Infortelecom

Noticias de al qaeda

27-10-2019 | Fuente: abc.es
El hombre que desafió y eclipsó a Al Qaeda
Estadounidenses y rusos le dieron varias veces por muerto, pero siempre lograba salir con vida. Estados Unidos ofrecía una recompensa de 25 millones de dólares por la cabeza de esta mezcla de líder religioso y militar que desde junio de 2014 lideraba el califato establecido por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) entre Siria e Irak. Ese verano se difundieron las imágenes del califa cuando dirigió la oración del viernes en la mezquita de Grand Al Nouri de la hoy cercada Mosul para pedir a los musulmanes ?obediencia?. Hubo que esperar cinco años para verle de nuevo en un vídeo. La breve historia de su califato está marcada por la sangre y la extrema violencia de un grupo que ha impuso la limpieza cultural y sectaria allí donde ondeaba su bandera negra. Un grupo tan mediático, como reservado fue su cabeza visible. La confusión rodeó siempre a este dirigente desde 2005 cuando EE.UU. anunció la muerte de Abu Dua, uno de sus apodos, para luego reaparecer en 2010 al frente del entonces llamado Estado Islámico en Irak (ISI), que era aún la rama oficial iraquí de Al Qaeda. Ibrahim Al Samarrai, su nombre original, se unió a la insurgencia tras la invasión estadounidense de Irak, en la que creció a la sombra de Abu Musab al Zarqaui, uno de sus grandes ejemplos junto a Osama Bin Laden. Tras el estallido revolucionario en Siria decidió ampliar sus operaciones al otro lado de la frontera y en 2013 provocó la ruptura con Al Qaeda ya que decidió mantener abierto el frente sirio pese a que AQ designó al Frente Al Nusra como su brazo oficial en este país. Desde entonces empezó la pugna entre los dos grupos por convertirse en la mayor amenaza yihadista mundial y Al Bagdadi ha logrado eclipsar a Ayman Al Zawahiri, el sucesor de Osama al frente de AQ.
27-10-2019 | Fuente: abc.es
Trump anuncia la muerte del líder de Daesh: «El mayor terrorista del mundo ha muerto»
Donald Trump anunció este domingo la muerte del líder del grupo terrorista Daesh, el autoproclamado califa Abu Bakr al Bagdadi. «Anoche, Estados Unidos derribó e hizo justicia con el mayor líder terrorista del mundo, Abu Bakr al Bagdadi, que está ya muerto» dijo el presidente en un discurso a la nación desde la sala diplomática de la Casa Blanca, flanqueado por las banderas de las fuerzas armadas norteamericanas. [Perfil: el hombre que desafió y eclipsó a Al Qaeda]. El presidente dio detalles de la muerte de Al Bagdadi: las fuerzas armadas de EE.UU. cercaron el edificio en el que se refugiaba en la provincia de Idlib en Siria y trató de evacuarlo. El líder terrorista trató de huir por un túnel con tres niños y, antes de ser atrapado, detonó un chaleco explosivo. «Fue una operación impeacable», dijo Trump. «Murió como un cobarde y un perro». Según dijo Trump, tanto Turquía como Rusia colaboraron con la operación, que comenzó hace dos semanas, después de que la inteligencia norteamericana localizara el lugar exacto donde se refugiaba Al Bagdadi. «Rusia fue muy buena, les avisamos de que íbamos a entrar», dijo el presidente. La retirada de las tropas norteamericanas de Siria, anunciada por Trump el 6 de octubre, ha provocado una condena unánime de demócratas y republicanos. Ambos partidos tomaron la insólita decisión de unirse para condenar la decisión del presidente por medio de una resolución contra la retirada contra la que votaron únicamente 68 de 197 republicanos. Varios senadores republicanos han calificado el repliegue de «traición», «puñalada» y «catástrofe». Con Al Bagdadi cae el líder de un grupo terrorista que ha atraído a sus filas a numerosos estadounidenses y europeos, incluidos españoles, y ha ideado y alentado los peores atentados sufridos en ciudades como París y Barcelona en la pasada década. Tanto poder y control territorial amasó entre Irak y Siria que en 2014 llegó a proclamar el califato, un verdadero Estado Islámico que llegó a tener su propia burocracia y moneda. La retirada de EE.UU. de la frontera de Siria dejó a los kurdos que le han ayudado a combatir al Estado Islámico a merced del ejército turco, que comenzó una ofensiva y la suspendió días después al aceptar un alto el fuego promovido por Trump. Durante todo este proceso de retirada, el presidente estadounidense ha defendido la necesidad de tener una buena relación con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. La intervención norteamericana en Siria, en contra del califato del Daesh, comenzó en diciembre de 2014. Ha llegado a haber 2.500 soldados estadounidenses sobre el terreno, de los que ocho fallecieron en operaciones de combate. En total, ha participado con otros aliados, en casi 20.000 ataques aéreos, con misiles y con drones. Necesitado de un golpe de efecto en la guerra contra el califato, Trump apenas pudo contener su satisfacción al escribir en la red social Twitter el domingo a la 21.23, hora local en Washington: «¡Algo muy gordo acaba de suceder». Después, la revista Newsweek, citando fuentes militares, publicó la exclusiva de la operación contra el jefe del califato, que después confirmaron varios medios norteamericanos. El anuncio del presidente Trump ha sido similar al de Barack Obama el 2 de mayo de 2011, cuando anunció a la nación la muerte del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, en Pakistán. Aquel fue uno de los momentos más relevantes de la historia presidencial, la caída del autor intelectual de los ataques contra Nueva York y Washington de 2001, en los que murieron 3.000 personas. El presidente necesita también logros de este tipo que distraigan la atención de la ciudadanía norteamericana del juicio político (?impeachment?) que preparan los demócratas en el Capitolio y que ha engullido la práctica totalidad de la vida política de EE.UU. desde hace un mes.
27-10-2019 | Fuente: abc.es
Estados Unidos podría haber acabado con el líder de Daesh en una operación
El Ejército de Estados Unidos ha llevado a cabo una operación contra el líder de Daesh, Abú Bakr al Baghdadi, ha asegurado este sábado un funcionario estadounidense. El funcionario en cuestión, que ha preferido mantener el anonimato, no ha querido revelar más detalles de la operación en una conversación con Reuters ni si esta ha sido exitosa. No obstante, «Newsweek», el primer medio en dar la noticia, ha afirmado que un miembro del Ejército le había comunicado que Al Baghdadi había muerto en la operación, que habría tenido lugar en la provincia de Idlib, en el noreste de Siria. Además, un comandante de uno de los bandos enfrentados en Idlib ha apuntado que se cree que el líder del grupo terrorista murió en una redada, que involucró helicópteros, aviones de combate y un enfrentamiento terrestre, después de la medianoche del sábado en la aldea de Brisha, cerca de la frontera turca. Por otra parte, Irán ha asegurado que ha sido informado por «fuentes en Siria» de que Al Baghdadi ha sido asesinado, han contado dos oficiales iraníes a Reuters. «Irán ha sido informado sobre la muerte de Al Baghdadi por oficiales sirios que la han obtenido (la información) sobre el terreno», ha señalado uno de los oficiales, extremo que ha confirmado el segundo de ellos. En este sentido se ha expresado también Irak. «Nuestras fuentes en Siria han confirmado al equipo de la Inteligencia iraquí encargado de perseguir a Al Baghdadi que ha sido asesinado junto a su guardaespaldas en Idlib después de descubrirse su escondite cuando intentaba llevar a su familia hacia la frontera turca», han detallado a Reuters fuentes de seguridad iraquíes. Al Baghdadi ha liderado Daesh desde 2010, cuando la agrupación terrorista aún era una rama clandestina de Al Qaeda en Irak. Durante mucho tiempo se pensó que se escondía en algún lugar a lo largo de la frontera entre Irak y Siria. En el apogeo de su poder, Daesh estuvo al mando de un territorio que se extiende desde el norte de Siria, a través de ciudades y pueblos a lo largo de los valles del Tigris y el Éufrates, hasta las afueras de Bagdad, la capital iraquí. No obstante, la caída en 2017 de Mosul y Raqqa, las fortalezas del grupo terrorista en Irak y Siria, respectivamente, despojó a Al Baghdadi de su poder y lo convirtió en un fugitivo. Los ataques aéreos llevados a cabo por Estados Unidos mataron a la mayoría de los principales lugartenientes de Daesh y, antes de que publicara en abril un mensaje de vídeo en el que aparece el líder terrorista, hubo informes contradictorios sobre si estaba vivo o no. No obstante, a pesar de perder su último territorio significativo, se cree que Daesh tiene células durmientes en todo el mundo, y algunos combatientes operan desde las sombras en el desierto de Siria y en diversas ciudades iraquíes. «Declaración importante» de Trump Previamente, el portavoz de la Casa Blanca Hogan Gidley ha anunciado este sábado que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planea hacer una «declaración importante» este domingo a las 09.00 horas (hora local), pero no ha proporcionado más detalles al respecto. «¡Algo muy grande acaba de suceder!», ha expresado Trump en su cuenta de Twitter, también sin aportar ninguna otra explicación. Se espera que Trump haga la declaración en la Sala de Recepción Diplomática de la Casa Blanca, que ya ha utilizado en otras ocasiones para hacer anuncios importantes. De hecho, la semana pasada utilizó la misma dependencia para anunciar el alto el fuego pactado entre Washington y Turquía en Siria.
25-10-2019 | Fuente: abc.es
Israel teme que Hizbolá abra un segundo frente en el norte del país sustentado por Irán
De norte a sur, Israel se extiende como un país de realidad compleja y repleto de sensibilidades. El bullicio de las calles de Tel Aviv, que bien podría ser cualquier ciudad europea siempre que no sea shabat, poco se parece al laberinto que supone adentrarse en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Es ese lugar en el que uno puede besar Tierra Santa, pero también ese en el que, cuando te acercas a Gaza, nadie duda en advertir de cómo hay que actuar si se oye una señal de alarma: «S i escucháis la sirena, tenéis quince segundos para llegar al refugio más cercano. Si no os da tiempo, tumbaos en el suelo con las manos sobre la cabeza. Bienvenidos a Israel». La broma, lanzada por Nir Nathan, miembro de la Europe Israel Press Association (EIPA), puede chocar a los extranjeros, sin embargo, no es anormal en una sociedad en la que el servicio militar es obligatorio y, para muchos, motivo de orgullo. Israel es también ese país que observa vigilante lo que ocurre más allá de sus fronteras. Al norte, desde la carretera, uno puede ver cómo un mar de viñedos se extiende a través de los Altos del Golán. Una parada en el camino, en un pequeño apeadero donde un comerciante local subsiste con un hornillo cocinando para los pocos turistas que se aventuran en la zona, es suficiente para palpar la realidad. Mientras tus pies están en Israel, tu vista viaja hasta Siria. Entre ellos, una frontera y un puesto de control: el único punto de cruce entre ambos países y que tan solo es utilizado por Naciones Unidas, que desde 1974 (año en que tuvo lugar la guerra de Yom Kippur) tiene presencia militar en este lugar. «Los Altos del Golán están en una zona volcánica. Hay dos placas que se mueven, chocan, y son una metáfora de Oriente Medio, donde todo se mueve y puede explotar en cualquier momento. Y ahora mismo Siria es un volcán», detalla Stephane Cohen, experto en Oriente Medio y exmilitar de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) que ha trabajado de enlace con la ONU en Siria, Líbano e Israel. «A pesar de que el Ejército sirio ha recuperado el control, la situación no es estable. La amenaza es la guerra en el norte», apostilla. Situada a unos 60 kilómetros de Damasco, la frontera que separa ambos países funciona como dique de contención de una zona que hoy está devastada por la guerra civil siria. Al otro lado, los combates se sucedían hasta el verano pasado, aunque en la contienda había más de un bando. «Al sur, Daesh. En el centro, diferentes fuerzas rebeldes, algunas vinculadas a Al Qaeda. Y al norte, el Ejército sirio», enumera Cohen, que pone especial énfasis en la presencia de milicianos de Hizbolá en el frente sirio sustentados, según ha denunciado Israel en más de una ocasión, por Irán. «En las últimas dos o tres décadas hemos visto como Hizbolá se ha querido extender desde el mar hasta el Monte Hermón. Desde 2013 hemos detectado que, con la ayuda de Irán, ha empezado a desplegarse y ser activo en el frente sirio», asevera Cohen. Para este experto, la paupérrima situación de la zona, donde no hay empleo y sí numerosos problemas económicos, es uno de los factores que favorecen la pervivencia de estas milicias, que para incrementar su presencia en el sur de Siria buscan reclutar a ciudadanos locales. «Es un problema, y a pesar de las duras sanciones a Irán, seguimos viendo cómo Hizbolá y otras milicias están activas aquí. Los ciudadanos necesitan trabajo, y tienes a Hizbolá dispuesto a pagarles», sostiene. «Están intentando abrir un segundo frente contra Israel desde aquí hasta la frontera con Jordania y eso es lo que nosotros intentamos evitar», sentencia Cohen. Un muro para contener a Hizbolá Si este experto se refiere al Siria como un «segundo frente», el primero está en Líbano. Desde los Altos del Golán hasta la frontera con el país árabe hay unos 50 kilómetros por carretera. En el camino repleto de curvas, un prominente muro de hormigón se erige protagonista e impide ver qué hay al otro lado. Metula es la ciudad más al norte de la geografía israelí, y la que más cerca está de Líbano. A su alrededor, Israel ha recurrido al cemento para aislar a las milicias de Hizbolá. Al otro lado, en lo alto de la montaña, está Kfar Kela, donde las autoridades sospechan que milicianos trabajan en operaciones de inteligencia. «Hizbolá podría estar observándonos», advierten. En Metula, donde apenas viven 1.500 personas, el Ejército israelí encontró túneles de la milicia proiraní de Hizbolá que fueron construidos con el objetivo, según denuncian, de ser usados para atacar al país. Son seis, y según ha podido saber ABC, muy parecidos a los que se han podido ver en Gaza. De unos 200 metros de largo aproximadamente (40 de ellos en territorio israelí), en estos pasadizos subterráneos un hombre entraría más o menos erguido. La operación que llevó a cabo el Ejército en la zona fue simple: dejar hacer. Durante cinco años Israel guardó silencio y cuando dio por finalizada la construcción por parte de los milicianos optó por la destrucción de los conductos. El de Metula hoy está obstruido y cercado, pero la alerta sigue viva.
09-09-2019 | Fuente: abc.es
Los talibán amenazan a EE.UU., tras la cancelación de las negociaciones de paz: «Morirán más americanos»
La decisión del presidente Donald Trump de cancelar las conversaciones de paz afganas «costará más vidas estadounidenses», han dicho los talibán mientras Estados Unidos prometió mantener la presión militar en la zona, en un sorprendente cambio de esfuerzos para forjar un acuerdo que pone fin a casi 20 años de guerra en Afganistán. El grupo islamista emitió una declaración después de que Trump cancelara inesperadamente las conversaciones secretas previstas para el domingo con los principales líderes talibán en el complejo presidencial en Camp David, Maryland. El presidente norteamericano interrumpió las conversaciones el sábado después de que los talibán se atribuyeran la responsabilidad de un ataque en Kabul la semana pasada que mató a un soldado estadounidense y a otros 11. Zabihullah Mujahid, un portavoz talibán, criticó a Trump por suspender el diálogo y dijo que las fuerzas estadounidenses han estado atacando Afganistán con ataques al mismo tiempo. «Esto conducirá a más pérdidas para los Estados Unidos», dijo. «Su credibilidad se verá afectada, su postura contra la paz estará expuesta al mundo, las pérdidas de vidas y los activos aumentarán». En Washington, el secretario de Estado Mike Pompeo ha dicho que las conversaciones de paz afganas estaban suspendidas y que Washington no reduciría el apoyo militar estadounidense a las tropas afganas hasta que estuviera convencido de que los talibanes podrían cumplir compromisos significativos. Trump siempre ha querido terminar con la participación de Estados Unidos en Afganistán, desde sus días como candidato, y los diplomáticos estadounidenses han estado hablando con representantes talibanes durante meses sobre un plan para retirar miles de tropas estadounidenses a cambio de garantías de seguridad de los talibán. Los negociadores estadounidenses y talibán alcanzaron un borrador de acuerdo de paz la semana pasada que podría haber llevado a una retirada de tropas de la guerra más larga de Estados Unidos. Actualmente hay 14,000 fuerzas estadounidenses y miles de otras tropas de la OTAN en el país, 18 años después de su invasión por una coalición liderada por Estados Unidos después de los ataques de Al Qaeda del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos. Demócratas y Republicanos critican a Trump La ruptura de las negociaciones de paz con los talibán cuando ya había un texto en firme y una cumbre en Camp David en presencia de los integristas musulmanes ha causado sorpresa pero también indignación entre los congresistas demócratas, pero también entre los republicanos afines al presidente, Donald Trump. La precandidata presidencial demócrata y senadora Amy Klobuchar ha ridiculizado a Trump y ha criticado que trate la política exterior «como un espectáculo» mientras que el congresista republicano Adam Kinzinger ha reprochado al presidente que invitara a «terroristas» al país. «Los líderes de una organización terrorista que no ha renunciado al 11-S y los países del mal nunca deberían ser permitidos en nuestro gran país. NUNCA», ha apuntado Kinzinger en Twitter poco después del anuncio de ruptura hecho público por Trump también a través de Twitter. La congresista republicana Liz Cheney también ha criticado la cumbre. «Camp David es donde los líderes de América se reunieron para planificar nuestra respuesta después de que Al Qaeda, con el apoyo de los talibán, mataran a 3.000 americanos el 11-S. Ningún miembro de los talibán debería poner jamás un pie allí», ha subrayado. En cualquier caso, ha respaldado a Trump por anular el acuerdo: «Los talibán siguen amparando a Al Qaeda». Para el precandidato demócrata Julián Castro «es otro episodio bizarro» de la presidencia de Trump. «Otra vez un comportamiento errático del que la gente está harta y creo que es una de las razones por las que va a perder en 2020», ha argumentado. «Es muy extraño invitar a una organización terrorista como esa a Camp David (..). Así no es como negocia Estados Unidos», ha remachado.
09-09-2019 | Fuente: abc.es
Al menos 29 muertos en dos atentados en Burkina Faso
Al menos 29 personas han muerto este domingo en el norte de Burkina Faso después de que un convoy de alimentos y un camión de transporte fueran atacados, según ha confirmado el Gobierno del país. Un ataque «terrorista» contra el convoy mató a 14 civiles, mientras que el camión chocó contra un artefacto explosivo en la provincia de Sanmatenga, acabando con la vida de 15 personas e hiriendo a seis, ha detallado. «Este drama se produce cuando se están llevando a cabo importantes esfuerzos de seguridad en esta región», ha lamentado. «Se han desplegado refuerzos militares», ha añadido. Burkina Faso, que en su día fue una zona de relativa calma en el Sahel, ha registrado en los últimos meses una creciente actividad de grupos yihadistas. En el país operan Ansarul Islam, un grupo terrorista autóctono, así como el Grupo para el Apoyo del Islam y los Musulmanes (JNIM), una organización yihadista que aglutina a otras cuatro, entre ellas Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y Al Murabitún, y en menor medida Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS). Entre ambos son responsables de más de 500 asesinatos desde 2015 en este empobrecido país de la región del Sahel. También se ha intensificado la violencia intercomunitaria, que enfrenta principalmente a pastores con agricultores y que ha provocado el desplazamiento de miles de personas. El último repunte de violencia se produjo tras un ataque de pistoleros en agosto en el que murieron 24 soldados, el más mortífero hasta la fecha en la lucha de la nación de África Occidental contra los militantes islamistas.
08-09-2019 | Fuente: abc.es
Trump cancela las negociaciones de paz con los talibanes
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este domingo que ha cancelado las negociaciones de paz con los talibán, después de que el grupo insurgente haya admitido estar detrás de un atentado en Kabul que acabó con la vida de un soldado estadounidense y otras doce personas. «Sin que casi nadie lo supiera, los principales líderes talibanes y, por separado, el presidente de Afganistán, iban a reunirse conmigo en secreto este domingo en Camp David. Después de que admitiesen que estaban detrás del ataque en Kabul que mató a uno de nuestros grandes soldados y a otras 11 personas, he cancelado inmediatamente la reunión y las negociaciones de paz», ha afirmado el mandatario estadounidense a través de la red social Twitter. «¿Qué clase de gente mataría a tantas personas para aparentemente fortalecer su posición de negociación? Así no lo han conseguido, ¡sólo han empeorado la situación! Si no pueden acordar un alto el fuego durante estas importantes conversaciones de paz, e incluso han sido capaces de matar a 12 personas inocentes, entonces probablemente no tengan el poder necesario para negociar un acuerdo significativo. ¿Cuántas décadas más están dispuestos a luchar?», ha añadido. Recientemente los talibanes han lanzado una ofensiva contra la capital de la provincia de Kunduz y han perpetrado dos atentados suicidas en Kabul, uno de los cuales se cobró la vida del sargento del Ejército estadounidense Elis A. Barreto Ortiz, de 34 años y originario de Puerto Rico. Con él ya son 16 los estadounidenses muertos en Afganistán solo este año. El borrador de este acuerdo de paz incluía la retirada de miles de militares estadounidenses a cambio de garantías de que Afganistán no se convertirá en refugio de Al Qaeda, Estado Islámico o cualquier organización que pueda atacar a Estados Unidos y sus aliados.
31-08-2019 | Fuente: abc.es
Al menos 40 muertos en un ataque de EE.UU. contra Al Qaeda en el norte de Siria
Al menos 40 milicianos yihadistas han muerto en un ataque del Ejército estadounidense contra objetivos de Al Qaeda en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, según el balance del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Washington ha confirmado el ataque. El Mando Central de Estados Unidos ha explicado que la operación era contra dirigentes de Al Qaeda responsables de «ataques contra ciudadanos estadounidenses, socios y civiles inocentes». «Además, la eliminación de estas instalaciones reduce aún más su capacidad de perpetrar ataques y desestabilizar la región en el futuro», ha añadido el Ejército estadounidense. Antes de la confirmación norteamericana, el Observatorio, organización con sede en Londres pero con una red de informantes en territorio sirio, había informado de la muerte de 40 yihadistas en un ataque con misiles contra una reunión de dirigentes de un grupo afiliado a Al Qaeda en Idlib. Concretamente el ataque fue entre las localidades de Kafarya y Maarrat Misrin y el objetivo era la organización Huras al Din y otros grupos yihadistas aliados. Este sábado ha entrado en vigor un alto el fuego para Idlib anunciado por Rusia -aliado del Gobierno sirio- y las partes han respetado tácitamente el armisticio. Idlib es el último bastión de las milicias rebeldes sublevadas contra el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad. En su mayoría está controlado por milicias yihadistas y grupos afines a Turquía.
14-08-2019 | Fuente: abc.es
Un grupo de rebeldes derriban un avión de combate del Ejército sirio en Idlib
Un avión de combate del régimen sirio ha sido derribado este miércoles por grupos rebeldes asentados en la provincia de Idlib. El grupo yihadista Tahrir al-Sham, afín a Al Qaeda y la fuerza dominante de la última provincia siria insurrecta, ha informado de que el caza abatido es un Su-22 de fabricación rusa. El avión fue derribado en la localidad de Tamanah, cercana a la ciudad de Jan Sheijún.
13-08-2019 | Fuente: elpais.com
El FBI busca en Brasil a un sospechoso de pertenecer a Al Qaeda
Autoridades estadounidenses lanzaron una alerta contra Mohamed Ahmed Elsayed Ahmed Ibrahim, quien vive legalmente en Brasil desde 2018, según el Gobierno brasileño