Infortelecom

Noticias de al qaeda

15-03-2017 | Fuente: abc.es
Al menos 39 muertos en un atentado contra un tribunal en Damasco
Un atentado suicida contra un tribunal en Damasco ha dejado al menos 39 muertos y numerosos heridos, según cifras del Observatorio Sirio de Derechos Humanos. El ataque se ha producido en el Palacio de Justicia, en el centro de la capital de Siria, pero ha habido además una segunda explosión en la ciudad, dentro de un restaurante del barrio de Al-Rabua, de la que se desconocen las cifras de víctimas. De los muertos del primer ataque, 24 son civiles, siete, policías y agentes de seguridad, y se desconoce al identidad del resto. La televisión estatal del país ha informado de un segundo ataque en Damasco, al oeste del lugar del primer atentado, del que se desconoce si ha dejado víctimas. Una imagen en el interior del Palacio de Justicia tras el atentado- AFP «El terrorista iba vestido con un uniforme militar y llevaba una ametralladora y una granada. Cuando le dieron el alto en el puesto de control (de la entrada) comenzó a correr, entró en el vestíbulo del Palacio de Justicia y se inmoló a las 13.20 hora local (11.20 GMT)», relató a Efe el jefe del Departamento de Policía de Damasco. El oficial de la Policía destacó que el inmueble estaba «abarrotado de civiles inocentes» en ese momento. El Palacio de Justicia está cerca del famoso mercado de Hamidiye, el bazar del centro damasceno. La televisión oficial siria mostró imágenes del interior del lugar, donde hubo grandes destrozos y se apreciaban manchas de sangre en el suelo y las pareces. El atentado se produce después de que el sábado un doble atentado dejara 74 muertos, en su mayoría peregrinos iraquíes, frente a un cementerio de la Ciudad Vieja de Damasco. El ataque fue reivindicado por la coalición Tahrir al Sham (Comité de Liberación del Levante), liderada por el Frente Fatá al Sham, el antiguo Frente al Nusra que fue filial de Al Qaeda en Siria. Este miércoles se cumplen precisamente seis años del inicio de las manifestaciones contra el presidente Bashar al Assad , cuya represión violenta de las mismas desencadenó la guerra civil en la que está sumido actualmente el país.
14-03-2017 | Fuente: abc.es
Camiones y más camiones militares rusos atraviesan Siria desde sus bases en la costa oeste hasta Palmira, el oasis en mitad del desierto famoso por sus ruinas romanas y por haber caído en dos ocasiones en manos del grupo yihadista Daesh. Los mandos militares sirios no quieren dar una tercera oportunidad al «califato» y en el arranque del séptimo año de guerra el frente de Palmira se ha convertido en uno de los más activos de Siria, junto al del cinturón rural de Damasco y al de la zona norte del país. La victoria militar del Gobierno en diciembre en la ciudad de Alepo obligó a los principales grupos armados de la oposición a concentrarse en la provincia de Idlib, pero hasta el momento no se han producido movimientos que indiquen que el Ejército vaya a intentar el asalto a este bastión opositor. Dos semanas después de su liberación, los combates se sitúan a tan solo 18 kilómetros al este de las famosas ruinas de Palmira, declaradas patrimonio de la humanidad por la Unesco. El sonido de la guerra se cuela entre las columnas de un conjunto arqueológico que ha sufrido graves daños a manos de Daesh. El Ejército sirio cuenta con lo que los medios oficiales califican de «fuerzas aliadas», que en este caso son Rusia, por tierra y aire, los Fatimíes, afganos chiíes entrenados y armados por Irán, y las llamadas Fuerzas Tribales Sirias, compuestas por voluntarios de todas las provincias del país. El jeque Suleyman Shawakh es el comandante del batallón de las fuerzas tribales y recuerda que «fuimos los primeros en entrar en Palmira, aquí había unos 400 terroristas del EI que combatieron hasta el final». Una parte importante de sus hombres están integrados en las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), donde combaten junto a los kurdos y que «tendrán un papel clave en la operación de Raqqa, que será más dura incluso que la de Mosul». El jeque toma mate a las puertas de la casa que se ha convertido en su cuartel general en Palmira y no para de recibir llamadas. Tiene un ojo en las ruinas romanas que se extienden ante su mesa, y el otro en su Raqqa natal. «Una cosa es el deseo sirio de avanzar hasta Raqqa y Deir Ezzor y otras son los intereses de nuestros aliados? hay que esperar para saber cuál será el próximo paso», advierte una fuente militar siria que ha participado en las dos ofensivas de Palmira. Control del territorio en Siria, marzo de 2017- LUIS CANO El frente más internacional Las provincias de Raqqa y Alepo forman otro de los puntos clave en la guerra y aunque el enemigo común es Daesh, las luchas internas son las protagonistas hasta ahora. Es el frente más internacional, ya que, además de los aliados del Gobierno ?que en este caso tiene una lista más amplia formada por rusos, asesores iraníes, milicianos libaneses de Hizbolá, fatimíes afganos, palestinos de las Brigadas Al Quds y milicianos de diferentes grupos iraquíes chiíes como la Brigada de los Justos- están desplegados los ejércitos de Estados Unidos y Turquía. La prioridad de Ankara es que los kurdos no logren una región autónoma, pero Estados Unidos cuenta con ellos para el avance hacia Raqqa, por lo que los blindados estadounidenses se han desplegado en lugares como Manbij para evitar los choques. Los kurdos han pactado además con el Ejército sirio para que entre en varios puntos estratégicos y corte así el posible avance turco. Galería de imágenes Vea la galería completa (26 imágenes) La lucha por el cinturón rural de Damasco forma el tercero de los grandes frentes, el más sirio de los tres. La IV División, la Guardia Republicana y la Fuerza de Defensa Nacional, con apoyo de Hizbolá, se enfrentan a grupos opositores sirios como el Ejército del Islam, el Ejército de Fustat o el Frente Fatah Al Sham, brazo de Al Qaeda en el país. La presencia de Daesh se limita al campamento palestino de Yarmouk, cerca del centro de la capital. El sur parece el gran olvidado por la guerra, pero allí está Deraa, la cuna donde estalló la revuelta en 2011, y Daesh ha logrado implantarse en la parte desértica de la provincia de Sweida y en el triángulo del Yarmouk, zona de la triple frontera entre Israel, Jordania y Siria, donde el Ejército de Khaled Ibn Walid ha jurado lealtad al califa Ibrahim. «Dos semanas, en ese plazo de tiempo podemos estar a las puertas de Raqqa», insiste el jeque Shawakh antes de despedirse. La gran batalla por la capital del «califato» en Siria no tardará en arrancar y eclipsará al resto de frentes de esta guerra cada vez más poliédrica.
12-03-2017 | Fuente: elpais.com
Un grupo yihadista vinculado a Al Qaeda se atribuye el doble atentado de Damasco
La coalición Tahrir al Sham clama la autoría del atentado que causó 74 muertos como castigo a la injerencia de Irán en Siria
10-03-2017 | Fuente: elpais.com
EE UU intensifica sus bombardeos contra Al Qaeda en Yemen
El Pentágono admite más de 40 ataques aéreos desde principios de marzo, frente a una treintena en 2016
06-03-2017 | Fuente: abc.es
Scotland Yard evitó atentados islamistas como los de París y Bruselas
El Reino Unido lleva desde agosto de 2014 en alerta «severa», el segundo nivel más alto de alarma antiterrorista, que indica que un ataque es «altamente probable». Pero hasta ahora ha podido evitarse, gracias sobre todo a la labor de la excelente policía británica. El jefe contraterrorista de Scotland Yard, Mark Rowley, ha desvelado el dato de que en los últimos cuatro años se han parado trece atentados, un tercio de ellos gracias a la cooperación ciudadana. Algunos de los golpes eran de la magnitud de los que han castigado a París y Bruselas. Rowley ha facilitado los datos como parte de una campaña de anuncios que ha lanzado la policía para animar a los ciudadanos a denunciar ante cualquier conversación o escena sospechosa. La mayoría de los intentos de atentado islamistas los protagonizaron una o dos personas, «pero algunos eran mucho más sofisticados y buscaban atacar lugares públicos, oficinas de policía e instalaciones militares, nada diferente de lo que se ha visto en Francia, Bélgica y otros lugares del mundo», declaró el jefe policial en BBC Radio 4. En los anuncios, algunos policías cuentan vivencias de la lucha antiterrorista y se encarece a los ciudadanos que reporten toda sospecha. «A veces se simplifica y se cree que el terrorismo tiene que ver con Daesh y con Siria. Pero hay muchas ramas por todo el mundo y también hay que tener presente a Al Qaeda, que es todavía muy significativa». Rowley advierte que el riesgo continúa, a pesar de los reveses militares que sufre el Daesh en Siria e Irak. El anterior primer ministro, David Cameron, había llegado a reconocer «que más tarde o más temprano» el Reino Unido sufriría algún ataque terrorista como los de la vecina Francia. El esfuerzo policial para evitarlo ha llegado a tal nivel que en algunos momentos se mantienen abiertas hasta 500 investigaciones a la vez. El jefe contraterrorista señala que las grandes amenazas son dos, la extrema derecha, como se vio en el ataque que costó la vida a la diputada Jo Cox, y el radicalismo islámico. Pero añade que no tienen la misma magnitud. El gran reto es sin duda el salafismo. Atentados por ciudadanos británicos En paralelo, el centro de estudios Henry Jackson Society ha publicado un exhaustivo estudio sobre el terrorismo islámico en el Reino Unido, con algunas conclusiones novedosas, como que en contra de lo que indican los prejuicios xenófobos, tres cuartas partes de los atentados los llevan a cabo ciudadanos británicos, y no inmigrantes. También se percibe que las comunidades musulmanas asiáticas, los paquistaníes y bangladesíes, son menos proclives al terrorismo que los musulmanes de origen árabe. Una vez más queda desmontado el mito de que los terroristas son personas de una intensa religiosidad. La cuarta parte proceden del mundo de la pequeña delincuencia y tienen antecedentes penales. El 12% han pasado por la cárcel. Las dos mayores ciudades del país, Londres y Birmingham, son también la cantera del terrorismo islámico, en especial en barrios pobres donde se forman guetos religiosos. La velocidad con la que se capta a los nuevos prosélitos del terrorismo es muy peligrosa. En solo cuatro meses han logrado que jóvenes nacidos en el Reino Unido a ajenos a ese mundo se fanaticen y se conviertan en terroristas. En los doce meses hasta el pasado marzo, la línea caliente contra el terrorismo recibió 22.000 llamadas del público, el doble que el año anterior, lo que da prueba de una mayor preocupación y sensibilidad social.
02-03-2017 | Fuente: elpais.com
Nace el grupo yihadista más grande del Sahel
Tres organizaciones leales a Al Qaeda unen fuerzas para responder a la presión militar y al auge del ISIS
27-02-2017 | Fuente: abc.es
Al Qaeda confirma la muerte de su número dos, Al Masri, en el bombardeo de un dron estadounidense
Fuentes de la organización yihadista internacional Al Qaeda han confirmado la muerte de Abu al Jair al Masri, considerado el 'número dos' del grupo y yerno de su fundador, Osama bin Laden. Al Masri, de nacionalidad egipcia, ha muerto en un bombardeo de un dron estadounidense en Idlib, Siria. Al Masri ha muerto el domingo cuando un misil lanzado por un dron estadounidense impactó contra el coche en el que se desplazaba por la provincia de Idlib, según ha informado a medios locales el Frente Fatá al Sham, el antiguo Frente Al Nusra, anteriormente la filial de Al Qaeda en Siria, a la que pertenecía el ahora fallecido. Incluso ha circulado un vídeo de un coche familiar marca Kia con un boquete en la capota, aunque el parabrisas está casi intacto, según han recogido distintos medios. La autenticidad de la grabación no ha podido ser verificada. El Frente Fatá al Sham ha confirmado la identidad de Al Masri después de que este lunes el Departamento de Defensa estadounidense informara de un ataque en el noroeste de Siria sin especificar la identidad del objetivo. Al Masri llevaba tres décadas implicado en el yihadismo y estaba considerado como uno de los dirigentes cercanos al líder del grupo, Ayman al Zawahiri, también egipcio. Un experto en grupos islamistas, Hisham al Hashimi, ha explicado desde Bagdad que la muerte de Al Masri «no es menos importante que la de Bin Laden». «Era el líder ideológico (de Al Qaeda) en Irak, Siria y Yemen y el 'número dos' del conjunto de la organización», ha señalado. Veterano yihadista Al Masri, también conocido como Ahmad Hasan Abu al Jair, era miembro del Consejo Central de la Shura que gobierna Al Qaeda, por lo que es probable que «sea necesaria una respuesta» a su muerte, «ya sea desde Siria o en otro lugar del mundo», según Charles Lister, profesor del Instituto de Oriente Próximo. En 2005, las autoridades estadounidenses identificaron a Al Masri como el «responsable de la coordinación de Al Qaeda con otras organizaciones terroristas» y apuntaron que participó en los atentados contra las Embajadas estadounidenses de Kenia y Tanzania de 1998, en los que murieron 200 personas, en su mayoría civiles. También ha tenido presencia en Egipto, Bosnia, Afganistán y Pakistán. La casa de Al Masri en Kabul fue la utilizada por el jefe del comando responsable de los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra Nueva York y Washington, Jalid Sheij Mohamed, para informar a los líderes de Al Qaeda sobre los preparativos de esta acción. Combatió junto a Bin Laden en Afganistán y pasó más de una década encarcelado en Irán. Fue excarcelado en 2015 a cambio de un diplomático iraní que fue secuestrado por Al Qaeda en Yemen. Fue entonces cuando viajó hasta Siria y se sumó a la cúpula de Al Qaeda. De hecho, fue quien compareció en un vídeo en julio de 2016 para anunciar que el Frente Al Nusra se desvinculada de Al Qaeda y se convertía en el Frente Fatá al Sham, un gesto considerado un mero maquillaje por los servicios secretos occidentales. «Era el intermediario clave del grupo terrorista con sus filiales y otros grupos yihadistas de todo el mundo. Su matrimonio con una de las hijas de Usama bin Laden los situó en el corazón de Al Qaeda desde el principio», ha relatado Lister. Cuando nació, el 3 de noviembre de 1957 en Kafr al Shaij, en Egipto, Al Masri recibió el nombre de Abdulá Muhammad Rayab Abdelramán, según los datos de las autoridades estadounidenses.
25-02-2017 | Fuente: elpais.com
Al menos 42 muertos en dos ataques suicidas en Homs
Uno de los fallecidos es el jefe del espionaje militar en la ciudad siria, según la televisión estatal. Un grupo yihadista escindido de Al Qaeda asume la autoría
22-02-2017 | Fuente: abc.es
Cameron pagó un millón de libras de indemnización a un terrorista suicida de Daesh
Jamal al-Harith, un terrorista suicida británico de 50 años que el lunes se inmoló en Mosul en un todoterreno cargado de explosivos, había recibido en 2010 una indemnización de un millón de libras del Gobierno británico. El Ejecutivo lo compensaba así por dos años de encarcelamiento en el campo X-Ray de Guantánamo, al entender que el espionaje británico había contribuido a los malos tratos que recibió allí. A cambio, al-Harith se comprometía a guardar silencio. Tras diez años viviendo en Manchester sin ser bien controlado por la policía, en 2014 viajó a Siria y llevaba tres años combatiendo con el Daesh. En un primer momento, toda la prensa británica dio por sobreentendido que el dinero había sido pagado por el Ejecutivo de Tony Blair, que hizo la gestión por la que el terrorista fue liberado en 2004. El diario conservador sensacionalista ?Daily Mail? incluso dedicó este miércoles una durísima portada al ex premier laborista por el supuesto pago del millón. Pero Blair ha emitido un comunicado muy duro contra el periódico y revela que quien abonó la indemnización fue el Gobierno de David Cameron, en 2010. El caso había encendido a la prensa popular británica. El tabloide eurófobo ?Daily Mail?, cargó las tintas en Tony Blair, quien justamente acaba de lanzar una campaña animando a los británicos a ?levantarse contra el Brexit?. ?El suicida de E.I. al que tu pagaste un millón?, titulan. ?Furia contra el Gobierno laborista?, añaden en el subtítulo. Pero Blair los acusa de mentir, porque quien pagó fue Cameron, y de ?hipócritas?, pues asegura que en su día el periódico capitaneó una campaña para que al-Harit fuese liberado de Guantánamo. Daesh publicó el lunes la última fotografía del terrorista, en la cabina del 4X4. Muestra una sonrisa exagerada y unas pupilas brillantes, instantes antes de acelerar contra una base de la Novena División del Ejército iraquí, en las afueras de Mosul. En el video, el vehículo avanza en medio de una polvareda y al final se ve una columna de humo. En el ataque participaron otros tres suicidas. Los terroristas hablan de ?numerosas bajas?, sin concretar. ?Es él. Lo reconozco por su sonrisa?, ha dicho el hermano del suicida, Leon Jameson, de 53 años, tras ver su foto. ?Ha malgastado su vida?, añade, aunque dice que no se avergüenza del él. La historia de Jamal a-Harith es la de tantos británicos de familias inmigrantes captados por el fanatismo salafista. Nacido como Ronald Fiddler, sus padres procedían de Jamaica y eran cristianos devotos. Ronald fue un joven deportista, que destacó en kárate, fútbol y baloncesto. Estudió informática en una politécnica, donde se hizo diseñador de webs, y allí se convirtió a la fe musulmana. Sus familiares señalan que le influyó mucho la lectura de la autobiografía de Malcom X, el líder musulmán afroamericano, quien también marcó la transformación del boxeador Cassius Clay en Mohamed Ali. Tras convertirse viajó seis meses a Sudán, en una época de gran presencia allí de Al Qaeda, y estudió árabe y los textos coránicos. En 1997 se instaló con su primera mujer en el Norte de Londres y tras dejarla volvió a Manchester, donde trabajó en una escuela islámica. En octubre de 2001 inició lo que llamó ?un viaje religioso?, que acabaría con su detención por los talibanes en una prisión de Kandahar, donde lo encontraron las fuerzas estadounidenses tras conquistar el país. La versión de al-Harith es que llegó como mochilero a Pakistán, pagó a un camionero para que lo llevase y acabaron en Afganistán, donde el vehículo fue interceptado por los talibanes, que lo tomaron por un espía inglés. Llevado a Guantánamo, los estadounidenses no acabaron de cerrar una acusación concreta contra él. En 2002, sus captores descartaron que fuese miembro de Al Qaeda o un guerrero talibán, pero señalaron que suponía ?una amenaza para EE. UU., sus intereses y aliados?, por lo que lo mantuvieron dos años más preso en el limbo jurídico de la base cubana. El Gobierno de Blair, presionado entonces por haberse embarcado con Bush en la invasión de Irak, quiso tener un gesto para lavar su imagen. El ministro del Interior, David Blunkett, intercedió ante los estadounidenses por él y otros británicos presos en Guantánamo. En 2004, al-Harith aterrizó en el Reino Unido junto a otros compatriotas liberados de la prisión cubana. ?Ninguno de los retornados es realmente una amenaza para la seguridad de los británicos?, declaró Blunkett a su llegada, una frase ahora controvertida tras el final de al-Harith en Mosul. Tras ser interrogado superficialmente, los servicios secretos se desentendieron de él. Al-Harith había denunciado torturas en Guantánamo, inyecciones de sustancias extrañas y confinamiento en solitario. Incluso ofreció su testimonio ante el Consejo de Europa, en una comisión sobre Guantánamo. Todo su discurso se basaba en que había sido un viajero inocente sorprendido en el lugar inadecuado. El Gobierno británico quiso evitar un juicio por malos tratos, porque el ex recluso podría airear datos relativos a la seguridad nacional, y Cameron ?según ha revelado Blair- lo resarció con un millón de libras en 2010. Al año siguiente, el terrorista se compró un adosado de tres habitaciones en Stockport, en el Gran Manchester. Le costó 220.000 libras, que pagó con el dinero de los contribuyentes. Tres años después, en 2014, viajó a Siria para enrolarse en el Daesh. Su segunda esposa, Shukee Begum, de 34 años y con la que tenía cinco hijos, uno de ellos un bebé. Logró viajar hasta Siria con su prole y se reunió con él en Raqqa. La mujer contó en 2015 al canal Channel 4 que su objetivo era convencerlo para volver al Reino Unido. Decepcionada con la vida en Raqqa y el fanatismo imperante, Begum, también de Manchester y licenciada en Derecho, logró huir con sus hijos y hoy se cree que vive en algún lugar cercano a la frontera con Turquía.
09-02-2017 | Fuente: elpais.com
EE UU mata a un veterano de Al Qaeda en Siria
El Pentágono informa de que la semana pasada acabó con 11 yihadistas en bombardeos en Idlib. Entre ellos, Abu Hani al Masri