Infortelecom

Noticias de al qaeda

08-07-2020 | Fuente: abc.es
Descubren al menos 180 cadáveres en fosas comunes en Burkina Faso
Al menos 180 cuerpos han sido descubiertos en varias fosas comunes en Djibo, una ciudad ubicada en el norte de Burkina Faso. Human Rights Watch (HRW) ha denunciado que las fuerzas de seguridad del Gobierno podrían estar involucradas en estos crímenes cuyas víctimas son, en su mayoría, hombres pertenecientes a una etnia de pastores tradicionalmente nómadas (Fulani). Según los analistas, los grupos terroristas suelen reclutar a miembros de la comunidad fulani por lo que los soldados, a menudo, arremeten contra estas aldeas a modo de represalia. «La evidencia disponible sugiere que las fuerzas gubernamentales estuvieron involucradas en ejecuciones extrajudiciales masivas», reza el informe de HRW, publicado el miércoles. Los testigos explicaron a la organización no gubernamental de derechos humanos que los cuerpos -algunos de los cuales tenían los ojos vendados y las manos atadas- fueron abandonados en grupos a lo largo de carreteras principales, debajo de puentes o en campos de la localidad de Djibo. Según HRW, los asesinatos tuvieron lugar entre noviembre de 2019 y el mes de junio, aunque la mayoría de los cuerpos no fueron enterrados hasta principios de marzo, después de que los residentes convencieron a las autoridades de que los cadáveres representaban un peligro para la salud pública. Campo de exterminio La directora de HWR en Shael, Corinne Dufka, urge al Gobierno a que los responsables sean procesados: «Las autoridades de Burkina Faso necesitan descubrir con urgencia quién convirtió a Djibo en un 'campo de exterminio'». Una petición que podría volver a caer en saco roto. Por su parte, el Gobierno ha dicho que investigará los hechos, a pesar de que su ministra de Defensa, Moumina Cheriff Sy, intenta tirar balones fuera. Según ésta, los asesinatos podrían haber sido cometidos por grupos de yihadistas que vestían uniformes robados del Ejército. Es más, la ministra dice que para la población es difícil distinguir entre grupos terroristas y las fuerzas de defensa: «Son expertos cuando se trata de sembrar confusión y parecer miembros de las fuerzas armadas para la población». Sin embargo, esta versión parece improbable, puesto que la región está controlada por los militares y, por tanto, los grupos terroristas no suelen actuar en esta zona. Burkina Faso ha estado luchando contra grupos militantes con vínculos con Al Qaeda y el Estado Islámico desde 2017. El conflicto, que también afecta a Níger y Mali, ha dejado a miles de civiles asesinados a manos de los terroristas, de las fuerzas de seguridad y los bandidos, y cerca un millón de personas han huido de sus hogares en los últimos cuatro años. En los últimos meses, las fuerzas gubernamentales han intensificado los ataques contra civiles en estos tres países del Sahel. El aumento de las denuncias de abusos cometidos por parte de soldados ha llevado a los líderes de la Unión Europea y del Sahel a advertir que aquellos militares declarados culpables de abusos contra los derechos humanos serán castigados severamente.
06-06-2020 | Fuente: abc.es
Multitudinaria manifestación en Washington contra el racismo y contra Trump
Puño en alto, boca tapada para prevenir el contagio de coronavirus, una gigantesca multitud desciende este sábado sobre la Casa Blanca en varias manifestaciones que en principio se convocaron para repudiar el racismo, pero que han acabado siendo en realidad un clamoroso rechazo de la presidencia de Donald Trump, quien, ante la peor oleada de disturbios de la historia reciente de Estados Unidos, ha convertido la Casa Blanca y sus calles aledañas en una fortaleza rodeada de barricadas y protegida por cientos de antidisturbios y soldados. Miles de personas se han congregado ante la residencia presidencial. «George Floyd», gritaba esta tarde una multitud que se concentró en el Capitolio, repitiendo el nombre del hombre de raza negra que el 25 de mayo murió en Mineápolis bajo custodia policial, después de que un agente le hincara su rodilla sobre el cuello durante casi nueve minutos. «¡No puedo respirar!», decían después los manifestantes, repitiendo las últimas palabras de Floyd antes de desmayarse, grabadas en los móviles de varios testigos y difundidas después en redes sociales. Manifestantes en los alrededores de la Casa Blanca - DAVID ALANDETE Ha pasado ya una semana desde que comenzaran las concentraciones de protesta contra el racismo frente a la Casa Blanca, acompañadas de noches insomnes de saqueos, incendios y demás actos vandálicos. En estos días, el Ejército se ha desplegado en las calles de una capital bajo toque de queda, algo hasta ahora impensable. Vehículos militares bloquean los accesos a la Casa Blanca. Soldados uniformados vigilan las escaleras del monumento a Lincoln. Algunas noches, helicópteros de combate han dispersado a los manifestantes, volando tan bajo que hasta han quebrado ramas de árboles. Miles de personas ante la Casa Blanca - DAVID ALANDETE La militarización de su respuesta a los disturbios ha enfrentado a Trump a las autoridades de Washington, una ciudad que en realidad es un distrito federal y está bajo la supervisión directa del Gobierno central de la nación. La alcaldesa, la demócrata Muriel Bowser, afroamericana como muchos de los manifestantes, le ha exigido a Trump que ordene el repliegue de los soldados. Este se ha negado y ella ha respondido autorizando que en el asfalto de la Calle 16, que desemboca directamente en la columnata delantera de la Casa Blanca, se pinten unas gigantescas letras amarillas en las que se lee claramente: «Las vidas negras también importan». GALERÍA Vea la galería completa (9 imágenes) La decisión del presidente de involucrar al Pentágono y al Estado Mayor Conjunto en una operación antidisturbios en la capital del país le ha provocado también desavenencias con destacados miembros de su partido. Varios exministros, incluido su primer secretario de Defensa, James Mattis, y su segundo jefe de gabinete, John Kelly, ambos respetados generales del Marine Corps, le han criticado abiertamente, acusándole de falta de madurez y de dividir a la nación, en lugar de unirla. De forma similar se han manifestado la primera mujer de raza negra que fue jefa de la diplomacia norteamericana, Condoleezza Rice, y el anterior presidente republicano, George W. Bush. Manifestantes en las inmediaciones de la Casa Blanca - DAVID ALANDETE Símbolos nacionales Cuando cayó la tarde de este sábado, al menos seis marchas comenzaron a avanzar hacia la residencia del presidente desde diversos puntos de la capital, entre ellos los símbolos más importantes de la historia de este país, escenarios de la lucha por la igualdad racial: la Corte Suprema, que primero legitimó y después prohibió la segregación racial; el Capitolio, que aprobó la Ley de Derechos Civiles en 1964; el monumento a Lincoln, el presidente que ganó la guerra al sur confederado y esclavista. Y aunque en principio estas manifestaciones eran todas para condenar el racismo y pedir medidas para acabar con la brutalidad policial contra las personas de raza negra y otras minorías, pronto se han convertido en una condena integral a Trump. «Lleva años diciendo que quería construir un muro para que no entraran los inmigrantes, y cuatro años después lo único que ha construido es un muro alrededor de la Casa Blanca», decía a las puertas de esta Sarah Jones, una joven de 28 años de raza negra, camarera en paro por la pandemia, con una pancarta en la que se leía «Bunker Baby». Dos manifestantes en las inmediaciones de la Casa Blanca - DAVID ALANDETE Así, y con otras variantes con la palabra «bunker», llaman muchos de estos manifestantes a Trump porque el viernes pasado, durante la primera manifestación ante la Casa Blanca, el Servicio Secreto decidió bajarle a él y a su familia al famoso bunker en el que se refugió el vicepresidente Dick Cheney el 11 de septiembre de 2001 durante los atentados terroristas de Al Qaeda contra Nueva York y Washington. Visiblemente molesto, siempre preocupado por su imagen, Trump ha dicho después que sólo bajó al bunker «para inspeccionarlo». DAVID ALANDETE Su preocupación por mostrar fuerza y dureza llevó al presidente a dar un breve discurso a la nación el lunes en el que se proclamó «el presidente de la ley y el orden» para, acto seguido, hacer algo normalmente impensable: salir por las puertas delanteras de la Casa Blanca, cruzar la verja, y acercarse a una iglesia cuyos bajos había sido quemados el día antes. Para que pudiera dar ese breve paseo ?tres minutos como mucho? los antidisturbios cargaron contra los manifestantes, usando granadas aturdidoras, gas pimienta y pelotas de goma.
06-06-2020 | Fuente: abc.es
Francia anuncia la muerte del líder de Al Qaeda en el Magreb Islámico en una operación en el norte de Malí
El Gobierno de Francia anunció este viernes la muerte del líder de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), Abdelmalek Drukdel, en una operación llevada a cabo el miércoles en el norte de Malí que se ha saldado también con la muerte de «muchos de sus colaboradores más próximos». La ministra de Defensa francesa, Florence Parly, ha detallado que «las Fuerzas Armadas francesas, con el apoyo de sus socios, neutralizaron al emir de AQMI» en la operación, antes de recordar que Drukdel es «miembro del comité directivo de Al Qaeda y comandante de los grupos "qaidistas" en el norte de África y la franja saheliana». AQMI es parte integrante de la coalición yihadista Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes, junto con los grupos Ansar Dine, el Frente de Macina y Al Murabitún, este último encabezado por el destacado yihadista argelino Mojtar Belmojtar. En este sentido, Parly ha indicado que «JNIM es uno de los principales grupos terroristas activos en el Sahel» y ha agregado que «las operaciones contra Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS), la otra gran amenaza terrorista en la región, también continúan». La ministra ha desvelado en este sentido que las fuerzas francesas capturaron el 19 de mayo a Mohamed el Mrabat, un alto cargo del ISGS, antes de aplaudir a «todos los que han permitido y llevado a cabo estas operaciones audaces, que suponen duros golpes a estos grupos terroristas». «Nuestras fuerzas, en cooperación con los socios del G5 del Sahel, seguirán persiguiéndoles sin descanso», ha sostenido Parly, quien ha recordado que en la cumbre de enero en Pau se acordó una mayor coordinación en materia antiterrorista. «Este combate es esencial para la paz y la estabilidad en la región», ha remachado. Drukdel, conocido también como Abú Musab Abdeluadud, ascendió en las filas del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) -germen de AQMI- a su vuelta a Argelia tras la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética. El yihadista estaba incluido en la lista de sanciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas desde agosto de 2007 por su pertenencia a AQMI y su papel en la «financiación, planificación, facilitación, preparación o comisión de actos o actividades ejecutados por esa entidad o realizados en o bajo su nombre, junto con ella o en apoyo de ella». Jura de lealtad a Bin Laden Drukdel, quien mantuvo en el pasado fuertes lazos con Abú Musab al Zarqaui, juró lealtad al fallecido líder de Al Qaeda Usama bin Laden en septiembre de 2006 y confirmó en enero de 2007 que, por ello, el GSPC pasaba a llamarse AQMI. El grupo perpetró meses después una serie de atentados contra la sede del Gobierno y varios edificios públicos en la capital argelina, Argel, que se saldaron con más de 30 muertos y cerca de 250 heridos. Drukdel abogó además por el llamamiento de argelinos y extranjeros para financiar las actividades de AQMI. El yihadista, condenado a cadena perpetua en rebeldía por un tribunal argelino por su relación con Al Qaeda, incrementó el área de operaciones de AQMI hacia el norte de Malí desde 2011 a través de su alianza con Iyad ag Gali, líder de Ansar Dine, lo que posteriormente derivaría en el surgimiento del JNIM, encabezado por Ag Gali. El anuncio de la muerte de Drukdel ha llegado cerca de tres meses después de que el JNIM se mostrara dispuesto a participar en negociaciones con el Gobierno de Malí en caso de que las tropas de Francia y Naciones Unidas abandonen el país, si bien por el momento no hay confirmación oficial sobre su inicio. Asimismo, AQMI abogó por negociaciones con todos los países del G5 del Sahel y el propio Drukdel se mostró además favorable a aceptar una tregua reclamada por un destacado imán de Malí, Mahmoud Dicko, expresidente del Alto Consejo Islámico de Malí. Malí, al igual que otros países del Sahel, ha venido registrando en los últimos meses un número creciente de ataques yihadistas obra tanto de la filial de Al Qaeda en la región como de la de Estado Islámico, lo cual ha hecho además aumentar la violencia intercomunitaria y provocado el desplazamiento de decenas de miles de personas.
06-06-2020 | Fuente: abc.es
Francia anuncia la muerte del líder de Al Qaeda en el Magreb Islámico
La muerte de Abdelmalek Droukdal, jefe de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI), en Malí, marca un jalón importante en la Guerra del Sahel, pero hace más visible la propagación indefinida de un conflicto que enfrenta a cinco Estados: Mali, Níger, Mauritaria, Burkina Faso y Chad, apoyados por Francia y sus aliados, con una nebulosa cambiante de grupúsculos salafistas, practicando una «guerra santa» subversiva y mafiosa. Florence Parly, ministra francesa de la Defensa, se ocupó personalmente de la comunicación política de la muerte de Droukdal, ejecutado a tiros, en Malí, por un comando del ejército de tierra y varios helicópteros del arma aérea, que habría contado con información sensible compartida por los satélites militares franceses y norteamericanos. A juicio de Parly, la muerte de Droukdal es «un gran éxito» en la «lucha conjunta de Francia, sus aliados europeos y africanos por la paz y la estabilidad en la región». También explicó que el 19 de mayo tropas francesas habían capturado a Mohamed el Mrabat, veterano yihadista y uno de los responsables del Daesh en el Gran Sahara (EIGS), «la otra gran amenaza terrorista» en la zona. Droukdal pertenecía a una generación de yihadistas que comienzan a «jubilarse», muertos, asesinados, o sustituidos por nuevos líderes emergentes. Se trata de líderes mauritanos y argelinos curtidos en una guerra civil que se transformó en guerra santa islámica, en el desierto del Sahel durante los últimos veinte años. Droukdal se «educó» en los sucesivos grupúsculos salafistas partidarios de la guerra santa revolucionaria, que terminaría integrándose en la franquicia de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI). Durante la última década han aparecido otros grupúsculos salafistas, terroristas, yihadistas, en las fronteras de Mali, Burkina Faso y Níger, el «triángulo» más ensangrentado de la Guerra del Sahel, donde se cruzan bandas armadas de toda el África occidental. Siendo, siempre, la franquicia mayoritaria y más «influyente» en el Sahel, AQMI había perdido su liderazgo absoluto, y continúa en guerra con el Daesh en el Gran Sahara (EIGS), el segundo y más temible grupúsculo yihadista en África occidental. Presencia de Francia Eliminando físicamente a Abdelmalek Droukdal, Francia acelera un cambio generacional. Están desapareciendo los veteranos del yihadismo argelino y mauritano, con quienes intentaban negociar todos los gobiernos de África occidental, apoyados por Francia.Muerto Droukdal, AQMI sufre la pérdida de un líder histórico. Esa batalla perdida por la organización yijadista deja en suspenso la evolución de la crisis de fondo. La seguridad territorial y económica de Mali, Burkina Faso y Níger estaría amenazada gravemente sin la presencia militar de Francia en la región, donde tiene importantes intereses en minas de uranio, de rentabilidad comercial discutible pero de evidente importancia estratégica. Esos Estados habían intentado alguna forma de «negociación» con AQMI. Ahora, se abre un periodo de transición que el coronel Frédéric Barbry, portavoz del ejército francés, resume de este modo: «Hemos obtenido un gran triunfo contra AQMI, pero nuestro enemigo principal es hoy el Daesh en el Gran Sahara (EIGS), menos proclive a ninguna negociación. La eliminación de Droukdal es solo una parte, un capítulo, de una situación que tiene otros frentes, militares y diplomáticos. Podemos y debemos estar satisfechos de la operación contra Al Qaida en el Magreb Islámico, pero debemos relanzar la ?presión? contra el Daesh en el Gran Sahara».
31-05-2020 | Fuente: abc.es
Al menos 19 muertos y tres heridos por la explosión de una mina al paso de un minibús cerca de Mogadiscio
Al menos 19 personas han muerto y otras tres han resultado heridas por la explosión este domingo de una mina al paso de un minibús repleto de pasajeros en la región somalí de Bajo Shabelle, según han confirmado fuentes policiales a BBC Somali. La mayoría de los fallecidos eran mujeres que se dedicaban al comercio de vegetales, según ha confirmado el propietario del minibús, Mohamed Hasán, a la agencia DPA. En torno a 22 personas se encontraban en el interior del vehículo en el momento de la explosión. El vehículo circulaba por la carretera entre la capital, Mogadiscio, y la localidad de Afgoye cuando le alcanzó la explosión, sin que hasta ahora ningún grupo haya asumido la responsabilidad del suceso. El grupo terrorista Al Shabaab suele colocar minas a lo largo de esta carretera, ruta habitual de las fuerzas somalíes y de la misión de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM). Somalia hace frente a un aumento del número de ataques por parte de la milicia islamista Al Shabaab -vinculada a la organización terrorista Al Qaeda-, tanto en la capital como en otras zonas del sur del país. Ante ello, Estados Unidos ha incrementado sus bombardeos contra el grupo.
18-05-2020 | Fuente: abc.es
Asesinan a dos adolescentes en Pakistán por ser vistas con un hombre ajeno a su familia
Dos chicas adolescentes han sido asesinadas por sus propias familias en Pakistán debido a una presunta «cuestión de honor», según el término que emplean en el país, al haber sido identificadas acompañando a un joven. «Hemos comenzado a investigar este caso como un presunto asesinato por honor», ha declarado el agente responsable del caso, Draz Khan. El incidente tuvo lugar en la localidad de Razmak, en Waziristán del Norte, un antiguo refugio de Al Qaeda y los talibán. Un vídeo publicado en redes sociales mostraba al joven y a tres chicas al aire libre. Estas imágenes podrían haber sido una prueba de la violación de una costumbre tradicional que impide a las jóvenes de algunas comunidades ser vistas en público con un hombre ajeno a su familia. La Policía cree que las familias de las chicas, de 16 y 18 años de edad, mataron a las dos jóvenes y enterraron sus cuerpos. El joven y la tercera chica están en paradero desconocido. Cada año cientos de chicas son asesinadas en el país por estos llamados «crímenes de honor», cuyo peligro se ha acentuado en las últimas semanas por las medidas de confinamiento ante el coronavirus, que ha originado enormes tensiones domésticas en muchos hogares del país.
13-05-2020 | Fuente: abc.es
Un diputado de la Liga califica de «neoterrorista» a la cooperante italiana convertida al islam en su secuestro
La Italia unida por el coronavirus se ha dividido sobre la cooperante Silvia Romano, a la que se le han dedicado los peores insultos, incluso en el Parlamento, donde un diputado de la Liga la ha llamado «neoterrorista». Una increíble polémica se ha desatado en todos los medios sobre la joven, de 24 años, secuestrada en Kenia el 20 de noviembre 2018 por la banda terrorista de Al Shabaab, un grupo somalí afiliado a Al Qaeda. Fue liberada el pasado sábado por los servicios secretos italianos, con la colaboración de sus colegas turcos y somalíes, tras pagar un rescate que, según los medios italianos, fue de 2 a 4 millones de euros. Desde su llegada el domingo al aeropuerto romano de Ciampino, donde fue recibida por el primer ministro, Giuseppe Conte, y el titular de Exteriores, Luigio Di Maio, no han cesado la polémica y los insultos, porque Romano apareció vestida de musulmana, con larga túnica verde que le cubría la cabeza, confesando que se había convertido al islam, sin ser obligada por sus secuestradores, y que se había cambiado el nombre de Silvia por el de Aisha. «Para comprar armas» Después de un larguísimo interrogatorio por un magistrado y los servicios antiterrorismo durante la tarde del domingo y la mañana del lunes en Roma, Silvia Aisha Romano llegó a su casa de Milán entre largos aplausos de amigos y vecinos, que le dieron la bienvenida. La noticia de su conversión al Islam y el pago de su rescate generó una ola de odio, incluyendo amenazas de muerte, que obligó a la policía abrir una investigación. Los periódicos dedican páginas y páginas a la polémica, que tiene diversas vertientes. Entre los comentarios más amargos ha estado el del concejal regional de Abruzos de la Liga, Simone Angelosante: «Nunca oí hablar de un judío que regresó del campo de concentración con su uniforme de las SS». Una frase que incluso la Liga tuvo que rechazar. El diario La Repubblica ha publicado una entrevista con el portavoz del grupo terrorista Al Shabab, Ali Dehere, quien, entre otras cosas, afirma: «Con el dinero del rescate nos financiamos y compramos armas. Silvia Romano se ha convertida porque ha visto con sus ojos un mundo mejor del que conocía anteriormente». En realidad, estos extremistas que han tenido secuestrada a la joven cooperante durante 18 meses son unos asesinos sanguinarios y despiadados, un grupo histórico yihadista somalí, especializado en atentados, homicidios, violaciones, contrabando y guerrilla. El infierno de la joven Silvia Romano ha contado al magistrado cómo fueron sus 536 días de prisionera de los terroristas, desde el momento en que fue secuestrada, sin ver nunca una mujer: «El viaje por la selva fue terrible caminando durante un mes. Me cortaron el pelo porque tuvimos que pasar entre zarzas. Estaba aterrada. Hacía calor, pero luego hacía frío por la noche y dormimos al aire libre. Me dieron ropa e incluso algunas mantas. Tuvimos que cruzar un río. El fango me llegaba a la cintura. Después me enteré de que habíamos estado caminando durante un mes». Silvia fue trasladada de casa en varias ocasiones, siempre sola, vigilada siempre por tres carceleros que se presentaban con la cara tapada: «Cuando llegué a la primera casa, me encerraron en una habitación, dormí en un colchón de paja. Me dieron de comer y nunca me trataron mal, no me encadenaron ni me golpearon. No fui violada. Pero pedí un cuaderno. Quería controlar el tiempo, saber cuándo era de día y cuando caía la noche. Quería escribirlo todo. También pedí poder leer libros. Me dieron el Corán, en árabe y en italiano, entre otros libros. Al pasar el tiempo, temía que mi familia me creyera muerta». Teniendo en cuenta las terribles condiciones físicas y psicológicas del secuestro, muchos especialistas dan poco valor a su conversión al Islam y no la consideran creíble. A este respecto, la madre de Silvia Romano ha declarado: «Probad a mandar a un familiar allí y veréis si no vuelve convertido. Tratamos de olvidar, de cerrar un capítulo y abrir otro». División y odio Frente al odio y los insultos de todo tipo lanzados en las redes sociales, en defensa de Silvia Romano ha intervenido la Iglesia. El presidente de la Conferencia Episcopal, cardenal Gualtiero Bassetti, ha manifestado: «Sentimos a Silvia como nuestra hija. Ha corrido enormes peligros, ha tenido coraje y fuerza de ánimo que la han salvado. Es una joven impulsada por fuertes motivaciones religiosas y humanitarias que le ayudaron a sobrevivir». Otros no piensan como el cardenal y han arremetido ferozmente contra Romano. Es el caso del diputado Alessandro Pagano, de la Liga, quien esta mañana en el Parlamento la ha definido «neoterrorista»: «Ha vuelta una neoterrorista, porque esto es Al Shabab», ha dicho Pagano, suscitando fuertes protestas en la Cámara. Varios diputados han calificado de «inaceptables» sus palabras. El presidente de la Cámara de Diputados, Roberto Fico, ha respondido también a Pagano: «Son palabras violentas contra quien ha vivido un infierno». Con anterioridad, el senador y crítico de arte, Vittorio Sgarbi, pidió el arresto de la joven: «Si Silvia Romano se ha convertido al Islam debe ser arrestada. O se arrepiente o es cómplice de los terroristas». La polémica continuará. La oposición pide explicaciones sobre el rescate pagado a los terroristas, lo que tiene también una dimensión de política exterior. Algunos países no aprueban la política que desde hace años sigue Italia: cuando es secuestrado un ciudadano italiano, se paga por el rescate. Hoy todos los medios italianos dan gran relieve a las declaraciones del vicepresidente de la Unión Europea, Josep Borrell, responsable de la política exterior de la UE, que al ser preguntado sobre el rescate ha hecho un escueto comentario, reconociendo que pagar a la yihad es un problema : «Es seguramente un problema, pero, francamente, no tenemos más información. Lo siento». En un intento por apagar la polémica sobre el dinero pagado por la liberación de Silvia Romano, el ministro de Exteriores, Luigi Di Maio, ha manifestado: «No me resulta que se haya pagado rescate».
10-05-2020 | Fuente: abc.es
Llega a Roma la cooperante italiana liberada en Somalia tras 18 meses de secuestro
Con túnica islámica, Silvia Romano, de 25 años, la cooperante italiana de la ONG «África Milele», llegó esta tarde al aeropuerto Ciampino de Roma, en un vuelo militar de los servicios secretos italianos, procedente de Mogadiscio, capital de Somalia. Es el último capítulo de un secuestro de 18 meses por un grupo terrorista islámico, al que se habría pagado un rescate de entre 2 y 4 millones de euros, según los medios italianos. Sonriente siempre, con mascarilla y guantes, Silvia vestía una túnica verde, que le cubría también su cabeza; un detalle no insignificante porque es uno de los misterios que ha rodeado al secuestro. En los medios italianos se ha hablado de la supuesta conversión de la joven al Islam, quizás presionada por sus carceleros. «Estoy muy feliz, me encuentro bien, tanto mentalmente como físicamente; ahora quiero estar con mi familia», fueron sus primeras palabras. En el aeropuerto la esperaban sus padres y una hermana, con los que se fundió en un interminable y emocionado abrazo, felices y aliviados tras una larga pesadilla que duró 536 días, en los que se llegó incluso a temer la muerte de Silvia. En el aeropuerto se encontraban también el primer ministro, Giuseppe Conte, y el titular de Exteriores, Luigi Di Maio, a los que saludó tocándose los codos, como imponen las reglas anticoronavirus. Conte y Di Maio le dieron la bienvenida en nombre de toda Italia, que se alegró de su liberación. Muchas interrogantes Silvia Romano fue interrogada de inmediato por la magistratura sobre su largo y dramático secuestro, rodeado de misterio y con mil interrogantes. Deberá revelar si realmente se convirtió al Islam, como dijo poco después de ser liberada y como parecía reflejar su vestimenta. En septiembre del 2019, el diario italiano ?Il Giornale? destacó, citando fuentes de inteligencia italianas, que la joven se encontraba en poder de islamistas radicales que la habrían obligado a casarse con uno de sus carceleros y llevar velo islámico. Un detalle fundamental será también conocer en cuántos lugares estuvo secuestrada y quiénes la vigilaban. Se supone que al menos la tuvieron en tres madrigueras. Silvia Romano fue secuestrada el 20 de noviembre del 2018, en la pequeña aldea de Chakama, en una zona rural en la costa de Kenya, a 80 kilómetros de Malindi. Allí trabajaba en un asilo de niños abandonados. La operación la realizó un grupo de delincuentes con acento somalí. No está claro si actuaron de forma autónoma para pedir un rescate o bien, hipótesis más probable, por encargo. Sus primeros secuestradores contaron que la entregaron a un grupo fundamentalista de Somalia, tras un viaje por bosques que duró semanas. Sus últimos secuestradores pertenecían al grupo yihadista Al Shabaab, un grupo terrorista somalí afiliado a Al Qaeda. Durante gran parte del secuestro no se tuvieron noticias ciertas, porque llegaban muy pocas y contradictorias. Se llegó a pensar incluso que podría haber muerto. La señal que todos esperaban con ansia llegó en noviembre pasado: Un vídeo fue la prueba de que estaba viva, confirmándose también que estaba en manos del grupo de Al Shabaab. Los servicios secretos italianos contaron con la colaboración de sus colegas de Somalia y también de Turquía, país que ejerce un notable control en la zona. En la noche del viernes se produjo el intercambio: Los secuestradores entregaron a Silvia Romano, en un territorio fangoso de acceso difícil por las inundaciones de los últimos días, a cambio del rescate. Los agentes trasladaron a la joven a un lugar seguro de la ONU y después a la embajada italiana en Mogadiscio, donde cenó y durmió. Sus primeras palabras en la residencia diplomática fueron de orgullo: «He sido fuerte, he resistido». Después, la primera petición al embajador: «Desearía una pizza». Esta tarde, tras el interrogatorio con el magistrado Sergio Colaiocco y funcionarios del antiterrorismo, Silvia Romano viaja con sus padres y hermana a Milán , donde recibirá el abrazo de su ciudad.
07-05-2020 | Fuente: abc.es
El Pentágono admite haber matado a 132 civiles en operaciones en 2019
El Pentágono ha reconocido la muerte de 132 civiles durante 2019 en operaciones militares estadounidenses en Siria, Irak, Afganistán y Somalia, según un informe difundido este miércoles. El informe también indica que 91 civiles resultaron heridos en estas operaciones, la mayoría aéreas, aunque también terrestres. La mayor parte de esas muertes, 108 concretamente, ocurrieron en Afganistán en el marco de ataques contra Al Qaeda, el Estado Islámico (EI) y los talibanes. En el mismo país resultaron heridos 75 civiles en esas operaciones. El Pentágono explica en su informe que sus esfuerzos en 2019 «se centraron inicialmente en atacar de forma agresiva a los talibanes para impulsar al grupo a tomar parte en las negociaciones para poner fin a la guerra afgana». «El nivel de violencia aumentó a medida que avanzaba el año, ya que los talibanes realizaron ataques en un intento de aumentar su influencia negociadora durante las conversaciones de paz», detalla el departamento de Defensa estadounidense. El acuerdo de paz entre Estados Unidos y los talibanes se firmó finalmente en febrero de 2020. Por detrás de Afganistán, el país con más civiles muertos -21- y heridos -11- a manos de fuerzas estadounidenses fue Siria, en el marco de la guerra contra el Estado Islámico. En ese mismo marco pero en Irak murió un civil y dos resultaron heridos. Todas estas operaciones ocurrieron entre enero y marzo de 2019, cuando Estados Unidos y sus aliados dieron por controlado el territorio que había estado en manos del EI durante su proclamado califato. En Somalia dos civiles resultaron muertos y tres heridos durante operaciones estadounidenses contra el grupo yihadista somalí Al Shabab y el Estado Islámico. El Pentágono señala que a lo largo de 2019 realizó 63 ataques aéreos en Somalia en apoyo a las fuerzas locales para evitar que estos grupos tomasen el control de zonas sin control del Estado. Finalmente, el departamento de Defensa de EE.UU. dice que en sus operaciones en Libia contra el Estado Islámico y en el Yemen contra Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) y el propio EI no se dieron víctimas civiles. Trump veta resolución «insultante» que le impide ir a la guerra con Irán El presidente de EE.UU., Donald Trump, vetó este miércoles una resolución aprobada por el Congreso en febrero pasado que le impide tomar cualquier acción militar contra Irán sin antes solicitar permiso al Legislativo, y que el gobernante consideró «muy insultante». En una declaración difundida por la Casa Blanca, Trump explicó que su veto, el séptimo que anuncia desde que asumió el poder en enero de 2017, es contra una resolución que pretendía indicarle que pusiera fin al uso de las Fuerzas Armadas en las hostilidades contra Irán y la cual consideró que el Congreso no debió aprobar. «Esta fue una resolución muy insultante presentada por los demócratas como parte de una estrategia para ganar la elección el 3 de noviembre dividiendo al Partido Republicano», sentenció Trump, quien acusó a los «pocos republicanos» que apoyaron la resolución de jugar de parte del Partido Demócrata. Trump puntualizó que la resolución está basada en «malentendidos de los hechos y las leyes», al indicar que «EE.UU. no está involucrado en el uso de la fuerza contra Irán». La iniciativa fue aprobada por los senadores seis semanas después de que la Casa Blanca ordenara la muerte del general iraní Qasem Soleimaní, considerado un héroe en el país persa. De igual forma, Trump alegó que la resolución podía haber «perjudicado enormemente» su capacidad de proteger a Estados Unidos, sus aliados y sus socios. «La resolución implica que la autoridad constitucional del presidente para usar la fuerza militar se limita a la defensa de Estados Unidos y sus fuerzas contra ataques inminentes. Eso es incorrecto. Vivimos en un mundo hostil de amenazas en evolución y la Constitución reconoce que el presidente debe ser capaz de anticipar los próximos movimientos de nuestros adversarios y tomar medidas rápidas y decisivas en respuesta. ¡Eso fue lo que hice!», sentenció en la declaración de cuatro párrafos.
07-04-2020 | Fuente: abc.es
La ONU denuncia el ataque a seis hospitales en Siria a pesar de las leyes internacionales
El secretario general de la ONU, António Guterres, ha denunciado que las partes enfrentadas en el conflicto de Siria no han acatado las leyes humanitarias internacionales y han atacado hospitales situados en el noroeste del país. Guterres ha enviado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas un informe de 185 páginas, realizado por la Junta de Investigación de la ONU, que da cuenta del hallazgo. La junta se estableció el 1 de agosto para indagar en varios incidentes registrados en el noroeste de Siria contra instalaciones apoyadas por el organismo o que forman parte del conjunto de recintos «inviolables» de Naciones Unidas a partir del 17 de septiembre de 2018, cuando Rusia y Turquía firmaron un memorándum sobre la estabilización del área de Idlib. «El impacto de las hostilidades en las instalaciones civiles y humanitarias del noroeste sirio es un claro recordatorio de la importancia de que todas las partes cumplen y garanticen el respeto de las leyes humanitarias internacionales» ha indicado Guterres en una carta dirigida al presidente del Consejo, José Singer Weisinger, de República Dominicana. Las normativas a las que alude Guterres es estipular la obligación de hacer «siempre» una distinción entre civiles y combatientes y entre objetivos civiles y militares, además de dirigir los ataques sólo contra los combatientes y blancos militares. «De acuerdo con numerosas informaciones, las partes han contravenido esta disposición», ha insistido el secretario general de la ONU, al tiempo que ha remarcado que «cualquier» medida que se tome por los estados para combatir el terrorismo «debe ser consecuente con sus obligaciones según las leyes internacionales humanitarias, de Derechos Humanos y de refugiados». Fuerzas sirias y opositoras Al preparar el documento, la Junta no ha atribuido responsabilidades legales a ninguna de las partes pero ha aclarado que no ha podido visitar ninguno de los sitios que tenían que investigarse porque el Gobierno sirio no respondió a esa solicitud. El informe se refiere al ataque de seis instalaciones y se ha elaborado con información de las agencias de la ONU, ONG, testigos y otras fuentes, incluidas imágenes tomadas por satélite del Instituto de Investigación y Capacitación de Naciones Unidos (UNITAR). Así, la junta ha señalado que es «muy probable» que un ataque al Centro de Salud de Rakaya, en la provincia de Idlib, cometido el 3 de marzo de 2019, fuera obra de las fuerzas del Gobierno de Siria. Por otro lado, el documento considera «creíble» que el Gobierno y sus aliados llevaran a cabo un daño similar infligido contra una instalación sanitaria de Kafr Nabutha, en Hama, perpetrado el 7 de mayo del año pasado. Con respecto a un ataque registrado el 14 de mayo de 2019 en el campamento de refugiados palestinos de Nayrab, cercano al aeropuerto de Alepo en el que hubo once muertos y 29 heridos, la junta ha precisado que es «probable» que hubiera sido perpetrado por grupos armados de oposición o por Hayat Tahrir al Sham, una coalición de milicias de la que forman parte antiguos combatientes del Frente al Nusra, la extinta filial siria de Al Qaeda. El daño causado el 4 de julio del mismo año al hospital Kafr Nobol en la provincia de Idlib, fue «muy probablemente» realizado por el Gobierno y sus aliados, según el documento enviado por Guterres, aunque reconoce que no hay «evidencia suficiente» para confirmarlo. La junta de la ONU ha añadido que es «altamente probable» que el Gobierno y sus aliados hubieran llevado a cabo un ataque a un centro infantil situado en Ariha, Idlib, el 28 de julio de 2019, si bien ha aclarado de nuevo que no cuenta con evidencias suficientes para alcanzar una conclusión. Finalmente, la Junta ha explicado que no ha podido averiguar nada sobre un séptimo incidente, ocurrido en el Hospital Nacional As Suqyalabiyah, en la provincia de Hama, el 26 de mayo pasado, porque estas instalaciones no están respaldadas ni forman parte de la lista de la ONU.