Infortelecom

Noticias de alepo

21-09-2018 | Fuente: as.com
Turquía propone para la Euro 2024 una sede a 55 km de Siria
Su dossier, aprobado por la UEFA, compite con el de Alemania por albergar el torneo. Gaziantep es la ciudad más al sur y está a 120 km de Alepo, en pleno conflicto.
17-09-2018 | Fuente: abc.es
Putin y Erdogan acuerdan renunciar a la ofensiva sobre Idlib y crear una zona desmilitarizada
Los presidentes ruso y turco, Vladímir Putin y Recep Tayyip Erdogan, estuvieron este lunes más de cuatro horas reunidos en la ciudad balneario rusa de Sochi para consensuar a una solución que permita acabar con el último bastión yihadista que queda en Siria, la provincia noroccidental de Idlib, pero hacerlo sin provocar una masacre entre los civiles ni una estampida de refugiados. Y, según Putin, se ha logrado un acuerdo que consistirá en crear una «zona desmilitarizada» de separación entre las tropas sirias y la oposición armada antes del 15 de octubre. En la breve comparecencia de los dos jefes de Estado, durante la que la prensa no pudo hacer preguntas, Putin explicó que de la «zona desmilitarizada» deberán salir «todos los insurgentes radicales como el Frente al Nusra» (Al Qaida). La franja tendrá «una anchura de 15-20 kilómetros», prosiguió el jefe del Kremlin, y estará patrullada por tropas turcas y destacamentos de la «policía militar» rusa. Así mismo, de la zona de separación deberá ser retirado a partir del 10 de octubre todo el armamento pesado como tanques, lanzaderas de misiles, piezas de artillería y hasta morteros. El ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, aclaró que tal acuerdo «significa que el Ejército sirio no llevará a cabo la ofensiva contra Idlib», por el momento. Lo acordado entre Putin y Erdogan incluye el restablecimiento del transporte por carretera entre Alepo y las localidades de Latakia y Hama antes de que termine 2018. La provincia de Idlib está controlada en un 60% por el grupo yihadista Hayat Tahrir Al Sham, del que forma parte la antigua rama del Al Qaida en Siria. Pero en el enclave hay también grupos armados afines a Turquía. En Idlib hay además 12 puestos del Ejército turco en misión dentro del marco de los acuerdos de creación de las zonas de «desescalada». Ankara temía que una acción militar de Assad con la ayuda de Rusia pusiera en grave peligro a sus militares y a los rebeldes aliados. Por eso, una fórmula de compromiso entre Moscú y Ankara se presentaba complicada toda vez que al régimen sirio, a Rusia e Irán parecía correrles prisa ultimar la toma de control sobre todo el país para dar luz verde a un proceso político de transición en el que Bashar al Assad tenga mucho o todo que decir. Fracaso en Teherán La reunión entre Putin y Erdogan tuvo que ser convocada porque la cumbre celebrada en Teherán el pasado 7 de septiembre fue un fracaso. El primer mandatario turco ya entonces se mostró en contra de lanzar la ofensiva contra Idlib que tanto anhelan Putin, Rohaní y Assad. Erdogan pidió entonces una tregua. La reunión de Teherán tuvo lugar mientras la aviación rusa bombardeaba algunas zonas de Idlib. De hecho, el Ejército sirio había comenzado ya la ofensiva. Sin embargo, el rechazo de Turquía, la presión internacional y las advertencias de la ONU sobre el peligro de causar un «horrible» baño de sangre y una «catástrofe humanitaria» obligaron a Rusia a dejar en suspenso la operación. El domingo, en la víspera de su viaje a Sochi, Erdogan se jactaba de haber logrado parar el ataque a Idlib. Según sus palabras, «nuestros esfuerzos han dado resultado». La existencia de «terroristas» en la provincia «no debe dar pretextos a nadie para bombardearla», aseguró. El presidente turco subrayó que su país «asume la carga política y humanitaria (..) sería el lugar de acogida del flujo de refugiados» que desencadenaría la ofensiva. Recordó que en Turquía hay ya casi 3,5 millones de personas llegadas de Siria, mientras fuentes de su Gobierno señalaron hace unos días que desde Idlib podría llegar otro millón adicional de refugiados, de los tres millones aproximadamente que habitan allí, si el conflicto se agudizara.
16-09-2018 | Fuente: abc.es
Los miles de yihadistas mezclados entre civiles retrasan el asalto a Idlib
Idlib mira a Sochi, la ciudad rusa en la que Vladimir Putin recibirá en 24 horas a Recep Tayyip Erdogan en un nuevo encuentro para intentar evitar una operación militar a gran escala. Es la segunda cumbre internacional en apenas doce días, tras la celebrada en Teherán con la presencia también de Irán, para debatir el futuro de la última provincia de Siria fuera del control de Damasco. Cuando la ofensiva del Ejército sirio y sus fuerzas aliadas contra este bastión de Al Qaida parecía inminente, la diplomacia ha logrado poner en pausa un asalto que podría provocar «la peor crisis humanitaria del siglo XXI», en palabras del secretario general adjunto de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock. Tras siete años de guerra y más de medio millón de muertos, Idlib, en plena frontera con Turquía, se ha convertido en el lugar al que han ido llegando milicianos de los distintos grupos armados de la oposición tras rendirse en lugares como Alepo, Guta o Daraa. Se estima que 70.000 combatientes, de ellos 10.000 del brazo sirio de Al Qaida, según el enviado especial de la ONU para Siria, Stafan de Mistura, se atrincheran entre tres millones de civiles. El organismo internacional alerta del riesgo de que los combates provoque al menos 900.000 desplazados, por lo que sus agencias trabajan contra reloj para dar una respuesta urgente si es necesario. Hasta ahora 30.000 civiles han dejado Idlib y han encontrado refugio en zonas bajo control opositor fronterizas con Turquía, como el cantón kurdo de Afrín o el norte de Alepo. Erdogan ha reforzado la presencia militar en la frontera y advierte de que no aceptará más refugiados, porque ya cuenta con 3,5 millones de sirios. Salida de los yihadistas Rusia exige la salida de los milicianos que pertenezcan a grupos considerados «terroristas» por todas las partes, como Al Qaida, sobre todo porque amenazan la seguridad de sus bases en la vecina Latakia. Desde Ankara intentan cerrar un acuerdo con los diferentes grupos armados a los que han apadrinado desde el inicio de la guerra. El objetivo turco sería que sus milicias leales expulsen a los miles de combatientes de Al Qaida, incluidos los yihadistas extranjeros, pero se desconoce cuál sería su destino final.
08-09-2018 | Fuente: abc.es
Putin y Rohani lanzan la ofensiva pese a la oposición turca
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, lleva días alertando sobre la catástrofe que puede llegar a suponer para los civiles entrar a saco en la región de Idlib, el último bastión yihadista que queda en Siria, pero el viernes en Teherán firmó la declaración final de la cumbre tripartita con sus homólogos ruso e iraní, Vladímir Putin y Hassan Rohaní. Estos dos últimos son partidarios de actuar sin contemplaciones e intensificar la ofensiva ya en curso contra esa provincia del noroeste de Siria que tiene frontera con Turquía. Aviones rusos y sirios bombardearon este viernes de nuevo el sur de la Idlib mientras Putin decía en la rueda de prensa conjunta que la única salida «inteligente y de sentido común» que les queda a los «terroristas» es deponer las armas. El presidente ruso denunció el uso de civiles como «escudos humanos» para impedir ser expulsados de la zona. Putin también reiteró la supuesta intención de los yihadistas de emplear armas químicas para que la culpa recaiga sobre el régimen de Bashar al Assad. Cumbre tripartita Rohaní, el anfitrión de la reunión, dijo por su parte que la ofensiva en Idlib «es parte inevitable de la misión para restaurar la paz y estabilidad en Siria». Tanto Irán como Rusia defienden que el régimen sirio tiene derecho a recuperar el control sobre todo su territorio y para ello hay que acabar con el último foco de resistencia que es Idlib. El presidente iraní también abogó por que EE. UU. abandone Siria. «No debemos aspirar a que el Gobierno de Estados Unidos juegue un papel positivo y constructivo en este sentido con su presencia ilegal en Siria y sus acciones de agresión y ocupación, así como su apoyo al régimen de apartheid sionista», afirmó Rohaní refiriéndose a Israel. Según el documento final del encuentro, los tres presidentes se han comprometido a «seguir cooperando hasta la completa erradicación de los grupos terroristas de Siria», entendiendo por tales el Daesh y el Frente al Nusra, la antigua filial local de Al Qaida. También acordaron una vez más impulsar un proceso político en Siria, crear condiciones para que los refugiados puedan regresar a sus hogares, evitar la partición del país y celebrar la próxima cumbre tripartita en Moscú. Será la cuarta tras la del viernes en Teherán y las dos anteriores en Sochi y Ankara. Pero no se alcanzó un acuerdo sobre un alto el fuego en Idlib. Erdogan fue el único que defendió tal posibilidad apelando a «evitar una tragedia humanitaria», que provocaría un incesante flujo de refugiados hacia Turquía. A juicio del líder turco, de haberse incluido en la declaración un alto el fuego en Idlib «se habría dado el paso más importante en esta cumbre que es dar una sensación de paz». Temor a una nueva crisis de refugiados Erdogan advirtió que los bombardeos en Idlib «atemorizan a los civiles y no queremos una nueva ola de refugiados». Según sus palabras, «cualquier paso erróneo que demos puede tener consecuencias negativas para la población civil (..) llamamos a evitar un baño de sangre». Según los cálculos del Gobierno turco, a su país podrían llegar unos dos millones de refugiados desde Idlib. La idea de Turquía consiste en evacuar a los yihadistas de la zona mediante un salvoconducto a cambio de que entreguen las armas. La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, dijo el viernes que Moscú y Ankara tratan de encontrar una fórmula que minimice al máximo el número de víctimas entre los civiles durante la operación para limpiar Idlib de terroristas. «Militares rusos y turcos discuten en detalle el procedimiento para conseguir el menor perjuicio posible para la población civil durante la aniquilación de la presencia terrorista», aseguró Zajárova. Ella misma dijo el jueves durante un seminario organizado por la ONU sobre Oriente Próximo que «hemos matado, matamos y mataremos a los terroristas. No lo olviden. No importa si es Alepo, Idlib u otro lugar de Siria. Debemos restaurar la paz en el país árabe». A su juicio, «si hace dos años Rusia no hubiera tomado la decisión que al final tomó, ahora allí no habría nadie a quien defender (..) porque solo estaría el Daesh» con la perspectiva de extenderse también a los países vecinos. «No puede haber paz habiendo terroristas de por medio. A los seguidores de Al Qaida atrincherados en Idlib no se les puede dar la posibilidad de sentirse seguros y exportar el terrorismo a la región y al resto del mundo", recalcó Zajárova. A Idlib fueron enviados decenas de miles de insurgentes y civiles evacuados de otras zonas de Siria reconquistadas por el Ejército de Assad. Actualmente hay allí cerca de tres millones de personas entre civiles, rebeldes moderados y extremistas islámicos. Idlib es ahora la única «zona de desescalada» que queda de las cuatro establecidas en las reuniones celebradas en Astaná (Kazajstán). Ante la inminencia de la operación para liberar el enclave, cientos de civiles empezaron a huir ya esta semana hacia el norte, hacia Turquía. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, mientras tenía lugar la cumbre de Teherán, fuerzas del régimen bombardearon el viernes varias localidades en Idlib causando muertos y heridos. Además, según la ONG, se produjeron once incursiones aéreas de aviones rusos y sirios contra la poblaciones de Al Habit, Jan Shijún y Tel Aas, todas ellas en la parte sur de Idlib. Preocupación en Europa Ocho países europeos, Alemania, Bélgica, Francia, Holanda, Italia Polonia, Reino Unido y Polonia, hicieron pública una declaración a través de la ONU el jueves pidiendo a Moscú y Teherán un cese el fuego en Idlib ante la «profunda preocupación» general por la escalada militar en la región. Una ofensiva «podría conducir a un nuevo desplazamiento masivo de la población, incluidas las personas ya desplazadas a causa de las operaciones militares y de los brutales asedios del régimen», reza el documento. Estados Unidos también ha exigido el cese de los ataques y lo hizo este viernes. «El régimen de Assad tiene que parar su ofensiva. Rusia e Irán, como países con influencia sobre el régimen, tienen que detener esta catástrofe. Está en su mano hacerlo», instó en el Consejo de Seguridad de la ONU la embajadora ante este órgano mundial, Nikki Haley. A su juicio, «cuando Rusia y el régimen sirio dicen que quieren luchar contra el terrorismo, realmente quieren decir que quieren bombardear escuelas, hospitales y casas. Quieren castigar a los civiles que tuvieron el valor de levantarse contra Assad». Reacción de Estados Unidos El pasado lunes, el presidente norteamericano, Donald Trump, llamó en su cuenta de Twitter a «no atacar temerariamente la provincia de Idlib», ya que, según su opinión «podría cometerse una error humanitario grave (..) miles de personas podrían morir». «¡No permitáis que eso suceda!», insistió. Este mensaje causó malestar en el Kremlin, su portavoz, Dmitri Peskov, declaró que Trump «lanza propuestas sin tener en cuenta el negativo y peligroso potencial que encierra ese nido de terroristas» que es Idlib. Según Peskov, mientras no se resuelva la situación en Idlib acabando con los extremistas «todos los intentos de revertir la situación hacia una salida diplomática quedarán minados».
07-09-2018 | Fuente: abc.es
Rusia, Irán y Turquía deciden el futuro del bastión sirio de Al Qaeda
Idlib mira a Teherán, donde el presidente de la república islámica, Hasán Rohani, recibe a Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan para negociar el futuro de la última provincia que queda fuera del control del Gobierno de Damasco y que está en manos del brazo sirio de Al Qaeda. Rusos e iraníes, principales aliados militares y diplomáticos del presidente Bashar Al Assad ultiman los detalles para una ofensiva con la que buscan acabar con «el furúnculo terrorista» que allí se ha formado, según palabras del ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov. Erdogan, sin embargo, confía en lograr «un resultado positivo» para «prevenir acciones desproporcionadas del régimen (sirio) contra los habitantes de esa región». La cumbre se celebra tras las advertencias de la ONU, que teme que una ofensiva del Ejército sirio y sus fuerzas aliadas desplace a hasta 800.000 personas. Rusia, Irán y Turquía lideran el bautizado como «Proceso de Astana» que arrancó en diciembre de 2016 de forma paralela al proceso de paz apadrinado por Naciones Unidas en Ginebra y que ha resultado mucho más efectivo. Moscú y Teherán representan los intereses de Assad, mientras que Ankara defiende a los grupos armados con los que ha cooperado desde 2011 para intentar impulsar un cambio de régimen. A la espera de lo que pueda dar de sí la reunión sobre Idlib, cientos de civiles ya han huido en los últimos días de las aldeas de la zona sureste de esta provincia norteña, fronteriza con Turquía, que está bajo el control del brazo sirio de Al Qaeda. Los civiles intentan buscar refugio en el cantón kurdo de Afrín, ocupado por las fuerzas turcas desde comienzos de año, y en las zonas con presencia opositora de la provincia de Alepo. Destino de milicianos Idlib se ha convertido en el lugar al que miles de milicianos de grupos armados y sus familias han sido evacuados desde 2015 y la ONU calcula que en la provincia residen 2,9 millones de personas. Cada vez que había una ofensiva del Ejército, las operaciones acababan con una negociación en la que el Gobierno ofrecía a los hombres armados la posibilidad de viajar a Idlib. «Una operación militar no solo pondría en peligro a los civiles en esta zona densamente poblada sino que causaría hasta 800.000 desplazados», explicó a la agencia Europa Press la portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) en Siria, Linda Tom. Ante los llamamientos del organismo internacional para detener la ofensiva, Maria Zajarova, portavoz del ministerio ruso de Exteriores, declaró que «hemos matado, estamos matando y seguiremos matando a terroristas (..) en Alepo, Idlib u otras partes de Siria. Este país debe recuperar la paz». Una determinación que choca con los intereses de Estados Unidos cuyo presidente, Donald Trump, advirtió que «el mundo está mirando y Estados Unidos está mirando». Desde Washington han alertado incluso del riego de que se produzca un ataque químico y ya han adelantado que responderán de forma contundente.
24-07-2018 | Fuente: abc.es
Reino Unido no se opondrá si EE. UU. decide ejecutar a los miembros de la banda yihadista «The Beatles»
A través de un comunicado. el ministro del Interior, Sajid Javid, ha hecho saber al fiscal general de Estados Unidos que «no pedirá que no haya pena de muerte» para los dos británicos miembros detenidos por su supuesta pertenencia al Estado Islámico. Alexanda Kotey y El Shafee Elsheikh son los dos últimos miembros del comando terrorista «The Beatles» y fueron arrestados el pasado enero. Fueron capturados por las Fuerzas Democráticas Sirias y milicias kurdo árabes y posteriormente identificados por las Fuerzas de Operaciones Especiales estadounidenses que se encontraban sobre el terreno, así lo contó «The New York Times». Este comando terrorista era conocido como «The Beatles» por sus propios cautivos porque eran cuatro miembros y tenían un marcado acento británico. El cuarteto de torturadores y asesinos secuestraron y asesinaron a los periodistas americanos James Foley y Steven Sotloff y a los cooperantes británicos Alan Henning y David Haines. Se encargaban de la vigileancia de una treintena de rehenes occidentales y luego los desplazaban hasta Raqa. Entre sus víctimas también estuvieron los periodistas españoles Marc Maginedas y Javier Espinosa y el fotógrafo Ricard García Villanova. La forma de actuar de este comando causó el terror entre la opinión pública ya que, sus asesinatos a sangre fría eran grabados en vídeo y difundidos por las redes. Alexanda Kotey era hijo de un ghanés y de una griega-chipriota. Nació en Londres y al cumplir 20 años se convirtió al islam, tras conocer a una mujer musulmana con la que tuvo dos hijos y con la que después se separó. Antes de viajar a Siria en 2012, Kotey estuvo involucrado en una red extremista llamada «los Chicos de Londres», que incitaban a la violencia y se vieron relacionados con varios atentados terroristas perpetrados en Gran Bretaña. Por su parte, Elsheikh era hijo de familia sudanesa que huyó en los años noventa de su país para encontrar refugio en Inglaterra. El joven de 29 años, comenzó siendo un habitual de las mezquitas de su barrio y pronto se radicalizó, arrastrando además a su hermano pequeño Mahmoud. En 2012 realizó su primer viaje a Siria. Polígamo, vivía en Alepo con su mujer y su hija sirias y su mujer y su hijo canadienses.
19-07-2018 | Fuente: elpais.com
La evacuación de las dos últimas localidades afines al régimen sirio cercadas por rebeldes, en imágenes
Unos 6.900 habitantes de las localidades de Fua y Kefraya, asedidadas durante tres años por los rebeldes, han sido evacuadas a Alepo. A cambio, unos 700 opositores, presos en cárceles del régimen, han sido liberados
15-06-2018 | Fuente: abc.es
«Entrevistaría a Al Bagdadi, y le preguntaría si ha valido la pena tanta muerte»
¿Quién cuenta lo que ocurre en Siria? En los últimos siete años, los corresponsales y enviados especiales han tenido dos maneras de entrar en la guerra más mediática de nuestro tiempo: con el Gobierno del tirano Bashar al Assad o con los insurgentes, desde hace tiempo dominados por grupos yihadistas. «Al final tienes que elegir una de las partes en un conflicto, y en este caso he optado por el lado de Assad. Y eso no quiere decir que le apoye, como tampoco quien va con los opositores tienen que ser pro Al Nusra o pro Daesh. No puedes ir a los dos bandos a la vez, en Libia fue lo contrario, pero en Siria opté por la seguridad», comenta el periodista de ABC y otros diarios de Vocento Mikel Ayestaran (Beasain, 1975), que acaba de publicar «Las cenizas del califato» (Ed. Península), un libro donde relata su viaje por el «califato» -que llegó a superar el tamaño del Reino Unido- tras la derrota militar de Daesh en Siria e Irak. Todavía con la maleta con la que se mueve por todo Oriente Medio y poco acostumbrado a responder las preguntas de otros periodistas, Ayestaran huye en todo momento de sentar cátedra tanto como de los tópicos y solo quiere describir lo que vio y sintió. Periodistas como él, en tiempos de guerras y estrecheces presupuestarias, son los ojos y los oídos de los españoles, para bien y para mal. Para definirlo en 140 caracteres, ¿se podría decir que Las Cenizas del Califato es la historia de cómo Mikel Ayestaran trata de hacerse en vano con 'merchandising' del Estado Islámico? (Ríe) La verdad es que soy un poco fetichista, pero el único icono que tengo del Estado Islámico es una bandera y una piedra, que aparece en la comisaría de la portada, y la tengo debajo en el ordenador. Si tuviera que resumirlo en 140 caracteres? me quedaría con el subtítulo («De las garras de Estado Islámico a la supervivencia») (?) pero (..) de verdad que te podías traer muy poco de allí, me obsesionan los libros, ibas a las escuelas y alucinabas, quizá me llame tanto la atención porque tengo niños.. Pero sí que se ha traído algunos libros escolares y panfletos. Tengo panfletos, tengo libros.. Son cosas del pasado. En Palmira me hice con unas postales anteriores al califato, pequeñas cosas que te ayudan a construir el relato anterior y el relato presente. Parece que Oriente Medio es el epicentro mundial de las teorías de la conspiración. Se dice hasta que Sergio Ramos trabaja para el Mossad por lesionar a Mo Salah en la final de la Champions. Es inherente a Oriente Medio. Todo es conspiranoico. Y yo no soy conspiranoico, ese es mi problema. Te cuentan todas sus teorías con ese fervor y esa verdad absoluta? pero luego vas al barrio de al lado y te cuentan la contraria y también la compro. Esas cosas solo pasan ahí. Viene de toda una tradición de cine, relatos? son así y viven con eso. Siempre la culpa es de otro. Autocrítico cero. Dices: «Bueno, pero vosotros también habéis puesto la materia prima.. pero la culpa es siempre de otro». Un símbolo de los cristianos en Oriente Medio es el alcohol. ¿Su libro rompe con los clichés o incurre en más neo-orientalismo? Los cristianos tienen el alcohol como una marca de identidad. Si vas a sus barrios, como en los chiíes con las fotos de los ayatolás, los cristianos tienen las botellas de alcohol, el whiskazo y la cerveza por todos lados como parte de su identidad. Con respecto a los clichés, lo que me obsesionó en un principio era la brutal capacidad propagandística de este grupo y cómo logró sobredimensionar su propia fuerza militar y nos metió el miedo hasta el tuétano. Uno se pregunta: «¿Serán para tanto?». Luego se ha visto que no. Respecto a la pérdida de Mosul, esta ciudad es la que más defendieron combatiendo hasta el final, pero luego hemos visto que se han retirado como cualquier otro grupo, como por ejemplo en bus desde Yarmuk trasladándose a otro sitio. El monstruo no ha sido tan fiero como nos hicieron ver, pero sí han conseguido establecer un concepto de yihad del siglo XXI que es absolutamente maquiavélico: que ya no tengas que irte a Afganistán o a Argelia y prepararte para ir a un campo de entrenamiento y saber cómo es un lanzacohetes; ahora le pillas el coche a tu padre y atropellas a la gente y ya te conviertes en un soldado del califato. Eso es un arma impresionante y es la capacidad que han tenido de vender esa moto a tantos kilómetros de distancia. Me decía el intelectual sirio Yassin al Haj Saleh que a los sirios se les niega la capacidad de análisis, de escribir libros y de desarrollar teorías. «Solo nos quieren para citas o para notas al pie de página», insistía. En este libro, Mikel Ayestaran insiste en la figura de los fixers. ¿Se les debería mencionar en las crónicas como colaboradores esenciales y que no solo aparezca la firma del corresponsal? Se lo debo todo a ellos. Cuando pasas tanto tiempo fuera de casa en sitios tan jodidos, tener personas de confianza es fundamental y sobre todo no usarlas como un kleenex, que es lo que pasa en muchos casos: va la gente, hace la cobertura y acaba el ?breaking?. Por suerte o por desgracia Ayestaran vuelve y vuelve, y por eso este libro tiene los agradecimientos para ellos. No sé si lo de firmar o no firmar. Creo que no, al final ellos hacen su trabajo y tú haces el tuyo. A no ser que entren en otros aspectos de tu dia a dia, pero quien planifica la agenda y trabaja el tema eres tú. Pero es verdad que sí echo de menos un reconocimiento, me encantaría si la situación de los medios fuera diferente, para así tener una mínima relación y que vivan mejor. Al final es de agradecer su servicio, pero teniendo en cuenta cómo está el periodismo aquí, exigir eso es absolutamente inviable, pero los grandes medios que sí tienen una relación y con unos tipos de acuerdos más estables de los que pueda tener yo.. Si tuviera la oportunidad de entrevistar al «califa» Abu Bakr al Bagdadi, ¿lo haría?, ¿qué le preguntaría? Primero preguntaría dónde está (ríe mientras mira debajo de la mesa de la sala de la Casa Árabe donde se está haciendo la entrevista). Y sí, le entrevistaría pero siendo consciente de que nadie me lo publicaría. Aunque igual siendo Al Bagdadi sí, pero cuando conseguí la entrevista con el salafista del libro, que es un tipo que corta en Gaza, ni me respondieron. Aún así lo hice porque estaba preparando esto y no me parecía apología, sino un tipo con quien se podía hablar. Dentro de estos movimientos tienes al tipo con músculo que está peleando con encefalograma plano, pero también tienen sus propios «intelectuales» e ideólogos, está bien hablar con ellos y saber lo que piensan porque son los que realmente están marcando el camino. Cuando hemos visto a Bagdadi en pantalla nos fijamos más en su reloj que en su discurso. Yo me quedé indignado. Yo a Bagdadi sí le entrevistaría y le preguntaría si ha valido la pena tanta muerte y destrucción para mantener tres años de un pseudocalifato. ¿Se ha sentido utilizado por el Daesh como periodista? A ti también te ha utilizado. A todos. Así es. En 2014, cuando acababa de llegar a la redacción, era poner Estado Islámico en el titular y el artículo tenía un éxito inmediato. Exacto. Es lo que han conseguido. Es la marca, lo han petado. Pero, claro, te das cuenta de que durante años hemos estado trabajando con su propaganda, los servicios de inteligencia, que a saber si son tan inteligentes, y el Observatorio Sirio de DD.HH. con sede en Londres y con fuentes en el terreno a las que nunca he visto; no digo que no existan, he ido varias veces, pero cuando dicen en un pueblo por Hama que hay exactamente 17 muertos, ni 18 ni 25, uf? no sé, qué difícil. Te da esa sensación de que en muchos momentos estás siendo utilizado. Este libro ha sido catártico. Poder ir a los sitios cuando han sido liberados y tener acceso a la fuente de verdad, que son estos críos o el frutero, es el que vive enfrente de la plaza que tiene todavía la jaula de las ejecuciones. Esas son las fuentes de verdad, y no solo en Mosul, el más mediático, sino irte a los pueblos de Hama, al norte de Alepo, que cuando el Gobierno lo recuperó ya nos olvidamos, pero la provincia está hecha unos zorros. Con esta gente no me he sentido utilizado, sino muy periodista. «Hemos vivido tres años de ISISmanía» Como dice uno de los locales citados en el libro, ¿a Occidente le importan más «unas piedras» que los sirios? Eso pasó con Palmira. ¿Están hartos de los periodistas occidentales? ¿Se lo han echado en cara? Siria no es como Gaza, que están saturados de periodistas. Allí no pasa eso y no hay ese grado de saturación. Pero en Palmira ha pasado que, para llegar, pasas por otros pueblos que están igual de fastidiados o más, y ni te paras. Tienes que ser muy selectivo y vas a un lugar donde sabes que vas a tener noticia, como cuando estás buscando un pueblo con una minoría cristiana y pasas por varias un infierno de aldeas arrasadas y ni te paras. Esto me ha generado un dilema muy fuerte, porque Siria e Irak son parques temáticos del terror: puedes hacer un libro con las víctimas de los bombardeos de Assad, de los desaparecidos de las cárceles del régimen, en Irak las víctimas de (Muqtada) Al Sadr y el Ejército del Mahdi, de los bombardeos de EE.UU. en Mosul; es tan amplio porque al final te sientes culpable de elegir solo una parte, pero el mapa del horror es inmenso. Pero bueno, no llego a todo. Uno que parece que llega a todo es Robert Fisk. Sí, qué grande es. Para Al Haj Saleh, Robert Fisk, uno de los corresponsales más reputados en Oriente Medio y que lo menciona usted en el libro, era amigo de los mujabarat y que gracias a eso pudo hacer un artículo donde entraba en una prisión a ver a los presos, cosa que sin la ayuda de los servicios secretos no habría podido hacer. Le entiendo. Entiendo que la gente opositora al Gobierno esté indignada con el trabajo de Robert Fisk, no es un recién llegado, es un tipo que sabe de lo que habla. Te puede gustar o no, pero sabe, es una voz a la que escucho. Lo que dices de los mujabarat? lo que ha pasado en Siria es que los que hemos optado por el lado del Gobierno nos han tachado enseguida de ser pro Assad, y yo no soy pro Assad. ¿Eso quiere decir que los que van con la oposición son pro Al Nusra o Daesh? No. Al final tienes que elegir una de las partes en un conflicto. En este caso he optado por un lado, no puedes ir a las dos a la vez, en Libia fue lo contrario, en Siria opté por la seguridad. Fisk no lleva seis allos en la zona, tiene una trayectoria ya, pero que le odie lo entiendo. ¿Por qué Daesh no ataca ni físicamente ni propagandísticamente a Israel? ¿Tiene alguna teoría al respecto? Teoría? (ríe) ¿Y apreciación? ¿Está de acuerdo con eso que dicen algunos en España de que Hamas es la versión 'light' de Daesh? Apreciación? Con los datos en la mano no se ha producido ningún ataque, no creo que la sociedad palestina sea una sociedad tan radicalizada y haga este tipo de cosas por el Estado Islámico. Tienen otros motivos como para actuar por ellos. En el caso de Hamas es al revés. Hamas combate abiertamente al Estado Islámico, como ha pasado con los Hermanos Musulmanes en Siria. Los detienen, los torturan.. y no he entrado en las prisiones de Gaza y no me gustaría entrar, no me gustaría ser un salafista yihadista en Gaza. Con el que hablamos, lo habían torturado varias veces y estaba bastante tocado. No me parece que sea Hamas una versión ?light?. Juega en la misma liga y están disputándose a la gente. Son competencia directa. Si no han atentado en Israel es por la capacidad defensiva brutal de Israel, el sitio más seguro de la región, si no eres árabe, y por otro lado porque tampoco estaba en su agenda de primero marcar el territorio, hacer una limpieza sectaria importante, contra los chiíes sobre todo, limpieza cultural, patrimonio.. He visto más mensajes contra Hamas que contra Israel. En Irán solo han cometido un atentado, también es extraño. Lo que decías de la conspiración: si tu quieres, todo te encaja. Si en lugar de un libro de ensayo hubiera hecho ficción? esto es para novelarlo, una persona con arte si novela esto puede hacer que Estado Islámico sea un juguete de Israel, de EE.UU.? Hay un testimonio clave de un asesor muy importante de Netanyahu al que respeto porque sabe mucho de lo que habla: «Cuando hablamos de Daesh lo hacemos de un grupo que acepta voluntarios en esta parte del mundo, y en el momento que aceptas voluntarios eres lo más infiltrable del mundo. Y aquí están los mejores infiltradores que existen». Ya está. ¿Qué significa eso? Lo que tu quieras. Van de Ceuta, de Londres, Francia, Turquía? todo lo que rodea a este grupo es conspiranoico. La religión no forma parte de la creencia sino de la identidad por los regímenes dictatoriales que Occidente ha sostenido. Muqtada al Sadr acaba de ganar en Irak con un discurso muy nacionalista y populista. ¿Comparte esta idea? Si le preguntas a un cristiano de dónde es en Oriente Medio, no te va a responder sirio, iraquí, palestino? te dirá que es cristiano. Sin embargo, con los musulmanes no funciona así; la prioridad identitaria es más la tribu. Puede ser primero la tribu, luego musulmán y en tercer lugar el país. Uno de los principales problemas de esta región es que estos países fueron creados de una forma tan artificial que al final se ha pagado con el tiempo. Jaula en la que Daesh torturaba a sus prisioneros a la vista de todos como escarnio público - MIKEL AYESTARAN ¿Tanto los favorables como los detractores de Daesh han asumido hábitos radicalmente conservadores tras el califato? Creo que no. Para mí uno de los momentos más claros ha sido descubrir que la jaula que utilizaban los de Daesh en uno de los pueblos y ahora es utilizada por la policía para meter pollos. El símbolo más claro de Daesh es utilizado para guardar pollos, no hay ley de memoria histórica ni nada, sino reciclaje puro. El umbral del dolor en estos sitios es muy diferente, en unos niveles para nosotros inimaginables. Ellos lo han visto y vivido y ahora van a seguir adelante. ¿Y las mujeres? Ha cambiado. El uniforme puesto por Daesh ha cambiado, pero estamos hablando de lugares muy conservadores, las mujeres siguen tapándose, el niqab no es una prenda de Siria ni de Irak. Utilizan más el chador. Ha vuelto a ser todo más natural sin dejar de ser conservadora. ¿Sigue siendo el califato el gran sueño de millones de musulmanes aún tras la experiencia de Daesh? Claro que sí. No tengo duda que a muchos les gustaría ver un califato, un islam unido y fuerte. Imagino que a muchos españoles les gustaría revivir el Imperio, la época dorada? es inherente al ser humano. Todavía hay mucho nostálgico de la URSS. Eso es inevitable. ¿Se está recomponiendo el Daesh en Irak? El Daesh ha vuelto a su esencia. Ha vuelto a la insurgencia, a la sombra, al lugar donde mejor se maneja, al sitio donde nació, y donde puso en jaque al Ejército de EE.UU., a la milicia de El Mahdi. Ahora mismo me encantaría estar en esa frontera de Irak y Siria para saber qué pasa. Están ahí los americanos, kurdos, los rusos, ellos? y la gran pregunta es: ¿dónde está el califa al que voy a entrevistar?, ¿dónde estará para entrevistarle?, ¿lo has traído? Lo han matado 15 veces? el gran follón lo tenemos ahí y por desgracia es un follón ciego donde no puedes ir. Ya no interesa tanto como antes. El tema va a resucitar si vuelve el califa. Lo que has dicho antes: han sido tres años de ISISmanía. Abrir una web con un loco que arrolla con su coche a un peatón en Times Square atrae mucho más tráfico que un supremacista blanco que asalta un colegio armado con un rifle y mata a 20 estudiantes. Durante muchos años hemos tenido un enemigo a batir: el comunismo. Y ahora el enemigo es el islam, además esta gente le haces entrar en ese juego y le das bola. Es perfecto.
15-06-2018 | Fuente: abc.es
«Sí entrevistaría a Al Bagdadi, y le preguntaría si ha valido la pena tanta muerte»
¿Quién cuenta lo que ocurre en Siria? En los últimos siete años, los corresponsales y enviados especiales han tenido dos maneras de entrar en la guerra más mediática de nuestro tiempo: con el Gobierno del tirano Bashar al Assad o con los insurgentes, desde hace tiempo dominados por grupos yihadistas. «Al final tienes que elegir una de las partes en un conflicto, y en este caso he optado por el lado de Assad. Y eso no quiere decir que le apoye, como tampoco quien va con los opositores tienen que ser pro Al Nusra o pro Daesh. No puedes ir a los dos bandos a la vez, en Libia fue lo contrario, pero en Siria opté por la seguridad», comenta el periodista de ABC y otros diarios de Vocento Mikel Ayestaran (Beasain, 1975), que acaba de publicar «Las cenizas del califato» (Ed. Península), un libro donde relata su viaje por el «califato» -que llegó a superar el tamaño del Reino Unido- tras la derrota militar de Daesh en Siria e Irak. Todavía con la maleta con la que se mueve por todo Oriente Medio y poco acostumbrado a responder las preguntas de otros periodistas, Ayestaran huye en todo momento de sentar cátedra tanto como de los tópicos y solo quiere describir lo que vio y sintió. Periodistas como él, en tiempos de guerras y estrecheces presupuestarias, son los ojos y los oídos de los españoles, para bien y para mal. Para definirlo en 140 caracteres, ¿se podría decir que Las Cenizas del Califato es la historia de cómo Mikel Ayestaran trata de hacerse en vano con 'merchandising' del Estado Islámico? (Ríe) La verdad es que soy un poco fetichista, pero el único icono que tengo del Estado Islámico es una bandera y una piedra, que aparece en la comisaría de la portada, y la tengo debajo en el ordenador. Si tuviera que resumirlo en 140 caracteres? me quedaría con el subtítulo («De las garras de Estado Islámico a la supervivencia») (?) pero (..) de verdad que te podías traer muy poco de allí, me obsesionan los libros, ibas a las escuelas y alucinabas, quizá me llame tanto la atención porque tengo niños.. Pero sí que se ha traído algunos libros escolares y panfletos. Tengo panfletos, tengo libros.. Son cosas del pasado. En Palmira me hice con unas postales anteriores al califato, pequeñas cosas que te ayudan a construir el relato anterior y el relato presente. Parece que Oriente Medio es el epicentro mundial de las teorías de la conspiración. Se dice hasta que Sergio Ramos trabaja para el Mossad por lesionar a Mo Salah en la final de la Champions. Es inherente a Oriente Medio. Todo es conspiranoico. Y yo no soy conspiranoico, ese es mi problema. Te cuentan todas sus teorías con ese fervor y esa verdad absoluta? pero luego vas al barrio de al lado y te cuentan la contraria y también la compro. Esas cosas solo pasan ahí. Viene de toda una tradición de cine, relatos? son así y viven con eso. Siempre la culpa es de otro. Autocrítico cero. Dices: «Bueno, pero vosotros también habéis puesto la materia prima.. pero la culpa es siempre de otro». Un símbolo de los cristianos en Oriente Medio es el alcohol. ¿Su libro rompe con los clichés o incurre en más neo-orientalismo? Los cristianos tienen el alcohol como una marca de identidad. Si vas a sus barrios, como en los chiíes con las fotos de los ayatolás, los cristianos tienen las botellas de alcohol, el whiskazo y la cerveza por todos lados como parte de su identidad. Con respecto a los clichés, lo que me obsesionó en un principio era la brutal capacidad propagandística de este grupo y cómo logró sobredimensionar su propia fuerza militar y nos metió el miedo hasta el tuétano. Uno se pregunta: «¿Serán para tanto?». Luego se ha visto que no. Respecto a la pérdida de Mosul, esta ciudad es la que más defendieron combatiendo hasta el final, pero luego hemos visto que se han retirado como cualquier otro grupo, como por ejemplo en bus desde Yarmuk trasladándose a otro sitio. El monstruo no ha sido tan fiero como nos hicieron ver, pero sí han conseguido establecer un concepto de yihad del siglo XXI que es absolutamente maquiavélico: que ya no tengas que irte a Afganistán o a Argelia y prepararte para ir a un campo de entrenamiento y saber cómo es un lanzacohetes; ahora le pillas el coche a tu padre y atropellas a la gente y ya te conviertes en un soldado del califato. Eso es un arma impresionante y es la capacidad que han tenido de vender esa moto a tantos kilómetros de distancia. Me decía el intelectual sirio Yassin al Haj Saleh que a los sirios se les niega la capacidad de análisis, de escribir libros y de desarrollar teorías. «Solo nos quieren para citas o para notas al pie de página», insistía. En este libro, Mikel Ayestaran insiste en la figura de los fixers. ¿Se les debería mencionar en las crónicas como colaboradores esenciales y que no solo aparezca la firma del corresponsal? Se lo debo todo a ellos. Cuando pasas tanto tiempo fuera de casa en sitios tan jodidos, tener personas de confianza es fundamental y sobre todo no usarlas como un kleenex, que es lo que pasa en muchos casos: va la gente, hace la cobertura y acaba el ?breaking?. Por suerte o por desgracia Ayestaran vuelve y vuelve, y por eso este libro tiene los agradecimientos para ellos. No sé si lo de firmar o no firmar. Creo que no, al final ellos hacen su trabajo y tú haces el tuyo. A no ser que entren en otros aspectos de tu dia a dia, pero quien planifica la agenda y trabaja el tema eres tú. Pero es verdad que sí echo de menos un reconocimiento, me encantaría si la situación de los medios fuera diferente, para así tener una mínima relación y que vivan mejor. Al final es de agradecer su servicio, pero teniendo en cuenta cómo está el periodismo aquí, exigir eso es absolutamente inviable, pero los grandes medios que sí tienen una relación y con unos tipos de acuerdos más estables de los que pueda tener yo.. Si tuviera la oportunidad de entrevistar al «califa» Abu Bakr al Bagdadi, ¿lo haría?, ¿qué le preguntaría? Primero preguntaría dónde está (ríe mientras mira debajo de la mesa de la sala de la Casa Árabe donde se está haciendo la entrevista). Y sí, le entrevistaría pero siendo consciente de que nadie me lo publicaría. Aunque igual siendo Al Bagdadi sí, pero cuando conseguí la entrevista con el salafista del libro, que es un tipo que corta en Gaza, ni me respondieron. Aún así lo hice porque estaba preparando esto y no me parecía apología, sino un tipo con quien se podía hablar. Dentro de estos movimientos tienes al tipo con músculo que está peleando con encefalograma plano, pero también tienen sus propios «intelectuales» e ideólogos, está bien hablar con ellos y saber lo que piensan porque son los que realmente están marcando el camino. Cuando hemos visto a Bagdadi en pantalla nos fijamos más en su reloj que en su discurso. Yo me quedé indignado. Yo a Bagdadi sí le entrevistaría y le preguntaría si ha valido la pena tanta muerte y destrucción para mantener tres años de un pseudocalifato. ¿Se ha sentido utilizado por el Daesh como periodista? A ti también te ha utilizado. A todos. Así es. En 2014, cuando acababa de llegar a la redacción, era poner Estado Islámico en el titular y el artículo tenía un éxito inmediato. Exacto. Es lo que han conseguido. Es la marca, lo han petado. Pero, claro, te das cuenta de que durante años hemos estado trabajando con su propaganda, los servicios de inteligencia, que a saber si son tan inteligentes, y el Observatorio Sirio de DD.HH. con sede en Londres y con fuentes en el terreno a las que nunca he visto; no digo que no existan, he ido varias veces, pero cuando dicen en un pueblo por Hama que hay exactamente 17 muertos, ni 18 ni 25, uf? no sé, qué difícil. Te da esa sensación de que en muchos momentos estás siendo utilizado. Este libro ha sido catártico. Poder ir a los sitios cuando han sido liberados y tener acceso a la fuente de verdad, que son estos críos o el frutero, es el que vive enfrente de la plaza que tiene todavía la jaula de las ejecuciones. Esas son las fuentes de verdad, y no solo en Mosul, el más mediático, sino irte a los pueblos de Hama, al norte de Alepo, que cuando el Gobierno lo recuperó ya nos olvidamos, pero la provincia está hecha unos zorros. Con esta gente no me he sentido utilizado, sino muy periodista. «Hemos vivido tres años de ISISmanía» Como dice uno de los locales citados en el libro, ¿a Occidente le importan más «unas piedras» que los sirios? Eso pasó con Palmira. ¿Están hartos de los periodistas occidentales? ¿Se lo han echado en cara? Siria no es como Gaza, que están saturados de periodistas. Allí no pasa eso y no hay ese grado de saturación. Pero en Palmira ha pasado que, para llegar, pasas por otros pueblos que están igual de fastidiados o más, y ni te paras. Tienes que ser muy selectivo y vas a un lugar donde sabes que vas a tener noticia, como cuando estás buscando un pueblo con una minoría cristiana y pasas por varias un infierno de aldeas arrasadas y ni te paras. Esto me ha generado un dilema muy fuerte, porque Siria e Irak son parques temáticos del terror: puedes hacer un libro con las víctimas de los bombardeos de Assad, de los desaparecidos de las cárceles del régimen, en Irak las víctimas de (Muqtada) Al Sadr y el Ejército del Mahdi, de los bombardeos de EE.UU. en Mosul; es tan amplio porque al final te sientes culpable de elegir solo una parte, pero el mapa del horror es inmenso. Pero bueno, no llego a todo. Uno que parece que llega a todo es Robert Fisk. Sí, qué grande es. Para Al Haj Saleh, Robert Fisk, uno de los corresponsales más reputados en Oriente Medio y que lo menciona usted en el libro, era amigo de los mujabarat y que gracias a eso pudo hacer un artículo donde entraba en una prisión a ver a los presos, cosa que sin la ayuda de los servicios secretos no habría podido hacer. Le entiendo. Entiendo que la gente opositora al Gobierno esté indignada con el trabajo de Robert Fisk, no es un recién llegado, es un tipo que sabe de lo que habla. Te puede gustar o no, pero sabe, es una voz a la que escucho. Lo que dices de los mujabarat? lo que ha pasado en Siria es que los que hemos optado por el lado del Gobierno nos han tachado enseguida de ser pro Assad, y yo no soy pro Assad. ¿Eso quiere decir que los que van con la oposición son pro Al Nusra o Daesh? No. Al final tienes que elegir una de las partes en un conflicto. En este caso he optado por un lado, no puedes ir a las dos a la vez, en Libia fue lo contrario, en Siria opté por la seguridad. Fisk no lleva seis allos en la zona, tiene una trayectoria ya, pero que le odie lo entiendo. ¿Por qué Daesh no ataca ni físicamente ni propagandísticamente a Israel? ¿Tiene alguna teoría al respecto? Teoría? (ríe) ¿Y apreciación? ¿Está de acuerdo con eso que dicen algunos en España de que Hamas es la versión 'light' de Daesh? Apreciación? Con los datos en la mano no se ha producido ningún ataque, no creo que la sociedad palestina sea una sociedad tan radicalizada y haga este tipo de cosas por el Estado Islámico. Tienen otros motivos como para actuar por ellos. En el caso de Hamas es al revés. Hamas combate abiertamente al Estado Islámico, como ha pasado con los Hermanos Musulmanes en Siria. Los detienen, los torturan.. y no he entrado en las prisiones de Gaza y no me gustaría entrar, no me gustaría ser un salafista yihadista en Gaza. Con el que hablamos, lo habían torturado varias veces y estaba bastante tocado. No me parece que sea Hamas una versión ?light?. Juega en la misma liga y están disputándose a la gente. Son competencia directa. Si no han atentado en Israel es por la capacidad defensiva brutal de Israel, el sitio más seguro de la región, si no eres árabe, y por otro lado porque tampoco estaba en su agenda de primero marcar el territorio, hacer una limpieza sectaria importante, contra los chiíes sobre todo, limpieza cultural, patrimonio.. He visto más mensajes contra Hamas que contra Israel. En Irán solo han cometido un atentado, también es extraño. Lo que decías de la conspiración: si tu quieres, todo te encaja. Si en lugar de un libro de ensayo hubiera hecho ficción? esto es para novelarlo, una persona con arte si novela esto puede hacer que Estado Islámico sea un juguete de Israel, de EE.UU.? Hay un testimonio clave de un asesor muy importante de Netanyahu al que respeto porque sabe mucho de lo que habla: «Cuando hablamos de Daesh lo hacemos de un grupo que acepta voluntarios en esta parte del mundo, y en el momento que aceptas voluntarios eres lo más infiltrable del mundo. Y aquí están los mejores infiltradores que existen». Ya está. ¿Qué significa eso? Lo que tu quieras. Van de Ceuta, de Londres, Francia, Turquía? todo lo que rodea a este grupo es conspiranoico. La religión no forma parte de la creencia sino de la identidad por los regímenes dictatoriales que Occidente ha sostenido. Muqtada al Sadr acaba de ganar en Irak con un discurso muy nacionalista y populista. ¿Comparte esta idea? Si le preguntas a un cristiano de dónde es en Oriente Medio, no te va a responder sirio, iraquí, palestino? te dirá que es cristiano. Sin embargo, con los musulmanes no funciona así; la prioridad identitaria es más la tribu. Puede ser primero la tribu, luego musulmán y en tercer lugar el país. Uno de los principales problemas de esta región es que estos países fueron creados de una forma tan artificial que al final se ha pagado con el tiempo. Jaula en la que Daesh torturaba a sus prisioneros a la vista de todos como escarnio público - MIKEL AYESTARAN ¿Tanto los favorables como los detractores de Daesh han asumido hábitos radicalmente conservadores tras el califato? Creo que no. Para mí uno de los momentos más claros ha sido descubrir que la jaula que utilizaban los de Daesh en uno de los pueblos y ahora es utilizada por la policía para meter pollos. El símbolo más claro de Daesh es utilizado para guardar pollos, no hay ley de memoria histórica ni nada, sino reciclaje puro. El umbral del dolor en estos sitios es muy diferente, en unos niveles para nosotros inimaginables. Ellos lo han visto y vivido y ahora van a seguir adelante. ¿Y las mujeres? Ha cambiado. El uniforme puesto por Daesh ha cambiado, pero estamos hablando de lugares muy conservadores, las mujeres siguen tapándose, el niqab no es una prenda de Siria ni de Irak. Utilizan más el chador. Ha vuelto a ser todo más natural sin dejar de ser conservadora. ¿Sigue siendo el califato el gran sueño de millones de musulmanes aún tras la experiencia de Daesh? Claro que sí. No tengo duda que a muchos les gustaría ver un califato, un islam unido y fuerte. Imagino que a muchos españoles les gustaría revivir el Imperio, la época dorada? es inherente al ser humano. Todavía hay mucho nostálgico de la URSS. Eso es inevitable. ¿Se está recomponiendo el Daesh en Irak? El Daesh ha vuelto a su esencia. Ha vuelto a la insurgencia, a la sombra, al lugar donde mejor se maneja, al sitio donde nació, y donde puso en jaque al Ejército de EE.UU., a la milicia de El Mahdi. Ahora mismo me encantaría estar en esa frontera de Irak y Siria para saber qué pasa. Están ahí los americanos, kurdos, los rusos, ellos? y la gran pregunta es: ¿dónde está el califa al que voy a entrevistar?, ¿dónde estará para entrevistarle?, ¿lo has traído? Lo han matado 15 veces? el gran follón lo tenemos ahí y por desgracia es un follón ciego donde no puedes ir. Ya no interesa tanto como antes. El tema va a resucitar si vuelve el califa. Lo que has dicho antes: han sido tres años de ISISmanía. Abrir una web con un loco que arrolla con su coche a un peatón en Times Square atrae mucho más tráfico que un supremacista blanco que asalta un colegio armado con un rifle y mata a 20 estudiantes. Durante muchos años hemos tenido un enemigo a batir: el comunismo. Y ahora el enemigo es el islam, además esta gente le haces entrar en ese juego y le das bola. Es perfecto.
15-06-2018 | Fuente: abc.es
«Sí, entrevistaría a Al Bagdadi, y le preguntaría si ha valido la pena tanta muerte»
¿Quién cuenta lo que ocurre en Siria? En los últimos siete años, los corresponsales y enviados especiales han tenido dos maneras de entrar en la guerra más mediática de nuestro tiempo: con el Gobierno del tirano Bashar al Assad o con los insurgentes, desde hace tiempo dominados por grupos yihadistas. «Al final tienes que elegir una de las partes en un conflicto, y en este caso he optado por el lado de Assad. Y eso no quiere decir que le apoye, como tampoco quien va con los opositores tienen que ser pro Al Nusra o pro Daesh. No puedes ir a los dos bandos a la vez, en Libia fue lo contrario, pero en Siria opté por la seguridad», comenta el periodista de ABC y otros diarios de Vocento Mikel Ayestaran (Beasain, 1975), que acaba de publicar «Las cenizas del califato» (Ed. Península), un libro donde relata su viaje por el «califato» -que llegó a superar el tamaño del Reino Unido- tras la derrota militar de Daesh en Siria e Irak. Todavía con la maleta con la que se mueve por todo Oriente Medio y poco acostumbrado a responder las preguntas de otros periodistas, Ayestaran huye en todo momento de sentar cátedra tanto como de los tópicos y solo quiere describir lo que vio y sintió. Periodistas como él, en tiempos de guerras y estrecheces presupuestarias, son los ojos y los oídos de los españoles, para bien y para mal. Para definirlo en 140 caracteres, ¿se podría decir que Las Cenizas del Califato es la historia de cómo Mikel Ayestaran trata de hacerse en vano con 'merchandising' del Estado Islámico? (Ríe) La verdad es que soy un poco fetichista, pero el único icono que tengo del Estado Islámico es una bandera y una piedra, que aparece en la comisaría de la portada, y la tengo debajo en el ordenador. Si tuviera que resumirlo en 140 caracteres? me quedaría con el subtítulo («De las garras de Estado Islámico a la supervivencia») (?) pero (..) de verdad que te podías traer muy poco de allí, me obsesionan los libros, ibas a las escuelas y alucinabas, quizá me llame tanto la atención porque tengo niños.. Pero sí que se ha traído algunos libros escolares y panfletos. Tengo panfletos, tengo libros.. Son cosas del pasado. En Palmira me hice con unas postales anteriores al califato, pequeñas cosas que te ayudan a construir el relato anterior y el relato presente. Parece que Oriente Medio es el epicentro mundial de las teorías de la conspiración. Se dice hasta que Sergio Ramos trabaja para el Mossad por lesionar a Mo Salah en la final de la Champions. Es inherente a Oriente Medio. Todo es conspiranoico. Y yo no soy conspiranoico, ese es mi problema. Te cuentan todas sus teorías con ese fervor y esa verdad absoluta? pero luego vas al barrio de al lado y te cuentan la contraria y también la compro. Esas cosas solo pasan ahí. Viene de toda una tradición de cine, relatos? son así y viven con eso. Siempre la culpa es de otro. Autocrítico cero. Dices: «Bueno, pero vosotros también habéis puesto la materia prima.. pero la culpa es siempre de otro». Un símbolo de los cristianos en Oriente Medio es el alcohol. ¿Su libro rompe con los clichés o incurre en más neo-orientalismo? Los cristianos tienen el alcohol como una marca de identidad. Si vas a sus barrios, como en los chiíes con las fotos de los ayatolás, los cristianos tienen las botellas de alcohol, el whiskazo y la cerveza por todos lados como parte de su identidad. Con respecto a los clichés, lo que me obsesionó en un principio era la brutal capacidad propagandística de este grupo y cómo logró sobredimensionar su propia fuerza militar y nos metió el miedo hasta el tuétano. Uno se pregunta: «¿Serán para tanto?». Luego se ha visto que no. Respecto a la pérdida de Mosul, esta ciudad es la que más defendieron combatiendo hasta el final, pero luego hemos visto que se han retirado como cualquier otro grupo, como por ejemplo en bus desde Yarmuk trasladándose a otro sitio. El monstruo no ha sido tan fiero como nos hicieron ver, pero sí han conseguido establecer un concepto de yihad del siglo XXI que es absolutamente maquiavélico: que ya no tengas que irte a Afganistán o a Argelia y prepararte para ir a un campo de entrenamiento y saber cómo es un lanzacohetes; ahora le pillas el coche a tu padre y atropellas a la gente y ya te conviertes en un soldado del califato. Eso es un arma impresionante y es la capacidad que han tenido de vender esa moto a tantos kilómetros de distancia. Me decía el intelectual sirio Yassin al Haj Saleh que a los sirios se les niega la capacidad de análisis, de escribir libros y de desarrollar teorías. «Solo nos quieren para citas o para notas al pie de página», insistía. En este libro, Mikel Ayestaran insiste en la figura de los fixers. ¿Se les debería mencionar en las crónicas como colaboradores esenciales y que no solo aparezca la firma del corresponsal? Se lo debo todo a ellos. Cuando pasas tanto tiempo fuera de casa en sitios tan jodidos, tener personas de confianza es fundamental y sobre todo no usarlas como un kleenex, que es lo que pasa en muchos casos: va la gente, hace la cobertura y acaba el ?breaking?. Por suerte o por desgracia Ayestaran vuelve y vuelve, y por eso este libro tiene los agradecimientos para ellos. No sé si lo de firmar o no firmar. Creo que no, al final ellos hacen su trabajo y tú haces el tuyo. A no ser que entren en otros aspectos de tu dia a dia, pero quien planifica la agenda y trabaja el tema eres tú. Pero es verdad que sí echo de menos un reconocimiento, me encantaría si la situación de los medios fuera diferente, para así tener una mínima relación y que vivan mejor. Al final es de agradecer su servicio, pero teniendo en cuenta cómo está el periodismo aquí, exigir eso es absolutamente inviable, pero los grandes medios que sí tienen una relación y con unos tipos de acuerdos más estables de los que pueda tener yo.. Si tuviera la oportunidad de entrevistar al «califa» Abu Bakr al Bagdadi, ¿lo haría?, ¿qué le preguntaría? Primero preguntaría dónde está (ríe mientras mira debajo de la mesa de la sala de la Casa Árabe donde se está haciendo la entrevista). Y sí, le entrevistaría pero siendo consciente de que nadie me lo publicaría. Aunque igual siendo Al Bagdadi sí, pero cuando conseguí la entrevista con el salafista del libro, que es un tipo que corta en Gaza, ni me respondieron. Aún así lo hice porque estaba preparando esto y no me parecía apología, sino un tipo con quien se podía hablar. Dentro de estos movimientos tienes al tipo con músculo que está peleando con encefalograma plano, pero también tienen sus propios «intelectuales» e ideólogos, está bien hablar con ellos y saber lo que piensan porque son los que realmente están marcando el camino. Cuando hemos visto a Bagdadi en pantalla nos fijamos más en su reloj que en su discurso. Yo me quedé indignado. Yo a Bagdadi sí le entrevistaría y le preguntaría si ha valido la pena tanta muerte y destrucción para mantener tres años de un pseudocalifato. ¿Se ha sentido utilizado por el Daesh como periodista? A ti también te ha utilizado. A todos. Así es. En 2014, cuando acababa de llegar a la redacción, era poner Estado Islámico en el titular y el artículo tenía un éxito inmediato. Exacto. Es lo que han conseguido. Es la marca, lo han petado. Pero, claro, te das cuenta de que durante años hemos estado trabajando con su propaganda, los servicios de inteligencia, que a saber si son tan inteligentes, y el Observatorio Sirio de DD.HH. con sede en Londres y con fuentes en el terreno a las que nunca he visto; no digo que no existan, he ido varias veces, pero cuando dicen en un pueblo por Hama que hay exactamente 17 muertos, ni 18 ni 25, uf? no sé, qué difícil. Te da esa sensación de que en muchos momentos estás siendo utilizado. Este libro ha sido catártico. Poder ir a los sitios cuando han sido liberados y tener acceso a la fuente de verdad, que son estos críos o el frutero, es el que vive enfrente de la plaza que tiene todavía la jaula de las ejecuciones. Esas son las fuentes de verdad, y no solo en Mosul, el más mediático, sino irte a los pueblos de Hama, al norte de Alepo, que cuando el Gobierno lo recuperó ya nos olvidamos, pero la provincia está hecha unos zorros. Con esta gente no me he sentido utilizado, sino muy periodista. «Hemos vivido tres años de ISISmanía» Como dice uno de los locales citados en el libro, ¿a Occidente le importan más «unas piedras» que los sirios? Eso pasó con Palmira. ¿Están hartos de los periodistas occidentales? ¿Se lo han echado en cara? Siria no es como Gaza, que están saturados de periodistas. Allí no pasa eso y no hay ese grado de saturación. Pero en Palmira ha pasado que, para llegar, pasas por otros pueblos que están igual de fastidiados o más, y ni te paras. Tienes que ser muy selectivo y vas a un lugar donde sabes que vas a tener noticia, como cuando estás buscando un pueblo con una minoría cristiana y pasas por varias un infierno de aldeas arrasadas y ni te paras. Esto me ha generado un dilema muy fuerte, porque Siria e Irak son parques temáticos del terror: puedes hacer un libro con las víctimas de los bombardeos de Assad, de los desaparecidos de las cárceles del régimen, en Irak las víctimas de (Muqtada) Al Sadr y el Ejército del Mahdi, de los bombardeos de EE.UU. en Mosul; es tan amplio porque al final te sientes culpable de elegir solo una parte, pero el mapa del horror es inmenso. Pero bueno, no llego a todo. Uno que parece que llega a todo es Robert Fisk. Sí, qué grande es. Para Al Haj Saleh, Robert Fisk, uno de los corresponsales más reputados en Oriente Medio y que lo menciona usted en el libro, era amigo de los mujabarat y que gracias a eso pudo hacer un artículo donde entraba en una prisión a ver a los presos, cosa que sin la ayuda de los servicios secretos no habría podido hacer. Le entiendo. Entiendo que la gente opositora al Gobierno esté indignada con el trabajo de Robert Fisk, no es un recién llegado, es un tipo que sabe de lo que habla. Te puede gustar o no, pero sabe, es una voz a la que escucho. Lo que dices de los mujabarat? lo que ha pasado en Siria es que los que hemos optado por el lado del Gobierno nos han tachado enseguida de ser pro Assad, y yo no soy pro Assad. ¿Eso quiere decir que los que van con la oposición son pro Al Nusra o Daesh? No. Al final tienes que elegir una de las partes en un conflicto. En este caso he optado por un lado, no puedes ir a las dos a la vez, en Libia fue lo contrario, en Siria opté por la seguridad. Fisk no lleva seis allos en la zona, tiene una trayectoria ya, pero que le odie lo entiendo. ¿Por qué Daesh no ataca ni físicamente ni propagandísticamente a Israel? ¿Tiene alguna teoría al respecto? Teoría? (ríe) ¿Y apreciación? ¿Está de acuerdo con eso que dicen algunos en España de que Hamas es la versión 'light' de Daesh? Apreciación? Con los datos en la mano no se ha producido ningún ataque, no creo que la sociedad palestina sea una sociedad tan radicalizada y haga este tipo de cosas por el Estado Islámico. Tienen otros motivos como para actuar por ellos. En el caso de Hamas es al revés. Hamas combate abiertamente al Estado Islámico, como ha pasado con los Hermanos Musulmanes en Siria. Los detienen, los torturan.. y no he entrado en las prisiones de Gaza y no me gustaría entrar, no me gustaría ser un salafista yihadista en Gaza. Con el que hablamos, lo habían torturado varias veces y estaba bastante tocado. No me parece que sea Hamas una versión ?light?. Juega en la misma liga y están disputándose a la gente. Son competencia directa. Si no han atentado en Israel es por la capacidad defensiva brutal de Israel, el sitio más seguro de la región, si no eres árabe, y por otro lado porque tampoco estaba en su agenda de primero marcar el territorio, hacer una limpieza sectaria importante, contra los chiíes sobre todo, limpieza cultural, patrimonio.. He visto más mensajes contra Hamas que contra Israel. En Irán solo han cometido un atentado, también es extraño. Lo que decías de la conspiración: si tu quieres, todo te encaja. Si en lugar de un libro de ensayo hubiera hecho ficción? esto es para novelarlo, una persona con arte si novela esto puede hacer que Estado Islámico sea un juguete de Israel, de EE.UU.? Hay un testimonio clave de un asesor muy importante de Netanyahu al que respeto porque sabe mucho de lo que habla: «Cuando hablamos de Daesh lo hacemos de un grupo que acepta voluntarios en esta parte del mundo, y en el momento que aceptas voluntarios eres lo más infiltrable del mundo. Y aquí están los mejores infiltradores que existen». Ya está. ¿Qué significa eso? Lo que tu quieras. Van de Ceuta, de Londres, Francia, Turquía? todo lo que rodea a este grupo es conspiranoico. La religión no forma parte de la creencia sino de la identidad por los regímenes dictatoriales que Occidente ha sostenido. Muqtada al Sadr acaba de ganar en Irak con un discurso muy nacionalista y populista. ¿Comparte esta idea? Si le preguntas a un cristiano de dónde es en Oriente Medio, no te va a responder sirio, iraquí, palestino? te dirá que es cristiano. Sin embargo, con los musulmanes no funciona así; la prioridad identitaria es más la tribu. Puede ser primero la tribu, luego musulmán y en tercer lugar el país. Uno de los principales problemas de esta región es que estos países fueron creados de una forma tan artificial que al final se ha pagado con el tiempo. Jaula en la que Daesh torturaba a sus prisioneros a la vista de todos como escarnio público - MIKEL AYESTARAN ¿Tanto los favorables como los detractores de Daesh han asumido hábitos radicalmente conservadores tras el califato? Creo que no. Para mí uno de los momentos más claros ha sido descubrir que la jaula que utilizaban los de Daesh en uno de los pueblos y ahora es utilizada por la policía para meter pollos. El símbolo más claro de Daesh es utilizado para guardar pollos, no hay ley de memoria histórica ni nada, sino reciclaje puro. El umbral del dolor en estos sitios es muy diferente, en unos niveles para nosotros inimaginables. Ellos lo han visto y vivido y ahora van a seguir adelante. ¿Y las mujeres? Ha cambiado. El uniforme puesto por Daesh ha cambiado, pero estamos hablando de lugares muy conservadores, las mujeres siguen tapándose, el niqab no es una prenda de Siria ni de Irak. Utilizan más el chador. Ha vuelto a ser todo más natural sin dejar de ser conservadora. ¿Sigue siendo el califato el gran sueño de millones de musulmanes aún tras la experiencia de Daesh? Claro que sí. No tengo duda que a muchos les gustaría ver un califato, un islam unido y fuerte. Imagino que a muchos españoles les gustaría revivir el Imperio, la época dorada? es inherente al ser humano. Todavía hay mucho nostálgico de la URSS. Eso es inevitable. ¿Se está recomponiendo el Daesh en Irak? El Daesh ha vuelto a su esencia. Ha vuelto a la insurgencia, a la sombra, al lugar donde mejor se maneja, al sitio donde nació, y donde puso en jaque al Ejército de EE.UU., a la milicia de El Mahdi. Ahora mismo me encantaría estar en esa frontera de Irak y Siria para saber qué pasa. Están ahí los americanos, kurdos, los rusos, ellos? y la gran pregunta es: ¿dónde está el califa al que voy a entrevistar?, ¿dónde estará para entrevistarle?, ¿lo has traído? Lo han matado 15 veces? el gran follón lo tenemos ahí y por desgracia es un follón ciego donde no puedes ir. Ya no interesa tanto como antes. El tema va a resucitar si vuelve el califa. Lo que has dicho antes: han sido tres años de ISISmanía. Abrir una web con un loco que arrolla con su coche a un peatón en Times Square atrae mucho más tráfico que un supremacista blanco que asalta un colegio armado con un rifle y mata a 20 estudiantes. Durante muchos años hemos tenido un enemigo a batir: el comunismo. Y ahora el enemigo es el islam, además esta gente le haces entrar en ese juego y le das bola. Es perfecto.
1
...