Infortelecom

Noticias de al qaeda

02-07-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. neutraliza a al menos nueve combatientes de Al Qaeda en Siria
Estados Unidos lanzó el domingo un ataque contra un grupo yihadista, que, de acuerdo con la versión del Ejército estadounidense era de Al Qaeda, en el norte de Siria, informaron el Comando Central de las Fuerzas Armadas y activistas. El Ejército de EE.UU. no informó de víctimas y señaló que la acción fue contra líderes de Al Qaeda que estaban en un centro de entrenamiento, cerca de la provincia de Alepo. «Esta operación tuvo como blanco operativos de Al Qaeda en Siria responsables de planear ataques externos que amenazan a ciudadanos de EE.UU., a nuestros socios y a civiles inocentes», dijo el Comando Central en un comunicado emitido el domingo. Las fuerzas estadounidenses no dieron detalles sobre el tipo de ataque o el armamento utilizado y tampoco precisaron si estuvieron involucradas tropas sobre el terreno. El Ejército de EE.UU. recordó que el noroeste del país árabe «sigue siendo un refugio seguro, donde los líderes de Al Qaeda en Siria coordinan activamente sus actividades terroristas, incluida la planificación de ataques en toda la región y en el Oeste». El Comando Central aseguró que continuará atacando al Daesh y a Al Qaeda para evitar que ambas organizaciones utilicen Siria como un refugio seguro. Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos reveló hoy en su página web que al menos nueve combatientes perecieron el domingo por un bombardeo de la coalición internacional, encabezada por EE.UU., contra una reunión de dirigentes de la organización radical Hurrás al Din, vinculada a Al Qaeda, cerca de Al Mohandesín, en el oeste de Alepo. Según la versión de esta fuente, seis comandantes de Hurrás al Din ?dos argelinos, dos tunecinos, un egipcio y un sirio? perdieron la vida por el ataque aéreo, junto a tres guerrilleros. Hurrás al Din es un grupo yihadista relacionado con el Organismo de Liberación del Levante, la exfilial siria de Al Qaeda, presente, sobre todo, en la provincia de Idlib, vecina a Alepo y el último bastión en poder de los grupos contrarios al Gobierno de Damasco.
27-06-2019 | Fuente: elpais.com
Una célula yihadista envió vehículos blindados a Al Qaeda desde Toledo
El clan Kutayni utilizó una empresa de contenedores madrileña para abastecer a milicias terroristas en Siria
27-05-2019 | Fuente: abc.es
Al menos doce muertos tras los bombardeos del Ejército sirio sobre la provincia rebelde de Idlib
Al menos doce civiles murieron durante la jornada del domingo a causa de una serie de bombardeos llevados a cabo por el Ejército de Siria contra varias localidades de la provincia de Idlib, en el noroeste del país, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. El «gobernador» del Gobierno de Salvación instaurado por las milicias rebeldes en la provincia siria de Idlib, Fawaz Hilal, ha advertido este lunes de que el avance del Ejército sirio en su ofensiva hacia el norte podría llevar a las fuerzas del presidente, Bashar al Assad, hasta la frontera con Turquía, país al que ha pedido más apoyo militar. En particular, ha apuntado al riesgo de que el Ejército rompa las líneas de defensa de las milicias rebeldes, aunque ha manifestado su confianza en que puedan resistir el envite. «Este feroz ataque es una batalla rompehuesos. Si el régimen logra romper nuestras líneas defensivas en el norte de Hama y el sur de Idlib no parará hasta que llegue a la frontera», ha afirmado Hilal en una entrevista a Reuters. El gobierno de Hilal pide a sus funcionarios asumir parte del «peso militar» fabricando sacos de trinchera, realizando aportaciones económicas o participando directamente en la defensa del frente. «Es una responsabilidad de todos repeler este ataque», ha subrayado. La entrevista con Hilal ha sido realizada en la sede de su Gobierno de Salvación, en la ciudad de Idlib, donde la vida continúa con cierta normalidad pese a que el frente se encuentra a escasa distancia. «Somos optimistas a pesar de la ofensiva militar. Si no lo fuéramos, no estaríamos hoy aquí», ha argumentado. Además ha recordado que las milicias han recibido el refuerzo de los combatientes evacuados de otras bolsas de resistencia evacuadas tras acuerdos con el Gobierno de Al Assad como Ghuta, Homs o Derá. «Tienen una gran doctrina de combate», ha advertido. La fuerza más poderosa en Idlib es el grupo armado Tahrir al Sham, heredero del Frente al Nusra, otrora filial de Al Qaeda en Siria, aunque también hay varias milicias consideradas afines a Turquía y precisamente Hailil se ha referido a las bases militares turcas instaladas en Idlib y ha advertido de que «la realidad es que esas posiciones no pueden ni siquiera defenderse por sí mismas a día de hoy». «Esperamos que Turquía defienda estas posiciones y las zonas en las que han entrado para evitar que los aviones de combate rusos y sirios vuelen en esas zonas y también los bombardeos en zonas cercanas», ha apuntado. Recientemente dos militares turcos resultaron heridos en una de las bases turcas debido a un bombardeo de las fuerzas gubernamentales. «Cuando estas posiciones y sus inmediaciones son bombardeadas, aumenta el número de interrogantes», ha señalado Hilal al tiempo que ha instado a Ankara a aclarar su «función y lo que esperan de estas posiciones». Desde el 28 de abril, cuando comenzaron la ofensiva y los bombardeos de Rusia, han muerto 229 civiles y 727 han resultado heridos, según las Organizaciones de Atención y Ayuda Médica (UOSSM). Además, unas 250.000 personas han huido de la violencia.
24-05-2019 | Fuente: abc.es
La liberación del «talibán americano» enfurece a Trump
John Walker Lindh fue uno de los nombres propios en el arranque de la guerra de Afganistán, un conflicto enquistado para EE.UU. y del que los dos últimos presidentes -Barack Obama y Donald Trump- se han comprometido a sacar las tropas, todavía in éxito. Ni los más pesimistas esperaban en 2001 que esa guerra se alargara casi dos décadas. Fue en los inicios del conflicto, surgido de los ataques del 11-S, cuando apareció la figura de Lindh. En otoño de aquel año, un joven radical islámico, de tez clara y con barba negra era capturado en el frente por las tropas estadounidenses. Herido y cubierto de barro, reconoció a los soldados que era estadounidense, como entonces grabaron las cámaras de CNN. Era el primer estadounidense prisionero en la guerra de Afganistán y su seudónimo no tardó en ganar fama: el «talibán americano». Esta semana, después de haber cumplido 17 años de prisión de una condena de 20 años de cárcel, ha salido en libertad condicional. Su liberación ha agitado el debate sobre la reinserción de los cientos de presos acusados de terrorismo en cárceles estadounidenses. Incluso el propio Trump no ha ocultado su malestar con la puesta en libertad y este jueves aseguró que no había forma legal de evitarlo. «Los abogados han peinado el caso al máximo», dijo en una rueda de prensa. «Si hubiera sido forma de impedirlo, lo hubiera hecho en dos segundos», añadió antes de prometer que las autoridades vigilarán de cerca a Lindh. El liberado, de 38 años y criado en California, era un chaval cuando empezó a interesarse por el islam. Decidió convertirse a esa religión a los 16 años y, en lugar de ir a la universidad, en 1998 se marchó a Yemen a aprender árabe nada más acabar el instituto, con 17 años. Dos años después, se integró en grupos extremistas de Pakistán y, al poco tiempo, estaba en Afganistán como voluntario de los talibanes. Como no hablaba la lengua local, se integró en el grupo árabe, Al Qaeda. Peleó en la primera línea del frente y pudo conocer a Osama bin Laden. Lindh fue capturado por las tropas afganas y detenido en una cárcel del norte del país, donde una revuelta de los terroristas islámicos provocó la muerte de un oficial de la CIA, Johnny Michael Spann, la primera víctima mortal estadounidense en el conflicto. Spann falleció poco después de interrogar a Lindh, que salió malherido de la escaramuza y volvió a ser detenido pocos días después. Lindh aseguró que no participó en la muerte de Spann, algo que no convenció a la familia de la víctima, que este jueves mostraba su indignación por su puesta en libertad: «Es un traidor al que le han dado 20 años de cárcel y no podemos hacer nada para cambiarlo», dijo sobre Lindh a The New York Times. «Deberían haberle dado cadena perpetua». La condena se le impuso en 2002. Al parecer, Lindh consiguió una sentencia moderada gracias a un acuerdo de sus abogados para no desvelar el maltrato que sufrió a manos del ejército de EE.UU. Durante su juicio, aseguró que condenaba el terrorismo «en todos los niveles, de forma inequívoca». Para algunos, sin embargo, solo eran palabras. Dos informes de 2017, del Centro Nacional de Antiterrorismo y de la Oficina Penitenciaria, aseguraban que Lindh seguía apoyando al radicalismo terrorista, con mensajes a favor del Estado Islámico y de la yihad global. Lindh estará sometido a condiciones duras dentro de su libertad: no podrá obtener aparatos con conexión a Internet sin permiso de las autoridades, ni realizar comunicación «online» que no sean en inglés, ni comunicarse con organizaciones extremistas, ni viajar al extranjero. Su libertad condicional será un termómetro para el resto de presos que podrían seguir su ejemplo, Las cárceles de EE.UU. albergan a 421 prisioneros relacionados con el terrorismo internacional. De ellos, entre 60 y 100 podrían ser liberados en los próximos cinco años, ante las dudas de que los presos hayan rechazado la ideología extremista durante su condena.
23-05-2019 | Fuente: elpais.com
Puesto en libertad el ?talibán americano?, condenado por colaborar con Al Qaeda
John Walker Lindh ha cumplido 17 de los 20 años de la condena que se le impuso
22-05-2019 | Fuente: abc.es
El «talibán americano» será liberado tras 17 años de prisión
Después de haber pasado 17 años en una cárcel estadounidense, John Walker Lindh, el conocido como «talibán americano» será puesto en libertad. Fue detenido en 2002 por apoyar a los extremistas que protegieron a Al Qaeda cuando preparaba los planes para el atentado del 11-S. Tras haberse declarado culpable de los hechos, fue sentenciado a 20 años de prisión. Lindh, de familia acomodada, residía en San Anselmo (California), cuando con tan solo 16 años se convirtió al islam. Comenzó a asistir a mezquitas en Mill Valley y más tarde en san Francisco. Poco después, decidió abandonar su domicilio para ir a Yemen y Pakistán a realizar estudios islámicos y poder leer el Corán en su lengua original. Allí aprendió árabe y se cambió el nombre a Abdul Hamid. 10 meses después volvió a Estados Unidos, donde vivió con su familia durante ocho meses. En febrero del 2000 volvió a Yemen para estudiar. Aunque continuó manteniendo relación con sus padres a través de correos electrónicos, se volcó con la causa yihadista y pasó a formar parte de uno de los grupos terroristas financiados directamente por Bin Laden. Walker aseguró que el que fuera líder de Al Qaeda visitó en varias ocasiones su campo de entrenemiento y llegó a tener contacto directo con él. A la edad de 20 años, viajó a Afganistán para luchar con las fuerzas del gobierno talibán afgano contra los combatientes de la Alianza del Norte. Fue a finales de 2001 cuando los estadounidenses lo capturaron en Mazar-i-Sharif, también en el país afgano. En febrero de 2002 fue juzgado por diez cargos, entre ellos conspiración por asesinar a ciudadanos estadounidenses, proporcionar apoyo a organizaciones terroristas o aportar servicios a Al Qaeda. El terrorista se declaró culpable de algunos de esos cargos para evitar la cadena perpetua. Reconoció haber «ayudado a los talibanes desde el mes de agosto hasta el de noviembre» y, además, admitió haber «transportado un explosivo cometiendo un delito», una acusación que no figuraba entre las diez iniciales. 17 años después de su ingreso, volverá a pisar la calle, a pesar de que algunas voces sugieren que Lindh no ha dejado de sostener los ideales del islamismo más radical.
12-05-2019 | Fuente: abc.es
Al menos seis muertos tras un asalto en una iglesia de Burkina Faso
Seis personas murieron este domingo en un ataque de hombres armados contra una iglesia durante el horario de misa en el norte de Burkina Faso, región habitualmente golpeada por el terrorismo yihadista, confirmaron a Efe fuentes oficiales. El incidente ocurrió en la mañana del domingo en la zona de la localidad Dablo (próxima a la región del Sahel), según detalló a Efe Jean Paul Badoum, portavoz del Ministerio de Seguridad del país. De acuerdo a los medios locales, los asaltantes también quemaron el recinto. Este es el primer ataque de este tipo contra una iglesia católica desde que comenzase la oleada yihadista en Burkina Faso en 2015 y el segundo contra un templo cristiano en un plazo de solo dos semanas. El pasado 28 de mayo una iglesia protestante de la localidad de Silgadji (también en el norte) se convirtió a su vez en el primer lugar de su tipo en ser blanco del terrorismo. El ascenso del terrorismo en Burkina Faso comenzó en abril de 2015, cuando miembros de un grupo afiliado a Al Qaeda secuestraron a un guardia de seguridad rumano en una mina de manganeso Tambao, al norte del país, y que aún sigue desaparecido. Desde entonces, el número de ataques, que se atribuyen al grupo local, Ansarul Islam; a la coalición yihadista del Sahel, el Grupo de Apoyo al Islam y los musulmanes (GSIM), y al Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS), ha ido aumentando de forma exponencial. La región más afectada por la inseguridad es la del Sahel, situada en el norte y que comparte frontera con Mali y Níger, donde se producen ataques y secuestros de diferentes grupos yihadistas. Sin embargo, la situación del este del país también se ha degradado desde el verano de 2018. Burkina Faso es uno de los cinco países que componen el G5 del Sahel, junto a Mali, Mauritania, Níger y Chad, grupo que combate el terrorismo yihadista en la región.
11-05-2019 | Fuente: abc.es
El Constitucional alemán permite la deportación a Túnez de un guardaespaldas de Bin Laden
En última instancia, el Tribunal Constitucional alemán ha sentenciado esta mañana a favor de la deportación de Sami A., tunecino salafista que trabajó como guardaespaldas personal de Bin Laden y que desde 2005 ha vivido en Alemania como refugiado. El Constitucional rechaza así el recurso interpuesto por el tunecino, que alegaba las amenazas de tortura y represalias formuladas en Túnez contra su persona. Termina así un controvertido proceso de deportación que ha movilizado a la opinión pública alemana y que ha puesto de manifiesto las dificultades prácticamente insalvables que establece la ley de asilo para las autoridades alemanas. Sami A. trabajó para Bin Laden al menos hasta 2003, fecha es que se disgregó de la corte del líder de Al Qaeda y entró en Alemania como solicitante de asilo junto a su mujer y sus cuatro hijos. Tal y como establece la ley de asilo en este país, comenzó a recibir ayuda sociales que le permitían mantener a su familia y no ha llegado a tener nunca un trabajo. A pesar de haber sido declarado culpable por cuatro tribunales de pertenencia a Al Qaeda y apoyo al terrorismo, obtuvo el estatus de asilo político en Alemania debido a que en su país «tiene más probabilidades de sufrir torturas, tratos inhumanos o degradantes», según la sentencia en última instancia del Tribunal Administrativo Superior alemán emitida en abril de 2017. Aunque se sabe con seguridad que fue uno de los encargados de la seguridad de Bin Laden después de los atentados del 11S y cuando éste era el terrorista más buscado del mundo, los intentos de deportación por parte de varias instancias de las autoridades alemanas no llegaron a prosperar hasta que, en medio de un gran escándalo, la Policía de Bochum (oeste de Alemania) lo detuvo en junio de 2018. La detención se produjo durante la visita que el detenido estaba obligado a acudir a la comisaría local diariamente, por estar fichado como individuo peligroso por sus contactos con el terrorismo islámico y sus creencias islámicas radicales, a las que nunca ha renunciado. Dado que pertenecía a la lista de terroristas en suelo alemán y era objeto de vigilancia policial permanente, debía presentarse diariamente en una comisaría como única responsabilidad. A cambio, recibía subsidios por 1.167 euros al mes. Tras su detención fue deportado de Túnez en julio del año pasado y tras obtener Alemania una nota verbal de la embajada de Túnez con garantías diplomáticas para su seguridad. Solo así pudo el tribunal administrativo competente concluir que, «la amenaza de tortura ya no es probable». Sami A., entonces, interpuso un recurso que termina ahora con la decisión de Constitucional. Sus cuatro hijos de entre 5 y 12 años, sin embargo, permanecerán en Alemania junto a su madre. El de Sami A. no es un caso aislado y la polémica por su prolongada permanencia en Alemania, así como por su vida subvencionada con recursos públicos, ha impulsado un cambio de normativa para facilitar las deportaciones. Según los datos más recientes, en los últimos cuatro años han sido ordenadas 188.000 expulsiones, de las cuales algo menos de la mitad no llegaron a materializarse. Para acabar con esa parálisis, el gobierno alemán ha aprobado esta primavera un proyecto de ley que acelera la expulsión de los refugiados cuya petición de asilo haya sido rechazada y que incluye retener en la cárcel a los que estén a punto de ser deportados para facilitar esa operación. La «ley de devolución ordenada» propuesta por el ministro de Interior, Horst Seehofer, permite además gastar menos dinero público que antes en extranjeros que ya están reconocidos como refugiados en otro país de la UE. «Las obligaciones de Alemania quedan limitadas a comprar el billete de vuelta, por así decirlo, y el país queda liberado de la manutención durante años de personas que no tienen derecho a recibir asilo político», explica el jefe adjunto del grupo parlamentario conservador, Thorsten Frei. La nueva normativa facilita además la incorporación al mercado laboral de los asilados capacitados para trabajar, a los que se facilitará el acceso a cursos de idioma e integración. Hasta ahora el hecho de ser reconocido en estatus de asilo político era prácticamente incompatible con la integración laboral. El Ministerio de Interior alemán estima que hay unos 700.000 refugiados, registrados como tales entre 2015 y 2017, cuya solicitud está aún pendiente de una decisión definitiva, debido a que en 2015 ingresaron en Alemania casi un millón de solicitantes de asilo que desbordaron la capacidad de acogida y gestión de esos casos. Durante el periodo que dure la tramitación de las solicitudes, la ley alemana obliga a garantizar a todos ellos techo, sustento y atención médica, así como escolarización para los niños. Los beneficios de la ley de Inmigración y Asilo de Alemania eran bien conocidos por Sami A., que llegó por primera vez al país en 1997, como un estudiante de 21 años. A partir de 1999 entró en contacto con Al Qaeday en los años posteriores recibió entrenamiento en campos terroristas en Afganistán, escalando posiciones hasta pasar a formar parte de la guardia personal de Bin Laden, al que llegó a acompañar en su escondite de Abbottabad, en Pakistán.
07-05-2019 | Fuente: abc.es
Trump indulta a un militar condenado por matar a un presunto miliciano de Al Qaeda
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha indultado este lunes a Michael Behenna, un militar estadounidense condenado en 2009 por matar a Ali Mansur Mohamed, un presunto miliciano del grupo terrorista Al Qaeda. «El caso de Behenna ha atraído apoyo desde el extranjero», ha indicado la Casa Blanca en un comunicado. «Al menos 37 generales y almirantes, junto a un antiguo inspector general del Departamento de Defensa, han firmado en apoyo a Behenna, que aseguró que fue en defensa propia», recoge el texto. En este sentido, las autoridades estadounidenses estiman que «Behenna merece totalmente que se le ofrezca el indulto». El soldado fue acusado de disparar a Mansur, ciudadano iraquí, después de que se le pidiera que fuera puesto en libertad debido a la falta de pruebas en su contra. En su defensa, el militar estadounidense ha insistido en que trataba de interrogar a Mansur sobre el atentado perpetrado en 2008, que acabó con la vida de dos de sus compañeros, pero que el iraquí lo atacó en un intento por hacerse con su pistola. La condena contra Behenna, en un principio de 25 años de prisión, fue reducida a 15 años. En 2014 fue puesto en libertad condicional tras pasar cinco años en la cárcel. Si Trump no lo hubiera indultado habría pasado en libertad condicional hasta 2024.