Infortelecom

Noticias de alberto fernandez

23-01-2020 | Fuente: abc.es
El Rey da en Israel una lección de alta diplomacia sin proponérselo
Tras rendir homenaje a las víctimas del genocidio y hacer una seria advertencia sobre los riesgos de «promover el resentimiento», el Rey de España abandonó ayer Jerusalén y dejó atrás dos días de intenso contacto con los más de cuarenta jefes de Estado y de Gobierno que asistieron al Foro Mundial del Holocausto. Aparte de los saludos de cortesía y de algunas conversaciones puntuales con otros mandatarios, Don Felipe mantuvo ayer una reunión bilateral con el presidente de Israel, Reuven Rivlin, en la que el Rey dio -sin proponérselo- una lección pública de alta diplomacia. Y es que lo habitual es que estos encuentros se celebren a puerta cerrada, pero ayer los periodistas pudieron estar presentes durante parte de la reunión, que se celebró en la residencia oficial del presidente de Israel y en la que éste pidió el apoyo del Rey en las complicadas relaciones con Palestina. Después de dirigir unas cariñosas palabras al Rey y a «la maravillosa Reina», de elogiar al fútbol español - «sois los mejores»- y de destacar «los valores que compartimos», Rivlin pidió a Don Felipe que aprovechara la amistad que España mantiene con los palestinos, para que les «ayude a entender que Israel es un hecho y que esta tierra de Israel es el único hogar de los judíos». A continuación, Rivlin expuso al Rey su preocupación por que algunos países hayan acusado a los soldados israelíes de ser «criminales de guerra» -como está investigando la Corte Penal Internacional-, cuando, según el presidente israelí, los militares son «muy cuidadosos» en sus ataques y solo pretenden proteger a los ciudadanos. Mientras Rivlin hablaba, la ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, que se estrenaba en un viaje con el Rey, tomaba nota de las declaraciones del presidente de Israel. Xenofobia y antisemitismo Después, le tocó intervenir a Don Felipe, que con gran habilidad diplomática eludió responder a ambas cuestiones delante de la prensa. Ante los periodistas, el Rey reiteró el compromiso de España en la lucha contra la xenofobia y el antisemitismo -que era el motivo de su visita- y destacó la solidez de las relaciones entre los dos países. Además, mencionó el «complejo contexto político» que ha atravesado España con la repetición electoral y comentó que «ahora entramos en un nuevo ciclo», sin precisar más. También aludió a las próximas elecciones israelíes -las terceras en un año-, que se celebrarán en marzo, y mostró su deseo de que se pueda alcanzar pronto un acuerdo, aunque Rivlin le interrumpió: «Es posible que no sean las últimas». Y, a partir de ese momento, los periodistas fueron invitados a abandonar la reunión y los mandatarios siguieron hablando a puerta cerrada. Tras la bilateral, el Rey asistió al Foro Mundial del Holocausto, un encuentro en el que cada mandatario recordó a las víctimas a su manera. Incluso, algunos utilizaron el encuentro para intentar montar un frente común contra el enemigo actual, como hicieron Israel y Estados Unidos con Irán. Mientras el vicepresidente norteamericano, Mike Pence, acusó a Irán de ser el único Gobierno que niega el Holocausto, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, calificó al régimen iraní como «el más antisemita del planeta», y ambos instaron a formar un «frente común» contra «los tiranos de Teherán» que amenazan la estabilidad mundial. Visita de Alberto Fernández La deriva que tomó el Foro del Holocausto hizo que fuera un acierto el hecho de que el Rey interviniera en la cena de la víspera, y también se puso de manifiesto el prestigio de Don Felipe entre los demás jefes de Estado y de Gobierno, ya que los mandatarios confiaron en él para que hablara en nombre de todos ellos. En esa cena, el Rey tuvo la oportunidad de conversar con el nuevo presidente de Argentina, Alberto Fernández, quien anunció que realizará una visita oficial a España el 4 de febrero. Las claves del Foro del Holocausto Frente contra Irán Tanto el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, como el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, utilizaron el Foro Mundial del Holocausto para pedir un «frente común» contra Irán. La «carga de la culpa» El presidente de Alemania afirmó que le gustaría «poder decir que los alemanes han aprendido de la historia, pero no puedo decirlo cuando el odio se está extendiendo». La Princesa Alicia El Príncipe Carlos de Inglaterra se mostró orgulloso de su abuela, la Princesa Alicia, que en 1944 salvó a una familia judía. Por ello, la Princesa, que está enterrada en el Monte de los Olivos de Jerusalén, es Justa entre las Naciones. González Laya y Pence Antes de la ceremonia la nueva ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, se presentó ante Mike Pence.
22-01-2020 | Fuente: elpais.com
Alberto Fernández va a Israel en su primer viaje como presidente argentino
Cristina Fernández de Kirchner queda a cargo de la jefatura de Estado. Está previsto que mantenga un perfil bajo
12-01-2020 | Fuente: abc.es
Evo Morales afirma que Estados Unidos no quiere que vuelva a Bolivia
El expresidente boliviano Evo Morales, que este domingo cumple un mes en Argentina, ha asegurado que Estados Unidos no quiere que regrese a su país y que el «golpe de Estado» en Bolivia es producto de que el mandatario de EE.UU., Donald Trump, quiere convertirlo en un «trofeo». «Donald Trump está buscando un trofeo. No pudo con Venezuela, ni con intervención ni con golpe. Tal vez Evo sea el trofeo que pretende. De ahí viene el golpe en Bolivia, que es como un contragolpe en el fútbol», dijo Morales en una entrevista publicada este domingo por el periódico argentino «Perfil». El líder del Movimiento al Socialismo (MAS) llegó el 12 de diciembre a la capital argentina junto a algunos de sus colaboradores. Aterrizó en el país tras pasar un mes asilado en México, donde había huido cuando dejó el Gobierno del país Hispanoamericano. Morales, que reiteró su gratitud al Gobierno y al pueblo de México, afirmó que la premura de trasladarse a Buenos Aires estuvo motivada por la cercanía de Argentina y Bolivia: «Era difícil recibir visitas. Pero donde estoy viviendo parece una romería, aparecen continuamente compañeros. Llegan a veces por cuestiones humanitarias, pero también por cuestiones políticas. Esto es muy importante». El expresidente, que tuvo un estrecho vínculo con los gobiernos kirchneristas en Argentina (2003-2015), subrayó, además, que la relación con el actual dirigente argentino, el peronista Alberto Fernández, también «es muy buena». «Estados Unidos no quiere que vuelva» Morales relató que el 11 de diciembre, cuando no dejaban entrar en Bolivia el avión militar de México que iba a recogerlo, Estados Unidos le ofreció un avión y le dijo que lo llevaría donde el quisiese. «Lo primero que pensé fue que eso iba a ser directamente igual a Guantánamo. Lo rechazamos, obviamente. Ahora, Estados Unidos no quiere que vuelva a Bolivia. Estados Unidos no quiere que vuelva a Argentina. Lo digo con información oficial de México y de otras autoridades del continente», expresó el expresidente. Tampoco perdió la ocasión de cargar con dureza contra el actual Gobierno boliviano: «la derecha boliviana, los golpistas, están preocupado porque no pueden matar al MAS, no pueden destruirlo» y recalcó que su partido sigue primero en las encuestas.
11-01-2020 | Fuente: abc.es
López Obrador convierte México en refugio de la izquierda latinoamericana
México atraviesa un proceso de cambio desde que en diciembre de 2018 inició la presidencia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Según AMLO, durante su gobierno se producirá lo que él denomina como la «Cuarta Transformación» del país, es decir, un proceso histórico de profundo calado como lo fueron primero la Independencia, la Reforma, segundo; y la Revolución, el tercero. En política exterior, las consecuencias de esta transformación se traducen en un cierto distanciamiento de Estados Unidos y una aproximación a los líderes socialistas latinoamericanos que en las últimas dos décadas han dominado varios países de la región. López Obrador se ha convertido en el gran referente de la izquierda en un continente que se ha quedado prácticamente huérfano de aquellos representantes del «socialismo del siglo XXI». Únicamente Daniel Ortega en Nicaragua, Nicolás Maduro en Venezuela y la irreductible Cuba sobreviven como los principales exponentes de una izquierda latinoamericana que había logrado tomar el control de Brasil, Ecuador, Uruguay, Bolivia o Paraguay. Con el objetivo de estrechar relaciones con los líderes socialistas de la región, AMLO ha utilizado el asilo político como un instrumento que ha convertido a México en el país de refugio para los políticos de izquierda del continente. Así, México otorgó asilo diplomático esta semana a cuatro diputados ecuatorianos afines al expresidente Rafael Correa (2007-2017), quien se enfrenta a varios procesos judiciales en su país que no avanzan porque reside en Bélgica. Los cuatro asambleístas ecuatorianos ?miembros de la organización Revolución Ciudadana, liderada por Correa? ya se encuentran en México, donde pidieron asilo por no haber recibido presuntamente protección policial tras ser supuestamente amenazados durante las protestas que asolaron el país andino en octubre de 2019. Este es el último de los procesos de asilo otorgados por México. Ya en noviembre del año pasado, la administración de AMLO envió un avión de la Fuerza Aérea hasta Bolivia para recoger al expresidente Evo Morales días después de que el político presentara su renuncia tras las irregularidades en las elecciones presidenciales del 20 de octubre, según un informe de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Tras permanecer alrededor de un mes asilado en México, Morales realizó una visita a Cuba y reside actualmente refugiado en Argentina, país que gobierna desde hace un mes el peronista Alberto Fernández. Sin reconocer a Guaidó En la Embajada de México en La Paz, mientras tanto, se encuentran todavía asilados varios exfuncionarios de la administración de Morales. Algunos de estos exfuncionarios se enfrentan a órdenes de arresto emitidas por el nuevo Gobierno interino, en el poder desde el 12 de noviembre. Precisamente, la presencia de estos asilados en la Embajada fue la causa de un reciente y confuso conflicto diplomático entre Bolivia, México y España. Con respecto a Venezuela, la presidencia de López Obrador ha supuesto un giro de 180 grados para la política mexicana comparada con la defendida por el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018). Mientras que el país mesoamericano había sido uno de los más fervientes críticos contra el chavismo dentro de la OEA, ahora México es la única potencia latinoamericana que no ha reconocido a Juan Guaidó como «presidente encargado» de Venezuela, postura que ha supuesto un balón de oxígeno al régimen bolivariano.
10-01-2020 | Fuente: elpais.com
Alberto Fernández cumple un mes en el poder con la economía en pausa
El presidente de Argentina comienza su Gobierno con un ajuste fiscal y subida de impuestos para equilibrar las cuentas públicas
10-01-2020 | Fuente: abc.es
La OEA refrenda la reelección de Guaidó y condena a Maduro
La Organización de los Estados Americanos (OEA) reconoció oficialmente esta tarde la reelección de Juan Guaidó como Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela e interino de su país, en un rechazo directo al intento del régimen de Nicolás Maduro de colocar a diputados adeptos al frente de un poder legislativo cuya sede acordonó movilizando a la Guardia Nacional Bolivariana. Tan controvertido ha sido el golpe autoritario de Maduro, que de sus principales aliados en la OEA sólo Nicaragua votó en contra de la resolución de apoyo a Guaidó. La resolución adoptada ayer por el Consejo Permanente con 20 votos a favor, cinco en contra y nueve abstenciones, saluda «la reelección de Juan Guaidó como Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela» y condena «el uso de la fuerza y tácticas intimidantes por parte del régimen de Nicolás Maduro para obstruir el libre acceso de los diputados de la Asamblea Nacional a la sesión, convocada para el 5 de enero de 2020, para elegir democráticamente su Junta Directiva». Esta moción de apoyo a Guaidó fue redactada y propuesta por Brasil, Canadá, Colombia, Guatemala, Paraguay, Perú y Estados Unidos. La misión diplomática de este último país pidió que el texto se aprobara por unanimidad, algo a lo que se opuso Nicaragua. Los aliados más estrechos del régimen de Maduro en la actualidad ?los gobiernos de Alberto Fernández en Argentina; de Andrés Manuel López Obrador en México, y de Tabaré Vázquez en Uruguay? se abstuvieron, condenado en su turno de intervención el uso de la violencia por parte del chavismo. Esta es la primera ocasión en la que la misión de Bolivia ante la OEA se alinea con el eje que conforman EE.UU., Brasil y Colombia, en una votación de apoyo a la oposición contra el chavismo en Venezuela. El Gobierno de Evo Morales, que había sido un firme aliado de Maduro en todas las votaciones de esta institución multilateral americana, cayó en noviembre de 2019 después de que un informe de la misión de observación de la propia OEA revelara graves sospechas de fraude en el recuento de las últimas elecciones mantenidas en Bolivia. El representante del gobierno de Guaidó ante la OEA, Gustavo Tarre, proyectó en la sala del Consejo Permanente un vídeo que mostraba al presidente de la Asamblea Nacional tratando de entrar en la sede de la Asamblea Nacional en Caracas, algo que impedían los guardas enviados por el régimen, parapetados por sus escudos antidisturbios. «Tú no decides quién entra, eso no lo decides tú», le decía Guaidó a uno de los guardas en el vídeo. Según dijo después Tarre, «el 5 de enero se dio a conocer al mundo lo que los diputados venezolanos han venido sufriendo a lo largo de los años, el uso de las instituciones venezolanas por parte de una banda criminal para perpetuarse en poder. Uso la palabra dictadura en la más plena acepción del término. En Venezuela existe un sistema de gobierno que niega los principios más esenciales de la democracia».
09-01-2020 | Fuente: abc.es
Guaidó prepara una jornada de protestas de calle tras el asalto al Parlamento
El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, ha decidido montar una contraofensiva contra las actuaciones inconstitucionales del régimen de Nicolás Maduro con manifestaciones en la calle. Por ello, anunció la noche del martes una serie de actividades para hoy, mañana y el sábado, que de momento se ha reservado los detalles. La «agenda de lucha 2020» tiene como objetivo derribar las artimañas del Gobierno chavista, después de que el domingo organizó un golpe contra la Asamblea Nacional para evitar la reelección del líder opositor como presidente del Parlamento. La jornada de ese día ha abierto aún más la grieta de la acuciante y dilatada crisis política en Venezuela. «Vamos a movilizarnos en actividades de calle jueves y viernes. El sábado vamos a la calle. Y el martes vamos todos juntos a la Asamblea Nacional, todo el pueblo de Venezuela a la Asamblea Nacional. Vamos a cambiar Venezuela, vamos a lograr abrir las puertas de la libertad y de la democracia», dijo Guaidó el martes en un intento de reavivar las protestas en el país suda-mericano. Esta no sería la primera vez que la oposición pide movilizarse por un ataque de Maduro contra la Asamblea Nacional. En 2017, el choque institucional dio paso a una de las revueltas callejeras más cruentas en el país cuando el Tribunal Supremo (TSJ) declaró en desacato al Parlamento por haber incorporado a tres legisladores (del estado Amazonas) que habían sido impugnados por supuestas irregularidades. Durante 134 días los opositores protestaron en las calles para rechazar las sentencias del TSJ, en las que se atribuía las funciones de la Cámara y extendía los poderes de Maduro. Más de 160 personas fueron asesinadas y 3.000 detenidas. Las fuerzas de la oposición rechazaron la investidura de facto de Luis Parra, un diputado de 41 años, expulsado de Primero Justicia, uno de los partidos más emblemáticos de la oposición, tras haber sido supuestamente comprado por el chavismo por un millón de dólares y traicionar a Guaidó en la elección de la Junta Directiva del pasado 5 de enero, en la que el presidente interino buscaba repetir como jefe del órgano legislativo. Parra, que hasta la semana pasada era un personaje desconocido, es ahora un protagonista de la crisis política del país y uno de los rivales de Guaidó. La polémica envolvió al diputado cuando el portal de investigación Armando.info lo señalara en diciembre pasado por haber intercedido ante organismos internacionales a favor de empresarios afines a Maduro para que quedaran exonerados de investigaciones por casos de corrupción. Mínimo necesario Esta traición desató la ira de la oposición y Guaidó luchó una batalla campal dentro de la Asamblea para tomar posesión de su cargo y logran ser reelegido con cien votos favorables de la bancada opositora, un número que lo legitima como líder de la Cámara y presidente interino por segundo año consecutivo, a diferencia de Parra, que no ha publicado la lista de los diputados que votaron por él. Para asumir el cargo, un diputado debe obtener un mínimo de 84 votos para quedar electo como presidente, según lo señala el Reglamento de debate. El mismo Parra ha dicho que logró 81, y entre el chavismo hay contradicciones con el total de aprobaciones. Venezuela vive entonces otra lucha de poder, en la que dos políticos, uno legitimado y otro manipulado por el régimen, han sido nombrados como presidentes de la Asamblea Nacional. Las fuerzas represoras del régimen no solo han impedido a Guaidó la entrada al Parlamento, sino que también han acordonado los alrededores del Palacio Legislativo para evitar que los cien diputados que respaldaron a Guaidó tengan acceso a los espacios de debate. Pero esa no ha sido la única denuncia de la oposición. En la madrugada del domingo, el servicio de inteligencia (Sebin) irrumpió en el Hotel Paseo Las Mercedes, ubicado al este de Caracas, donde los diputados opositores se encontraban alojados. La excusa que tuvieron los funcionarios fue la supuesta búsqueda, por más de una hora, de un artefacto explosivo, aunque los legisladores denunciaron que la intención era amedrentarlos para evitar que asistieran al Parlamento a votar por la reelección de Guaidó. El lunes por la noche ocurrió algo similar. Efectivos de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim), la Dirección de Investigaciones Penales (DIP) y la Guardia Nacional llegaron al hotel en el momento que Guaidó y 96 diputados estaban reunidos preparando la sesión del martes. Los funcionarios tocaron la puerta de todas las habitaciones para constatar quién las ocupaba. Esa fue razón suficiente para que el régimen ordenara el cierre del hotel por cinco días, a lo que Guaidó lo calificó de «acoso» y «hostigamiento». De inmediato, el Comisionado Presidencial para los DD.HH., Humberto Prado, envió un informe a la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet y al Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, explicando el asedio y la intimidación. Contra la Prensa La Prensa también ha sido blanco de ataques tanto por la Guardia Nacional y la Policía Nacional, que ha impedido el acceso al Parlamento y el libre ejercicio del periodismo en la tensa jornada. Los colectivos o civiles armados y apoyados por el chavismo, también han agredido verbal y físicamente a los periodistas que se encontraban en los alrededores de la Asamblea. ABC pudo presenciar el momento en el que una turba de colectivos dispersaron y golpearon a los periodistas. Dos periodistas fueron atacados por los sujetos, quienes fueron despojados de sus pertenencias y de sus equipos de trabajo. El resto de la Prensa tuvo que abandonar el lugar por las amenazas. La ilegítima y fraudulenta Junta Directiva de Parra aprobó en una sesión sin quorum la creación de una comisión que intentará rescatar el orden constitucional del órgano legislativo. Otro de los puntos debatidos fue la distribución de la gasolina en el país, las medidas cautelares para presos políticos y un ajuste salarial para los trabajadores. Esta sesión se desarrolló mientras fuera del hemiciclo Juan Guaidó buscaba las formas de entrar ante el impedimento de la Policía militar. La sesión, encabezada por Parra, fue interrumpida cuando los diputados opositores entraron a la fuerza para ocupar sus escaños y ratificar a Guaidó como presidente. De hecho, una diputada increpó a un colectivo que ocupaba un asiento y le pidió su credencial que no mostró porque no poseía. Por su parte, el líder opositor ha dicho que trabajará para que en Venezuela no haya más censura. Anunció el nombramiento de una junta ad hoc para la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), para que no siga aplicando la censura sobre los medios independientes venezolanos. Además, informó que designará en los próximos días nuevos embajadores en Bolivia, El Salvador y Uruguay. Sobre el caso de su representante diplomática en Argentina, Elisa Trotta, a quien el Gobierno de Alberto Fernández le retiró sus credenciales, el presidente interino dijo no haberle sorprendido la actuación del mandatario argentino por su cercanía ideológicas con NIcolás Maduro.
08-01-2020 | Fuente: elpais.com
El Gobierno argentino retira las credenciales a la representante diplomática de Guaidó en Buenos Aires
Alberto Fernández considera a Nicolás Maduro como único presidente legítimo de Venezuela
07-01-2020 | Fuente: elpais.com
El Gobierno argentino retira las credenciales a la representante diplomática de Guaidó en Buenos Aires
Alberto Fernández considera a Nicolás Maduro como único presidente legítimo de Venezuela
07-01-2020 | Fuente: abc.es
México y Argentina marcan distancias con Maduro tras el asalto al Parlamento
México y Argentina se han puesto del lado de los aliados de Juan Guaidó tras expresar ambos su rechazo al bloqueo orquestado el domingo por el chavismo para tratar de evitar que el político venezolano extendiera su mandato como presidente de la Asamblea Nacional. Así, el gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador y del argentino de Alberto Fernández fueron críticos con el régimen de Nicolás Maduro por impedir el acceso de diputados al parlamento venezolano. «El legítimo funcionamiento del Poder Legislativo es pilar inviolable de las democracias», indicó la Secretaría (Ministerio) de Relaciones Exteriores de México a través de su cuenta de Twitter. «Impedir por la fuerza el funcionamiento de la Asamblea Legislativa es condenarse al aislamiento internacional. La Asamblea debe elegir su presidente con total legitimidad», indico por su parte Felipe Solá, Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina también en redes sociales. Sin embargo, Argentina y México no firmaron el lunes un comunicado en bloque que publicó el Grupo de Lima, integrado por un grupo de países americanos -con el liderazgo de Chile, Colombia y Brasil- que surgió en 2017 como reacción a la quiebra constitucional por parte de Maduro tras la creación de la Asamblea Constituyente. «Los gobiernos de Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y Venezuela, países del Grupo de Lima, condenan el uso de la fuerza por el régimen dictatorial de Nicolás Maduro para impedir que los diputados de la Asamblea Nacional puedan acceder libremente a la sesión», indicó el comunicado. La llegada de López Obrador a la presidencia de México en diciembre de 2018 supuso un giro de 180 grados de la política mexicana con respecto a Venezuela. Bajo la presidencia de Enrique Peña Nieto (2012-2018), el país mesoamericano se había convertido en uno de los más fervientes críticos contra el chavismo dentro de la Organización de Estados Americanos. Igualmente, el inicio del mandato presidencial de Alberto Fernández en diciembre de 2019 también ha supuesto un giro de Argentina con respecto a Venezuela. Mientras que Mauricio Macri fue uno de los primeros en reconocer a Guaidó como el presidente interino de Venezuela, Fernández aboga ahora por explorar una «una tercera posición».
1
...