Infortelecom

Noticias de administracion estado

29-06-2017 | Fuente: abc.es
Merkel reagrupa al G-20 en la defensa del clima
«No vamos a quedarnos esperando hasta que el último se convenza con las pruebas científicas disponibles de que el cambio climático es una amenaza», ha dicho, sarcástica, la canciller alemana en su declaración de gobierno ante el pleno del Bundestag y de cara a la cumbre del G-20, preparatoria de la de Hamburgo, en la que se reúnen hoy en Berlín los jefes de gobierno europeos de países miembros del club de los 20. Merkel estaba aludiendo sin citarlo a Donald Trump, al que se ha referido también indirectamente cuando anunciaba que el G-20 está dispuesto a defender el libre comercio. «El que crea que los problemas de este mundo se pueden solucionar con el aislamiento y el proteccionismo, comete un craso error», ha dicho en su intervención en el Reichstag, «por eso, hoy más que nunca, sólo juntos conseguiremos encontrar las respuestas correctas a las cuestiones centrales de nuestros tiempos». «Desde la decisión de Estados Unidos de abandonar el acuerdo del clima de París estamos más decididos que nunca a trabajar para que sea un éxito», ha desafiado desde el gobierno alemán y con el apoyo sin excepción de todos los grupos parlamentarios. Ante el pleno del parlamento alemán, Merkel ha reconocido que el disenso con Estados Unidos en este campo es notorio. «Disimularlo no sería honesto. En todo caso yo no lo haré», ha admitido, después de que el semanario alemán «Der Spiegel» haya publicado que su equipo de gobierno trabaja en la elaboración de un documento para enviar desde la cumbre del G-20, que se celebrará el próximo mes en Hamburgo, con un mensaje claro a favor de la protección del clima, aunque el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, habría sugerido a Merkel no incluir el tema del clima en la declaración final de la cumbre para asegurarse el apoyo de Trump. Un desafío existencial Merkel ha adelantado un «gran consenso» y ha calificado la protección climática es un «desafío existencial». «En otras palabras, el acuerdo del clima es irreversible y no es negociable», ha sentenciado sobre el asunto. A lo largo de su discurso, Merkel ha insistido en que estos principios son válidos, tanto para el G-20 como para la Unión Europea, a la que ha descrito en un momento de entusiasmo gracias a la resurrección del eje franco-alemán. «Helmut Kohl siempre supo», aprovechó para homenajear al líder cristianodemócrata recientemente fallecido, «que para que Europa funcione es necesario una Francia fuerte, una Alemania fuerte y una fuerte relación de confianza entre Francia y Alemania». Desde esta confianza, Merkel ha señalado que la cumbre de la Unión Europea celebrada la semana pasada abordó temas decisivos que también ocuparán al G-20, como la lucha contra el cambio climático, la amenaza del terrorismo internacional, las posibilidades que ofrece la globalización y la digitalización, así como las causas del flujo migratorio. «Ninguno de estos desafíos se detiene hoy en las fronteras de un país», advirtió, «solo juntos podemos afrontarlos». A punto de recibir en la Cancillería de Berlín a la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, a la que se sumarán a mediodía el resto de jefes de gobierno, incluido el presidente Español Mariano Rajoy, Merkel marca territorio y fija distancias con Trump, con cuya administración no dejan de surgir dificultades. Tras varias cancelaciones de visitas, por ejemplo, la ministra de Defensa de Alemania, Ursula von der Leyen, y su homólogo estadounidense, James Mattis, apenas han logrado escenificar esta semana unidad entre Washington, Berlín y Bruselas en un encuentro en Baviera, en el que Mattis ha declarado que «la alianza atlántica se mantiene fuerte y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) es hoy tan relevante como lo fue antaño cuando se fundó». Cancelación de última hora Con las críticas del presidente de Estados Unidos al superávit comercial de Alemania como telón de fondo, el ministro de Comercio estadounidense, Wilbur Ross, ha cancelado por su parte en el último minuto una visita oficial a Berlín. La ministra de Economía de Alemania, Brigitte Zypries, quien esperaba mantener un encuentro de trabajo con su homólogo esta semana, lamentó lo ocurrido y dijo que «es una pena que no haya podido producirse» ese intercambio de opiniones, no solo sobre el superávit comercial, sino también sobre la intención de la Administración estadounidense de poner bajo lupa las importaciones de acero, que afectarían tanto a la industria europea como a la alemana. Los desencuentros entre los dos gobierno, por tanto, van en aumento y marcarán sin duda la reunión del G-20. Un día después del G-7 celebrado en Italia, Merkel no ocultó ya la desconfianza que empaña en la actualidad las relaciones señalando que «los tiempos en los que podríamos confiar completamente en otros han quedado en parte atrás». Merkel ha garantizado, en todo caso, que en el marco del encuentro multilateral, hará todo lo posible para lograr un amplio respaldo de las mayores potencias económicas del mundo a favor del libre comercio.
04-06-2017 | Fuente: abc.es
Merkel encarna la oposición de Europa al nuevo nacionalismo de Trump
Merkel ha respondido a la decisión de Trump de abandonar el Pacto del Clima llamando a las naciones del mundo a no seguir su ejemplo y a respaldar un nuevo liderazgo de Occidente que, involuntariamente, parece recaer sobre sus hombros. «Al contrario, emprenderemos el camino con resolución, en Alemania, en Europa y en el mundo, para unir todas las fuerzas y hacer frente a los grandes desafíos de la humanidad», dijo en unas declaraciones a la prensa, a la que había convocado precipitadamente y fuera de agenda. «Nada nos va a detener», enfatizaba su voluntad de llegar hasta el final. En ninguno de los numerosos momentos críticos de sus tres legislaturas había la metódica Merkel convocado a los periodistas en la Cancillería con apenas media hora de antelación. Ni con ocasión de la crisis nuclear de Fukushima, que la llevó a legislar el abandono exprés de la energía atómica en Alemania; ni tras la invasión de Crimea por parte de Rusia, una crisis a la que después ha dedicado esfuerzos ímprobos; ni cuando llegaron un millón de refugiados sin avisar en Alemania; ni siquiera tras los atentados terroristas que han estado sufriendo las capitales europeas, incluida Berlín. «Bueno, Trump ha hecho saltar muchas agendas», justificaba el personal de su oficina. Pero en absoluto se trataba de una reacción improvisada. Merkel, de hecho, contaba seguramente con que esto iba a suceder cuando a principios de año decidió presentar por cuarta vez su candidatura en las elecciones generales alemanas que tendrán lugar en septiembre. La canciller ha mantenido la relación de confianza con Obama e incluso se ha acercado a Ivanka TrumpEn el momento de tomar esa decisión, Trump había llegado a la Casa Blanca y el equipo alemán había tendido puentes hacia la nueva administración estadounidense, como la estrecha relación de la ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, con el secretario de Defensa de EE.UU., James Mattis, o los contactos establecidos por el exministro Karl Theodor zu Guttenberg. Merkel, por su parte, ha mantenido la relación de confianza con Obama e incluso se ha acercado personalmente a Ivanka Trump, para la que organizó un foro de mujeres del G20 en Berlín. La canciller se ha esforzado por conocer a fondo al nuevo presidente de EE.UU. y ha soportado con paciencia sus salidas de pata de banco, hasta dar con el asunto global y causa a su juicio suficientemente noble que justificase un plante en toda regla, la lucha contra el cambio climático. Merkel ha identificado el momento para plantar la resistencia que siempre supo que terminaría presentando ante el nacionalismo político y económico enarbolado por Trump. «Para afrontar retos internacionales que ponen en cuestión nuestros valores, nuestros intereses y nuestra forma de vida», explicó en su día los motivos por los que se presentaba de nuevo a las elecciones. Norbert Röttgen, el portavoz en materia de Exteriores y Seguridad de la Unión Cristianodemócrata (CDU), justifica el paso hacia delante de Merkel explicando que es Trump el que ha abdicado del liderazgo de décadas de EE.UU. «El presidente estadounidense no está en situación de liderar la Alianza Atlántica, ni siquiera parece que lo desee», dice, sugiriendo que alguien tiene que hacerlo y recordando que Alemania está hace tiempo dispuesta a aumentar sus gastos en Defensa. Röttgen señala además que el hecho de que Trump haya roto la baraja y se esté repartiendo de nuevo las cartas en el equilibrio global jugará sin duda a favor del proceso de integración europea, que se intensificará a partir del próximo otoño. Extraños amigos Por ahora, la búsqueda de un nuevo equilibrio ha llevado a Merkel a encontrar extraños amigos. Al tiempo que se distanciaba públicamente de EE.UU., ha recibido en Berlín al primer ministro de India, Narendra Modi, y al primer ministro chino, Li Kequiang, con quienes protagonizó sendas declaraciones públicas a favor del comercio global y de la protección del clima, ocultando bajo la alfombra las reivindicaciones alemanas sobre derechos humanos en esos dos países y pasando por alto significativas diferencias culturales, políticas y económicas. Su gran apuesta en este nuevo mapa geopolítico, sin duda, es Europa. Está convencida de que la existencia y fortaleza de la UE es la mejor garantía para la paz, pero todavía tiene que convencer a los socios europeos de que conviene aumentar un gasto militar que, por ejemplo en el caso de España debería doblarse, y resolver el imposible sudoku de la deuda. Quizá esté guardando un as en la manga para después de las elecciones, como un inesperado giro en su hasta ahora tajante negativa a la mutualización de la deuda, que reverdezca las voluntades europeas tras el Brexit. Pero por ahora solo hay declaraciones de buenas intenciones, tanto en las charlas con Macron como en los encuentros asiáticos.
30-05-2017 | Fuente: abc.es
Trump dice que la política comercial y militar alemana es «muy mala» para Estados Unidos
El presidente de EEUU, Donald Trump, ha asegurado este martes que la política comercial y militar de Alemania es «muy mala» para su país y advirtió de que «esto va a cambiar». «Tenemos un déficit comercial enorme con Alemania, además de que ellos pagan mucho menos de lo que deberían en la OTAN. Esto es muy malo para EE.UU y va a cambiar», ha escrito Trump en su cuenta de Twitter. We have a MASSIVE trade deficit with Germany, plus they pay FAR LESS than they should on NATO & military. Very bad for U.S. This will change? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 30 de mayo de 2017Estos comentarios de Trump se producen después de que la canciller alemana, Angela Merkel, asegurara en un mitin el pasado domingo que «los tiempos en los que se podía confiar en otros han quedado atrás», en referencia a EEUU y Reino Unido. Merkel explicó que esa era su conclusión tras las cumbres del G7 y la OTAN, en las que participó Trump y en las que quedaron patentes las marcadas diferencias entre las políticas de la nueva Administración estadounidense y sus socios europeos y occidentales. «Nosotros los europeos tenemos que tomar nuestro destino en nuestras manos», dijo la canciller, sólo dos días después de que Trump calificase de «malos, muy malos» a los alemanes en un encuentro con la cúpula de la Unión Europea, aunque según uno de sus asesores ese calificativo iba dirigido exclusivamente al comercio.
26-05-2017 | Fuente: abc.es
Juncker desmiente que Trump sea «agresivo» con Alemania
Alemania está perpleja. Las declaraciones de Donald Trump durante la cumbre de la OTAN filtradas a la prensa sitúan diplomáticamente a este país entre los enemigos de EE.UU. y por delante de otras potencias tradicionalmente hostiles como Rusia o China. «Los alemanes son malos, muy malos», han sido las palabras textuales del presidente norteamericano, que ha reprochado además a la industria alemana su superávit y sus exportaciones. «Miren solamente la cantidad de coches que venden en EE.UU», ha dicho en Bruselas, «vamos a parar eso». Son varios los medios de comunicación alemanes que, citando diversas fuentes, han reproducido las palabras de Trum, que fueron pronunciadas ayer en presencia del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y del presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, además de la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini. En una rueda de prensa celebrada esta mañana en la ciudad siciliana de Taormina, sin embargo, Juncker ha tratado esta mañana de quitar hierro a las palabras del presidente estadunidense, asegurando que «no fue agresivo con Alemania». Según su versión de los hechos, el encuentro que mantuvieron con el mandatario estadounidense «fue franco y constructivo» y ha desmentido desmentido incluso: «no es verdad que dijera eso sobre los alemanes». Mucho menos contundente se ha mostrado Donald Tusk, quien comparecía en la misma rueda de prensa y ha declinado comentar la noticia, limitándose a comentar que, en estos casos, «se necesitan más bien fontaneros profesionales que diplomáticos indiscretos». Las informaciones publicadas por el semanario Der Spiegel y el periódico Süddeutsche Zeitung, han añadido que las autoridades europeas hubieron de explicar a Trump durante la reunión cómo funciona la UE en el nivel más básico, corrigiendo su idea de que Alemania pudiera adoptar políticas comerciales al margen del resto de los socios del euro y aclarando que no es posible la negociaciones de tratados comerciales con los países europeos uno por uno. Juncker ha reconocido que explicó a Trump que «no debía comparar la posición comercial de Estados Unidos con la de un país individual y ni siquiera con la de la UE». La canciller alemana Angela Merkel, por su parte, solamente ha valorado de forma positiva la decisión de la OTAN de integrarse «formalmente» en la coalición internacional contra Daesh, precisando que no significa que vaya a haber nuevas aportaciones por parte de Alemania a esa lucha, tal como exigió Trump en tono imperativo durante la reunión en Bruselas. La prensa alemana, que se ha caracterizado durante los últimos meses por sus críticas posiciones ante la nueva administración estadounidense, se pregunta ahora por los motivos por los que Trump odia a Alemania, entre los que se cita su éxito económico, la amistad con Obama, la política de refugiados de Merkel, el posicionamiento en organizaciones internacionales y la mentalidad alemana, que a diferencia de Trump, repele el riesgo. No son pocos los analistas que recurren a la psicología familiar y citan también al abuelo de Trump, alemán que emigró a EEUU y que no fue admitido de vuelta por haberse escaqueado del cumplimiento del serivio militar.
26-05-2017 | Fuente: abc.es
Las duras críticas de Trump en Bruselas: «Los alemanes son malos, muy malos»
Alemania está perpleja. Las declaraciones de Donald Trump durante la cumbre de la TAN filtradas a la prensa sitúan diplomáticamente a este país entre los enemigos de EE.UU. y por delante de otras potencias tradicionalmente hostiles como Rusia o China. ?Los alemanes son malos, muy malos?, han sido las palabras textuales del presidente norteamericano, que ha reprochado además a la industria alemana su superávit y sus exportaciones. ?Miren solamente la cantidad de coches que venden en EE.UU?, ha dicho en Bruselas, ?vamos a parar eso?. Son varios los medios de comunicación alemanes que, citando diversas fuentes, han reproducido las palabras de Trump, que fueron pronunciadas ayer en presencia del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y del presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, además de la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini. En una rueda de prensa celebrada esta mañana en la ciudad siciliana de Taormina, sin embargo, Juncker ha tratado esta mañana de quitar hierro a las palabras del presidente estadunidense, asegurando que ?no fue agresivo con Alemania?. Según su versión de los hechos, el encuentro que mantuvieron con el mandatario estadounidense ?fue franco y constructivo? y ha desmentido desmentido incluso: ?no es verdad que dijera eso sobre los alemanes?. Mucho menos contundente se ha mostrado Donald Tusk, quien comparecía en la misma rueda de prensa y ha declinado comentar la noticia, limitándose a comentar que, en estos casos, ?se necesitan más bien fontaneros profesionales que diplomáticos indiscretos?. Las informaciones publicadas por el semanario Der Spiegel y el periódico Süddeutsche Zeitung, han añadido que las autoridades europeas hubieron de explicar a Trump durante la reunión cómo funciona la UE en el nivel más básico, corrigiendo su idea de que Alemania pudiera adoptar políticas comerciales al margen del resto de los socios del euro y aclarando que no es posible la negociaciones de tratados comerciales con los países europeos uno por uno. Juncker ha reconocido que explicó a Trump que ?no debía comparar la posición comercial de Estados Unidos con la de un país individual y ni siquiera con la de la UE?. La canciller alemana Angela Merkel, por su parte, solamente ha valorado de forma positiva la decisión de la OTAN de integrarse ?formalmente? en la coalición internacional contra Daesh, precisando que no significa que vaya a haber nuevas aportaciones por parte de Alemania a esa lucha, tal como exigió Trump en tono imperativo durante la reunión en Bruselas. La prensa alemana, que se ha caracterizado durante los últimos meses por sus críticas posiciones ante la nueva administración estadounidense, se pregunta ahora por los motivos por los que Trump odia a Alemania, entre los que se cita su éxito económico, la amistad con Obama, la política de refugiados de Merkel, el posicionamiento en organizaciones internacionales y la mentalidad alemana, que a diferencia de Trump, repele el riesgo. No son pocos los analistas que recurren a la psicología familiar y citan también al abuelo de Trump, alemán que emigró a EEUU y que no fue admitido de vuelta por haberse escaqueado del cumplimiento del serivio militar.
26-05-2017 | Fuente: abc.es
Trump y europa, más cerca
Cuando fue convocada la cumbre de la Alianza Atlántica que se celebró ayer en Bruselas, nadie hubiera podido prever que sería de gran importancia para suavizar las aristas surgidas durante la campaña electoral norteamericana, ni que tendría un gran valor simbólico para empezar a restablecer las conexiones políticas de la nueva Administración estadounidense con Europa. No es que Donald Trump haya cambiado su punto de vista, hasta el punto de hacerse un paladín del atlantismo, pero al menos ha podido conocer de primera mano lo que significa para Estados Unidos y para el mundo libre la existencia de la OTAN y de la Unión Europea, es decir, de apreciar, aunque sea superficialmente, el valor de la conexión transatlántica en un mundo cada vez más inestable y globalizado. Pese a ello, los líderes europeos exageran al subrayar el hecho de que Trump haya puesto a Bruselas en el mapa de su primera gira exterior, una etapa que ha sido más fruto de la casualidad que de la planificación diplomática. Algo parecido sucede a la hora de analizar los resultados de la jornada de ayer. En la OTAN se ha puesto de manifiesto que es posible seguir profundizando en la cooperación militar en la lucha contra el terrorismo yihadista. Incluso Alemania, extremadamente reticente a aceptar que la OTAN aumente su rol en la lucha contra Daesh, ha acabado por asumir un compromiso mayor, aunque fuera a regañadientes. En clave económica, Donald Trump volvió a insistir -en un tono que podría considerarse poco cortés, aunque sobre una base sensata- en la necesidad de que los europeos gasten más en defensa para desagraviar a los contribuyentes norteamericanos. Al margen de la OTAN, y a partir de sus contactos con las autoridades comunitarias, no fue ayer fácil saber cuáles son los planes concretos de Trump en otros campos esenciales para los europeos, como su idea sobre el tratado de libre comercio con la Unión Europea, la orientación estratégica de las relaciones con Rusia o sus planes -si los tiene- para combatir el cambio climático, desafíos de dimensión creciente a los que todos nos enfrentamos. Sus inquietudes sobre las consecuencias que pudiera tener el Brexit en el empleo de Estados Unidos fueron recibidas con cierto estupor, teniendo en cuenta lo pintoresco que resulta poner en un mismo plano estas dos cuestiones. Pese a todo, es mejor hablar que ignorarse. La celebración de esta cumbre, casi simbólica, ha sido más que útil para dar un tono de normalidad a estas divergencias, que existen, pero que no deben poner en duda la necesidad de mantener esa alianza vital entre las dos orillas del Atlántico.
18-05-2017 | Fuente: abc.es
«Estados Unidos nunca ha utilizado el mecanismo conjunto que hay con Rusia para combatir los cibertaques»
Para la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, de visita en España, la supuesta injerencia de su país en las elecciones de EE.UU., así como la noticia de que Donald Trump compartió información clasificada, responden a la utilización de Rusia como «instrumento en una guerra política». Zajárova responde, en una entrevista con ABC, a las acusaciones de ciberataques y de interferencia en las elecciones estadounidenses y francesas y aporta su punto de vista sobre la OTAN, Ucrania, España y Corea del Norte. En el frente interno, defiende la existencia de instituciones democráticas, leyes y de una sociedad civil ante a las denuncias de «deriva autoritaria» en el país. La relación entre EE.UU. y Rusia ha pasado en unos meses de la expulsión de diplomáticos por Barack Obama al acercamiento tras la elección de Donald Trump, luego al «peor momento desde la Guerra Fría» a que se comparta información clasificada. ¿Qué relación hay realmente? Cuando leo los periódicos y veo los canales de televisión occidentales en los últimos años, veo acusaciones a Rusia como un agresor potencial. ¿Por qué la consideran alguien peligroso? A lo largo de su historia, Rusia nunca ha sido iniciador de las guerras mundiales, nunca ha estado del lado de los agresores. Ha participado en gran cantidad de guerras, pero prácticamente en todas para defenderse: de los nómadas de Asia, las tribus europeas, Napoleón, la Alemania fascista? A nuestro país lo borraban del mapa. Acabo de ver el «Guernica» en el museo Reina Sofia: lo que pasó en Guernica ha pasado en Rusia no una vez, sino muchas. Solo en la guerra contra la Alemania fascista, perdió más de 20 millones de habitantes. La no admisión de la agresión está en nuestro ADN. Lo que más temen los rusos es una guerra, tenemos pánico a la posibilidad de la guerra. Los que dicen que Rusia es un potencial agresor, o no conocen la historia o no entienden la mentalidad rusa. Muchas veces leo las tonterías de los periodistas de que Rusia podría ser un potencial agresor. No hay un país más previsible que Rusia y vamos a hacer todo lo que sea para no admitir una guerra. «Hay gran cantidad de ejemplos en que una actuación impredecible de Washington puede llevar a catástrofes»Por desgracia, en EE.UU. vemos imprevisibilidad, que es lo que nos asusta. En relación a los problemas mundiales claves, cada administración tiene su propia visión de cómo resolverlos. Eso parece una lotería. Nunca sabes lo que va a ocurrir en dos años, cuando tienen elecciones al Senado, y en otros dos, cuando tienen elecciones a la presidencia. Con la administración de Bush prácticamente estaban preparados para bombardear Irán; con la de Obama concluyeron un acuerdo y empezaron a mejorar las relaciones. Y llega la nueva administración estadounidense y dicen que es el peor acuerdo de la historia y barajan una respuesta de fuerza. Irak, Libia, Afganistán? Se puede enumerar gran cantidad de ejemplos donde una actuación de Washington totalmente impredecible puede llevar a catástrofes. Lo que queremos es una cooperación pragmática, previsible, en base al Derecho internacional. Trump ha compartido con funcionarios rusos información clasificada. ¿Eso se va a traducir en una mejor colaboración de los dos países en Siria? ¿Considera esto una noticia? Sí, todo el mundo lo ha considerado así. ¿Usted ha visto que los medios americanos dan las noticias con referencia a las fuentes? Esta información no está corroborada con ninguna postura oficial. El propio Trump ha admitido que ha facilitado esa información? Se debatía la situación en Siria y la lucha contra el terrorismo, pero se trata del intento de los medios estadounidenses de crear, de unas negociaciones constructivas, una noticia bomba. Hay que entender que hay una lucha de grupos políticos en los medios americanos después de las elecciones. Para nuestra desgracia, el tema de Rusia es un instrumento en dicha guerra. Nosotros queremos que en torno a Siria haya un diálogo constructivo con EE.UU. Rusia fue uno de los países que inició el proceso de Astaná, que va en paralelo al proceso de Ginebra. De manera activa invitamos a la parte estadounidense a participar, pero EE.UU. solo está participando a través del embajador como observador, mientras los golpes de la aviación por la coalición encabezada por EE.UU. ha perjudicado en gran medida a los procesos de Astaná y Ginebra. Todo lo hacemos abiertamente, de modo transparente. No queremos hacer nada de manera secreta, ni excluir a nadie. ¿Rusia va a seguir apoyando al régimen de Bashar al Assad pese a las revelaciones de un crematorio para la quema de miles de cadáveres y del ataque con armas químicas que a su vez desató el bombardeo de una base en Siria? Que Rusia apoya a Assad es una simplificación incorrecta. Frecuentemente escuchamos a nuestros socios occidentales que el problema principal es que Assad está en el poder y que cuando desaparezca todo va a estar perfecto. Primero, Assad fue el mejor amigo de los países que ahora le muestran odio. A lo largo de más de diez años, pudimos ver el modelo que Occidente propone para Siria en Irak, Libia y muchos otros países. Recuerde cómo comenzó la agresión a Irak. El secretario de Estado de EE.UU. de entonces, Colin Powell, llevó al Consejo de Seguridad de la ONU una supuesta muestra de sustancias de armamento nuclear para convencerle de «En Siria no damos apoyo a Assad como político, sino que intentamos evitar que se repita el escenario de Irak y Libia»emprender acciones armadas. El Consejo de Seguridad, gracias a la postura de Rusia, no aceptó. Entonces, Washington, de manera unilateral, realizó acciones agresivas contra Irak. Luego Sadam Husein fue ahorcado. Muchos años después del supuesto mágico modelo de cómo se debía salvar a Irak, no es que no esté salvado, sino que está ahogado en terrorismo. Lo que hicieron los estadounidenses fue crear el terrorismo en Irak. En gran medida, por medio de sus acciones, contribuyó a la creación de ISIS. Libia, la misma historia. Cuando Gadafi fue borrado del mapa, se sumergió en el caos. Nosotros no damos a Assad un apoyo como político, sino que intentamos evitar que se repita en Siria el escenario de Irak y Libia. Me gustaría hacer una pregunta a los europeos: ¿están preparados moralmente, económicamente, desde el punto de vista jurídica, para que un nuevo país en Oriente Medio colapse? Siria no es Libia, es un país más grande, más complicado, y los resultados podrían ser aún más alarmantes. Las armas químicas bajo control internacional fueron sacadas de Siria y todos saben que los terroristas sí disponen de ellas. Las provocaciones de los terroristas con armas químicas muchas veces se presentan que fueron realizadas por el gobierno. Rusia, de manera reiterada, planteaba la cuestión, pero, no se sabe por qué, nuestros colegas occidentales nunca nos habían apoyado en este tema. Ahora en Siria se está desencadenando una tragedia real. Hacemos todo lo posible para llevar a cabo dos líneas de acción: primero, la lucha contra el terrorismo y el proceso político, en el que se sienten a la mesa el gobierno de Assad contra los grupos terroristas. ¿Por qué tienen una memoria tan corta y no se acuerdan de lo que pasó hace solo cinco o diez años? ¿Acaso España quiere repetir su participación en la coalición anti Irak? Las agencias de Inteligencia de EE.UU. acusan a Rusia de estar tras los ataques cibernéticos durante la campaña electoral. Y en Francia se señaló a Rusia por el hackeo a la campaña del ahora presidente, Macron. Rusia lo niega. ¿Se lo han inventado todo? Hasta ahora no ha habido ninguna prueba. Con los estadounidenses disponemos de un mecanismo conjunto de lucha contra las amenazas cibernéticas, que no han aplicado en ningún momento. Por favor, mírenlo desde el punto de vista de la lucha política interna estadounidense. Y en Francia ganó Macron, ¿qué preguntas puede haber hacia Rusia? A diferencia de nuestros colegas europeos, que apoyaban a Hillary Clinton y a Macron, nosotros no nos «No nos entrometemos en los asuntos internos ni apoyamos candidaturas de otros países porque respetamos la democracia»entrometemos en los asuntos internos de los estados, no apoyamos a las candidaturas de otros países, porque respetamos la democracia. Recuerden a Hollande, que había preparado una felicitación a Hillary Clinton que envió antes de que se supiera el resultado de las elecciones; al ministro de Exteriores de Alemania, que abiertamente se posicionaba en contra de Trump; a la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini.. Con todo ello, se acusa a Rusia de injerencia. Estados Unidos es el mayor poder del mundo. ¿Pueden imaginar que podía haber posibilidad de que Rusia se entrometiera en esta campaña tan poderosa? Es imposible. Entonces, tendrían que admitir una debilidad total de sus servicios de Inteligencia. En los últimos días se ha comprobado cómo los ciberataques son una amenaza global. ¿Qué hace Rusia para combatirla? Nosotros sufrimos los ciberataques igual o más que otros. En 2014 la web del Ministerio de Asuntos Exteriores no funcionó durante un mes por ciberataques. Ya llevamos muchos años en que los cibercrímenes son amenazas reales y hemos dado pasos muy importantes. Propusimos hace años un convenio internacional en la esfera de seguridad de información y se nombró un representante especial del presidente de Rusia en esa materia. en tercer lugar, nuestro objetivo fue cerrar con unos países mecanismos bilaterales ante los crímenes en el ciberespacio. «Washington no ha utilizado una sola vez el mecanismo bilateral entre Rusia y EE.UU. ante ataques cibernéticos»Podemos ver el mecanismo de funcionamiento entre EE.UU. y Rusia. Si Washington recibe una información de que desde la Federación Rusa se ha lanzado un ataque cibernético, notifica a la parte rusa donde se produjo y los especialistas de los servicios rusos verifican la información y adoptan acciones concretas para bloquearlo. De la misma manera puede actuar Moscú. Que desde Rusia se hace ataques cibernéticos lo llevamos escuchando desde hace dos años. Ni una sola vez fue utilizado este mecanismo existente. Estamos ante la situación de que si no se está de acuerdo con el resultado de las elecciones, se acusa a unos supuestos hackers rusos. En caso de que sean de agrado, los hackers rusos no aparecen. En el referéndum sobre el Brexit no escuché que se les acusara. Qué raro, ¿no? No hay hackers rusos, sino una cierta historia inventada en los Estados Unidos en relación a su lucha política interna. Estamos preparados para trabajar si hay una información verídica. No ponemos en duda la existencia de hackers. Existen en todo el mundo: en España, Reino Unido? En Rusia están fuera de la ley, el hackeo está prohibido. Por nuestra parte se realiza todo para luchar contra este mal. Aparte de este mundo virtual, la OTAN ha desplegado una serie de batallones multinacionales en los países bálticos y Polonia. Por su parte, Rusia tiene un plan de rearme en la frontera con Europa. ¿Hasta qué punto es preocupante la tensión en esta zona? A lo largo de estos años, la infraestructura de la OTAN se ha acercado a más no poder a Rusia, se pueden ver en internet las bases. Rusia está cercada por las bases de la OTAN. Nuestras tropas no están en ningún lado. En los últimos 25 años hemos reducido nuestras bases. Cuando colapsó la Unión Soviética, las autoridades rusas recibieron de la OTAN sus compromisos de que su infraestructura no se iba a acercar a Rusia y se firmó un acta. La OTAN fue la que salió de manera unilateral este acta. Además, EE.UU. salieron del acuerdo sobre la defensa antimisiles, también de forma unilateral, y empezaron a construir la defensa antimisiles europea. En cuanto empezamos a preguntar contra quién lo desarrollaban, dijeron que no importa contra quién, que no era contra Rusia. Entonces, preguntamos por qué no lo construíamos juntos. Había incluso la posibilidad de nuestra integración en la Alianza, lo que no nos permitieron. Hace unos años, organizamos una cumbre científica en Moscú sobre la construcción del sistema antimisiles europeo contra una amenaza exterior y entonces nos contaron que era contra Irán. Con el uso de mapas y fórmulas matemáticas, les demostramos que de ninguna forma protegía frente a la amenaza de Oriente Medio. Nuestra pregunta a EE.UU. fue que si ya tenían un acuerdo con Irán, para qué tenían este sistema antimisiles europeo. Nadie nos pudo contestar. Usted asegura que las guerras que ha librado Rusia fueron en defensa propia. ¿Esto se aplica también al c caso de Ucrania y lo que sucedió en Crimea? Según el punto de vista de Ucrania, ellos luchan contra terroristas y no se encuentran en guerra con Rusia. Tenemos relaciones diplomáticas y comerciales, hasta hace poco Ucrania utilizaba el gas procedente de Rusia, los dos países no se exigen visados, no redujimos las cuotas laborales para que ciudadanos ucranianos trabajen en Rusia y vienen a nuestro país a ganarse dinero y llevarlo a Ucrania, seguimos siendo el país que alimenta a Ucrania.. ¿Han visto alguna vez guerras como esta? Yo nunca. Esta guerra con Ucrania es igual de virtual e inventada. La verdad es que en Ucrania cuando por segunda vez ha habido un golpe de Estado anticonstitucional, una serie de regiones no aceptaron a las autoridades no elegidas de forma constitucional. «¿Han visto alguna vez guerras como la de Ucrania? Yo nunca. Esta guerra es virtual e inventada»Entonces, una de las regiones de Ucrania celebró un referéndum en el que más de un 90% de la población expresó de manera rotunda su deseo de salir de Ucrania. En Crimea, tras la desintegración de la Unión Soviética se intentaba celebrar tales referendos y Kiev los bloqueaba o no se admitían los resultados. Crimea siempre fue un territorio ligado a Rusia, tan solo hay que ver los libros de Historia. Cuando colapsó la Unión Soviética, llegó a ser parte de Ucrania y de la noche a la mañana vieron que el idioma oficial ya no era el ruso. En tercer lugar, Ucrania pasó a la órbita de la OTAN y la flota del Mar Negro realizaba ejercicios conjuntos en los que se nombraba como supuesto enemigo a Rusia. Es como si usted fuera al ejército y le enseñaran a disparar y le pusieran como blanco la fotografía de su padre. Y eso lo hacían con toda la población de Crimea, que entendió que ya no iba a haber manera de elección democrática que les podría proteger. Yendo al otro extremo del país, ¿qué respuesta considera Rusia que hay que dar a la serie de pruebas con misiles en Corea del Norte? Nosotros declaramos de manera incondicional que estas pruebas de lanzamiento son inadmisibles, porque van en contra de las resoluciones de la ONU. Pero también decimos que la política de provocación de algunos países de la región tampoco son admisibles. La única vía es el proceso de negociación, porque si se pasa a un escenario de fuerza es una tragedia colosal para toda la región. Es muy fácil desencadenar una guerra, pero es muy difícil salir de ella. Ya que estamos en Madrid, ¿cómo se encuentran las relaciones entre España y Rusia? Estamos interesados en cooperar estrechamente con España hasta el punto en que el interés bilateral se extienda. Estamos hablando de materia económica, humanitaria, política.. Y vemos el mismo enfoque en la parte española. Los contactos entre las personas son muy estrechas. Cada vez más en los últimos años, hay muchas familias en las que conviven ciudadanos de Rusia y España. Estamos muy interesados en el desarrollo de las relaciones bilaterales. Ambos países sabemos las tragedias que causa el terrorismo, porque lo hemos sufrido. En política interna, se habla de trabas al opositor Alexéi Navalni y de una ciera deriva autoritaria. ¿Los rusos han perdido derechos y libertades en favor de la estabilidad y la prosperidad? «Les invito a Moscú para que vean lo que es verdad y mentira sobre la "deriva autoritaria" de Rusia»Alexéi Navalni participó en las elecciones a alcalde. Sobre la «deriva autoritaria», les invitó a Moscú para que, con sus propios ojos, puedan ver lo que es verdad y mentira. Sobre la pérdida de libertades, es muy difícil ser pobres y libres. Cuando no se tienen medios para comprar medicinas o alimentos, es muy difícil hablar de la libertad. No se puede formular la cuestión de un canje de libertad por estabilidad, ni cambiar la impunidad por la libertad. Son palabras diferentes. En los años 90, cuando todo colapsó, no funcionaba nada y había mucha gente con armas, había miedo a salir a al calle. Eso no era libertad, era un colapso. O no había leyes o no funcionaban. No se puede confundir el orden con la ausencia de libertad. Se necesita una armonía entre el orden, la estabilidad y los valores democráticas. Para eso existe la sociedad civil y cuando perciba que se pisan los valores democráticos, deben atraer la atención a esos problemas. Lo mismo cuando empeoran las condiciones materiales, se necesita hacerlo saber por vías legítimas. Y aunque la democracia de Rusia solo cuenta con 25 años, de ellos siete un completo caos, disponemos ahora de instituciones democráticas, sociedad civil, organizaciones no gubernamentales, leyes nuevas. ¿Sale todo como queremos? Por supueso que no, porque somos humanos y la vida introduce sus propias correcciones, pero cuando los periodistas hablan de nuestros defectos, estaría bien que también hablaran de nuestras ventajas, porque muchas veces vemos que no hay una opinión imparcial hacia nosotros. No se puede tan solo ver lo malo. En nuestro país hay también muchas posibilidades de innovación y cooperación.
13-05-2017 | Fuente: abc.es
Corea del Norte asegura que está dispuesta a dialogar con EE.UU. «bajo condiciones apropiadas»
Una alta diplomática norcoreana ha afirmado este sábado que Pyongyang dialogaría con Washington "bajo las condiciones apropiadas", después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, expresara su disposición a reunirse con el líder norcoreano Kim Jong-un. Choe Son-hui, directora general del departamento para Norteamérica del Ministerio norcoreano de Exteriores, hizo estas declaraciones a su paso por Pekín después de reunirse con una delegación estadounidense en Oslo a comienzos de semana, informaron fuentes diplomáticas a la agencia surcoreana Yonhap. Choe encabezó la misión norcoreana que se reunió con un grupo de expertos estadounidenses, entre ellos Suzanne DiMaggio, directora del centro de estudios New America; Thomas Pickering, antiguo enviado de EE.UU. a Naciones Unidas, y Robert Einhorn, exasesor especial sobre desnuclearización del Departamento de Estado. "Me reuní con Pickering y volveremos a hablar cuando se dé la oportunidad en el futuro", señaló Choe al ser preguntada sobre el encuentro por los medios en el aeropuerto internacional de Pekín. Escalada de tensión La reunión tuvo lugar después de la reciente escalada de la tensión en la península de Corea debido a los repetidos ensayos de armas de Pyongyang (que se teme pueda realizar ahora una prueba nuclear) y la dialéctica endurecida del Ejecutivo de Trump, que ha insinuado la posibilidad de realizar ataques preventivos. La Administración estadounidense, por su parte, restó importancia al encuentro mantenido en Oslo, que calificó de "reunión rutinaria que tuvo lugar de forma independiente al Gobierno de EE.UU.", según dijo un portavoz del Departamento de Estado. A comienzos de mes, Trump afirmó en una entrevista a Bloomberg que estaba dispuesto a reunirse con el líder norcoreano "bajo las circunstancias adecuadas", aunque el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, matizó después que las condiciones para que ese encuentro sea posible no se dan actualmente. Asimismo, el pasado miércoles asumió su cargo el nuevo presidente surcoreano, Moon Jae-in Moon, quien durante la campaña electoral insistió en que buscaría un mayor acercamiento con Pyongyang y que a la vez mantendría las sanciones que pesan sobre el país por sus ensayos nucleares y con misiles balísticos.
12-04-2017 | Fuente: elpais.com
La Casa Blanca asegura tener pruebas sobre la autoría del ataque por parte de El Asad
Un avión Su-22 del régimen sirio emitió el agente nervioso sobre la población civil el 4 de abril a las 6.55 de la mañana, según un informe de la Administración estadounidense
30-03-2017 | Fuente: abc.es
Ivanka Trump trabajará como asesora «sin sueldo» en la Casa Blanca
Ivanka Trump, la hija mayor del presidente estadounidense, Donald Trump, ha anunciado este miércoles que trabajará como asesora presidencial en la Casa Blanca, si bien ha matizado que lo hará como «empleada sin sueldo» tras recibir numerosas críticas por su papel en la nueva Administración de Estados Unidos. Recientemente se conoció que dispondría de un despacho en el Ala Oeste de la Casa Blanca, poco después de que ella misma advirtiera de que no tendría ningún papel relevante en la Administración de su padre. Las críticas surgieron ante el temor de que la hija del mandatario estadounidense pudiera acceder a información clasificada. Sin embargo, Ivanka Trump ha asegurado que le han llegado "las preocupaciones de algunos" con respecto a su papel como asesora presidencial "a pesar" de que ha cumplido "con todas las normativas éticas" y ha señalado que trabajará "como empleada sin sueldo en la Casa Blanca", donde estará "sujeta a las mismas reglas que el resto de empleados federales". En un comunicado publicado por el diario 'The New York Times', la hija de Trump ha informado de que ha estado trabajando "de forma estrecha y de buena fe" con el consejo de la Casa Blanca y con su consejo personal "para abordar la naturaleza sin precedentes" de su nuevo papel. "Estamos encantados de que Ivanka Trump haya decidido dar este paso en su papel, sin precedentes, como hija mayor y en apoyo del presidente", ha afirmado una portavoz presidencial al mencionado diario en un correo electrónico. "El servicio de Ivanka como empleada sin sueldo promueve nuestro compromiso con la ética, la transparencia y el cumplimiento y le brinda mayores oportunidades para liderar iniciativas que impulsan beneficios políticos reales para la sociedad estadounidense a los que no podría haber accedido previamente", ha añadido. Por otro lado, el abogado de la hija de Trump, Jamie S. Gorelick, ha explicado que su decisión surge de "su compromiso con el cumplimiento de los estándares éticos federales y su apertura a puntos de vista opuestos". "Ivanka Trump tendrá que rellenar los formularios de publicación de datos económicos exigida a todos los empleados federales y se regirá por las mismas reglas éticas que ya aseguró que cumpliría voluntariamente", ha agregado. El Departamento de Justicia estadounidense ya dio 'luz verde' el pasado mes de enero para la contratación del marido de Ivanka Trump, Jared Kushner, como asesor en la Casa Blanca sin que esto supusiera contradicción alguna de la Legislación federal. Las dudas sobre el papel de Kushner en la nueva Administración estadounidense emergieron al entenderse que podía existir un conflicto de intereses para Trump dado sus amplios intereses empresariales, la historia de emplear a miembros de la familia, y la influencia de su hija Ivanka.
...
6
...