¿Sigue siendo el califato el gran sueño de millones de musulmanes aún tras la experiencia de Daesh? Claro que sí. No tengo duda que a muchos les gustaría ver un califato, un islam unido y fuerte. Imagino que a muchos españoles les gustaría revivir el Imperio, la época dorada? es inherente al ser humano. Todavía hay mucho nostálgico de la URSS. Eso es inevitable. ¿Se está recomponiendo el Daesh en Irak? El Daesh ha vuelto a su esencia. Ha vuelto a la insurgencia, a la sombra, al lugar donde mejor se maneja, al sitio donde nació, y donde puso en jaque al Ejército de EE.UU., a la milicia de El Mahdi. Ahora mismo me encantaría estar en esa frontera de Irak y Siria para saber qué pasa. Están ahí los americanos, kurdos, los rusos, ellos? y la gran pregunta es: ¿dónde está el califa al que voy a entrevistar?, ¿dónde estará para entrevistarle?, ¿lo has traído? Lo han matado 15 veces? el gran follón lo tenemos ahí y por desgracia es un follón ciego donde no puedes ir. Ya no interesa tanto como antes. El tema va a resucitar si vuelve el califa. Lo que has dicho antes: han sido tres años de ISISmanía. Abrir una web con un loco que arrolla con su coche a un peatón en Times Square atrae mucho más tráfico que un supremacista blanco que asalta un colegio armado con un rifle y mata a 20 estudiantes. Durante muchos años hemos tenido un enemigo a batir: el comunismo. Y ahora el enemigo es el islam, además esta gente le haces entrar en ese juego y le das bola. Es perfecto.
15-06-2018 | Fuente: abc.es
«Sí, entrevistaría a Al Bagdadi, y le preguntaría si ha valido la pena tanta muerte»
¿Quién cuenta lo que ocurre en Siria? En los últimos siete años, los corresponsales y enviados especiales han tenido dos maneras de entrar en la guerra más mediática de nuestro tiempo: con el Gobierno del tirano Bashar al Assad o con los insurgentes, desde hace tiempo dominados por grupos yihadistas. «Al final tienes que elegir una de las partes en un conflicto, y en este caso he optado por el lado de Assad. Y eso no quiere decir que le apoye, como tampoco quien va con los opositores tienen que ser pro Al Nusra o pro Daesh. No puedes ir a los dos bandos a la vez, en Libia fue lo contrario, pero en Siria opté por la seguridad», comenta el periodista de ABC y otros diarios de Vocento Mikel Ayestaran (Beasain, 1975), que acaba de publicar «Las cenizas del califato» (Ed. Península), un libro donde relata su viaje por el «califato» -que llegó a superar el tamaño del Reino Unido- tras la derrota militar de Daesh en Siria e Irak. Todavía con la maleta con la que se mueve por todo Oriente Medio y poco acostumbrado a responder las preguntas de otros periodistas, Ayestaran huye en todo momento de sentar cátedra tanto como de los tópicos y solo quiere describir lo que vio y sintió. Periodistas como él, en tiempos de guerras y estrecheces presupuestarias, son los ojos y los oídos de los españoles, para bien y para mal. Para definirlo en 140 caracteres, ¿se podría decir que Las Cenizas del Califato es la historia de cómo Mikel Ayestaran trata de hacerse en vano con 'merchandising' del Estado Islámico? (Ríe) La verdad es que soy un poco fetichista, pero el único icono que tengo del Estado Islámico es una bandera y una piedra, que aparece en la comisaría de la portada, y la tengo debajo en el ordenador. Si tuviera que resumirlo en 140 caracteres? me quedaría con el subtítulo («De las garras de Estado Islámico a la supervivencia») (?) pero (..) de verdad que te podías traer muy poco de allí, me obsesionan los libros, ibas a las escuelas y alucinabas, quizá me llame tanto la atención porque tengo niños.. Pero sí que se ha traído algunos libros escolares y panfletos. Tengo panfletos, tengo libros.. Son cosas del pasado. En Palmira me hice con unas postales anteriores al califato, pequeñas cosas que te ayudan a construir el relato anterior y el relato presente. Parece que Oriente Medio es el epicentro mundial de las teorías de la conspiración. Se dice hasta que Sergio Ramos trabaja para el Mossad por lesionar a Mo Salah en la final de la Champions. Es inherente a Oriente Medio. Todo es conspiranoico. Y yo no soy conspiranoico, ese es mi problema. Te cuentan todas sus teorías con ese fervor y esa verdad absoluta? pero luego vas al barrio de al lado y te cuentan la contraria y también la compro. Esas cosas solo pasan ahí. Viene de toda una tradición de cine, relatos? son así y viven con eso. Siempre la culpa es de otro. Autocrítico cero. Dices: «Bueno, pero vosotros también habéis puesto la materia prima.. pero la culpa es siempre de otro». Un símbolo de los cristianos en Oriente Medio es el alcohol. ¿Su libro rompe con los clichés o incurre en más neo-orientalismo? Los cristianos tienen el alcohol como una marca de identidad. Si vas a sus barrios, como en los chiíes con las fotos de los ayatolás, los cristianos tienen las botellas de alcohol, el whiskazo y la cerveza por todos lados como parte de su identidad. Con respecto a los clichés, lo que me obsesionó en un principio era la brutal capacidad propagandística de este grupo y cómo logró sobredimensionar su propia fuerza militar y nos metió el miedo hasta el tuétano. Uno se pregunta: «¿Serán para tanto?». Luego se ha visto que no. Respecto a la pérdida de Mosul, esta ciudad es la que más defendieron combatiendo hasta el final, pero luego hemos visto que se han retirado como cualquier otro grupo, como por ejemplo en bus desde Yarmuk trasladándose a otro sitio. El monstruo no ha sido tan fiero como nos hicieron ver, pero sí han conseguido establecer un concepto de yihad del siglo XXI que es absolutamente maquiavélico: que ya no tengas que irte a Afganistán o a Argelia y prepararte para ir a un campo de entrenamiento y saber cómo es un lanzacohetes; ahora le pillas el coche a tu padre y atropellas a la gente y ya te conviertes en un soldado del califato. Eso es un arma impresionante y es la capacidad que han tenido de vender esa moto a tantos kilómetros de distancia. Me decía el intelectual sirio Yassin al Haj Saleh que a los sirios se les niega la capacidad de análisis, de escribir libros y de desarrollar teorías. «Solo nos quieren para citas o para notas al pie de página», insistía. En este libro, Mikel Ayestaran insiste en la figura de los fixers. ¿Se les debería mencionar en las crónicas como colaboradores esenciales y que no solo aparezca la firma del corresponsal? Se lo debo todo a ellos. Cuando pasas tanto tiempo fuera de casa en sitios tan jodidos, tener personas de confianza es fundamental y sobre todo no usarlas como un kleenex, que es lo que pasa en muchos casos: va la gente, hace la cobertura y acaba el ?breaking?. Por suerte o por desgracia Ayestaran vuelve y vuelve, y por eso este libro tiene los agradecimientos para ellos. No sé si lo de firmar o no firmar. Creo que no, al final ellos hacen su trabajo y tú haces el tuyo. A no ser que entren en otros aspectos de tu dia a dia, pero quien planifica la agenda y trabaja el tema eres tú. Pero es verdad que sí echo de menos un reconocimiento, me encantaría si la situación de los medios fuera diferente, para así tener una mínima relación y que vivan mejor. Al final es de agradecer su servicio, pero teniendo en cuenta cómo está el periodismo aquí, exigir eso es absolutamente inviable, pero los grandes medios que sí tienen una relación y con unos tipos de acuerdos más estables de los que pueda tener yo.. Si tuviera la oportunidad de entrevistar al «califa» Abu Bakr al Bagdadi, ¿lo haría?, ¿qué le preguntaría? Primero preguntaría dónde está (ríe mientras mira debajo de la mesa de la sala de la Casa Árabe donde se está haciendo la entrevista). Y sí, le entrevistaría pero siendo consciente de que nadie me lo publicaría. Aunque igual siendo Al Bagdadi sí, pero cuando conseguí la entrevista con el salafista del libro, que es un tipo que corta en Gaza, ni me respondieron. Aún así lo hice porque estaba preparando esto y no me parecía apología, sino un tipo con quien se podía hablar. Dentro de estos movimientos tienes al tipo con músculo que está peleando con encefalograma plano, pero también tienen sus propios «intelectuales» e ideólogos, está bien hablar con ellos y saber lo que piensan porque son los que realmente están marcando el camino. Cuando hemos visto a Bagdadi en pantalla nos fijamos más en su reloj que en su discurso. Yo me quedé indignado. Yo a Bagdadi sí le entrevistaría y le preguntaría si ha valido la pena tanta muerte y destrucción para mantener tres años de un pseudocalifato. ¿Se ha sentido utilizado por el Daesh como periodista? A ti también te ha utilizado. A todos. Así es. En 2014, cuando acababa de llegar a la redacción, era poner Estado Islámico en el titular y el artículo tenía un éxito inmediato. Exacto. Es lo que han conseguido. Es la marca, lo han petado. Pero, claro, te das cuenta de que durante años hemos estado trabajando con su propaganda, los servicios de inteligencia, que a saber si son tan inteligentes, y el Observatorio Sirio de DD.HH. con sede en Londres y con fuentes en el terreno a las que nunca he visto; no digo que no existan, he ido varias veces, pero cuando dicen en un pueblo por Hama que hay exactamente 17 muertos, ni 18 ni 25, uf? no sé, qué difícil. Te da esa sensación de que en muchos momentos estás siendo utilizado. Este libro ha sido catártico. Poder ir a los sitios cuando han sido liberados y tener acceso a la fuente de verdad, que son estos críos o el frutero, es el que vive enfrente de la plaza que tiene todavía la jaula de las ejecuciones. Esas son las fuentes de verdad, y no solo en Mosul, el más mediático, sino irte a los pueblos de Hama, al norte de Alepo, que cuando el Gobierno lo recuperó ya nos olvidamos, pero la provincia está hecha unos zorros. Con esta gente no me he sentido utilizado, sino muy periodista. «Hemos vivido tres años de ISISmanía» Como dice uno de los locales citados en el libro, ¿a Occidente le importan más «unas piedras» que los sirios? Eso pasó con Palmira. ¿Están hartos de los periodistas occidentales? ¿Se lo han echado en cara? Siria no es como Gaza, que están saturados de periodistas. Allí no pasa eso y no hay ese grado de saturación. Pero en Palmira ha pasado que, para llegar, pasas por otros pueblos que están igual de fastidiados o más, y ni te paras. Tienes que ser muy selectivo y vas a un lugar donde sabes que vas a tener noticia, como cuando estás buscando un pueblo con una minoría cristiana y pasas por varias un infierno de aldeas arrasadas y ni te paras. Esto me ha generado un dilema muy fuerte, porque Siria e Irak son parques temáticos del terror: puedes hacer un libro con las víctimas de los bombardeos de Assad, de los desaparecidos de las cárceles del régimen, en Irak las víctimas de (Muqtada) Al Sadr y el Ejército del Mahdi, de los bombardeos de EE.UU. en Mosul; es tan amplio porque al final te sientes culpable de elegir solo una parte, pero el mapa del horror es inmenso. Pero bueno, no llego a todo. Uno que parece que llega a todo es Robert Fisk. Sí, qué grande es. Para Al Haj Saleh, Robert Fisk, uno de los corresponsales más reputados en Oriente Medio y que lo menciona usted en el libro, era amigo de los mujabarat y que gracias a eso pudo hacer un artículo donde entraba en una prisión a ver a los presos, cosa que sin la ayuda de los servicios secretos no habría podido hacer. Le entiendo. Entiendo que la gente opositora al Gobierno esté indignada con el trabajo de Robert Fisk, no es un recién llegado, es un tipo que sabe de lo que habla. Te puede gustar o no, pero sabe, es una voz a la que escucho. Lo que dices de los mujabarat? lo que ha pasado en Siria es que los que hemos optado por el lado del Gobierno nos han tachado enseguida de ser pro Assad, y yo no soy pro Assad. ¿Eso quiere decir que los que van con la oposición son pro Al Nusra o Daesh? No. Al final tienes que elegir una de las partes en un conflicto. En este caso he optado por un lado, no puedes ir a las dos a la vez, en Libia fue lo contrario, en Siria opté por la seguridad. Fisk no lleva seis allos en la zona, tiene una trayectoria ya, pero que le odie lo entiendo. ¿Por qué Daesh no ataca ni físicamente ni propagandísticamente a Israel? ¿Tiene alguna teoría al respecto? Teoría? (ríe) ¿Y apreciación? ¿Está de acuerdo con eso que dicen algunos en España de que Hamas es la versión 'light' de Daesh? Apreciación? Con los datos en la mano no se ha producido ningún ataque, no creo que la sociedad palestina sea una sociedad tan radicalizada y haga este tipo de cosas por el Estado Islámico. Tienen otros motivos como para actuar por ellos. En el caso de Hamas es al revés. Hamas combate abiertamente al Estado Islámico, como ha pasado con los Hermanos Musulmanes en Siria. Los detienen, los torturan.. y no he entrado en las prisiones de Gaza y no me gustaría entrar, no me gustaría ser un salafista yihadista en Gaza. Con el que hablamos, lo habían torturado varias veces y estaba bastante tocado. No me parece que sea Hamas una versión ?light?. Juega en la misma liga y están disputándose a la gente. Son competencia directa. Si no han atentado en Israel es por la capacidad defensiva brutal de Israel, el sitio más seguro de la región, si no eres árabe, y por otro lado porque tampoco estaba en su agenda de primero marcar el territorio, hacer una limpieza sectaria importante, contra los chiíes sobre todo, limpieza cultural, patrimonio.. He visto más mensajes contra Hamas que contra Israel. En Irán solo han cometido un atentado, también es extraño. Lo que decías de la conspiración: si tu quieres, todo te encaja. Si en lugar de un libro de ensayo hubiera hecho ficción? esto es para novelarlo, una persona con arte si novela esto puede hacer que Estado Islámico sea un juguete de Israel, de EE.UU.? Hay un testimonio clave de un asesor muy importante de Netanyahu al que respeto porque sabe mucho de lo que habla: «Cuando hablamos de Daesh lo hacemos de un grupo que acepta voluntarios en esta parte del mundo, y en el momento que aceptas voluntarios eres lo más infiltrable del mundo. Y aquí están los mejores infiltradores que existen». Ya está. ¿Qué significa eso? Lo que tu quieras. Van de Ceuta, de Londres, Francia, Turquía? todo lo que rodea a este grupo es conspiranoico. La religión no forma parte de la creencia sino de la identidad por los regímenes dictatoriales que Occidente ha sostenido. Muqtada al Sadr acaba de ganar en Irak con un discurso muy nacionalista y populista. ¿Comparte esta idea? Si le preguntas a un cristiano de dónde es en Oriente Medio, no te va a responder sirio, iraquí, palestino? te dirá que es cristiano. Sin embargo, con los musulmanes no funciona así; la prioridad identitaria es más la tribu. Puede ser primero la tribu, luego musulmán y en tercer lugar el país. Uno de los principales problemas de esta región es que estos países fueron creados de una forma tan artificial que al final se ha pagado con el tiempo. Jaula en la que Daesh torturaba a sus prisioneros a la vista de todos como escarnio público - MIKEL AYESTARAN ¿Tanto los favorables como los detractores de Daesh han asumido hábitos radicalmente conservadores tras el califato? Creo que no. Para mí uno de los momentos más claros ha sido descubrir que la jaula que utilizaban los de Daesh en uno de los pueblos y ahora es utilizada por la policía para meter pollos. El símbolo más claro de Daesh es utilizado para guardar pollos, no hay ley de memoria histórica ni nada, sino reciclaje puro. El umbral del dolor en estos sitios es muy diferente, en unos niveles para nosotros inimaginables. Ellos lo han visto y vivido y ahora van a seguir adelante. ¿Y las mujeres? Ha cambiado. El uniforme puesto por Daesh ha cambiado, pero estamos hablando de lugares muy conservadores, las mujeres siguen tapándose, el niqab no es una prenda de Siria ni de Irak. Utilizan más el chador. Ha vuelto a ser todo más natural sin dejar de ser conservadora. ¿Sigue siendo el califato el gran sueño de millones de musulmanes aún tras la experiencia de Daesh? Claro que sí. No tengo duda que a muchos les gustaría ver un califato, un islam unido y fuerte. Imagino que a muchos españoles les gustaría revivir el Imperio, la época dorada? es inherente al ser humano. Todavía hay mucho nostálgico de la URSS. Eso es inevitable. ¿Se está recomponiendo el Daesh en Irak? El Daesh ha vuelto a su esencia. Ha vuelto a la insurgencia, a la sombra, al lugar donde mejor se maneja, al sitio donde nació, y donde puso en jaque al Ejército de EE.UU., a la milicia de El Mahdi. Ahora mismo me encantaría estar en esa frontera de Irak y Siria para saber qué pasa. Están ahí los americanos, kurdos, los rusos, ellos? y la gran pregunta es: ¿dónde está el califa al que voy a entrevistar?, ¿dónde estará para entrevistarle?, ¿lo has traído? Lo han matado 15 veces? el gran follón lo tenemos ahí y por desgracia es un follón ciego donde no puedes ir. Ya no interesa tanto como antes. El tema va a resucitar si vuelve el califa. Lo que has dicho antes: han sido tres años de ISISmanía. Abrir una web con un loco que arrolla con su coche a un peatón en Times Square atrae mucho más tráfico que un supremacista blanco que asalta un colegio armado con un rifle y mata a 20 estudiantes. Durante muchos años hemos tenido un enemigo a batir: el comunismo. Y ahora el enemigo es el islam, además esta gente le haces entrar en ese juego y le das bola. Es perfecto.
06-03-2018 | Fuente: abc.es
La violencia complica la distribución de ayuda humanitaria en Guta
Aunque el presidente, Vladimir Putin, ha anunciado ya en dos ocasiones la retirada de sus fuerzas, el ejército ruso permanece desplegado en Siria y en frentes como el de Guta tiene un papel clave en el corredor que se ha habilitado en la zona de Al Wafideen. Veinticuatro horas después de la entrada del primer convoy de ayuda humanitaria, la ONU informó que la distribución de la ayuda duró nueve horas y que «14 de los 46 camiones no pudieron descargarse del todo debido a que se vieron obligados a abandonar la zona por motivos de seguridad», señaló el portavoz del organismo internacional, Jens Laerke. La ayuda que pudo llegar fue fundamentalmente comida ya que las fuerzas de seguridad sirias retiraron de los camiones la mayor parte del material médico. El próximo gran convoy está previsto que entre mañana en Duma, la principal ciudad de Guta y bastión del Ejército del Islam, y Tarik Jasarevic, representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) insistió en que «la selección del material médico que suministramos en este tipo de operaciones es fruto de las consultas con los servicios de salud que operan en la zona y lo necesitan de forma desesperada para salvar vidas y reducir el sufrimiento. No hemos recibido una explicación por parte del Gobierno sirio por su decisión de retirarlo de los camiones». El ministerio de Defensa ruso denunció un día más que combatientes opositores «impiden la salida de la población civil de las zonas de actividad militar» y señaló que había trasladado a estos grupos, como hizo en Alepo hace poco más de un año, un plan de retirada por el que les ofrece la posibilidad de abandonar Guta con sus familias. El destino sería la provincia de Idlib, al norte del país. Informe sobre crímenes de guerra El Consejo de Seguridad se reúne hoy en Nueva York para analizar la marcha del alto el fuego de 30 días aprobado hace dos semanas y que aún no ha entrado en vigor. El organismo internacional informó también que la comisión creada para investigar los crímenes en el conflicto presentará la próxima semana un nuevo informe al Consejo de Derechos Humanos que recoge evidencias de que tanto Rusia como la coalición dirigida por Estados Unidos perpetraron en 2017 ataques contra civiles que causaron numerosos muertos y heridos y que pueden ser consideras «crímenes de guerra».
06-03-2018 | Fuente: abc.es
Al menos 39 muertos tras estrellarse un avión militar ruso en Siria
Un mes después de que un avión de combate ruso fuera derribado en la región siria de Idlib, este martes se estrelló en Latakia, al noroeste de Siria, otro aparato ruso. Esta vez un Antónov-26 de transporte militar. Los 39 ocupantes que viajaban a bordo, todos ellos militares y de ellos seis miembros de la tripulación, perecieron en el accidente, que se produjo cuando iban a tomar tierra, según el Ministerio de Defensa ruso, a tan sólo 500 metros de la pista de la base aérea rusa de Hmeimim. En la misma información, el ministerio ruso asegura que la aeronave «no fue derribada, ya que no fue blanco de ningún tipo de disparos» y la investigación preliminar se centrará en el supuesto de «fallo técnico o humano» sin descartar otras posibilidades. Se ha abierto una investigación criminal por posibles negligencias. El presidente ruso, Vladímir Putin, fue informado inmediatamente de lo sucedido, tras lo que expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas. Según la radio Eco de Moscú, el avión siniestrado voló este martes por la mañana desde Hmeimim a la base aérea siria de Kveiris, en Alepo, y antes de despegar fue sometido a una comprobación que resultó satisfactoria. Pero, según fuentes consultadas por el director de la emisora moscovita, Alexéi Venedíktov, en Alepo no llegó a apagar los motores y no se hizo ninguna nueva verificación. La catástrofe se produjo hacia la una del mediodía (hora española). El pasado 11 de febrero, un Antónov-148 de pasajeros se estrelló después de despegar del aeropuerto moscovita de Domodiédovo a causa de un fallo en los sensores de velocidad que se congelaron e impidieron a los pilotos calcular adecuadamente la maniobra de elevación. Murieron 71 personas. El 3 de febrero, rebeldes sirios derribaron un Sujói-25 en Idlib. El piloto pudo catapultarse, pero pereció después en un tiroteo con los combatientes que intentaron hacerle prisionero. Más conmoción causó, el 25 de diciembre de 2016, el accidente de un Tupolev- 154, también militar y de transporte, que se dirigía desde el aeropuerto de Adler (Sochi) a Hmeimim y cayó al mar nada más despegar. Todavía no se han dado a conocer las causas. Perdieron la vida las 92 personas que se encontraban en el interior del aparato, entre ellos los miembros del famoso Coro del Ejército ruso, que viajaban a Siria para amenizar el fin de año a los militares rusos allí destacados.
03-03-2018 | Fuente: abc.es
Turquía contraataca y mata a 36 milicianos de Al Assad en suelo sirio
Una semana después de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas votara a favor de un alto el fuego de 30 días para Siria, los frentes abiertos se complican y las armas no callan. El Ejército turco perdió el jueves a ocho miembros de sus fuerzas especiales en combate y otros trece resultaron heridos en el cantón kurdo de Afrín, la jornada más sangrienta desde el inicio de la ofensiva «Rama de Olivo» el 20 de enero, y la respuesta llegó en forma de un ataque contra una de las posiciones de las «milicias populares» enviadas por Damasco para ayudar a los kurdos. La agencia kurda Anha informó de la muerte de «varios» milicianos sirios y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) elevó las bajas a 36, en el que sería hasta el momento el primer choque directo entre fuerzas turcas y sirias. Abandonados por EE.UU. Aunque la resolución aprobada en Nueva York hace una semana no lo recoge, Turquía asegura que su operación en Afrín está fuera del acuerdo de alto el fuego y por eso intensifica sus ataques. El objetivo de las autoridades de Ankara es alejar de la frontera a las Unidades de Protección Popular (YPG), el brazo sirio del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), al que considera «organización terrorista». Las YPG son el aliado principal de Estados Unidos en Siria, pero ante el ataque de Turquía, país miembro de la OTAN, Washington ha dejado solos a unos kurdos que tuvieron que pedir ayuda al Gobierno central y este les envió hace dos semanas a las «milicias populares» como fuerza de apoyo. Turquía les recibió el día de su despliegue con disparos de advertencia, pero el viernes ya fue un ataque directo en el que murieron decenas de milicianos. Los turcos afirman que ya controlan 615 kilómetros cuadrados en el cantón de Afrín y el primer ministro, Benali Yildirim, anunció que «la ciudad de Afrín está rodeada y hemos limpiado toda la zona fronteriza de la amenaza terrorista». El último avance de las fuerzas turcas y del Ejército Sirio Libre (ESL), milicia siria que combate a las órdenes de Ankara, fue la captura de la localidad fronteriza de Rajo. Sin corredor en Guta Donde tampoco se respeta el acuerdo de alto el fuego es en Guta, el último bastión opositor a las afueras de Damasco que vive su segunda semana bajo las bombas. Ya son más de 600 los muertos y ambos bandos se acusan mutuamente de no respetar las treguas temporales de cinco horas que ordenó el presidente ruso, Vladimir Putin. 24 horas después de la votación en el Consejo de Seguridad, el Ejército sirio y sus fuerzas aliadas lanzaron la operación terrestre y poco a poco han ido ganado terreno. Aunque las agencias de Naciones Unidas y otras organizaciones humanitarias están listas para empezar a enviar ayuda a los cerca de 400.000 civiles que sobreviven en esta zona, según las cifras de la ONU, el corredor humanitario habilitado en Al Wafadeen no está operativo por la falta de seguridad. Esto hizo que fuera imposible un día más la salida de civiles, la evacuación de heridos o la distribución de ayuda. La situación recuerda a la vivida en los barrios orientales de Alepo hace poco más de un año y hasta que no se produzca un acuerdo entre el Gobierno y los cuatro grandes grupos armados presentes en Guta, entre ellos el brazo sirio de Al Qaida, no habrá un alto el fuego real.
24-02-2018 | Fuente: abc.es
Los bombardeos en Guta superan el medio millar de muertos
Guta vivió su séptima jornada consecutiva bajo los misiles y barriles bomba de los ejércitos de Siria y Rusia. La ofensiva entra en su segunda semana y ya se han superado los 500 muertos, según datos de activistas de la oposición, pero los equipos de rescate estiman que la cifra crecerá debido a los cuerpos que han quedado entre los escombros de edificios destruidos a los que no pueden acceder. Las negociaciones en los despachos de Naciones Unidas, en Nueva York, quedan demasiado lejos del «infierno» en el que se han convertido, tal y como lo califica el organismo internacional, las calles de los últimos bastiones en manos opositoras que quedan en el cinturón rural de Damasco. La discusión de la resolución sobre el alto el fuego temporal en el Consejo de Seguridad fue palabra por palabra, aunque se trató de una lucha simbólica porque, como se ha visto en otras resoluciones de alto el fuego, son imposibles de implementar sobre el terreno. La tregua que se alcanzó en Alepo en noviembre de 2016 fue de apenas diez horas y como ocurrió en la segunda ciudad del país, en Guta el objetivo del Gobierno es presionar con bombardeos masivos a los grupos armados para forzar su retirada. La versión oficial de las autoridades sirias, que lanzaron panfletos desde el aire para mostrar la apertura de diferentes corredores humanitarios, es que los grupos armados emplean a los civiles como «escudos humanos» y les impiden escapar. Durante todo el debate en la sede de la ONU, Rusia exigió «garantías» y pidió un texto «realista» que excluyera de la tregua las operaciones contra Daesh, el Frente Al Nusra, brazo de Al Qaida en Siria, y los grupos yihadistas que cooperan con ellos. Los rusos son el gran aliado militar y diplomático del régimen y consideran la batalla de Guta como una fase más de la «guerra contra el terrorismo» que se libra en Siria, y una fase muy importante porque se trata de una amenaza directa a Damasco. En respuesta a los ataques aéreos, los grupos armados de Guta dispararon cohetes contra Damasco que no dejaron víctimas,  informó la agencia oficial Sana. Desde el 18 de febrero, unas 20 personas han muerto por disparos de cohetes, según medios oficiales sirios. «Campaña de exterminio» Esta zona de Guta, en la que según la ONU sobreviven 400.000 personas, está cercada por el Ejército desde 2013 y la entrada de ayuda humanitaria se ha producido con cuentagotas. «Se trata de una campaña de exterminio contra la población y por eso se han atacado casas, escuelas, hospitales, mercados. Hay familias enteras que llevan días sin abandonar sus refugios subterráneos por el terror a los aviones del régimen y de Rusia. Es una guerra contra los civiles», denunció Mahmud Adam, miembro de los equipos de rescate de los conocidos como Cascos Blancos, a la cadena Al Jasira. Este cuerpo de rescate es el que proporciona la mayor parte de las imágenes que llegan al exterior de lo que ocurre en el interior de Guta. Desde la comunidad internacional se han repetido los llamamientos a Rusia para poner freno a los ataques aéreos. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, pidió a la ONU que ponga fin a la «masacre» que se está perpetrando Guta. Para el líder turco, inmerso en una ofensiva contra el cantón kurdo de Afrín desde hace un mes en la que ya habrían muerto más de 130 civiles, según fuentes kurdas, «todo el mundo debería decir al unísono 'basta' a esta masacre», según señaló el portavoz presidencial, Ibrahim Kalin, a través de las redes sociales. Los medios sirios acusan a Turquía de ser uno de los apoyos decisivos del Frente Al Nusra en Guta. El respaldo turco a los grupos opositores sirios también fue clave en Alepo y la mediación del Gobierno de Ankara resultó decisiva para que aceptaran su retirada a la provincia de Idlib. Este es la misma estrategia que quieren repetir los rusos en el cinturón rural de Damasco.
24-02-2018 | Fuente: abc.es
Guta: un alto el fuego tan difícil de acordar como de aplicarse en Siria
Mientras en Nueva York se discutía palabra por palabra el contenido del texto de la resolución para el alto el fuego, las bombas cayeron por sexto día consecutivo sobre Guta. Y si algo saben los sirios muy bien después de siete años de guerra es que este tipo de acuerdos que se firman a miles de kilómetros no tienen por qué tener demasiado peso sobre el terreno, como ya ha pasado con anteriores anuncios de treguas temporales que finalmente quedaron sólo en palabras. Los últimos focos con presencia opositora en el cinturón rural del Damasco sufrieron una jornada más de bombardeos de aviación y artillería y, según fuentes opositoras, ya son casi 500 los muertos y más de 2.000 los heridos tras el sexto día de operación militar. El Gobierno sirio y sus fuerzas aliadas aplican la misma estrategia que emplearon en Alepo hace poco más de un año y bombardean de forma intensa para presionar a los grupos armados allí presentes, entre ellos el brazo sirio de Al Qaida, y obligarles de esta forma a abandonar la zona y aceptar su traslado a la provincia de Idlib. En medio de esta lucha cerca de 400.000 civiles sobreviven en una situación que se ha convertido en «un infierno», tal como la definió el secretario general de la ONU, António Guterres. Presión internacional a Rusia Antes de la votación en el Consejo de Seguridad, desde la Unión Europea se hizo un llamamiento a «un alto el fuego inmediato, la protección del pueblo sirio respetando el Derecho Internacional Humanitario y acceso humanitario urgente». El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, escribieron al presidente ruso, Vladímir Putin, para pedirle que respaldara la tregua en Siria, y hasta Turquía tuvo tiempo de dejar por un instante de lado el cantón kurdo de Afrín para pedir a iraníes y rusos, como aliados del Gobierno sirio, que le presionaran para detener «unos bombardeos que no se pueden aceptar. Matar a niños y mujeres en Guta Oriental es una actitud típica del régimen», declaró el ministro de Exteriores, Mevlüt Çavusoglu. Frente a la presión internacional, Moscú se mantuvo fiel a su aliado sirio y defendió la actual operación en Guta como una fase más de la «guerra contra el terror» que libra el régimen de Bashar Al Assad. «¿Dónde están las garantías de que los grupos armados respetarán esta tregua humanitaria y dónde están las garantías de que no seguirán bombardeando los barrios residenciales de Damasco? Esas garantías no nos las dan», señaló en Moscú el responsable de Exteriores, Serguéi Lavrov, quien defendió «una fórmula que garantice que la tregua sea real y basada en las garantías para todos los que están dentro y fuera de Guta Oriental». Como ocurrió en Alepo, por encima del Consejo de Seguridad lo que funciona en Siria son las conversaciones sobre el terreno y Rusia, en representación del Gobierno de Damasco, trata de lograr un acuerdo para la salida de los grupos armados.
24-02-2018 | Fuente: abc.es
El Coliseo se iluminará de rojo en recuerdo a los cristianos perseguidos en el mundo
El Coliseo de Roma se iluminará hoy de rojo para recordar a los perseguidos por su fe, especialmente los cristianos, en un acto al que acudirán el marido y la hija de Asia Bibi, la católica encarcelada en Pakistán, además de una víctima nigeriana del grupo yihadista Boko Haram.El evento ha sido organizado por la fundación "Ayuda a la Iglesia Necesitada" y, además del Coliseo, uno de los símbolos de la persecución de los primeros cristianos, también se teñirán de rojo la catedral maronita de Santa Elia de Alepo, en Siria, y la Iglesia de San Pablo de Mosul, en Irak. Los tres monumentos serán iluminados a las 18.00 hora local italiana (16.00 GMT) en una iniciativa que ya en el pasado vio cambiar al rojo la luz de la Fontana de Trevi, en Roma; del palacio de Westminster, en Londres; de la estatua del Cristo Redentor, en Rio de Janeiro o de la basílica del Sagrado Corazón, en París. En el acto intervendrán el presidente internacional de "Ayuda a la Iglesia Necesitada", el cardenal italiano Mauro Piacenza; el secretario general de la Conferencia Episcopal italiana, Nunzio Galantino, y también el presidente del Parlamento europeo, Antonio Tajani. La organización destaca la presencia como trágicos protagonistas de la persecución de los cristianos en varias partes del mundo del esposo y una hija de Asia Bibi, sentenciada a la pena de muerte en Pakistán en 2010 y que espera en prisión la apelación de su caso. Bibi fue condenada por "blasfemia contra el islam" tras ser denunciada en 2009 por unas mujeres debido a una discusión en un pozo de agua en el distrito de Nankana, en la provincia oriental de Punyab. Los cristianos tienen prohibido beber del mismo recipiente que los musulmanes. También estará presente Rebecca Bitrus, una católica que estuvo secuestrada durante dos años por Boko Haram en Nigeria. El Papa Francisco ha querido sumarse a esta iniciativa recibiendo hoy a estas tres personas. El Santo Padre conoció y saludó ya en abril de 2015 al esposo y la hija de Asia Bibi al final de la audiencia general en la plaza de San Pedro.
22-02-2018 | Fuente: abc.es
Sin acuerdo para la entrada en vigor de un alto el fuego temporal en Guta
Después de casi una semana de intensos bombardeos en los que ya han muerto más de 300 personas y hay miles de heridos, según fuentes opositoras, la comunidad internacional presiona para intentar lograr un alto el fuego en Guta oriental, una pausa humanitaria que permita la entrada de ayuda y la evacuación de heridos. Esta es la última zona que queda bajo control de grupos armados opositores a las afueras de Damasco y cerca de 400.000 civiles, según la ONU, están atrapados entre dos fuegos. El enviado del organismo internacional para Siria, Staffan de Mistura, alertó de la necesidad del alto el fuego porque «es necesario evitar una masacre de la que seremos juzgados por la historia» y el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, calificó esta primera semana de bombardeos de «monstruosa campaña de aniquilación«. El Consejo de Seguridad se reunió para debatir una posible tregua de treinta días, pero el embajador ruso ante la ONU, Vassily Nebenzia, presentó modificaciones al proyecto de la resolución que se había negociado previamente y dijo que «no hay acuerdo». Como ocurrió en Alepo hace poco más de un año, por encima del Consejo de Seguridad lo que funciona en Siria son las conversaciones sobre el terreno. Ya hay negociación abierta entre el Gobierno sirio y los grupos armados que controlan las ciudades y aldeas de esta parte del cinturón rural de Damasco y el objetivo es que salgan de estos bastiones con destino a la provincia de Idlib, misma estrategia que se empleó en Alepo y que puso fin a cinco años de guerra en la segunda ciudad del país. Rusia, principal aliado del presidente Bashar Al Assad, adelantó que «hace unos días, nuestro Ejército ofreció a los milicianos que abandonaran Guta Oriental pacíficamente» pero«"el Frente al Nusra y aquellos que interactúan con ellos rechazaron rotundamente esta oferta», precisó el ministro de Exteriores, Sergei Lavrov, para quien los responsables de la situación límite a la que se ha llegado «son aquellos que apoyan a los terroristas que siguen allí presentes». Mini guerra mundial Hace tiempo que la guerra en Siria es una mini guerra mundial y si el Gobierno tiene el apoyo de Rusia, Irán y de la milicia libanesa de Hizbolá, la oposición se ha dividido también en grupos que dependen de ayudas extranjeras. Este factor hace que cualquier enfrentamiento sobre el terreno precise de un acuerdo político entre las partes. Yaish Al Islam, apadrinado por Arabia Saudí, la alianza formada por Filq Al Rahman y el Frente Al Nusra (brazo de Al Qaida en Siria), que cuentan con cobertura de Qatar y Turquía, y Ahrar Al Sham son los principales grupos en Guta. Los bombardeos de los últimos días se han centrado en las áreas que controlan Filq Al Rahman y el Frente Al Nusra y no tanto en el territorio de Yaish Al Islam, que con la mediación de Egipto mantendría una línea de negociación directa con Moscú, como intermediario de Damasco.
1
...