Infortelecom

Noticias de alberto fernandez

21-08-2019 | Fuente: elpais.com
El voto joven: la clave del éxito de Alberto Fernández en Argentina
El triunfo del candidato kirchnerista sobre Macri en las primarias sorprendió a los encuestadores y conmocionó a los empresarios, con una caída de 30% del peso en medio de los crecientes temores sobre una repetición de los controles de divisas y otras políticas intervencionistas del kirchnerismo
20-08-2019 | Fuente: elpais.com
El voto joven: la clave del éxito de Alberto Fernández en Argentina
El triunfo del candidato kirchnerista sobre Macri en las primarias sorprendió a los encuestadores y conmocionó a los empresarios, con una caída de 30% del peso en medio de los crecientes temores sobre una repetición los controles de divisas y otras políticas intervencionistas del kirchnerismo
18-08-2019 | Fuente: abc.es
Macri elige a Hernán Lacunza como nuevo ministro de Hacienda
No es su estilo pero esta crisis no tiene tregua hasta, por lo menos, las elecciones del 27 de octubre. Mauricio Macri, cambió a su ministro de Economía, Nicolás Dujovne, por Hernán Lacunza, un hombre que ocupaba esa misma Cartera en la provincia de Buenos Aires (tamaño de Italia). Lacunza se convierte en el tercer ministro en cuatro años del departamento más sensible de Argentina. El presidente, en plena tormenta política y económica, aunque esté amainando, tardó en adoptar la medida el mismo tiempo que demoraron la gobernadora de Buenos Aires, Maira Eugenia Vidal y el jefe de Gobierno de la capital de Argentina, Horacio Rodríguez Larreta, en ponerle sobre la mesa el nombre de un economista del que destacó, «su capacidad y trayectoria. Confió ?añadió en su cuenta de Twitter- en que es la persona indicada para esta nueva etapa». Economista de 50 años, próximo a la gente, el ministro asumirá oficialmente su cargo el martes y tendrá que bregar, contra reloj, con la crisis mas grave desde el 2001. El peso se devaluó más del 20 por ciento la semana pasada, las acciones y los bonos del Estado se desplomaron, las calificadoras de riesgo le bajaron la nota a Argentina y colocaron el país un paso más cerca de la cesión de pagos. Por si fuera poco el desafío, Lacunza con antecedentes en el Banco Central y proyección internacional, deberá mantener el pulso con un Fondo Monetario Internacional en plena transición con la salida de Christine Lagarde. El FMI, si percibe el panorama negro y el regreso al poder de políticas como las ejecutadas por el kirchnerismo en los años previos a la gestión de Mauricio Macri, podría cortar el grifo del surtidor, de resto de los más de 55 mil millones de dólares, que facilita, por entregas, a Argentina. En plena vorágine pos primarias y con la oposición con las espaldas en alta, Hernan Lacunza tuiteó: «¿Quién defendió de verdad los recursos nacionales de los bonaerenses? Si con Cristina (Kirchner) y Kicillof de ministro de Economía nacional llegaron a su mínimo histórico en 2015 (18,8 por ciento) y con Macri recuperaron desde 2019, por ley y para siempre, todo lo perdido en 12 años K». El contexto electoral con las apuestas favorables al regreso de Cristina Fernández como vicepresidenta y posible poder real a la Casa Rosada, no ayuda ni facilita el camino de Lacunza, pero su nombramiento está pensado y calculado con precisión para afrontar estos retos en el actual contexto. El batacazo del oficialismo en las primarias (15 puntos por debajo de Alberto y Cristina Fernández, viuda de Néstor Kirchner) golpeó con dureza en las ilusiones de la reelección de Macri. El presidente reaccionó con un paquete de medidas económicas destinadas a aliviar la economía doméstica de las clases medias. El Gobierno congeló, durante tres meses, los precioso de los combustibles, aumentó el salario mínimo, redujo e IVA en determinadas áreas y entre otros cambios, concedió beneficios fiscales a los autónomos. El costo total de plan de shock pre electoral se traducirá en unos 650 millones de euros. La reacción a la salida de Dujovne, un hombre sin el peso de su antecesor, Alfonso Prat Gay, la recibió Hugo Yasky, secretario de la CGT (Confederación General del Trajo) con un mensaje demoledor, «fue uno de los peores ministros de Economía de la historia. Nos deja, entre sus mayores hazañas, la deuda más grande del mundo con el FMI. Nadie lo va a extrañar». Cecilia Moreau, dirigente del Frente de Todos de Cristina Kirchner, ironizó en Twitter: «Querido Mauricio: Llegué con el dólar a 16 pesos, dejé mi patrimonio afuera, me voy con el dólar a 60. Con la que gané se salvaron mis nietos también. Gracias Dujovne». Ambos, representantes del peronismo «K» piden romper el acuerdo con el FMI, «e imponer un programa para que ?en palabras de Moreau- la crisis la paguen los capitales». Hernan Lacunza, hombre que forma parte de los elegidos para jugar al fútbol en la residencia presidencial de Olivos con maurioc Macri y otros ministros, logró comentarios más gratos de algunos miembros de la oposición. Guillermo Nielsen, economista del entorno de Alberto Fernández dijo: «Lamento profundamente que Hernán Lacunza se vaya a hacer cargo de este desastre. Un profesional de su trayectoria y de su integridad merecería hacerse cargo en una situación más normal».
18-08-2019 | Fuente: abc.es
«Macri va a perder más votos en las elecciones del 27 de octubre»
El peronismo y Julio Bárbaro (Buenos Aires, 1942) son dos caras de una misma moneda. Referente histórico del movimiento que sigue fiel ?a su manera? al nombre de su líder, Juan Domingo Perón, escritor, exdiputado, exsecretario de Cultura con Carlos Menem e interventor del Comité Federal de Radiodifusión con Néstor y brevemente con Cristina Kirchner, Bárbaro pronostica que Mauricio Macri «perderá más votos en las elecciones que en las PASO», Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, donde el oficialismo quedó 15 puntos por debajo de la «fórmula» peronista de Alberto Fernández y la expresidenta. ¿Cómo se explica el actual escenario de desconcierto y turbulencias? Esencialmente por el desprecio del Gobierno a la política. El presidente fue marginando a los mejores cuadros políticos que tenía: Federico Pinedo (presidente provisional del Senado), Emilio Monzó (titular del Congreso) o Nicolás Massot (jefe del bloque del oficialismo en la Cámara Baja). Macri estaba en la antipolítica y optó por crear un Gobierno de CEOs. No supo leer la realidad. Eligió, gratuitamente, el odio al peronismo y dividir a la sociedad. El fuerte de los CEOs son las finanzas y en eso no le fue bien? No ocuparon el espacio del Estado, se pusieron del lado de las empresas. Con una tasa de interés en los bancos de más del 60% sabes que ese país estalla, pero no cuándo. Unas primarias no son unas elecciones y la reacción en Argentina es como si se hubieran celebrado. Argentina tenía que averiguar si estallaba en manos de ella (Cristina Kirchner) o de él (Macri). Las PASO no definen nada, pero definen todo. Es el fin de un ciclo histórico porque Macri no pudo hacer una propuesta lógica desde su «no peronismo». El presidente eligió a Miguel Ángel Pichetto, un peronista histórico, como candidato a vicepresidente. Fue tarde y no es suficiente. Ella (Cristina Fernández) hizo la jugada perfecta, al quedarse en un segundo plano ?como candidata a vicepresidente?, permite que la voten los que nunca lo harían porque el rostro que ven es el de Alberto (Fernández). Demostró un talento que Macri no tiene. ¿Justifica el pánico de los mercados a la posibilidad del regreso al poder de la expresidenta? Lo que provoca el cimbronazo es Macri, que fue una esperanza como Fernando de la Rúa y termina en caída libre. Las PASO son el fracaso del Gobierno, significan empezar de nuevo. Ninguna encuesta anticipó un resultado con esa diferencia. Todos los que estamos medianamente informados lo sabíamos. El único que lo ignoraba era Macri. Guardamos silencio para no asustar. Decirlo era dañar a la sociedad y quizás incitar el voto. Ningún gobernador mostraba fotos suyas con Macri o con Cristina porque ambos espantan al electorado. ¿Existe la posibilidad de remontada? No dejan de ser unas primarias y las elecciones son el 27 de octubre. Creo que Macri perderá más votos que ahora. El Gobierno ya fracasó. Tenemos que lograr mantener la calma para una transición ordenada. «El saqueo anterior (del kirchnerismo) al menos no nos dejó endeudados y dependientes del exterior» ¿Hay riesgo de que el presidente no pueda terminar su mandato? Lo termina. Hay voces que alertan de la maldición que impide a un no peronista llegar al fin de la legislatura. Confunden el término peronista con política. Hoy en ser peronista no es nada. Después de Carlos Menem y Cristina (Fernández) en el medio del peronismo entran todas las ideologías. ¿Cómo va a actuar el sindicalismo (peronista) de aquí a fin de año? Van a esforzarse para que Macri termine muy bien su mandato. No harán huelgas, paros ni movimientos que lo perjudiquen. En un escenario de Alberto Fernández presidente hay serias dudas de que pueda gobernar con autonomía. Cristina le cedió el poder y sabe que es para siempre. Alberto va a saber contener al kirchnerismo. La listas de diputados las monopolizó La Cámpora (facción dura y juvenil del kirchnerismo), en la televisión cierran los noticieros tras la cámara al grito de «¡vamos a volver!», la idea de ver imágenes de los «muchachos» tomando los patios de la Casa Rosada como hace cuatro años.. La Cámpora es un monstruo que no existe. Lo inventaron para asustar. Alberto sabe lo qué es el poder y cómo ejercerlo. Cristina no tiene ánimo de venganza y si así fuera, Alberto no lo permitiría. El tema central no es la represalia, sino devolver la comida a la mesa de los argentinos. ¿Está cantado un indulto si la expresidenta es condenada? Alberto desde el poder va a proteger a Cristina de la Justicia, no deja de expresarlo. En la miseria que deja Macri al quitar un 20% de los salarios, esta ética pequeño burguesa pierde importancia.
18-08-2019 | Fuente: elpais.com
Los cien días de Alberto Fernández
Cómo un profesor retirado de la política activa se ha convertido en el gran favorito para presidir Argentina
15-08-2019 | Fuente: elpais.com
Macri presenta medidas económicas de emergencia tras su fracaso electoral
El presidente y su rival Alberto Fernández abren un diálogo telefónico mientras los mercados siguen cayendo
15-08-2019 | Fuente: abc.es
Las medidas de Macri no frenan la devaluación del peso
Mauricio Macri no tira la toalla. Si tiene que morir en las elecciones está dispuesto a hacerlo con las botas del populismo -o realismo, según se mire- puestas. El presidente de Argentina reaccionó al golpe de las primarias del domingo, que le dejó K.O. con quince puntos abajo del kirchnerismo, con una batería de medidas económicas, «que van a traer alivio a 17 millones de personas» los próximo tres meses. Subida de salario mínimo, congelación de precios de los combustibles, moratorias, beneficios fiscales para las pequeñas y medianas empresas, concesiones a los autónomos y bonus para funcionarios y miembros de las Fuerzas Armadas, son algunas de las correcciones anunciadas para «aliviar» el bolsillo de los argentinos en la recta final a las elecciones de octubre y salvo milagro, de su mandato. En simultáneo, convocó al ganador de las primarias, Alberto Fernández a una reunión y se encontró con un portazo por respuesta. «No tiene sentido que nos reunamos. No nos vamos a poner de acuerdo. No quiero ser partícipe de sus decisiones», respondió el compañero electoral de Cristina Kirchner. Macri dio marcha atrás en su discurso del domingo donde vino a decir -y no erraba- que los argentinos, en esas falsas primarias de candidatos únicos, se habían equivocado en las urnas al apoyar con el 47 por ciento de los votos, la fórmula de Alberto Fernández, exjefe del gabinete de ministros de Néstor y de Cristina Kirchner, su actual candidata a vicepresidente en el Frente de Todos. Lo que no dijo entonces y reconoció ahora Macri -y también era verdad- es que el responsable de ese error lo tiene frente al espejo y en la Casa Rosada. Recuperado del shock de la derrota el presidente, en un mensaje grabado en la residencia de Olivos (periferia de Buenos Aires), entonó con humildad un mea culpa por el fracaso, «que haya sucedido -advirtió- es pura y exclusivamente responsabilidad mía y de mi equipo de Gobierno» Como prueba de que había comprendido el mensaje presentó el paquete de medidas que, sin duda, ayudará a la población a convivir con una inflación prevista del 50 por ciento y a soportar una devaluación del peso camino al 30. Con los pies en la tierra de la clase media, la más afectada por el ajuste, reconoció: «Llegar a fin de mes se trasformó en este último año en una tarea imposible muchas veces. Se que muchas familias tuvieron que recortar sus gastos y que ya no saben más que recortar, de qué más privarse». La justificación a una política económica que trituró el bolsillo del sector que fue clave para llevarlo al poder, fue haber priorizado, «las emergencias, la urgencia y lo estructural» en alusión a las obras de saneamiento público, la construcción de infraestructuras, cloacas y viviendas que forman parte de una «lista que sigue eternamente». De paso, advirtió, «tres años es mucho tiempo pero también es poco para reparar lo dañado que estaba el país».Macri se refería a la Argentina que dejó Cristina Kirchner, con la economía quebrada.
14-08-2019 | Fuente: elpais.com
Macri presenta medidas económicas de emergencia tras su fracaso electoral
El presidente y su rival Alberto Fernández abren un diálogo telefónico mientras los mercados siguen cayendo
14-08-2019 | Fuente: abc.es
Macri anuncia un paquete de medidas de «alivio» a la clase media tras el varapalo de las primarias
El presidente argentino, Mauricio Macri, ha anunciado este miércoles un paquete de «medidas económicas» de las que se beneficiarán millones de trabajadores y sus familias en un esfuerzo por aliviar la situación que atraviesa el país y por recuperar apoyos tras el varapalo sufrido en las elecciones primarias (PASO) del domingo. «Las medidas que tomé son porque escuché lo que me dijeron el domingo», ha señalado Macri desde la residencia oficial de Los Olivos, en referencia a la victoria del candidato 'kirchnerista' Alberto Fernández, quien se impuso el domingo en las PASO con un 47,27 por ciento de los votos, frente al 32,33 por ciento recabado por el mandatario. Según ha explicado, las medidas abarcan a «17 millones de trabajadores y sus familias, y a todas las pymes, que sé que están pasando un momento de incertidumbre». En este sentido, según informa la agencia oficial Télam, ha reconocido que «hay muchas necesidades y muchas urgencias». Asimismo, Macri ha asegurado que respeta «profundamente a los argentinos que votaron otras alternativas» en las elecciones. «Entiendo su enojo, su cansancio», ha añadido, al tiempo que ha pedido a los argentinos no poner en duda «el trabajo que hicimos juntos, porque es mucho, y hay demasiado en juego». Entre las medidas anunciadas por el presidente figura un ingreso extra de 2.000 pesos en septiembre y octubre para los trabajadores, ya que no tendrá que pagar impuestos, al tiempo que se modifica el impuesto a las ganancias con vistas a que todos los asalariados cobren 2.000 pesos más al mes hasta final de año. En el caso de los funcionarios y los miembros de las Fuerzas Armadas, el bono será de 5.000 pesos. Macri también ha anunciado que aumentará el salario mínimo así como una congelación del precio de la nafta por 90 días. El Gobierno no calma a los mercados y el peso se devalúa El peso argentino abrió este miércoles a la baja por tercera jornada consecutiva pese a las medidas económicas que anunció el presidente de Argentina, Mauricio Macri, minutos antes de la apertura de los mercados y que incluyen reformas como una subida del salario mínimo a la que todavía no puso cifras. La divisa local vuelve a devaluarse con respecto al dólar estadounidense, que según el estatal Banco Nación cotizó en el inicio de la jornada a 61 pesos para la venta por unidad, 3 pesos por encima de los 58 en los que cerró ayer su cotización. El riesgo país sigue también con su escalada, aunque a un ritmo menor que en los dos últimos días, y hoy alcanzó los 1.867 puntos básicos tras cerrar ayer con 1.771.
14-08-2019 | Fuente: abc.es
Alberto Fernández, el camaleón político que medró a la sombra de los Kirchner
«Yo, si fuera presidente, escucharía al presidente electo, porque por algo lo han elegido». Alberto Fernández pronunció estas palabras después de arrasar, con el 47% de los votos, en las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias). Fue el candidato más votado el pasado domingo y el único que se presentaba, con Cristina Fernández de aspirante a vicepresidenta, por la coalición Frente de Todos. No fueron unas elecciones presidenciales, ni siquiera una primera vuelta, pero él ya se siente «presidente electo» y se presenta con ese título al mundo y a la Argentina. El terremoto de la Bolsa, la subida meteórica del dólar y el «riesgo país» rompiendo techos históricos (1.709 puntos, el máximo en diez años), tienen una lectura de rechazo a «los Fernández», aunque Alberto, a micrófono abierto, se la adjudique a Mauricio Macri. «Dice que soy el responsable de todos sus males, pero él es el responsable de lo que sucede», aseguró a los periodistas María O?Donnell y Ernesto Tenembaum. En ese contexto, el hombre que ahora tiene todo que agradecer a Cristina Fernández tuvo reflejos para enviar un mensaje expreso de tranquilidad a los mercados: «No voy a declarar la cesación de pagos, ni siquiera caer en ?default?». El Fernández ganador modificó veloz sus palabras de días previos donde anunciaba que como presidente pagaría a su antojo las tasas de las Leliq (Letras de Liquidez). En cuanto a la divisa estadounidense, que hasta hace nada y menos consideraba que estaba baja, optó por no meterse en ese barro de la cotización meteórica y confesar cuál sería el valor justo. Un hábil estratega El tiempo es oro de aquí al 27 de octubre. El peronista que se fue y volvió al kirchnerismo, pero ahora dice que guarda «enorme distancia» con los que representa y de modo implícito con la mujer que le puso en la papeleta, es un ejemplo de cómo decir una cosa y otra distinta sin perder a sus leales. O, en rigor, sin que el kirchnerismo le abandone. Si su pareja de baile electoral no fuera «ella», lo habrían arrojado sin remilgos a la cuneta. Lo harían los mismos que le llamaron «traidor» y ahora se abrazan a él como un solo hombre. Astuto y calculador, este abogado de 60 años es hábil en la creación de «relatos», en adaptar su discurso para beneficio propio y en diseñar estrategias de campaña exitosas. Fue el cerebro de la que llevó a la Presidencia a Néstor Kirchner en 2003 y su mano derecha como jefe de Gabinete de Ministros en su Gobierno. En el siguiente de su viuda no logró echar raíces. En los ocho meses que estuvo de «ladero» fue decisivo para que «Cristina» no dimitiera, como le exigía su marido, después de perder «la guerra con el campo» por un intento de aumento de impuestos. En el dique seco desde julio de 2008, terminaría transformado en un feroz crítico de su exjefa, algo que no hizo con los presidentes de las anteriores administraciones donde logró otros cargos (técnicos). Los más importantes, subdirector general de Asuntos Jurídicos en Economía con Raúl Alfonsín y superintendente de seguros de la Nación con Carlos Menem, hasta 1995. En busca de un lugar en el mundo de la política, en 2010 fundó el Partido del Trabajo y la Equidad (PARTE), un espacio sin presente ni futuro. Tres años más tarde se sumó a las filas de su sucesor en el Gobierno de CFK, el peronista Sergio Massa (Frente Renovador), el hombre que asestó el mayor varapalo electoral en las legislativas a Cristina Fernández y que parecía perfilarse como el futuro presidente. Por entonces, Alberto declararía: «El kirchnerismo ha muerto, esto es una iglesia del cristinismo». Con el GPS en permanente ajuste político para encontrar el camino de regreso al poder, Alberto Fernández volvió a tender puentes con el kirchnerismo/cristinismo el año pasado. Nunca más volvió a pronunciar frases como «Cristina tiene una enorme distorsión de la realidad» o «el peronismo fue patético con Cristina». Ella fue la que anunció que sería su segunda en las elecciones, aunque muchos estén seguros de que será la primera. «Mi candidatura no es testimonial. Yo soy un dirigente político. Ni Cristina es Perón ni yo soy Cámpora», se defiende él en alusión a las elecciones en las que Héctor Cámpora se presentó de testaferro político del general Juan Domingo Perón. Dicho esto, después de conocer los resultados de las primarias advirtió: «El que piense que no voy a escuchar a Cristina está loco». Hablaba, naturalmente, como «presidente electo».
1