Infortelecom

Noticias de al qaeda

19-06-2017 | Fuente: abc.es
El autor del atropello identificado como Darren Osborne, nacido en Singapur y vecino de Cardiff
El hombre que llevó a cabo el atentado de Finsburby Park, detenido por los propios creyentes musulmanes que salían del culto, tiene 48 años, pelo rizado y vestía una camiseta blanca ya tiene nombre. Se llama Darren Osborne está separado y nación en Singapur en 1969. La policía, aunque sigue investigando, sostiene por ahora que actuó solo. Los agentes llegaron diez minutos después del atentado de la furgoneta. El atacante permanecía inmovilizado por los vecinos. Un imán serenó a la concurrencia y evitó posibles represalias advirtiendo: «No le toquéis». Una vez en el furgón policial, el terrorista parecía contento y sonriente y lanzó un beso, momento que se ha grabado. Los forenses policiales chequearán cuál es su estado mental. Darren Osborne, separado desde hace medio año, nació en Singapur en 1969, se crió en el Sudoeste de Inglaterra y era vecino de Cardiff, donde vivía en un adosado de ladrillo. La furgoneta blanca empleada para atropellar a los fieles musulmanes fue alquilada a la compañía Pontyclun, en el Sur de Gales. Hay once víctimas: un muerto, ocho heridos hospitalizados (dos muy graves) y dos heridos leves que no han sido ingresados. Se investiga si el fallecido, un anciano, murió o no a consecuencia de un golpe de la furgoneta. Según algunas versiones, el grupo de vecinos arrollados por el vehículo se encontraban prestando asistencia a un hombre mayor que acababa de sufrir un infarto, quien podría ser la víctima mortal. Mientras tanto continúan las reacciones de condena, casi todas con el mismo mensaje: «El odio nunca nos dividirá», como ha dicho Boris Johnson, ex alcalde de Londres. La Muslim Welfare House, el centro social y educativo islámico de donde salían de orar los atacados, ha emitido un mensaje conciliador: «Hemos trabajado muy duro durante décadas para construir una comunidad pacífica aquí en Finsbury Park y condenamos este ataque de odio que trata de dividir a nuestra maravillosa comunidad. Pedimos calma. No ayuda especular sobre el incidente. Todos los esfuerzos deben dirigirse a obtener justicia para las víctimas y asegurar que nuestra comunidad permanece diversa, tolerante y como un lugar de bienvenida». El Consejo Musulmán Británico (MCB), de orientación suní, se ha mostrado menos conciliador y culpa directamente del ataque a «la islamofobia». Finsbury Park es un barrio de inmigrantes de siempre. Primero dominado por una colonia irlandesa y ahora por musulmanes. Es la zona de Londres con mayor comunidad argelina y cuenta con una de las mezquitas más grades de la ciudad, Finsbury Park, polémica a comienzos de este siglo por su relación con Al Qaeda, pero que ha sido saneada. El barrio, estéticamente poco agradable, ha ido mejorando dentro del proceso conocido como «centrificación», que va haciendo más caros y prósperos barrios antaño suburbiales. La zona del ataque, horas después- LUIS VENTOSO Cressida Dick, la jefa de Scotland Yard, ha hecho también una llamada a la concordia: «Londres es una ciudad de muchas fes y nacionalidades y un ataque a una comunidad es un ataque a todos nosotros. No nos dividirán ni nos harán vivir con miedo». La última frase suena más bien voluntarista. Es imposible no preocuparse, pues Inglaterra ha sufrido en cuatro meses cuatro ataques terroristas, que han costado 36 vidas, amén de numerosos heridos. Las mezquitas y lugares de culto musulmanes cuentan desde esta mañana con protección policial extra. No estaba fichado por la Policía Los servicios de seguridad del Reino Unido no tenían fichado al autor de este atentado, ha afirmao hoy un representante del Ejecutivo: «Lo que puedo decir sobre este caso, es que este individuo, por lo que sabemos hasta el momento, no era conocido para nosotros», ha admitido el secretario de Estado de Seguridad, Ben Wallace, a la emisora británica BBC Radio 4. El secretario de Estado sí ha añadido, no obstante, que los servicios de seguridad nacionales sí «tienen constancia de un aumento de la ultraderecha» en el país.
19-06-2017 | Fuente: abc.es
Un hombre atropella a un grupo de musulmanes en Londres
Un hombre blanco de 48 años, detenido en el acto por la valiente reacción de los vecinos, atropelló en el Noreste de Londres pasadas las doce de la noche del domingo al lunes (una hora más en España) a un grupo de creyentes musulmanes que salían de cumplir con sus plegarias de Ramadán en la Muslim Welfare House, cercana a una de las mezquitas mayores de Londres, la de Finsbury Park. Conducía una furgoneta blanca alquilada y todas las víctimas practican la misma religión. La policía se llevó al conductor a las 12.20 horas. Según algunos testigos iban con él dos cómplices, que se dieron a la fuga, pero la policía lo niega por ahora. El ataque está siendo tratado como «acto terrorista». La única víctima mortal por el momento se cree que es un anciano, aunque no se sabe si murió por el atropello o víctima de un infarto previo. La calle registraba a esa hora mucho trasiego de musulmanes que salían de rezar. La furgoneta se aproximó a velocidad alta y luego giró a la izquierda atropellando a los peatones. La agresión se produjo en un cruce de calles, al otro lado del puente ferroviario que alberga la estación de metro de Finsbury Park y muy cerca de la mezquita del mismo nombre, controvertida a comienzos de siglo cuando la dominaba el predicador del odio Abu Hamza y mantuvo relación con Al Qaeda. Hamza cumple hoy condena perpetua en Estados Unidos. La mezquita fue limpiada de radicalismo a partir de 2005, bajo la dirección del libanés Mohamed Kozbar, que ha condenado así el ataque: «Quien haya hecho esto lo hizo para hacer daño a la gente y es un atentado terrorista. Lo llamamos así, igual que lo hicimos con los de Mánchester, Westminster o el Puente de Londres». El conductor, que se subió a la acera en la calle Seven Sisters Road y atropelló a un grupo de creyentes, bajó del coche dado gritos de «¡quiero matar a todos los musulmanes!». En medio de un gran nerviosismo, con gritos y gente corriendo, algunos vecinos tuvieron el arrojo de hacerle frente e interceptarlo. «Salió corriendo de la furgoneta y diciendo que quería matar musulmanes. Le pegué en el estómago y luego con la ayuda de otros lo tiramos al suelo y lo inmovilizamos hasta que vino la policía», explica el joven Abdul Rahman. Algunos testigos agradecen la acción pacificadora del imán Mohamed Mahmoud, que tranquilizó al público hasta que llegó la policía y evitó posibles represalias contra el agresor. Theresa May va a reunir a su gabinete de emergencias Cobra. Ha calificado el ataque de «potencial acto terrorista» y ha expresado su solidaridad con las víctimas y sus familias por el «terrible incidente». El ataque ha sucedido en la circunscripción por la que Jeremy Corbyn es diputado, Islington North, quien se ha declarado «totalmente conmocionado». El barrio tiene mucha presencia musulmana y en él se encuentra el afamado estadio del Arsenal, bautizado ahora como Emiratos Árabes. El Consejo Musulmán Británico habla de «la más violenta manifestación de islamofobia hasta ahora» y ha perdido refuerzos policiales para proteger las mezquitas, algo que también ha reclamado el alcalde de Londres. El detenido será sometido también a un chequeo para determinar su estado mental. El centro del que salían los fieles atropellados, la Muslim Welfare House, ha pedido «calma». Se trata de una organización social y educativa musulmana, que ocupa lo que antaño fuera un célebre local de rock, donde actuaron Pink Floyd o The Who. Según las primeras pistas, el atentado se llevó a cabo con una furgoneta alquilada en el Sur de Gales. Al haber sido detenido el culpable resultará más rápido y sencillo resolver el caso. La policía no ha dado crédito por ahora a algunas voces vecinales que hablaban también de cuchillos. La zona fue acordonada de inmediato y continúa cerrada esta mañana. Hubo fuerte presencia de ambulancias y policía armada. Tras el ataque, algunos de los hombres que salían de la mezquita se arrodillaron en otra acera de la zona y comenzaron a rezar. El alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, que es musulmán de ancestros paquistaníes, ha pedido a los londinenses que estén «tranquilos y vigilantes». «Es claramente un ataque deliberado a londinenses inocentes, muchos estaban finalizando sus oraciones del mes sagrado de Ramadán. Este ataque a una comunidad particular, al igual que los atentados de Westminster, Mánchester y el Puente de Londres, son un asalto a nuestros valores compartidos de tolerancia, libertad y respeto». El Reino Unido sufre una concatenación de atentados desde el pasado 22 de marzo, cuando un musulmán británico atropelló a una veintena de peatones en el Puente de Westminster y mató a puñaladas a un policía en una puerta del Parlamento. A ese ataque le siguieron dos atentados yihadistas más. Ahora se produce un ataque terrorista de signo contrario, un radical ultra que ha asesinado a un grupo de musulmanes inocentes al albur. Unos tres millones de personas integran la comunidad musulmana británica. El país ha sufrido además el incendio de la torre de North Kensington, donde podría haber unos cien muertos. Tal acumulación de hechos terribles ha llevado a la Reina a reconocer que el país tiene estos días «un ánimo sombrío». Los canales pro Daesh que inexplicablemente toleran las grandes plataformas de internet han subido post animando a los musulmanes «despertar a la guerra en las calles» tras el ataque. También reprochan que en este caso la policía no disparase a matar al agresor, sin reparar en que ya había sido reducido. Galería de imágenes Vea la galería completa (18 imágenes)
07-06-2017 | Fuente: abc.es
El jefe de la diplomacia de Emiratos Árabes Unidos (EAU) amenaza a Qatar con sanciones económicas
El ministro de Exteriores de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Anwar Gargash, ha amenazado con la posibilidad de aplicar sanciones económicas contra Qatar si falla la actual ofensiva diplomática emprendida bajo la acusación de que apoya al terrorismo. Así lo ha declarado durante una entrevista en el canal galo «France 24», durante la que ha mostrado su confianza en que que la suspensión de las relaciones lanzada esta semana haga cambiar de rumbo al pequeño emirato. Al respecto, el responsable de la diplomacia de EAU ha afirmado que «si no funciona, deberemos incrementar las medidas económicas» y ha descartado que se supere apueste por otros enfoques. Gargash ha exigido a Qatar que «debe dejar de apoyar el extremismo y el terrorismo en la región, por su propio bien y el de la región, y por su bienestar político y financiero». La crisis estalló después de que Arabia Saudí, EAU, Egipto y Bahréin anunciaran el lunes la ruptura de relaciones diplomáticas con Qatar. Posteriormente, se han sumado a la retirada de embajadores los gobiernos apoyados por Arabia Saudí en los conflictos del Yemen y Libia, Maldivas, Mauritania y, además, Jordania:«Es una crisis que ha estado gestándose durante muchos años en la región. Las prácticas y políticas ambiguas cataríes han minado la estabilidad y la paz regional. Hemos probado todo lo que hemos podido a nivel bilateral, multilateral, colectivo», ha apuntado el ministro. «Catálogo de pruebas» Gargash ha asegurado que «el catálogo de pruebas» de que el emirato apoya a grupos extremistas o terroristas como el frente Al Nusra, antigua filial del grupo terrorista Al Qaeda en Siria, es «aplastante». Por eso, ha apuntado, se le ha dicho al país que «es hora de que cambie el rumbo y que los riesgos políticos y financieros son demasiado altos como para continuar, así como que no hay más grises, que en materia terrorista las cosas son blancas o negras». El ministro de Exteriores ha afirmado estar seguro de que en Qatar hay «gente razonable» q ue sabrá presionar a su Gobierno para que cale la idea de que «las políticas de las últimas dos décadas no han funcionado, sino que les han aislado».
06-06-2017 | Fuente: abc.es
Macron ofrece su apoyo a toda iniciativa pacificadora en la crisis de Qatar
El presidente francés, Emmanuel Macron, ofreció hoy su apoyo a "toda iniciativa que pueda favorecer la pacificación" en la crisis abierta con la ruptura de las relaciones diplomáticas con Qatar, anunciada ayer por siete países encabezados por Arabia Saudí, informaron a Efe fuentes del Elíseo. Macron, que conversó por teléfono con el emir de Catar, Tamim bin Hamad al Zani, subrayó la importancia de preservar la estabilidad en la región y de que reine la unidad y solidaridad en el seno del consejo de cooperación de los Estados Árabes del Golfo. El presidente resaltó que Francia está dispuesta a permanecer "en contacto con todas las partes", agregó la fuente. En otra conversación telefónica mantenida con su colega turco, Recep Tayyip Erdogan, Macron reiteró la importancia de que se mantenga la estabilidad regional, su apoyo a la unidad y solidaridad y la disponibilidad mediadora de París. Junto con Arabia Saudí, Egipto, Baréin y EAU, Maldivas y los Gobiernos alineados con Riad en los conflictos del Yemen y de Libia mantienen que Qatar se entromete en sus respectivos asuntos internos para desestabilizarlos y que apoya a "grupos terroristas", como los Hermanos Musulmanes, el Daesh y Al Qaeda. Los tres países del Golfo sumaron al bloqueo diplomático el aéreo y naval para los medios de transporte del pequeño emirato, así como el cierre de su única frontera terrestre, que linda con Arabia Saudí.
06-06-2017 | Fuente: abc.es
Trump dice que en su gira por Oriente Medio acusaron a Qatar de apoyar a radicales
El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha indicado este martes que, en su reciente viaje a Oriente Medio, los líderes de los países árabes señalaron a Qatar cuando él urgió a detener cualquier tipo de financiación a grupos terroristas de «ideología radical». «Durante mi reciente viaje a Oriente Medio, declaré que ya no puede haber ninguna financiación a la Ideología Radical. Los líderes señalaron a Qatar - ¡Miren!», comentó Trump a través de su cuenta personal de Twitter. Sin dar más explicaciones, Trump ha parecido aludir con su tuit a la crisis política entre cuatro países árabes encabezados por Arabia Saudí y el pequeño emirato de Qatar, al que acusan de apoyar el terrorismo. Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Baréin anunciaron este lunes la ruptura de relaciones diplomáticas con Qatar y ordenaron el cierre de las fronteras terrestres y del espacio aéreo y marítimo a los medios de transporte de ese país. Además de esos cuatro países, también han roto las relaciones con Catar, Maldivas y los Ejecutivos que apoya Arabia Saudí en los conflictos del Yemen y Libia. La ruptura se sustenta en la acusación al Gobierno catarí, dirigido por el emir Tamim ben Hamad al Zani, de financiar a organizaciones consideradas terroristas, como el Estado Islámico, Al Qaeda y los Hermanos Musulmanes. Catar ha rechazado las acusaciones al considerarlas «calumnias injustificadas», y ha asegurado que «lucha contra el terrorismo y el extremismo», mientras la comunidad internacional busca modos de poner fin a esta crisis diplomática.
06-06-2017 | Fuente: abc.es
El mortal asedio en Melbourne es investigado como un ataque terrorista
Las autoridades australianas confirmaron que investigan el asedio en un bloque de apartamentos en la ciudad de Melbourne, que se saldó con la muerte de un civil y el agresor, como un ataque terrorista. «Es un ataque terrorista y subraya la necesidad de que estemos constantemente vigilantes, que nunca nos desalentemos, siempre desafiantes, ante la cara del terrorismo islamista», dijo el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, a periodistas. La Policía abatió el lunes a un hombre armado que retenía a una mujer en un bloque de apartamentos en el barrio de Brighton, donde encontraron a otra persona muerta que resultó ser un empleado de nacionalidad china-australiana. El agresor fue identificado como Yacqub Khayre, un somalí de 29 años, que había estado en prisión por un robo violento en 2012 y se encontraba en libertad condicional desde noviembre pasado. Asimismo, el somalí había sido vinculado en el pasado a los planes para atacar en 2009 una base militar en Sídney, aunque fue absuelto por la justicia. «Los incidentes de ayer demuestran que la amenaza del terror es real», dijo, por su lado, el comisionado de la Policía australiana en funciones, Michale Phelan, quien recordó que desde que se elevó la alerta terrorista a «probable» en 2014 se han registrado cinco incidentes de este tipo. El Daesh se ha atribuido la responsabilidad de la retención a través de su agencia de noticias Amaq, aunque las autoridades australianas dudan de su autoría, según la cadena local ABC. Pero Graham Ashton, comisionado de la Policía del estado de Victoria, cuya capital es Melbourne, dijo más temprano que se trata de un «incidente terrorista», y alertó de que no existen pruebas que apunten a que Khayre actuó por órdenes del exterior. «No sabemos aún si se trata de algo que él realmente estaba planeando o si es una decisión 'ad hoc' que hizo solo para salir de esa manera», explicó Ashton. Tras el incidente en Melbourne, Turnbull pidió revisar las leyes sobre la libertad condicional al cuestionar la situación de Khayre, quien, comentó, «era conocido por tener conexiones, al menos en el pasado, con extremistas violentos. Era un delincuente violento conocido». Ayer, la Policía acudió al lugar donde se encontraba Khayre tras ser alertados por una posible explosión y hallaron en el vestíbulo una persona muerta. Las autoridades encontraron parapetado en una habitación al secuestrador y la víctima, y tras más de una hora de negociaciones infructuosas la policía logró abatir al hombre en un tiroteo en el que la rehén salió ilesa pero tres oficiales resultaron heridos. El Canal 7 de la televisión local informó de que su redacción en Melbourne recibió una llamada telefónica después del tiroteo de un hombre que les dijo: «Esto es por el Daesh, esto es por Al Qaeda».
04-06-2017 | Fuente: abc.es
Tras las huellas de la herida abierta en Oriente Medio
Mientras unos y otros se acusan de haber lanzado la primera piedra, Oriente Medio se desangra, los muros crecen y todos aquellos que pueden emigran a Europa o a Estados Unidos. Los menos, con papeles; la mayoría, de forma ilegal y sin billete de vuelta. Oriente Medio se parte en pedazos cada vez más pequeños. «Oriente Medio, Oriente roto» es un recorrido en primera persona, vital y periodístico, por los conflictos que he tenido el privilegio de cubrir desde que en 2005 decidí subirme a este bote con destino a lugares y a experiencias inimaginables para la «gente normal». Yo buscaba cubrir situaciones complicadas, guerras, revoluciones.., coberturas cuyo escenario actual es Oriente Medio. Por eso mi brújula apunta a esa región, porque es una zona con problemas que aparecen a diario en las noticias. Este viaje tiene paradas en Irán, Líbano, Georgia, Irak, Afganistán, Pakistán, Egipto, Túnez, Siria, Libia.., pedazos imprescindibles de una vida de nómada guiada por la brújula de la actualidad por una región que se desangra como una enorme herida abierta. Estos son algunos de los momentos clave de este recorrido. IRÁN: Milagro tras el terremoto Tumbado en la camilla boca arriba, con los ojos medio abiertos, parece deshidratado, desnutrido, presenta un cuadro de confusión y sufre contusiones múltiples y diversas fracturas, según la primera revisión. Encontrar a una persona viva después de diez días «es un milagro», me confiesa con rotundidad el doctor Eduardo Armijo, hombretón navarro con cuerpo de levantador de piedras, el encargado de atender a este muerto viviente, que logra decir solo la palabra «Jalaledin», su nombre. Tras aplicarle insulina y una dosis de calmante, se le prepara para su traslado a un centro hospitalario de Teherán. Siempre tendré la duda de si realmente asistí a un milagro o si se trataba de alguien empeñado en buscar a parientes desaparecidos o rescatar sus pertenencias entre los escombros, que quedó sepultado por un nuevo derrumbe. PAKISTÁN: La casa de Osama Bin Laden No hay que ser un lince para dar con la vivienda de Osama: basta con seguir la procesión de vecinos que caminan a ambos lados de la carretera en dirección a una casa blanca de tres alturas rodeada por una tapia. Se alza en medio de un gran prado a las afueras de esta localidad de ciento cincuenta mil habitantes, famosa por albergar el equivalente al West Point de Pakistán. Abbottabad se encuentra a las puertas de las zonas tribales que conforman la frontera entre Pakistán y Afganistán y que son el gran santuario yihadista. Lo suficientemente cerca para llegar a ellas, lo suficientemente lejos para vivir a resguardo de los ataques de los aviones no tripulados. Es, además, más cómoda y está más próxima a las comodidades de la capital, Islamabad, un argumento de peso que debió de convencer al líder de Al Qaeda para plantar aquí su refugio. El «enemigo público número uno» a cuya captura «vivo o muerto» George Bush puso un precio de cincuenta millones de dólares había muerto a los cincuenta y cuatro años en el exilio paquistaní, su tercer país de acogida después de pasar por Sudán y Afganistán. La imagen de Osama vestido de uniforme militar, tocado con un turbante blanco y Kaláshnikov en mano, no era la que correspondía a un magnate saudí de su categoría. Cuando Obama hizo pública la noticia de su muerte en un mensaje especial dirigido a la nación, los ciudadanos norteamericanos estallaron de alegría y se echaron a las calles para celebrar la muerte del enemigo público número uno, de la persona a la que consideran responsable del atentado contra las torres gemelas. LIBIA: En la morgue de Gadafi Tirado sobre una manta. Desnudo de cintura para arriba. Despojado de sus túnicas extravagantes y con el pecho ensangrentado, Muamar Gadafi se despide de los suyos en una cámara frigorífica del mercado central de Misrata. Cuarenta años en el poder, mansiones y millones derrochados no le han servido para diferenciarse en el momento de su muerte de los miles de fallecidos en la revuelta. Su mirada altiva, caída para siempre. Sus palabras amenazantes, mudas frente a los insultos que le profieren los civiles que hacen cola para ver su cuerpo. No vienen en señal de duelo: vienen para mostrar su odio. Acuden en familia, como Fuad, que trae a su hijo Alí. «Se llama igual que mi padre, al que nunca conoció porque le mató este canalla. Quiero que el niño le vea la cara de cerca y no olvide nunca quién mató a su abuelo», asegura, y levanta los dedos al cielo al grito de «¡Dios es grande!», auténtico salvoconducto en la nueva Libia pos-Gadafi. Fuad insta a Alí a golpear el cadáver, a meterle los dedos en los agujeros de bala. No hay respeto alguno por los restos de un ser tan odiado. «Huele como todos los muertos y está amarillo como todos. ¿Qué tenía de superhombre? Nada, absolutamente nada», reflexiona Rafah, exveterano del ejército libio que se acuerda en estos momentos de los «miles de jóvenes que ha perdido Misrata por su culpa». Me quedo ese olor a sangre, a muerte y a sudor, los gritos de odio de la gente, los dedos de los niños golpeando la cabeza Gadafi y tirándole del pelo, y la sensación de ser testigo de la historia, de tener delante de los ojos un fragmento de la historia reciente. SIRIA: Emboscada en Latakia Al Haffe se encuentra a veintidós kilómetros de Latakia y era el único feudo suní en esa zona costera de mayoría alauí, secta del islam a la que pertenece la familia del presidente Bashar Al Assad. Yo iba en mi coche, detrás del convoy de los cascos azules de la ONU. Me frotaba las manos porque era el único periodista extranjero presente, me invadía la sensación de euforia habitual en nuestra profesión cuando creemos que tenemos un tema exclusivo entre manos. Tras abandonar la autopista tomamos un camino rural, y en el primer tramo me sorprendió la presencia de varios grupos de niños con banderas nacionales y fotos del presidente. Parecía que nos daban la bienvenida, que alguien les había informado de que iba a pasar un convoy hacia Al Haffe. De pronto, mi conductor frenó en seco. «¡Guarda la cámara, que no te vean!» Fadi Barsa conservó la calma al volante de su Citroen C2. Dejó distancia con los vehículos blindados de Naciones Unidas, abrió la ventanilla y encendió la radio. Sonaban canciones patrióticas a todo volumen. Todo en cuestión de segundos y sin quitarme ojo para que no hiciera tonterías. Frente a nosotros, un pasillo de manifestantes enloquecidos golpeaba con palos y barras de hierro los todoterrenos y los zarandeaba. Fadi comenzó a girar el volante para dar media vuelta, esquivó a unos jóvenes que corrían como posesos hacia los todoterrenos blancos y puso de nuevo el vehículo en dirección a Latakia. Dos encapuchados cerraban el paso con picos en las manos, pero se apartaron ante el pequeño utilitario de color gris. Ellos esperaban a los todoterrenos. Seguí la escena por el retrovisor y pude ver que uno de los Toyota había logrado también girar, pero un vehículo de la seguridad, uno de los coches que nos acababa de ofrecer el gobernador de la provincia como escolta, le frenó para que pudieran seguir zarandeándolo. Avanzaban casi pegados a nosotros cuando sonó la primera ráfaga. «Ta ta ta ta ta ta..» ¿Quién disparaba? Se acabó lo de mirar por el retrovisor, clavé la vista al frente y lancé un grito a Fadi, una súplica desde lo más profundo de mi estómago para que se alejara de allí.
02-06-2017 | Fuente: abc.es
La música no amansa a las fieras de Daesh
El comunicado emitido por Daesh tras la matanza en la sala Bataclan durante un concierto habla de «centenares de idólatras en una fiesta de perversidad». Este 2017 comenzó con la noticia de 39 personas asesinadas en una discoteca de Estambul en la que «los cristianos celebran sus fiestas apóstatas». La semana pasada, los terroristas de Daesh acabaron con la vida de 22 personas que disfrutaban de «un desvergonzado concierto» en Manchester. Al igual que sucede con el velo, que oculta el cuerpo de la mujer para aplacar el deseo del hombre, los motivos que llevan a los musulmanes a recelar de la música pueden resumirse con el cristiano «no nos dejes caer en la tentación». Las prevenciones musulmanas contra la música se explican por la facilidad de ésta para suscitar comportamientos «haram» (pecaminosos), como beber alcohol o cometer adulterio, y estados de desviación y culto al cuerpo que alejen al devoto de la adoración a Alá. Uno de los principios de la jurisprudencia islámica es el llamado «sadd al-dhara'i», «bloquear los medios», que consiste en impedir el mal antes de que acontezca prohibiendo todo lo que pueda conducir al pecado. En cualquier caso, la aprobación de la música en el mundo musulmán está siempre supeditada a su conformidad con la moral religiosa. No conviene olvidar que la traducción literal de la palabra «islam» es sumisión. Para Serafín Fanjul , arabista y miembro de la Real Academia de la Historia, el islam «ve con muy malos ojos cualquier manifestación liberadora y de deleite que no pueda controlar. Detesta lo lúdico y lo asocia con el Demonio». Sin embargo, reconoce, «no hay una doctrina común y codificada» sobre la música como sí la hay sobre el consumo de alcohol u otros temas de la vida cotidiana. El Corán no dice nada concluyente al respecto, y los más puritanos tienen que hacer encaje de bolillos con las palabras para sacar del libro sagrado pasajes que justifiquen su aversión a la música. Una de las más recurrentes dice que «hay hombres que compran palabras frívolas para extraviar del camino de Allah sin conocimiento y las toman a burla. Esos tendrán un castigo infame». Más que en el Corán, dice Fanjul, «hay que buscar en el hadiz o Tradición del Profeta, que es de donde salen casi todas las barbaridades de la sharía y del imaginario represivo del islam». Pero tampoco la interpretación de estos textos está del todo libre de contradicción. Solo hay unanimidad respecto al uso de la música en oficios religiosos, totalmente vetada tanto por los chiíes como por los suníes. La cultura islámica, por tanto, carece de una música sacra como la que acompaña la liturgia en el cristianismo, a excepción de la que utilizan en sus ceremonias algunos místicos sufíes y hermandades de derviches, que alcanzan el éxtasis religioso a través de la danza. Entre los escasos defensores de la música en la tradición islámica está el místico egipcio Dhul-Nun al-Misri, que creía que «oír música ejerce un efecto divino que mueve el corazón hacia Dios». «La flauta de Satán» La persecución a la música tiene una larga historia en el islam: ya en 1449, el gobierno egipcio prohibió la flauta y el tambor en las mezquitas. En tiempos más recientes, se han sucedido las «fatwas», dictadas por clérigos radicales, que afectan a la música. Daesh, en su autoproclamado califato, decretó la prohibición de escuchar música al mismo tiempo que la de vestir pantalones ajustados. Medidas semejantes tomaron los talibanes en Afganistán o Al Qaeda en Somalia, que lanzó un ultimátum a las radios de Mogadiscio para que eliminasen la música de sus emisiones. A Osama Bin Laden, figura casi mitológica para los yihadistas, se le atribuye la definición de la música como «la flauta de Satán». Basta un breve rastreo por Internet para dar con auténticos delirios firmados por personas de peso dentro de la comunidad islámica. Es el caso de Mufti Muhammad ibn Adam al-Kawthari Darul Iftaa, nacido en Leicester (Reino Unido) y que en su biografía presume de haberse memorizado el Corán a la edad de 9 años. Mufti, director del Institute of Islamic Jurisprudence, autor de una Islamic Guide to Sexual Relations, cree que «la popularidad creciente de la música constituye una gran amenaza para los musulmanes (?) la música es un engaño hecho por no-musulmanes (?) la fuerza espiritual que caracterizaba a los musulmanes ya no es visible, y la música está entre las principales razones de este declive». Aunque no hasta el punto de resultar alarmante, en España ya se han registrado casos de alumnos musulmanes que se niegan a estudiar música o a tocar la flauta en clase. La situación, explica Fanjul, es contradictoria pues « la ortodoxia islámica no ha podido reprimir al cien por cien pero sí ha podido incordiar y ensalzar como buenos musulmanes a aquellos que no oyen música ni poesía. Sin embargo, la realidad se ha impuesto en paralelo y llevan catorce siglos coexistiendo ambas actitudes». Respecto a las ataques terroristas en actuaciones musicales, Fanjul cree que se deben más a las grandes concentraciones de gente y a la facilidad de atentar en ellos aunque, puntualiza, «la música puede ser un agravante para castigar a los infieles. Los terroristas islámicos no inventan nada que no se halle en la tradición islámica».
29-05-2017 | Fuente: abc.es
El MI5 investiga por qué se ignoraron los avisos sobre Salman Abedi
El MI5, el servicio de inteligencia británico, llevará a cabo una investigación a fondo para saber por qué se ignoraron hasta cinco avisos sobre la peligrosidad de Salman Abedi, que hace siete días mató con una bomba a 22 personas a la salida de un concierto en el Mánchester Arena, siete de ellas niños. Además, antes de estudiar el caso más a fondo, el servicio secreto ha realizado ya una indagación de urgencia para chequear el fallo en el control del terrorista. Hace dos meses se registró una polémica similar, cuando tras el atentado con seis muertos en el Parlamento de Londres se destapó que Khalid Masood, el autor, había estado en su día bajo el radar del MI5, pero luego se desentendió de él. Las fuerzas de seguridad alegan que el control absoluto de todos los sospechosos en todo momento es imposible, porque hay 20.000 potenciales yihadistas en el Reino Unido, de los que solo se vigila de manera constante a 3.000. Mientras la policía y el MI5 continúan sin desarticular al completo a la red que dio apoyo a Abedi, de 22 años, hijo de refugiados libios, que va emergiendo como un hombre no demasiado inteligente, incapaz de llevar a cabo solo un atentado tan mortífero. No se ha dado todavía con el cerebro que ensambló la bomba, lo que mantiene el riesgo de otro atentado, a pesar de que el sábado la alerta se bajó del nivel máximo, «crítica», a «severa». Esta mañana se ha producido una nueva detención, un hombre de 23 años en Shoreham-by-sea, en Sussex, Sureste de Inglaterra. Con él permanecen custodiados 14 sospechosos. A primera hora de este lunes también ha habido un registro en Whalley Range, el barrio de Mánchester donde vivieron los padres de los hermanos Abedi cuando llegaron al Reino Unido a comienzos de los años 90, con estatus de refugiados que huían del régimen de Gadafi. El padre, muy peligroso, era un salafista El padre y el hermano menor están detenidos en Trípoli, como sospechosos de relaciones con Al Qaeda y el Daesh. El hermano mayor, Ismael, casado y de 23 años, fue arrestado al día siguiente del atentado y continúa retenido. El padre, muy religioso, era un salafista que durante la llamada «Primavera Árabe», había combatido a Gadafi con el Grupo Libio de Lucha Islámica (LIFG), una facción considerada organización terrorista en el Reino Unido. Los malos pasos de Salman Abedi eran un secreto a voces en sus círculos de Mánchester. Mohamed Shafiq, de la Fundación Ramadán, ha contado al «Daily Telegraph» que «la gente de la comunidad estaba preocupada por cómo se comportaba y avisó por los canales correctos, pero no les dijeron nada». Dos amigos del joven llamaron por teléfono a la «línea caliente antiterrorista», la primera vez hace cinco años y la segunda el año pasado (en ambas la ministra de Interior era Theresa May). «Estaban preocupados porque Salman estaba apoyando el terrorismo y decía que ser un bombardero suicida estaba bien», señalan fuentes próximas a ellos. Akram Ramadan, de 49 años, uno de los portavoces de la comunidad libia en Mánchester, ha contado que Salman se enojó con el imán de la controvertida mezquita de Dibsbury porque el clérigo hizo un sermón en el que condenó al Daesh. Según su testimonio, responsables de la mezquita contactaron con personal de Prevent, el plan anti extremismo islámico del Gobierno, para dar aviso sobre Salman. Por último, un miembro de la propia familia Abedi contactó con la policía para contarles la deriva del joven. Ninguna de las advertencias sirvió para que se vigilase a Salman Abedi. Tras la tregua política que supuso la suspensión de la campaña por el luto del atentado, el ataque se ha convertido en un ariete para la propaganda electoral. La ministra del Interior, Amber Rudd, ha afirmado que con Jeremy Corbyn como primer ministro el riesgo de un atentado sería mayor y recordó que en su día votó reiteradamente en el Parlamento contra la legislación antiterrorista. Corbyn relaciona el atentado con la guerra de Irak El viernes, en lo que sus compañeros de fila más moderados consideraron un grave error táctico en un momento en que estaba remontando en las encuestas, Corbyn relacionó el atentado con la política exterior británica y sus participación en las guerra se Irak y Afganistán. Los laboristas acusan también al Gobierno de haber debilitado a la policía ante los terroristas con los recortes de la plantilla de agentes. May, que comenzó la campaña con hasta 22 puntos de ventaja sobre su cuestionado rival laborista e incluso renunció a los debates televisivos, ha ido perdiendo brillo. Su anuncio programático de cobrar más a los ancianos que reciben asistencia social en sus domicilios, obligándolos incluso a responder después de muertos con sus viviendas, levantó una polvared enorme, que la desplomó en las encuestas. La premier pasó de la veintena de puntos a solo cinco. Tras el atentado ha remontado algo, pero su ventaja sobre Corbyn es solo de siete puntos, lo que supondría que no lograría la abultadísima victoria y cómoda mayoría parlamentaria que la animaron a convocar elecciones anticipadas. May y Corbyn serán entrevistados esta noche del lunes por separado en Sky televisión por uno de los periodistas británicos más populares en el género.
26-05-2017 | Fuente: abc.es
La Policía británica da por desarticulada a «la mayor parte de la red» vinculada al atentado de Mánchester
La Policía británica ha capturado este viernes «a la mayor parte de la red» vinculada al atentado terrorista del pasado lunes en Manchester, aunque han apuntado que podrían producirse más detenciones, según ha declarado el comisario adjunto de la Unidad nacional antiterrorista, Mark Rowley. Rowley ha precisado que se han hecho «inmensos progresos» en la labor policial, si bien quedan abiertas «importantes líneas de investigación». Por otra parte, policía interroga actualmente a ocho hombres de entre 18 y 38 años sospechosos de vinculación con la trama, tras haber puesto en libertad sin cargos a un chico de 16 años y a una mujer de 34. Las fuerzas de seguridad han tratado de desmantelar la red que presuntamente apoyó al terrorista suicida Salman Abedi, un británico de origen libio de 22 años que detonó una bomba casera en el estadio Manchester Arena, a la salida de un concierto de Ariana Grande lleno de adolescentes, causando 22 muertos y 64 heridos. Además de los detenidos en el Reino Unido, entre los que se encuentra un hermano del agresor -Ismail Abedi, de 23 años-, en Libia han sido arrestados el padre, Ramadán Abedi, y otro hermano, Hashim, de 20 años. Ramadán y Hashim Abedi fueron apresados esta semana por una patrulla de las Fuerzas Especiales de Disuasión (RADA), una de las milicias más poderosas de Trípoli afín al Gobierno de unidad que sostiene la ONU. Los analistas libios creen que Ramadán Abedi perteneció al Grupo Islámico de Combate Libio (LIFG), una organización vinculada a la red Al Qaeda que participó en 2011 en la revolución contra el dictador Muamar el Gadafi y algunos de cuyos militantes supuestamente han vivido durante años refugiados en el Reino Unido. Tras el atentado del lunes, el peor en la historia de Manchester, el Gobierno británico ha elevado a «crítico», el más alto, el nivel de alerta terrorista, y ha desplegado a un millar de soldados para asistir a la policía en sus labores de vigilancia.