Infortelecom

Noticias de al qaeda

11-02-2020 | Fuente: abc.es
La muerte de otros cinco soldados turcos en Idlib tensa el pulso entre Ankara y Damasco
El ultimátum de Recep Tayyip Erdogan no surgió efecto y otros cinco soldados turcos murieron y otros cinco resultaron heridos en un bombardeo del Ejército sirio en la provincia de Idlib, situada en plena frontera. Ya son doce los militares de Turquía caídos en una semana y el portavoz presidencial de Ankara, Omar Celik, declaró que «estos ataques contra nuestras posiciones hacen necesaria una operación». Las fuerzas turcas, que cuentan con puestos de observación en este bastión opositor sirio, respondieron bombardeando objetivos enemigos. Erdogan dio un plazo que expira a final de mes para que Siria aleje sus tropas de los puestos de observación turcos en Idlib, pero su amenaza no ha frenado el avance del Ejército que cada día logra recuperar nuevas localidades. El choque directo entre vecinos provoca los momentos de mayor tensión entre ellos desde el estallido de la guerra, ya son 5.000 los militares turcos que han cruzado la frontera en los últimos días y sus grupos armados aliados locales, que actúan bajo la bandera del autodenominado Ejército Nacional Sirio (ENS), lanzaron una ofensiva para recuperar el control de Saraqib, ciudad clave que ha vuelto a manos de las tropas de Bashar Al Assad, lo que permitirá a Damasco reabrir las carreteras que conectan Alepo con la capital y Latakia. Este segundo choque entre turcos y sirios se produjo Taftanaz, lugar en el que Ankara ha establecido una nueva base militar, y ocurrió el mismo día en el que responsables de Turquía y de Rusia se reunieron para tratar de calmar la situación en Idlib. Fue la segunda reunión en apenas tres días, pero hasta ahora no han logrado acuerdos que puedan ayudar a cambiar las cosas sobre el terreno. Los rusos, aliados de Assad, defienden que las tropas sirias combaten «contra el terrorismo» en una provincia que está bajo el control de la franquicia local de Al Qaeda. Los iraníes, también aliados de Damasco, ofrecieron su mediación para tratar de resolver esta crisis. El ministro iraní de Exteriores, Yavad Zarif, recurrió a Twitter para ofrecerse como mediador y «facilitar el diálogo entre los vecinos hermanos Turquía y Siria» y recordó que «la escalada de las tensiones solo sirve a los intereses de los terroristas y sus patrocinadores». La otra cara de estos combates es el desplazamiento masivo de civiles que huyen de los bombardeos que sufre Idlib. Ya son casi 689.000 las personas que se han visto forzadas a dejar su hogar en los últimos dos meses, según el portavoz de la ONU, David Swanson. La gran mayoría son mujeres y niños y huyen hacia el norte, hacia la frontera, con el objetivo de pasar a Turquía, un país que ya acoge a 3,5 millones de refugiados sirios.
07-02-2020 | Fuente: elpais.com
EE UU confirma la muerte en Yemen del líder de la rama más activa de Al Qaeda
Un ataque norteamericano mató en enero a Qasim al Raimi, a quien un topo vinculó con el atentado en el que murieron ocho españoles en 2007
07-02-2020 | Fuente: abc.es
Estados Unidos eliminó al líder de Al Qaeda en Yemen el pasado enero
El presidente de EE.UU., Donald Trump, confirmó este jueves que el líder de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), Qasem al Rimi, murió en una operación estadounidense en Yemen en enero, como adelantó la semana pasada el diario The New York Times. «Por orden del presidente Donald J. Trump, los Estados Unidos llevaron a cabo una operación antiterrorista en Yemen que eliminó exitosamente a Qasem al Rimi», dijo Trump en un comunicado. La muerte de Al Rimi supone un golpe importante para AQPA, considerada una de las ramas más peligrosas del grupo terrorista Al Qaeda porque ha perpetrado atentados más allá de su base, en Yemen, casi siempre contra intereses de Estados Unidos. El diario The New York Times ya informó el viernes pasado de que Estados Unidos creía haber matado a ese líder en un ataque aéreo que lanzó en enero en Yemen, después de meses de rastrearle mediante vigilancia aérea y otros métodos de inteligencia. Al Rimi, un yemení de 41 años, era «uno de los fundadores y el líder de Al Qaeda en la Península Arábiga, y un lugarteniente del líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri», que formaba parte de ese grupo terrorista desde «la década de 1990, cuando trabajó en Afganistán para Osama bin Laden», según EEUU. «Bajo el mando de Al Rimi, AQPA cometió una violencia inefable contra civiles en Yemen e intentó lanzar e inspirar numerosos ataques contra Estados Unidos y nuestras fuerzas», indicó Trump. Justo el pasado domingo, AQPA reivindicó la autoría de un ataque perpetrado por un integrante de la Fuerza Aérea saudí que estudiaba en una base militar de Florida (EE.UU.) y mató a tiros a tres personas a principios del pasado mes de diciembre. La muerte de Al Rimi «degrada aún más a AQPA y al movimiento global de Al Qaeda, y nos acerca más a eliminar las amenazas que presentan estos grupos para la seguridad» estadounidense, opinó el presidente. «Estados Unidos, nuestros intereses y nuestros aliados están más seguros como consecuencia de su muerte. Seguiremos protegiendo al pueblo estadounidense al perseguir y eliminar a los terroristas que intentan hacernos daño», concluyó Trump. De acuerdo con el New York Times, la CIA localizó el pasado mes de noviembre a Al Rimi gracias a un informante en Yemen, y empezó a rastrearle mediante drones de vigilancia. Al Rimi lideraba la rama de Al Qaeda en Yemen desde mediados de 2015 tras la muerte de su antecesor, Naser al Wahishi, en un ataque desde un avión no tripulado estadounidense. Hasta esa fecha, Al Rimi había sido el jefe militar de AQPA, cargo en el que hizo un notable esfuerzo destinado a reclutar a una nueva generación de yihadistas para engrosar las filas de la organización. Estados Unidos le incluyó en su lista de terroristas en mayo de 2010, y hasta ahora ofrecía una recompensa de 10 millones de dólares por su captura. En 2005, Al Rimi fue condenado a cinco años de cárcel en Yemen por un intento de asesinar al embajador estadounidense allí, pero escapó de la prisión en 2006.
19-01-2020 | Fuente: abc.es
Erdogan pide a Europa que sostenga el Gobierno libio de Al Serraj en la Conferencia de Berlín
El líder turco Recep Tayyip Erdogan, en un artículo publicado en la revista alemana «Politico», previene a Europa contra el peligro del Daesh y Al Qaeda, que fueron derrotados en Libia y que resurgirán si se desestabiliza el Gobierno de Al Serraj. «Europa quedará expuesta a toda una nueva serie de amenazas y problemas», advierte, a punto de participar en la Conferencia de Libia que tendrá lugar este domingo en Berlín. El emisario especial de la ONU, Ghassan Salame, sugiere a Erdogan por su parte que dé un paso atrás, asegurando que «toda interferencia extranjera puede tener el efecto de una aspirina en el corto plazo, pero Libia necesita que cese de intervenciones exteriores». Slamame apunta que «ese es precisamente uno de los objetivos de esta conferencia», que desearía «consolidar el alto el fuego con observación, separación y reposicionamiento de las armas pesadas fuera de las zonas urbanas». Aunque no se esperan grandes avances en esta Conferencia, sí se cuenta con un reseteo de la situación libia que al menos evite una mayor escalada bélica. Desde que en 2011 la OTAN contribuyera a la victoria de los heterogéneos grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi (1969-2011) y tras fracasar estrepitosamente el plan del por el entonces enviado especial de la ONU, Bernardino León, en 2015, se ha profundizado la brecha entre quienes sufrieron a Gadafi en casa y en el exilio, una división que se corresponde aproximadamente con las tres tradicionales provincias libias: la Tripolitania (oeste), y las Cyrenaica (Este) y Fezzan (sur). En uno de los bandos tenemos al Gobierno sostenido por la ONU y reconocido por la UE, el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA. 2016), que lidera el primer ministro, Fayez al Serraj, y que a duras penas domina la capital, gracias a las distintas milicias islamistas con intereses propias que se reparten la ciudad, y zonas montañosas del noroeste en la frontera con Túnez, apoyada por las Milicias Zintán. También cuenta con el apoyo militar de la ciudad-estado de Misrata, núcleo de poder autónomo a unos 200 kilómetros al este y que cuenta con el respaldo de Turquía. El GNA está financiado por la UE, mantiene los intereses de la multinacional italiana ENI en los yacimientos petroleros del oeste y el puerto de Melitah. Apoyó a EE.UU. en la lucha contra el yihadismo, pero Washington calló y retiró sus tropas cuando volvió a resurgir la guerra carece de legitimidad democrática y su popularidad es escasa en la capital, donde no ha logrado normalizar los servicios como la banca o la electricidad. Enfrentado al GNA y amenazando con conquistar Trípoli, se sitúa el mariscal Jalifa Hafter, tutor del Parlamento exiliado en Tobruk, nacido de las urnas en 2014 y que abandonó la capital después de que el entonces gobierno islamista asentado en Trípoli se negara a reconocer su legitimidad. Hafter fue miembro de la cúpula militar de Al Gadafi desde el golpe de Estado de 1969, dirige el llamado Ejército Nacional Libio (LNA) y es en la actualidad el hombre fuerte del país. Reclutado por la CIA en 1989 y convertido en uno de los principales opositores en el exilio, regresó a través de Egipto en marzo de 2011, escasas semanas después de que estallara la revuelta. En 2014, ya al frente del LNA, lanzó la denominada «Operación Dignidad» cuyo objetivo no declarado era la conquista de todo el país, y en 2017 se hizo con el control de Bengasi y del golfo de Sirte, corazón de la industria petrolera libia. En 2018 conquistó Derna, bastión del yihadismo en el norte de África, las regiones del sur y los yacimientos del oeste, gracias al apoyo logístico, financieros y militar que le proporcionan Egipto, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Rusia, en violación del embargo militar impuesto por la ONU a Libia en 2011. Macron le invitó a París, en contra de la política de la UE, tratando de recuperar la preponderancia francesa en el Mediterráneo y norte de África. Desestabilizar la guerra El pasado abril, las tropas de Hafter llegaron a 10 kilómetros de Trípoli. Según la ONU, más de 280 civiles han sido asesinados y más de 140.000 personas han sido desplazadas en los últimos ocho meses. En noviembre, Al Sarraj firmó un acuerdo con Turquía para recibir de Ankara unidades aéreas, terrestres y navales, además de armas para defenderse. El acuerdo incluye permisos para exploraciones turcas en busca de hidrocarburos en bolsas submarinas libias. Para Erdogan, Libia se convierte así en otro campo de batalla por la supremacía regional contra Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto, todos aliados de Hafter. Las fuerzas militares o paramilitares de Turquía y Rusia pueden verse directamente implicadas sobre el terreno en cualquier momento, como ya sucedió en Siria. La llegada de los rusos, que se suman a los mil mercenarios sudaneses con que cuenta Hafter, estaba desequilibrando ligeramente la guerra a favor del mariscal libio cuando, a principios de diciembre, Erdogan anunció que su país estaba listo para enviar tropas a Libia «si el pueblo libio lo pide», una Fuerza de Reacción Rápida que cubra «responsabilidades militares y policiales en Libia», el establecimiento de una oficina de Cooperación en Defensa y Seguridad «con suficientes expertos y personal», transferencia de material e instrucción militar y compartir información de inteligencia. El 15 de diciembre, Erdogan se reunió con Al Serraj en Estambul y un día antes sus ministros de Exteriores y Defensa se reunieron con el presidente del Gobierno de Unidad en Doha (Qatar), el otro gran aliado militar de Trípoli. Un grupo de expertos que ha trabajado durante varios meses sobre el terreno para la ONU presentó un informe de 379 páginas ante el Consejo de Seguridad en el que asegura que las dos partes en el conflicto han recibido «armas y equipo militar, apoyo técnico y combatientes no libios que no cumplían las sanciones relacionadas con las armas». El informe indica que tanto Emiratos Árabes Unidos y Jordania (aliados del mariscal Hafter) como Turquía violan el embargo de armas impuesto por Naciones Unidas y «suministran armas de forma habitual y a veces flagrante, con poco esfuerzo para ocultar la fuente».
12-01-2020 | Fuente: abc.es
Por qué a Trump se le resiste la misión de retirar las tropas norteamericanas de Oriente Próximo
Cuando presentó su candidatura a la presidencia, Donald Trump resumió su principal propuesta en materia de política exterior en una frase sucinta que se convirtió en unos de los lemas de su campaña: «Devolveremos a las tropas a casa». Han pasado cuatro años desde entonces, y ese regreso sigue siendo una promesa, porque en lugar de retirarse de Oriente Próximo, principal teatro de operaciones militares de Estados Unidos, Trump ha enviado a miles de soldados más al golfo Pérsico. Se le puede preguntar al Pentágono, como ha hecho este diario, cuál es el número exacto de soldados enviados por EE.UU. a Oriente Próximo. La respuesta siempre es equívoca. Los portavoces ofrecen algunas cifras, siempre divididas por países, y ocultan la mayoría por razones de seguridad. Sumando estimaciones del propio Pentágono, la Casa Blanca y el Capitolio, que aprueba el gasto militar, hay en el arco de comprende desde la costa este del Mediterráneo hasta Afganistán al menos 80.000 soldados de EE.UU. El presupuesto presentado por el ministerio de Defensa en marzo de 2019 contempla gasto para la manutención de 12.000 soldados en Afganistán; 5.800 en Irak y Siria, y 60.000 en otras bases en Qatar, Kuwait y otros. La tensión con Irán, que viene aumentando desde que Trump retirara a EE.UU. unilateralmente del acuerdo de desnuclearización en 2018, sólo ha incrementado el número de soldados en la zona. El Presidente envió un destacamento de 3.500 al golfo Pérsico tras un ataque con drones contra campos petrolíferos saudíes en septiembre, que elevó en otros 3.500 la semana pasada tras ordenar un ataque con misiles contra un general iraní.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">The United States has spent EIGHT TRILLION DOLLARS fighting and policing in the Middle East. Thousands of our Great Soldiers have died or been badly wounded. Millions of people have died on the other side. GOING INTO THE MIDDLE EAST IS THE WORST DECISION EVER MADE...</p>&mdash; Donald J. Trump (@realDonaldTrump) <a href="https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1181905659568283648?ref_src=twsrc%5Etfw">October 9, 2019</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Según los analistas, el único motivo que Trump contempla en este momento para mantener tropas en Oriente Próximo es contener a Irán. Es la razón mediante la cual los generales le han convencido de que le conviene, al menos de momento, no precipitar el repliegue total. Cuando condenó los ataques de Irán contra las bases militares de EE.UU. en Irak, Trump quiso destacar que, desde su punto de vista, ni siquiera asegurar el suministro mundial de petróleo en el Golfo es ya prioridad de EE.UU. «Somos el primer productor de petróleo del mundo. Somos energéticamente independientes, y no necesitamos más petróleo de Oriente Próximo», dijo el presidente. Las referencias al petróleo son constantes en los discursos de Trump sobre asuntos militares. En una entrevista concedida el viernes por la noche a la cadena Fox News, el Presidente dijo que la razón por la que ha aceptado dejar 500 soldados en Siria, tras ordenar un repliegue total que luego abortó, es controlar los campos petrolíferos. «Los únicos soldados que tengo se están llevando el petróleo», dijo el presidente. Preguntado por si de verdad estaba extrayendo petróleo de un país extranjero, algo ilegal, Trump respondió: «No lo sé. Puede que nos lo llevemos. De momento, lo tenemos nosotros» Esas promesas de replegarse han hecho de Trump alguien popular entre los soldados (un 57% le apoya en un sondeo de julio del prestigioso centro Pew), pero menos entre los generales, confundidos al enfrentarse a un Presidente que se resiste a sus recomendaciones de incrementar la presencia militar en Oriente Próximo para contener no sólo a Irán sino el resurgimiento grupos yihadistas sucedáneos de Al Qaeda o el Daesh. Formó Trump en 2017 un Gobierno repleto de generales, en activo o retirados: H.R. McMaster como Consejero de Seguridad Nacional; John Kelly como Secretario de Interior y después Jefe de Gabinete, y John Mattis como secretario de Defensa. Todos han sido despedidos, sustituidos por políticos o disciplinados funcionarios más dóciles y hábiles en ejecutar las órdenes del Presidente. La prueba más evidente de la confusión que Trump ha creado en el Estado Mayor Conjunto es la petición de salida de las tropas de EE.UU. que aprobó el Parlamento de Irak el 6 de enero. El Presidente confirmó que él quiere salirse de Irak. Los generales le convencieron de que eso sería una victoria para Irán, una potencia con milicias desplegadas desde Líbano hasta Afganistán. Trump reculó, pero antes los generales habían mandado una carta a sus homólogos en Bagdad notificándoles movimientos inmediatos de cara a una posible salida a medio plazo. Abochornado, el jefe del Estado Mayor, general Mark Milley, tuvo que pedir disculpas por el error. Según William F. Wechsler, que dirige el centro Rafik Hariri sobre Oriente Próximo en el ?think tank? Atlantic Council, la presidencia de EE.UU. en la zona es importante por varias razones: estabiliza y previene conflictos entre las dos potencias en liza (saudíes e iraníes); refuerza a sus aliados más estrechos, como Israel y Jordania, y asegura el suministro mundial de crudo. Según Wechsler un Oriente Próximo «carente de un liderazgo americano claro y convincente, vería cómo los recursos energéticos son menos seguros; a un Irán más agresivo; una Turquía tentada por sus aspiraciones expansionistas, y mayor poder e influencia de China y Rusia. Otros actores regionales ?socios, competidores y adversarios? se verían libres de cualquier limitación».
10-01-2020 | Fuente: abc.es
El Congreso de EE.UU. aprueba una moción para impedirle a Trump declararle la guerra a Irán
El Partido Demócrata, que controla una de las dos cámaras del Capitolio, aprobó en la noche de este jueves una moción para prohibirle al Presidente de Estados Unidos nuevos ataques contra Irán si no logra antes el permiso del poder legislativo. Ha votado a favor de la resolución una mayoría compuesta por 224 diputados, todos demócratas menos tres republicanos y un independiente. Se han opuesto 194 diputados, todos republicanos menos ocho demócratas. La Casa Blanca había pedido un voto unánime a los republicanos. A pesar del consenso generalizado de que el general iraní Qassem Suleimani era uno de los peores enemigos de EE.UU., responsable de ataques terroristas contra intereses norteamericanos en todo Oriente Próximo que provocaron cientos de muertos, su muerte en un bombardeo ordenado por Donald Trump ha resultado ser muy polémica y divisiva en Washington. En la moción aprobada hoy, «el Congreso instruye al Presidente para que desista del uso de las Fuerzas Armadas de EE.UU. para iniciar hostilidades contra Irán, su Ejército o Gobierno». Tras el ataque contra Suleimani de hace una semana, la Casa Blanca ha afirmado que el Presidente tiene poderes para atacar a terroristas tras varias reformas aprobadas tras los atentados de 2001 contra Washington y Nueva York. Los demócratas disienten, y denuncian que un ataque contra el general de más rango de un país soberano como Irán es distinto a descabezar a Al Qaeda o el Daesh. La moción, que no es vinculante, debe ser ahora ratificada por el Senado. Es preocupante para la Casa Blanca que haya algunos republicanos en esa Cámara que no están satisfechos con las explicaciones dadas por Trump. El miércoles el Presidente envió al Capitolio a informar del ataque contra Suleimani a su ministro de Defensa, Mark Esper, y la directora de la CIA, Gina Haspel. Un senador republicano, Mike Lee, dijo después que los informes de inteligencia que le había ofrecido la Casa Blanca en esa reunión a puerta cerrada son «los peores que he visto nunca, al menos desde el punto de vista militar». Ayer, preguntado por los motivos reales del ataque, Trump dijo que Suleimani «planeaba hacer saltar por los aires nuestra embajada», en referencia a la misión diplomática de EE.UU. en Irak. Sobre la votación de los demócratas, que además trabajan paralelamente en el juicio político [impeachment] para destituir al Presidente, este lamentó este jueves que «es increíble cómo han acabado defendiendo a un monstruo como Suleimani». Trump añadió que no cree que deba pedir permiso al Capitolio para cada ataque «porque decisiones de este tipo se toman en cuestión de segundos». <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">I represent more troops than any other member of this body. I buried one of them earlier today at Arlington. <br><br>If our servicemembers have the courage to fight and die in these wars, Congress ought to have the courage to vote for or against them. <br><br>I?m voting for this resolution. <a href="https://t.co/cSCBG7CmIm">pic.twitter.com/cSCBG7CmIm</a></p>&mdash; Rep. Matt Gaetz (@RepMattGaetz) <a href="https://twitter.com/RepMattGaetz/status/1215398328944545797?ref_src=twsrc%5Etfw">January 9, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Es cierto que la Ley de Poderes de Guerra (1973) establece que el Presidente sólo podrá «declarar la guerra a otro país si antes recibe la aprobación de las dos cámaras del Capitolio». Qué significa «declarar la guerra» ha quedado sujeto a debate en las pasadas décadas. El Capitolio aprobó las guerras de Afganistán e Irak, pero no las operaciones para matar a Osama bin Laden en Pakistán o Abu Bakr al Bagdadi en Siria. Suleimani estaba desde 2007 en la lista de personas sancionadas por actividades terroristas del Tesoro [ministerio de Finanzas] de EE.UU., en concreto por los repetidos ataques de milicias financiadas y armadas por las Brigadas Quds, que comandaba desde Teherán ese mismo general. Según el Presidente, a Suleimani se le mató por sus actividades terroristas, no por ser general en la cúpula militar de Irán. Cuando murió, en Bagdad, se disponía a coordinar, según la Casa Blanca, nuevos ataques contra EE.UU.
03-01-2020 | Fuente: abc.es
El ayatolá Jamenei amenaza a EE.UU. con una «dura venganza» por la muerte del general Soleimani
El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, ha amenazado este viernes a Estados Unidos con una «dura venganza» por la muerte del general iraní Qassen Soleimani, jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria del país, tras un ataque reivindicado por Washington en el aeropuerto de Bagdad. «Una dura venganza está esperando a los criminales que tienen las manos manchadas con su sangre [la de Soleimani] y con la de otros mártires del incidente», ha advertido Jamenei en una declaración retransmitida por la televisión estatal iraní, IRIB. Asimismo, el líder iraní ha alabado a Soleimani y ha declarado tres días de luto en el país. Estados Unidos ha reivindicado este viernes la muerte de Soleimani en un ataque en el aeropuerto de Bagdad «para proteger al personal estadounidense en el extranjero». El Pentágono, que ha especificado que ha sido el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el que ha dirigido el ataque, ha explicado en un comunicado que Soleimani «estaba desarrollando activamente planes para atacar a los diplomáticos estadounidenses en Irak y en toda la región». Washington se ha referido así a las manifestaciones que han tenido lugar en la Embajada de Estados Unidos el martes y el miércoles, motivadas por los bombardeos estadounidenses en Irak y Siria contra la milicia Kataib Hezbolá. Según el comunicado, «Soleimani aprobó los ataques a la Embajada de Estados Unidos». Por su parte, el ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Javad Zarif, ha tildado el ataque estadounidense de «escalada tonta» y «extremadamente peligroso» porque, según ha dicho, Soleimani dirigía «la fuerza más efectiva que lucha contra Estado Islámico, el Frente al Nusra y Al Qaeda». «Estados Unidos es responsable de todas las consecuencias», ha zanjado mediante su cuenta de Twitter, donde también ha calificado el suceso de «terrorismo internacional». Además, el excomandante militar iraní Mohsén Rezaí ha asegurado en la misma red social que Irán se vengará «con contundencia» de Washington. Situación agravada La situación en Bagdad se ha agravado tras las manifestaciones que han tenido lugar en la Embajada de Estados Unidos el martes y el miércoles, que forzaron a las fuerzas de seguridad a emplear gases lacrimógenos para dispersarlas, mientras la multitud coreaba «Muerte a América». Algunas zonas de las instalaciones fueron incendiadas y algunos manifestantes intentaron escalar el muro del recinto. En este contexto, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, advirtió el miércoles de que Estados Unidos iniciaría «acciones preventivas para proteger a las fuerzas estadounidenses». Las protestas se desarrollaron en respuesta a los bombardeos estadounidenses en Irak y Siria contra la milicia Kataib Hezbolá, a la que se acusa de estar detrás de la muerte de un ciudadano norteamericano la semana pasada en un ataque.
03-01-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. mata al general iraní Soleimani en un ataque aéreo sobre el aeropuerto de Bagdad
Estados Unidos ha matado al general iraní Qassem Soleimani, líder de las fuerzas de élite Quds de la Guardia Revolucionaria y arquitecto de la expansión militar y diplomática de la República Islámica en Oriente Próximo, en un ataque aéreo en la madrugada de este viernes sobre el aeropuerto de Bagdad, han confirmado tanto el Pentágono como Teherán. La muerte de Soleimani representa el punto de no retorno en la escalada de tensión regional y la «guerra en las sombras» entre Irán y Estados Unidos y sus aliados en la zona, principalmente Israel y Arabia Saudí, que se preparan para una campaña de «ojo por ojo» en la región. Por otra parte, una fuente del aeropuerto de Bagdad confirmó a Efe el fallecimiento de Al Mohandes en un ataque que tuvo lugar cerca de esas instalaciones, a las afueras de la capital, y que dejó dos vehículos VIP calcinados. Según la fuente, que pidió el anonimato, otras siete personas perecieron, incluidas dos de nacionalidad iraní. El Departamento de Estado de Estados Unidos ha instado este viernes a sus ciudadanos en Irak a dejar «inmediatamente» el país debido al recrudecimiento de las tensiónes en la región.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="und" dir="ltr"><a href="https://t.co/VXeKiVzpTf">pic.twitter.com/VXeKiVzpTf</a></p>&mdash; Donald J. Trump (@realDonaldTrump) <a href="https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1212924762827046918?ref_src=twsrc%5Etfw">January 3, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> El Pentágono, que ha especificado que ha sido el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el que ha dirigido el ataque, ha explicado en un comunicado que Soleimani «estaba desarrollando activamente planes para atacar a los diplomáticos estadounidenses en Irak y en toda la región». Washington se ha referido así a las manifestaciones que han tenido lugar en la Embajada de Estados Unidos el martes y el miércoles, motivadas por los bombardeos estadounidenses en Irak y Siria contra la milicia Kataib Hezbolá. Según el comunicado, «Soleimani aprobó los ataques a la Embajada de Estados Unidos». Asimismo, Estados Unidos ha insistido en que el objetivo del ataque era «disuadir futuros planes de ataque iraníes». «Estados Unidos continuará tomando las medidas necesarias para proteger a nuestra gente y nuestros intereses en cualquier parte del mundo», ha concluido el Pentágono. «Escalada tonta y extremadamente peligrosa» Por su parte, el ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Javad Zarif, ha tildado el ataque estadounidense de «escalada tonta" y «extremadamente peligroso» porque, según ha dicho, Soleimani dirigía «la fuerza más efectiva que lucha contra Estado Islámico, el Frente al Nusra y Al Qaeda». El anuncio de la muete de Soleimani en la televisión iraní estuvo acompañado por las lágrimas del portavoz de la Guardia Revolucionaria iraní.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Iranian Revolutionary Guards spokesman Ramadan Sharif breaks down on live TV over the news that Soleimani was killed | <a href="https://t.co/lPEHakbvlg">pic.twitter.com/lPEHakbvlg</a></p>&mdash; Mike (@Doranimated) <a href="https://twitter.com/Doranimated/status/1213030968937910272?ref_src=twsrc%5Etfw">January 3, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Junto a Soleimani ha muerto el sublíder de la coalición de milicias mayoritariamente chiíes iraquíes Unidades de Movilización Popular, Abu Mahdi al Muhandis. Así lo ha confirmado un portavoz de la milicia, conocida en árabe como Al Hashd al Shaabi, según ha informado la cadena de televisión Al Arabiya, que ha agregado que en el ataque habrían muerto al menos siete personas, cuatro de nacionalidad iraquí y tres de nacionalidad libanesa. El portavoz, identificado por la cadena de televisión como Ahmed al Asadi, ha acusado a Estados Unidos e Israel del ataque. Previamente, el mismo medio ha confirmado que las Unidades de Movilización Popular han anunciado también la muerte de su director de Relaciones Públicas, Muhamad al Jabri, en el mismo ataque. Horas antes, el Centro de Información de Seguridad de Irak ha comunicado que varias personas han resultado heridas tras el impacto de tres misiles cerca del aeropuerto de Bagdad, que ha sido cerrado. También se ha interrumpido la circulación aérea en la capital iraquí. El comunicado de las autoridades iraquíes, acompañado de varias fotografías, ha agregado que los misiles han caído cerca de la sala de carga y han provocado el incendio de dos vehículos. Por su parte, la cadena de televisión Al Sumaria ha informado de que los misiles han caído en un campamento y que entre las personas heridas hay dos soldados. Además, ha indicado que «uno de los misiles ha caído cerca de un edificio perteneciente a las fuerzas de la coalición internacional». La situación en Bagdad se ha agravado tras las manifestaciones que han tenido lugar en la Embajada de Estados Unidos el martes y el miércoles, que forzaron a las fuerzas de seguridad a emplear gases lacrimógenos para dispersarlas, mientras la multitud coreaba «Muerte a América». Algunas zonas de las instalaciones fueron incendiadas y algunos manifestantes intentaron escalar el muro del recinto. Las protestas se desarrollaron en respuesta a los bombardeos estadounidenses en Irak y Siria contra la milicia Kataib Hezbolá, a la que se acusa de estar detrás de la muerte de un ciudadano norteamericano la semana pasada en un ataque. «Disuadir los planes de Irán» El Pentágono afirmó este jueves que el ataque en el que murieron el vicepresidente de las milicias chiíes iraquíes Multitud Popular, Abu Mahdi al Mohandes, y Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución de Irán, en Bagdad buscaba «disuadir» futuros planes de Irán. «El general Soleimani estaba desarrollando activamente planes para atacar a los diplomáticos y miembros del servicio estadounidenses en Irak y en toda la región», señaló el Pentágono en un comunicado citado por medios locales.
03-01-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. mata al general iraní Suleimani en un ataque aéreo sobre el aeropuerto de Bagdad
Estados Unidos ha matado al general iraní Qassem Suleimani, líder de las fuerzas de élite Quds de la Guardia Revolucionaria y arquitecto de la expansión militar y diplomática de la República Islámica en Oriente Próximo, en un ataque aéreo en la madrugada de este viernes sobre el aeropuerto de Bagdad, han confirmado tanto el Pentágono como Teherán. La muerte de Suleimani representa el punto de no retorno en la escalada de tensión regional y la «guerra en las sombras» entre Irán y Estados Unidos y sus aliados en la zona, principalmente Israel y Arabia Saudí, que se preparan para una campaña de «ojo por ojo» en la región. Por otra parte, una fuente del aeropuerto de Bagdad confirmó a Efe el fallecimiento de Al Mohandes en un ataque que tuvo lugar cerca de esas instalaciones, a las afueras de la capital, y que dejó dos vehículos VIP calcinados. Según la fuente, que pidió el anonimato, otras siete personas perecieron, incluidas dos de nacionalidad iraní. El Departamento de Estado de Estados Unidos ha instado este viernes a sus ciudadanos en Irak a dejar «inmediatamente» el país debido al recrudecimiento de las tensiónes en la región.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="und" dir="ltr"><a href="https://t.co/VXeKiVzpTf">pic.twitter.com/VXeKiVzpTf</a></p>&mdash; Donald J. Trump (@realDonaldTrump) <a href="https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1212924762827046918?ref_src=twsrc%5Etfw">January 3, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> El Pentágono, que ha especificado que ha sido el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el que ha dirigido el ataque, ha explicado en un comunicado que Soleimani «estaba desarrollando activamente planes para atacar a los diplomáticos estadounidenses en Irak y en toda la región». Washington se ha referido así a las manifestaciones que han tenido lugar en la Embajada de Estados Unidos el martes y el miércoles, motivadas por los bombardeos estadounidenses en Irak y Siria contra la milicia Kataib Hezbolá. Según el comunicado, «Soleimani aprobó los ataques a la Embajada de Estados Unidos». Asimismo, Estados Unidos ha insistido en que el objetivo del ataque era «disuadir futuros planes de ataque iraníes». «Estados Unidos continuará tomando las medidas necesarias para proteger a nuestra gente y nuestros intereses en cualquier parte del mundo», ha concluido el Pentágono. «Escalada tonta y extremadamente peligrosa» Por su parte, el ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Javad Zarif, ha tildado el ataque estadounidense de «escalada tonta" y «extremadamente peligroso» porque, según ha dicho, Soleimani dirigía «la fuerza más efectiva que lucha contra Estado Islámico, el Frente al Nusra y Al Qaeda». El anuncio de la muete de Soleimani en la televisión iraní estuvo acompañado por las lágrimas del portavoz de la Guardia Revolucionaria iraní.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Iranian Revolutionary Guards spokesman Ramadan Sharif breaks down on live TV over the news that Soleimani was killed | <a href="https://t.co/lPEHakbvlg">pic.twitter.com/lPEHakbvlg</a></p>&mdash; Mike (@Doranimated) <a href="https://twitter.com/Doranimated/status/1213030968937910272?ref_src=twsrc%5Etfw">January 3, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Junto a Soleimani ha muerto el sublíder de la coalición de milicias mayoritariamente chiíes iraquíes Unidades de Movilización Popular, Abu Mahdi al Muhandis. Así lo ha confirmado un portavoz de la milicia, conocida en árabe como Al Hashd al Shaabi, según ha informado la cadena de televisión Al Arabiya, que ha agregado que en el ataque habrían muerto al menos siete personas, cuatro de nacionalidad iraquí y tres de nacionalidad libanesa. El portavoz, identificado por la cadena de televisión como Ahmed al Asadi, ha acusado a Estados Unidos e Israel del ataque. Previamente, el mismo medio ha confirmado que las Unidades de Movilización Popular han anunciado también la muerte de su director de Relaciones Públicas, Muhamad al Jabri, en el mismo ataque. Horas antes, el Centro de Información de Seguridad de Irak ha comunicado que varias personas han resultado heridas tras el impacto de tres misiles cerca del aeropuerto de Bagdad, que ha sido cerrado. También se ha interrumpido la circulación aérea en la capital iraquí. El comunicado de las autoridades iraquíes, acompañado de varias fotografías, ha agregado que los misiles han caído cerca de la sala de carga y han provocado el incendio de dos vehículos. Por su parte, la cadena de televisión Al Sumaria ha informado de que los misiles han caído en un campamento y que entre las personas heridas hay dos soldados. Además, ha indicado que «uno de los misiles ha caído cerca de un edificio perteneciente a las fuerzas de la coalición internacional». La situación en Bagdad se ha agravado tras las manifestaciones que han tenido lugar en la Embajada de Estados Unidos el martes y el miércoles, que forzaron a las fuerzas de seguridad a emplear gases lacrimógenos para dispersarlas, mientras la multitud coreaba «Muerte a América». Algunas zonas de las instalaciones fueron incendiadas y algunos manifestantes intentaron escalar el muro del recinto. Las protestas se desarrollaron en respuesta a los bombardeos estadounidenses en Irak y Siria contra la milicia Kataib Hezbolá, a la que se acusa de estar detrás de la muerte de un ciudadano norteamericano la semana pasada en un ataque. «Disuadir los planes de Irán» El Pentágono afirmó este jueves que el ataque en el que murieron el vicepresidente de las milicias chiíes iraquíes Multitud Popular, Abu Mahdi al Mohandes, y Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución de Irán, en Bagdad buscaba «disuadir» futuros planes de Irán. «El general Soleimani estaba desarrollando activamente planes para atacar a los diplomáticos y miembros del servicio estadounidenses en Irak y en toda la región», señaló el Pentágono en un comunicado citado por medios locales.
30-12-2019 | Fuente: abc.es
Condenan a muerte al hombre que apuñaló a actores españoles durante una actuación en Arabia Saudí
El Tribunal Penal de Arabia Saudí condenó hoy a muerte a un hombre acusado de atacar a artistas de una compañía española de teatro cuando actuaban en Riad el pasado noviembre, informó la televisión oficial Al Ijbariya. La corte sentenció a otra persona a doce años y medio de cárcel por ayudar al acusado a cometer el crimen, agregó la cadena. El 19 de diciembre dio comienzo el juicio contra el condenado hoy a muerte, cuya identidad no ha sido desvelada, por actos terroristas e intento de impedir la organización y celebración de actividades de ocio en este país ultraconservador. El hombre, que según Al Ijbariya es de nacionalidad yemení, atacó con un cuchillo a los actores dmientras estaban en el escenario e hirió a tres de ellos. Según la televisión, el ataque fue llevado a cabo por orden de Al Qaeda en la Península Arábiga, una de las filiales más peligrosas de la red terrorista que tiene su base en el Yemen y ha perpetrado atentados más allá de las fronteras de este país. El periódico saudí «Okaz» detalló entonces que el autor de los hechos era un inmigrante «ilegal de nacionalidad yemení», que contó con la ayuda de un cómplice de la misma nacionalidad que residía legalmente en el país. El ataque se produjo en el parque Rey Abdulá, donde actuó la compañía, española según confirmó posteriormente el Gobierno de este país, durante un festival cultural organizado por las autoridades saudíes. Arabia Saudí ha sido escenario de ataques con drones desde el Yemen, país donde interviene al frente de una alianza militar en favor del Gobierno de Abdo Rabu Mansur Hadi, pero es poco común que sea objetivo de atentados terroristas por parte de organizaciones internacionales. En el reino sí se producen ataques terroristas de forma esporádica y con alcance limitado, casi siempre contra las fuerzas de seguridad. El resurgimiento del ocio y la cultura en Arabia Saudí tiene lugar después de décadas de prohibiciones por las rígidas normas islámicas, que llevaron al veto de las salas de cine y de música, entre otros puntos.