Infortelecom

Noticias de administracion estado

25-03-2017 | Fuente: elpais.com
Colin Powell recomienda a México ?no dejarse pisotear? en las negociaciones con Trump
El ex secretario de Estado republicano defiende el valor de la inmigración y dice comprender el enojo mexicano con la nueva Administración estadounidense
18-02-2017 | Fuente: abc.es
Putin da un primer paso hacia el reconocimiento de Lugansk y Donetsk
Pese a que se ha acordado en Múnich un nuevo alto el fuego en el este de Ucrania a partir del lunes, las espadas siguen muy en alto y amenazan con agravar más la situación, no sólo entre Kiev y Moscú, sino también con Occidente. El presidente ruso, Vladímir Putin, firmó hoy un decreto ordenando el reconocimiento en su país de los pasaportes expedidos por las autoridades separatistas de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, territorios pertenecientes a Ucrania, pero independientes de facto gracias a la ayuda militar y financiera que reciben de Rusia. La norma ordena a todos los órganos administrativos de Rusia que admitan como documentos oficiales válidos, además de los pasaportes, las partidas de nacimiento, actas de matrimonio, divorcio y defunción, carnés de conducir, títulos académicos y las matriculaciones de vehículos que figuran en los registros de esas dos «repúblicas populares» del este de Ucrania. Sus ciudadanos podrán atravesar la frontera rusa sin necesidad de visado. El texto del decreto presidencial matiza que la medida es «provisional», mientras no se haya resuelto el estatus de las dos provincias sublevadas, y tiene como objetivo «defender los derechos y libertades de las personas y ciudadanos de acuerdo con los principios y normas internacionales del derecho humanitario aceptadas universalmente». Se trata, a juicio de los analistas, de un primer paso hacia el reconocimiento como estados independientes de Donetsk y Lugansk, como hizo Moscú en agosto de 2008 con Abjasia y Osetia del Sur, territorios que la ONU considera parte inseparable de Georgia. Tras el reconocimiento de Abjasia y Osetia del Sur, el Kremlin firmó con sus dirigentes separatistas sendos acuerdos de «cooperación militar», que han permitido allí el despliegue de bases y abundantes fuerzas rusas. De hecho, esas dos repúblicas autónomas de Georgia se han convertido en protectorados de Rusia. Desencanto con Trump En declaraciones a la emisora «Eco de Moscú», el politólogo ruso, Dmitri Oreshkin, dijo esta tarde «asociar» el nuevo decreto de Putin con la «decepción» que le está causando el no haber logrado «el apoyo esperado de parte de Trump». Oreshkin cree que el paso dado por el jefe del Kremlin demuestra efectivamente que no van bien los contactos con la nueva Administración estadounidense y pretende así lanzar una advertencia.
02-02-2017 | Fuente: abc.es
Tillerson logra el sí del Senado y se pone al frente de la diplomacia de Estados Unidos
El exdirector ejecutivo de la petrolera Exxon Mobile Rex Tillerson fue confirmado hoy por el Senado estadounidense como próximo secretario de Estado en el Gobierno de Donald Trump, sorteando así las suspicacias que había levantado por sus vínculos con la Rusia de Vládimir Putin. No obstante, será el secretario de Estado confirmado con más votos en contra de la historia de Estados Unidos, cosechando casi todos los noes de la bancada demócrata, y siendo uno de los más inexpertos en la arena política. Tillerson, de 64 años, tomará las riendas de la diplomacia estadounidense en unos momentos delicados para el país, después de la brecha abierta con México tras la confirmación de la construcción del muro en la frontera, las suspicacias que ha levantado Trump en la Unión Europea y la difícil situación en Oriente Medio. Con 56 votos a favor y 43 en contra, Tillerson logró el consentimiento de la Cámara Alta, después de salir airoso en el voto previo del Comité de Relaciones Exteriores, donde sus vínculos con Rusia le pusieron en aprietos. En esa comisión, los senadores republicanos John McCain, Lindsay Graham y Marco Rubio expresaron sus preocupaciones sobre las posturas de Trump hacia Moscú y las comprobadas relaciones del exdirector ejecutivo de Exxon Mobile con el Kremlin, pero finalmente apoyaron su candidatura. Graham calificó como «desconcertante» el hecho de que Putin otorgase a Tillerson la Orden de la Amistad del Kremlin en 2013, mientras que el senador John McCain aseguró, en alusión al empresario, que no entendía «cómo alguien podría ser amigo de un antiguo agente de la KGB», refiriéndose al mandatario ruso, Vladimir Putin. Pese a las afirmaciones de Trump abriendo la puerta a unas mejores relaciones con Rusia, Tillerson sorprendió durante su audiencia de confirmación en el Senado a quienes esperaban de él alabanzas para Moscú, y optó por cambiar el tono y no calentar los ánimos entre unos senadores alarmados por la presunta interferencia rusa en los comicios estadounidenses de noviembre pasado. «Aunque Rusia busca respeto y relevancia en el escenario mundial, sus recientes actividades no han respetado los intereses de Estados Unidos», afirmó Tillerson al comienzo de una comparecencia de más de ocho horas en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado. Pero los primeros días del Gobierno de Donald Trump han hecho olvidar aquellas críticas relacionadas con Rusia a base de polémicas órdenes ejecutivas, que de seguro van a afectar a la labor de Tillerson al frente del Departamento de Estado. El ex ejecutivo petrolero no solo tendrá que lidiar con la crisis creada por la construcción del muro con el vecino México, uno de los socios comerciales más importantes para Estados Unidos, sino que también tendrá que tratar, entre otras cosas, con los socios de la cuenca pacífica a los que ha dejado de lado saliéndose del tratado comercial del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP). El presidente estadounidense se ha apresurado en sus primeros días en la Casa Blanca a tomar medidas que directamente afectan a otros gobiernos, como la muy cuestionada prohibición de entrada a Estados Unidos a los nacionales de siete países de mayoría musulmana, entre ellos los refugiados sirios. Estas medidas tan radicales, para muchos de dudosa constitucionalidad, han despertado serias dudas en el seno de la Unión Europea, con quien también pende de un hilo otro tratado de libre comercio cuya negociación había avanzado el Gobierno del expresidente Barack Obama. Precisamente, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, calificó este martes de «preocupantes» las declaraciones de la nueva Administración estadounidense y consideró que «parece poner en cuestión los últimos setenta años de la política exterior» de EEUU. En este sentido, Tillerson se encontrará además en el Departamento de Estado a casi un millar de funcionarios diplomáticos que están en contra de la orden migratoria del magnate, los cuales firmaron un documento oficial para expresar su malestar, una situación sin precedentes. Igualmente, el nuevo secretario de Estado tendrá que lidiar con los retos que sigue suponiendo la región de Oriente Medio en materia de seguridad global y manejar las relaciones con los miembros de la OTAN, a quien Trump también ha puesto en jaque. Trump se ha marcado como objetivo lograr una estrategia de actuación inmediata contra Daesh y eso, sin duda, necesitará de las dotes de Tillerson para dialogar con los socios de mayoría musulmana y los miembros de la Coalición Internacional creada contra el grupo yihadista, impulsada también por Obama.
26-11-2016 | Fuente: abc.es
Las frases que deja Castro para la posteridad
El líder de la revolución cubana Fidel Castro, fallecido a los 90 años de edad, pronunció un gran número de discursos en su larga trayectoria y ha dejado un buen puñado de frases para la posteridad. - "En cuanto a mí, sé que la cárcel será dura como no la ha sido nunca para nadie, preñada de amenazas, de ruin y cobarde ensañamiento, pero no la temo, como no temo la furia del tirano miserable que arrancó la vida a setenta hermanos míos. Condenadme, no importa. La historia me absolverá". Con ese párrafo finalizaba el 16 de octubre de 1953 su largó alegato en el juicio por el asalto al cuartel Moncada, en Santiago, el 26 de julio de ese mismo año. - "¡Patria o muerte!". La frase forma parte de un discurso para el funeral por el centenar de víctimas de la explosión del barco francés "La Coubre", el 5 de marzo de 1960. Desde entonces se convierte en una de las habituales frases en el cierre de sus alocuciones. - "Esta es la Revolución socialista y democrática de los humildes, con los humildes y para los humildes. ¡Y que esa Revolución socialista la defendemos con esos fusiles! ¡Viva la Revolución socialista!". Castro proclama por vez primera el carácter socialista de la Revolución cubana. Lo repitió en varias ocasiones el 16 de abril de 1961, frente al habanero Cementerio Colón, en la parte final del discurso de las honras fúnebres por las víctimas de los bombardeos previos al fallido intento de invasión de "Bahía de Cochinos" (17 a 19 de abril). - "Dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada". Máxima pronunciada en un discurso con intelectuales cubanos en la Biblioteca Nacional en junio de 1961. - "Amigos, familia, todo dentro de la Revolución, fuera de la Revolución, nada", pronunciada el 13 de marzo de 1966 en la escalinata de la Universidad de La Habana, con motivo del noveno aniversario del asalto al Palacio Presidencial. - "Los hombres mueren, el Partido es inmortal", frase acuñada en 1973 en el cierre de su discurso por el 26 de Julio, en Santiago de Cuba, con motivo del 20 aniversario del ataque al cuartel Moncada. Luego la repitió en otras alocuciones, incluso con pequeñas variaciones, la última el 23 de febrero de 2001, con motivo del 40 aniversario del INDER. - "Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad. Quien no sea capaz de luchar por otros, no será nunca suficientemente capaz de luchar por sí mismo". En el discurso del 26 de julio de 1978, en Santiago, con motivo del aniversario del asalto al Moncada. Esa misma frase la volvió a utilizar en el discurso por esa efeméride en 1980, en Ciego de Ávila. - "El que necesita las armas es el imperialismo, porque está huérfano de ideas (..) las ideas no necesitan ni de las armas, en la medida en que sean capaces de conquistar a las grandes masas. La contradicción entre socialismo y capitalismo nadie puede pensar en resolverla por la fuerza, hay que estar loco para pensar en eso". Del discurso de clausura del Encuentro sobre la Deuda Externa de América Latina y el Caribe, en La Habana, el 3 de agosto de 1985. - "¡Socialismo o muerte!, ¡marxismo-leninismo o muerte!, que eso es lo que significa hoy lo que tantas veces hemos repetido a lo largo de estos años". Epílogo del discurso del 1 de enero de 1989, con motivo del XXX aniversario del triunfo de la Revolución. - "Puesto que usted ha decidido que nuestra suerte está echada, tengo el placer de despedirme como los gladiadores romanos que iban a combatir en el circo: Salve, César, los que van a morir te saludan. Sólo lamento que no podría siquiera verle la cara, porque en ese caso usted estaría a miles de kilómetros de distancia, y yo estaré en la primera línea para morir combatiendo en defensa de mi patria". En la proclama en la Tribuna Antimperialista, justo delante de la Oficina de Intereses de EEUU, en La Habana, el 14 de mayo de 2004 al concluir una multitudinaria manifestación contra la política de la Administración estadounidense de George W. Bush. - "No confío en la política de EEUU ni he intercambiado una palabra con ellos, sin que esto signifique, ni mucho menos, un rechazo a una solución pacífica de los conflictos". En un mensaje dirigido a los estudiantes de la Universidad de La Habana, el 27 de enero de 2015, Fidel Castro se pronuncia por vez primera sobre el restablecimiento de relaciones con Estados Unidos, ocurrido el 17 de diciembre anterior. - "Emprenderemos la marcha y perfeccionaremos lo que debamos perfeccionar, con lealtad meridiana y la fuerza unida". Con ella cerraba su intervención en la clausura del VII Congreso del PCC, el 19 de abril de 2016. Reconocía que, a sus 89 años, quizás fuera "de las últimas veces que hable en esta sala" (el Palacio de Convenciones de La Habana).
17-11-2016 | Fuente: abc.es
Merkel garantiza a Obama un mayor gasto en Defensa
«Alemania ha entendido el mensaje y ha empezado a reaccionar», ha afirmado este jueves la canciller Merkel ante el saliente presidente de EE.UU., Barack Obama, destacando a continuación que se trata de un compromiso compartido con el resto de los socios europeos. De esta forma, prometiendo un inminente aumento del gasto en Defensa, Merkel tendía puentes a un entendimiento fructífero con Donald Trump, con quien espera una relación «fluida» construida sobre «la transparencia y la convicción», y aceptaba en nombre de la UE un mayor grado de responsabilidad en la seguridad global. Antes de estas palabras, Berlín había proporcionado hechos. La comisión presupuestaria del Parlamento alemán aprobó el pasado viernes, de madrugada y tras casi 14 horas de deliberaciones interrumpidas, unos presupuestos generales para 2017 que contemplan un incremento notable de la partida destinada a los organismos de seguridad y lucha antiterrorista. Además de 876 millones de euros para más personal y medios, el Ministerio de Exteriores recibirá unos 630 millones más de lo previsto para emplear en Siria, 1.200 millones para la atención de refugiados en Jordania y Líbano, y el Ministerio de Desarrollo 550 millones adicionales. «EE.UU. seguirá siendo siempre nuestro socio más importante pero los europeos no podemos subordinar a la voluntad o falta de voluntad de los estadounidenses la decisión de mostrar presencia en el mundo», ha justificado la ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen, que está trabajando ya con el resto de los socios en una mayor coordinación e integración europea en Defensa. Obama acusó a Putin de haber realizado «ciberataques, espionaje industrial y otras actividades no permitidas» Barack Obama, en su última visita a Berlín como presidente, justificaba este jueves este nuevo más relevante papel de Europa en el equilibrio global, apuntando al trabajo en el ámbito internacional de la canciller Merkel como a un valioso elemento de estabilidad y garantizando que, en cuanto Trump «abandone el modo campaña y adopte el modo gobierno» mantendrá las principales líneas de política exterior inamovibles. Dejó claro, por ejemplo, que espera que el presidente electo «le haga frente a Rusia cuando se distancien de nuestros valores y de las normas internacionales». Añadió que es importante que las sanciones impuestas contra Rusia por sus acciones militares en el este de Ucrania se mantengan hasta que Moscú acate el acuerdo de paz firmado en Minsk y reconoció que «Rusia es una potencia militar con influencia en la región y mucho poder en el mundo con la que deseamos una relación estable, pero espero que no se le apoye si vulnera las normas internacionales o crea problemas a largo plazo, como en Siria». Obama dedicó palabras muy duras a Vladimir Putin, acusándolo de haber realizado «ciberataques, espionaje industrial y otras actividades no permitidas» y a la inteligencia rusa de haber «tomado parte en determinados aspectos que a veces no nos gustan»; aunque reconoció que lo mejor que puede hacer la comunidad internacional al respecto es «elaborar marcos internacionales cibernéticos» más apropiados a las capacidades de muchos países. «Pero nuestras plataformas son vulnerables y hemos de actuar con cautela, asegurarnos de que esto no se convierte en una guerra de baja intensidad», dijo. Testamento político Estas apreciaciones eran hechas por el presidente Obama en un tono conciliador con la próxima Administración estadounidense y a modo de testamento político. Junto con Angela Merkel insistió también en que las negociaciones para concretar el Brexit han de ser realizadas «de forma ordenada, fluida y transparente», y en la necesidad de seguir trabajando en tratados comerciales. «La globalización no tiene vuelta atrás, pero debemos lograr encarrilarla en interés de las personas, desde la política», defendió la canciller Merkel. Ambos entonaron una defensa de los intercambios comerciales y reconocieron la necesidad de comunicar mejor la nueva realidad a «los excluidos», en palabras de Obama. «Vivimos un tiempo de cambios muy rápidos y muchas personas no se adaptan, se preguntan cuál es su lugar en este nuevo mundo», explicaba Merkel al tomar el consejo de un presidente que ha comprobado el efecto que puede llegar a tener un movimiento populista «como los que hay también en otros países europeos y aquí en Alemania». Advirtió contra el «nacionalismo tosco», diferente al «buen patriotismo», y aconsejó «permanecer fieles a nuestros valores, si lo hacemos nos aseguraremos de que estamos en el buen camino».
16-11-2016 | Fuente: abc.es
Obama, embajador de Trump en Berlín
El hecho de que fuese precisamente en Berlín donde 200.000 personas aclamasen a Obama en 2008 como nuevo líder global hace todavía más dramático este epílogo de su presidencia, una última visita a Alemania cuyo contenido principal, según fuentes diplomáticas, es lanzar un mensaje de «conciliación» con la figura de su sucesor, Donald Trump. Allí donde en 2008 emocionó a una entregada audiencia, anunciando que «los muros entre razas y entre tribus, entre nativos e inmigrantes, entre cristianos, musulmanes y judíos no deben seguir en pie, esos son los muros que tenemos que derribar ahora», hoy viene a explicar, a modo de embajador, que el «hacer de nuevo grande a América» incluye una continuidad en la estrecha colaboración de la administración estadounidense con sus socios europeos y que no debe cundir el pánico, tratando así de apuntalar los principios atlantistas todavía vivos en la política alemana. La visita despedida de Obama a Merkel estaba en la agenda desde antes de las elecciones y los equipos diplomáticos se preparaban para un intercambio sobre Siria, Rusia y la crisis de los refugiados. El resultado electoral en EE.UU. ha llevado sin embargo a un giro radical de la agenda y lo que más preocupa, por una y otra parte, es explicar y entender a Trump. En la Cancillería de Berlín se declaran tranquilos porque «tenemos todos los instrumentos necesarios para entablar una buena relación con el nuevo presidente estadounidense, a la espera de que siente las bases de lo que será su legislatura», pero admiten estar abiertos a consejos y que cualquier indicación por parte de Obama con ese fin «será bienvenida». Merkel, el contrapunto de Trump Nadie parece especialmente cómodo con el hecho de que New York Times haya coronado a Merkel en su portada como la nueva lideresa del mundo libre y contrapunto a Trump, pero el hecho es que ha sido el único jefe de gobierno que en su mensaje de felicitación osó enmarcar las futuras relaciones bilaterales en un cuadro de exigencias. «Alemania y EE.UU. son dos grandes socios en valores, entre los que destacan el respeto al Derecho y el respeto a la dignidad humana, independientemente de la procedencia, la raza, la religión, la orientación sexual de las personas», dijo, «en base a esos valores, nuestra colaboración podrá seguir siendo estrecha como hasta ahora». Por más que el New York Times quiera aferrarse a la figura de Merkel, la canciller alemana pasa en estos momentos por sus horas más bajas, por lo que la pareja Merkel-Obama, que aprendió a quererse haciendo un ejercicio de responsabilidad, parece más un reflejo del mundo que fue que de la relación trasatlántica en vías de construcción. John C. Kornblum, exembajador de Estados Unidos en Alemania y que sigue viviendo en Berlín, advierte que el «amerexit» de EE.UU. de la responsabilidad mundial ya comenzó a producirse con la administración de Obama, «lo cual ha conducido a una beligerancia más pronunciada por parte de Rusia y China, y ha permitido a los rusos regresar al Medio Oriente como un poder diplomático y militar». Este argumento de continuidad, probablemente dulcificado, será expuesto también por Obama, que en esta ocasión no pronunciará discursos públicos ni tendrá contacto con los alemanes de a pie. «Lo que ambas partes buscan es calma, apoyo, solidaridad y coherencia», dice Ischnger, que ya ha invitado a Donald Trump a presentar su «visión» en la próxima Conferencia de Seguridad de Múnich, en febrero, y que ha aconsejado a Washington un mensaje de continuidad porque «a los alemanes no les gustan los experimentos, son amantes del status quo». Y ese es exactamente el mensaje que viene a traer Obama, que, como buen embajador, ha comenzado diciendo a cada uno de sus interlocutores lo que desea escuchar: a Tsipras en Grecia, que debería serle condonada la deuda; y a Merkel en Alemania, que ha sido su «mejor aliada» y que está «del lado correcto de la historia» en la crisis de los refugiados.
16-11-2016 | Fuente: abc.es
El salario de 1 dólar de Trump, tan viejo como el populismo
La llegada de una estrella de la terrealidad a la Casa Blanca podría suponer para EE.UU. una crisis de los valores constitucionales del país, el aislamiento respecto a la comunidad internacional y ahondar la división que sufre el país. Pero, al menos, no le costará dinero. Será así si Donald Trump cumple con lo que dijo el pasado domingo en el programa «60 minutes», durante su primera entrevista como presidente electo. Preguntado sobre su salario, Trump dijo que renunciaría a él. «Creo que por ley debo tener al menos 1 dólar de salario, así que me llevaré eso, 1 dólar al año», explicó antes de apuntar que no sabía cuál era la cantidad del sueldo presidencial. «400.000 dólares al año», le dijo la entrevistadora. «No, no lo aceptaré», replicó. [ ¿Cuánto ganan los líderes mundiales? ] Era algo que ya había apuntado durante la campaña, cuando aseguró que la compensación salarial por estar al frente del Gobierno de EE.UU. no le importaba. La decisión es un guiño a sus bases, para confraternizar con la clase media blanca descontenta por la situación de la economía y a la que ha prometido que recuperará el esplendor del pasado. La idea del «dólar al año» fue además muy popular entre muchos cargos de la administración estadounidense en las dos guerras mundiales El gesto puede ser efectivo, pero no es nuevo en absoluto. Ni siquiera entre los presidentes estadounidenses. El primero en hacerlo fue Herbert Hoover, que estuvo al mando del país en los peores años de la Gran Depresión, entre 1929 y 1933. Llegó a la Casa Blanca millonario, con una fortuna forjada en la industria minera y alguna declaración fanfarrona que le emparenta con Trump. Se le atribuye la frase «si un hombre no ha conseguido un millón de dólares antes de cumplir cuarenta años, no tiene mucha valía». Ante las penurias que dejó el «crash» bursátil de 1929 a millones de estadounidenses, cedió sus salarios a organizaciones benéficas. Lo mismo hizo John Fitzgerald Kennedy , otro presidente que llegó millonario a la presidencia gracias a la fortuna de su padre Joseph «Joe» Kennedy, que se movió entre la política y los negocios con gran facilidad. La idea del «dólar al año» fue además muy popular entre muchos cargos de la administración estadounidense en las dos guerras mundiales. Como la ley no permitía que hubiera esos cargos sin pago, estos empresarios, banqueros o inversores aceptan la cantidad simbólica de un billete verde. Fue un esfuerzo patriótico, pero también empresarial, porque muchos de ellos tenían intereses en las industrias que servían a los esfuerzos bélicos. Steve Jobs se puso un dólar de sueldo para motivar a sus empleados- AFP La segunda juventud de esta estrategia de imagen llegó al final del siglo XX, cuando Steve Jobs, el cofundador de Apple y visionario tecnológico, se concedió un sueldo de un dólar para motivar a sus empleados. Desde entonces, es algo habitual en los grandes nombres de Silicon Valley: lo han hecho Sergey Brin y Larry Page, co fundadores de Google; Larry Ellison cuando estaba al frente de Oracle, Meg Whitman, como consejera delegada de Hewlett Packard o Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook. Otros políticos que llegan al cargo con los bolsillos llenos también lo han hecho en época reciente: entre otros el que fuera alcalde de Nueva York, el magnate de los medios Michael Bloomberg; Arnold Schwarzenegger, que cambio los platós por la residencia del gobernador de California, o Mitt Romney, que tuvo ese mismo cargo en Massachusetts antes de intentar, sin éxito, convertirse en presidente en 2012. Trump tendrá que decidir si devuelve su salario al Tesoro de EE.UU. o si lo dona a una organización benéfica. En este segundo caso, la donación le podría servir para deducirse impuestos, y ahí la cantidad sería un misterio. El presidente electo ha sido el primer candidato presidencial que no revela su declaración de impuestos desde los años setenta. Quizá temía que la clase media atiborrada a impuestos que le ha aupado al poder supiera que su líder multimillonario ?según él, ganó 560 millones en 2015? apenas contribuye al fisco. Y eso no lo arregla una renuncia al sueldo presidencial.
10-11-2016 | Fuente: abc.es
Rusia admite que ya mantuvo contactos con el equipo de Trump durante la campaña
Rusia admitió hoy que mantuvo contactos con el equipo del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, durante la campaña electoral en la que el Kremlin fue blanco de las críticas de la candidata demócrata, Hillary Clinton. «Hubo contactos. Los tenemos ahora y también los tuvimos durante la campaña electoral», dijo Serguéi Riabkov, viceministro de Exteriores, a la agencia Interfax. Recordó que en Moscú son «bien conocidos» los más estrechos colaboradores de Trump, algunos de los cuales «ostentaron cargos de gran responsabilidad». «Con respecto al diálogo con la futura Administración de Trump y los canales que utilizaremos, también hemos empezado a trabajar en ello», comentó. Riabkov reconoció que para Rusia también es «importante» analizar las consecuencias de las elecciones estadounidenses y los posibles cambios en las políticas de la Casa Blanca, especialmente en materia de seguridad internacional y solución de conflictos. «Estamos dispuestos literalmente desde los primeros días al diálogo constructivo y a la cooperación», señaló. El diplomático ruso destacó que en las relaciones ruso-estadounidenses hay que liberarse «del lastre, que literalmente lleva las relaciones al fondo». Aplausos Sea como sea, negó que la victoria de Trump, que ha alabado en varias ocasiones al presidente Vladímir Putin, haya sumido al Gobierno ruso en la euforia, aunque los diputados recibieron con aplausos el resultado electoral estadounidense. «No sentimos ninguna euforia. Hay diferentes experiencias en las relaciones con las Administraciones republicanas y demócratas. Hubo períodos que arrancaron en buena onda, con nota alta, y después desembocaron en crisis», recordó. Riabkov dijo que las autoridades rusas consideran que durante la campaña electoral ambos bandos destacaron por su discurso «antirruso». «Nosotros no esperamos nada especial de la nueva Administración estadounidense, como de cualquier otra Administración. Queremos regresar a la norma en nuestras relaciones», señaló. Como principios que deben regir dichas relaciones, destacó «el respeto de la soberanía y de los intereses mutuos, y una actitud responsable hacia el derecho internacional, incluida la no injerencia en los asuntos internos». «No será un camino fácil» El presidente ruso, Vladímir Putin, admitió ayer que «no será un camino fácil» restablecer las relaciones bilaterales «dada la degradación en la que, lamentablemente, se encuentran las relaciones entre EEUU y Rusia». «Pero Rusia está dispuesta y desea la restauración de unas relaciones plenas con EEUU», señaló. En vísperas de las elecciones, el jefe del Kremlin tachó de «completa tontería» asegurar que Trump era el «candidato de Moscú» y manifestó que, en su opinión, este representa los intereses de aquellos norteamericanos que están «hartos» de las élites que gobiernan en Washington desde hace décadas. Por su parte, Trump no ha escondido su admiración hacia el mandatario ruso, al que ha considerado mejor líder que el presidente de EEUU, Barack Obama. A su vez, es conocida la animadversión entre Putin y Clinton, a la que el líder ruso acusó cuando era secretaria de Estado de instigar las protestas contra el fraude electoral de finales de 2011, las mayores protestas antigubernamentales en Moscú desde la caída de la URSS.
09-11-2016 | Fuente: abc.es
Exilio cubano cree que con Trump se acaban concesiones al régimen castrista
Cuatro organizaciones de exilio cubano en Miami (Florida) coincidieron en que la victoria del republicano Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos «frenará» las «concesiones permanentes» al Gobierno de Cuba y traerá mayor «presión» en la defensa de las libertades. Si bien entienden que Trump «no cancelará» muchas de las políticas ya implementadas por el presidente Barack Obama en relación con la isla, se mostraron de acuerdo en que se producirá un crucial viraje con un «mayor compromiso en la defensa de los derechos humanos». Trump «no criticó» que Obama restableciera los lazos con Cuba, sino que «no logrará la menor reciprocidad ni que la causa de los derechos humanos en la isla estuviese en primer plano en la agenda de negociación», precisó el cubano Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia. Por ello, aventuró Sánchez, es muy probable que el presidente electo «no revierta todo lo que ha hecho Obama» pero sí acabe con la «concesión permanente de Estados Unidos sin ninguna reciprocidad» por parte del régimen cubano. En un reciente reunión en Miami con cubanos anticastristas muy beligerantes, el ahora presidente electo alabó a las Damas de Blanco y aseguró que él, de ser elegido presidente, no cerraría los ojos ante la violación de los derechos humanos como, dijo, había hecho su rival demócrata. Trump visitó la sede de la Brigada 2506, en el barrio de la Pequeña Habana, donde afirmó que Obama no había realizado un buen acuerdo con Cuba y que Clinton era más de lo mismo, «o incluso peor». Para Antonio Díez Sánchez, secretario general del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), la inesperada victoria de Trump supondrá un «freno al acercamiento» a la isla caribeña en tanto en cuanto el régimen cubano «no de pasos hacia la libertad y hacia reformas políticas». Sánchez aprovechó para elevar una petición a la nueva Administración estadounidense: que «sea solidaria con el pueblo de Cuba en sus demandas de libertad», algo con lo que «no cumplió Obama», aseveró. Plantados, otro grupo del exilio que expresó sin ambages en 2014 su rechazo a las «concesiones» hechas por Obama al Gobierno cubano, está convencido de que Trump «cumplirá con lo que ha dicho en la campaña de no aceptar una política hacia Cuba» que consista en «entregarlo todo sin recibir nada». «Trump exigirá menos violación de los derechos humanos y presionará más al régimen de los hermanos Castro para que el pueblo cubano pueda vivir con más libertad», resaltó Ángel Desfana, director de Plantados, uno de los grupos que integran la Asamblea de la Resistencia Cubana. Este nuevo enfoque del Gobierno estadounidense es, en opinión de Desfana, muy factible a tenor de que los republicanos se han apoderado también del Congreso y del Senado, lo que puede cristalizar además en un «aumento de la ayuda a los disidentes en la isla». En sintonía con el sentir de los activistas cubanos anteriores, Desfana puntualizó que la elección de Trump puede ser positiva para la causa de las libertades en Cuba por la «mayor presión» que ejercerá el republicano en la «exigencia a la dictadura de respeto a los derechos humanos y la ruta hacia la libertad». «De lo que estaba seguro es de que con Hillary Clinton no había remedio, íbamos a tener más de lo de Obama», es decir, una «apertura hacia la dictadura cubana sin recibir nada a cambio». En esa misma línea, Pedro Rodríguez, directivo de la Fundación por los Derechos Humanos en Cuba, abogó por el «fin de las concesiones sin solidaridad con el pueblo» cubano y sin que La Habana «muestre la menor reciprocidad» respecto de Estados Unidos. Al igual que los demás activistas, Rodríguez dudó que el magnate inmobiliario vaya a «anular» las políticas implementadas por Obama y afirmó que la victoria de Trump en las elecciones del martes «puede ser positiva para las libertades en Cuba», aunque, a la postre, dijo, es el Gobierno cubano el que «controla la represión». Cuba y Estados Unidos anunciaron a fines de 2014 un acuerdo para normalizar sus relaciones después de medio siglo de enemistad, que en julio de 2015 dio como resultado la reapertura de las respectivas embajadas en W ashington y La Habana. Desde entonces empresas estadounidenses de diversos sectores han ido concretando negocios y abriéndose mercado en Cuba, aunque el embargo económico se mantiene.
09-11-2016 | Fuente: abc.es
Urkullu advierte de las «incógnitas» generadas por la victoria de Donald Trump
El lendakari en funciones, Íñigo Urkullu, ha manifestado su respeto por la decisión adoptada por el pueblo estadounidense en la elección de Donald Trump como nuevo presidente y ha mostrado su confianza en que la nueva administración estadounidense mantenga la estrategia de colaboración internacional, particularmente en relación a Europa. En una entrada en su perfil de Facebook, Urkullu ha destacado que la Comunidad vasca asiste «a un momento de gran expectación en el que se abren incógnitas en cuestiones relevantes». No obstante, ha aseverado que el Gobierno vasco va a continuar trabajando para promover los intereses vascos en Estados Unidos y ha resaltado que en el plano económico es un mercado «prioritario» para las empresas vascas. Estados Unidos es el tercer destino de las exportaciones del País Vasco y la inversión vasca suma allí casi 18.800 millones de euros en los últimos 15 años. Con más de 435 empresas vascas vendiendo en el mercado americano, Urkullu ha reiterado la confianza en que las relaciones económicas se mantengan en los parámetros de «estabilidad y confianza conocidos hasta la fecha». «Estamos convencidos, además, de que los ideales de democracia, libertad y respeto a la diversidad van a continuar siendo seña de identidad de la sociedad estadounidense», ha concluido.
...
7
...