Infortelecom

Noticias de al qaeda

01-01-1970 | Fuente: abc.es
La madre de Osama bin Laden: «Fue un niño muy bueno hasta que le lavaron el cerebro»
Alia Ghanem es la madre de Osama bin Laden, y después de casi 17 años del mayor ataque terrorista en la historia de EE.UU.: el atentado de las Torres Gemelas, habla con «The Guardian» sobre su hijo, el líder de Al Qaida. Junto a ella se sientan dos de sus hijos sobrevivientes, Ahmad y Hassan, y su segundo marido, Mohammed al-Attas, el hombre que crió a los tres hermanos. La familia se ha reunido en la mansión que ahora comparten en Jeddah, la ciudad de Arabia Saudita que ha sido el hogar del clan Bin Laden por generaciones. Siguen siendo una de las familias más ricas del reino. La madre de Osama describe a un hombre que es, para ella, aún un hijo amado que de alguna manera perdió el rumbo. «Mi vida fue muy difícil porque él estaba muy lejos de mí», dice, hablando con confianza. «Era un niño muy bueno y me amaba mucho». Durante años, Ghanem se ha negado a hablar sobre él, al igual que su familia en general, durante su reinado de dos décadas como líder de Al Qaeda, un período que vio los ataques en Nueva York y Washington DC, y terminó más de nueve años después con su muerte en Pakistán. Los críticos de Arabia Saudita siempre han alegado que Osama tenía apoyo estatal, 15 de los 19 secuestradores vinieron de Arabia Saudita. Sentada entre sus hijos recuerda a su primogénito como «un niño tímido que era académicamente capaz». Se convirtió a los 20 años en una figura piadosa y fuerte, mientras estudiaba economía en la Universidad Rey Abdulaziz en Jeddah, donde también se radicalizó. «La gente en la universidad lo cambió. Se convirtió en un hombre diferente», dice Ghanem. Uno de los hombres que conoció allí fue Abdullah Azzam, un miembro de la Hermandad Musulmana que más tarde fue exiliado de Arabia Saudita y se convirtió en el consejero espiritual de Osama. «Fue un niño muy bueno hasta que conoció a algunas personas que prácticamente le lavaron el cerebro a los 20 años. Puedes llamarlo un culto. Recibieron dinero por su causa. Siempre le decía que se mantuviera alejado de ellos, pero nunca me admitió lo que estaba haciendo porque me amaba mucho». A principios de la década de 1980, Osama viajó a Afganistán para luchar contra la ocupación rusa. «Todos los que lo conocieron en los primeros días lo respetaban», dice Hassan, retomando la historia. «Al comienzo, estábamos muy orgullosos de él. Incluso el gobierno saudita lo trataría de una manera muy noble y respetuosa. Y luego vino Osama el yihadista». «Nunca me pasó por la mente que podría convertirse en yihadista. Estábamos muy molestos. No quería que nada de esto sucediera. ¿Por qué lo tiraría todo así?», asegura la madre. La madre se niega a culparlo La familia dice que vio por última vez a Osama en Afganistán en 1999, un año en el que lo visitaron dos veces en su base a las afueras de Kandahar. Cuando Ghanem se va a descansar a una habitación cercana, los medio hermanos de Osama continúan la conversación. Es importante, dicen, recordar que una madre rara vez es un testigo objetivo. «Han pasado 17 años y ella sigue negando a Osama», dice Ahmad. «Ella lo amaba tanto que se niega a culparlo». En cambio, ella culpa a quienes lo rodean. Ella solo conoce el lado bueno del chico, el lado que todos vimos. Ella nunca llegó a conocer el lado yihadista. «Fue una sensación muy extraña. Sabíamos desde el principio que era Osama cuando vimos lo que ocurrió en Nueva York. Desde el más pequeño hasta el mayor, todos nos sentimos avergonzados de él. Sabíamos que todos íbamos a enfrentar horribles consecuencias», comenta uno de los hermanos. En Arabia Saudita hubo una prohibición de viajar. Intentaron todo lo que pudieron para mantener el control de la familia. La familia dice que las autoridades los interrogaron y, durante un tiempo, se les impidió salir del país. Casi dos décadas después, los Bin Laden pueden moverse con relativa libertad dentro y fuera del reino.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un hijo de Bin Laden se casa con la hija del piloto que derribó la torre norte el 11-S
Hamza bin Laden, hijo del fallecido líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, ha contraído matrimoni o con la hija de Mohamed Atta, el principal secuestrador de los ataques terroristas del 11 de septiembre, según fuentes familiares al diario «The Guardian». La unión fue confirmada por dos hermanastros del fallecido líder terrorista, Ahmad y Hassan al Attas. Según tiene entendido la familia, Hamza había ocupado un alto cargo dentro de Al Qaeda y pretendía vengar la muerte de su padre, muerto a tiros durante un ataque militar estadounidense en Pakistán. «Hemos escuchado que se ha casado con la hija de Mohamed Atta», ha declarado Ahmad al Attas. «No estamos seguros de dónde está, pero podría ser Afganistán», ha añadido. Atta fue el piloto del vuelo 11 de American Airlines, que impactó en la Torre Norte del World Trade Center como parte de los atentados a las 8:46. Hamza Bin Laden es el hijo de una de las tres esposas sobrevivientes de Osama bin Laden, Jairia Sabar, que vivía con su marido en un complejo en Abbottabad, cerca de una gran base militar paquistaní, cuando fue asesinado. Desde entonces, ha hecho declaraciones públicas para instar a sus seguidores a emprender la guerra en Washington, Londres, París y Tel Aviv, y es visto como un adjunto del actual líder del grupo terrorista, Ayman al Zawahiri.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al menos 39 civiles muertos en una explosión en el noroeste de Siria
Al menos 39 civiles, entre ellos 12 menores, han muerto este lunes por una explosión que provocó el desplome de un edificio en la provincia septentrional de Idleb, en una zona controlada por rebeldes sirios cerca de la frontera turca, ha informado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. La ONG ha agregado que, además de las víctimas civiles, perdieron la vida tres miembros del Organismo de Liberación del Levante (coalición armada creada en torno a la antigua rama de Al Qaeda en Siria) que trabajaban en la oficina económica del grupo radical. Además, ha advertido que el número de muertos puede aumentar porque todavía hay personas atrapadas bajo los escombros y porque hay heridos en estado grave. La explosión ocurrió en un almacén de municiones de un traficante de armas ubicado en la planta baja de un edificio residencial en la localidad de Sarmada, en el norte de esa provincia del noroeste de Siria, según el Observatorio. La mayoría de los residentes en el edificio eran desplazados que procedían de la provincia de Homs (oeste), según la misma fuente. El portavoz de la Defensa Civil siria, Mayed Jalaf, ha dicho a Efe por teléfono que el edificio tenía cinco plantas y se desplomó por completo por la explosión, cuyas causas desconoce. Los equipos de rescate de la Defensa Civil, también conocidos como los «cascos blancos», han logrado sacar a 10 personas con vida de debajo de los escombros. Los «cascos blancos» han difundido a través de internet fotografías de sus efectivos tratando de retirar escombros del edificio destruido usando una grúa y una excavadora, y un vídeo en el que se ve cómo rescatan con vida a un niño. La provincia de Idleb es el último refugio de la oposición armada siria y el lugar adonde se han dirigido los combatientes y civiles evacuados desde otras regiones que han sido conquistadas por las tropas leales al presidente, Bachar al Asad. En los últimos días, las fuerzas gubernamentales han intensificado sus bombardeos contra varias localidades controladas por los grupos rebeldes en Idleb y en sus alrededores, en las provincias de Latakia y Alepo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al menos 70 civiles muertos en una explosión en un almacén de municiones de Siria
Al menos 70 civiles, entre ellos 17 menores, han muerto este lunes por una explosión que provocó el desplome de un edificio en la provincia septentrional de Idleb, en una zona controlada por rebeldes sirios cerca de la frontera turca, ha informado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. La ONG ha agregado que, además de las víctimas civiles, perdieron la vida tres miembros del Organismo de Liberación del Levante (coalición armada creada en torno a la antigua rama de Al Qaeda en Siria) que trabajaban en la oficina económica del grupo radical. Además, ha advertido que el número de muertos puede aumentar porque todavía hay personas atrapadas bajo los escombros y porque hay heridos en estado grave. La explosión ocurrió en un almacén de municiones de un traficante de armas ubicado en la planta baja de un edificio residencial en la localidad de Sarmada, en el norte de esa provincia del noroeste de Siria, según el Observatorio. La mayoría de los residentes en el edificio eran desplazados que procedían de la provincia de Homs (oeste), según la misma fuente. El portavoz de la Defensa Civil siria, Mayed Jalaf, ha dicho a Efe por teléfono que el edificio tenía cinco plantas y se desplomó por completo por la explosión, cuyas causas desconoce. Los equipos de rescate de la Defensa Civil, también conocidos como los «cascos blancos», han logrado sacar a 10 personas con vida de debajo de los escombros. Los «cascos blancos» han difundido a través de internet fotografías de sus efectivos tratando de retirar escombros del edificio destruido usando una grúa y una excavadora, y un vídeo en el que se ve cómo rescatan con vida a un niño. La provincia de Idleb es el último refugio de la oposición armada siria y el lugar adonde se han dirigido los combatientes y civiles evacuados desde otras regiones que han sido conquistadas por las tropas leales al presidente, Bachar al Asad. En los últimos días, las fuerzas gubernamentales han intensificado sus bombardeos contra varias localidades controladas por los grupos rebeldes en Idleb y en sus alrededores, en las provincias de Latakia y Alepo.
...
93