Infortelecom

Noticias de administracion estado

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump acepta el reto de Afganistán pero se desmarca de Bush y Obama
La decisión de Donald Trump de revisar la estrategia y reforzar el frente en Afganistán no obedece a un convencimiento personal. Al contrario. Como él mismo reconoció la noche del lunes en el primer mensaje televisado que dirige a la nación, sobre la guerra más larga de la historia de Estados Unidos, su instinto le decía lo contrario. Un escepticismo con las aventuras militares que ya mostró en campaña y que ha evolucionado meses después de escuchar a los generales: «Las decisiones son a veces diferentes cuando uno se sienta en el Despacho Oval». Presentada la disculpa a sus fieles, gregarios del discurso nacionalista y contrario a intervenir en el exterior con el que ganó las elecciones, el presidente intentó diferenciarse de sus antecesores, George W. Bush y Barack Obama, de quienes sugirió que habían sido unos «perdedores». Trump se propone «dar la vuelta y ganar» la guerra de Afganistán dieciséis años después, pero «no para reconstruir el país, sino para matar terroristas», en alusión al anterior presidente republicano, impulsor de la «guerra contra el terrorismo» tras el 11-S. Su crítica a Obama, que intentó la salida progresiva del país hasta que asumió la realidad militar, la resumió en la necesidad de no repetir el error de Irak, con un «inaceptable» abandono que refuerce la presencia del yihadismo de Al Qaida y de Daesh (ISIS). Donald Trump dio las primeras muestras de aceptar la recomendación del establishment militar el 19 de julio. Aquel día, fue especialmente incisivo en la Situation Room (Sala de Emergencias de la Casa Blanca que el presidente comparte con los mandos militares y la Inteligencia): «Vamos perdiendo». Se refería la guerra de Afganistán. Por primera vez, sus numerosas preguntas apuntaban a una aceptación de que había que hacer algo. El pasado viernes, en Camp David, Trump cerró la nueva estrategia para Afganistán con el jefe del Pentágono, James Mattis. Su discurso ofreció grandes trazos de la nueva orientación, pero pocos detalles. «El enemigo nunca sabrá por adelantado lo que vamos a hacer», fue su máxima. Nada de calendarios o de planes previos, sino actuaciones y decisiones: «Nunca diremos que vamos a atacar, pero atacaremos». El mejor ejemplo se encuentra en la megabomba con la que Estados Unidos mató por sorpresa a un centenar de talibanes el 13 de abril. Era la primera vez que utilizaba la GBU-43, el proyectil no nuclear más poderoso de la historia. Trump ni siquiera ratificó el próximo envío de 4.000 soldados, la principal medida, que sí confirmaron fuentes republicanas en el Congreso. Se sumarán a los 8.400 desplegados en la actualidad. Sobre el terreno, algunos expertos apuntan al despliegue de una contrainsurgencia contra los talibanes y el yihadismo de Al Qaida y Daesh, consistente en la eliminación selectiva de terroristas. Aunque requeriría una estrecha coordinación con el Gobierno afgano, mucho tiempo y mucho dinero, que el legislativo estadounidense no está dispuesto a aprobar. La doctrina Trump deja también margen a una geopolítica diferenciada con relación a la Administración Obama, en la que Paquistán es el blanco de los reproches. Con su habitual visión mercantilista, siempre en busca de rentabilidad, Trump arremetió con dureza contra el Gobierno de Islamabad: «Les hemos pagado miles de millones de dólares al tiempo que dan cobijo a los mismos terroristas contra los que luchamos. Eso tiene que cambiar, y cambiará inmediatamente. Es hora de que Paquistán demuestre su compromiso con la civilización, el orden y la paz». Por si quedaban dudas, el presidente estadounidense fue muy específico cuando eligió como socio preferente a la India, país con el que los paquistaníes mantienen unas tensas relaciones. Las amenazas de Trump no generaron precisamente indiferencia en Islamabad, donde fuentes políticas y militares reconocían ayer su inquietud por la posible reducción de la cuantiosa ayuda que recibe su país de Estados Unidos. La relación entre ambos países siempre se ha movido entre fuertes altibajos. Washington asumía la laxitud con la que Paquistán alberga a terroristas en su frontera con Afganistán, a cambio de valiosa información de sus servicios secretos sobre los movimientos de los talibanes y los yihadistas. El mayor fruto para los norteamericanos fue la operación que permitió matar a Osama Bin Laden, el líder de Al Qaida y autor intelectual del 11-S, quien sorprendentemente llevaba viviendo mucho tiempo en una casa cercana a un cuartel militar paquistaní. El chivatazo habría provenido de este país. El mensaje de Trump fue recibido con aplausos en Afganistán. Su Gobierno calificó de «diez sobre diez» el compromiso de la nueva Administración estadounidense. Enfrente, los talibanes advertían de que seguirán haciendo la guerra eterna. Frente a la promesa de Trump de impedir que la autodenominada insurgencia retome el poder, un portavoz de los terroristas tachó su discurso de «viejo y poco claro». Pese a la contundencia del mensaje, el presidente norteamericano había dejado abierta la puerta a una «negociación» con los talibanes, aunque siempre en posición de fuerza.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Tillerson: «El estatus de Jerusalén será negociado por Israel y Palestina»
Cualquier decisión final sobre el estatus de Jerusalén dependerá de las negociaciones entre israelíes y palestinos, ha recalcado este viernes el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, después de la histórica decisión del presidente Donald Trump de reconocer la ciudad como capital de Israel. «El presidente (Donald Trump) no indicó ningún estatus final para Jerusalén. Fue muy claro en que el estatus final, que incluye las fronteras, sería negociado y decidido por las dos partes», ha señalado Tillerson. El secretario de Estado, que se encuentra en París para un encuentro con el ministro de Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, ha señalado que es poco probable que la Embajada estadounidense se traslade de Tel Aviv a Jerusalén este año y «probablemente tampoco» en 2018. Trump anunció este miércoles que Estados Unidos reconocía a Jerusalén como la capital de Israel, modificando décadas de una política exterior estadounidense que había dejado decidir el estatus de la ciudad en las negociaciones entre israelíes y palestinos. Ira en el mundo árabe La medida desató la ira generalizada en el mundo árabe y musulmán, al tiempo que provocó críticas de las potencias europeas y del Vaticano, que presta mucha atención a los sitios cristianos en una ciudad que es considerada santa para las tres religiones monoteístas. Los funcionarios israelíes han alabado la decisión de Trump y han destacado que, en su opinión, Jerusalén siempre ha sido la capital de Israel. No obstante, el ministro israelí para Jerusalén, Zeev Elkin, ha apuntado a que Trump había dejado fuera de su intervención «premeditadamente» el señalar que la ciudad solo puede ser capital de Israel, abriendo la puerta a su partición. «Incluso dio a entrever que las fronteras en Jerusalén también serán fijadas como resultado de negociaciones, lo que presupone una opción de partición», ha afirmado. Elkin ha reconocido que le habría gustado que Trump describiera Jerusalén como la capital unidad de Israel, pero ha minimizado las posibilidades de partición de la ciudad, afirmando que la Administración estadounidense solo perseguirá esta idea si el Gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu lo consiente. «Este es un factor muy importante y actualmente no tengo dudas de que Israel no aceptará. En último término, en la actualidad, esto es lo que importa», ha sostenido en declaraciones a una emisora local.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La UE se muestra contraria ante Netanyahu al traslado de la capital a Jerusalén
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, instó este lunes a los países de la Unión Europea (UE) a trasladar sus embajadas de Tel Aviv a Jerusalén, como ha anunciado Estados Unidos, reconociendo así a esa ciudad como capital del Estado de Israel. «Creo que todos o la mayor parte de los países europeos trasladarán sus embajadas a Jerusalén, reconocerán que es la capital de Israel y se implicarán de forma robusta con nosotros en seguridad, prosperidad y paz», indicó Netanyahu en una declaración a la prensa junto a la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini. Netanyahu se reunió este lunes en Bruselas, durante un desayuno informal, con los 28 ministros de Exteriores, en la primera visita de un primer ministro israelí a las instituciones de la UE en Bruselas en 22 años. Los ministros recibirán en enero en un formato similar al presidente palestino, Mahmud Abás. El político israelí pidió además esperar a conocer la propuesta «en camino» de la Administración estadounidense para la paz en Oriente Próximo. Sin embargo, incluso los países europeos más próximos a Israel -como la República Checa- advirtieron este lunes que la decisión de Trump de trasladar la capital a Jerusalén era mala solución para los esfuerzos de paz en la región, informa Reuters. El Gobierno francés insistió en que el estatus de Jerusalén solo podía ser acordado por israelíes y palestinos. El titular de Exteriores checo, Lubomir Zaoraleksaid, aseguró sobre la decisión de EE.UU. que «temo que no nos ayude». El ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, y su homólogo británico, Alan Duncan, también expresaron el rechazo de sus países y la Unión Europea (UE) al reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de Estados Unidos. «No estamos de acuerdo con el anuncio de que Jerusalén es la capital. Debería haber habido una decisión final de Estado, en particular porque Jerusalén está dividida en este y oeste y Jerusalén Este básicamente no es parte de Israel», dijo Duncan a su llegada a la reunión de titulares de Exteriores de la UE. El ministro británico insistió en que los Veintiocho transmitirían este mensaje «muy claro» al primer ministro israelí. Por su parte, el ministro de Exteriores francés indicó que su país está en «desacuerdo con la decisión del Gobierno estadounidense de Donald Trump y que esta «es también la posición de la UE», informa Efe. Condena de la violencia La jefa de la diplomacia europea, por su parte, condenó ante el primer ministro israelí toda violencia contra los judíos, contra Israel y contra los ciudadanos de ese Estado. «Condeno en los términos más firmes posibles todos los ataques contra judíos en todas partes del mundo, incluido en Europa, y contra Israel y ciudadanos israelíes», indicó Mogherini. Mogherini se pronunció así en contra de los ataques a israelíes después de que Estados Unidos anunciara su decisión de considerar Jerusalén como la capital del Estado de Israel, lo que choca con el consenso internacional. La política italiana evitó este lunes hacer una condena explícita a esa decisión e insistió en que «la única solución realista al conflicto entre Israel y Palestina está basada en dos Estados, con Jerusalén como capital de ambos». «Ésta es nuestra posición consolidada y vamos a seguir respetando el consenso internacional sobre Jerusalén hasta que se resuelva el estatuto final de la Ciudad Santa mediante negociaciones directas entre las partes», agregó. Mogherini confió en que las partes «se impliquen en unas negociaciones significativas con el apoyo de la comunidad internacional». «Es por el interés de Israel encontrar una solución integral y sostenible al conflicto. Por ello, la UE incrementará su trabajo con los socios internacionales y regionales», indicó. En opinión de Mogherini, «lo peor que puede pasar ahora es una escalada de tensión y violencia, en la región y más allá». «Incrementar la tensión y la violencia sólo inflamará la región y será un regalo para los extremistas y los que no están interesados y están en contra de la paz y la seguridad y de vivir juntos», concluyó.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La ONU exige, por amplía mayoría, que Trump dé marcha atrás sobre la capitalidad de Jerusalén
La Asamblea General de Naciones Unidas votó a favor de la resolución que reafirma que el futuro de Jerusalén debe ser resuelto a través de negociaciones en medio de los insultos de Israel y las amenazas de EE.UU. a sus países aliados en la región. Tras la votación impulsada del lunes en el Consejo de Seguridad, donde EE.UU. se quedó solo y recurrió a su derecho al veto para frenar la resolución, Yemen y Turquía llevaron la votación a la Asamblea General para enfado de israelíes y estadounidenses. El primer ministro del estado judío, Benyamin Netanyahu, arremetió contra un organismo internacional al que calificó de «casa de las mentiras» y Donald Trump y su embajadora ante la ONU, Nikki Haley, advirtieron que vigilarían cada voto y que cortarían las ayudas que reciben sus aliados si votaban en contra. Un mensaje directo a países como Afganistán, Egipto, Irak, Jordania o Pakistán que se han mostrado en contra de la declaración sobre Jerusalén y que cada año reciben millones de dólares de Washington. Turquía, aliado de EE.UU. en la OTAN que se ha erigido en el máximo defensor de la causa palestina, respondió de forma inmediata. El presidente, Recep Tayyip Erdogan, acusó a Trump de «querer comprar con dólares la voluntad del mundo» y su ministro de Exteriores, Mevlut Cavusoglu, aseguró que «ningún país honorable y digno debe ceder ante esta presión». Cavusoglu recordó a Haley que «el mundo ha cambiado y ya no sirve la máxima de ?soy el más fuerte, luego tengo la razón?, ahora el mundo se revela contra la injusticia». El responsable de Exteriores palestino, Riyad al-Maliki, señaló que «la actual Administración estadounidense pone su sello en una nueva realidad política que muchos países rechazan». No vinculante La derrota diplomática de Trump no tiene efectos prácticos ya que la resolución no es vinculante. Una escena similar a la que se vivió en 2012, cuando Palestina fue admitida como «estado observador no miembro» tras una votación de la Asamblea en la que le respaldaron 128 países y tuvo nueve votos en contra, entre ellos los de Israel, EE.UU y Guatemala. Victorias diplomáticas simbólicas que no se traducen en medidas concretas en una Tierra Santa donde crece el malestar y no se frena la ocupación. En las protestas de las dos últimas semanas, que se han extendido por todos los países musulmanes, al menos ocho palestinos han muerto en Gaza y Cisjordania por disparos del ejército israelí, hay miles de heridos y dos milicianos de Hamás han muerto en bombardeos de Israel contra la Franja.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Israel hará formal su solicitud para salir de la UNESCO
Benjamin Netanyahu, el primer ministro de Israel, ha ordenado a la la representante del país ante la Organización de las Naciones Unidas para Ciencia y la Cultura (UNESCO), Carmel Shama-Hacohen, que remita una carta formal a la organización para solicitar su salida (la cual será efectiva el 31 de diciembre de 2018). Israel se suma así a Estados Unidos, que igualmente ha anunciado su decisión de abandonar la UNESCO precisamente también por lo que consideran una política «antiisraelí», informa la prensa israelí. Shama-Hacohen remitirá la carta inmediatamente después de Navidad y según la normativa interna, la salida será efectiva el 31 de diciembre del año siguiente a la solicitud, por lo que tanto Estados Unidos como Israel saldrán de la UNESCO el 31 de diciembre de 2018. La propia delegación de Israel ante la UNESCO recomendó abandonar la organización y Shama-Hacohen ha felicitado ya a Netanyahu por su decisión, ya que «Israel no tiene espacio en organizaciones moralmente corruptas» y «nuestro deber es apoyar a Estados Unidos en su salida y sumarnos». «La UNESCO, con los países árabes a la cabeza y el resto de países desanimados, frustrados y oprimidos, ha roto todos los records de hipocresía, incitación a la violencia y mentiras contra Israel y los judíos, contaminando nobles valores con una politización y un terrorismo político que raya el antisemitismo», ha argumentado. «El Estado de Israel y el pueblo judío deben ser los primeros en contribuir a la organización y los últimos en abandonarla, pero en el teatro del absurdo de la UNESCO, países sin relación con la ciencia, la educación ni la cultura han arruinado a esta importante organización tanto profesional como presupuestariamente», ha denunciado. Sostiene que una «banda» controla la UNESCO, pero no cierra la puerta a un retorno a la organización siempre que se acometan las reformas necesarias. La anterior Administración estadounidense del presidente Barack Obama recortó en 2011 la aportación a la UNESCO, lo que repercutió directamente en su capacidad de influencia. El voto ya lo tenía suspendido desde 2013 debido a sus deudas. El pasado mes de julio, la UNESCO declaró patrimonio de la Humanidad la Ciudad Vieja de Hebrón, en Cisjordania, y lo vinculó a Palestina, un estado que Estados Unidos no reconoce. En la Ciudad Vieja se encuentra la Tumba de los Patriarcas. Esta tumba, conocida para los musulmanes como la mezquita de Abraham, es el lugar que alberga, según las tradiciones judías y coránicas, las tumbas gemelas donde están enterradas tres parejas bíblicas importantes: Abraham y Sara, Isaac y Rebeca, y Jacob y Lea. Además, el pasado jueves, la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución por abrumadora mayoría en la que se condena el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de Estados Unidos, la declara nula y pide su rescisión inmediata.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Venezuela es el único país del mundo que cerrará 2017 con una inflación anual de cuatro cifras
Venezuela sigue rompiendo récords negativos y cerrará 2017 con una inflación acumulada superior al 2.735 %, según cálculos publicados hoy por la firma de consultoría financiera Ecoanalítica, que registró en diciembre de este mes una inflación mensual del 81 %. Según recuerda su director, el economista Asdrúbal Oliveros, la inflación acumulada de 2016 fue de un 525 %. El Gobierno y el Banco Central venezolanos no publican datos sobre la inflación u otros indicadores económicos desde 2015, por lo que son consultoras privadas como Ecoanalítica o Econométrica las que miden estos fenómenos, de los que también ofrece cálculos el Parlamento, único poder del Estado en manos de la oposición. Según datos de estas fuentes, Venezuela entró técnicamente en hiperinflación hace semanas, al superar el umbral del 50 % de inflación mensual. En un informe presentado ante la Comisión de Valores de EEUU, requerido para poder comercializar bonos en ese país y publicado en diciembre por esta institución estadounidense, el Gobierno chavista cifra la caída del PIB en 2016 en un 16,5 %, y admite una inflación acumulada del 274,4 % para ese año. Según datos del Fondo Monetario Internacional, Venezuela es el único país del mundo que cerrará 2017 con una inflación anual de cuatro cifras. La inflación mide la subida de los precios y es un fenómeno marcado por la devaluación de la moneda y la pérdida de poder adquisitivo de los ciudadanos. Las causas canónicas de la hiperinflación son la inyección descontrolada de dinero base en el sistema y la caída de la producción de bienes, que llevan a un desequilibrio entre la abundancia de dinero y la escasez de oferta de productos. Desde su llegada al poder en 1999, los gobiernos chavistas han subido el salario mínimo más de 40 veces, mientras miles de empresas eran nacionalizadas o cerraban sus puertas. Solo en la semana que va del 15 al 22 de diciembre, el Banco Central aumentó la base monetaria en un 24,15 %. El Gobierno venezolano habla de una «inflación inducida» por los Estados Unidos, el sistema financiero internacional, la oposición y algunos empresarios y comerciantes locales, a quienes acusa de «especulación». En esta línea se ha pronunciado el economista español Alfredo Serrano, director del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG), que ha denunciado un «crimen económico» por parte del «sistema financiero internacional» y de los Estados Unidos que habrían contribuido a la grave crisis que atraviesa Venezuela. En un texto titulado «Las pruebas del crimen económico contra Venezuela», que puede leerse hoy en la web de la organización que dirige, Serrano señala «la continua agresión económica que viene sufriendo» el país caribeño en los últimos años, algo que atribuye a «razones geopolíticas». En ese mismo sentido, Serrano ?que participa regularmente en actos del Gobierno bolivariano? calificó de «improcedente» el riesgo que las agencias de calificación han otorgado a Venezuela, ya que esta había cumplido hasta ahora sus compromisos de deuda. «La palabra "default" es usada contra Venezuela con independencia de su significado», continúa Serrano, quien recuerda que dos agencias de calificación han declarado recientemente al país petrolero en «default selectivo», después de que la Administración chavista no pagara a tiempo los vencimientos de varios bonos. El académico andaluz menciona también las sanciones financieras contra el Gobierno venezolano de la Administración estadounidense de Donald Trump, que prohibió en agosto a sus ciudadanos y empresas negociar con deuda nueva emitida por Venezuela, una medida para castigar la deriva totalitaria de Caracas. Estas sanciones han supuesto un duro golpe para el acceso a crédito del Gobierno chavista, ya comprometido antes al no someter el presidente Nicolás Maduro a la aprobación del Parlamento ?en manos de la oposición y reducido a un papel simbólico tras ser despojado de sus funciones? que exige la Constitución las leyes de presupuesto y endeudamiento. Serrano, a quien el presidente Maduro se refiere como «el Jesucristo de la economía», hace alusión asimismo a la negativa de algunos bancos extranjeros a trabajar con Venezuela, lo que ha dificultado que el Gobierno de Maduro pueda hacer pagos para importaciones y otras operaciones en el sistema internacional. Al igual que el Gobierno de Caracas, Serrano considera un «arma política de destrucción económica» la «evolución del tipo de cambio ilegal "paralelo"» a la tasa oficial que marca el Estado, que se ha disparado en los últimos meses.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump forzará a más de 200.000 salvadoreños a salir de Estados Unidos
La política de cierre de fronteras y de limitación de acogida a los inmigrantes planteada por la Administración Trump sigue su curso. El Departamento de Seguridad Nacional anunció ayer el fin del programa humanitario que ha ido acumulando la presencia de salvadoreños en Estados Unidos, desde los devastadores terremotos de 2001. La medida restrictiva afectará a más de 260.000 inmigrantes de El Salvador, que en el plazo de un año y medio, a principios de septiembre de 2019, deberán abandonar el país, si para entonces no han logrado legalizar su estatus por otra vía. Los salvadoreños afectados, que en su mayoría son hoy padres de nacidos en Estados Unidos (es decir, de ciudadanos norteamericanos de pleno derecho), se han mantenido en el país estos años gracias al llamado Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés). De acuerdo con esa norma, decretada por Bush tras los dos movimientos sísmicos que afectaron al pequeño país centroamericano, los salvadoreños pueden vivir y trabajar legalmente. La decisión de la Administración estadounidense desatiende la petición de los abogados y las autoridades salvadoreñas de extender por un tiempo el estatus de sus defendidos. El departamento de Seguridad Nacional argumenta que ya no se mantienen los motivos por los que EE.UU. aprobó la medida humanitaria, al haber mejorado lo suficiente la situación de las zonas afectadas por los terremotos en 2001. Pese a ello, al igual que ocurre con los llamados ?dreamers?, hijos de indocumentados que entraron en Estados Unidos como menores, aproximadamente 800.000, el Congreso podría aprobar durante este tiempo alguna medida legislativa que legalice su situación. Lo que dependerá de un posible acuerdo entre republicanos y demócratas. Una medida idéntica, adoptada por la Administración Trump el pasado noviembre, mantiene en jaque a más de 45.000 haitianos, que también están obligados a dejar Estados Unidos en un plazo similar de tiempo. Se espera que Seguridad Nacional se pronuncie en breve en parecidos términos sobre la presencia de hondureños y nicaragüenses, que permanecen en el país en circunstancias similares, aunque en un número muy inferior. En la actualidad, 2,8 millones de salvadoreños viven legalmente en Estados Unidos. En 2016, enviaron a su país remesas por valor de 4.576 millones de dólares, el 17% de su PIB nacional.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Francia, Alemania, Reino Unido y la UE piden a Trump que mantenga el acuerdo nuclear con Irán
Los ministros de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, alemán, Sigmar Gabriel, y británico, Boris Johnson, y la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, han cerrado filas con el acuerdo nuclear iraní y han instado a la Administración estadounidense a preservarlo tras defender que Teherán está cumpliendo sus compromisos tras reunirse con el jefe de la diplomacia iraní, Mohamed Zarif. Le Drian ha defendido que «hoy no hay indicaciones que podrían dejar dudas respecto al buen respeto por la parte iraní del acuerdo», porque la agencia internacional atómica confirma «regularmente» su «correcta aplicación», en una comparecencia conjunta de los dirigentes europeos ante la prensa sin preguntas al término del encuentro. «Por ello es importante que el conjunto de las partes firmantes respeten estos compromisos, en consecuencia que nuestros amigos americanos lo respeten también», ha defendido el jefe de la diplomacia gala, que ha dejado claro que «no hay motivos particulares para que haya una ruptura» del acuerdo por parte de Washington, cuyo presidente, Donald Trump, ha cuestionado el acuerdo iraní y ha dejado en manos del Congreso la posible reintroducción de las sanciones levantadas en el marco del acuerdo. "Esto significa también que las sanciones se levantan", ha remachado. El ministro de Exteriores galo ha insistido en que el pacto alcanzado en 2015 «es esencial» y «no hay alternativa», y ha defendido la necesidad de «mantener escrupulosamente» el acuerdo, «que es una forma de preservar la paz». «Esto no significa que escondamos los otros puntos de desacuerdo que existen» con Irán «en el plano balístico y la acción de Irán en el conjunto de la región», ha explicado Le Drian, dejando claro que se debe hablar de estos asuntos al margen del acuerdo nuclear. «Queremos proteger el acuerdo contra cualquier posible decisión para socavarlo, venga de donde venga», ha agregado Gabriel, el ministro alemán, que ha alertado de que se enviaría «una señal muy peligrosa» que perjudicaría un acuerdo que «impide la profileración de armas nucleares» por la vía diplomática, en un momento en el que países como Corea del Norte buscan desarrollar armas nucleares. «Nadie ha dado una alternativa mejor» Por su parte, Johnson también ha defendido que seguirán trabajando para preservar el acuerdo nuclear porque éste constituye un «considerable logro diplomático para impedir que Irán adquiera armas nucleares» y «nadie ha dado una alternativa mejor» para ello. «Compete a los que se oponen al acuerdo presentar una solución mejor. Porque no la hemos visto hasta ahora», ha retado el ministro británico, que ha recordado que «Irán está cumpliendo el acuerdo». Johnson también ha defendido discutir «en paralelo» el resto de cuestiones que preocupan sobre Irán. «Debemos centrarnos en qué puede hacer Irán para resolver la terrible crisis en Yemen, ayudar a avanzar la paz en Siria y a resolver otras cuestiones en la región», ha zanjado. Irán celebra «el consenso fuerte» los europeos A su vez, el ministro iraní ha celebrado «el consenso fuerte» con los europeos de que «Irán está cumpliendo con el acuerdo», que «el pueblo iraní tiene todo el derecho a todos sus dividendos» y «que cualquier movimiento que socave el acuerdo es inaceptable» en un mensaje publicado su perfil de Twitter al término de la reunión. La UE y Francia, Alemania y Reino Unido, ha asegurado Zarif, «son conscientes de que el cumplimiento continuo por parte de Irán está condicionado al pleno cumplimiento por parte de Estados Unidos» del acuerdo. «Esperamos que todas las partes sigan aplicando plenamente este acuerdo», ha confiado también la jefa de la diplomacia europea, dejando claro el compromiso de la UE con su aplicación «plena y efectiva», «incluido para garantizar el levantamiento de las sanciones» nucleares, cuyo impacto «positivo» para el comercio y las relaciones económicas también deben beneficiar a la población iraní. Mogherini ha defendido que Irán está cumpliendo «totalmente» el acuerdo, que «está logrando su principal objetivo» de mantener el programa nuclear iraní «bajo control y estrecha vigilancia». «Su continua aplicación con éxito garantiza que el programa nuclear iraní sigue siendo exclusivamente pacífico», ha avisado Mogherini, que ha insistido en que preservar este acuerdo «multilateral», que ha sido respaldado por el Consejo de Seguridad de la ONU y es «un elemento clave» de la arquitectura global contra la proliferación, está en el interés «estratégico» de los europeos, por motivos de seguridad. Pero también, ha avisado, «es clave» para la seguridad de la región e impedir una carrera nuclear «en un momento de amenaza nuclear aguda». Los misiles balísticos, «fuera del acuerdo» Los europeos han expresado a Zarif «preocupación» por el desarrollo de misiles balísticos por parte de Irán y el aumento de las tensiones en la región, pero Mogherini ha dejado claro que se trata de cuestiones «fuera del alcance del acuerdo nuclear», que seguirán siendo tratadas «en formatos y los foros relevantes». Mogherini ha admitido también que en la reunión han abordado «brevemente» la situación interna en Irán a raíz de las protestas contra el Gobierno reprimidas por las fuerzas de seguridad, situación a la que también se ha referido el ministro alemán. El ministro británico también defendió la importancia del derecho a manifestación pacífica «en cualquier sociedad vibrante» antes de la reunión, aunque no se ha referido a la situación interna en Irán durante la breve comparecencia.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Pence concluye su gira en Israel entre la decepción palestina y el entusiasmo oficial
Mike Pence siguió los pasos de Donald Trump en Tierra Santa y concluyó su viaje oficial con una visita al muro de las lamentaciones, lugar sagrado para los judíos. Trump fue en mayo el primer presidente de EE.UU. que, estando en el cargo, rezó en esta pared santa situada en Jerusalén Este, zona ocupada por Israel desde 1967, y Pence, tocado con una kipá de color negro, repitió una escena que simboliza su decisión de reconocer a Jerusalén como capital del Estado judío. Fue el epílogo de un viaje marcado por el boicot de los responsables políticos palestinos y de las autoridades cristianas al ?número dos? de Trump, que aprovechó su discurso del lunes ante el parlamento israelí para anunciar que el traslado de su Embajada de Tel Aviv a Jerusalén se producirá antes de finales de 2019. Pese al descontento general al otro lado del muro, que se tradujo en el llamamiento a la huelga en Cisjordania, Pence instó a los palestinos a volver a la mesa de negociaciones y mostró su convencimiento de que las decisiones sobre Jerusalén y la embajada "crean una oportunidad para la paz". Según el vicepresidente ?todo depende ahora de cuándo decidan los palestinos volver a la mesa de negociaciones". Esta estrategia de echar la pelota al otro tejado es la misma que emplea Trump con el pacto nuclear con Irán, que exige sea modificado por los firmantes (Alemania, Francia, Reino Unido, China y Rusia) si quieren evitar que EE.UU. se desvincule en mayo del mismo. La amenaza de la República Islámica ha sido otro de los temas omnipresentes en la visita de Pence a Tierra Santa. La decepción palestina con la actual Administración estadounidense llevó al presidente, Mahmud Abás, a viajar a Bruselas a buscar el apoyo de la Unión Europea y la dirigente palestina, Hanan Ashrawi, denunció que ?las posiciones extremistas de la casa Blanca y del mensaje bíblico mesiánico de Pence no solo descalifican a EE.UU como mediador para la paz sino que crean las condiciones de volatilidad e inestabilidad en la región y más allá". Así que pese a que Pence repitió la palabra ?paz? en cada una de su intervenciones, de momento el plan diseñado por Trump es todo un misterio y en su primer año de mandato no solo no ha tendido puentes, sino que para los palestinos ha dejado de ser un mediador válido. Antes de salir para Davos, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, hizo una lectura muy positiva de una visita que supone "una excepcional expresión de la poderosa relación entre Israel y EE.UU", y el presidente, Reuven Rivlin, aseguró en referencia a Pence que ?le agradecemos lo que hace, ha hecho y hará por el pueblo judío". La última jornada del mandatario estadounidense en Jerusalén se completó con la visita al museo del Holocausto.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Estados Unidos anuncia sanciones contra Rusia por el uso de armas químicas
El Gobierno de Estados Unidos ha anunciado este jueves la imposición de nuevas sanciones a Rusia, al considerarla responsable de utilizar armas químicas contra el exespía Sergei Skripal en el Reino Unido, lo que aumenta la tensión entre ambas potencias. El Departamento de Estado ha informado de que a partir del 22 de agosto entrará en efecto una batería de sanciones contra el Kremlin, en respuesta a los hechos ocurridos el pasado marzo; una medida que se le reclamaba al Ejecutivo del presidente, Donald Trump, desde hacía meses. «La Federación Rusa ha empleado armas químicas o biológicas en violación del derecho internacional, o ha utilizado armas químicas o biológicas letales contra sus propios ciudadanos», ha asegurado en un comunicado la portavoz del departamento, Heather Nauert. En el escrito también ha precisado que Estados Unidos determinó hace dos días la responsabilidad de Moscú en el envenenamiento, que afectó al exagente y su hija. Un alto funcionario de la Administración estadounidense ha detallado en una conferencia telefónica que las sanciones implicarán entre otros aspectos la limitación de exportaciones de productos tecnológicos a Rusia, que podrían alcanzar un valor de «cientos de millones de dólares». En este sentido, el funcionario ha comentado que tanto el Kremlin, que niega los hechos, como los aliados de Estados Unidos ya habían sido avisados de las medidas antes de hacerlas oficiales. Ley para el control de armas químicas Las sanciones han sido anunciadas en base a una norma de 1991, conocida como Ley de Eliminación y Control de Armas Químicas y Biológicas. De acuerdo a esa norma, Rusia dispondrá ahora de un plazo de 90 días para evitar sanciones más severas, para lo que tendrá que admitir una inspección de un organismo internacional como la ONU y garantizar que no volverá a emplear ese tipo de armamento. El castigo llega en un contexto en el que Trump ha defendido los beneficios de tener una buena relación con su homólogo ruso, Vladímir Putin, a la vez que mantiene que a Estados Unidos no le tiembla la mano para defender sus intereses. «Buenas» relaciones Los vaivenes del presidente respecto a Putin alcanzaron su clímax el pasado 16 julio cuando, durante una rueda de prensa de ambos líderes en Helsinki, Trump cuestionó las conclusiones de sus agencias de inteligencia que apuntan que Moscú trató de influir en los comicios presidenciales de 2016 en su país. La relación entre Trump y el Kremlin es, además, investigada por el fiscal especial Robert Mueller, que dirige las pesquisas sobre la supuesta coordinación entre Rusia y la campaña presidencial de Trump en 2016. Skripal, de 67 años, y su hija Yulia fueron envenenados el pasado 4 de marzo en Salisbury en un ataque que, según el Gobierno británico, fue orquestado directamente por Putin. Aunque ambos sobrevivieron, una mujer británica falleció semanas más tarde al ponerse en contacto con la misma sustancia con la que se intoxicaron, un agente nervioso conocido como Novichok. Reacciones Rusia ha negado en todo momento su implicación en el caso, mientras que los aliados del Reino Unido han apoyado la tesis del Gobierno de la primera ministra británica, Theresa May. El suceso elevó la tensión entre los dos países con la expulsión de cientos de diplomáticos, incluidos sesenta funcionarios rusos del territorio estadounidense, y continuos cruces de acusaciones. Esta misma semana, se reveló que Londres planea solicitar a Rusia la extradición de los dos presuntos autores del envenenamiento, descubiertos por Scotland Yard. El anuncio del Gobierno de EE.UU. ha sido aplaudido por el republicano Ed Royce, jefe del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, que ya había pedido a Trump en dos ocasiones que tomará acciones: «Putin debe saber que no toleraremos sus ataques mortales y sus ataques contra nuestros procesos democráticos que siguen en curso», ha dicho.
...
13