Infortelecom

Noticias de al qaeda

24-05-2017 | Fuente: abc.es
Salman Habedi había entrenado en un campamento terrorista en Libia
Salman Abedi, el británico hijo del refugiados libios que en la noche del lunes se suicidó con una bomba y mató a 22 personas en un concierto en Mánchester, la mayoría jóvenes y niños, había sido entrenado en un campamento terrorista en Libia. Tras el derrocamiento de Gadafi y la pésima gestión de la posguerra por parte de Europa y EE. UU., Libia es hoy un estado fallido, donde cooperan los terroristas de Al Qaida y Daesh que combaten a un frágil Gobierno. Por el momento, tres hombres han sido detenidos en el sur de la ciudad británica por su relación con la masacre. Según el testimonio de un conocido de Abedi al que ha accedido «The Times», Abedi «se marchó a Libia hace dos semanas y había vuelto hace unos días». El terrorista, de 22 años, se había vuelto extremadamente religioso hace dos. Hace uno se dejó la barba y comenzó a vestir al modo islámico tradicional. Frecuentaba el Centro Islámico de Mánchester y la mezquita de Dibsbury, donde también oraban sus padres y sus tres hermanos. Abedi había comenzado a estudiar un grado de Empresariales en la Universidad de Salford, pero lo dejó. El terrorista dejó una maleta en el vestíbulo de salida del Mánchester Arena, donde 21.000 personas habían acudido al concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande, y la hizo estallar, provocando una terrible matanza, en la que murieron varios niños, entre ellos una de solo ocho años, Soffie Rose Roussos. Abedi era conocido por la policía y los servicios de inteligencia del MI5 y comienzan a deslizarse las primeras críticas de por qué no fue debidamente controlado, o «monotorizado», como se dice en la jerga policial. Los investigadores creen que carecía de preparación para preparar una bomba como la que empleó, que aunque casera era bastante sofisticada y terriblemente letal. Por eso todos los desvelos policiales se dirigen ahora a encontrar al terrorista que fabricó la bomba, pues es quien tiene la capacidad técnica de provocar una masacre. De hecho, la ministra británica de Interior, Amber Rudd, ha reconocido hoy que «parece probable» que Salman Abedi actuara solo. El hecho de que todo indica que contó con la ayuda de una célula terrorista es lo que llevó al Gobierno a elevar el nivel de alerta de «severa» a «crítica», lo que significa que un nuevo ataque terrorista puede ser inminente. Los niveles de alerta se crearon en agosto de 2006, al descubrirse una trama para intentar derribar aviones trasatlánticos. El rango máximo no se alcanzaba desde julio de 2007, cuando los atentados de Al Qaeda en el metro y un autobús de Londres dejaron 56 muertos. Durante los diez años siguientes no se registró ningún ataque con bomba en suelo británico, hasta la masacre del lunes. El nivel crítico de alerta conlleva el despliegue desde esta mañana de hasta cinco mil policías, que patrullarán sobre todo en nudos de transporte y zonas especialmente concurridas. Las tropas no salían a la calle desde los atentados de Bruselas del año pasado, aunque entonces efectuaron más bien tareas de apoyo. La Policía del Gran Mánchester ha saludado positivamente la medida «que ayudará a nuestra investigación en curso». El fin de semana coincide la celebración de varios acontecimientos deportivos multitudinarios, que ahora supondrán una prueba de fuego para los servicios de seguridad. En el estadio de Wembley, en Londres, se disputa la final de la Copa inglesa, la FA CUP; en Twickenham, la gran sede londinense del rugby, la final de la Premiership; y en Hampten, en Escocia, la Copa escocesa. La situación es paradójica: el país vive unos días de cielo azul y calor casi veraniego, pero es indudable que la tristeza y la preocupación imperan en el ambiente, sobre todo en Mánchester, el punto crítico. La ciudad es el objetivo más probable del ataque que se teme, pues Abedi era nacido y vecino de uno de sus barrios del Sur. En las calles de Mánchester se han desplegado efectivos de los SAS, las fuerzas especiales de élite del Ejército. La campaña electoral continúa suspendida y Theresa May reúne de nuevo al gabinete COBRA de emergencias. En las últimas horas se ha suscitado también un debate por la temprana filtración a medios estadounidenses del nombre de Salman Abedi a primeras horas de la tarde del lunes, cuando las fuerzas de seguridad británicas lo mantenían en la reserva para no perjudicar la investigación. Se cree que pudo ser una filtración de los servicios estadounidenses, con los que los británicos compartieron la información. Mientras tanto continúan conociéndose nombres de más víctimas, que van emergiendo tras penosas tareas de identificación de los cadáveres destrozados por la bomba. Las identidades van destapando el terrible horror de un crimen que dejó 22 muerto y 59 heridos, 16 de ellos muy graves, porque se ve que la mayoría de las víctimas son jóvenes, mujeres y niños. Entre los fallecidos hay también varios padres que se habían acercado al Mánchester Arena a recoger a sus hijos adolescentes a la salida. Aguardaban en el vestíbulo que enlaza con la vecina estación de tren de Victoria y allí los sorprendió un ataque cruel, salvaje e indiscriminado. Esta mañana se ha confirmado que entre los muertos está Olivia Campbell, de 15 años, cuya historia había conmovido al país después de que en la mañana del martes su madre, Charlotte, contase en BBC Radio sus intentos desesperados e infructuosos por dar con ella: «La llamo al teléfono pero está muerta». Había sido objeto de una búsqueda masiva por parte de amigos y familiares y a través de las redes sociales. Hoy su madre la despide con gran emoción en Twitter, bajo una hermosa foto de su hija, escribe: «RIP. Mi querida y preciosa niña hermosa, que se la llevaron lejos demasiado pronto, para cantar con los ángeles y continuar sonriendo. Mamá te quiere tanto». Alison Howe y Lisa Lees son dos madres que murieron aguardando a sus hijas de 15 años, que resultaron ilesas. Giorgina Callander, de 18 años, estudiante de Salud, fue la primera víctima conocida, era una gran admiradora de Ariana Grande, que esperaba con ilusión el concierto. También se han facilitado los nombres de Kelly Bewster, de 32 años y John Atkinson, de 28. La embajada de Polonia ha confirmado que han muerto dos de sus nacionales, un matrimonio polaco que esperaba en el vestíbulo a sus hijas adolescentes. Una tragedia que supera fronteras, creencias y razas.
24-05-2017 | Fuente: abc.es
Salman Abedi había entrenado en un campamento terrorista en Libia
Salman Abedi, el británico hijo del refugiados libios que en la noche del lunes se suicidó con una bomba y mató a 22 personas en un concierto en Mánchester, la mayoría jóvenes y niños, había sido entrenado en un campamento terrorista en Libia. Tras el derrocamiento de Gadafi y la pésima gestión de la posguerra por parte de Europa y EE. UU., Libia es hoy un estado fallido, donde cooperan los terroristas de Al Qaida y Daesh que combaten a un frágil Gobierno. Por el momento, cuatro hombres, uno de ellos el hermano del agresor, han sido detenidos en el sur de la ciudad británica por su relación con la masacre. Según el testimonio de un conocido de Abedi al que ha accedido «The Times», Abedi «se marchó a Libia hace dos semanas y había vuelto hace unos días». El terrorista, de 22 años, se había vuelto extremadamente religioso hace dos. Hace uno se dejó la barba y comenzó a vestir al modo islámico tradicional. Frecuentaba el Centro Islámico de Mánchester y la mezquita de Dibsbury, donde también oraban sus padres y sus tres hermanos. Abedi había comenzado a estudiar un grado de Empresariales en la Universidad de Salford, pero lo dejó. El terrorista dejó una maleta en el vestíbulo de salida del Mánchester Arena, donde 21.000 personas habían acudido al concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande, y la hizo estallar, provocando una terrible matanza, en la que murieron varios niños, entre ellos una de solo ocho años, Soffie Rose Roussos. Abedi era conocido por la policía y los servicios de inteligencia del MI5 y comienzan a deslizarse las primeras críticas de por qué no fue debidamente controlado, o «monotorizado», como se dice en la jerga policial. Los investigadores creen que carecía de preparación para preparar una bomba como la que empleó, que aunque casera era bastante sofisticada y terriblemente letal. Por eso todos los desvelos policiales se dirigen ahora a encontrar al terrorista que fabricó la bomba, pues es quien tiene la capacidad técnica de provocar una masacre. De hecho, la ministra británica de Interior, Amber Rudd, ha reconocido hoy que «parece probable» que Salman Abedi actuara solo. El hecho de que todo indica que contó con la ayuda de una célula terrorista es lo que llevó al Gobierno a elevar el nivel de alerta de «severa» a «crítica», lo que significa que un nuevo ataque terrorista puede ser inminente. Los niveles de alerta se crearon en agosto de 2006, al descubrirse una trama para intentar derribar aviones trasatlánticos. El rango máximo no se alcanzaba desde julio de 2007, cuando los atentados de Al Qaeda en el metro y un autobús de Londres dejaron 56 muertos. Durante los diez años siguientes no se registró ningún ataque con bomba en suelo británico, hasta la masacre del lunes. El nivel crítico de alerta conlleva el despliegue desde esta mañana de hasta cinco mil policías, que patrullarán sobre todo en nudos de transporte y zonas especialmente concurridas. Las tropas no salían a la calle desde los atentados de Bruselas del año pasado, aunque entonces efectuaron más bien tareas de apoyo. La Policía del Gran Mánchester ha saludado positivamente la medida «que ayudará a nuestra investigación en curso». El fin de semana coincide la celebración de varios acontecimientos deportivos multitudinarios, que ahora supondrán una prueba de fuego para los servicios de seguridad. En el estadio de Wembley, en Londres, se disputa la final de la Copa inglesa, la FA CUP; en Twickenham, la gran sede londinense del rugby, la final de la Premiership; y en Hampten, en Escocia, la Copa escocesa. La situación es paradójica: el país vive unos días de cielo azul y calor casi veraniego, pero es indudable que la tristeza y la preocupación imperan en el ambiente, sobre todo en Mánchester, el punto crítico. La ciudad es el objetivo más probable del ataque que se teme, pues Abedi era nacido y vecino de uno de sus barrios del Sur. En las calles de Mánchester se han desplegado efectivos de los SAS, las fuerzas especiales de élite del Ejército. La campaña electoral continúa suspendida y Theresa May reúne de nuevo al gabinete COBRA de emergencias. En las últimas horas se ha suscitado también un debate por la temprana filtración a medios estadounidenses del nombre de Salman Abedi a primeras horas de la tarde del lunes, cuando las fuerzas de seguridad británicas lo mantenían en la reserva para no perjudicar la investigación. Se cree que pudo ser una filtración de los servicios estadounidenses, con los que los británicos compartieron la información. Mientras tanto continúan conociéndose nombres de más víctimas, que van emergiendo tras penosas tareas de identificación de los cadáveres destrozados por la bomba. Las identidades van destapando el terrible horror de un crimen que dejó 22 muerto y 59 heridos, 16 de ellos muy graves, porque se ve que la mayoría de las víctimas son jóvenes, mujeres y niños. Entre los fallecidos hay también varios padres que se habían acercado al Mánchester Arena a recoger a sus hijos adolescentes a la salida. Aguardaban en el vestíbulo que enlaza con la vecina estación de tren de Victoria y allí los sorprendió un ataque cruel, salvaje e indiscriminado. Esta mañana se ha confirmado que entre los muertos está Olivia Campbell, de 15 años, cuya historia había conmovido al país después de que en la mañana del martes su madre, Charlotte, contase en BBC Radio sus intentos desesperados e infructuosos por dar con ella: «La llamo al teléfono pero está muerta». Había sido objeto de una búsqueda masiva por parte de amigos y familiares y a través de las redes sociales. Hoy su madre la despide con gran emoción en Twitter, bajo una hermosa foto de su hija, escribe: «RIP. Mi querida y preciosa niña hermosa, que se la llevaron lejos demasiado pronto, para cantar con los ángeles y continuar sonriendo. Mamá te quiere tanto». Alison Howe y Lisa Lees son dos madres que murieron aguardando a sus hijas de 15 años, que resultaron ilesas. Giorgina Callander, de 18 años, estudiante de Salud, fue la primera víctima conocida, era una gran admiradora de Ariana Grande, que esperaba con ilusión el concierto. También se han facilitado los nombres de Kelly Bewster, de 32 años y John Atkinson, de 28. La embajada de Polonia ha confirmado que han muerto dos de sus nacionales, un matrimonio polaco que esperaba en el vestíbulo a sus hijas adolescentes. Una tragedia que supera fronteras, creencias y razas.
23-05-2017 | Fuente: abc.es
Los principales atentados en Europa en los últimos años: 2015 fue el que dejó más víctimas
El atentado de anoche en Manchester ?Reino Unido?, en el que han muerto 22 personas y 59 han resultado heridas, se suma a una larga lista de atentados perpetrados en Europa en los últimos años. Un hombre encapuchado se atribuyó hoy el atentado de Manchester en nombre del Estado Islámico, al asegurar que «esto es solo el principio», en un vídeo difundido por el experto marroquí en movimientos yihadistas Abdallah Rami. Estos son los principales atentados yihadistas: - 1 1 marzo 2004.- Diez explosiones en cadena en cuatro trenes de cercanías causaron 191 muertos y más de 1.600 heridos en Madrid, atentados que se atribuyeron las Brigadas Abu Hafs al Masri, vinculadas a Al Qaeda. - 7 julio 2005.- Cuatro explosiones, tres en el metro y una en un autobús urbano, provocaron 56 muertos ?incluidos cuatro terroristas? y 700 heridos en Londres, ataques reivindicados por Al Qaeda. - 12 diciembre 2010.- La explosión de un coche bomba en Estocolmo causó heridas leves a dos personas. El autor del atentado, que actuó al parecer para castigar la presencia sueca en Afganistán, se inmoló posteriormente. - 18 julio 2012.- Nueve personas murieron, siete de ellas turistas israelíes, en un atentado en el aeropuerto de Burgas, en el este de Bulgaria. - 22 mayo 2013.- Dos hombres mataron con un machete a un soldado en Londres al grito de «Alá es grande». - 7 enero 2015.- Doce personas murieron en el asalto a la redacción del semanario «Charlie Hebdo», en París. - 8 enero 2015.- Una policía municipal murió en un tiroteo cerca de la Puerta de Châtillon, en París. - 9 enero 2015.- Otras siete personas murieron en Francia, cuatro de ellas rehenes que permanecían en el supermercado «Hyper Cacher» de París y las otras tres eran los hermanos Kouachi, autores del tiroteo en la revista Charlie Hebdo y el asaltante del establecimiento comercial. - 14 febrero 2015.- Dos personas murieron y cinco resultaron heridas en dos ataques cometidos por un presunto yihadista en un centro cultural de Copenhague donde se debatía sobre blasfemia e islam. Al día siguiente, el atacante fue abatido por la policía danesa. - 13 noviembre 2015.- Varios atentados casi simultáneos en París dejaron 130 muertos ?89 en la sala de fiestas Bataclán? y más de 300 heridos. - 22 marzo 2016.- Dos atentados yihadistas contra el aeropuerto y la línea de metro de Bruselas causaron 32 muertos (sin contar a los tres terroristas suicidas) y 300 heridos. - 13 de junio de 2016.- Una pareja de policías fue asesinada en su domicilio de Magnanville, a unos 50 kilómetros al noroeste de París, a manos de un yihadista francés que perpetró el crimen en nombre del Estado Islámico. - 14 de julio de 2016.- El tunecino Mohamed Lahouaiej Bouhlel arrolló con un camión a las personas que estaban en el principal paseo de Niza durante la Fiesta Nacional de Francia y causó 84 muertos y más de un centenar de heridos. - 19 diciembre 2016.- Doce personas murieron y decenas resultaron heridas en un mercadillo navideño en Berlín, arrolladas por un camión conducido deliberadamente contra la multitud. - 22 marzo 2017.- Un hombre mató a cinco personas ?entre ellas un policía? y causó 31 heridos, antes de ser abatido por la Policía, en un ataque terrorista islamista frente al Parlamento británico, en Londres, donde arrolló a decenas de personas con un todoterreno. - 7 abril 2017.- Dos personas murieron y varios viandantes resultaron heridos al ser atropellados por una camioneta en Drottninggatan, la principal calle peatonal de Estocolmo. - 20 abril 2017.- Un policía murió en un tiroteo perpetrado en la Avenida de los Campos Elíseos de París por un individuo abatido posteriormente por la policía. El Estado Islámico asumió a las pocas horas la autoría del ataque.
23-05-2017 | Fuente: abc.es
Merkel: «Alemania, hombro con hombro con nuestros amigos británicos»
Las muestras de solidaridad de los principales líderes mundiales tras el atentado de Mánchester han sido inmediatas. Angela Merkel ha calificado el ataque de «inexplicable» y ha resaltado que «Alemania está hombro con hombro con nuestros amigos británicos» y que lo sucedido «refuerza nuestra determinación de continuar trabajando con nuestros amigos del Reino Unido contra quienes cometen actos tan despreciables». Sus palabras cobran especial relevancia en el contexto del Brexit, que había suscitado tiranteces entre ingleses y alemanes. Donald Trump ha condenado lo ocurrido con un contundente discurso en Israel, donde se encuentra de visita, en el que ha llamado a «borrar esa ideología malvada». «Tanta gente joven, hermosa e inocente asesinada por diabólicos perdedores», se lamentó el presidente de EE. UU. «No les llamaré monstruos, porque podría gustarles el término. A partir de ahora los denominaré como perdedores, porque es lo que son. Habrá más de estos [ataques], pero son perdedores, recordad eso. Nuestra sociedad no puede tolerar esta continuación de baños de sangre», advirtió Trump. El presidente de China, Xi Jinping, ha telefoneado a la Reina Isabel II para expresarle sus condolencias y le ha dicho que su país «está con el Reino Unido». El líder canadiense, Justin Trudeau, se declaró «conmocionado». Canadá es otro de los países que ha sufrido el terrorismo islámico. Macron también ha condenado del atentado y anunció que telefonearía en breve a May. El ataque del suicida de Manchester, un varón cuya identidad todavía se desconoce, se produjo un 22 de mayo, en el día del cuarto aniversario del ataque que le costó la vida en las calles de Londres al joven fusilero Lee Rigby, de 25 años. La acción fue perpetrada por dos londinenses islamistas que cumplen cadena perpetua. Michael Adebolajo, de 29 años, y Michael Adebowale, de 28, ambos londinenses hijos de inmigrantes nigerianos, asesinaron a Rigby en el Suroeste de la capital. Primero lo atropellaron y luego lo degollaron. Adebolajo era graduado en Sociología por la Universidad de Grenwinch, hijo de padres cristianos. Michael Adebowale había sido un chico tranquilo, al que le gustaba cocinar las recetas de Jamie Oliver, hasta que la visión radical del Corán se cruzó en su vida. Ambos fueron captados por el imán salafista Anjem Choudary, otro londinense, abogado de formación, que se convirtió en predicador del odio y campó impunemente por las mezquitas del Este de Londres hasta que fue encarcelado el pasado verano. Llegó a elogiar a Al Qaeda por el atentado del 11S sin que se actuase contra él, debido al vacío legal y los complejos del buenismo multiculturalista. Por otra parte, ocho hospitales de Mánchester atienden a las 59 víctimas y muchas familias siguen buscando a sus seres queridos. La frase que resume la perplejidad de los británicos es esta: «Fueron a disfrutar de un concierto y perdieron sus vidas». Ian Hopkins, el jefe de la policía de Manchester, ha reconocido que «este es el incidente más horrible de esta ciudad haya sufrido jamás». La ministra del Interior, Amber Rudd, ha señalado que el atentado «iba a por los más vulnerables de la sociedad, jóvenes y niños en un concierto pop».
23-05-2017 | Fuente: elpais.com
Un reportero neoyorquino muy cerca de Al Qaeda
El estadounidense Bilal Abdul Kareem tuvo acceso a jefes yihadistas en Siria y ha demandado a la Administración Trump por haberle presuntamente incluido en la ?kill list?
22-05-2017 | Fuente: elpais.com
Un reportero neoyorquino muy cerca de Al Qaeda
El estadounidense Bilal Abdul Kareem tuvo acceso a jefes yihadistas en Siria y ha demandado a la Administración Trump por haberle presuntamente incluido en la ?kill list?
21-05-2017 | Fuente: abc.es
Las autoridades sirias declaran «libre de armas y armados» la ciudad de Homs
Las autoridades sirias declararon este domingo «libre de armas y armados» la ciudad central de Homs, conocida en el pasado como «la capital de la revolución», tras la salida de los últimos combatientes y civiles del barrio de Al Waer. Así lo anunció el gobernador de la provincia de Homs, Talal al Barazi, según la agencia de noticias oficial SANA. La televisión estatal mostró, por su parte, imágenes en el interior del distrito de Al Waer, el único donde todavía había presencia rebelde hasta la salida hoy de los últimos insurgentes y sus familias, en aplicación del acuerdo logrado entre las partes para pacificar la zona. Según SANA, 989 personas, entre ellas 308 milicianos, abandonaron hoy Al Waer a bordo de 26 autobuses en dirección a la población de Yarabulus, en el norte de la provincia de Alepo y controlada por facciones rebeldes respaldadas por Turquía. A estos evacuados se suman otras 463 personas, de las que 151 son combatientes, que fueron trasladadas a la provincia de Idleb, dominada casi totalmente por facciones islámicas e insurgentes. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos confirmó la salida de los últimos insurgentes y civiles de Al Waer en dirección a Idleb y Yarabulus. El pasado 18 de marzo comenzó la evacuación de civiles y combatientes de Al Waer, que ha sido gradual a lo largo de doce tandas, gracias a un pacto logrado entre las autoridades sirias y las facciones locales. Estas evacuaciones se enmarcan dentro de la estrategia del Gobierno sirio de alcanzar lo que denomina «procesos de reconciliación nacional». Dichos procesos son, en la práctica, acuerdos de rendición que se aplican en zonas sitiadas y que se alcanzan tras negociaciones entre las autoridades y grupos rebeldes locales. Normalmente se implementan en áreas rodeadas por los leales al presidente sirio, Bachar al Asad, aunque también se han dado casos, como el de los pueblos de mayoría chií de Fua y Kefraya, asediados por grupos islámicos como el Organismo de Liberación del Levante, la alianza de la exfilial de Al Qaeda. Al Waer era el último barrio que quedaba por pacificar en Homs, que en su día recibió el sobrenombre de la capital de la revolución, tras el inicio de las protestas contra el Gobierno de Damasco en 2011, y que en su día fue una de las localidades más castigadas por los choques y los bombardeos.
19-05-2017 | Fuente: abc.es
Quién es Robert Mueller, el investigador que enfurece a Trump
Robert Mueller está acostumbrado a los grandes retos. Los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 le sorprendieron solo una semana después de haber aceptado el cargo de director del FBI. Ahora, Mueller acaba de ser nombrado investigador especial de la trama de las conexiones de la campaña electoral de Donald Trump con Rusia, el asunto que ha colocado al presidente de EE.UU. en el disparadero y que ha marcado los cuatro meses que lleva en la Casa Blanca. El encargo a Mueller, ejecutado por el actual vice fiscal general de EE.UU., Rod Rosenstein, ha enfurecido a Trump, que considera las pesquisas, filtraciones e informaciones que relacionan a su equipo con miembros del Gobierno de Vladimir Putin como ?la mayor caza de brujas de un político de la historia de EE.UU?. Mueller, de 72 años, regresa a la arena pública después de un par de años en el despacho de abogados WilmerHale, donde encontró un retiro dorado en 2014 después de décadas de servicio público. En su labor como fiscal, alto cargo del Departamento de Justicia y director del FBI consiguió convertirse en una de las figuras más prestigiosas en la persecución del delito, con el respeto unánime de republicanos y demócratas. Nació en Nueva York en 1944 y creció en los suburbios de Filadelfia. Fue un estudiante brillante en las universidades de Virginia, Nueva York y Princeton, y marine en la guerra de Vietnam, de la que regresó con varias condecoraciones. Empezó s u carrera en la fiscalía en San Francisco y tras un breve paso por un despacho de abogados, la continuó en Washington, donde dejó huella por la intensidad y la meticulosidad en su trabajo, además de su carácter áspero y su gusto por vestir trajes de chaqueta rematados con botas de cowboy. Cabalgó las promociones en el Departamento de Justicia hasta convertirse en uno de los fiscales mejor considerados; tras un breve paso como vice fiscal general, George W. Bush le nombró director del FBI en 2001. El Senado aprobó su nombramiento con 98 votos a favor y ninguno en contra. Fue en este cuerpo de seguridad donde consiguió relevancia nacional. Investigó los ataques de Al Qaeda, modernizó el organismo y se mantuvo siempre fiel a los principios éticos que guiaron su carrera: por ejemplo, combatió la política de vigilancia de comunicaciones establecida por Bush, para lo que contó con el apoyo de James Comey, su sucesor en el FBI y al que Trump acaba de despedir, en una de sus decisiones más polémicas desde su desembarco en la Casa Blanca. Obama no solo confió en el director del FBI que heredó de Bush, sino que prorrogó su estancia dos años más de lo habitual -para un total de doce años, el periodo más largo para un director del FBI desde J. Edgar Hoover, su primer responsable-, hasta el nombramiento de Comey en 2013. ?Sentó el estándar de oro para el puesto?, dijo Obama sobre sus años al frente del FBI. Estos días, el prestigio de Mueller se ha notado en la reacción de demócratas y republicanos, que han celebrado por igual su nombramiento. Tras los aplausos, su investigación de la trama rusa vinculada será una tarea ardua cuyos resultados centrarán la atención de EE.UU.
16-05-2017 | Fuente: abc.es
El hijo de Bin Laden incita a los yihadistas a «atacar a la yugular del enemigo»
En un vídeo de diez minutos de duración, Hamza Bin Laden llama a sus seguidores a llevar a cabo ataques suicidas que causen el mayor daño posible y que vayan «a la yugular del enemigo». Hablando en árabe y con subtítulos en inglés, el hijo de Bin Laden ha querido mandar «un consejo a todos aquellos que quieran convertirse en mártires». Acompañando sus palabras, el vídeo muestra fotos de terroristas que han atentado en países occidentales. Bin Laden advierte a sus seguidores de la importancia de «elegir bien tus objetivos, de manera que puedas hacer más daño al enemigo. Si puedes conseguir un arma de fuego, mejor; si no hay otras muchas opciones». Hamza Bin Laden se está revelando como el mejor posicionado para hacerse con el liderazgo de la organización terrorista Al Qaeda, en sustitución de Ayman al-Zawahiri, que tomó el control de la organización después de la muerte de Osama Bin Laden en 2011.
09-05-2017 | Fuente: abc.es
Enseñar el Corán o morir: la amenaza yihadista a los profesores de Burkina Faso
Ser profesor en el norte de Burkina Faso es muy complicado. Decenas de ellos han tenido que abandonar sus clases y buscar refugio en otras zonas del país tras meses de constante intimidación por parte de los islamistas radicales. De hecho, hasta les han amenazado con «cortarles la garganta» si se niegan a enseñar el Corán en las escuelas. Como consecuencia, esta situación está poniendo en riesgo la educación de miles de niños de esta zona, donde muchas escuelas religiosas ya han cerrado sus puertas por miedo. «Mi preocupación es la vida de los profesores», aseguró a Efe Moussa Eric Ouedraogo, responsable de Educación en Nassoumbou, una pequeña localidad rural en la provincia de Soum, cerca de la frontera con Mali. Según cuentan los residentes de Nassoumbou, Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) comenzó su campaña de terror el pasado mes de diciembre, cuando destruyeron las casas de algunos maestros que se habían marchado para pasar la Navidad con sus familias. Cuando regresaron, vieron que sus hogares habían quedado destrozados y que las instalaciones de la escuela también habían sido atacadas, donde incluso hallaron agujeros de balas en paredes y puertas. Recientemente, las autoridades del Gobierno visitaron las zonas rurales de la provincia de Soum y se reunieron con los profesores para intentar convencerles de que volvieran a las clases. «Tenemos que ser realistas y entender que es difícil para un maestro que ha sido amenazado poder volver a clase», insiste Ouedraogo, quien expresa su «total» rechazo a enviar de vuelta a los docentes. «Incluso nos preocupa que las escuelas de Djibo (la capital provincial) tengan que cerrar pronto porque los yihadistas están llegando a la ciudad y su mensaje ya se está extendido allí», advierte. Moumouni Tamboura, maestro de escuela primaria en Djibo, situada a tan solo 45 kilómetros de Mali, asegura que se vive un «ambiente de terror» en la zona desde que los yihadistas han aumentado sus ataques y «han desafiado abiertamente» al Gobierno. Refuerzo de la seguridad Ante esta crisis, el Gobierno se ha comprometido a reforzar la seguridad en la región del Sahel y en particular en la comunidad de Baraboulé, donde hace unos días varios radicales entraron en las aulas de las aldeas y exigieron a los maestros dejar de enseñar francés y marcharse si no estaban dispuestos a enseñar el Corán. «Se han establecido fuertes medidas de seguridad y los maestros deben saber que el Estado los protege», afirmó el ministro de Seguridad de Burkina Faso, S imon Compaoré. Aunque las medidas se han reforzado, según contaron a Efe varios residentes de la zona, los profesores siguen teniendo miedo y se han negado a volver al trabajo. La inseguridad sigue imperando en la zona, donde hace unas semanas radicales islamistas emboscaron y mataron a varias personas acusadas de informar a las fuerzas de seguridad del Gobierno sobre su paradero. Tras los ataques, los autores huyeron a Malí, que en los últimos años se ha convertido en un país de inestabilidad y violencia crónica. Desde 2015, Al Qaeda en el Magreb Islámico ha intensificado sus ataques en la región después de haber declarado que los ciudadanos occidentales, y más concretamente los de Francia, se han convertido en objetivo prioritario del grupo. Burkina Faso ha sido víctima de estos ataques, el más grave de ellos ocurrió en enero de 2015, cuando cerca de 30 personas murieron en el asalto a un hotel y un restaurante de Uagadugú por un comando de AQMI. Según datos del Gobierno, 60 personas han muerto en el país africano por ataques terroristas en los últimos dos años.