Infortelecom

Noticias de al qaeda

14-11-2020 | Fuente: abc.es
Irán desmiente que agentes israelíes mataran a tiros en Teherán al número dos de Al Qaida
Fuentes de inteligencia consultadas por «The New York Times» aseguraron que Abu Muhammad al-Masri, número dos de Al Qaida y responsable directo de los ataques contra embajadas de Estados Unidos en África en 1998, fue asesinado a tiros por agentes de Israel en Teherán en agosto. Ni Al Qaida, ni Estados Unidos, ni Israel confirman esta operación, pero Irán la niega y considera la filtración al diario estadounidense como «parte de la guerra económica, de inteligencia y psicológica en toda regla contra el pueblo iraní, y los medios de comunicación no deberían actuar como una tribuna para difundir las intencionadas mentiras de la Casa Blanca sobre Irán», según el portavoz de Exteriores, Said Jatibazdeh. La operación descrita por los servicios de inteligencia al periódico neoyorquino sigue los patrones de anteriores asesinatos de científicos nucleares iraníes atribuidos a Israel. Al Masri, de 58 años y por quien el FBI ofrecía una recompensa de 10 millones de dólares, conducía su coche por las calles de Teherán cuando dos asesinos en una motocicleta se acercaron y dispararon cinco veces al vehículo usando armas con silenciadores. Abatieron al número dos de AQ y a su hija, Miriam, viuda de Hamza Bin Laden, hijo del fundador de la organización. Los medios iraníes recogieron la noticia del asesinato, pero aseguraron que las víctimas fueron el profesor de Historia libanés Habib Daoud y su hija, Maryam. Este era el alias y la tapadera que, según los servicios de inteligencia consultados por «The New York Times», usaba Al Masri en Irán, donde se encontraba desde 2003 bajo custodia de las autoridades locales. El ministerio de Exteriores iraní reaccionó de manera inmediata a la noticia y denunció que «para eludir la responsabilidad por las actividades criminales de Al Qaeda y otros grupos, Washington y Tel Aviv intentan de vez en cuando establecer un vínculo con Irán mediante la falsificación y la filtración de información inventada a los medios de comunicación». Dar cobijo al número dos de Al Qaida supondría que la república islámica tiene lazos directos con un grupo al que, sobre el papel, combate por ser abanderado del extremismo suní. Teherán siempre ha negado las acusaciones por parte de Estados Unidos sobre el refugio a líderes de la organización de Bin Laden. Fundador del grupo terrorista De confirmarse su muerte, la pérdida de Al Masri supondría un nuevo golpe a la cúpula de AQ, que perdería a uno de sus fundadores, colaborador estrecho de Bin Laden y miembro de su consejo consultivo. Nacido en el norte de Egipto, viajó por primera vez a Afganistán tras la invasión soviética para participar en la guerra santa, allí conoció a Bin Laden y participó en el establecimiento de AQ. Estados Unidos le acusa de ser el organizador de los ataques contra la Embajadas de Tanzania y Kenia en los que murieron 224 personas. Su asesinato, el 7 de agosto, coincidió con el aniversario de este doble atentado. Los servicios antiterroristas estadounidenses le consideraban «el operativo más experimentado y peligroso fuera de nuestra custodia o de la de nuestros aliados». El golpe para la organización podría ser doble ya que, según adelantó el analista sirio Hassan Hassan, el número uno de AQ y sucesor de Bin Laden, Ayman Al Zawahiri falleció hace un mes en su domicilio «por causas naturales». Otro fallecimiento del que no se ha hecho el grupo en sus canales habituales.
11-11-2020 | Fuente: abc.es
Más de 50 decapitados en una sucesión de atentados yihadistas en Mozambique
Las autoridades de Mozambique han cifrado este lunes en más de 50 los civiles decapitados en varios ataques ejecutados por presuntos yihadistas durante los últimos tres días en la provincia de Cabo Delgado, situada en el norte del país y escenario de un repunte de la violencia en los últimos años. El comandante general de la Policía mozambiqueña, Bernardino Rafael, ha indicado que los yihadistas atacaron varias aldeas en los distritos de Muidumbe y Macomia, donde además han secuestrado a mujeres y niños. «Quemaron casas y fueron detrás de la población que huyó hacia los bosques, tras lo que empezaron con acciones macabras», ha manifestado. Testigos citados por los medios locales han indicado que los milicianos llevaron a los residentes a un campo de fútbol en la localidad de Muatide y procedieron a su ejecución. Las palabras de Rafael han llegado tres días después de que las fuerzas de seguridad mozambiqueñas mataran a más de 30 supuestos terroristas en operaciones en la provincia, especialmente en el distrito de Palma, tal y como informó el portal de noticias Carta de Mozambique. Por el momento se desconoce a qué grupo pertenecen los muertos, si bien el autodenominado Estado Islámico en África Central (ISCA) ha incrementado sus ataques en la zona, incluido uno lanzado a finales de octubre contra la localidad de Muidumbe, durante el que fueron decapitadas 30 personas, incluidos 15 niños. El repunte de la violencia ha provocado una oleada de desplazamiento hacia la capital provincial, Pemba, ciudad a la que han llegado cerca de 13.000 personas, entre ellas alrededor de 5.900 niños, durante las últimas tres semanas, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). La provincia de Cabo Delgado es escenario desde octubre de 2017 de ataques por parte de un grupo islamista al que popularmente se conoce como Al Shabaab pero que no estaría vinculado con el grupo del mismo nombre que opera en Somalia y está ligado a Al Qaeda. Además, el autodenominado Estado Islámico anunció en 2019 la creación de ISCA, un grupo que ha reclamado una serie de ataques en la zona y que ha estado especialmente activo durante este año. Los ataques han dejado cientos de muertos y miles de desplazados.
03-11-2020 | Fuente: abc.es
Francia anuncia la muerte de 50 yihadistas vinculados a Al Qaida en una operación militar en Mali
El Gobierno de Francia anunció el lunes la muerte de más de 50 terroristas vinculados a Al Qaeda en una operación llevada a cabo el 30 de octubre en una zona en Mali situada cerca de las fronteras con Níger y Burkina Faso. La ministra de Defensa francesa, Florence Parly, indicó a través de su cuenta oficial en la red social Twitter que la operación fue llevada a cabo por las fuerzas de «Barkhane» y ha agregado que se saldó con la confiscación de «material y armamento». «Esta acción de oportunidad supone un golpe significativo a un grupo afiliado a Al Qaida. Ante el inmenso desafío de la estabilización del Sahel, sé que puedo contar con la determinación de nuestros militares», ha manifestado la ministra, quien ha destacado que operan «lejos de las fronteras» de Francia «en favor de la seguridad» del país. Presencia terrorista En el país africano opera la coalición yihadista Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM), filial de Al Qaida en Malí, surgida en marzo de 2017 a raíz de la unión bajo la égida de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI) de los grupos Ansar Dine, el Frente de Macina y Al Murabitún, este último encabezado por el destacado yihadista argelino Mojtar Belmojtar. Asimismo, Parly ha confirmado que ha mantenido una reunión con el presidente, el vicepresidente y el ministro de Defensa de las autoridades de transición, Bah Ndaw, Assimi Goita y Sadio Camara, respectivamente, con quienes ha mantenido unas conversaciones «francas y constructivas». «Malí tiene necesidad de unas elecciones democráticas lo más rápidamente en posible y las autoridades de transición se comprometen a organizarlas», ha señalado, antes de aplaudir la «implicación» de las mismas «en la lucha contra el terrorismo». Golpe de Estado Las autoridades de transición fueron el resultado de las conversaciones encabezadas por la junta militar que derrocó al expresidente Ibrahim Boubacar Keita en un golpe de Estado militar dado el 18 de agosto. Goita fue precisamente el que estuvo al frente de la asonada. La composición del Ejecutivo fue anunciada el 5 de octubre, días después de que las autoridades publicaran la versión final de la «hoja de ruta» para el proceso de transición, que contempla la celebración de elecciones en un plazo de 18 meses. Malí ha venido registrando en los últimos meses un número creciente de ataques yihadistas obra tanto de la filial de Al Qaida en la región como de la de Estado Islámico, lo cual ha hecho además aumentar la violencia intercomunitaria y provocado el desplazamiento de decenas de miles de personas.
25-09-2020 | Fuente: elpais.com
Mintiendo por la patria
En los años finales del siglo pasado, las organizaciones de inteligencia americanas se negaron a ver lo que para algunos de sus agentes era una evidencia aterradora: que Al Qaeda y Osama Bin Laden estaban planeando ataques terroristas de mucha envergadura en Estados Unidos
12-09-2020 | Fuente: abc.es
El Gobierno de Kabul y talibanes inician hoy en Doha un diálogo para acercar la paz a Afganistán
Todo está listo en Doha para acoger la ceremonia inicial del diálogo entre el Gobierno de Kabul y los talibanes. Diecinueve años después del inicio de la guerra y en una fecha emblemática para el conflicto como el 11 de septiembre llegaron las confirmaciones oficiales de Qatar, autoridades afganas, insurgentes y Estados Unidos sobre la puesta en marcha de las conversaciones. El proceso, que empezó con el pacto del 29 de febrero entre EE.UU. y talibanes que acuerda la retirada de las fuerzas internacionales para mayo de 2021, sienta por primera vez en la misma mesa a los dos bandos enfrentados y en Afganistán sueñan con un alto el fuego como primer paso hacia la paz. El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, estará presente en lo que calificó de «día histórico». La delegación gubernamental partió de Kabul a media mañana y el presidente Ashraf Ghani le deseó «éxito» en su misión de «lograr una paz sostenible y estabilidad para el país, una aspiración desde hace mucho». El equipo negociador lo forman 21 miembros, cinco de ellos mujeres y está liderado por Mohammad Masoom Stanekzai, exjefe de los servicios de inteligencia. La exparlamentaria y activista de los derechos humanos, Fawzia Koofi, es una de las mujeres que se sentará en la mesa frente a los talibanes. Koofi sufrió un atentado el mes pasado y la prensa afgana lo consideró un intento insurgente de silenciar la voz de las mujeres del país, que temen que el regreso de los islamistas radicales acabe con los derechos que han conquistado desde 2001. Los talibanes han adelantado que si vuelven al poder las mujeres tendrán derecho a la educación, al trabajo y a participar en la vida política, pero «siempre de acuerdo a los valores islámicos». Una declaración preocupante debido a su interpretación rigorista del Islam que los afganos experimentaron durante la etapa del Emirato entre 1998 y 2001. Negociador de la línea dura Al otro lado de la mesa espera una insurgencia que a última hora ha decidido cambiar a su jefe negociador. Si Mohammad Abbas Stanekzai y Abdul Ghani Baradar, etiquetados como «moderados» dentro del grupo radical, lideraron el proceso en el diálogo con EE.UU., Abdul Hakim Ishaqzai es la cabeza visible a partir de ahora. Se trata de un clérigo de la línea ultraconservadora, con hilo directo con el jefe del movimiento, Haibatullah Akhunzada, que «tiene autoridad para tomar decisiones en el momento», según recogió Radio Free Europe/Radio Liberty. Mike Pompeo aplaudió el inicio del diálogo y recordó «el compromiso del Gobierno afgano y los talibanes de que los terroristas no usarán nunca más territorio afgano para amenazar a EE.UU. o sus aliados». George Bush decidió atacar Afganistán en 2001 tras acusar a los talibanes de dar cobijo a Osama Bin Laden y al resto de la cúpula de Al Qaeda, responsables de los ataques contra las Torres Gemelas. Así empezó una guerra que se mantiene abierta, aunque desde el 29 de febrero los insurgentes no atacan a las fuerzas internacionales. A cambio de esta tregua logran lo que ha sido siempre su exigencia número uno: la retirada de los ejércitos extranjeros del país. El inicio del diálogo estuvo en el aire hasta el último momento ya que los talibanes insistían en la necesidad de que Kabul pusiera en libertad a todos los integrantes de la lista de 5.000 presos que le entregó en febrero. Las autoridades afganas se resistieron a hacerlo en un primer momento, pero la presión estadounidense les obligó a aceptar y en los últimos siete meses, pese a que las fuerzas de seguridad han sufrido constantes ataques de la insurgencia en todo el país, han ido dejando en libertad a todos los nombres de la lista. Según reveló la prensa afgana, la hoja de ruta que tienen ahora por delante los equipos negociadores incluye el establecimiento de un gobierno de transición durante 18 meses, tiempo en el que deben redactar una nueva Constitución y durante el que cada bando se compromete a mantener la seguridad y el orden en las zonas que controla.
11-09-2020 | Fuente: abc.es
Al Qaida habría vuelto a amenazar a Charlie Hebdo
Según SITE (SITE Intelligence Group, Search for International Terrorist Entities), una organización especializada en el seguimiento de organizaciones terroristas, Al Qaida habría vuelto a amenazar al semanario satírico «Charlie Hebdo» por su nueva publicación de las legendarias caricaturas de Mahoma que precipitaron la matanza terrorista del mes de enero del 2015. SITE y su página web tienen una fama «sulfurosa» siempre ligada a mensajes, no siempre confirmados, relacionados con grupos terroristas, islamistas, de extrema derecha y de extrema izquierda. Nueve días después del comienzo del proceso de los cómplices de los asesinos autores de la matanza de enero 2015, SITE cree saber que Al Qaida habría vuelto a amenazar a los responsables actuales de «Charlie Hebdo». Según SITE, Al Qaeda habría publicado un comunicado haciendo este tipo de afirmaciones: «Si vuestra libertad de prensa no tiene límites, prepararos a nuestra libertad de acción». En París, los responsables de «Charlie Hebdo» han comenzado por guardar un prudente silencio. El matutino conservador «Le Figaro», por el contrario, parece creer plausible la información o presunta información de SITE. «Le Monde», por el contrario, comienza por mantener una cierta distancia hacia las afirmaciones de una página web que ha estado muy bien informada, en algunas ocasiones, pero con unas relaciones que escapan al control y rigor de la gran prensa tradicional.
13-08-2020 | Fuente: abc.es
Mueren diez personas en un ataque achacado a Al Shabaab en el centro de Somalia
Al menos diez personas murieron el miércoles en un ataque ejecutado por presuntos miembros del grupo yihadista Al Shabaab en una localidad de la región de Mudug (centro), según han confirmado este jueves las autoridades. Fuentes oficiales citadas por el portal somalí de noticias han señalado que los yihadistas atacaron a milicianos progubernamentales en los alrededores de la localidad de Baaduein, lo que derivó en enfrentamientos en la zona. Los enfrentamientos habrían permitido a Al Shabaab tomar una base de esta milicia local, donde habrían saqueado armas y destruido las instalaciones. El Gobierno central somalí no se ha pronunciado por el momento sobre estos incidentes. Somalia hace frente a un aumento del número de ataques por parte de la milicia islamista Al Shabaab -vinculada a la organización terrorista Al Qaeda-, tanto en la capital, Mogadiscio, como en otras zonas del sur del país. Ante ello, Estados Unidos ha incrementado sus bombardeos contra el grupo.
11-08-2020 | Fuente: abc.es
Al menos 19 muertos durante un motín armado en una prisión de Mogadiscio
Al menos quince presos, entre ellos cinco miembros del grupo yihadista Al Shabab, y cuatro guardias de seguridad han muerto durante un enfrentamiento armado en la Prisión Central de Mogadiscio, confirmaron este martes fuentes gubernamentales. Se trata de «un ataque planeado de antemano por Al Shabab para que sus miembros pudieran darse a la fuga, pero la Policía lo contuvo (a tiempo)», declaró en la televisión estatal el portavoz de servicios correccionales de Somalia, Abdiqani Mohamed Qalaf. El motín se inició la tarde del lunes, después de que varios reos arrebataran el arma a un guardia de seguridad y comenzaran a disparar a la entrada principal, dijo a Efe Ali Ahmed Nur, policía al frente del dispositivo de refuerzo enviado a la zona. Según Nur, un guardia de seguridad fue abatido, mientras uno de los militantes de Al Shabab, identificado como Mubarak Ibrahim Idle y condenado a diez años por terrorismo, logró escapar de la cárcel antes de que llegaran las tropas de refuerzo. Durante el motín, al menos otras ocho personas resultaron heridas, de acuerdo con Qalaf, quien confirmó que los detenidos disponían también de granadas de mano y pistolas cuya procedencia se está investigando. Algunos de los miembros más peligrosos de Al Shabab permanecen en prisión, donde cumplen desde diez a quince años de cárcel hasta cadena perpetúa, como era el caso de dos de los reos muertos en este suceso. Somalia, en un estado de guerra desde 1991 Mogadiscio sufre frecuentes ataques de Al Shabab, organización afiliada a Al Qaeda desde 2012 y que controla las áreas rurales del centro y sur de Somalia, país en el que busca instaurar un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador). Un atentado bomba de Al Shabab en la capital somalí causó más de ochenta muertos el pasado 28 de diciembre, la peor masacre terrorista de Somalia desde octubre de 2017 cuando la explosión de dos camiones bomba segó la vida de más de 500 personas, ataque del que Al Shabab nunca se declaró responsable. Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra.
08-07-2020 | Fuente: abc.es
Descubren al menos 180 cadáveres en fosas comunes en Burkina Faso
Al menos 180 cuerpos han sido descubiertos en varias fosas comunes en Djibo, una ciudad ubicada en el norte de Burkina Faso. Human Rights Watch (HRW) ha denunciado que las fuerzas de seguridad del Gobierno podrían estar involucradas en estos crímenes cuyas víctimas son, en su mayoría, hombres pertenecientes a una etnia de pastores tradicionalmente nómadas (Fulani). Según los analistas, los grupos terroristas suelen reclutar a miembros de la comunidad fulani por lo que los soldados, a menudo, arremeten contra estas aldeas a modo de represalia. «La evidencia disponible sugiere que las fuerzas gubernamentales estuvieron involucradas en ejecuciones extrajudiciales masivas», reza el informe de HRW, publicado el miércoles. Los testigos explicaron a la organización no gubernamental de derechos humanos que los cuerpos -algunos de los cuales tenían los ojos vendados y las manos atadas- fueron abandonados en grupos a lo largo de carreteras principales, debajo de puentes o en campos de la localidad de Djibo. Según HRW, los asesinatos tuvieron lugar entre noviembre de 2019 y el mes de junio, aunque la mayoría de los cuerpos no fueron enterrados hasta principios de marzo, después de que los residentes convencieron a las autoridades de que los cadáveres representaban un peligro para la salud pública. Campo de exterminio La directora de HWR en Shael, Corinne Dufka, urge al Gobierno a que los responsables sean procesados: «Las autoridades de Burkina Faso necesitan descubrir con urgencia quién convirtió a Djibo en un 'campo de exterminio'». Una petición que podría volver a caer en saco roto. Por su parte, el Gobierno ha dicho que investigará los hechos, a pesar de que su ministra de Defensa, Moumina Cheriff Sy, intenta tirar balones fuera. Según ésta, los asesinatos podrían haber sido cometidos por grupos de yihadistas que vestían uniformes robados del Ejército. Es más, la ministra dice que para la población es difícil distinguir entre grupos terroristas y las fuerzas de defensa: «Son expertos cuando se trata de sembrar confusión y parecer miembros de las fuerzas armadas para la población». Sin embargo, esta versión parece improbable, puesto que la región está controlada por los militares y, por tanto, los grupos terroristas no suelen actuar en esta zona. Burkina Faso ha estado luchando contra grupos militantes con vínculos con Al Qaeda y el Estado Islámico desde 2017. El conflicto, que también afecta a Níger y Mali, ha dejado a miles de civiles asesinados a manos de los terroristas, de las fuerzas de seguridad y los bandidos, y cerca un millón de personas han huido de sus hogares en los últimos cuatro años. En los últimos meses, las fuerzas gubernamentales han intensificado los ataques contra civiles en estos tres países del Sahel. El aumento de las denuncias de abusos cometidos por parte de soldados ha llevado a los líderes de la Unión Europea y del Sahel a advertir que aquellos militares declarados culpables de abusos contra los derechos humanos serán castigados severamente.
06-06-2020 | Fuente: abc.es
Multitudinaria manifestación en Washington contra el racismo y contra Trump
Puño en alto, boca tapada para prevenir el contagio de coronavirus, una gigantesca multitud desciende este sábado sobre la Casa Blanca en varias manifestaciones que en principio se convocaron para repudiar el racismo, pero que han acabado siendo en realidad un clamoroso rechazo de la presidencia de Donald Trump, quien, ante la peor oleada de disturbios de la historia reciente de Estados Unidos, ha convertido la Casa Blanca y sus calles aledañas en una fortaleza rodeada de barricadas y protegida por cientos de antidisturbios y soldados. Miles de personas se han congregado ante la residencia presidencial. «George Floyd», gritaba esta tarde una multitud que se concentró en el Capitolio, repitiendo el nombre del hombre de raza negra que el 25 de mayo murió en Mineápolis bajo custodia policial, después de que un agente le hincara su rodilla sobre el cuello durante casi nueve minutos. «¡No puedo respirar!», decían después los manifestantes, repitiendo las últimas palabras de Floyd antes de desmayarse, grabadas en los móviles de varios testigos y difundidas después en redes sociales. Manifestantes en los alrededores de la Casa Blanca - DAVID ALANDETE Ha pasado ya una semana desde que comenzaran las concentraciones de protesta contra el racismo frente a la Casa Blanca, acompañadas de noches insomnes de saqueos, incendios y demás actos vandálicos. En estos días, el Ejército se ha desplegado en las calles de una capital bajo toque de queda, algo hasta ahora impensable. Vehículos militares bloquean los accesos a la Casa Blanca. Soldados uniformados vigilan las escaleras del monumento a Lincoln. Algunas noches, helicópteros de combate han dispersado a los manifestantes, volando tan bajo que hasta han quebrado ramas de árboles. Miles de personas ante la Casa Blanca - DAVID ALANDETE La militarización de su respuesta a los disturbios ha enfrentado a Trump a las autoridades de Washington, una ciudad que en realidad es un distrito federal y está bajo la supervisión directa del Gobierno central de la nación. La alcaldesa, la demócrata Muriel Bowser, afroamericana como muchos de los manifestantes, le ha exigido a Trump que ordene el repliegue de los soldados. Este se ha negado y ella ha respondido autorizando que en el asfalto de la Calle 16, que desemboca directamente en la columnata delantera de la Casa Blanca, se pinten unas gigantescas letras amarillas en las que se lee claramente: «Las vidas negras también importan». GALERÍA Vea la galería completa (9 imágenes) La decisión del presidente de involucrar al Pentágono y al Estado Mayor Conjunto en una operación antidisturbios en la capital del país le ha provocado también desavenencias con destacados miembros de su partido. Varios exministros, incluido su primer secretario de Defensa, James Mattis, y su segundo jefe de gabinete, John Kelly, ambos respetados generales del Marine Corps, le han criticado abiertamente, acusándole de falta de madurez y de dividir a la nación, en lugar de unirla. De forma similar se han manifestado la primera mujer de raza negra que fue jefa de la diplomacia norteamericana, Condoleezza Rice, y el anterior presidente republicano, George W. Bush. Manifestantes en las inmediaciones de la Casa Blanca - DAVID ALANDETE Símbolos nacionales Cuando cayó la tarde de este sábado, al menos seis marchas comenzaron a avanzar hacia la residencia del presidente desde diversos puntos de la capital, entre ellos los símbolos más importantes de la historia de este país, escenarios de la lucha por la igualdad racial: la Corte Suprema, que primero legitimó y después prohibió la segregación racial; el Capitolio, que aprobó la Ley de Derechos Civiles en 1964; el monumento a Lincoln, el presidente que ganó la guerra al sur confederado y esclavista. Y aunque en principio estas manifestaciones eran todas para condenar el racismo y pedir medidas para acabar con la brutalidad policial contra las personas de raza negra y otras minorías, pronto se han convertido en una condena integral a Trump. «Lleva años diciendo que quería construir un muro para que no entraran los inmigrantes, y cuatro años después lo único que ha construido es un muro alrededor de la Casa Blanca», decía a las puertas de esta Sarah Jones, una joven de 28 años de raza negra, camarera en paro por la pandemia, con una pancarta en la que se leía «Bunker Baby». Dos manifestantes en las inmediaciones de la Casa Blanca - DAVID ALANDETE Así, y con otras variantes con la palabra «bunker», llaman muchos de estos manifestantes a Trump porque el viernes pasado, durante la primera manifestación ante la Casa Blanca, el Servicio Secreto decidió bajarle a él y a su familia al famoso bunker en el que se refugió el vicepresidente Dick Cheney el 11 de septiembre de 2001 durante los atentados terroristas de Al Qaeda contra Nueva York y Washington. Visiblemente molesto, siempre preocupado por su imagen, Trump ha dicho después que sólo bajó al bunker «para inspeccionarlo». DAVID ALANDETE Su preocupación por mostrar fuerza y dureza llevó al presidente a dar un breve discurso a la nación el lunes en el que se proclamó «el presidente de la ley y el orden» para, acto seguido, hacer algo normalmente impensable: salir por las puertas delanteras de la Casa Blanca, cruzar la verja, y acercarse a una iglesia cuyos bajos había sido quemados el día antes. Para que pudiera dar ese breve paseo ?tres minutos como mucho? los antidisturbios cargaron contra los manifestantes, usando granadas aturdidoras, gas pimienta y pelotas de goma.